WILLIAM Y

SU
EXPERIENCIA
DIABOLICA

CASO DE LA VIDA REAL

GUILLERMO VIDALON
A MIS PADRES:
TERESA Y ENRIQUE
William y su experiencia diabólica

INDICE

Introduccion……………………………………4

Testimonio de William……………………6-15

Anexo
Definicion
SATANAS………………………….16-21

LA DECISION……………………………21-32

Bibliografía………………………………….33

3
William y su experiencia diabólica

INTRODUCCION
La historia narrada aquí es totalmente real,
sucedió en el año 2005, posteriormente a
William le sucedería una experiencia parecida
en el año 2007.
Antes de que le aconteciera estas experiencias
a William, él era ya cristiano; pero en el año
2003 cayó en fornicación con una ex
enamorada de 15 años atrás, y parece que
este pecado gravísimo ante los ojos de Dios,
tuvo sus consecuencias.
Esta historia es real y Ud. puede creerla o no.
Dios castiga a sus hijos cuando conociendo su
palabra no la obedecen y optan por dejarse
arrastrar por el pecado, que por lo general
acarrea funestas consecuencias.
Dios no quiere que nadie perezca; sino que
todos procedan al arrepentimiento y debido a
ello es que no acaba con la inmoralidad
existente en la actualidad y con los muchos
pecados que el hombre los hace aparecer
como normal, moderno, contemporáneo, de
mente abierta y otras expresiones que el
hombre usa para justificar sus pecados.
El bien y el mal existen y se manifiestan de
diversas maneras.
El enemigo de Dios: el diablo, existe y es como
el génesis lo describe en la biblia, una

6
Guillermo Vidalón

serpiente astuta, sagaz que puede engañar
incluso a siervos de Dios, haciéndole creer lo
que no es y anda como un león rugiente
buscando a quien devorar.
Si Ud. es una persona suspicaz o tal vez atea,
agnóstica, lo más probable es que no crea la
historia que se relata aquí, que solo es una
parte de todo lo que le acontece a William el
personaje real de este relato.
Y si Ud. es un cristiano apegado a la biblia y
no a experiencias, por cuanto lo considera
extra bíblico; le digo que aun todavía siguen
las revelaciones, que Dios va mostrando a
siervos poderosos.
La historia de William se presenta no con el
afán de polemizar, sino de aportar información
a siervos que creen saberlo todo, cuando no
es así.
A continuación les presento la historia real de
William, relatada por el mismo, que como
mencione anteriormente es solo una pequeña
parte de todo lo que le ha acontecido en su
vida espiritual.

EL AUTOR
William y su experiencia diabólica

EL TESTIMONIO DE WILLIAM
En el año 2005 no podía dormir, a pesar de
que se me había indicado un fármaco mejor
para el tratamiento de mi ansiedad y
depresión. Prendí la radio sintonizando una
emisora cristiana que siempre escuchaba,
cuando de pronto en la radio se menciona al
príncipe de este mundo y me entró miedo
porque la voz que salía de la radio era
demoniaca. Apague la radio y me entró un
miedo, de tal manera que sentí dentro de mi
algo en mi pecho que iba bajando poco a poco
por mi vientre, para de pronto violentamente
levantarme de la cama, y veía alumbrado el
cuarto, pero lo veía diferente. Todo a mi
alrededor era diferente como si estuviera en
otro sitio, de pronto mire hacia el baño y se me
dio por ir allí. Cuando estuve allí, algo me
decía que debería prender la luz y estar debajo
del foco. Así lo hice, y sentía una “paz”. Estuve
un buen rato allí debajo de la luz, cuando opto
por salir del baño y veo adelante mío una
sombra como de alguien con capa (pensando
que había alguien detrás de mí). A medida
que voy avanzando siento una fuerza que me
doblega hasta el suelo, haciéndome arrodillar y
pegarme a la puerta del baño, la fuerza hizo
que me doblegara en el piso con mi cabeza

