Está en la página 1de 50

Teoría de la forma

TEXTO DE:

ACHA, Juan. Introducción a la teoría de los diseños. Ed. Trillas

Las artesanías. Artes prerrenacentistas

Con el epíteto artesanías pretendemos cubrir los modos de producción, distribución y consumo de las manifestaciones culturales que, en tiempos precapitalistas o lo que es igual prerrenacentistas, fueron consideradas como estéticas o artesanales o bien, si deseamos atenernos a los vestigios y pruebas disponibles, fueron materializadas en ob- jetos bellos. Obsérvese que los productos efímeros tales como los de la música y el baile, el teatro y la canción no dejaron rastros. En otras palabras, nos proponemos enfocar el sistema de producción especializado que nació y creció por doquier en las culturas estéticas anteriores al Renacimiento, sistema que adquiere rasgos peculiares en el feudalismo europeo y que aquí denominamos artesanías. Es necesario puntualizar antes, como es de suponer, los alcances de una tarea tan vasta y de simple tanteo. Puntualizaremos estos alcances con el pleno convencimiento de que artesanías es un término bastante lastrado de denotaciones equivocadas y de connotaciones caprichosas e incongruentes. A primera vista, constituye un despropósito querer abarcar, con una palabra o concepto, cerca de 40 000 años de prácticas sensitivas o estéticas, si nos atenemos a los bultos icónicos del Neandertaler, como la Venus de Willendorf (31840 a.C.). Sin embargo, la realidad nos conmina a ello pues carecemos de las informaciones necesarias. No por nada encaramos la prehistoria, por definición huérfana de documentos, mientras que la

Teoría de la forma

antropología y la etnología aún tienen que ofrecemos visiones de cada una de las variantes históricas de la sensibilidad humana o cultura estética: la tribal y la de sociedades de producción asiática, la esclavista y, en especial, la feudal de Occidente, generadora de las artesanías gremiales y de mayor importancia por ser la matriz de las artes, otro producto de la cultura occidental.

Claro está, conocemos las obras “magnas" del feudalismo europeo y de las sociedades esclavistas, pero las conocemos desde el concepto occidental de arte que arbitrariamente reduce todas las obras a aquellas cuyas formas y formatos lo confirman y prestigian, provocando la hoy inaceptable promiscuidad histórica. Pese a esto, debemos atenernos a los productos subsistentes y especificar, con actualidad y realismo, cuáles de ellos debemos tomar por artesanías, para ir más allá de las apariencias, si es que deseamos escapar de la promiscuidad histórica. También, si tomamos las artesanías por productos estéticos y no sólo por sus formas los diferenciamos de los productos tecnológicos, habremos hecho a un lado la promiscuidad conceptual; para ello, necesitamos rebasar los formatos del producto y el trabajo simple que presuponen. La cultura occidental se ha valido precisamente de dichos formatos y del trabajo para subrayar las similitudes entre una época y otra, con lo que oculta las diferencias y, consecuentemente, origina las promiscuidades de las que deseamos escapar. En la actualidad es posible ver belleza en los productos de tiempos remotos e incluso, utilizarlos como modelos para los actuales productos de los diseños y de las artes, pero en su época no fueron bellos para quienes los produjeron y, esto, es lo decisivo en las cuestiones estéticas y las artesanales. La razón salta a la vista porque la belleza dista mucho de ser propiedad del objeto, pues ella constituye una relación dialéctica entre éste (el objeto) y un sujeto que lo aprecie. La belleza es histórica; existen algunos elementos en cuyo reconocimiento coinciden muchas culturas y épocas; es cierto, pero sus motivaciones y fines variaron de un tiempo a otro. Además la belleza no es la única categoría estética; existe la fealdad y el dramatismo, lo cómico y lo sublime, lo trivial y lo típico. El asunto es aún más complejo cuando observamos épocas tempranas del hombre: no se trataba de que las cosas fueran o no bellas, pues no existía conciencia de belleza de naturaleza estética. Esta belleza existía en la conciencia fusionada con otros elementos placenteros, como la utilidad para la subsistencia material del hombre, pero no

Teoría de la forma

diferenciada, como es lo decisivo para el hombre; si no, la colmena sería bella para la abeja y ésta tendría sensibilidad estética.

A nuestro juicio -y esto ya lo hemos manifestado-Ias artesanías constituyen un sistema

de producción especializada de la cultura estética; esto significa que lo estético precede a

lo artesanal en la historia de la humanidad. Por otra parte, y esto también lo dijimos, el

sistema de las artesanías -igual que el de las artes y el de los diseños- son derivaciones sensitivas de tecnologías y de lenguajes obviamente existentes, lo que significa que las artesanías son ulteriores a los objetos tecnológicos y a los lenguajes. El idioma es anterior a la poesía, lo mismo pasa con el lenguaje corporal del caminar con respecto a

la danza; el dibujo y el bulto icónicos con fines puramente comunicativos existieron antes

que la artesanía de la pintura y de la escultura; antes de imaginar dioses, el hombre tuvo que dominar el figurar, vale decir, el representar gráficamente la realidad visible, que es una manera plástica de verla. Siempre fue preocupación del hombre diferenciar los objetos bellos. Pero no los diferenció por el carácter excepcional, placentero y notorio de la belleza; no descubrió la belleza en la naturaleza de la noche a la mañana; la verdadera causa es la división técnica del trabajo, matriz de los hábitos perceptivos. Esta división genera la diferencia entre lo bello y lo útil. Es decir, el hombre toma conciencia de tal diferencia y para tomarla debe crear una palabra en su idioma. De ahí la presencia en todo idioma y dialecto de vocablos distintos que designan lo bello y lo útil por separado. Por eso, en el siglo XVIII, el Occidente habló de bellas artes y d diferenció entre las artes mecánicas y las liberales. Como es de dominio general, en épocas precapitalistas los productos bellos hallábanse destinados al uso religioso; también fueron ornamentados aquellos otros dedicados al uso práctico y cotidiano de la clase dirigente. Obras religiosas puras nunca hubo y los objetos tecnológicos siempre estuvieron limpios de ornamentos. Antes de la religión fue la magia, y mucho antes, la utilidad de pura subsistencia fue el móvil de los productos de esa época que actualmente nos parecen artesanales o estéticos. Después de todo, la religión aparece en las sociedades clasistas, esto es, entre ella y los bisontes de Altamira hay cerca de diez milenios. Además, la tecnología manual de entonces, como la agricultura y la pesca, la caza y la construcción habitacional, y la producción de herramientas o medios de producción,

Teoría de la forma

ocupábase de la producción material y satisfacía necesidades de todas las clases sociales. Asimismo, la tecnología englobaba utensilios de uso popular. Los productos, procedimientos, herramientas y utensilios tecnológicos fueron creados improvisadamente o a partir de la naturaleza por imitación, por ejemplo, el cuchillo, la taza y el plato. A las tecnologías pertenecen igualmente los procedimientos corporales, los orales y la representación, tanto la alfabética como figurativa y de bultos icónicos. Registramos creaciones tecnológicas pero no estéticas, menos aún artesanales. Recordemos que las primeras herramientas datan de épocas preneandertaler. Aparecen, pues, muchos milenios antes que alguna obra formalmente similar a las artísticas de nuestros días. Recordemos que en sociedades clasistas hubo una división jerárquica del uso de los productos que prohibía al hombre común el uso de ciertos ornamentos. Por tanto existieron tres consumos: el religioso y el señorial de las artesanías más el popular de las tecnologías. A estas características consuntivas, se suman los elementos religiosos y los ornamentos de los productos; los objetos tecnológicos y populares carecían de ornamentos. De la tecnología se derivan las artesanías religiosas y las ornamentadas. Derivan de ella no sólo la pintura, la escultura y la arquitectura sino también la cestería y la orfebrería, la cerámica y los textiles, manifestaciones tribales y tempranas del hombre que el concepto occidental de arte nos ha enseñado a desdeñar ya verlas como las únicas artesanías. He aquí otra razón para diferenciar las tecnologías de las artesanías, unidas por el mismo trabajo simple y por el formato de algunos productos; tal vez los ornamentos sean trabajo artesanal verdadero. Hubo entonces diferencias entre un bulto icónico con fines comunicativos y el mismo bulto con fines estéticos, utilitarios y artesanales. Como venimos manifestando, la utilidad práctica o lo puramente tecnológico precedió a las artes. Ahora hemos de agregar que también precedió a las artesanías siempre y cuando las consideremos como productos de una conciencia estética diferenciada -precisamente la artesanal- diferente a la sensibilidad estética que todo hombre contemporáneo posee; en muchos casos no muy diferenciada como en épocas tempranas. Expliquémonos: la formación de la capacidad manual, como parte del proceso filogénico del hombre, se desarrolla -al parecer- con la sensibilidad preestética, de suyo biológica o animal, y con la producción y el consumo de objetos, los cuales fueron, en un

Teoría de la forma

inicio, herramientas de recolección, caza y pesca. Tales herramientas obedecen a la realidad somática del hombre y su manejo es cómodo y biológicamente agradable, esto es, autorremunerativo y preestético; por lo menos, su uso no es dificultoso ni agotador. Sea como fuere, lo agradable va complicando y ampliando sus relaciones con la razón. Tal vez hubo primero una conciencia sensitiva que encausara el manejo agradable dentro

de la utilidad práctica predominante. La conciencia estética vendrá después, cuando el hombre ya haya aprendido a diferenciar entre el agrado biológico del estético de belleza y del de utilidad, en un comienzo fusionados. El hombre razona su sensibilidad o lo que siente; con esto se diferencia de los animales que también sienten. Simultáneamente comienza a separar valores, fusionados en aquel tiempo en el sincretismo temprano del hombre o, como diría M. Kagan 1 , en su conciencia axiológica, ya antes a diferenciada de

la cognoscitiva. En síntesis, la capacidad manual y la visual, la sensitiva y la racional se

desarrollan juntas; luego, surgirá la conciencia artesanal, de por sí productiva, pero será en el Neolítico (5000 a 3000 a.C.) Estamos en medio del denominado problema del origen del arte, de las artesanías para

nosotros, tan discutido en un tiempo. Si bien en la actualidad ha periclitado la búsqueda de un nacimiento autónomo y ya no procede referirse al arte en singular y como una vacía abstracción; todavía cabe preguntarse por el brote de cada arte o artesanía por separado como derivación de una tecnología o lenguaje; derivación que los hombres contemporáneos acabamos de atestiguar en la fotografía, el cine y la televisión, tecnologías susceptibles de tornarse artísticas en manos de hombres de imaginación creadora. G. Lukács veía una derivación similar en el arte en relación con la vida y el pen- samiento cotidiano del hombre, centrándose en la mímesis o reflejo de la realidad objetiva. Las derivaciones sitúan el problema del origen del arte en nuevos terrenos y nos brindan la oportunidad de actualizar los conceptos fundamentales de nuestros comportamientos estéticos y artísticos. Estudiar el origen de los sentimientos estéticos y de las artesanías (de las artes para la mayoría de la gente), no sólo es complejo por la falta de documentación y por estar unido

a la formación milenaria del hombre; también lo es porque el término origen posee

múltiples acepciones y puede significar tanto lugar en el sentido de finalidad o fun-

1 Moissej Kagan, op. cit., Pág. 92.

Teoría de la forma

cionalidad como matriz en relación con lo específico. Así podemos referimos al tiempo y

responder que lo estético aparece en el Paleolítico y lo artesanal en el Neolítico. Con el mismo derecho, nos es posible preguntamos por la finalidad o funcionalidad que dio origen a las artesanías; pero como su función pudo haber sido, en tiempos remotos, social

o de utilidad práctica, comunicativa o de propedéutica mágica, terminaremos

respondiendo que en su origen las artesanías fueron multifuncionales. Lo fueron en una misma época y en un mismo objeto, aunque a lo largo de la historia aparecen nuevas funciones, pues la función mágica precede a la religiosa y la social pudo existir una vez formadas las sociedades en el Neolítico. Viéndolo bien, la funcionalidad une lo artesanal con lo estético. Asimismo es lícito investigar si la matriz de las artesanías fue el trabajo o el juego, la magia o el figurar, sin que esto signifique que ellas tuvieran por función y por rasgo específico el trabajo o el juego, la magia o el figurar. Ciertamente el hombre tuvo antes que aprender a trabajar con sus manos y a figurar para confeccionar objetos artesanales con figuras. La matriz materializa, propiamente, la unión de lo artesanal con lo estético.

Resulta mucho más complejo establecer lo específico de las artesanías como su origen. Señalaremos de inmediato lo estético y, en éste, elegiremos a la belleza, para luego

diferenciar entre la belleza natural y la formal. Pero inmediatamente que pensemos en las culturas, como la azteca, con artesanías exentas de belleza y recordemos las obras de arte

del siglo XX carentes de bellezas, nos daremos cuenta de nuestro error. Entonces, nos

quedan las otras categorías estéticas: la fealdad y lo dramático, lo cómico y lo sublime, lo trivial y lo típico. Seguramente se objetará que en la actualidad proliferan las obras sin ninguna categoría estética como el arte conceptual; es cierto, estas obras abundan, pero

al remover las ideas que las sostienen y las nutren, inciden indirectamente en la

sensibilidad estética de los receptores. Ante este hecho, es necesario establecer si lo específico de las artesanías hállase en la producción o en el consumo, para así postular a este último como el factor importante pues incumbe a la colectividad, por medio del individuo receptor. Además, siempre nos es dable formular la necesidad de ampliar las categorías estéticas. La capacidad de sentir del

hombre, su sensibilidad, constituye la única posibilidad de las artesanías, de las artes y de

los diseños para diferenciarse de las ciencias, caracterizadas por la razón. Naturalmente,

aludimos a la primacía, y no a la exclusividad, de la razón en las ciencias; de la misma

Teoría de la forma

forma hablamos de la sensibilidad en las artesanías, las artes y los diseños. Para la teoría materialista, el trabajo es la matriz de las artes o de las artesanías - el trabajo entendido no como sinónimo de técnica o tecnología únicamente, sino en su sentido más lato cuya germinación viene integrada a la misma formación somática del hombre. La constitución de sus manos, por ejemplo, viene del trabajo y éste sólo puede ser posible con esa constitución. Lo mismo sucede con la sensibilidad que requiere el hombre para sentir sus manos y así poder trabajar. Probablemente, el antropoide anterior al Neandertal (antes de 150000 a.C.) 2 , ya disponía de manos como las nuestras y confeccionaba herramientas líticas, aunque con seguridad su vista todavía estaba muy ligada a la sensibilidad biológica y a una muy incipiente capacidad de razonamiento. El Neandertal (150000-30000 a.C.) 3 , al perfeccionar herramientas y desarrollar su razón y su vista, inició la capacidad de figurar y, más tarde, la magia para terminar con la confección de objetos como la Venus de Willendorf (31840 a.C.). Todo era útil a la sobrevivencia. El hombre de Cromagnon (30000-10000 a.C.) en el Paleolítico, ha dejado innumerables dibujos y pinturas parietales (15000 a.C.) que atestiguan a la magia como instrumento útil para influir en las fuerzas cosmológicas, vistas a través de un animismo primario. Hubo sacrificios propiciatorios pero de índole práctica y no religiosa ni teísta. Claro está, depende de lo que entendamos por religión; sabemos que existen tribus sin ella, como la Kubu en una isla de Sumatra, señalada por M. Kagan 4 . En esa época glacial de cavernas, la vista, unida a la sensibilidad, debió haber desarrollado modos de percepción que no fueron un simple resultado de la anatomía y la fisiología del ojo humano con sus mecanismos de cámara oscura o de espejo, como piensa la mayoría de la gente. Cambió el modo animal de ver conforme el hombre adquirió un mayor grado de racionalidad. Su visión hubo de aprender a organizar su capacidad de identificar y de crear de la que habla M.W. Wartofsky 5 o bien debió compensar su naturaleza semierrática, como diría el materialista K. Holzkamp 6 , mediante configuraciones o Gesta/ten que le sirvieron de patrones. Detrás del ojo se desarrolló un pensamiento plástico, tal como lo denomina M.

