Está en la página 1de 6

MUDRAS TRADICIONALES

Mudra Atmanjali. También llamadomudra


de la oración o del amor. Es el más
espontáneo y más universal de todos los
mudras. Equilibra y regenera la energía
corporal, calma la mente y clarifica el
pensamiento. Favorece también la
comunicación con formas superiores de
energía (o con la Divinidad, según se
prefiera). También se usa en señal de
agradecimiento.
Mudra Abhaya. Diluye los miedos y las
frustraciones, y trae luz y esperanza.
Muchas representaciones de dioses hindúes y
budistas adoptan este mudra.

Mudra Chin. Es el mudra básico de la


meditación. Favorece el flujo de la energía
corporal, despierta la mente y la inteligencia.

Mudra Dharmachakra. Significa “el giro de


la rueda”. Según la tradición, desarrolla la
conexión espiritual, ayuda a escuchar la voz
de la Divinidad, incluso puede permitirnos
explorar vidas pasadas.
Mudra Dhyani. Es el mudra budista por
excelencia. Su forma se asemeja a un cuenco
vacío que contiene al Universo entero. Es
muy cómodo de realizar. Elimina el estrés,
limpia las emociones, y propicia la humildad
de espíritu y la paz interior.

Mudra Prithivi. Es el mudra de la Madre


Tierra. Favorece la conexión con las fuerzas
terrenales y la autoconfianza, trae salud y
atrae la prosperidad material.

Mudras: Prithivi-mudra
Este mudra proporciona estabilidad interior, seguridad en uno mismo, aumenta la
felicidad y ayuda a mejorar la paciencia y tolerancia. Podemos decir que con su práctica
se reduce el pesimismo.
Con las dos manos: unir con una ligera presión la punta del pulgar y el
anular, mientras los demás dedos permanecen extendidos.

Practicar tres veces al día durante 15 minutos o según lo necesite.

El Prithivi Mudra puede remediar un déficit de energía en el chakra base.


Que uno se sienta fuerte y vital, física o psíquicamente, depende mucho de
esta energía.

Esta posición de los dedos fortalece también el sentido del olfato y es


buena para las uñas, la piel, el pelo y los huesos. Si te sientes inseguro al
andar, el Prithivi Mudra te devolverá el equilibrio y la confianza. Este
mudra activa el chakra base donde habita nuestra fuerza primigenia. Lo
podemos comparar con el «núcleo transformador» de una rosa, donde
reside el potencial sobre el aspecto y el ser de la planta; desde ahí las raíces
se hunden en la tierra, dan soporte a la planta y toman el alimento. Desde
ahí brota la planta hacia arriba, para unirse a la luz, para florecer y dar
fruto. Esta imagen puede aplicarse sin restricción alguna al ser humano.
También necesita soporte y alimento para crecer y arraigar en un lugar.

Beneficios:
 Mejora el aspecto de la piel.
 Promueve la funcionalidad del cuerpo.
 Mejora los trastornos hepáticos.
 Aumenta la estabilidad interna.