Está en la página 1de 42

CAPITULO 1

DESARROLLO HISTÓRICO DEL ESTUDIO DE LAS DIFERENCIAS


INDIVIDUALES I: ETAPA PRECIENTÍFICA Y ESTABLECIMIENTO DE LA
PSICOLOGÍA DIFERENCIAL COMO DISCIPLINA CIENTÍFICA

Margarita Olmedo Montes y Ángeles Sánchez-Elvira Paniagua

GUÍA DE ESTUDIO DE ESTE CAPÍTULO

En esta guía de estudio se indica qué “EPÍGRAFES” y “CUADROS” NO SON MATERIA DE EXAMEN.
En el apartado de “COMENTARIOS” se hace referencia a tres aspectos:

- los contenidos específicos que dentro de los epígrafes “eliminados” SÍ SON MATERIA DE
EXAMEN.
- la conveniencia de leer los contenidos que no serán incluidos como materia de examen;
- y sugerencias concretas acerca de cómo abordar el estudio de algunos de los contenidos que sí son
materia de estudio.

Es importante señalar que aunque estos contenidos no vayan a ser objeto de preguntas en el examen, ES
CONVENIENTE SU LECTURA DETENIDA para comprender mejor aquellos sobre los que sí se va a
preguntar.

CAPÍTULOS EPÍGRAFES COMENTARIOS


Capítulo 1 1. Interés precientífico por el Leer y recordar los fundamentos de la
conocimiento y estudio de las doctrina de los humores, de la
diferencias individuales (eliminado caracterología literaria y de las
por completo1 ) aproximaciones fisiognómicas; así como la
contribución de Juan Huarte de San Juan.

2.1.1. La teoría evolucionista de


ChDarwin
SUGERENCIA PARA EL ESTUDIO DEL RESTO: Hacer un resumen de las
escuelas y sus contribuciones y estudiar con más detenimiento las contribuciones
de Galton, Binet y el movimiento de los tests mentales

Los cuadros correspondientes a los distintos capítulos del libro que NO SON MATERIA DE
EXAMEN son los que aparecen en una casilla en blanco. Todos los cuadros sombreados
son objeto de estudio.
TEMA 1
1 2 3 4 5
6 7 8 9 10
11 12 13

1
Cuando se elimina un epígrafe significa que no entra para examen todo lo que se incluye dentro de él
(subepígrafes, cuadros, figuras, tablas, etc., salvo las excepciones que se especifican en la columna de
comentarios y en el mapa de cuadros).

1
CAPITULO 1

DESARROLLO HISTÓRICO DEL ESTUDIO DE LAS DIFERENCIAS


INDIVIDUALES I: ETAPA PRECIENTÍFICA Y ESTABLECIMIENTO DE LA
PSICOLOGÍA DIFERENCIAL COMO DISCIPLINA CIENTÍFICA

Margarita Olmedo Montes y Ángeles Sánchez-Elvira Paniagua

ÍNDICE

I. Introducción
II. Objetivos
III. Contenidos específicos del tema
1. Interés precientífico por el conocimiento y estudio de las diferencias
individuales
1.1. Las diferencias individuales en el mundo clásico
1.2. La escasa relevancia de las diferencias individuales en la Edad Media
1.3. El resurgir de la individualidad en el renacimiento
1.4. Del siglo XVII a principios del XIX: la revolución científica y el
predominio de la razón
2. Sistematización científica del estudio de las diferencias individuales
2.1. Anclaje conceptual y metodológico de la disciplina
2.1.1 La teoría evolucionista de Ch.Darwin
2.1.2 Las aportaciones de Sir Francis Galton
2.2 Consolidación de la Psicología Diferencial como disciplina científica
2.2.1 Sistematización conceptual
2.2.2 El papel de las escuelas en la consolidación y primeros desarrollos
de la Psicología Diferencial
2.2.2.1. Los psicólogos americanos
2.2.2.2. Los psicólogos europeos
2.2.3 Extensión del desarrollo y la aplicación de los “tests mentales”
IV. Resumen
V. Preguntas de autoevaluación

2
PONER CUADRO POR AQUÍ A DOS COLUMNAS

I. INTRODUCCIÓN

Si se lleva a cabo un recorrido a través de la historia de la filosofía y la ciencia puede


constatarse que el hombre ha sentido siempre un gran interés por las diferencias individuales,
no sólo por lo fascinante en sí que puede resultar el saber referente a la variabilidad humana,
sino también porque las distintas habilidades y comportamientos que diferencian a las
personas ayudan a establecer nuestra propia individualidad, así como a predecir el
comportamiento ajeno, teniendo importantes repercusiones para nuestro desenvolvimiento
personal, académico y profesional. Sin embargo, los intentos de explicar y predecir tales
fenómenos han sido muy diferentes, siendo consecuencia directa del modo de entender al
individuo a lo largo de los siglos. Por tanto, de época a época, los intereses han ido cambiando
en cuanto al estudio de las diferencias individuales y la manera específica de abordarlo.
Podemos decir que la Psicología Diferencial no se constituyó como disciplina científica hasta
hace poco más de un siglo. Con anterioridad, las diferencias individuales se consideraban
terreno de la filosofía o incluso de la literatura. Así pues, conviene señalar que, aunque
comenzaremos el relato histórico de la Psicología Diferencial remontándonos, como se hace
habitualmente, hasta la Antigüedad Clásica, aquellas teorías y aspectos citados anteriores a la
segunda mitad del siglo XIX responden más bien a algo así como a la historia de las actitudes
hacia las diferencias humanas, más que a la historia de la variabilidad humana como una
disciplina formal con un objeto de estudio delimitado.

Comenzaremos con una aproximación diacrónica al estudio de las diferencias individuales,


describiendo los principales hitos que, en diferentes periodos de la historia, contribuyeron al
desarrollo y consolidación científica de esta disciplina. No obstante, a la hora de abordar las
contribuciones que, acerca de las diferencias individuales, han ido conformando la historia de
la Psicología de las Diferencias Individuales, conviene señalar algunas consideraciones
relativas a esta exposición diacrónica:

?? Las grandes contribuciones que serán tratadas en las páginas siguientes están ligadas a
personajes que han hecho historia en la filosofía o en la ciencia. La tendencia a centrar la
atención en los grandes hombres, así como la inclinación a ver la evolución histórica
desde la perspectiva de una escuela de pensamiento particular olvidando las condiciones
socioeconómicas y culturales de cada época, puede introducir un sesgo en la
interpretación actual de las teorías o puntos de vista. En este sentido, Boring, un
importante historiador de psicología, señalaba en 1963 la importancia de la consideración
del zeitgeist histórico(término acuñado por Goethe), para indicar el clima de opinión o las
corrientes de pensamiento de una época. Con dicho término se pretende resaltar que los
descubrimientos o ideas aportadas por una persona no sólo son fruto de su genio
individual, sino también del sustrato cultural existente en ese momento histórico. Así
pues, consideramos que la perspectiva más adecuada para abordar la historia de una
disciplina será atendiendo, tanto a las aportaciones de las figuras relevantes en la materia,
como al contexto social amplio que las ha condicionado de manera directa o indirecta.

3
?? Por otro lado, hay que tener en cuenta que el interés por la psicología de las diferencias
individuales tiene un carácter multifacético. Incluso, una vez consolidada como ciencia, a
menudo presenta oscilaciones en sus preferencias teóricas, compromisos sociales o
adscripción ideológica a diferentes escuelas o corrientes de pensamiento (las cuales, a su
vez, son susceptibles de ser localizadas en una circunscripción geográfica, de carácter
nacional o continental). Consecuencia de todo ello es una imagen enormemente
diversificada de la disciplina que nos ocupa, lo que dificulta la construcción de una
estructura organizada con carácter didáctico. En el presente capítulo se ofrece una de las
posibles alternativas que podrían considerarse.

?? Finalmente, junto a estas consideraciones, es preciso reconocer el grado de subjetividad


que toda reconstrucción histórica implica, en la medida que supone una mirada selectiva
sobre el pasado a partir del sentido que, en la actualidad, tiene para nosotros el estudio
psicológico de la diversidad. Así pues, aun a riesgo de pasar por alto acontecimientos o
autores que, según otros puntos de vista, pueden ser de gran relevancia, en el presente
Capítulo trataremos de ofrecer una visión didáctica y esquemática de los hitos, autores y
las teorías que han contribuido, de manera importante, a definir la matriz disciplinar de la
Psicología Diferencial.

Para situar los contenidos de este capítulo desde una perspectiva más amplia, es útil repasar la
evolución de la Historia de la Psicología, en general.

II. OBJETIVOS

OBJETIVOS GENERALES OBJETIVOS ESPECÍFICOS


Obtener una visión general del Distinguir entre las perspectivas basadas en
tratamiento precientífico que la Filosofía y aspectos temperamentales, caracteriales y
la Medicina dieron al conocimiento en constitucionales.
materia de diferencias individuales desde Detectar las influencias de las aportaciones
la antigüedad. precientíficas en teorías actuales de las
diferencias individuales.
Conocer las aportaciones de Ch.Darwin y
Comprender las razones históricas y
F.Galton a la Psicología Diferencial.
sociales que condujeron a la
Distinguir las diferencias fundamentales
sistematización científica de una disciplina
entre los intereses y objetivos de la
destinada al estudio de las diferencias
Psicología General (de corte experimental) y
individuales.
la Psicología de las Diferencias individuales
Diferenciar los intereses y objetivos de las
Conocer y analizar la relevancia de las diferentes escuelas y su forma de abordar el
aportaciones de las escuelas pertenecientes estudio de las diferencias individuales.
a distintos países a la consolidación de la Conocer el proceso de desarrollo y las causas
Psicología Diferencial como disciplina sociales que contribuyeron al auge en la
científica. aplicación de los “tests mentales”.

4
III. CONTENIDOS ESPECÍFICOS DEL TEMA

Los contenidos de este tema nos permiten establecer un seguimiento del interés
experimentado por el hombre por aquellas cuestiones relativas a las diferencias individuales
en todas las épocas. Veremos las raíces precientíficas que, especialmente desde la Filosofía y
la Medicina, contribuyeron al desarrollo de ideas y teorías relativas a tipologías primitivas que
han dejado su huella en posteriores elaboraciones teóricas y analizaremos los acontecimientos
históricos, las figuras y los hechos puntuales que establecieron y consolidaron la Psicología
Diferencial como disciplina científica a fines del siglo XIX y primeras décadas del XX.

1. Interés precientífico por el conocimiento y estudio de las diferencias individuales

No cabe la menor duda de que, el hecho de que los seres humanos seamos diferentes
unos de los otros ha servido, a lo largo de la historia de la humanidad, para situarnos en
lugares distintos según nuestras capacidades o aptitudes así como para relacionarnos de
formas diversas en virtud de las características personales de cada uno. Asomándonos a la
historia, podremos ser testigos de las distintas formas en que dichas diferencias han influido
en el desarrollo de las sociedades en cada época. Como anécdota curiosa, podemos citar un
acontecimiento que suele considerarse como el primer testimonio escrito sobre diferencias
humanas en capacidades y el interés por su evaluación. Para ello debemos remontarnos a un
tiempo remoto e impreciso, varios milenios atrás, y referirnos al antiguo relato mítico de un
suceso curioso (Libro de los Jueces 7,3). Por aquel entonces un “psicólogo” un tanto especial,
Yavéh, con la colaboración de su ayudante Gedeón, decidió llevar cabo un proceso de
selección de los mejores guerreros a partir de lo que podrían considerarse pruebas de
observación y autoinforme. Habida cuenta que, de los 22.000 hombres que inicialmente
constituían la tropa, tan sólo 300 reunían las cualidades requeridas, superando de forma
satisfactoria las "pruebas divinas", no podemos menos que recalcar el carácter serio y
exhaustivo del proceso realizado.

Ya cifrado históricamente con una antigüedad que podría remontarse a los 4.000 años,
situaremos en China el origen de la evaluación de las diferencias individuales en
determinadas aptitudes, dado que en este país, y durante unos 3.000 años, se utilizó un
elaborado sistema de exámenes caracterizado por una cierta competitividad. Su finalidad era
la elección y posterior seguimiento cada tres años de los oficiales que habrían de servir a los
emperadores (Dubois, 1965). La evaluación de determinadas capacidades y habilidades
personales permitía, así, la selección de los mejores hombres y su asignación a aquellos
puestos más adecuados a las mismas. Si bien algunos autores han indicado que dichos
procedimientos puede que sólo se remonten a 2.000 años de antigüedad, en cualquier caso no
dejan de ser un buen precedente de lo que, muchos siglos después, se constituiría en un área
de investigación y aplicación importantísima.

1.1. Las diferencias individuales en el mundo clásico

Partiendo ya de testimonios más influyentes para el desarrollo de nuestros cimientos


culturales, comenzaremos nuestro recorrido en la Grecia clásica. En torno a la primera mitad
del milenio a.C. encontramos la polis griega en sus inicios. La democracia griega representó
un gran logro, en cuanto que plasmó por escrito y siguiendo un consenso general leyes que

5
debían respetar todos los ciudadanos por igual, aunque había diferencias marcadas en cuanto a
esclavos y ciudadanos libres, así como en la ausencia de derecho al voto en las mujeres. En
este contexto histórico surgen los primeros filósofos de los que tenemos constancia escrita
(Tales de Mileto, Pitágoras, Parménides, Empédocles y Demócrito, entre otros), interesados
por la comprensión general del universo. Estos autores no abordaron, específicamente,
cuestiones relacionadas con las diferencias individuales, si bien en las afirmaciones realizadas
por algunos de ellos podemos encontrar las semillas de teorías filosóficas posteriores que
pueden ser valoradas como antecedentes relevantes de nuestra disciplina.

No obstante, para otros autores del mundo griego clásico las diferencias individuales
serán algo consustancial a la naturaleza humana, encontrándose prefijadas según algunos
filósofos en el alma, según otros en la constitución corporal del individuo. ¿Qué autores
pueden ser dignos de mención en este breve periplo histórico?; veamos a continuación los
más representativos incidiendo, de forma particular, en aquellos que contribuyeron de forma
más directa a dos de las áreas más ampliamente estudiadas en nuestra disciplina: la
Inteligencia y la Personalidad.

Insertar Fig.1.1 por aquí al lado de Homero

Para Homero (s.IX s.VIII a.C.) no todas las personas eran dignas de alcanzar la
inmortalidad, tan sólo aquellos guerreros que habían mostrado su capacidad en el campo de
batalla tenían acceso a un entierro ritual que era, precisamente, el requisito para alcanzar el
Hades. Aunque la concepción homérica de virtud, en torno a la gloria ganada en la batalla,
desapareció en la posterior filosofía clásica, durante siglos perduró la idea de que la virtud, y
por tanto la vida eterna, podía ser alcanzada tan sólo por unos pocos afortunados.

Por otra parte, ya en Homero encontramos una concepción de la Inteligencia entendida


como una entidad distinguible de otro tipo de cualidades humanas, y referida a la capacidad
de comprensión y de discurso especialmente. En su obra la Odisea, Ulises se defiende de los
comentarios sarcásticos de Euryalus (quien se había burlado de él por su falta de habilidad
para los deportes), exponiendo que los dioses otorgan a los hombres diferentes cualidades
compensándoles así, de alguna forma, de sus carencias en otros aspectos.

Insertar Fig.1.2 por aquí al lado de Platón

Platón (427-347 a.C.) fue el primer pensador que intentó ofrecer una explicación a la
pregunta sobre el origen de nuestra manera de comportamos al postular que las diferencias
individuales dependían del tipo de alma que una persona poseía. Las almas se diferenciaban
en función del conocimiento y carácter innatos que estaban contenidos en ellas gracias a la
visión previa de las formas y a las vidas en las reencarnaciones anteriores. En este sentido, el
aprendizaje para Platón era un proceso de recuperación en la conciencia de lo ya conocido. La
respuesta de Platón tiene, por tanto, un carácter elitista e innatista. De esta forma, en la
controversia más antigua y duradera de la Psicología Diferencial, naturaleza vs. crianza,
“nature vs. nurture”, podemos situar a Platón como el primer gran exponente del nativismo.

