Está en la página 1de 10

1.

Analiza los temas


INTERCULTURALIDAD EN SALUD

Por un parte, en un país multicultural y en el cual los problemas de salud pública no son
posibles de abordar sin la referencia a nuestra diversidad de pueblos y culturas, es de
imperiosa necesidad referirnos al tema, a esa diversidad cultural de los pueblos con
cosmovisiones sobre la salud y con prácticas y convicciones alejadas de la formación
tradicional recibida en las universidades, pero por otra parte y desde el mismo título de la
Revista que continua rindiendo homenaje a la impronta de Claude Bernard con su referencia
a la medicina experimental, pareciera ser este un lugar ajeno para tratar los diversos temas
que se vinculan con la salud intercultural y que se desarrollan en los límites entre la ciencia
médica y las ciencias sociales, en particular la antropología y la sociología.
Esa es una razón más para saludar que la RPMESP, que ya ha incluido en números anteriores
artículos referidos al tema, desarrolle un simposio sobre la interculturalidad en salud.
Los temas desarrollados no pueden incluir toda la diversidad de abordajes y mucho menos
cubrir la amplitud de temas a la que nos incita la interculturalidad aplicada a la salud, pero la
selección de los trabajos intenta mostrar que la interculturalidad no es un tema privativo de
poblaciones indígenas, como lo puntualiza el trabajo de Knipper que extiende su aplicación
a Europa y al resto del mundo, señalando además que las definiciones básicas tienen una
complejidad mayor de la que podemos suponer, pero, al mismo tiempo, una potencialidad
enorme.
El desarrollo de la interculturalidad y su ingreso en la formación de recursos humanos en
salud, se refleja en el artículo, que dedicado al caso mexicano, pero extrapolable a la realidad
latinoamericana, nos presenta Campos. Las relaciones entre la historia interna de la medicina
y el desarrollo de la interculturalidad y algunos de los temas que desarrolla se presentan en
el artículo de Salaverry.
Los aspectos lindantes entre la antropología y la medicina son abordados con un sugerente
artículo de Fernández-Juárez sobre la cirugía entre las poblaciones originales de América,
desnudando como en las más sencilla de las intervenciones de la medicina occidental se
esconde un mundo de interpretaciones cuando es vista desde la perspectiva de otra cultura.
Un tema puntual perteneciente a temores atávicos de la población andina se refleja en la
descripción e interpretación del mito del pishtaco, que periódicamente cobra actualidad.
En general, la interculturalidad en salud es un tema transversal a salud pública y, por tanto,
a diferencia de lo ocurrido en otros simposios, no se intenta agotar el tema que hoy
presentamos a través de un conjunto de artículos, el objetivo es incitar a la profundización
sobre el tema al lector habituado a buscar en las páginas de la RPMESP resultados de
investigaciones basadas en laboratorio.
La complejidad de la interculturalidad va aparejada con la imperiosa necesidad de
incorporarla en la formación de recursos humanos en salud y desde la RPMESP, que cumple
también una vocación docente y difusora de la investigación, se ha abierto sus páginas
constantemente a este aspecto de nuestra realidad sanitaria. El simposio que hoy ponemos
a disposición de sus lectores sin duda continuará con artículos que mostraran en el futuro
los desarrollos y avances de lo que en el editorial se ha denominado, la nueva frontera de la
medicina.
Revista Peruana de Medicina Experimental y Salud Pública (RPMESP) 2010.

LA INTERCULTURALIDAD EN LA EDUCACIÒN

El sistema educativo es uno de los contextos más importantes para desarrollar y promover
la interculturalidad, ya que es la base de la formación humana y un instrumento no sólo de
mantenimiento de una sociedad, sino de desarrollo, crecimiento, transformación y liberación
de esa sociedad y de todas sus potencialidades humanas. Incluir la interculturalidad como
elemento básico del sistema educativo implica que se asume la diversidad cultural desde una
perspectiva de respeto y equidad social, una perspectiva que todos los sectores de la
sociedad tienen que asumir hacia los otros. Esta perspectiva tiene que partir de la premisa
de que todas las culturas tienen el derecho a desarrollarse y a contribuir, desde sus
particularidades y diferencias, a la construcción del país. Eso quiere decir, como expresa Haro
y Vélez (1997).

