Está en la página 1de 83

!

ÍNDICE

TÓPICO PAG.

1. GLOSARIO DE SIGLAS……………………………………………….. 2

2. INTRODUCCIÓN ………………………………………………………. 3

3. DELINCUENCIA ORGANIZADA TRANSNACIONAL………………. 5

4. ESTADOS FALLIDOS Y ESTADOS PARALELOS………………….11

5. ADMINISTRACIÓN PÚBLICA, FUERZA ARMADA NACIONAL

Y ESTADO PARALELO………………………………………………..14

6. CRISIS VENEZOLANA Y ESTADO PARALELO………………….....21

7. MILITARISMO Y CONSTITUCIÓN…………………………………….34

8. ALGUNAS CONSIDERACIONES SOBRE FILOSOFÍA POLÍTICA...38

9. AUTONOMÍA Y MUNICIPIO – EL PODER INVERSO……………….45

10. PROTEGIENDO AL MUNICIPIO DE LA DOT…………………………58

11. CONCLUSIONES…………………………………………………………67

12. BIBLIOGRAFÍA……………………………………………………………73
!2

1. GLOSARIO DE SIGLAS

ANC: Asamblea Nacional Constituyente


BCV: Banco Central de Venezuela
CLAP: Comité Local de Abastecimiento y Producción
CVG: Corporación Venezolana de Guayana
DISIP: Dirección de Inteligencia y de los Servicios de Investigación
y Prevención
DOT: Delincuencia Organizada Transnacional
EEUU: Estados Unidos
ENCOVI: Encuesta Nacional de Condiciones de Vida
FAN: Fuerza Armada Nacional
FANB: Fuerza Armada Nacional Bolivariana
INPCAN: Índice de Nacional de Precios al Consumidor de la
Asamblea Nacional
LOCDOFT: Ley Orgánica Contra la Delincuencia Organizada
y Financiamiento al Terrorismo
OEA: Organización de Estados Americanos
ONG: Organización no Gubernamental
ONU: Organización de las Naciones Unidas
PDVSA: Petróleos de Venezuela Sociedad Anónima
PTJ: Policía Técnica Judicial
RAS: Reporte de Actividad Sospechosa
SCDONTTF: Sistema Contra la Delincuencia Organizada Nacional,
Transnacional, el Terrorismo y su Financiamiento
SOFGI: Sujeto Obligado en Función de Garante por Institución
SOFGO: Sujeto Obligado en Función de Garante por Organización
SUDEBAN: Superintendencia de Bancos
UCAB: Universidad Católica Andrés Bello
UCV: Universidad Central de Venezuela
UNIF: Unidad de Inteligencia Financiera
USB: Universidad Simón Bolívar
!3

2. INTRODUCCIÓN

Venezuela está sumida en una grave crisis que abarca todos los tópicos que
integran la vida nacional, en donde el manejo equivocado de los aspectos
económicos, financieros y políticos, nos ha conducido a la debacle actual. ¿En
cuánto, la Delincuencia Organizada Transnacional tiene que ver con esto? ¿Tiene
una incidencia definitiva en nuestra triste realidad, la inexorable presencia de un
Estado Paralelo conformado por el Estamento Militar, devenido en Estado Fallido?
Para navegar en estas interrogantes, queremos aquí exponer nuestra
comprensión acerca de la naturaleza de la Delincuencia Organizada Transnacional
(en adelante DOT), a través de las aproximaciones que diferentes autores han
realizado sobre el tema. Asimismo, examinaremos su tratamiento internacional y la
forma como han sido incorporadas al ordenamiento jurídico venezolano, los
acuerdos resultantes de la Convención de las Naciones Unidas contra la
Delincuencia Organizada Transnacional, realizada en la ciudad de Palermo, Italia,
el 15 de noviembre de 20001.

Escudriñaremos la Ley Orgánica Contra la Delincuencia Organizada y


Financiamiento al Terrorismo 2 (en adelante LOCDOFT), para utilizarla
conjuntamente con otras herramientas jurídicas como, La Ley Contra la
Corrupción3, la Ley Orgánica del Poder Público Municipal4 , Ley de los Consejos

1Naciones Unidas. 2004. Resolución 55/25 de la Asamblea General, de 15 de noviembre de 2000


Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada Transnacional

2 Gaceta Oficial N⁰ 39.945 del 15/06/2012. Ley Orgánica contra la Delincuencia Organizada y
Financiamiento al Terrorismo. Caracas. Venezuela

3 Gaceta Oficial N⁰ 6.155 Extraordinario del 13/11/14. Ley Contra la Corrupción. Caracas.
Venezuela

4 Gaceta Oficial N⁰ 6015 del 28/12/14. Ley Orgánica del Poder Público Municipal. Caracas.
Venezuela
!4

Locales de Planificación Pública5 , la Ley Orgánica de la Contraloría General de la


República y del Sistema Nacional de Control Fiscal6 y la Ley de Contrataciones
Públicas7 entre otras, para proponer mecanismos que permitan al Municipio,
elevar el nivel educacional y de conciencia, así como también en la Alcaldía,
sugerir la implantación de un sistema integrado por: planificación, capacitación,
políticas, normas y procedimientos; todo con el fin de frenar al delincuente
organizado transnacional en sus diferentes manifestaciones. Por supuesto, este
planteamiento se presentará en el entendido de que las modificaciones tanto
constitucionales como legales son imprescindibles para su concreción.

En otro orden de ideas, comentaremos lo contemplado en las 26 constituciones


que ha tenido Venezuela y en las constituciones latinoamericanas, en cuanto al
deber ser de la participación militar en los ámbitos sociales, financieros y
económicos.

Revisaremos también en el transcurso del trabajo, la caracterización del “Estado


Fallido” a través de la doctrina y realizaremos las comparaciones pertinentes para
ver en qué medida Venezuela encaja en esa definición y por qué es perfectamente
presumible que la incorporación determinante de los militares en la Administración
Pública, para formar un “Estado Cuartel” o “Estado Paralelo”, la ha tornado
ineficaz e ineficiente, con las fatales consecuencias en lo económico y financiero.
Esto último lo realizaremos examinando la realidad de la sociedad venezolana a
través de la encuesta anual ENCOVI (Radiografía de la crisis nacional).

5 Gaceta Oficial. Extraordinario N⁰ 6.017 del 30/12/10. Ley de los Consejos Locales de
Planificación Pública. Caracas. Venezuela

6Gaceta Oficial N⁰ 6013. Extraordinario del 23/11/10. Ley Orgánica de la Contraloría General de la
República y del Sistema Nacional de Control Fiscal. Caracas. Venezuela

7 Gaceta Oficial N⁰ 6.154. Extraordinario del 19/11/14. Ley de Contrataciones Públicas


!5

3. DELINCUENCIA ORGANIZADA TRANSNACIONAL

A nuestro parecer, la DOT8 es mencionada en nuestra Carta Magna


deficientemente como, “delincuencia organizada internacional”9, además de que
en el mismo artículo se alude a la “legitimación de capitales” erróneamente como
“deslegitimación de capitales”. Abundando en la mala redacción, menciona el
artículo in comento, el delito de “drogas” con una ausencia total de técnica en
cuanto a lo que quiere referirse con esta última expresión. Pero siendo nuestro
tema central la DOT, ¿cómo podemos acercarnos a su esencia? Ramírez
Monagas (2015)10 la define en estos términos:

“Se define como la asociación o pertenencia de un grupo de tres o más


personas, vinculadas con la finalidad u objeto de dedicarse a una o más

8 Ramírez Monagas. 2015. Pág. 160. “El término transnacional …, indica su carácter de fenómeno
globalizado. Se refiere a que el alcance y movimiento de sus actividades delictivas y negocios
ilícitos, el acopio de información, traslado y transferencia del dinero, para honrar sus compromisos,
suministro y distribución de objetos materiales, personas, servicios, bienes tangibles e intangibles y
aprovechamiento y explotación delictiva de oportunidades de mercado, de organizaciones de
transporte y proveedores, se realizan a través de las fronteras nacionales físicas o
cibernéticamente por el hiperespacio.” Véase también Ramírez Monagas 2005, Págs. 52 y 53.

9 Constitución de la República Bolivariana de Venezuela. Gaceta Oficial N⁰ 36.860 del 30/12/1999.


“Artículo 271. En ningún caso podrá ser negada la extradición de los extranjeros o extranjeras
responsables de los delitos de deslegitimación de capitales, drogas, delincuencia organizada
internacional, hechos contra el patrimonio público de otros Estados y contra los derechos
humanos. No prescribirán las acciones judiciales dirigidas a sancionar los delitos contra los
derechos humanos o contra el patrimonio público o el tráfico de estupefacientes. Asimismo, previa
decisión judicial, serán confiscados los bienes provenientes de las actividades relacionadas con
tales delitos.”

10 Ramírez Monagas. 2015. Pág. 151. Véase también Ramírez Monagas 2005 Pág. 48
!6

actividades delictivas, para obtener beneficios económicos y de otro orden,


en forma constante. Actuando como empresa, entendida como entidad
asociativa integrada por el capital y el trabajo, como factores de producción
dedicadas a suministrar bienes y prestar servicios ilícitos y lícitos, que han
sido adquiridos por actividades delictivas, con fines lucrativos y negociales
de otra naturaleza, que le sean útiles a sus objetivos, prevaliéndose ante el
Estado la consiguiente responsabilidad corporativa, tal como se obliga a la
persona jurídica del derecho privado, legalmente constituida.”

de cuya definición y sin ánimo de agotar el tema, se desprenden a saber, sus


características principales:

1) Animus negocialis11 . Se orienta en su actuación por principios


empresariales buscando siempre mejor posicionamiento en el mercado y
los negocios en general. Se desenvuelve como sistema.

2) No se combate con los instrumentos normativos tradicionales o con los


procedimientos convencionales de investigación12.

3) Es un fenómeno global a la manera de nuevo tipo asociativo de


delincuencia, con existencia mundial en todos los Estados o regiones con
animus lucrandi que puede especializarse en determinados productos o
servicios que van desde el comercio de muebles hasta el sector textil,
desde la confección hasta el comercio de carne, la distribución de agua
mineral, complejos hoteleros, cadenas de restauración, restaurantes,
basura, tóxicos y todo lo adecuado a la industria del entretenimiento y
tiempo libre, deportes, peluquería y centro de bronceados a su vez
convertidos en centro de distribución de drogas, hurto y venta de celulares,
con técnicos que los liberan, así como diferentes medios de cooperación,
vinculaciones, coordinaciones y alianzas entre ellas. Todas tienen sus
estructuras para legitimar capitales.13

4) Es un fenómeno globalizado contemporáneo con efecto indeseado en lo


político, económico, social, tecnológico, informático, en los principios

11 Hopenhayn y Vanoli. 2001. Pág. 136

12 Ramírez Monagas. 2015. Pág. 152

13 Ramírez Monagas. 2005. Págs. 48 y 49


!7

democráticos, en el libre mercado y en lo militar en todo el mundo, cuyas


acciones son pluriofensivas por los diferentes bienes protegidos de la
sociedad y el Estado, por lo cual debe ser considerado una cuestión de
seguridad de Estado.14

5) Se puede agrupar en dos grandes categorías15: a) Las que operan bajo la


estructura de grandes corporaciones a la manera de empresas
transnacionales y b) Grupos delictivos organizados con baja estructura, sin
forma definida con capacidad de adaptación para aprovechar oportunidades
considerables. Todo esto a semejanza de “una red de intercambio social en
el seno de la comunidad”16.

6) Gran capacidad para operar redes sociales tanto personales como


tecnológicas, internet en todas sus variantes (Facebook, Instagram, You
tube, etc.) y telefonía móvil.17

7) Atenta contra el poder político en sus facetas principales de universalidad,


exclusividad e inclusividad18, creando estados paralelos.19

8) Asocia lo político con el delito, a su vez que une lo económico con el delito
mediante dos grandes instrumentos perversos20:

14 Ramírez Monagas. 2015. Pág. 170

15 Ibid. Pág. 52

16 Wright. 1979. Págs. 48-52

17 Ramírez Monagas. 2015. Pág. 158

18 Bobbio, Matesucci y Pasquino. 1997. Pág. 1215

19 Ramírez Monagas. 2015. Pág. 163. Véase también Ramírez Monagas 2005. Pág. 54. “La
delincuencia organizada transnacional en la dimensión política funciona como un aparato de poder,
que vulnera las características del poder político: la universalidad, la exclusividad y la inclusividad.
Crea un Estado dentro del Estado. Un Estado Paralelo. Concierta alianzas estratégicas con
gobiernos, terroristas e insurgentes. Y con respecto a la unión del delito con la economía, porque
como hemos analizado la transgresión de la ley es la característica esencial de su identidad para
poder hacer negocios e inversiones no basadas en la renta sino en la administración del riesgo
frente a la represión del Estado.”

20 Ibid. Pág. 161. Véase también Ramírez Monagas 2005. Pág. 53


!8

• La corrupción de importantes personeros de los poderes


Legislativo, Ejecutivo y Judicial, ofreciendo jugosas prebendas con el
fin llevar actividades delictivas con la consiguiente obstaculización de
la sanción de leyes, neutralización del Ministerio Público, ventajas en
contrataciones públicas, obtención de sentencias favorables, entre
otras actividades desviadas.

• La coparticipación directa o indirecta en las actividades delictivas


de la organización.

9) Tiene como elemento preceptor a las antiguas mafias21 en su segunda


generación que evolucionaron a través del tráfico ilícito de sustancias
estupefacientes y psicotrópicas.22

A la sazón, en el IX Congreso de la ONU, sobre Prevención del Delito y


Tratamiento del Delincuente, se describe a la DOT como sigue: “…una forma de
comercio económico por medios ilícitos, que complican la amenaza y el uso de la
fuerza física, la extorsión, la corrupción, el chantaje y otros métodos, y el uso de
bienes y servicios… La delincuencia organizada plantea una amenaza directa para
la seguridad y estabilidad nacionales e internacionales. Constituye un ataque
frontal contra las autoridades políticas y legislativas que plantea a los Estados
problemas fundamentales, trastorna y compromete a las instituciones sociales y
económicas, causa una pérdida de fe en los procesos democráticos, socava el
desarrollo, desvirtúa los beneficios que este ha alcanzado con grandes esfuerzos,
victimiza poblaciones enteras…”.23 Por esto considera Ramírez Monagas (2015)24

21Ramírez Monagas. 2009. Pág. 122. “MAFFIA (ital.) Es el nombre histórico con que se identifican
antes de la globalización como organizaciones delictivas, secretas italianas bajo el código de honor
de la omerta (silencio) y la vendetta (venganza) oriunda de Sicilia y ramificadas hacia EEUU,
adquiriendo las dimensiones empresariales del gansterismo estadounidense.” Véase también
Ramírez Monagas 2015. Págs. 176 y 177

22 Ibid. Págs. 121 y 122

23Guía de Debates del IX Congreso de la ONUI, sobre prevención del delito y tratamiento del
delincuente (A/Conf. 169/ PM.1. Corr. 1, parra. 38 y 39

24 Ramírez Monagas. 2015. Págs. 170 y 171


!9

que “…en el documento base de ONU que sustenta este trabajo, se diversifica a la
amenaza como peligro que vulnera a:

1) La soberanía de los Estados.

2) A las sociedades.

3) A las personas en sus derechos a la vida, la propiedad, la seguridad.

4) A la estabilidad Nacional y al Control del Estado.

5) A los valores democráticos y a las instituciones públicas.

6) A las economías nacionales.

7) A las instituciones financieras.

8) A la democratización de la privatización.

9) Al desarrollo.

10)A los ordenamientos y códigos de conducta mundial

En base a este vector de peso o fuerza se les ha llamado “soberanos


libres” (James Rosenau), “Verdaderos contrapoderes antagónicos y paralelos de
los poderes legales” (Guiliano Turone). “Aparato de poder organizado” (Claus
Roxin).”

Bunge Campos (2001)25 le asigna las siguientes particularidades:

1) Pluralidad de miembros

2) Cooperación y reparto de tareas

3) Anonimato e impersonalidad en las actividades (elemento distintivo de una


organización)

4) Cooperación internacional

5) Disciplina y control internos

25 Bunge Campos, Luis María. 2001


!10

6) Empleo de estructuras corporativas

7) Prolongación o indeterminación en el tiempo

8) Vinculaciones con el poder o búsqueda de influencias

9) Transnacionalización del delito como “disvalor agregado”

A su vez, Llerena (2001)26 la define a través de los siguientes aspectos relevantes:

1) Actividades realizadas por grupos estructurados

2) Su comisión se le considera como “crímenes serios”, en especial las


legislaciones pertenecientes al sistema common law

3) Se le utiliza como un medio para la obtención de ganancias y/o de


influencia política

4) Continuidad de la organización

5) La estructura debe responder a jerarquías perfectamente delimitadas y con


la consiguiente división de tareas a priori

6) La estructura debe responder a criterios empresariales

7) En cuanto a la finalidad perseguida, se debería incluir, además el propósito


de ejercer influencia sobre el público en general, los medios de
comunicación y la estructura política de uno o varios países

En la Conferencia Ministerial Mundial celebrada en Nápoles (Italia) del 21 al 23 de


noviembre de 1994. La Conferencia aprobó por unanimidad la Declaración Política y Plan
de Acción Mundial de Nápoles contra la Delincuencia Organizada Transnacional
(Declaración de Nápoles) (A/49/748)27. En esta declaración, el Secretario General de las
Naciones Unidad Boustros-Gahali, expresa:

“El crimen internacional en una escala transnacional tiende a ser impersonal


y anónimo. Operando en muchos países, sacando provecho del producto de
sus actividades a través del mundo, y tomando ventaja de las nuevas
tecnologías para insinuarse de modo insidioso en la maquinaria de las

26 Llerena, Patricia Marcela. 2001. Págs. 209 y 210


27 Declaración de Nápoles (A/49/748). 1994. Conferencia Ministerial Mundial de las Naciones Unidas
!11

economías nacionales, traspasa las fronteras y se convierte en fuerza


universal. Las organizaciones criminales tradicionales han triunfado, en
breve período de tiempo, al adaptarse al nuevo contexto internacional para
transformarse en verdaderas multidimensionales del delito. En
consecuencia, la ilegalidad está creciendo inexorablemente. Corrompiendo
sectores enteros de actividad internacional. Las causas del mal no son
difíciles de identificar; la nueva permeabilidad de las fronteras, la apertura de
las economías nacionales y el rápido avance del comercio internacional
representan progreso para la sociedad internacional, siempre y cuando
tengan un marco jurídico. En tanto las economías capitalistas estaban
limitadas a los países, que en su mayor parte eran democracias, las que se
hallaban trabajando dentro del Estado moderno, la libre empresa operaba
sobre dos principios: el mercado y la regla de derecho, proveyendo la última
el marco al primero. La globalización económica ha cambiado grandemente
la situación. En muchas partes del mundo, el mercado se desarrollo sin un
Estado y sin reglas jurídicas…”

4. ESTADOS FALLIDOS Y ESTADOS PARALELOS


!12

Como hemos visto, las diferentes expresiones, caracterizaciones y alocuciones


sobre la DOT, nos dan una idea clara sobre este fenómeno. Ahora bien, en vista
de que hemos mencionado como parte de sus peculiaridades, su tendencia a la
promoción de estados paralelos para el afianzamiento de sus operaciones, es
obligatorio abordar este tema con detalle, a la luz de su elemento fundamental que
es “la corrupción”. En ese sentido y salvando los errores conceptuales, vale la
pena traer a colación a Naím (2012)28, quien sobre el asunto enuncia:

“Siempre ha habido países cuyos líderes se comportan de manera criminal.


