Está en la página 1de 28

Mayo 2015

Año 1 Volumen 11

DERECHO PENAL
CONSTITUCIONAL
Actualidad
Área
Penal Derecho
Derecho penal
penal constitucional
constitucional

Contenido
Pedro Miguel Puente Bardales: La observancia del precedente constitucional
DOCTRINA PRÁCTICA 302
vinculante del Tribunal Constitucional en materia de beneficios penitenciarios
CONSULTA N.º 1: ¿Cuál es la posición del Tribunal Constitucional respecto a
313
NOS PREGUNTAN Y la prohibición de la prisión por deudas?
CONTESTAMOS CONSULTA N.º 2: ¿Cuál es el marco constitucional de la presunción de ino-
314
cencia?
RESEÑA DE Difusión de comunicaciones y el derecho a la intimidad (Exp. N.° 00867-
JURISPRUDENCIA
315
2011-PA/TC Apurimac)
RESEÑA DE Valor constitucional de la libertad personal (Exp. N.° 08095-2013-PHC/TC
JURISPRUDENCIA
322
Lima)
RESEÑA DE
JURISPRUDENCIA
La rehabilitación (Exp. N.° 05212-2011-PHC/TC Lima) 326

DOCTRINA PRÁCTICA
Doctrina práctica

La observancia del precedente constitucional


vinculante del Tribunal Constitucional en
materia de beneficios penitenciarios

Pedro Miguel Puente Bardales


Juez penal del Distritito judicial del Callao

1. Introducción
SUMARIO

2. Presupuestos legales referentes


3. Breve desarrollo de los elementos del problema
4. El precedente vinculante, la ley ordinaria y el tema de la prevalencia en el
ejercicio de la función jurisdiccional
5. Conclusión

1. Introducción miento del Estado democrático basado


La observancia de la ley es una de en un orden constitucional. Reposa
las obligaciones que demanda el sosteni- fundamentalmente en el compromiso

302 Instituto Pacífico Volumen 11 • Mayo 2015


Doctrina práctica
ciudadano de respetarlo como expresión
del pacto social y político de convivencia RESUMEN
y sucesión en el tiempo que nos une y
El presente artículo tiene como objeto la apli-
perdura como nación. La forma de esta cación de la norma procesal penitenciaria en
obligación se bifurca desde el cenit de la el trámite de beneficios penitenciarios desde
Constitución del Estado, pero siempre la observancia del precedente constitucional
vinculante establecido por el Tribunal Consti-
concéntricamente en retorno hacia ella. tucional, en este sentido desarrolla un análisis
Por esta razón la importancia de res- en primer orden del preceden establecido por
la STC Exp. N.° 012-2010-AI, así como la
petar su imperio sobre cualquier norma regulación precisada en las leyes n.°s 30076,
de carácter ordinario. 30101 y 30262. Luego en base a la doctrina
del precedente asume que la modificación de
En ese orden de ideas, abordamos uno debe emanar del mismo órgano que lo
el tema específico: La aplicación de la estableció esto es, el Tribunal Constitucional,
por ello sostiene que el ámbito penitenciario
norma procesal penitenciaria en el trá- no es un exclusión a la regla, sino que el juez
mite de beneficios penitenciarios, desde la debe aplicar el precedente a pesar de la orien-
observancia del precedente constitucional tación que desee darle a la resolución judicial.
vinculante dictado por el Tribunal Cons-
titucional. CONTEXTO NORMATIVO

• Constitución Política: Arts. 51, 109, 138,


2. Presupuestos legales referentes 201.
• Código de Procedimientos Penales: Art.
Constitución Política del Estado 301-A.
“Artículo 51. La Constitución prevalece so- • Código de Ejecución Penal: Arts. 45 y 46.
bre toda norma legal; la ley, sobre la normas
• Código Procesal Constitucional: Arts. VI y
de inferior jerarquía, y así sucesivamente. VII del Título Preliminar.
La publicidad es esencial para la vigencia
• Ley N.° 30101: “Ley que fija las reglas
de toda norma del Estado”.
de aplicación temporal relacionadas a
“Artículo 201. Tribunal Constitucional beneficios penitenciarios”.
El Tribunal Constitucional es el órgano de • Ley N.° 30076: “Ley que modifica el
Control de la Constitución. Es autónomo Código penal, Código procesal penal,
e independiente […]”. Código de ejecución penal y el Código
de los niños y adolescentes y crea registros
“Artículo 138 Función jurisdiccional y protocolos con la finalidad de combatir
[…] En todo proceso de existir incompa- la inseguridad ciudadana”.
tibilidad entre una norma constitucional • Ley N.° 30262: “Ley que modifica el
y una norma legal, los jueces prefieren la Código de ejecución penal, la ley contra el
primera […]”. crimen organizado y la ley contra la trata de
personas y el tráfico ilícito de migrantes”.
“Artículo 109. La ley es obligatoria desde
el día siguiente de su publicación en el
diario oficial, salvo disposición contraria PALABRAS CLAVE
de la misma ley que posterga su vigencia
en todo o en parte”. Beneficio penitenciario / Precedente consti-
tucional / Función jurisdiccional

Volumen 11 • Mayo 2015 Actualidad Penal 303


Actualidad

Penal Derecho penal constitucional


Código Procesal Constitucional Precedente constitucional vinculante
“Artículo VI. Control difuso e interpreta- Exp. N.° 12-2010-AI-TC, política peni-
ción constitucional tenciaria y aplicación temporal de la ley
Los Jueces interpretan y aplican las leyes o procesal de la materia
toda norma con rango de ley y los reglamen- “Apartado 94: […] En consecuencia las
tos según los preceptos y principios consti- leyes que en razón de la especial gravedad
tucionales, conforme a la interpretación de de determinados delitos suprimen los
los mismos que resulte de las resoluciones beneficios penitenciarios de redención de
dictadas por el Tribunal Constitucional”. la pena por trabajo y educación como la
semilibertad y la liberación condicional,
“Artículo VII. Precedente son también inmediatamente aplicables a
Las sentencias del Tribunal Constitucional quienes purguen penas por tales delitos y
que adquieren la autoridad de cosa juzgada aún no hayan solicitado el beneficio”.
constituyen precedente vinculante cuando
así lo exprese la sentencia, precisando el
extremo de su efecto normativo. Cuando ¿SABÍA USTED QUE?
el Tribunal Constitucional resuelva apar-
tándose del precedente, debe expresar los Un juez que encuentra al momento
fundamentos de hecho y de derecho que de resolver una incompatibilidad
sustentan la sentencia y las razones por las entre la interpretación de la norma
cuales se aparta del precedente”. constitucional en materia peniten-
Código de Procedimientos Penales ciaria surgida de un precedente vin-
culante establecido por el Tribunal
“Artículo 301 A. Precedente obligatorio Constitucional, frente a una ley or-
Las sentencias de la Sala Penal de la Corte dinaria vigente que lo desconoce,
Suprema, sin perjuicio de lo dispuesto en tiene que observar el mandato del
el artículo 12 de la Ley Orgánica del Poder precedente.
Judicial, constituyen precedente vinculante
cuando así lo expresen las mismas, preci-
sando el extremo de su efecto normativo.
Cuando la Sala Penal de la Corte Suprema, 3. Desarrollo de los elementos del pro-
resuelva apartándose del precedente, debe blema
expresar los fundamentos de hecho y de de-
recho que sustentan la sentencia y las razones 3.1. La sentencia creadora del precedente
por las cuales se aparta del precedente [...]”. constitucional vinculante en el Expe-
Ley Orgánica del Tribunal Constitucional diente N.° 012-2010-TC-AI
“Disposiciones finales La sentencia del Tribunal Consti-
Primera. Los Jueces y Tribunales interpre- tucional fechada el 11 de noviembre
tan y aplican las leyes y toda norma con ran- del año 2011, Expediente N.° 12-2010
go de ley y los reglamentos respectivos según
los preceptos y principios constitucionales, (en su numeral Ҥ7. Juez penal, deberes
conforme a la interpretación de los mismos funcionales constitucionales y beneficios
que resulte de las resoluciones dictadas por penitenciario”) sancionó en política
el Tribunal Constitucional en todo tipo de penitenciaria, lo siguiente: “79. Sin per-
procesos, bajo responsabilidad”.
juicio de lo expuesto, el Tribunal Cons-