En Platón podemos encontrar, asimismo, referentes varios a la concepción de


Inteligencia; así, en diversas partes de su obra La República, Platón narra cómo Sócrates, su
maestro, conduce hábilmente con sus enseñanzas hacia un entendimiento de la inteligencia
basado en la “capacidad de aprender”, o nivel de facilidad o dificultad para la adquisición de
conocimientos y el recuerdo o conservación de los mismos, reconociendo igualmente otras

6
cualidades pertenecientes a la esfera del intelecto como el amor por el aprendizaje, el
conocimiento y la verdad, y el rechazo de la falsedad, entre otros.

Finalmente, en cuanto a las aplicaciones derivadas de la existencia de diferencias


individuales, en su obra La República Platón manifestaba que, no existiendo dos individuos
iguales de nacimiento, éstos debían adaptarse a una determinada ocupación acorde con su
talento específico dividiendo, así, a los ciudadanos, en tres clases: la élite de los Guardianes
(en los que predominaba el alma racional y que constituían la clase dirigente en virtud de la
grandeza innata de este tipo de alma y de la educación que recibían); los Ayudantes, que
colaboraban con los Guardianes actuando como soldados o ejerciendo cargos funcionariales
de la República (en ellos predominaría el segundo tipo de alma denominada alma irascible
que encontraba su motivación en la gloria y la fama); y el resto de los ciudadanos que serían,
por naturaleza, menos virtuosos y constituirían la clase Productiva, predominando en ellos un
tercer tipo de alma llamada Apetitiva que siempre perseguía el propio interés encontrándose
dominada por impulsos físicos hacia la comida y el sexo.

Para Aristóteles (384-322 a.C.), discípulo de Platón, la inteligencia estaba


fundamentalmente basada en la rapidez de comprensión y entendimiento, lo que ya apuntaba
hacia la relevancia que la velocidad de los procesos mentales tendría, posteriormente, como
elemento de investigación de los mecanismos que sustentan la inteligencia.

Dos siglos más tarde Cicerón (106-43 a.C.) define la "persona" como “el conjunto de
cualidades que hacen a un ser humano apto para el trabajo que debe realizar”, abundando
también en lo que puede considerarse el talante predominante que regirá en buena medida el
desarrollo del estudio de las diferencias individuales, ya desde sus inicios: la valoración de los
individuos en función de sus capacidades y habilidades personales con un propósito práctico
evidente, la selección de los más aptos.

En lo que se refiere a los primeros planteamientos de cuestiones relativas a las


diferencias individuales en la personalidad, especialmente en lo que a las áreas del
temperamento y el carácter se refiere, podemos mencionar tres tipos de aportaciones
básicas, siguiendo la clasificación de O’Neil (1975):

1.- La doctrina de los humores. Bajo esta perspectiva, características biológicas distintas,
basadas en combinaciones diversas de los humores corporales, daban lugar a diferentes
temperamentos. Esta línea de trabajo se remonta a Empédocles (494-434 a.C.), quien
consideraba que la naturaleza se componía de cuatro elementos (tierra, aire, agua y fuego),
presentes en todos los objetos y seres vivos, que reflejaban las propiedades de los mismos
(sequedad, frialdad, humedad y calor), respectivamente. Esta idea fue recogida por el médico
y filósofo Hipócrates (460-355 a.C.) quien la aplicaría, posteriormente, a su teoría sobre el
temperamento humano.

Insertar Fig.1.3 por aquí al lado de Hipócrates

Hipócrates asumió la propuesta de Empédocles; los elementos básicos que componen la


naturaleza se encontrarían representados en el cuerpo humano en forma de cuatro humores: la
Sangre, la Bilis Amarilla, la Bilis Negra y la Flema. Su combinación diferencial en cada
hombre, siendo éste considerado como un microcosmos, haría que su cuerpo reflejara las
propiedades derivadas de tal composición. Hipócrates propuso que el temperamento (palabra
derivada del latín temperare, mezclar) de un individuo, respondía al predominio de alguno de

7
lo humores, dando lugar a cuatro tipologías, mutuamente excluyentes, que serían estables a
través de toda la vida de la persona y que darían cuenta asimismo de todas las variantes de
personas posibles, así como de los trastornos mentales a los que las personas pertenecientes a
cada tipología estarían predispuestas. Así pues, Hipócrates enuncia lo que podríamos
considerar una primera teoría de las diferencias individuales al distinguir entre:

Insertar Fig.1.4 por aquí

?? el tipo sanguíneo, en el que predominaría la sangre, caracterizado por un gran


entusiasmo, actividad y volubilidad;
?? el tipo colérico, en el que predominaría la bilis amarilla, presentando una gran
irritabilidad;
?? el tipo melancólico, en el que predominaría la bilis negra y que tendría una tendencia
a la tristeza y, finalmente,
?? el tipo flemático, en el que predominaría la flema y del que podríamos destacar las
características de apatía y frialdad.

Insertar Fig.1.5 por aquí al lado de Galeno

Dos siglos más tarde el médico romano, Galeno (129-199 a.C.) desarrollaba la propuesta
de Hipócrates atribuyendo a los humores, no sólo la raíz del temperamento, sino también de
las enfermedades, contemplando al mismo tiempo la posibilidad de hacer un diagnóstico de
las mismas observando la palma de la mano del sujeto, lugar donde se reflejarían (por su piel
y su naturaleza) las combinaciones de las cuatro propiedades básicas. Galeno defendía la
existencia de dos dimensiones (frío-calor y seco-húmedo), cuyo desequilibrio daría lugar a la
posibilidad de ocho tipos de temperamento que, sumados al temperamento generado por un
equilibrio óptimo, conformaban los nueve tipos propuestos por el autor. Así, desde una
vertiente más psicológica que la presente en Hipócrates, Galeno haría más explícitas las
relaciones existentes entre los distintos humores y la manifestación de diferencias
individuales. No obstante, la tradición legada hasta nuestros días ha mantenido, únicamente,
los cuatro tipos, o temperamentos, clásicos.

En suma, en el mundo griego el valor del individuo se centraba en aspectos de carácter


social y colectivo, más que propiamente individuales. Sin embargo, los médicos tuvieron
desde siempre un papel importante en el interés por el estudio del individuo, dado su contacto
directo con todo tipo de personas que manifiestan síntomas, enfermedades y reacciones muy
diversas a los tratamientos. No es extraño, pues, que frente a los filósofos, más preocupados
por encontrar las leyes generales de los fenómenos naturales y el sitio del hombre en la
naturaleza, los médicos hayan tenido que enfrentarse y dirigir su esfuerzo hacia el individuo
concreto, convirtiendo a éste en "sujeto empírico" en la búsqueda de las causas de la
enfermedad (Ibáñez, 1989).

Estas especulaciones precientíficas han sido influyentes en la medida en que se


encuentran en la base del desarrollo de importantes teorías posteriores como las de Kant, o
Wundt e, incluso, en aquellas concepciones más modernas de la personalidad, de corte
científico y experimental, centradas en la búsqueda del origen biológico del temperamento de
los individuos, como los trabajos de la reflexología soviética de principios del siglo XX, con
I.Pavlov como principal representante, o las propuestas posteriores de H.J.Eysenck, en donde
las influencias de la tradición tipológica griega son evidentes, así como en otras teorías
actuales del estudio científico del temperamento, como la del psicólogo polaco I.Strelau.

8
Todas estas teorías están basadas, no ya en supuestos “humores”, sino en cuestiones tales
como el funcionamiento psicofisiológico y neuroendocrino del organismo; paralelamente,
pueden ser consideradas antecedentes históricos de algunas de las aproximaciones más
recientes y prometedoras al estudio de la salud entendida desde un punto de vista holístico, así
como al análisis de las relaciones entre la personalidad y el desarrollo de determinadas
enfermedades (Feurstein, Labbé y Kuczmierczyk, 1986; Friedman, 1990; Prokop, Bradley,
Burish y cols.1991).

2.- Las aproximaciones fisiognómicas/fisiológicas. Los postulados teóricos de estas


orientaciones se centran en el aspecto externo de los individuos como fuente de información
valiosa acerca de sus peculiaridades personales. La obra "Fisiognómica" (atribuida no sin
ciertas dudas a Aristóteles, 384-322, a.C.) es un buen ejemplo de este acercamiento, en donde
se propone un análisis sistemático del carácter (o nivel habitual en el que el individuo regula
sus facultades y controla sus pasiones), así como de los hábitos psicológicos del individuo,
conocimiento que permite diferenciarle de los demás a partir, en este caso, de sus rasgos
fisiognómicos.

Esta manera de juzgar el carácter tuvo gran aceptación durantes muchas centurias,
sobre todo a partir del siglo XIII con el florecimiento del aristotelismo. Sin embargo, la
fisiognomía ha sido una materia proscrita en los últimos tiempos y a pesar de que se habla de
ella en muchos de los tratados de psicología, quizá haya que remontarse al siglo XVIII para
encontrar su máximo auge en la figura de J.K. Lavater, uno de los más famosos
fisiognomistas de la historia. Este tipo de ideologías puede considerarse precursor de aquellas
escuelas psicológicas, de mayor o menor nivel científico, que incidirían en los siglos XIX y
XX sobre el estudio de las diferencias individuales en áreas tales como el carácter o las
capacidades personales en función de las características morfológicas externas (en esta
línea se situarán la Frenología de F.J.Gall o las tipologías constitucionales de E. Kretschmer
y W.H. Sheldon). A juicio de Pinillos, López-Piñero y García Ballester (1966),
etimológicamente, la constitución otorga a las cosas un carácter total y permanente, de forma
que puede afirmarse que algo es individual y distintivo debido a su constitución. Será esta
concepción la que permita establecer "Tipos Constitucionales".

3.- La caracterología literaria. Por último, una tercera vía de aproximación al estudio de las
diferencias individuales en personalidad se fundamentará en el relato basado en referentes
descriptivos de las diferencias individuales en el carácter. Desde el mundo griego, éste ha
representado un elemento esencial del ser individual cuya descripción y análisis permite
conocer aquellos aspectos que diferencian a un hombre de los demás. Cabe señalar que,
mientras el temperamento se asocia en mayor medida a los aspectos emocionales, el carácter
en el mundo griego implica, según Burnham (1968), la vertiente volitiva de la actividad
humana como aspecto distintivo de la especie.

En la Grecia clásica, Teofrasto (372-287 a.C.), discípulo de Aristóteles, propuso que


el carácter podía definirse a partir de breves descripciones escritas referentes a "tipos"
comunes de seres humanos. Estos tipos permitían, de forma simple y clara, un reconocimiento
fácil, rápido y universal, de las personas. El legado histórico de Teofrasto, recogido en su obra
"Caracteres", plantea la eterna cuestión del origen de las diferencias individuales en
condiciones socioculturales semejantes, ofreciendo una descripción aguda y precisa de la
forma cotidiana de proceder de, al menos, 30 caracteres distintos. Su influencia posterior en la
descripción de las diferentes formas de ser de los individuos es notable. La consistencia
interna de estas definiciones caracteriológicas y sus ejemplos conductuales, les conferiere un

9
grado de credibilidad aceptable anticipando el concepto de rasgo central como noción
estrechamente vinculada a la estabilidad del comportamiento humano y a la posibilidad de
efectuar predicciones sobre el mismo. Es interesante resaltar que algunos autores sitúan en la
obra de Teofrasto, y no en obras clásicas posteriores como las de F. Galton, los orígenes de la
Psicología de las Diferencias Individuales (Eysenck y Eysenck 1969; Ibañez 1989; Roback,
1931).

Insertar Fig.1.6 por aquí

En definitiva, según Eysenck y Eysenck (1969), en estas primeras tipologías basadas


en aspectos tales como la preponderancia de un humor frente a otros, las características
constitucionales y fisiognómicas, o la descripción del tipo de carácter manifestado, podemos
encontrar, de forma muy embrionaria, algunos de los principales conceptos sobre los que los
estudios de las diferencias individuales en el área de personalidad han versado y polemizado
en el mundo contemporáneo: el rasgo como unidad de descripción individual del
comportamiento, el tipo o unidad de rango superior de carácter más fundamental y general, el
origen constitucional y genético de estos factores de diferenciación, y una cierta evidencia de
distinción inicial entre genotipo y fenotipo, lo que implicaría un interés por la incidencia de
los factores ambientales en la determinación de las diferencias individuales. Su significación
histórica, a juicio de Hilgard (1987a) estriba, sin duda, en el impulso potencial al
reconocimiento de las diferencias individuales, concebidas, éstas, como algo relativamente
estable y definitorio del individuo.

En cualquier caso, la virtud de todas estas aproximaciones precientíficas estriba en que


nos permite afirmar, sin ningún género de dudas, el carácter universal y atemporal de las
diferencias individuales humanas así como de las diversas problemáticas que la existencia de
las mismas ha generado desde la antigüedad. Capacidades y aptitudes, temperamento
(emoción) y carácter (volición), predisposiciones mórbidas, evaluación, descripción y
predicción del comportamiento, estabilidad de la conducta, determinantes biológicos vs.
influencias ambientales, selección de los más aptos... cuestiones antiguas para una
problemática que habrá de aguardar hasta los albores del siglo XX para poder ser considerada,
junto a áreas de conocimiento afines, el núcleo de investigación de una nueva disciplina
científica: la Psicología Diferencial. La superación de estas primeras propuestas tardaría en
llegar. Salvo excepciones, como la que representa la obra de Juan Huarte de San Juan durante
el Renacimiento, hasta el siglo XIX no se presentará una alternativa más productiva a estos
enfoques precientíficos (Sánchez Cánovas y Sánchez López, 1999).

1. 2. La escasa relevancia de las diferencias individuales en la Edad Media

Debido a la confluencia de factores como el declive de la economía, la debilitación de


las comunicaciones y las invasiones sangrientas y destructivas que llevaron a cabo numerosos
ejércitos de bárbaros mercenarios, la alfabetización quedó, durante la edad media, como un
patrimonio que estaba reservado al ámbito eclesiástico. Toda persona culta era, casi sin
excepciones, un clérigo y el lenguaje que se utilizaba en el aprendizaje era el latín. El
contexto social durante los primeros siglos en Europa no favorecería, por tanto, el estudio del
individuo. En la Edad Media la persona era descrita y entendida básicamente en función del
grupo de pertenencia, y la Escolástica Medieval mostró más bien un escaso interés por las
diferencias individuales, excepto en lo que al talante religioso y moral se refiere. El hombre

10
medieval le dio la espalda al mundo observable y las únicas diferencias individuales por las
que se interesaba eran las designadas por la jerarquía social o eclesiástica. Así pues, la
posición de un sujeto como rey, clérigo o siervo era mucho más importante que su papel
como ser humano individual diferenciado del resto. Quizás, como sugiere Dahlstrom (1985),
porque en aquellas sociedades en donde las posiciones de confianza y responsabilidad son
asignadas en función de favoritismos o privilegios hereditarios, las diferencias individuales no
tienen ninguna importancia.

Esta falta de interés por lo individual forma parte del Zeitgeit neoplatónico, que había
determinado que el intelecto humano sólo podía acceder al conocimiento de los universales y
no al de los entes individuales; el neoplatonismo estuvo presente en cada uno de los aspectos
del pensamiento de la época, convirtiéndose todo en un símbolo del mundo invisible de Dios.

En este periodo en el que el pensamiento filosófico decayó, la fe cristiana tuvo un gran


desarrollo en occidente. Las opiniones de San Agustín (354-430) gozaban de eco: lo
importante era llegar a conocer a Dios y al alma, siendo que el alma sólo podía conocerse a
través de la iluminación divina procedente de Dios. No obstante, San Agustín incidió,
también, en el reconocimiento de algunos elementos claves de la inteligencia individual como
la rapidez de comprensión, y la precisión y agudeza del discernimiento.

Si queremos entender el nacimiento de la concepción occidental del individualismo,


debemos centrarnos principalmente en aspectos de la cultura popular que surgieron en este
periodo, tales como el amor cortés y la religión. Durante la baja edad media, el concepto de
individualidad florecía a través de poemas populares como el escrito por Gottfried von
Strasbourg en el siglo XVIII en el que relataba los amores de Tristán e Isolda y que ofrecía un
contraste absoluto con el resto de la sociedad y filosofía medieval.