Y en la mayoría de las 193 naciones del planeta la deshonestidad en el uso
de los dineros públicos y la “venta” de decisiones gubernamentales al mejor
postor son comunes. La corrupción es la “norma” y nos hemos
acostumbrado a que así sea. La suposición de que esto siempre ha sido y
seguirá siendo así dificulta captar el ascenso de un nuevo actor en la
realidad mundial: los Estados mafiosos. No son solo países donde impera la
corrupción o donde el crimen organizado controla importantes actividades
económicas y hasta regiones completas. Se trata de países en los que el
Estado controla y usa grupos criminales para promover y defender sus
intereses nacionales y los intereses particulares de una élite de gobernantes.
Claro que esta práctica tampoco es nueva. Piratas y mercenarios fueron
comúnmente usados por las monarquías y hasta democracias como la
estadounidense llegaron a reclutar a la Mafia para alcanzar sus objetivos. La
descabellada decisión de la CIA de comisionar a la Mafia el asesinato de
Fidel Castro en 1960 es quizás el ejemplo más conocido.
Pero en las últimas dos décadas una serie de profundas transformaciones
en la política y la economía mundial han impulsado la aparición de lo que
llamo Estados mafiosos. Países en los que los conceptos tradicionales de
“corrupción”, “crimen organizado” o de entes gubernamentales “penetrados”
por grupos criminales no captan el fenómeno en toda su complejidad,
magnitud e importancia. En los Estados mafiosos, no son los criminales
quienes han capturado al Estado a través del soborno y la extorsión de
funcionarios, sino el Estado el que ha tomado el control de las redes
criminales. Y no para erradicarlas, sino para ponerlas a su servicio y, más
concretamente, al servicio de los intereses económicos de los gobernantes,
sus familiares y socios.
En países como Bulgaria, Guinea-Bissau, Montenegro, Myanmar, Ucrania,
Corea del Norte, Afganistán o Venezuela, el interés nacional y los intereses
del crimen organizado están inextricablemente entrelazados. En Bulgaria,
por ejemplo, Atanas Atanasov, miembro del Parlamento y exjefe de la
contrainteligencia, ha señalado que “otros países tienen la mafia; en Bulgaria
la mafia tiene al país”. En Venezuela, el exmagistrado del Tribunal
Supremo Eladio Aponte ha ofrecido amplias evidencias que
confirmarían que altos funcionarios del Estado venezolano son los
principales jefes de importantes bandas criminales transnacionales. Ya
en 2008, Estados Unidos acusó al general Henry Rangel Silva de
“ayudar materialmente al tráfico de narcóticos”. A comienzos de este
año, el presidente Hugo Chávez lo nombró ministro de Defensa. En

28Reportaje de prensa suscrito por Moisés Naím, titulado: “Estados Mafiosos”. El País. Caracas
05/05/12
!13

2010, otro venezolano, Walid Makled, acusado por varios gobiernos de


ser el jefe de uno de los más grandes carteles de la droga, dijo al ser
capturado que tenía documentos, vídeos y grabaciones que involucran
a 15 generales venezolanos, al hermano del ministro del Interior y a
cinco miembros de la Asamblea. En Afganistán, Ahmed Wali Karzai,
hermano del presidente y gobernador de Kandahar, asesinado en 2011,
afrontó constantes acusaciones de estar involucrado en el tráfico de opio, la
principal actividad económica de ese país. Según Financial Times, en
Afganistán la fuga de capitales a través de billetes transportados en maletas
por traficantes y altos funcionarios es equivalente al total del presupuesto
nacional.
Esta fusión entre gobiernos y criminales no solo ocurre en países
atormentados como Afganistán, fallidos como Guinea-Bissau, o
secuestrados por el narcotráfico. Es imposible, por dar otro ejemplo,
entender a fondo la dinámica, los precios, los intermediarios o la estructura
de las redes de suministro del gas ruso que llega a Europa —vía Ucrania y
otros países— sin tomar en cuenta el papel del crimen organizado en este
lucrativo negocio. ¿No es ingenuo suponer que las elites gubernamentales
de estos países son solo víctimas o espectadores pasivos? Los ejemplos en
África, Asia, Latinoamérica, los Balcanes o Europa occidental sobran.
Todo esto apunta a que los Estados mafiosos contemporáneos han adquirido
una importancia que nos obliga a repensar las concepciones tradicionales
según las cuales el orden mundial está fundamentalmente compuesto por
Estados-nación y organizaciones no gubernamentales que operan
internacionalmente (empresas, entes religiosos, filantrópicos, terroristas,
criminales, educativos...) etc.). El Estado mafioso moderno es un híbrido
cuyas conductas y alcances aún no entendemos bien. En gran medida
porque todavía no nos hemos dado suficiente cuenta de su
existencia.” (resaltado nuestro)
Apunta Naím (2012) con acierto, hacia una realidad que se ha venido
conformando con el apoyo del fenómeno contemporáneo de la globalización y que
la DOT ha aprovechado en toda su magnitud, para generar estos Estados
Paralelos que se tornan en felones, forajidos y fallidos, conceptos estos
explicitados por Ramírez Monagas (2016)29 como sigue:

“Felón: el Estado que no cumple sus compromisos internacionales


contenidos en los convenios multilaterales de la ONU y OEA, suscritos y
ratificados por la Asamblea Nacional. Forajido: es el Estado delincuente que
está en complicidad con terroristas o los financia y con Asociaciones de DOT
como indicios plurales y concordantes de coalición corrupta entre
delincuentes y políticos de alto nivel y titulares de empresas del Estado
como PDVSA y empresas estratégicas, como relaciones estables, que no
hay que confundirla con la ingobernabilidad. Fallido: es el Estado fracasado
en la economía, que no practica la economía de libre mercado, enemigo de
la producción y propiedad privada. Categoría esta última de la Universidad
Nacional de la Verra de EEUU.” (resaltados nuestro)
En palabras de Zapata Callejas (2014) 30, un Estado Fallido es:

29 Ramírez Monagas. 2016. Pág. 173


30 Zapata Callejas. 2014. Pág. 106
!14

“…cuando las estructuras internas no son viables, y por ende, el aparato se


hace disfuncional y se complejiza al momento de responder a todas las
demandas de la ciudadanía; llevando a que los bienes tanto políticos como
sociales, económicos y culturales, se vean deteriorados. Así, se dirá que un
Estado falla cuando otros agentes le disputan el monopolio de la violencia,
las condiciones de inseguridad se establecen como un común denominador,
las políticas sociales se hacen ineficaces para responder a las demandas de
la comunidad, el régimen político se degenera y deja de representar o servir
a las personas, la economía es obsoleta y genera todo tipo de crisis, el
desarrollo humano y la seguridad humana no se garantizan o son precarios,
entre otros.”

Se desprende entonces que un Estado Paralelo no es para buscar la felicidad del


pueblo, es para hacer negocios. En este sentido todas las cúpulas de las
instituciones son cooptadas para realizar todo tipo de tropelías en las que los
beneficiados son además de los altos personeros civiles y militares, los familiares
de estos de tal forma que en conjunto no se hace más que enviar a la bancarrota a
un país.

Es evidente entonces que en Venezuela estamos en presencia de un Estado


Fallido, lo cual detallaremos más adelante, pero vale la pena mostrar aquí cómo
la creciente presencia militar conforma un Estado Paralelo que ha coincidido en la
formación, afianzamiento y desarrollo de la fatal situación que aqueja a nuestro
país. En efecto, existe una fuerte presunción de que la participación militar en el
gobierno ha sido un factor importante en la quiebra de la nación.

5. ADMINISTRACIÓN PÚBLICA, FUERZA ARMADA NACIONAL Y ESTADO


PARALELO

Haciendo un recuento, la participación de los militares en la administración pública


en 1999 y años siguientes, la dirige el propio Presidente de la República. Para
1999, en altos y medios cargos públicos se cuentan por centenares los oficiales
activos y retirados, en sitios donde la presencia de militares no era común, con el
consecuente control de ámbitos estratégicos de la Administración Pública. En
!15

Miraflores, la secretaría privada del Presidente, las relaciones presidenciales y la


Secretaría de la Presidencia, están a cargo de oficiales activos. En Petróleos de
Venezuela (PDVSA), la vicepresidencia de servicios y logística, la vicepresidencia
de finanzas y recursos humanos, así como la gerencia de la unidad de control de
pérdidas, son de los militares, las gobernaciones del Distrito Federal y del estado
Zulia, a cargo de oficiales retirados, tres direcciones generales y seis aduanas del
Ministerio de Hacienda, presentan la misma situación, el Ministerio de Relaciones
Interiores y el Ministerio del Ambiente presentan respectivamente cuatro directores
militares, ocho en el Ministerio de Agricultura y Cría, dos en la Cancillería, sin
descontar nuevos embajadores, cónsules y asesores.

En el área de seguridad, la PTJ y la DISIP son presididas por oficiales activos31.


De esta manera, es incuestionable que en casi toda la Administración Pública se
corre la misma suerte32. Insistiendo en el asunto, los 9 cónsules civiles de
Venezuela en Colombia, al invocarse problemas de inseguridad por las
condiciones de violencia general en el vecino país, han pasado a control de
oficiales de las fuerzas armadas 33. Sin parar de contar, los cargos militares en el
servicio exterior de Venezuela, que en muchas ocasiones se utilizaban para
recompensar ascensos y méritos, están saturados por oficiales activos 34.
Estábamos entonces en 1999, ante una presencia y protagonismo militar que

31 Para conocer detalladamente el considerable número de militares incorporados a funciones de


gobierno, ver el reportaje de Ricardo Escalante: “En manos de militares la conducción del país“.
Siete Días, El Nacional, Caracas, 27/06/99. La evolución de la presencia militar en la
administración pública puede ser estudiada a partir de la indagación periodística de María Yolanda
García: ¨ Los militares que son y dónde están ¨ E1 Universal. Caracas, 28/02/99.

32 De la misma opinión. Francine. 2011. Págs. 2 y 11

33Reportaje de prensa titulada: “Nombran cónsules militares en Colombia” El Universal, Caracas,


29/06/99.

34 Para mediados de 1999 había 80 militares venezolanos, predominantemente generales de


Brigada, coroneles y capitanes de Navío, en agregadurías, delegaciones y asesorías en
embajadas y organismos internacionales. El punto es que 37 de esos oficiales debían regresar al
país entre junio y diciembre al vencérseles la misión. Véase el informe de Olgalinda Pimentel:
“Generales en su laberinto“. Primicia, Caracas, 22 de junio de 1999.
!16

marcó un giro de 180 grados de naturaleza política, que nos muestra radicalmente
un cambio de relaciones entre civiles y militares35.

En concordancia con lo precedente, nos presenta Neder (2013)36 en su artículo de


prensa los siguientes datos:

• “FANB: 1.614 militares han ocupado cargos en el gobierno desde 1999

• Maduro ha designado a 368 militares en altos cargos.


• Se debilita el principio de subordinación de la FANB al poder civil.
• Los analistas Eduardo Guzmán Pérez y Francine Jácome creen que se
perdió la subordinación militar al poder civil.
• El contralmirante Luis Cabrera Aguirre sostiene que la organización armada
forma gerentes que cooperan con el desarrollo nacional.
• Las investigaciones de Guzmán Pérez, especialista en historia de la Fuerza
Armada y estudios de Estado Mayor, lo llevan a contar que en los últimos
15 años cerca de 1.614 militares de distintos rangos, entre activos y
retirados, han desempeñado y ejercen cargos en la administración pública.

• Asegura Guzmán Pérez que: “Maduro es un instrumento del brazo armado


del Estado, fundamentalmente del Ejército. Este mecanismo viene desde
cuando Gómez tenía la prevalencia de la fuerza y a Chávez le tocó esa
herencia perversa.

Aquí se maneja la tesis del gendarme necesario, según la cual un


militar es quien debe gobernar el país. Este compromiso del sector
militar en la conducción del Estado lo hace partícipe de la corrupción;

35 Angulo. 2001. Págs. 135-136


39 Véase el reportaje de Sofía Neder: “FANB: 1.614 militares han ocupado cargos en el gobierno desde 1999”.
El Nacional 26/12/13
!17

el gobierno está militarizado y esta es la única forma de que se


mantenga la revolución.” 37

… ”subrayó que con el exceso de militares en cargos públicos se


evidencia que no se cumple la subordinación de la FANB al poder civil,
…”

• Francine Jácome, presidente del Instituto Venezolano de Estudios Sociales


y Políticos, indica que la tendencia en los países de América Latina es
disminuir la participación de uniformados en la conducción del Estado.

• La política iniciada en 1999 por el comandante Hugo Chávez de colocar


militares en funciones de gobierno ha sido fortalecida por el presidente
Nicolás Maduro durante este año.”

En esta misma línea de investigación, la ONG “Transparencia Internacional”


capítulo Venezuela nos ofrece un interesante reportaje suscrito por varios
investigadores en el que considera que la preponderancia y control castrense
en la Administración Pública, en la vida nacional y en el desarrollo
económico es prácticamente absoluta, cuya máxima demostración es la
designación de un militar al frente de PDVSA. Resalta el reportaje el triste
desempeño y la alta probabilidad de corrupción al asignársele a la FAN una
altísima cantidad de recursos, que en su mayoría, se dedican a funciones que
nada tienen que ver con su función constitucional, y no solo esto sino que de
acuerdo al portal de investigación periodística Armando.Info, existe una
vinculación de 785 oficiales activos con contratos públicos y con cargos de
alta jerarquía, 286 en el sector de construcción, 75 en alimentación, 38 en
insumos médicos y medicinas y 70 en informática38 .

Comienza la nota de prensa comentando que estamos ante una tendencia que, de
acuerdo con el Informe de Corrupción 2017 preparado por la ONG

37 Vallenilla Lanz. 1999. Págs. 119 ss

38 Reportaje de prensa suscrito por Marielba Núñez, Mercédez de Freitas y Francine Jácome,
titulado: “La expansión del dominio militar”. El Nacional. Caracas 28/01/18
!18

“Transparencia Internacional capítulo Venezuela”, se acrecentó en el 2017 con la


consecuencia del control casi total por parte de la FAN de “los procesos civiles de
la sociedad”. Así, de los 32 ministerios activos en noviembre de 2017, 12 de
ellos estaban dirigidos por militares, entre ellos, los relativos a: electricidad,
vivienda, transporte, obras públicas, agua, alimentación, relaciones
interiores, justicia y paz y defensa. Ocho de los gobernadores juramentados
ante la ANC son militares activos o retirados, señalando el informe que la
ampliación del poder militar arropa todos los niveles del aparato
administrativo, de tal forma que el control militar sobre lo civil se ha
incrementado notablemente y está en expansión.

Es notoria también la deficiente conducción de los sectores que tienen a su cargo


los militares, a pesar de que manejan con libertad preocupante las compras y
contrataciones sin licitación, el presupuesto, dólares preferenciales, además
de los notorios privilegios que se arrogan, denotando esto un alto riesgo de
corrupción. Una de las más resaltantes y preocupantes designaciones fue la del
mayor general Manuel Quevedo como presidente de PDVSA, siendo nombrado a
la vez Ministro de Petróleo, evento este que echó por tierra el proceso de
rendición de cuenta, reafirmándose que el control político y económico es
total. En pocas palabras, estamos en presencia de un sometimiento del
gobierno al estamento militar hasta el límite de otorgarle el sector
económico más vital que nos genera más del 95% de las divisas.

Es también evidente el imperio sobre la CVG. Siete de los diez presidentes han
sido militares. El actual, es además gobernador del estado Bolívar, lo cual elimina
cualquier equilibrio o control puesto que quedan bajo su égida los recursos
mineros de casi un tercio de nuestro territorio. La negligencia en el manejo de las
empresas básicas ha sido resultado de que doce funcionarios directivos provienen
del ámbito militar. Especialmente grave se muestra también el hecho de que
la empresa militar “Industrias Mineras, Petrolíferas y de gas” tiene como uno
de sus objetivos la producción de 250.000 barriles de petróleo diarios, es
!19

decir el 13% de la producción nacional, es decir, el estamento militar se


apropiará de una parte importante de nuestra fuente de divisas.

Aparte vemos la intervención militar en el sector alimentación en el cual, habiendo


un déficit a finales de 2017 de 73,4% y a pesar de que en la Misión Alimentación
se han invertido 31,8 millardos de dólares, el hambre, la desnutrición y muerte por
inanición aumentan cada año. En esta área de los once funcionarios que han
estado al frente del Ministerio de Alimentación desde 2004, diez han sido militares,
con un control discrecional de las importaciones a un cambio de diez bolívares por
dólar.