6
Guillermo Vidalón

hacia abajo contra el piso, con mis rodillas bien
pegadas al piso. De pronto empiezo a arañar
la puerta, haciendo dibujos extraños, luego de
ello la fuerza hacia que abriera la boca y de lo
más dentro de mi salían voces demoniacas y
pensé que me estaba liberando de demonios
por medio de esa fuerza que me oprimía las
rodillas sobre el piso y pensaba que era Dios o
Cristo quien me estaba liberando. Acto
seguido, debido a que la fuerza había hecho
que me pegara bien detrás de la puerta
pegado a la pared no se podía abrir la puerta
del baño que era lo que estaban intentando
mis familiares. Me hablaban preguntándome
que hacia detrás de la puerta y que los dejara
entrar, y de tanto empujar la puerta lograron
entrar, encontrándome tirado en el piso boca
abajo y me levantaron llevándome a la sala.
Cuando me están trasladando a la sala, abro
los ojos y vi todo oscuro lo que me pareció
extraño, pues había amanecido, y cuando me
estaban trasladando también vi dos personas
del siglo medieval; una de ellas llevando una
vela y no entendía. De pronto siento que me
echan al sofá de la sala y siento nuevamente
la fuerza que me presionaba los brazos sobre
el sillón y me ponía imágenes de personas
conocidas; algunas, con serpientes en el
William y su experiencia diabólica

cuello. Las personas que me mostraba eran de
la iglesia donde me congregaba, así como de
mi primera iglesia cristiana. Me mostro una
hermana que me gustaba apareciendo con
una sonrisa coqueta (dándome a entender que
no me convenía). También me mostro al pastor
de la iglesia donde me congregaba con una
serpiente en el cuello, así como otras personas
que al presente ya no recuerdo bien.
Cuando estuve echado en el sofá no solo
había sentido la fuerza y viendo las imágenes
que ponía en mi mente; sino también había
estado abriendo la boca y vociferando como
endemoniado, a tal punto que los técnicos que
se encontraban en la sala de mi casa
arreglando el teléfono, habían escuchado esas
voces espantosas que salían de mi boca y de
cuando en cuando me miraban.
Luego de haber estado bastante tiempo en la
sala me dio la tarde y yo para esto no había
comido nada, y es así que me alcanzan algo
de tomar y comer, y sentí interiormente en mi
estómago como si algo impidiese que siguiera
comiendo (sentí como una mano).
Era cerca de anochecer y me trasladan, de la
sala al segundo piso al cuarto de mi hermano
menor y me echan allí, digo echan porque no
recuerdo que yo haya subido con mis propias

6
Guillermo Vidalón

fuerzas. Luego que estoy en el cuarto de mi
hermano menor, de pronto se me da por estar
escupiendo a la cama y nuevamente a
vociferar más fuerte con voz demoniaca, de tal
manera que se escuchaba hasta abajo. Fueron
mis gritos tan fuertes que vino mi papa y trato
de calmarme hablándome para que deje de
gritar con una voz bastante grave con quejidos
espantosos, y me decía que deje de gritar y yo
sintiéndome cansado con los pies en el piso y
mis manos como queriendo empujar la cama
dije: cuando soy débil entonces soy fuerte
(recordando las palabras del apóstol Pablo), a
lo que mi papa me trato groseramente y yo lo
reprendí, como se reprende al diablo y salió
del cuarto.
Seguí haciendo piruetas en la cama en el aire;
vale decir me paraba en forma extraña o como
que me suspendía en el aire de manera rara, a
la vez que de pronto empezaba a hablar
incoherencias, palabras extrañas y empezaba
a escupir sobre la cama. Así estuve por lo
menos de 4 a 5 horas y vino gran parte de mi
familia a verme. Me hicieron salir del cuarto
para que vaya al cuarto de una de mis
hermanas; pero antes de eso, entre al baño
del segundo piso y sentía como que estaba
estresado lagrimeando, y mi hermano menor
William y su experiencia diabólica

que se encontraba borracho me abrazo,
mientras mi tía, mi papa y mis otras hermanas
miraban lo que sucedía.
Estando ya en el cuarto de una de mis
hermanas me trajeron anís y me lo tomaba
ansiosamente pues sentía sed y también
sentía calor, a pesar de que era época de
invierno.
Varios de mis hermanos estaban en el cuarto,
así como mi papa que quería darme la pastilla
que me habían recetado últimamente, y yo no
quería tomarla porque decía que Dios me
había sanado y ya no necesitaba de
tranquilizantes.
Yo me sentía relajado y señalaba hacia un
estante, dando a entender que allí habían
objetos que no deberían estar, como amuletos.
Insistían en que tomara la pastilla y me la
dieron y yo la cogí de mala forma y la quebré,
lo que hizo que trajeran a un joven bombero
que vivía cerca de la casa, el cual intento
convencerme de que tomara la pastilla sin
resultados favorables; por cuanto yo la
rechazaba y el joven bombero le explicaba a
mi padre que si no tomaba después tendría
que aumentar la dosis; vale decir lo que se
conoce como el efecto rebote en la medicina
con los ansiolíticos.