2 Herbert KGhn, vorgeschichtderMenscheit

3 Herbert KGhn, vorgeschichtderMenscheit

4 M. Kagan, op. cit., pg. 244. 5 Marx W. Wartofsky, "Art History and Perception" en John Fisher (com.) Perceveing Artworlcs, pgs. 23- 41, Y "Picturing and Representation" en Calvine F. Nodine y Oennis F. Fisher (eds.), Perception and Pictorical Representation, pgs. 272-283.

6 Klaus Holzkamp, Sinliche Erlcenntnis-Historisher und Gessellscharft Funtion der Wahmehmung

Teoría de la forma

Kagan 7 , cuyos fines son utilitarios (o mágicos) y comunicativos. El pensamiento plástico aludido no es otra cosa que la actividad de figurar o, lo que es lo mismo, la capacidad de representar gráficamente la realidad visible, por medio del recuerdo, la visión o la inventiva. La figura no es lógica sino metafórica, 8 lo mismo la visión. La figura cumple entonces fines tecnológicos de comunicación y magia. El hombre no alcanzaba aún grados superiores y no existían las artesanías ni la religión, tampoco el mito y la escritura. Todo era de utilidad práctica y los cavernícolas pintaban, de memoria" y con sensibilidad, bisontes sin modelos, lo cual presupone el uso de patrones visuales y de representación, producto dialéctico entre el reflejo de la realidad material y el hombre. Las figuras eran, pues, mágicas y tecnológicas. En buena cuenta, se gestan muchas tecnologías al mismo tiempo y, así como cada uno de los primeros productos humanos acusa múltiples funciones, la sensibilidad tiene orígenes plurales. Recordemos asimismo cómo el cuerpo humano desarrolla movimientos puramente utilitarios por causas biológicas y con fines comunicativos y miméticos. En su desarrollo filogénico, el hombre siente lo que para él es bueno o malo, agradable o desagradable. Lo siente en forma sincrética, vale decir, con una orientación axiológica que concilia y fusiona muchas prácticas y valores. Más tarde, los valores y las prácticas se separarían. Por ejemplo, la magia reunía lo que hoy es ciencia, arte y tecnología, pero primaba la última, esto es, la utilidad práctica y favorable a la subsistencia humana. Luego, la sensibilidad empieza a separar entre sí los valores prácticos, los estéticos y los éticos, concientizando sus diferencias mutuas y las características correspondientes. Se consolida así el sistema de valores estéticos, que desde muy temprano incluye a la be- lleza formal o plástica de los productos, como un paso más de lo biológicamente agradable. Como es de suponer, la belleza formal aún no es razonada; esto lo harán los renacentistas y los bauhausianos. La belleza natural vendrá después, junto con el mito y la religión. El hombre se cubre de tatuajes y hace lo mismo con los utensilios con el fin de embellecerlos a partir de los ornamentos. Se trata de un sistema de sentimientos o del gusto que se atiene únicamente al placer, sin poder, todavía, razonar la belleza. No creemos que haya habido en Altamira una conciencia estética diferenciada como la nuestra, de tipo aparentemente desinteresado, intelectual y sensitivo. Hubo, sí, conciencia

7 M. Kagan. Op. cit., pgs. 243-249

8 ibid.,pág. 246

Teoría de la forma

estética en cuanto a sentimientos de agrado o desagrado, fusionados conceptual mente con los problemas de subsistencia humana, esto es, de utilidad práctica, en la que se incluye la magia como una tecnología utilitaria. La utilidad de naturaleza biológica producía agrado o desagrado. Los valores utilitarios y los estéticos se encontraban fusionados dentro del sincretismo primitivo, generador de todo lo que vendrá después en la historia. Entonces, como vimos, ya estaban en manos del hombre patrones de repre- sentación de la realidad visible pero tenían fines comunicativos y de otras utilidades prácticas. La perfección mimética del bisonte pudo producir placer pero como utilidad práctica, lo sustancial, y no únicamente como configuración. Esta situación permanece aproximadamente unos 10 000 años (15000-5000 a.C.). En el Neolítico (5000-3000 a.C.)12 y después de algunas preliminares en el Mesolítico (10000-6000 a.C.), aparece la conciencia artesanal y la necesidad de fundar y de perfeccionar un sistema especializado de producción de objetos, acciones o imágenes. Recordemos que en aquel tiempo aparecieron los textiles, la cerámica y la orfebrería. Es decir, las artesanías o las artes precapitalistas nacen propiamente en sociedades clasistas, como sostienen varios estudiosos, entre ellos, Nedoshivin 9 , y seguramente junto con la religión propiamente dicha. En resumidas cuentas, hubo primero una evolución del agrado biológico (o sensibilidad animal) al agrado por la utilidad (o sensibilidad humana o razonada), la cual venía fusionada con lo estético. Luego en el Neolítico, tiene lugar la separación de valores: se separan los valores utilitarios de los estéticos y estos últimos se bifurcan en los naturales y los formales de las artesanías. Consideremos, además, que la división técnica del trabajo en el Neolítico, fue la causa de la división de la conciencia axiológica: los valores utilitarios y los estéticos, tanto los naturales como los formales. No es la toma de conciencia la que produjo la división técnica del trabajo; al contrario, antes de la producción artesanal debieron existir materiales, herramientas y procedimientos con sus fines y orígenes utilitarios o tecnológicos. La conciencia artesanal buscó actividades productivas que constituyeron oficios y no meras improvisaciones de adultos o niños dotados de sensibilidad. El resultado es que las relaciones entabladas por el productor con su producto determinan parte de la naturaleza artesana con lo que los

9 Nedosnivin, Problemas de la teorfa del arte

Teoría de la forma

formatos de los productos y los trabajos simples se relegan a segundo plano, llámense a estos últimos praxis o poiesis, da lo mismo. El trabajo simple fue siempre común a las tecnologías y a las artesanías. Esta característica se repite a lo largo de la historia pero con principios, relaciones y fines distintos. Mucho más tarde, en la Grecia clásica, surgió la teorización de las artesanías, que siglos después servirán para sostener a las artes hasta que, en el siglo XVIII, Europa inicie su propia teorización de las artes. En realidad, la definición de las artesanías es estructural o sistémica y no reside en tales o cuales rasgos típicos. Estos rasgos constituyen, pues, conjuntos de elementos en una combinación determinada; entre estos elementos hállanse las relaciones de las artesanías con las tecnologías y con pensamiento que se desarrolla de lo práctico de la magia a lo imaginado del mito y a los ritos de la religión. En un comienzo predominaron los fines práctico-utilitarios favorables a la sobrevivencia; pronto, la magia comenzó a rebasar la utilidad y nacieron los mitos y la teocracia en las sociedades esclavistas, a cuyo servicio operaron las artesanías. Después éstas, con su belleza, actuaron aliado de los mitos; tal es el caso de la Grecia clásica. Los filósofos griegos razonaban la belleza, pero en la gente privaban los intereses por el mito e identificaban lo estético con el placer, el cual venía fusionado con los mitos: las relaciones del consumidor eran de naturaleza mítica e inconscientemente estéticas. La toma de conciencia estética no es general en una sociedad; la tienen los productores pero no todos los consumidores. Con el cristianismo, la religión volvió a subyugar a las artesanías, llegando a su máximo grado en el feudalismo. En el renacimiento, la belleza actuó nuevamente aliado de lo religioso. Estamos en los tiempos de las artes propiamente dichas. En forma sucinta: las actividades productivas, distributivas y consuntivas de la sensibilidad humana evolucionaron y cambiaron como resultado de tres procesos importantes del desarrollo del hombre: el tecnológico, utilitario por esencia y excelencia; el mágico-mítico-religioso que buscó influir sobre las fuerzas cosmológicas y explicar el más allá; por último, el de la organización social basado en jerarquizaciones y en la dominación que comenzó el totemismo, en su calidad de recurso sociorreligioso de organización humana. Las artesanías fueron propiamente tecnologías al servicio del pensamiento mágico, mítico y religioso que convenía para la subsistencia material del hombre y para su organización social. Ellas dependieron de los avances tecnológicos, pero se alejaron de éstos hasta negarlos y contravenirlos, tal como lo hace lo sagrado en

Teoría de la forma

relación con lo profano. De allí la importancia de vincular, en todo estudio, las manifestaciones estéticas, como las artesanías, con las tecnologías. En sentido estricto, como ya lo afirmamos, las artesanías aparecieron en las sociedades clasistas del Neolítico cuando la conciencia estética se tornó artesana. Antes sólo hubo tecnologías comunicativas al servicio del pensamiento mágico y a sus fines prácticos de sobrevivencia y de lucha con el medio ambiente. Si actualmente nos resulta muy difícil aceptar a las pinturas de Altamira como obras mágico-comunicativas, es porque nos han enseñado a ver como artísticas a toda pintura y a todo acto de pintar, dibujar o modelar. Como quiera que sea, las artesanías tienen en su base el mismo trabajo simple de las tecnologías en las que se incluyen a las actividades comunicativas del habla, a la escritura y al figurar, cuyos soportes y transporte dependen de la tecnología. En nuestros días esta tecnología es mecanicoquímica y electrónica; tal es el caso de la fotografía, el cine y la televisión, y sabemos que no todos los productos de estos procedimientos son artísticos o estéticos. Las artesanías tribales, como las actuales de la Amazonia, se centraron en los textiles y la cerámica; en ellas predominó la utilidad y el simbolismo mítico, a veces mágico, de su consumo y producción; el trabajo fue manual, empírico e individual. Después, en las sociedades clasistas hubo artesanías que exigían un trabajo colectivo. Por otro lado, resulta problemático hablar de trabajo libre en la tribu, en el sentido de producir a voluntad o con fines puramente comerciales. Predominó siempre la necesidad con sus aparentes libertades, trátese de producción para autoconsumo o para trueque; además, primó un sentido de colectividad o tribu. En las sociedades de producción asiática o similares, como las del mundo precolombino, encontramos ya a la arquitectura, a la escultura y a la pintura mural. Como en muchas culturas de otros continentes, las precolombinas adoraron a seres quiméricos (mitad o enteramente animales), o bien, al sol ya la luna. La religiosidad se expresó como el horror a las fuerzas cosmológicas de los aztecas o como referencias optimistas y formalmente bellas de tales fuerzas, como entre los incas o los mayas. Las religiones precolombinas descansaron en la teocracia y fueron, consecuentemente, aristocráticas. Manos sagradas producían objetos sagrados, de su yo, invendibles, aunque ya había comercio de joyas. La formación artesanal en el mundo precolombino era muy compleja a la llegada de los españoles: coexistían múltiples modos, viejos y nuevos, de producción,

Teoría de la forma

distribución y consumo de las artesanías y de los productos tecnológicos. La jerarquización del consumo era evidente pues las artesanías cubrían necesidades religiosas y señoriales mientras que las tecnologías satisfacían las populares. Nos faltan datos para precisar la existencia de una religión popular, de danzas y música profanas en el hombre común de estas culturas, pero estamos seguros de la existencia de ídolos de uso popular utilizados con el fin de fertilizar la tierra; el consumo de las artesanías era religioso e inconscientemente estético. En las sociedades esclavistas, registramos mayores avances tecnológicos y comerciales. La división técnica del trabajo hállase ya avanzada y posibilitó la monumentalidad en Egipto. Aquí la pintura es continuación de la escritura y el escriba, hombre de oficio, y a la vez una suerte de sacerdote, fungió como pintor. Predominó el esquematismo formal y los fines funerarios, es decir, nadie veía las obras, salvo sus productores y algunos funcionarios pues estaban destinadas a la oscuridad de las pirámides. Las artesanías hállanse al servicio de la religión, en sí aristocrática por ser teocrática. El consumo se encontró también jerarquizado: por un lado, el religioso y el señorial; por otro, el popular y el de los esclavos. En Grecia apareció la representación antropomórfica de los dioses, productos más míticos que religiosos. Se les humanizó e idealizó con bellezas persuasivas. Predominaron la conciencia mítica, la lógica empírica y una organización social que combinó la democracia con la esclavitud. Dicho sea de paso, el pensamiento mítico y el religioso son los que imponen el tradicionalismo a las artesanías y las obligan a conservar sus formas y formatos, sus motivaciones productivas y consuntivas pues los dioses no cambian. Por otro lado, el pensamiento empírico les impone otra de sus características: el empirismo. En Grecia, como en todas partes, las artesanías sirvieron para legitimar y prestigiar la jerarquía social con la diferencia de que los griegos lo hicieron mediante la belleza idealizada del cuerpo humano. El consumo se dividió en religioso y popular, para lo cual el primero se limita al ornamento. El consumo de los objetos ornamentados justificaba el dominio de una clase sobre las otras. Aliado de lo religioso se encontraba, desde luego, lo señorial. Nosotros vemos belleza en las obras de la Grecia clásica, pero los atenienses sólo tenían ojos para los mitos; definitivamente, el hombre común no pensaba como Platón y los demás filósofos. Viéndolo bien, la narración mítica "metaforiza" la realidad y crea seres del más allá; luego, las artesanías "desmetaforizan" a estos seres al hacerlos visibles y