Asimismo, podemos considerar innovadores los planteamientos de pensadores como


Pedro Abelardo (1079-1142) o San Francisco de Asís (1182-1226). Abelardo, cuyo lema
era “conócete a ti mismo” afirmaba que el pecado era una cuestión de intención y no de
acción, de tal forma que un acto no sería correcto o erróneo en sí mismo, lo que era correcto o
incorrecto era la intención del individuo que lo realizaba. Dado que las intenciones son algo
sumamente personal, la ética de Abelardo contribuyó al desarrollo del concepto de
individualidad. Por otra parte, el predicador medieval más popular, San Francisco de Asís,
abandonó sus riquezas y su posición social a cambio de la comunión con Dios a través de la
naturaleza. Sus enseñanzas individualistas eran consideradas por la Iglesia Católica como
subversivas, evitando, por muy poco, la persecución como hereje debido a que invitaba a la
contemplación y comunicación con Dios en solitario amenazando, así, el conjunto de rituales
que, según la iglesia, conducían a la salvación. Sin embargo, tan sólo incorporando a San
Francisco de Asís y a sus seguidores, la iglesia católica pudo evitar lo que consideraba una
amenaza: la creciente conciencia individual inherente al misticismo.

Insertar Fig.1.7 por aquí

Al margen de estos aspectos, podemos decir que la psicología filosófica medieval


seguía afianzada en un interés por los universales más que por los individuales. Los filósofos,
como Santo Tomás de Aquino (1225-1274) o San Buenaventura (1221-1274), estuvieron
comprometidos con cuestiones como el alma sensitiva, la voluntad, la imaginación o el
intelecto; no obstante, los teóricos medievales mostraron poco interés por las diferencias
individuales en el sentido psicológico.

11
1. 3. El resurgir de la individualidad en el renacimiento

No será hasta el Renacimiento cuando se reinicie el interés por el ser humano al


producirse un cambio de orientación en las explicaciones acerca de su naturaleza, que deja de
concebirse como un reflejo de la naturaleza divina para adquirir entidad en sí misma en
cuanto a su existencia cotidiana, aspiraciones reales y lugar que la persona ocupa en la
estructura social. Las diferencias individuales comienzan a interesar ya, más por su
funcionalidad, que por el hecho de reflejar el espíritu o naturaleza divina del hombre.

En este contexto cabe destacar, de forma especial, la figura de Juan Huarte de San
Juan (1529/30-1588), un médico español nacido en Navarra y afincado en Baeza bajo el
reinado de Felipe II, quien, en su obra “Examen de ingenios para las ciencias” (1575/1976),
además de establecer una descripción exhaustiva de caracteres, propuso una serie de métodos
dirigidos a entrenar las capacidades básicas y los talentos. Dicha obra despertó gran interés en
Europa, prueba de ello es su traducción a numerosos idiomas europeos, aunque tal acogida
quizá no se debió tanto a la validez de sus métodos como a la concepción factible de tratar y
comprender las diferencias humanas (Dahlstrom, 1985).

Insertar Fig.1.8 por aquí

Como apuntan muchos autores españoles (Andrés Pueyo, 1993; Forteza, 1973; Iriarte,
1948; Moya y García, 1990; Pinillos, 1976; Sánchez Elvira, 1996; Vázquez Fernández, 1975)
y extranjeros (Bunge, 1990; Deary, 2000; Determan, 1982; Zusne, 1984), Huarte se puede
considerar un antecesor directo de la Psicología Diferencial comparable al propio
Galton, influyendo notablemente en el pensamiento médico-humanístico de la época. Muchas
de las combinaciones y patrones de atributos de personalidad que Huarte adscribió a varias
características fisiológicas han aparecido de forma recurrente, en la literatura, cuatro siglos
después. Huarte es considerado, por tanto, un verdadero adelantado de la Psicología
Diferencial moderna así como de la orientación profesional, al tener el acierto de poner en
relación, de una forma original, las diferencias existentes entre los hombres en aquellas
habilidades que les caracterizan con el género de artes, letras y oficios, en general que, según
dichas habilidades, les correspondería desarrollar.

La influencia de la tradición hipocrática, y especialmente galénica, queda reflejada en


la obra de este autor al situar el origen de las diferencias individuales, en primer lugar, en la
importancia innata de su constitución (conceptualizada en relación a sus dimensiones físicas
más que psicológicas), en segundo lugar sobre la fuerza del medio ambiente, y finalmente en
el orden social; en este sentido, Huarte llegó a admitir, y esto es un dato relevante teniendo en
cuenta las características de su época, al acción recíproca entre el medio y la naturaleza del
hombre a la hora de manifestar sus connotaciones específicas. No obstante, tal y como señala
Pelechano (1998), algunas de las afirmaciones de Huarte de San Juan en su obra estarían más
próximas a las concepciones deterministas y biologicistas acerca de la inteligencia, que a
postulados ambientalistas.

Cabe resaltar que, en el reciente manual de inteligencia publicado por Deary (2000), el
autor se detiene de forma muy extensa en las contribuciones de Huarte, especialmente en el
campo de los planteamientos relativos a los mecanismos biológicos y cognitivos de las
habilidades cognitivas, o de los estilos cognitivos, indicando que, aunque escasamente
mencionada, la obra de Huarte es, desde la antigüedad al establecimiento de la psicología
científica (y junto con la obra “The abilities of men”, Las habilidades del hombre, de

12
Ch.Spearman, 1927), el tratado que presenta la revisión más comprehensiva de todas aquellas
cuestiones que en la actualidad están siendo investigadas en el campo de las diferencias en
inteligencia.

1.4. Del siglo XVII a principios del XIX: la revolución científica y el predominio de la
razón

El siglo XVII fue testigo de una revolución científica que trajo consigo profundos
cambios en las concepciones de la naturaleza y la sociedad humana. El viejo orden feudal se
desvaneció apareciendo los estados modernos seculares y capitalistas. Los científicos de la
naturaleza mostraron el fundamento mecánico de los fenómenos, tanto celestes como
terrestres, y, más tarde, de los seres humanos, surgiendo la idea de que los hombres podían
mejorar su destino a través de la razón y el experimento, en lugar de recurrir a la oración y a
la devoción como hasta el momento se venía haciendo.

Durante esta revolución científica se argumentó sobre una distinción epistemológica


que, en cierta manera, contribuyó al desarrollo de la psicología y que se refería a las
cualidades sensoriales, clasificándolas en primarias y secundarias. Las primeras eran
propiedades de los objetos que son objetivos y medibles y que, por tanto, podían garantizar la
ciencia, las segundas serían propiedades de carácter sujetivo que cada individuo podía
interpretar de diferente manera. A partir de esta distinción los científicos se vieron obligados a
preguntarse acerca del cómo y por qué se originan las propiedades secundarias. El interés por
solucionar estas cuestiones daría lugar a la creación de lo que, posteriormente, vendría a
denominarse psicología de la conciencia. Por el momento, lo que despuntó fue la idea de que
la nueva ciencia debía estar guiada por una metodología más depurada. En este sentido, la
propuesta de Descartes (1596-1650) en su Discurso del método para conducir bien la razón y
buscar la verdad a través de las ciencias, publicada en 1637, en la que adoptó el método de la
duda radical, desembocó, a juicio de Williams (1978), en el interés por la psicología como el
estudio de la conciencia e hizo de la búsqueda del autoconocimiento un elemento importante.

Insertar Fig.1.9 por aquí

Por otra parte, en los viajes en busca de nuevas tierras se habían encontrado culturas
primitivas extrañas, cuya manera de vivir e interpretar el mundo despertó diferentes
reflexiones acerca de la diversidad humana. En algunas de ellas, como las defendidas por
filósofos como Hobbes (1588-1679) y Locke (1632-1704), se consideraba la civilización
existente en occidente, y la razón defendida en aquella época, como una fuente de felicidad
para el hombre, mientras que otras posturas, como las mantenidas por Rousseau (1712-1778)
o el poeta Chaulieu, asumían que es el hombre salvaje, y no el imbuido por la razón, el que
posee la clave de la felicidad.

Asimismo, tanto Hobbes como Locke hicieron su contribución al desarrollo de las


teorías posteriores de la inteligencia. Hobbes, entre otras aportaciones, distinguió entre las
habilidades naturales que se desarrollan a través del uso y la experiencia, y las adquiridas,
que se manifiestan a partir de la instrucción directa no siendo, sin embargo, ambos aspectos
de la inteligencia de carácter innato, puesto que los individuos nacían básicamente iguales.
Por su parte Locke, bien conocido también por su concepción de la “tabla rasa” con la que

13
todos los individuos nacen, avanzó, entre otras cuestiones, algunas importantes como la
relevancia de la rapidez mental para la inteligencia.

Ya en el siglo XVIII, algunos autores señalan la presencia de ciertas connotaciones


diferencialistas en el origen filosófico de la Teoría de las Facultades moderna, o Psicología
Facultativa, cuyos precursores podían encontrarse en San Agustín y Santo Tomás de Aquino,
y más en concreto en el matemático y filósofo aleman C.Wolff (1679-1754) quien, en su obra
"Psychologie Rationelle" (1734), defendió la existencia de distintas facultades que el alma
humana puede poner en acción, así como de diferencias individuales en el ámbito del
intelecto, la imaginación, la memoria o la percepción sensorial ("Psychologie Empirique",
1732). En esta misma línea T.Reid (1710-1796), representante de la escuela escocesa, postuló
en sus obras "Essays on the intellectual powers of man" (1785) y "Essays of the active powers
of the human mind" (1788) la existencia de 6 "poderes intelectuales" (ej.percepción, juicio,
memoria, etc.) y 24 "poderes activos" (ej. la conservación, el hambre, la imitación, etc.),
respectivamente. A pesar de que los conceptos de estas escuelas tienen, aún, una similaridad
muy escasa con los actuales, han sido considerados por algunos autores como precursores
remotos de los rasgos y factores de diferenciación individual actuales.

Por la misma época, Immanuel Kant (1724-1804) define la inteligencia como las
facultades superiores de la cognición basadas en la comprensión, el juicio y la razón.
Asimismo, recoge en su obra de 1798 los cuatro tipos griegos clásicos en un capítulo sobre
temperamento ampliamente leído y aceptado en Europa, enlazando de este modo con las
teorías actuales acerca del mismo. Desde la vertiente fisiológica, el temperamento se
encontraría vinculado a la constitución física, que podía ser delicada o fuerte, y a la
complexión incluyendo, en este último concepto, los fluidos y fuerzas vitales existentes
dentro del cuerpo. Por otra parte, desde el punto de vista psicológico, Kant refiere el
temperamento a las capacidades y deseos emocionales del espíritu, incluyendo aquí los
sentimientos subjetivos así como las tendencias y las conductas observables en el individuo.
La tipología resultante de esta propuesta se compone de cuatro temperamentos que se
constituyen en función de la emocionalidad vs. la actividad y la fortaleza vs. la debilidad. A
esta manera de plantear la organización de la variabilidad humana, en cuanto a personalidad
se refiere, y cuyas reminiscencias podemos situar, como ya comentamos, en las obras de
Hipócrates y Galeno, podemos seguirle la pista a través del siglo XIX y XX en trabajos como
los realizados por Heyman, Wundt o H.J.Eysenck.

Insertar Fig.1.10 por aquí

En la misma línea de la propuesta anterior situamos la obra “Personalidad o cómo es


el hombre” perteneciente al filósofo alemán A. Schopenhauer (1788-1860), en la que se
describen dos tipos básicos de individuos en función de dos rasgos “maestros” que conforman
el temperamento: la energía vital y la sensibilidad o capacidad de sentir dolor. Según
Schopenhauer, si la sensibilidad domina sobre la energía aparece el tipo “inteligente”
caracterizado por poseer un tendencia hacia la melancolía, una sensibilidad a las emociones
no placenteras y por encontrar la satisfacción en la propia imaginación o sabiduría. En
cambio, si la energía predomina sobre la sensibilidad aparecería un tipo “torpe” y “fuerte de
espíritu”, con tendencia al movimiento y al aburrimiento si no está activo.

Destacable también en esta época es la figura de J. K. Lavater (1741-1801), un


filósofo suizo famoso por su tratado de fisiognomía. Apoyado en nociones aristotélicas e

14
hipocráticas, Lavater afirmaba que el espíritu humano debe reflejarse necesariamente al
exterior y que los rasgos del cuerpo se relacionan todos entre sí, de manera que, por ejemplo,
un temperamento flemático no sólo aparece en los ojos, la boca, etc., sino en todas las
actitudes y comportamientos observables, en general.

Por último, para finalizar este breve recorrido por las principales aportaciones que
surgieron durante la revolución científica y la denominada Edad de la Razón al desarrollo de
la Psicología Diferencial, haremos referencia a un planteamiento que también relaciona la
fisiología corporal y la personalidad: la propuesta del anatomista alemán F. J. Gall (1758-
1828) al final del siglo XVIII. Gall criticó duramente la psicología de su época basada en las
llamadas “facultades del alma” (percepción, voluntad, deseo, comprensión e imaginación)
defendida por autores como C. Wolf (1679-1754), argumentando que “todos los hombres
tienen estas facultades, pero no todos tienen el mismo carácter intelectual o moral”. Su
interés se dirigió a descubrir “las unidades primitivas (rasgos y aptitudes) capaces de
explicarnos las diferencias individuales en personalidad”. De la mano de Gall surge la
Frenología, o "psicología popular de las facultades", una corriente destinada a resaltar de
forma especial la importancia de las diferencias individuales. En ella se presenta un complejo
sistema de reconocimiento y evaluación de las facultades psíquicas del hombre y su carácter,
a partir de su localización en determinadas protuberancias craneales (hasta un total de 37),
bajo el supuesto general de que toda facultad está localizada en una región concreta del
cerebro.

Insertar Figs.1.11 y 1.12 por aquí

Así pues, su sistema se basaba en la observación, no en la introspección, de los


sujetos, y, por tanto, podemos decir, de acuerdo con Leahey (1999), que fue la primera
psicología objetiva, no subjetiva. La psicología de Gall fue una psicología de las diferencias
individuales que rechazó, explícitamente, el estudio de la mente adulta general a favor de un
estudio acerca de cómo se diferencian las personas. La "craneología" (como fue denominada
inicialmente por su creador) es considerada por algunos autores como la primera
conceptualización sistemática de los rasgos existentes (Matarazzo y Garner, 1985). Por ello,
la frenología (como será finalmente conocida) puede ser entendida, también, como la
sucesora de teorías filosóficas tempranas de corte fisiológico o fisiognómico, así como la
precursora de los intentos contemporáneos por relacionar las propiedades fisiológicas con los
rasgos psicológicos. A pesar de su descrédito posterior, estas ideas tienen la importancia
histórica de haber impulsado el estudio de la mente humana habiendo ubicando ésta en una
zona concreta del organismo, el cerebro, alejándose así, a juicio de Böring (1950), de
entelequias filosóficas previas sobre el asentamiento del alma que impedían la evolución del
método científico. Con ello favorecieron el desarrollo inmediato del estudio de la fisiología
del cerebro y la psicofísica de las emociones.

En Estados Unidos, en donde la repercusión de la frenología se observa ya en el siglo


XIX, el movimiento fue adaptado al espíritu norteamericano por los hermanos O.S.Fowler
(1809-1887) y L.N.Fowler (1811-1890), quienes desarrollaron una vertiente aplicada muy
potente cuyo interés, para el tema que nos ocupa, se centra en el pretendido objetivo de
orientar a los patronos y empresarios hacia la selección de los individuos más capacitados
para los empleos que disponían, o a los varones hacia las mujeres que, por sus cualidades,
debían tomar como esposas. Por este motivo, el sistema constituyó el primer movimiento
precursor de los denominados tests mentales en América.

15
Por último, cabría mencionar en este apartado la figura del filósofo escocés
Alexander Bain (1818-1903). Representante de la culminación de la tradición asociacionista
en Gran Bretaña, este autor es un claro ejemplo de cómo los psicólogos-filósofos previos a la
era experimental no eran contrarios a incluir el carácter y las diferencias individuales en el
mismo, en sus psicologías. Buena prueba de ello es su obra de 1861 "On the study of
character, including an estimate of phrenology" en la que propuso una doctrina de 3 tipos:
mental, motor y vital, reflejando la ya conocida división tripartita entre el intelecto, la
volición, y la emoción (Allport, 1937). Finalmente, añadiremos que Bain, en su discusión
acerca del intelecto, y más concretamente en referencia al aprendizaje, sostuvo la existencia
de diferencias individuales en la aptitud para adquirir (Böring, 1950).