304 Instituto Pacífico Volumen 11 • Mayo 2015


Doctrina práctica
titucional, en atención a sus funciones precedente constitucional vinculante de
de valoración, pacificación y ordenación carácter obligatorio para todos los jueces
[…] considera que existe mérito para de la República, es importante subrayar
profundizar en el tratamiento que cons- esto último puesto que en el ámbito
titucionalmente corresponde aplicar a los jurisdiccional la interpretación de la ley
beneficios penitenciarios de redención de en esa materia tendría que sujetarse final-
la pena por trabajo y educación, semili- mente a la orientación establecida por el
bertad y liberación condicional”. Tribunal Constitucional en su función
“§8 Aplicacion de la ley en el tiem- reconocida de supremo intérprete de
po y beneficios penitenciarios. la Constitución. Entonces un juez que
encuentra al momento de resolver una
[…] el Tribunal Constitucional incompatibilidad entre la interpretación
estima oportuno reiterar su criterio en de la norma constitucional en materia
el sentido de que las modificaciones le- penitenciaria surgida de un precedente
gislativas relacionadas con los beneficios vinculante establecido por el Tribunal
penitenciarios vinculados con la eventual Constitucional, frente a una ley ordina-
puesta en libertad del penado, son inme- ria vigente que lo desconoce, tiene que
diatamente aplicables, aun cuando ellas observar el mandato del precedente.
sean representativas de un tratamiento
penitenciario más estricto […]”. 3.2. Ley N.° 30076
El órgano constitucional anuncia El 19 de agosto de 2013 se publicó el
entonces el desarrollo del tratamiento texto de esta ley que ha realizado cambios
que de acuerdo con el espíritu de la sustanciales en materia de disposiciones
Constitución del Estado, le corresponde penitenciarias entre las que se puede men-
al tema de la aplicación de la ley para los cionar la suspensión de beneficios peniten-
beneficios penitenciarios de semilibertad ciarios en habituales y agentes para el caso
y liberación condicional. Que concretiza específico de delitos graves como parrici-
en el apartado 94: “En consecuencia las dio asesinato, feminicidio, lesiones graves,
leyes que en razón de la especial gravedad secuestro, trata de personas, violación de
de determinados delitos suprimen los menor de edad, hurto y robo agravados,
beneficios penitenciarios de redención de extorsión, tráfico ilícito de drogas entre
la pena por trabajo y educación como la otros. Entró en vigencia el 20 de agosto
semilibertad y la liberación condicional 2013, como acotación vale resaltar que en
, son también inmediatamente aplicables adelante, las solicitudes sobre beneficios en
a quienes purguen penas por tales delitos los delitos que la norma suprimió, resulta-
y aún no hayan solicitado el beneficio”. rán improcedentes, con la única excepción
Se fijan los lineamientos de la po- de aquellas presentadas hasta antes de la
lítica constitucional en materia de be- vigencia de esta ley; todo ello en el marco
neficios penitenciarios estableciendo un del precedente antes reseñado.

Volumen 11 • Mayo 2015 Actualidad Penal 305


Actualidad

Penal Derecho penal constitucional


3.3. Ley N.° 30101 Ley N.° 30101 de manera sui generis ese
Las altas autoridades del INPE encargo, no tiene otro contenido.
declaraban en setiembre de 2013 que
el porcentaje de internos impedidos de IMPORTANTE
pedir beneficios penitenciarios sería del
orden del 73% luego de la aprobación La Ley N.° 30101 no solo exhibe
de las leyes N. 30054, 30068, 30076
os vicios de inconstitucionalidad, sino
que desnaturaliza el tratamiento
y 30077. Su titular (hoy ministro del de los beneficios penitenciarios.
interior) señaló que era absolutamente Esta condición se reconoce implíci-
injusto e ilegal recortar los beneficios tamente con la sanción de la Ley
penitenciarios. N.° 30262 por el Congreso de la
República que retoma la misma
En noviembre del año 2013, se orientación sostenida hasta an-
promulga la ley, de directa relación con tes de la ley 30101, en cuanto a la
la Ley N.° 30076: aplicación inmediata de la norma
penitenciaria en las solicitudes de
Artículo Único. Vigencia de leyes beneficios a presentarse.
“Las modificaciones efectuadas por las
Leyes N.os 30054, 30068, 30076 y 30077
a los beneficios penitenciarios son de apli- Otro problema son los beneficios
cación a los condenados por los delitos que penitenciarios que se resolvieron con la
se cometan a partir de su vigencia”. Ley N.° 30076 hasta la promulgación de
Un texto breve que concretamen- la Ley N.° 30101, es decir, entre el 20 de
te suspende la aplicación de la Ley agosto al 2 de noviembre de 2013. En
N.º 30076 (entre otras) para el tema puridad son resoluciones firmes ampara-
de los beneficios penitenciarios, que ya das en la cosa juzgada que no pueden ser
estaba en vigencia desde el 20-08-2013 desconocidas, pero que establecieron una
y que tuvo plenitud irrestricta en sus circunstancia que no fue salvada en la Ley
efectos hasta el 02-11-13. N.° 30101; por ejemplo, que la ley N.°
30076 se aplicaba a los hechos acaecidos
Teniendo en cuenta que pedir un
desde su vigencia, con excepción de los
beneficio penitenciario implica la comi-
beneficios tramitados antes de promul-
sión del hecho, juzgamiento, condena
garse la Ley N.º 30101.
efectiva y plazos exigidos, aplicar (recién)
la Ley N.° 30076 en hechos producidos Para precisar el marco fáctico de la
a partir del 03-11-13, se daría no antes cuestión problematizada, se trata de la
del año 2015, es decir, a dos años de su opción que se asume por el órgano ju-
promulgación, sin que su texto haya con- risdiccional en la aplicación temporal de
siderado ningún espacio de vacatio legis, la ley procesal penitenciaria respecto a las
sino que este se establece (en la práctica) solicitudes de beneficios penitenciarios
por una ley posterior que fuera de fijar de semilibertad y liberación condicional

306 Instituto Pacífico Volumen 11 • Mayo 2015


Doctrina práctica
presentadas antes y después del 19-08-13 VII del Título Preliminar del CPC,
por los internos sentenciados. respecto de los órganos judiciales para
Por un lado, la opción que informa el apartamiento.
al operador de justicia, en la cognición
3.4. Ley N.° 30262
y pertinencia de la aplicación de la ley
N.° 30076 al amparo preeminente de la La Ley N.° 30262 se promulga el
Constitución del Estado a través de un 05-11-14 y modifica los artículos 46 y
precedente constitucional vinculante, 47 del Código de Ejecución Penal, que
dictado por el Tribunal Constitucional. abordan el tema de la redención de la
De otro lado está la posición que pena por trabajo y que se aplicaron por
sostiene la observancia irrestricta e la Ley N.° 30101 en razón de los hechos
indiscutible de la Ley N.º 30101 pu- cometidos a partir de su vigencia a los
blicada en el diario oficial el 02-11-13. sujetos que generaban conductas pre-
suntamente ilícitas a partir del 03-11-13,
En este panorama cercano a una desconociendo así el precedente Exp.
conclusión final, es necesario recalcar que N.° 12-2010 TC-AI.
la doctrina establece una clasificación tri-
partita en el tema de los precedentes vin- A diferencia de lo anterior, la mo-
culantes que encabeza los llamados cons- dificación de los mismos artículos por
titucionales emitidos únicamente por el la Ley N.° 30062 (básicamente se trató
Tribunal Constitucional, los judiciales de suprimir la aplicación de las reglas
dictados por la justicia ordinaria y final- establecidas, respecto a los artículos
mente todos los administrativos, con sus 153 y 153-A del CP excluyéndolas del
propios mecanismos de apartamiento. catálogo de delitos incluidos en el au-
En ese marco, cavilo en lo que significa el mento de los tiempos para la redención
interés del legislador por sancionar tam- por trabajo o estudio) se aplicó no en
bién disposiciones sobre el precedente razón al tiempo en que acaece el hecho
vinculante judicial, en diversos ámbitos sino primordialmente en razón del
del derecho ordinario; por ejemplo del estado del proceso, es decir, de acuerdo
artículo 40 de la Ley N.º 29497 o 301-A con el tiempo en que acontezca una
del Código de Procedimientos Penales y situación procesal adecuada para po-
otros, en los que al igual que en el caso de der pedir un beneficio penitenciario,
los constitucionales, el mecanismo para esto es, haber acumulado periodos de
el apartamiento y el órgano autorizado carcelería equivalentes a un tercio o la
para operar tal cambio; en este caso, la mitad de la pena impuesta de manera
Corte Suprema de Justicia. Estimo que efectiva. En tal sentido, a la solicitud de
esta demarcación en el tratamiento del beneficios penitenciarios presentada en
precedente vinculante afirma el sentido su vigencia, le corresponde ser resuelta
de la prohibición implícita del artículo con la ley vigente.

Volumen 11 • Mayo 2015 Actualidad Penal 307


Actualidad

Penal Derecho penal constitucional


3.5. Síntesis Lo que se adscribe o retoma nuevamente
Desde el texto original del Código la observancia del precedente.
de Ejecución Penal, las normas anali-
zadas (artículos 46 y 47 del CEP) han QUIROGA LEÓN dice:
sido modificadas en seis oportunidades,
conservando el mismo sentido temporal
en su aplicación, coincidente con el del “[…] el cambio
de criterio juris-
precedente constitucional vinculante prudencial como
analizado y otros pronunciamientos precedente solo
anteriores del Tribunal Constitucional puede efectuarlo
sobre beneficios penitenciarios. Asi- el Tribunal Cons-
mismo, las solicitudes de beneficios titucional y a par-
tir de aquí –y en plena aplicación
penitenciarios se calificaron por regla, del precedente vigente– los magis-
antes y después de la Ley N.° 30101, trados del Poder Judicial deberán
al amparo de la norma penitenciaria cambiar el criterio jurisprudencial
vigente al momento de su presentación. que venían aplicando”.
Dicha ley es la única excepción en este
tracto legislativo, pues:
4. El precedente vinculante, la ley or-
– Carece de contenido propio. dinaria y el tema de la prevalencia
– No modifica el texto de los artículos en el ejercicio de la función jurisdic-
46 y 47 respecto de la Ley N.º 30076. cional
– Contradice un precedente constitu- E n l a s e n t e n c i a S TC E x p.
cional vinculante vigente. N.° 00024-2003-AI/TC, se define que:
– Establece una vacatio legis inconsti- “El precedente constitucional vinculante
tucional al suspender la vigencia de es aquella regla jurídica expuesta en un
normas ajenas. caso particular y concreto que el Tribunal
Con estas características, la Ley Constitucional decide establecer como
N.° 30101 no solo exhibe vicios de regla general; y por ende, deviene en
inconstitucionalidad, sino que desna- parámetro normativo para la resolución
turaliza el tratamiento de los beneficios de futuros procesos de naturaleza homó-
penitenciarios. Esta condición se reco- loga […]”.
noce implícitamente con la sanción de Sobre la naturaleza de este instituto
la Ley N.° 30262 por el Congreso de la se señala: “[…] tienen una connotación
República que retoma la misma orien- binaria .Por un lado aparece como una
tación sostenida hasta antes de la Ley herramienta técnica que facilita la orde-
N.º 30101, en cuanto a la aplicación nación y coherencia de la jurisprudencia
inmediata de la norma penitenciaria en ;y, por otro, expone el poder normativo
las solicitudes de beneficios a presentarse. del Tribunal Constitucional dentro del

