Está en la página 1de 3

El origen del teatro chino

El teatro es poesía que se sale del libro para hacerse humana.

Federico García Lorca

China es un país con múltiples actividades teatrales. En la actualidad, la


forma dramática más común de China es la ópera tradicional, que es una integración
de canto e interpretación.

El origen del teatro chino se puede remontar a hace 2500 años. Las
chamanas en los grupos tribales y étnicos tenían un poder considerable. La danza
y la música ritual de sacrificios de acuerdo a unas ciertas normas eran una forma
especial de éstas, con la cual ellas podían comunicarse con los dioses y espíritus. Esto
fue el lazo de unión entre el mundo humano y espiritual. El prototipo de teatro chino
apareció casi simultáneamente a esto; sin embargo, el teatro maduro se
produjo después, en el siglo X, mucho tiempo después que en Grecia o en la
antigua India.

Las primeras actividades del teatro en la antigua China fueron variadas. En la etapa
embrionaria, el canto estaba acompañado de la danza, la gente vestía
como animales, representaban y bailaban con pasos específicos en
compañía de una música rítmica. Estas actuaciones siempre tenían
connotaciones específicas destinadas a contar algunas historias. El libro de los
Cantares, terminado en el Periodo de la Primavera y el Otoño (770-476 a.n.e.), es
considerado la colección de poemas más antiguos. En este libro, un gran número de
poemas, sobre todo los que se basaban en la canción folklórica fueron representados
a través del canto y el baile, además, con algunos contenidos emocionales e historias
concretas.

Durante el periodo de los Reinos Combatientes (475-221 a.n.e.) el poema


Mártir Nacional de la colección de poemas las Nueve Canciones y Nueve Capítulos
describe el elemento teatral incluido en las ceremonias de sacrificios. Se trata de un
rito en memoria de los mártires nacionales. Además, es en esta época cuando en la
corte de cada estado había muchos artistas dedicados a complacer con una
actuación cómica a la familia imperial y a los nobles. Todo esto es lo que se
considera el teatro en su forma embrionaria.

Durante la dinastía Han (206 a.n.e. – 220 n.e.) las diversas actividades de
prototipo de teatro, tanto de la corte como de la sociedad civil, entraron en una nueva
etapa. El pueblo chino rezaba en primavera y agradecía en otoño por la cosecha. Por
eso, las actividades de sacrificios con canto y danza en primavera y otoño eran
indispensables; además las representaciones de canto y baile habían sido ya muy
sistematizadas. Al mismo tiempo, la industria de entretenimiento se estaba
desarrollando y hasta en las ciudades y pueblos aparecieron actuaciones
dedicadas al entretenimiento, y artistas populares que vivían de la
actuación. Con la celebración de actuaciones para el público por parte de los
tribunales, estimuló la industria del entretenimiento entre el pueblo chino. Junto
con el intercambio comercial, la acrobacia, el canto y el baile de los países
occidentales se extendió en la tierra china. Tras la dinastía Han, el
desarrollo de la danza y la música fue espectacular. La actuación folklórica es un
representante típico, que apareció durante la dinastía Qi del norte (550-577) y se
desarrolló durante la dinastía Tang (618–907).

Las actuaciones divertidas y humorísticas se remontan a la dinastía Qin (221–


206 a.n.e.), cuando los artistas de la corte hacían representaciones con base en la
comedia. Este tipo de teatro se llamaba Xinong. La aparición y la
popularidad de la Canjun Xi mostraron que el desarrollo de la ópera china ya se
había acercado a la madurez. El contenido de la Canjun Xi era de comedia y había
dos protagonistas: el burlado se llamaba Canjun, y el burlón, Canghu. Hasta fines
de la dinastía Tang, la Canjun Xi evolucionó a una representación hecha por más
artistas, y el argumento se hizo más complejo.

Durante la dinastía Song (960–1279), la Canjun Xi se burlaba del público y


como era todo improvisado, permitía crear nuevos chistes según la situación del
escenario. Estas actuaciones improvisadas se convirtieron poco a poco en
programas con contenidos relativamente fijos. Las actuaciones conocidas
como Zaju –composiciones dramáticas de cuatro actos-, que fueron
acumulando una gran cantidad de materiales para lo que sería la ópera
china. Tras la llegada del teatro maduro, estas representaciones cortas de Zaju se
insertaron en el teatro moderno a gran escala y se convirtió en una parte integrante
de gran importancia.

Durante las dinastías Tang y Song, la interpretación de la historia se hizo


muy popular y fue considerada como la primera literatura narrativa larga en la
historia china. Estos artistas quienes contaban historias y libros crearon guiones
para su interpretación, eso hizo más complejo e interesante el argumento de los
cuentos, y tuvo cada vez más la escala requerida para las grandes obras de teatros.

La introducción del budismo –durante la dinastía Han- repercutió


directamente en el surgimiento y prosperidad de guiones del teatro. En
los templos había cantores budistas que aconsejaban a los monjes leer libros Sutras
y difundir el budismo de una manera vulgar. Primero lo interpretaron en prosa y
luego cantaron con melodía. Como resultado, apareció un estilo especial, el
Bianwen, con una parte cantada y otra narrada. Solían añadirle historias vulgares
que no tenían nada que ver con el budismo, para hacer su narración más atractiva.
De esta manera, la doctrina se convirtió en un entretenimiento para el público. Aquí
se encuentra los orígenes de la narración del teatro de hablar y cantar de
las dinastías Tang y Song. Sus textos eran semejantes a los guiones de
teatro.

El Zhu Gongdiao –término utilizado en el teatro y la música de la antigua China,


que se refiere a diversos modos musicales- del Romance de la Alcoba Oeste
creado durante la dinastía Jin (1115-1234), es la obra más completa de
Zhu Gongiao en la actualidad. En esta historia un joven conoció a una bella
joven en su camino hacia el lugar donde iba a hacer el examen imperial. Los dos se
enamoraron a primera vista y se entregaron en secreto, pero bajo la presión de la
familia, los dos se vieron obligados a separarse. Al final, el joven aprobó el examen y
consiguió quedarse con ella. La música que acompaña a la historia es muy
rica, incluye cerca de 150 melodías. Se considera al Zhu Gondiao como literatura
de cantar y hablar con narración completa y a gran escala. Desde el
Bianwen hasta el Zhu Gongdiao, ya se fue formando el teatro completo y
maduro.

Bibliografía
Fu Jin, Teatro chino, Madrid: Editorial Popular, 2013