6
Guillermo Vidalón

Paso un buen tiempo hasta que de pronto
entraron mi papa y mi hermano al cuarto
donde estaba y me cargaron sacándome del
cuarto, bajándome por las escaleras, para
introducirme en un carro grande de la policía.
Hacia frio y por estar mal sentado en el asiento
detrás todo el frio me daba en el cuello (lo
sorprendente era que yo estaba solo con un
polito) hasta que llegamos al hospital
psiquiátrico donde me trataban. Yo estaba
agotadísimo, no me podía levantar y tuvieron
que traer una silla de ruedas para trasladarme
hacia emergencia. Estando en la sala de
emergencias de pronto se me presenta en
visión un ataúd y unas flores blancas, y abro
mis ojos viendo que mi hermano respondía
preguntas sobre mí que le hacían de lo que me
había pasado. Creo que por allí me salió un
¡aleluya! cuando a mi hermano le preguntaron
qué religión profesaba y yo dije cristiano, a lo
que el recepcionista de emergencia me
pregunto ¿cristiano qué? No sabía diferenciar
lo que es un verdadero cristiano a un católico u
de otra religión.
Estando dentro de la sala de emergencias me
echaron sobre una cama amarrándome las
manos, y me quitaron la biblia que tenía en mi
William y su experiencia diabólica

mano derecha y solo me quede con un
pedacito de biblia rota.
No recuerdo el momento en que vinieron
varios enfermeros y me aplicaron inyecciones
tranquilizantes y antidepresivas, y aparte
pusieron en mí respaldar algo que pienso fue
para dormir.
Encontrándome amarrado de mis manos
trataba de zafarme de las soguitas gruesas;
pero por más esfuerzo que hacia no podía. De
pronto trajeron a un paciente nuevo por
emergencia que estaba a mi lado izquierdo, es
así que al voltear a verlo me miraba fijamente
y me dijo: Tú eres hijo de Dios!!
Estuve tratando de quitarme las soguitas con
que me habían amarrado las manos haciendo
el máximo esfuerzo y con el pedacito de biblia
que tenía en mis manos pensaba que me daba
mayor fuerza por lo que lo usaba, cuando en
realidad ese pedacito de biblia erróneamente
lo estaba tratando como un amuleto.
A pesar de las inyecciones que me pusieron
para calmarme y dormirme, no tenía sueño y
más bien vociferaba palabras cristianas como:
¡Todo lo puedo en Cristo!, ¡el Señor es mi
Pastor!, ¡Aleluya! y otras expresiones que no
recuerdo. Y así me la pase toda la noche y
gran parte de la madrugada alabando a Dios, a

6
Guillermo Vidalón

tal punto que no dejaba descansar a los
enfermeros.
Recuerdo que cuando cerraba mis ojos se me
presentaba en visión como que en ese hospital
había habido catacumbas. La misma
percepción sentí cuando estaba entrando en el
carro de la policía al hospital.
Luego me sucedía que de pronto sentía que
jalaban la cama que me encontraba en el
hospital en emergencia y veía primero unos
perros doberman y un grupo de personas
dentro de una cueva, y sentía que me jalaban
para meterme en la cueva, a lo que yo decía
cualquier palabra cristiana y regresaba
nuevamente al sitio donde me encontraba en
emergencia, era como si mi alma era
trasladada hacia esa cueva y yo no quería
entrar porque pensaba que era el infierno.
Aparte de pasarme gran parte de la
madrugada alabando a Dios, también a veces
cerraba los ojos y tenía la visión que en un
lugar específico había una cosa negativa y yo
con los ojos cerrados (o tal vez durmiendo)
como que repelía ese lugar u objeto negativo
cuando aparecía una luz (que yo pensaba que
era el Espíritu Santo).
Ya casi amaneciendo de pronto se me
presentaba una visión del cielo y veía a Dios
William y su experiencia diabólica

como un anciano pequeño que me sonreía, y
ello me daba cierta tranquilidad.
Amanecí sin haber dormido casi nada (salvo
que no lo recuerde) y sentía que mi dentadura
se me había salido de mi lugar y no podía
hablar, y vi a dos enfermeras; mejor dicho dos
monjas que estaban tomando nota de mis
signos vitales, mientras conversaban entre
ellas diciendo que mi diagnostico era de
misticismo. Luego vino el Psiquiatra y empezó
a evaluarme.
Cuando me dijeron que ya me iba ir, me sentí
más tranquilo, pues aparte de lo mencionado
anteriormente, también había visto figuras
fantasmales y algo que me dejo pensando fue
que aparecia un cuadrado de luz y me tomaba
fotos (eran como flashes de cámaras).
Estaba olvidando algo importantísimo, y era
que cuando estaba en el cuarto de mi hermana
y sentía calor, de pronto sentí como que algo
entraba a mi cuerpo (como si fuese el Espíritu
Santo).
Este es mi testimonio de mi primera
experiencia que yo consideraba como divina,
pero había resultado ser totalmente
demoniaca.

