Está en la página 1de 16

SOLICITO INMEDIATO CESE DE PRISIÓN PREVENTIVA PARA ESPERAR LIBRE MI CONDENA

FIRME

EXCMA. CAMARA PENAL – SALA III

CAUSA: “BELÉN” S/HOMICIDIO DOBLEMENTE CALIFICADO POR EL VÍNCULO Y POR


ALEVOSIA.

MARIA SOLEDAD DEZA, por la defensa técnica de la imputada, ante V.E.


respetuosamente me presento y digo:

Que vengo a solicitar el CESE DE PRISIÓN PREVENTIVA de mi defendida, en tanto


la misma no reúne las condiciones necesarias para mantenerse prorrogada tal cual V.E. ha
decidido en sentencia del 19/04/2016.

Fundamentos del pedido:

I.- IMPROCEDENCIA E INCONSTITUCIONALIDAD DE LA PRISIÓN PREVENTIVA


MIENTRAS SU CONDENA NO ESTÉ FIRME:

a) Principio de Inocencia: El presente pedido se efectúa a la luz de la


CONSTITUCION NACIONAL y de los TRATADOS DE DERECHOS HUMANOS que, conforme al
art. 75 inc. 22 de la mencionada Norma Fundamental, guardan igual jerarquía suprema.

Mi defendida como toda otra persona que se encuentre dentro de un proceso


judicial debe ser tratado como inocente, la obligación de respetar este status jurídico
surge del artículo 18 de la Constitución Nacional y de diversos Instrumentos
Internacionales, “Declaración Universal de Derechos Humanos Art. 11.1”; Pacto
Internacional de Derechos Civiles y Políticos Art. 14.2”; Convención Americana de
Derechos Humanos Art. 8.2; Reglas mínimas para el tratamiento de los Reclusos, art. 84.2,
y requiere que toda persona sea considerada inocente hasta tanto no se obtenga el
pronunciamiento de una sentencia condenatoria firme que destruya el estado jurídico de
inocencia que el ordenamiento jurídico reconoce a todos los seres humanos.
La Corte IDH ha señalado que en la presunción de inocencia subyace el propósito
de las garantías judiciales, al afirmar la idea de que una persona es inocente hasta que su
culpabilidad sea demostrada1. En igual sentido, se ha dicho que esta garantía exige que
una persona no pueda ser condenada mientras no exista prueba plena de su
responsabilidad penal, debiendo ser absuelta en caso de que la prueba sea incompleta o
insuficiente2.

El principio de inocencia exige, entre otros requisitos, que el imputado sea tratado
como inocente durante la sustanciación del proceso, cosa que aquí no ha ocurrido. Pero
que luce mucho menos justa si se atiende al hecho de que va cumpliendo la mitad de su
pena de forma preventiva y la firmeza de su condena aún avisora por lo menos dos
instancias más: Recurso de Casación ante la CSJT y Recurso Federal Extraordinario ante la
CSJN para el caso en que en sede local no se logre dejar sin efecto la condena.

b) Prisión preventiva como excepción. Finalidad. Requisitos: La detención


preventiva, como medida cautelar, sólo puede tener fines procesales. El carácter procesal
de la detención significa que la coerción (la privación de libertad) se utiliza para garantizar
"la correcta averiguación de la verdad y la actuación de la ley penal"3. No se puede
recurrir a la detención preventiva para obtener alguna de las finalidades propias de la
pena (v. gr., impedir que el imputado cometa un nuevo delito).

La Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH), cuya jurisprudencia –


según lo entendió la Corte Suprema (Fallos 321:3630) - debe servir de guía para la
interpretación de la Convención Americana sobre Derechos Humanos (Fallos: 318:514,
consid. 11, párr. 2°) ha consagrado, dentro del contexto general de los instrumentos
internacionales vigentes, que la prisión preventiva es una medida cautelar, no punitiva, y
que a su vez no debe constituir la regla general, como expresamente lo consagra el Pacto
Internacional de Derechos Civiles y Políticos (art. 9°.3), pues de lo contrario se estaría
privando de la libertad a personas cuya responsabilidad criminal no ha sido establecida, en
violación del principio de inocencia (8.2 de la Convención Americana sobre Derechos
Humanos y 9.1 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos) (conf. caso Suárez
Rosero, sentencia del 12 de noviembre de 1997, párr. 77)4 .

La prisión preventiva está limitada por los principios de legalidad, presunción de


inocencia, necesidad y proporcionalidad, indispensables en una sociedad democrática.

1
Cfr. Corte IDH, Caso Suárez Rosero vs. Ecuador, del 12-11-97, párr. 77.
2
Cfr. Corte IDH, Caso Cantoral Benavides vs. Perú, del 18-8-00, párr. 120. En igual sentido: CSJN,
Miguel, Jorge, 2006,Fallos, 329: 562
3
Cfr. Vélez Mariconde, Derecho procesal penal, t. II, p. 475.
4
Cfr. Cámara Federal de Casación Penal - Sala I – 11587 Incidente Nº 2 - SIVILA, LEONARDO DARIO
s/INCIDENTE DE EXCARCELACION.
Constituye la medida más severa que se puede imponer al imputado, y por ello debe
aplicarse excepcionalmente. La regla debe ser la libertad del procesado mientras se
resuelve acerca de su responsabilidad penal.