El Gobierno Paralelo es entonces evidente al concluir el reportaje en que:

“al analizar los proyectos en los que están involucradas las Fuerzas Armadas, el
informe encuentra que la mayoría de sus recursos humanos y financieros están
dedicados a áreas ajenas a su función principal. <<De los 33 entes adscritos al
Ministerio de Defensa, solo 6 tienen objetivos directamente relacionados con la
defensa y seguridad de nuestra soberanía, y de estos 6 entes manejan solo el
24% de los recursos asignados a la FANB>>…del presupuesto estipulado para
el sector militar 76% se dedica a gastos distintos a esa función principal.
Cuando se revisa en qué se invierten esos recursos, la conclusión << es que el
mayor foco de la Fuerza Armada son las finanzas públicas del país>>…
Gracias a las distintas prebendas obtenidas por la importancia política y
social que ha tenido y sigue teniendo contar con el apoyo del poder
militar, en la práctica se ha convertido en un gobierno paralelo con la
capacidad de manejar importantes recursos sin la participación del sector
financiero tradicional…Para tener idea del peso que tienen las inversiones en
la finanzas de la Fuerza Armada comparan lo que se invirtió en 2017 en estos
mecanismos financieros: 376.803 millardos de bolívares, en comparación con
42.225 millardos de bolívares invertidos en el sector eléctrico y 26.802 millardos
en agua. <<se observa como el gobierno prioriza el gasto militar antes que la
mejora de la calidad de vida de los ciudadanos>>…se hace urgente evaluar la
responsabilidad militar en la actual situación venezolana… no hay sector
que funcione bien y no hay sector donde no haya militares.” (resaltado
nuestro)

En la misma línea Olivar (2018) nos dice refiriéndose al sector militar 39: ”Ya no
solo se trata de asumir la gerencia del Estado, sino de militarizar a toda la
sociedad y eso pasa no solo por el control del poder político sino también de los
resortes fundamentales de la estructura económica del país…Al revisar el reparto
de las responsabilidades gubernamentales se hace evidente el progresivo control
que han ido alcanzando los militares en la administración pública nacional…El

39Reportaje de prensa suscrito por José Alberto Olivar, titulado: “Las implicaciones del Estado
cuartel”. El Nacional. Caracas 28/01/18
!20

aumento de la influencia castrense sobre los más importantes sectores de la vida


nacional puede considerarse como un nuevo tipo de régimen militar, según el
análisis de la investigadora Francine Jácome, que forma parte del Instituto
Venezolano de Estudios Sociales y Políticos”. En el mismo reportaje, Olivar
(2018) señala:

“Para comprender lo que ocurre en el caso venezolano, el grupo de


investigación de la USB ha decidido recurrir a una categoría que se acuñó en la
primera mitad del siglo: El Estado cuartel o el Estado guarnición, acuñada por
Harold D. Lasswel. Se trata del sistema de gobierno “donde los integrantes
del sector militar se erigen en élite dominante de la sociedad, dados el
poder político y el poder económico adquiridos, razón por la cual pasan a
controlar de manera directa o indirecta todo el andamiaje institucional del
Estado; y donde la cosmovisión castrense expresada en la dicotomía bando
aliado versus bando enemigo se constituyen preponderante instrumental válido
para dirimir los conflictos sociales y los conflictos por el acceso a las estructuras
gubernamentales, señala el investigador Luis Alberto Buttó en la revista Mundo
Nuevo de la USB… Un denominador común que tiene esa definición con el
caso venezolano, es que ya no solo se trata de asumir la gerencia del
Estado, sino de militarizar a toda la sociedad y eso pasa no solo por el
control del poder político sino también de los resortes fundamentales de
la estructura económica del país…A partir del dominio de esos dos
elementos que le dan forma a la sociedad, deriva el control social de la
población.” (resaltado nuestro)

Es diáfano desde nuestra óptica, luego de lo presentado en estos informes, que se


ha implantado el militarismo en Venezuela. “De alguna forma, eso se traduce en la
invasión completa del poder por parte de representantes directos o indirectos del
sector militar.40”, en términos de Bobbio, citado por Machillanda (2011) 41,
Lombardi (2011)42, Herrera Betancourt (2001)43 y Martín (2011) 44.

40Petit Medina. 2014. Pág. 158

41Machillanda 2011. Pág. 57. El militarismo es según Bobbio: “…un amplio conjunto de
costumbres, intereses, acciones y pensamientos asociados a la utilización de armas y guerra pero
que trasciende los objetivos militares.”

42Lombardi. 2011. Pág. 14. El militarismo es: “…la preeminencia y control del estamento militar
sobre la sociedad.”

43Herrera Betancourt. 2011. Pág. 41. “el militarismo entiende el empleo del estamento militar como
ejecutor no de la defensa sino del gobierno, ya sea central, regional o local.”

44Martín. 2011. Págs. 21- 23. “…se llega a él en sociedades desestructuradas y atrasadas en las
cuales ha habido militares sin academia o con academias deficientes, en circunstancias en las
cuales el sector militar también ejerce el control económico, aderezado por el culto a los grandes
padres -en el caso nuestro por el culto a Bolívar-, adornado con jerga militar, uniforme, armamento
y aparato militar.”
!21

En fin, de acuerdo con estos autores, a quienes acompañamos en sus pareceres,


el militarismo cristaliza el desvío de las funciones de la Fuerza Armada, hacia roles
que nada tienen que ver con la defensa del país, con claro objetivo de perpetuarse
en el poder. Nos preguntamos entonces: ¿será que estamos en presencia de una
modalidad de golpe de estado, que bajo la argucia del engaño se apropia del
aparato estatal administrativo con una pseudoideología de capitalismo de Estado
Propietario45, de tal forma que utilizando todos los recursos económicos de la
nación, principalmente el petróleo46, realiza acciones negociales para crear en la
élite dominante cívico-militar, una super riqueza que garantice no solo su eternidad
en el poder sino una estabilidad económica para sus generaciones venideras?

45 Ramírez Monagas. 2012. Pág. 81-84. “El Estado Propietario, la cual está en plena decadencia
en la práctica y en el plano intelectual. Cayó por su propio peso, es el extremo opuesto del Estado
Mínimo, basado en los siguientes argumentos: I. La propiedad privada es la fuente de todas las
desigualdades, 2. La concentración de la propiedad privada concentra el poder político, 3. Las
ideologías son superadas por la ciencia oficial del Estado, 4. La libertad del colectivo social exige
restringir la libertad individual, 5. En el período de transición la abolición de la propiedad privada del
capital, los excedentes que genera la empresa privada no deben con fines de reproducción de la
empresa privad, sino con fines sociales, 6. El mercado no garantiza la dinámica ni el equilibrio
macroeconómico, 7. El Estado en manos de la mayoría transitoriamente representada por minorías
dirigentes, es portavoz del colectivo social y asume el mando, 8. La propiedad y la gestión son
inseparables, así como la dirección y la acción, 9. La propiedad privada y la competencia salvaje
crean una mentalidad economicista y egoísta en el ser humano.”

46 Ibid. Pág. 82. “…da uso al petróleo no para generar riqueza ni bienestar para el pueblo,
aumentando su calidad de vida, sino como recurso, como arma de poder político-económico,
geoestratégico, le da un alto valor agregado en política (lo cual no hizo ningún gobierno anterior)
donde el recurso económico es el eje estratégico u ordenador de su maniobra exterior, como
corrupción concomitante, simbiótica, diacrónica y sincrónica de las actividades delictivas del
régimen…”
!22

6. CRISIS VENEZOLANA Y ESTADO PARALELO

La actividad comercial del Estado Paralelo, devenido en Estado Fallido, cuyos


resultados se han apartado del noble fin de crear una mejor calidad de vida en el
pueblo venezolano, puede apreciarse en las cifras que se han estado produciendo
durante estos tiempos en los que los militares abundan en la Administración
Pública, para lo cual expondremos de forma general los resultados que arroja la
ENCOVI 201747, presentados el 21-02-18 en el evento “Radiografía de la crisis
venezolana”:

Pobreza
• La pobreza por ingresos creció 5,2% en un año y pasó de 81,8% en 2016 a
87% en 2017. Eso significa que casi 9 de cada 10 hogares no tienen los
recursos para acceder a los bienes mínimos necesarios. Entre 2014 y 2017,
el porcentaje de hogares en situación de pobreza creció 38%.

47La Encuesta Nacional de Condiciones de Vida de la Población Venezolana (ENCOVI) es un


proyecto desarrollado desde el año 2014 por un equipo multidisciplinario de alto nivel perteneciente
a tres de las universidades más importantes del país: la Universidad Simón Bolívar (USB), la
Universidad Central de Venezuela (UCV) y la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB). Emerge
de la preocupación compartida de estas instituciones académicas ante la inexistencia de datos
oficiales que permitan conocer la realidad social del país y orientar las estrategias, políticas y
programas en este ámbito, la ENCOVI busca cumplir tres objetivos generales: 1 Producir
información relevante y actual que permita conocer las condiciones de vida de la población
venezolana e identificar los principales problemas que vulneran sus derechos esenciales, 2.
Determinar la percepción de seguridad pública de los venezolanos. 3. Dar cuenta de las
disparidades socioeconómicas de la población. Los resultados que ofrece la ENCOVI se han
convertido en una fuente de información confiable y de gran utilidad para diseñadores de políticas
públicas, legisladores, medios de comunicación, académicos, gremios y otros integrantes de la
sociedad civil venezolana interesados en conocer la realidad y actuar sobre ella. El estudio se
aproxima a varias dimensiones de la realidad social, con el fin de construir una radiografía al
detalle de la situación nacional.
!23

• La pobreza es mayor en ciudades pequeñas y caseríos. Según el


estudio, 74,5% de la población de estas zonas es pobre, mientras en la
Gran Caracas la pobreza alcanza a 34% de la población.
• Seis de cada 10 venezolanos (59,6%) dicen ser beneficiarios de alguna
misión social, es decir, 13,4 millones de personas. De ese total, 94% recibe
atención de los programas de alimentación o “bolsas CLAP”, lo que implica
prácticamente la desaparición del resto de las misiones, incluyendo Barrio
Adentro, que solo atiende a 1,4% de la población.
• Las bolsas de comida llegan a 75% de los hogares. Sin embargo, más de la
mitad (53%) las recibe sin periodicidad fija. Esta situación es más marcada
en poblados pequeños y caseríos, donde solo 2 de cada 10 hogares la
consigue mensualmente.

Alimentación
• 9 de cada 10 venezolanos no puede pagar su alimentación diaria.

• 8 de cada 10 venezolanos declararon haber comido menos por no contar


con suficiente alimento en el hogar o por la escasez.

• Aproximadamente 8,2 millones de venezolanos ingieren dos o menos


comidas al día y las que consumen son de baja calidad nutricional,
principalmente tubérculos. Las proteínas están desapareciendo de la dieta.

• 6 de cada 10 venezolanos (64%) han perdido aproximadamente 11 Kg de


peso en el último año por hambre.

Seguridad personal
• 9 de cada 10 venezolanos considera que la inseguridad personal se agravó
durante el año.

• Los jóvenes son las principales víctimas de la violencia. 43 hombres y


mujeres entre 12 y 29 años mueren cada día en el país.

• La tasa de homicidios en Venezuela se ubicó en 89 por cada 100 mil


habitantes, un incremento de más de 345% versus el año 1998.
!24

• 22% de la población fue víctima de algún delito, es decir, uno de cada 5


venezolanos. Sin embargo, 65% prefirió no denunciar ante las autoridades
por la desconfianza en el trabajo de las instituciones.

Salud
• 68% de la población venezolana no tiene seguro de atención de salud, esto
representa un incremento de 5% respecto a 2016 y casi de 20% versus
2014.
• Solo 19% de las mujeres embarazadas en el estrato más pobre se controla
desde el primer mes de gestación versus 73,3% que sí lo hace desde el
inicio del embarazo en el estrato más rico.

Educación
• Entre 2015 y 2017 el acceso a la educación entre la población de 3 a 24
años, en promedio, descendió de 78% a 71%. Esto significa que poco más
de 9,3 millones de niños y jóvenes en ese rango de edad asisten a clases y
que más de 1 millón están fuera de la escuela. En el caso de los jóvenes de
18 a 24 años, casi la mitad (48%) no estudia.
• Seis de cada 10 jóvenes entre 18 y 24 años no acceden a la educación
superior. Esto implica un aumento de 10% versus el año 2016. .
• Cuatro de cada 10 niños y adolescentes entre 3 y 17 años (38%) dejan de
asistir a clases por distintas causas, incluyendo problemas de transporte,
apagones o falta de alimentación.

Empleo
• La tasa de desempleo abierto se incrementó de 7,4% en 2016 a 9% en
2017. Esto significa que poco más de 220 mil personas se quedaron sin
trabajo en el último año.

• Contando el porcentaje de personas que trabajan durante menos de 15


horas a la semana o ganan menos del salario mínimo aun trabajando las 40
horas semanales de ley, el desempleo en Venezuela alcanza al 15,3% de la
población.
!25

• Casi 4 de cada 10 venezolanos (37,5%) trabajan por cuenta propia. 44% de


los trabajadores lo hace sin ningún tipo de contrato o beneficio laboral. Sólo
39% de los trabajadores tiene un empleo fijo.
• Sólo 38% de los trabajadores está afiliado al Seguro Social, lo que ayuda a
inferir que por lo menos 40% de la población podría estar en el sector
informal de la economía.

A la sazón, a efectos ilustrativos, vale la pena mostrar algunos de los gráficos que
genera la investigación:

!
!26

Fuente: Encuesta Condiciones de Vida (ENCOVI) 2015. UCAB-USB-UCV. 2014 a


2017

!
!27

!
!28

!
!29

!
!30

Y lo anterior sin tomar en cuenta la debacle a nivel macroeconómico representada


por la embestida hacia las reservas internacionales que ha implicado una
desaparición sostenida de las mismas, la hiperinflación, el crecimiento de la deuda
externa y el decreciente producto interno bruto que pueden apreciarse en los
siguientes gráficos:
!31

!
!32

En cuanto a inflación se refiere, las cifras aportadas por la Asamblea Nacional


para el año 2017, en virtud del mutismo del BCV, son las siguientes:
!33

AÑO 2017

Generando también la Asamblea nacional, las siguientes cifras:

enero 2018 = 84,2%


febrero 2018 = 80%
marzo 2018 = 67%
abril 2018 = 80,1%
enero – abril 2018 (acumulada) = 897,2%
abril 2017 – abril 2018 (acumulada) = 13.779%
En cuanto al Producto Interno Bruto, la gráfica no puede ser más elocuente

AÑO 199 200 200 200 200 200 200 200 200 200 200 201 201 201 201 201 201

9 0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 0 1 2 3 6 7

TAS -7,2 3,2 2,7 -8,9 -9,2 16, 9,3 10, 8,4 4,3 -3,3 -1,9 4,2 5,5 1,6 -10 -12

A 8 3
!34

Fuente: BANCO CENTRAL DE VENEZUELA

Ahora bien, todas las cifras antes presentadas, solas o en gráficos, nos muestran
a una Venezuela caracterizada por una crisis de magnitudes alarmantes en todas
sus variables, tanto sociales como económicas y macroeconómicas, y lo peor de
todo es que es el pueblo quien lleva a cuestas el sufrimiento que esto implica. Con
una pobreza en ascenso, un consumo alimentario en declive con la pérdida de
peso asociada, una ocupación en descenso con la consecuente pérdida de
seguridad social, una inseguridad personal marcada por la impunidad que acogota
a todos los estratos y que nos impone un toque de queda diario, una deserción
estudiantil aunada a la estampida de profesionales y técnicos hacia otros países,
un decremento muy significativo en el acervo académico de los niños y jóvenes
que nos hace retroceder casi a niveles de analfabetismo funcional principalmente
en los estratos más bajos, no se vislumbra en el gobierno venezolano ningún
atisbo de cambio del rumbo que nos llevó a esta situación. Más bien el panorama
se torna cada vez más oscuro cuando el producto interno bruto cae año tras año,
afectado principalmente por una disminución alarmante de la producción petrolera,
que en 1999 alcanzaba la cifra de 2.819.000 de barriles diarios en enero de 2012,
a la pobre cantidad de 1.621.000 millones de barriles diarios en diciembre de
2017. Lo anterior, por supuesto ha sido acompañado con un impresionante arrase
de las reservas internacionales y un incremento sostenido de la deuda externa.

Lo más notorio es que la evolución o desarrollo de la crisis antes descrita,


se ha presentado en nuestro país con una estadística correlación de la
participación del estamento militar en la administración del país, tal y como
!35

también se ha indicado en los párrafos anteriores. En líneas generales y


trayendo de nuevo comentarios realizados: “NO HAY SECTOR QUE
FUNCIONE BIEN Y NO HAY SECTOR DONDE NO HAYA MILITARES”.
Siguiendo A Harold D. Lasswel. Se trata del sistema de gobierno “donde los
integrantes del sector militar se erigen en élite dominante de la sociedad,
dados el poder político y el poder económico adquiridos, razón por la cual
pasan a controlar de manera directa o indirecta todo el andamiaje
institucional del Estado.48”

7. MILITARISMO Y CONSTITUCIÓN

En relación al capítulo precedente, lo más sorprendente de todo es que en


ninguna de las 26 constituciones que ha tenido nuestro país, se contempla la
participación del estamento militar en la administración pública. El cuadro que se
muestra a continuación es prueba palpable:

AÑO DE LA ARTÍCULOS REFERIDOS A LA


CONSTITUCIÓN FUERZA ARMADA CONTENIDO GENERAL

1811 177, 178, 179 DEFENSA NACIONAL, SUBORDINACIÓN A LA


AUTORIDAD CIVIL

1819 TÍTULO II, DISPOSICIONES NO DELIBERANTE


GENERALES

48Reportaje de prensa suscrito por José Alberto Olivar, titulado: “Las implicaciones del Estado
cuartel”. El Nacional. Caracas 28/01/18
!36

1821 176 NO DELIBERANTE

1830 180 – 184 NO DELIBERANTE

1857 90 – 95 OBEDIENTE Y NO DELIBERANTE

1858 142 – 146 OBEDIENTE, NO DELIBERANTE Y SEPARADA DE LO


CIVIL

1864 116 OBEDIENTE NO DELIBERANTE

1874 116 “

1881 113 “

1891 113 “

1893 126 – 132 FUERZA ARMADA NAVAL Y TERRESTRE OBEDIENTE Y


NO DELIBERANTE

1901 120 – 124 OBEDIENTE NO DELIBERANTE Y


NUNCA LA AUTORIDAD CIVIL Y LA MILITAR PODRÁN
SER EJERCIDAS POR LA MISMA PERSONA

1904 107 – 110 “

1909 124 – 127 “

1914 109 – 111 “

1922 “ “

1925 47 PASIVA OBEDIENTE NO DELIBERANTE

1928 “ “

1929 “ “

1931 “ “

1936 46 “

1945 47 “

1945 “ “

1947 93 Y SS PROFESIONAL, OBEDIENTE, APOLÍTICA, NO


DELIBERANTE, DEFENSA NACIONAL, ESTABILIDAD
INTERNA Y CUMPLIMIENTO DE LA CONSTITUCIÓN Y
LAS LEYES (CREACIÓN DEL CONCEJO DE DEFENSA)

1953 56 - 58 IDEM, PERO NO SE HABLA DEL CONCEJO DE


DEFENSA

1961 131 - 135 IDEM, NO SE EJERCERÁ SIMULTÁNEAMENTE LA


AUTORIDAD CIVIL Y MILITAR

1999 328 - 331 IDEM, PERO AHORA PUEDEN VOTAR

1999 326 SEGURIDAD DE LA NACIÓN – CORRESPONSABILIDAD


ESTADO Y SOCIEDAD

De lo cual sólo podemos extraer las siguientes expresiones inherentes a la Fuerza


Armada:

• Obediente
• Apolítica
!37

• Profesional
• No deliberante
• Sujeta al poder civil49
• Separada del poder civil
• La defensa de la nación como función principal
• Encargada de la estabilidad interna
• Incompatibilidad entre la autoridad civil y la militar
• Sin participación en la Administración Pública

reafirmando lo anterior, la Ley Orgánica de la Fuerza Armada Nacional


Bolivariana50 dispone en su Artículo 3 lo siguiente:
Artículo 3º. La Fuerza Armada Nacional Bolivariana tiene como misión
fundamental, garantizar la independencia y soberanía de la Nación y asegurar la
integridad del espacio geográfico, mediante la defensa militar, la cooperación en el
mantenimiento del orden interno y la participación activa en el desarrollo nacional.

Esto a su vez queda refrendado si observamos lo que se establece en el Plan de


la Patria51 sobre el aspecto militar:
“PROGRAMA PLAN DE LA PATRIA 2013-2019 Y FAN

OBJETIVO HISTÓRICO No. 1

Defender, expandir y consolidar el bien más preciado que


hemos reconquistado después de 200 años: la
independencia nacional.