6
Guillermo Vidalón

Concluyo diciendo que Satanás es muy
astuto y se puede hacer pasar por el
Espíritu Santo, Jesús o Dios Padre.
Haciéndome un examen de conciencia,
creo que el haber fornicado siendo
cristiano me afecto, por cuanto recuerdo
que un día cuando estuve fornicando,
algo entro en el cuerpo de la chica. En el
momento dado no le di importancia,
después con todo lo que me paso,
entendí, que el enemigo (Diablo)
muchas veces se hace pasar como
ángel de luz como lo dice la Biblia, y
Dios puede permitir que ello suceda,
como disciplina.

Creo que Dios tuvo misericordia conmigo;
pues, en otros casos similares al mío de
pecado, al creyente le es difícil volver a
levantarse espiritualmente y como dice
la biblia en Hebreos 10:26-27

Advertencia al que peca deliberadamente
26
Porque si pecáremos voluntariamente
después de haber recibido el conocimiento
de la verdad, ya no queda más sacrificio
por los pecados, 27 sino una horrenda
William y su experiencia diabólica

expectación de juicio, y de hervor de fuego
que ha de devorar a los adversarios.

ANEXO
Definiciones:

SATANÁS (del hebreo, satán, que significa
enemigo, adversario). Acusador del pueblo
escogido y enemigo de Dios por excelencia.
Genéricamente, puede aplicarse a todo
opositor ante un tribunal (Sal 71.13; 109.6; 1 S
29.4), pero como nombre propio se refiere al
→ DIABLO.
Según el monoteísmo riguroso de la Biblia,
este ser sobrehumano fue creado por Dios y
está sujeto a su voluntad soberana. Satanás,
por ejemplo, aparece como uno de los ≪hijos
de Dios≫ que rinden informes ante el trono, y
necesita el permiso divino para tocar al
piadoso Job (Job 1.6–2.7, cf. Lc 22.31). En
Zac 3.1ss no se había desarrollado todavía el
concepto pleno de Satanás como un ser
maligno, pero en 1 Cr 21.1 (cf. //; 2 S 24.1),
donde el sujeto es ≪Jehová≫ (→
DEMONIOS), es evidente la hostilidad
implacable de Satanás.
Asimismo, aparentemente Jehová manda un
espíritu mentiroso como instrumento de su

6
Guillermo Vidalón

voluntad (1 R 22.19ss) que, sin embargo,
pertenece al ≪ejercito del cielo≫. La noción
del acusador no aparece con frecuencia en el
Antiguo Testamento; pero, ya sea que
aparezca como abogado acusador o como
principio demoniaco y destructivo, siempre
está dentro del plan redentor.
En el periodo intertestamentario varios
conceptos originalmente independientes
fueron combinados con la noción de Satanás:
el ángel de la muerte, el principio del mal, la
tentación interna del hombre, → AZAZEL, el
capitán de los demonios, etc. Se le identifica
con la → SERPIENTE de Gen 3.1ss (cf. Ap
12.9) y por consiguiente como fuente de la
muerte (Sabiduría 2.24). Se le llama →
BELIAL, → BAAL-ZEBUB y Sammael. Es
esencial recordar que en estos desarrollos
Satanás sigue como una figura celestial, ya
que una ≪caída del cielo≫ haría imposible su
obra acusadora. Su identificación como
príncipe de los → ANGELES caídos aparece
muy tarde y no influye en el Nuevo
Testamento, ya que Lc 10.18 describe una
visión profética del Señor Jesús, y los otros
pasajes aducidos (Is 14.12–17; Ez 28.11–19;
Jud 6; Ap passim) son también de tinte
apocalíptico y describen el triunfo final de Dios.
William y su experiencia diabólica