2. Sistematización científica del estudio de las diferencias individuales

La emergencia de la Psicología Diferencial a finales del siglo XIX se produce de


forma simultánea a la constitución de la psicología experimental, con la que comparte el
marco metodológico científico-positivo asociado al empirismo mecanicista que le permite
distanciarse de la especulación filosófica. No obstante, el anclaje conceptual y metodológico
de nuestra disciplina en el marco de las ciencias vendrá de la mano de la confluencia de la
teoría darvinista de la evolución y de las aportaciones fundamentales del británico F.Galton,
así como del desarrollo de la vertiente aplicada que, éste, otorga a la evaluación de las
características psicológicas.

2.1. Anclaje conceptual y metodológico de la disciplina

La segunda mitad del siglo XIX constituyó, por tanto, por motivos diversos, un caldo
de cultivo adecuado para el desarrollo de una psicología científica de las diferencias
individuales. Dos son, como hemos referido, las figuras claves que proporcionaron los
fundamentos ideológicos y tecnológicos que habrían de sustentarla: Charles Darwin y
Francis Galton.

2.1.1. La teoría evolucionista de Ch.Darwin (1809-1882)

La biología del siglo XVIII representa el asentamiento de un concepto sistémico de


los seres vivos y de las diferencias existentes entre los mismos. El descubrimiento de la
célula, entendida como unidad básica de la vida, no plantea un reduccionismo de la
individualidad a un mero agregado de células; los organismos individuales se diferencian, no
sólo por los componentes que los constituyen sino, también, por la organización funcional de
los mismos; es decir, interesa conocer, tanto la estructura como los procesos (Andrés Pueyo,
1989).

El siglo XIX contempla el surgimiento y potente desarrollo de las ideas evolucionistas


de Ch.Darwin, cuyo origen deriva de diversas fuentes. Darwin lleva finalmente a cabo la
sistematización científica (a través de la observación directa y el estudio de campo en una
extensa variedad geográfica y climática del planeta) de la Teoría de la Evolución, partiendo
de dos cuestiones fundamentales: 1) ¿Cuál es el mecanismo de selección de la naturaleza por
el que determinados individuos de una generación son eliminados, y 2) ¿cuál es el objetivo
que dicho mecanismo persigue?.

16
Insertar Figs.1.13 por aquí al lado de Spencer

Curiosamente, sin embargo, a pesar de ol que se cree, parece ser que fue el biólogo
Herbert Spencer (1820-1903) quien contribuyó con sus planteamientos a la introducción de
los principios biológicos de la lucha y la selección de las especies en las ciencias humanas, y
quien afirmó que los supervivientes eran los más "selectos de su generación" (o, en otras
palabras, los más aptos o capaces) y que dicha supervivencia de los mejores garantizaba el
progreso paulatino de la humanidad. Así, la famosa frase “supervivencia del más apto” parece
que deber ser atribuida a este autor.

En este sentido, Spencer se interesó directamente por el estudio de las diferencias


individuales, siendo el primero en utilizar el término inteligencia como una función
adaptativa e integrada de los procesos nerviosos y mentales, así como en entender el intelecto
como una organización jerárquica compuesta por niveles progresivamente más complejos de
organización y funcionamiento, lo que puede ser considerado como un precedente de las
actuales concepciones jerárquicas de la inteligencia.

La principal contribución de Spencer al flujo histórico del estudio de la variación


individual estriba en la integración de este en el marco de desarrollo de una Psicología nueva,
resueltamente empirista, que busca alejarse de los planteamientos meramente filosóficos.

Charles Darwin trasformó la idea de la evolución anticipada por otros autores, entre
los cuales cabe citar a su propio abuelo E. Darwin (1721-1802), a Lamarck (1744-1802) y al
mismo H. Spencer, contemporáneo suyo, en una teoría científica de la evolución
proporcionando un mecanismo que podía dar cuenta de ella: la selección natural derivada de
los esfuerzos individuales por la adaptación al entorno y, en consecuencia, la supervivencia
del más adaptado, es decir, del más apto.

PONER CUADRO 1.1. POR AQUÍ A DOS COLUMNAS

“EVOLUCIÓN” DE LA TEORÍA DE LA EVOLUCIÓN

Insertar Fig.1.14 por aquí

Darwin fue un joven naturalista que se embarcó en el Beagle para realizar un viaje científico
alrededor del mundo entre los años 1831 y 1836, quedando profundamente impresionado por
las variaciones intra y entre especies encontradas, particularmente, en Sudamérica. Observó
la existencia de numerosas formas naturales, cada una de las cuales se adaptaba especialmente
a su hábitat particular, de forma que le fue fácil imaginar que cada subespecie descendía de un
antepasado común y había sido seleccionada para adaptarse a alguna parte del ambiente. A su
regreso a Inglaterra Darwin comenzó a reunir datos sobre las especies, sobre sus variaciones y
origen, interesándose por la fuerza que, de forma semejante al ideal del criador en la selección
artificial, provocaba la adaptación en las especies. No podía aceptar como explicación el
impulso innato a la perfección que había defendido Lamarck, suponiendo que la causa de la
selección residía fuera del organismo, aunque no sabía donde.

17
Darwin encontró la respuesta en 1838, mientras leía el libro del sociólogo Thomas Malthus
(1766-1834), Ensayo sobre el principio de la población, en el que se trataba una cuestión que
había sido fuente de inquietud en la Ilustración tardía y que hacia referencia a la existencia de
la pobreza, el crimen y la guerra a pesar del progreso científico. La respuesta de Malthus fue
que, aunque había mejorado la productividad humana, el crecimiento de la población siempre
superaba al suministro de los alimentos, de manera que se planteaba una lucha de demasiadas
personas por unos recursos escasos. Esta explicación sirvió de fundamento a la teoría de
Darwin: la lucha por la supervivencia era lo que causaba la selección natural. Las
variaciones desfavorables se eliminaban y sólo los competidores más exitosos tenían
herederos.

Sin embargo, Darwin nunca fue capaz de explicar el origen de las variaciones y la naturaleza
de su transmisión. Es una ironía de la historia que, al mismo tiempo que este autor escribía su
obra Origin of species, un monje polaco llamado Gregor Mendel (1822-1884) se encontraba
trabajando, en el más completo anonimato, en cuestiones relacionadas con la herencia, trabajo
que ofreció finalmente, la respuesta a las dificultades de la teoría darviniana. El trabajo de
Mendel fue publicado e ignorado en 1865, no fue hasta 1900 cuando se valoró el interés de
sus investigaciones.

Darwin escribió sus ideas en 1842, pero no buscó publicación para las mismas en ese
momento. El 18 de junio de 1858 recibiría una carta sorprendente; un joven naturalista Alfred
Russel Wallace (1823-1913), que también había estado en Sudamérica y había leído a
Malthus, había llegado a las mismas conclusiones que él sin conocer su obra. Estos
acontecimientos obligaron a Darwin a actuar. Quería ser conocido como el descubridor de la
selección natural, pero también hubiera sido indecoroso negar el mérito de Wallace. Así pues,
Darwin y sus amigos propusieron que en la sesión, cerebrada el 1 de julio de 1858, de la
Linnean Society of London, se estableciera a Darwin y a Wallace como co-descubridores de la
selección natural. Darwin nunca llevó a cabo la realización de una campaña a favor de la
realidad de la evolución para convencer a los científicos y al público. Era algo hipocondríaco
y, según su biógrafo Irvine (1959), se convertiría en un “paciente perfecto” recluido en su
casa de campo tras el regreso de su viaje en el H.M.S. Beagle. El encargado de luchar
públicamente por la defensa de tesis de la selección natural sería Henry Huxley (1825-1895),
hecho que le valió el calificativo de “el bulldog de Darwin”.

Dado que la idea de la evolución ya estaba en el ambiente bastante antes de 1859 no


resultó difícil que los eruditos de su tiempo la tomaran en serio. La teoría de Darwin
respaldaba a aquellos que a mitad del siglo XIX habían aprendido que la naturaleza avanzaba
sobre los sólidos principios de “dejar hacer” en los negocios. La selección natural podía
haber ofendido al beato, pero no al negociante victoriano de la revolución industrial que
conocía que la vida era una lucha constante que recompensaba el fracaso con la pobreza y la
desgracia (Leahey, 1999). En la consecución de una mejora de las especies, a partir de la
lucha de los individuos, podemos encontrar la consonancia de la visión capitalista propuesta
por Adam Smith. No obstante, Darwin encontró bastante resistencia en el ámbito científico.

PONER CUADRO 1.2. POR AQUÍ

PRINCIPALES CONTRIBUCIONES DE DARWIN AL ESTABLECIMIENTO DE


LA PSICOLOGÍA DIFERENCIAL

18
?? La obra de Darwin implicó una revolución metodológica para la psicología al vincular
estrechamente el psiquismo humano con las ciencias biológicas, lo que le permitiría
convertirse en una ciencia natural, abriendo sus puertas a nuevas orientaciones teóricas y
temáticas.

?? Con Darwin el estudio de las diferencias individuales (entendidas como variaciones


relevantes) pasa a constituirse en elemento básico de un sistema teórico, y la importancia
concedida a dichas diferencias propicia que, éstas, sean consideradas el auténtico motor de
la evolución de la naturaleza derivando posteriormente, entre otras cosas, en la
constitución de un nuevo ámbito científico: la Psicología de las diferencias individuales.
Éste hará referencia a la amplitud de dichas diferencias en variables mensurables a partir
de una metodología científica y bajo una orientación marcadamente geneticista.

?? La orientación seguida por Darwin influirá en lo positivo y negativo de algunos de los


aspectos de la Psicología Diferencial al considerar que es necesario demostrar: 1) que las
variaciones interindividuales presentes en un momento dado de la evolución son
suficientemente amplias como para poder afirmar la existencia de una diferenciación
apreciable en las oportunidades de la supervivencia, y 2) que existe un cierto grado de
estabilidad de estas variaciones de una generación a la siguiente.

?? Por último, el concepto de adaptación al ambiente planteará a los psicólogos algunas de


las grandes cuestiones acerca del tipo de relación existente entre el entorno, con sus
demandas, y el ser humano, así como en relación a las consecuencias de dicho
intercambio.
(Caparrós, 1976; Reuchlin, 1957; Sánchez Canovas, 1983)

2.1.2. Las aportaciones de Sir Francis Galton (1822-1911)

Insertar Fig.1.15 por aquí al lado de Galton

La figura más emblemática de la actitud evolucionista aplicada a la psicología en el


siglo XIX fue Sir Francis Galton, primo de Darwin. Le unía a su primo, además de los lazos
de parentesco, una afinidad teórica y metodológica. En algunos textos de Psicología
Diferencial (Amelang y Bartussek, 1981; Buss y Poley, 1976; Minton y Schneider, 1984;
Sánchez Cánovas, 1983) se considera que las aportaciones de Galton a nuestra disciplina le
hacen merecedor del título de “padre fundador” de la Psicología Diferencial. Sin embargo, la
formación y dispersión de sus intereses hace que otros autores consideren que su obra no
constituye un programa definido de investigación psicológica.

En cualquier caso, Galton personifica la clave fundamental en el establecimiento del


estudio científico de las diferencias individuales desde un marco psicológico.

Para poder apreciar mejor la importancia del momento, describiremos someramente


cuál era el contexto sociohistórico y científico en el que estos acontecimientos se estaban
produciendo.

a) De lo general a lo individual: Wundt vs. Galton

Insertar Fig.1.16 por aquí al lado de Wundt

19
La Psicología científica inició su andadura en el seno de la Psicología alemana. La
apertura del primer laboratorio de Psicología Experimental en Leipzig, en 1879, a cargo de
Wilhem Wundt (1832-1920), considerado (esta vez sin ningún genero de duda) "el primer
hombre a quien se le puede llamar propiamente psicólogo" (Böring, 1950, pág.91, ha sido
calificado de hito histórico.

La Psicología de Wundt tenía como objetivo central descubrir las leyes generales de
la mente humana, estudiar el funcionamiento característico y común de las personas
normales. Sin embargo, según señala Caparrós (1976), la psicología wundtiana no era capaz
de responder a las exigencias de una sociedad crecientemente industrializada, en pleno
desarrollo, que necesitaba, cada vez con mayor urgencia, una gama de conocimientos
prácticos que le permitieran entender y ejercer un mayor control sobre la fuerza productiva,
centrada en el trabajo desempeñado por el ser humano. Por tanto, la artificialidad del
laboratorio no era útil haciéndose indispensable otro planteamiento distinto.

Este planteamiento surgiría en primera instancia, como ya hemos visto, de manos de la


teoría evolucionista de Darwin y sería recogido y potenciado desde la vertiente psicológica
por su primo Galton. Incuestionablemente, las diferencias culturales y las necesidades
socio-económicas habrían de marcar el ritmo y características propios del desarrollo histórico
de la Psicología. En este sentido, según Buss y Poley (1976), los valores en auge del
capitalismo democrático, en donde la medición, la clasificación y el fomento de la
productividad, se constituyeron en elementos necesarios, propiciaron que las tesis
evolucionistas acerca de la selección de los más aptos arraigaran con una fuerza
extraordinaria. En una sociedad cada vez más compleja, la especialización de los talentos
humanos, es decir, de las peculiaridades del individuo, adquiere una enorme importancia para
el desarrollo de la propia estructura social. Por esta razón, las propias condiciones sociales
propiciaron el desarrollo natural del estudio científico de las diferencias individuales en la
Gran Bretaña de finales del siglo XIX.

En este contexto Galton, biólogo, inventor, geógrafo, estadístico, meteorólogo y gran


viajero, hombre curioso y emprendedor, un brillante polifacético, en suma, inicia el camino
aplicando los principios de la variación, selección y adaptación, al estudio de los seres
humanos y las razas. Las diferencias individuales fueron, por vez primera en la historia de la
Psicología, tratadas de forma seria como objeto legítimo de la misma frente a la Psicología de
corte wundtiano (lo individual vs. lo general); de esta forma, se comenzaron a paliar las
consecuencias de lo que Murphy y Kovack (1979) calificaron como el "agujero negro más
extraordinario" de la Psicología formal previa, si bien es cierto que también se inició el cisma
que aún hoy arrastramos y que Cronbach habría de bautizar como "las dos disciplinas de la
Psicología" (1957).

En conclusión, lo que una de las dos aproximaciones a la psicología humana, la


Psicología General, habría de considerar como errores inoportunos a corregir, para la otra
constituyó, precisamente, el elemento central de estudio: las diferencias individuales. La
mayor contribución de los psicólogos experimentales a la constitución de la Psicología
Diferencial fue la demostración de que los fenómenos psicológicos son susceptibles de
medición y estudio objetivo y, en última instancia, la concepción de la psicología como una
ciencia empírica (Anastasi, 1958).

PONER CUADRO 1.3. POR AQUÍ A DOS COLUMNAS

20
EL DESARROLLO DE LA CRONOMETRÍA MENTAL COMO HERRAMIENTA
EXPERIMENTAL PARA EL ESTUDIO DE LAS DIFERENCIAS INDIVIDUALES

Desde las aportaciones de Hermann von Helmholtz (1821-1894) sobre la velocidad de la


conducción nerviosa y los estudios de Ernst Heinrich Weber (1795-1878), hasta la ley
matemática formulada por Gustav Theodor Fechner (1801-1887) relacionando la magnitud
del estímulo y la fuerza de la sensación, las investigaciones sobre tiempo de reacción fueron
realizadas bajo un enfoque general que ignoraba, o al menos no tenía en cuenta, el problema
de las diferencias individuales. Esta fue la tendencia de las actividades científicas iniciadas
por Wilhem Wundt en 1879 en su laboratorio de Leipzig, adoptando los métodos
experimentales de la psicofisiología con el objetivo de aislar los contenidos de la conciencia
de la mente adulta normal, supuestamente “general” (Quintana y Tortosa, 1998).

Sin embargo, al margen de los avances procedentes de las ciencias naturales y aplicadas, otros
acontecimientos evidencian que en este momento histórico el ambiente científico era
favorable al análisis de las diferencias individuales. Uno de estos hechos, buena prueba de las
dos corrientes metodológicas divergentes referidas, es el desarrollo de los estudios sobre la
variabilidad en los tiempos de reacción de distintas personas, cuyo origen anecdótico se sitúa
en 1796 en la distinta interpretación de un mismo hecho acaecido en un campo científico
bastante lejano a las cuestiones humanas: la astronomía.