1.6 Fortalecer el poder defensivo nacional para proteger la Independencia y


la soberanía nacional, asegurando los recursos y riquezas de nuestro país
para las futuras generaciones

Objetivo 1.6.1Incrementar la capacidad defensiva del país con la consolidación y


afianzamiento de la redistribución territorial de la Fuerza Armada
Nacional Bolivariana

49 Aunque no está expresamente dicho en nuestra Carta Magna, ello se desprende de lo dispuesto
en el artículo 326, numerales 6 y 7

50 Gaceta Oficial Extraordinaria de la República Bolivariana de Venezuela Nº 6.156, 19 de


noviembre de 2014. Ley Orgánica de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana

51 Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela. No 6.118 Extraordinario, 4 de


diciembre de 2013. Ley Plan de la Patria 2013-2019
!38

Objetivo 1.6.2 Consolidar la Gran Misión Soldado de la Patria Negro Primero


como política integral de fortalecimiento de la Fuerza Armada Nacional
Bolivariana, que asegure bienestar, seguridad social y protección a la familia
militar venezolana ; el equipamiento, mantenimiento e infraestructura militar; la
participación de la FANB en las tareas de desarrollo nacional ; y el desarrollo
educativo de sus componentes

Objetivo 1.6.3 Fortalecer e incrementar el sistema de Inteligencia y


Contrainteligencia Militar para la Defensa Integral de la Patria

Objetivo 1.6.4 Fortalecer la Milicia Nacional Bolivariana

Objetivo 1.6.5 Incrementar y mantener el apresto operacional de la Fuerza


Armada Nacional Bolivariana para la Defensa Integral de la Nación”

Igualmente, una vez revisadas las constituciones latinoamericanas pudimos


obtener el siguiente cuadro52:
CUADRO DE LOS ARTÍCULOS DE 18 CONSTITUCIONES LATINOAMERICANAS EN CUANTO
A LA FUERZA ARMADA SE REFIERE

PAÍS ARTÍCULOS REFERIDOS A LA


FUERZA ARMADA

ARGENTINA 75 ORD. 27, 99 ORDS. 12-14

BOLIVIA 96-47, 207-218

BRASIL 42, 142-143

COLOMBIA 216-223, 296, 189 ORD. 4, 315


ORD. 3, 303 P. 1

COSTA RICA 12, 139 ORD. 3, 140 ORDS. 1 Y


16

CUBA 98 H), 134

CHILE 32 ORDS. 18-21, 90-96

ECUADOR 160-170

EL SALVADOR 157, 211-217, 168 ORD. 12 Y


19, 183

GUATEMALA 138, 244-250

HONDURAS 205 ORD. 25, 245 ORD. 16,


272-293

MÉXICO 32, 35, 73 XIVXV,89 1V-VIII

NICARAGUA 92-97

52Revisión de cada una de las constituciones en el texto: Biblioteca de la Academia de Ciencias


Políticas y Sociales. 1997. Constituciones latinoamericanas. Compilación y Estudio Preliminar por:
Luis A. Ortiz-Alvarez y Jacqueline Lejarza A.
!39

PANAMÁ 305-307

PARAGUAY 172-175, 238 ORD. 9 272

PERÚ 34, 45, 98, 118 ORD. 4, 137,


163-175, 195

REPÚBLICA 55 ORDS. 14-17, 93-94


DOMINICANA

URUGUAY 85 ORDS. 7, 8 Y 12, 173, 168


ORDS. 1 Y 2253, 306

Luego de un análisis detallado de los artículos referidos en esas constituciones,


llegamos a las mismas conclusiones a las que arribamos al revisar las
constituciones venezolanas, es decir: La Fuerza Armada debe ser:

• Apolítica
• Obediente
• Profesional
• No deliberante
• Sujeta al poder civil
• Separada del poder civil
• La defensa de la nación como función principal
• Encargada de la estabilidad interna
• Incompatibilidad entre la autoridad civil y la militar
• Sin participación en la Administración Pública

Lo anterior, exceptuando a Costa Rica, Panamá y Cuba. Las dos primeras no


tienen Fuerza Armada y en Cuba los integrantes de la Fuerza Armada pueden
participar en actividades civiles siendo activos. Lo comentado nos lleva a concluir
que hay una clara disposición o afirmación, tanto en Venezuela como en
Latinoamérica, que no integra a la Fuerza Armada en la Administración Pública y
que sólo piensa que su papel fundamental está asociado a la defensa nacional y al
mantenimiento del orden interno. Esto podríamos expresarlo en palabras de
Vergonttini (1982)53, como una:
“Preeminencia formal de los órganos civiles, pero reconociendo una función de
vigilancia y garantía del sistema constitucional a órganos militares que se
reservan la posibilidad de intervenir para la restauración de la normalidad
constitucional (el llamado gobierno militar «indirecto» o «directo con carácter

53 De Vergonttini. 1982. Pág. 10


!40

intermitente», caso este último de numerosos ordenamientos, entre los que


habría que contar los del área iberoamericana). Preeminencia formal de los
órganos civiles, pero reconociendo una función de vigilancia y garantía del
sistema constitucional a órganos militares que se reservan la posibilidad de
intervenir para la restauración de la normalidad constitucional (el llamado
gobierno militar «indirecto» o «directo con carácter intermitente», caso este
último de numerosos ordenamientos, entre los que habría que contar los del
área iberoamericana)”.

8. ALGUNAS CONSIDERACIONES SOBRE FILOSOFÍA POLÍTICA

Obviamente lo antes narrado no es más que una ausencia total de filosofía


política, que siendo cualquiera su enfoque, esta es una filosofía de felicidad y de
orden, originada en la razón y no de la emoción tiránica o en el deseo irrefrenable
de dominación y lucro. El enfoque pasional nunca entenderá que
independientemente de la naturaleza del régimen, lo fundamental es respetar y
seguir los principios trascendentes que nos permiten vivir en sociedad con orden,
armonía y control de fuerzas opuestas, mesura, igualdad fundada en el derecho,
justicia, fraternidad, libertad sustentada en el respeto a la ley, equilibrio de
poderes, felicidad de todos como condicionante de la felicidad personal, tópicos
todos estos que nos vienen dados desde la filosofía política griega y que siguen y
seguirán vertiendo sobre nosotros, desde los siglos V y IV A.C., luces
esperanzadoras para la paz54. Si no consideramos como desiderátum lo anterior,
se cumplirá irremisiblemente la máxima de Platón: “La corrupción de los gobiernos
siempre empieza por la corrupción de los principios” y su sentencia de que “Las

54 Baudart. 2004. Págs. 18 y 19


!41

costumbres se corrompen bajo el efecto de la corrupción de los principios”, ambos


dichos citados por, Baudart (2004)55.

En otras palabras, vemos en nuestra patria un apartamiento total del enfoque de


Rousseau, cuando dice: “Encontrar una forma de asociación que defienda y
proteja de toda fuerza común a la persona y a los bienes de cada asociado, y
gracias a la cual cada uno, en unión de todos los demás, solamente se obedezca
a si mismo y quede tan libre como antes. Este es el problema fundamental que
resuelve el contrato social…. Estas cláusulas bien entendidas se reducen todas a
una sola, a saber: la alineación total de cada asociado con todos sus derechos a
toda la comunidad…Todo Estado regido por leyes, bajo cualquier forma de
administración puede ser; porque entonces sólo gobierna el interés público, y la
cosa pública es algo. Todo gobierno legítimo es republicano.”56, compartiendo el
enfoque de Locke en el sentido de que el estado de guerra de todos contra todos
sólo se detiene con la instauración de un modelo o estado civil57.

Apunta entonces Rousseau a un perfecto Estado Civil como entidad que es


entendida y aceptada por los ciudadanos y con la condición necesaria para la
sociedad, de un gobierno que llevará a cabo la administración estatal, diferenciada
de los que son objeto de administración, es decir, los administrados. Y esta
creación no puede cristalizarse sino a través de un cuerpo normativo que definirá
la constitución estatal, donde se detallarán con precisión y amplitud, no solo las
figuras de los gobernantes y los gobernados, sino la forma de la ascensión al
poder y la normativa para ejercerlo a través del derecho, asomándose entonces
los conceptos “legitimidad” y “legalidad”, entendidos, el primero como el derecho
que tiene el gobernante a ejercer el poder y el segundo a que quien realiza, lo

55 Ibid. Pág. 81

56 Rousseau. 1762. Capítulo VI del Libro Primero del Contrato Social

57Locke. 2004. Capítulo 3. Num. 21. Pág. 50. “Para evitar este estado de guerra, -en el que solo
cabe apelar al Cielo, y que puede resultar de la menor disputa cuando no hay una autoridad que
decida entre las partes en litigio- es por lo que, con gran razón, los hombres se ponen a si mismos
en un estado de sociedad y abandonan el estado de naturaleza. Porque allí donde hay una
autoridad, un poder terrenal del que puede obtenerse reparación apelando a él, el estado de guerra
queda eliminado y la controversia es decidida por dicho poder.”
!42

haga no a su libre albedrío sino de acuerdo a las normas diseñadas para su


ejecución58.

Como consecuencia, la ausencia en nuestro gobierno de la política como concepto


es impresionante. Para evitar confusiones, es necesario aclarar que, en este
ensayo, no hablamos de política desde el punto de vista de la ciencia de la
Administración, en donde esta viene definida por un dictado o enunciado general
que marca el camino para el pensamiento y la acción en la toma de decisiones de
personal subalterno. Las políticas así definidas enmarcan una zona dentro de la
cual se deben tomar decisiones sólidas que coadyuven el logro de los objetivos y
metas de una organización. Sobre este particular hay una variedad considerable
de políticas que no sólo pueden asociarse directamente a metas sino a funciones
o áreas de la organización, siendo la característica de la política, que deja un
margen discrecional para la toma de decisiones, de lo contrario serían reglas59. De
la misma opinión Konntz y Weihrich (2004)60.

Tampoco queremos tocar el terreno de las políticas públicas “… como un conjunto


de acciones u omisiones que manifiestan una determinada modalidad de
intervención del Estado en relación con una cuestión que concita la atención,
interés o movilización de otros actores de la sociedad civil”61, sino de manera
general, como la actividad relativa a la toma y realización del poder directa o
indirectamente sobre una colectividad en un territorio dado62. En esta senda,
detalla Bobbio (1998)63:

“Derivado del adjetivo de polis (politikós) que significa todo lo que se refiere a la
ciudad, y en consecuencia ciudadano, civil, público, y también sociable y social,
el término p. ha sido transmitido por influjo de la gran obra de Aristóteles

58 Ramírez Monagas. 2009-2. Págs. 19-23

59 Koontz y O’Donnell. 1973. Págs. 121 y 122

60 Koontz y Weihrich. 2004. Págs. 156 y 157


61 O’Donnel y Oszlak. 1981

62 Bobbio. 2005. Pág. 237

63 Bobbio. 1998. Pág. 1215


!43

intitulada Política, que debe ser considerada como el primer tratado sobre la
naturaleza, las funciones y las divisiones del estado y sobre las varias formas
de gobierno, predominantemente en el significado de arte o ciencia del
gobierno, es decir de reflexión, sin importar si con intenciones meramente
descriptivas o incluso prescriptiva… En la edad moderna el término perdió su
significado original, poco a poco sustituido por otras expresiones como “ciencia
política”, “filosofía política”, etc., y se emplea comúnmente para indicar la
actividad o el conjunto de actividades que de alguna manera tienen como
término de referencia la polis, es decir el estado.”

En otra acepción, la política está referida al trabajo que realizan los que aspiran
regir los asuntos públicos64, incluyendo a mi parecer, las gestiones que llevan a
cabo los integrantes de las asociaciones partidistas en su debate dialéctico, para
convencer a las masas de que las posiciones que defienden son las más
adecuadas para regir los destinos de una asociación de individuos. En esta
misma dirección, considera García Pelayo (2014) que la política es “la aspiración a
participar en el poder o a influir en su distribución, sea entre Estados, sea, dentro
de un Estado, entre los hombres incluidos en él”65, compartiendo así la posición
de Weber (1919)66.

Otra tesis sobre la naturaleza de la política nos la presenta Schmitt (1941)67 en la


que nos la muestra de manera polémica, al decir que lo que le da verdadero
sentido político a las acciones de los seres humanos, es la oposición entre amigo
y enemigo, equivalente a la contradicción entre lo bueno y lo malo en ética, bello y
feo en estética, útil e inútil en economía68. En suma, comúnmente y en la jerga de
los estudiosos, existen dos puntos de vista: la política como enfrentamiento y la
política como orden u armonía.

Nos interesa entonces como antes dijimos, la óptica que comparten Bobbio,
Weber y García-Pelayo, antes comentados, en concordancia con Aristóteles. En
otras palabras, a la política como armonía entre los integrantes de una sociedad,

64 Ossorio. 1984. Pág. 587

65 García-Pelayo. 2014. Pág. 13

66 Weber, Max. 1919. 1ra. Traducción al español en 1967

67 Schmit. 1941. Escritos políticos

68 García Pelayo. 2014. Pág. 14 y ss


!44

tal y como se vislumbra en el tercer libro de la Política de Aristóteles, donde éste


aclara que es la “polis” alrededor de lo cual se lleva a cabo la actividad del hombre
político y el legislador y la “politeía” la organización de los hombres que conforman
la “polis”. Esto nos lleva a inferir que siendo la “polis” una comunidad de
ciudadanos, ellos de manera estructurada generan la “politeía”, o sea la politicidad
de la “polis” 69. Por esto Aristóteles observa: “La constitución (politeía) es el
ordenamiento de las diversas magistraturas en una “polis”, y especialmente de la
que es soberana: en efecto soberano es en cualquier lugar el gobierno (políteuma)
de la polis”70.

Sobre lo dicho anota Bobbio (1985)71:

“Si comparamos estos fragmentos con aquel famoso en el cual Aristóteles


reconstruye la génesis de la ciudad-Estado desde la familia, y nos preguntamos
dónde está la diferencia entre una aglomeración de aldeas y una polis, o nos
preguntamos cuándo una comunidad simple se vuelve política, debemos
responder indicando el lugar del gobierno, el momento en el cuya un conjunto
se organiza y toma forma con la aparición de una función o papel unificante, se
polariza en las dos figuras contrapuestas y correlativas de los gobernantes y de
los gobernados, mostrando la propia estructura o articulación en una relación
específica: mandato-obediencia.” 72

Hechas las precisiones del caso y contrariamente a lo planteado en el Estado


Paralelo, es impresionante como el gobierno de Venezuela ha llevado a cabo, a
nuestro parecer, una conducta pública, notoria y comunicacional de aparente
prevención control y represión de la delincuencia organizada y de la DOT. Esto es
así, cuando vemos que cuando a partir de la Convención de las Naciones Unidas
contra la Delincuencia Organizada Transnacional, realizada en la ciudad de

69 Aristóteles. Política. II, 1274 b, 1276 a-b

70 Aristóteles. Política. III, 1278 b

71 Bobbio y Bovero. 1985. Pág. 43


72 De la misma opinión G.W. F. Hegel (1976). Pág. 137 y 138: “…traducir en realidad este
concepto (del Estado) … es cosa que sucede gracias a la constitución… el Estado en sí es un
abstracto que tiene en los ciudadanos su realidad meramente general; pero es realidad, y su
existencia únicamente general debe concretarse en voluntad y actividad individual. En suma,
surge la necesidad del gobierno y de la administración estatal, de una individuación o separación
de los que dirigen… La constitución estatal es la puerta, por la cual el momento abstracto del
Estado entra en la vida y en la realidad; pero con ella interviene la distinción entre quien manda y
quien obedece, entre gobernantes y gobernados”
!45

Palermo, Italia, el 15 de noviembre de 200073 , Venezuela como estado miembro


ha incorporado los instrumentos normativos que integran convención antes citada,
de la siguiente forma:

1. CONVENCIÓN DE LAS NACIONES UNIDAS CONTRA LA DELINCUENCIA


ORGANIZADA TRANSNACIONAL. RESOLUCIÓN 55/25 DEL 15/11/2000.
GACETA OFICIAL N⁰ 37.357 DE FECHA 13 DE MAYO DE 2002
2. PROTOCOLO PARA PREVENIR, REPRIMIR Y SANCIONAR LA TRATA DE
PERSONAS, ESPECIALMENTE MUJERES Y NIÑOS, QUE
COMPLEMENTA LA CONVENCIÓN DE LAS NACIONES UNIDAS
CONTRA LA DELINCUENCIA ORGANIZADA TRANSNACIONAL.
GACETA OFICIAL N⁰ 37.353 DE FECHA 27 DE DICIEMBRE DE 2001
3. PROTOCOLO CONTRA EL TRÁFICO ILÍCITO DE MIGRANTES POR
TIERRA, MAR Y AIRE, QUE COMPLEMENTA LA CONVENCIÓN DE LAS
NACIONES UNIDAS CONTRA LA DELINCUENCIA ORGANIZADA
TRANSNACIONAL.
GACETA OFICIAL EXTRAORDINARIA N⁰ 5.754 DE FECHA 3 DE ENERO
DE 2005
4. PROTOCOLO CONTRA LA FABRICACIÓN Y EL TRÁFICO DE ARMAS DE
FUEGO Y SUS PIEZAS Y COMPONENTES Y MUNICIONES QUE
COMPLEMENTA LA CONVENCIÓN DE LAS NACIONES UNIDAS
CONTRA LA DELINCUENCIA ORGANIZADA TRANSNACIONAL.
GACETA OFICIAL N⁰ 38.183 DE FECHA 10 DE MAYO DE 2005
Además de estas agregaciones a nuestro ordenamiento jurídico, se han
promulgado las siguientes leyes en cumplimiento de la convención:

1. L E Y O R G Á N I C A C O N T R A L A D E L I N C U E N C I A O R G A N I Z A D A Y
FINANCIAMIENTO AL TERRORISMO.
GACETA OFICIAL N⁰ 5.789 EXTRAORDINARIO DE FECHA 26 DE OCTUBRE
DE 2005.
2. L E Y O R G Á N I C A C O N T R A L A D E L I N C U E N C I A O R G A N I Z A D A Y
FINANCIAMIENTO AL TERRORISMO (REFORMA).

GACETA OFICIAL N⁰ 39.912 DEL 30 DE ABRIL DE 2012.


3. L E Y C O N T R A L A C O R R U P C I Ó N . G A C E TA O F I C I A L N⁰ 5 . 6 3 7
EXTRAORDINARIO DE FECHA 07 DE ABRIL DE 2003.
4. LEY CONTRA LA CORRUPCIÓN (REFORMA). Gaceta Oficial N⁰ 6.155
Extraordinario de fecha 13 de NOVIEMBRE DE 2014.

