Está en la página 1de 1158

M a r io Rapoport

C oi .abqradqhes

Eduakdo M adrid - A ndrés.M usacchio - R icardo V icente

HISTORIA ECONOMICA,
POLITICA Y SOCIAL
DE LA ARGENTINA
(1880- 2000)

—Tercera edición corregida—

HEDIClOflES mflCCHI
BUENOS AIRES - BOGOTA - CARACAS - MEXICO, DF
I.S B N.: y50-537-583-2
Segunda edición
Todos los derechos reservados
Hecho el depósito que marca la ley i 1.723
M A C C H I G RUPO liD ITQ R S.A.
2003 0 by ED IC IO N E S M A C C H l
Córdoba 2015 - (C ! 120AAC)
Tel. y Fax (54-1!) 4'J6!-8355
Alsina 1535/37 -(C1088AAM)
Tel. (54-I I ) 4375-1195
(líneas roiúiivas)
ttiK {54-11)4375-1870
Buenos Aires - Argentina
htip://www.macchi.com
e-mail: iufo®1macchi.com

Primera edición agosta 2000


Primera reimpresión octubre 200 0
Sogunda reimpresión marzo 2001
Segunda edición enero 2003
A G RA D ECIM IEN TO S

Debemos agradecer especialmente e! va! iuso aporte, en la elaboración de


ílgunos Eemas que forman parte de los caps. I, 4, 6 y 8, de los profesores Emilce
Tikw:, Jüfígil Luis Ossq.ia, Matías Kuims y Rorkrto Ful».
También debemos destacar la asistencia técnica de los estudiantes Sakimqo
Acosta Ohmacciim, Florencia Dr.vcno, JuAitJossOciiOAy Caroli.ia Szpak, en una primera
etapa de] trabajo, y ]a de Vilua Ciimni y Fahian Si.oniMCi.yh, en una segunda etapa, asi
como la colaboración de Amitos Ratohiki y de los licenciado.? SArtinvao Chpi-aia. Jiiuaii
K/iroram y Valikia Waiíilk.
Finalmente, agradecemos a los profesores aido F prhpr. Ioiíacio Klich, Lmia
tViccriEFi, C la u d io Sí'iql,'ll_>' Hlciqk W Valli, por sus consejos y comenlarios-
Paite de este libi o se realizó en el marco de investigaciones desarrolladas en
un Proyecto Trlanual Ubacyt de la URA y en un Proyecto Plurianual del ConiceL
Introducción............................... ............. .................................................... XV

CApiiub 1

E l M o d e lo A q R O E x p o R T ftd o R ( 1 3 8 0 ' 1 9 ] 4 )

1.1. La economía mundial y el rol de Gran Bretaña........................................ 2


1.2. F.l marco ideológico interno,.................................................. '............................ 10
1.3. La evolución política................... ........................................................ 14
1.4. Las relaciones internacionales........ ................................................. ..... 21
],5. La conquista del "desierto" y la distribur.ión de la tierra........................... 24
1,6 La inversión extranjera......................................... ......................... ¿ü
1,7. Población c inmigración........................... .................. ......................... 39
t.ü. La situación social................. .............................................................. 45
!,ii, I . I.as condiciones de vida............................................................. 45
1.6.2. El Estada, el movimiento obrero y las corrientes Ideológicas........... 51
1.9. n.1sector agropecuario.,,....................................................................... ñ(3
l ,í>, 1. La agrien fluía.......................................... .......................... ....... 51!
1.9.2. La ganadería............................. ............. .................................. 64
1.10. El sector Industrial........ ...................................................................... (>7
1,1 I. El comercio exterior.................................................. .................. 75
1.12. El sistema financiero y bancario............................... ......................... . 80
1.12.1. El sistema monetario y la crisis de 1665....................................... flO
1.12.2. La creación de un sistema bancarici........................................... . ez
l , 12,3. La crisis de IU90 y la balanza (le payos....................................... á4
1.12.4. El endeudamiento externo, los ciclos y las crisis:
un análisis historiegrifico............................. .............................. ¡19
1.12.5, 1.a Caja de Conversión y la crisis de 1913..................................... 06
1.13. El crecimiento económico y la estructura del productobruto Interno.......... 100

Gipíiulo 2

E c o n o m ía y s o c ie d a d rw lo s a ñ o s ' 2 0 (3 9 1 4 - 1 9 5 0 )

2, L Ll contexto internacional........................... ................................ ................ 10R


2.2. La situación política y la Ley 5ácnz Pen a.................... -............. ................. 115
2.2.1, La Ley Sácnz Peña............................................ ...................... ....... 115-
2.2.2. Los elecciones >
■el Lriunfo i\£\ radicalism o...... ............................... 117
2.3. Las presidencias radicales; evolución pnliiica y relaciones internacionales.... 120
2.3.1. La primera presidencia ele Yraúorat............................................... . 120
2.3.2. Alvear y el antipcrsonálLsmo.................................................... -...... 124
2.3.3. El retorno de Ykiíiovcíí.....-............... -.............................................. 329
2.4. Sociedad, población e inmigración................................. ......................... 132
2.5, Los conflictos sociales .................................................................,.............. 150
2.6, Movimiento obrero e Ideologías políticas.............................................. ,...... 13E
1.1. Las políticas económicas de tas gobiernos radicales...........,.......„ .............. 141
2.7, l, El crecimiento económica en el periodo......................................... 14 l
2.7.2, Limites de las políticas económicas...................................... ......... 143
2.7.3, 3.a política petrolera................................. ............................ ......... 146
2.7.4. La cuestión del gasto pública.......................................................... 150
2.7.5. El retomo al patrón orú: ¡i Caja de Convexión
y la cvolnció» de la bnlnnEa de pagos............................................. 152
Z,R. Comercio e Inversiones extranjeras:
el triángulo anglo-argcnlino-norteanierlcano..................................... ........... 156
2.9, Las ideas económicas y el debate iilstoriograílco..................... ,................. 1e*
2.3.1. Un economista de la época: íUcrAnam ESuhgu ......................... ........... 1C4
2.9.2. ¿La "gran dem ora'?......................................................................... ICC
2.10, Cl sector agropecuario................................ ............. ................................. 172
2.10.1, Evolución de la agricultura y política agraria.................................... 172
2rIO,2, La Industria de las carnes.................. .............................. .............. 176
2.11, £1 desarrollo industrial..................................... ................. ......................... LÜ3
2 .11, l, Los eíeclos de la guerra..................................................... ............ 183
2.11.2, Proteccionismo y librecambio .......................................................... 180
2 .11.3, La política industrial.................................... ................................... 137
2.11,+. Las Inversiones extranjeras en el sector Industrial........................... 190
2.12, Comercio y capitales estemos en la Argentina y Canadá;
un análisis comparado......... ......... ......................... ............. ........ 196

CAjiiiulo J

Lj\ cuísís m u n íM , U iNdusíiiiAlííflcióiM y [a ín te u v e n c íó n cIe! Es ro d o

(1950-1945)

3.1. De la crisis mundial a la 5e¡junda Quena; lacoyuntura internacional............. 200


3.2. El golpe de Estado de 1930 y los gobiernos da Ukisuhu y J usto..,................... 213
3.2.1. El gobierno de Josr, F. UraruKu.............................................. ........... 215
5.2.2. El gobierno de Aausnn P, J l í 10....................... ................................. 2IG
3.2.3. Los nacionalistas........................................................ .................... 219
3.2.4. La corrupción................................. .... ........................ ,................ 223
5.3. La pollLlca Internacional en los anos '30 .................................. ...... ........... 225
3.4. Los efectos de la crisis en la Argentina........................................................ 230
3.4.]. Los problemas del sector externo.................................................. 230
3,4,2.Cl Pacto Rnca-Rundmat) y el problema de las carnes......................... . 232
3 , 0 . Las relaciones comerciales y otros tratados
internacionales de la época............................................................ 23D
3.5. El intervencionismo de tstad o ..........— ......... .................... .................... . 245
3.5.1. Crisis e Intervencionismo................. ....................................... 245
3.5.2. El mercado cambiarlo ............................... ................. ................. ................. 2
3.5.3. Regulaciones en los mercados de bienes........................................ 243
3 .5 ,4. La política m o n d a rla y la cre ación de] B a n c o C e n tr a l....... .................... 249
3 ,5 ,i?. La política fis c a l................................................. ................. ...................... 233
3 .5 .0. La evo lució n de la co yu n tu ra.................................................. ................... 255
3 .5 .7, La influ encia riel grupo Plnedo-Prebl.'xh
y el Flan de. Reactivación E co n ó m ica de 1940 .............................. 257
5.5 .8. I.n política e co n ó m ica y Id co m p ete n cia ang lo -norteam cricana .......... 261

3,G, P o b la ció n y m igraciones Internas .......... ... ................ ............................................. 2 70


3.7. La situación social, cl m ovim iento obrero
y los partidos po líticos (1 9 3 0 - 1 9 * 3 )...... ..... ; .......................................................... 273
3.7 .1. L a situ ació n social y cl m ovim iento o b re ro ..,................. ................... 273
3 .7 .2. Los partido » p o lític o s .................. .................................. ................ .............. 270
3,ft. La agonía del rtg im en conservado r.
e l golpe de Estado de i 943 y cl gobierno m ilita r...,............................................. 2fJ0
3,9. La p o lítica internacional y la segunda Querrá M u n d i a l ................................ 2Ü9
3 .1 0 Los ca m b io s en la so cied ad a rg e n tin a .................................................................... 2 99
3 .10.1, M ovim iento o brero y p e ro n is m o .......................... ....................................... 299
3.1 0.2 . LóS partidos políticos y el ascen so d e Pr-nún ....................................... . 303
3, i 0,3. Las organizaciones em p re sariales .............................. ........... , .................. 307
3 .1 1. Las d lilcultades del agro en I05 años '3 0 .......................... .................................... 314
3 .12. El procesa tlf. Industrialización ............. ............................... ................................... 319
3.12.1. L o s estím ulos; política y m e rc a d o s ........................................... ............... . 3 19
3 .1 2.2 . El cre cim ie n to in d u stria l.................. ............................................ ................ 3 20
3.12.3. La evo lució n de la inversión In d u s tr ia l..................................................... 322
3 .1 2 .4 . Ea industria y tos pro blem as re g io n ale s..................................................... 325
3 .1 2 .5 . Los lim ites de la indu strializ a ció n ................. ........................... ................. 327

3 . 13. La Segun da Q u errá M undial y sus rep ercusio nes e c o n ó m ic a s .......................... 333
3 .1 3.1 . Los problem as del c o m e rcio exterior y el * e c to r a g ro p e c u a rio ........... 333
3 .13.2, Los efectos de la guerra so bre el sec to r in d u s tria l, ................................. 3 3il
3.14. E l C o n sejo ríacional de Posguerra y los debaLes sobre la industrialización .... 341

C A p ÍT u Io 4

L o s q o b iE iíw o s p e r o n is t a s ( I 9 4 6 .- 1 9 5 5 )

4, t . El contento Intern acional de la segunda p o sg u e rra .............................................. 340


4 ,2. La evo lució n política: el prim er gobierno (.19 - 1 G -1 Ü52> ..................... ................ 556
■1.3. El m ovim ien to obrero y los partidos p o lític o s ...................................................... 362

4 .3 .1. El m ovim iento o b re ro ................................................................ .................... 362


4.3.2. Los partidos p o lít ic o s .................................................................................. 355
4.4. Las o rganizacion es em presariales, el Estado y la so ciedad c i v i l ....................... 367
4.4 .1, Las o rganizaciones em presariales .......................... ............................. 307
4 .4 .2. El Estado y la so cied a d civil ......................................................................... 369

4.5. Pob lación, p o lítica social y cond icio nes de v i d a ................................................. 371

4 .5 .1. Población y m ig ra cio n e s......................... ........................... ......................... 371


4.5.2. Política so cia l y co nd icio nes d e v id a ......................... ,........ .................... . 373
4.6.1. Los debates Mistorlogváficos............................................................ 377
4.6.2, La evolución marroeconómica....................................................... 38Ü
4X0. DI Primer rían Quinquenal de Goblerno l l 9471951)....................... 383
4,fi,4. La expansión del Estado corno proveedor deservidos públicos........ 3ílíi
4.6.5. El problema de las libras bloqueadas
i' la nacionalización de los ferrocarriles........................................... 3üíS
4.6.6. Otros procesos de nacionalización e [nlcrvcnciónde] Estado............ 393
4.0,7. El gasto público y la política riscal.................................................. 395
4.6,8. La nacionalización del Banco central y lapolítica monetaria............ 3'J'J
4.6.!). La política de Ingresos............. ..................................................... 403
4,7, La evolución del agro y la creación del IAFI................................................. 409
4.7.1. 1.a evolución del agro............................... ................................ 4CJ9
4.7.2. la política agraria y la creación del ia f i .......................................... 411
4,U, Ll secLor externo: del auge a la c risis.... .................................................... 415
4.8.1, Los primeros anos: la evolución de las balanzascomercial y de pagos -115
4.8.2, La crisis económica y el sector externo.......... .......................... . 422
4,1). La política industrial y el proceso de industrialización................................ 426
4.9.1, La política industrial............ ...... ................................................... 426
4.9.2, Ll Banco de Crédito Industrial.... ................................................... 429
4.9.3, La evolución del sector industrial............. ...................................... 433
4.10. La evolución política: el segundo gobierno ( E952-1955) ..................... ....... 433
4.11. Movimiento obrero, organizaciones empresariales
y partidos políticos en el segundo gobierno peronista................................. 44 I
4.11.1, El movimiento obrero...... .......................... ............ ...................... . 441
4.11.2. Las organizaciones empresariales.... .............................................. 443
4. i 1,3. La oposición política........... ............................................. 445
4 .12. La Tercera Fusición y la pollllca Internacional del peronismo.... ................. 446
4.12.1. Hacia una política citerior autónoma.......................................... 440
4.12.2. Las relaciones con Europa Occidental y la apertura hacia el EsLe... 443
4.12.3. l^is relaciones con América Latina............ ...... „ .... ...................... 453
4,1 2,4. Las relacionescon ios listados Unidos............................... . 456
4.13. Ll cambio de rumbo en la política económica.......................................... 465
4.13,1. Los limites del proyecto económico peronista y su«formulación..... 4íi5
, 13,2. Los cambios en la política agraria................................................... 469
4.13.3. El Fian de Estabilización de 1952.................................................... 473
4.13.4. Ll Segundo Fiar Quinquenal .................. ........................................ 475
4. i 3,5, La. Ley de Inversiones Extranjeras............................... . 476
■í, 13,6. F.I Congreso de la Productividad...................................................... 479
4,13.7. Los contratos petroleros............... .................................................. 483
4.14. 1055: la caída de P n m ....................................................................... . 485

Capítulo 5

U na décAflA de ¡NESiftbilidAd (1 9 5 5 ^ 1 9 6 6 )

5.1. El contexto internar ion a l....... ..................................... ...............................


5.2. La evolución política *............. ........,................................. .................... 499
5.2.1. Lei "Revolución Libertadora'....................................................... . 499
5.2.2. El gobierno de Abuihíi Fki>hu:z i ........................................ ................. 502
3.2.3. El gobierno de José Hm a Quino........................................................ 505
5.2.4. ti gobierno «le A utukú 111»............................................. .........507
5.3. Organizaciones sindicales y movimiento obrero.......................................... 510
5.4. Los partidos políticos y las organizaciones empresariales............................ 516
5.5. Las relaciones exteriores....................... ................................................... 522
5.5.1. La política internacional, las relaciones con los lili.L'U-
y la Quena Fría................................................................................ 522
5.5.2. Las relaciones con América Latirá:el Brasil y lacuestión cubana..... 52!)
5.5.3. Las relaciones crin Oran Bretaña y la cuestión de las Islas Malvinas 533
5.6. Ideologías y políticas económicas en la primera década posperanista.......... 534
5.6.1. Las corrientes económicas............................. ......... ...................... 534
5.6.2. La polilica económica de la Revolución Libertadora......................... 539
5.6.3. El desanrolllsmo............... ............................................................,. 546
5.6.4. EJ retomo a la ortodoxia.................................................................. 564
5.6.5. La economía radical ..................................................................... 5G6
5.7. Población y condiciones de vida................................... .............................. 574
5.7.1. Población y movimientos migratorios............... ......... „ „ ................. 574
5.7.2. Candi clon es de vida......... .......... ............................ ............... 577
5.3. Los problemas <Jel sector industrio]................................................... ........ 582
5.9. Los cielos económicos: las políticas de ajuste,
el problema agrario y el sector externo........................................................ 5ü3
5.9.1. Una explicación de los ciclo» económicos
durante el proceso de industrialización.... ....................................... 593
5.9.2. Políticas de ajuste y procesos Inflacionarios..................................... 590
5.9.3. El problema agrario y el sector externo...... ....... ............................. 53¡J
5.10, I9G6: el fin del gobierno radical......................... ................... ................... 603

Capítulo 6

D e l " t í e m p o e c o n ó m ic o " a Ia c r í s í s p o líric A (1 9 0 6 ^ 1 9 7 6 )

0,1. El contexto Internacional................. ...... ................................................... 605


6,2. Los militares y la 'Revolución Argentina': O homiia, LluimCiSion . Liíiu ís e ......... 616
0.3. Movimiento obrero, partidos políticos y
oiganizaciones empresariales en la 'Revolución Argentina'........... .............. R23
G.3.I. £1 movimiento obrero................................................ ................... . 623
5.5.2, Los partidos políticos...................................................................... 626
0,3,3, Las organizaciones empresariales................................................... 629
6.4. Las relaciones exteriores...............-.......................... .................................. 031
6,4. í . La Doctrina de la Seguridad Mac ion al
y las relaciones con los listados Unidos y Europa........ .................... 631
6.4.2, Las relaciones conei Brasil y otros países latinoamericanos........... 033
6.4.3. Las cuestiones del Canal de tieagle y de las Malvinas................... 635
6.4.4. Las relaciones conla Unión Soviética y los países del Esteeuropeo.. 63fS
6.5. La política económica de la "Revolución Argentina'................. ..................... fi30
tí,5,1, Del golpe de Estado a Kkilücii VaScka................................................ 639
6,5,2, El plan económico de Kiticsi:* VíStns................................ .......... 64 1
G.5.3. I a aplicación del plan y sus resultados......................... ,................. 515
(3.5,4. La distribución del inyrcso y la dinámica del conflicto social....... 655
6.5.5. t i giro nacionalista y la caida de la Revolución Argentina................ 660
6.6. La vuelta del peronismo: Cami-cum, Piki n, Isabel Pi:nciri ................... ............... 664
6.7. 1.a influencia del movimiento obrero .................................................... G71
G,R. Partidos políticos y organizaciones empresariales........................................ 675
Q,ü, Las relaciones exteriores............................................................................ 683
6.9.1. Las relaciones con los Estados Unidos y Europa............................... 083
6.9.5. Las relaciones ron el Brasil y otros países latinoamericanos ............. 607
0,9,3, Las negociaciones sobre las Malvinas............. ........... ............. ....... 688
0.9,4. Las relaciones con la Unión Soviética y tos países del Este europeo.. 689
5.10. Las políticas económicas durante el gobierno peronista {1973-1970}.......... G90
6.10.1. La politice económica de José B-jr G u »/ihi>....................................... G92
0 .10,2. 1.a marcha del plan.............. ....................... .................................. . 693
G. 10,3. El nodrlgazo.................. ............ .................................................... 700
6. 1 1. Población, migraciones y condiciones de vida (1966-1976)......................... 702
6.12. La evolución de los sectores económicos
a lo largo deis titeada ¡1900-19701,,,................... ...... .............................. 700
0,12.1. El sector industrial......................................................................... 70G
6.12.2. El sector agropecuario.,......... ......................................................... 715
6,15. Los últimos momentos del gobierno peronista........................... .............. . 723

C a [)Íi i Io 7

L a dicTAduiíA m í I ítar y I a c r í s í s e c o n ó m íc a ( ] 9 7 6 - 1 9 8 5 )

7.!. El contexto internacional....... ............ ....................................................... 72"


7.2. La dictadura militar................................................................... ................ 733
7.2.1. El gobierno de Vino*..... ................................................................. 73Ü
7. 2 .2 . Vioia. ÜAi.Tiiyii, Bionani-....... .................. ..................................... ................... 7 46
7.3. El movimiento obrero, los partidos políticos y tas organilaciones
empresariales.......................................................... ....... ..... .................... 755
7.3.1. El movimiento obrero.......................... ;.......................................... 755
7.3.2. Ijos partidos políticos ..... .......... ...................... ............................... 753
7.3.3. Las organizaciones empresariales .................................................... 763
7.4. Las relaciones internacionales.................................................................... 709
7.4.1. Las relaciones con los Estados Unidos y Europa Occidental ............. 759
7.4.2. 1^5 relaciones con otros países latinoamericanos: Brasil V bollvia.... 776
7.4.3. El conflicto por el Beagle................................... ............................ 776
7.4.4. Las relaciones con la unión soviéLica y los países del Esle europeo.. 780
7.4.5. La Guerra de Malvinas................................. ........ .................... ..... 733
7.5. La política económica de In dictadura militar.............................................. 73¡3
7.5.1. Razones internas y externas de los Cambios económicos................ 78a
7.5.2. El plan de Maiititicz nt: Hu í ............................................. .......... 789
7.5.3. La evolución del plan.... ............................................ .................... 800
7.5.-*. El endeudamiento e x te rn o................................... ........................ .......... 810
7.5.5. La cuestión fis c a l................................................................ ..................... 814
7.5.6. Puja distributiva y concentración del capital......................................... 821
7.5.7. lia d a una crisis incontenible,.,.,,........................... .............................825
7,5.0 Los sucesores de [■Iaiiti.’ Cí bt Hoz: la agudización de la crisis.............. 827
7.6. Población y condiciones de vida...... ................................................................... B32
7.7. El sector Industrial y el proceso de desíndustrlallíacíún .................................. 339
7.8. El sector agropecuario..... ..................................................................................... asi

C a p ítu lo f l

R e t o r n o a U d e iv io c n A c iA y NE0l¡t>ERAl¡sM0 (1 9 8 5 - - 1 9 9 9 )

6.1. La posguerra Iría y la g lo b a lta ü ó n ............................................................ 853


8.2. La evolución política; el gobierno de ftocKUromin................................. .......... 876
8.3. El movimiento obrero..—..... .................... ................... ....................................... 884
8.4. Los partidos políticos y las organizaciones empresariales.......................... . 886
6.5. Las relaciones exteriores durante «I gobierno de Airaram .......... ........... ......... 694
8.5.1. Las relaciones con los Estados Unidos y Europa................................... 894
8.5.2. Las relaciones con América La tin a .................................. ...................... 898
8.5.3. Las relaciones con la Unión S o v ittlc a y los países del Este europeo., 300
8.5.4. El no alineamiento ............................ ...................................................... 9Q4-
8.6. La política económica del gobierno radical......................................................... 305
8,6,1, La critica sltuaciCm in ic ia l............................„ ..............-........................ . 905
0,6,2. La primera etapa de la política económica; la gestión de OwnsFun.. 900
8.6.3. El ajuste 'heterodoxo*; la gestión de Sousboiílli y el Plan A ustra l..... 910
0,6,4, El deterioro del Plan Austral y los primeros re ajustes... .................... 915
8.6.5. La última tentativa de control de la economía: el PlanPrimavera.. Q22
8,6,G, La hiperlnflacinn: ia especulación financiera, la crisis social y el
golpe de m ercado...................................................................................... 924
e.G.7. Los sectores productivos................... .......................... .......................... 92Q
8.7. La evolución política: los gobiernos de Círlos Kcncn.................. ............. ........ 352
8.8. El movimiento obrero........................... ................................................................ 940
8,3. Los partidos políticos y las oigaulzaciones empresariales................................ 946
8.10, Las relaciones exteriores durante el gobierno de Caklui Ncnc.n........................ 950
8 , lü , l. Los fundamentos teóricos de la política e x t e r i o r ............................. 930
a, 10,2, Las relaciones con los Estados Unidos .,,.. ,..,........................ 953
8.10.3. Las relaciones con Europa .................... ................... .............. ................ 958
8.10.4. Las relaciones con América L a tin a ...... .................................................. 960
8.10.5. lil conflicto de Malvinas................................................ ............................ 364
8.11. La política económica de los gobiernos m enem lstas......................................... 968
8.1 1,1. Los primeros planes económicos ...,.................................... ................... 969
8,11,2. Los principias teóricos y antecedentes del Plan de ConvertiDilidad ... 974
8.1 1,5. La convertibilidad y las finanzas públicas..................................... ......... 977
5 .1 1.4. La reforma del Estado y las privatizaciones........................................ . 907
8.11.5. La reforma de la seguridad social y de laadministración pública...... 994
8 . 11.6. Desregulacicm, apertura externa y liberaIIación económica Interna.. 995
8.11.7. El sector e x le rn o .......... ...................................................................... —• 999
B,11,8. La política laboral.......... ........... ............................................................... 10 !0
8,12. Población y condiciones de vida.................................................... .................... 1013
B, 12,1. La población..................................... .................. ................................... 1013
B, 12,2. condiciones de vida y crisis social................................... ........... 1016
0,13. Los sectores productivos....,................................................................................1024
8.13.1. La actividad agropecuaria................. .................................................... 1029
8.13.2. El Impacto regional................ ........... ....................................................1035
Anexos:
Presidentes de la República Argentina .................... ....... ...... .................................. 1040
Ministros de Hacienda y Economía déla República Argentina (1080-1999)............. 1041

CftpÍTtilo 9

L a AnqENT¡NA, B ra s il y Ia ¡NTEqnAciÓN rceqioNAl

9 .1. El proceso de Integración en el Cono Sur: antecedentes eIdeologías............. 1045


9.2. Argentina-Brasil: la inserción Internacional.......... ...................... ..................... 1050
9.3. Argentina-Brasil: evolución comparada.............................................................. 1061
9.4. Argentina-Brasil: las relaciones mutuas............................................................. 1069
9.5. Los intentos de integración latinoamericana.................................................... 1079
9.6. La creación del Mercosur..................................................................................... 10Í12
9.7. El Mercosur y la Unión Europea......................................................................... 1066
9.a. La evolución del Mercosur comercio e Inversiones extem as.......................... 1009
9,9. Los problemas de [a Integración regional: economía,polilica y sociedad........ 1063

Bibliografía 1 107
I n t r o c I u c c íó n

Nadie puede tenerla esperanto de entenderlos fenómenos econó­


micos de ninguna época — tam poco de lo presente— , si no dominn
adecuadamente los flechas históricos,
J ü S E F 'H A - S C H L M P E T t n

Es necearlo ver grande. Si no. ¿para que sirve la historia?