308 Instituto Pacífico Volumen 11 • Mayo 2015


Doctrina práctica
marco de la Constitución, el Código Pro- cedentes la norma es expresa, es una
cesal Constitucional y la Ley Orgánica facultad que solo tiene el propio Tribunal
del Tribunal Constitucional”. Constitucional. En tal sentido tanto el
Dr. Aníbal Quiroga, como el Dr. Luis
4.1. Los precedentes constitucionales Sáenz Dávalos destacados constitucio-
vinculantes nalistas peruanos, coinciden en afirmar
Los procedentes constitucionales esta posición. El primero menciona lo
vinculantes que dicta el Tribunal Cons- siguiente: “[…] el cambio de criterio
titucional, caso de la sentencia Exp. jurisprudencial como precedente solo
N.° 12-2010-TC-AI, en suma, son puede efectuarlo el Tribunal Consti-
desarrollos del sentido e interpretación tucional y a partir de aquí –y en plena
de una norma de la Constitución. Esta aplicación del precedente vigente– los
relación los convierte en expresiones magistrados del Poder Judicial deberán
idóneas del sentido del mandato cons- cambiar el criterio jurisprudencial que
titucional (que como en cualquier caso venían aplicando.” .
1

del contenido integral de su texto) no Por su parte, el profesor Sáenz señala


reconocen ningún otro imperativo sobre lo siguiente: “Habiendo sido el Tribunal
sí. La Corte Suprema de Justicia de la Constitucional el generador indiscutible
República en resoluciones como la que del precedente, resulta evidente que debe
corresponde al auto de calificación del ser el mismo, el único legitimado para
recurso de Casación Laboral N.º 2059- decidir por su cambio o su eventual
2013 La Libertad se pronuncia en la desaparición. Interrogarse sobre porqué
materia sancionando: “Octavo: sobre es el Tribunal Constitucional el único
el precedente expedido por el Tribunal organismo con esa capacidad de des-
Constitucional este resulta vinculante vinculación o apartamiento, requiere
para todos los órganos jurisdiccionales recordar lo que ya se dijo en otro mo-
en los términos en que precisa el Código mento. La concepción del precedente
Procesal Constitucional, distinto de la que manejamos en el Perú, es la de una
jurisprudencia que emite dicho Tribu- regla invulnerable que no admite que
nal […]. En ese sentido ha precisado el órganos distintos a los que la crearon
Tribunal Constitucional que a través del puedan discutir sobre sus alcances […]”2.
precedente constitucional, se ejerce un
mandato normativo general, extrayendo 1 Quiroga León, Aníbal, “Interpretación vincu-
una norma a partir de un caso concreto, lante del TC y sus efectos en la jurisprudencia
lo cual coincide tanto con los fines del del Poder Judicial”, en Ponencias del V Congreso
de Derecho procesal constitucional, Adrus D&L
recurso casatorio como con las obliga- Editores, 2014, p.221.
ciones de esta Sala Suprema”. 2 Saenz Dávalos, Luis, “El camino del precedente
constitucional vinculante”, en Ponencias del V
Tiene que señalarse, además, que Congreso de Derecho procesal constitucional, cit.,
respecto a la recurrencia de estos pre- p. 337.

Volumen 11 • Mayo 2015 Actualidad Penal 309


Actualidad

Penal Derecho penal constitucional


En la misma orientación el doctor Se advierte desde otra postura, la
Carlos Mesía Ramírez sostiene: “[…] corroboración en cuanto a que es el
por su propia naturaleza de órgano que Tribunal Constitucional quien tiene
interpreta y defiende la Constitución, el exclusividad respecto a la apreciación
Tribunal Constitucional puede apartarse decisoria sobre el contenido del prece-
de sus propios precedentes. Solo que dente dictado y, por ende, también de
frente a esta eventualidad, está obligado su eventual modificación.
a expresar los fundamentos de hecho y Es entonces pertinente concluir que
de derecho que sustentan el cambio de tanto por su existencia y habilidad como
opinión […]”3. por la forma establecida para recurrirlos,
El tema del precedente constitucional los precedentes vinculantes constitucio-
se ha comprendido asimismo como cau- nales que emite únicamente el Tribunal
sal de lo que el Tribunal Constitucional Constitucional tienen, mientras no se
denomina y desarrolla como sentencia modifiquen por el mismo órgano, que
interlocutoria denegatoria, a partir del ser observados obligatoriamente por los
fallo recaído en el Expediente N.° 987- jueces de la República.
2014-PA/TC. En tal sentido, procede
una sentencia de tal naturaleza cuando la 4.2. En cuanto a la ley ordinaria
cuestión de derecho invocada contradice La Constitución ciertamente pro-
un precedente vinculante del Tribunal tege y regula su ejercicio en el tiempo
Constitucional. Se concibe en opinión del señalando su obligatoriedad desde el día
Dr. Ernesto Blume Fortini dentro de la siguiente a su publicación oficial según
concepción de un mecanismo de descarga indica el:
procesal, precisando lo siguiente: “[…] la
sentencia interlocutoria denegatoria en el “Artículo 109. Publicidad y vigencia de
marco de la finalidad para la cual ha sido la ley
La ley es obligatoria desde el día siguiente
concebida por el Tribunal Constitucional de su publicación en el diario oficial, salvo
, se convierte en un instrumento de des- disposición contraria de la misma ley que
carga procesal aplicable exclusivamente a posterga su vigencia en todo o en parte”.
aquellos casos manifiestamente improce- Esta disposición tiene que en-
dentes o infundados, en los cuales dada su tenderse contextuada en el marco de
orfandad procesal o sustantiva resulta in- la integralidad que gobierna la inter-
oficioso dar pie a mayores trámites […]”4. pretación en materia constitucional.
Consecuentemente, una ley producida
3 Mesía Ramírez, Carlos, Exegesis del Código formalmente puede resultar en determi-
Procesal Constituciona, 4.ª ed., Gaceta Jurídica nadas circunstancias inconstitucional,
Lima, 2013, t. I, p. 139. como probablemente es el caso de la Ley
4 Blume Fortini, Ernesto, “La sentencia intrerlo-
cutoria denegatoria” en Ponencias del V Congreso
N.° 30101. Si vemos con detenimiento
de Derecho procesal constitucional, cit., p. 37. el artículo 109, advertimos que en el

310 Instituto Pacífico Volumen 11 • Mayo 2015


Doctrina práctica
tema de la vigencia de la norma, su la postergación y la propia norma. Es
postergación (propia, no ajena) resulta innegable que la Ley N.° 30101 establece
una excepción que tiene que disponerse una relación inversa a la del mandato
expresamente en su texto. La doctrina constitucional en el artículo 109 para
no ha sido crítica en este extremo si la postergación, pues sanciona el apla-
nos remitimos a comentaristas del zamiento de la aplicación de normas
texto constitucional, como Enrique distintas a ella.
Bernales (La Constitución de 1993,
análisis comparado), Gerardo Eto Cruz CONCLUSIÓN MÁS IMPORTANTE
(La Constitución Política comentada,
Gaceta Jurídica) y tampoco en los au- La decisión del juzgador al resol-
tores que tocaron la compilación en el ver un beneficio penitenciario debe
rubro jurisprudencial respecto al texto ponderar el precedente vinculante
constitucional como Giampol Taboada comentado, cualquiera sea el senti-
(Constitución Política del Perú de 1993) do que quiera darle a su fallo.
Manuel Bermúdez Tapia (La Constitu-
ción a través de las sentencias del Tribunal 5. Conclusión
Constitucional) o Gaceta Jurídica, (La
Constitución en la jurisprudencia del Dilucidada la fuerza vinculante que
Tribunal Constitucional). tienen para el ejercicio de la función
jurisdiccional, los precedentes cons-
Es Marcial Rubio quien tiene algu- titucionales dictados por el Tribunal
na opinión sobre la postergación, que Constitucional con ese carácter; la
comparto a continuación: “[...] Hay que imposibilidad de que la judicatura ordi-
dejar claramente establecido que lo que naria pueda apartarse de ellos mientras
el artículo autoriza es a que postergue estén vigentes y no sean modificados
su vigencia más allá del día siguiente a por el órgano emisor (salvo la vía del
la publicación. Desde luego, no podría control de convencionalidad); así como
decir que rige desde antes de la publica- los vicios de la Ley N.° 30101, se puede
ción porque, entonces, estaría dándosele concluir con razón de derecho que un
vigencia retroactiva y ello sólo puede pronunciamiento sobre otorgamiento
ocurrir con las normas penales cuando de beneficios penitenciarios solicitado
son más favorables al reo (artículo 103 con posterioridad al 19 de agosto de
inciso 2)”5. 2013 debe resolverse por ahora, con ob-
En esta opinión, se desliza la rela- servancia del precedente constitucional
ción indisoluble entre la condición de vinculante dictado en el numeral 94 de
la sentencia Exp. N.° 12-2010-TC-AI,
5 Rubio Correa, Marcial, Estudios de la Consti-
aplicándose en consecuencia la Ley
tución Política de 1993, Fondo Editorial PUCP, N.º 30076 y no la N.º 30101.
1999, p. 232.