En el caso “Napoli, Erika E. Y otros s/ infracción art. 189 del C.P” La CSJN ha
manifestado que “ La limitación de la libertad personal durante el proceso motivada en el
reproche o en la repulsa social de ciertas conductas – por más aberrantes que puedan ser –
como remedio tendiente a combatir el auge de determinados bienes jurídicos, importa
alterar arbitrariamente los ámbitos propios de las distintas esferas constitucionales para el
ejercicio de prerrogativas legisferantes y desvirtúa la naturaleza cautelar de la prisión
preventiva al convertirla en una verdadera pena anticipada, pues la aspiración social de
que todos los culpables reciban pena presupone que se haya establecido previamente esa
calidad” . Y es claramente este el sentido que este tribunal está dándole a la prisión
preventiva de mi defendida, debido a que es ostensible su inadecuación con la finalidad
propia del instituto que es “asegurar que el acusado no se evadirá o interferirá de otra
manera la investigación judicial. La Comisión subraya que la detención preventiva es una
medida excepcional y que se aplica solamente en los casos en que haya una sospecha
razonable de que el acusado podrá evadir la justicia, obstaculizar la investigación
preliminar intimidando a los testigos, o destruir evidencia”5 .

c) Incongruencia de la prisión preventiva: En reiteradas jurisprudencias la Corte


IDH ha establecido que las autoridades nacionales deben ofrecer los fundamentos
suficientes que permitan conocer los motivos por los cuales se mantiene la
restricción de la libertad compatibles con el artículo 7.3 de la Convención Americana,
debe estar fundada en la necesidad de asegurar que el detenido no impedirá el
desarrollo eficiente de las investigaciones ni eludirá la acción de la justicia. Las
características personales del supuesto autor y la gravedad del delito que se le imputa
no son, por sí mismos, justificación suficiente de la prisión preventiva6.

A pesar de todo lo expuesto por los tribunales Nacionales e Internacionales, se


resolvió ordenar la prisión preventiva (sentencia del 22 de Abril de 2014 fs 306)
exponiendo como motivo “que existen elementos suficientes para sostener como probable
la participación de la encartada en ilícito investigado, en el grado indicado”7. Es decir que,
la privación de libertad de mi defendida en el presente proceso, no ha residido en el
fundamento de peligro de fuga o de que se obstaculice la averiguación de la verdad,

5
Cfr. CSJN., N 284, XXXII, Napoli Erika E. Y otro S/ Infracción art. 189 bis del C.P 22/12/98.
6
Cfr. Corte IDH caso: Caso Bayarri vs. Argentina Sentencia de 30 de octubre de 2008 Párr. 74. Serie C 187
7
Cfr. Expte N° 14941/14 I Resolución N° 604 del 22/04/14 juzgado de instrucción penal Va. Nom. Fs. 306
único fundamento en el que puede residir una medida de coerción en el Derecho
procesal penal, sino en un verdadero anticipo de pena.

Siendo, este motivo – probable culpabilidad -, completamente errado para resolver


una medida que restringe tantos derechos de mi protegida, considero que en el caso de
autos se ha utilizado la coerción procesal como un fin en sí mismo y no como medio para
lograr el fin (sentido del instituto), es decir, se lo ha utilizado como una sanción, como un
inconstitucional anticipo de pena. Degenerando, aún más, esta medida tan discutida y
violando las garantías Judiciales del debido proceso.

d) Requisitos formales para su procedencia: Inexistencia de peligro de fuga y


finalización de la etapa de investigación. El instituto de la excarcelación no resulta un
beneficio concedido graciosamente por el Juez o el Legislador, sino que se trata de un
derecho derivado del estado de Inocencia del que gozan todos los habitantes.

Y a pesar de considerar ilegal e infundada la prisión preventiva que se le ha


aplicado a la IMPUTADA, pido se tenga presente que mi defendida no intentará eludir la
acción de la justicia, puesto que su condición de vulnerabilidad social forman un cuadro de
impedimentos suficientes para acreditar que medios potenciales de escapar o ausentarse
de la provincia. Su pertenencia a un sector popular de la sociedad no sólo le ha impedido
contar con una Defensa Técnica adecuada y comprometida con su causa, sino que
además, le ha afectado su derecho de RESISTIR fundadamente –basándose en la
inexistencia de cuadro probatorio en su contra- una prisión preventiva que registra una
APREHENSIÓN policial dentro de las 2 hs. de abierta su Historia Clínica formalmente y con
una DETENCIÓN JUDICIAL dentro de las 10 hs. de ingresar a la Guardia Mayor del Hospital
Avellaneda, desde donde nunca más regresó a su casa y desde cuya fecha está alojada en
la Unidad Penitenciaria Nº 4.

Conforme el otro fin de esta medida cautelar de PRISIÓN PREVENTIVA, el de


“evitar que la acusada pueda obstaculizar la investigación preliminar intimidando a los
testigos, o destruir evidencia”8, quiero resaltar que la etapa instructora del proceso ha
culminado, habiéndose recogido todas las pruebas hasta fines de Julio del año 2014, por
lo que tanto el fin de eludir la condena del Poder Judicial, como de obstaculizar el proceso
quedan completamente desacreditados, agotando los motivos por los cuales pueda seguir
en prisión hasta tanto haya condena firme.

Por lo expuesto, solicito a V.E deje sin efecto de forma inmediata la prisión
preventiva prorrogada por 5 meses para la imputada en fecha 19/04/2014, y permita su
libertad hasta tanto recaiga sentencia firme en su proceso penal.

8
Cfr. CIDH, Informe nº 12/96. Caso 11.245 (Argentina), resolución del 1/3/96, p. 48
Dejo planteada la cuestión federal por violación del art. 18 de la CN y por violación
de la convencionalidad de los Tratados Internacionales referenciados ut supra, de
aplicación al caso, según art. 75 inc. 22 de la CN.

II.- EL TRIBUNAL NO TIENE PRUEBAS PARA CONDENAR A MI DEFENDIDA POR


HOMICIDIO Y NUNCA LAS TUVO TAMPOCO PARA TENERLA PRIVADA DE LA LIBERTAD:

A todo evento, y para el caso en que considere V.E. que procede igualmente
prorrogar la restricción inconstitucional de la libertad de la imputada, pido tenga presente
que la “causa probable” de culpabilidad en base a la cual se decidió la medida cautelar de
prisión preventiva y luego se condenó a mi defendida, no existe.