F fünand Braldel

La historia argentina contem poránea enfrenta a los historíadores <l un sinnú­


m ero rte dilemas, y no por casualidad la palabra "enigma", m ás propia d e las
novelas policiales, e stá presenLé en los títulos d e algunos libros significativos o en
los interrogantes de diversos autores (').
Sin duda, nuestro pasado no constituye un paisaje despejado, tan am plio y
extenso como el d e gran parte de la geografía que le sirve d e sustento. Por el
contrario, explorarlo quesuccdló y las razones que lo explican e sco m o adentrarse
en un laberinto lleno de recovecos y poco dispuesto a librar sus secretos.

(1) Uno de ellos, escrito en los artos '40, se llama directamente, flrgentlnc Ridcllr (El
enigmaargentino), Fur. mérito por FluxWcil, yes uno d t los m is penetrantes ensayos sobre
la sociedad angcntiria de la época.
Puede ser que Icnga que ver con ello una serle de mitos qutí se han instalado
en lasociedad y que perturban la visión de ese pasado. Cuanto másgrarifles fueron
c n algú n momento [as ex peclativas y Ios sueños de la gen te. t uviesen o no u na base
real, más se tiende a mitificar lo que ocurrió y a mirar con un lente deformante la
idealidad que nos circunda. Aunque el conocimiento de la historia no tiene la
alquimia que nos permita descubrirel oro de la verdad, si sus basesse correspon­
den con percepciones erróneas, es mayor el riesgo quecorremOS ele equivocarnos
en la apreciación de nuestro presente. O d e_que nos induzcan a apreciarlo
equivocadamente, si esos milos son utilizados, como sucede con frecuencia, para
justificar políticas en curso.
Esto, en verdad, no constituye un defecto propio de los argentinos. Hace pocos
años, en un libro sugestivo, un economista e historiador be lija, F'mn BArnocn. puso
en cuestión una quincena de milos que pueblan la historia económica mundial, y
que son comúnmente aceptados no sólo por la opinión pública en general, sino
lambién por mu clios estudiosos, dem ostra ndo la falsedad o poca sol idez em pírica
de todos ellos ('). Baihoch demuestra en ese libro, entre otras cosas, y a través de
un amplio manejo de hechos y estadísticas, que el siglo XIX no constituyó el
reinado del librecambio absoluto, sustentado en las lecturas de Atjam Smitmy David
Ricardo, como los especialistas suelen afirmar. Esa fue apenas una realidad que
existió a partir de mediados de! siglo y para la paite dei mundo dominada
económicamente por la presencia industrial y íinancieradel Imperio Británico, De
haber sido tal como la imagen mítica nos lo presenta, los Estados Unidos y
Alemania serian hoy, quizá, países del Tercer Mundo, productores de materias
primas y productos scrnielaborados y compradores de bienes de capital y
manufacturas. Pero los hechos no sucedieron asi. Esas naciones se transformaron
en potencias industriales practicando un cerrado proteccionismo, basado en tas
ideas de HAr-nucin y List, un norteamericano y un alemán, y no en las de los
economistas clásicos británicos, que sirvieron, en cambio, para la expansión y
consolidación de su propio país como potencia hcgcmónica de la época.

|2) El libro de I^IJI, l>uiux II su tiLuIa en Ingles. Cc:onom¡cs aad Warlcl llistory ^N ythes and
P jtniüaxes y Tire publicado también en francés, cuya edición utilizamos en nuestra bibliogra­
fía. Sobrelafíguniynbraílc Uaikoch, fallecí do recientemente, cf. Bhobiii, Ansiar, 'FanlIJalroch
(1930-1999)' en Ciclos en la historia, la econom ía y ln saciedad, ri’ 15. segundo semestre
de 1999- La palabra 'm it o ' aplicadatilo s renómenuseconómicos, penque también puede
extendeise a los pnliticusy sociales. tal romo la dellne Bmimcmy que nosotros acoplamos,
constituye 'la falsa percepción de un fenómeno de la h is t o r ia económica compartida por
muclíos economistas y especinilila s e n cien cías sociales as i como por la opinión pí¡ bllea c n
general". Su origen viene del (¡riego nivllros, y significa fábula o leyenda, aunque los
diccionarios reconocen que los mitos simbolizan determinados aspectos profundos de la
vida Humana y representan una forma primaria de encarar la experiencia.
En un libio también reciente, Amjo Femíh señala cómo se lia creado otro mito
acerca del proceso de globalización, que representaría un punto de in f l e x i ó n en
la historia de la humanidad y caracterizaría a la sociedad de nuestra época. Aunque
la idea de un mundo globalízado, en el que toctos los habitantes del planeta sienten
cl impacto de hechos que suceden a gran distancia de sus propios hogares y en
forma casi simultanea, tiene que ver con los inmensos cambios tecnológicos
acLuales, responde, en realidad, a un proceso que posee una antigüedad de cinco
siglos, cuando se verifican "simultáneamente dos condiciones: el aumento de la
productividad de trabajo y un orden económico mundial. En ausencia de una o
ambas de estas condiciones —afirma Ff.Ritf.H-— no se plantea el dilema del
desarrollo en un mundo global" y este dilema comienza en el siglo XV
Del igual modo, los mitos que predominan en la historia argentina son también
numerosos. Como, por ejemplo, la idea de que el país estuvo alguna vez, hacia las
primeras décadas del siglo XX, entre los más avanzados del mundo por el nivel de
vida de sus habitantes (o también que fue cl "granero del mundo"), O cl que
sostiene que la decadencia argentina comenzó en los años '40 con cl proceso de
industrialización y las polillcas económicas intervencionistas. O los que surgen de
creer que las alternativas económicas se reducen a tomar decisiones sobre un
puñado de antinomias que no pueden evitarse. O, si nos referimos al ámbito
político, aquel que señala que en los años '30 Se interrumpió un proceso de
cincuenta anos de gobiernos constitucionales, dañando seriamente las institucio­
nes democráticas y comenzando un ciclo de inestabilidad e incertidumbre que se
mantuvo hasta el fin de la última dictadura militar, en ¡a década de 1980,0, para
finalizar con los ejemplos, el que afirma que un error fundamental de los gobiernos
argentinos estuvo en la creciente tendencia a la autonomización del país con
respecto al mundo y, sobre todo, en sus niveles de confrontación con las grandes
potencias hcgemónicas.
Ho es casual que la gente se pregunte por qué el país al que muchos
intelectuales y estadistas prestigiosos le predijeron un porvenir semejante al délos
Estados Unidos, y al que vinieron esperanzados millones de inmigrantes, padece
desde hace décadas crisis interminables y no puede despegar del segundo pelotón
de naciones en desarrollo; pera sí resulla extraño que se despierten nostalgias de
un modCío agroCíportador, exitoso en ciertos aspectos pem !¡mítado e irrcpelible,
que la Argentina nosapo superar para equipararse alas sociedades industrializadas
modernas.
Tampoco parece razonable que se asocien muchos de los fracasos de los
últimos sesenta aftos a un proceso de industrialización y de participación del

(35 Fruncn, Auia Historia de la jjIoDaiizadón. Orígenes del orden económico mundial,
Buenos Aires, 1396. pág. 12. Cf. también Bnmno, Miun J.; BcnriMHujn, Rumn U; Qmcm Hni.irtA.
fuinMino K. ySMWíiKJ..loku&H. £.. Historia económica y social general, Buenos Aires. IUQE;
RAiT3rDHT, M a ib ií , “La globatizaclón económica; ideologías, realidad, historia', en Ciclas en la
historia, tu economía y la sociedad, I T 12, p r im e r s e m e s t r e d e IÍ1Ü7,
Estado en la economía que fue, sin embargo, la base del despegue económico en
otros países. En este caso, la respuesta debería estar, como veremos a lo largo fiel
libro, (10 tanto en el éxito o el fracaso del proceso en sí. Sino en la combinación
de circunslandas políticas y económicas que desembocaron en el caos y
desintegración de los años 70.
Cu la comprensión de las políticas económicas tos mitos toman también la
forma de opciones aparentemente inevitables: endeudamiento externo vs. ahorro
interno; hiperinflncíún vs. convertibilidad y desocupación; estatizadón is. libertad
absoluta de los mercados; políticas de bienestar vs. flexibilidad y Competitividad.
En los últimos tiempos, una nueva antinomia, yloballzacion vs, políticas naciona­
les, hace asumir a muchos lo exlstenciadeun proceso económico irreversible, que
no reconoce fronteras ni alternativas y cuya aceptación constituye una decisión
obligada.
Otra cuestión crucial que atraviesa la historia argentina es la interrupción de
los procesos democráticos a través de las intervenciones militares. Sin embargo,
los flolpes de Estado, en los que también participaron civiles, no fueron, como
suele pensarse, los únicos que aLacaron los fundamentos del sISLema democráti­
co, sino también tuvieron que ver [o existencia de gobiernos fraudulentos, las
proscripciones tic distinto tipo, la utilización del aparato de Estado, aun en
gobiernos constitucionales, para mantener o afirmar et poder a costa de los
adversarios y, sobre todo, las violentas rivalidades políticas que recorren todo
nuestro pasado.
Respecto de la vinculación con el mundo, la historia parece también no ser
bien leída por algunos sectores. Desde fines del siglo XIX, la Argentina estuvo por
muchos anos más cerca de Europa que de Latinoamérica; los capitales, la mano
de obra, las costumbres, las modas, venían todos del Viejo Mundo, fue con el
respaldo de sus vínculos europeos que el país (al menos en el pensamiento de
ciertos círculos dirigenics) pudo amenazar erigirse en un rival potencial de ios
Estados Unidos en el continente. Las corrientes nacionalistas que surgieron en los
años '30 y se prolongaron con el primer peronismo continuaron, aunque con un
signo distinto, la tradición de dispuLas con el pais del norte, sin embargo, lo que
a fines de la década de 1990 se anunció como una novedad, el acoplamiento a la
política norteamericana en el mundo, es decir, a la potencia hegemónica del
momento, resultó más bicn'una vuelta al pasado, cuando algunos pensaban que.
el país era una ‘colonia Informal" del Imperio Británico, lo que en ese entonces se
daba a conocer eufemisticamente como "relaciones privilegiadas".
liste libro prelende ayudar a resolver éstas y otras cuestiones. Para ello, se
alieve a romper los muros muchas veces existen Les entre ios fenómenos econó­
micos, políticos y sociales. Cada uno tiene su espacio y se halla, a su ver, articulado
con los otros. Como veremos, las crisis económicas y sociales y las crisis políticas
no se correlacionan siempre, aunque es difícil explicar la evolución económica y
social sin examinar los cambios políticos o viceversa.
Cada capitulóse abre, por otra parle, con un análisis económico y político de
la coyuntura internacional, Hueslra propia historia está insertada en la del mundo
y es imposible Comprender, por ejemplo, procesos económicos o políticos como
el de la intervención del Estado en los años '30. el de los gol|>es militares en los
años "00 y '70. o el de las privatizaciones en los años '90. sin comprender lo que
ocurrió en el contexto mundial en esas épocas (crisis económica, predominio de
las doctrinas de la 'seguridad nacional", derrumbe del comunismo y liberalización
de las economías, respectivamente).
liemos tratado también de compatibiiizar. en la medida de lo posible, los
tiempos históricos. Elegimos asi una periodización de los capítulos en función de
los procesos o acontecimientos, políticos o económicos, que. a nuestro juicio,
mejor los encuadraban. Por eso, algunos de ellos coinciden con la gestión de
determinados gobiernos y otros con periodos históricos más extensos. En la
lectura de cada uno se encontrará la justificación de la elección realizada.
Preferimos, por ejemplo, analizar los orígenes del peronismo en el cap. 3 y la
gestión de los gobiernos de este signo político en el cap. 4. Fue una decisión difícil,
porque la llegada del peronismo cerraba una época, aunque abría, asimismo, una
nueva. Los lectores dirán si esa elección resultó o no acertada, pero comprobarán
que no se pierde continuidad entre uno y otro capitulo.
Otro desafio fue separar, en tanto fuera factible, las políticas económicas de
la evolución de los sectores económicos. Esto nos crea un problema adicional de
pciiodización. pero creemos que no dificulta ni la facilidad de la lectura ni su
comprensión. En cualquier caso se examinan, por un lado, el impacto de las
políticas económicas sobre las distintas variables que marcan al evolución de la
economía y, por otro, los procesos estructurales que se desarrollan más allá de los
efectos de esas políticas y vienen del pasado.
Estudiamos también en forma separada los acontecimientos políticos de los
que corresponden a la historia de los movimientos sociales y de las organizaciones
socioeconómicas, dando un espacio especifico a los problemas de población y
condiciones de vida. Dedicamos, además, un apartado especial a la ubicación del
país en el mundo y a su política exterior, vinculándolas estrechamente con la
política interna y la evolución de la coyuntura internacional. Esto nos brinda una
visión integral de los procesos históricos.
Finalmente, consagramos el último capitulo a un análisis de los caminos que
llevaron ai actual proceso de integración regional a partir, sobre todo, del seguimien­
to de l.is relaciones entre la Argentina y Brasil, asi como de un estudio histórico
comparado de los principales indicadores económicos y políticos de ambos países.
Podemos determinar, de esc modo, los impulsos y obstáculos que marcaron la
construcción del Mercosur, evaluando los grados de convergencia actuales y sus
perspectivas futuras.
El libro abarca un vasto periodo, desde la consolidación de la unidad nacional
en 1880. hasta el último gobierno de M m . finalizando el siglo que se fue. En este
sentido, no nos inquieta acercarnos a la actualidad aunque podamos perder algo
de perspectiva o de rigor histórico. Lo fascinante de la historia es que constituye
un camino de doble vía. Nos remite al pasado para entender las señales del
presente, pero nos da también los instrumentos para encontrar en el presente las
huellas indelebles del pasado.
El Modtlo AgnoExpoRiAtioH ( 1 8 8 0 ' 1 9 1 4 )

Cuando se cnaliza et crecimiento d e l poderío comercial Inglés,


se suscita una mezcla de curiosidad y preocupación patriótica,
parece claro que yo hemos alcanzado el máximo, en términos
relativos. y que según todos los precedentes históricos ahora
debemos descender. (Extraído del diaria personal de un Profesor
de la Universid-íd de Cambridge)

H evh y S k .u u i c k . 1885

¡Vo hay ni puede haber buenas finanzas donde no hay bueno


política Buena política quiere decir respeto a los derechos;
buena política quiere decir aplicación recta y correcta de las
rentas públicas: buena política quiere decir, protección o fas
Indiisírfos útiles y no especulación aventuren para que ganen
los parásitos del poder; buena política quiere decir exclusión
de favoritos y de emisiones clandestinas Pero para hacer
buena política se necesitan grandes móviles en una paJa-
bra. patriotism o! ¡¡yero con patriotísmose puede salir con la
frente altica, con la estimación de los conciudadanos, con la
conciencia pura, lim pia y tranquila. ;>ero también con (os
bolsillos livianos

IX A N D K O N . A L tM , 1 8 9 0

Mientras los extranjeros dejen pesar sobre el pais gobiernos


coma el actual, no deberá extrañar que se le im¡x>ntjan
empréstitos forzosos en la forma de emisiones de papel
depreciado, ose les someta a cua/quierotra expoliación/.../, Lo
conversión más urgente paro nosotros no es la de oro por papel
ni la de papel por oro, sino la de los habitantes de este país,
nacidos en Europa, en hombres provistos de todos los dere
chos inherentes a los miembros de una sociedad civilizada, la
conversión de los súbditos extranjeros en ciudadanos

J uan B. J is t o , 1899
1 .1 . LA ECONOM IA MUNDIAL Y EL ROL DE GRAN BRETAÑA

Cuando la Argentina se incorporó definitivamente al mercado mundial, hacia


1880. el esquem a de división internacional del trabajo vigente, basado en los
principios del librecambio, estaba sufriendo transformaciones de cierta importan­
cia. Con uno de sus polos en Oran Bretaña — la gran usina industrial del mundo,
principal exportadora de manufacturas y centro financiero y de intercambio de las
com entes de com ercio mundiales— y el otro polo en la inmensa mayoría de los
países periféricos — que tenían por función proveer materias primas y alimentos— ,
la economía internacional del fin del siglo X IX se. basaba en un funcionamiento
aparentemente sencillo; facilitaba la transferencia de recursos económicos por
sobre las fronteras nacionales en una escala sin precedentes, a través de
movimientos de capital y de trabajo y del intercambio comercial. El 40 f,o de las
manufacturas y bienes de capital iba hacia Asía. Sudaniérica. Africa y Oceania.
mientras que Oran Bretaña, Alemania y Francia constituían el 45 lo del mercado
de m aterias primas y alimentos. I'or otra parte, entre 1815 y 1920 el continente
americano absorbió el 97 % de la inmigración intercontinental ('I.
111reinadodel librecambio, cuya justificación teórica fue proporcionada por los
economistas clásicos iSmitu. Kicaroo. Swakt MiuI, alcan/ó un pleno desarrollo en
el período comprendido entre la abolición de las leyes inglesas de granos, que
eliminaron el proteccionismo británico, en 1846. y la gran crisis que sacudió la
economía europea hacia 1873. Esta crisis constituyó el inicio de la llamada "Gran
Depresión*, la primera crisis general del capitalismo, y se extenderá de 187.5 a
1896. coincidiendo con una de las llamadas "fase B" de los ciclos económicos
largos, tal como fueron definidos por el economista ruso Mikolai KoniMiicrr l:). El
principal rasgo de la "Gran Depresión" fue la caída de los precios en los principales
mercados mundiales, con una mayor incidencia en los productos primarios y. por
tanto, en sus términos del intercambio (relación entre los precios de los bienes
primarios y los industriales). Esc proceso era un resultado de los incrementos
m asivos en la producción y en la exportación de dichos productos, junto con la
disminución de los costos en el traasporte nacional e internacional. A partir de
1896 los precios de esos bienes comenzaron a recuperarse, lo que explica el boom
económ ico de m uchos países agroc.xportadores hasta la l’rimera Guerra Mundial.

( 11 Dísit*. Bxiuur.y Mcurwrn. Divio, Australia ¡n the InternationalE conotny In th c Tventleth


Century, Cambridge. 1090. páq 4.
(2) Cí. S<vu ri ix, Unoi. Le K ond rallell. Essal ele U iio tlc (les cyclcs ton<¡s économlquc.s el
p o lillq u e s. Patis, 1998, KorrjRxntrr señalaba que en la historia del capitalismo existían ciclos
económicos largos de alrededor de 50 años con fases ascendentes iAi. de alzas de precios
y de la actividad económica, y descendentes iBl. de bajas de precios y de la actividad
económica, vinculados a los grandes cambios tecnológicos y productivos. Ver también.
Rai-ihum. Mamo. *La globalízación económica: ideologías, realidad, historia', en Ciclos en l.i
historia. I.i econom ía y la sociedad. ¡V 12. primer semestre de 1997. pags ttl2:T«u>«. Fcirn.
Geofiralia política, Madrid. 1994. págs 1214: Avxxnov. 14-V, -1: 1 . "Los ciclos Kondralieff: el
contexto histórico y los desafíos metodológicos', en C iclos en la historia, la econom ía y la
sociedad. M 10. primer semestre de 1996.
La llamada 'Segunda Revolución Industriar fue. en gran medida, una respues­
ta a la crisis: las Innovaciones tecnológicas tuvieron como propósito elevar las
tasas de rentabilidad, que habian caído, mejorando la productividad del trabajo.
En las últimas décadas del siglo XIX y las primeras del XX se produjeron cam bios
tecnológicos significativos; la electricidad, la utilización del petroleo y de los
motores a combustión ligados a él, la aparición de nuevos productos quím icos y
materias primas industriales, la revolución en los transportes (automóvil, avión),
y en las comunicaciones (telégrafo, teléfono), la máquina de escribir, el frigorífico,
etc. Esto se complementa con cambios en las formas de organización del trabajo
(el taylorismo), que contribuyeron también a aum entar la productividad.
Estos cam bios se concretaron en el marco de diversas perturbaciones sociales
como consecuencia del descenso en los salarios reales y del aumento de la
desocupación en las ramas de la producción más afectadas por I.) crisis. El
desarrollo de los sindicatos y de las reivindicaciones obreras, bajo el influjo de
nuevas ideologías (socialismo, anarquismo, corrientes sindicalistas propiamente
dichas), se vio acompañado de conflictos y huelgas. El m ovimiento sindical
comenzó a imponer su presencia en los países más industrializados y se produje-
ion cambios en las legislaciones laborales. Sin embargo, el avance de las
reivindicaciones obreras no afectó (K>r igual a todos los países. Oran Bretaña, por
ejemplo, había ingresado a la crisis con una economía próxima al pleno empleo,
lo cual le daba a las organizaciones de trabajadores un mayor |>oder de negocia­
ción. Mientras tanto, otios países, com o los Estados Unidos, tenían una fuerza de
trabajo en crecimiento por la inmigración. Por eso. la capacidad de presión de los
traba jadores era sustancialnicntc menor, lo cual pcm iítía im poner transformacio­
nes más radicales y reforzar la intensidad del trabajo. De allí que en las últimas
décadas del siglo XIX la productividad creciera m ucho más en los EE.UU. que en
Oran Bretaña.
Al mismo tiempo, la depresión, al disminuir los márgenes de rentabilidad en
las actividades productivas de las naciones líderes llevó a volcar grandes masas de
capital en la especulación financiera y c illa s regiones periféricas y coloniales, f'ero.
junto a la inversión de portafolio o puramente especulativa, se expandió también
la inversión directa, que. además de responder a la aparición de grandes empresas
que implantaban filiales en todo el mundo, garantizaban los movimientos com er­
ciales (').
Como consecuencia de estas circunstancias (y en el caso de los Estados
Unidos también de la finalización, en 1805. de la guerra civil), una constelación de
potencias m enores— Alemania. EE.UU.. franela— comenzó a practicar una política
abiertamente proteccionista labandonando los principios del librecambio), a
desarrollar sus industrias, adonde llegaba tardíamente la revolución iniciada en las
islas británicas, y a incrementar su participación en el com ercio mundial, am ena­
zando la por entonces indiscutida supremacía británica. Com o señala P v i B a i h o c i i ,

(31 Cf. AriusjMi, Oiovas-i. The Long Twcntícth Ccntury. UHuiros 1004.
el librecam bio com enzaba a ser la "excepción", y el proteccionismo, la "icgla".
pues, com o ocurrió en distintas etapas de la historia del capitalismo, las políticas
liberales no constituyeron una causa, sino m ás bien la consecuencia del alto nivel
de desarrollo económ ico previo (y protegido) de los países que las practicaban y
que les daban condiciones superiores de competitivídad (*). De todas formas,
(rente a ese desalío, el Reino Unido procuró dar una respuesta expandiendo sus
exportaciones de capital y dirigiendo su com ercio hacia los mercados protegidos
de su imperio y hacia los del mundo periférico.
Se abrió asi una nueva etapa en la econom ía internacional, caracterizada por
la diversificación del poder económ ico mundial, una estructura comercial con
mayores restricciones y un nuevo y creciente rol de los m ovimientos de capital.
La comparación entre las tasas de crecim iento a largo plazo de los principales
países industrializados en el periodo 1070/71-1015 muestra la lentitud del
desarrollo de la econom ía británica en esa época y la mayor compctitividad de sus
rivales.

