Está en la página 1de 3

Deducción Natural

Los sistemas deductivos en Lógica Proposicional eran (casi) un lujo. Y lo eran, en tanto que
teóricamente mediante tablas de verdad podían decidirse las cuestiones semánticas básicas
sobre fórmulas dadas. Otro tema, tanto en los métodos semánticos como en los sintácticos, era
su complejidad temporal. Las consideraciones siguientes tratan de presentar las sutilezas que
deben considerar los sistemas deductivos en Lógica de Predicados, sean éstos del tipo que sean.

Consideraciones previas
Decida cuáles de estas consecuencias admite intuitivamente. Los párrafos siguientes
confirmarán su intuición.
1. ¿∀xPx ╞ Pa? (todos los elementos tienen la propiedad P, luego el elemento a la tiene)
2. ¿∃xPx ╞ Pa? (algún elemento tiene la propiedad P, luego el elemento a la tiene)
3. ¿Pa╞ ∀xPx? (el elemento a tiene la propiedad P, luego todos la tienen)
4. ¿Pa╞ ∃xPx? (el elemento a tiene la propiedad P , luego alguno la tiene)
No son consecuencia ... La segunda y tercera propuestas no se verifican. Entre las
interpretaciones que satisfacen ∃xPx, efectivamente, algunas satisfacen Pa, pero no todas. Para
fijar ideas, en toda situación en que ‘alguien es rubio’ no tiene por qué satisfacerse de forma
general que ‘Juan es rubio’. Formalmente, ∃xPx V= Pa.
Tampoco en toda situación en que ’Juan es rubio’ debe satisfacerse que ’todos sean rubios’.
Puede que existan situaciones donde se satisfagan ambas, pero la primera no garantiza
generalmente la satisfacción de la segunda: Pa V=∀xPx.
Para negar una relación de consecuencia ϕ1, ..., ϕn╞ ψ basta mostrar un contraejemplo, una
interpretación que satisface a todas las fórmulas de {ϕ1, ..., ϕn} pero no a ψ. En nuestro caso:
2. ∃xPx V= Pa I =(U ={1,2}, con PI ={1}, aI = 2)
3. Pa V=∀xPx I=(U ={1,2}, con PI ={1},ai = 1)
Es importante insistir en que ∃xPx V= Pa. No siempre que ‘alguien tiene la propiedad P’ se puede
asegurar que ’precisamente este determinado elemento la tiene’.
Son consecuencia... Sin embargo, sí se puede afirmar:
1. ∀xPx╞ Pa 4. Pa╞ ∃xPx
1. Siempre que todos los elementos del universo, todas las asignaciones posibles de la variable
x, resultan pertenecer a P, no se va a poder escoger un elemento representante de la constante ’a’
que no pertenezca a P.
4. Siempre que ha sido posible encontrar un representante de ’a’ en el universo tal que pertenece
a P, basta asignar ese elemento a x para que se satisfaga Px y por tanto ∃xPx. Al fin y al cabo,
esta última fórmula se satisface si hay alguna asignación de x que satisface Px.

Cuantificadores universales
Ya se ha expuesto un sistema de deducción natural para la Lógica de Proposiciones. Con
aquellas reglas de inferencia se puede, por ejemplo, demostrar:
p→q,q→r├ p→r

Sin ampliar aquellas reglas de inferencia puede demostrarse:

∃xPx → ∀yQy, ∀yQy → ∀zSz├ ∃xPx → ∀zSz


Observe este último esquema deductivo: se obtiene por sustitución uniforme de cada letra
proposicional por una fórmula de primer orden.

1.- p→q premisa 1.- ∃xPx→∀yQy premisa


2.- q→r premisa
2.- ∀yQy→∀zSz premisa
3.- p suposic
3.- ∃xPx suposic
4.- q →E1,3
4.- ∀yQy →E1,3
5.- r →E2,4
6.- p→r →I3,5 5.- ∀zSz →E2,4

(a) Fórmulas proposic 6.- ∃xPx→∀zSz →I3,5

(b) Instancias de fórm. proposic.


No obstante, con las reglas expuestas hasta el momento no se puede deducir un secuente
correcto como:
∀x(Px→Qx)
∀x(Qx→Sx)
∀x(Px→Sx)
Es preciso, por tanto, añadir nuevas reglas de inferencia para (cuando se requiera):
• ‘abrir’ las fórmulas cuantificadas (eliminar cuantificadores)
• aplicar las reglas de inferencia proposicionales
• ‘cerrar’ las fórmulas resultantes (introducir cuantificadores)
Existen, respectivamente, una regla de introducción y otra de eliminación para cada uno de los
cuantificadores.

Eliminación
La eliminación de un cuantificador universal es intuitiva y no requiere demasiadas cautelas:
∀𝑥𝜙
𝑥 ∀𝑥𝐸
𝜙[ ]
𝑡
Es decir, de una fórmula universal∀xϕ se puede derivar en cualquier momento una
particularización: la que resulta de instanciar todas las apariciones libres de x en ϕ por un término
cualquiera t. Tan sólo se requiere que el término t sea libre para x en ϕ.

Introducción
El ejemplo más citado de generalización se encuentra en la geometría euclídea. En ella hay
varias fórmulas que se aceptan como premisas. Y un argumento podría comenzar y acabar así:
“Sea un triángulo a cualquiera [...varios pasos deductivos...] por lo tanto, en a sus ángulos suman
180 grados, así que en todo triángulo sus ángulos suman 180 grados”.
La corrección del argumento reside en que a es un triángulo cualquiera: es decir, en ninguna de
las premisas (o suposiciones previas no cerradas) aparece ese término a. Ninguna fórmula previa
fija propiedades especiales para ese triángulo a.
Por otro lado, toda fórmula universal previa se puede particularizar para esea (como para
cualquier otro término). Trabajando, inferiendo, a partir de estas propiedades no específicas de
a se puede llegar a una determinada expresión. La generalización del resultado se produce
sustituyendo todas las apariciones de a por una variable (por ejemplo, x) y ligando esta variable,
anteponiendo ∀x.

Cuantificadores existenciales
Introducción
La introducción del cuantificador existencial también es directa e intuitiva:
𝑥
𝜙[𝑎]
∃𝑥𝐼
∃𝑥𝜙
Si un elemento a tiene cierta propiedad, se puede afirmar que existe algún elemento que la tiene.

Eliminación
La eliminación del cuantificador existencial no se puede realizar directamente: ya se ha visto que
aunque se conozca que ’alguien tiene cierta propiedad’ no se puede derivar que ’tal elemento
determinado la tiene’. De hecho, la regla de eliminación del existencial tiene esta otra forma (no
muy intuitiva):

Es decir, si se conoce que ’alguien tiene cierta propiedad’ se abre una caja con la suposición de
que es un determinado elemento, por ejemplo a. Esta constante no debe aparecer en ninguna
fórmula previa (fuera de la caja). Tampoco se exportará posteriormente fuera de ese ámbito. De
hecho, en ψ no debe aparecer este término.

También podría gustarte