No serían psicólogos, sino astrónomos, los primeros que detectaron empíricamente, bastante
tiempo atrás, la existencia de diferencias individuales en los procesos psicofísicos.
Ciertamente, no debió de resultar una experiencia muy grata para Kinnebrook (ayudante del
astrónomo real del observatorio de Greenwich, Maskelyne) ser despedido de su trabajo en
1795 por las discrepancias observadas en sus registros sobre los tiempos de sucesos estelares
como el paso de una estrella, con respecto a los del jefe del observatorio (lo que Maskelyne
consideró un error del aprendiz).

Años más tarde, el astrónomo alemán Friedrich Wilhelm Bessel (1784-1846) analizó este
suceso comparando sistemáticamente los tiempos de tránsito que apuntaban varios de sus
colegas, descubriendo así que todos diferían en la velocidad de sus registros, observación que
le llevó a formular en 1816 la llamada “ecuación personal”. Esta ecuación representa la
diferencia en segundos entre las observaciones realizadas por dos sujetos cualquiera sobre un
mismo fenómeno. Esta medición permitía corregir los cálculos de las posiciones de las
estrellas, bajo el supuesto de que las diferencias individuales fueran estables. Sin embargo,
dicha estabilidad se revelaría falsa al constatar, posteriormente, que existían oscilaciones en la
ecuación personal en distintas situaciones. No obstante, este hecho resulta de especial
trascendencia en la naciente Psicología Diferencial ya que representaba un reconocimiento
temprano de la existencia objetiva de diferencias en las capacidades de los seres humanos,
tanto inter como intraindividualmente (Sánchez Cánovas y Sánchez López, 1999). En
cualquier caso, estos estudios sobre tiempo de reacción realizados en el siglo XIX parten de
una línea de investigación diferente a los estudios fisiológicos que llevaron a la constitución
de la psicofísica moderna, primera forma de psicología experimental.

Entre las aportaciones experimentales surgidas en esta época podemos referirnos al


procedimiento objetivo denominado “método sustractivo” ideado por Franz Cornelius
Donders (1818-1889), cuya pretensión era inferir la acción de los procesos mentales
complejos a partir del tiempo de reacción en múltiples variantes (tiempo de reacción simple,
de discriminación y de elección), dando origen a la cronometría mental como método

21
experimental. Este procedimiento será ampliamente utilizado en nuestra disciplina,
especialmente en el campo de la inteligencia. Sin embargo, tal como apunta Leahey (1980)
esta línea de estudio experimental entraría en una vía muerta a comienzos del siglo XX
debido, precisamente, a las dificultades que planteaba la existencia de diferencias individuales
para un marco general de investigación. No será hasta la década de los años sesenta cuando la
cronometría mental experimente un resurgimiento de la mano de la psicología cognitiva.

b) Principales aportaciones de Galton

En este contexto histórico y disciplinar, las aportaciones de Galton configuran la


estructura y el ámbito de lo que podríamos denominar la Psicología Diferencial clásica,
pudiendo resumirse sus principales contribuciones en los siguientes puntos:

- Desarrollo del modelo y objeto de estudio de las diferencias individuales


Partiendo de un modelo biológico de corte darwiniano, Galton centró el objeto de sus
investigaciones en el interés por lo individual y, de forma específica, en las diferencias
individuales en las capacidades humanas bajo una perspectiva adaptativa y biológica.

El objeto de estudio en materia de inteligencia y juicio debía realizarse a partir del


análisis de los procesos sensoriales simples porque son estos, según Galton, los que
abastecen a la inteligencia de los datos sobre los que se ejercita. Por tanto, el objeto de la
primera Psicología de las diferencias individuales habría de ser una psicología de los
procesos mentales simples ("Inquiries into human faculty and its development" 1883).

Paralelamente, el conocimiento de las diferencias individuales vendrá dado por un


análisis exhaustivo de las respuestas o ejecuciones en determinadas tareas (no el del estudio
de los procesos subyacentes a las mismas), prefigurando, de este modo, el paradigma clásico
de la Psicología Diferencial.

PONER CUADRO 1.4. POR AQUÍ A DOS COLUMNAS

EL LABORATORIO ANTROPOMÉTRICO DE GALTON

A fin de obtener muestras amplias acerca de las capacidades humanas y sus límites,
extendiendo, así, al ámbito de las funciones psicológicas las aportaciones y metodología
característica de la antropometría del siglo XIX aplicadas a la variabilidad morfológica de los
individuos, Galton, por entonces funcionario en el South Kensington Museum, inauguraría
durante la International Health Exhibition de 1884 el denominado Laboratorio
Antropométrico, cuyo funcionamiento se prolongó más allá de lo previsto siendo trasladado
con posterioridad al South Kensington Museum de Londres, donde habría de permanecer en
funcionamiento a lo largo de 6 años.

Con la publicidad llevada a cabo, Galton consiguió, no sólo una impresionante recogida de
datos relativos a un elevado número de atributos y facultades, sino, además, que todos los
sujetos le pagasen religiosamente por conseguir un informe completo de sus capacidades
físicas y mentales. Tal y como señalan Kirby y Radford (1976), Galton se convirtió, de este
modo, en el único psicólogo que pudo cobrar de sus sujetos experimentales en vez de tener
que pagarles por acudir a las pruebas. En resumen, podemos decir que en este laboratorio

22
nació el concepto y la práctica de las pruebas psicológicas para evaluar las distintas facultades
humanas.

Insertar figura 1.17 por aquí

PONER CUADRO 1.5. POR AQUÍ A DOS COLUMNAS

EL LABORATORIO FRANCIS GALTON PARA LA EUGENESIA NACIONAL

Buss (1979) refiere que el interés que Galton sintió en los últimos años de su vida por la
aplicación de las leyes biológicas de la herencia al perfeccionamiento físico y mental de la
especie humana, a través de la crianza selectiva, tuvieron importantes repercusiones. Galton
pretendía denominar la ciencia que debía sustentar y dar orientación a la selección artificial,
de forma análoga a la que ya se practicaba con otras especies animales. En este sentido, el
conocimiento perseguido por Galton tenía como meta, en última instancia, la selección
humana y la mejora de la raza. Con la introducción en 1883 del término “eugenesia”, Galton
instauró el movimiento eugenésico, cuyas repercusiones socio-culturales habrían de generar,
obviamente, fuertes polémicas.

Esta idea quedo sustentada con la creación, en 1904, del Laboratorio Francis Galton para la
Eugenesia Nacional en Londres y la fundación, en 1909, de la revista The Annals of Eugenics
(Miller, 1968). Este tipo de iniciativas conectaba con los problemas de previsión social a los
que se enfrentaba la administración británica debido, por un lado, al fuerte movimiento
migratorio interno y a un aumento de la pobreza y, por otro, a la preocupación por las
“enfermedades sociales o morales” y la degeneración de la población que existía en aquella
época (Rosa, 1998). Desafortunadamente, la práctica de la eugenesia, reflejada en la “limpieza
étnica” que alcanzaría, en principio, su punto álgido en la segunda guerra mundial, ha estado
presente a lo largo de todo el siglo XX, así como en estos comienzos del siglo XXI. En los
Estados Unidos, la práctica de la esterilización forzosa de los llamados débiles mentales,
delincuentes, pobres y enfermos mentales afectó a decenas de miles de personas en una gran
parte del siglo pasado, concretamente, de 1905 a 1972.

- Creación de numerosas pruebas y estrategias de evaluación para obtener medidas directas


de las funciones mentales

Medir las capacidades de un gran número de personas extrayendo muestras


representativas de la población objeto de estudio requería, desde el punto de vista práctico, el
desarrollo de aparatos y métodos adecuados para poder llevar a cabo una evaluación
individual de un modo fácil y rápido. Así, bajo la influencia del asociacionismo británico,
Galton, convencido de que había una importante correlación entre la agudeza mental y la
sensorial, diseñó una amplia variedad de situaciones experimentales para medir habilidades
sensoriomotoras que suponía eran la base de la inteligencia, en un sentido general.

PONER CUADRO 1.6. POR AQUÍ A DOS COLUMNAS

LOS “ARTILUGIOS” Y PRUEBAS EXPERIMENTALES DE GALTON

Algunos ejemplos de los aparatos y pruebas diseñados por Galton son: el “silbato de Galton”
(que empleó para determinar la percepción de sonidos agudos), las pruebas para la visión

23
cromática y la discriminación visual, las utilizadas para medir la sensibilidad cinestésica (p.
ej., dándole a los sujetos cajas de cartuchos rellenos con perdigones, con guata y con lana de
idéntica apariencia, para ver cómo distinguían entre las más pesadas y las más ligeras), o el
olfato (prueba de sensibilidad al perfume de unas rosas), etc. (Miller, 1968).

En su Laboratorio antropométrico en Londres, junto a mediciones físicas, Galton


administraba pruebas sensoriales para evaluar el nivel de discriminación y los tiempos de
reacción.

No obstante, podemos decir que el posicionamiento de Galton respecto al método fue bastante
ecléctico, sobre todo si tenemos en cuenta que también utilizó la introspección para estudiar
las imágenes mentales, concibió el primer test de asociación libre y examinó una amplia
variedad de facultades humanas y de estados mentales, desde la memoria al aburrimiento o la
eficacia de la oración. Una compilación de estos datos la podemos encontrar en su obra
Inquiries into the human faculty and its development, publicada en 1883, obra que marcó el
inicio de la moderna evaluación psicológica, a la que iba a dar continuidad James McKeen
Cattell.

Insertar Figs.1.18 y 1.19 por aquí

La fértil imaginación de Galton legaría, por tanto, a la Psicología una extensa lista de
ingeniosos sistemas y técnicas destinados a evaluar las distintas capacidades humanas,
siempre dentro del ámbito de los procesos sensoriales y motrices, y en tareas simples como el
tiempo de reacción. Sus trabajos en el estudio de las imágenes mentales promoverían el uso
del cuestionario en las investigaciones psicológicas, por tanto, a partir de Galton, la psicología
de las diferencias individuales contó con un tipo de instrumento de evaluación característico y
propio, lo que posteriormente sería denominado test mental (Cattell, 1890). La simplicidad y
fácil aplicación de sus métodos contrastarían marcadamente con la sofisticación y
complejidad de los procedimientos psicofísicos de la Psicología alemana. Estas características
propias ciñeron el ámbito de estudio de esta primera etapa de la investigación en diferencias
individuales al nivel de ejecución o respuesta, y no al de supuestas condiciones relativas a la
conciencia o la fisiología interna de dichas ejecuciones (Böring 1950), siguiendo el espíritu de
su autor.

- Enfoque cuantitativo y desarrollo de procedimientos estadísticos para el estudio de las


diferencias individuales en características mentales

Una vez establecido el objeto y sus estrategias de evaluación, se hacía imprescindible


una vía de sistematización y análisis de la multitud de datos brutos obtenidos. Galton,
inspirado en los procedimientos del belga F.Quetelet (1796-1874) y su teoría de "L'homme
moyen" o el hombre promedio (basada en el concepto de curva normal de K.B.Gauss
(1777-1855), elaboró estas ideas previas, relativas al estudio de las distribuciones, y
desarrolló sus índices representativos más característicos: la media, la mediana, la
desviación típica, los percentiles, el orden de mérito, etc, sosteniendo que todo rasgo
ocurrente en la naturaleza forma parte de una distribución normal en torno a una media.

Pero, sin duda, su contribución más notable para la Psicología científica posterior
habría de ser su trabajo en el desarrollo del método estadístico de la correlación, a partir de la
idea central de la asociación o vinculación entre las variaciones estudiadas. Estas ideas habían
tomado cuerpo en la noción de "regresión hacia la media" (en relación a la herencia) y se

24
consolidan en el denominado, desde 1892, "coeficiente de correlación”. Galton, junto con su
discípulo y posterior biógrafo el matemático Karl Pearson (1857-1936), resaltó, por tanto, la
importancia de los métodos estadísticos para el estudio de los fenómenos psicológicos
desarrollando procedimientos de análisis adecuados al objeto de estudio.

- Desarrollo y aplicación de diversos métodos científicos para el estudio del origen de las
diferencias individuales

Mediante el estudio de líneas familiares de eminentes hombres británicos, en su


primera obra, cuyos resultados publicó en 1869 bajo el título Hereditary Genius: An inquiry
into its laws and consequences, Galton quiso “mostrar que las habilidades naturales del
hombre se derivan de la herencia, exactamente bajo las mismas limitaciones que las formas y
las características físicas de todo el mundo orgánico” (citado en Wozniak, 1999). Bajo la
convicción de que el nivel de capacidad mental era debida, casi en su totalidad, a factores
hereditarios, interpretó como una evidencia a favor de su tesis la elevada frecuencia con que
se producía una continuidad familiar de logros en el arte, la ciencia, la política o el derecho
(Minton y Schneider, 1984). A pesar de que la teoría del genio hereditario no era nueva,
podemos decir que el mérito Galton fue introducir una metodología, tanto estadística como de
otra índole (p.ej., los estudios biográficos, el análisis de árboles genealógicos o el estudio
comparativo de gemelos) como vía de análisis de la influencia de los factores hereditarios
sobre la manifestación de las capacidades humanas dotando de un mayor rigor a las teorías
sobre la heredabilidad. Bajo esta misma hipótesis central, Galton inició el estudio de las
diferencias entre razas con respecto a sus bases hereditarias.

No obstante, el hereditarismo defendido por Galton abocó al autor a una gran


paradoja. Como señala Sánchez Cánovas (1983, p.36), Galton concedió su apoyo, por otra
parte, al liberalismo normativo reflejado en la idea de que “todas las personas tenían la
oportunidad y la libertad de desarrollar su potencia”. Por tanto, a pesar de que Galton estaba
firmemente convencido de que las diferencias individuales más importantes, incluidas las de
la moral, el carácter o la inteligencia, no eran adquiridas sino innatas, en algunas ocasiones su
defensa de la mente como una "tabula rasa" (influencia del empirismo de Locke), en cuanto a
la importancia de las impresiones sensoriales para el desarrollo y manifestación de los
procesos intelectuales, parece reflejar una cierta contradicción en sus ideas al respecto.
Quizás, trasladando la opinión de algunos autores, Galton era demasiado inteligente para dar
una interpretación estrictamente unilateral de la cuestión.

En todo caso, puede afirmarse, pues, que Galton enunció, desde la perspectiva
científica, una de las principales controversias en el estudio de las diferencias individuales: el
origen de las mismas. El debate "Nature/Nurture" (Naturaleza vs. crianza) o, en otras
palabras, "Herencia vs. Medio ambiente", quedó abierto para dar lugar a una de las polémicas
más profundas e interesantes de la Psicología de nuestro tiempo.

En suma, de acuerdo con Buss (1976), la orientación hacia la medida y la


cuantificación, hacia la ciencia y la tecnología, asociadas a la creciente especialización del
hombre en el ámbito profesional en una sociedad en pleno auge de industrialización, harían,
como ya hemos dicho, de Inglaterra, el "lugar natural" para el nacimiento de la investigación
científica de las diferencias individuales.

25
PONER CUADRO 1.7. POR AQUÍ

PRINCIPALES CONTRIBUCIONES DE GALTON AL ESTABLECIMIENTO DE


LA PSICOLOGÍA DIFERENCIAL

1. Centrar definitivamente el objeto básico de la futura disciplina: el estudio de las


diferencias intra e interindividuales, y las intergrupales, en diversas áreas.

2. Propulsar la elaboración de métodos, técnicas, y pruebas útiles para una evaluación


objetiva de las diferencias individuales.

3. Elaboración de los primeros análisis estadísticos necesarios para la valoración de los


datos recogidos en la investigación en diferencias individuales.

4. Orientar los hallazgos hacia una vertiente aplicada, de carácter social, que habrá de
impregnar la Psicología Diferencial hasta nuestros días.

2.2. Consolidación de la Psicología Diferencial como disciplina científica

Podría decirse que, durante la última década del siglo XIX, los primeros
investigadores sobre diferencias individuales, bajo la influencia de los primeros laboratorios
experimentales y sus pruebas de carácter psicofísico, llevaron a cabo sus trabajos sin haber
desarrollado, aún, una fundamentación teórica de base ni, por tanto, una conciencia de
identidad propia como disciplina. Habría que esperar a los albores del siglo XX para que esta
identidad comenzara a tomar cuerpo.