Volumen 11 • Mayo 2015 Actualidad Penal 311


Actualidad

Penal Derecho penal constitucional


Es siempre más cercano al enten- que va desde el desacato hasta la no
dimiento general explicar una posición, aplicación. En ese contexto, lo segundo
desde la posibilidad del examen de sus que dice es: “[…] grafica una opción
consecuencias materiales más próximas; plenamente legítima que habilita eva-
en este caso, la que remite a lo que puede luar la pertinencia a la luz del caso del
sucederle al juez ordinario, que en un que se conoce. Por lo mismo, antes que
fallo inobserva un precedente vinculante un quebrantamiento, busca su cumpli-
y vigente del Tribunal Constitucional. miento racional, condicionando a la
Las hipótesis de preservación de la segu- distinción entre contextos y situaciones
ridad jurídica, con el cumplimiento de a la luz de cada controversia (lo que
las normas expresas como el art. VII del excluye, inevitablemente cualquier
T.P del CPC; compulsadas con las de la eventual cuestionamiento)”6.
preeminencia de la defensa de derechos Otro, el de la consideración también
fundamentales que podría oponerse a doctrinal que califica a los precedentes
un precedente que el juzgador estime vinculantes por la estructura jurídico
los trasgrede, animan las respuestas po- conceptual que expresan en su parte
sibles, decantadas en dos posibilidades resolutiva, en aquellos que establecen
que permiten a la postre inferir donde reglas cerradas (fijas, concretas) y en los
estará la razón material: ¿se justifica o que establecen principios escindiendo en
no la decisión judicial de apartamiento ello, la posibilidad de apartamiento de los
del precedente constitucional vinculante segundos, por su naturaleza.
Tribunal Constitucional?
Por último, señalar que la decisión
Finalmente dos alcances doctri- del juzgador al resolver un beneficio pe-
nales uno que explica Sáenz Dávalos nitenciario debe ponderar el precedente
partiendo del supuesto de que un vinculante comentado, cualquiera sea el
precedente: “[…] no ha sido configu- sentido que quiera darle a su fallo.
rado como un mecanismo opuesto a
la sensatez o al sentido común […]” 6 SAENZ DÁVALOS, “El camino del precedente
añade que es posible un panorama constitucional vinculante”, cit., p. 321.

312 Instituto Pacífico Volumen 11 • Mayo 2015


Nos preguntan y contestamos

NOS PREGUNTAN Y CONTESTAMOS

Nos preguntan y contestamos


Contenido
CONSULTA n° 1 ¿Cuál es la posición del Tribunal Constitucional respecto a la prohibición de la prisión por deudas?

CONSULTA n° 2 ¿ Cuál es el marco constitucional de la presunción de inocencia?

CONSULTA N.° 1
¿Cuál es la posición del Tribunal Constitucional respecto a la prohi-
bición de la prisión por deudas?

La prohibición de la prisión por “[…] el origen de la obligación de pago


deudas regulada por el artículo 2 nu- se afinca en el ámbito penal, sede en que
meral 24 literal c de nuestra Constitu- se condenó a la beneficiaria imponién-
ción Política garantiza –como señala dosele como condena el reparar el daño
el Tribunal Constitucional en el Exp. ocasionado por el delito”.
N.° 2892-2003-HC/TC– que las perso- Por otro lado, desde la tipicidad del
nas no sufran restricción de su libertad delito de omisión a la asistencia familiar
locomotora por el incumplimiento de (artículo 149 del Código Penal), cabe
obligaciones cuyo origen se encuentra sostener que no es posible considerar
en el orden civil. que se trate de la excepción al mandato
Así pues, son relevantes sobre el judicial por incumplimiento de deberes
particular, la sentencia del Tribunal alimentarios, pues lo que ese tipo legal
Constitucional recaída en el Expediente castiga es el incumplimiento de resolu-
N.° 1428-2002-HC/TC que determinó ciones judiciales y no de meros convenios
que la revocación de la condicionalidad entre particulares1.
de la penal por omisión voluntaria del
pago de la reparación civil no constituye
una lesión del derecho a la libertad in- 1 San Martín Castro, Cesar, Constitución,
dividual, pues la sentencia del Tribunal “Tribunal Constitucional y Derecho Penal
Nacional”, en Revista Oficial del Poder Judicial,
Constitucional recaída en el Expediente Año 2, N.° 1, Lima, 2008, pp. 77-78. Versión
N.° 7361-2005-HC/HC señala que digital disponible en: <//bit.ly/1cSBUBV.>

Volumen 11 • Mayo 2015 Actualidad Penal 313


Actualidad

Penal Derecho penal constitucional

CONSULTA N.° 2
¿Cuál es el marco constitucional de la presunción de inocencia?

La presunción de inocencia es la • A nivel procesal. El mismo trato


máxima garantía del imputado y uno de de no autor hasta que un régimen
los pilares del proceso penal acusatorio de pruebas obtenidas debidamente
que permite a toda persona conservar produzca condena.
un estado de “no autor”; mientras no se Este régimen de pruebas, a fin de
expida una resolución judicial firme. Este condenar, exige para destruir la presun-
derecho está reconocido por el artículo 2 ción de inocencia:
numeral 24 literal e de la Constitución – La inversión de la carga de la prueba.
Política y tiene como efectos1: Es decir que quien acusa tiene que
• A nivel extraprocesal. Es un derecho probar la culpabilidad y que nadie
subjetivo por el cual al sindicado se está obligado a probar su inocencia.
le debe dar el trato de “no autor”, es – El despliegue de una actividad pro-
decir, que nadie, ni la Policía ni los batoria mínima. Esta referida a que
medios de comunicación pueden las pruebas actuadas sean de cargo y
sindicar a alguien como culpable que hayan sido practicadas en juicio
hasta que una sentencia lo declare (salvo excepciones).
como tal, a fin de respetar su derecho – Que las pruebas se hayan producido
al honor e imagen. con las debidas garantías procesales.
– Que las pruebas hayan sido valoradas
1 Cubas Villanueva, Víctor, El nuevo proceso
penal peruano. Teoría y práctica de su implemen- libremente por jueces ordinarios
tación, 2.ª ed., Palestra, Lima, 2015, pp. 56-58. independientes e imparciales.

314 Instituto Pacífico Volumen 11 • Mayo 2015


Reseña de jurisprudencia

RESEÑA DE JURISPRUDENCIA

Reseña de jurisprudencia
Exp. N.° 00867-2011-
PA/TC Apurimac Difusión de comunicaciones y el
derecho a la intimidad

EXP. N.° 00867-2011-PA/TC APURIMAC

Tema Difusión de comunicaciones y el derecho a la intimidad.

Fecha de emisión / pu- 17-07-2014 / 18-05-2015


blicación

Normas aplicadas Constitución Política: Artículo 2 núm. 7.

Contexto fáctico El 30 octubre de 2009 el demandante compró un carnero a Tomás Gutiérrez Berrio,
pagándole un adelanto de S/. 50.00. Debido a la demora en la entrega del carnero
le exigió al vendedor el cumplimiento del contrato. El vendedor acudió donde la
fiscal emplazada, la que lo indujo para que, por medio de un celular habilitado como
privado, hiciera llamadas al celular del demandante, las que fueron escuchadas y
grabadas sin su autorización, y fueron posteriormente manipuladas e incorporadas en
un CD a efectos de realizar otros actos de investigación, que sirvieron para formalizar
una denuncia en su contra por el delito de cohecho pasivo propio.

Extremos de la pre- La demanda tiene por objeto que se declare la nulidad e ineficacia de las grabaciones
tensión de las conversaciones telefónicas sostenidas por el actor con don Tomás Gutiérrez
Berrio, así como la nulidad e ineficacia de los demás medios de prueba obtenidos
como consecuencia de estas grabaciones, toda vez que, a juicio del demandante,
constituyen medios probatorios ilícitos en la medida en que han sido obtenidos con
vulneración de sus derechos fundamentales.

Criterios del órgano Si bien la difusión o transmisión del contenido de la comunicación a terceros puede
jurisdiccional implicar la violación del derecho a la intimidad personal o familiar, no toda difusión
o transmisión a terceros supone per se la afectación a este derecho, pues este también
puede ser sujeto de limitaciones y/o restricciones. Así pues, existen algunos supuestos
en lo que precisamente a través de dicha actuación se busca proteger otros bienes
igualmente legítimos, entre ellos el interés general en la investigación y persecución del
delito u otro bien constitucional análogo. Ello es así porque no se puede comprender,
mucho menos defender, el interés constitucional que pueda existir, por ejemplo, al
proteger el secreto de la comisión de un delito. Al contrario, en esos supuestos, en
lugar de existir la “obligación” de secreto o reserva del contenido de la comunicación,
existe más bien la obligación de denunciar el hecho delictivo una vez conocido. En
relación a esto último, tal obligación incluso viene impuesta a través de la tipificación
del delito de omisión de denuncia (artículo 407 del Código Penal).

