Está en la página 1de 11

LITERATURA VENEZOLANA – EXAMEN FINAL

1. RÓMULO GALLEGOS (1884 – 1969) – CANAIMA (1935).


Gallegos desarrolla la línea del superregionalismo, y la naturaleza representa el viaje
mítico. Realismo mágico como el sistema teórico que sostiene la trama.
Esta novela, además de mostrar una relación hombre-tierra (como bien lo hace el
regionalismo), va más allá: pareciera que la naturaleza, la tierra, se posiciona a la par del
hombre, está personificada y tiene vida propia. Su búsqueda, entonces, va a ahondar en el
regionalismo; se trata del punto más alto en el agotamiento del criollismo.
Se habla del fracaso del héroe y esto porque el personaje, al estar en contacto con el
medio (la selva) se va a transformar. Lo que se sigue no es el proceso de aprendizaje (como
quizás ocurría en Doña Bárbara), sino lo que importa es la transformación del personaje.
Al ser el medio un elemento tan crucial y transformador de los personajes, es importante
que se insista en las descripciones. En el Romanticismo, por ejemplo, la naturaleza se ponía
al servicio del hombre, y en esta novela también, pero se hace de una manera que resulta
distinta. Los personajes se diluyen en la inmensidad del espacio, y esto se muestra según
los intereses del narrador.
Región de la aventura → Imperan tiempos de violencia y de aventuras localizadas hacia
bienes materiales muy concretos. Parte de la transformación responde a las desigualdades
sociales.
“Mal de selva” donde los personajes comienzan a transformarse y hablar con la
naturaleza. Marcos Vargas va cayendo en él, de modo que se humaniza (la selva) por medio
de los mismos personajes. La naturaleza adquiere otro carácter, y en esa medida, se devora
a este personaje, lo que hace que termine siendo parte de Canaima; entonces, Canaima
representaría la muerte.
La selva es muy importante en la medida que se nota la forma en que devora la figura, y
va tomando tanto terreno, que parece un personaje más (superregionalismo).
Representaciones de la selva:
- Lo que buscan los racionales (civilizadores) por el oro. Percibida como una cantera de
posibilidades materiales para lograr el desarrollo humano.
- Las fuerzas del bien y del mal están en permanente batalla, y esto se representa desde el
punto de vista indígena. El héroe deja de ser un transformador, y desaparece la idea de
civilización vs. Barbarie.
Novela de naturaleza = Años 20 y 30. Tiene en la naturaleza, así como en la tierra, su
centro de exploración estética, que se armoniza con el sistema cultural.
2. RELACIÓN ENTRE EL SUPERREALISMO, EL REALISMO MÁGICO Y LO
REAL MARAVILLOSO.
El Superrealismo es un nuevo modo de ver la realidad, y esto porque consigue nuevos
modos de experiencia e interpretación, y “no tiene un carácter sistemático y causal que
tiene el orden natural en la representación realista, ni se extiende al conocimiento del
mundo en sus manifestaciones externas y eminentemente sociales”.
La realidad se percibe, entonces, como una exteriorización de lo que piensa el hombre,
una proyección; por esta razón, es imposible que existe una sola realidad.
En el Realismo Mágico, se muestra la realidad, pero se hace con elementos fantásticos.
El escritor busca sugerir un clima sobrenatural sin apartarse de la naturaleza, y busca
hacerlo deformando la realidad. “Los personajes, las situaciones, los acontecimientos y
escenarios son reconocibles y razonables, pero el narrador juega con ellos, ya que se
propone provocar sentimientos de extrañeza”.
Se busca presentar la realidad como algo mágico, se consigue en lo natural “lo
extraordinario deja de ser lo desconocido para incorporarse a lo real, la maravilla es la
realidad”. Lo característico acá es que se plasma en un mundo que es real, pero de repente
sucede algo fantástico.
Por otro lado, lo Real Maravilloso, será un movimiento que se relaciona más con la
cultura, las creencias, pero lo hace con elementos fantásticos, “es la narración de aquellos
hechos que se escapan de lo estrictamente racional y se instalan en nuestro quehacer
cotidiano, haciendo natural lo que para otras culturas sería mágico, sobrenatural,
inverosímil”.
La prosa de este movimiento se caracteriza porque está cargada de barroquismo, así como
de adornos.
Alexia Márquez Rodríguez señala, en 1974, que del Realismo Mágico, la magia está en
el artistca; es decir, que lo mágico no se alberga en nada más. Luego, en 1984, menciona
que lo Real Maravilloso reside en la capacidad del artista de transformar lo real en fabuloso,
pero conservando el trasfondo de lo real; se trataría, entonces, de una operación estética en
la que el artista agrega a la realidad un elemento fantástico.
Lo real maravilloso se define como una manera de ser la realidad, y que un objeto sea tal,