73Naciones Unidas. 2004. Resolución 55/25 de la Asamblea General, de 15 de noviembre de 2000


Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada Transnacional
!46

Sin embargo, el Profesor Ramírez Monagas (2016) en su texto: “La Ley mutilada –
El autoritarismo del Estado Forajido en las reformas de la Ley contra la
Delincuencia Organizada”, además de consideraciones filosóficas, teóricas y
conceptuales, lleva a cabo un examen crítico, comparativo y jurídico-político de las
dos versiones de la ley (2005 y 2012) cuyas conclusiones deben ser examinadas
en dicho texto ya que tratarlas aquí implicaría una magna redundancia. No
obstante, creemos importante transcribir de su libro lo siguiente 74:

“La Confusión entre jurisdicción y naturaleza jurídica. Lo primero que


resalta es la mutilación del nombre, nomen juris, en contraposición a la
Convención Multilateral de la ONU sobre Delincuencia Organizada
Transnacional y Protocolos, Palermo, 2000. Tanto la ley de 2005…como la ley
reformada de 2012. Donde debieron colocar “y el terrorismo” pusieron
“financiamiento al terrorismo”, el cual es un delito distinto, ya que el delito
prínceps es el terrorismo estratégico internacional, con la intención o dolo de
animus nocendi u occidendi o necandi que contiene los actores centrales
enemigos de los Estados como actores principales en conflicto, como amenaza
global presentánea, y no uno de los delitos de los actores adjetivos, como su
“financiamiento” como complemento de este, como vector económico de su
producción social. Es un acto fallido de quienes son aliados de los terroristas y
no quieren nombrarlos directamente como delincuentes universales. Además en
la reforma se está limitando su objeto al financiamiento al terrorismo y en su
texto aparece mal tipificado el terrorismo que no está comprendido en el objeto
de la ley. Lo que demuestra la desorganización mental y de ignorancia y
desorientación de disciplina profesional y en técnica legislativa. Se da en ambas
leyes, una apreciación jurídica errada que confunda la naturaleza jurídica de
estas nuevas organizaciones y grupos delictivos con la jurisdicción penal
“acción de decir el derecho”, la jurisdictio, la función específica de los jueces, la
extensión y límites del poder de juzgar, ya que sea por razón de la materia,
territorio, o la víctima o el actor, nacionalidad, o universal, a la que compete
investigar y juzgar (tramitar y fallar en el proceso). Del mismo modo, la
imposición de las penas o la absolución a los actores sociales de los delitos
cometidos por estas nuevas organizaciones, como nuevo tipo asociativo de
delito, la internacionalización de las mismas, como organizaciones globalizadas,
que actúan delinucencialmente en todo el planeta, a donde la llamen sus
oportunidades e intereses delictivos-empresariales, igual que en una empresa
lícita y legal, sin importar donde esté su casa matriz, igual que si una empresa
petrolera multinacional o una línea aérea internacional cometiera delitos de
corrupción o estafa de control con los entes públicos nacionales en el territorio
nacional.”

En esta misma senda, Granadillo Colmenares (2015) 75, nos dice que esta ley
Orgánica se ha convertido en un instrumento acomodaticio para las más variadas
arbitrariedades que han justificado medidas desproporcionadas, al interpretar sus
normas de la forma manera más caprichos y autoritaria ignorando las condiciones

74 Ramírez Monagas. 2016. Págs. 73 y 74

75 Granadillo Colmenares. 2015. Págs. 13 y 14


!47

de cada caso. Comenta la autora referida, que la aplicación de esta ley nos lleva a
estadios primitivos ya superados por el derecho penal, lo cual se agrava con la
ausencia de adiestramiento especializado de los funcionarios participantes en el
Sistema de Justicia.

La misma autora Granadillo Colmenares (2016)76 en otra de sus obras, realiza


también un análisis comparativo y detallado de los dos instrumentos jurídicos y
nos alerta sobre la proliferación en la reforma, de confusiones jurídicas, de tipos
penales abiertos con la consecuente inseguridad jurídica que esto genera y
arbitrariedad conceptual que implica un ataque claro al garantismo como
fundamento del sistema penal acusatorio.

9. AUTONOMÍA Y MUNICIPIO – EL PODER INVERSO

Siendo que el objeto de este trabajo es proponer algunas vías tendentes a frenar o
disminuir el impacto de la nefasta actividad del delincuente organizado
Transnacional en el Municipio, creemos que, independiente de las opiniones de los
dos autores antes comentados, las cuales compartimos en toda su extensión, es

76 Granadillo Colmenares. 2016. Pág. 27


!48

posible implantar procedimientos de planificación que permitan la prevención y


represión de la DOT

Ilustremos primero algunos aspectos importantes sobre el origen y


desenvolvimiento del municipio como entidad territorial. La palabra “municipio”
proviene del latín “municipium”, que es el conjunto de obligados a pagar tributo.77
Sin embargo históricamente es indiscutible su origen en el Imperio Romano. Al
expandirse Roma fue incorporando territorios y su poder fue conformándose bajo
un sistema de alianzas y de dominio de variadas formas.78

Los pueblos que se oponían sufrían la pérdida total o parcial de su territorio y sus
derechos políticos, los que se habían mostrado propicios a subyugarse obtenían
cierta autonomía o eran asimilados a las ciudades romanas, de allí que en la
República y en los primeros tiempos del Imperio, surgió entre otras figuras
políticas con una condición jurídica especial, el municipio.79

El municipio era entonces la comunidad que gradualmente fue incorporándose a


Roma durante la República, que aunque perdió su soberanía, conservó una
autonomía más o menos amplia según la concesión o el tratado suscrito con ésta
y que precisamente debido a esta última circunstancia fue de distinto tipo.80 Entre
las pre vendas acordadas, se le concedía a sus habitantes la ciudadanía romana y
cierta autonomía administrativa81, debido a que se le respetaron sus costumbres,
sus leyes, la organización del culto, el nombramiento de sacerdotes y todo asunto
relacionado a lo sacro, la explotación de los bienes de la comunidad y la
administración del patrimonio. A pesar de esta autonomía, Roma imponía a dichas
agrupaciones ciertas prestaciones82, les cobraba tributo y además se encargaba

77 Nava Negrete. 1997. Pág. 2166


78 Kunkel, W. 1999. Págs. 42-43

79 De Hinojosa y Naveros, E. 1974. Pág. 23

80 Caramés Ferro, J. M. 1963. Pág. 139

81 Lapieza Elli, A. 1981. Pág. 153.

82 Arangio - Ruiz, V. 1994. Pág. 140


!49

de fiscalizar, inspeccionar y vigilar el funcionamiento del gobierno municipal por


medio de autoridades romanas.

Entre los distintos tipos de municipios que se originaron debido a la diversa índole
de tratados firmados por el hecho de su ubicación, extensión y costumbres, los
municipios optimo iure fueron los que dejaron de ser independientes. 

A sus miembros les fue otorgada la plena ciudadanía romana y conservaron sus
magistrados, órganos, jurisdicción y leyes. Los municipios “sine sufragio” en
cambio, eran aquellos en que sus habitantes carecían del “ius suffragii”, en sentido
activo y pasivo, ya que no podían elegir ni ser elegidos para las magistraturas
romanas. La comunidad etrusca de “Caere” fue el primer municipio “sine sufragio”,
fue honrado con el título de ciudad romana, con exención de toda carga83 , y
Tusculo en el 381 A. C. fue el primer municipio optimo iure incorporado
plenamente a la órbita romana. Aunque estos municipios poseían distinto carácter,
ambos permanecían obligados a los munera respecto a Roma, especialmente
tributarios y militares. 84 Era entonces la labor de los municipios administrar justicia,
proteger y escuchar las quejas de las personas, atender sus necesidades y
promover el bien, defendiendo sus intereses y derechos.

Los municipios tuvieron un rol fundamental en el Imperio romano, ya que debió la


prolongación de su vida y conservación de fuerzas, a la buena organización de
ellos, hasta que también fueron víctima de las usurpaciones y excesivas
contribuciones, con que las ciudades fueron oprimidas por los Emperadores,
desde Constantino y sus sucesores. La centralización del gobierno comenzó a
ahogar su esfera de acción, restringiendo la jurisdicción de los magistrados
municipales pasándola a los pretores romanos. 85

La conformación de los municipios no era ni uniforme, ni homogénea, sino que


existía una gran variedad municipal, esto se debía a dos razones, la primera era

83 Aulo Gelio. 1959. Pág. 198.

84 Torrent, A. 1995. Pág. 303-305.

85 López, J. F. 1873. Pág. 60


!50

referente a la diversa índole de los tratados que habían firmado estas


comunidades con Roma de ello se desprende la falta de uniformidad y la segunda
razón depende de la organización debido al lugar donde estaban ubicados y
extensión de los mismos, de allí surge la carencia de homogeneidad.

En todos los municipios romanos había Asambleas populares que se


denominaban según la división que les servía de base, “comitia tributa o comitia
curiata”; durante la República éstas se reunieron para la elección de los
magistrados, así como para legislar y tomar todo linaje de acuerdos, pero en el
período del Imperio, la elección de dichos magistrados le correspondía al Senado
y no se elegían de entre el pueblo sino entre los decuriones que eran los
miembros del Consejo Municipal, especie de asamblea consultiva, deliberante y
legislativa cuyas decisiones eran obligatorias para los magistrados. 86

Roma propició en todas partes el régimen municipal, pero éste decayó a fines del
Imperio por la corrupción de los funcionarios y el centralismo estatal, sólo
subsistieron en su forma pero no en su espíritu87. Sólo quedó un municipio
soberano en Roma que reinó sobre los demás, que tenían sólo existencia civil; el
régimen municipal cambió de carácter y en lugar de ser un gobierno político se
convirtió en una especie de administración. Más adelante, los municipios romanos
recobraron su autonomía local y sus costumbres con los bárbaros.88

La diferencia existente entre los municipios romanos y los griegos fue que los
primeros estaban sometidos al poder de Roma, por el contrario en Grecia, eran
pequeñas ciudades independientes de la ciudad estado o Polis.

En concordancia con lo anterior, el origen del municipio podemos apreciarlo


generalmente a través de tres enfoques: uno sociológico, otro jurídico y otro
ecléctico, los cuales han sido analizados, contando cada uno con simpatizantes y

86 De Hinojosa y Naveros. 1974. E. Op. Cit. pág. 27, 32- 33.

87 Fustel de Coulanges. 1996. Pág. 276 - 280

88 López, J. F; Op. cit. pág. 61- 62.


!51

detractores cuyas posiciones han suscitado infinitos debates y controversias. De


seguidas y de manera breve veremos las tres ópticas:

a) Tesis sociológica. Es de origen natural, previo al Estado y no creado por éste,


puesto que el creador no puede ser posterior a la creación.

b) Tesis jurídica. Es una creación del Estado; antes que la ley declare al municipio
como tal, sólo existen congregaciones humanas asentadas en un territorio
determinado. Es una entidad territorial humana y jurídica creada por ley, ya que
antes de que la ley denomine municipio a un conglomerado social, éste no existe,
es sólo un centro de poblado. Es la ley que lo crea como tal, dándole su estructura
y su forma de ser.

c) Tesis ecléctica. Es de origen natural, aceptado por el Estado. Es una mixtura de


las tesis anteriores, requiriéndose para su existencia dos elementos esenciales,
primero agrupaciones vecinales y segundo el reconocimiento la ley.

La tesis ecléctica sobre su origen, es la que posee mayor argumento, ya que igual
que el Estado posee tres elementos constitutivos esenciales que son: territorio,
población y gobierno, no se puede concebir un municipio sin uno de estos
elementos.89

En este devenir del municipio y sin ánimo de ampliar en este trabajo su recorrido a
través de los siglos, pero observando su esencia, nos plantea Kelsen (1959) que
el municipio históricamente se desenvuelve bajo las figuras de la descentralización
perfecta o imperfecta. En la perfecta, el establecimiento de normas válidas sólo
para una parte del territorio, por un órgano competente para ello, no comprende la
posibilidad de suspensión o suplantación por otra central, en otras palabras la
norma local no es determinada por una central. En tanto que la descentralización
es imperfecta cuando el diseño de normas de distribuye entre un órgano central y
varios órganos locales, reservándose el primero la posible suspensión de la ley
local en virtud de su inconstitucionalidad. El mismo esquema sucede desde el

89 Robles Martínez. 2000. Pág. 31


!52

punto de vista de la ejecución, vale decir a tal extremo de que en la


descentralización imperfecta, tienen las autoridades centrales el derecho de “…
suspender y suplantar por una norma de poder central la ley otorgada por los
órganos locales, e igualmente se establece el derecho de las autoridades
centrales a inspeccionar y destituir a las locales, con lo cual no solo la ley local
puede ser suspendida y suplantada por la central, sino que incluso ésta puede
determinar plenamente el contenido de aquella.”90 Este enfoque de Kelsen lo lleva
a expresar la figura de la autonomía de la siguiente manera:

“La doctrina dominante suele caracterizar la autonomía situándola en una tal oposición a
la administración del Estado, que quedan separadas como cosas enteramente distintas,
la administración autónoma y la administración estatal. Se habla de que solo una parte
de la pública administración es dirigida por el Estado, mas no el resto, que es llevado por
corporaciones autónomas que cuidan de ciertas tareas administrativas públicas en lugar
del Estado. En gran número de casos, el Estado se limita a ordenar una materia
administrativa mediante una ley, dejando la ejecución de la misma a cago de una
corporación autónoma (Fleiner). Esta ejecución recibe el nombre de <<autonomía>>,
y sus titulares reciben el nombre ≪cuerpos autónomos≫. Su representante
característico es el municipio, en los Estados continentales. Sin embargo, la
descentralización no se limita en ese caso, por regla general –aunque otra cosa pudiera
desprenderse de lo dicho-, a la esfera de las normas individuales. Los órganos del
municipio pueden tener competencia también para establecer normas generales que no
tendrán el nombre de ≪leyes≫, pero que lo serán, en el fondo, desde el momento que
habrán sido establecidas por un cuerpo colegial representativo, por un consejo municipal
o ayuntamiento elegido por los vecinos del municipio.”91(resaltado mío)

Ahora bien, la dimensión de estas figuras de autonomía y descentralización,


vienen dadas, desde mi punto de vista, por la razón de estado en virtud de que se
asuma una posición monista o dualista en un país en particular. Sobre el punto,
es preciso aclarar que utilizaremos en adelante el término monismo o dualismo de
manera analógica, tomando como guía, el concepto de monismo en su origen
renacentista y al uso que de dicho término político hacen entre otros, la doctrina
inglesa y la norteamericana. Para instruir traemos a Heller (1998), quien se refiere
al monismo como: “…unidades de poder continuas y reciamente organizadas, con
un solo ejército que era, además permanente, una única y competente jerarquía
de funcionarios y un orden jurídico unitario, imponiendo además a los súbditos el
deber de obediencia con carácter general.”. 92 De la misma idea Marsal y

90Kelsen. 1959. Págs. 234 y 235


91 Ibid. Pág. 240

92Heller. 1998. Pág. 170


!53

Garmendia (1976). 93 En tanto que Ackerman (1993) se expresa sobre el mismo


término así:

“La escuela de los demócratas monistas es, entre todas las escuelas modernas, la que
tiene un pedigrí más impresionante: Woodrow Wilson, James Woodrow Wilson, Thayer,
Charles Beard, Oliver Wendell Holmes, Robert Jackson Alexander Bickel, John Ely. Estos
y otros muchos destacados pensadores y políticos hicieron que el monismo fuese
durante el pasado siglo la postura dominante entre los constitucionalistas más serios.
Como sucede con todas las ideas recibidas, en el monismo abundan las complejidades.
Pero, en el fondo, el monismo es muy simple: la democracia requiere la concesión de
una autoridad legislativa plena a los ganadores de las últimas elecciones
generales, en la medida, al menos, en que las elecciones hayan tenido lugar de
forma libre y de acuerdo con unas normas justas y en tanto los vencedores de las
mismas no traten de impedir la siguiente ronda programada de contiendas
electorales.” 94(resaltado mío)

Análogamente también, Heller (1998) conceptúa al dualismo como dos o más


organizaciones (príncipe y otro estamento) que de manera independiente creen
tener el mejor derecho y por ende poseen una estructura de poder que incluye
funcionarios, tribunales, finanzas particulares hasta representación internacional.95
Equivalentemente, sólo en cuanto a la existencia de dos esquemas a abordar,
Ackerman (1993), ve en el dualismo norteamericano la exigencia a los
funcionarios electos de transitar en dos direcciones, una es la senda legislativa
para lograr legitimidad democrática y otra en la que deben conseguir la buena pro
de la Cámara, el Senado y el Presidente.96

A nuestros efectos, si nos referimos a autonomía y a descentralización en los


términos kelsenianos antes comentados, podemos decir que actualmente, desde
nuestra óptica y utilizando analógicamente los conceptos de monismo y dualismo
también referidos, el ordenamiento jurídico-constitucional venezolano nos
asoma un híbrido, que interesantemente se pasea pendularmente por la
tríada, autonomía /descentralización imperfecta-monismo/dualismo, con un

93Marsal, Juan F. y Garmendia, José A. 1976. Pág. 256. “Monismo político. En este caso, se
afirma para toda la sociedad la necesaria existencia de un único órgano supremo de autoridad y
poder, que sería el Estado. Así, Th. Hobbes pudiera considerarse partidario del monismo político
frente al pluralismo de quienes afirman que no hay en la sociedad un grupo provisto de poder
absoluto o no compartido con otro.”
94 Ackerman. 1993. Pág. 26

95Heller. 1998. Pág. 169

96Ackerman. 1993. Pág. 27


!54

claro abordaje de nuevo constitucionalismo latinoamericano. Nos


explicamos: la Constitución patria en su Título IV, Capítulo IV97, desarrolla el Poder
Público Municipal, pero lo hace de tal forma que sólo a través de leyes centrales
(Orgánicas y Estadales) se le asigna a esta entidad territorial la dinámica de
funcionamiento en todos sus aspectos.98 En términos kelsenianos, estamos aquí
en presencia de la más pura autonomía con descentralización imperfecta, con
un monismo en el sentido de Heller, debido a la existencia de un Estado Central
que impone a través de legislación todo el devenir de una entidad territorial, es
decir, hay un diseño de normas distribuido entre un órgano central y varios
órganos locales, reservándose el primero la posible suspensión de la ley local en
virtud de posible inconstitucionalidad.

Paralelamente, siguiendo a Ackerman (1993), es claro que el esquema de control


presente en la constitución asignado tanto al Poder Legislativo como al Poder
Ciudadano, nos lleva a pensar en un dualismo, es decir los funcionarios electos
tienen que acceder a la aprobación del Poder Ciudadano (Contraloría y
Defensoría) en sus actuaciones y a la aprobación de las mismas por parte del
Poder Legislativo. Esto nos asoma tangencialmente a la concreción en nuestra
constitución, del verdadero objeto del Derecho Administrativo como lo presenta
Briceño León (2016) al comentar el parecer de Wade, quien ve en esa disciplina el
verdadero control del funcionamiento administrativo del gobierno. 99

97Constitución de la República Bolivariana de Venezuela. 1999. Título IV, Capítulo IV. Artículos 168
al 184.

