Está en la página 1de 1

SOLUCIÓN CONTRA EL ACOSO CALLEJERO A LAS MUJERES EN

LA CIUDAD DE LIMA

El acoso callejero es un perfil de acosamiento sexual practicado por una persona desconocida, en
ambientes públicos como las calles, los transportes, plazas, universidad, malls, etc. Este acoso consiste
en piropos, silbidos, comentarios indeseados de forma unidireccional, es decir, se da sin el
consentimiento de la víctima. Una de las soluciones efectuadas en diversos países es el uso de leyes
contra estas acciones indeseadas, a pesar que existen leyes, estas no llegan a ser acatadas por los
victimarios porque en diversos casos las víctimas no denuncias este tipo de acto ya sea por intimidación
o por miedo.

La solución que se mencionara se encuentra en Colombia, un estudio de la ONG Profamilia establece


que la violencia de género ha afectado al menos el 74% de las mujeres en este país. En Cauca, Colombia
hace unos años la alcaldía de Timbio decidio prohibir los piropos en este municipio. Esta solución se
basa en el decreto 120 del 2016 consiste en adoptar medidas para la concientización y prevención de
formas y tipos de violencia y discriminación contra las mujeres como es el acoso callejero y se prohíben
silbidos, frases de mal gusto y piropos en la calles a las mujeres de este lugar caucano, estos actos tienen
como consecuencia una sanción pedagógica para quien incumpla con la prohibición. Además la alcaldía
instalo vallas en el parque central, la plaza, mercados, el acopio de taxis, la estación de policía y otras
zonas identificadas por las mujeres como las más difíciles de transitar.

Esta me pareció una las mejores opciones internacionales para encarar el problema de acoso callejero a
las mujeres en la ciudad de Lima. En primer lugar, al prohibir los piropos, silbidos y frases de mal gusto
es una solución que puede anticipar y prevenir que en un futuro estos actos se conviertan en un
problema mucho más grave, como son los tocamientos indebidos, rozamientos intencionados o en el
peor de los casos la violación. En segundo lugar, se impartirá una serie de capacitaciones libres sobre
prevención de violencias de género y enfoque diferencial para consolidar la medida y que no se quede
en el tema únicamente de la “prohibición”. Finalmente la instauración de centros de rehabilitación que
ayudarían de mejor forma tratar a estar personas a estas personas con problemas psicológicos.

A pesar de que considero que esta es una medida que puede contribuir significativamente a
contrarrestar el problema, reconozco ciertas limitaciones en la misma. Uno de los puntos débiles seria
invertir en centros de rehabilitación, ya que para ello es necesario una gran cantidad de dinero. También
el caso de las vallas, son exageradas, ya que el motivo de aplicar estas sanciones se dan para que las
mujeres puedan transitar tranquilamente por cualquier lugar público sin ser ofendidas, estas vallas se
tornarían de cierto modo discriminatorios y el fin no es ese, sino buscar el bienestar de las mujeres
afectadas.

Finalmente, sí se podría aplicar en nuestro contexto ya que, en el Perú, luego de que la campaña “Sílbale
a tu madre” se viralizara en todo el mundo y el Congreso aprobara una Ley para Prevenir y Sancionar el
Acoso Sexual en los espacios públicos, entonces si se podrían aplicar las propuestas aplicadas en Cauca-
Colombia, ya que en el Perú esta problemática tiene mucho apoyo de la población y del Congreso.