no depende del artista, sino es su propia esencia lo que lo vuelve maravilloso o no.
3. GRUPO VIERNES (1936 – 1941).
Fue un proyecto cultural articulado, y cuyos elementos predominantes estaban
relacionados con la tierra. Y más adelante, la abundancia de estos elementos naturales
pasarán a la ciudad, a lo urbano.
Luego de que muriera Gómez, distintos poetas, y como resultado de la búsqueda por el
surgimiento del país, comenzaron a reunirse. Se trataba de figuras que pertenecían a
distintas corrientes, de modo que podría decirse que era una especie de mosaico de
representantes. Había integrantes de la generación del 18, del 28 así como otros más
jóvenes.
A palabras del propio Vicente Gerbasi, uno de los miembros más importantes del grupo,
“(…) pensamos que, como en todos los órdenes, debía aparecer en nuestro país una
poesía nueva (…) nosotros nos acercamos a ese movimiento (surrealismo), haciéndole
frente al melancólico provincianismo en que había caído la poesía venezolana”.
“El grupo Viernes no fue cerrado, ni sectario, ni tampoco tuvimos problemas
generacionales con aquellos poetas que se habían destacado por un talento creador, pero
sí nos mantuvimos firmes en nuestra idea de formular un nuevo mensaje poético (…) en
Venezuela no se escribe igual antes y después de Viernes”.
Integrantes que pertenecieron al canon → Vicente Gerbasi (1913 – 1992), Luis
Fernando Álvarez (1902 – 1952), José Rafael Heredia (S.F).
En los años 80 se retoma mucho el tema de lo urbano (proceso de urbanización). Se
trata de una época importante por los contrastes entre lo natural y lo que no lo es. “El
poema gana si adivinamos que es la manifestación de un anhelo”.
Puntos básicos del grupo Viernes:
- Aligeramiento de la imagen actual.
- Metáfora alígena (limpia).
- Posibilidad de imaginar dentro de la “cooperación de los sentidos”.
- Simbología (centro en el símbolo).
- Síntesis y abolición de lo anecdótico e inteligible.
- Matices surrealistas.
- Rescate o vuelta a la subjetividad.
- Actitud filosófica, preocupación por el ser.
4. VICENTE GERBASI (1913 – 1992) – MI PADRE EL INMIGRANTE (1945).
(Viajero entre dos noches - Arturo Gutiérrez Plaza).
Vicente Gerbasi es uno de los principales fundadores y promotores del grupo Viernes;
y en sus primeros libros de poesía, “Vigilia del náufrago” (1937) y “Bosque doliente”
(1940), se nota la influencia de Viernes.
En “Mi padre el inmigrante” también se nota la influencia del grupo Viernes; aun así,
también se notan elementos más personales, “aquellos que procuran un lenguaje capaz
de expresar el asombro ante el misterio de la existencia como experiencia afín al de la
exploración del mundo natural más propio y cercano”.
Gerbasi se vale de un lenguaje introspectivo, imaginativo, exuberante y sensorial; y de
algún modo, se le relaciona con Silva a la agricultura de Andrés Bello y Silva criolla de
Lazó Martí.
Juan Liscano categoriza esta obra “como aquella que ha alcanzado el mayor grado de
apropiación y subjetivación de la naturaleza venezolana, en tanto espacio de lo mágico,
misterioso y telúrico que da consistencia y entidad al ser que habita en ella”.
“El grado de idealización del entorno natural es tal, que el mundo subjetivo del poeta,
con toda la carga afectiva asociada al padre, pasa a ser expresado por la misma
naturaleza. Ella se convierte en el elemento protagónico del discurso”. Esto se acompaña,
además, con símbolos de la noche, muerte, padre, hijo, viajero, aldea (importancia del
elemento simbólico).
Leit motive → Uno de orden general (“venimos de la noche y hacia la noche vamos”)
y otro particular (núcleo en la idea de “padre-hijo-poesía”). “(…) el poema se construye
cobre una dialéctica entre el afuera y el adentro, lo colectivo y lo propio, lo plural y lo
singular”.
Características del poema (algunas coinciden con el grupo Viernes):
- Invocación a la imagen pura (vale por sí misma).
- Mayor uso del símbolo (noche, muerte, padre).
- Matices surrealistas. Discurso con experiencias místicas que abren un ambiente
mágico. Se trata de propuestas que buscan desconectarse de la razón, y eso hace que se
mezclen elementos en los textos.
- Rescate del mundo onírico (de la mano con lo surrealista).
- Prevalencia de lo subjetivo (nace del Romanticismo).
- Preocupación filosófica y existencial, cuya base de encuentra en el Romanticismo
(noche como ámbito, tiempo, carácter narrador).
- Mayor grado de apropiación y subjetivación de la naturaleza venezolana (espacio de
lo mágico, misterioso y telúrico).
- Sentido rítmico y musicalidad logrados con reiteraciones, enumeraciones y
aliteraciones.
- Discurso del pensamiento mágico en la literatura. Intento de escribir con pensamientos
científicos.