2.2.1. Sistematización conceptual

La toma de conciencia definitiva y, por consiguiente, el establecimiento formal de la


nueva disciplina, podríamos situarla, posiblemente, en torno a dos hechos concretos:

1.- En 1895 cuando, por vez primera, dos autores franceses, Alfred Binet y Victor Henri,
confieren un nombre para esta nueva área de investigación en su artículo "La psychologie
individuelle"; otro artículo clásico publicado tres años más tarde por Stella E.Sharp (1899),
calificaba dicho trabajo como el primer tratamiento global o de conjunto que recibía un grupo
de problemas agrupados bajo el nombre de "Psicología Individual".

En su artículo, Binet y Henri presentaban el campo como un tema nuevo y difícil,


hasta entonces pobremente explorado, pero con una identidad ya definida y fundamentada a
partir de un primer análisis sistemático de los siguientes objetivos y métodos:

1) el estudio de la naturaleza y el alcance de las diferencias individuales en los procesos


psicológicos; y

2) el descubrimiento de las interrelaciones entre los procesos mentales de los distintos


individuos, hasta llegar a una clasificación de rasgos, y la determinación de cuáles son
sus funciones más básicas. Con ello apuntaban las ideas que llevarían al desarrollo de

26
la técnica estadística, por excelencia, en el ámbito de la Psicología Diferencial clásica:
el análisis factorial.

2.- El segundo hito formal son las obras de William Stern "Über Psychologie der
individuellen differenzen, ideen zu einer Differentiellen Psychologie" (1900), así como sus
posteriores revisiones de 1911 y 1921, "Die Differentielle Psychologie in ihren
methodischen", en donde habrían de complementarse los aspectos recogidos por Binet y
Henri. En el mencionado texto Sobre la psicología de las diferencias individuales (Ideas para
una Psicología Diferencial), posteriormente revisado y ampliado bajo el título Fundamentos
metodológicos de la Psicología Diferencial, se puede encontrar que la disciplina está
conceptuada en torno a tres cuestiones:

1) la naturaleza y el alcance de sus manifestaciones para la vida psicológica, no sólo de


los individuos, sino también de los grupos (en función del sexo, edad, raza,
ocupación....).

2) los factores que determinan o afectan a las diferencias; es decir, el origen y desarrollo
de las diferencias individuales –herencia, clima, formación, nivel sociocultural, etc.

3) las formas en que se manifiestan las diferencias, por ejemplo, los indicios que pueden
ayudar a apresarlas y analizarlas (caligrafía, configuración facial...), incidiendo, así,
sobre la necesidad de avanzar en el estudio de métodos e índices de evaluación
adecuados.

2.2.2. El papel de las escuelas en la consolidación y primeros desarrollos de la


Psicología Diferencial

Una buena manera de entender cómo se consolidó y desarrolló la Psicología


Diferencial, tanto a nivel teórico como metodológico y aplicado, es hacerlo a través de las
escuelas claramente diferenciadas que en distintos países se constituyeron en torno a
importantes figuras, tal y como veremos a continuación.

2.2.2.1. Los psicólogos americanos

Estados Unidos, tradicionalmente caracterizado por un espíritu pionero y


emprendedor, acogió excepcionalmente bien las tesis evolucionistas. En una sociedad que
destacaba, precisamente, por la competitividad y agresividad a la que Malthus había hecho
referencia, el pragmatismo americano simpatizaría, rápidamente, con un enfoque que entendía
al hombre como una unidad orgánica que debía adaptarse al medio ambiente. El darwinismo
justificaba la competencia más despiadada, dado que la misma podía perfeccionar la especie
humana con la selección de los más aptos. Por estas razones, el movimiento eugenésico de
Galton, entendido como un programa de mejora social, arraigó inicialmente muy bien en la
sociedad americana. Si bien este movimiento propició el estudio de las diferencias
individuales con la finalidad de detectar a los sujetos más aptos, así como a aquellos con taras
e incapacidades, las críticas y los movimientos de oposición por las repercusiones éticas y
morales derivadas de las planificaciones planteadas por los partidarios de la eugenesia (y, por
tanto, de la depuración de la especie humana) no se hicieron esperar, generando fuertes
conflictos sociales.

27
Impregnados, pues, en una atmósfera evolucionista centrada en la lucha por la
superación y el perfeccionamiento individuales y nacionales, surgen los trabajos de la
Universidad de Columbia con James McKeen Cattell a la cabeza.

James McKeen Cattell (1860-1944)

Insertar Fig.1.20 por aquí

Si la década de 1880 fue la de Galton, la de 1890 habría de ser la de Cattell (Böring,


1950). Discípulo de Wundt en Leipzig (con quien realizó su tesis doctoral) y habiendo
entrado en contacto con Galton y sus trabajos, Cattell se mostró decididamente partidario de
las diferencias individuales, así como de la medida objetiva de las mismas y, a su vuelta a
Estados Unidos, propulsó una fuerte corriente expansiva cuyo objetivo sería, inicialmente, la
medición de las capacidades humanas a partir de lo que él habría de denominar (acuñando el
término para la historia) "Test Mental" (1890). El test mental representa el método
fundamental para tratar de "lo individual" bajo la concepción galtoniana: sólo los procesos
simples y muy específicos (como la agudeza visual, el tiempo de reacción visual y auditiva,
velocidad de movimiento etc) pueden establecerse con suficiente precisión y no, así, los
procesos más complejos. En consecuencia, la medición de aquellos posibilitaría el estudio de
las facultades y capacidades humanas, dado que los resultados de dichas pruebas reflejan la
capacidad intelectual de la personas. Al igual que Galton, J.Mc.Cattell centró su interés en el
estudio de las diferencias entre individuos en las respuestas que estos proporcionaban a los
tests. Así, mientras que Wundt requería a los sujetos una introspección de lo que había
sucedido en su mente durante la realización de una prueba, la metodología de J.Mc.Cattell
consistía en observar lo que el sujeto hacía, sin pedirle ninguna información de tipo
introspectivo.

Cattell se convirtió, de este modo, en el líder de un nuevo movimiento en Estados


Unidos (el de los "tests mentales") impulsando el establecimiento de nuevos laboratorios. En
1904, Cattell defendía publicamente que la Psicología debía de ser tanto una ciencia, como
una profesión (Watson, 1953; cf. en Moya, Peiró y Carpintero, 1983). Con esta postura,
Cattell resaltaba vivamente la vertiente aplicada de los estudios psicológicos en diferentes
ámbitos, la medicina, la educación o la industria (como la historia posterior habría de
consolidar), bajo el supuesto de que las diferencias individuales requieren que las personas
ocupen aquellos puestos apropiados a sus capacidades, entrando, así, a fondo, en la cuestión
de la selección.

PONER CUADRO 1.8. POR AQUÍ EN DOS COLUMNAS

PRINCIPALES CONTRIBUCIONES DE J.Mc.CATTELL AL DESARROLLO DE LA


PSICOLOGÍA DIFERENCIAL

J.Mc.Cattell fue el primer catedrático de psicología del mundo y a pesar de que su obra escrita
no se puede considerar prolífica, contribuyó enormemente al surgimiento de la Psicología
Diferencial a través de su trabajo en tres aspectos concretos: el desarrollo de los tests
mentales, las aportaciones derivadas del uso del tiempo de reacción (TR) y la potenciación de
la vertiente aplicada del estudio de las diferencias individuales:

28
1. Una de las aportaciones más notables de este autor fue la conversión de procedimientos
experimentales en tests. El término “Tests Mental” lo utiliza por primera vez en 1890,
para designar un método de evaluación basado en procesos simples y muy específicos, es
decir ajustado a la concepción galtoniana. A través del empleo del “Test Mental”, Cattell
pretendió dotar a la psicología de una estrategia cuantitativa que le permitiera obtener una
base sólida, a la vez que manifestó la utilidad de tal herramienta en la orientación
educativa o clínica (Cattell, 1890). Cattell, al defender la necesidad de comparar el
rendimiento individual con el rendimiento de un grupo extenso de sujetos que habían
respondido previamente al mismo test, aportó, en un sentido genérico, una idea central en
la utilización de esta estrategia de medida, referida a su naturaleza normativa.

2. Asimismo, J.Mc.Cattell consideró que el tiempo de reacción (TR) era una medida
fundamental y, a través de la cual, estudió variables como la atención, la fatiga, los efectos
de la práctica, etc. Entre las aportaciones que J.Mc.Cattell realizó a la psicología a partir
de sus trabajos con el TR, podemos destacar la consecución de una mayor precisión de la
medida gracias al perfeccionamiento del cronoscopio, la corrección estadística de la
variabilidad del TR a partir del incremento en el número de replicaciones, y la
interpretación de las causas de variabilidad del TR en términos de procesos sensoriales en
lugar de motores. En esta última cuestión el autor muestra una consonancia con la
tradición de la psicología asociacionista y de las facultades, tradiciones en las que los
procesos sensoriales se suponían asociados a la inteligencia, mientras que los procesos
motores se solían asociar a la voluntad (Boring, 1978, citado en Andrés Pueyo, 1996).

3. En líneas generales, J.Mc.Cattell siempre tuvo la expectativa de que sus registros sirvieran
para obtener un mejor aprovechamiento de los recursos humanos y docentes. Así,
confiaba en que los resultados obtenidos por los estudiantes en sus pruebas permitirían
hacer predicciones en cuanto a su futuro académico y vocación profesional. Sin embargo,
sus expectativas no se cumplieron; estas primeras pruebas, basadas en la evaluación de
procesos simples y específicos, no obtuvieron el valor predictivo deseado. Aun así, cabe
subrayar que el enfoque de Cattell, y su evidente pragmatismo, impregnó el nuevo
funcionalismo americano alejándose cada vez más de la psicología alemana,
particularmente en tres vertientes (Caparrós, 1976):
- el estudio de la actividad vs. el estudio de los contenidos sensoriales;
- el medio natural vs. el laboratorio; y, finalmente,
- la utilidad del conocimiento vs. la ciencia pura.

Las expectativas de Cattell con respecto a la capacidad predictiva de los tests de


laboratorio desarrollados en esferas como el rendimiento académico no se cumplieron. Por
desgracia para él, uno de sus discípulos, Clark Wissler, decidió comprobar si los resultados
obtenidos en tales pruebas eran realmente significativos. Quiso saber, en concreto, si las
puntuaciones conseguidas tenían alguna relación entre sí, así como con los grados
académicos. La respuesta fue en ambos casos negativa. El fracaso de la capacidad predictiva
de los tests diseñados por J.Mc.Cattell se puso de manifiesto, tanto por la ausencia de
correlaciones significativas entre los mismos y el rendimiento académico, como por la falta de
“transfer” o trasferencia del resultado de una prueba a otra, hecho, este último, que iba en
contra de las ideas cattellianas, que requerirían una coherencia o “indiferencia del indicador”
utilizado, como posteriormente denominaría Ch.Spearman a tal requisito. Por consiguiente, si
las pruebas no servían para predecir ninguna de esas cosas, ¿qué utilidad tenían? La respuesta

29
obvia a esta pregunta hizo que, en esa época, dejaran de interesar los tests al estilo propuesto
por Galton y J.Mc. Cattell.

J.Mc.Cattell no fue el único psicólogo americano interesado en el desarrollo de los tests


mentales. J.Jastron, W.Scripture, M.Calkins y otros muchos que podemos considerar
pertenecientes a la tradición de los “Nuevos Psicólogos” (R.M. Yerkes, E.L. Thorndike, L.
Terman, J. Otis, etc.), impulsaron, a principios del siglo XX, la aplicación de la psicología
científica en todas las esferas de la vida social (Andrés Pueyo, 1989). Sin embargo, dichos
psicólogos partirían de una concepción más compleja, en cuanto a la medida de la inteligencia
se refiere, basada no en tareas elementales sino en tareas que requerían procesos intelectuales
superiores.

La relevancia de J.Mc.Cattell en la historia de la psicología americana queda reflejada, no


sólo en las aportaciones anteriormente citadas, sino también a través de la influencia que
como profesor ejerció en sus discípulos, algunos de los cuales vendrían a engrosar la lista de
psicólogos de renombre en el siglo XX. Uno de estos discípulos fue Woodworth (1869-
1962), cuyo trabajo, apartado de la psicología aplicada, resulta de esencial importancia a la
hora de entender el problema de las diferencias individuales en el ámbito experimental.
Respecto a este autor cabe señalar que fue el primer experimentalista que dejó un lugar en su
metodología a las diferencias individuales, dejando de considerarlas, tal y como se venía
haciendo en dicho campo, solamente como varianza error o porcentaje de la varianza en los
datos obtenidos que se explica por el error de medida existente en todo experimento.

Otro discípulo de J.Mc.Cattell digno de mención es L.Thorndike (1874-1949), psicólogo


conocido por sus aportaciones al área de aprendizaje, quien postuló la teoría de la existencia
de capacidades múltiples frente a una concepción unitarista de la inteligencia.

2.2.2.2. Los psicólogos europeos

La escuela inglesa

Obviamente, la primea gran figura que da origen a la escuela inglesa es Francis


Galton. Su influencia se dejará notar años después de su muerte en los trabajos realizados en
el University College de la Universidad de Londres, institución que podemos considerar
central en la psicología de la escuela británica. Pero, más allá de Galton, existen importantes
figuras que contribuyeron al establecimiento de la Psicología Diferencial como disciplina
científica y al desarrollo de teorías y procedimientos metodológicos muy relevantes. Entre
todas ellas citaremos de forma especial a Charles Spearman, quien consolidó definitivamente
esta escuela.

Ch.Spearman (1863-1945)

Insertar Fig.1.21 por aquí al lado de Spearman

Desde 1906 a 1931, el laboratorio de psicología de la Universidad de Londres es


dirigido por Ch.Spearman. Spearman, psicólogo y lógico, comenzó a interesarse por las
correlaciones que mantenían entre sí los tests mentales por la misma época en que estos
instrumentos empezaban a adquirir importancia.

30
La observación de las correlaciones positivas que mantenían entre sí las diferentes
pruebas de inteligencia le condujo a proponer la existencia de una única capacidad intelectual,
idea ya adelantada por Galton. Sin embargo, el afán positivista de Spearman le llevó a
introducir un procedimiento de cálculo que permitía obtener, a partir de una matriz de
intercorrelaciones, una matriz factorial compuesta por un factor común y otros específicos
extraídos de la matriz de residuales. Mediante dicha técnica, que podemos considerar una
anticipación de la técnica estadística más importante para los desarrollos de la Psicología
Diferencial, el Análisis Factorial, el autor llegó a proponer su Teoría Bifactorial de la
Inteligencia, en la que proponía la existencia de un factor general “g”, que representaba la
energía mental característica del sujeto presente en todas las pruebas de capacidad mental, y
un número indeterminado de factores específicos “s”, propios de las distintas tareas o tests,
que dependían, a su vez de “g”, tal y como veremos a la hora de abordar el estudio de la
inteligencia.

Así, de la mano del británico Ch.Spearman, se dará un fuerte impulso a la nueva


psicología de carácter correlacional, frente a la de corte experimental, postulando que, ésta,
hace más justicia a la complejidad del ser humano. Spearman critica abiertamente los trabajos
de Wundt, y de otros psicólogos experimentales de la época, por considerar que utilizan
"métodos triviales para resolver problemas triviales" (Spearman, 1904). A partir de las
aportaciones metodológicas de Spearman, comienza la búsqueda de las causas comunes de
variación a las que Galton se había referido, siendo extraordinariamente potenciada con el
desarrollo del análisis factorial. El objetivo final será la representación formal de las
dimensiones últimas o básicas de la diferenciación individual a partir de los denominados
factores.

