Está en la página 1de 5

SUPUESTO 2. DISTRIBUYA UN AULA DE 3 AÑOS POR RINCONES.

LUEGO ELIJA UNO


DE LOS RINCONES PLANTEADOS Y DESCRIBA COMO ORGANIZAR, HACER EL
SEGUIMIENTO Y EVALUACIÓN DEL USO Y JUEGOS QUE LOS NIÑOS Y NIÑAS HACEN
DE ÉL
ANÁLISIS DE LA SITUACIÓN

Vamos a planificar un aula por rincones para la edad de tres años. La distribución del
aula por rincones favorece que los aprendizajes que realiza el niño sean más
significativos, ya que le da la posibilidad de experimentar, investigar, manipular, jugar
sólo o en grupo, de forma autónoma, según la necesidad o interés que muestre en
cada momento. Pero esta forma de aprendizaje requiere una difícil labor de
planificación para el maestro. El niño de tres años ya tiene una madurez evolutiva que
le permite desplazarse por el aula con facilidad y realizar actividades, tanto de
dominio grueso, como de dominio fino, aunque este último aún con cierta dificultad.
Además está en plena expresión de simbolismo manifestándolo a través del juego y
del lenguaje.

A esta edad el recorrido por los rincones lo podemos plantear de forma bastante libre,
siempre dentro de unas normas de convivencia y comportamiento. En la planificación
de los rincones y su distribución, lo primero que nos proponemos es que el espacio se
adapte al niño y le permita:

 Conocer los diferentes espacios del aula y dominar todas las


posibilidades de actividad en ellas.
 Manipular y utilizar el material correctamente.
 Comunicarse y relacionarse, tanto con sus compañeros, como con los
adultos.
 Acceder a momentos de tranquilidad y momentos de actividad más
agitados de forma compensada.
Una vez que tengo claro que es aquello que deben favorecer los rincones, acudo al
Proyecto Curricular para atender «los objetivos y contenidos que se van a trabajar
durante el curso y, en función de éstos, seleccionar aquellos rincones que más se
adecúen a la consecución de dichos objetivos y contenidos.

Considerando que los alumnos están en el primer curso del segundo ciclo de
Educación Infantil, me planteo los siguientes objetivos:

En el Área de Conocimiento de sí mismo v Autonomía Personal


 Conocer las características corporales, distinguiendo globalmente los
elementos que componen el cuerpo
 Adquirir conciencia de los sentidos y de las sensaciones que se pueden
percibir a través de ellos.
 Aceptar positivamente sus peculiaridades físicas y las de los demás.
 Conocer las propias posibilidades de acción.
 Ser cada vez más autónomo en las necesidades básicas.
 Participar en juegos, tomando iniciativas, respetando opiniones de
compañeros y reglas establecidas.
 Adquirir progresivamente la orientación espacio-temporal.
 Adquirir progresivamente autonomía en los movimientos corporales,
psicomotrices y visomanuales.
 Adquirir hábitos de trabajo, salud, alimentación, aseo, etc.
En el área de Conocimiento del entorno

 Conocer algunos animales y plantas de su entorno.


 Clasificar los objetos por sus atributos físicos y sensoriales: forma, color,
tamaño, etc.
 Distinguir a los miembros de su familia.
 Conocer algún oficio.
 Participar en manifestaciones culturales, costumbre y folklore propios
de su comunidad.
En el Área de Lenguajes: Comunicación, y Representación

 Comunicarse mediante el lenguaje oral, utilizando un vocabulario


propio de su edad.
 Participar en cuentos, canciones, poesías, etc., manteniendo la atención
necesaria.
 Valorar y utilizar diferentes recursos y materiales del entorno.
 Conocer las propiedades y características de los objetos, tamaño,
forma, color, etc., a través de la manipulación.
 Adquirir un vocabulario propio de los ámbitos, características y
relaciones que se establecen con los objetos.
 Aprender los números del 1 al 5, a través de la manipulación.
Conocer y diferenciar figuras geométricas: triángulo, cuadrado, círculo.
PLANIFICACIÓN DEL AULA POR RINCONES
Una vez que tengo claros los objetivos que quiero desarrollar con nuestros alumnos de
tres años, selecciono los rincones que más creo que se adaptan a éstos y a las
necesidades de los niños. Los rincones que propongo para el aula son:

 Rincón de la alfombra: En donde se realizan las asambleas, se cuentan


cuentos, se proyectan actividades y, en definitiva, donde se escucha de forma
colectiva.
 Rincón de construcción: Donde el niño tiene la posibilidad de
encontrar elementos para realizar construcciones tridimensionales. Un espacio
idóneo para el desarrollo del lenguaje, del pensamiento matemático o de las
destrezas motrices.
 Rincón de juego simbólico: A esta edad es uno de los rincones que
despierta mayor interés. Aquí el niño tiene la posibilidad de realizar actividades
de imitación y ficción.
 Rincón de plástica: Donde se desarrollan todos los aspectos de la
Expresión Artística. En él los niños pueden dar rienda suelta a su creatividad.
 Rincón de la naturaleza: Requiere sólo un pequeño espacio donde el
niño pueda observar elementos de la naturaleza, por ejemplo, podemos
plantar una semilla y ver su proceso de crecimiento y podemos tener una
pequeña mascota que hay que cuidar y alimentar (como una tortuga, un pez,
etc.).
 Rincón de las letras: En este espacio se tiene una pequeña biblioteca
donde los niños acceden a los libros y además se proporciona un ambiente
tranquilo para que disfruten de ese momento. Este rincón es importante que
esté apartado de los rincones que suponen mayor actividad y que disponga de
buena luz, a ser posible natural.
 Rincón de matemáticas y experimentos: En este rincón se trata de
acercar al niño al mundo de las matemáticas, de forma estimulante y atractiva.
En este rincón se dispone de juegos de lógica, como lotos, dominós, puzzles, y
distinto material reciclado (botes, palos de polo, tubos de cartón, etc.) para
realizar distintos experimentos.
La distribución espacial de los rincones también la tendremos en cuenta para que
éstos puedan cumplir su función con total normalidad. Así pues, y al no tener las
dimensiones de aula, nuestra prioridad será que cada rincón se encuentre en el mejor
lugar posible.

El rincón de la alfombra y el de las letras van a estar situados cerca y teniendo en


cuenta que, como ya hemos dicho, el de las letras ha de tener buena luz. A su vez,
estos rincones estarán lo más alejados posible del rincón de construcción y del de
juego simbólico, que podemos situarlos al lado. El rincón de plástica y el de
matemáticas también se situarán cerca, de tal modo que, si el espacio lo requiriese,
ambos podrían compartir parte de su espacio (siempre que queden bien delimitados
los materiales y las actividades que se realicen en cada uno). Estos dos rincones
convienen que tengan una pila de agua cercana. El rincón de la naturaleza requiere
mucha luz natural, para lo que le vamos a emplazar debajo de una ventana. Sería
interesante también colocar un espejo donde el niño se vea de cuerpo entero, bien en
el rincón de juego simbólico o bien en la zona de asamblea.

Una vez descritos los rincones que pondría en el aula, paso a desarrollar la
organización, seguimiento y evaluación de una de ellas.
Rincón de Plástica
Este rincón estará situado en un espacio que no sea de tránsito y, como ya se ha
mencionado, con una pila de agua. Además el espacio será lo suficientemente amplio
como para que se pueda trabajar y experimentar sin tener que estropear y manchar
algo.