Es más, la investigación contiene graves y serias irregularidades que además de


violar el debido proceso, han consolidado un proceso sin garantías y han favorecido una
condena sin pruebas en contra de la imputada.

Conforme argumentaré a continuación, el art. 284 inc. 1 y 2 del Código Procesal


Penal de Tucumán, no pueden ser aplicados a mi defendida y no tienen justificación para
la calificación legal que se pretende. Y para el caso en que V.E. considere que continúan
resultando procedentes para justificar una prórroga de 5 meses, dejo planteada la
inconstitucionalidad y el caso federal por violación de derechos fundamentales.

Mi defendida fue APRHENDIDA por la policía el primer dia de su internación en el


Hospital Avellaneda (21/03/2014) a hs. 8.30 según constancias de fs. 1. Luego esa medida
se convirtió el mismo día en DETENCIÓN JUDICIAL según constancias de fs. 18. En fecha 8
de Abril de 2014, el Fiscal Jorge Washington Navarro Dávila solicitó se convierta esa
detención en PRISIÓN PREVENITVA (fs. 102/107), lo cual fue ordenado finalmente por la
Dra. Mirta Lenis de Vera el día 22/04/2014 (fs. 306/307).

Esto quiere decir que mi Defendida ingresó a buscar ayuda sanitaria al Hospital
Avellaneda en la madrugada del 21 de Marzo a las 3.50 am y frente al diagnóstico de un
evento obstétrico adverso (“aborto espontáneo incompleto sin complicaciones” según la
primera hoja de su HC a fs. 65), el Estado a través de su propio personal de salud (equipo
de salud del Hospital Avellaneda), policial (Destacamento Policial del Hospital Avellaneda)
y judicial (Fiscalía de Instrucción en lo Penal de la Va Nominación), la devolvió CONVICTA a
un Penal.

Se intima primero, se imputa después y luego se enjuicia a mi defendida por un


hecho sobre el cual no hay pruebas acerca de las circunstancias de modo, tiempo y lugar
que colocarían a mi defendida como autora material del mismo. De hecho, no solo no hay
constancia de que el hecho que se le intima sea imputable a mi defendida, sino que no
hay constancias fehacientes ni si quiera de que hecho intimado efectivamente hubiera
ocurrido, dado que no hay pruebas que acrediten su existencia.

Se le imputa a mi defendida: “Que el dìa 21/03/2014 siendo horas 3.50


aproximadamente, usted, ingresó a la guardia mayor del hospital Avellaneda aduciendo
padecer cólicos renales y diarrea siendo atendida en un primer momento por la Dra.
Natalia Azar y posteriormente por la Dra. Sara Sader. Que entre horas 4 y 5
aproximadamente del día de mención, usted, solicitó permiso para concurrir al baño,
manifestando tener diarrea y mientras se encontraba en el mismo, usted dio a luz a un
bebé de sexo masculino de aproximadamente 32 semanas de gestación con una talla de
50 cm. y de 950 grs de peso, el cual nació con vida, conforme se desprende del Informa
N°1792, elaborado por el Dr. Armando Gustavo Jose del Cuerpo Médico Forense del Poder
Judicial. Que después de dar a luz a su hijo, usted, cortó el cordón umbilical que unía la
placenta con el cuerpo de su hijo y luego lo anudó, y con claras intenciones de provocar la
muerte de su hijo, el cual se encontraba en un estado de total indefensión actuando usted
sobre seguro, lo arrojó por las cañerías del baño del mencionado nosocomio y tiró la
cadena. Que usted con ilícito accionar provocó en su hijo un traumatismo encéfalo-
craneano, lesión que ocasionó el óbito del niño. Que usted luego de consumado su
accionar se retiró del baño y se dirigió nuevamente al consultorio donde estaba siendo
atendida, quedando el cuerpo de su hijo, ya sin vida, atascado en la cañería del inodoro.
Que usted al regresar a la guardia del Hospital comenzó a tener hemorragias, por lo que el
Dr. Jorge Molina la derivó a la Sala de Ginecología del Nosocomio, siendo atendida por el
Dr. Daniel Martín quien pudo comprobar que acababa de dar a luz a un bebé de una edad
gestacional superior a 26 semanas”.

Sin embargo, de las pruebas colectadas surge con claridad incuestionable


que la existencia de ese accionar intimado es sólo verdadero en la partes. Veamos:

1) “Que el día 21/03/2014 siendo horas 3.50 aproximadamente, usted, ingresó a la


guardia mayor del hospital Avellaneda aduciendo padecer cólicos renales y diarrea
siendo atendida en un primer momento por la Dra. Natalia Azar y posteriormente por la
Dra. Sara Sader”. El ingreso de mi defendida a hs. 3.50 está acreditado con Acta de
Procedimiento Policial (21/3/2014 a hs. 10.30). Sumario Nº 628. Comisaría Seccional Nº 5.
Principal Carlos Paz (fs. 1), Comunicación de Novedad del Destacamento Policial del
Hospital Avellaneda. Cabo Fabian Ariel Perez (fs. 2), Nota pidiendo RECONOCIMIENTO
MEDICO LEGAL (21/03/2014). Cabo 1º Fabian Ariel Perez (fs. 3), Testimonio Natalia Azar
(fs. 136). Es más, surge de fs. 2 que el Dr. Jorge Augusto Molina le diagnosticó
“ABDOMEN AGUDO”, con lo cual es claro que tuvo que revisarla y que de haber estado la
paciente gestando o abortando un feto de 32 semanas, lo habría notado. Nótese que la
prueba de fs. 2 es una “Comunicación de Novedades del Destacamento Policial del
Hospital Avellaneda” (Extpe 077-59) que obra en el expediente policial y por ende, es un
instrumento público que da fe de su contenido. Por eso llama también la atención cuando
en su testimonio de fs. 52 el oculta deliberadamente que atendió a la paciente, mientras
que frente al Cabo Perez, declaró lo contrario.

