Está en la página 1de 3

DAIEBTES MELLITUS

La clasificación “etiológica” de la DM describe cuatro tipos según las posibles


causas que originan esta enfermedad: diabetes tipo 1 (DM1), diabetes tipo 2
(DM2), diabetes gestacional (DG) y otros tipos de diabetes (OD).

DIABETES GESTACIONAL

La también llamada diabetes del embarazo aparece durante la gestación en un


porcentaje de 1% a 14% de las pacientes, y casi siempre, debuta entre las
semanas 24 y 28 del embarazo. Se debe a múltiples factores como la obesidad
o la genética. El desencadenante es el propio embarazo, ya que las hormonas
fetales provocan el aumento de glucosa en sangre.

El embarazo constituye un esfuerzo metabólico en el cuerpo de la madre, ya que


el bebé utiliza sus órganos para obtener alimento (energía), oxígeno y eliminar
sus desechos. Por esta razón, la mujer que se embaraza tiene mayor posibilidad
de presentar una deficiencia de la hormona que permite que el azúcar o glucosa
sea empleada por las células (insulina), haciendo que se presente este
problema.

En ocasiones puede persistir después del parto y se asocia a incremento de


trastornos en la madre (hipertensión o presión arterial elevada, infecciones
vaginales y en vías urinarias, parto prematuro y cesárea) y daños graves al bebé
(muerte fetal o macrosomía, esto es, crecimiento exagerado del producto debido
a que está expuesto a mayor cantidad de glucosa que la habitual, esto se debe
a que estimula su páncreas y segrega abundante insulina que contribuye a
incrementar su desarrollo, lo que puede generarle lesiones al momento de pasar
por el canal de parto).

Cuando el embarazo termina, la diabetes desaparece, pero se debe tener en


cuenta que las mujeres con diabetes gestacional tienen más riesgo de presentar
Diabetes Mellitus tipo 2 en el futuro.

Su frecuencia es variable según los distintos estudios, poblaciones y criterios


diagnósticos utilizados, afectando, en torno al 10% de los embarazos.
Normalmente esta forma de diabetes mellitus remite tras el parto. No obstante,
las mujeres afectadas tienen un riesgo superior de desarrollar una diabetes tipo
2 (el 30% en los 5 a 10 años siguientes y el 60% a los 15 años). El riesgo de
volver a desarrollar una diabetes en el próximo embarazo es del 50%,
aproximadamente.

Por eso el médico debe tratar la diabetes gestacional con un cuidado especial,
el tratamiento habitual es dieta y ejercicio después de las comidas y solo en
algunos se necesita insulina debido a que otros antidiabéticos orales están
contraindicados en el embarazo.

LA LADA (DIABETES AUTOINMUNE LATENTE EN ADULTOS)

Es otra forma de diabetes tipo 1 que no aparece hasta la edad adulta. De forma
parecida a la diabetes mellitus tipo 1, hay una falta absoluta de insulina, esto es,
las células insulares del páncreas no producen insulina en absoluto o no la
producen en cantidad suficiente. Además, en la LADA hay anticuerpos en
la sangre que demuestran que el sistema inmunológico ataca a las células
insulares. Al principio muchas personas afectadas, igual que con la diabetes tipo
2, no dependen de la insulina desde fuera. Se trata de una diabetes que
inmunológica y genéticamente se asimila a la DM tipo 1 y metabólicamente es
parecida a la DM tipo 2.

Si aparece una diabetes por falta de insulina en una persona adulta menor de 25
años, sin sobrepeso ni claros antecedentes familiares de diabetes, puede
tratarse de LADA. Si la persona afectada tiene mucho sobrepeso, también puede
tratarse de uno de los casos de diabetes tipo 2 temprana, situación está con una
incidencia cada vez mayor.

MODY (DIABETES DURANTE LA MADUREZ DE LOS JÓVENES)


La MODY es otra forma especial de la diabetes mellitus ocasionada por un
defecto genético hereditario (con un modelo de herencia autosómico dominante)
de las células insulares productoras de insulina. La enfermedad se manifiesta en
la infancia o en la juventud en personas con un peso normal y afecta a un 1% de
todos los diabéticos. Hasta el momento, se conocen seis variantes de MODY con
una evolución distinta según el cromosoma afectado (el cromosoma 12, el más
frecuente, el 7 o el 20, entre otros). Se sospecha de diabetes MODY, cuando el
diagnóstico puede confirmarse con un análisis genético.
Se produce por defectos genéticos de las células beta. Existen diferentes tipos
de diabetes MODY, hasta la actualidad se han descrito 7. Se deben a un defecto
en la secreción de insulina, no afectándose su acción. Se heredan de manera
autosómica dominante, por ello cuando una persona tiene diabetes MODY es
habitual que varios miembros de la familia también la padezcan y en varias
generaciones.

DIABETES RELACIONADA CON FIBROSIS QUÍSTICA (DRFQ)

La fibrosis quística es una enfermedad que afecta a múltiples órganos entre ellos
al páncreas, esto conlleva que se pueda desarrollar diabetes. El diagnóstico de
la enfermedad se suele realizar en la segunda década de la vida.

DIABETES SECUNDARIA A MEDICAMENTOS

Algunos medicamentos pueden alterar la secreción o la acción de la insulina. Los


glucocorticoides y los inmunosupresores son algunos de ellos.

Otros tipos de diabetes mellitus menores (< 5% de todos los casos


diagnosticados):
Tipo 3A: defecto genético en las células beta.
Tipo 3B: resistencia a la insulina determinada genéticamente.
Tipo 3C: enfermedades del páncreas.
Tipo 3D: causada por defectos hormonales.
Tipo 3E: causada por compuestos químicos o fármacos.

Asociación Americana de Diabetes. Clasificación y diagnóstico de la Diabetes


Mellitus. 2014 [Citado 27 de Mayo del 2018]. Disponible en http://www.
diabetes.org/es/

Organización Mundial de la Salud. Diabetes. 2014 [Citado 27 de Mayo del 2018]


Disponible en http://www. who.int/mediacentre/factsheets/fs312/es/
https://masendocrino.com/tipos-de-diabetes-y-clasificacion/