Teoría de la forma

convertirlos en realidad. Nace así la religión. 14 En el feudalismo encontramos popularizada a la religión por vez primera: trátase del cristianismo. Por consiguiente, las artesanías religiosas se dirigieron a la cotidianidad del hombre pues ésta transcurre colmada de obligaciones religiosas. Las artesanías utilitarias ornamentadas satisfacen necesidades señoriales; se habla, entonces, de artes liberales y de artes mecánicas o serviles. Si bien se menospreciaba al trabajador manual, se admiraba al buen trabajo o producto manual. Por lo general, la Edad Media lo enalteció como base de la ornamentación. Las tecnologías manuales continuaron abasteciendo los poquísimos objetos paupérrimos utilizados por los siervos. Hubo avances tecnológicos pero no científicos. Los artesanos se agremiaron y los gremios, como impedimentos del capitalismo y del desarrollo del individuo, terminaron atacados por los artesanos libres. La religión giró en torno a los espacios monumentales de las basílicas y las catedrales y alrededor de unas pocas imágenes. Como derivación de la cruz o del crucifijo, símbolo principal del cristianismo, y de los ¡conos importados, por el año 1200, de Rusia y originarios de Bizancio, surgieron las pasiones (Cristo crucificado), 15 pinturas sobre madera, antecedentes de la pintura de caballete del Renacimiento, máximo exponente de ese producto en la cultura estética de Occidente denominada arte. Las imágenes de la Pasión y los espacios catedralicios no eran apreciados por su contenido estético sino por el religioso; la imagen era un objeto de devoción. He aquí el aspecto evidente cuando estudiamos aquellos tiempos: 16 nada más ajeno al concepto occidental de arte con su presunta pureza y autonomía, bellezas y temas profanos, que tal devoción religiosa. En el Renacimiento hubo arte religioso, claro está, pero el pueblo lo veía como religión y si percibía la belleza de la Virgen era porque representaba a un personaje religioso y no por su contenido estético ni por representar a un ser humano. Como sabemos, el Renacimiento equiparó a la belleza con la religión, por decaimiento de los sentimientos religiosos o como una transición hacia el arte profano que surgió a partir de 1600. Lo importante es aceptar las diferencias entre las artesanías y las artes; tal sería la conclusión principal de nuestro recorrido por los mundos precapitalistas. No se trata, naturalmente, de diferenciar dos fenómenos o procesos completamente distintos, sino dos procesos de la misma agrupación o naturaleza. De allí las dificultades y resistencias;

Teoría de la forma

las artesanías y las artes tienen en común ser productos humanos, culturales y estéticos y no es nada fácil percibir las diferencias en medio de elementos comunes. Además, acostumbramos a identificar a las artes con los productos y con el trabajo manual simple, con lo que resulta que los bisontes de Altamira son manifestaciones artísticas. A nuestra ceguera contribuye también el concepto de religión y la manera de ver sus variantes históricas. Con el concepto de religión sucede lo mismo que con el de arte: siempre aplicamos nuestra actual ideación de religión a todos los pasados. Religión es todo lo que se ocupa del más allá, lo sabemos, pero no olvidemos la utilidad práctica de subsistencia que la originó. Es claro que la magia y el mito fueron utilitarios; lo mismo podemos afirmar de la religión en sus inicios politeístas. Ante los hechos reales de la muerte, el nacimiento y la consecución de alimentos 10 , el interés práctico movió la imaginación, los sueños y alucinaciones del hombre y éste rindió culto a dichas realidades. En la actualidad nuestra religión es monoteísta y más ética, espiritual e intelectual que práctica. Nada tiene que ver con la actual sobrevivencia material, aunque sí es importante para legitimar la dominación política y la separación de las clases sociales. Precisamente, los sectores populares se aferran a personajes religiosos en espera de milagros o de soluciones que nunca llegan en la práctica. Nos resulta fácil, a quienes estamos separados de la religión, reparar en lo estético de las obras religiosas y nos resistimos a aceptar que efectivamente, en la antigüedad, la religión cubría lo estético y no lo dejaba ser visto. En la época de la Colonia en Hispanoamérica vemos la producción arquitectural, la escultórica y la pictórica aliado de la platería, los textiles y la cerámica. Nos sale al encuentro un catolicismo popular que, aferrado a unos cuantos elementos indígenas o africanos, generó artesanías de producción, distribución y uso popular. En la complicada formación artesanal de entonces, imperaban la Corona y la Iglesia. Los gremios, y con ellos la Iglesia, comenzaron a perder importancia a causa de las reformas borbónicas de fines del siglo XVIII y de la fundación en México de la Academia de San Carlos, terminando en la abolición, por decreto, de los gremios, considerados a la sazón como obstáculos del progreso, vale decir, de la competencia, elemento indispensable para el desarrollo del capitalismo.

10 E. O. James, Relígionender Vorzeit, Pág. 222.

Teoría de la forma

En el cuadro 5.1, se muestra un resumen de nuestras consideraciones; en éste se enumeran las características de las artesanías gremiales que forman un sistema u organismo compacto con sus leyes internas y que serán controvertidas de parte a parte por las artes. Como es de suponer, aludimos a las artesanías del pasado, las gremiales para ser exactos. Actualmente, apenas si subsisten algunas tecnologías precapitalistas y una que otra auténtica artesanía religiosa en lugares apartados. A simple vista, muchas artesanías religiosas subsisten todavía pero no como tales. Subsisten sus productos y sus trabajos simples y por consiguiente permanecen como tecnologías pues sus motivaciones cosmológicas de producción y consumo han desaparecido. Estos productos han sido reideologizados, esto es, se les han inyectado motivaciones populistas, nacionalistas y de ornamentación clasemediera, pero no por esto las podemos tomar por artesanías propiamente dichas. El cuadro 5.1 no requiere de mayores explicaciones. Con el fin de ofrecer una mejor visión de las características y diferencias de las artesanías gremiales con respecto a las artes ya/os diseños, tomamos los doce aspectos que consideramos más importantes, y los agrupamos según la producción, el producto, el productor, la distribución y el consumo. Como se trata de sistemas o procesos que cambian con el tiempo, sus diferencias mutuas son estructurales y, como tales, constan de una gran mayoría de los aspectos señalados y no del total, es decir a ciertas artesanías gremiales les puede faltar uno o más aspectos, sin que por esto dejen de serio. Lo cierto es que no podemos establecer a algún aspecto como el rasgo que las caracterice. Por último, no olvidemos que las artesanías gremiales nos explican mejor la forma en que las artes se desprenden de las artesanías.

Teoría de la forma

Los artes. Artes renacentistas

Podríamos decir que las artes son sistemas especializados de producción generados por la cultura estética de Occidente debido a razones internas. Cabe afirmar también que las artes son productos socioculturales. Sin embargo, como los términos sistemas y productos nos inducen a sustantivar a las artes, en el supuesto de que sean entidades estables que nacen hechas y derechas, debemos evitarlos con el fin de subrayar la realidad de las artes a saber: ser verbos antes que sustantivos. Es decir, las artes constituyen, ante todo, un conjunto o un sistema de procesos que surge para satisfacer necesidades de la cultura estética de Occidente y que se desarrolla como prolongaciones de los procesos artesanales de tipo gremial, pero este conjunto tiene dirección nueva y sentido dialéctico; dialéctico en cuanto supera el pasado, esto es, elimina y a la par conserva elementos artesanales de acuerdo con una realidad economicosocial emergente. Las artes, por consiguiente, no nacen para reemplazar simplemente a las artesanías; en realidad, éstas traen en su interior el germen de las artes que se perfilan y evolucionan a instancias de los intereses occidentales. Por lo tanto, resulta inapropiado afirmar que las artes desalojan a las artesanías, aunque sí es posible señalar que los artistas desalojan a los artesanos. En parte, las artes más bien imbrican a las artesanías y, en parte, coexisten con ellas. En procesos de varios siglos, las artes han cambiado sus conceptos fundamentales y sus fines y motivaciones básicas pese a que los trabajos simples y los productos que las artes heredaron de las artesanías permanecen iguales, y a los cuales han sumado nuevos. Lo importante es ver a las artes como procesos históricos que se desarrollan de acuerdo con un tiempo y un lugar concretos y no concebirlas tras la consecución de conceptos determinados, absolutos y definitivos. Al querer estudiar la realidad histórica de las artes, nos resulta muy difícil seguir en Europa los detalles de cómo y cuándo las artesanías gremiales se convirtieron en artes y los artesanos se tornaron artistas. A nuestro juicio, las artes nacieron en Italia con Giotto por el año 1300 y los demás países europeos las asumen uno a uno contribuyendo a su desenvolvimiento. Sin embargo, todavía encontramos restos gremiales en Italia, a fines del siglo XVI, yen España a mediados del XVIII. En cambio, en países dependientes, como

Teoría de la forma

México, la transición resulta clara y breve pues a fines del siglo XVIII importamos una academia y unas artes bien definidas por lo que en pocos años los artistas comenzaron a desalojar a los artesanos de los trabajos más importantes y mejor remunerados de la pintura y el grabado, la arquitectura y la escultura. Por eso, al estudiar esta transición, es fácil encontrar mecanismos que son borrosos en Europa. Esto, no obstante de que la gran mayoría de nuestros artistas continúan siendo artesanos. Falta todavía por consumarse en Latinoamérica la completa realización de nuestras artes, principiando por los artistas. Si comparamos a las artes, tal como hoy las conocemos, con las artesanías gremiales, saltará a la vista la diametral oposición entre sus respectivas características, tal como aparece en el cuadro; resultará fácil suponer que las diferencias entre unas y otras son estructurales y que no dependen tan sólo de tales o cuales características, pese a no haber existido antes las artísticas. Se trata más bien de dos conjuntos diferentes de relaciones que cambian y no es necesario que cada conjunto deba contener todas las características mencionadas para poder considerarlo como artesanía o arte; aparte de tener una misma naturaleza, la estética, también comparten muchos elementos. Además tengamos presente que para llegar a las características actuales, las artes han necesitado cerca de siete siglos y de muchos procesos internos. Así, los conceptos de arte y de artista, de producción y de consumo, y de distribución fueron cambiando. Nunca dejaron de evolucionar y hoy es posible distinguir tres fases:

a) La ascendente de 1300 a 1600, en la que las artes comienzan a pagan izar los temas religiosos hasta devenir profanas.

b) La de su esplendor de 1600 a 1900 con sus variantes profanas y naturalistas.

c) La descendente de 1900 a nuestros días, en la que resulta patente el desarraigo social de los productos artísticos de carácter profano y deviene importante la acentuación sucesiva de los planos semántico, sintáctico y pragmático, como hitos de su autodesintegración.

Teoría de la forma

Características de las artesanías, de las artes y de los diseños.

Artesanías gremiales

Artes

Diseños

 

La producción

Tradicionalista

Antitradicionalista

Funcionalismo

Trabajo manual enaltecido y sujeto a normas

Trabajo intelectual sobrevalorado y libre

Trabajo conceptivo o proyectivo enaltecido y sujeto a prioridades económicas y tecnológicas

Empirismo

Teorización

Teorización

 

El producto

Medio religioso y prácticas de estructuración social

Profano y puro

Medio industrial y masivo

Ornamentado

Antiornamentalismo

Antiornamentalismo

En serie

Obra única

Serie larga y masiva

Predominio de la escultura, la arquitectura y el mural

Predominio de la pintura de caballete

Utensilios y entreteni- mientos

 

El productor

Agremiado

Libre

Asalariada

Formación empírica

Formación académica

Formación universitaria

 

La distribución

Por encargo y muy poco comercio

Predominio del comercio

Industrial de los productos

 

El consumo

La feligresía como personaje histórico

Aparición y desarrollo del individuo

Las masas como nuevo personaje histórico

La cotidianidad religiosa y la estética, ambas empíricas

Informado y excepcionalidad de tiempo, lugar y persona

La cotidianidad utilitaria y la estética empírica del hombre común en su tiempo libre

Teoría de la forma

Los procesos internos más notorios siguientes:

de

las

artes a

los

que nos referimos

son los

1.

En el producto: de la obra única a su pureza artística; del predominio de la pintura de caballete al imperio de los audiovisuales (cine y televisión); de la exaltación de las bellezas naturales (naturalismo) a la autodesintegración analítica y a la pragmática, pasando por la sintaxis y la expresión individualista.

2.

En la producción: de la paganización de las imágenes religiosas a las profanas y de la producción como vocación ala experimentación, acción científica y satisfacción de necesidades expresivas y autobiográficas sucesivamente.

3.

En el productor: del carácter intelectual y de la formación académica a su endiosamiento como innovador o creador, bohemio o subversivo.

4.

En el consumo: de la excepcionalidad hedonista a la conceptual y de lo estético a lo artístico.

5.

En la distribución: de la comercialización a la industrialización; de la Iglesia al Estado

burgués; de la difusión a la creación de nuevas necesidades artísticas, pasando por las políticas culturales.

Al recorrer cada uno de estos procesos internos de las artes, veremos cómo aparecen y se consolidan cada una de las características conforme transcurren las fases antes mencionadas. También veremos cómo estos procesos internos hacen resaltar los procesos externos que los impulsan desde el trasfondo de su tiempo social y de su espacio histórico. Estos procesos externos, en íntima interdependencia, los conceptuamos así:

La formación del capitalismo con su constante tendencia vital de reemplazar, donde y cuando pueda, el trabajo manual, individual y libre, por el mecánico, asalariado y en beneficio de un capital.

La evolución del hombre en general hacia la racionalidad, esto es, del pensamiento mítico y empírico al lógico y científico que el capitalismo acelera y requiere.

La aparición y el desarrollo del individuo, nuevo personaje histórico, en torno a cuya capacidad competitiva gira el capitalismo.

Lucha del Estado burgués para arrebatarle a la Iglesia el poder ideológico, además del político y del económico.