2) “Que entre horas 4 y 5 aproximadamente del día de mención, usted, solicitó


permiso para concurrir al baño, manifestando tener diarrea”. Si, consta en los
testimonios de fs. 56, 58, 60 y 136 que mi defendida fue al baño, sin embargo de eso no
se sigue su condición de homicida. Tampoco consta a qué baño iba, aunque del
testimonio de Verónica Ledesma se infiere que iba al baño de la Guardia Mayor, el más
cercano al consultorio donde “estaba internada” (según dichos del Dr. Martín a fs. 67 de
la HC).

Ocurre que para declinar cualquier responsabilidad por la falta de Historia Clínica, tanto la
Dra. Sader (fs. 60), como el Dr. Molina (fs. 60) intentan justificar construir un “trato
ambulatorio” que no existió –la paciente estuvo internada en la Guardia Mayor-, la
“desaparición”, el “ocultamiento” o lisa y llanamente el incumplimiento con la obligación
médico legal de llenar la HC (art. 2, 14, 15 ssgtes y ccdtes de la ley 26.529).

Sobre la hora que refiere el hecho intimado a mi defendida, considero de suma relevancia
destacar que el dato de la ida al baño resulta igualmente irrelevante para el hecho
intimado dado que el “feto encontrado” fue hallado por la Partera Monje a las 3 am de la
mañana (fs. 12) según el Informe Nª 990 obrante en el expediente Policial N 3012-334
que suscribe Marcela Sueldo a las 8.43 a.m del 21/03/2014.

El informe Policial referenciado también reviste la calidad de instrumento público y hace


por lo tanto plena fé en lo que a su contenido y autenticidad se refieren. Si mi defendida
ingresó a las 3.50 am del 21/03/2014 a la Guardia Mayor del Hospital Avellaneda, está
claro que ese “feto encontrado” no le pertenece y jamás pudo haber “sido expulsado”,
“dado a luz”, “parido” o “abortado” por ella. Por el contrario, declaró en fecha
26/03/2012 haber eliminado un coágulo y su médico Dr. Martín recoge eso en a fs. 67 de
la HC.

Desconocemos de donde trajo la Partera Monje ese feto y desconocemos también por
qué motivo intentó “plantárselo” a mi defendida. Pero está claro que en ese intento
inicial de ella, participaron necesariamente todo el equipo de salud, el personal policial y
el poder judicial, con acciones y omisiones, para “construir” primero un vínculo entre mi
defendida y ese feto, luego una causa de “aborto seguido de presunto homicidio” y
finalmente una condena penal por homicidio doblemente agravado por el vínculo y
alevosía.

Ojalá sepamos qué hay detrás de ese “feto encontrado” y cuántos fetos más estarán
dando vuelta por el Hospital Avellaneda en las madrugadas. Qué mala praxis estarán
tratando de cubrir usando el cuadro clínico de una paciente que aborta? Qué otros
abusos de poder ejercerán sobre sus pacientes solamente porque tienen el poder de
hacerlo? Por qué el Poder Judicial los deja hacer?