Que no se jerarquicen determinados tipos de conocimientos sobre otros saber formal/saber


tradicional- y que no sean solamente los actores débiles de la sociedad quienes estén en la
obligación de conocer la cultura de los actores dominantes: sus lenguas, sus costumbres, sus
códigos de comportamiento, sino que más bien la educación se dé en términos de igualdad
de condiciones, sin discriminación e irrespeto.
Para que la educación sea realmente intercultural, es preciso que todas las culturas
implicadas en el proceso educativo se den a conocer y se difundan en términos equitativos:
con maestros indios, afros, hispano-hablantes y extranjeros; contemplando en los
contenidos curriculares los múltiples elementos de conocimiento y sabiduría de las
diferentes culturas; factibilizando la enseñanza con metodologías diversas y adecuadas a la
realidad pluricultural; con recursos didácticos funcionales…Si la pretendida educación
intercultural no toma en cuenta desde la praxis la diversidad cultural del país, será un intento
parecido a muchos otros, cuyo único resultado ha sido la asimilación de la cultura de las
minorías étnicas a la cultura nacional y dominante (p.302-303).
Esta manera de pensar, organizar y operativizar la interculturalidad en el sistema educativo
todavía no ha tenido mucha aplicación. Más bien, enfocar la interculturalidad sólo en la
cuestión afectiva y actitudinal ha sido el camino más fácil, menos conflictivo y más usual en
la educación de niños y jóvenes, en el desarrollo de materiales y en la formación y
capacitación docente. Sin embargo, este trato limita la interculturalidad a la relación
individual y personal, pasando por alto la necesidad de entenderla y trabajarla como proceso
social y político, y como proceso cognitivo y procedimental de capacidades conceptuales y
de habilidades y destrezas específicas.
Es decir, para tener un verdadero impacto en los alumnos y en la sociedad, la
interculturalidad tiene que partir de la experiencia de los alumnos y de la realidad
sociocultural en que viven, incluyendo los conflictos internos, inter e intragrupales, los
desequilibrios sociales y culturales que ellos confrontan.
También tiene que desarrollar conocimientos y habilidades que permitan conceptualizarla,
interiorizar su ejercicio y asumir compromiso y conciencia, además de como nota Albó
(1999), capacidades de “relacionarse y comunicarse entre sí de manera positiva y creativa, a
partir de las culturas de su contorno y respetando sus diversas identidades” (p. 107). Sin
estos elementos, hay el peligro de que la interculturalidad quede sólo en el nivel del discurso,
sin ofrecer pasaos concretos hacia relaciones fundadas en el respeto, la equidad y solidaridad
social, y hacia la transformación educativa, social y humana. Y eso ha sido un problema real
en América Latina.
A pesar de políticas oficiales sobre la interculturalidad en las reformas educativas de varios
países, no hay un entendimiento compartido sobre lo que la interculturalidad implica
pedagógicamente, ni hasta qué punto se conjugan lo cognitivo, lo procedimental y lo
actitudinal, o lo propio, lo ajeno y lo social. Tampoco hay evidencia de una aplicación integral
y concreta de la interculturalidad en los sistemas nacionales de educación de la región o en
la educación bilingüe intercultural (EBI), a pesar de casi dos décadas de referencia a su
nombre.
Ministerio de Educación - 2005