■ Produeoon irxjusval 1_] PfodwCüvitJaa industrial H Eíportaocnos (1880-19131

Fucnlc Alocuo t, Dmm H. (ccrnp ), The D ew lepm cnl ot Bnt.sh Induslry and Fcrcign
Compdibon 1875-19U Londres, 1508

Gráfico I, I. fasas de crecim iento a largo plazo (porcentaje anual 1870/71 - 1913)
de Gran Bretaña. Estados Unidos y Alemania.

(4113x1*00!. t’*i>L, iVrt/ies e l ¡hiuidoxcs de I liisto lrc iconom iquc. I’arív 1995. [>.iqv 31-
47. Ll principal teórico del proteccionismo (uc el economista aloman l'wtiwicn List, en su libro
The National Sjntrm o l ro lilic a l Cconomy. editado por primera vez en IB41.
La desaceleración del ritmo de crecimiento de la economía insular se advierte
si comparamos los cincuenta anos que van de 1820 a 1870. que registran tasas
de crecimiento del 3 al 5.5 'Vi anual, con el ¡x'riodo posterior, hasta la Primera
Guerra Mundial, cuando esas tasas variaron entre un 1.5 y un 2.8 anual. Este
proceso de declinación se observa claramente en los sectores básicos de la
Industria, donde Oran Orclaña se vio desplazada del primer lugar, hacía linos de
siglo, por otras naciones. Cn 1890, los listados Unidos ya la superaban cn la
producción de hierro y acero; y cn 1914, fue aventajada |>or Alemania. Aun en la
industria carbonífera, uno de los pilares del desarrollo económ ico británico, se
produjo una pronunciada declinación de la productividad |>cr cápila. que descen­
dió de 403 toneladas en 1881 a 509 toneladas cn 191 I. V aunque a comienzos
de la Primera ü u e n a Mundial la producción y las exportaciones de carbón
provenientes de las islas siguieron aumentando, desde 1900. los lita d o s Unidos
se encontraron también a la vanguardia cn la producción de esc mineral, que cn
aquella época era el principal ptoduclo energético (').
Las razones que se han dado para explicar esta situación son de diversa índole;
económicas, políticas, y aun sociológicas. Pero no c.ibc duda de que el principal
motivo debe buscarse cn la usura que significó para el Reino Unido ser el primer
poder industrial del mundo y mantenerse durante largo tiem|>o en posiciones de
liderazgo, tilo le dificultó modernizar su estructura productiva a fin de ponerla a
la altura de la de sus jóvenes rivales, que se iniciaron con tecnologías m ucho más
avanzadas y en rubros hasta entonces no desarrollados por la industria británica,
como materiales eléctricos, productos químicos y nuevos tipos de maquinarias.
Kn verdad, las acum ulaciones pasadas de riqueza, la expansión colonial, la
existencia de mercados "cautivos" y el |>odcr financiero de la "City" (que permitió
expandir las inversiones externas y regular los movimientos internacionales de
capital) privaron a la economía inglesa de incentivos para la renovación tecnoló­
gica o el cambio de sus estructuras.
El comercio exterior, elemento vital para el crecim iento de esa economía, se
vio también afectado. En 1070. la participación británica en el comercio mundial
llegaba casi al 20 i y en el orden interno representaba para cada habitante la suma
de 17.7 libras esterlinas, mientras que cn el caso de franela su com ercio exterior
per cápila era de (5.5 libras.- en el de Alemania, de 5.6 libras, y cn el de los Estados
Unidos, de 4,9 libras. A partir de la década de 1000, sin embargo, dicha
participación comenzó a declinar: ya era del 18,2 . cn el periodo 1891-1895 y del
14.5 en 1911-1915. Esa evolución adversa irá acom pañada por cambios
significativos cn la dirección del intercambio y cn la composición de la balanza de
pagos.

(5) I4*u*ui. P. 5. 5 Ni-uv, G. L., tiritar» and A n ic rita/i. ,4 Stutly o f Cconomic C/MW|e.
landres. 1970, 154 y siglos.: p K Ju nfn iJi. II. ti., y OsMt. J.. H istoih)
económ ica ile l.i Europa moderna. México. 1957. pág 203.
r.ntrc 1870 y 1913. el comercio tic exportación c importación británico
experimentó im poitantcs modificaciones. En ese periododisminuyeron las ex|>or-
tacioncs a Europa y a los Estados Unidos en más de un 8 [:i). mientras que se
incrementó en igu.il proporción la participación de los países periféricos. Asimis­
mo. las importaciones de m alcrías primas y alimentos desde los Estados Unidos
y los países europeos lucron reemplazadas paulatinamente por las de las áreas de
nuevo poblamicnto. colonias y países atrasados.
Tuvo particular importancia la reducción de algunas exportaciones norteame­
ricanas de productos primarios, cuando el país del Norte se orientó decididamente
— luego de la guerra civil— a profundizar su proceso de industrialización y su
mercado interno comenzó a absorber parle de los saldos exportables agrarios.
Oran Bretaña, cuyo propio desarrollo industrial dependía de esos productos, logró
sustituir a su antigua colonia acelerando la incor|x>ración al mercado mundial de
nuevos países proveedores, entre ellos, la Argentina.
En cuanto a la balanza de pagos, en la década de 1870 los ingleses ya
financiaban una parte do sus importaciones con los llam ados‘ ingresos inv isibles*.
Desde mediados de siglo, el Reino Unido se estaba transformando en un gran
exportador de capitales, especialmente a través de empresas ferroviarias y
prestamos gubernamentales y. en menor medida, de industrias extractivas o de
transformación de productos primarios, plantaciones, compañías de tierras,
bancos y empresas de servicios públicos. El retorno de esas inversiones, altamente
rentables, junto con los ingresos provenientes de fletes, seguros y otros servicios
financieros compensaron ampliamente los repetidos déficit en la balanza comer­
cial. Entre 1870 y 1913 los capitales colocados en el exterior se incrementaron casi
cuatro veces, mientras que el flujo de ingresos invisibles pegó un sallo aun mayor:
aumentó más de seis veces entre mediados y fines del siglo. En la década i U(>-1
1873 sólo el 12 % de las importaciones se pagaba con esos ingresos en tanto que
para 1894-1903 esa proporción se había duplicado y llegaba al 23.9 °h . En forma
paralela, también se modificaron las áreas de inversión, tiacia 1850, Euro|>a y los
Estados Unidos habían recibido el 50 c.'j del total de las inversiones externas, pero
en 1890 entre los países del Imperio, y en especial los dominios "blancos"
— Canadá. Australia. Mueva Zelanda y Africa del Sur y los países latinoamericanos,
y en este caso sobre todo la Argentina donde se radicó el grueso de las inversiones
realizadas en el subcontinente— poseían el 67 de esos capitales ('). El cuadro
I . I refleja estas alternativas.
El sistema se completaba con la existencia tlel llamado "patrón oro", tiran
Bretaña habia establecido una equivalencia entre el metal \ la libra esterlina en
1816. Otros países, siguiendo estrictamente un patrón oro o un patrón bimetálico
loro y platal, lo instauraron entre 1870 y 1890. ti patrón oro permitía establecer
un m ecanism o de cam bios fijos entre las distintas divisas con base en su
correspondencia común con el metal.

<6 >Asiikiwtii. Wituvi, An £con om lc Ilis ia n o f L m jljn d : 1 0 7 0 1 9 ) Londres. 19fi0. págs.


147. 158 y sigtes.; tlor.sMit*!. IÍR.T J,, ínúUStiy ,ind r.itlp lic . Londres. 196B. p<»'l 1 -Vil
En este sistema los países mantenían fijo el valor «lo sus monedas con el valor
del oro, al estar dispuestos a comprar o vender este metal a precios determinados
o constantes, teniendo l.i circulación monetaria interna una relación también fija
con las reservas de oro. El m ecanism o de ajuste era el siguiente: un déficit
comercial traía corno consecuencia exportaciones de oro a corto plazo, reducien­
do la cantidad de dinero existente en el pais y provocando una caída de los precios.
Esto producía, con el tiempo, un aumento de las exportaciones, pues los
extranjeros compraban en este mercado a precios más bajos que cn el suyo.
Asimismo, disminuían las importaciones, ya que los consumidores nacionales se
abstenían de comprar los artículos extranjeros, ahora más caros. El proceso
inverso también se verificaba. De ese modo el movimiento de oro. am onedado o
cn lingotes, daba como resultado el ajuste cn la posición internacional de un país
y del mercado de divisas respecto de las otras naciones que habían adoptado el
mismo sistema. U is políticas monetarias im plcm enladas por éstas aseguraban la
libre convertibilidad de sus monedas con el oro y la exportación o importación del
metal sin ningún tipo de impedimentos.

Balanza <¡í pagos 1870 1900 1913


244,10 354,40 634 80
importaciones 303.30 523.10 768.70
Balanza comercia) -59.20 •159.70 -13390
¡r.yesos rvisecs retos 112.10 212.70 367.80
íxcwo-.ie cn cía. cte (oiduycnk) mov. ce ero y cap.) •52.90 44,00 23390
Distritoetón de los Ingresos invisibles (*<) (')
Navcjiodn 39 SO 31.10 31.30
Cop.íjt irnsndo en el exterior 31,70 50.20 50.40
Ote* 28.50 18.70 1830
irwnsics cn ti eiicro (” ) 785.00 1.300.00 3 763 00
Distribución geográfica (S)

‘•nper.o8rtjre:o 34.40 51,90 47.30
Estiícs Untícs 25.50 23.10 20.10
Ancrica Ulna 1080 11.» 20.20
Eurccj y Cercano Oriento 29.30 13,50 12.40

O u Citribucion Se tos rg.-eses in.is.bics correspondo a tos periodos !863-1374, 1895-1904y 1E00-1KS.
(“ ) las rvers-ones cn el ei'.cr.ct ca-responJc-n a tos anos 1670.1635 y 1913
Elaboración ptcp-3
Fuente B»o»€u.P, yMvui. G . BrOtivrtAtrerxjn ASíjdyelEccr.orxCnange. 1859(930, Londres, 1970;
tactor-es Uroías, ti finjnciVKitnto etierno <¡eAts.-.cj Uíra. Nw>va YorX. 1964

Cuadro 1,1. B tlú n zí de pagos británica. Inversiones e ingresos Invisibles (1870-1913) (en
m illones de libras esterlinas).

I I Reino Luido se había transformado cn mucho más que en un banquero


mundial; su déficit comercial, compensado |>or los ingresos invisibles provenien­
tes de sus inversiones y servicios cn el exterior (dividendos, intereses, fletes, etc.),
proveía al resto del globo de una divisa, la libra esterlina, que financiaba el
incremento del comercio y los movimientos de capital. Otros dos aspectos
dominaban la economía internacional del fin del siglo: la expansión colonial y la
fonnaclón de grandes empresas, que fueron transformando el capitalismo de líbre
competencia cn un capitalismo oligopólico o inonopólico.
Si para algunos países, como Oran Bretaña, la nueva conquista de territorios
constituyó una prolongación del Imperio, cuya "joya principal' a mediados del siglo
X IX era la India, para otros, como Francia y Alemania (e incluso países más
pequeños, como Holanda y Bélgica! la úlllma mitad del siglo resultó el escenario
de una considerable expansión colonial, sobre lodo cn .Asia y Africa. Además de
los objetivos geocstrategieos y políticos, que desembocarían en conflictos colonia­
les y en la Primera Guerra Mundial, las [>osesioncs coloniales significaban una
salida segura para los productos de la metrópoli, una fuente exclusiva de
aprovisionamiento y un mercado cautivo para la colocación de capitales. La
libertad de com ercio y la movilidad de factores a un nivel mundial tenían como
base de sustentación los mercados coloniales relativamente protegidos O .
Tanto aceptando la tesis de Mor.wAwri. para quien el U issez-fairc nunca se
aplicó en la India, gobernada |K>r una burocracia metropolitana de 'planificadores'
(de la que partici|>ó cn un momento de su vida Jo tn Maviara Kroirs). como la de Paul
Baikocm. que afirma que el libre com ercio arruinó las industrias hindúes y aseguró
un mercado formidable para los productos ingleses, no cabe duda de que el
Imperio "form al" desempeñó un papel relevante cn el funcionamiento del sistema
económ ico internacional de la época. Cn todo raso, comenzó a utilizarse a partir
de allí un nuevo término acuñando por el ingles Monso:-: "el imperialismo" (").
Por otro lado, se conform aba el llamado "capital financiero', según la
terminología de ItiuiHDiMG. que señalaba que la actividad de diferentes empresas
y la acum ulación de capitales pasaba a estar cada vez más sujeta al dominio de los
grandes bancos; crecía y se fusionaba el capital industrial estableciendo unidades
de mayor tamaño (Iru sls y monopolios nacionales c internacionales, como la
United States Steel Corporation, la Standard Oil o la General Electric cn los listados
Unidos; Krupp. AEG o Siem ens cn Alemania), y se realizaban inversiones directas
a través de la instalación de filiales de esas grandes empresas cn todo el mundo
o la formación de otras nuevas dedicadas a la explotación de ciertos negocios,
como cn el caso de los ferrocarriles.
Estas razones, sintetizadas en la creciente independencia tecnológica y
financiera de los países europeos y de los Estados Unidos, la crisis de la agricultura
británica y la puesta cn explotación de nuevas tierras cn las áreas de "poblamiento".
la gran disponibilidad de capitales y la búsqueda de mayores rendimientos, y.
finalmente, la necesidad de ganar nuevos mercados para las exportaciones,
explican, juntos o separadamente, el interés de los inversores y compañías
británicos y de otros países centrales hacia las naciones de la periferia cn las
últimas décadas del siglo XIX.

(7) Cf. Mohssawm, !>k J., 1.i era del hniHTW, IU75 I9 I4 . Buenos Aires, I99U.
(O) 1Smmikm, P. (1995', pátis. 02*65.
En realidad, aunque Oran Bretaña parecía en la cúspide de su poder económ i­
co y financiero (lo que era cierto, sobre lodo para la "C ily" londinense que
conservaba su predominio en las finan zas internacionales), existía ya una plurali­
dad de centros económicos de nivel similar que se disputaban los mercados
mundiales. I’.l comercio internacional estaba abandonando las formas típicas del
librecambio para depender cada vez más de los movimientos de capital, de la
creciente concentración del |x><1er económico en pocas empresas y de la expan­
sión colonial: centrada esta última no solamente en la conquista de nuevos
mercados y fuentes de abastecimiento, sino también en la necesidad de contener
la presencia de las otras potencias y extender las áreas de influencia.
Inglaterra, en particular, compensó la pérdida de mercados intensificando sus
relaciones con los paises del Imperio y con el mundo subdesarrollado; pero, como
dice ttoRSMwM, la economía británica vivía ya de "los restos de su monopolio, del
mundo subdesarrollado. de las acum ulaciones pasadas de riqueza y del auge de
sus rivales; era. en realidad, una economía parasitaria' (“>.
Es preciso destacar esle hecho, porque, com o vimos, el comienzo del fin de
la importancia del Reino Unido en la economía mundial puede situarse ya a
principios de siqlo, cuando aparecen algunos signos inquietantes de declinación
en su poder industrial. Para poner una fecha, la Primera Querrá Mundial es la que
decide la suerte de Inglaterra, ya que cae en forma abrupta su participación en el
comercio mundial y crece la de otros paises del mundo occidental, fundamental­
mente la de los Estados Unidos.
De lodos modos, hacía fines del siglo XIX y principios del XX. los factores de
la producción, el capital y la m ano de obra se movilizaban hacia los paises
periféricos, en especial los 'espacios abiertos’ de escasa población y grandes
recursos naturales, mientras se recibían en retorno dividendos c intereses, lo que
acrecentaba la acumulación de capitales y materias primas y alimentos, estimulan­
do la exportación de manufacturas. En el caso de la mano de obra, se aliviaban
también las consecuencias de la crisis económ ica europea de lines de siglo que
afectó sobre todo a las zonas más atrasadas del continente. Pero el libre
intercambio de productos estaba condicionado por esos movimientos de capital
y por la competencia de los paises centrales.
Para muchas naciones, como la Argentina, la inserción en los mercados
mundiales iba a asum irlas características de una relación cada vez más asimétrica,
y el sistema multilateral de comercio y pagos reforzaba esle fenóm eno en vez de
limitarlo. Los ciclos económicos de las economías periféricas estaban subordina­
dos a los de los paises industrializados, impidiendo un m anejo propio de los
instrumentos económicos y financieros, lo que se ponía en evidencia en ocasión
de las profundas crisis de balanza de pagos. La llamada 'coyuntura Inversa” , es
decir, la relación "inversa" entre las fases coyunturalcs de Inglaterra y la de las
naciones periféricas vinculadas a ella, posibilitaba que en las fases ascendentes

(9) llon»iuwn. r.. J. (19GB). pág. 192.


de acum ulación cn el Reino Unido (fuerte importación de materias primas, déficit
comercial) se crearan condiciones de prosperidad cn sus p a.rlcn aircs basadas en
la importación de capitales provenientes de la metrópoli. Por el contrario, cuando
cn Inglatcnra comenzaba la etapa depresiva, los capitales, atraídos por las mayores
tasas de interés ofrecidas por las instituciones financieras británicas, retornaban
a su país de origen descargando las consecuencias de la crisis en los países de la
periferia, (irán Bretaña pudo asi controlar los ciclos económicos cn su propio
beneficio dada su posición hcgcmóníca cn el comercio y las finanzas internacio­
nales
Para algunos países latinoamericanos la situación fue más difícil porque los
producios que exportaban encontraban sustitutos cn los mercados mundiales o
constituían recursos rápidamente agotables, como el caucho, la plata o el guano.
L is estructuras internas (económicas, políticas, institucionales) heredadas de la
é|x x a colonial y afectadas |>or las guerras de la indc|>cndcncia y las guerras civiles
también obstaculizaron las posibilidades de un desarrollo económico sostenido.
Cn un mundo más competitivo y con mayores restricciones, las naciones
latinoamericanas, que se especializaban cn la producción de bienes primarios,
carecieron cn esa época de la oportunidad que tuvieron otros países años antes,
corno fue el caso de los estados Unidos, para industrializar sus economías, o. al
menos, no tuvieron entre sus objetivos principales una política explícita, como
ocurrió con Canadá, que las condujeran en esa dirección.
La incorporación de nuevos países al mercado mundial hacia fines del siglo
X IX se realizaba, entonces, en el marco de un sistema cn expansión, pero que, por
las características mencionadas, limitaba fuertemente sus posibilidades futuras.

1 ,2 . EL M ARCO IDEOLOGICO INTERNO

CI período anterior al que se analiza, de 1852 a 1880, desde Caseros a R o c a ,


en el cual se cstablcccn las bases polítíco-instítucionalesy económicas del proceso
que se inicia en la década de 1880, suele denominarse 'periodo de transición'.
Desde la sanción de la Constitución nacional, cn 1853. y de los códigos Civil y
Comercial hasta la capitalización de Buenos Aires, cn 1880. el país empezó a darse
(a pesar de crisis |>oliticasy militares, como los enfrentamientos entre Buenos Aires
y el Gobierno nacional, conflictos internacionales — guerra con el Paraguay— y
expediciones contra los indiosi el marco institucional y la estructura política propia
de un Cstado nacional, proccso que se completaría luego bajo el gobierno de R o c a .

(10) Cf. IVt.-mh. Km:. Obras. l ’J IO I'JA'J. tomo IV. IJuenos Aires. 1991-1993.
En esa ¿poca se elabora el cuerpo doctrinario de ¡deas que dará íorirui a lo que
algunos «tutores denominaron 'proyecto del '8 0 '. Que constituyó más bien una
asociación significativa entre un conjunto de ideas y de hechos, gestada en las
décadas previas c impulsada ¡>or pensadores y estadistas que. com o A lbckdi, M ithí:.
S ahmifjtto, A vuiatcoa . V hixí S aks:u u >y otros, combatieron a Rosvs. y luego de su
caída pugnaron por reorganizar el pais con criterios modernos y ópticas de signo
liberal que correspondían a intereses y grupos de poder cuyo difícil proceso de
homogencizacíón se lograría a través del accionar polítíco de Roca, años más tarde.
Air.íKin. el principal mentor ideológico del liberalismo argentino, señaló la
superioridad del empresario privado sobre el Estado en tanto agente promotor del
progreso económico. Siguiendo a A dam S nijm . sostuvo que "...las sociedades que
esperan su felicidad de la mano de sus gobiernos, esperan una cosa que es
contraria a la naturaleza (...I; no hay medio más poderoso y eficaz de hacer la
grandeza del cuerpo social, que dejar a cada uno de sus miembros individuales el
cuidado y poder pleno de labrar su personal engrandecimiento" ( " i.
Criticaba, además, explícitamente, los sistemas económicos cn los cuales se
basaban los dos modelos más importantes de democracia política que existían
entonces: el francés y el norteamericano. Respecto del primero, decía que había
desconoc ¡do y iierseguido la libertad de comercio haciendo de las aduanas un arma
de guerra. En cuanto al segundo, tampoco era un ejemplo ni cn materia económica
ni en política exterior, pues protegía su industria y su marina contra la competencia
externa, mientras que cn la Argentina no había "fábricas ni m arinas' ('-).
Pero el espectro ideológico no se agotaba allí, pues también surgieron, aunque
más confusamente, modelos alternativos, com o el de Mamado P kagitiko cn el
gobierno de la Confederación, que tenía acentos nacionalistas y socializantes. O
el de aquellos que cn el famoso debate sobre la Ley de Aduanas, entre 1873 y
I87G. cn plena crisis económica, planteaban un cam ino también diferente,
basado en el proteccionismo y la industrialización, com o V iccstc fioii Lorcz, C arlos
Prj.U'.QKRi o Mm i x i Case .
Esta última confrontación resulta particularmente interesante, por cuanto la
mayoría de los proteccionistas que cuestionaban la |x>lítíca del gobierno provenían
de las élites tradicionales y formarían parte, años después, del grupo que consolidó
el modelo agroe.xportador. de carácter eminentemente librecambista. Es que los
debates ponían de manifiesto el agotamiento de un ciclo económ ico (el de la lana)
y político (caracterizado aún |ior el conflicto entre Buenos Aíres y el interior) y la
apertura de un breve pero intenso lapso de discusión sobre la dirección de las
transformaciones por venir. La confluencia de experimentos exitosos cn materia

111) Homs», n<t*uo. '¿Habitantes o ciudadanos? La Argentina del '80 y el problema de


la identidad política*, en VVut M*—\ Pcitny üauo» V u au . tiersio c.omps.l. O p o tle r m ilita r cn
1.1 Argentina <1970-19 H II. liuenos Aires, 1983, pág. 10.
I I2 l Alucjum. Jia s B a u t i s t a , Rvavi y pu n to s de partida pata Ai o ttta n i/a c k in p o lítica de ta
República Argentina, liuenos Aires. 1954. p.i'iV 13 y 1 -1
de organización de la producción en el sector rural, de nuevas pers|>ect¡vas de
inserción internacional y de la concreción de un nuevo orden político, con la
alianza de grupos dirigentes de Buenos Aíics y del interior y la derrota del sector
autonomista |>orlcño más irreductible, luego del levantamiento de C akios Tw u io k .
inclinaron la balanza hacia lo que posterionnente se denominó el 'proyecto del
'80". Muchos de quienes exponían alternativas diferentes terminaron aceptando
la nueva dirección c incorporándose como activos participantes.
Algunos autores, sin embargo, más que de un modelo económico, prefieren
h ab lar— cuando se refieren a los hombres del '80— de un "repentísmo social, de
acentuada audacia económica y de marcados perfiles antagónicos*, 'liberal en lo
económico, reaccionario en lo político y progresista en lo cultural*. Cl gru|>o
generacional del '80 se habría formado así al inllujode un positivismo más sentido
que estudiado. "Cuyo ideal tenía una nieta definida; la riqueza' C 'l. De ese modo,
el "m odelo del "80* queda reducido al pragmatismo de un grupo de estadistas y
políticos que. dadas las condiciones del pais en esa é|K>ca. conducía inevitable­
mente al esquem a agroe.xportador.
Lo que se olvida, sin embargo, es que las ideas de Auiciot. Mirar. SveticMo y
otros realmente existieron, que las Basca fueron el fundamento del sistema
constitucional argentino y de los principios económicos sobre los cuales éste se
asienta, y que sí K<ka y sus continuadores no tuvieron el brillo intelectual de los
hombre.s de la organización nacional, practicaron, a su modo, com o m onsicur
Jih k iiai. la "prosa económ ica liberal*. Puede discutirse la existencia de otras
opciones y su grado de viabilidad, pero lo que resulta imposible de negar es el
marco ideológico que sustentó las políticas practicadas en las últimas décadas del
siglo XIX y que conformaron claramente un modelo de desarrollo.
Lo esencial de las ¡deas económicas de los hombres que impulsaron ese
"modelo* puede resumirse en tres puntos fundamentales:
— la constatación de que el desarrollo económico argentino sólo podía
basarse en la inserción del país en el mercado mundial especializándose
en el l¡t>o de actividades en la que se tenían "ventajas com parativas' ly
éstas eran las que permitían utilizar el único recurso del que se disponía
en abundancia y calidad, la Uerra);
— la certidumbre de que para que dicha riqueza pudiera aprovecharse era
menester suplir las dos carencias básicas que se tenia, la del capital y la
de la m ano de obra;
— la ¡dea de que para hacer |>osible am bas cosas era imperioso expandir la
frontera agropecuaria, resolviendo el problema del "indio*, y unificar el
mercado interno.

