Está en la página 1de 2

Audiencia Previa: ¿Los hechos no controvertidos son

hechos probados?

La Audiencia Previa es un trámite obligatorio en el iter de los juicios ordinarios.


En este paso previo a la celebración del juicio, regulado en el artículo 414 de la
Ley de Enjuiciamiento Civil, se determinan las cuestiones procesales que serán
objeto del proceso, es decir, sobre las que las partes que concurren en el proceso
tienen discrepancias. Será por tanto al finalizar el procedimiento, con la
Sentencia, cuando el órgano jurisdiccional aportará su propia valoración, pero
sólo sobre los hechos controvertidos. Por tanto, ¿Los hechos que no se discuten
en la audiencia previa, y por tanto no controvertidos, tienen consideración de
hechos probados? y en consecuencia ¿está el Juez obligado a tenerlos en
cuenta en la sentencia?
La función del trámite de Audiencia Previa, según el artículo 414 de la Ley de
Enjuiciamiento Civil es “Intentar un acuerdo o transacción de las partes que
pongan fin al proceso, examinar las cuestiones procesales que pudieran obstar
a la prosecución de éste y a su terminación mediante sentencia sobre su
objeto, fijar con precisión dicho objeto y los extremos, de hecho o de derecho,
sobre los que exista controversia y, en su caso, proponer y admitir la prueba.”
La importancia de esta fase viene determinada por la fijación de los hechos
controvertidos: sólo la existencia de discrepancias en este aspecto pueden
justificar la celebración de juicio. Es más, como señala el artículo 428.3 de la
LEC “Si las partes no pusieran fin al litigio mediante acuerdo , conforme al
apartado anterior, pero estuvieren conformes en todos los hechos y la
discrepancia quedase reducida a cuestiones jurídicas, el tribunal dictará
sentencia dentro de veinte días a partir del siguiente al de la terminación de la
audiencia.” Es decir, el órgano jurisdiccional tiene la obligación de dictar
sentencia a la luz de hechos que no han sido discutidos, aplicando únicamente
su criterio jurídico respecto a la valoración, no sobre la existencia o no de los
mismos. En la misma línea opera el artículo 281.3 de la LEC , que dispone
que “Están exentos de prueba los hechos sobre los que exista plena conformidad
de las partes, salvo en los casos en que la materia objeto del proceso esté fuera
del poder de disposición de los litigantes.”
Por tanto, si tenemos en cuenta que no son objeto de prueba los hechos
conformes, tampoco lo son los hechos no controvertidos: la Ley de
Enjuiciamiento Civil no distingue entre unos y otros, es decir, equipara
procesalmente la conformidad a la no-controversia.
En cuanto a los efectos de la fijación de unos y otros, es muy interesante
la Sentencia de la Audiencia Provincial de Navarra de 11 de noviembre de
2005 (FJ 4-A) que estima en apelación un recurso por la incongruencia entre los
hechos fijados en la fase de audiencia previa y la sentencia que se dirimió de los
mismos:
Así debe decirse que por imperativo legal las sentencias deben ser
congruentes no solo con las demandas, sino también con las demás
pretensiones de las partes, deducidas oportunamente en el pleito, fijación de la
pretensión que procede, partiendo de lo alegado en la demanda, teniendo
también en cuenta la fijación de hechos controvertidos en la audiencia previa a
que se refiere el art. 428 de la LECiv, que revela después de la demanda, de la
contestación y del examen de cuestiones en la audiencia previa, cuales son
los hechos en que existe conformidad y en cuales disconformidad, que fijados
resultan inamovibles, siendo en consecuencia improcedente su alteración en
cualquier fase posterior del juicio.
En consecuencia, en aras de la preparación de un recurso de apelación, no sólo
podremos aportar las cuestiones relativas a la inadmisión de pruebas en la
Audiencia Previa, vía recurso oral de reposición y formulación de protesta
durante ese trámite, y nuestros argumentos respecto a una inadecuada
valoración de las pruebas practicadas, si no también la oportuna inclusión de los
hechos que no fueron discutidos en la fase previa a los efectos de una resolución
ajustada a nuestros intereses.