Teoría de la forma

1. Desde el punto de vista de las formas básicas y de los formatos, los productos de las artes son los mismos que los de las artesanías. Los templos continúan siendo templos y las esculturas, esculturas. Además, todos son productos estéticos. No importa si se diferencian en los estilos, en los materiales y en los dioses a los que están dedicados. También los productos artesanales se diferenciaban entre sí en épocas y lugares precapitalistas; sin embargo, el hombre siempre encontró la forma para identificar a los productos, esto es, gracias a unas cuantas singularidades comunes y pese a saberlos distintos los veía iguales. Al fin y al cabo, así como no existen dos cosas completamente iguales, tampoco existen dos enteramente distintas. Si nos atenemos a las diferencias de cada producto, tendremos entonces pie para señalar obras únicas. En las artesanías registramos, sin duda, esta clase de obras en la arquitectura y en muchos objetos destinados a las teocracias, a los señores feudales o a los ritos religiosos. Sin embargo, hemos de convenir que los artesanos no tenían ningún reparo en repetir obras o, lo que es igual, en confeccionarlas en serie. Si bien produjeron obras únicas, nunca se propusieron fines y méritos estéticos. Además, en la escultura artesanal hubo las repeticiones inherentes a toda religión pues los dioses no mudan su fisonomía de la noche a la mañana y deben ser fácilmente reconocibles por todos. Nos asisten varias razones para sostener que las artesanías se caracterizan por una producción en serie y tradicionalista, sobre todo si se las compara con las artes, centradas exclusivamente en la producción de obras únicas, con la convicción de que estas obras son puras y originales. En el Renacimiento se mantuvieron los mismos personajes religiosos y la Iglesia velaba por la observancia de ciertos cánones. Pero al reconocerse el valor del individuo por sus propios esfuerzos y no por su abolengo, surgió en cada artista la voluntad de lograr al máximo el embellecimiento del tema religioso y dar mayor énfasis a su veracidad mediante el verismo naturalista. Es cuando, sin quererlo, los artistas dejaron en sus obras su impronta particular que las diferenciaba de las de los otros artistas. Además, el público puso más atención en las diferencias; naturalmente, la mayoría de los artistas simplemente repitieron el tema tal como se aprecia en los miles de Madonas toscanas. Con el tiempo, se asienta la idea de individuo y tanto el artista como el mecenas y el público ven en cada producto una obra única y en ésta aprecian valores atractivos. Buscan deliberadamente innovaciones, germina así la autoría y se firman las obras. Las mismas preocupaciones que se tenían por la belleza formal, en cada obra artística

Teoría de la forma

religiosa, facilitaban la percepción de las diferencias y su consecuente clasificación como obra única. Cuando las artes devienen profanas, el artista hace pública su necesidad de exaltar la pureza estética de la belleza y la eficacia artística de la originalidad. La mímesis y su consiguiente naturalismo -la reproducción fiel de las realidades visibles eran el ideal artístico. Con la evolución de la tecnología de los materiales, de las herramientas y los procedimientos, los productos artísticos van variando en sus pormenores. La pintura, por ejemplo, pasa del temple al óleo y de éste al acrílico, con los consecuentes cambios visuales. Los adelantos tecnológicos permiten también la aparición del grabado en sus múltiples y sucesivas técnicas. Recordemos que los gremios imponían el uso de los mismos materiales y procedimientos como garantía de calidad para los consumidores. Como parte de la evolución de las artes y como expresión del desarrollo del individuo, aparece la pintura de caballete y pronto conquista un lugar destacado y rector. Sin duda, existió antes como objeto pues el feudalismo contó con pinturas sobre maderas y cruces, todas transportables, pero predominaban el mural y las pinturas elaboradas sobre objetos utilitarios y cotidianos. Las artes, mientras tanto, privilegian a las pinturas de caballete como productos autónomos y modernos e imperan varios siglos con sus constantes mutaciones de estilo, de tema y de imágenes. La tecnología comunicativa evoluciona e inventa la fotografía y, luego, sus derivados audiovisuales (cine y televisión) que en la actualidad atraen por doquier el interés de todas las clases sociales e influyen poderosamente en la sensibilidad yen la visión del hombre cambiando, consecuentemente, el curso del arte. Durante el siglo pasado las artes se desarrollaron del naturalismo al realismo para, después, poner el acento en la sintaxis, hasta que, a principios de nuestro siglo, nacen el cubismo y los abstraccionismos. Paralelos a estos movimientos se desarrollan los expresionismos, propios del individualismo, promovido por la burguesía progresista, en que había degenerado el respeto al individuo. En lugar de que el artista se ponga al servicio del arte, él lo utiliza en su provecho. La obra es ahora considerada como una prolongación de la subjetividad del autor, constituye un producto autobiográfico y, a veces, un testimonio de su identidad colectiva o un certificado de buena sensibilidad. A partir del siglo pasado se perfeccionan los procedimientos técnicos de producción y reproducción de imágenes de la realidad visible, susceptibles de devenir artes, como la

Teoría de la forma

fotografía, el cine y la televisión. Hoy los encontramos ejerciendo el predominio audiovisual. A mediados de este siglo se agotan los cambios icónicos y visuales y se buscan otras variantes sensoriales y objetuales con lo que se suceden vertiginosamente las nuevas tendencias y los agregados al producto: el movimiento, la luz y los materiales reales. Así, muchos artistas llegan a los cambios conceptuales y al abandono de los atributos sensitivos del producto. Como reacción contra el predominio audiovisual, las artes recurren a los medios racionales con fines sensitivos y surgen los no objetualismos. Se llega al extremo de suprimir lo estético y lo extra artístico en los productos y con frecuencia lo artístico consiste, paradójicamente, en presentar, en lugares artísticos, obras no artísticas (ready made) con la intención de incidir, cuestionar y renovar las ideas básicas que sostienen nuestros comportamientos artísticos. En otras palabras, los sectores progresistas de las artes arremetieron contra la sobrevaloración del objeto, propia de la sociedad de consumo, y desistieron de los componentes sensitivos del objeto con el fin de subrayar las acciones y los conceptos. Después de todo, las acciones son más humanas que los objetos, y los conceptos más que las formas. En términos generales, los productos de las artes partieron de lo sagrado y bello de las imágenes a la representación fiel de realidades visibles y bellas. Continuaron con la exaltación de las bellezas formales, de los ideales, de los sentimientos autobiográficos y los conceptos y terminaron como mercancías. Los productos artísticos abandonaron las iglesias y se trasladaron a los palacios y de aquí, a los museos y a los hogares burgueses, donde terminaron fungiendo de ornamentos. En síntesis, necesidades de tiempo y de lugar impusieron a los productos de las artes cambios en sus principios, medios y fines estéticos, artísticos y extra artísticos. Ante todos estos cambios sucesivos de los productos: ¿cuál es el cambio correcto o verdadero? ¿EI renacentista o el clasicista? ¿EI naturalista o el realista? ¿Acaso es lícito, en nombre de determinados formatos y formas, negarle a los abstraccionismos, conceptualismos y ready made su naturaleza artística? Indudablemente, lo más importan te estriba en las relaciones que el productor o el consumidor entablan con el producto. 2. Las artes se apoderaron del trabajo simple de la producción pictórica y escultórica, del dibujo y de la arquitectura, de las artesanías gremiales, y lo continuaron sin alteración alguna; los demás trabajos simples de las artesanías fueron considerados indignos para

Teoría de la forma

las artes. Variaron, eso sí, los aspectos intangibles de las operaciones sensitivas y teoréticas, propias del trabajo simple. Las operaciones manuales, las únicas visibles, también se transformaron y lo hicieron según los nuevos materiales, herramientas y procedimientos que adoptaron pero sin subvertir los formatos ni las formas básicas de los productos. Al permanecer éstos iguales, se ignoraron los cambios de los móviles de su producción. Quizás 'en la antigüedad el móvil de la producción fue mágico, o, tal vez, la magia constituyó una revelación divina. Lo evidente es que para la producción de las artesanías gremiales se requería de un riguroso y lento aprendizaje manual y sensitivo, por ser empírico; en comparación, en las artes, tienen lugar cambios radicales y continuos con respecto a las motivaciones de la producción. Según la nueva mentalidad, la producción ya no está dirigida, como en las artesanías, a la confección de pinturas, esculturas o edificios, sino a la realización de obras de arte, esto es, hacia algo superior que enorgullece a un productor ávido de ascenso social. Si en un comienzo la producción renacentista fue un oficio razonado, en el siguiente siglo, el xv, registramos preocupaciones por la perspectiva y las proporciones, consideradas a la sazón problemas científicos que debían ser resueltos con la geometría y la anatomía; 1 no en vano estamos en los albores de la ciencia. La producción tenía la finalidad de reproducir con la mayor veracidad posible el orden divino y bello de la naturaleza. Para los cuatrocentistas la arquitectura del universo era geométrica y bella. El productor todavía no era consciente del valor de su individualidad como para buscar expresarla o para dar una versión personal de la realidad religiosa. Creía ser objetivo. Es en este siglo cuando Leonardo da Vinci experimenta con los medios y modos de producir imágenes, y de organizarlas lo hace con un criterio científico y/o tecnológico; con esto se inicia la capacidad humana de experimentación científica. Nos referimos a las innovaciones de unos cuantos artistas en verdad subversivos y renovadores. La mayoría, como siempre, permaneció sumisa a la tradición. Sea como fuere, en aquella época se sentaron las bases para la teorización sistemática de lo enseñable y de lo razonable, de lo lógico de la producción y del consumo artístico. Será a mitad del siglo XVIII cuando la cultura occidental retorne estas bases y emprenda con profundidad dicha teorización sistemática. La importancia artística que los cuatrocentistas atribuyeron a los razonamientos y a los

Teoría de la forma

medios intelectuales de tipo científico, resultó exagerada para los artistas del siglo XVI. Con Miguel Ángel a la cabeza, estos artistas pusieron la sensibilidad, o la visión sensible, como la actividad decisiva, si no la única, de la producción artística. También exageraron, aunque en sentido contrario. Desde entonces continúan las discusiones en torno a la producción artística y a la mejor manera de enseñarla. Todos están de acuerdo en la complementariedad entre la razón lógica y una sensibilidad respaldada por la imaginación y la intuición. Pero en la práctica muy pocos permanecen fieles a tal complementariedad: la mayoría incurre en el maniqueísmo dividiéndose en emocionalistas y en intelectualistas. En la actualidad conocemos muchos aspectos psicológicos y sociológicos de la producción artística pero tales componentes resultan ser actividades preliminares de la creación propiamente dicha. Ésta permanece en el misterio, no obstante las numerosas investigaciones emprendidas últimamente en los países desarrollados en torno a la creatividad; creatividad tecnológica para ser exactos, única capaz de traducirse en poder económico y político. Lo inescrutable de la creación ha dado pábulo para las más arbitrarias fetichizaciones de la producción artística y para el más disparatado endiosamiento del artista. Aún en nuestros días abundan personas que atribuyen la creación artística a fuerzas sobrenaturales. Las artes iniciaron su producción con la sensual paganización de los temas católicos, como una indispensable instancia para laicizar los productos. Como resultado, los personajes religiosos fueron representados como hombres de carne y hueso dotados de belleza ideal y excepcional; para ello se utilizó el embellecimiento pictórico, escultórico o arquitectural de las formas. A lo divino se le vistió de hombre -se le antropomorfizó y unos cuantos hombres se envanecieron en tanto otros, como Savonarola, se encolerizaron y condenaron el sensualismo renacentista como la antesala del descreimiento religioso, descreimiento que justamente vivimos actualmente. A Occidente le era vital superar un pasado de más de 15 000 años de magia, mito y religión y lo consigue en el lapso, relativamente corto, de 300 años (de 1300 a 1600). Para el Estado burgués la superación era de vida o muerte pues luchaba por arrebatarle a la Iglesia el poder ideológico tan importante para ejercer persuasivamente y con eficacia el poder político y económico. La iconoclastia de la Reforma y la intolerante censura de la Inquisición coadyuvan al reemplazo de lo religioso por lo seglar. Durante los absolutismos apareció, en lugar del arte religioso, un arte de tema marcial y épico que generó el clasicismo, mientras que en

Teoría de la forma

la Holanda del XVII florecen, como tema de las artes, las escenas cotidianas de la vida burguesa. Naturalmente, el mayor factor que contribuyó a laicizar las artes, lo corporizó el aminoramiento del sentimiento religioso, aminoramiento que se incrementó por el desarrollo de las ciencias y de las tecnologías Y por el desalojo que los valores materiales hicieron de los espirituales. Tal descreimiento se dejó sentir, por lo menos, en los productores progresistas de cultura quienes ya actuaban como individuos libres y no como miembros de una feligresía determinada, tal como sucedía a los artesanos en la antigüedad. Las operaciones manuales son comunes a las artesanías y a las artes y obviamente constituyen la ejecución, denominada también trabajo simple, de las obras o productos. Aquí registramos cambios leves, provenientes del uso de nuevos procedimientos, herramientas y materiales. A la ejecución confluyen también las operaciones sensitivas y las teoréticas. Las primeras se ocupan de los modos de reproducción de bellezas naturales y de la confección de las formales, ponen atención a los planos semántico, sintáctico y pragmático del producto. Registramos muchos elementos sintácticos comunes a las artesanías y a las artes, en relación con la belleza formal de la composición y organización de los componentes del producto. En las artes, como ya hemos señalado, el acento se traslada de lo semántico a lo sintáctico y, de aquí, a lo pragmático. La razón realiza las operaciones teoréticas durante la ejecución manual de la obra; estas operaciones tienen como trasfondo un cúmulo de conocimientos empíricos, fetichizaciones (falsa conciencia), ideas, ideaciones o ideales. También intervienen, desde luego, las actividades perceptivas de la lectura y la significación, del análisis y la combinación, de la interpretación y la valoración; no importa si su intervención es fugaz. Todo esto es similar tanto en las artesanías como en las artes pero estas últimas se singularizan desde el momento en que disponen de conocimientos artísticos, cada vez más numerosos y que pueden ser históricos, conceptuales y teoréticos generales y de cada tendencia. Después de todo, el productor debe partir de un conocimiento conciente de la tendencia artística elegida por él para realizar su obra. Si bien en lo teorético hay una diferencia muy marcada entre la ejecución artesanal y la artística, mayor diferencia, y más profunda e importante, habrá en el hecho de que las artes, por definición o ideal, siempre aspiran a la concepción o creación de una obra colmada de innovaciones.