Volumen 11 • Mayo 2015 Actualidad Penal 315


Actualidad

Penal Derecho penal constitucional

TEXTO DE LA SENTENCIA

EXP. N.° 00867-2011-PA/TC


APURIMAC
ALAN SIASMANY
QUINTANO SARAVIA

SENTENCIA DEL TRIBUNAL CONSTITUCIONAL

En Lima, a los 17 días del mes de julio de 2014, la Sala Segunda del Tribunal Constitu-
cional, integrada por los magistrados Blume Fortini, Ramos Núñez y Ledesma Narváez,
pronuncia la siguiente sentencia.
ASUNTO
Recurso de agravio constitucional interpuesto por don Alan Siasmany Quintano Saravia
contra la resolución expedida por la Sala Mixta de Abancay de la Corte Superior de Jus-
ticia de Apurímac, de fojas 188, su fecha 9 de diciembre de 2010, que declaró infundada
la demanda de autos.
ANTECEDENTES
Con fecha 12 de marzo de 2010, don Alan Siasmany Quintano Saravia interpuso deman-
da de amparo contra la Fiscal de la Tercera Fiscalía Provincial Penal de Abancay, doctora
Mary Luz Merino Villegas y contra el Procurador del Ministerio Público, a fin de que
se declare la nulidad e ineficacia de las grabaciones de las conversaciones telefónicas que
sostuvo con don Tomás Gutiérrez Berrio los días 29 y 30 de diciembre de 2009, así como
la nulidad e ineficacia de los demás medios de prueba obtenidos como consecuencia de
tales grabaciones, aduciendo que constituyen medios probatorios ilícitos en la medida
que han sido obtenidos con vulneración de sus derechos fundamentales y, a pesar de eso,
han sido incluidos en la denuncia fiscal formulada en su contra por el delito de cohecho
pasivo propio. Alega, por tanto, la violación del derecho al secreto y a la inviolabilidad
de las comunicaciones, así como la contravención del principio de interdicción de la
arbitrariedad.
Refiere que el 30 octubre de 2009 le compró un carnero al señor Tomás Gutiérrez Berrio,
pagándole un adelanto de S/. 50.00. Agrega que debido a la demora en la entrega del car-
nero le exigió al vendedor el cumplimiento del contrato y que este, pretendiendo evadir
su obligación, acudió donde la fiscal emplazada, la que lo indujo para que, por medio de
un celular habilitado como privado, hiciera llamadas a su celular, las que fueron escucha-
das y grabadas sin su autorización, y fueron posteriormente manipuladas e incorporadas
en un CD a efectos de realizar otros actos de investigación, que sirvieron para formalizar
una denuncia en su contra por el delito de cohecho pasivo propio. Asimismo, sostiene el
accionante que la fiscal emplazada indujo al señor Tomás Gutiérrez Berrio para que reali-
ce actos con apariencia delictiva, pues, el día 30 de diciembre de 2009, tal funcionaria le
dio de su propio dinero cinco billetes de S/. 10.00 para que, a su vez, este se lo entregue.

316 Instituto Pacífico Volumen 11 • Mayo 2015


Reseña de jurisprudencia

Sostiene, además, que fue intervenido por la Policía Nacional en circunstancias en que
el señor Gutiérrez Berrio le devolvía los S/. 50.00 entregados por el carnero en calidad
de adelanto; hechos sobre los que, según refiere, el señor Gutiérrez Berrio ha señalado
expresamente haber sido inducido por la fiscal emplazada y encontrarse totalmente arre-
pentido, de lo que se desprende que la referida fiscal ha obtenido un medio probatorio
ilícito con el único afán de perjudicarlo.
Admitida a trámite la demanda, la fiscal emplazada, a través de su escrito de contestación
(fojas 87), solicitó que esta sea declarada infundada, por cuanto si bien se procedió a escu-
char y grabar las conversaciones telefónicas realizadas entre don Tomás Gutiérrez Berrio y
el ahora demandante, don Alan Siasmany Quintano Saravia, tal intervención se hizo con
motivo de una denuncia por el delito de cohecho pasivo formulada verbalmente por el
primero contra el segundo de los nombrados, lo que fue autorizado por el propio denun-
ciante. En tal sentido, enfatizó que resulta constitucional la intervención del Ministerio
Público para conocer (grabar o escuchar) el contenido de las comunicaciones entre priva-
dos, cuando uno de ellos lo solicita y lo permite, siempre que mediante esa comunicación
uno de ellos cometa un ilícito en agravio del otro y que dicho ilícito sea perseguible de
oficio. Por su parte, el Procurador del Ministerio Público, a través de su contestación a la
demanda (fojas 124), solicitó que la demanda sea declarada improcedente, afirmando que
la intervención de las conversaciones telefónicas ha sido autorizada y permitida por uno
de los interlocutores y, además, porque las conversaciones versaron sobre hechos ilícitos y
no sobre aspectos que revelen información sobre la vida íntima o personal.
Con fecha 25 de agosto de 2010, el Juzgado Mixto de Abancay declaró infundada la de-
manda al considerar que no se ha producido la violación de los derechos invocados, toda
vez que uno de los intervinientes en la comunicación privada decidió voluntariamente
poner de manifiesto su contenido ante un tercer sujeto, en este caso la representante del
Ministerio Público, siendo entonces evidente que la ruptura del secreto de la comunica-
ción resulta atribuible a uno de los intervinientes, en este caso al señor Gutiérrez Berrio y
no precisamente a la representante del Ministerio Público.
Con fecha 9 de diciembre de 2010, la Sala Mixta de Abancay confirmó la apelada por
similares fundamentos.
FUNDAMENTOS
Delimitación del petitorio
1. La demanda tiene por objeto que se declare la nulidad e ineficacia de las grabaciones de
las conversaciones telefónicas sostenidas por el actor con don Tomás Gutiérrez Berrio los
días 29 y 30 de diciembre de 2009, así como la nulidad e ineficacia de los demás medios
de prueba obtenidos como consecuencia de estas grabaciones, toda vez que, a juicio del
demandante, constituyen medios probatorios ilícitos en la medida en que han sido ob-
tenidos con vulneración de sus derechos fundamentales. Empero, a pesar de esto, fueron
incluidos en la denuncia formulada en su contra por el delito de cohecho pasivo propio.
Alega, la violación del derecho al secreto y a la inviolabilidad de las comunicaciones y la
contravención del principio de interdicción de la arbitrariedad.

Volumen 11 • Mayo 2015 Actualidad Penal 317


Actualidad

Penal Derecho penal constitucional

El derecho al secreto y a la inviolabilidad de las comunicaciones


2. El derecho al secreto y a la inviolabilidad de las comunicaciones y documentos privados
que se encuentra reconocido en el artículo 2, inciso 10, de la Constitución, prohíbe que
las comunicaciones y documentos privados de las personas sean interceptados o conocidos
por terceros ajenos a la comunicación misma, sean estos órganos públicos o particulares,
salvo que exista autorización judicial debidamente motivada para ello. Al respecto este
Tribunal en reiterada jurisprudencia ha precisado que “el concepto de secreto e inviola-
bilidad de las comunicaciones y documentos privados, desde esa perspectiva, comprende
a la comunicación misma, sea cual fuere su contenido y pertenezca o no el objeto de la
comunicación al ámbito de lo personal, lo íntimo o lo reservado. De manera que se con-
culca el derecho tanto cuando se produce una interceptación de las comunicaciones, es
decir, cuando se aprehende la comunicación [...]; como cuando se accede al conocimiento
de lo comunicado, sin encontrarse autorizado para ello” (Cfr. STC 2863-2002-AA/TC,
fundamento 3, STC 003-2005-AI/TC, fundamentos 359-362, entre otras).
3. En efecto, la prohibición contenida en la disposición constitucional antes mencionada
se dirige a garantizar de manera inequívoca la impenetrabilidad de la comunicación en
cualquiera de sus formas o medios, a fin de que no sufra una injerencia externa por parte de
terceros, pues la presencia de un actor ajeno o extraño a los que intervienen en el proceso
comunicativo es precisamente el elemento indispensable para invocar la posible afectación
del derecho al secreto y a la inviolabilidad de las comunicaciones. No obstante ello, la
función tutelar de este derecho no alcanza a quien siendo parte de una comunicación
registra, capta o graba también su propia conversación ni tampoco a quien siendo parte de
dicha comunicación autoriza de manera voluntaria y expresa a un tercero para que acceda
a la comunicación. Desde esta perspectiva, es constitucionalmente posible sostener que el
derecho a la inviolabilidad de las comunicaciones no se ve vulnerado cuando alguna de las
partes intervinientes en el proceso comunicativo perenniza o graba para sí la comunicación
en la que forma parte o cuando de manera libre, voluntaria y expresa permite, posibilita
o autoriza la interceptación, grabación o el acceso al contenido de la comunicación a un
tercero ajeno a la comunicación misma. Cuestión totalmente distinta, hay que insistir, es
la intervención en la comunicación de un tercero que no tiene autorización de ninguno
de los interlocutores o de la autoridad judicial. Ello es así porque, repetimos, lo que cons-
titucionalmente está vedado es la injerencia externa en la comunicación de un tercero que
no tiene autorización alguna y no el registro o la autorización para el acceso a la propia
comunicación.
4. Teniendo en cuenta lo anterior, también es posible sostener que en base al dominio de
la comunicación que posee cada uno de los interlocutores, el registro para sí o la autori-
zación para acceder a ella por cualquiera de estos y el conocimiento del contenido de la
comunicación, tampoco supone la violación del derecho constitucional al secreto de las
comunicaciones. Planteadas así las cosas, esto es, la permisión del acceso al contenido de
la comunicación (el mensaje, la identificación del otro interlocutor, el equipo o medio
técnico utilizado o cualquier otro contenido) surge, sin embargo, el problema de la posible
afectación a la esfera más íntima del otro interlocutor. Para el análisis del problema, resulta
preciso distinguir entre el proceso de la comunicación y el contenido de la comunicación.
El primero, según ha quedado dicho, prohíbe cualquier injerencia externa por parte de