3) “Y mientras se encontraba en el mismo, usted dio a luz a un bebé de sexo


masculino de aproximadamente 32 semanas de gestación con una talla de 36 cm. y de
950 grs de peso, el cual nació con vida, conforme se desprende del Informe N°1792,
elaborado por el Dr. Armando Gustavo Jose del Cuerpo Médico Forense del Poder
Judicial”.
a) ¿ Cuál baño? El Hospital de Clínicas Nicolás Avellaneda tiene 8 baños en la planta
baja según me informaron. De hecho en la HC consta a fs. 67/68 que allí donde
parecía que se había encontrado el feto: “se hace presente la policía del
destacamento del hospital e informa la presencia de un feto en sin vida en el
inodoro del baño de la guardia mayor”, pero luego los testimonios de Monje (fs.
94) y Ledesma (57) desvirtúan esto. A ello se suma que ni el Acta de
Procedimientos Policial (fs. 1), ni el RML (fs. 12) practicado por la Dra. Sueldo de
la Policía, Protocolo de RML (fs.38), ni la Comunicación de novedad del
Destacamento del Avellaneda (fs. 2), ni el Pedido de RML y Autopsia (fs. 3 y 8),
en ningún lugar CONSTA el procedimiento mediante el cual el personal de la
salud y policial encuentra el “feto encontrado” (Expte Policial N°6013-334) de
forma tal que sólo se sabe por declaración de la Partera Monje y una tal
Sargento Ayudante Dip, que luego no aparece firmando, ni declarando en el
juicio (fs. 2).
Si hay un Destacamento Policial dentro del Hospital Avellaneda, resulta llamativo
que no haya intervenido su Personal más que de oídas y que sea la Partera
Monje quien se atribuya competencias policiales y forenses de
intervenir/alterar/contaminar/analizar lo que observa como escena del crimen
(fs. 94). Esta sola irregularidad viola el debido proceso acerca de las condiciones
de modo, tiempo y lugar en que se encontró el feto –supuesto sujeto pasivo de
la figura que se imputa a mi defendida- y por lo mismo, viola la construcción del
tipo penal de homicidio que tiene a una supuesta víctima empujada a las
cañerías, pero sin que haya ninguna prueba de ello más que la afirmación de una
partera que atendió a “Belén” y por eso firma la HC (fs. 68), aunque lo niegue a
fs. 94 para declinar la violación de secreto profesional.
b) El hecho de “dar a luz” no está acreditado en el expediente como imputable a mi
defendida o lo que es lo mismo, como una acción encarnada por ella. Se da a luz
en el marco de un parto y mi cliente tuvo como lo indica la Historia Clínica un
“aborto espontáneo incompleto” (fs. 65). Sin embargo, sorprendentemente, el
mismo profesional Dr. Martín, que en un primer momento le informó a la madre
de mi defendida y a mi defendida que tuvo un aborto espontáneo o natural de
un feto de aproximadamente 20 semanas, fue el que a hs. 6.45 am asentó en la
HC “Le pregunto si no había perdido un feto de entre 15 a 20 cm
aproximadamente (feto compatible con las membranas amninióticas y la falta)”
según constancias de fs. 67, el mismo que luego escribe que el embarazo es
“compatible con un feto de + 22 semanas” (fs. 67) -mientras a fs 1, declaró a hs
10.30 en el Acta de Procedimiento Policial (21/3/2014) que el feto encontrado “a
juicio del facultativo tendría 23 semanas”- y el que finalmente, termina
declarando en juicio que “por las características del cordón umbilical, el tamaño
de la placenta y la abertura del cuello uterino sospecho que se trató de un feto de
más de 26 semanas”. O bien el Dr. Daniel Martín no conoce de los saberes de su
profesión y especialidad acerca de lo que indican las membranas, un cordón y la
placenta en términos gestacionales; o bien, el Dr. Martín fue “acomodando” con
el pasar de las horas y los días el cuadro clínico de su paciente para que calce con
el sumario policial “NN feto encontrado” (fs. 13 y 14). Llama la atención que
surge de fs. 68 de la HC que se enviaron las muestras al Anátomo Patólogo para
su análisis y no exista ningún informe al Respecto. Esto muestra que para el Dr.
Daniel Martín, Jefe de Ginecologia y Obstricia de Guardia del Hospital
Avellaneda, el feto fue curiosamente “creciendo” hasta acomodarse a un
“parto” y poder “convertir” su propio diagnóstico inicial que fue “aborto
espontáneo incompleto”, en lo que sería la base para un homicidio.
c) También el “feto encontrado” fue creciendo para la médica de la policía Dra. C
Marcela Sueldo, quien en un primer momento dijo que el mismo tenía 23
semanas (ver fs. 1) y luego terminó por concluir que el feto encontrado tenía 27
semanas (fs. 38) de gestación. Llama la atención como un feto de iguales
características (950 gr y 36 cm) puede generar tan dispares opiniones de
facultativos supuestamente con experiencia, ya que sólo en sede policial el feto
ha “crecido” 4 semanas y luego en sede judicial (Médico Forense) el feto ha
“crecido” 5 semanas mas. Y fue creciendo al punto tal de ser un feto “con
domicilio” (fs. 37 y 38) para la Médica Policial Sueldo que, sin que hubiera una
autopsia, ya sabía que había sido víctima de un “homicidio” (“Causa policial:
homicidio”. Firmado Dra. Sueldos C. Marcela. Médica policía. sello (fs. 68)
d) El “feto encontrado” creció también “en tamaño” para el Poder Judicial que
aunque el Reconocimiento Médico Legal de la Policía le indicaba que medía 36
cm, en fecha 26/03/2014 le imputaron haber matado un feto de 50 cm (fs. 23
vta), para luego encogerlo nuevamente (fs. 96/98).
e) Las “32 semanas” del feto encontrado surgen de la Autopsia que obra a fs. 35,
de la cual surge también que por “prueba hidrostática en sus pulmones” habría
“nacido con vida”. Sin embargo, esta parte entiende de relevancia mostrar no
sólo que esa prueba no es concluyente para definir viabilidad o vida de un feto
(v. gr piénsese en el gasping), sino que además, esa Autopsia se realizó al
parecer sobre dos fetos diferentes. Obsérvese que la confusión del Dr. Armando
es muy notoria según surge de las constancias fs. 35 y 35 vta: “practicamos la
autopsia al cadáver del FETO SEXO MASCULINO, quien de acuerdo a la
información suministrada era producto de la gestación de la causante (…) de 35
años y falleció el 21/03/2014 en el hospital Avellaneda en circunstancia que se
investigan. EXAMEN EXTERNO: Cadáver en buen estado de conservación,
perteneciente a un FETO SEXO FEMENINO, de aproximadamente 32 semanas
de gestación (…) 950 grs. Y 36 cmm (…) Pulmones (…) la prueba hidrostática
positiva en sus tiempos (…) CONSIDERACIONES MÉDICO LEGALES: la signología
encontrada durante la autopsia médico-legal practicada nos indica que se trata
de un menor, de aproximadamente treinta y dos semanas de vida que sufrió en
vida un importante traumatismo en región fronto-parieto temporal occipital que
por su magnitud e importancia aún cuando no injurió tablas óseas constituyó un
traumatismo encéfalo craneano (…) siendo ésta la causa que en definitiva llevó
al óbito a la causante (feto mujer). (…) CONCLUSIONES: 1ª) NN SEXO
MASCULINO HIJO DE ..., falleció por traumatismo encéfalo craneano. 2ª) Se
adjunta certificado de defunción de LA CAUSANTE”. La Autopsia es clara en
tanto evidencia que el feto al cual se refiere es FEMENINO y según lo que le
dijeron, es de una paciente de 35 años, no de una de 25 años que es la edad de
“Belén” en ese entonces. Esta confusión acerca del sujeto pasivo del supuesto
homicidio, invalida por sí sola el Informe N° 1792, elaborado por el Dr. Armando
Gustavo Jose del Cuerpo Médico Forense del Poder Judicial. Al menos como
prueba para este caso.
Independientemente de que podría usarse este Informe para el caso de una
mujer de 35 años, resulta llamativo y preocupante que un médico forense realice
una autopsia y suponga filiación argumentando “de acuerdo a la información
suministrada era producto de la gestación de la causante”, y concluya
posteriormente en que es hijo de la imputada, sin requerir una sola muestra
para realizar un estudio genético de ADN.
4) “Que después de dar a luz a su hijo, usted, cortó el cordón umbilical que
unía la placenta con el cuerpo de su hijo y luego lo anudó, y con claras intenciones de
provocar la muerte de su hijo, el cual se encontraba en un estado de total indefensión
actuando usted sobre seguro, lo arrojó por las cañerías del baño del mencionado
nosocomio y tiró la cadena. Que usted con ilícito accionar provocó en su hijo un
traumatismo encéfalo-craneano, lesión que ocasionó el óbito del niño. Que usted luego
de consumado su accionar se retiró del baño y se dirigió nuevamente al consultorio
donde estaba siendo atendida, quedando el cuerpo de su hijo, ya sin vida, atascado en
la cañería del inodoro”. Es materialmente imposible que mi defendida hubiera llevado a
cabo esta conducta, toda vez que surge de fs. 12 y fs. 38 Instrumentos Públicos que dan
cuenta de que el “feto encontrado” fue hallado por la Partera Monje a las 3 hs. am y mi
defendida entró a las 3.50 am. Es decir, tanto el Informe Reconocimiento Médico Legal
(RML) de fs. 38, como el Informe Nº 990 obrante en el Expediente Policial Nº 6012-334
de fs. 12 acreditan con certeza que es IMPOSIBLE que mi en esa hora mi defendida esté
llevando a cabo las acciones dolosas que le imputan respecto del feto al cual se le
realizara la Autopsia obrante en Informe N°1792, puesto que el feto que se estudió fue
encontrado antes por la propia Partera Monje y en todo caso, maliciosamente
“plantado” en esta causa en perjuicio de mi conferente. Así lo acredita la documentación
policial del caso.
Párrafo aparte merece la IMPOSIBILIDAD MATERIAL DEL HECHO IMPUTADO en tanto