Los materiales necesarios para organizar el rincón son:


 Hules para proteger el suelo y la mesa.
 Mobiliario adaptado al niño y colocado de forma que no moleste para
desplazarse y que favorezca actividades, tanto grupales como individuales.
 Delantales y babis para los niños.
 Material (esponjas, trapos, etc.) para que los niños puedan limpiar el
espacio al acabar la actividad.
 Materiales de trabajo: Pinturas (de dedo, témperas, ceras blandas y
duras, rotuladores de distinto grosor, etc.)
 Masas para moldear,
 Moldes de distintos tamaños y formas Rodillos, pegamentos, pinceles y
brochas, tijeras, punzones y plantillas, palillos, algodón, papel higiénico,
periódicos, esponjas, tizas, sal, azúcar, harina, cajas botes y otros elementos de
reciclaje, lana, tijeras,
 Distintos tipos de papeles (charol, pinocho, seda, cartulina de colores,
hojas DIN A3 – DIN A4, papel continuo, etc.) y otros que puedan surgir con la
planificación de las actividades.
 Jabón y toallas para limpiarse al finalizar.
Los materiales deben estar preparados cada día para ser utilizados, en un lugar de fácil
acceso para los niños. Antes de empezar, los niños preparan el material que van a
utilizar, al igual que los recogen al finalizar.

También va a haber un sitio habilitado para dejar los trabajos a secar o para exponer.
Habrá una pared libre, destinada a esto, así como una cuerda con pinzas de tender.
No se pide que los trabajos de los niños sean perfectos (el objetivo no es buscar
artistas), por lo que va a ser muy importante el continuo refuerzo positivo que se le
haga al niño, en forma de reconocimiento verbal, durante el proceso de creación y en
el momento de exposición.
Mis intervenciones con la maestra van a depender de las habilidades que muestren los
niños y de la dificultad que tenga la propia actividad.

Con alumnos de tres años, las actividades en este rincón estarán bastante dirigidas,
por el peligro que puede implicar el manejo libre de pinturas, etc. en niños tan
pequeños. En lo que se refiere al proceso creativo, la intervención será menor
favoreciendo que el niño exprese, imagine y cree, según lo que siente y vive.

En la evaluación vamos a considerar:

 El propio rincón (distribución, interés que despierta, materiales, etc.).


 La labor del maestro.
 Al niño le van a evaluar:
o Grado de motivación para trabajar en este rincón.
o Grado de implicación en las actividades.
o Autonomía en el trabajo.
o Manifestaciones de creatividad.
o Uso de los materiales.
o Elección de distintas estrategias para la realización de las
actividades.
o Uso del lenguaje oral, para comunicarse con sus compañeros y
con el adulto (pedir ayuda, verbalizar su actividad, etc.).
o Cuidado de los materiales en su uso.
o Recogida y limpieza del rincón al finalizar la actividad.

Del rincón se va a evaluar:


 Si se adecúa a las necesidades de los niños.
 Si se adecúa a nuestra metodología de aula.
 Si favorece distintos tipos de relación y comunicación.
 Si ofrece distintas alternativas de trabajo.
 Si satisface las motivaciones e intereses de los niños.
 Si los materiales están suficientemente al alcance de los niños.
 De la actitud de la maestra se va a evaluar:
 La organización del rincón (situación y realización de materiales,
estética, etc.).
 La selección de materiales.
 La implicación de las tareas de los alumnos.
 La comprobación y control de logros.
 Su capacidad motivadora.

CONCLUSIÓN
Una buena organización por rincones del aula permite que el niño realice las
actividades de forma autónoma, de acuerdo con sus preferencias e intereses,
produciéndose un aprendizaje más significativo y globalizado enriquecido por los
recursos y la adecuada y medida intervención del profesor.

Con los rincones planteados aquí, se logra favorecer la consecución de los objetivos
marcados en la programación, se trabajan las diferentes áreas, considerando la
actividad lúdica como la principal forma de interacción del niño con el medio. Ese
medio se propone de manera atractiva y estimulante, con multitud de materiales que
permitan al niño no sólo la actividad que va a desarrollar, también las estrategias de
intervención y la selección de los instrumentos.