| I 3 ) 5 v n iifH iiw , lltcruH h ., ‘ L o s positivistas argentinos", en Todo e.v /listona. N 17 .y


octubre de M ftll, |0 y I I .
Existieron, no obstante, ciertas diferencias entre aquellos que dieron un marco
ideológico y doctrinario al esquema agrocxpoitador y los que finalmente lo
implcmcntaron. La cuestión de la colonización y reparto de las tierras públicas
tuvo, por ejemplo, enfoques diferentes, si no respecto de sus objetivos, por lo
menos en cuanto a su instrumentación. Hasta 1870, predominó la colonización
oficial tendiente a asentar en el campo colonos que ayudados por el tío bienio
pudieran llegar a ser propietarios independientes y manejar sus tierras como
verdaderos empresarios. Más tarde, comenzó a prevalecer la colonización privada,
en cs|>ccial para explotar tíerr.is marginales, pero ni una ni otra recibieron el
impulso necesario y lueron paulatinamente abandonadas. Sucedió que luego de
la Conquista del Desierto las mejores tierras estaban ya repartidas y el desarrollo
agrícola tomaría un cam ino diferente al de los Estados Unidos, basándose cn
sistemas de tenencia precaria de la tierra que marcaron, cn sus características y
desarrollo, el proceso inmigratorio y la evolución del sector agropecuario.
Desde el punto de vista político, hubo también desvíos significativos entre las
intenciones iniciales de aquellos que elaboraron la Constitución nacional y los
primeros cuerpos legales, y la realidad posterior. Como lo ha definido un autor, la
Argentina se caracterizó a partir de 1880 por la coexistencia en su seno de dos
Repúblicas, una República 'ab ierta', como lo prometía el Preámbulo de la
Constitución, que proclamaba el imperio irrestricto de las libertades civiles y la
apertura más amplia hacia 'todos los hombres del mundo que quieran habitar en
el suelo argentino', y una República 'restrictiva', cn la cual las libertades políticas
estaban condicionadas por la estructura del ¡xjder: será la conocida practica de los
■gobiernos electores", que sobre la base del fraude electoral sistemático tendían
a asegurar la continuidad del régimen ('*).
Sarm:!.mo coincidía con Aim k m cn la necesidad de un fuerte incremento
poblacional proveniente de la inmigración. I’e ro s u República requería también la
presencia ciudadana de los inmigrantes a través de la educación, que aseguraba
la práctica plena del ejercicio electoral y. de esta manera, el éxito de una dem o­
cracia política y social.
La evolución del moderno Estado que surgió a partir de 1880 estaría así muy
ligada a la vigencia del modelo económico que le sirvió de sustento. Cuando se
amplió la base social y ese modelo comenzó a dar seriales de agotamiento, la
continuación de las viejas prácticas políticas se hizo imposible. La Ley Sácnz Peña
y el triunfo del radicalismo fueron una expresión de las tensiones económicas,
políticas y sociales que aquél había generado y que la crisis de 1930 pondría
plenamente en descubierto.

(141 liotAN*. fUm io. "El proceso político: la era conservadora. I8 8 0 -I9 I6 ". cn C urso
integral de historia arqcnt/na. Buenos Aires. 197!), pág. 17,
1 .3 . L A EVOLUCION POLITICA

El 12 tic octubre de 1880. el Oral. J u jo A. R oca asumió la Primera Magistratura


(le la Mación. concentrando todos los atribuios del poder. Para ello, previamente,
fue necesario que el ejercito nacional, integrado por contingentes provenientes de
las provincias del inlerior, derrotara a las milicias porte ñas encabezadas por el
gobernador de Buenos Aires, Cario -. Tr-irmiR. Con el apoyo de la Liga de Goberna­
dores. integrada por los gobernadores más influyentes del interior, y del porteño
Partido Autonomista nacional, Roca había logrado ini|)oncrsc en el Colegio
Electoral. TrjcooR no aceptó la decisión y. tras sangrientos combates, renunció al
gobierno de Buenos Aires. Tropas del ejército nacional disolvieron la legislatura
provincial y una nueva legislatura sancionó, en noviembre de 1880. la ley
provincial que cedia las tierras de la (ulura Capital federal. Diez, dias después, una
ley nacional disponía la capitalización de Buenos Aires.
Con la asunción de K o c a , comenzó a consolidarse el proceso de formación del
Estado nacional, iniciado en 1802 con la unificación del territorio nacional, hasta
entonces escindido entre el Estado de Buenos Aires y la Confederación Argentina.
Quedaban atrás veinte años caracterizados por recurrentes insurrecciones prota­
gonizadas por caudillos del interior, de base rural, reprimidas por la intervención
del gobierno nacional.
La estructuración del Estado nacional asumió varias instancias decisivas. En
primer lugar, la formación de un aparato de seguridad otorgó al poder central el
monopolio legitimo de la violencia frente a toda disidencia interior o peligro
exterior que amenazara la soberanía territorial.
Para formalizar este objetivo y ante la pretensión del gobierno chileno de
someter a arbitraje la totalidad de los limites de la Patagonia. el gobierno argentino
acordó en 1881 con su similar trasandino el tratado definitivo de los limites en esa
región que reconoce ese territorio para la Argentina (aunque quedaron numerosas
cuestiones de limites pendientes). Igualmente, entre 1884 y 1885, se sentaron las
bases para un acuerdo con el Brasil acerca de los territorios situados al oeste de
los rios San Antonio y Pepiri Guazú y las campañas militares contra los indígenas
permitieron la ocupación definitiva del sur argentino, mientras que nuevas
expediciones incorporaron los territorios de Chaco y formosa. sometiendo a los
indígenas de la región. A su vez, la derrota de las fuerzas provinciales bonaerenses
consagró al ejército nacional com o la única fuerza militar del país. El gobierno de
Roca prohibió a las autoridades provinciales la formación de cuerpos militares y,
durante su segunda presidencia, en 1901, instauró el servicio militar obligatorio
y la definitiva profesional!zación del cuerpo de oficiales. La organización de una
policía con jurisdicción nacional y la creación de las policías provinciales asegu­
raron. por su parte, el control del orden para el conjunto del territorio y en cada
uno de los respectivos distritos.
Otro aspecto clave fue la formación de un aparato administrativo que implicó
la expansión de la burocracia central. O szlak señala la progresión del personal dé­
la administración pública nacional entre 1870 y 1890: en 15 años se observó un
aumento del 160 % (” ). También se conformó un sistema de obtención y
distribución de los recursos fiscales de la nación y el gobierno pasó a controlar la
salud pública. Agentes sociales tradicionales, com o la Iglesia, debieron resignar
funciones cn favor del listado. La administración de cementerios en 1831. la
creación del Registro Civil en 1884 y. durante el gobierno de J uarcz Ce l n a i , la Ley
de Matrimonio Civil (18881 fueron los hilos del proceso por el cual diversos
espacios de la sociedad civil fueron secularizados y apropiados por el ámbito
estatal, Pieza fundamental cn este desarrollo fue la ley 1.420 que. en 1884,
estableció la educación gratuita, laica y obligatoria. La educación, cn manos del
listado central, pasóa constituirse en una importante fuente de podery legitimación.
Finalmente, la constitución de una burocracia gubernamental recortó de
hecho las autonomías provinciales pese a la proclamación de la fórmula federal,
a lo que se sumó una estructura judicial federal que contribuyó aún más a limitar
las autonomías provinciales. El Poder Ejecutivo nacional fue reforzado, mientras
que los poderes provinciales y municipales quedaban debilitados.
Para reducir las tensiones generadas entre el poder gubernamental nacional
y los poderes locales, se recunló a la práctica frecuente de nombrar y/o sustituir
gobernadores desde el poder ejecutivo central. De esta m anera, se trataba de
garantizar el apoyo provincial a la gestión del gobierno nacional o se procuraba
asegurar que. de acuerdo con el sistema indirecto de elección, se conformaran
listas adictas de electores para presidente y vicepresidente. A ju icio de Botaha. la
intervención federal 'seguirá los dictados de gobiernos que buscaban controlarlas
oposiciones emergentes dentro y fuera del régimen institucional. Por un lado, la
lucha para fundar una unidad política; por el otro, la tarea más rutinaria para
conservar un régim en' ('*).
Cajo el lema "Paz y adm inistración'. Koca puso fin a las turbulencias politicas
precedentes, cn un período caracterizado por la paulatina desaparición de los
conflictos inter e intrarregionales.
La sucesión presidencial, cn 1886, que llevó al poder a J larcz C elman, cuñado
de B oca, reveló el montaje de un sistema político orientado al control de dicha
sucesión. B otaba lo definió como 'u n sistema de transferencia de poder mediante
el cual un reducido número de participantes logró establecer dos procesos
básicos: excluir a la oposición considerada peligrosa para el mantenimiento del
régimen y -cooptar- por el acuerdo a la oposición moderada, con la que se podía
transar sobre cargos y candidaturas". En esta República restrictiva, 'lo s únicos que
podían participar en el gobierno eran aquellos habilitados por la riqueza, la
educación y el prestigio". Se trataba de una oligarquía entendida como un "sistem a

(15) Ovílak, Oma*. La form ación d e l Estado argentino. Buenos Aires. 1997. p.ig. 26*.
(16) tknuvi. flMHjn. O orden conservador. Buenos Aires, 1985. pág 127.
de hegemonía gubernam ental' desplegado 'tanto sobre la gran mayoría de la
población, pasiva y no intcrvlnienle. com o sobre los miembros pertenecientes al
estrato superior que emprenden una actividad opositora' l ” ).
La construcción del Estado nacional implicó la integración social, política y
económ ica del pais en un orden coherente con las necesidades del crecimiento
económico. Para este objetivo, las autoridades nacionales contribuyeron decisiva­
mente a la configuración de una clase dirigente nacional resultado de una alianza
entre Buenos Aires y el interior, con hegemonía de los sectores terratenientes
pampeanos, "cuya forma organizativa será la Liga de los Gobernadores y sobre
todo el Partido Autonomista n acion al' (PAN)
De esta manera, emergió un Estado estrechamente ligado a determinados
sectores económicos y sociales. La alta burocracia gubernamental que condujo
este proceso se integraba con hombres provenientes de la Universidad de buenos
Aires — y en menor grado de la Universidad de Córdoba— . sobre lodo de las
facultades de Derecho y Ciencias Sociales. Por ejemplo. Daimacio Vr.try SAHsrinn.
poderoso terrateniente bonaerense, fue un abogado prestigioso y, com o autor de
los códigos de Com ercio y Civil, contribuyó a delimitar el contenido jurídico de las
principales instituciones de carácter privado. "Era típico que los hijos de las clases
altas completasen su educación formal con un diploma de abogado, porque la
carrera política era también vocación común entre sus miembros y la preparación
para este rol era el estudio del Derecho" (''•).
Los políticos profesionales que operaban en el orden nacional —además de
pertenecer a familias en las que la educación universitaria era una norma—
poseían orígenes sociales similares y formaban un circulo muy cerrado: familias
tradicionales, estancieros, miembros de clubes selectos, com o el Club de Amias,
la Sociedad Kural y el Club del Progreso. En consecuencia, para posicionarse
dentro de la élite estatal, era más importante la pertenencia a estos grupos que la
afiliación a los partidos políticos; las dos terceras partes de los miembros del
Congreso pertenccian. por sus orígenes ocupacionales y educacionales, a la clase
alta. Los vínculos familiares y de amistad constituían un sólido reaseguro frenie a
las vicisitudes de los cam bios políticos. Era una oligarquía que se enriquecía y
disponía del poder político, al tiempo que, com o señala Frieis, "enviaba a sus hijos
a las escuelas privadas inglesas y hacía construir palacios en la avenida Klcbcr.
mientras que dejaba que en su paisse acumulara, al llegar 19 1A. el mayor volumen
per cáplta de intereses extranjeros de cualquier país del mundo" (•'").

1171 Botamv N. ( 19851, pág. 75.


<181 Amsaldi. VVm«>. ‘ Sonar ton Rousseau y despertar con Hobbes: una introducción al
estudio de la formación del Estadu nacional', en Aisau». VValdoy Mtixr-o, José L m (comps. I.
FMado y sociedad en e l pensam iento nacional, Buenos Aires. 1909, pág. 84.
It9) A w n . Leopoldo, ‘ Estado y sociedad civil: patrón tic emergencia y desarrollo del
Estado argentino (I8 I0 -I9 3 0 )*. en A-waum. VV. y Mokiit-o . J . L. (conips.l, (19891, pág. I2B.
(20) Frío-», U .S., Oran Bretaña y Argentina en e l siglo XIX. Buenos Aires. 1974.págs. 153
y 154.
Dos factores facilitaron a la élite dirigente su permanencia y su capacidad de
maniobra. Por un lado, la fuerte expansión económica que. sostenida durante largo
tiempo. su|>cró las expectativas personales de la población, y. por otro, el hecho
de que el G O o el 70 c >de la población m asculina fuera extranjera y. por esa razón,
estuviera excluida de la vida política. Al respecto, la legislación había creado
condiciones favorables para la inmediata incorporación de los inmigrantes a la
estructura económica, pero "no ofrecía ningún estímulo especial para su incorpo­
ración a la estructura política. El migrante no se sentía em pujado a adquirir la
ciudadanía, procedimiento judicial lento y algo costoso, cn un ambiente político
de características nada alentadoras* (-1>. r.n consecuencia, la participación política
formal de ios extranjeros fue generalmente baja.
En este sistema, la representativídad pasó a ser una cuestión secundaria. Las
elecciones eran manipuladas, lo que daba tugara cuestíonamientos provenientes
de los sectores desplazados de la oligarquía. La falta de rotación pacífica entre las
facciones de la clase dirigente originaba tensiones.
Este estado de cosas experimentó una ruptura cn 1890. durante el mandato
de Ji'AKt/ O.LMA1 . La profunda crisis económ ica iniciada el año anterior, que
analizarem os más adelante, los antagonism os latentes desde 1880 y los
desmembramientos sufridos por el oficialista l’AM desem bocaron en la conforma­
ción de una coalición opositora. En ella participaron diversas personalidades y
fuerzas políticas que. con el apoyo de sectores juveniles, se aglutinaron cn una
nueva agrupación ciudadana: la Unión Cívica.
El programa de la Unión Cívica hacia res|>onsablc de la crisis al "unícato"
juarista. atacando a la corrupción, a los desfalcos y a las concesiones desm esura­
das al capital extranjero. También criticaban al régimen por el fraude y el control
del voto por parte de las autoridades, reclamando la libertad de sufragio y el lln de
los "gobiernos electores" que autoelegían a sus sucesores. El ala más radicalizada
del movimiento, encabezada por Aun. sostenía la necesidad de establecer el voto
universal y el control de las finanzas, a la vez que cuestionaba el aumento de los
precios y de los alquileres. Oran parte de tos terratenientes, facciones de la
burguesía comercial y financiera, y sectores medios y populares urbanos se
movilizaron tras este programa. El movimiento estaba integrado por militantes
fieles a la tradición populista del autonomlsmo bonaerense, entre quienes
sobresalían LeAirmo N. A u i icuyo jwdre había sido rosista) e lliroirro Y rigovli
isobrino de Air i), y otros autonomistas marginados cn las elecciones de 1886; el
liberalismo mítrísta (desplazado luego de la revolución de 18741; y personalidades
provenientes del catolicismo, com o Josr. Ma h iu E strada, que no se hallaban
conformes con las tendencias laicistas predominantes en los gobiernos del
régimen (-').

121) Srnoto, Evolución histórica de la esttaliricach'in social cn t.i Argentina, Buenos


Aires, 1961. pñg. 71.
|22> Soma, Uto. La revolución d e l 00. Buenos Aires. 1972. p.K;N 13 9 .160.
t i m ovimiento opositor derivó cn una revolución, el 26 tic julio de 1890. La
eclosión, de carácter cívico-militar, se produjo cn los cantones del Parque de
Artillería, fue conducida por el Oral. Campos, y quedó circunscripta al ámbito
porteño y con reducida participación de los scctorcs populares, t i intento
revolucionario, inicialmcntc triunfante, derivó cn una retirada general que dio
lugar a u n acuerdo entre m itrólas y roqu islas. De esta manera, sectores margina­
dos de la hegemonía oligárquica (los mitrístas. entre otrosí y aquellos que seguían
a los relegados, pero poderosos. Roc^ y Prucoroii. lograron una redcíinición de la
alianza gobernante más inclusiva, Expresión de este acuerdo fue la renuncia de
Ji.AKr/ C LLr.Ai y su reemplazo por el hasta entonces vicepresidente, C arlos Pe l u o r iii .
Se logró recuperar la estabilidad política y se sentaron las bases de un plan
económ ico que permitió la continuidad del modelo agroexportador (•'').
Las palabras de C arlos P u u x .r;h . al a c e d a r el caigo de Presidente, en agosto de
1890. ponen de manifiesto la honda crisis que vivía la Argentina: "La Constitución
acaba de hacerme Presidente, pero la ruina que amenaza al país me prohibiría
aceptar el puesto, si no fuera capa/ de evitarla, cn cuyo caso el patriotismo me
aconsejaría dejar lugar a olios que pudieran salvar la situación..." (•’*).
t i nuevo bloque de poder, hegemonizado por el roquismo. excluyó a la
tendencia liberal-populista de A lcm. no obstante, en el 90 emergió un principio de
legitimidad pscudodcmocrática sostenida por el régimen oligárquico. Las relacio­
nes de |>oder económ ico y social del orden conservador aparecían cubiertas,
desde el punto de vísta institucional, por el "control de la sucesión a propósito del
|K)der presidencial; (el| control del senado por los gobernadores que se insertaban
en el ám bito de las decisiones nacionales; (cll control del poder central sohre las
provincias mediante la intervención federal y el predominio de Buenos Aires en el
gabinete de ministros; (cll control electoral, por fin. sobre el ciudadano a través del
fraude, la manipulación del sufragio y la escala de los gobiernos electores" (:").
Desde esos años, el poder licgem ónico de la oligarquía, al no legitimar su proyecto
de sociedad mediante el consenso y la apertura política, estuvo acom pañado de
un ingrediente de debilidad.
La crisis cconómíco-|iolitica movilizó a sectores medios emergentes de la
expansión del modelo agroexportador. Estos scctorcs comenzaron a expresarse
politicamente. La presencia, entre los revolucionarios del Parque, de tliimno
Ywoovt:*, Jua .1 B. Justo y Lim'idmo m. ia Tohki , promotores de las principales fuerzas
políticas de la Argentina moderna, constituyó un símbolo de las líneas que
contribuirían a acelerar la democratización de la sociedad.

123) Sommi, L. (1972), págv 2IB270.


(24 >Citado cn Baicmka. Jca», El noventa. Vría a olucinn política an¡cntina, Buenos Aires.
1934. Ver también Rauvoht. M»»o. Crisis y liberalism o c n la Argentina, Dueños Aires. I99B.
p.iq 13.
(25t ItoiAM. H. i 1985). p.vj, 217.
En IB 9 1 , la Unión C ívica se escindió en dos lincas opuestas: la Unión Cívica
nacional, respaldando el acuerdo de M ito ; con el roquismo —con el que se
cancelaba la posibilidad de lucha electoral— y la Unión Cívica Radical, orientada
hacia la intransigencia, bajo el liderazgo de Aixm . Tías el suicidio de éste, la
conducción del radicalismo quedó en manos de Hiroino Ynoovat. A partir «le
entonces, se acentuó la actitud de intransigencia frente al oficialismo. Confrontan­
do con las autoridades partidarias nacionales respecto de la estrategia a seguir
frente a la nueva candidatura de R o c a . Y i u o o v i i decidió em prender el cam ino
revolucionario corno medio para acceder a la libertad de sufragio, que derivó en
dos nuevas sublevaciones en 1893 y 1905. las cuales fueron abortadas.
ICn 1896. por iniciativa de J l v B. J r sro. nació el Partido Socialista, que sostenía
un programa de reivindicaciones sociales para los trabajadores y de reforma
dem ocrática del testado. Su desarrollo fue dificultado porque esos trabajadores, en
cuya participación política los socialistas basaban su esperanza de cambio, eran,
en su mayoría, extranjeros sin derechos políticos.
También, en 105)6. bajo la inspiración d e Lim im o d e u Tokki:. se fundó en
Rosario la Liga del Sur. Representando a la 'burguesía progresista, cam pesinos
ricos y alta clase media de la ciudad, para sostenerlos redam os de los productores
del Litoral que tenían sus contradicciones con la oligarquía de buenos Aires*, fue.
en su origen, una agrupación política local <-6). Planteó la descentralización del
poder provincial, un régimen autonóm ico comunal, la representación de las
minorías y el otorgamiento del sufragio a los extranjeros en condiciones limitadas,
['.ti 1914, la Ligase integró al Partido Demócrata Progresista, creado por Dr. ia Torfu:
para participar de las primeras elecciones presidenciales bajo la vigencia de la Ley
Sáenz Peña.
A ju ic io de Cixuo. la oposición, con pocas excepciones. *no propuso progra­
mas muy distintos a los del oficialismo. Pocas fueron las diferencias en materia
económico-social. En rigor, y con la excepción de los socialistas en materia laboral,
las reformas propuestas durante el período provinieron de las filas oficialistas. En
ciertas áreas (políticas arancelaria y cambiarla), también fue el oficialismo el que
adelantó las propuestas más heterodoxas. La oposición procuró siempre colocar
el centro del debate en la esfera político-constitucional, y se desinteresó de alguna
manera por cualquier otra temática* (” ).
Tempranamente, en las zonas urbanas y en las áreas rurales más avanzadas,
surgieron asociaciones orientadas a la defensa de intereses sectoriales. En 1866,
bajo los efectos de la crisis lanera, un grupo de estancieros funda la Sociedad Rural
Argentina, 'donde tuvo comienzo el impulso hacia el proteccionismo que cristaliza

(26) Rh-.wdo y B w rrJ K » , SvaiMio. Cl l'.n tiík í Demócrata nogresista. Buenos Alies.
1903. p.íg 17.
(271 Q.U.LO. E¿r.Q<tci, 'Política y .sociedad en Argentina. 1070-1916*. en Bernrii, LrMI:
(edil ). H istoria de A m érica Latina, lomo lo. Barcelona. 1992. púg. 62.
cn la década .siguiente' (*'’). En 1S75. un grupo conformado por artesanos,
pequeños |>atronos y algún empresario industrial de cierta importancia, muchos
de ellos inmigrantes europeos, creó el Club Industrial. Exigían la protección de los
intereses del pais y criticaban la política liberal de los gobiernos argentinos. En
1887. esta entidad se fusionó con el Centro Industrial, que representaba a los
propietarios agroíndustrialcs: dueños de Ingenios azucareros, vinateros, bodegue­
ros o estancieros que tenían saladeros o frigoríficos. Así surgió la Unión Industrial
Argentina (UIAI. cuyos cargos relevantes fueron ocupados por miembros del
Centro que. cn ciertos casos, también ocupaban puestos prominentes cn la
Sociedad Kural. Los aqroindustrialcs sostuvieron posiciones intermedias entre los
librecambistas y los proteccionistas industriales. Ltwis opina que cn la bolsa de
Comercio (creada cn 1883). cn la Sociedad Rural o cn la Cámara Argentina de
Com ercio "se concertaban los acuerdos comerciales, y a menudo era en esas
oficinas, más que cn el Congreso o la Casa Rosada, donde se tomaban las
decisiones realmente importantes para el país’ <-'*►.
Los arrendatarios también se organizaron cn defensa de sus intereses. El
aumento del precio de los arrendamientos, dispuesto por los terratenientes,
agudizó el malestar de los agricultores del sur de Santa Fe y noroeste de Buenos
Aires. En 1912. una huelga iniciada cn Alcorta iSanta fe ) precipitó el nudcam icnto
de los arrendatarios cn la federación Agraria Argentina, tras el objetivo de
contribuir al mejoramiento material y moral de los agricultores.
El sistema impuesto por el roquismo. que consideraba las inversiones
extranjeras y la inmigración com o los elementos fundamentales del progreso era.
com o dijimos, cxcluyentc desde el punto de vísta político. Pruraun. aliado y amigo
de Roca, rompió con este en 19 0 1, por sus diferencias respecto de una propuesta
de hipotecar las rentas aduaneras a un consorcio de bancos extranjeros para
consolidar la deuda pública, c inmediatamente se transformó cn partidario de una
reforma electoral, a fin de terminar con los "gobiernos clcctorcs" leí presidente
saliente elegía su sucesor) y permitir una mayor participación ciudadana, f ue
creciendo entre los miembros más lúcidos de la clilc la ¡dea de realizar cambios
institucionales a nivel político, frente a la amenaza que representaban los
levantamientos radicales y la aparición de otras fuerzas opositoras fuera de
control. Surgió así en el marco de esa oligarquía un sector reformista, encabezado
por Josr. F iocihoa A lcoxta y Ro q ix S aemz Pr„iA. que sentaría las bases para esa reforma
electoral.

|2B) C iii« a >k >s i i . Jo>c C . 'L a crisis de 1866 y el proteccionismo argentina cn la década
del 70". cn DiTru.s. ToncuAruy ttAumm Dosbni, Tuuo. Los fragmentos del poder. Uui-nos Aires.
I9G9, pág. 210.
Í29l l.r.i»is. I’vui. La crisis del capitalismo argentino. Huirnos Aires, 1993. pág. 37.
En definitiva, ninguna de las manifestaciones violentas contra el orden
conserv ador, como las generadas por la crisis de 1890. las revoluciones radicales
de 1093 y 1905. las huelgas obreras de la primera década del siglo XX. o los
movimientos agrarios, plantearon un cucstionam icnto profundo de las políticas
económicas liberales. Pero provocaron tensiones que precipitaron la división de
las élites dominantes y la sanción, cn 1912. de la ley electoral estableciendo el voto
universal, obligatorio y secreto. Con esta norma, el régimen oligárquico se abrió
a la participación de la oposición cn el ejercicio del poder político.

