Está en la página 1de 7

ANTIFONA DE ENTRADA Sal 27(26), 8

Oigo en mi corazón:
« Buscad mi rostro». Tu rostro buscare', Señor.

ORACION COLECTA

Padre de inmensa ternura, que en la adolescente Laura


Vicufia uniste de modo admirable la fortaleza de espíritu y el
candor de la inocencia; concédenos, por su intercesión,
valentía para superar las dificultades de la vida y dar
testimonio ante el mundo de la bienaventuranza de los limpios
de corazón. Por nuestro Señor Jesucristo...

Las lecturas se toman del Leccionario ferias.


Si pastoralmente p&ece oportuno, pueden ele~e de entre las siguientes.

PRIMERA LECTURA

Él dio su vidci por nosotros.


Lafi'erzay la alegria para amar hasta la donación total de sí
mismo1 como Jesucristo, la encuentra el discipulo en el po~~r
~l Espíritu Santo.

Lectura de la primera carta del apóstol san Juan 3, 13-16

No les sorprenda, hermanos, que el mundo les odie: nosotros hemos


pasado de la muerte a la Vida. Lo sabemos porque amamos a los
hermanos. El que no ama permanece en la muerte. El que odia a su
hermano es un homicida. Y saben que ningún homicida lleva en sí vida
eterna.

En esto hemos conocido el amor: en que él dio su vida por nosotros.


También nosotros debemos dar nuestras vidas por los hermanos.

Palabra de Dios.
SALMO RESPONSORIAL del Salmo 34(33)
R. Bendito sea el Señor, alegría de sus santos.

O bien:
R. Tú, eres, Señor, la fuerza de los débiles.

Bendigo al Señor en todo momento, su alabanza está siempre en mi boca;


mi alma se gloria en el Señor:
que los humildes lo escuchen y se alegren. R.

Proclamad corunigo la grandeza del Señor, ensalcemos juntos su nombre.


Yo consulté al Señor y'me respondió, me libró de todas mis ansias. R,.

Contempladlo y quedaréis radiantes, vuestro rostro no se avergonzara. Si


el afligido invoca al Señor, él lo escucha ylo salva de sus angustias. R.

El ángel del Señor acampa en tomo a sus fieles y los protege. Gustad y ved
qué bueno es el Señor, dichoso el que se acoge a él. R.

ALELUYA Y VERSÍCULO ANTES DEL EVANGELIO

R. Aleluya, aleluya.

A ustedes se les ha concedido la gracia de estar del lado de Cristo, no sólo


creyendo en él, sino sufriendo por él. Flp 1, 29

R. Aleluya
EVANGELIO
Nadie tiene amor más grande que el que ~ la vida por sus amigos,

Lafuerza del amor no conoce obstáculos e impulsa hasta la


donación de uno mismo a los hermanos. Así nos amó Cristo,
así aman sus díscip'ulos

Lectura del santo Evangelio según son Juan 15, 9~17 En

aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:


Como el Padre me ha amado, así les he amado yo;
permanezcan en mi amor. Si guardan mis mandamientos,
permanecerán en mi amor; lo mismo que yo he guardado los
mandamientos de mi Padre y permanezco en su amorQ íes he
hablado de esto para que mi alegría esté en ustedes, y esa
alegría llegue a plenitud.
Éste es mi mandamiento: que se amen unos a otros como yo
les he amado. Nadie tiene amor más grande que el que da
la~vida por sus amigos. Ustedes son mis amigos, si hacen lo
que yo les mando.
Ya no les llamo siervos, porque el siervo no sabe lo que hace
su se~or: a ustedes les llamo amigos, porque todo lo que he
oído a mi Padre les he dado a conocer.
No son ustedes los que me han elegido, soy yo quien les he
elegido; y les he destinado para que vayan y den fruto, y ese
fruto dure. De modo que lo que pidan al Padre en mi nombre,
les dará. Esto les mando: que se amen unos a otros.
EVANGELIO
No tengáis miedo.
Quien se acoge al Se~ory vive de él, no teme
ningún malypervvianece firme en la prueba

~Lectura del santo Evangelio según san Mateo IO,28~33 En

aquel tiempo dijo Jesús a sus apóstoles:

- No tengan miedo a los que matan el cuerpo, pero no pueden


matar el alma. No, teman al que puede destruir con el fuego
alma y cuerpo.
¿No se venden un par de gorriones por unos cuartos? Y, sin
embargo ni uno solo cae al suelo sin que lo disponga su
Padre.' Pue~ ustedes hasta los cabellos de la cabeza tienen
contád os. Por eso, no tengan miedo: no hay comparación
entre usted~s y los gorriones..
Si uno se pone de mi parte ante los hombres, yo también me
pondré de su parte ante mi Padre' del cielo. Y si uno me
niega ante los hombres, yo también lo negaré ante mi Padre
del cielo.

Palabra del Señor.

(Otro Evangelio opcional)

R.Aleluya, aleluya.
Les doy un mandamiento nuevo -dice el Señor-:
Que se amen unos a otros, como yo les he amado.
R. Aleluya
ORACION DE LOS FIELES

Oremos a E)ios, origen y filente de todo don perfecto, para que


resuene en el mundo entero la voz del Evangelio.