318 Instituto Pacífico Volumen 11 • Mayo 2015


Reseña de jurisprudencia

un tercero, salvo que exista autorización válida. El segundo no impone un deber de re-
serva o de secreto de lo comunicado por el solo hecho de haber recibido o entrado en la
comunicación. Ello es así porque, en tal supuesto, solo si el contenido de la comunicación
fuera difundido o transmitido a terceros, esa actuación tal vez puede suponer, según sea
el caso, la afectación del derecho a la intimidad personal o familiar, pero no la afectación
del derecho al secreto de las comunicaciones.
5. Lo anteriormente expuesto tiene adecuado respaldo constitucional, porque si bien la
difusión o transmisión del contenido de la comunicación a terceros puede implicar la
violación del derecho a la intimidad personal o familiar, no toda difusión o transmisión a
terceros supone per se la afectación a este derecho, pues este también puede ser sujeto de
limitaciones y/o restricciones. Así pues, existen algunos supuestos en lo que precisamente
a través de dicha actuación se busca proteger otros bienes igualmente legítimos, entre ellos
el interés general en la investigación y persecución del delito u otro bien constitucional
análogo. Ello es así porque no se puede comprender, mucho menos defender, el interés
constitucional que pueda existir, por ejemplo, al proteger el secreto de la comisión de
un delito. Al contrario, en esos supuestos, en lugar de existir la “obligación” de secreto o
reserva del contenido de la comunicación, existe más bien la obligación de denunciar el
hecho delictivo una vez conocido. En relación a esto último, tal obligación incluso viene
impuesta a través de la tipificación del delito de omisión de denuncia (artículo 407 del
Código Penal).
El principio de interdicción de la arbitrariedad
6. En cuanto al principio de interdicción de la arbitrariedad, este Tribunal en reiterada juris-
prudencia reconoce el principio de interdicción o prohibición de todo poder ejercido en
forma arbitraria e injusta. Este principio tiene un doble significado: (i) en un sentido clásico
y genérico, la arbitrariedad aparece el reverso de la justicia y el derecho; (ii) en un sentido
moderno y concreto, la arbitrariedad aparece como lo carente de fundamentación objetiva,
lo incongruente y contradictorio con la realidad que ha de servir de base a toda decisión. Es
decir, como aquello desprendido o ajeno a toda razón de explicarlo (STC 0090-2004-AA/
TC, fundamento 12: STC 0535-2009-PA/TC, fundamento 17; entre otras).
Análisis del caso materia de controversia constitucional
7. En el caso constitucional de autos este Tribunal debe determinar si efectivamente la
intervención (grabación y escucha) de la conversación telefónica en la que fuera parte el
ahora demandante, don Alan Siasmany Quintano Saravia, por el otro interlocutor en la
misma, don Tomás Gutiérrez Berrio y por la Fiscal de la Tercera Fiscalía Provincial Penal de
Abancay, doctora Merino Villegas, vulnera o no el derecho al secreto y a la inviolabilidad
de las comunicaciones del actor, así como el principio de interdicción de la arbitrariedad.
Al respecto, según el demandante, se ha efectuado de manera arbitraria una injerencia en
su derecho al secreto y a la inviolabilidad de sus comunicaciones y al contenido de ellas,
toda vez que la fiscal emplazada indujo al señor Gutiérrez Berrio para que realice llamadas
a su celular y emita expresiones que tengan la apariencia de delito, tanto más si dichas
conversaciones estaban referidas a asuntos privados como es la compra de un camero.
La fiscal emplazada, en cambio, ha manifestado que la intervención de la conversación
telefónica se produjo con motivo de la denuncia formulada por don Tomás Gutiérrez
Berrio y mediante la autorización respectiva de este.

Volumen 11 • Mayo 2015 Actualidad Penal 319


Actualidad

Penal Derecho penal constitucional

8. En autos se aprecia que con fecha 29 de diciembre de 2009, a horas 10:30 am., don Tomás
Gutiérrez Berrio (contra quien se seguía un proceso penal por el delito de lesiones ante
el Tercer Juzgado Penal de Abancay) interpuso denuncia verbal ante la Tercera Fiscalía
Provincial Penal de Abancay a cargo de la fiscal emplazada, contra el ahora demandante,
el SOT PNP Alan Siasmany Quintano Saravia, por el delito de cohecho pasivo propio,
denunciando que el efectivo policial le dijo: “que había dejado el número de su celular a
su cónyuge (Eulalia Pelayza Allca), y que debería constituirse hacia la ciudad de Abancay
en fecha 29 de diciembre del año en curso y le llamara a su celular, si en caso no lo hiciera
retornaría a su domicilio y lo llevaría del cogote […], indicándole este efectivo policial
que cuando se constituya a la ciudad de Abancay y se presente ante su persona le traiga
dinero” (fojas 30). Conocidos estos hechos, a horas 10:42 am, se dispuso que a través de
un teléfono habilitado por la fiscalía, el denunciante realizara las llamadas al número tele-
fónico proporcionado por el efectivo policial 983780797, precediéndose a la grabación de
las conversaciones en la memoria del celular, las que luego fueron copiadas a un CD para
su evaluación; intervención que fue realizada por la representante del Ministerio Público
con el concurso y la autorización del señor Gutiérrez Berrio, según se aprecia de su firma
consignada en el acta correspondiente (fojas 32). Lo mismo se hizo al día siguiente, según
acta del 30 de diciembre de 2009 (fojas 33).
9. Pues bien, del acta de reconocimiento de voz de ahora demandante, don Alan Siasmany
Quintano Saravia (fojas 69) y, más específicamente, de la parte relevante del registro de
la conversación en audio CD (fojas 85), se aprecia que este le manifiesta a don Tomás
Gutiérrez Berrio lo siguiente: “...la verdad yo no soy quien para exigirle, pero tu ve cuan-
to, cuanto te puede costar tu asunto, si puedes unos setenta así, pues para darle también
sabes al comisario para que firme, ya unos sesenta o setenta para que firme pues”. De
otra conversación, se aprecia lo siguiente “...ya sabes yo te puedo ayudar [...], pero trata
de conseguirte si no el documento va ir a la fiscalía”. Igualmente, lo siguiente: “...coge
un auto y vente aquí al Parque El Olivo ya, ahorita te estoy esperando”. Este último fue
el lugar donde fue intervenido por la Policía Nacional con participación del Ministerio
Público el día 30 de diciembre de 2009, encontrándose en el bolsillo de su casaca los 5
billetes de S/.50.00 que fueron proporcionados por la Fiscalía (fojas 38).
10. Así las cosas, el análisis de este Tribunal ha de partir, en primer lugar, teniendo en cuenta el
contexto en el que se produjo la intervención de la conversación telefónica realizada entre
don Tomás Gutiérrez Berrio y el SOT PNP Alan Siasmany Quintano Saravia, deman-
dante en este proceso. Al respecto, según ha quedado descrito, la decisión de intervenir
la referida comunicación y, con ello, de acceder al contenido de la misma, se produjo
en el contexto de una denuncia verbal previa por parte de don Tomás Gutiérrez Berrio
ante la alta probabilidad de que se produzca la consumación del delito de cohecho pasivo
propio, en su agravio; intervención que, como ha mencionado, se produjo con la expresa
autorización de uno de los interlocutores, el que autorizó la grabación de las llamadas,
lo que se hizo para conocer la existencia de la alta probabilidad de la consumación del
delito de cohecho pasivo propio; el que, por cierto, es algo que el agraviado pudo haber
realizado en forma particular o por otra persona a su encargo. En cambio, existen mayores
garantías cuando se realiza, previa denuncia de la posible comisión de un delito, por el
órgano que constitucionalmente tiene el encargo de la investigación y la persecución del

320 Instituto Pacífico Volumen 11 • Mayo 2015


Reseña de jurisprudencia

delito, evitando incluso la posible manipulación del material en el que fueron grabadas
las conversaciones.
11. Por lo dicho, este Tribunal no comparte la tesis del demandante en el sentido de que las
partes intervinientes en la conversación grabada los días 29 y 30 de diciembre de 2009, no
autorizaron la intervención de la comunicación y que la entrega del dinero a su persona
era la devolución de dinero ante el fracaso por la venta de un carnero, pues la actuación
del Ministerio Público, en la persona de la fiscal Merino Villegas, fue autorizada por don
Tomás Gutiérrez Berrio. Por tales motivos, este Tribunal considera constitucionalmente
legítima la intervención (grabación y escucha) de la comunicación telefónica realizada
entre los entonces denunciante y denunciado, pues tal intervención no ha supuesto la
violación del derecho al secreto de las comunicaciones del actor. Por lo demás, en las
grabaciones no hay nada que pueda entenderse como parte de la vida íntima o intimidad
personal del ahora demandante, y, por lo tanto, pueda invocarse la afectación del derecho
a la intimidad. Todo lo contrario, según ha quedado descrito, lo escuchado y grabado de
la conversación de los días 29 y 30 de diciembre de 2009 tiene que ver con actos ilícitos
que llegaron a consumarse el día 30 de diciembre de 2009, los mismos que resultarían
constitutivos del delito de cohecho pasivo propio, por lo que, al no haber afectación alguna
de derechos, la demanda debe ser desestimada.
Por estos fundamentos, el Tribunal Constitucional, con la autoridad que le confiere la
Constitución Política del Perú,
HA RESUELTO
Declarar INFUNDADA la demanda.
Publíquese y notifíquese.
SS.
BLUME FORTINI / RAMOS NÚÑEZ / LEDESMA NARVÁEZ

Volumen 11 • Mayo 2015 Actualidad Penal 321


Actualidad

Penal Derecho penal constitucional

RESEÑA DE JURISPRUDENCIA
Reseña de jurisprudencia

Exp. N.° 08095-2013-


PHC/TC Lima Valor constitucional de la libertad
personal

EXP. N.° 08095-2013-PHC/TC LIMA

Tema Valor constitucional de la libertad personal

Fecha de emisión / pu- 11-03-2015 / 08-05-2015


blicación

Normas aplicadas Constitución Política: Art. 2 núm. 24.


Declaración Universal de Derechos Humanos: Art. 9.
Convención Americana de Derechos Humanos: Art. 7 núm. 3.

