Está en la página 1de 7

Historia y cultura de Japón.

Profesor Gonzalo Maire.


Estudiante Carolina Cuevas Fuentes.
Primera entrega proyecto de investigación.

Agricultura japonesa: El arroz en la edad media temprana, modernización y


popularización.

Actualmente los alcances investigativos son extensos y se han ampliado ignorando las
fronteras geográficas, es así, como nosotras futuras historiadoras, podemos llegar a fuentes
que nos permiten estudiar, investigar y analizar distintos procesos a nivel global. No
obstante, este proceso carece de neutralidad. La hegemonía occidental tiene un lugar
marcado en el orbe, donde a conquistado epistemes, inconscientes y con esto la academia a
creado formas de interpretar y de mirar, en este caso a oriente. Por tanto, en el presente
estudio se tendrá en cuenta lo anterior ya que escribimos desde occidente y que, por tanto,
el conocimiento de la civilización en este caso japonesa siempre estará permeado por la
episteme occidental reinante.

En el presente ensayo usaremos autores y autoras que escriben en lengua castellana para
dilucidar así el desarrollo de la agricultura Japonesa- cuando hablamos de agricultura nos
estamos refiriendo al arroz en campos inundables -, la cual data de una larguísimo tiempo
histórico, donde esta, no ha estado carente de problemáticas que responden a diversos
contextos, culturales, sociales y económicos. A raíz de lo anterior trataremos de caracterizar
la problemática de la modernización de la agricultura en el periodo Tokugawa o Edo ,
donde, se crearon en Japón las condiciones internas para la industrialización y
modernización posterior y se conoce como la edad moderna temprana. Para lo anterior
usaremos los textos Agricultura y desarrollo económico: La importancia de la experiencia
japonesa de Bruce F. Johnston , Breve historia de Japón de Irene Sierra, Historia de Japón:
Economía Política de Dani Morales y Sociedad y El hinduismo y la comida en Japón de
Jaume Vallverdú .

La agricultura en Japón se desarrolló tempranamente y coincide con el periodo Yayoi. A


principios del siglo iv a.C. hay evidencia arqueológica palpable del cultivo del arroz, que se
extenderá con rapidez durante el siglo siguiente 1. De manera general no existe una teoría
aceptada por todos los estudiosos, no obstante, es probable que ciertas especies vegetales se
cultivaran, de forma regular o no, durante el periodo Jomon. Pero el gran cambio social y
técnico no se produciría hasta la etapa Yayoi2. El arroz y sus técnicas agrícolas se
extendieron a Japón desde China. Las evidencias agrícolas chinas más tempranas se datan
unos siete mil años antes de nuestra era. No está del todo claro, sin embargo, cuál fue el
lugar donde se inició el cultivo.

El cultivo del arroz en Japón no solo posee una dimensión material, y es acá donde
vemos diferencias abismales con la cultura occidental, existen complejos ritos y
significaciones en relación con el arroz. Este no es solo un alimento sino también una
manera de interiorizar y adquirir el poder y la fuerza divina. Las celebraciones proceden de
antiguos ritos sintoístas de propiciación de los dioses y de los espíritus de los muertos,
fundamentalmente para lograr su gracia en la obtención de buenas cosechas . En la
celebración matsurise ofrenda el arroz, a raíz de que es uno de los sustento básico de la
alimentación en Japón3. En palabras de la doctora Ohnuki-Tierney:

“Los japoneses han utilizado el arroz como metáfora de ellos mismos, por lo que el arroz
tiene un doble simbolismo: por una parte, el arroz es ‘su’ comida y, por otra parte, los
arrozales son ‘su’ tierra ancestral.”

En Japón este cereal ocupa un papel principal como regalo de las diosas y dioses, en lugar
de sacrificar a un animal, como ofrenda se entrega arroz, cada grano de este representa a un
ser divino. Sin embargo que fuera un cereal con una dimensión simbólica y espiritual no
1 Serra, Irene. Historia breve de japon. Editor : Sílex Ediciones:Madrid España 2010 p. 27

2 Ibid.p. 27

3 Vallverdú, Jaume. El hinduismo y la comida en Japón, Universitat Oberta de Catalunya. 2008. P. 100
significó en ningún momento que siempre estuviese a manos de la población en general de
hecho. No hay acuerdo para determinar en qué fecha se empezó a comer diariamente arroz,
aunque la suelen acotar en el período Edo, pero hay quien retrasa hasta el período Meiji
(1868-1912) el momento en que la mayoría de los japoneses pudo empezar a comer arroz
diariamente. Hasta esa fecha era un alimento común solo entre la élite. Esta es la razón por
la que el arroz era un alimento que se reservaba para lo que explicábamos anteriormente,
rituales, ceremoniales y otras festividades importantes.