98Artículo 169. La organización de los Municipios y demás entidades locales se regirá por esta
Constitución, por las normas que para desarrollar los principios constitucionales establezcan las
leyes orgánicas nacionales, y por las disposiciones legales que en conformidad con aquella dicten
los Estados. La legislación que se dicte para desarrollar los principios constitucionales relativos a
los Municipios y demás entidades locales, establecerá diferentes regímenes para su organización,
gobierno y administración, incluso en lo que respecta a la determinación de sus competencias y
recursos, atendiendo a las condiciones de población, desarrollo económico, capacidad para
generar ingresos fiscales propios, situación geográfica, elementos históricos y culturales y otros
factores relevantes. En particular, dicha legislación establecerá las opciones para la organización
del régimen de gobierno y administración local que corresponderá a los Municipios con población
indígena. En todo caso, la organización municipal será democrática y responderá a la naturaleza
propia del gobierno local.

99Briceño Leon. 2012. Pág. 52


!55

Ahora bien, se hace necesario citar nuevamente a Heller (1998) cuando nos
expone diferentes razones de estado claramente expresadas en nuestra Carta
Magna: Poder Político, Poder Económico, Poder Político y Económico y Voluntad
Popular con Decisión Económica, 100 perfectamente aplicables al esquema tripartito
comentado en el párrafo anterior y que de manera evidente se equilibran entre los
detentadores del poder y los destinatarios del mismo, tal y como lo manifiesta
Loewenstein (1986) al decir que el Estado moderno, constitucional y democrático
tiene como fundamento esencial armonizar las diferentes fuerzas sociales que
pugnan entre sí, garantizando el libre desenvolvimiento del ser humano.101 Esto lo
notamos en el desarrollo legislativo que nuestro país ha mostrado, al incorporar de
manera protuberante la participación de la comunidad en todos los ámbitos, léase:
político, social, de planificación, presupuestario, de ejecución, de control y
económico. A la sazón, la mayor demostración la tenemos en la “Ley de los
Consejos Locales de Planificación Pública”, en donde las potestades otorgadas a
la comunidad a nivel municipal, prácticamente le asignan un imperio casi total.
Las expresiones, “planificación y presupuesto participativos” y “democracia
representativa y participativa” tienen en esta ley su más clara materialización.
Cristalízase luego lo que modernamente ha venido a llamarse “nuevo
constitucionalismo latinoamericano” que, a pesar de las falencias conceptuales y
teóricas que afloran los diferentes autores que sobre el tema escriben,
concordamos en su idea central que podría expresarse así:

“El nuevo constitucionalismo defiende que el contenido de la Constitución debe ser


coherente con su fundamentación democrática, es decir, que debe generar mecanismos
para la directa participación política de la ciudadanía, debe garantizar la totalidad de los
derechos fundamentales incluidos los sociales y económicos, debe establecer
procedimientos de control de la constitucionalidad que puedan ser activados por la
ciudadanía y debe general reglas limitativas del poder político pero también de los
poderes sociales, económicos o culturales que, producto de la historia, también limitan el
fundamento democrático de la vida social los derechos y libertades de la ciudadanía.”102

100Heller. 1998. Pág. 181

101Loewenstein. 1986. Pág. 26 y 27


102 Viciano Pastor y Martínez Dalmau. 2010. Pág. 19
!56

Lo dicho en el fragmento anterior es la cristalización de lo que llamaremos en este


trabajo el PODER INVERSO. Pero para hablar de esta última frase, aclaremos
primero qué es el PODER. En líneas generales y sin el ánimo de desarrollar un
tratado sobre el tema, podemos decir en principio que “la palabra poder designa la
capacidad de obrar, de producir efectos, y puede ser referida tanto a individuos o
grupos humanos como a objetos o fenómenos de la naturaleza.”, de forma más
detallada “A” tiene poder sobre “B”, cuando el comportamiento intencionado del
primero provoca una conducta deseada del segundo, aunque este poder hace
alusión sólo al aspecto coercitivo y volitivo. Cuando “A” produce una modificación
en la conducta de “B” sin intención, sólo porque “B” quiere seguir su ejemplo,
también se materializa el poder del primero sobre el segundo. Otra forma de
influencia la tenemos también en la habilidad retórica de “A” sin que medie
coacción, tendríamos aquí un poder potencial103. Lo anterior concuerda
perfectamente con lo expresado por Weber (2002): “Poder significa la facultad o
probabilidad, en el marco de una relación social, de implantar la propia voluntad
incluso contra la resistencia.”104 Análogamente, para Dahl (1957) “el poder es más
o menos lo siguiente: A tiene poder sobre B en la medida en que logre que B haga
algo que no haría de otro modo” 105, formalizando su concepción así:

P = p1 – p2

Donde p1 representa la probabilidad de que B ejecute las instrucciones de A,


mientras que p2 simboliza la probabilidad de que B las ejecutara de todos modos
o motu propio.

Por otra parte y en el mismo sentido de lo antes expuesto, Naím (2016) expresa:
“El poder es la capacidad de dirigir o impedir las acciones actuales o futuras de

103 Bobbio. 1998. Págs. 1191-1194

104 Weber. 2002. Pág. 43

105 Dahl. 1957. Págs. 106 y ss


!57

otros grupos e individuos. O, dicho de otra forma, el poder es aquello con lo que
logramos que otros tengan conductas que, de otro modo, no habrían adoptado.”106

Ahora bien, Bachrach y Baratz (1970), plantean un enfoque bidimensional del


poder al plantearlo con dos significados; el primero se refiere a todas las formas
de control exitosa de A sobre B, es decir la consecución por A de la obediencia de
B, y en segundo lugar, consideran poder, a la obediencia de B mediante
amenazas o sanciones. En este último sentido desarrollan la siguiente tipología:

Coerción, cuando A consigue la obediencia de B mediante una amenaza de


privación dondequiera que hay un conflicto en torno a los valores o al curso de la
acción entre A y B. Influencia, donde A sin recurrir a una amenaza tácita o franca
o de privación rigurosa, hace que B cambie el curso de su acción. Autoridad; aquí
B obedece porque reconoce que la orden de A es razonable en términos de sus
propios valores, bien porque su contenido es legítimo y razonable, bien porque se
ha llegado a él a través de un procedimiento legítimo y razonable. Fuerza; cuando
A alcanza su objetivo frente a la no obediencia de B despojándole de la opción
entre obediencia y no obediencia, y Manipulación en la que observamos una
variante de la fuerza distinta de la coerción, la influencia y la autoridad, dado que
aquí la obediencia es posible al faltar por parte del que ha de obedecer un
conocimiento bien de la procedencia, bien de la naturaleza exacta de lo que se le
pide107.

Ahora bien, a la luz de que B, podría no tomar ninguna decisión, lo cual a su vez
es una decisión, Lukes (1985)108 nos dice:

“Concluyo, pues, que el enfoque bidimensional del poder comporta una crítica
matizada -y digo matizada porque todavía se supone que la adopción de no
decisiones es una forma de adopción de decisiones- del carácter behaviorista
del primer enfoque y deja un margen para considerar las formas en que se
puede impedir que se adopten decisiones acerca de problemas potenciales en
torno a los cuales existe un conflicto observable de intereses (subjetivos)

106 Naím. 2016. Pág. 28

107 Bachrach y Baratz. 1962. Págs. 24, 28, 30, 34 y 37

108 Lukes. 1985. Págs. 15 y 16


!58

considerados como encarnados en preferencias políticas expresas y agravios


infrapolíticos.”

Otra óptica nos la ofrece Arendt (2005) relacionando el poder con los esquemas
ateniense y romano, en donde la república se basa en el imperio de la ley apoyado
en el poder del pueblo. Así nos dice que el poder es una forma de acción
consensuada, en virtud de que quien lo ejerce lo hace debido a la decisión de una
colectividad para que actúe en su nombre, de tal forma que cuando ese conjunto
de personas desaparece, igualmente se extingue el poder 109. De la misma opinión,
según nuestro parecer, Parsons (1957)110, Heller (1998) 111, García-Pelayo
(1998)112.

Retornemos luego a la expresión PODER INVERSO, lo cual dilucidaremos


comentando que en las dimensiones del poder antes referidas, está implícita una
relación bidireccional entre gobernantes y gobernados, donde los primeros se
deben a los segundos en cuanto al otorgamiento de facultades y potestades para
que en un ámbito de legitimidad y legalidad, el poder con todos los atributos que
este comporta, se ejerza en una estructura de consenso que llamamos “Estado de
Derecho”, el cual lleva ínsito y de manera explícita, la atribución de los
administrados de cambiar, de acuerdo a las reglas dispuestas para ese fin, el
cuerpo de individuos a quienes se les otorgó la autoridad legítima para el ejercicio
del mando, todo esto a su vez en la esfera de que lo pudiéramos llamar una “Ley
Fundamental”.

109 Arendt. 2005. Págs. 55 y ss

110 Parsons. 1957. Pág. 308. “Poder es, por tanto, una capacidad generalizada de garantizar el
cumplimiento de obligaciones vinculantes por parte de unidades dentro de un sistema de
organización colectiva, cuando las obligaciones se legitiman mediante la referencia a su
repercusión en las notas colectivas y donde, en caso de actitudes recalcitrantes, se presuma la
ejecución mediante sanciones situacionales negativas, cualquiera que sea el agente efectivo de tal
ejecución.

111 Heller. 1998. Pág. 215: “…el poder político es un poder público, es decir, se unifica, cuando la
pluralidad de autores da a su representante la autorización de todos y de cada uno de ellos, de tal
manera que el representante se convierte en depositario de sus acciones.”

112 García-Pelayo. 1998. Pág. 46


!59

Pero ¿qué pasa cuando el factor humano en la estructura de poder no cumple las
expectativas de los gobernados? Comienza a resquebrajarse la estructura
tradicional de partidos y el poder centralizado inicia una migración hacia entidades
más pequeñas que surgen del seno de la sociedad. Incluso dentro de las
estructuras partidistas ya la forma de seleccionar a sus representantes comienza a
minarse bajo la influencia de rebeldes que dejaron de creer en sus líderes
tradicionales, de tal manera que la decadencia de las formas tradicionales hace
que muchos individuos que rondan lo viejo, comiencen a erigirse como nuevos
líderes que pescando en rio revuelto, aglutinan el descontento para iniciar un
camino hacia el poder prescindiendo de las poderosas pero desvencijadas
maquinarias partidistas.

En este maremágnum, por lo menos en Venezuela, ha surgido una expresión


denominada “sociedad civil” que, apartándose de la vieja forma de hacer política
ya desacreditada, trata de capitalizar la creciente inconformidad con el status que
describe Naím (2016)113 en los siguientes términos:

“La política siempre ha sido el arte del compromiso, pero ahora parece haberse
convertido en el arte de impedir que se logren acuerdos. El obstruccionismo y
la parálisis son rasgos cada vez más habituales en el sistema político, en todos
los niveles de toma de decisiones, en todas las áreas del gobierno y en la
mayoría de los países. Las coaliciones fracasan, las elecciones se celebran
con más frecuencia y los <<mandatos>> que otorgan los votantes a quienes las
ganan son más escurridizos. La descentralización y el traspaso de
competencias de los gobiernos centrales a regiones, alcaldías y otros
organismos locales están creando en muchos países una nueva realidad
política que refleja que las decisiones se toman más en el ámbito local que por
el gobierno nacional. Y de estos ayuntamientos, asambleas y gobiernos
regionales más fuertes surgen nuevos políticos y funcionarios electos o
designados que se destacan y erosionan el poder de los máximos responsables
políticos asentados en las capitales nacionales. Incluso el poder judicial se
suma a esta tendencia: a escala mundial se observa un nuevo activismo judicial
que lleva a cortes, jueces y magistrados a intervenir en conflictos políticos que
en el pasado eran de la sola incumbencia del poder legislativo o del ejecutivo.”

Apunta Naím (2016) hacia el nacimiento de lo que hemos denominado en este


trabajo: “PODER INVERSO”, consistente este en la fuerza ejecutiva que
tienen la sociedad civil organizada para hacer cumplir sus deseos o
peticiones. Si nos vamos al concepto basal de poder, es la potencia que
tiene el pueblo elector para hacer que el o los gobernantes elegidos hagan lo

113 Naím. 2016. Págs. 106 y 107


!60

que quieren los votantes, en un marco constitucional y legal que provee los
mecanismos para que ese estado de cosas suceda. Y aunque esto parece un
desafío a la fuerza de gravedad equivalente a que una cascada corra al revés, es
posible perfectamente por lo menos en el Municipio y de manera directa sin que
haya intermediarios representativos tales como Concejales o Diputados, cambiar
radicalmente el esquema de que los mandatarios ejercen el mando y la comunidad
tiene que obedecer. Aquí el pueblo tiene el poder sobre el mandatario y puede
obligarle a que este último se comporte como la comunidad quiere. Se concreta
aquí entonces perfectamente el concepto más popular de poder, sólo que ahora y
de manera inversa, establece la voluntad a seguir, quien inicialmente era el
destinatario de la acción coactiva. Y no solo esto, sino que tiene el poder de
verificar con la periodicidad que desee, que las instrucciones asignadas se estén
cumpliendo cabalmente.
!61

10. PROTEGIENDO AL MUNICIPIO DE LA DOT

En este contexto pretendemos, aprovechando la estructura constitucional y legal


existente en nuestro país, proponer a nivel municipal sin perjuicio de que lo que
aquí comentado pueda extenderse a otros ámbitos del Estado, la creación de una
configuración operativa que le permita a la comunidad en combinación con la
Alcaldía, frenar o evitar el impacto pluriofensivo de la DOT como fenómeno global,
amenaza grave y prolongada contra la integridad de los Estados, asunto este ya
ampliamente comentado.

Es imperativo entonces para continuar, expresar que, si las entidades privadas


que forman parte del Sistema Financiero (personas naturales y jurídicas 114), tienen
la obligación de la Mejor Diligencia Debida por ser “Sujetos Obligados en
Función de Garantes por Organización” 115 (SOFGO), velando ante el Estado
por una administración eficiente del riesgo permitido evitando el riesgo no
permitido, al ser utilizadas como intermediarios financieros de los delitos de
legitimación de capitales y/o financiamiento al terrorismo, entonces por
equivalencia las Alcaldías, por su actividad permanente y dinámica en pro del

114 Véase Artículo 9 de la Ley Orgánica contra la Delincuencia Organizada y Financiamiento al


Terrorismo

115Ramírez Monagas. 2010. Págs. 38 y 39


!62

progreso social que le compete, serían también SOFGO. Estaría así, sujeta a la
vigilancia control de los “Sujetos Obligados en Función de Garante por
Institución”116 (SOFGI) establecidos en el artículo 7 de la LOCDOFT, con el objeto
verificar que el patrimonio financiero que le ha sido encomendado se utilice
protegido de la DOT. Es obvio entonces que esto implicaría una modificación de la
ley.

En efecto, el movimiento financiero que se realiza función de la actividad


presupuestaria, contratista y recaudadora, convierte a La Alcaldía en un posible
caldo de cultivo para negocios ilícitos con apariencia lícita que obliga a tomar las
medidas necesarias. A la vez por su naturaleza, el municipio maneja una
presumible vía de legitimación de capitales representada por la permisología que
administra en cuanto al desarrollo de infraestructura se refiere y la construcción
propiamente dicha, lo que también abre las puertas a concusión, corrupción pasiva
propia e impropia y otros delitos previstos en la Ley Contra la Corrupción117. Como
se observa existen en el municipio cuatro (4) espacios claros donde la DOT
pudiera desplegar sus tentáculos: a) obtención de permisología para la
construcción, b) construcción de infraestructura, c) compras y procesos de
contratación pública y d) recaudación; utilizando en todos ellos la corrupción como
herramienta.

Esta óptica nos lleva a una modificación radical de la Ley Orgánica contra la
Delincuencia Organizada y Financiamiento al Terrorismo, la cual no será tratada
en este ensayo, pero que apunta a proteger el Plan de Desarrollo Municipal, en
virtud de las fuertes inversiones y del significativo caudal monetario implicado.

116Ibid. Pág. 6. “Según Michael Pawlike el garante de protección está obligado a vigilar todas
aquellas fuentes de peligro que puedan ser peligrosas para el bien jurídico cuya custodia le está
encomendada. Por aceptación del cargo público. Como titular de un deber propio de su función.
En el papel de garante que corresponde al poder público frente a las personas sobre las que ejerce
esa jurisdicción, fijar el alcance y las características del cuidado y la protección específicos, así
como de los bienes jurídicos bajo su protección.”

117Gaceta Oficial N⁰ 6.155 extraordinario. 13 de noviembre de 2014. Ley Contra la Corrupción


(reforma). Artículos 62, 63 y 64.
!63

Es mandatorio pues mencionar que el Alcalde, actuando en su carácter de primera


autoridad civil del gobierno y de la administración del municipio y en cumplimiento
de sus atribuciones conferidas en la Ley Orgánica del Poder Público Municipal, la
Ley Orgánica de Planificación Pública y popular y la Ley de los Consejos Locales
de Planificación Púbica, tiene la obligación de presentar el Plan Municipal de
Desarrollo, el cual es el instrumento de gobierno que permite establecer los
proyectos, objetivos, metas, accione y recursos dirigidos a darle concreción a los
lineamientos plasmados en el Plan de Desarrollo Económico y Social de la Nación
2013-2019118 , a través de la gestión coordinada de los órganos y entes de la
Administración Pública Municipal y las instancias del Poder Popular del municipio.
De ahí que en el plan deben integrarse los lineamientos del Plan Operativo Anual y
el Plan Estratégico Institucional, a partir de las demandas y propuestas de los
habitantes del municipio, así como de todas las organizaciones políticas, sociales,
públicas y privadas que conforman la sociedad civil. Demandas estas organizadas
y sistematizadas a través de diferentes espacios de consulta y atención
ciudadana. En fin, se conjugan en este instrumento todas las aspiraciones de la
comunidad organiza en armonía con la Constitución de la República Bolivariana
de Venezuela y con el ordenamiento jurídico nacional, con énfasis en la directriz:
“planificación, presupuesto y control participativos”. Constituyendo el marco
legal referido lo siguiente:

1. Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, artículos 6, 16, 51,


62, 70, 136, 168, 178, 182, 184 y 185, entre otros.

2. Ley Orgánica de Administración Pública, artículos 10, 12, 21, 22, 23, 26 y
119119, entre otros.

3. Ley Orgánica del Concejo Federal de Gobierno, artículos 5, 11, 14, 21, 22,
23, 24 y 25120 , entre otros.

118Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela. No 6.118 Extraordinario, 4 de


diciembre de 2013. Ley Plan de la Patria 2013-2019

119GacetaOficial de la República Bolivariana de Venezuela N⁰ 6.147 Extraordinario de fecha 17 de


noviembre de 2014

120Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela N⁰ 5.963 Extraordinario del 22 de


febrero de 2010
!64

4. Ley Orgánica del Poder Público Municipal, artículos 52, 60, 88 y 111, entre
otros121 .

5. Ley Orgánica de Planificación Pública y Popular, artículos 8, 13, 19, 36, 37,
38 y 39122 , entre otros.

6. Ley de los Consejos Locales de Planificación Pública, artículos 2, 13, y


21123, entre otros.