Perú: Interculturalidad y conflictos sociales en el Perú

El 4 de julio, 2011, los conflictos socioambientales desatados en la región de Puno, así como
en otras regiones andino amazónicas del Perú, están expresando un transfondo sociocultural
y político escasamente percibido desde cualquiera de las orillas culturales con que se los
viene observando y analizando hasta la fecha, sea desde la orilla cultural criollo-mestiza o
desde la orilla originaria indígena, porque el enfoque desde el cual se parte y en el cual se
fundamentan las explicaciones es un enfoque, en su más honda realidad, monocultural.
La realidad peruana, en su trama sociocultural insondable, es una realidad de múltiples y
significativas conexiones generadas, impulsadas y alimentadas por los ejes sustentatorios y
distribucionales del sistema dominante capitalista y el poder económico y simbólico de la
gran burguesía internacional y en el Perú. Las culturas no expresan una esencialidad
predefinida o ex ante, que no existe, sino un hacerse y rehacerse permanentemente en toda
la gama experiencias de actores sociales, relaciones, conceptos y símbolos que las
constituyen.
Desde esta perspectiva, en consecuencia, somos un país, en lo general, intercultural factual
y asimétricamente, es decir constituido por relaciones culturales jerarquizadas de dominio-
subordinación donde los que tienen más poder y expresan el poder económico y simbólico
de las clases dominantes, tienen la voz más fuerte, cantante, audible y “convincente” que los
que tienen menos poder, por la sencilla razón de que, al final de cuentas, el poder económico
que garantiza el poder político en una sociedad, es el que determina en última instancia el
sentido y la calidad de las relaciones interculturales entre los actores sociales diferentes.
Una mirada eminentemente culturalista, y peor “esencialista” y fundamentalista, no agota
toda la trama conflictual de lo que hoy viene sucediendo en el país, desde el momento en
que las culturas son la expresión de seres humanos que, al mismo tiempo, son la expresión
de relaciones socioeconómicas históricamente construidas que es preciso conocer y analizar
en toda su concreticidad.
En consecuencia, si el dominio-subordinación cultural de las poblaciones originarias andino-
amazónica tiene su sustento en el domino-subordinación económico y, consiguientemente,
político, la superación de este dominio en el marco de una interculturalidad normativa (de
proyecto, de propuesta y de utopía) como todos quisiéramos, implica obligadamente un
proceso de superación de las desigualdades e inequidades en el espacio duro de la economía
y la política.. Considerar que la superación de esta desigualdad sólo podría ser fruto de un
manejo adecuado de lo cultural, además de ser una posición equivocadamente culturalista,
es una posición inefectiva en la práctica política.
En un proceso de lucha por una interculturalidad normativa, por el contrario, clases
dominantes y el Estado elitario se ven impelidas al reconocimiento y respeto discursivo y
práctico de la diversidad y la convivencia con ella; al intercambio de subjetividades; y a la
elaboración de conclusiones que no siempre pueden ser las mismas.Luis F. Vilcatoma Salas
es docente Universitario en pre y postgrado de la Maestría y Doctorado de la Universidad
Nacional del Altiplano (UNA) en Puno. Investigador social y analista en temas de cultura,
educación y política, especializado en Planificación Educativa, Currículo, Ética y Política.
Escribe para diferentes revistas y periódicos en calidad de colaborador, y es comentarista
permanente en medios radiales y televisivos de la Región de Puno.

FUNCIONES DE INTERCULTURALIDAD: MINISTERIO DE LA CULTURA


-Promover y garantizar el sentido de la igualdad social y el respeto a los derechos de los
pueblos del país, en conformidad con el Convenio 169 de la Organización Internacional
del Trabajo (OIT) y la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos
Indígenas.

- Formular políticas de inclusión de las diversas expresiones culturales de nuestros pueblos


y generar mecanismos para difundir una práctica intercultural integrando a la sociedad
peruana y sustentada en una cultura de paz y solidaridad.

-Proponer mecanismos para evitar cualquier tipo de exclusión o discriminación de los


diferentes pueblos del país, asegurando la construcción y el fortalecimiento de una
identidad nacional.

-Coordinar, orientar y supervisar las actividades que cumplen los órganos del Ministerio
de Cultura, los organismos públicos y demás entidades correspondientes al sector, para
promover la construcción de políticas que permitan conocernos mejor y que
reconozcamos las diversas culturas que existen en nuestro país y que su respeto y
valoración permitan construir una ciudadanía intercultural.