1 .4 . LAS RELACION ES IN TERN ACIONALES

Los scctorcs dirigentes que condujeron a la Argentina desde Pavón hasta la


Primera Q uena Mundial coincidían, cn general, respecto del rumbo económ ico del
país, pero discrepaban, en m uchos casos, cn el ámbito de la política exterior. Las
diferencias se articularon cn torno a la opción americanlsmo-europcismo, es decir,
una mayor conv ergencia con los intereses continentales o un refor/amiento de los
vínculos con Europa, por un lado, y a la resolución de los conflictos fronterizos con
los países vecinos, por otro.
En I fl5G. al inaugurar un nuevo período legislativo, el presidente Ukquza había
manifestado, refiriéndose a Europa: "Allí están cn gran parte los m anantiales de
nuestro comercio y nuestra población". De esta forma enunciaba la prioridad de
los vínculos externos de un país que buscaba modernizarse. Después de su
mandato, sus sucesores ratificarían una relación que se iría consolidando en la
medida cn que fueron fortaleciéndose los flujos comerciales, financieros y
humanos con el mundo transatlántico (v ).
Mientras los mercados marcaban los [>erf¡lcs de una relación privilegiada y
cada vez más excluyeme con Europa, la agenda diplomática de la cancillería
argentina sostuvo como prioridad la defensa del espacio territorial del Estado
teniendo cn cuenta una serie de litigios limítrofes con todas las naciones
fronterizas. Estas controversias persistieron durante años y cn más de una ocasión
se acercaron al borde de la guerra o alentaron carreras armamentistas que
interfirieron en la evolución económica de los países del Cono Sur. La mayoría de
estas cuestiones, que se prolongaban desde la época de la independencia, fueron
agudizándose cn la segunda mitad del siglo XIX. reflejando un fenómeno asociado
al proceso de consolidación de los Estados nacionales cn el contexto de un sistema
económico que tendía a valorizar los recursos naturales de cada país y. consecuen­
temente. los respectivos territorios.

<301 t i. Paxawso, J v i v . Debutes y trayectoria de l.i ¡xM icn exterior argentina, buenos
Alies. 1993,
Al concluir la guerra de la Triplo Alianza, la Argentina mantuvo una dura disputa
con las autoridades paraguayas en torno a la región ch aq u eta ubicada entre el rio
Paraguay y el l'ilcomayo. Esta cuestión quedó saldada en 1878 mediante el
arbitraje del presidente estadounidense K. B. Hmcs. quien falló a favor de los
reclamos del Paraguay. Com o el Brasil había respaldado las pretensiones de
Asunción, la relación entre Buenos Aires y Rio de Jan eiro se fue deteriorando, hasta
tal punto que fue llevando a ambos países a una situación cercana a la ruptura y
casi a la guerra. Eslos recelos aumentaron por la controversia que las dos naciones
sostenían sobre la antigua región de las misiones jesuíticas y los ríos circundantes.
El casó se resolvió en 1895, cuando el arbitraje de otro presidente norteamericano.
Ghou x C i- f.v u A - i). falló a favor de las pretensiones del Brasil.
La cancillería argentina tuvo también una controvertida disputa con el Uruguay
por la cuestión limítrofe en el Kío de la Plata, y con Bolivia. referida a territorios
chaquenos. la Puna de Atacama y la provincia de Tanja. Pero la más grave de todas
las controversias fronterizas y la que más cerca estuvode llegar a un enfrentamiento
militar fue la que se sostuvo con Chile y se prolongó, combinando ciclos de
hostilidad con otros de relativa distensión, a lo largo de tres décadas.
Ante sucesivas reivindicaciones del espacio patagónico por parte de las
autoridades chilenas, la Argentina logró concluir en 1881 un tratado de limites con
el país vecino. Pero surgieron nuevas desavenencias entre las dos naciones dada
la diferente interpretación de dicho acuerdo, lo qucgencró una carrera armamentista
por parte de am bas tuerzas Annadas. alcanzando gran tensión hasta mayo de
1902 en que suscribieron los llamados 'Pactos de Mayo" que pusieron fin al
conflicto.
Estas querellas repercutían de modo desfavorable sobre la marcha de la
economía. Durante losarlos '90. la dinámica del conflicto con Chile se imponia |>or
la gravitación de hechos que parecían Irremediablemente destinados a desembo­
car en una guerra. Com o es natural, el clima de intranquilidad que generaban estos
acontecimientos no era el más adecuado para alentara los inversores, a la vez que
las presiones presupuestarias derivadas del equipamiento militar producían
fuertes desequilibrios en las cuentas públicas.
En torno a estas cuestiones los debates en el seno de la dirigencia argentina
enfrentaron a idealistas contra realistas, a pacifistas contra belicistas, a quienes
detendian la prioridad del com ercio contra los partidarios de la política de poder
c influencia. Terminaron imponiéndose los intereses ligados a privilegiar el
crecim iento económ ico que propiciaban la solución negociada de los difeiendos
y la moderación en los gastos militares. Según la consigna roquista. era necesario
preservar el clima de paz y orden para que el país pudiera dedicar su esfuerzo en
dinantizar los factores de la producción. La proyección de estas tendencias tuvo
su expresión más visible en la adhesión de la diplomacia argentina a los
procedimientos arbitrales. Sin embargo, las diferencias de criterio sobre la política
exterior que separaban a los integrantes de la oligarquía provocaron una verdadera
fractura en su interior en ocasión de la íin ua de los Pactos de Mayo. Y. en ese
contexto, losconccptos de C a k i o s Pri u m m reflejaban con precisión el pragmatismo
de los sectores realistas en referencia a posiciones más americanistas del grupo
de los idealistas: "...no es |>osible crear vínculos artificiales entre pueblos que no
tienen intercambio comercial; tenemos que vivir cn nuestra época y hoy esc
intercambio y los intereses que de el nacen es lo c|uc informa la |>olitica
internacional de todas las naciones" (•” ).
Las controversias internas de la dirigencia argentina entre 'am erican istas' y
"curopcistas" pareció dirimirse a favor de estos últimos cn ocasión de la primera
Conferencia Interamericana celebrada cn 1880 cn Washington. Este Congreso fue
convocado por el sccietario norteamericano Ja*vs Bijurr. bajo el influjo de la
Doctrina Monroecn un marco mundial de repartos imperialistas, motivo |>orcl cual
los Estados Unidos comenzaron a insinuar su interés por el m ercado latinoameri­
cano. Durante las reuniones, la delegación argentina planteó fuertes resistencias
al proyecto norteamericano de confonnar una unión aduanera (” ). Al respecto, las
declaraciones de los representantes argentinos fueron elocuentes; “ ...es absurda
la máxima de America para los am ericanos cuando cn la República Argentina el
comercio, el crédito, los capitales, la inmigración vienen de Europa y ésos son los
factores reales del prodigioso progreso del pais' (” ). Culm inando su actuación cn
la Conferencia. Roque Sawz P u a hizo lam osa una frase que. según Mamold Po usoa,
resonaría durante décadas en los pasillos panamericanos: "¡5ea la America para
la humanidad!" (M).
La economía gravitó cn forma cxcluyente cn los desacuerdos con los Estados
Unidos, y cn este aspecto, la díte argentina mostró menos fisuras dado que la
mayoría de sus Integrantes optó por proteger el vinculo privilegiado con Europa en
general y con Oran Bretaña cn particular. Al respecto, las expresiones de C a h i o s
PruroKiii con respecto a las inversiones británicas en la Argentina fueron elocuen­
tes: "...no hay nación en el mundo donde el capital extranjero haya acudido cn lalcs
proporciones. Sólo los que quieren ignorar estos hechos y la influencia determi­
nante cn las relaciones internacionales de estos poderosos vínculos económicos
pueden hablarnos de doctrinas monroistas y creer que semejanzas de institucio­
nes o igualdades de longitudes pueden sobreponerse cn la orientación de la
política internacional a los grandes intereses económicos" ( " l .

1311Lasca*!. Vieron M„ Am erica y la [Hílilica argentina. Buenos Alies. 193H. págs. 175-178.
(3 2 ) C f. M fO A m .T n o n A iF .. Argentina, Estados Unidos y el.sistema Interam ericano. IfitiO -
I9 I- I. Rueños Alies. iDfiO.
( 3 3 1 Luí S.. "La historia diplomática", en Historia argentina contem poránea. 1862-
I *>30 Buenos Aires, 1964, pág. üfl.
134) i’rrrjtto'. HahoUíI'.. La A rg e n tita y los Estados Unidos, I. I H I O I O t l . Buenos Aires,
1985. pág 332: Buo h o t. Cabios. "Voces de alerta contra la Conferencia Panamericana de
1889", en Ciclos cn la historia, la econom ía y la sociedad. N 17, primer semestre «le 1999,
pág. 160.
(35) B<ui, Scrqio. Argentina en e l m undo, México. 1961. pág. 71.
Esta alianza tácita, sustentada cn generosos flujos económicos no implicaba
una subordinación automática a los dictados de Londres, ni impedía actitudes
como la asumida por la cancillería argentina cuando Oran Bretaña. Alemania e
Italia, con el asentimiento expreso de los Estados Unidos, emprendieron cn 1902
una acción militar contra Venezuela, cn represalia por la suspensión del pago de
su deuda pública. En esa ocasión, el ministro Lus Mama Diiaoo sostuvo ante
Washington la ilegitimidad del empleo de la fuerza para el cobro de las deudas,
imponiendo en el derecho internacional la doctrina que después llevaría su
nombre. Como señala F e r r a r i . "el Departamento de Estado recibió con sorpresa la
nota de Draou. dado que el gobierno norteamericano percibió esta iniciativa como
un peligro de multilatcralizar la doctrina Monroc, que hasta entonces Washington
había administrado díscrccionalm cntc" (v ). También en este caso, los caminos de
la Argentina y los Estados Unidos parecían cruzarse.
Las diferencias con el Brasil fueron otras de las cuestiones más controvertidas
en la política exterior argentina de principios de siglo. Aunque con los anteceden­
tes favorables de Mmit. y su alian/a para la querrá contra el Paraguay, y de la
segunda presidencia de Kika. que impulsó una política de colaboración y coope­
ración con el país vecino, la presencia com o cancilleres del barón de Kío Branco
cn el Brasil y de E s t a n is l a o Z c k a u o s en la Argentina generó una ela|>a de fricciones
entre ambos países. Estose debió, sobre todo, a factores cstralcgíco-mililarcs. que
se tradujeron cn una carrera armamentista que duró varios años. Entre 190-1 y
1900. se habló incluso de una 'paz armada* entre los vecinos. El acercamiento del
Brasil a los Estados Unidos y a Chile chocaba con la vocación curopcista de los
gobiernos argentinos que. para contrarrestar los propósitos brasileños, procuraron
aproximarse más a Bolivia y Perú, cn lo que se llamó la "ixjlítica de las alianzas
cruzadas". La renuncia de Zr.r a l l o s , primero, y la asunción de Roqs:. S a í -i / Pt -a a la
Presidencia, m ás tarde, distendieron las relaciones con Río de Janeiro. Como
muestra de este cambio, el nuevo mandatario argentino pronunció cn esa ciudad,
cn ocasión de un viaje al Brasil, cn 1910, una frase famosa: 'todo nos une. nada
nos sep ara' (” ).

1 .5 . LA C O N Q U IST A D EL "D E SIE R T O ”


Y LA DIST R IB U C IO N DE LA TIER R A

Los patrones de crecim iento de la producción argentina se basaron desde sus


inicios, cn el periodo colonial, cn una utilización extensiva de la tierra, tomando
a ésta com o el factor productivo principal. Un aspecto esencial fue el paulatino
reparto de las tierras disponibles desde la época coloni.il, que tuvo distintos hitos.

(36) TfcMuic. CXstavo, Esquema de la política exteriorargentina. Buenos Aires. I 98I p.íg. fi3.
(371 Lu ntrAKi.r,imuía. Rotrnto. Historia de las relaciones Internacionales antentinas.
Buenos Aires. 1970. págs. 38-41.
uno de los cuales fue la Ley de Enfiteusis. en la época de R iv a o a v ia . en I82G. un
sistema de arrendamientos que permitió las apropiación de grandes extensiones
de tierras por parte de pocos cnfilcutas. que con el tiempo se convirtieron en
propietarios
Pero el crecimiento de la producción agropecuaria, la base principal de la
riqueza del país, dependía de la incorporación de nuevas tierras, lo que llevaba a
una permanente disputa por el espacio con el "indio" en procura de ampliar el área
de producción. Un inmenso territorio, hacia el sur y el oeste del pais. que
comprendía toda la región patagónica e incluso parte de la provincia de buenos
Aires, y otras zonas del interior, estaban bajo el dominio del "indio" (indígenas que
reconocían como propios territorios que ocupaban antes de la llegada de los
españoles) y que lanzaban invasiones, llamadas "m alones", contra estancias y
poblados. especialmente para el robo de ganado y la toma de cautivos.
Con posterioridad a la declaración de la independencia se habían llevado a cabo
dos campañas de conquista, bajo las administraciones de R iv a d a v ia y R o s a s , que
permitieron desplazar paulatinamente la frontera. Sin embargo, en la década del ‘70
el espacio comenzaba a ser nuevamente insuficiente. Se pasó, entonces, de una
concepción defensiva del territorio, como la encam ada en la "zanja de Alsína" aún a
ofensiva, bajo el mando del Oral. J u u o A. R o c a , que pronto permitió disponer de todo
el espado económicamente utllizable. El éxito de la nueva estrategia se vio facilitado
por nuevos desarrollos tecnológicos, que desnivelaron a favor del ejército la lucha
contra el indígena. El telégrafo hacia posible la comunicación entre los distintos
fortines, concentrando rápidamente el grueso de las tropas en los frentes de batalla,
lo que pcmiitia una superioridad numérica. Los fusiles rémington. por su parte,
permitían abatir al enemigo antes de que éste pudiese llegar a un combate cuerpo
a cuerpo para utilizar sus lanzas y boleadoras. Por último, la debilidad de los indios
frente a enfermedades como la viruela contribuyó a debilitar la capacidad de
resistencia de la población indígena, que al momento del inicio de la campaña se
encontraba en condiciones sanitarias muy delicadas.
De esa forma, se logró la apropiación completa de la región pampeana, en una
operación denominada "Conquista del Desierto". En realidad, esc rótulo es un
cruel eufemismo, destinado a justificar la apropiación de un territorio supuesta­
mente vacío y desviar la atención sobre la necesidad de an iq u ilaro d csp laz arasu s
ocupantes. Sin embargo, las estimaciones admiten para 1879 la existencia en ese
"desierto" de una población indígena de unos 20.000 habitantes. El balance
trazado p o r R o c a ante el Parlamento daba cuenta de lo ocurrido por dicha
población; 1.313 indios muertos. 2.320 guerreros y 10.539 m ujeres y niños
prisioneros y 480 cautivos liberados. A éstos debia añadírseles los que habían sido

<30) Cf. a este respecto los trabajos de Sim ón , MiROI. Aspectos económ icas del
talcraU sm o argentino, Buenos Aires. 1975. y O k *>'I\ j A c m r o . l a burguesía terrateniente
argentina. [Sueños Aires. 1975.
desplazados a la Patagonia y que serian diezmados en sucesivas incursiones
posteriores (•'“ ). Com o señalan B railovsky y Foolci kam. el discurso oficial trataba de
eludir la contradicción de los términos: 'era necesario conquistarlo, precisamente
porque no era un desierto' <*“ ).
L is tierras conquistadas se encontraban cn gran parte distribuidas antes de la
campaña de Koca. La conquista dem andaba un gran esfuerzo de recursos, que
fueron obtenidos por medio de la ley 947 del 5 de octubre de 1878. cn la que se
autorizaba a emitir un empréstito internacional para tal fin. garantizado por las
tierras a conquistar. El empréstito se configuró con la suscripción de 4.000
obligaciones de 400 pesos. Cada una daba derecho a una legua cuadrada (2.500
has), pero no se podía hacer ninguna adjudicación inferior a 4 obligaciones, de
manera que los suscriptores se aseguraban un mínimo de 10.000 has. flso
implicaba que antes del inicio. 10.000.000 de has ya tenían dueño. De todos
modos, el nuevo territorio era todavía más vasto, de manera que cn 1882 se
sancionó una nueva legislación para realizar un remate cn las embajadas argen­
tinas cn París y Londres que limitaba la extensión de las parcelas, imponiendo un
to|ie de 40.000 has por comprador, y destinaba lotes con un tamaño de entre 25
y 400 has a la agricultura, aunque las disposiciones limitantes fueron eludidas con
la utilización de testaferros.
Por último, cn 1885 se sancionó una ley de premios para los militares
participantes de la campaña, que. de acuerdo con su rango, recibirían entre 8.000
has para los jefes de frontera, y 100 has para los soldados. Pero como los militares
de todas las graduaciones no habían cobrado sus salarios entre 1878 y 1885, la
mayoría debió vender de manera inmediata sus tierras a compañías inmobiliarias
para poder hacer frente a las deudas que había acumulado. Con esta ley también
se autorizó al gobierno a pagar con tierras las deudas con los proveedores del
ejército, cn especial a los constructores de las lincas telegráficas (*').
Con la normativa sancionada entre 1878 y 1885. el proceso de apropiación
de la ticrTa fue casi tan veloz como la misma conquista. Señala QxioruHO que 'la
totalidad de Lis lionas pampeanas ya teniadueñoen 1884". Desde ese año 'el país
no tiene más tierra agrícola que ofrecer a los inmigrantes europeos que comienzan
a llegar cn olas cada vez más poderosas, atraídos por la perspectiva de hacerse de
una propiedad cn las tierras vírgenes que la Argentina acababa de incorporar al
espacio nacional' (*')•
La distribución de las nuevas tierras reforzó el carácter latifundista de la
propiedad rural que había caracterizado a la Argentina cn el pasado, como se
observa cn el siguiente cuadro.

(39) G ju c m k d . RoMAirt. La pam pa argentina. Buenos Aires. I9B9. pác¡s. 217 y 2 IB .


(40) Bkaiíovmv, Amonio y PooutuMn, D im u . Memoria v erd e; historia ecológica tic la
Argentina. Buenos Alies. 1991. pág. 168.
(41) G ju q m i o . R (1989). págs. 244 y 245.
(42) G aig- u o . R. (1989). p ág v 253.
Tipos de p io p ifííd Numero de propietarios *. Superficie total % Superficie media
de cada propiedad

103 CÍO y ru s 19 5.5 3085000 23.4 162.368


70 oca a ioocoo ia 5.2 1 410CC0 3.0 73 333
-15000162 550 30 6.7 1SÓ7CC0 14,4 52 250
40 000 19 5.5 760 C00 7.0 43.003
30 COO a 37.500 26 7.6 615.000 7.5 31.346
20000 a 27.500 74 21 5 1.527.003 14.0 20 635
tOCOOa 17500 138 46.0 1 705.003 15.7 10 791

TflUI 3Í4 100 10869000 103 31596

Fuente: C u 'aw c R ovav Lj ju t p j jr g í K m . E je nos A.-es 15=5

Cuadro 1.2. La apropiación d e l suelo después de la C onquista del Desierto.

t i origen de los nuevos propietarios era un tanto heterogéneo, ya que


comprendía a viejos terratenientes y comerciantes autóctonos, inversores extran­
jeros. especialmente de nacionalidad inglesa. y especuladores de todo ti(>o. En el
marco de una valorización súbita de la tierra, en la década siguiente se asistió a
una especulación desenfrenada, que sólo encontró limites con el estallido de la
crisis del '90. cuando se produjo un derrumbe en los movimientos especulativos
y la rentabilidad pasó a girar más en torno a la puesta en producción de los tierras
que en operaciones inmobiliarias y bursátiles. I’or cierto, la especulación con
tierras no constituía un fenómeno novedoso. En un estudio sobre la evolución
monetaria de la Argentina que se iniciaba en el periodo colonial. I’rukscm señalaba
que en los periodos de ingreso de capitales extranjeros (tal el caso del momento
que estarnos analizando), se producía un aumento del circulante y del crédito que
estimulaban el surgimiento de una fuerte especulación con valores inmobiliarios,
fenómeno que había ocurrido, por ejemplo, en los anos '20 y en los '60 ( ° ) . Aun
asi. muchos de los que adquirieron tierras en aquel momento (en especial los
terratenientes más grandes) mantuvieron sus propiedades y participaron sólo
moderadamente en la especulación. Com o afirman algunos autores, 'la participa­
ción en el ingreso por parte de los sectores propietarios de la tierra habia alcanzado
niveles tan altos, unida al prestigio social de su tenencia, que la constituían en uno
de los elementos básicos de la distribución del poder en la Argentina" (**).

l43l Cf, P k¿ mm :ii . R a li. 'Historia m ondaria argentina: anulaciones sobre nuestro medio
circulante. 1776-ltítlS". en M. (IÜIUH.
(4-t) Coi-rui. O var. Qhio, trroi irt. y O C m - n i, A*n«o. 'L a generación del '80 y su
proyeclo: antcccntcsy consecuencias', en l>i Tixla. To«ci*ro; O a w i . Qwo y Gka< i«n;nA. Jome.
A ryeM liK i: sociedad d e masas. Buenos Aires. 1905. pág. 19.
Nombre Superii:* Nombre Superé ie Nombre Superficie
(en has) (en has) (en hat)
Maci im: 325000 Msk » 75000 Bjtjc 500»
Da>so*u 3200» G.cw* k¡ 70.000 Le.ku 50.»3
UxTjí 270.003 Pt".0 700» Eivmkz 50 0 »
SoiíhA-Tieréxi
LaM Co 2 0 KO P:>n-j 70 » 0 50 0 »
Suo< 2 » H o« 220000 Sha* 70 » 0 Mcjjw 50.0»
C»st[i 170003 BtUWKJ 7 0.0» PfíCP» SO 000
D-m m 140 G » Mesuro *0 .0 » C**> SOCCO
Uian uoow Gjw.- *0 .0 » Luojucí so 000
luso 1400» Fewukclí 700» G»*:» J7 Í0 0
PtNáO 130.0» Navora 625» Chuis ■55.0»
Dt.Ostv. 130.0» Bchkc 00 0 » Ar u K * 4 5.0»
120030 eooco V txm .t'c 45 » 3
j i ■í 120030 C»s*s 60 000 ¡kwucie0 40.0CC
De A inui 1C5C00 U w w .í 60 000 43.OCO
PctorK l 105.C00 A,i> ; 6 0.0» Dm h ü 40CC0
Fc*n » 102.500 A rj Psswal Ass 6 0.0» Di »c -o 40 0 »
StRAMIS 102 5 » 5 7.5» Govti rti Cwtuio 40CC0
OWAN* 1 02 5» P«ts 57 5 » VuVMí 40 » 0
Pnno 102500 E io u w i 55 0 » 40 000
5 5 .0 » A ra io o x 52 5C0 C ctTiA sM T. 40 0 »
A vo r* fM» 92KO C 530» Coso 40 0 »
Lcru 90.000 P*«<!A 50000 40000
B*-'CS 90 M0 Oj .'CíCx 50.0» Uui> 40 0 »
T&SMXIjl 90.000 £ i1, 50.000 VlXKi 40 0 »
A is :» 85.CC0 Sous MOM Mmi 40X0
U¿mik 60.000 Ccwtn MOCO Gooor 40 000
S‘■LKl'jKtU-l 63.0» De u Ploi 5:0:0 M V! 40 K0
H.vi'xxi: 75.0» CaptR* MOCO O .w u 400»

Fuente G w m o, Rouan, ¡.j pjrpj atguÉna. B.tnos Aires 1?r9

C uadro 1,3. P rincipales beneficiarios de Ij s donaciones de tierras efectuadas p o r la Caja


del Crédito P úblico de 1681 a 1884 en Buenos Aires. La Pampa y Córdoba.