Los rabinos asimismo daban poca importancia
a Satanás. Solían asociarlo con el impulso
maligno interno del hombre y lo llamaban el
tentador (cf. Mt 4.3; 1 Ts 3.5).
Dos ideas sobresalen en el Nuevo
Testamento: la antítesis absoluta entre Dios y
Satanás y la victoria del Reino de Dios sobre
él. Satanás es el príncipe o dios de este
mundo que dispone de sus reinos (Jn 12.31; 2
Co 4.4; Lc 4.6) y mantiene dominio sobre la
mayoria de sus habitantes (Mt 6.13).
≪Guárdanos del maligno≫; Hch 26.18; Col
1.13). Es el fuerte que, armado, vigila sus
bienes (Mc 3.27). El hombre no puede, sin la
gracia divina, escapar de su esclavitud. Por
tanto, con el consentimiento humano, la
hegemonía de Satanás produce un → MUNDO
cuyas obras son malas (1 Jn 3.8; 2.15, 16), y
Satanás mismo es padre de todo lo funesto
(Hch 13.10; Jn 6.70; 8.44).
Desde el nacimiento de Cristo, Satanás hizo
todo lo posible por destruirlo y estorbarle en su
ministerio (Mt 2.16; cf. Ap 12.3, 4). La
tentación en el desierto (Mt 4; Lc 4) fue una
tentativa satánica de arruinar el ministerio de
Cristo. El hecho de que, después de la
tentación, Satanás ≪se apartó de el por un
tiempo≫ (Lc 4.13) significa que volvió a

6
Guillermo Vidalón

tentarle en otras ocasiones (cf. Heb 2.18;
4.15). Cristo vino precisamente ≪para
deshacer las obras del diablo≫ (1 Jn 3.8; Heb
2.14), y por eso Satanás se opone a toda su
obra.
Cuando Pedro protesto por la idea de la
muerte de Cristo, este le dijo: ≪! Quítate de
delante de mí, Satanás!! Me eres tropiezo ≫
(Mt 16.23). La traición de Judas fue instigada
Por Satanás. (Lc 22.3; Jn 13.2, 27).
La destrucción que Satanás ha efectuado
abarca procesos nefastos de toda índole (Mc
3.23ss; Lc 13.11, 16; 1 Co 5.5; 2 Co 12.7; 1 Ti
1.20) que a menudo son efectuados por sus
súbditos, los demonios. En este sentido
Satanás tiene ≪el imperio de la muerte≫ (Heb
2.14 HA). Tras el paganismo están los
demonios y, en fin de cuentas, su capitán (Hch
13.10; 1 Co 10.20). Satanás no deja jamás de
ser el acusador (Ap 12.10). Contra Este reino
satánico, Cristo alza el estandarte de Dios. Él
ha atado al fuerte y saqueado sus Bienes; por
El el adversario es echado del cielo (Ap 12.10–
13; Jn 12.31; Lc 10.18). Aun así, a Satanás le
queda algo de tiempo en la tierra (Ap 12.12).
En los primeros días de la iglesia, Satanás
aparece como protagonista hostil (Hch 5.3; Ro
16.20; 1 Co 7.5; 2 Co 2.11, etc.) que arrebata
William y su experiencia diabólica

la semilla del evangelio (Mc 4.15) y Siembra
otra que es espuria (Mt 13.25). Aunque los
cristianos son salvaguardados de Satanás (2
Ts 3.3) y le han vencido (1 Jn 2.13), se les
exhorta a combatirle con todas sus fuerzas ( Ef
6.10ss ).
En los últimos días, Satanás llama al →
ANTICRISTO y al falso profeta para que estos
le sirvan (Ap 13.2, 11; 2 Ts 2.9s). Su éxito
inicial es evidente, pero la → SEGUNDA
VENIDA de Cristo resulta en la derrota del
triunvirato satánico, y Satanás es echado en
cadenas al → ABISMO. Después del →
MILENIO, queda suelto brevemente, pero de
nuevo Dios lo derrota y finalmente lo arroja al
tormento eterno en el lago de fuego (Ap 20.1–
10).

6
Guillermo Vidalón

LA
DECISION
William y su experiencia diabólica

6
Guillermo Vidalón
William y su experiencia diabólica

6
Guillermo Vidalón
William y su experiencia diabólica

6
Guillermo Vidalón
William y su experiencia diabólica

6
Guillermo Vidalón
William y su experiencia diabólica

6
Guillermo Vidalón
William y su experiencia diabólica

6
Guillermo Vidalón

Bibliografía

. Entrevista a William (personaje real del
relato)
. Chick Publications: LA DECISION
. Biblia Reina Valera 1960
. Nelson nuevo Diccionario Ilustrado de la
Biblia. Wilton Nelson