Contexto fáctico El demandante fue condenado por el delito de omisión a la asistencia familiar a una
pena privativa de la libertad suspendida en su ejecución por el plazo de 2 años, bajo
el cumplimiento de reglas de conducta. Agrega que nunca fue notificado sobre la
formación del cuaderno de ejecución de la pena, siendo que hasta el 19 de enero de
2012 no existía Juzgado ante el cual debía comparecer para informar y dar cuenta
de sus actividades y cumplir con el pago de los devengados, por lo que no se le pudo
imputar el incumplimiento de las reglas de conducta.

Extremos de la pre- Se solicita que se declare nula la resolución que en ejecución de sentencia declaró
tensión fundado el requerimiento de revocatoria de la suspensión de la pena por el delito de
omisión a la asistencia familiar. Alega la vulneración de los derechos fundamentales
a la tutela jurisdiccional efectiva, de defensa y al debido proceso en conexidad con
el derecho a la libertad personal.

Criterios del órgano La libertad personal es uno de los valores fundamentales de nuestro Estado Consti-
jurisdiccional tucional de Derecho, por cuanto fundamenta diversos derechos constitucionales, a la
vez que justifica la propia organización constitucional. En cuanto derecho subjetivo
garantiza que no se afecte indebidamente la libertad física de las personas, esto es,
su libertad locomotora, ya sea mediante detenciones, internamientos o condenas
arbitrarias. Los alcances de la garantía dispensada a esta libertad comprenden cual-
quier supuesto de privación de la libertad locomotora, independientemente de su
origen, la autoridad o persona que la haya efectuado. Garantiza, pues, ante cualquier
restricción arbitraria de la libertad personal.

322 Instituto Pacífico Volumen 11 • Mayo 2015


Reseña de jurisprudencia

TEXTO DE LA SENTENCIA

EXP. N.° 08095-2013-PHC/TC


LIMA
JAIME MÁXIMO OCHOA VALDEZ

SENTENCIA DEL TRIBUNAL CONSTITUCIONAL

En Lima, a los 11 días del mes de marzo de 2015, el Pleno del Tribunal Constitucional,
integrado por los señores magistrados Urviola Hani, Miranda Canales, Blume Fortini,
Ramos Núñez, Sardón de Taboada, Ledesma Narváez y Espinosa-Saldaña Barrera, pro-
nuncia la siguiente sentencia.
ASUNTO
Recurso de agravio constitucional interpuesto por don Julio César Quintana Balladares a
favor de don Jaime Máximo Ochoa Valdez contra la resolución de fojas 523, de fecha 23
de setiembre de 2013, expedida por la Quinta Sala Penal para Procesos con Reos Libres
de la Corte Superior de Justicia de Lima, que declaró improcedente la demanda de autos.
ANTECEDENTES
Con fecha 20 de junio de 2012, don Jaime Máximo Ochoa Valdez interpone demanda
de hábeas corpus y la dirige contra los jueces superiores integrantes de la Sala Penal de
Apelaciones de la Corte Superior de Justicia de Tumbes señores Torre Muñoz, Marchan
Apolo y Cerrón Rengifo, a fin de que se declare la nulidad de la Resolución N.° 11, de fe-
cha 31 de mayo de 2012, que en ejecución de sentencia declaró fundado el requerimiento
de revocatoria de la suspensión de la pena por el delito de omisión a la asistencia familiar
(Expediente N.° 00746-2010-35-2601-JR-PE-01).
Sostiene que fue condenado por el delito de omisión a la asistencia familiar a una pena
privativa de la libertad suspendida en su ejecución por el plazo de dos años, bajo el cum-
plimiento de reglas de conducta. Agrega que nunca fue notificado sobre la formación
del cuaderno de ejecución de la pena, siendo que hasta el 19 de enero de 2012 no existía
Juzgado ante e] cual debía comparecer para informar y dar cuenta de sus actividades y
cumplir con el pago de los devengados, por lo que no se le pudo imputar el incumpli-
miento de las reglas de conducta. Manifiesta que tampoco se le notificó las resoluciones
N.° 18, de fecha 16 de enero de 2012, por la cual se emiten los boletines y testimonios
de condena, y N.° 1, que dispone la formación del cuaderno de ejecución; es decir, que
desconocía el cumplimiento de lo ordenado por la sentencia condenatoria sobre el cum-
plimiento de dichas reglas de conducta. Añade que recién en el mes de marzo de 2012
supo que el Tercer Juzgado de Investigación Preparatoria de Tumbes era el encargado de
la ejecución de la sentencia, porque fue notificado para que asista a la audiencia de revo-
catoria de la suspensión de la pena solicitada por el representante del Ministerio Público.
En tal sentido, considera que se violó su derecho a libertad personal.
Ninguna de las partes prestó declaración alguna.
El Vigésimo Séptimo Juzgado Especializado en lo Penal de Lima con fecha 15 de mayo de

Volumen 11 • Mayo 2015 Actualidad Penal 323


Actualidad

Penal Derecho penal constitucional

2013 declaró infundada la demanda al considerar que el actor, al haber estado presente en
la audiencia de lectura de sentencia, tenía pleno conocimiento de las reglas de conducta
impuestas en |a sentencia; pese a ello, incumplió dos de dichas reglas, por lo cual no pue-
de alegar un desconocimiento de las mismas.
La Sala Superior competente confirma la apelada por similares fundamentos, agregando
que no proceden los procesos constitucionales cuando los hechos y el petitorio de la de-
manda no están referidos en forma directa al contenido constitucionalmente protegido
del derecho invocado.
En su Recurso de Agravio Constitucional (fojas 535) el demandante reitera los argumen-
tos de su demanda.
FUNDAMENTOS
1. Delimitación del petitorio
Se solicita que se declare nula la resolución de fecha 31 de mayo de 2012, que en ejecución
de sentencia declaró fundado el requerimiento de revocatoria de la suspensión de la pena
por el delito de omisión a la asistencia familiar (Expediente N.° 00746-2010-35-2601
-JR-PE-01). Alega la vulneración de los derechos fundamentales a la tutela jurisdiccional
efectiva, de defensa y al debido proceso en conexidad con el derecho a la libertad personal.
2. Sobre la afectación al derecho a la libertad personal (artículo 2, numeral 24, de la
Constitución)
2.1. Argumentos del demandante
Sostiene que nunca fue notificado sobre la formación del cuaderno de ejecución de la pena,
siendo que hasta el 19 de enero de 2012 no existía Juzgado ante el cual debía comparecer
para informar y dar cuenta de sus actividades y cumplir con el pago de los devengados,
por lo que no se le pudo imputar el incumplimiento de las reglas de conducta. Manifiesta
que tampoco se le notificó las Resoluciones N.° 18, de fecha 16 de enero de 2012, por la
cual se emite los boletines y testimonios de condena, y N.° 1, que dispone la formación
del cuaderno de ejecución; es decir, que desconocía el cumplimiento de lo ordenado por la
sentencia condenatoria sobre el cumplimiento de dichas reglas de conducta. Finalmente,
alega que no actuó dolosamente para incumplir dichas reglas de conducta.
2.2. Argumentos de los demandados
No prestaron declaración alguna.
2.3. Consideraciones del Tribunal Constitucional
La libertad personal es un derecho subjetivo reconocido en el inciso 24) del artículo 2 de la
Constitución Política del Estado y, al mismo tiempo, es uno de los valores fundamentales
de nuestro Estado Constitucional de Derecho, por cuanto fundamenta diversos derechos
constitucionales, a la vez que justifica la propia organización constitucional.
En cuanto derecho subjetivo garantiza que no se afecte indebidamente la libertad física de
las personas, esto es, su libertad locomotora, ya sea mediante detenciones, internamientos
o condenas arbitrarias. Los alcances de la garantía dispensada a esta libertad comprenden
cualquier supuesto de privación de la libertad locomotora, independientemente de su
origen, la autoridad o persona que la haya efectuado. Garantiza, pues, ante cualquier

324 Instituto Pacífico Volumen 11 • Mayo 2015


Reseña de jurisprudencia

restricción arbitraria de la libertad personal, según señala el artículo 9 de la Declaración


Universal de Derechos Humanos y el artículo 7.3 de la Convención Americana de De-
rechos Humanos.
En el caso de autos, respecto a la alegación referida a que hasta el 19 de enero de 2012 no
existía Juzgado ante el cual debía comparecer para informar y dar cuenta de sus actividades
y cumplir con el pago de los devengados, ello no constituye un argumento que legitime
en modo alguno la resolución cuestionada, puesto que si bien es verdad que mediante
Resolución N.° 1, de fecha 19 de enero de 2012 (fojas 143), el Tercer Juzgado de Investi-
gación Preparatoria asumió competencia para ejecutar la sentencia luego de que le fueran
remitidas las copias certificadas de los actuados, para lo cual dispuso la formación del
cuaderno de ejecución; a partir de dicha fecha el recurrente debió cumplir con las reglas
de conducta fijadas en la sentencia condenatoria; sin embargo, ante su incumplimiento,
el Ministerio Público, con fecha 15 de marzo de 2012 (fojas 165), solicitó se revoque la
condicionalidad de la pena, requerimiento que fue declarado fundado mediante Reso-
lución N.° 11, del 31 de mayo de 2012 (fojas 240); lo que significa que tuvo un tiempo
prudencial y suficiente para cumplir con dichas reglas y no lo hizo.
Asimismo, el recurrente tenía conocimiento de la sentencia condenatoria por el delito
de omisión a la asistencia familiar; es decir, el actor tomó conocimiento no solo de la
condena sino de las reglas de conducta impuestas en virtud de dicha sentencia, por lo que
no puede alegar desconocimiento de las reglas por cuyo incumplimiento se le revocó la
suspensión de la pena a una pena efectiva. En consecuencia, no se ha vulnerado el derecho
a la libertad personal del recurrente.
Por lo expuesto, este Tribunal declara que en el presente caso no se violó el derecho a la
libertad personal, reconocido en el artículo 2, numeral 24, de la Constitución.
Por estos fundamentos, el Tribunal Constitucional, con la autoridad que le confiere la
Constitución Política del Perú,
HA RESUELTO
Declarar INFUNDADA la demanda porque no se ha acreditado la vulneración del dere-
cho a la libertad personal del favorecido.
SS.
URVIOLA HANI / MIRANDA CANALES / BLUME FORTINI / RAMOS NÚÑEZ /
SARDÓN DE TABOADA / LEDESMA NARVÁEZ / ESPINOZA-SALDAÑA BARRE-
RA