Haciendo un alcance en el lenguaje japonés podemos distinguir las dimensiones en donde


se encontraba significado el arroz la misma palabra, gohan, se utiliza tanto para “arroz
cocinado” como para “comer”. El arroz también tiene un papel importante en la
construcción que los japoneses hacen del “otro”. ¿Por qué? Pues porque desde la
perspectiva japonesa los occidentales se caracterizan por el consumo de carne, mientras que
los japoneses se distinguen por consumir arroz. Arroz frente a la carne.4

Socialmente Durante mucho tiempo el arroz fue utilizado como símbolo de riqueza y
moneda de cambio. Tradicionalmente, la unidad de medida que se utilizaba era el koku
(medida de volumen o capacidad que en el período Edo equivalía a 0,18 metros cúbicos o
180,39 litros). Así, por ejemplo, el territorio de un daimyô - soberano feudal - se
determinaba según la capacidad anual de producción de arroz que tenía. Y también los
impuestos se determinaban por el arroz, de manera que, tanto para los agricultores como
para los señores, el arroz era la unidad económica principal. En relación con la familia,
constituía una unidad social en la que se incluían todas las personas que vivían en el
residencia. Este sistema patriarcal y jerárquico fue la forma de organización social básica
entre los agricultores, ya que el cultivo del arroz requiere el trabajo de toda una comunidad,
para controlar el regadío, la cosecha, la siembra y los rituales y ceremoniales relacionados
con el arroz. En este sentido, podríamos decir que el cultivo del arroz selló la organización
social tradicional japonesa. Estas tareas colectivas de cooperación se conocen con el
nombre genérico de yui. En términos generales se podría definir el yui como un mutuo
intercambio de trabajo: si un día un miembro de la comunidad necesita ayuda se trabaja
aquel día para él, y éste devolverá el favor trabajando también un día para esa persona. Este
intercambio se llevó mucho a la práctica en las colectividades agrícolas.
4 Ibid.p.120.
La era Muromachi no vio un incremento dramático de la superficie cultivada pero sí un
avance considerable en las técnicas de explotación agrícola. Los sistemas de irrigación y
fertilización de la tierra mejoraron en muchas provincias, se generalizó el uso de animales
de tiro en los trabajos del campo y se introdujeron nuevas variedades de arroz que eran más
resistentes a las sequías y a las plagas. 5 De este modo, la productividad media creció entre
un 30 y un 60 % en relación con épocas anteriores. A la vez, se produjo una notable
diversificación de cultivos, con la entrada en la producción masiva de productos nuevos
como el té y la soja, y se establecieron las bases de una incipiente especialización regional
en productos tanto de consumo general como de lujo.

El crecimiento generalizado de la producción agrícola trajo la aparición —más o menos


generalizada— de excedentes y, en consecuencia, un impulso de la actividad comercial. En
contra lo que podría parecer, el estado de guerra intermitente que caracterizó el periodo no
hizo sino potenciar esta tendencia. El crecimiento de los shugo llevó a la creación de
nuevos mercados, además de la corte, y la necesidad de recursos para las campañas, e
impulsó la producción y el consumo de todo tipo de bienes. Si bien durante el bakufu
Ashikaga el comercio estaba limitado a los mercados de la capital, en el siglo XV ya los
había en otras pequeñas ciudades, crecidas alrededor de templos y monasterios,181 puertos
y otros nudos de comunicación. 163

Durante el periodo Tokugawa, se crearon en Japón las condiciones internas para la


industrialización y modernización posterior. Estas condiciones internas pueden sintetizarse
en Unidad política y estabilidad, Desarrollo de la agricultura, Desarrollo del transporte y de
mercados nacionales, Auge del comercio, de las finanzas y de una clase comerciante
adinerada., Crecimiento de actividades manufactureras como la artesanía y la alimentación.
Promoción industrial por los gobiernos locales (han). Alto nivel de educación.6

El bakufu -gobierno central- adoptó una sociedad basada en un rígido sistema de clases,
originaria del confucianismo chino, que se distinguían no solo por la educación sino
también por su privilegio y estatus. Los campesinos trabajaban la tierra, que pertenecía al

5 Junqueras i Vies, Oriol; Madrid i Morales, Dani. Historia de Japón: Economía, política y sociedad.
Universitat Oberta de Catalunya . Barcelona , España . 2012. P. 180.