ocupa 6 veces la palabra HIJO como calificadora de las conductas y para señalar un sujeto
pasivo de la acción, y en toda la investigación no existe un solo exámen de ADN que
evidencie el vínculo genético en calidad de progenitora de mi defendida con el “feto
encotnrado”. Si todos los hechos delictivos que le imputan tiene como destinatario su
HIJO, y no existe prueba alguna respecto del vínculo, es nula toda la imputación.
Al respecto quisiera destacar como un agravante más en el “armado” de esta causa en
perjuicio de mi defendida que de la misma forma que no existe Acta de Procedimiento
Policial que acredite con certeza cómo encuentra la PARTERA MONJE a las 3 am ese “feto
encontrado” y por qué miente en la Historia Clínica cuando indica que recién a las 7.05
acude a la búsqueda del “producto expulsado por la paciente” (fs. 68), también obran
otras irregularidades al respecto.
En efecto, en fecha 25/04/2014 (fs. 127) el Abogado del Hospital Avellaneda se comunica
telefónicamente con la Fiscalía V para informarle que el “feto de la imputada” estaba en
estado de descomposición por lo cual deberían tomarse urgente los recaudos para las
muestras genéticas. Sin embargo, a 145 y 164 obran instrumentos muestran que el feto
que la Morgue del Hospital Avellaneda identificó originariamente como “feto de la
imputada” o “hijo de la imputada”, al concurrir el Bioquímico Forense Rubio Dip para
tomar muestras de tejido para hacer un exmen de ADN terminó siendo un “feto extraño”
ajeno a mi defendida, por lo cual tanto el Director del Hospital Marcelo Gómez como su
abogado, Diego Silverstein, “pidieron las disculpas del caso”.
Nótese que el supuesto “feto de imputada” era un feto con autopsia, por lo cual cabe
preguntarse si en el Hospital Avellaneda registran muchas muertes dudosas o violentas
de fetos, de forma tal de tener varios fetos con autopsia que favorezcan esta confusión.
O lo que es más factible, que el feto que le “plantaron” a la imputada jamás fue de ella,
sino de otra mujer de 35 años como dice la autopsia.
Detalle marginal, la Partera Monje describe en su declaración (fs. 94) la ubicación del
baño donde dice encontrar el “feto encontrado”, y el mismo no es el baño de la Guardia
Mayor que es donde concurre la paciente. Si el Fiscal, su Defensora Oficial, la Jueza de
Instrucción o V.E se hubieran dignado a hacer un Reconocimiento del Lugar o una
Inspección Ocular, podrían haber comprobado que el baño que refiere la Partera Monje
se encuentra a más de 100 mts. caminando por pasillos y recovecos dentro del Hospital
(en un edificio de al lado de la Guardia), y que es imposible que la imputada de a luz un
feto de 32 semanas, corte el cordón, lo tire en el inodoro, tire la cadena y empuje a las
cañerías en un lapso de “cinco minutos” o “unos momentos” (testimonio Verónica
Ledesma) incluyendo el trayecto desde la Guardia Mayor hasta allí. Eso sin contar con
que también debió de haberse lavado las manos, limpiarse la ropa, limpiar el inodoro y
volver, lo cual lo dificulta aún más.
Lamentablemente la etiqueta de ASESINA estaba moralmente puesta en la paciente por
el equipo de salud y la Policia al inicio de la atención sanitaria de mi defendida, pero
mucho más lamentable es que el Poder Judicial consolide esta tríada criminalizadora sin
ni si quiera interiorizarse acerca del contexto, el espacio y las probabilidades de certeza
de las acusaciones, sobre todo en vista a las pobrísimas pruebas recolectadas, a las
cuales se forzaron hasta “construir un homicidio”.
5) “Que usted al regresar a la guardia del Hospital comenzó a tener hemorragias,
por lo que el Dr. Jorge Molina la derivó a la Sala de Ginecología del Nosocomio, siendo
atendida por el Dr. Daniel Martín quien pudo comprobar que acababa de dar a luz a un
bebé de una edad gestacional superior a 26 semanas”. Es verdad que tuve hemorragias,
conforme consta en mi HC y en los testimonios de los profesionales que me asistieron.
Como también es cierto que el Dr. Molina me derivó al Servicio de Ginecología. Sin
embargo no es verdad que el Dr. Martín haya comprobado que acababa de dar a luz un
bebé de edad gestacional superior a 26 semanas.
Mi ingreso al Servicio de Ginecología está diagnosticado con un “aborto espontáneo
incompleto sin complicaciones”, lo cual difiere de un parto que es lo que posibilita que
una mujer “diera a luz”. De hecho, la hoja de Enfermería obrante a fs. 85 también indica
que ingresé con ABO (aborto en la jerga médica). Ocurre que luego fueron “enderezando”
y adulterando la HC para que pueda acomodarse a una gestación de 32 semanas que es lo
que arrojó la Autopsia de fs. 35.
III. LA ETIQUETA DE “ASESINA”, PERSPECTIVA DE GÉNERO Y JUSTICIA DE LXS
PEREJILES: CONDENA MORAL Y PRIVACIÓN DE LA LIBERTAD:
Además de nulidad que genera en toda la investigación de esta causa la violación
del secreto profesional (art. 156 Código Penal), lo cual será motivo del Recurso de
Casación, en este proceso hubo graves y serias violaciones del debido proceso que
evidencian una maquinaria simbólica al servicio de criminalizar a quien arriba a un
Hospital con un aborto.
La Convención Internacional para la Eliminación de todas las formas de
Discriminación de la Mujer, conocida como CDAW tiene rango constitucional en nuestro
país desde la reforma de 1.994 que creó el bloque constitucional federal, también se
ocupa de la violencia que sufren las mujeres. Es interesante observar como la
Recomendación Nº 19 del Comité CEDAW -Organo de interpretación de este Tratado
Internacional- VINCULA VIOLENCIA Y DISCRMINACIÓN al señalar que “en el artículo 1 de
la Convención se define la discriminación contra la mujer. En la definición de la
discriminación se incluye la violencia basada en el sexo, es decir, la violencia dirigida
contra la mujer porque es mujer o que la afecta en forma desproporcionada. Se incluyen
actos que infligen daño o sufrimiento de índole física, mental o sexual, las amenazas de
esos actos, la coacción y otras formas de privación de la libertad” . Y recomienda a los
Estados como forma de erradicar esta DISCRMINACIÓN “velen por que las leyes contra la
violencia y los malos tratos en la familia, la violación, los ataques sexuales y otro tipo de
violencia contra la mujer proteja de manera adecuada a todas las mujeres y respeten su
integridad y dignidad. Deben proporcionarse servicios apropiados de protección y apoyo a
las víctimas. Es indispensable que se capacite a los funcionarios judiciales, los funcionarios
encargados de hacer cumplir la ley y otros funcionarios públicos a fin de lograr la
aplicación efectiva de la Convención”
En las 100 Reglas de Brasilia9, elaboradas por la XIV Cumbre Judicial
Iberoamericana, vigentes en nuestro país y que tienen como finalidad “garantizar las
condiciones de acceso efectivo a la justicia de las personas en condición de vulnerabilidad,
sin discriminación alguna, englobando el conjunto de políticas, medidas, facilidades y
apoyos que permitan a dichas personas el pleno goce de los servicios del sistema
judicial.”(art. 1). En lo que respecta a las ideas de vulnerabilidad y género, el punto 8 de
la Sección 2º, indica las cuestiones de Género “que merecen especial protección para
afianzar su acceso a la justicia y señala “La discriminación que la mujer sufre en
9
Aprobada por Acordada Nº 5/09 de la CSJN. Las 100 Reglas de Brasilia desarrollan los principios recogidos
en la “Carta de Derechos de las Personas ante la Justicia en el Espacio Judicial Iberoamericano” (Cancún
2002), específicamente los que se incluyen en la parte titulada “Una justicia que protege a los más débiles”
(apartados 23 a 34).
determinados ámbitos supone un obstáculo para el acceso a la justicia, que se ve agravado
en aquellos casos en los que concurra alguna otra causa de vulnerabilidad. (…)Se considera
violencia contra la mujer cualquier acción o conducta, basada en su género, que cause
muerte, daño o sufrimiento físico, sexual o psicológico a la mujer, tanto en el ámbito
público como en el privado, mediante el empleo de la violencia física o psíquica. Se
impulsarán las medidas necesarias para eliminar la discriminación contra la mujer en el
acceso al sistema de justicia para la tutela de sus derechos e intereses legítimos, logrando
la igualdad efectiva de condiciones. Se prestará una especial atención en los supuestos de
violencia contra la mujer, estableciendo mecanismos eficaces destinados a la protección de
sus bienes jurídicos, al acceso a los procesos judiciales y a su tramitación ágil y
oportuna”.10
Un poder Judicial con Jueces/zas y Fiscales/as especializados/as en la materia y
avocados/as a la materia, es lo que permitirá incorporar la perspectiva de género en la
resolución de conflictos e impartir justicia a la vida de las víctimas que denuncian.
Siguiendo a Villanueva Flores11 la perspectiva de género presiona a los operadores
jurídicos, para tomar en cuenta elementos que hacen a la problemática exclusiva de las
mujeres, que de otra forma pasarían inadvertidos o formarían parte de un contexto
generalizado, cuando en realidad ello no es así. Se persigue así que el contexto de
desigualdad de las mujeres en el que se produce la vulneración, forme parte del
razonamiento jurídico y de la argumentación jurisdiccional de manera de obtener
pronunciamientos más justos. Es verdad, como señala la autora, que esto no garantiza
decisiones a favor de las mujeres, pero sí exige una mayor deliberación práctica a la hora
de decidir sobre cuestiones que involucren derechos de las mujeres.

