Está en la página 1de 5

EL METABOLISMO CELULAR

1. ASPECTOS GENERALES

El metabolismo comprende una serie de


transformaciones químicas y procesos
energéticos que ocurren en el ser vivo. Para que
sucedan cada una de esas transformaciones se
necesitan enzimas que originen sustancias que
sean a su vez productos de otras reacciones. El
conjunto de reacciones químicas y enzimáticas
se denomina ruta o vía metabólica.
El metabolismo se divide en:
 El catabolismo es el metabolismo de
degradación de sustancias con
liberación de energía.
 El anabolismo es el metabolismo de construcción de sustancias complejas con necesidad de
energía en el proceso.
En las rutas metabólicas se necesitan numerosas y específicas moléculas que van conformando
los pasos y productos intermedios de las rutas. Pero, además, son necesarios varios tipos de
moléculas indispensables para su desarrollo final:

1. metabolitos (moléculas que ingresan en la ruta para su degradación o para participar en la


síntesis de otras sustancias más complejas),
2. nucleótidos (moléculas que permiten la oxidación y reducción de los metabolitos),
3. moléculas energéticas (ATP y GTP o la Coenzima A que, al almacenar o desprender
fosfato de sus moléculas, liberan o almacenan energía),
4. moléculas ambientales (oxígeno, agua, dióxido de carbono, etc. que se encuentran al
comienzo o final de algún proceso metabólico).

Cada célula desarrolla miles de reacciones químicas que pueden ser exergónicas (con liberación
de energía) o endergónicas (con consumo de energía). Si las reacciones químicas dentro de una
célula están regidas por las mismas leyes termodinámicas... entonces, ¿cómo se desarrollan las vías
metabólicas?

1. Las células asocian las reacciones: las reacciones endergónicas se llevan a cabo con la
energía liberada por las reacciones exergónicas.
2. Las células sintetizan moléculas portadoras de energía que son capaces de capturar la
energía de las reacciones exergónicas y las llevan a las reacciones endergónicas.
3. Las células regulan las reacciones químicas por medio de catalizadores biológicos:
ENZIMAS.
2. EL CATABOLISMO

El catabolismo comprende el metabolismo


de degradación oxidativa de las moléculas
orgánicas, cuya finalidad es la obtención de
energía necesaria para que la célula pueda
desarrollar sus funciones vitales. Debe existir una
última molécula que capte los electrones o los
hidrógenos desprendidos en las reacciones de
oxidación.
Si el aceptor de electrones es el oxígeno
molecular la ruta o el catabolismo es aeróbico y
si es otra molécula es catabolismo anaeróbico.

2.1. El catabolismo aeróbico

El catabolismo aerobio está formado por varias


rutas metabólicas que conducen finalmente a la
obtención de moléculas de ATP.
Estas moléculas de ATP más tarde serán
imprescindibles para dar energía en las rutas
anabólicas. La energía que no se usa se disipará en
forma de calor.
2.2. El catabolismo anaeróbico

Cuando el catabolismo se realiza en condiciones


anaeróbicas, es decir cuando el último aceptor de
hidrógenos o electrones no es el oxígeno, sino una
molécula orgánica sencilla, las rutas de degradación de
la glucosa se llaman fermentaciones.
En un mismo organismo pluricelular pueden darse
rutas aeróbicas o anaeróbicas, según las condiciones
ambientales de la célula. Por ejemplo, la célula
muscular puede funcionar con oxígeno hasta que éste
llega con dificultad al tejido. Trabaja entonces en
condiciones anaerobias produciendo ácido láctico.

3. EL ANABOLISMO

La construcción de biomoléculas propias exclusivas sólo pueden llevarla a cabo los seres vivos
a base de capturar determinadas sustancias del medio en que viven (autótrofos). En muchos seres
vivos la nutrición solo puede realizarse mediante la ingestión de otros seres vivos (heterótrofos).
Nuestra vida en el planeta tierra depende de la función de unos seres vivos muy especiales, que
son capaces de fabricar su propia materia a partir de la luz. Se trata de plantas verdes y algas que
realizan la fotosíntesis. Los organismos fotosintéticos utilizan la luz del sol y transforman su
energía luminosa en energía para formar glúcidos y otras moléculas orgánicas. Estas moléculas
orgánicas forman sus tejidos que sirven de alimento a los seres vivos no fotosintetizadores.

El anabolismo o biosíntesis es una de las dos partes del metabolismo, encargada de la síntesis o
bioformación de moléculas orgánicas (biomoléculas) más complejas a partir de otras más sencillas
o de los nutrientes, con requerimiento de energía, al contrario que el catabolismo.
El anabolismo es el responsable de:

• La formación de los componentes


celulares y tejidos corporales y por
tanto del crecimiento.
• El almacenamiento de energía
mediante enlaces químicos en
moléculas orgánicas.

Las células obtienen la energía del medio ambiente mediante tres tipos distintos de fuente de
energía que son:

• La luz solar, mediante la fotosíntesis


en las plantas.
• Otros compuestos orgánicos como
ocurre en los organismos
heterótrofos.
• Compuestos inorgánicos como las
bacterias quimiolitotróficas que
pueden ser autótrofas o heterótrofas.

El anabolismo se puede clasificar académicamente según las biomoléculas que se sinteticen en:

• Replicación o duplicación de ADN.


• Síntesis de ARN.
• Síntesis de proteínas.
• Síntesis de glúcidos.
• Síntesis de lípidos.