Está en la página 1de 2

Constitución

Tratados
Internacionales

Ley

Pleno Casatorio

Pleno Jurisdiccional

Jurisprudencia Vinculante

Doctrina

I. CONSTITUCIÓN
En la mayoría de los estados la constitución se establece como la norma suprema, y el
Perú no es ajeno a esto, ya que rige y fundamenta a todo el ordenamiento jurídico cuyo
término lo entendemos como el conjunto de normas jurídicas vigentes en nuestro país.

La constitución se encuentra en la cúspide de esta jerarquización debido a que “constituye


el marco dentro del cual deben ubicarse las normas jurídicas y contiene entre otros, los
principios básicos que permiten asegurar los derechos y deberes de las personas, así
como la organización y funcionamiento de un estado” (CARRERA, 2010).

Es por ello que podemos afirmar que la constitución engloba de forma general los
parámetros básicos de un estado; del cómo debe estar organizado, cuáles son las
funciones, establecer los poderes; como también regula las relaciones entre los
ciudadanos señalando los derechos y deberes que posee una persona.
De esta manera se le atribuyen algunos términos como “madre de todas las leyes”, puesto
que la constitución es la base esencial donde se descansa la convivencia pacífica, armonía
y segura de una sociedad; es la matriz de donde se desprenden las demás normas que
regularan que los ciudadanos desarrollen sus actividades con las obligaciones y derechos
que se le son inherentes.

II. TRATADOS INTERNACIONALES

Los tratados son acuerdos que celebra un determinado país con otros estados, en la cual
se establecen derechos y obligaciones entre estados. Se encuentra por debajo de la
constitución, y nuestro país tuvo cierta definición “Los tratados internacionales
celebrados por el Perú con otros estados, forman parte del derecho nacional. En caso de
conflicto entre el tratado y la ley, prevalece el primero” (ASAMBLEA
CONSTITUYENTE, 1979), esto no es ajena a la constitución vigente ya que mantiene su
similitud con la anterior constitución mencionando “Los tratados celebrados por el
Estado y en vigor, forman parte del derecho nacional” (CONGRESO
CONSTITUYENTE, 1993).

La jerarquización de los tratados se encuentra por encima de la ley, debido a que la


primera constituye reglas de derecho internacional y que el estado no puede transgredirlas
y en base a ello debe promulgar o derogar normas, que afectaran o contradijeran a los
acuerdos celebrados.