PONER CUADRO 1.9. POR AQUÍ

PRINCIPALES CARACTERÍSTICAS DE LA ESCUELA BRITÁNICA

1. Consideración de que la naturaleza de la mente debe ser explorada a través del análisis
de una serie de elementos simples.
2. Rechazo abierto de los métodos instrospeccionistas.
3. Apoyo a una psicología correlacional que permita establecer, de forma objetiva, cuáles
son en concreto, las relaciones entre el rendimiento de los sujetos en los tests mentales
y las actividades mentales más interesantes.
4. Rechazo, tanto a las teorías clásicas de las facultades, como al recurso a la intuición
del experimentador, teniendo como objetivo producir hechos verificables.
5. Propuesta de no adoptar ninguna posición teórica al comienzo de la investigación de
forma que se pueda llegar a averiguar, de forma empírica, cuáles pueden ser los
conceptos teóricos más importantes a considerar.
6. Utilización de muestras de personas representativas de la población normal en los
experimentos psicológicos.
7. Estudio de los fundamentos cognitivos del rendimiento de las distintas personas en las
pruebas o tests mentales. En esta última premisa está basada, precisamente, la obra de
Spearman “La naturaleza de la inteligencia y los principios de la cognición”, obra que
constituye el primer estudio cognitivo sistemático en la historia de la psicología en la
que aparece un análisis minucioso de los procesos de razonamiento tal como se
manifiestan en la resolución de silogismos, la resolución de problemas matemáticos y
otros similares.

31
Spearman (1904, citado en Colom, 1998)

Cuando Spearman dejó la dirección del Laboratorio de Psicología ocupó su puesto su


discípulo Cyril Burt, convirtiéndose éste en la nueva cabeza de la escuela inglesa. La escuela
inglesa ha tenido continuidad con autores posteriores muy relevantes como R.B.Cattell o
H.J.Eysenck, cuyas contribuciones serán desarrolladas más extensamente a lo largo del
manual por sus importantes trabajos tanto en el área de la inteligencia, como en el de la
personalidad.

A pesar de la relevancia de la aportación de Spearman, el gran impacto social que


tuvieron las pruebas de inteligencia desarrolladas por el francés Alfred Binet difuminó su
contribución.

La escuela francesa

Como ha quedado expuesto en las líneas anteriores, ni F.Galton ni J.Mc.Cattell


mostraron interés en los procesos mentales superiores ni en su evaluación. Fue al francés
Alfred Binet quien dio un giro al objetivo y medida de los procesos mentales.

Alfred Binet (1857-1911)

Insertar Fig.1.22 por aquí al lado de Binet

Tras un periodo de tiempo en el que las pruebas basadas en tareas simples (sensoriales
o motoras) constituyeron la base de los tests mentales y tras el fracaso predictivo obtenido por
las pruebas de J.Mc.Cattell, se impuso el modelo propuesto por Binet en 1905. Binet situó el
foco de análisis de las capacidades mentales en un nivel distinto, el de los procesos mentales
superiores y complejos, por comprender que éstos se acercaban de un modo más evidente al
entendimiento de las funciones intelectuales naturales, alejadas de todo artificio de
laboratorio. Con afirmaciones como "la variabilidad interindividual es, seguramente, mayor
para los procesos superiores que para los elementales, claramente sensoriales" (Binet y
Henri, op.cit.), Binet se mostraba abiertamente en contra de los métodos desarrollados hasta
entonces por Galton y Cattell. Binet también se centró en la evaluación de las funciones
mentales realizadas por diferentes personas, de modo diferente y con diferentes grados de
habilidad, pero su objeto de estudio y su metodología fue claramente diferente a los de sus
antecesores.

Junto a Henri Beaunis, Binet fundó el primer laboratorio francés de psicología en la


Universidad de la Sorbona de París en 1889, en donde pudo desarrollar sus ideas. Su
trabajo tuvo una enorme repercusión, especialmente en el campo de la inteligencia y su
evaluación. Con el establecimiento de la enseñanza obligatoria, los mayores éxitos de Binet
derivaron del encargo, por parte de las autoridades francesas, del desarrollo de un método
para seleccionar a los niños que podrían seguir la escolarización normal en base a sus
capacidades o, por el contrario, a aquellos que tendrían serias dificultades. Para ello, Binet se
propuso construir un sistema de medida que resultara de utilidad a tal efecto. Dada su
formación fundamentalmente clínica, Binet tenía un concepto bastante práctico de la
psicología y del uso de la entrevista. Ocuparse del problema del retraso mental y las

32
dificultades intelectuales le permitía unir, tanto sus preocupaciones sobre la clínica, como
sobre la práctica en la escuela.

Interesado por esta problemática, Binet se ocupó de encontrar una manera científica de
definir el retraso mental, así como de medir la inteligencia de los niños escolares. Para esta
última cuestión contaba, inicialmente, con el instrumento de la entrevista clínica procedente
de su práctica en el hospital, de manera que su aportación más relevante para la Psicología
Diferencial fue la normalización y estandarización de dicha entrevista de forma que
permitiera la comparación, en cuanto a inteligencia, entre los individuos.

PONER CUADRO 1.10 POR AQUÍ A DOS COLUMNAS

EL DESARROLLO DE LA ESCALA DE INTELIGENCIA DE BINET-SIMON Y DE


LOS CONCEPTOS DE EDAD MENTAL (EM) Y EDAD CRONOLÓGICA (EC)

En 1905, junto a su colega Theodore Simon, A.Binet publicó “La Escala Métrica de la
Inteligencia”, un conjunto de 30 pruebas ordenadas de menor a mayor dificultad y que servía
para medir el alcance intelectual de cada niño. Aunque en esta escala se incluían pruebas
sensoriales y perceptivas, había en las mismas una proporción alta de contenido verbal. Por
ejemplo, ¿qué significa misántropo? ¿qué tienen en común una naranja, una manzana y un
pera?. El nivel normal para una edad se medía por el resultado que alcanzaban la mayoría de
los niños de esa edad. Así, si los resultados que obtenía un niño coincidían con los
procedentes de la mayoría de su misma edad se decía que su nivel de inteligencia era normal,
en cambio si obtenía un nivel más bajo se decía que era retrasado y si los superaba que era
adelantado.

Por ejemplo, según su escala, un niño de siete años debía ser capaz de mostrar la mano
derecha y la oreja izquierda, describir una imagen gráfica, ejecutar tres órdenes dadas
simultáneamente, contar el valor de seis monedas, tres de las cuales eran de valor doble y
nombrar cuatro colores fundamentales.

El nivel normal del resultado obtenido en la prueba definía la edad mental (EM) con
independencia de la edad cronológica (EC) Si un niño resolvía las pruebas que sólo
superaban, normalmente, los niños de ocho años se decía que tenía una edad mental de ocho,
lo que equivalía a que su competencia mental era la de un niño de 8 años aunque su edad
cronológica fuese de seis o diez. De esta manera Binet medía el retraso mental por la
diferencia entre la edad mental y la cronológica.

Las medidas que hacía Binet con su escala eran distintas a las utilizadas por Galton y Cattell.
Binet evaluaba procesos más complejos como la viveza de la imaginación, la atención, la
comprensión verbal, la capacidad de descubrir errores en un texto, etc. Las pruebas de
inteligencia propuestas por Binet eran de aplicación individual y debían administrarse en una
exploración casi clínica, que contrasta con el test de inteligencia estándar tal y como lo
conocemos hoy , que es un test de “lápiz y papel”.

L M.Terman (1877-1956) publicó en Stanford, en 1906, una revisión mejorada de la escala de


Binet-Simon para la población americana. Esta revisión fue pronto conocida como la escala
“Stanford-Binet” y constituyó, sin duda alguna, la mejor prueba disponible para la evaluación
de la inteligencia individual.

33
Insertar Fig.1.23 por aquí

A pesar de las críticas recibidas y las necesarias correcciones, el trabajo de Binet


consiguió dar un tremendo impulso a los desarrollos iniciales del enfoque psicométrico que
caracterizarían, casi en exclusiva a lo largo de unos cincuenta años, una de las líneas de
trabajo más fructíferas de la Psicología Diferencial que, combinada con otros enfoques, aún
resulta hoy muy determinante, si bien las pruebas psicológicas han ido ampliándose desde
entonces a una gran variedad de dimensiones de las diferencias individuales y se han refinado
los métodos para el análisis de los resultados recogidos.

Por otro lado, la concepción ambientalista y no determinista de la inteligencia que


tenía Binet le acercó a la educación compensatoria, que él llamó “ortopedia mental”,
orientada a incrementar el nivel intelectual de los retrasados. Estudiosos de la deficiencia
mental (entre los que podemos encontrar autores de intereses eugenistas como Goddard)
recibieron su influencia, que se extiende a la obra del suizo Eduard Claparéde y, a través de
él, a Jean Piaget y a la psicología infantil. La marca de Binet se constata en toda la tradición
diferencialista francesa, que ha mantenido el interés por el estudio de la inteligencia, la
deficiencia mental y las diferencias evolutivas. Una visión amplia y actual de la relevancia de
la tradición diferencialista en Francia la podemos encontrar en una recopilación realizada por
Juhel, Marivain y Rouxe (1997) de los resultados procedentes de las reuniones anuales que se
celebran desde hace quince años en dicho país.

La escuela alemana

Al igual que en Francia, la tradición diferencialista se ha mantenido viva en Alemania


desde principios del siglo XX. Figuras como Louis William Stern contribuyeron a despertar el
interés por esta disciplina.

Louis William Stern (1871-1938)

Insertar Fig.1.24 por aquí al lado de Stern

L.W.Stern, como ya se ha comentado, fue quien primero reivindicó ante la comunidad


científica la identidad propia de una disciplina cuyo principal problema teórico expuso en el
texto Über Psychologie der Individuellen Differenzen (Ideen zur einer Diferentielle
Psychologie) -Sobre la psicología de las diferencias individuales (Ideas para una Psicología
Diferencial)-, donde plasma la conceptuación de la disciplina y las reglas que han de gobernar
su metodología, siguiendo, ante todo, una orientación empírica y estadística.

La obra de este psicólogo alemán, en realidad muy poco difundida, refleja un


pensamiento independiente que trata de examinar la naturaleza humana desde una
aproximación filosófica y científica, a la vez que pretende sintetizar la psicología
experimental-elementarista y la comprensiva-holista. Este interés por reconciliar lo
aparentemente irreconciliable alcanza también su perspectiva sobre el papel de los
componentes biológicos y ambientales que se encuentran implicados en el proceso de
individualización humano, defendiendo una orientación transaccional. Además, a este autor
se le atribuye la paternidad del concepto de “rasgo”, tal y como se ha venido aplicando en
psicología de la personalidad (Ibáñez, 1989).

34
Stern denominó “psicología personalística” al estudio de la individualidad o de la
persona entendida como unitas multiplex, esto es, como unidad compleja formada por
diversas disposiciones, un grado relativo de libre voluntad y cierta apertura a las condiciones
del entorno; a su parecer, era el estudio de la persona así entendida lo que revelaría la esencia
de la personalidad y la inteligencia, y a ello dedicó sus últimos trabajos (Lamiell y Deutsch,
2000).

En la obra de Stern también encontramos una interrelación entre la Psicología


Diferencial y aplicada, reflejada en las bases teóricas de lo que el autor vino a denominar
“psicotecnia”. Asimismo, fue cofundador, en 1906, de una Revista y un Instituto de
Psicología Aplicada.

PONER CUADRO 1.11 POR AQUÍ

W.STERN, L.TERMAN Y EL DESARROLLO DEL COCIENTE INTELECTUAL (CI)

La influencia de Binet en el trabajo de Stern es manifiesta. Fruto del interés de Stern por las
diferencias individuales en la inteligencia y el desarrollo, en 1911 reformula la relación entre
la edad mental y la cronológica y establece el “Cociente Mental” (CM) (Edad Mental/Edad
Cronológica).

El Cociente Mental parecía un medio mejor para medir el retardo mental que el desarrollado
por Binet. Mediante este cociente Stern pretendía garantizar cierta constancia a la hora de
interpretar los avances y retrasos del rendimiento en distintas etapas evolutivas, indicando la
velocidad de aprendizaje con independencia de la edad.

Sin embargo, la interpretación del Cociente propuesto por Stern está sometido a limitaciones
importantes: un uso correcto del caso sólo se cumpliría en el caso de que el aumento del
rendimiento con la edad se produjera de forma lineal, hecho que es inconsistente con la
observación de la desaceleración que se produce a partir de los doce años y con su detención
en torno a los quince o dieciséis (aunque dependiendo de la capacidad evaluada, el límite o
punto de culminación mental puede alcanzarse entre los veinte y los veinticinco años). En
otras palabras, cuando el desarrollo de la inteligencia se estabiliza y la edad cronológica sigue
aumentando, el CI obtenido (al contar con un divisor cada vez mayor) deja de ser informativo
e induce a error, por lo que así planteado carece de valor en la edad adulta.

En 1916, L.M.Terman adoptaría la sugerencia de W.Stern relativa a que el Cociente Mental


(EM/EC) debía ser multiplicado por 100 para evitar el inconveniente de los decimales. El
resultado es el famoso “cociente intelectual” (CI) bajo la conocida fórmula CI= Edad
Mental/Edad Cronológica X 100

Al margen de la contribución a la Psicología Diferencial que Stern realizó en las


primeras décadas del siglo XX, hay que decir que el auge de esta disciplina no se agotó con
posterioridad en Alemania. En la actualidad podemos citar algunos psicólogos diferencialistas
de relevancia mundial como M.Amelang, D. Bartuseck o K. Pawlik, de procedencia alemana.

PONER CUADRO 1.12 POR AQUÍ A DOS COLUMNAS

35
LA CONTRIBUCIÓN DE LA ESCUELA SOVIÉTICA DE PRINCIPIOS DEL SIGLO
XX

Insertar Fig.1.25 por aquí al lado de Pavlov

En relación a las escuelas, cabe destacar asimismo, el papel de la psicología experimental que
se llevaba a cabo en Rusia a principios del siglo XX. La escuela soviética realizó verdaderas
contribuciones a la Psicología Diferencial identificando factores causales de las diferencias
individuales en el ámbito del laboratorio, en donde podemos resaltar la figura de Pavlov
(1849-1936), premio Nóbel de fisiología en 1904, descubridor del reflejo condicionado,
quien, en su trabajo con animales, muestra una clara influencia hipocrática en su tipología, si
bien la importancia de su contribución está en establecer, ya, el estudio de las bases
fisiológicas de las diferencias temperamentales en función de las características del Sistema
Nervioso, así como en su investigación experimental (Reuchlin, 1980). Los fisiólogos rusos
abrieron la ruta que, posteriormente, desembocaría en la psicología del aprendizaje aportando
una metodología de investigación centrada en la observación objetiva del comportamiento
que podemos considerar la raíz de la teoría conductista acerca del funcionamiento
psicológico.

Por otra parte, se puede decir que el carácter psicofisiológico propio de la escuela soviética a
la hora de abordar el estudio de las diferencias individuales ha tenido, no solamente una
continuación en Rusia (podemos encontrar una continuidad de estos estudios en autores como
Teplov, Nebylitsin, Merlin o Goluveba), sino que también ha traspasado sus fronteras
ejerciendo una gran repercusión en teorías tan importantes como la propuesta por
H.J.Eysenck, en su determinación de explorar las bases biológicas de determinados conceptos
psicológicos relacionados con la personalidad. Por último, tampoco pasan desapercibidos los
desarrollos psicométricos y aplicados de la escuela soviética. En este sentido, cabe destacar
la creación, en 1920, de dos institutos en Rusia, el Instituto de la Eficiencia Industrial y el
Instituto Central del Trabajo; estos dos institutos se destinaron al estudio de la producción y el
trabajo, siendo lugares en los que se divulgaron y aplicaron los métodos psicotécnicos
(Fernández-Ballesteros, 1980).

PONER CUADRO POR AQUÍ A DOS COLUMNAS

LA PSICOLOGÍA DIFERENCIAL EN LA ESPAÑA DE PRINCIPIOS DEL SIGLO


XX

Veamos, a continuación, cuáles fueron los desarrollos de la Psicología española en materia de


diferencias individuales a principios del siglo XX. Si bien no podemos hablar de autores con
el mismo renombre e impacto internacional en la disciplina que los hasta aquí mencionados,
no queremos dejar de mencionar lo acaecido en nuestro país y su influjo en el desarrollo de la
Psicología Diferencial en España. En este sentido, en la Psicología Diferencial española,
cuyas raíces las podemos encontrar en la figura de Huarte de San Juan, cabe distinguir dos
escuelas, en cuanto a estudios diferenciales se refiere, a principios del siglo pasado. Una de
ellas situada en Cataluña y la otra en Madrid (Colom, 1998).