- Relación inédita → Canaima de Gallegos con la de Gerbasi (concepción de la


naturaleza donde también está el mal. Gerbasi va más allá del esquema de lo bello /
complaciente).

5. NUEVA VANGUARDIA (1948 – 1989) – CARACTERÍSTICAS.


- Se toma partido hacia lo político, pero eso va cambiando poco a poco. Compromiso
no solo con la política, sino también con la escritura.
- Nueva visión de la sociedad, cultura, política, economía y literatura. Apertura hacia lo
popular, que se combina con lo literario (se habla de lo popular ligado a lo urbano, no la
visión folklórica que había tenido lugar antes).
- Disolución de los géneros. Propuesta que no termina de cumplirse, sin embargo, de
modo que no se disuelven completamente. Hay, por lo menos, un desapego de la forma,
y al darse, surge la poesía coloquial.
- Incorporación de lo referencial y surgimiento de ciertos realismos. El fuerte no es lo
fantástico. Apego y restauración de los referentes reales, del Realismo.
- Hacedero de jóvenes iracundos. Existencia de una razón mayor.

6. URBANIZACIÓN LITERARIA Y CONTRAPUNTO.


1940 = Proceso del cambio, transformación del lugar, hay un traslado de lo rural a lo
urbano, y ahí surge la urbanización literaria.
En el Grupo Contrapunto se escenifica el inicio de la nueva vanguardia. Lo que se da
en este movimiento es una suerte de mezcla o relación entre lo real maravilloso y la
vanguardia latinoamericana. Aún hay ecos del criollismo; lo criollo, telúrico, todavía
aparece, pero a la distancia, por la actitud complaciente con la realidad. Los nuevos
narradores, poetas, irán apostando al cambio.
Algunos autores que también pertenecieron a Contrapunto: Mariño Palacios (Los
alegres desahuciados). Hace aportes específicos en relación al cambio de lo rural y lo
urbano. Antonio Márquez Salas (El hombre y su verde caballo) y Díaz Solís (Arco
secreto). Nacidos en los años 20. Son reconocidos en el año 1947. Sus textos son
emblemáticos de los años 40, y junto a la obra de Meneses, arman el nuevo relato real,
pero lo hacen con otros elementos.

ANÁLISIS. El hombre y su verde caballo – Antonio Márquez Salas (1947).