- Formular, ejecutar y supervisar políticas y normas que promuevan prácticas vigilantes


para evitar expresiones de discriminación contra los ciudadanos y pueblos del país.

Además son de su competencia las funciones asignadas por la Ley N° 29785, Ley del Derecho
a la Consulta Previa a los Pueblos Indígenas u Originarios, reconocido en el Convenio 169 de
la Organización Internacional de Trabajo (OIT).

2. ¿Explica las experiencias de interculturalidad en diferentes


contextos?
I. Interculturalidad funcional vs. La Interculturalidad crítica:
Pretende ser una propuesta ética y política con el objetivo de construir
sociedades democráticas que articulan la igualdad y el reconocimiento
de las diferentes culturas, también de promover alternativas al carácter
Mono cultural.
II. Interculturalidad para algunos vs. Interculturalidad para todos:
Las causas originales de dificultada para todos y todas son
principalmente: la existencia de un fuerte racismo en la sociedad,
muchas veces el mestizaje es el grupo relativamente discriminado por
la sociedad.
A partir de la década de los 90 se ha venido trabajando para que el
principio de interculturalidad sea equitativo y democrático en la
sociedad, como un proceso de igualdad ente todos los ciudadanos para
que exista una sociedad democrática y responsable que promueva
valores y concientice la identidad peruana.
III. La interculturalidad vs. Interculturalidad como proyecto
político:
Esta idea unánime nace en América Latina, para el contexto educativo,
concretamente en el ámbito de la educación escolar indígena.
Esta visión pretende reducir las contribuciones que la interculturalidad
puede ofrecer al campo educativo. Se trata de una cuestión
exclusivamente educativa y restricta para algunos grupos sociales.

La interculturalidad crítica pretende construir sociedades democráticas


que articulen la igualdad y el reconocimiento de las diferentes culturas,
y de promover alternativas al carácter Mono cultural occidentalizaste.

IV. La interculturalidad vs. Intraculturalidad:


La fusión de ambas consiste en procesos imbricados y entrelazados. Es
importante un dialogo con bases igualitarias.
La interculturalidad: Promueve a la toma de conciencia de la identidad
cultural, encargándose que exista dinamismo entre los individuos de un
determinado contexto.
La intraculturalidad: Es el fortalecimiento de la identidad propia de
cada grupo, siendo necesaria para el desarrollo de los procesos
interculturales.
3. FUNDAMENTA LOS RIESGO DE LA EDUCACION DIFERENCIADA

La enseñanza diferenciada es una opción pedagógica que busca atender más específicamente a la
diversidad entre el hombre y la mujer. El hombre y la mujer tienen la misma dignidad y los mismos
derechos, pero presentan diferencias que afectan a toda su persona, y el modelo educativo de la
enseñanza diferenciada apuesta por una atención especializada en esas características propias de
cada sexo.
Chicos y chicas presentan diferencias en su ritmo de desarrollo, en su forma de aprender, en el
procesamiento de la emociones y en sus motivaciones e intereses. La educación diferenciada facilita
que se tengan en cuenta estas diferencias a la hora de definir y concretar las estrategias de
enseñanza y aprendizaje más idóneas para alumnas y alumnos. En este sentido, puede decirse que,
cuando la enseñanza se adapta a la forma peculiar de aprender de cada sexo, la igualdad de
oportunidades se convierte en una posibilidad más real. La clave del éxito de la educación
diferenciada radica precisamente en el equilibrio entre el reconocimiento de la diferencia entre
hombres y mujeres y la garantía de la igualdad entre ambos. Se trata de una apuesta pedagógica
que en las últimas décadas han asumido con éxito instituciones educativas muy diversas en todo el
mundo, con excelentes resultados académicos y de socialización, y que contribuye a una mayor
diversidad de oferta que enriquece el panorama educativo. Las chicas maduran biológica y
psíquicamente antes que los varones, suelen ser más tranquilas, más disciplinadas y más ordenadas,
mientras que a los chicos les supone un mayor esfuerzo adaptarse a los moldes tradicionales
establecidos en las aulas. Esto hace que, en determinadas edades, los chicos disminuyan su
rendimiento porque la comparación constante con las chicas les provoca un comportamiento
inhibitorio. Esa es una de las razones por las que los adolescentes varones son un colectivo
especialmente vulnerable en nuestros días, como muestran las altas cifras de fracaso escolar,
habitualmente muy superiores a los de las chicas de su mismo entorno. Parece claro que un sistema
educativo donde coexistan la educación mixta y la diferenciada será más plural y atenderá mejor la
demanda de cada familia, que es quien, al fin y al cabo, tiene la principal responsabilidad en la
educación de sus hijos.

