Está en la página 1de 5

“AÑO DEL DIALOGO Y LA RECONCILIACIÓN NACIONAL”

FACULTAD DE DERECHO Y CIENCIA POLITICA

TEMA:
LA ARGUMENTACION GENERAL Y JURIDICA

LOGICA JURIDICA

DOCENTE : MG. EUDOSIO PAUCAR ROJAS

NOMBRE : LIDER MARIA FACUNDO CHASQUERO

CICLO : III – D

PUCALLPA- PERÚ

2018
LA ARGUMENTACION GENERAL Y JURIDICA

Hemos de entender por argumentación jurídica al conjunto de razonamientos de índole

jurídico que sirven para demostrar, justificar, persuadir o refutar alguna proposición que

va encaminada a la obtención de un resultado favorable a favor del litigante y su cliente

o para la resolución de un caso controvertido por parte del juzgador o tribunal de

determinada causa.

De manera fundamental, la práctica del Derecho consiste, en argumentar, y todos

convenimos en que la cualidad, que mejor define al buen jurista es la capacidad de

argumentar y manejar argumentos con habilidad. Los campos en que en que se efectúan

argumentaciones son tres:

- La producción de normas jurídicas: En la producción legislativa se distinguen dos

fases: La prelegislativa y la fase propiamente legislativa. La primera está dada por las

discusiones que se realizan cuando se presenta un problema que requiere ser regulado por

la ley y la segunda, cuando el asunto ha llegado al Congreso y se discute respecto al

contenido de la prescripción jurídica, de la norma que ha de aprobarse. La argumentación

de la fase prelegislativa se basa en fundamentos de orden político y moral. La

argumentación legislativa tiene un carácter más técnico y jurídico.

- La aplicación de la norma jurídica a la resolución de casos: Corresponde al Juez y a

los abogados que intervienen en el proceso. Se trata de la argumentación que se realiza

en la resolución de los casos. Así el Juez al dictar sentencia, argumenta. Por su parte el

abogado al exponer el caso ante el Juez, argumenta. Se trata de la argumentación práctica

y más tangible.

- De la dogmática jurídica: Actividad compleja en la que se distinguen tres funciones:


1) Suministrar criterios para la producción del Derecho en las diversas instancias en que

ello tiene lugar,

2) Suministrar criterios para la aplicación del Derecho y

3) ordenar y sistematizar un sector del ordenamiento jurídico.

Existe una similitud entre el segundo campo de la argumentación jurídica y la segunda

función de la dogmática jurídica, pues en ambos aparecen los operadores del derecho,

diferenciándose los primeros (aplicadores del Derecho), de los segundos (dogmáticos del

Derecho), en que aquellos deben resolver casos concretos (ejemplo si procede o no el

otorgamiento de alimentos a los padres indigentes), en tanto los últimos se ocupan de

casos abstractos (por ejemplo, cuál de los derechos debe prevalecer en caso de conflicto:

El derecho de los usuarios de la energía eléctrica, agua o atención médica y los intereses

y derechos de los trabajadores a percibir un incremento de remuneraciones, por el cual

han iniciado una huelga general indefinida).

Tipos de argumentación Jurídica

Habrá que distinguir primeramente entre la argumentación que llevan a cabo los jueces y

aquella que es propia de los abogados litigantes, así tenemos:

 Argumentación por parte del Juzgador:

Esta argumentación es llevada a cabo por el juez o tribunal (según sea el caso y la

instancia) que conoce de la causa en determinada materia, su trascendencia se traduce en

la resolución que tome dicho tribunal o juez.


 Argumentación por parte de abogado litigante:

Este tipo de argumentación es aquella que desarrollara el abogado de la causa ante juez

o tribunal que este conociendo de la misma, para esto el abogado habrá de valerse de

sus habilidades como buen orador, así como de sus herramientas de tipo

lingüístico para poder obtener una resolución o sentencia favorable.

Importancia y utilidad de la argumentación Jurídica dentro de la práctica forense

jurídica

La argumentación jurídica, es uno de los pilares más importantes dentro de la práctica

forense jurídica debido a que sin ella no sería lógico y mucho menos posible llevar a cabo

una defensa adecuada por parte de los juristas y emitir una adecuada sentencia por parte

de los juzgadores.

Es sin duda fundamental que tanto el estudio como la aplicación de la argumentación

dentro de la práctica jurídica este encaminada a una constante mejora por parte de todos

aquellos que estamos inmersos en el ámbito jurídico como operadores del derecho y que

además se encuentre siempre basada tanto en la lógica, como en una buena retorica que

ya habrán de demostrar y definir quién es quién en la contienda judicial.

CORRECCIÓN FORMAL Y CORRECCIÓN MATERIAL DE LOS

ARGUMENTOS.

La caracterización de un argumento deductivo presenta, diversos motivos de

insatisfacción cuando se traslada al campo de los argumentos que se realizan

normalmente en el campo del Derecho o en el de la vida diaria. Uno de estos motivos

deriva de que la lógica deductiva sólo suministra criterios de corrección formales,


desatendiéndose de las cuestiones materiales o de contenido, relevantes cuando se

argumenta en contextos que no sean los de las ciencias formales (lógica y matemática).

ARGUMENTACIÓN DEDUCTIVA Y NO DEDUCTIVA.

Conforme se ha dicho que uno de los límites de la lógica deriva de su carácter formal. Sin

embargo existe otro límite vinculado a su carácter deductivo, esto es, al carácter de

necesariedad que, de acuerdo con la definición, tiene el paso de las premisas a la

conclusión.

ASPECTOS NORMATIVOS Y FÁCTICOS DE LA ARGUMENTACIÓN

JURÍDICA.

El establecimiento de la premisa menor del silogismo judicial, premisa fáctica, puede ser

el resultado de un razonamiento de tipo no deductivo. Lo mismo puede ocurrir en relación

al establecimiento de la premisa mayor, de la premisa normativa. Un ejemplo de ello es

la utilización del razonamiento por analogía que, para muchos autores, viene a ser

prototipo de argumento jurídico.

LÓGICA JURÍDICA Y ARGUMENTACIÓN JURÍDICA.

La relación que existe entre la lógica jurídica y la argumentación jurídica es que la primera

va más allá de la segunda, en el sentido de que tiene un objeto de estudio más amplio y

esta va más allá de la lógica jurídica, porque los argumentos jurídicos se pueden estudiar

también desde una perspectiva psicológica o sociológica, o bien desde una perspectiva no

formal, que a veces se denomina lógica informal y otras veces tópica, retórica, dialéctica,

etcétera.