6 Ibid.p.36
señor, y entregaban una parte de la cosecha, generalmente de arroz, como impuesto
(habitualmente entre el 40 y el 50 %, en algunos casos más). Con anterioridad no existía
una separación tan estricta entre los samuráis y los campesinos y de hecho ambas
actividades se alternaban, así en tiempos de paz el samurái se dedicaba a cultivar la tierra
mientras que en tiempos de guerra luchaba junto a su señor. En el periodo de los Estados
guerreros, a finales del siglo XVI, los samuráis se dedicaron mucho más intensamente a la
lucha desplazándose con su señor. Posteriormente, con Hideyoshi, se restringió la
posibilidad de que los campesinos abandonaran las labores del campo, y ya definitivamente
con el bakufu Tokugawa se establecieron las diferencias de clase y estatus entre samuráis y
campesinos. La sociedad del periodo Tokugawa era agraria, con el 80 % de su población
formada por campesinos. La unidad básica era la familia campesina. Según la ley no tenían
libertad de movimiento y estaban atados a la tierra como fuerza de trabajo y base
impositiva.

Durante este periodo la agricultura se desarrolló notablemente. En una primera etapa,


desde mediados del siglo XV hasta finales del XVI, se produjo una gran expansión de la
tierra cultivada, especialmente campos de arroz, con el desarrollo de grandes proyectos de
regadío, como resultado la producción de arroz aumentó considerablemente. Durante la
segunda etapa, en el siglo XVII, se produce un crecimiento muy leve de la superficie
cultivada mientras que el aumento de la productividad, a través de cultivos más intensivos
y de la utilización de fertilizantes y nuevas herramientas, permite el crecimiento de la
producción. Si bien a principios del periodo todos los agricultores trabajaban para el
autoconsumo a finales del periodo el incremento de la productividad había permitido que
se generaran excedentes que eran vendidos en el mercado. El centro de la actividad
económica cambió gradualmente desde una producción agraria de subsistencia a una
agricultura comercial y una industria de artesanía.7

El principal objetivo de este gobierno fue la modernización y por ende la


occidentalización de Japón. El principal eslogan del país era “país rico, armada fuerte”,
para ello las prioridades se centrarían en la industrialización, el establecimiento de una
constitución y un parlamento, y la expansión territorial. Uno de los principales cambios del
periodo fue la abolición del sistema de castas.
7 Ibid.
Bibliografía:

 Correa, francisco. Desarrollo económico en Japón: la Genesis al llamado


milagro económico. * Artículo de reflexión, realizado durante el curso de Historia
Económica del PhD en Economía del SMC University (Suiza). ** Economista y
Especialista en Evaluación socioeconómica de proyectos de la Universidad de
Antioquia, Magister en Ciencias Económicas. En: rev.fac.cienc.econ., Vol. XXV (1),
Junio 2017, 57-73, DOI: http://dx.doi.org/10.18359/rfce.2654

 Serra, Irene. Historia breve de japon. Editor : Sílex Ediciones: Madrid


España 2010 p. 238

 Junqueras i Vies, Oriol; Madrid i Morales, Dani. Historia de Japón:


Economía, política y sociedad. Universitat Oberta de Catalunya . Barcelona ,
España . 2012. p 342

 Vallverdú, Jaume. El hinduismo y la comida en Japón, Universitat Oberta de


Catalunya. 2008. P. 160

 AGRICULTURA Y DESARROLLO ECONÓMICO: LA IMPORTANCIA


DE LA EXPERIENCIA JAPONESA Author(s): Bruce F. Johnston Source: El
Trimestre Económico, Vol. 35, No. 138(2) (Abril-Junio de 1968), pp. 285-336
Published by: Fondo de Cultura Económica Stable URL:
http://www.jstor.org/stable/20855997 Accessed: 07-05-2018 19:21 UTC