1.a ¡ n c o r | K > r n c ¡ ó n de tierras presagiaba, tic lodos modos, una expansión


productiva importante. Sin ern banjo, para que eso pudiese ocurrir, se necesitaba
conectar el nuevo territorio, con la expansión de la infraestructura de transportes.
Para ello, el aporte del capital extranjero cobraría un papel fundamental.

1 ,6 . LA IN V ER SIO N EX T R A N JE R A

Cn sus primeros años, los de la expansión inicial, el modelo a<iroe.\poftadoi


no tuvo com o factor dinámico a las exportaciones atiropccuarias. f.nlrc IHB2 y
IftüO cI balance comercial fue |>crmancntcmentc deficitario, y con seguridad lo lúe
¡uní más de lo que exponen las estadísticas. Esto ocurre. |>orque a partir de 1085
el valor de las exportaciones se encuentra sobrestimado. La causa es que en ese
ano se suspendió la convertibilidad del peso sin que ello alcanzara a reflejarse cn
las cifras del comercio exterior donde figuraba como unidad de valor el peso oro,
que equivalía en teoría al |>eso papel, pero representaba en realidad una moneda
interna devaluada.
El boom de las exportaciones agropecuarias comenzaría recién después de la
crisis de 1890. Lo que se advierte cn la década del '80 fue un tiran incremento de
las importaciones, que aumentaron de 45 millones de pesos oro en 1080 a 142
millones cn 1890. A pesar del rápido crecimiento de la población gracias al
movimiento inmigratorio, las importaciones percápita en esc periodo se duplican,
llegando a u n pico máximo de 50.4 cn 1889. cifra que sólo va a ser superada cn
1910.
El cuadro siguiente muestra las distintas alternativas del comercio externo
entre 1880 y 1914.

Ano Población Importación E i portación Saldo b u . com ercial Por hafcítan»


(fcab.) (So ro) (So ro) Más (♦) t liv o r tapo. Expo.
Mtnos (•) «n contra |S oro) (So ro )

1880 2492 6 » 45.535 S30 58.350.787 12 844,907 18 2 23.4


1691 2 565.040 55,705 927 57.933272 2232 345 21.7 22.6
1652 2 633.573 61.246 045 60 368 939 •857.106 232 22.6
1833 2 716 836 63.435.623 60207.976 •20227 852 29.6 22 1
1634 2 797 « 2 94.C5i.144 68 029 336 •26 C26 3C8 33.6 24,3
iess 2 660.111 92221 969 83 879.100 •3 342869 32,0 29.1
1 6» 1X6200 95 4C9.745 69 834 841 •255739C4 32.1 23.5
1637 3056 835 117.352 125 84 421 820 •32 930 3C5 35,4 27,6
iess 3.153 9 U 128.412113 100 111 903 -28300 207 43.6 31.7
168? 3 265577 164 569834 90 145355 •74 424 529 50,4 27.6
1890 3 377 780 142 240812 100 818 993 -41 421 819 42.1 29.8
1891 3.490.417 67.207.780 103 219000 36 011 223 8.0 30.4
1392 3607.103 91.481.163 113 370 337 21 889 174 25.3 31 4
1593 3.729.135 96.223 62$ 94.000.159 -2 133469 258 252
1394 3 856.723 92 763 625 101.657.790 8 8S9.361 24.0 26.4
ie « 3.956.060 95,096.433 120 067 790 24 971 352 23.8 30.1
1896 4 071 438 112.163.591 116602016 4633 425 27.5 £3.7
1S97 4 233 907 93 268.948 101 169299 2830351 23.2 23.9
1638 4 357 803 107.423.900 133 829 458 26 400 558 24.6 33.7
IB M 4 477 897 116 e50 674 134 917.531 63C66 660 26.1 41.2
1900 4 607.341 1134350C9 154 600 412 41 115343 24.6 33.6
1901 4.740 758 113 959 743 167 4=6 727 53 756 353 24.0 35.4
1902 4 871 792 103C39 2 » 179 4 » 727 76 447.471 21.2 36.8
19C3 4 976 137 131 206 600 220 934 524 89.777,924 263 44.4
19C4 5 103 602 167305969 264 157 525 76 651 556 26 7 51 7
1905 5289.948 205.154.420 322 843 641 117680421 33 8 61.0
1506 5 524.017 269.970521 292 253 629 22 283 3C3 43.8 52.9
1 »? 5 M I 846 285860 663 296 204 369 10343636 49.1 W .9
1903 6046 500 272-972.736 3Í6 0 0 Í3 4 J 93032605 45.1 63.5
6.331.417 302.756.095 337.350,523 94 594 433 47.B 62.7
1910 6 556 022 351.770 655 372 626.055 20.655 393 53.4 56,6
1911 6 913 3-tO 566.810 686 324.697 533 -42113 143 53.0 47.0
1912 7 147.361 384 553 4C9 483331 256 95 537 787 53,8 67.2
1913 7 482 334 421 352 542 483 £04.547 €2 152.005 55.3 64,6
I9 U 7.784 644 271 817900 349254 141 77 436.24! 34.9 44.8

Fuente Tetccr censo nadcníl. )?lí. Ierre VIII,

Cuadro 1.4. Comercio exterior, población y com ercio p e r cápita (18B0-1914).

Se produjo, además. un cam bio cu la com[>osición de las importaciones que


pone de manifiesto su importancia en el desarrollo económ ico del pais; mientras
los artículos de consum o descendieron de alrededor de un 90 c'->del total de
productos Importados en la década de I8 70 a cerca de la mitad en la siguiente,
aunque aumentaran en volumen como consecuencia de la inmigración y los gastos
suntuarios, la participación de los bienes de capital y las materias primas creció en
proporción inversa. Cu 1800. las importaciones de bienes de capital representa­
ban el 3.2 'Ve y las de materias primas el 12.9 % del total de importaciones: 10 anos
después, en 1809. la participación de ambos rubros era del 25.8 cí>y del 28.6 c.í>,
respectivamente. El pico máximo para los primeros se alcanzará en 1890 y 18 9 1.
cuando llegaron a representar por sí solos el 36.7 % y el 33.0 c.a del total, si bien
en este ultimo arto con una gran caída en valores absolutos debido al brusco
descenso del flujo de importaciones a causa de la crisis (*•').
Esos bienes de capital y materias primas que entraron a la Argentina estaban
ligados estrechamente a la inversión extranjera realizada en aquellos años y se
hallaban destinados en lo esencial a desarrollar la infraestructura que el pais
requería para poder incorporarse al mercado mundial como productor y exportador
de alimentos y otros bienes de origen agropecuario. Consistían principalmente en
material ferroviario y para la construcción de obras públicas portuarias, sanitarias,
construcción de viviendas, desarrollo urbano, etc.: y también en insumos, hierro,
acero, combustible, etc., que tenían idéntica finalidad: la formación del capital
social básico de la economía agroexportadora. El uso del crédito externo y la
inversión extranjera directa es lo que posibilitó la expansión de las importaciones
y permitió absorber, hasta la crisis de 1890. los déficit comerciales.

(451 C f. V w o i w rpr-sm o. V rco n r. C s t M is t lc a s h is tó r ic a s a ir¡ c n tin ,v ¡. 1 0 7 5 -1 9 1 4 . [Sueños


A ire s . 1 9 7 1 .
La primera corriente importante de inversiones extranjeras —que se produjo
a partir de la asunción de B a k t o i o m c M ir to , a la Presidencia, cn 1862, y duró hasta
la crisis de 1873-1875— contaba con capitales casi exclusivamente británicos. El
Estado jugó en este proceso un papel relevante ya que la m ayor parle de esos
capitales, el 56.2 % cn 1875. estaba destinado a empréstitos gubernamentales,
responsabilizándose el gobierno argentino por el capital y los intereses de los
préstamos lomados.
r.l destino de los empréstitos fue muy variado y cn un principio tuvieron por
objeto cubrir las necesidades presupuestarias, cn especial los gastos militares
producidos por la guerra con el Paraguay, aunque luego comenzaron a aplicarse
también a obras de infraestructura y a la construcción de vías férreas. Además de
estos empréstitos, y aunque cn una proporción sustancialm entc menor, hubo,
antes de 1880, un discreto flujo de inversiones directas a cargo de compañías
privadas, sobre todo cn ferrocarriles, em presas de servicios públicos, bancos y
empresas industriales.
A diferencia de los que ocurrirá más tarde, estas primeras inversiones no
tenían por objeto obtener grandes beneficios, o por lo menos beneficios más
elevados que cn la metrópoli, sino expandir las exportaciones británicas y vender
servicios. Los grandes inversores cn esa época fueron com erciantes y contratistas
ferroviarios puesto que. cn un mundo cn donde imperaba el librecambio, las
exportaciones de capital estaban ligadas estrecham ente a la expansión del
comercio (**).
Con lodo, las inversiones extranjeras jugaban todavía un papel relativamente
insignificante en relación con el que desempeñarían unos años más larde. En
1874. el total de inversiones británicas era apenas de 23 millones de libras
esterlinas, pero para 1885 esta cifra ya se había duplicado, y en 1890 se producía
un salto espectacular: cerca de 175 millones de libras esterlinas i4,l. En poco más
de quince años el capital extranjero, cn especial el británico, pasó a ocupar un
lugar destacado cn la economía argentina, transformando su estructura productiva
y determinando por muchos años su evolución futura, lo que se refleja cn el flujo
de capitales extranjeros entre 1881 y 1891. calculado por primera vez |>or el
economista norteamericano Jo tii W iixiams, com o se muestra en el cuadro 1.5.

(46) rwns. II. 5. (1974). págs. 338 y siglos.


1471 Fr.RNv ti. S. (1974). pjg. 397; Donnw. Ar*>i.ro. Historia de /a industria argentina.
Buenos Aires. 1970. pá^. 198.
Año Em préstaos publico» Total inversiones Inversiones en Inversiones en cédulas
privadas ferrocarriles hipotecarias

o í- le a s 1C5.C-S6 44 313 31.313 id


1B3S 41.597 25.993 15 993 s'd
1837 45 545 106 963 37.832 54 133
1ES3 91 .760 1S í 040 89.419 46621
íe s ? 30 833 122 SC5 51 637 sse ss
1620 11.420 33975 20 OKI 13.975
1331 2506 5.735 5 736 —

Fuente V k u m i. j o m H . AigctSKl « M a S c n i' T tiác u n t o Incc m c x tie Paper M m y IÍ8 0 -1900. Harvard. 1920.

Cuadro 1,5. Corrientes de inversiones externas en la Argentina (1881-1891)


(en miles de pesos oro).

Se hn adunado que el pais disponía de los suficientes recursos («ira iniciar su


'despegue económ ico" sin recurrir al capital extranjero o recurriendo a él cn menor
medida, t i caso del ferrocarril Oeste o el de los primeros frigoríficos han sido
esgrimidos con razón cn defensa de esa tesis. Pero si es evidente que los recursos
nacionales jugaron un rol significativo cn la primitiva etapa de formación de
capital, no puede negarse la importancia de la inversión externa, cn especial cn la
creación de la infraestructura y la red de transportes. Más criticable resulta la forma
cn que esos capílales fueron captados o se radicaron en el país, sin un contiol
adecuado de su inserción en la econornia nacional y del resultado de sus
actividades, y permitiendo, com o en el caso de los ferrocarriles o el de los
empréstitos gubernamentales cn la década de 1880, el desenfreno especulativo
que conduciría a la crisis o, com o cn el de los frigoríficos luego, la introducción de
prácticas oligopólicas que perjudicarían seriamente a los productores nacionales.
Cn la nueva etapa que se inaugura en 1800, la inversión externa, cn especial
la británica, presenta características diferentes de la del período anterior, t i flujo
de capitales no dependió del desarrollo del com eicio aunque influyó sobre él a
mediano plazo. Lo que determinó la conducta de los Inversionistas extranjeros fue
la alta tasa de rentabilidad de sus inversiones, que alcanzó picos del 10 al 15 %
de dividendos anuales cn algunos años, que no se obtenían fácilmente cn otras
partes del mundo.
Por otra parte, el mercado inglés de capitales disponía de una amplía masa de
recursos financieros y estaba buscando la apertura de nuevas áreas, no sujclas a
la severa competencia a laque los productores)'calíllales del Reino Unido estaban
siendo sometidos en turopa y otros países.
I-a conjunción de ambos fenómenos explica el hecho de que la Argentina
recibiera en 188a entre el 40 y el 50 r.l de todas las inversiones británicas fuera
de Oran Bretaña. Muestro país va a desempeñar así un papel de primer orden cn
el mantenimiento de la actividad industrial y financiera inglesa.
La razón que inducía a esperar una alia tasa de retorno del capital era la
posibilidad de |x>ncr en producción los enormes recursos potenciales de la Pampa
Húmeda. Com o señala Ftieis, comentando la opinión de un dirigente británico, cn
1885 se consideraba que "un millón de libras esterlinas colocadas cn Argentina
contribuiría a producir más artículos de venta que un millón de libras invertidas en
cualquier otra parte del mundo". Sin embargo, el hecho de que el arribo de esas
inversiones 'precediera —com o agrega fruí»— el incremento productivo y físico
cn un considerable espacio de tiempo, ayuda a explicar en parte la súbita
detención de la afluencia de capitales que precipitó la crisis tlaring en 1890". Otro
autor ha analizado el desfase existente entre la construcción de vías férreas y la
producción y exportación de granos (**).
La crisis marcó un punto de inflexión cn la Inversión extranjera, que se redujo
considerablemente liasta fines de siglo. Esto, sum ado a la (uertc carga de la deuda
externa, originó un saldo negativo de magnitud en la balan/a de capitales. Pero en
ese momento comenzó a producirse el boom de las exportaciones agropecuarias,
lo que permitió equilibrar la balanza de pagos.
Kccién en los primeros años del nuevo siglo el capital extranjero volvió n entrar
al país —y ahora con un oiigcn m ucho más diversificado: alemán, francés y
norteamericano, además del británico— pero la situación había cambiado cn
relación con 1880. Desde entonces el movimiento comercial y el de capitales
tendrían una mayor vinculación debido a las transformaciones que se habían
producido cn la década anterior cn la estructura productiva
Como puede observarse cn el cuadro 1.6. las inversiones extranjeras se
canalizaron cn actividades de muy diverso orden, con un neto predominio de los
ferrocarriles y los empréstitos públicos.
La ausencia de un sistema de ríos y canales similar al norteamericano, exigía,
aun más que cn el país del Norte, la construcción de una amplia red ferroviaria que
sirviera de base al desarrollo de la producción agropecuaria a costos competitivos
a nivel internacional.
Para fomentar la inversión extranjera cn ferrocarriles, el listado comenzó
garantizando a las empresas beneficios mínimos que llegaban hasta el 7 % del
capital invertido, aunque muchas de ellas prefirieron no acogerse a esa garantía,
pues sus ganancias superaban los to|ies establecidos y no perdían asi la libertad
de fijar las tarifas. Las concesiones de tierras adyacentes a las vías, la introducción
de materiales libres de derechos y. finalmente, la Ley Mitre de 1907, que eximia
a las empresas del pago de todo tipo de impuestos nacionales, municipales o
provinciales a cam bio de una obligación única del 3 % sobre las utilidades netas,
constituyeron un poderoso estimulo para la inversión ferroviaria.

(4fl) rr.iCT», II. S. (1974). págs. 407 y 400: fono. Aixr Q „ 'La Argentina y la crisis (te 5aring
tic 1890'. en O w fu ZunoiA, Muiros. M ateriales para el estudio de la olk¡arquia argentina.
Buenos Aires. 1977, págs. I2í!ysrgtes.
El ferrocarril permitió la puesta en producción de extensas regiones, especial­
mente en la Pampa Húmeda y aseguró un transporte rápido y barato de los
productos agropecuarios exportables hacia los grandes puertos, f’or otro lado,
facilitó la introducción de las manufacturas importadas en el interior del pais.
completando asi la integración en el esquem a de división internacional del trabajo.
Pero si bien incorporó algunas economías regionales, como Tucumán y Cuyo, a la
estructura productiva nacional, sus beneficios recayeron sobre todo en la zona del
Litoral, incluyendo a regiones hasta entonces desaprovechadas como el sur de
Córdoba. También consolidó la situación de Buenos Aires como principal centro
económ ico del pais. centralizando las terminales del sistema en esa ciudad >
conform ando el llamado "país abanico', tal como lo señalaba A leja .ioro Binar.

1910 1917
Distribución por ¿ctrvidad económica
USS % USS *.

Emprestaos y tfcíos cuernos 664.1 33.5 631.0 20.4


rerrocarnies 7722 35.5 1.143.1 35,9
ÜJ.-XXJ 36.0 1.7 49.S 1.6
Puertos 21.2 1.0 21.3 0.7
Tranvías 87.9 4,0 105,1 3.4
Frijcr-.lees 8.1 0.4 39.3 1.3
Gas. tleetnodad. ajjas concites, sa'uíndad 55.7 2.6 75.2 2.4
Ga 0? Kfras e hpctccas 154.4 7.1 76.5 2.5
Hpotocas y propiedades 144,0 6.6 430.0 15.5
Cus. dversas 40.4 1.8 23.1 0.8
Coturno y credos 192.0 6.8 446.6 14.5
Total 2175.6 100.00 3C63.0 1CO.OO

Distribución por p.vs


Gran Bretaña 1424,0 654 1862,0 53.2
Francia 336.0 182 4480 13.9
Alemania 193.0 8.9 265.0 32
Estados Unidos 19.0 0.9 62.0 2.5
Otros paises 144.0 6.6 5Í6.0 17.2
Total 2.1760 100.0 3233,0 100C0

Pi'a la dist-i>uc.cnpor tüuOaatt ecocwcas se l-jn corv.ift.S5 Us c¡f-as en pesos oraa dotares di arLC.-docon
las s^j entes 13SJS ce cario. 1pesooro=2,27pesos papel ! sotar =2.36pesos papel ootiziocnes «gentes en
esos aftos También se ha corre-;.;»las strfcuciónpcr aotvtíades eeononoas para 19i7sgy*pdo ndcjoenes do
t w e » Bjwa. Los vaiores de la primera cotunna en u dtsf bución per ca-ses caatsfcta» a 1901 Los toases
por a:t.vid3d ecow.ca y por países no comcden por prgvtrvr de dstrtas fuentes
cllío'acon propia.
Fuentes Miinw¿.Aif¿aroB.yLE«*«cc»>i. M^kcc.í. A'jen;jr1íaaXX’ S«'le. P.v.S. 1512.a.^-.Aitjjucfc.los
C3p.!a!es eitranierosen la flep-jísiicaArjentna’. en Rf-ns.'jdeE cm m a Argentina. Buceos A:rcs, 1926; FIE!.. las
/íveruoníi t linceas en laAment.ru 3uenos A-es '973; CEPAi ElOfSJTO'J ccyKmcaayertrtó. Santiajo de
CMe. 1958

Cuadro 1.6. Inversión externa p o r actividad económ ica y p o r p a ite s de origen (1910 y 1917)
(en m illones de dólares).
f.n 1914. las principales compañías británicas, los ferrocarriles Suri y Oeste y
el Central Argentino, representaban 127.4 millones de libras esterlinas de inver­
sión y 14.200 kilómetros de viasférreas, mientras que el General de Buenos Aires
y el Rosario a Puerto Belgrano, de capitales franceses, constituían un capital de
13.0 millones de libras (* '>.
f'n cuanto a los resultados de la explotación de los ferrocarriles cn las años de
su expansión, las estadísticas oficiales no reflejaban los reales beneficios de las
empresas debido a que no existía un suficiente control sobre sus actividades y a
que el negocio ferroviario incluía ventajas adicionales que no figuran cn esas cifras.
Como se desprende fie sus propios balances los dividendos que pagaron las
principales compañías ferroviarias británicas com o el Ferrocarril Sud. el Central
Argentino o el Oeste, no bajaron en aquellos anos del 6 o 7 c.b anual (v ).

Promedio Lor.g:1u3 C jp.U ics Pasajeros Cargas Entradas Gastos Entradas Intereses
d« los de v i» invertidos miíes m iícs de miles de miles de liquidas ( \ sobre
quinqué- peí km miles de toneladas mSn mSn miles de capitales
n ia l mSn m$n invertidos)

1657-1659 17 995 174 7 103 105 4 1.18


1660*1664 56 2.605 466 38 335 332 63 1.87
1665-1865 503 2282 : 128 3191 22104 1.177 3.37
1070-1375 990 60 214 2.407 370 7791 4370 3.421 5.80
1375-1875 2.136 61 359 2.474 732 11893 69C9 4 969 4.13
1330-1834 2891 166 982 3.723 1475 21 230 11073 10207 6.01
■SS5--c¡9 6 551 4C3 627 8291 4.179 41 511 24 « 3 16663 4.31
1390-1894 12634 553 653 11 890 6 278 50.584 316CO 13 534 2.02
•535-1539 15039 1.153 927 16 545 10159 72 948 4QC09 32 939 2.85
U30-13&Í 17 726 1267.943 20 428 15 565 111214 53918 51 236 4.02
1535-1909 22200 1 733 973 40165 28 071 203 333 121 054 62255 4.76
1510-1914 31.104 2 706 603 71 711 36 750 279548 175 333 104 155 3.83

Fuente C c rr.'i Njt30f.il Se G te g ti'ia . A n ia ro Geegr&co Árgc flí-no. Ares 1942

Cuadro 1,7. Resultados de explotación de los ferrocarriles argentinos


(1857-1859 - 1910-1914).

(49t Kiojuam, A tas inversiones extranjeras cn /.i Argentina i1 0 6 0 -1') 14 1, Rueños


Aires. lOBfi. páys. 30 y 31. Ct también. S cuabwm Oxtu. Kv ., H istoria de los Ictm carrtie s
argentinas, tíllenos Aires. 1940 y An:«s. "I'oreign Capital. Local Inlcrcsts and
Raitway t>o»elopmcnt in Argentina: Frem h Inv estments in R.iilw.iys, 1900-1914". en Jo u rn a l
o f Latín American atadles, vol. 21. N 3. Cambridge. I9H9.
1501 Vm qlzi.r«.ir.no, Vicr-nt. E l caso a r g e n tin o . ¡B 7 5 I9 I4 , Buenos Aires. 1971. p.tys
50 y 57.
En este periodo, los empréstitos públicos, nacionales, municipales y provin­
ciales. realizados mediante la colocación de títulos en los mercados financieros
internacionales, fueron numerosos y bien vendidos y cotizados, aunque en los
momentos de crisis, com o en la breve rcccsión de I 085 o cn la más profunda de
I (190. la confianza de los inv ersores pareció disiparse muy rápidamente, revelando
la fragilidad con que el listado controló el proceso de endeudamiento extremo.
Ju n to a estos empréstitos el gobierno también emitió cédulas hipotecarias,
con una lasa de interés razonable, y doble garantía: las tierras lii(>otccadas y el
respaldo del gobierno sobre obligaciones de distintos bancos de origen estatal.
Gran parle de oslas cédulas se colocaron en el exterior, pero fueron también el
terreno preferido de los inversionistas locales y uno de los instrumentos de
especulación más impoitantes antes de la crisis del 1890. A diferencia de los
empréstitos. cu>o interés estaba fijado cn pesos oro. el de las cédulas se hallaba
determinado cn pesos papel. |K>r lo que cualquier devaluación alcctaba a sus
tenedores. L is cédulas que eran, cn síntesis, bonos al portador garantizados por
el Estado nacional, se cotizaban, por un lado, cn la plaza londinense —donde se
conseguían los fondos que demandaban eslos prestamos— . y por otro, eran
vendibles cn la liolsa de Valores local. Las grandes es|>eculacionc$ monetarias
— dentro y fuera del país— motivadas por estos instrumentos de crédito hicieron
que por ley nacional 2.2(17 del 27 de julio de 1008 se fijaran intereses en oro
Si la mayoría de los empréstitos e inversiones externas contribuyó, con las
limitaciones expuestas que condicionaron el desarrollo posterior, al despegue
económ ico del país. los servicios de la deuda externa se transformaron en una
pesada carga que sólo pudo ser compensada temporalmente cuando la balanza
comercial comenzó a tener fuertes superávit a partir de 1091. Aun así, esos
servicios representaron en el periodo 1000-1914, según estimaciones de Wu isvts
(ver cuadro I 0). entre el 30 y el 40 >del v alor de las exportaciones y después de
la Primera Guerra Mundial, una ve/interrum pida la corriente de capitales del Keino
Unido, permitieron financiar una parle sustancial de la compra británica de
productos argentinos.
Algunos autores, como Kobsuto Coktes Com¡i.. critican las cifras de Wtuivts.
debido a que contendrían errores e inflarían el monto de la deuda externa. Sin
embargo. Corrrs Cosnr reconoce que el endeudamiento se incrementó notable­
mente cn las décadas del 00 y el "90. Asi. la deuda externa total alcanzaba en 1000
los 33 millones de pesos oro. mientras que a fines del decenio llegaba a 300
millones, es decir, había aumentado casi diez veces C ‘).