36
1) En la fundación de la primera, es decir, la escuela catalana, tuvo un papel relevante
Ramón Turró, el cual a través de su teoría trófica, trató de dilucidar el origen del
comportamiento humano (Turró, 1914; citado en Miralles, 1980). En dicha teoría el autor
contempla al individuo como un sistema que tiende al equilibrio, cuya carencia supondría un
empobrecimiento energético que daría lugar a una activación nerviosa denominada reflejo
trófico. La obra de Turró, así como la de su alumno Augusto Pi Suñer, se caracterizan por el
estudio evolucionista de los procesos de adaptación desde una concepción funcional y unitaria
y por la utilización de una metodología experimental. Estas ideas también las compartió
Emilio Mira, otra figura destacada de la escuela catalana, en cuyo laboratorio se investigaron
las aptitudes mentales que exige la realización de distintas profesiones para poderse realizar
con un rendimiento máximo y un esfuerzo mínimo, de esta forma llegó a la determinación y
medida de las aptitudes del individuo, comparándolas con las que señala el tipo medio de cada
profesión.

2) En cuanto a la escue la madrileña, cabe destacar tres figuras: Luis Simarro, autor que
asumiendo la idea spenceriana del evolucionismo desarrolla una línea de pensamiento que se
relaciona con los estudios de Galton sobre el genio; Santiago Ramón y Cajal, científico de
gran relevancia en el campo de la neurología, premio Nobel de Medicina en 1906, que
concibió el desarrollo psicológico como resultado de las vías nerviosas de asociación,
manteniendo que tanto la herencia como el aprendizaje sientan las bases de la vida mental, la
inteligencia, el talento y la moralidad; y, finalmente, José Germain, figura central en la
psicología española durante la primera parte del siglo XX, que impulsó, en 1925, la fundación
del Instituto de Orientación y Selección Profesional de Madrid.

Con la fundación, en 1934, del Instituto Nacional de Psicología Aplicada, los conocimientos
de Psicología Diferencial se ven potenciados a través de las distintas actividades que en él se
realizan, que oscilan desde la antropometría y la clasificación tipológica hasta la psicotecnia
social y profesional. Esta línea, que venían desarrollando desde principios de siglo los
Institutos Psicotécnicos de Madrid y Barcelona, daría lugar posteriormente, en 1953, a la
creación de la Escuela de Psicología y Psicotecnia, vinculada a la Universidad Central de
Madrid, cuya apertura supuso la inauguración en el ámbito académico de una tradición
dedicada a la aplicación de tests psicométricos para la medición de las diferencias
individuales. Sin embargo, haría falta que transcurrieran quince años más para que la
psicología se convirtiera en una especialidad académica en nuestro país, hecho ocurrido en
1968 (Pelechano, 1998). En dicha instauración académica cabe resaltar la labor de figuras tan
destacables en la psicología como Mariano Yela, José A. Forteza, o José Luis Pinillos.

En definitiva, volviendo a las primeras décadas del siglo XX, podemos concluir de acuerdo
con Colom (1998) que, en general, la escuela española de Psicología Diferencial en este
periodo atiende a las siguientes claves: 1) una concepción naturalista, biologicista y
fisiológica, pero no reduccionista, de la persona, en la que se resalta el carácter activo de la
misma y la adaptación a su medio ambiente a través de sus propias características
intelectuales y temperamentales; 2) un claro énfasis en las diferencias individuales, tanto
intelectuales como temperamentales o de personalidad, contemplando estas dos categorías
como el resultado de simplificar el complejo y variado listado de tendencias de respuestas que
parecen caracterizar a las distintas personas; y 3) un análisis experimental de las
características de las mismas.

2.2.3.- Extensión del desarrollo y la aplicación de los “tests mentales”

37
Paralelamente a los trabajos desarrollados en Estados Unidos por autores como Cattell
y Farrand (1896), Jastrow (1892) o Thorndike (1904), la aplicación de los tests mentales se
extendió rápidamente a Europa como muestran las investigaciones de Münstenberg (1891) y
Ebbinghaus (1897) o las del psiquiatra alemán Kraepelin (1895). Producto del interés
despertado fue la creación de un comité nacional de la American Psychological Association
(APA) en 1895 con el objetivo de incrementar la cooperación entre los distintos laboratorios
en materia de tests. Estos movimientos representaron el interés temprano por las diferencias
individuales a cargo de reconocidos psicólogos experimentales en América, Inglaterra,
Francia y Alemania y la muestra de un acuerdo común: la finalidad de los tests mentales
sería clasificar las facultades humanas y medir aquellas funciones que contribuían a
“tener éxito en la vida”.

Tras la decepción inicial producida por el escaso valor predictivo de los tests mentales
basados en la medida de procesos mentales simples propuestos por J.Mc.Cattell, (Wissler,
1901), los denominados “Nuevos Psicólogos”, de orientación aplicada, decidieron acogerse a
la modalidad ofrecida por Binet y el interés por la evaluación de la inteligencia recobró un
fuerte impulso a partir de los trabajos de este autor y su concepción de la actividad intelectual
en función de los procesos mentales superiores (Binet, 1903), así como la evaluación de los
mismos a través de tareas de carácter complejo, buena muestra de lo cual fue, como ya se
ha comentado, la elaboración de una de las escalas de inteligencia más universalmente
extendidas, la escala de Binet-Simon (1905) y sus posteriores revisiones.

Puede afirmarse que la década de 1910 fue la década de los tests de inteligencia. El
éxito de Binet y las aportaciones de Stern (1911) y, posteriormente, de Terman (1916) y sus
colaboradores, en los trabajos sucesivos sobre la medición del, finalmente, denominado
Cociente de Inteligencia, así como la predicción satisfactoria de variables tales como el
rendimiento escolar o la debilidad mental, contribuyeron a este hecho (Böring, 1950).

El paso de estas pruebas de Francia a Norteamérica tuvo una gran relevancia, dadas las
consecuencias que este hecho tuvo para el estudio de la inteligencia. Como hemos comentado
previamente, el contexto en el cual Binet aplicaba su escala era clínico, es decir, aunque la
medición de la inteligencia se realizara de forma cuantitativa, en la administración del test y
en su análisis se utilizaba un cuidadoso tratamiento cualitativo de la información recogida,
propio de los estudios clínicos. En contraste, el contexto en el que en los Estados Unidos se
aplicaba el test era bien distinto. El talante eugenista y la formación en la tradición meramente
cuantitativa y estadística de los “Nuevos Psicólogos”, interesados en la aplicación de los tests
de inteligencia, condujeron a una aplicación masiva de los mismos dirigidos a la selección
de individuos en diferentes ámbitos (Ato, 1998).

Insertar Fig.1.26 por aquí al lado de Yerkes

En esta dirección, el americano R.M.Yerkes (1876-1956), considerado el fundador de


la psicología comparada, desempeñó un importante papel. Yerkes pensaba que la inteligencia
general “g” era la esencia de la evolución y que había trascendido del mundo animal al de los
humanos, así pues, su programa de investigación en psicología animal pretendía demostrar
que los animales, de todos los niveles evolutivos, poseían capacidades mentales complejas.
Esta hipótesis la hizo extensiva a la inteligencia humana, suponiendo la existencia de
diferentes niveles de inteligencia no sólo entre especies, sino también entre diferentes
poblaciones de sujetos humanos, definidas por el sexo, la edad, la raza, etc.

38
Durante la primera mitad del siglo XX se avanzó en el campo de los tests mentales en
aspectos tales como el desarrollo de diferentes tipos de tests, especialmente durante la I
Guerra Mundial, bajo la dirección de Yerkes, entonces presidente de la American
Psychological Association (APA). Los nuevos tests expandían horizontes a la hora de su
aplicación; así encontramos:

?? los tests colectivos, como el Army Alpha, aplicables a la población de reclutas en general,
cuya finalidad era detectar aquellos reclutas que pudieran ser considerados débiles
mentales, así como la selección de reclutas, en función de sus capacidades, para realizar
distintos tipos de tareas.
?? los tests no verbales de inteligencia, como el Army Beta, construido para las personas
iletradas y destinados a paliar el sesgo cultural de los tests existentes hasta el momento.
?? los tests de aptitudes especiales y rendimiento en muy diversas tareas.

Insertar Fig.1.27 por aquí

Sin embargo, no sólo los tests ALFA, sino también los BETA, se hallaban contaminados
culturalmente. Es decir, lo que medían no era sólo inteligencia, sino también la cultura de los
sujetos, poniéndose de manifiesto a partir de entonces que la distinción entre lo que
proporciona la naturaleza y lo que es fruto de la crianza y educación no era fácil de separar en
la medición de la inteligencia? . Paralelamente al estudio de las capacidades humanas, la I
Guerra Mundial impulsó el desarrollo de las primeras escalas destinadas a evaluar cuestiones
relativas a aspectos emocionales y de ajuste en los soldados; el primer referente podemos
encontrarlo en el cuestionario denominado "Personal Data Sheet" (Woodworth, 1919). Así, la
medida de variables de personalidad comenzó a cobrar interés e importancia desde la misma
línea metodológica seguida en el estudio de las facultades humanas.

Durante las primeras décadas del siglo XX la aplicación de tests gozó de un gran auge
social, por una parte, se extendería la aplicación masiva de tests al control de la inmigración
producida en Estados Unidos durante los años veinte y treinta; por otra, la creciente
industrialización en este periodo hizo despertar el interés de los empresarios por las
diferencias individuales y, en especial, por los tests mentales como herramienta para detectar
a aquellos trabajadores capaces de desempeñar sus tareas con más efectividad y, por tanto,
incrementar sus beneficios (Lubinski, 2000). Sin embargo, y aunque el desarrollo de la
Psicología Diferencial se vio influenciado por esta extensa, e incluso abusiva, aplicación de
tests, debido a las exigencias sociales del momento, esta rápida expansión no estuvo
acompañada, al menos en un primer momento, de las técnicas estadísticas necesarias para
garantizar su justificación científica. Es por ello que el desarrollo de nuevas técnicas
estadísticas, como el análisis factorial, a partir de los años treinta contribuyo a incrementar el
auge de los tests, que aún hoy son considerados como valiosas herramientas en los diferentes
ámbitos aplicados de la psicología. La industria selecciona a su personal mediante tests, los
clínicos también los utilizaban para medir las anormalidades y en las escuelas son utilizados,
supuestamente, a favor del alumnado.

Ahora bien, la presente utilización de los tests ha cambiado, en la medida que han
evolucionado las concepciones sobre la inteligencia (que ha dejado de considerarse un
característica única, inalterable y totalmente hereditaria) y se han producido importantes

?
Para profundizar acerca de la perspectiva adoptada en las primeras décadas del siglo XX en cuanto a la
controvertida cuestión herencia vs. ambiente remitimos al primer epígrafe del Capítulo 11.

39
avances en la metodología vinculada a su elaboración. Estos nuevos planteamientos pueden
considerarse, en buena medida, fruto de la nueva corriente interaccionista, una perspectiva
que, como veremos en el próximo Capítulo, envuelve la mayor parte de la metodología y las
teorías existentes en la psicología actual.

Insertar Fig.1.28 por aquí

IV RESUMEN

RESUMEN

En este primer Capítulo se ha tratado de proporcionar un acercamiento a la perspectiva


diacrónica de nuestra disciplina. Para ello hemos comenzado por describir los intereses que,
desde la más remota antigüedad, han existido respecto a la descripción, predicción y
explicación de la diversidad en el comportamiento humano. Teorías como las propuestas por
Hipócrates, Galeno o Teofrasto se pueden considerar antecedentes remotos del estudio
científico en Psicología Diferencial. Siguiendo el hilo histórico, podemos decir que, después
de la edad media (un periodo durante el cual el interés por las diferencias individuales fue
escaso), encontramos, en el renacimiento, la figura de Juan Huarte de San Juan, cuya obra se
estima antecesora directa de la Psicología Diferencial. Posteriormente, la revolución científica
y el predominio de la razón existente en las teorías surgidas durante los siglos XVII y XVIII
facilitó un despliegue en conocimientos y perspectivas filosóficas vinculadas a intereses
psicológicos. No obstante, el verdadero anclaje teórico y metodológico de la disciplina en el
marco de las ciencias se encuentra en la confluencia de la teoría darvinista de la evolución y
de las aportaciones del británico F.Galton, cuyos intereses eran diferentes a los del alemán
W.Wundt, considerado el fundador de la psicología científica. Ambos autores, en diferentes
países, disponían de laboratorios en los que, de forma coetánea, estudiaban cuestiones
relacionadas con la psicología, pero con objetivos y metodología distinta (Wundt la
Psicología General, con metodología experimental y Galton las diferencias individuales con
metodología correlacional).

La consolidación de la Psicología Diferencial como disciplina científica tuvo un desarrollo


más lento y prolongado que el mostrado por la Psicología General de corte experimental
(Cronbach, 1957); no obstante, desde los inicios del siglo XX, el estudio de las diferencias
individuales debe ser entendido como un campo disciplinar con carácter propio dentro de la
Psicología científica. La sistematización conceptual que le serviría de punto de partida la
proporcionaron A. Binet, V. Henri y W. Stern Los primeros pasos de su andadura como
ciencia los podemos ubicar en tres escuelas diferentes: la escuela americana, la inglesa y la
francesa, cada una de ellas con sus especiales connotaciones teóricas y metodológicas, pero
que compartían tanto su objeto de estudio, la inteligencia, como el objetivo de medición de
esta característica psicológica a través de los tests mentales, para clasificar a los individuos y
predecir el éxito académico y laboral.

En definitiva, llegados a estas primeras décadas del siglo XX cerramos este Capítulo 1,
dedicado a la primera etapa histórica de la Psicología Diferencial, al estimar que en este
momento ya estaban sentadas las bases sobre las que se continuaría constituyendo la
disciplina:

40
- En primer lugar, había quedado establecido un sentido para el estudio de las diferencias
individuales basado en la teoría evolucionista de los fenómenos psíquicos. La obra de
Darwin, permitió vincular el psiquismo humano a las ciencias biológicas de forma que fue
posible establecer nuevas orientaciones teóricas al respecto. Las diferencias psicológicas
dejaron de considerarse un ámbito de especulación para adentrarse en el ámbito de la
ciencias naturales.

- En segundo lugar, los desarrollos metodológicos vinculados a la estadística


proporcionarían una mejora en la medición y análisis objetivo de las diferencias
individuales. En este sentido, los trabajos de Galton abrirían un camino que autores como
Spearman continuaron. Posteriormente, la búsqueda de las causas comunes de variación
se vería extraordinariamente potenciada con el desarrollo del análisis factorial.

- Finalmente, los instrumentos diagnósticos surgidos bajo esta perspectiva, demostraron su


utilidad de cara a la selección laboral y a la orientación profesional en función de los
rasgos distintivos en las personas. Tal aplicación despertó un interés social que
contribuyo a la consolidación y afianzamiento de la Psicología Diferencial como
disciplina científica. Los trabajos de H. Binet, W. Stern y R.M. Yerkes fueron el punto de
arranque de la larga trayectoria con que cuentan los tests mentales en la actualidad.

V. PREGUNTAS DE AUTOEVALUACIÓN

1. ¿Quiénes fueron los principales representantes de las tradiciones clásicas en el estudio del
temperamento, el carácter y la constitución, y su contribución al estudio de las diferencias
individuales?

2. ¿Cuál fue el papel de Juan Huarte de San Juan en los desarrollos de la Psicología
Diferencial moderna?

3. Describa las principales contribuciones de Darwin al anclaje conceptual de la Psicología


Diferencial

4. Describa las principales contribuciones de Galton a la sistematización científica de la


Psicología Diferencial

5. ¿Quiénes fueron los autores que consolidaron la Psicología Diferencial como disciplina
científica y cuál fue su aportación?

6. ¿Cuáles fueron las características de la escuela americana y sus principales


representantes?

7. ¿Cuáles fueron las características de la escuela inglesa y sus principales representantes?

8. ¿Cuáles fueron las características de la escuela francesa y sus principales representantes?

41
9. ¿Cuáles fueron las características de la escuela alemana y sus principales representantes?

10. ¿Cuál fue el proceso que siguió el movimiento de los test mentales, especialmente en
Estados Unidos?

42