A lo antes planteado pudiera presentarse el planteamiento de que la comunidad


está protegida por los siguientes instrumentos normativos:

1. Ley contra la Corrupción

2. Ley de Contrataciones Públicas

3. Reglamento de la Ley de Contrataciones Públicas

4. Ley de la Contraloría General de la República y del Sistema Nacional de


Control Fiscal

5. Reglamento de la Ley Orgánica de la Contraloría General de la República y


del Sistema Nacional de Control Fiscal

6. Ley Orgánica de Contraloría Social

7. Ley Orgánica contra la Delincuencia Organizada y Financiamiento al


Terrorismo

sin embargo, creemos que la incultura de la comunidad en cuanto a control se


refiere, el desconocimiento de las leyes y la ausencia de promoción y difusión de
los de mecanismos o procedimientos de control que garanticen la presencia del
pueblo en la actividad municipal, nos inducen a pensar que no es suficiente un
andamiaje jurídico para que se verifique el PODER INVERSO antes analizado,

121Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela N⁰ 6015 Extraordinario de fecha 28 de


diciembre de 2010

122Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela N⁰ 6.148 Extraordinario de fecha 18 de


noviembre de 2014

123Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela N⁰ 6.017 Extraordinario de fecha 30 de


diciembre de 2010
!65

sino que es necesario que se emprenda un vasto programa educacional, que no


solo se aplique en la sociedad civil en todas sus manifestaciones, sino que debe
abarcar la educación formal, en cuanto a las facultades constitucionales y legales
que tiene la comunidad para hacer que la Alcaldía, no solo planifique,
presupueste, ejecute, controle y contrate, sino que la comunidad tiene todas las
herramientas jurídicas para participar de manera activa en estas actividades,
principalmente en la Ley de Consejos Locales de Planificación. Es decir, no sólo
basta con que la Alcaldía incorpore a la sociedad civil en el diseño del Plan de
Desarrollo Municipal, es necesario que se tome conciencia de que existen los
mecanismos de acompañar de manera muy cercana el desenvolvimiento de las
autoridades en todas las etapas. Entre tanto, siendo que como ya se comentó
ampliamente, la DOT tiene el poder para afectar la vida ciudadana, puesto que
incide perjudicialmente en la evolución social e intelectual del ciudadano,
agrediendo a la familia, la comunidad y las instituciones, con los efectos
consecuentes en la economía al generar fuentes de empleo ilegal, promoviendo el
enriquecimiento ilícito, produciendo inflación, debilitando al estado a través de la
afectación de las organizaciones públicas minando su principios valores éticos,
aumentando así la corrupción, es inexorable que la reforma educacional abarque
no sólo el ámbito académico sino todas las formas de manifestación ciudadana,
incluyendo por supuesto, los tópicos relacionados con la DOT.

Si esto se lograra, nos acercaríamos más a la justicia social, la cual caminando


con Platón diríamos que sólo se logra si el Estado promueve la educación como
único e imprescindible medio para alcanzarla. Así, en “La República”, Platón se
nos muestra antes que legislador, como educador. Es diáfano entonces que El
Estado platónico, era una gigantesca abstracción pedagógica de tal forma que, él
lo concebía como el marco ideal para la educación del nombre justo, que es el
hombre verdadero. Veía que si en la antigua forma de la “polis” griega, la ley era la
!66

educadora de los ciudadanos, en “La República”, la educación de los verdaderos


hombres sustituye a la ley124. Sobre el particular nos expresa Jaeger (1953)125:

“En la República dijo expresamente que la educación iba a sustituir a una


legislación detallada, mientras que en Los Leyes hizo de la legislación el
instrumento de la educación de los ciudadanos. Cuanto más acometía el
problema desde este punto de vista práctico, es decir, cuanto más transformaba
su paideia, de educación que era de unos pocos, seleccionados para servir en
los puestos supremos de la comunidad, en educación de la masa ciudadana,
que era la nueva gran idea de Platón, tanto más se veía constreñido a
desembocar en una revalorización de la ley.”

Como se observa, este viraje de Platón hacia la educación, trató de cristalizar en


su filosofía política el verdadero desiderátum de la justicia. Contrariando las
generaciones pasadas en cuanto a la ley escrita como panacea de todos los
males sociales, se empeñó en demostrar que sólo a través de una óptima
educación, se podía verificar la justicia verdadera en el alma individual, desde
donde tenía que difuminarse hacia todas las facetas de la vida en comunidad. De
allí su sentencia: “El Estado ideal, sí es que alguna vez puede realizarse en la
tierra, no puede brotar sino del estado que hay en nosotros. De ahí que el primer
paso hacía su advenimiento sea una educación, constructiva de la personalidad
humana.”126

Es concluyente entonces que no es suficiente el ordenamiento jurídico vigente,


sino que es necesaria la creación de legislación que permita reforzar o rediseñar
un sistema de educación a nivel del municipio, tendente a que el ciudadano
aborde de manera diferente su relación con el gobierno local, en el entendido de
que este nuevo enfoque pedagógico, debe incluir adecuadamente, a la manera de
Platón, una fuerte carga filosófica asociada a la concientización sobre el
conocimiento y respeto a la ley, para que se verifique que el orden social, no es
más que un componente de la tríada conformada por: armonía en la naturaleza,
armonía interior y armonía social.

124 Jaeger, Werner. 1953. Págs. 39-41

125 Ibid. Pág. 42

126 Ibid. Pág. 40


!67

Paralelamente, el nuevo accionar de la comunidad a través de las reformas


educacionales comentadas, debe verificarse de la mano con ciertas
modificaciones relacionadas con la dinámica propia de la vida en la Alcaldía. Nos
referimos a lo que antes declaramos con detalle: hay que convertir a la Alcaldía
en un SOFGO debido al protuberante movimiento financiero que está en sus
manos. Tomada esta decisión con las modificaciones legales pertinentes, que
como ya reseñamos, no será objeto de discusión en este trabajo, tendría plena
vigencia la creación dentro de la Alcaldía de un Sistema Contra la Delincuencia
Organizada Nacional, Transnacional, el Terrorismo y su Financiamiento (en
adelante SCDONTTF). Insistimos de nuevo en que la LOCDOFT contempla
muchas falencias que han sido suficientemente analizadas por el Dr. Bayardo
Ramírez Monagas en su obra: La Ley Mutilada, pero creemos que utilizando los
recursos que la ley nos ofrece, podemos en la Alcaldía implantar el sistema
mencionado.

Qué sería entonces el (SCDONTTF), un conjunto de procedimientos, instructivos y


normas orientados a minimizar la probabilidad de que cualquier operación
financiera en la que esté involucrada la Alcaldía como SOFGO, sea utilizada por
los terroristas, sus financistas o los delincuentes de la DOT o nacional. Aunque en
la actualidad La Alcaldía no es un SOFGO, este sistema sería un émulo de lo
estipulado en el Artículo 7 de la Resolución 119-10 de la Superintendencia de
Bancos y otras Instituciones Financieras (SUDEBAN) 127. Luego, el objetivo
específico de este sistema se nos presentaría así:

REDUCIR AL MÍNIMO LA PROBABILIDAD DE QUE CUALQUIER OPERACIÓN


FINANCIERA DE LA ALCALDÍA SEA UTILIZADA POR LOS DELINCUENTES
ORGANIZADOS TRANSNACIONALES, NACIONALES, TERRORISTAS O SUS
FINANCISTAS.

La estructura del sistema sería la siguiente:

127Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela N⁰ 375.280 del 4 de marzo de 2010.


!68

SISTEMA CONTRA LA DELINCUENCIA ORGANIZADA


NACIONAL, TRANSNACIONAL, EL TERRORISMO Y SU
FINANCIAMIENTO (SCDONTTF)

PLAN
OPERATIVO
ANUAL

MANUAL DE POLÍTICAS,
MANUAL DE
ÉTICA NORMAS Y
PROCEDIMIENTOS

MANUAL DE
ADIESTRAMIENTO
!

PLAN OPERATIVO ANUAL: Este plan debe ser diseñado por una figura que está
prevista en la Resolución 119-10 de la Superintendencia de Bancos y otras
Instituciones Financieras (SUDEBAN) denominada Oficial de Cumplimiento, que
perfectamente podría crearse en la Alcaldía 128. Contempla los objetivos, metas,
que se desean alcanzar, así como los programas de trabajo, actividades, recursos
necesarios y responsables a todo nivel. Es importante destacar que este Plan
debe formar parte del Plan Operativo Anual y del Plan Estratégico que debe
elaborar la Alcaldía en cumplimiento de lo dispuesto en la Ley Orgánica de
Planificación Pública y Popular.

128 Artículos 22 y 23 de la Resolución 119-10 de la Superintendencia de Bancos y otras


Instituciones Financieras (SUDEBAN)
!69

MANUAL DE POLÍTICAS NORMAS Y PROCEDIMIENTOS: Este documento debe


integrar las políticas, normas, instructivos y procedimientos necesarios para
prevenir, evitar, detectar y lograr que se reprima cualquier actividad asociada a la
delincuencia organizada nacional, transnacional, al terrorismo y su
financiamiento129 .

MANUAL DE ADIESTRAMIENTO: Debe contemplar un programa anual de


capacitación dirigido a todo el personal de la Alcaldía que incluya aspectos
constitucionales, legales nacionales e internacionales sobre la DOT, además del
conocimiento y manejo de todos los procedimientos asociados al tema en cuestión
130.

MANUAL DE ÉTICA: Se trata aquí de poner en práctica, a través de


adiestramiento, todos los elementos manejados por el “Código de Ética del
Funcionario Público”131 a fin de que éste reafirme su compromiso consigo mismo,
con la Carrera Administrativa y con el Estado venezolano, esto en el contexto de la
Ley del Estatuto de la Función Pública132.133

Queremos insistir que al hacer mención de la Resolución 119-10 de la SUDEBAN,


lo hacemos sólo como referencia, ya que como hemos dicho, ni ella ni la
LOCDOFT son aplicables a las alcaldías. Sin embargo, nada obsta para que a
este nivel de gobierno territorial se implanten programas con la estructura antes
bosquejada. En fin, lo que proponemos es que en una entidad pública como el
municipio donde se maneja un alto volumen financiero, exista una estructura
interna que le permita a la Alcaldía y por ende a la comunidad, protegerse contra

129 Artículos 28 de la Resolución 119-10 de la Superintendencia de Bancos y otras Instituciones


Financieras (SUDEBAN)

130 Artículos 54, 55 y 58 de la Resolución 119-10 de la Superintendencia de Bancos y otras


Instituciones Financieras (SUDEBAN)

131 Rojas. 2006. La ética en la Administración Pública

132 Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela N⁰ 37.522. 6 de septiembre de 2002

133 Artículo 27 de la Resolución 119-10 de la Superintendencia de Bancos y otras Instituciones


Financieras (SUDEBAN)
!70

la delincuencia organizada nacional y transnacional. Cualquiera que sea la forma


que se asuma en definitiva para la defensa de la integridad económica aludida, y a
pesar de las debilidades y contradicciones de la ley, el Oficial de Cumplimiento al
velar por la ejecución del POA relativo a su área, tendría que estar en contacto con
la Unidad Nacional de inteligencia Financiera (en adelante UNIF), que es un
órgano desconcentrado, dependiente jerárquicamente del Ministerio del Poder
Popular, con competencia en planificación y finanzas, cuyas competencias y
atribuciones están detalladas en los artículos 24 y 25 de la LOCDOFT. En esta
senda, sería una de las actividades más importantes del Oficial de Cumplimiento,
la generación de Reportes de Actividades Sospechosas (en adelante RAS) que
deberá enviar a la UNIF para que esta en coordinación con la Oficina Nacional
Contra la Delincuencia Organizada y Financiamiento al Terrorismo 134, actúen en
consecuencia.

Con la misma idea de prevenir, evitar, detectar y lograr que se reprima cualquier
actividad asociada a la delincuencia organizada nacional, transnacional, al
terrorismo y su financiamiento y actuando de manera análoga a las SOFGO, la
Alcaldía podría implementar un programa similar al de “Conozca a su Cliente”,
sólo que el cliente no sería el término adecuado por razones obvias, pero
podríamos hablar, por ejemplo, de “Conozca a su usuario”, queriendo significar a
quienes van a solicitar permisos de construcción, a los participantes en los
procesos de contrataciones públicas o a los proveedores, elementos estos que de
alguna manera van a ejercer presión para obtener beneficios de la actividad propia
de la Alcaldía, con las derivaciones que esto pudiera traer, ya explicadas con
anterioridad. Sería imperioso entonces, abordar el tema de la “Diligencia Debida”,
por parte de los funcionarios públicos de la Alcaldía, con la consecuente aplicación
de políticas, prácticas, capacitación y controles para prevenir, evitar, detectar y
lograr que se reprima cualquier actividad asociada a la delincuencia organizada
nacional, transnacional, al terrorismo y su financiamiento.

134 Ver artículos 5 y 6 de la Ley Orgánica contra la Delincuencia Organizada y Financiamiento al


Terrorismo
!71

11. CONCLUSIONES

Habiendo hecho un recorrido sobre varios tópicos relacionados con la


Delincuencia Organizada Transnacional y el Municipio, a manera de epílogo
resaltaremos lo siguiente:

a. Podemos caracterizar a la Delincuencia Organizada Transnacional de la


siguiente manera:

• Se requiere la asociación o pertenencia de un grupo de tres o más


personas, con el objeto de dedicarse a actividades delictivas, para obtener
beneficios económicos.

• Es imprescindible en su actuación el Animus negocialis. Se orientan en


su actuación por principios empresariales buscando siempre mejor
posicionamiento en el mercado y los negocios en general. Se desenvuelven
como sistema.

• Es un fenómeno global a la manera de nuevo tipo asociativo de


delincuencia, con existencia mundial en todos los Estados o regiones con
Animus lucrandi que pueden especializarse en determinados productos o
servicios que van desde el comercio de muebles hasta el sector textil,
desde la confección hasta el comercio de carne, la distribución de agua
mineral, complejos hoteleros, cadenas de restauración, restaurantes,
basura, tóxicos y todo lo adecuado a la industria del entretenimiento y
tiempo libre, deportes, peluquería y centro de bronceados a su vez
convertidos en centro de distribución de drogas, hurto y venta de celulares,
con técnicos que los liberan, así como diferentes medios de cooperación,
vinculaciones, coordinaciones y alianzas entre ellas. Todas tienen sus
estructuras para legitimar capitales.

• Por su característica de fenómeno global contemporáneo, tiene una


influencia indeseada en los ámbitos, político, económico, social,
!72

tecnológico, informático y militar con acciones pluriofensivas hacia los


diferentes bienes protegidos de la sociedad y el Estado, afectando los
principios democráticos, por lo cual se le considera un problema de
Seguridad de Estado por su afectación en lo político con la creación de
Estados Paralelos.

• Actúa como empresa, integrada por el capital y el trabajo, como factores de


producción dedicadas a suministrar bienes y prestar servicios ilícitos y
lícitos, valiéndose generalmente del Estado con la consiguiente
responsabilidad corporativa, como persona jurídica del derecho privado.

• Poseen gran capacidad para operar redes sociales tanto personales como
tecnológicas, internet en todas sus variantes (Facebook, Instagram, You
tube, etc.) y telefonía móvil.

• Son sus herramientas principales la corrupción y la cooptación directa o


indirecta en las organizaciones del Estado.

b. Definitivamente, Venezuela es ESTADO FALLIDO, a la luz de la doctrina que


sobre el tema existe. Esto se evidencia en los resultados que durante 2014,
2015, 2016 y 2017, arrojó la encuesta ENCOVI (Radiografía de la crisis
venezolana). A saber, los datos más resaltantes del año 2017 son los
siguientes:

Pobreza: La pobreza por ingresos creció 5,2% en un año y pasó de 81,8% en


2016 a 87% en 2017. porcentaje de hogares en situación de pobreza creció
38%.
Alimentación: 9 de cada 10 venezolanos no puede pagar su alimentación
diaria.
Seguridad personal:
• 9 de cada 10 venezolanos considera que la inseguridad personal se agravó
durante el año.
• Los jóvenes son las principales víctimas de la violencia. 43 hombres y
mujeres entre 12 y 29 años mueren cada día en el país.
!73

• La tasa de homicidios en Venezuela se ubicó en 89 por cada 100 mil


habitantes, un incremento de más de 345% versus el año 1998.
Salud: Solo 19% de las mujeres embarazadas en el estrato más pobre se
controla desde el primer mes de gestación versus 73,3%.

Educación: Entre 2015 y 2017 el acceso a la educación entre la población de


3 a 24 años, en promedio, descendió de 78% a 71%.
Empleo: La tasa de desempleo abierto se incrementó de 7,4% en 2016 a 9%
en 2017.

Además de una disminución acelerada de nuestras reservas internacionales que


ya están por debajo de los 10.000,00 MM US$; una inflación anual acumulada
para el lapso enero-abril 2018 de 897 %; una inflación anual acumulada abril
2017-abril 2018 de 13.779%, una caída anual constante del producto interno
bruto que llega se posiciona en el 2018 en -12%, una caída impresionante de la
producción petrolera por debajo de 1.600.000 barriles diarios y una insolvencia
de pago de intereses con los organismos internacionales que nos hizo caer en
default desde el año 2017, aparte del impago de los interés correspondientes a
los bonos emitidos por la república desde agosto 2017.

c. En Venezuela existe UN ESTADO PARALELO dominado y administrado por el


estamento militar, cuya evolución ha coincidido con el desarrollo de la crisis antes
descrita. De tal forma que: “NO HAY SECTOR QUE FUNCIONE BIEN Y NO
HAY SECTOR DONDE NO HAYA MILITARES”. Se trata de un sistema de
gobierno donde los integrantes del sector militar se erigen en élite dominante de
la sociedad, dados el poder político y el poder económico adquiridos, razón por la
cual pasan a controlar de manera directa el andamiaje institucional del Estado.
En otras palabras, estamos en presencia de un Estado Cuartel, donde el sector
militar se convirtió en una clase dominante, por lo que presumimos que el
objetivo más allá de la gerencia del Estado, es la militarización de la sociedad,
puesto que a partir del dominio de los elementos antes mencionados, la
consecuencia es el control social de la población.
!74

d. Hay que desalojar la presencia militar de la Administración Pública. En


ninguna de las 26 constituciones que ha tenido nuestro país, se contempla
la participación del estamento militar en la administración pública. Esto es
así dado que, luego de un análisis de todas y cada una de esas constituciones
en cuanto a la Fuerza Armada se refiere sólo se pueden extraer las siguientes
expresiones que le son inherentes:

• Obediente
• Apolítica
• Profesional
• No deliberante
• Sujeta al poder civil
• Separada del poder civil
• La defensa de la nación como función principal
• Encargada de la estabilidad interna
• Incompatibilidad entre la autoridad civil y la militar
• Sin participación en la Administración Pública

Paralelamente, al llevar a cabo la misma operación en cuanto a las constituciones


latinoamericanas, luego de un análisis detallado de los artículos referidos a la
Fuerza Armada en esas constituciones, llegamos a las mismas conclusiones a las
que arribamos al revisar las constituciones venezolanas, es decir: La Fuerza
Armada debe ser:

• Apolítica
• Obediente
• Profesional
• No deliberante
• Sujeta al poder civil
• Separada del poder civil
• La defensa de la nación como función principal
• Encargada de la estabilidad interna
!75

• Incompatibilidad entre la autoridad civil y la militar


• Sin participación en la Administración Pública

e. El desarrollo constitucional y legislativo de nuestro país, es notorio al


incorporar de manera significativa la participación de la comunidad en todos
los ámbitos: político, social, de planificación, presupuestario, de ejecución,
de control y económico. A la sazón, la mayor demostración la tenemos en la
“Ley de los Consejos Locales de Planificación Pública”, en donde las potestades
otorgadas a la comunidad a nivel municipal, prácticamente le asignan un imperio
casi total. Las expresiones, “planificación y presupuesto participativos” y
“democracia representativa y participativa” tienen en esta ley su más clara
materialización.