(51 ' Qi isrrn» Rvfcy», A*'■.(.. Tesis ctoctor.it. Mueva York, 1950. pág. 105.
(52) Coht! ^Comir.. K 'rrMii U i econom ía an/entina cn e l larc¡oplaio. Buenos Aires, 1997,
pág. 159. Para un análisis de los distintos enfoques teóricos cn Id interpretación del modelo
agroexjxirtador ver Ti m»u c.t. ,'Iakta. 'Interpretaciones económicas y problemas tiistóric os la
historiografía argentina y la etapa agroe»; portadora". en C irios en 1.1 historia, /a economía y
la so cle d M . ¡V 13. segundo semestre de 1997.
Otros rubros de inversión del capital extranjero, adem ás de los empréstitos y
los ferrocarriles, fueron los bancos y las com pañías de seguros, em presas de
servicios públicos, obras portuarias, empresas Industríales casi todas de transfor­
mación de productos primarios y de las cuales los frigorílicos constituyeron, por
la magnitud de sus capitales y su importancia económica, las más relevantes, y
compañías de tierras y explotaciones agropecuarias.
Las instituciones financieras y de seguros se contaron entre las más lucrativas
del conjunto de la inversión externa y sus dividendos alcanzaron en la década de
1910 niveles cercanos al 20 % anual. Su participación fue creciendo dentro del
sistema financiero argentino y entre 1900 y 1914 el dinero depositado en ellas
representó en promedio un 35 de los depósitos de todas las insliluciones
bancadas y su cartera de préstamos el 33 % del total de préstamos del sistema.

Servicio de ta
Nuevos Saldo de deuda como
Servicios de
Periodos empréstaos la balanza Exporta cicr.es porcentaje
la deuda
e inversiones comercial de las
eiportacicr.es

1631-1553 67 4? •19 173 26.2


1654-1666 UE 77 •60 222 34,7
1887-1663 555 147 -136 275 535
1630-1S32 54 92 17 317 29.0
1533-1335 17 33 32 316 12.0
1636-1539 122 134 34 352 33.1
1899-1901 173 178 163 507 35,1
1902-19J4 oeo 237 243 665 35.6
1905-1907 360 300 150 911 329
19C3-1910 430 371 209 1.136 327
1311-1913 750 419 116 1283 32.5

En 1631 so s jíp c rtííj ti p j j j de la S."-■daen-: rra ijus te rea- jdóen 1334 A part»de 1900 noeiislen esl macones
A s fc r.i es de t i prcüan-cs extra.-,eres, para el calculo se-lu vircn en cu ;ría las ests-tatones g'cijlc-s del iclal do
prestamos elect^ldos per B fv tw ü A^ en: í
Eaboracon propj
Fuentes W - iw s. ¿ » « H . A 'g e tx iu « « M íe n » ' Tn3¡¡ tfW ff la c z m e rttk ! Paper Kbney, 1630- f900 Harvard.
1320. Tcrct'censo naccr. jl. )9 M .lo n o V i¡i;3 r.»M vj A u v * . W tv - i.E ls c n io o o c ic a p ta lc ifta .-fx o y H c s rtic l
ó í c j r i c s Uenico. 1354

Cuadro 1.B. Em préstitos e ir¡ versión extranjera, servicio de la deuda externa y saldo de la
balanza com ercial (1881-1914) (en m illones de pesos oro).

l a temprana aparición de los frigoríficos en la Argentina en relación con otras


partes riel mundo —el país del Plata fue el pionero en la expoliación a Europa de
carnes refrigeradas y congeladas por medio de máquinas frigoríficas— estuvo
vinculada al peso determinante que el sector ganadero tuvo desde la época
virreinal, y con las necesidades de transformación de una industria basada liasta
ese entonces en la producción y ex|>ortac¡ón de lanas, cueros y carnes saladas que
estaba en condiciones de competir también en los mercados mundiales con
productos (1c superior calidad. Ya cn 1876 se despachaba desdo rrancia un
cargamento de carne a la Argentina, cn un buque denominado Le h'rigorillqu c. que
llegó en buenas condiciones a D u c h o s Aires (” ).
III capital británico primero, y un poco más tarde el norteamericano, tuvieron
un papel decisivo en este proceso. En la etapa inicial de instalación de los
frigoríficos. cutre 1882 y 1906. los capitales invertidos eran nacionales o del Kcino
Unido. Kcciiín cn 1907, cuando la Swift adquirió un frigorífico de origen inglés. U i
n a fa C oid Sto riK ic. comenzó la radicación de empresas estadounidenses del
llamado 'U ust de Chicago" — Swift. Arniour. Monis y Sulzberger— estimuladas por
la mayor baratura y calidad de la materia prima y los menores costos do mano de
obra, y cuyo exclusivo propósito c ía abastecer el m ercado británico.
Observando las estadísticas sobre el origen, capital comprometido y participa­
ción cn el m ercado de exportación de todos los frigoríficos instalados cn 1912. se
advierte ya el predominio del capital norteamericano, que controlaba el 58 '. >de
las exportaciones de c liillc d (carnes enfriadas) y cuyo peso se acentuaría cn los
anos siguientes cn el desarrollo de este tipo de exportaciones.

Mercada de eiportKion de carnes


Nombres de Origen Capital social Frigoríficos Porcertaje icbre el letal de vacunos
sociedades del capital (en pesos) eiplctad cs O viles
CW M Ccr.geiJdos
congelada

T h efive r Plato
Ftcsh f.'c3! Ce Británico 22500» Campana 10.5 20.0 0.6
Cía S o n sic- j A ijü n tro ■S500.CC0 La Negra 7,1 i6.a 23.6
Las Painas a la r io 2.400.000 Las Patrias 11.0 17.5 10,0
.‘¿BcniPnO xigCa N c tsjm c'e a .» 1 500 003 La 3:anoo 19.3 5.1 12.3
La Plata Cotí
Ssoraje Norteamericano 5000000 La F:ata 33.7 16.0 35.7
T>í Sr.itr'icla
S Arg Mc.il Co Británico t 250 000 Z-1-.iie 7.0 11.5 1.6
The New

M ea Prescivrg ¿
CcU StcraQC Norteamericana 2 £03 007 fl.DGa egos, — — 2.9
Son Ju U n
S A F n ja itc o
Argmüno A ijm trx) 2 000 CC0 Arjontro 6.J 11.1 53

Totales 21 £03607 100.0 100,0 100.0

ei¿5c-acOT copia
Fuentes Dí te t •, Ptr*o. X a mdi»! - J de comes de Hgprifeo en la RtpuL ca A.-gen¡/u’, en Añiles Ce la S x k x M
R j : j i A r g c r tn t,| i c-agasta de 1913 Estad's-’ c is o c lK nsíen o de AjtcuTuM y G onW ífia d e t i H i x n

C uadro 1,9. Origen y capital de los frigoríficos y su participación


en e l mercado de exportación de carnes.

i53) Itamo.i, 5-»>i Q-. Anfcntlnc Mc.lt ¡w d tltc Biitish M jrkct. Stanford. 1938, |>¿gs. I tí-»7.
l'.l capital extranjero tenia, pues, una lucrtc incidencia cn la vida económ ica
del país y contribuía a diseñar su perfil agroexportador. listaba íntimamente
relacionado con el comercio exterior, su financiamlcnto, la elaboración de
productos primarios, el transporte interno, las obras de infraestructura los
servicios públicos y el transporte de ultramar. Excluyendo la producción
agropecuaria, donde jugó un rol secundario, todas las etapas del proceso
productivo lo tuvieron cn esos años como protagonista.

1 .7 . POBLACION E INM IGRACION

En un país cuya población en el momento del primer censo nacional, en 1869.


llegaba apenas a 1.737.020 habitantes, con una densidad de 0,62 habitantes por
km J pero con una enorme potencialidad económica, la máxima alberdiana
"gobernar es poblar" era la manifestación de una necesidad im|iostcrgablc. Ya la
Primera Ju n ta de Gobierno había expresado cn 1810 que los extranjeros "que no
estén cn guerra con nosotros podrán trasladarse a este pais francamente, gozarán
de lodos los derechos de ciudadanos y serán protegidos por el gobierno los que
se dediquen a las artes y a la cultura de los campos* (’ •).
Esta voluntad fue reafirmada cn años posteriores a través de diversos intentos
parciales, la mayoría con escasa fortuna, para atraer inmigrantes del exterior, entre
los que merecen destacarse los del Gobierno de la Confederación que, a partir de
1852, efectuó los primeros ensayos de colonización en Santa fe . Entre Rios y otras
provincias. Recién cn i 876 se dicta la ley 8 17. conocida com o "Ley Avellaneda",
que procuró, con muchísimo menos éxito que la "tlom estead Act" norteamerica­
na. de la que pretendía tomar ejemplo, vincular en forma orgánica la inmigración
a la colonización de extensos territorios hasta entonces inexplorados. Por ella se
creaba un Departamento de Inmigracióndependicnte del Ministerio de Agricultura,
se reglamentaba la introducción de los inmigrantes y se estableció una serie de
medidas para estimular su radicación cn el país.
Empero, fueron otras circunstancias de origen interno y externo las que
posibilitaron el gran Mujo inmigratorio de las últimas décadas del siglo X IX y
principios del XX. La eliminación del denom inado 'problem a del indio", con la
última Campaña del Desierto del Gral, R o c a , el fin de las guerras civiles y la
consolidación del gobierno nacional contribuyeron a acelerar las corrientes
inmigratorias al estabilizar la vida política y económ ica del país. En el orden
internacional la causa principal puede ubicarse cn la depresión económ ica que en
los años '80 y "90 afectó a los países europeos, en especial a los del sudeste del
continente. En el caso de Italia, por su tardía incorporación al proceso de
industrialización, que la marginaba del rápido desarrollo experimentado por sus
vccinosdel Mortc. y por la fuerte competencia que debieron soportar sus productos

<541 Comité nacional rte Geografía 1 1942). pág 183.


agrícolas cn los increados mundiales to m o consecuencia de la entrada masiva de
la producción norteamericana. En el de España, por la definitiva decadencia de un
imperio coloni¿il cuyos últimos vestigios com o Cuba o filipinas estaban perdién­
dose. dejando al descubierto la precariedad de su base productiva.
La conjunción de ambos factores, internos y externos, sumados a la estructura
latifundista de propiedad de la tierra (grandes extensiones de tierra cn pocas
manos) y al predominio de la región del litoral y de sus ciudades portuarias, hacen
posible comprender el momento, la magnitud y las modalidades del proceso de
inmigración y de sus cfcctos sobre el desarrollo económ ico nacional.
Por su parte, la inmigración que llega al pais. com o muestra el cuadro 1.10.
presenta ciertas características que no eran aquellas que pretendían nuestros
gobernantes, tío procedía de los países anglosajones o nórdicos corno es[>craban.
y muchos tampoco tenían hábitos o experiencia agrícola. Sin embargo, no es cierto
que la Inmensa mayoría pcrtcnccia a las zonas más pobres del sur de Europa. Sí
lom am os el ejemplo de Italia, hasta fines del siglo XIX predominó la inmigración
de las regiones del norte de la península, donde existía una agricultura relativamen­
te adelantada, mientras que. por la misma época, la inmigración italiana en los
Estados Unidos provenia sobre todo del más atrasado IMezzogiorno ('').

Años Italianos Españoles Franceses Alemanes Polacos Rusos Varios Tclal

1357-1660 12355 3 373 1.105 240 — 120 2810 20 000


1861-1870 113.551 22.627 8.371 1 293 — 419 13 301 ■59570
1871-1650 I52C61 44 526 32.717 3619 — 412 7.350 :60.6S5
1831-16» 493 655 159 764 93 843 14 134 — 4155 76 291 841.122
1891-1SOD •125.693 131.714 25 600 8 693 — 17.464 39160 648326
1901-1910 756.190 652.655 34 !80 19 304 — 54 433 177 278 1 764 103
1911-19» 347 353 559 533 25 253 22153 685 56 797 163.540 1.204.919
1921-1925 318 460 213.395 7.161 35 536 33151 6 925 92.659 707.717
1926-1930 216334 166073 5 867 24 194 95301 4 672 157 252 669.693
1931-1935 64 193 63 5€3 5-210 13650 18 724 2 532 162503 331 075
1936 6 426 9453 447 2931 7631 172 6445 35 553
1937 10 926 5150 569 2.857 13.828 122 8.017 41.469
1938 10.584 3 301 556 3.409 11.538 141 7833 37.762
1939 5 522 1 727 337 1.846 1.233 58 3727 14 5CÓ

Totales 2973 971 2 025 819 241 271 154 569 182 097 178 766 940.199 6.756 712

Fuente O.-ecüán Oo Irsv.gfaoón

Cuadro 1.10. N acionalidad de los inm igrantes de segunda y tercera clase de ultram ar
llegados en el periodo 1857-1939.

155) V.«ai:tí-P*ritr«>. V. 11971). págs. 9fly 100, y Smnrir, J \-irs Revolución en Ijs p*tmfKts.
1060-l‘ittl. Buenos Aires. I9(>0. pág. 74.
Puede constatarse la importancia de la inmigración en el aum ento de la
población a partir de los flujos y saldos migratorios, asi como analizarse el
comportamiento de la lasa de crecim iento anual de la población mediante la
combinación de esos flujos con el incremento meramente vegetativo. En términos
generales, según el Departamento de Inmigración, entre 1857 y 1930 ingresaron
en el pais 6.296.340 inmigrantes y salieron 2.098.689. por lo que 3.397.651
inmigrantes decidieron permanecer en la Argentina.
Analizando con mayor detalle, en tres quinquenios. 1885-1890, 1905-1910 y
19 10-1915. la lasa de inmigración neta superó a la de crecimiento vegetativo, y en el
primero de ellos fue más del doble: mientras que aquella alcanzó el 38 % , la segunda
fue sólo del 16.1 % . Entre 1885 y 1869 la inmigración representó en promedio el
76 *■« del crecimiento anual de la población y entre 1904 y 1910 el 58 % <v ).
Los saldos migratorios hasta 1880 no habían excedido los 10.000 inmigrantes
anuales, pero en el decenio 1880-185*0 llegaron a un promedio de 64.000. El máximo
anual fue alcanzado en la primera década del siitfo XX ( I 12.000 de promedio) y. en
particular, en los anos inmediatamente anteriores a la Primera Guerra Mundial.
Según Boi.wot. "la coyuntura económ ica argentina impone el ritmo del m ovi­
m iento' a la comente inmigratoria transoceánica. "Las fases de expansión — de
1860 a 1873. de 1880 a I8 8 9 .d e 1903 a 1913 y de 1919 a 1929— coinciden con
los periodos de afluencia masiva de inmigrantes. Inversamente, las crisis cíclicas
de 1873. 1880. 1890. 1896. 1901, 1913. las prolongadas rccesiones de 1890a
1902. de 1929 a 1939 y las dos guerras mundiales interrumpen o reducen la
corriente. La oferta de empleos en el país receptor determina directamente el flujo
de inmigrantes* (” ).

T au Tasa
Año Poblac. de crec. Inm ij Eiaig. Saldo Ano Poblac. d« e rte inmlg. Emlg. Saldo
anual anual

taso 2 452 _ 41.60 20.30 21.30 1806 4 357 2.93 95.10 53.58 41,60
1331 2.565 2,93 47 40 22.30 25.10 1899 4.477 2.75 11.00 62,20 •51.20
1532 2.635 2.33 51.50 8.70 42.60 1900 4.607 2.90 105.90 55,40 50.50
1533 2.716 2.92 63 .20 9,50 53.70 1S01 4 740 2.83 12590 58,20 45.70
1584 2 797 2,93 77.90 14 40 63.40 1K2 4 871 2.76 96.00 79,40 16,60
1655 2 630 2.97 188.70 14.50 94.20 1903 4 976 2.16 112.63 74.70 3 7 .»
1E96 2 966 2.93 93,10 1 3 .» 79.20 1904 5103 2.55 161,00 66,50 54,58
1897 3 056 3.03 120.60 13.60 107,20 1905 5 253 3.64 221,60 9270 133 50
1689 3153 3.34 155,60 16,80 133.80 1906 5524 4 49 302,20 133 5-8 155.40
1833 3 265 3.33 260,90 40.60 220.30 1907 5821 538 257,90 133,08 119.90
1390 3 377 3.43 110,50 80.20 30 30 19C8 6046 4.71 303 10 127.00 176.10

t56> Vjuqi u I’mmiu. V. (1971). pág. 92; Vimuwun , Jo-,r. Cl ->AK, 'Kasgos de la IHililu o
económica argentina, 1870-1914'. en t'F.PA. Documenta de Trabajo H* -V Buenos Airr_v
1978. pág. 40
(571IV* «uc. Quv. Buenos Aires: urbanización c inmigración. Buenos Aires. 1977. pág. 130,
1891 34» 3 35 52 CO 81.90 •29 93 1939 6 331 4,03 278,10 137.50 140 60
1892 3 607 3.35 7320 43 80 29.40 1910 6 566 4.17 345.20 136.40 2C8 83
1833 3 729 335 84 40 48,70 35.70 1911 6913 3.38 281.60 172.00 1C960
1894 3 656 3.41 80,60 41,30 33.30 1912 7.147 4 63 379.10 172.» £«20
1895 3 95é 2.54 60.90 36,80 44.10 1913 7*82 5.33 36410 191 .£0 172.60
1896 4 071 2.91 135.2-3 45.90 83.30 1914 7885 5.00 18260 221.00 ■38.40

ílatorjción prctia
Fuenle: V«ix«-Pi<£st30, Viaxri. Estadísticas teóricas argertrjs. IB7S-I9I4. Buoncs A.-es.1971

Cuadro 1.11. P oblación y m ovim ientos m igratorios 1880-1914 (en miles d r habitantes).

El movimiento migratorio de regreso a Europa, en el corto plazo, era una


manifestación de las crisis económicas y las guerras, f'ero fuera de estas situacio­
nes excepcionales, 'e l movimiento de la migración refleja sobre lodo la capacidad
de la Argentina de integrar la fuerza de trabajo extranjera* (V1). De 18C0 a 1889.
periodo cn el que los inmigrantes tienen algún acceso a la tierra, el número de
regresos a Europa es bajo. En cambio, entre 1890 y 1930, la creciente demanda
del sector urbano, especialmente cn Buenos Aires y otras ciudades, como
consecuencia del desarrollo de la Infraestruclurayde las actividades terciarias, fue
el polo de alracción de los inmigrantes, aunque el número de Inmigrantes que
regresó durante este último periodo a Europa fue mayor. Contribuyó a ello el
fenómeno de la inmigración golondrina, que al finalizar sus trabajos retornaban a
su pais de origen y que se extendió hasta pasada la Primera Guerra Mundial: los
obreros agrícolas del Nezzogiorno o de Andalucía, desocupados durante el
invierno del hemisferio norte, se desplazaban para trabajar cn las cosechas de
verano del hemisferio sur. De alguna manera podían pagar el viaje y obtener un
pequeño beneficio aun cuando los salarios no fueran altos y las condiciones de
trabajo resultaran bastante duras. Las dificultades materiales existentes para una
radicación definitiva eran también causales del regreso de los inmigrantes.
La inmigración golondrina, como también aquella que terminó quedándose cn
el país, puede explicarse |>or factores de expulsión operantes cn sus lugares de
origen, que padecían una severa crisis económica, y cn menor medida por
problemas de persecución política o racial, dependiendo de las distintas regiones
y de las fluctuaciones de la economía mundial. La presión demográfica sobre
recursos naturales escasos, la baja productividad agrícola y la lentitud del ritmo de
crecimiento industrial, que impidió la absorción de la m ano de obra desocupada
cn el campo, fueron elementos que impulsaron cn los países meridionales de
Europa la emigración hacia el Plata.

(50) Bouroc. G. (1977). pág. 131.


Con rcspccto a las opiniones que sostienen que la inmigración golondrina era
atraída por los altos jornales abonados cn las actividades agrícolas del país, se lia
estimado que la ganancia obtenida por los trabajadores inmigrantes durante una
estadía de seis meses era equivalente a los jornales europeos de hasta un máximo
de 100 días de labor. Si esos inmigrantes emprendían un viaje azaroso hacia la
Argentina para recibirlos mismos jornales que podía obtener cn Europa en la mitad
del tiempo, ello se explica por la gravedad de las condiciones existentes cn las
tierras de donde provenían (5y).
Cn términos generales, puede observarse que los m ovimientos migratorios
resultaron muy fluctuanlesy dependieron de distintas variables. Las crisis econó­
micas. en especial la de 1890. también tuvieron su influencia al producir un
descenso pronunciado cn el número de inmigrantes. Pero, adem ás de los vaivenes
de la coyuntura y de las dificultades materiales, la política del gobierno, carente de
toda intención de encuadramienlo o planificación, sobre lodo a partir de los años
'80. y poco favorable a la incorporación plena al país de los inmigrantes, compartió
la responsabilidad de esas fluctuaciones porque expuso a los recién venidos a
riesgos y trabas de diverso tipo que impidieron su mejor asentam iento y distribu­
ción de acuerdo con las necesidades productivas del pais.
Un buen indicador de las condiciones de la inmigración de la Argentina es su
importancia comparativa com o receptor de extranjeros. Si bien nuestro país se
convirtió cn un importante lugar de destino para los inmigrantes, el principal flujo
no se dirigió hacia aquí, sino hacia los Estados Unidos, que acogieron a m ás del
G0 % de la inmigración hacia los mayores receptores, y. en m enor proporción,
hacía Canadá. I’or momentos, incluso, la Argentina llegó a ser superada por el
Brasil.

Pais 1361-1920 1861-1670 1871-1860 1881-1890 1831-1900 1901-1910 1911-1920

Total -5 52$ 3 051- 3 709 7 655 5 993 13 702 lt.410


E EU U 28 953 2315 2 812 5 247 3053 6795 5736
C aruía 5-138 233 220 ESí 321 1.453 1975
A r x n ír j <879 ICO 261 641 648 1.764 1205
Bras-.l 3431 9a 219 531 1 144 «91 793
A u ü n ia 1Í23 SO SO SO St> 652 1.171
N Z í O.T33 1 334 195 197 150 197 347 308
S u ii t a 217 SO SO SO SO SO 217

Fuente As-woaru W o uu. Brete de ü K m f f 'J m !em xM n»l desde ISSO. Ms«ico. 1973

Cuadro 1,12. Inm igración bruta en los principales países receptores


(en miles de personas).

i5 9 >Rr< r S u n v r n v flu x . A c e rc a t i c h i m ig r a c ió n g o lo n d r in a c n /a H e p u b lic a A r g e n tin a .