• Estructura:
- El Indio Gemano regresa mutilado (origen del mal).
- Llegada a la casa. Historia: el verde caballo.
- Casa, fiebre, delirio.
- Domitila y el futuro.
- Muerte.
Flashbacks con la figura del verde caballo (imaginario) que se utiliza para dar sentido
en medio de la miseria del personaje. Inciso de lo que piensa la mujer, Domitila. La
muerte es la liberación total. Elementos que se desarrollan en un plazo muy breve (24
horas), y esta reducción temporal equivale a su extensión, “un cuento es un problema y
su solución”.
• Personajes: solo hay tres (indio, hijos y esposa). Es un relato bastante sencillo y cuyas
secuencias son lineales.
• Espacio: funciona como un escenario innominado. El elemento de Los Andes orienta
respecto al lugar geográfico. El espacio no se concibe como marco. Se distingue el
tratamiento de lo regional, así como los rasgos criollistas. Referencia complaciente.
IMPORTANTE: la naturaleza es objetiva, a pesar de la miseria reinante.
Algunas características:
- Estas novelas buscan analizar el mundo interior del personaje, y no tanto el exterior.
Presencia del personaje en un medio sumamente difícil, y las descripciones son muy
precisas en ese sentido. Relación con el entorno natural por contraste; en la segunda y
tercera parte, el entorno es objetivo y se mezcla lo interno con lo externo en el personaje.
Aunque el personaje se descompone, el entorno es objetivo. Proceso de personificación
y realidad objetiva del entorno.
- El personaje no habla, sino que es narrado en tercera persona.
- Elementos que señalan una destrucción debido a la terrible situación económica,
producto de la explotación del hacendado (se apuntan algunas razones, pero no se insiste).
- Imágenes específicas que pueden tener una connotación lírica y se relacionan con un
sentido lúdico. Muchas de ellas están en función de la exposición límite del personaje que
ya se sabe muerto.
- Relación de lo subjetivo y objetivo, así como una visión del narrador que describe el
entorno y lo funde con la descripción del personaje. El narrador hace el contacto. Entrada
y salida de la posición del personaje = delirio.
IMPORTANTE: narración de una interioridad, porque lo que precede es una narrativa
muy interna.

7. GUSTAVO DÍAZ SOLÍS (1920 – 2012).


Arco secreto (extractos de Carlos Pacheco). Este cuento “(…) se vuelca, ansioso, sobre
lo nuevo, lo inexplorado, tanto en temas como en los enfoques y los tratamientos
narrativos que se asumen con la más plena libertad. Podría por ello llamarse “moderno”
en varios sentidos”.
¿Por qué se le podría considerar un cuento moderno?
- “Se asoma con gran solvencia y plausibilidad narrativa sobre lo que para su momento
eran las realidades nuevas de la vida en los campos petroleros; porque representa en ellos
(y alude a menudo por sus nombres en inglés) prácticas recién llegadas con los técnicos
norteamericanos”.
- “(…) manera oblicua y apenas sugerida como se acerca a los contrastes y
desencuentros culturales entre las realidades, concepciones y modos de relación
importados – representados principalmente en la atmosfera de la Casa Club – y sus
equivalentes locales”.
- “Técnica narrativa empleada, en la que un contenido narrador en tercera persona
asume la visión enmarcada en el protagonista para contar las ocurrencias y conflictos
bastante radicales que tienen lugar en su agitado mundo interior”.
En este relato, a medida que avanzan los acontecimientos, se da “un ambiente
amenazante de oscuridad (…) esta atmósfera intensifica la crisis y promueve un recuento
del conflicto pasional inmediato que la ha agudizado. El título del cuento termina por
adquirir sentido a lo largo de ese recuento como alusivo a la secreta tormenta interior,
nueva narración de la interioridad, que es el verdadero centro de atención del relato”.

8. GUILLERMO MENESES (1911 – 1978).


En Campeones (1938), se da otro modelo narrativo que va señalando un urbanismo que
aún no tenemos. Elementos urbanos que se aplican en un medio no-urbano.
Desplazamiento a Caracas desde La Guaira, y se presentan elementos que son propios de
su cultura y formas de contribuir económicamente.
El hecho de que se genere alrededor de un puerto, indica procesos de transformación.
Además, no hay presentación de un héroe, pues se trata de gente común y corriente.
DATO → Antes de los años 40 o 50, no hay alguna referencia de estos elementos.
Ramón Camacho = Boxeador. Elemento de poco cultivo. Entra con él el petróleo. El
puerto no es el espacio para el deporte, que después pasa a formar parte de lo que es la
cultura. Ya no se labra la tierra (como tampoco en Canaima), sino que se labra la
urbanización.
Todos se van a la ciudad a mejorar su destino. Las esperanzas y sueños terminan
cambiando, de modo que no se mantienen en línea recta. Por ejemplo, el boxeador termina
siendo delincuente. Estos personajes no están en el centro.
Este es el primer acercamiento a la población de los cerros. Meneses no escribió para
la felicidad, sino por mucha gente de mal vivir. Esta novela sirve para señalar el proceso
de cambio. Antonio Marquesalas dice en 1948 que el cambio ya se ha dado y es evidente.
Discurso más marcado por el centro. Los propios personajes hablan desde ahí.
Comienza a hablarse de abarcamiento (esto no existía). Además, los personajes van
hablando con un personaje que, además, es el autor/narrador, y son cultos, estudiados.
Están marcados, enumeran, proyectan la masificación y se elimina la individualidad.
Cierta configuración romántica → Uno de los personajes se suicida (quizás por la
juventud del autor, aquí ya no hay aventura. La noción de novela de este tipo se detiene).
Se habla más de la condición humana. Referencia a la edificación que señala un posible
cambio de vista, de enunciación, se puede ver la ciudad desde arriba y observar en los
patios la ropa colgada. Reflexión, bajos fondos de lo humano, lo que no se ve. Se ve a las
personas, pero no lo que está en su interior. Cambio en los puntos de enfoque.