10
100 Reglas de Brasilia. Sección 3º, Punto 4.- “Seguridad de las víctimas en condición de vulnerabilidad: Se
recomienda adoptar las medidas necesarias para garantizar una protección efectiva de los bienes jurídicos
de las personas en condición de vulnerabilidad que intervengan en el proceso judicial en calidad de víctimas o
testigos; así como garantizar que la víctima sea oída en aquellos procesos penales en los que estén en juego
sus intereses.
Se prestará especial atención en aquellos supuestos en los que la persona está sometida a un peligro de
victimización reiterada o repetida, tales como víctimas amenazadas en los casos de delincuencia organizada,
menores víctimas de abuso sexual o malos tratos, y mujeres víctimas de violencia dentro
de la familia o de la pareja”. Disponible en
file:///C:/Documents%20and%20Settings/Administrador/Mis%20documentos/Downloads/100reglasaccesoj
usticiavulnerables.pdf
11
Villanueva Flores, Rocío (2012) “Perspectiva de género en el razonamiento del juez del Estado
constitucional: el caso de los delitos sexuales” en “Autonomía y Feminismo Siglo XXI” Ed. Biblos. Buenos
Aires. Argentina. Esta autora advierte cómo “el derecho no debe ser concebido como un conjunto de
normas que organiza el uso de la fuerza sino como un conjunto de normas que tiene por finalidad garantizar
derechos”
La PRISIÓN PREVENTIVA de mi defendida es producto de la VIOLENCIA INSTITUCIONAL
que sufren las mujeres en distintos ámbitos del Estado (salud, policía y poder judicial)
cuando acuden a buscar ayuda sanitaria por aborto.