Volumen 11 • Mayo 2015 Actualidad Penal 325


Actualidad

Penal Derecho penal constitucional

RESEÑA DE JURISPRUDENCIA
Reseña de jurisprudencia

Exp. N.° 05212-2011-


PHC/TC Lima La rehabilitación
EXP. N.° 05212-2011-PHC/TC LIMA
Tema La rehabilitación
Fecha de emisión / Pu- 01-12-2014 / 11-05-2015
blicación
Normas aplicadas Constitución Política: Art. 139 núm. 22.
Código Penal: Art. 69
Contexto fáctico El 17 de setiembre de 1969, el Quinto Tribunal Correccional de la Corte Superior de
Justicia de Lima lo condenó a dos años de pena privativa de libertad. A la fecha han
transcurrido más de 40 años y sin embargo aún sigue apareciendo con antecedentes
en el Registro Nacional de Condenas del Poder Judicial, por lo que ha solicitado al Jefe
del Registro Nacional de Condenas del Poder Judicial, que los borre, de conformidad
con lo señalado en la norma penal, que indica sin más trámite.

Extremos de la pre- El presente proceso de hábeas corpus ha sido promovido con el objeto de que se anulen
tensión del sistema de certificado judicial los antecedentes penales de don Albino Valentín
Jamanca Celestino, referidos a la pena privativa de la libertad. Se alega la vulneración
de los derechos al debido proceso, a la prueba, a la presunción de inocencia y a la
libertad individual.

Criterios del órgano En el caso, si bien es verdad de que han transcurrido más de 40 años desde la condena
jurisdiccional penal impuesta al recurrente, quien, por cierto, ya la cumplió; y de acuerdo con lo
señalado en el artículo 69 del Código Penal, que prevé que “quien ha cumplido la
pena o medida de seguridad que le fue impuesta, o que de otro modo ha extinguido su
responsabilidad, queda rehabilitado sin más trámite”; se entiende que debería habérsele
restituido los derechos que le fueron suspendidos o restringidos por la sentencia, y que
puede hacer libre ejercicio de ellos, sin que exista impedimento alguno.

TEXTO DE LA SENTENCIA

EXP. N.° 05212-2011-PHC/TC


LIMA
ALBINO VALENTÍN JAMANCA CELESTINO
SENTENCIA DEL TRIBUNAL CONSTITUCIONAL

En Lima, el 1 del mes de diciembre de 2014, la Sala Segunda del Tribunal Constitucional,
integrada por los magistrados Blume Fortini, Ramos Núñez y Ledesma Narváez, pronun-
cia la siguiente sentencia.

326 Instituto Pacífico Volumen 11 • Mayo 2015


Reseña de jurisprudencia

ASUNTO
Recurso de agravio constitucional interpuesto por don Albino Valentín Jamanca Celesti-
no contra la resolución expedida por la Cuarta Sala Especializada en lo Penal para Proce-
sos con Reos en Cárcel de la Corte Superior de Justicia de Lima, de fojas 154, su fecha 7
de setiembre de 2011, que declaró improcedente la demanda de autos.
ANTECEDENTES
Con fecha 9 de marzo de 2010, don Albino Valentín Jamanca Celestino interpuso de-
manda de hábeas corpus contra el Jefe del Registro Nacional de Condenas del Poder
Judicial, don Walter Jhon Hijar Fernández. Alega la vulneración de los derechos al debido
proceso, a la prueba, a la presunción de inocencia y a la libertad individual. Solicita la
rehabilitación, a fin de que se anulen del sistema de certificado judicial sus antecedentes
penales.
Refiere que el 17 de setiembre de 1969, el Quinto Tribunal Correccional de la Corte
Superior de Justicia de Lima lo condenó a dos años de pena privativa de libertad (Ex-
pediente N.° 881-1968). Señala que a la fecha han transcurrido más de 40 años y sin
embargo aún sigue apareciendo con antecedentes en el Registro Nacional de Condenas
del Poder Judicial, por lo que ha solicitado al Jefe del Registro Nacional de Condenas del
Poder Judicial, don Walter Jhon Hijar Fernández, que los borre, de conformidad con lo
señalado en la norma penal, que indica sin más trámite.
Realizada la investigación sumaria, el recurrente se ratifica en todos los extremos de su
demanda (fojas 93). Por otro lado, el Jefe del Registro Nacional de Condenas emplazado,
señor Walter Jhon Hijar Fernández (fojas 85), precisa que el recurrente a la fecha aún
registra antecedentes penales, pero que ni la dependencia donde trabaja, ni su persona
operan trámites de rehabilitación de oficio, máxime si el órgano jurisdiccional que lo
condenó ha sido desactivado.
El Trigésimo Segundo Juzgado Penal de Lima, con fecha 7 de julio de 2011, declaró
improcedente la demanda, por considerar que lo pretendido resulta manifiestamente in-
compatible con la naturaleza del proceso constitucional de hábeas corpus.
La Sala revisora confirmó la apelada por los mismos fundamentos.
FUNDAMENTOS
§. Petitorio
1. El presente proceso de hábeas corpus ha sido promovido con el objeto de que se anu-
len del sistema de certificado judicial los antecedentes penales de don Albino Valentín
Jamanca Celestino, referidos a la pena privativa de la libertad derivados del Expediente
N.° 881-1968. Se alega la vulneración de los derechos al debido proceso, a la prueba, a
la presunción de inocencia y a la libertad individual.
§. Las razones por las que en el presente caso se hace necesario el amparo
2. Si bien es cierto que los hechos denunciados por el demandante no guardan una relación
directa con la libertad individual; no puede dejarse de advertir que el caso de autos compro-
mete otros derechos fundamentales susceptibles de tutela, tales como el fin resocializador
de la pena y el principio-derecho de dignidad humana.

Volumen 11 • Mayo 2015 Actualidad Penal 327


Actualidad

Penal Derecho penal constitucional

3. En consecuencia, al constatarse que la reclamación planteada ha sido erróneamente


tramitada como hábeas corpus, cuando debió serlo por la vía del amparo, bien podría
disponerse la nulidad de los actuados y el reencauzamiento de la demanda. Sin embar-
go, considerando: i) la urgencia de restituir los derechos reclamados, ii) el considerable
tiempo que viene durando el presente proceso y, iii) lo inoficioso que resultaría rehacer
un procedimiento cuando existen suficientes elementos para merituar su legitimidad,
estimamos pertinente proceder a la inmediata reconversión del proceso planteado en uno
de amparo y pronunciarnos sobre el fondo de la controversia. Por lo demás, esta alternativa
se encuentra sustentada en el principio iura novit curia, reconocido en el artículo VIII del
Código Procesal Constitucional (STC N.° 05328-2006-PHC/TC, caso Antenor Gustavo
Jorge Aliaga).
§. Análisis del caso concreto
4. En el caso de autos, si bien es verdad de que han transcurrido más de 40 años desde
la condena penal impuesta al recurrente (Exp. N.° 881-1968), quien, por cierto, ya la
cumplió (por lo que el cuestionamiento no está dirigido a que se le otorgue su libertad)
y de acuerdo con lo señalado en el artículo 69 del Código Penal, que prevé que “quien
ha cumplido la pena o medida de seguridad que le fue impuesta, o que de otro modo
ha extinguido su responsabilidad, queda rehabilitado sin más trámite”; se entiende que
debería habérsele restituido los derechos que le fueron suspendidos o restringidos por la
sentencia, y que puede hacer libre ejercicio de ellos, sin que exista impedimento alguno.
5. Al comprobarse que el recurrente, a la fecha de la interposición de la demanda, aún
registra antecedentes penales por la condena impuesta en el Expediente N.° 881-1968,
lo que contraviene claramente el fin resocializador de la pena contenido en el artículo
139.2 de la Constitución y el principio-derecho de dignidad humana por cuanto no le
han sido cancelados, consideramos que la presente controversia, entendida como proceso
de amparo, debe resolverse a favor de la parte demandante. En consecuencia, el Jefe del
Registro Nacional de Condenas del Poder Judicial debe proceder a cancelar los antece-
dentes penales del favorecido, sin más trámite, como lo dispone el artículo 69, numeral
2 del Código Penal.
Por estos fundamentos, el Tribunal Constitucional, con la autoridad que le confiere la
Constitución Política del Perú.
HA RESUELTO
1. Declarar FUNDADA la demanda interpuesta, la que deberá entenderse como una de
amparo, por afectación del fin resocializador de la pena y del principio-derecho de dignidad
humana.
2. ORDENAR al Jefe del Registro Nacional de Condenas del Poder Judicial que cancele
los antecedentes penales de don Albino Valentín Jamanca Celestino, referidos a la pena
privativa de la libertad derivados del Expediente N.° 881-1968, con el abono de los costos.
SS.
BLUME FORTINI / RAMOS NÚÑEZ / LEDESMA NARVÁEZ

328 Instituto Pacífico Volumen 11 • Mayo 2015

También podría gustarte