La mano junto al muro (1951). Raúl bueno tiene un texto en el que analiza la manera
en que funciona este cuento de Meneses, y de ahí extraigo estas características:
- “Visión del narrador que se caracteriza por “penetrar el narrador en el personaje no
para inteligirlo, sino para seguirlo simplemente en sus contenidos de conciencia, aun en
sus incoherencias psíquicas”.
“(…) al penetrar en la conciencia de la mujer, el narrador entraña su conocimiento
vacilante, confuso e iterativo, y deja que esa conciencia entrañada guíe la constitución del
relato, al menos en su mayor parte”.
- “La agonía, si bien se ve, cubre toda la extensión del relato, porque, salvo las líneas
finales del cuento destinadas a certificar el término de una vida, el cuento es el
desmenuzamiento de una sola función narrativa enmarcada por las mismas acciones del
principio repetidas al final”.
- La narración tiene el propósito de dar “justa cuenta de una realidad ambiente. Dos
funciones nucleares comprenden todo el relato, y ellas se llaman agonía y muerte. Todas
las demás ocurrencias del cuento son (…) acciones o situaciones que le dan consistencia
al acontecer principal”.
- “(…) la insistencia discursiva en la degradación de distintos materiales, orgánicos o
no (una flor, una mariposa, una piedra), le hace marco a la degradación física de la vida
humana que, enfocada en la mano agónica de la mujer, es expresada por el hombre de los
discursos y por el narrador que le hace eco”.

9. VOCES FEMENINAS: ANUNCIOS DE LA LITERATURA DE GÉNERO.


En este momento se redefine lo que es el feminismo.
Antes, la mujer tenía un valor ornamental, pero en los años 50, además es virtuosa.
Después de Teresa de la Parra, la producción literaria femenina mejora, y es que antes,
en el siglo XIX, había pocas representantes de ese género, y las que había, estaban bajo
seudónimos.
La mujer se incorpora en una sociedad patriarcal, y son los hombres quienes definen las
tendencias literarias y el tipo de novelas tanto de aventuras, como de historia. Hay una
empresa vista desde los ojos masculinos. Hasta bien entrado el siglo XIX, el espacio que
predomina en las mujeres es privado o semi privado, de modo que se propone una
narratología feminista (se supone que este tipo de literatura siempre deja marcas
textuales).
En la poesía, una de las marcas es la descontextualización del contexto: no le dan la
importancia que se le da a lo masculino, sino que se traslada a los elementos más
subjetivos (y esta es otra marca de la literatura femenina). Las mujeres todo lo confieren
desde lo privado.
• María Calcaño (1906 – 1956).
Era más libre, pues para lo que dominaba en la época, resultaba diferente. Comparada
con Enriqueta Arvelo, resulta distinta, y hace que la visión sea otra.
Desangre (1934).
- Primer poema donde se menciona un aborto.
- Cuestiona la belleza tradicional.
- Mujer arquetipal, transgresora o ancestral (sigue las normas, aunque a veces se pueden
combinar) = María Calcaño (“poeta erótica”).
• Enriqueta Arvelo (1901 – 1962).
Fue una poeta ancestral. “Asombra en su obra la calidad indeclinable, honda, de su
interioridad, expresada en una construcción comedida, elaborada hasta el detalle entre
clásica y vanguardista. La suya fue una voz verdadera y de verdad”.
Es una autora cuya formación resulta muy clásica. Elementos de un universo femenino.
“Resonancias” plásticas.
Cielo.
- Poema más reflexivo y cercano a lo místico.
Y ahora estoy aquí.
- Situación de la hija, así como ciertos elementos de la voz poética con la figura de la
madre.
Respuesta.
- Comparación de figuras masculinas y femeninas (ella y él). Va más allá del cuerpo,
de lo físico.
• Antonia Palacios (1904 – 2001).
- Ambiente semi-privado cuya narración es sencilla. Se muestran los usos y costumbres
(carnaval, oficios de difuntos, paseo a Los Chorros, diferencia de clases sociales). El
narrador está en tercera persona, y el personaje es una niña. La formación es cercana a la
voz que remite el discurso.
- P. 27 → Figura del padre que es ausente, y eso tiene relación con Ifigenia de Teresa
de la Parra. Siempre se expresa lo femenino en comparación con lo masculino.
- P. 41 y 42 → Tía Clara (como en Ifigenia). Sensualismo (corriente del siglo XIX).
Contexto sostenido por la religión. Medio que es cerrado y conservador. Todos los
elementos reflejan que hay una voz que construye un mundo. Desarrollo de un medio
meramente patriarcal.