Teoría de la forma

Mientras tanto, las artesanías se limitan a la ejecución tradicional. Como es de suponer, en las artesanías también hubo creaciones; alguien debió ejecutar por primera vez talo cual efigie pero nunca con la finalidad principal de renovar lo establecido. Lo sabemos: no todos los artistas son creadores; sin embargo, todos tienen la obligación de serio o tratar de serio, esto es lo importante. Las artes, pues, centran la producción en la dialéctica concepción-ejecución. Actualmente, en su desintegración, ya no importa quien ejecuta la obra de arte e, incluso, es inexistente la ejecución en los conceptualismos. Lo decisivo está en la concepción, quizás como sobrevaloración del trabajo intelectual y el consecuente menosprecio del trabajo manual. En la concepción o creación vemos un proceso lento y largo en el que intervienen la imaginación y la intuición, ambas asediadas por la avidez por enriquecer, ampliar o corregir las experiencias y los conocimientos artísticos, junto con sus ideales e ideologías. No se trata de una inmaculada concepción, como supone el individualismo actual, sino de la dialéctica (o problemática) del cumplimiento de los postulados de una tendencia artística elegida, por un lado, y la ruptura de los mismos, por otro. La tendencia constituye la materia prima que debe ser modificada con los medios materiales e intelectuales de concepción, y con la imaginación de que dispone el productor. Sin duda, la concepción creadora es la diferencia capital entre las artesanías y las artes, entre los artesanos y los artistas y entre sus respectivos productos. El artista es, por definición, un renovador (no importa si cumple o no este ideal) y sus producciones contienen elementos estéticos, artísticos y extra artísticos. El artesano, en cambio, cumple normas tradicionales y sus productos entrañan, mediante adornos, elementos estéticos, religiosos y de jerarquización u organización social. Lo artesanal no existe como consumo específico ni como un cuerpo de ideas, existe como ejecución manual o trabajo simple. Las artes elaboran todo un cuerpo de teorías que siempre servirá para tasar, incluso, lo estético de las artesanías y de los diseños desde los intereses de estos mismos. 3. Con el objeto de lograr productos estéticos acordes con el momento histórico, cuya ejecución fuera precedida por una concepción de obras ricas en innovaciones, se fundaron las academias en Italia a partir de la mitad del siglo XVI, en Francia después de un siglo y en España a mediados del XVIII. La enseñanza debía ser distinta a la que los maestros artesanos impartían a sus aprendices pues se buscaba hacer a un lado las normas gremiales, adversas a la libertad de trabajo y al desarrollo de la individualidad. La meta

Teoría de la forma

era formar un productor nuevo: el artista. No importaba si la enseñanza razonada conllevara siempre el peligro de sobrevalorar lo mental en las artes e incurriera en intelec- tualismos o, peor aún, cayera presa de las normas que el academicismo convierte en recetas. El nacimiento de las artes vino a ser propiamente una nueva división técnica del trabajo especializado que requería la cultura estética más adelantada de Europa, división que pronto devino también social. El avance de las ciudades italianas del trecento exigía nuevos productores para que se hicieran cargo del desarrollo de las posibilidades socioculturales de la pintura, la escultura y la arquitectura, así como de los trabajos más importantes que de este desarrollo se derivaran. Los trabajos menores y anticuados de estas manifestaciones estéticas y los demás trabajos artesanales siguieron a cargo de los artesanos, quienes poco a poco vinieron a menos y se proletarizaron. Si los artesanos tomaron su trabajo por oficio, los artistas surgieron como profesionales con una formación sistémica, social e individual de acuerdo con la contemporaneidad. Con el tiempo, la enseñanza artística se cargó de teorizaciones destinadas a promover la concepción de las innovaciones y a reforzar lo enseñable de la ejecución manual. Las condiciones históricas y sociales de la época fueron propicias para la formación, en el productor, de una conciencia artística encaminada a la subversión y a la renovación consiguiente de lo establecido. Estamos aquí ante el cuestionamiento radical, típico de la cultura occidental que el capitalismo acelera. La enseñanza razonada de las artes llegó a su máxima sistematización en los años veinte de nuestro siglo con la Injuk soviética y la Bauhaus alemana. Sin embargo, actualmente todas las escuelas de arte del mundo mues- tran dolencias y continúan oscilando entre un emocionalismo autobiográfico y la construcción razonada. El salto irracional de la concepción sigue, por fortuna, en el misterio y las artes permanecen con el dominio de los medios de expresión, cuyo uso no requiere sentir en carne propia lo expresado. El artista es un productor muy distinto al artesano gremial, pese a que ambos pertenecen a la misma cultura estética, la occidental, y no obstante que ambos producen obras igualmente valiosas. Artesanos y artistas son productores históricos, igual que los proletarios, pongamos por caso. Siempre hubo trabajadores manuales, pero hay diferencias abismales entre el esclavo, el siervo y el proletario. Señalar, pues, sus diferencias mutuas equivale a definir históricamente a cada uno. Para trazar la fisonomía

Teoría de la forma

del artista y seguir su constante evolución durante casi siete siglos, será necesario

diferenciar entre el ser social del artista y su conciencia social, es decir, entre su posición en la realidad objetiva de su tiempo y de su sociedad y lo que él piensa de sí mismo, más las fetichizaciones que sobre el artista elabora la sociedad. Estos tres procesos suelen coincidir pero, por lo general, cada uno se desarrolla por su cuenta; tal vez en relación con las fetichizaciones hacia el artista haya coincidencias entre él y el público.

El artista comenzó a definirse como tal cuando en su calidad de artesano buscó liberarse

de las amarras gremiales con el fin de explorar realidades apenas presentidas. La

sociedad con sus nuevos principios, medios y fines renacentistas, impele al artista a pasar por una paulatina intelectualización que favorece las renovaciones constantes que se esperan de él y de su ascenso social. La sociedad termina por convencerlo de que es un hombre excepcional cuyo triunfo tiene como precio hambres y privaciones. Se suscita así

la lucha entre los artistas mismos que resulta una autoselección favorable al comercio del

arte. Después de todo, éste adopta a los mejores artistas sin haberle costado un céntimo

la selección.

De su deseo de liberarse de las amarras gremiales, al artista le es fácil subvertir los usos y costumbres de su colectividad. Es cuando el artista se siente, por definición, un subversivo o, por lo menos, un renovador. En toda actividad humana o colectividad profesional, hay bueno y malo. Empero, en ninguna como en la artística se ha institu- cionalizado la definición ideal de artista y de arte. Así se confunde ideal y realidad, teoría y práctica. Todo artista cree encajar en la definición ideal y ser un creador cuando, en realidad, pocos merecen este epíteto. Como en toda profesión, en la actividad artística hay artistas buenos y malos, creadores e imitadores, académicos y rebeldes, progresistas

y conservadores, reaccionarios y revolucionarios. No existe ninguna razón para que ellos

monopolicen todo lo bueno del hombre. En lugar de atribuir sus actividades a la división técnica del trabajo ya su educación profesional, como es en realidad, el artista las identifica con una capacidad, vocación o privilegio innato que pocos hombres disfrutan. Como prueba, señalan el siempre reducido número de productores en cada arte. Sentirse predestinado y caer en el egocentrismo, no es otra cosa que la autoelitización del artista. Por eso todos los artistas llegan al extremo de tomar a su obra como exclusiva propiedad intelectual3 y creen que es resultado de una generación espontánea o de una inmaculada concepción; todo se le atribuye al

Teoría de la forma

individuo al que considera como un instrumento de fuerzas sobrenaturales. Como conse- cuencia de la autoelitización, la gran mayoría de los artistas actuales adopta el aislacionismo, propio del "avestrucianismo" o de la huída hacia la consabida "torre de marfil". Resultado fatal: el artista pierde contacto con la realidad y así, enajenado, produce obras que resultan meros palos de ciego.

Mucho más disparatado que la autoelitización es el endiosamiento del artista por parte de

la sociedad. Varían, desde luego, los modos de verlo entre los sectores sociales: si unos lo

conceptúan como un ser asocial y mugriento, afeminado o díscolo, otros lo toman por bohemio o rebelde sin causa. Todos, sin embargo, lo admiran en silencio como creador, sobre todo en los países subdesarrollados, en donde el endiosamiento de los artistas de reconocimiento internacional constituye un consuelo a nuestra pobreza material y a nuestra mendicidad conceptual de tipo científico y tecnológico. Si nuestras clases populares adolecen de hiperestesia, nuestros países sufren el desequilibrio entre riqueza artística y pobreza conceptual, brillante vanguardismo individual y opaco atraso colectivo, inquieta sensibilidad y aletargada razón lógica.

4. No creemos equivocamos al afirmar que la población del mundo occidental, salvo pequeñas minorías, no ha logrado todavía superar la laicización de las manifestaciones estéticas denominadas artes, es decir, la mayoría de la gente no logra aún consumir artísticamente las manifestaciones profanas de las artes pues, viéndolo bien, el arte profano constituye y exige, a los productores y a los consumidores, un gran salto sensitivo

y racional. Durante milenios el hombre consumió de manera religiosa y consciente las

obras artesanales; al mismo tiempo, las formas de éstas satisfacían su gusto o, lo que es

lo mismo, la sensibilidad estética imperante en la colectividad. El consumo era, en fin, reli-

gioso y estético, aparte de cotidiano pues el mito y la religión ocupaban la cotidianidad del

hombre. Desde su aparición hasta la actualidad el arte profano ha producido un vacío en la gente pues ésta continúa siendo religiosa. Si se prefiere, las personas siguen dependiendo del pensamiento mítico y del empírico pues a las mayorías demográficas se les niega la familiarización con el pensamiento científico y lógico, alejándolas del empleo y de los beneficios del mismo. Si bien la gente reconoce en las obras de arte a los personajes del tema burgués de su sociedad, le son completamente ajenos los romanos y griegos del tema clásico, los cuales exigen conocimientos históricos. Para dar alguna consistencia a las

Teoría de la forma

artes profanas, la cultura occidental exalta su pureza estética y artística; pureza afincada en la composición yen las formas de los productos, aunque el tema suele contener dramas de efectos estéticos. En nuestro siglo, al subrayar la belleza sintáctica y formalista, sobre todo la de los abstraccionismos, se agrava el desarraigo social de las artes. Esto se hace más patente en los no objetualismos, en los cuales se suprimen los componentes estéticos y cualquier otra alusión cultural y se limitan a lo artístico. En síntesis, las personas se alejan de las manifestaciones contemporáneas de las artes. El receptor común puede poner atención en la relación de las figuras con las realidades visibles figuradas pues tiene la capacidad de señalar la veracidad, fidelidad o valor mimético de las figuras. Sin embargo, le resulta ajena a la gente la relación de las figuras entre sí, vale decir, la sintaxis. Más ajenos todavía le parecen los efectos sensitivos y conceptuales de las obras sobre el receptor; efectos que pertenecen al plano pragmático de los mensajes. El consumo artístico se ha complicado e intelectual izado y exige conocimientos teoréticos e históricos, además de los empíricos. Como resultado, tan sólo reducidas minorías reciben la educación requerida para el auténtico consumo artístico de las obras de arte. Estas minorías, de suyas excepciones, cuando quieren ver obras de arte, deben ir a lugares excepcionales (palacios o museos) durante horas especiales. El consumo artístico gira, pues, en torno a la excepcionalidad y es optativo, educación mediante. El hombre común está limitado al consumo estético, que es ineludible, espontáneo y subjetivo. Este consumo lo aplica a las obras de arte cuando se siente obligado a ello, pero sin mayor trascendencia social. Todo queda reducido al individuo aislado. Luego, con los medios masivos y la consolidación de la sociedad de consumo, se difunde el consumo masivo cuyo carácter seudoestético consiste en tomar por artístico el placer que sentimos al saber que observamos una obra importante, sin preocupamos', en verdad, por ésta ni por ejercer un diálogo con ella. El consumo trivial se enriquece con el placer mimético del realismo fotográfico, mientras que el placer cursi es reforzado con los esnobismos difundidos por los medios masivos. El escaso aprecio de la polifuncionalidad y de los múltiples valores de la obra de arte así como las dificultades que implica su percepción, hacen posible la difusión de los formalismos con sus bellezas elementales. Como corolario, cunde el hedonismo más primario y sensorial: las artes, si se quiere, deben colaborar con la difusión y consolidación

Teoría de la forma

de un concepto nuevo en la humanidad: el objeto bello, no por sus ornamentos sino por su pura funcionalidad práctico-utilitaria. El objeto bello debe saciar las más importantes, si no es que todas, necesidades artísticas y estéticas del hombre actual. Esta falacia reduccionista, por decirlo así, contribuye con su elementalidad a legitimar y a prestigiar la belleza también elemental que la industria mecánica y la electrónica buscaban a través de los diseños. Resultado final: las artes se alejan de la cotidianidad, de la sensibilidad, de la racionalidad, de las mayorías demográficas como de las nuevas generaciones de las clases medias y altas. Una de las causas de esta situación estriba, como veremos, en los diseños. Indudablemente, la producción y el producto, el productor y el consumo son muy distintos en las artes que en las artesanfas, así como también lo son con respecto a los diseños, como más adelante comprobaremos. 5. La evolución de la tecnología comunicativa acelerada por el capitalismo y controlada por los estados burgueses, generó con el tiempo procedimientos y productos que superan en gran medida a las persuasiones y los terrores del poder ideológico en manos de la Iglesia con sus condenas y retribuciones escatológicas. En nuestra opinión, esta evolución sería el factor más importante de los cambios que experimenta la distribución durante la vida de las artes. En primer lugar, esta tecnología arrojó como resultado la fotografía y sus derivados (cine y televisión) y rompieron el monopolio de los artistas en la producción y la reproducción de imágenes y enriquecieron así los recursos y la eficacia de la distribución de las artes en sus tres circuitos: el comercial con las galerías que aparecieron a mediados del XIX y las Bienales de posterior nacimiento; el de difusión con sus museos y academias, educación artística y políticas culturales; finalmente, la creación de nuevas necesidades artísticas en el momento en que aparecieron nuevas tendencias o, por ineficaz, periclitó algún consumo en la nueva realidad sociocultural. En segundo lugar, los medios masivos alteran en forma radical el panorama estético mundial, esto es, la cultura estética de nuestro tiempo. Cambia así la sensibilidad y la visión del hombre, lo que obliga a las artes a tomar un curso apropiado a la nueva situación estética. Detrás de la evolución tecnológica comunicativa actúa la tendencia del capitalismo de reemplazar siempre al trabajo manual, individual y libre, por el mecánico, asalariado y en favor de un capital, donde pueda y cuando pueda, con lo que se genera la comercialización de las artes y la industrialización de algunas de ellas (la industria cultu-

Teoría de la forma

ral). Como secuela, los medios masivos promueven el consumo masivo y las más disparatadas fetichizaciones del arte y del artista. Los estados en manos civiles pronto inventan las políticas culturales, fenómeno relativamente nuevo que pone sobre la mesa el uso franco de las artes en beneficio de la política. Lenin las propone en 1905 con su partidismo, los soviéticos las ponen en práctica, de 1917 a 1934, con Lunacharsky; los alemanes revolucionarios lo hacen con el dadá berlinés a la cabeza de 1918 a 1932. México coincide en los mismos fines de 1922 a 1940 con el muralismo. La educación pública y las políticas culturales, junto con la persuasión y el entretenimiento narrativo de los medios masivos, difunden las cinco falacias que se enunciaron en el capítulo 2 y que se toman por axiomas en el mundo entero posibilitando el consumo masivo: el arte es belleza, suplantada por lo cursi y lo bonito; el arte es entretenimiento, lo que condena a todo lo que resulte tedioso o exija algún esfuerzo intelectual; el arte es sentimiento, por ejemplo el sentimentalismo de las telenovelas; el arte es magia, con su adoración a Santos milagrosos; el arte es realismo fotográfico, con lo que se rechaza a cualquier desviación de éste. Los medios masivos, con la televisión y la prensa a la cabeza, conforman una plataforma de banalidades que hace posible la vida un tanto artificial y engañosa de las artes. Propiamente, se trata de que dicha plataforma posibilite la vida de las artes en reducidas minorías pero con la ilusión de las multitudes y de intereses masivos. Si en verdad hay multitudes, su consumo es masivo, vale decir, seudoartístico. La realidad es evidente: las artes sufren un desarraigo social, se han alejado de la cotidianidad religiosa y actualmente descansan sobre la excepcionalidad. Por fortuna, la cotidianidad, antes cuidada por las artesanías religiosas, con los diseños vuelve a ser objeto principal de las manifestaciones estéticas, y éstos complementan así la excepcionalidad de las artes. Después de todo, en la distribución actual los diseños desempeñan un papel importante; la distribución, con su eficacia difusora y persuasiva, beneficia también a las artesanías y a los mismos diseños.