4. ¿Existe interculturalidad en la ciudad de Trujillo?


A mi entender interculturalidad es la convivencia armónica entre culturas, producto del respeto
mutuo. Entonces lo narrado anteriormente me demuestra que en la ciudad de Trujillo pese a ser
considerada la cuidad más culta del Perú no existe interculturalidad y por ende no existe inclusión
social.
Según Schmelkes, educadora mexicana, la interculturalidad es una relación entre grupos humanos
con culturas distintas en condiciones de igualdad. Valora la diversidad como una gran potencialidad
que reconoce al otro como diferente, busca comprenderlo y lo respeta.

Cañulef explicita que se debe entender como interculturalidad al respeto y reconocimiento mutuo
de las diferencias, a la aceptación del otro como legítimo otro en la convivencia, al diálogo
respetuoso y permanente, la comunicación y la negociación para la búsqueda del bien común.

La Ley General de Educación del Perú asume la interculturalidad y reconoce la diversidad cultural
del país como una riqueza que se sustenta en el mutuo conocimiento, así como en el reconocimiento
y respeto a las diferencias para una convivencia democrática.

El Proyecto Educativo Nacional plantea un marco curricular nacional, intercultural, inclusivo e


integrador, que permita tener currículos regionales, cuyos ejes principales sean la interculturalidad
y la formación ciudadana. En la misma dirección, el Plan Nacional de Educación para Todos señala
la necesidad de ampliar las oportunidades educativas de calidad para la población rural.

Lo anteriormente planteado tanto por la Ley general de Educación del Perú, así como por otros
educadores me llevan a afirmar que no existe interculturalidad en el Perú, menos en la ciudad de
Trujillo.

En el Perú existe el racismo, si bien es cierto no aceptado pero lamentablemente en nuestras


relaciones sociales existe, por ejemplo la raza blanca sigue siendo considerada superior a las otras
razas, el poblador costeño se cree superior al de la sierra y selva, e inclusive dentro del ámbito de
los profesionales particularmente con los maestros y para el colmo entre los propios maestros.

“La mayoría de las veces esta marginación es inconsciente, nace de un yo recóndito y ciego a la
razón, se mama con la leche materna y empieza a formalizarse desde los primeros vagidos y
balbuceos del peruano”. Mario Vargas Losa.

“El racismo es uno de esos asuntos que nos resistimos a abordar porque nos duele y avergüenza ya
sea en carne propia o cuando se lo hacemos padecer a los demás. Los científicos sociales lo han
analizado en las esferas sociales y culturales pero no en nuestros vínculos interpersonales ni con
nosotros mismos. Es como una herida infectada desde hace siglos que nos decidimos a enfrentar y
cicatrizar en el ámbito de la intimidad, este es desafío que le corresponde aceptar al
psicoanálisis”. Jorge Bruce.

La cultura y el lenguaje articulado son propios de los humanos; es lo que diferencia específicamente
a nuestra especie de todas las demás. Los humanos tenemos la capacidad de ir amoldando y
transformando no sólo la naturaleza, sino nuestras propias relaciones con el mundo y nuestra propia
forma de vivir. A través de nuestra historia, hemos ido creando y modificando nuestra relación con
el mundo en un proceso acumulativo y evolutivo hecho posible porque lo que creamos y
aprendemos lo transmitimos también a nuestra descendencia sin necesidad de modificación
genética.