PLUS - Análisis de otros cuentos.


LOS ALEGRES DESHAUCIADOS – Andrés Mariño Palacio (1927 – 1966).
“(…) transición de un cambio del imaginario rural al imaginario urbano, recreando
personajes conflictivos y complejos dados más a elementos propiamente urbanos y
pequeños burgueses, que a elementos provincianos y marginales en el recorrido que hacer
de la ciudad de Caracas en 1948”.
Si bien es cierto que para el momento en que se publica esta novela el tema de lo urbano
no era lo imperante, no lo es menos que Mariño, de todas maneras, se vale de un relato
donde predomina este tema. “Sus personajes se caracterizan por mostrar multiplicidad de
facetas culturales, temperamentales de lo citadino. Podemos decir que, con Mariño
Palacio, se inicia la tradición de la novela venezolana de la ciudad”.
Esta novela “(…) presenta elementos constitutivos como novela de formación, noción
de aventura, el viaje como atrevimiento existencial, proyectos de vida en cada uno de sus
personajes”
“(…) la producción literaria de Mariño Palacio está inscrita en una poética de la ciudad
metrópolis. La obra no hace apología del poder, más bien contraviene el discurso de la
modernidad, descubre la mascarada de la explotación económica (el petróleo), la ciudad
expresión del nuevo origen tiene sus bordes, su lado oscuro, unión de los contrarios, la
alegría, la fiesta, la tristeza, la muerte, el poder, el lupanar”.
Mariño Palacio perteneció al grupo Contrapunto (1948 – 1950) “(…) cuyo propósito
estuvo en dar sentido de identidad a una nación que va en búsqueda de nuevas maneras
de pensamiento, de renovación literaria en la narrativa del país”.
(Contrapunto) “(…) visualizó su preocupación por la universalización del arte, el
respeto por el pasado y la justa valoración de las tradiciones; siendo de gran aporte a la
situación del país, al debate democrático entre los diferentes sectores políticos”.

EL HOMBRE Y SU VERDE CABALLO – Antonio Márquez Salas (1919 – 2003).


Márquez Salas fue un miembro fundador de la revista Contrapunto, además de ser
considerado uno de los principales renovadores del género.
“Sin dejar de ser narraciones, sus relatos manifiestan invariablemente un toque lírico”.
Sus obras están relacionadas con lo lírico y, además, sus rasgos lingüísticos son bastante
trabajados.
“(…) la acción narrativa no se emplaza en un tiempo y un espacio nítidamente
reconocibles. No es que se trate de ambientes neutros o sin importancia (…) la ubicación
espacio-temporal precisa no interesa a Márquez Salas, porque su mirada estética está más
bien dirigida hacia lo interior”.
En El hombre y su verde caballo, el personaje principal, el indio Genaro, “(…) muestra
una mirada más atenta es un personaje representativo de la máxima miseria humana, una
síntesis viviente de las carencias extremas que pueden afectar a un hombre y a su entorno
familiar inmediato”.