Teoría de la forma

Los diseños. Artes tecnológicas

Los diseños tampoco nacieron hechos y derechos; al igual que las artes y que las artesanías, son también frutos de una nueva división técnica del trabajo estético especializado que comenzó a germinar cuando la cultura estética de Occidente necesitó profesionales capaces de introducir recursos estéticos en los productos industriales. Al- gunos estudiosos prefieren ver esta introducción de recursos estéticos como una división técnica del trabajo tecnológico-industrial. Sea como fuere, los diseños conjuntan al trabajo estético con el industrial masivo o, si se quiere, lo insertan en la base material de la sociedad. Al provenir de una nueva división técnica del trabajo, los diseños se alinean, al lado de las artes y de las artesanías, como un fenómeno igualmente sociocultural, en general, y estético, en particular. En fin, los diseños constituyen otra variante de la cultura estética occidental: la de su fase industrial-masiva y capitalista-monopólica. En conse- cuencia, los diseños son prolongaciones de los procesos de las artes pero con una nueva dirección; dicho de otro modo, las artes traen consigo los gérmenes de los diseños. Debido a su juventud y a la heterogénea variedad de sus manifestaciones, resulta difícil trazar las diferentes definiciones de los diseños. En el cuadro 5.1 aparece la docena de rasgos comparativos de los diseños, cuyos pormenores irán perfilándose a medida que examinemos su producción, distribución y consumo. Sin embargo, antes será conveniente establecer qué manifestaciones los integran y cuándo comenzaron a germinar. Para tal efecto, partiremos de la concepción de los diseños como actividades proyectivas que introducen recursos estéticos en los productos de la industria masiva. Nos estamos reduciendo a su producción, lo admitimos, pero este rasgo característico nos permitirá tener una primera idea de la contextura de los diseños en general, lo que hará posible delimitarlos en su vastedad y complejidad. Existe consenso general en considerar como diseños al gráfico y al industrial; éstos introducen recursos estéticos en los productos tipográficos y en los de la industria masiva respectivamente. Ambos tipos de diseños producen modelos de objetos o mercancías y giran en torno a la belleza formal; más exactamente, en torno al objeto bello, tan caro a la sociedad de consumo. El diseño gráfico se centra en la publicidad yen la industria

Teoría de la forma

editorial y goza de una libertad conceptiva muy próxima a la artística y mucho mayor que la del diseño industrial. También hay acuerdo tácito en aceptar como parte de los diseños al arquitectural y al urbano. El primero concreta la vieja hermandad entre la utilidad habitacional y la belleza, mientras el segundo, todavía incipiente, se esfuerza por encauzar la vida urbana, en la que se relacionan masas e individuos, a favor de la cultura estética colectiva. En ambos diseños encontramos la actividad proyectiva pero también la directora pues el arquitecto o el urbanista, además de proyectar su obra, dirige o supervisa la realización de ésta. Este par de diseños aspira a materializar lo agradablemente biológico y lo placenteramente estético de los espacios habitacionales, transitables o institucionales; espacios que, para poder cumplir su finalidad, han de estar poblados de objetos y de personas, por lo que deben considerarse más como procesos que como espacios. Los diseños devienen aquí metamorfosis ecológicas o ecosistémicas. Quizás, sin advertirlo, el peso social del diseño industrial nos induzca a considerar únicamente la utilidad práctica de los diseños en general. Desde luego, el diseño arquitectural hállase más cerca de las necesidades biológicas del hombre pues éste no puede prescindir de un techo. Pero el hogar y la ciudad, como espacios poblados de obje- tos y de personas, sirven también de marcos para el tiempo libre y, por tanto, involucran, aliado de la belleza y con fines prácticos, los entretenimientos y las informaciones emitidas por ciertos objetos tecnológicos de reciente invención. Las discrepancias y las discusiones empiezan en el momento en que queremos incluir en los diseños a las actividades proyectivas y a las di rectora les que presentan los productos audiovisuales y los icónico-verbales de nuestra época; en realidad, son también diseños. Lo son de {acto; en las universidades se enseñan dentro del estudio denominado ciencias de la comunicación. Como diseños audiovisuales entendemos a las manifestaciones televisuales en los que destaca, por su popularidad, la telenovela, las audiovisuales propiamente dichas, con sus proyecciones de transparencias, y el cine comercial. Los diseños icónico-verbales comprenden, a su vez, las tiras cómicas y la fotonovela, la prensa en general y la literatura de entretenimiento, todas relacionadas estrechamente con el diseño gráfico. Este tercer par de diseños produce, en concreto, modelos de imágenes, de informaciones y de entretenimientos y no objetos, como el gráfico y el industrial, ni espacios, como el arquitectural y el urbano. ¿Se justifica denominarlos

Teoría de la forma

diseños? Sí, se justifica. Primero, porque estas manifestaciones consisten en actividades proyectistas y directora les y tienen fines estéticos; es decir, corresponden a la definición básica de los diseños. Seguidamente, porque los diseños constituyen un fenómeno sociocultural contemporáneo y éste, a su vez, hállase íntimamente ligado a la sociedad de consumo ya la industria cultural. De tal suerte que si omitimos a los audiovisuales y a los icónico-verbales, significará amputar al fenómeno sociocultural de los diseños; por añadidura, es evidente la carga estética que posee el tercer par de diseños. En buena cuenta, este par presenta un mayor radio de acción estética que los otros dos pares pues utiliza no solamente a la belleza, sino también a los aspectos cómico y dramático, a la tipicidad y a lo sublime. Las buenas razones continúan. En principio, los diseños en general se dirigen al embellecimiento de la vida diaria del hombre común y esta vida en la actualidad no puede existir sin el tiempo libre, ni sin los entretenimientos audiovisuales ni las informaciones icónico-verbales que este tiempo requiere. Por otra parte los medios masivos y la industria cultural también son diseños y su fuerza principal reside en los efectos persuasivos de los entretenimientos y de las informaciones, en favor de una minoría que domina a la mayoría. Por último, los audiovisuales son más diseños que todos los demás pues se dirigen a públicos en verdad masivos y es notoria su estrecha unión con la tecnología. Por ejemplo, el entretenimiento audiovisual nos muestra las maravillas tecnológicas de su emisión, lo que no sucede con el producto industrial cuya belleza formal nada nos presenta de la tecnología de su producción, aunque nos ofrece indicios de ella. En comparación, sin embargo, son casi nulas las diferencias entre las tecnologías y los diseños mientras que con las artes son profundas y fuertes y, en relación con las artesanías, son débiles. Una vez señalados los tres pares de manifestaciones que integran a los diseños, veamos su nacimiento. Si nos atuviésemos a la superficialidad con que la gente acostumbra ver la realidad, estaríamos tentados en señalar alguna fecha. Sin embargo, no hemos de establecer fecha alguna y afirmaremos que el término "nacimiento" funge aquí como metáfora. Hablamos de nacimiento cuando el niño es expulsado de la matriz pero por lo regular no consideramos que el niño ya existía antes de nacer pues viene precedido de una gestación y de una concepción, como confluencia de dos fuerzas, la del padre y la de la madre; además, este niño seguirá gestándose y evolucionará a lo largo de su vida. Lo

Teoría de la forma

mismo podemos afirmar de uno de los factores principales del fenómeno sociocultural de los diseños: la fotografía. Se dice que la fotografía nace en 1839, pero la anteceden la perspectiva central de un solo ojo, las lentes y la cámara oscura, todos ellos productos del renacimiento. Además, cabe considerar al daguerrotipo como una suerte de protofotografía. Es en 1851 cuando se introdujo el papel yen 1855 se masificó su producción con las tarjetas de visita. A fines del siglo XIX apareció el rollo, yen la década del treinta de nuestro siglo se perfeccionaron los aparatos portátiles; es en 1945 cuando se inició la verdadera producción gráfica y masiva de la fotografía con el periódico. Luego la fotografía devino cine y televisión, teniendo hoy ad portas la holografía. Entonces, ¿de qué fotografía podemos hablar? Resulta imposible referimos a su "nacimiento" como si se tratase de la aparición de un producto acabado, cuando en realidad constituye un proceso de 500 años. Con mayor razón es difícil hablar de "nacimiento" en una actividad como la de los diseños. Con todo, debemos adoptar algún criterio para señalar el inicio histórico de los diseños, sobre todo si se trata de seis distintos, cada uno de diferente vida y origen. En las artes, en cuanto al nacimiento de estilos y tendencias, también encontramos el mismo problema. El impresionismo, por ejemplo, se conceptúa nacido en la exposición realizada en el estudio del fotógrafo Nadar en 1874, no obstante que existía desde 1867; en otras tendencias, se opta por la fecha del manifiesto que lanzan sus respectivos adeptos. Nosotros somos partidarios de tomar al año 1851 como el que marca el nacimiento de los diseños, fecha en la que coinciden muchos estudiosos tales como N. Pevsner11 y P. Franchastel12, aunque éstos, por comodidad, simplifiquen y aludan a 1850. Fue 1851 el año de la primera exposición universal organizada en el mundo y presentada en el Palacio de Cristal de Londres. En ella se exhibieron los productos industriales más dispares y de las más diversas procedencias, lo que generó muchas denuncias y rechazos por la fealdad de la mayoría de ellos. No había entonces un diseño industrial propiamente dicho, pero en esta ocasión se hizo conciencia de la necesidad de embellecer los productos de la industria. Esto es importante desde toda perspectiva sociocultural; por añadidura, en aquel año aparece el papel en la fotografía y facilita su reproducción masiva lo que la caracterizará y la acercará a los diseños.

11 Nicolas Pevsner, Pioneros del diseño moderno.

12 Pierre Franchastel, Arte y técnica en los siglos XIX y XX.

Teoría de la forma

Abundan los antecedentes de la citada toma de conciencia. En su obra L'Organisateur fechada en 1819, Saint-Simon escribió acerca de los artistas productores de objetos útiles y, a la vez, estéticos. Es más en el siglo XVIII los Mercantilistas y los Smithianos aludían al uso del arte para mejorar el diseño y las mercancías13. La reforma de la academia de

Viena en 1725 y la fundación de la de Munich en 177014 contemplan la citada utilización. Sin ir muy lejos, la fundación de San Carlos en México (1781), es hecha con fines mercantiles: la acuñación de la moneda. Esta academia permite el reemplazo de las artesanías por las artes, pero éstas traen ya consigo el germen de los diseños. Los diseños girarán en torno a los dos factores más importantes del fenómeno sociocultural que ellos entrañan: las masas y la fotografía. ¿Porqué las masas y la fotografía? Estos dos factores ya fueron señalados en los años treinta por Walter Benjamin15, al formular el fin del arte con aura (el tradicional) y el advenimiento del arte de reproducción mecánica (los diseños) que lo supera. Las masas son productos de la industrialización, del crecimiento de las ciudades que ésta requiere y las encontramos ya formadas y beligerantes en la Revolución Francesa. Precisamente, con los preparativos para los festejos del décimo aniversario de ésta se inicia la preocupación de cómo llevar a las multitudes los discursos y demás mensajes orales según lo señala W. Kemp16, un estudioso de la fotografía. Había que llegar a las masas mediante dispositivos tecnológicos. Por otro lado, el crecimiento urbano exigía nuevos pasatiempos, entre ellos los destinados a saciar la aguda sed de imágenes del hombre de fines del siglo XVIII. En 1793-1794 principian el Diorama y el Panorama17 que reúnen públicos multitudinarios y mayores que el teatro. Las masas crecen y obligan a la industria a masificar su producción, como sus productos, con mejoras tecnológicas y mediante el abaratamiento de los mismos y la publicidad. Así, a su vez, el consumo promueve el crecimiento de las masas. Para nosotros, las masas constituyen un nuevo personaje histórico, o el elemento social en torno al cual giran los diseños, así como las artes

13 Margaret Rose, Marx's Lost Aesthetic. Karl Marx & the Visual Arts, pg. 12.

14 Ibíd., Pág. 168.

15 Walter Benjamin, "El arte en la época de la reproducción mecánica" en James Curran, et al, Sociedad y comunicación de masas.

16 Wolfang Kemp, Fotoessay. Zur Geschichte und Theorie der Fotografíe, Pág. 10.

17 Espectáculos públicos con imágenes pintadas sobre lienzos translúcidos que -iluminadas desde atrás- giraban y ofrecían siluetas de ciudades o vistas de paisajes de cambiante luminosidad (del amanecer al anochecer).