La diversidad cultural se presenta en espacios definidos donde coexisten grupos humanos con
tradiciones culturales diferentes.
Es lamentable que pese a ser la interculturalidad, un objetivo transversal en el quehacer educativo
peruano, los profesores no hayamos podido hasta la fecha lograr crear una cultura intercultural
porque este concepto es relativamente nuevo en el Perú y no se ha internalizado mucho sobre su
importancia y modo de vida. Consecuentemente se hace necesario que el docente este convencido
de la riqueza de la diversidad cultural, del valor de la interculturalidad como base del desarrollo
integral de la sociedad peruana.

La interculturalidad debe ser un hábito porque debe llevarse a cabo todos los días de manera natural
y voluntaria.

Eduquemos para una verdadera inclusión social a partir de la diversidad cultural peruana.”

4. Analizar el reconocimiento de la diversidad cultural

En nuestro país pluriculturalidad, gracias a la tecnología de la información


está llevando a tomar conciencia al mundo diverso en que vivimos, pero
existe aún intolerancia agresiones, la diversidad cultural en vez de ser
considerada como patrimonio cultural común de la humanidad y
oportunidad de crecimiento, se convierte en amenaza y es utilizada como
una excusa para la intolerancia a la discriminación por lo tanto la
diversidad cultural puede darse la aceptación y respeto.

6. INVESTIGA SOBRE LAS POLITICAS ACTUALES DE LA DIVERSIDAD CULTURAL

 la política de diversidad cultural y los pueblos indígenas


 protección de la integridad cultural de pueblos en riesgo o desplazados
fomento de las
 lenguas indígenas
 la política pública de diversidad cultural y los pueblos y comunidades afro
descendientes
 integración regional y afianzamiento de las relaciones de amistad y
cooperación con los países de áfrica
7. POLÍTICAS PÚBLICAS EN LA DIVERSIDAD CULTURAL

Políticas públicas en la Diversidad Cultural Políticas públicas como políticas de identidad:


redistribución y reconocimiento. – Hoy en día, para definir las políticas públicas, tanto los criterios
de redistribución como los criterios de reconocimiento deben vincularse. La mayoria de los nuevos
conflictos que deben ser objeto de politicas públicas se sitúan entres dos extremos: situaciones
puras de desigualdad socioeconomica y situaciones puras de desventajas por razones de identidad
cultural. La separacion entres politicas sociales y politicas de identidad es una falsa premisa. La
innovacion administrativa y politica tiene hoy un claro vinculo con las nuevas dinamicas de
diversidad existentes. Hacer política social hoy requiere que los que toman las decisiones políticas
y profesionales estén formados en la diversidad cultural y tengan una "mente multicultural". De la
homogeneidad a la diversidad - Las politicas publicas deben, entonces, pasar de la homogeneidad
a la diversidad. Esta homogeneidad es similar al argumento de la unidimensionalidad de H.
Marcuse, donde la persona pierde toda capacidad critica y queda absorbida por los marcos de
referencia de la sociedad de la qur vice. Desde este punto de vista estamos pasando de una
sociedad donde la diversidad forma parte de la sociedad y se convierte en una cultura. Este
proceso de inversion que haga que la diversidad sea vista como positiva es fundamental y es lo
que debemos hacer.

8. ENFOQUES EN LA DIVERSIDAD CULTURAL, APLICANDO EN LAS CONDUCTAS

EL ASIMILIACION:
- Implica un proceso de pérdida de su propia cultura para grupos minutarios. Hasta los años
sesenta que comienza a lanzarse teoría y prácticas que valoran positivamente la
diversidad la diversidad cultural y la necesidad de una educación intercultural, todos los
países del entorno occidental son abiertamente asimilionistas.

EL SEGREGACIONISMO:
- Proceso de un desarrollo parelelo en el que cada étnico-cultural posee sus propias
instituciones laborales, sanitarias, culturales, educativas, pero, en el que el contacto con
otros grupos dominante con el apharthei.

EL INTEGRACIONISMO:
- Se prentende un desarrollo doferenciado de los diversos grupos culturales que comparten
territorio, pero, con una permanente relación comunicativa