Lo dicho en el fragmento anterior es la cristalización de lo que hemos llamado en


este trabajo el “PODER INVERSO”, consistente este en la fuerza ejecutiva que
tienen la sociedad civil organizada para hacer cumplir sus deseos o
peticiones. Si nos vamos al concepto basal de poder, es la potencia que
tiene el pueblo elector para hacer que el o los gobernantes elegidos hagan lo
que quieren los votantes, en un marco constitucional y legal que provee los
mecanismos para que ese estado de cosas suceda. Y aunque esto parece un
desafío a la fuerza de gravedad equivalente a que una cascada corra al revés, es
posible perfectamente por lo menos en el Municipio y de manera directa sin que
haya intermediarios representativos tales como Concejales o Diputados, cambiar
radicalmente el esquema de que los mandatarios ejercen el mando y la comunidad
tiene que obedecer. Aquí el pueblo tiene el poder sobre el mandatario y puede
obligarle a que este último se comporte como la comunidad quiere. Se concreta
aquí entonces perfectamente el concepto más popular de poder, sólo que ahora y
de manera inversa, establece la voluntad a seguir, quien inicialmente era el
destinatario de la acción coactiva. Y no solo esto, sino que tiene el poder de
verificar con la periodicidad que desee, que las instrucciones asignadas se estén
cumpliendo cabalmente.
!76

f. Es concluyente que no es suficiente el ordenamiento jurídico vigente,


sino que es necesaria la creación de legislación que permita reforzar o
rediseñar un sistema de educación a nivel del municipio, tendente a que el
ciudadano aborde de manera diferente su relación con el gobierno local, en el
entendido de que este nuevo enfoque pedagógico, debe incluir adecuadamente,
una fuerte carga filosófica asociada a la concientización sobre el conocimiento y
respeto a la ley, para que se verifique que el orden social, no es más que un
componente de la tríada conformada por: armonía en la naturaleza, armonía
interior y armonía social.

g. En la misma línea del aparte anterior, la modificación de la LOCDONFT se


hace impretermitible, no solo por sus enormes deficiencias conceptuales y
procedimentales, sino para convertir a la Alcaldía en un SOFGO debido al
protuberante movimiento financiero que está en sus manos. Tomada la
decisión al respecto, no sería necesario esperar la reforma, para la creación
dentro de la Alcaldía de un Sistema Contra la Delincuencia Organizada
Nacional, Transnacional, el Terrorismo y su Financiamiento (SCDONTTF).

h. A la luz de que la DOT, se ha convertido en un problema de Estado y de


Seguridad Nacional, se hace imprescindible una modificación del artículo 271 de
nuestra Carta Magna, de tal que se incorpore de manera bastante explícita, no
solo la extradición por los delitos de DOT, sino que deje clara la magnitud de la
amenaza contra la cual se luchará en el país y establezca los canales legales para
que esto se materialice.
!77

BIBLIOGRAFÍA

1. Ackerman, Bruce. 1993. Fundamentos de la historia constitucional


estadounidense. Instituto de Altos Estudios Nacionales de Ecuador. Quito.
Ecuador.
2. Angulo Rivas, Alfredo. 2001. Civiles, Militares y Política en Venezuela.
FERMENTUM. ISSN 0798-3069 - AÑO 11 - Nº 30 - ENERO - ABRIL - 2001
- 115-142136. Mérida. Venezuela.
3. Arangio - Ruiz, V. 1994. “Historia del Derecho Romano”. Editorial Reus.
Madrid. España.
4. Arendt, Hannah. 2005. Sobre la violencia. Alianza Editorial. Madrid. España
5. Aristóteles. Política.
6. Aulo Gelio. 1959. “Noches Áticas”, Libro XVI, Cap. XIII. Ediciones Jurídicas
Europa- América. Buenos Aires. Argentina.
7. Baudart, Anne. 2004. LA FILOSOFÍA POLÍTICA. Editorial siglo veintiuno
editores. Buenos Aires. Argentina.
8. Bachrach, P y Baraz, M. 1962. The Two Faces of Powers. American
Political Science Review. Estados Unidos de Norteamérica.
9. Bobbio Norberto, Matteucci Nicola y Pasquino Gianfranco. 1998.
Diccionario de Política. Editorial siglo veintiuno. México DF.
!78

10. Bobbio, Norberto y Bovero Michelangelo. 1985. Origen y fundamentos del


poder político. Editorial Grijalbo S.A. Hidalgo. México.
11. Bobbio, Norberto. 2005. Teoría general de la política. Editorial Trotta.
Madrid. España.
12. Briceño León, Humberto. 2012. Derecho administrativo y separación de
poderes – USA, Francia y Alemania. Ediciones Paredes. Caracas.
Venezuela.
13. Bunge Campos, Luis María. 2001. Problemática de los delitos Asociativos:
Autoría y Participación. Nada Personal… Desalma. Buenos Aires.
Argentina.
14. Caramés Ferro, J. M. 1963. “Instituciones de Derecho Privado Romano”.
Buenos Aires. Argentina.
15. Dahl, Robert. 1957. The concept of power. Departamento de Ciencias
Políticas. Universidad de Yale. Estados Unidos de Norteamérica.
16. De Hinojosa y Naveros, E. 1974. “Obras de Estudios de Síntesis” T. III.
Editorial Ministerio de Justicia y Consejo Superior de Investigaciones
Científicas. Madrid. España.
17. De Vergontini, Giuseppe. 1982. La supremacía del poder civil sobre el
poder militar en las primeras constituciones liberales europeas. Revista
Española de Derecho Constitucional Año 2. Núm. 6. Septiembre-diciembre
1982. Madrid. España.
18. Francine, Jácome. 2011. Fuerza Armada, Estado y Sociedad Civil en
Venezuela. Editorial ILDIS. Caracas. Venezuela.
19. G.W.F. Hegel. 1976. Lecciones sobre la filosofía de la Historia Universal.
Editorial Tecnos. México D.F.
20. Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela N⁰ 5.963
Extraordinario del 22 de febrero de 2010. Ley Orgánica del Consejo
Federal de Gobierno. Caracas. Venezuela.
21. Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela N⁰ 6.017
Extraordinario de fecha 30 de diciembre de 2010. Ley de los Consejos
Locales de Planificación Pública. Caracas. Venezuela.
22. Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela N⁰ 6.147
Extraordinario de fecha 17 de noviembre de 2014. Ley Orgánica de
Administración Pública. Caracas. Venezuela
23. Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela N⁰ 6.148
Extraordinario de fecha 18 de noviembre de 2014. Ley Orgánica de
Planificación Pública y Popular. Caracas. Venezuela.
24. Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela N⁰ 6015
Extraordinario de fecha 28 de diciembre de 2010. Ley Orgánica del Poder
Público Municipal.
!79

25. Gaceta Oficial Extraordinaria de la República Bolivariana de Venezuela Nº


6.156. 19 de noviembre de 2014. Ley Orgánica de la Fuerza Armada
Nacional Bolivariana. Caracas. Venezuela.
26. Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela. Extraordinario N⁰
5.754. 3 de enero de 2005. Protocolo contra el Tráfico Ilícito de Migrantes
por Tierra, Mar y Aire, que Complementa la Convención de las Naciones
Unidas contra la Delincuencia Organizada Transnacional. Caracas.
Venezuela.

27. Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela N⁰ 37.353. 27 de


diciembre de 2001. Protocolo para Prevenir, Reprimir y Sancionar la Trata
de Personas, Especialmente Mujeres y Niños, que complementa la
Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada
Transnacional. Caracas. Venezuela.

28. Gaceta oficial de la República Bolivariana de Venezuela N⁰ 37.357. 13 de


mayo de 2002. Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia
Organizada Transnacional. Resolución 55/25 del 15/11/2000. Caracas.
Venezuela.

29. Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela N⁰ 38.183. 10 de


mayo de 2005. Protocolo contra la Fabricación y el Tráfico de Armas de
Fuego y sus Piezas y Componentes y Municiones que Complementa la
Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada
Transnacional. Caracas. Venezuela.

30. Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela N⁰ 39.912. 30 de


abril de 2012. Ley Orgánica contra la Delincuencia Organizada y
Financiamiento al Terrorismo (reforma). Caracas. Venezuela.
31. Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela de la República
Bolivariana de Venezuela N⁰ 5.637 extraordinario. 7 de abril de 2003. Ley
Contra la Corrupción. Caracas. Venezuela.
32. Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela N⁰ 5.789. 26 de
octubre de 2005. Ley Orgánica contra la Delincuencia Organizada y
Financiamiento al Terrorismo. Caracas. Venezuela.
33. Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela N⁰ 6.155
extraordinario. 13 de noviembre de 2014. Ley Contra la Corrupción
(reforma). Caracas. Venezuela.
34. Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela N⁰ 37.522. 6 de
septiembre de 2002. Ley del Estatuto de la Función Pública. Caracas.
Venezuela.
!80

35. Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela N⁰ 375.280. 4 de


marzo de 2010. Normas relativas a la administración y fiscalización de los
riesgos relacionados con los delitos de legitimación de capitales y
financiamiento al terrorismo aplicables a las instituciones reguladas por la
Superintendencia de Bancos y otras Instituciones Financieras. Caracas.
Venezuela.
36. García-Pelayo, Manuel. 1998. Auctoritas. Cuadernos de la Fundación N°
4. Fundación Manuel García-Pelayo. Caracas. Venezuela.
37. García-Pelayo, Manuel. 2014. Idea de la Política. Fundación Manuel
García-Pelayo. Caracas. Venezuela.
38. Granadillo Colmenares. 2015. Ley Orgánica contra la Delincuencia
Organizada y Financiamiento al Terrorismo. Ediciones Paredes. Caracas.
Venezuela.
39. Granadillo Colmenares. 2016. Delincuencia Organizada En el
Ordenamiento Jurídico Venezolano. Vadell hermanos editores. Caracas.
Venezuela.
40. Heller, Hermann. 1998. Teoría del Estado. Fondo de Cultura Económica.
México. Distrito Federal.
41. Hopenhayn, Benjamín y Vanoli Alejandro. 2001. La globalización financiera.
Génesis, auge, crisis y reformas. Fondo de Cultura Económica. Argentina.
42. Jaeger, Werner. 1953. Alabanza de la ley: Los orígenes de la filosofía del derecho
y los griegos. Civitas (Instituto de Estudios Políticos – España).
43. Kelsen, Hans. 1959. Teoría general del estado. Editorial Nacional. México.
Distrito Federal.
44. Koontz, Harold y O’Donnell Cyril. 1973. Curso de administración moderna:
un análisis de las funciones de la administración. McGraw-Hill. México.
Distrito Federal.
45. Koontz, Harold y Weihrich, Heinz. 2004. Administración – Una perspective
global. McGraw-Hill. México. Distrito Federal.
46. Kunkel, W. 1999. “Historia del Derecho Romano”. Editorial Ariel.
Barcelona. España.
47. Lapieza Elli, A. 1981. “Historia del Derecho Romano”. Editorial Cooperativa
de Derecho y Ciencias Sociales. Buenos Aires. Argentina.
48. Llerena, Patricia Marcela. 2001. Criminalidad Organizada Transnacional y
Finanzas. Nada personal… Ediciones Desalma. Buenos Aires. Argentina.
49. Locke, John. 2004. Segundo Tratado sobre el Gobierno Civil. Alianza
Editorial – Filosofía. Madrid. España.
50. Loewenstein, Karl. 1986. Teoría de la constitución. Editorial Ariel.
Barcelona. España.
!81

51. Lombardi, A. 2011. El Militarismo, en Simón Bolívar analytic, número 22.


CEPPRO. Caracas. Venezuela.
52. López, J. F. 1873. “Estudio político de la República Argentina y un cuadro
histórico del gobierno municipal de los pueblos romanos y germánicos”.
Buenos Aires. Argentina.
53. Lukes, Stevens. 1985. El poder. Un enfoque radical. Editorial Siglo XXI.
Madrid. España.

54. Machillanda, J. 2011. Carta del editor, en Simón Bolívar analytic, número
22. CEPPRO. Caracas. Venezuela.

55. Marsal, Juan F. y Garmendia, José A. 1976. Diccionario de Ciencias Sociales.


Edición del Instituto de Estudios Políticos. Redactado bajo el patrocinio de la
U.N.E.S.C.O. Madrid. España.
56. Martín. A. 2011. Militarismo, en Simón Bolívar analytic, número 22.
CEPPRO. Caracas. Venezuela.
57. Naciones Unidas. 2004. Convención de las Naciones Unidas Contra la
Delincuencia Organizada Transnacional y sus Protocolos. Editado por la
Oficina Contra la Droga y el Delito de las Naciones Unidad. Nueva York.
Estados Unidos de Norteamérica.

58. Naím, Moisés. 2016. El fin del poder. Editorial, LIBROS EL NACIONAL. Caracas.
Venezuela.
59. Nava Negrete, Alfonso. 1997. Diccionario jurídico mexicano. Editorial
Porrúa, IIJ, 10ªedición.México.
60. O’donnel Cyril y Ozlak O. 1981. Estado y políticas estatales en América
Latina: hacia una estrategia de investigación. Centro de Estudios de
Estado y Sociedad (CEDES). Buenos Aires. Argentina.
61. Ortiz-Alvarez, Luis y Lejarza A., Jacqueline. 1997. Constituciones
Latinoamericanas. Biblioteca de la Academia de Ciencias Políticas y
Sociales. Caracas. Venezuela.
62. Ossorio, Manuel. 1984. Diccionario de ciencias jurídicas, políticas y
sociales. Editorial Heliasta S.R.L. Buenos Aires. Argentina.

63. Parsons, Talcott. 1957. The Distribution of Power in American Society.


Universidad de Cambridge. Estados Unidos de Norteamérica.

64. Petit Medina. 2014. Chávez y la perversión del Ejército. Fundación


Cátedra Pío Tamayo. Centro de Estudios de Historia Actual – IIES –
FACES. Universidad Central de Venezuela. Caracas. Venezuela.
65. Ramírez Monagas, Bayardo. 2005. El Estado paralelo. Sólo negocios –
Una visión total. Bid & co. Editor. Caracas. Venezuela.
!82

66. Ramírez Monagas, Bayardo. 2009. Corrupción y guerras de cuarta


generación. bid & co. editor. Caracas. Venezuela.
67. Ramírez Monagas, Bayardo. 2009-2. Falso Positivo, Falso Negativo. El
fruto del árbol envenenado en la bandeja de plata. Legitimidad y Legalidad.
Editado por Bayardo Ramírez Monagas. Impreso por Gráficas El Portatítulo
C.A. Mérida. Venezuela.
68. Ramírez Monagas, Bayardo. 2010. WHITE PAPER. Apreciación Situacional
de la Resolución N⁰ 119-10 de la Superintendencia de Bancos y otras
Instituciones Financieras de 4 de marzo de 2010, publicada en la G.O. N⁰
375.280 de fecha 17 de marzo de 2010. Sobre: “Normas relativas a la
administración y fiscalización de los riesgos relacionados con los delitos
legitimación de capitales y financiamiento al terrorismo aplicables a las
instituciones reguladas por la Superintendencia de Bancos y otras
Instituciones financieras.” Caracas. Venezuela.
69. Ramírez Monagas, Bayardo. 2012. Nueva estrategia del golpe de Estado –
El Caballo de Troya. Bid& co. editor.
70. Ramírez Monagas, Bayardo. 2015. La ley mutilada. Círculo Editorial Visión
Progresista. Caracas. Venezuela.
71. Robles Martínez, Reynaldo. 2000. El municipio. Editorial Porrúa, 4ª edición.
México.
72. Rojas, Manuel. 2006. La Ética en la Administración Pública y el Código de
Conducta de los Servidores Púbicos. Fundación Estudios de Derecho
Administrativo (FUNEDA). Caracas. Venezuela.
73. Rousseau, Jean Jacques. 1762. Obra original (Du contrat Social). En
español: El contrato social. Editorial Tecnos. Barcelona. España.
74. Schmitt, Carl. 1941. Escritos políticos. Traducción de F. J. Conde. Madrid.
España.
75. Torrent, A. 1995. “Derecho Público Romano y Sistema de Fuentes”.
Zaragoza. España.
76. Vallenilla Lanz, Laureano. 1999. Cesarismo democrático. Libros de El
Nacional. Caracas. Venezuela.
77. Viciano Pastor, Roberto y Martínez Dalmau, Rubén. 2010. Aspectos
generales del nuevo constitucionalismo latinoamericano. Editorial Corte
Constitucional. Quito. Ecuador.
78. Weber, Max. 1967. La política como profesión. Primera traducción al
español. Editorial Alianza. Madrid. España.
79. Weber, Max. 2002. Economía y sociedad. Fondo de Cultura Económica.
Madrid. España.
80. Wright, G. Von. 1979. Norms and Actions, Una investigación lógica.
Editorial Tecnos. Madrid. España.
!83

81. Zapata Callejas, Jhon Sebastian. 2014. La teoría del Estado Fallido: entre
aproximaciones y disensos. Revista de Relaciones Internacionales,
Estrategia y Seguridad, vol. 9, núm. 1, enero-junio. Universidad Militar
Nueva Granada Bogotá. Colombia.

NOTAS DE PRENSA

1. Nota de prensa titulada: Nombran cónsules militares en Colombia. El


Universal, Caracas, 29/06/99.
2. García, María Yolanda. 28/02/99. Los militares qué son y dónde están. El
Universal. Caracas. Venezuela.
3. Pimentel, Olgalinda. 22/06/99. Generales en su laberinto. Primicia. Caracas.
Venezuela.
4. Escalante, Ricardo. 27/06/99. En manos de militares la conducción del país.
Siete Días, El Nacional. Caracas. Venezuela.
5. Herrera Betancourt, Juan Antonio. 04/04/2011. Gobierno busca convertir el
país en un cuartel. El Nacional. Caracas. Venezuela.
6. Núñez, Marielba; de Freitas Mercédez y Jácome Francine. 28/01/18. La
expansión del dominio militar. El Nacional. Caracas. Venezuela.
7. Olivar, José Alberto. 28/01/18. Las implicaciones del Estado cuartel. El
Nacional. Caracas. Venezuela.

También podría gustarte