Teoría de la forma

tuvieron como eje al individuo y las artesanías religiosas a la feligresía. Junto con el factor cuantitativo de las masas, viene el cualitativo, en el cual se mezclan la emancipación y la elevación del nivel cultural de las multitudes, el gregarismo y los individualismos de todo tipo. La burguesía y el socialismo discrepan acerca de las masas; la primera ve en ellas gregarismo y declinación cultural, quizás por miedo a perder sus privilegios; el segundo las toma por un fenómeno emancipador de las mayorías demográficas, les despierta su conciencia revolucionaria y les eleva su nivel cultural. Sea como fuere, actualmente predomina el consumo masivo, denominado así no por su número sino por su calidad pues nos impulsa a consumir productos por estatus social o por competencia con los vecinos y no por una necesidad real. En definitiva, no pueden existir los diseños sin masas; recordemos que, en última instancia, la meta principal de los diseños estriba en lograr el embellecimiento de la cotidianidad del hombre común, vale decir, de las mayorías demográficas. La fotografía es un producto o procedimiento tecnológico que, por su naturaleza icónica, cabe también considerarla como lenguaje, en el sentido lato de este término. Como tal, la fotografía puede tener usos estéticos o meramente comunicativos; se entienden como estéticos los usos artesanales, artísticos y de los diseños. Pero como en pocos procesos, hállase la fotografía ligada estrechamente con los diseños y esto es por las siguientes razones:

a) rompe el monopolio de los artistas en la producción de imágenes y genera técnicas que suelen devenir nuevas artes;

b) transforma la sensibilidad y la visión del hombre y obliga así a las artes a cambiar de curso;

c) su uso implica una actividad similar a la de los diseños: elección de la escena a fotografiar sin necesitar de una ejecución manual;

d) su producción mecánica y masiva, y la de sus derivados (cine y televisión), son sustanciales para la aparición y el desarrollo del diseño audiovisual, del icónico-- verbal y del gráfico (la publicidad); la fotografía concreta la interacción entre la tecnología y las artes, es decir, entre la introducción de la tecnología en las artes (producción de imágenes) y el embellecimiento de los productos industriales (no importa si son icónicos).

Teoría de la forma

Los intentos por industrializar a las artes son anteriores a la fotografía; ella es su culminación. Esto lo comprobamos con la literatura y el grabado artístico del primer tercio decimonónico. La industrialización de la literatura la realizan las máquinas impresoras al iniciar la publicación de novelas por entregas. El folletín populariza a la literatura y las masas promueven la novela y acrecientan su importancia social hasta llegar a la sobrevaloración de nuestros días. En aquel entonces, la novela comenzaba a desalojar de la primacía literaria a la poesía y al ensayo. Para cubrir la demanda masiva, un escritor como Alejandro Dumas padre llegó al extremo de industrializar su producción al tomar a su servicio a más de setenta escritores a sueldo. En París, los artistas hablaban con menosprecio del arte industrial. Con el grabado y con la aparición de la litografía a fines del XVIII sucede lo mismo; esta última permite la rápida ejecución y reproducción de los productos. Por ejemplo, para cumplir con los encargos de ilustraciones, el célebre G. Doré también se ve obligado a industrializar su producción por medio de la contratación de dibujantes asalariados. A la sazón era enorme la profusión de máquinas para dibujar. El diseño gráfico, mientras tanto, recibió sus primeros alientos con la fundación, en París durante 1845, de la primera agencia de publicidad, casi toda destinada a la prensa. La fundó el saintsimoniano Charles Duverier18. La arquitectura, por su lado, se transformó radicalmente al iniciarse la fabricación masiva del hierro y del vidrio, tal como lo atestiguan los edificios de los Dioramas de principios de siglo. Después, el descubrimiento del cemento y del hormigón contribuye fuertemente a su transformación. Aunque aún no se hablaba de diseño urbano, cambian de facto los problemas de la ciudad a causa de la industrialización y del crecimiento de las masas, problemas que a fines del siglo xx han ocasionado el deterioro ecológico más funesto. Los años cincuenta constituyeron una suerte de encrucijada del siglo XIX. En aquellos años se entrecruzaron varias fuerzas emergentes: el artepurismo como una nueva versión del romanticismo que se rebeló contra toda imposición ética y social, burguesa y política; el realismo artístico de la novela y de la pintura, a cuyos partidarios se les desdeñaba con el sobrenombre de "daguerrotipiadores"; los ideales socialistas que tornaron a las artes en

18 Albert Cossogne, Théoríe de l'Art pour l'Art en France, pg. 20

Teoría de la forma

instrumentos políticos; el embellecimiento de los productos industriales como expresión del optimismo con que el hombre miraba la tecnología y que fue avivado por la Exposición Universal de París en 1855. Las fuerzas dominantes eran las burguesas neoclasicistas y las naturalistas del pasado

y algunas fuerzas residuales de menor cuantía, siempre presentes en toda época.

Recordemos los ataques contra la fotografía que Charles Baudelaire sostuvo en su escrito sobre el Salón de 1859, año en que comienza el auge de la fotografía, una vez que se vio

libre el ambiente de la turbulenta y equivocada discusión acerca de si la fotografía era o no arte, como si ésta no fuese un derivado de los procedimientos lingüísticos o tecnológicos. Baudelaire la atacaba desde un purismo antimaquinista mientras que Champfleury lo hizo a partir del realismo19. La poesía perdía cada vez más terreno en favor de la novela.

A la sazón, los artistas, en su gran mayoría, basaban su inconformismo en los díscolos

comportamientos de la vida bohemia y todos contribuyeron al desarrollo de un culto a la belleza de corte romántico. Paradójicamente este culto benefició a la larga al embellecimiento de los productos industriales. De una belleza intelectual izada y fetichizada a ultranza, fue fácil desembocar en el concepto de objeto bello, por su elementalidad funcional, capaz de satisfacer las principales, si no todas, necesidades estéticas y artísticas del hombre. Ideal engañoso pregonado por los diseños y también por las artes. La segunda mitad del XIX ofrece el testimonio del desarrollo del cartel, de la fotografía y dela aparición del cine; con ellos se iniciaron los audiovisuales de nuestros días, los diseños icónico-verbales nacieron con las tiras cómicas publicadas por los diarios a partir de fines de siglo. En las escuelas de artes y oficios o de artes decorativas, se introdujeron las enseñanzas del diseño industrial, anticipándose así al Vjutemas soviético y a la Bauhaus alemana de los años veinte de este siglo. La primera cátedra de diseño apareció en Londres durante 1901. Debemos esperar hasta 1950 para apreciar la difusión mundial de la televisión y el auge de los diseños, en general, y de audiovisuales y los icónico- verbales en particular o a escala humana. Este primer panorama de las circunstancias que rodearon la aparición de los diseños,

19 Heinz Buddemeir, Panorama, DioramaPhotographie, Págs. 118-122.

Teoría de la forma

pone muy en claro las íntimas relaciones existentes entre la tecnología, los diseños y las artes. Esta claridad nos permite obtener el primer perfil del fenómeno sociocultural corporizado por los diseños. Claro está, su pormenorización histórica nos es indis- pensable, y la desarrollaremos en capítulos separados dedicados, cada uno de ellos, a los tres factores principales de los diseños: el proceso industrial; el artístico y el de la aparición, crecimiento, constitución y dinámica de las masas. Por lo pronto, es necesario tomar a los diseños como el complejo y vasto fenómeno que es Y que, como producto exclusivo de la cultura estética de Occidente, tiene lugar en el siglo XIX y xx. Sin embargo, grave error sería atenemos únicamente a una de sus partes, como si fuera el único factor principal. De hacerlo, incurriríamos en el reduccionismo. Nos referimos al trabajo simple de diseñar, si lo tomamos en el sentido de concebir y de hacer visible gráficamente o en bulto un proyecto de configuración, siempre tomado como lo sustancial del fenómeno debido a su difundida práctica humana en todas las épocas y culturas. El frecuente error de considerar al trabajo simple de diseñar como el centro de los diseños o como su rasgo sustancial, irá perfilándose a lo largo de la revisión, que a continuación emprenderemos, de las actividades básicas de los diseños, de su producción, su distribución y su consumo, con el propósito de delinear sus rasgos característicos y completar así el primer cuadro general de los diseños. Sólo por este camino nos será posible -creemos- establecer los aspectos del fenómeno sociocultural de los diseños que debemos analizar detenidamente, si en verdad deseamos esclarecer a cabalidad dicho fenómeno. Como una de las actividades de los diseños, se caracteriza la producción por estar constituida por dos operaciones: la concepción de innovaciones configurativas de efectos estéticos, y el acto de hacerla visible, por medio de las transformaciones necesarias, en un proyecto que puede cubrir a un objeto, una información, unos espacios o unos entretenimientos y cuya ejecución final será industrial. Los diseños no engloban, como vemos, la ejecución manual de los productos proyectados; ejecución que sí consuman las artesanías y las artes. La producción de los diseños se limita, pues, a proyectar la configuración de un producto, el cual ha de contener recursos estéticos capaces de presentar atractivos visuales y táctiles, mediando así entre la producción y el consumo. Los fines específicos de la producción son consecuentemente de naturaleza estética. En suma, las actividades productivas de los diseños son meramente proyectivas y

Teoría de la forma

directorales y sus apariencias se presentan a los ojos de muchas personas, y hasta de los estudiosos, como un trabajo simple que nunca dejó de realizar el hombre: siempre lo repitió al concebir configuraciones nuevas, al hacer visibles proyectos y al dirigir la confección de productos. Es cierto lo anterior, pero sólo en apariencia. Registramos diferencias sustanciales, aunque invisibles, entre el diseñar actual y el de pasados lejanos: en primer lugar, sólo la Revolución Industrial y la presencia de las masas pudieron hacer surgir la necesidad de sistematizar y enaltecer al trabajo intelectual implicado en la concepción, o creación, de innovaciones formales requeridas por la fabricación masiva de productos industriales de uso cotidiano y mayoritario. En el pasado, se diseñaba únicamente con fines tecnológicos, científicos o artísticos, nunca estético-industriales conscientes ni como una división técnica del trabajo. En rigor, el trabajo simple de diseñar obedece en la actualidad a unos sistemas estéticos, denominados diseños, nunca antes existentes y que presentan leyes internas y fines igualmente nuevos, propios de la industria masiva. Sobre todo, dicho trabajo presupone conocimientos especializados que consisten en operaciones que nosotros agrupamos aquí en hermenéuticas yen heurísticas. Dichas operaciones han intervenido siempre, con otros nombres, en muchas acciones humanas pero con la diferencia que los diseños toman conciencia de ellas y las razonan. Denominamos operaciones hermenéuticas a las destinadas a tomar en cuenta las prioridades del valor de uso y del valor de cambio del producto por diseñar, así como las de su fabricación o factibilidad industrial. Es decir, diseñar implica respetar los intereses económicos del fabricante (en el caso de los países capitalistas), la utilidad práctica del producto y las posibilidades tecnológicas de la fabricación. Y para nosotros, respetar significa aquí interpretar, en términos configurativos, tales intereses, utilidad y posi- bilidades. A su vez, la interpretación presupone conocimientos tecnológicos, económicos y, a veces, científicos. Como problema central surge la importancia de estos conocimientos en la capacidad para proyectar configuraciones limitadas a lo puramente funcional. Por otro lado, las operaciones heurísticas incumben directamente al valor estético de la configuración nueva del producto; este valor ha de ajustarse al valor de uso y al valor de cambio de dicho producto. Desde luego, el valor con figurativo depende de los efectos estéticos de la configuración elegida entre todas las posibles que permiten la función

Teoría de la forma

práctica y la económica del producto. En la actualidad carece de sentido el funcionalismo en tanto que la mejor solución de la función práctica conduce invariablemente a la mejor opción estética; en realidad, son posibles varias soluciones prácticas y estéticas. la ,fantasía creadora requerida por la concepción con figurativa se concreta en un terreno muy especial al diferenciarse de la concepción artesana, de la artística, de la científica y de la tecnológica. El trabajo simple y lo visible de la concepción son siempre los mismos pero no lo son sus aspectos psicológicos ni sociológicos. Hemos, pues, de dejar de lado la visión superficial que nos limita a técnicas y materiales para mediante nuevas visiones reinterpretar los procedimientos de producción de los diseños, dentro de sus particularidades y de sus diferencias con las demás manifestaciones culturales. Esto implica definirlos y no "desdefinirlos" ni sumergirlos en la promiscuidad conceptual e histórica que las generalizaciones se empeñan en realizar, tal como aseveran que los diseños son productos culturales, comunicativos o del trabajo (poesis o praxis da lo mismo). En resumen, en la producción de los diseños confluyen el lucro del industrial, las posibilidades tecnológicas de la industrialización masiva del producto, la utilidad práctica y pública de éste y sus atractivos estéticos. Sin embargo, lo específico de los diseños estará en los recursos estéticos, cuyo valor depende de la efectividad persuasiva de los mismos. Todo ha de girar en torno al concepto de objeto bello por la pureza funcional y la simplicidad geométrica exenta de ornamentación. las características de la producción definen parcialmente a los diseños pues hace falta considerar a lo singular de sus productos y de sus productores, de su distribución y de su consumo, pues sin estos elementos la producción no existe. Incluso como diría Marx, ésta se completa en el consumo. lo importante estriba en diferenciar a la producción de los diseños de la artística y de la artesanal, de la científica y de la tecnológica. Todas estas actividades conciben también innovaciones. las innovaciones separan con claridad a los diseños de las artesanías cuyos ideales son tradicionalistas por definición. Por otro lado, la naturaleza estética diferencia a los diseños de las ciencias y de las tecnologías que demandan la primacía de la razón. A su vez, tos diseños se distinguen de las artes, buscadoras también de innovaciones estéticas, porque éstos únicamente proyectan los productos mientras que las artes los ejecutan. Asimismo, las definiciones de un fenómeno como el de los diseños, son posibles hacia

