Está en la página 1de 1

BASES DE LA EXPERIMENTACIÓN ANIMAL

El uso de animales en el laboratorio en el desarrollo de investigaciones en biomedicina ha representado y


representa una fuente sustanciosa de avances científicos, especialmente biomédicos.

El estudio de muchas enfermedades así como sus causas, diagnóstico y tratamiento ha sido posible, en
algunos casos casi exclusivamente, gracias a la experimentación con animales. Algunos estudios donde la
experimentación animal ha sido y es trascendental pueden ser estudios sobre cáncer, cardiología, trasplantes
de órganos, Síndrome de inmunodeficiencia adquirida, enfermedad de Alzheimer.

Para entender el uso de animales en el laboratorio debemos introducir un nuevo término. Se trata de los
llamados reactivos biológicos. Dicho término se refiere a los animales usados en el laboratorio, cuyas
características sanitarias y genéticas están muy bien definidas con el fin de que la variabilidad no interfiera en
los resultados de las investigaciones. Se trata por lo tanto de animales estandarizados. Para lograrlo también
es de suma importancia definir los parámetros ambientales (alojamiento y entorno) así como la práctica y el
manejo de éstos y siempre procurando su bienestar.

Para conseguir animales genéticamente estandarizados se deben cruzar más de 20 generaciones hermano x
hermana con el fin de disponer de animales cuyos genes son idénticos, perfil genético propio, estables
durante largos periodos de tiempo, fenotípicamente uniformes, sensibles a los cambios de ambiente y son de
distribución mundial. Por lo tanto, la consanguinidad juega un papel clave.

Cuando nos referimos a animales sanitariamente definidos nos referimos a animales libres de gérmenes
(axénicos); con flora bacteriana o vírica conocida (gnotobióticos) y libres de gérmenes patógenos específicos
(SPF).

El objetivo de estandarizar estos parámetros genético‐sanitarios es conseguir que la posible variabilidad en


los resultados se deba a las condiciones ambientales o al manejo. Esto permite comparar los resultados entre
distintos laboratorios.

Dentro de las condiciones ambientales debemos definir el macroambiente y el microambiente. El primero se


refiere a la habitación donde se encuentra el animal; iluminación, ventilación, temperatura, humedad relativa,
ruido... El microambiente es la jaula y todo lo que en ella se incorpora. (Número de animales, lelcho, agua,
alimento).

Las características de estos dos conceptos específicos para cada especie animal se encuentran bien
definidas en las guías de cuidado y uso de animales de experimentación (CCAm AVMA, ILAR). En Europa se
encarga la Federation of European Laboratory Animal Science Associations (FELASA).

Este control de las condiciones ambientales y del manejo implica que el animal debe nacer, crecer,
reproducirse y morir en el mismo enorno. Por este motivo existen los animalarios, centros específicos de cría
y mantenimiento de animales para uso experimental.

Fuente: Adrià Aguilar Catalán, Natàlia Coyo Asensio y Aleix Giménez Terré (2012). Bioética en la
experimentación animal. Recuperado de https://ddd.uab.cat/pub/trerecpro/2011/85719/bioexpani.pdf

También podría gustarte