R. Salva a tu pueblo, Sen~or.

1.Por la Iglesia, extendida por toda la tierra: para que el


anuncio de salvación sea acogida con generosidad y
libertad de espíritu mediante una integi~~ción armónica
entre cultura y vida cristiana, roguemos al Señor.

2. Por el instituto de Hijas de Maria Auxiliadora y por la


familia salesiana: para que, fieles a su carisma, sepan suscitar
en la Iglesia nuevos modelos de santidad, por el ejemplo e
intercesión de santo Domingo Savio y de la beata Laura
Vicuña, roguemos al Señor.

3. Por los jóvenes: para que, fortalecidos por la palabra de


Dios y alentados por la presencia viva de Cristo el Señor, sepan
realizar sus aspiraciones de libertad y justicia en un
compromiso por una sociedad más verdadera y fraterna, donde
reine la paz, roguemos al Señor.

4. Por esta asamblea litúrgico: para que la participación en la


eucaristía robustezca nuestra docilidad a la voluntad del Padre,
que nosI~arna a ser santos como él es santo y a una fecunda y
generosa vida de apostolado, roguemos al Señor

5.Otras intenciones.

Dios de misericordia, que has suscitado en la Iglesia familias


religiosas para difundir el Evangelio de jesucristo, tu Rijo
único, derrama el don de tu Espíritu sobre tus fieles, para que
sepan realizar en su propia vida tu proyecto de amor. Por
Jesucristo, nuestro Sefior.

O bien:

Elevemos, hermanos, nuestra oración al Padre, que por medio de Cristo en


el Espí4tu sigue realizando cosas grandes en los peque~os y humildes.

V~ Padre, escúchanos.

[, Por la Iglesia: para que cual madre solicita siga proponiendo a sus hijos
caminos de santidad como el de Laura Vicuña, roguemos al Señor.

2. Por los hombres de nuestro tiempo: para que sepan afrontar las
dificultades de una vida auténticamente cristiana con la firmeza y
generosidad que demostró la joven Laura, roguemos al Señor.

3. Por las familias donde falta el amor: para que se abran a la


aceptación mutua y al don reciproco en una entrega más consciente a la
educación de los hijos, fundamento de una humanidad nueva, roguemos al
Señor.

4. Por los jóvenes llamados, como Laura, a grandes ideales: para que
no se encierren en una vida sin sentido, sino que tengan el valor de
afrontar sus propias responsabilidades en la construcción de la comunidad
humana en la justicia y en la paz, roguemos al Señor.
5. Por quienes participamos en esta liturgia: para que, animados por la
caridad que impulsó a Laura a dar la vida por sus seres más queridos,
sepamos poner a diario nuestra existencia al servicio de Dios y del
prójimo, roguemos al Señor.

6 Otras intenciones.

-Padre, que manifiestas en los pequefios y humildes la grandeza de tu amor,


derrama sobre nosotros los dones de tu Espíritu, para que sepamos dar
testimonio de tu palabra, que ilumina y da vida. Por Jesucristo, nuestro
Sefior.
tesdm~onio de tu palabra, que ilumina y da vida. Por Jesucristo, nuestro
Sefior.

ORACION SOBRE LAS OFRENDAS

Recibe, Padre, la ofrenda de nuestra alabanza como acogiste el don que de


su joven vida te hizo Laura Vicuña; por la participación en este sacrificio
da fuerza a nuestro propósito de servirte con alegría y generosidad.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

PREFACIO

Eficacia de la acción de los santos

V. El Señor esté con vosotros. R. y con tu espíritu.

V. LevantemQs el corazón.
R. .Lo tenemos levantado hacia el Señor.

v. Demos gracias a' Señor, nuestro Dios.


R. Es justo y necesario.

En verdad es justo y necesano, es nuestro deber y salvación darte gracias


~ieinpre y en todo lugar, Señor, Padre santo, Dios todopoderoso y eterno,
Por Cristo, Señor nuestro.
Porque mediante el testimonio admirable de tus santos fecundas sin cesar a
tu Iglesia con vitalidad siempre nueva, dándonos así pruebas evidentes de
tu ai~~or. Ellos nos estimulan con su ejemplo en el camino de la vida

Y nos ayudan con su intercesión. Por eso,ahora nosotros, llenos


de alegría,

te ~clamamos con los ángeles y los santos; santo, santo, santo...

ANTIFONA DE COMUNIÓN

cf jn 14,2 lb. 23b

Al que me ama, mi Padre lo amará dice el Señor ~,


y vendremos a ély haremos morada en él.

O bien:

Como el Padre me ha amado, así os he amado yQ:


permaneced en mi amor.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUMÓN


El pan de vida, Padre, que aumentó y sostuvo a la adolescente Laura en
su crecimiento espiritual, nos
de' también a nosotros nuevas energías para vivir cotidianamente la
caridad evange'lica. Por jesucristo, nuestro Señor