Teoría de la forma

arriba o sea, señalando lo común con otros fenómenos. Así, cabe conceptuar los diseños como productos culturales o comunicativos; una verdad que algo nos dice, pero no lo suficiente; tampoco alude a las diferencias: constituye una abstracción o, mejor dicho, una "desdefinición". Definir a un fenómeno por sus analogías o generalidades, sería incurrir en el mismo error que si se hace a partir de sus diferencias o particularidades. la única definición posible consiste en la oposición complementaria y dialéctica de unas y de otras. Obviamente, la producción de los diseños constituye un trabajo pues transforma materiales, utiliza medios de producción y obtiene productos. Definir su producción como trabajo implicaría, por consiguiente, limitarlos a las generalidades. A fin de cuentas todo es trabajo y éste siempre requiere de una técnica. Decimos esto porque cuando se quiere hacer de los diseños versiones de la tecnología, ya que trabajo y técnica son sinónimos, se suele ver en el trabajo en general lo específico de ellos. El trabajo, como sabemos, es una abstracción y sólo existe en lo concreto de la división técnica de un trabajo determinado. Es que el trabajo no sólo consta de técnicas y de materiales que son constantes y visibles; detrás de él hay todo un complejo proceso psicológico y, además, otro proceso sociológico, más enmarañado y de mayor importancia; ambos varían sustancial mente en

el

tiempo y en cada actividad cultural. los materialistas utilizan el trabajo en general, como matriz de las facultades humanas

y

de las artes. Pero sería inapropiado partir de él para definir a los diseños. En primer

lugar -no lo olvidemos-- éstos constituyen una división técnica del trabajo pero no del trabajo en general, sino del estético con sus fines específicos que son muy distintos de los de la tecnología. No en vano los diseños aparecen con la introducción consciente de los recursos estéticos en el producto industrial y no con técnicos o ingenieros que empiezan a ocuparse de tales recursos; en pocas palabras, los diseños son la tarea de diseñadores y

no de ingenieros. Además, tengamos presentes a los procesos psicológicos y a los sociológicos, ya mencionados, que caracterizan la producción de los diseños. Por último, el trabajo materializa las relaciones de un sujeto productor con un objeto e interpone los medios

materiales e intelectuales de producción, en los cuales se concretan los dos procesos ya citados. Todos trabajamos, pero no todos realizamos actividades tecnológicas, científicas

o de diseños. Por tanto, solamente queda la opción de singularizar la producción de los

Teoría de la forma

diseños con el trabajo conceptivo, su especificidad estética y la no ejecución de los productos. De esta forma la diferenciamos del trabajo científico y del tecnológico propia- mente dichos. El análisis del proceso industrial y el del artístico nos proporcionarán los elementos necesarios para perfilar los procesos psicológicos y sociológicos de la producción de los diseños. Pormenorizaremos las dualidades de esta producción: naturaleza estética y naturaleza tecnológica; valor con figurativo y valor de uso; concepción de innovaciones y conocimientos tecnológicos. Recordemos que los diseños buscan afanosamente, y desde hace tiempo, sistemas o metodologías de producción; búsqueda extraña para las ciencias o ingenierías. ¿Por qué esta avidez por sistematizar o racionalizar la concepción de inno- vaciones configurativas de productos industriales? ¿Con qué fin? El estudio de la producción cubrirá también las diferencias internas, o sea las variantes, de los distintos tipos de diseños de acuerdo con sus grados de libertad y con sus necesidades cognoscitivas. Al acercarnos a los productos de los diseños, en busca de la definición de sus singularidades sustanciales, encontraremos que tanto ellos como su confección pertenecen a la industria y que el producto de diseño es, en sentido estricto, un mero proyecto de naturaleza gráfica o en bulto (modelo) sin vinculaciones públicas; permanece en los estrechos círculos profesionales. ¿Qué hemos de considerar para los efectos de nuestro estudio? ¿el objeto diseñado o el proyecto? Para nosotros el producto constituye, en rigor, una innovación con figurativa y para su evaluación debemos considerar sus efectos estéticos y sus relaciones con la función práctica o valor de uso. Esta bifrontalidad de funciones y de valores estéticos y prácticos constituye lo específico del producto del diseño. Estamos, pues, obligados a considerar el producto ya fabricado y no sólo el proyecto. Pero el producto por considerar ha de ser también público, esto es, ha de estar en el comercio. Si se quiere, debemos poner atención a lo estético y a lo práctico de los objetos diseñados, en su condición de mercancías. En la tasación de los diseños, no necesitamos - eso sí- preocuparnos por la factibilidad tecnológica de su fabricación; si bien ésta desempeña un papel importante en la producción, queda como una condición previa a los diseños. Aquí debemos separar producción y producto. Sin embargo, el valor de cambio sí merece nuestra consideración; no desde el punto de vista de la industria ni del comercio,

Teoría de la forma

sino de los diseños como introducción de recursos estéticos en productos cuyos precios

nos dan a conocer si esto es masivo o selectivo, vale decir, si se vende en supermercados

o en boutiques. Después de todo, enfrentamos la función y el valor estético de un objeto

constituido en mercancía y debemos preocuparnos por el público al que hállase dirigido. Los productos de los diseños pueden agruparse en utensilios, espacios y entretenimientos. Los primeros cubren las informaciones tipográficas, la publicidad y los demás productos tipográficos propios del diseño gráfico; éste les inserta recursos estéticos en sus planos y en términos de bellezas visuales; esto por un lado, por el otro, los productos industriales

del diseño industrial en cuyos volúmenes y planos encontramos los recursos estéticos de belleza, tanto visuales como táctiles. Los espacios pertenecen a la arquitectura y al diseño urbano y se encuentran muy cerca de las necesidades biológicas. Por último los entretenimientos comprenden a los audiovisuales (cine y televisión), y a los icónico- verbales (historietas y fotonovelas) todos ellos dirigidos a cubrir el tiempo libre del hombre; en los entretenimientos pueden intervenir todas las categorías estéticas, no sólo

la belleza.

Los productos confirman lo visto en la producción: lo específico de los diseños consiste en la innovación de las configuraciones provistas de elementos estéticos y hermanadas con el valor de uso de los productos industriales y masivos. Por configuración entendemos la organización de los materiales que constituyen al producto y que tienden a armonizar las proporciones, los ritmos. las simetrías y las direcciones, una vez que el valor de uso o función práctica ha cumplido las condiciones biológicas. Las innovaciones configurativas varían como productos de acuerdo con los distintos diseños. Por un lado, tenemos la distribución de textos y figuras que, en las superficies tipográficas, emprende el diseño gráfico con el fin de desplegar sus técnicas visuales de persuasión en las informaciones, en la publicidad y en los señalamientos. Todas estas manifestaciones son de producción y consumo masivos y de una utilidad no práctica, aunque influyen indirectamente en el sistema de decisiones prácticas de la colectividad. Muy próximos se encuentran el diseño textil, con sus objetivos puramente ornamentales, y

el diseño de modas, con una base biológica y con fines decorativos.

Por otro lado, encontramos al diseño industrial que articula la materialidad de una variedad de utensilios masivos y de usos prácticos; también embellece el caparazón de los elementos mecánicos, eléctricos y electrónicos de muchos productos. En tercer lugar, nos

Teoría de la forma

topamos con la estructuración de los espacios de utilidad habitacional y transitable, sin ser masivos ni industriales salvo en la repetición de un módulo como es el caso de la arquitectura denominada social. Por último, contamos con el ordenamiento de los diseños audiovisuales y de los icónico-verbales, cuyas técnicas de narración, en las que utilizan to- das las categorías estéticas, se dirigen al entretenimiento de las masas y que pretenden influir, falsa conciencia mediante, en sus decisiones prácticas. El entretenimiento es una utilidad no práctica. El diseñador, como productor de innovaciones configurativas, se nos presenta, salvo excepciones, como un profesional asalariado; se diferencia así del artesano de anteayer y del artista de ayer, pues en la actualidad abundan los asalariados en estas dos profesiones. Como ya hemos visto, las actividades que desempeña el diseñador son dis- tintas a las artesanales y a las artísticas, a las científicas y a las tecnológicas. Las actividades del diseñador presuponen una preparación muy particular; en teoría, ésta debe ser superior a la del artista y hállase encaminada al manejo profesional de las formas, con fines utilitarios y masivos, e implica acopio de informaciones tecnológicas; estas informaciones son escasas en el caso del diseñador gráfico y en el que está dedicado a los audiovisuales o a los productos icónico-verbales. Hay, pues, en el diseñador un renunciamiento a toda esa expresividad individualista y romántica que utiliza los recursos estéticos para externar una buena sensibilidad estética, o bien, para hacer visible situaciones autobiográficas, a menudo interesantes tan sólo para la familia del artista. En principio, el diseñador no es libre como el artista, pero se acercan a éste el diseñador gráfico y el ocupado en las manifestaciones audiovisuales o en las icónico-verbales. En sus obras el diseñador ha de imprimir efectos persuasivos de acuerdo con los objetivos y con el público al que se dirija. No es nuestra intención trazar el perfil psicológico y el social del diseñador, pero s( pretendemos señal arlo como un nuevo profesional cuya educación universitaria presupone una extracción social elevada. Hoy como ayer, toda predisposición estética sigue siendo vergonzante para las clases altas y medias. Cuando esta predisposición aparecía en sus hijos, se refugiaba en la arquitectura tal como hoy se aferra a los dise- ños; profesiones en las que encuentran, además, la seguridad de un empleo, tan recomendado por los padres. Sea como fuere, el diseñador obedece a una nueva situación histórica y social que aún no ha superado y que interpreta a través de ideas

Teoría de la forma

viejas, a falta de teorizaciones nuevas. Es así como el diseñador obtiene una autoimagen espuria que oscila entre una identificación artística y una tecnológica. Para hacer más grave el dilema, muchos se sienten científicos -de ahí su avidez por métodos y sistemas de producción- pero la mayoría parece dolerse por no ser artistas. Hace falta, por cierto, una autoimagen histórica, social y profesional, capaz de liberar al diseñador de los lastres del . pasado. Para ello, es indispensable elaborar una teoría de los diseños con actualidad y realismo. El perfil actual del diseñador nos obliga a buscar las causas y coadyuvantes de su indefinición, en la pedagogía empleada para su formación profesional. Es decir, es necesario analizar las escuelas pedagógicas, desarrolladas en este siglo y culminadas en el Vjutemas y la Bauhaus, dedicadas a la enseñanza de los diseños; pedagogías centradas en las elementalidades constructivistas de las formas que sustancialmente son las mismas que las de la enseñanza artística superior. La distribución, la segunda actividad básica de los diseños, es, sin duda, la más social. La producción y el consumo, en cambio, hállanse vinculados a lo intrínsecamente estético de los diseños. La distribución es social en cuanto a las instituciones y fines que intervienen en ella; en lo particular, es asimismo tecnológica pues consideramos tanto a los medios de transporte y de exhibición de los productos, como a la tecnología comunicativa, ocupada en la difusión de los medios intelectuales de producción (escuelas) y de consumo (educación pública, políticas culturales, audiovisuales e impresos). La distribución también es ideológica en la medida que cumple fines políticos y difunde ideo- logías (o falsa conciencia) que justifiquen y prestigien a estos fines. Los productos diseñados pertenecen al comercio común; al circuito comercial del arte con sus galerías apenas si llegan esporádicamente algunos diseños seleccionados. Si bien los diseños se dirigen a la sensibilidad del hombre común y no le exigen una preparación especial, en toda sociedad circulan medios intelectuales para apreciar a los diseños. No aludimos al aprendizaje en las escuelas superiores de diseño, nos referimos a la difusión de nuevos modos de consumo del arte mediante la educación pública y las políticas culturales; muy rara vez los museos exhiben conjuntos de diseños. En realidad, pese a la juventud de los diseños, en toda colectividad coexisten múltiples modos, viejos y nuevos, para producir y consumir los diseños. Registramos dos extremos:

Teoría de la forma

uno, su menosprecio al conceptuarlos como artes aplicadas o menores. El otro, su sobrevaloración: el objeto bello que, por su pura funcionalidad práctica y por su geometrismo elemental, es capaz de satisfacer, si no todas, por lo menos las principales necesidades estéticas y artísticas del hombre actual, como si no tuviésemos necesidades de manifestaciones espirituales y de mayor intensidad estética. Esta falacia favorece a las clases altas y medias y en ambas arraigan en forma de diseños selectos. Las mayorías demográficas son casi siempre ajenas a los objetos bellos. En primer lugar a causa de su pobreza; luego, porque ellas siguen privilegiando los objetos ornamentados pues el hombre siempre tuvo por bello todo lo ornamentado. Desde luego, estas mayorías no requieren educación especial para acercarse a los diferentes diseños; se atienen al valor de uso del objeto diseñado y, a lo sumo, adoptan el consumo masivo, por imitación o competencia con el vecino, en busca de signos con los que aparentan gozar de un estatus social elevado. El consumo es propio de la sociedad capitalista y a su difusión contribuyen los diseños. Estamos propiamente en la última de las actividades básicas de los diseños: el consumo. Como es de dominio general, los diseños postulan, al final de cuentas, el embellecimiento del mundo y de la vida; todo producto humano ha de ser bello o entretenido. Se dirigen, por tanto, a todos los hombres; para ser exactos, a la sensibilidad del hombre común durante su vida diaria y la festiva (o tiempo libre). Si bien, para su producción, los diseños exigen una educación especial, éstos se dirigen a un consumo espontáneo e inconsciente de acuerdo con la cultura estética del consumidor o, lo que es lo mismo, con sus preferencias formalistas; al hacer la comparación, apreciamos que las artes demandan un adiestramiento tanto para su producción como para su consumo, mientras que las artesanías son tradicionalistas y empíricas en su producción y se limitan a un consumo estético espontáneo. Al consumo de los diseños lo singularizan, pues, el empirismo y la cotidianidad, las mayorías demográficas como sus destinatarias y el ocupar el tiempo libre de éstas. En la mayoría de los casos, el receptor se atiene al valor de uso del objeto diseñado o al entretenimiento que éste ofrece. Por desgracia, predomina el ya antes citado consumo seudoestético, también denominado masivo. Para ser francos, poco conocemos de los consumos artesanales, artísticos y estéticos, en lo particular, de sus distintos géneros. Hemos vivido hasta ahora enfrascados en la producción y nos hemos dejado obnubilar por un productor y un producto fetichizados.

Teoría de la forma

Casi nada sabemos de los efectos estéticos de los diseños: no contamos con un concepto realista y claro de las dimensiones estéticas de lo gráfico, en comparación con lo artístico y lo pictórico. Ignoramos los pormenores de la percepción estética de lo visual, visual- táctil y táctil del diseño industrial. Nos limitamos al gusto. Aún son incipientes los efectos estéticos y corporales de los espacios habitacionales y los transitables de la arquitectura y de la ciudad. En los entretenimientos audiovisuales y en los icónico-verbales, nos hemos preocupado tan sólo de las manipulaciones ideológicas y nada sabemos de su efectividad estética y persuasiva. Sin conocer el consumo en sus diferentes pliegues y vericuetos sensoriales, sensitivos y mentales, no podemos elaborar adecuadas teorizaciones encaminadas a desfetichizar los productos diseñados. En suma, hay mucho por conocer en los diseños; ésta ha sido nuestra primera aproximación a las posibles definiciones de ellos. En los siguientes capítulos precisaremos y profundizaremos lo dicho; también estableceremos nuevos aspectos.