a. Mi defendida está presa por ser mujer.


b. Mi defendida nunca contó con el principio de inocencia de su lado, por el contrario,
fue culpable desde que abortó. Primero de abortar y luego presuntamente matar. Y
luego finalmente de matar a su hijo, aún sin pruebas de que lo fuera y sin poder
colocarla en el lugar del hecho y sin tener pruebas de la acción dolosa que se le
imputa. Su condena fue antes moral, luego sanitaria, luego policial y finalmente
judicial.
c. Mi defendida fue identificada como “homicida a los pocos minutos de que su médico
ginecólogo constate el “aborto espontáneo incompleto sin complicaciones”. No es
figurativo, esto es literal ya que su HC se abrió a las 6.45 am (fs. 2) o 6.49 am (fs. 1). Y
sin embargo, entre las 6.45 am y las 7.05 am del mismo 21/03/2014 la Médica Policial
Marcela Sueldo escribió –sin pericia, sin RML, sin autopsia- “Causa: homicidio”, su
firma y su sello.
d. Mi defendida, con etiqueta de “ASESINA” tuvo custodia policial desde que despertó
de su legrado. Pero además, su investigación registró una actividad jurisdiccional
velocísima puesto que a las 13.45 ya había superado la APREHENSIÓN policial y tenía
DETENCIÓN JUDICIAL. Para quienes dicen que la Justicia es lenta…sólo cuando no hay
un aborto de por medio.
e. Mi defendida fue IMPUTADA DE MATAR A SU HIJO por la Fiscalía, incluso antes de
que estuviera la Autopsia confeccionada. La primera declaración como imputada es
del 26/03/2014 y la Autopsia fue realizada el 27/03/2014.
f. Mi defendida fue incluso requerida para declarar como imputada, estando
internada convaleciente en el Hospital donde yacía con custodia policial en una Sala
Comunitaria. Se observa “la misma se encuentra internada en observación en la sala
de Partos con custodia policial, y se le hacen conocer sus derechos…se le interroga en
calidad del art. 263 CPP por sus nombres y demás datos personales…se le hace
conocer que esta imputada en la causa ABORTO SEGUIDO DE PRESUNTO HOMICIDIO
ocurrido el 21/03/2014…manifiesta que prestará declaración solo en presencia de un
abogado” (Fs. 9: Acta de interrogación policial como IMPUTADA (art. 263 y 264
Codigo Procesal Penal Tucumán de hs. 13.45 pm)
g. Mi defendida fue culpable aún para su Defensora Oficial que jamás se atrevió a
afirmar que no la imputada no había cometido ningún delito. Tampoco afirmó que
no había pruebas en su contra. Sólo alegó “estado de shock”.
h. Mi defendida estuvo siempre vinculada moralmente a un “feto encontrado”, sin
importar que hubiera sido encontrado antes de que ella ingrese al Hospital (3 am ) y
pese a que hay confusión en el expediente acerca de si ese famoso “feto encontrado”
fue uno solo o fueron dos o fueron varios, o es un feto femenino o es un feto
masculino masculino, si es el feto de una mujer de 35 años o bien, si es es de alguien
más. Y esa vinculación moral, se convirtió en sospecha médica primero, acusación
policial después, vinculación forense a posteriori, luego registral y finalmente jurídica,
TODO sin ninguna prueba.
i. Mi defendida nunca contó con el principio “in dubio pro reo” de su lado. El
Presidente del Tribunal al momento de decidir su condena dijo in voce “que este había
sido el caso más complejo que le tocó resolver al Tribunal, pero que valoraron la vida
del NN hijo de la imputada” (sic del 19/04/2014). Es decir frente a un cuadro
probatorio que no sostiene el hecho imputado, igualmente se la condena por que se
encontró un FETO que se decidió moralmente –no científica, ni jurídicamente- era su
hijo.
j. Mi defendida no tuvo un Poder Judicial que incorpore una perspectiva de género en
la investigación de su causa, por ello, está privada de la libertad desde hace 25
meses. Está presa por abortar y por ser mujer. A diferencia, por ejemplo, de los
asesinos de Ismael Lucena o los tratantes de Marita Verón que esperaron todos sus
condenas libres y en sus casas.
k. Mi defendida tuvo un Estado que desde todos sus lugares de poder (Sector de la
Salud, Fuerzas de Seguridad, Fiscalía, Cámara Penal y Defensoría Oficial), violó sus
derechos y fue agente de VIOLENCIA INSTITUCIONAL.

PETITORIO:
Por todo lo expuesto, solicito:
1.- Tenga por solicitado el cese de la prisión preventiva en los términos de la
ley de rito y en base a los fundamentos esgrimidos.
2.- Tenga por planteada la cuestión federal.
3.- Haga lugar al mismo, sin más trámite.

Proveer de Conformidad
JUSTICIA.