[lu c ilo s -Vires, I 9 B 5 . [).k[s. 5 3 8 y 5 3 9 .
Diversos autores han tratado de explicar las diferencias cuantitativas de los
(lujos de inmigración had a los destinos posibles. En general, existe cierto acuerdo
cn que. corno señala AsrmroKTt*, los trabajadores se trasladaban a lugares donde
estaban a su disposición muchos más recursos de los que habia en su patria. Al
m enos cuatro variables parecen haber sido determinantes para esas diferencias;
— la disponibilidad de tierras;
— la disponibilidad de capital;
— las diferencias salariales;
— el volumen de la demanda de trabajo.
En lodos los casos, tanto los EE.UU. como Canadá ofrecían mejores condicio­
nes que la Argentina. Ambos tenían un espacio virgen a conquistar,mientras que
las tierras argentinas ya liabian sido apropiadas, aun antes de la expansión de la
frontera. Tanto cn las actividades agrícolas com o en la industria (hacia la que se
orientaba una proporción m ayorilaiia de los inmigrantes) los países del norte
registraban una mayor oferta de capital per cápita. Esto, sumado a la mayor
dinámica del crecim iento, generaba un mayor volumen de empleo. í’or último, las
condiciones de trabajo, de vida y de éxito cn la Argentina eran comparativamente
inferiores a las ofrecidas por los EE.UU.. Canadá e incluso |>or el sur de brasil y por
Chile. En especial, la diferencia salarial con los Estados Unidos parece haber sido
manifiesta <a ).
Hacia 1880. cuando com enzó la inmigración masiva, la política de coloniza­
ción oficial de la Argentina había sido abandonada y la colonización privada
languidecía o estaba cn m anos de especuladores. El acceso a la propiedad de la
tierra se habia vuelto extremadamente difícil porque las principales tierras ya
estaban distribuidas y la valorización de su precio, originada cn principio por su
puesta cn explotación, peto también por la especulación. im|x>sibíli(aban su
adquisición. Por el contrario, la creciente dem anda del sector urbano, especial­
mente cn liuenos Aires y otras ciudades, com o consecuencia del desarrollo de la
infraestructura y de las actividades terciarias y de la paulatina ampliación del
m ercado interno, fue un |x>lo de atracción para el inmigrante aunque no coincidie­
ra con los objetivos iniciales de la polilica inmigratoria. Esto contribuyó, entre otras
razones, a que la |x>blac¡ón urbana creciera a un ritmo más sostenido que la ruial
y. hacia 1914. llegara a superarla con cierta amplitud.
Los censos nacionales de 1869, 1895 y 191-1 permiten apreciar los cambios
producidos en la estructura de la población argentina como resultado del proceso
inmigratorio y del desarrollo económ ico en esos años.

i«>01 Amivuwtii. IV iu ivi. tfrc \ c histo ria <U' Li c c o n o m i.i¡n tc iiu ic io tlá l Oc m I c 11150. México.
l?*7fl. páfts 233 y 234; K., (I9 H 9 I. pág. 305. y Cirurx. U cm . "L l crecim iento
Industrial argentino hasta 1914 y la le o n a del bien prim ario exportable', en Cjnt.-rv 7 v ¡mv
M m u » . E l régúnoir oH gjniulca. Buen os Aires. 1975. pág. I9 S .
Censa Argentinos % Entrsnjeros N Pob. rural % Pob.urbana S Total

16C9 1 526 734 87,9 210232 12.1 1.164.026 67.0 573 000 33.0 1 737026
1655 2950 384 74.6 1 004 527 25 4 2294 000 £8.0 1X61 000 42.0 3 554 911
1911 5527:85 70.2 2357 952 29.6 3 312.000 42 0 < 573 000 58.0 7685.237

Elabotacico propj
Fuente Comeé N3oor.il tío Gcogra! a 11Ü 2 )

Cuadro 1,13. E * tru c tura de la población.

En primer lugar. se observa un crecimiento notable de la población, que se


multiplica por más de 4.5 en 35 años. 1.a proporción de extranjeros también se
eleva, hasta aproximarse a la tercera parte de la población total, f’or último, siendo
la Argentina un pais agropecuario, desde principios de siglo su población era ya
eminentemente urbana, hecho que reflejaba el crecim iento de las actividades
secundarias y terciarias complementarias al modelo agroexportador. pero también
el carácter 'tierra-intensivo' de la producción agticola y su débil contribución en
la generación de empleo.

1.8. LA SITUACION SOCIAL

1.8,1. Las cond iciones de vida

La evolución de las condiciones de vida en el periodo del 'm o d elo


agroexportador" reconoció matices extraordinariamente disimiles. Es cierto que
su análisis resulta dificultoso desde el punto de vista cuantitativo, pues, a pesar de
los profundos cambios ocurridos en los 25 años que precedieron a la Trímera
Querrá Mundial, como señaló Alijaidko IV nct, "la Información ha sido pobre, y muy
escaso el interés en poseerla y en fundar en ella la acción dirigente" (M). De allí que
los escasos datos no permitan una reconstrucción precisa de a s u e to s tales como
la distribución funcional del ingreso y alimenten controversias sobre la evolución
de algunas de las principales variables, corno el poder de compra de los salarios.
Sin embargo, es posible delinear algunos rasgos esenciales por m edio de
indicadores indirectos o de elementos de juicio cualitativos. La ausencia de datos
fidedignos sobre la distribución del ingreso puede ser reemplazada parcialmente,
por ejemplo, tomando en consideración las diferencias en los ti|K>s de viviendas
de los diversos estratos de la población.

(fin IV-«.r. A u u n n o . Una nueva Argentina. Buenos Aires. 1984. pág. 17. La edic ión
original es de 1940.
Esos indicadores indirectos -sugieren la existencia de una marcada polarización
cn la apropiación de la riqueza creada anualmente. Los propietarios terratenientes
y quienes controlaban el comercio exterior lograron incrementar de manera
notable su riqueza, hecho que se puso de manifiesto cn el proceso de concentra­
ción de la tierra cn muy pocas manos, en la construcción de amplios palacetes o
cn las excentricidades a la llora del turismo. Como narra fríos, 'c n los centros de
placer europeos la palabra a/gentino se convirtió cn sinónimo de riqueza y lujo.
Los grandes palacios de la aristocracia cn lom o a la Plaza San Martin, cn Rueños
Aires y los p e lits lio te ls del Barrio Norte rivalizaban con las residencias urbanas de
la aristocracia inglesa. Los magnates alquilaban para su uso particular vagones de
ferrocarril y hasta Irenes enteros para transportar a sus familias y servidumbres de
sus mansiones urbanas a sus residencias de veraneo. Un estanciero se llevó
consigo vacas lecheras a Europa |>ara asegurarse de «pie sus hi jos tuvieran buena
leche para beber durante el viaje" ('•).
Com o señala un autor, miembro de una familia aristocrática de la época y
conocedor de ese mundo: 'e l fomento y el desarrollo desenfrenado de los
negocios, de los capitales, de las obras públicas, de las concesiones, de los valores
reales o ficticios y de la especulación engendraron una irresistible ola de agio en
todos los terrenos, de tal suerte que convirtió al país en una inmensa casa de juego.
Ello trajo com o consecuencia la corrupción, el despilfarro, el afán del oro. la
riqueza fácil y el lujo improvisado que dio lugar al tipo denominado xastacu eio . cn
su acepción de rico que deslumbraba en Europa con sus dilapidaciones y la
exhibición de su fortuna tan rápidamente adquirida como gastada. Esa embriaguez
corruptora se extendía a lodos los terrenos, públicos y privados, administrativos,
comerciales y particulares. Los excesos suntuarios llegaban a su extensión
máxima enjoyas, cn coches tirados por los famosos caballos rusos, en muebles,
cn palacetes, cn objetos de arte de dudoso gusto que convertían las nuevas
moradas en bazares heterogéneos' ('■’).
Si existen pocas discrepancias sobre las condiciones de vida de los estratos
más altos. Lis de los sectores populares resultan más controvertidas. Sobre este
punto. frío s sostiene que una parte de la riqueza se filtraba had a las capas
inferiores de los principales centros urbanos como Buenos Aíres y Rosario, donde
los sectores |>upularcs habrían estado bien alimentados, decentemente vestidos
y educados hasta cierto grado r *1. El autor no aborda lo que ocurría en el interior,
pero al lom ar a dichas ciudades com o casos específicos deja entrever profundos
desequilibrios regionales en la calidad de vida. Sin embargo, otros autores, como

(62) fric-s, II S.. í-.l A njcntinj. [Sueños Aires. 19(13. páiv 155.
(631 lrwu.t Kr.1 , Caru». L i historia que he vivido. Buenos Aires. 1999. H5.
fcn-v 11. S (19831. págs. 155 y 150.
Pa-
i et iio m . sostienen que el vertiginoso aumento de las poblaciones y el desarrollo
urbano impulsados por la inmigración produjeron en las principales ciudades un
considerable aumento de la mano de obra disponible, lo que originó una paga baja
y condiciones de trabajo precarias y extenuantes ('•').
Las altcrnati vasdel ciclo económico condicionaron el nivel de los trabajadores
urbanos de Buenos Aires. Pxnrrriuu sostiene que "a partir de mediados de los años
'80 comienza un largo período de deterioro del salario real, com o consecuencia
de la inflación creciente y los efectos de la crisis de 1890. situación que se prolonga
hasta promediar la última década del siglo", Entre 1885 y 1891, "el salario real del
obrero expcrim cnló una reducción del 54 °u*. Desde 1096. superados los últimos
efectos de la crisis de 1890. los salarios parecen haber repuntado hasta 1899.
Entre esle año y 1903. la carestía volvió a deteriorar el nivel de vida de los
trabajadores. Un Importante incremento de la dem anda de m ano de obra favoreció
un aumento general de salarios entre 1904 y 1906. "Pero en los años siguientes,
y hasta 1914. se produjo una constante y considerable aceleración en los precios
y alquileres que anuló las mejoras logradas en los años anteriores". Frente a estas
circunstancias, las familias trabajadoras, según señalaban estudios del Departa­
mento nacional del Trabajo en 1908. recurrían al trabajo de m ujeres y niños y a
la industria a domicilio com o recursos para suplementar sus magros ingresos y
equilibrar sus presupuestos I'"1)- Para el periodo que transcurre entre 1886 y 1896,
también Ju v i A ivaw z advierte un notorio descenso de los salarios reales, atribuido
fundamentalmente a la depreciación de la moneda. Sostiene que los precios se
ajustaban a una velocidad mayor que los salarios a la desvalorización del peso
frente al oro, tendencia reforzada [>or la especulación de los comerciantes. Así,
aunque el salario nominal subió de S 2,80 a $ 4.35 entre I88G y 1896, el salario
real descendió en dicho periodo de $ 2 a $ 1,47, encontrando su punto más bajo
en S 1.13 para 1894. Dado que para el primer año la depreciación ya había
comenzado. A lvakiz supone que la disminución del salario habría sido aún más
pronunciada (*’).
Los análisis de Ccmits Cormr sobre la evolución de los salarios arribaron a otras
conclusiones. Durante el periodo 1883-191 I se produ jo —según él— un increm en­
to de los salarios reales del 1.4 % anual que benefició tanto a los trabajadores
urbanos no calificados como a los rurales. Con el fin de ponderar los efectos de
la inconvertibilídad monetaria sobre los salarios, el autor dividió el periodo
estudiado en dos subperiodos. Entre 1883 y 1899. los salarios reales de ambas
categorías de trabajadores se incrementaron a una tasa anual del 2.6 % . En
cambio, entre 1901 y 1912, los salarios iniciaron una declinación que se prolongó

(G5) P»'tntr*i, Jov.. U is primeras leyes obreras. ISuenos Aires. I9B4. pAg. 7.
(Ü6I Pvim ifJii. Jom . Arxjentlna: historia tic un país periférico. IlltiO - 191 4. Buenos Aires,
I9B6. págs. 107-191.
(671 Alvmux J i v , tas guerras civiles argentinas. Buenos Aires. 1984. p.Vivv 113-1 10. la
edición original es de 1910.
hasta 1909 |wra rccupcrai.sc entre 1910 y 1912. Mo obstante, cn este sub|>eríodo
los salarios reales por hora crecieron a una tasa anual del 0,9 % . Para explicar las
mejoras producidas cn el primer subperiodo. el autor sostiene que. pese a la
depreciación de la moneda y la fuerte emisión monetaria, 'lo s precios subieron
menos que en el otro isubperiodo) cn el que existió estabilidad monetaria". Los
precios de los artículos de consumo, principalmente los alimentos, no sólo
dependían de las oscilaciones de la tasa de cambio, sino que también estaban
influidos |>or los precios internacionales. Asimismo, el autor menciona otros
factores de no m enor importancia para el com|>ortamicnto de los salarios. Mientras
q u een el primer subperiodo. a partir de 1090. se produ jo una caída del flujo anual
de inmigrantes que redujo su incidencia sobre la oferta de trabajo, en el sequndo.
el número de inmigrantes creció sustancial mente. Además, la rápida expansión del
área cultivada entre 1880 y 1900 permitió la absorción de gran cantidad de mano
de obra, mientras que a partir de 1900 la expansión de cultivos se mantuvo. |>ero
a un ritmo decreciente, finalmente, también los alquileres tuvieron su incidencia
sobre los salarios: descendieron cn los anos '90 y experimentaron una fuerte alza
a partir de 1907 (M).
Los alquileres constituyeron un rubro de incidencia considerable en el
presupuesto obrero. I'.l crecim iento |>oblacional y el masivo asentamiento de los
inmigrantes en la ciudad de liuenos Aires provocaron un desequilibrio entre la
oferta y la dem anda de viviendas populares. Esto determinó que propietarios c
intermediarios impulsaran eiaum entodc los alquileres, destacándose la duplicación
de los alquileres, producida entre 1904 y 1912 y señalada (ior el Anuario del
Departamento de Trabajo, lista circunstancia motivó, cn 1907. una insólita huelga
de inquilinos que iniciada cn la Capital federal se extendió al interior del pais. cn
reclamo de una rebaja sustancial de los alquileres y de la mejora de las condiciones
higiénicas de los inmuebles.
El problema habitacional tuvo otro aspecto que im pació negativamente sobre
las condiciones de vida de los sectores populares urbanos. Las casas de inquilinato
o conventillos pasaron a ser las viviendas de muchos inmigrantes extranjeros, de
migrantes nacionales, artesanos, pequeños comerciantes y vendedores ambulan­
tes. También de person.is dedicadas a actividades económicas, más o menos
marginales, y de un alto porcentaje de asalariados manuales. Alojados en aquellos
viejos inmuebles, estos habitantes, según una descripción del ministro E ihakmo
IViide , sobrevivían hacinados en cuartos que. además de dormitorio para las
familias, eran "comedor, cocina y despensa, patio para que jueguen los niños y
sitio donde se depositan excrementos, a lo menos temporalmente. de|kisito de
basura, almacén de ropa sucia y limpia, si lo hay: morada del perro y del gato,
depósito de agua, almacén de combustibles: sillo donde arde de noche un candil.

(Gfl) CuKTtiConoc. Rommo, Ll prvgrcso ,in]cnlino 1880-1914. Buenos Aires. t‘J 7 ‘J . páqs.
237-240.
una vela o una lámpara; en fin. cada cuarto de éstos es un pandemónium donde
respiran, contra todas las prescripciones higiénicas, contra las leyes del sentido
común y del buen gusto y hasta contra las exigencias del organismo mismo, cuatro,
cinco o más personas' ('■*).

Cantidad de Habítame» ót la Residentes en Porcentaje


ccnvenllüss Capital Federal convertidas Si'pCwtAC. urbana

taso 1770 266 700 51 915 18.1


1833 1 563 346.500 64 156 18,5
1637 2.835 437 875 116160 265
1904 2 462 550 831 138163 14.5

Fuenie cuwo eaborjda p* S;¡ooEU&. a pülir do cí'.ícs n-un¡cip.sles. Se estad Ocas n w c p tlti y del loto
3e N.;»as Brso Wo-'í>c. Bitoncs A res, puerto <¡e<R e óe Ij Pira, capt í1de it A-ger:nj. Buenos Aires. 1933

Cuadro 1,14. Población de la Capital Federal residente en conventillos.

En la zona rural pampeana, el efecto del sistema de arrendamiento condicionó


las posibilidades de ascenso social de los inmigrantes. Tauok señaló que en los
primeros tiempos 'e l nuevo inmigrante no podía pasar a ser propietario inm edia­
tamente. a no ser que hubiera (raido consigo un capital considerable, fueron muy
pocos los casos en que pudo pasar «leí statu s de peón al de propietario, si bien
cierto número de inmigrantes le declararon a este autor que ésa era su intención
cuando recién llegaron al pais'. Esa obturación del camino hacia la propiedad se
tradujo cn el aspecto donde f ue notoria la mayor carencia cn la vida rural argentina:
la vivienda. Ello se debía, cn las zonas agrícolas, 'a la corla duración de los
contratos de arrendamiento... Al arrendatario se le exige que construya su propia
casa y. como no se le asegura más de cinco años de ocupación, no construye una
buena vivienda, aunque su situación financiera se lo permíta. Al final de su período
de arrendamiento, tiene tan sólo tres opciones: venderle la casa al arrendatario que
lo sucede, trasladarla o abandonarla. Cor lo tanto, la construye de adobe con techo
de p ajao zinc" (;o).Sco ra complementa esta dcscri|>ción indicando que: "El interior
del hogar del agricultor era un reflejo más amplío aun de su vida inestable... Unas
pocas sillas o bancos hechos a mano servían de asientos y por lo general la casa
podía jactarse de tener una mesa. Los lechos estaban compuestos de un m ontículo

(091 Fo m itiu, J . (10861, pág. 183.


(701 Tmlok. Cari. 'Propiedad y distribución de la (ierra', en ICuhihkt. Mun> (comp.l.
Cconomi.1 e Historia. Contribuciones a /a historia económ ica argentina, Buenos Aires. 1980.
p áqs. 241'2*14
de cueros de ovejas y poncho apilados en un rincón, y a veces, como articulo de
lujo, una cania para el chacarero y su es|M>sa. A pesar del frió y la humedad del
invierno, se desconocía la chim enea o la calefacción... La iluminación era
igualmente rara... I-as instalaciones sanitarias eran desconocidas' <r‘).
El precio de los arrendamientos constituyó otro problema para los agrie uito-
res. Se agudizó cuando la modalidad de agricultura extensiva alcanzó sus limites
en las proximidades de la Primera Querrá Mundial y no fue posible incorporar
nuevas tierras para explotar, entonces, para proteger su nivel de beneficios, el
terrateniente, en lugar de intensificar la explotación mediante mayores inversiones
prefirió resarcirse "realizando sucesivos aumentos en los precios de los arrenda­
mientos". I,.i reacción de los arrendatarios se manifestó, en 1912. en el conflicto
agrario denom inado "el Grito de Alcorta". Los agricultores pidieron la unificación
del precio de los arrendamientos y se negaron a roturar los campos en un
movimiento que se extendió desde el sur de Santa Te hasta el norte y el oeste de
buenos Aires. A lo largo del conflicto, las demandas de los arrendatarios se
ampliaron, poniendo en evidencia las características del sistema de arrendamien­
to: reclamaron la prolongación de la duración de los contratos y la rebaja de los
arrendamientos en dinero y de los porcentajes abonados por los aparceros,
reivindicaron el derecho para criar animales domésticos y dedicar una parte del
predio al pastoreo, la libertad para contratar seguros y maquinarias con quien se
creyera conveniente y la posibilidad de transferir el contrato de arrendamiento a
quien se quisiera <r,l.
En cuanto a los salarios fie los peones rurales. B ijuxi Massi; documentó su caída
hacia 1904. En su informe al ministro del Interior J oahi:> V. G o s m iiz señaló: "Los
jornales locos que antes se pagaban en las cosechas al peón, hasta G, 7 y 8 pesos
diarios, se han reducido a 3.50 y la comida, y no hay duda alguna de que antes de­
dos anos se reducirán a 2,50 o 3, y como esos trabajos no duran más de cuatro
meses, el golondrina no vendrá al interior, donde no podrá economizar lo
suficiente para su viaje de ida y vuelta: y adem ás el clima lo imposibilita para ir a
Santa Pe y Córdoba. San Luis y Mendoza, al norte" (” ).
Las condiciones laborales de los trabajadores, especialmente en ciertas zonas
del interior del país, eran, en verdad, muy precarias. Un estudio realizado por el
Departamento nacional del Trabajo en 1913 revelaba las características casi
feudales del trabajo en los ingenios azucareros. El reclutamiento de mano de obra
indígena se hacía a través de contratos leoninos que los indios, carentes de
instrucción, firmaban conforme a previos entendimientos verbales con los que los

(7 11 St or.it. J « > , H e y o lu iió n en la s pam pas IH 6 0 IU IU . Buenos Aires I f)C>H. pág, fiG
(721 Kia^ik nt Winiurj». Liliana, *í.os forjadores del cereal", en
C I. H is to r ia in te g r a l
a r g e n tin a . CEAI, buenos Alies. 1 9 8 0 , págs. 152-155.
(731 B ia iit M xssr, Joam. I n f o r m e sot>re e l e s ta d o d e la s c la s e s o b r e r a s a r g e n tin a s a
c o m ie n z o s d e l s ig lo , tn m o 1 . B u e n o s A lie s . I !)Ü 5 .
reclutaban. Los salarios, inferiores a los de un trabajador urbano, se abonaban con
vales que debían cambiarse por producios que vendían cn el alm acén de la propia
empresa. [Siurr Massc. cn el informe arriba mencionado, describió situaciones
similares cn los obrajes del nordeste del pais. en las fábricas de tariino y cn los
ycrbatales del Paraná, y concluía señalando que 'desde Sania l e a Ju ju y, el
almacén o proveeduría y el crédito al obrero sobre su salario, son las armas que
esgrime la explotación para estrujarle, sin reparar cn fomentar vicios... mantenién­
dolo cn un estado de embrutecimiento y de degeneración física y moral que
constituye un peligro público" ('*)-
Esto no implica que con el tiempo, especialmente para los inmigrantes que
venían de Europa, las condiciones de vida y de trabajo mejoraran y se produjeran
fenómenos de movilidad social ascendente, como cn otras naciones en desarrollo
en condiciones similares a la Argentina de la época, ('ero, al mismo tiempo, se
mantuvieron |K>r m uchos anos condiciones de desigualdad y pobreza cn gran
cantidad de regiones del pais, que tenían que ver con factores institucionales y
sociales difíciles de cambiar.

1,8,2. E! Estado, el m ovim ien to obrero y las corrien tes id eológicas

Las organizaciones que antecedieron al m ovimiento obrero argentino se


conformaron con artesanos y trabajadores tic origen inmigratorio. Localizadas cn
las ciudades del Litoral, particularmente cn Buenos Aires, se constituyeron sobre
la base de los principales oficios artesanales y con propósitos mutualistas. Entre
los obstáculos que el movimiento obrero debió superar para lograr su conform a­
ción se destacaron las diferencias élnico-culluralcs entre los trabajadores, la falla
de compromiso de los trabajadores extranjeros con la realidad argentina y las
expectativas de ascenso individual que frustraban las posibilidades de formas de
organización solidarías.
I’or otra parte, el carácter fundamental de las actividades agropecuarias, con
su fuerte demanda de mano de obra estacional, afectaba a todos los sectores de
la economía, provocando fluctuaciones cn el mercado laboral. Muchos trabajado­
res de la ciudad, no solamente los no calificados, se desplazaron hacia el campo
durante las cosechas. Esto provocó la movilidad ocupacional y geográfica de los
trabajadores y la escasa calificación de la mano de obra.
Hacia fines del siglo X IX se distinguían, de una m anera general, dos categorías
de trabajadores. Por un lado, se encontraban los asalariados ocupados cn las
pequeñas fábricas y talleres, cn el transporte, cn las empresas de construcción, y
cn el comercio mediano y grande. Sus condiciones de trabajo y rem uneraciones

l?4> B n m M<nv íl<JU5K


tcndínn a fijarse conformo a la oferta y la demanda del m a c a d o laboral y a los
niveles de productividad. Dados el ictraso y la debilidad del desarrollo de la
industria moderna, le correspondió a los trabajadores de los servicios — particu­
larmente del transporte— un papel relevante en la estructuración del movimiento
obrero.
Por otro lado, aunque con características muy distintas entre ellos, había
también trabajadores autónomos, empleados del servicio doméstico y estatales,
que estaban sujetos a condiciones de contratación y remuneraciones que respon­
dían a una dinám ica diferente de la del otro sector de asalariados ( " I .
Durante la década de 1000. aparecieron las primeras agrupaciones o socieda­
des que reflejaban la resistencia de los trabajadores al sistema, al tiempo que
lentamente se multiplicaban los conflictos. A partir de 1887 se incrementó el
número de huelgas, teniendo las primeras como Objetivo principal el aumento de
salarios, pero luego los reclamos se orientaron al logro de la reducción de la
jornada laboral. No obstante, muchas medidas de íuer/a desarrollaron ambos
reclam os y. adem ás de la huelga, los trabajadores comenzaron a peticionar a los
poderes públicos.
Cn jun io de 1890, el Comité Internacional Obrero elevó una solicitud al
Congreso nacional. Pedía la limitación de la jornada laboral a un máximo de ocho
horas para los adultos; la prohibición del trabajo de los menores de 14 anos; la
abolición del trabajo nocturno, especialmente para m ujeres y menores; la
prohibición de ciertas industrias y sistemas de fabricación perjudiciales para la
salud de los trabajadores; la prohibición del trabajo a destajo; la implcmcntación
del seguro obligatorio para los accidentes laborales; la creación de tribunales
especiales para arbitrar en los díferendos entre patrones y obreros, y otras medidas
similares, lio obstante, lacrisisd e 1890. al provocar desocupación, emigración de
trabajadores extranjeros, una aguda degradación de los salarios reales y el
deterioro en las condiciones de vida de los trabajadores, produjo una disminución
m omentánea de la protesta obrera.
1.a evolución organizativa de los asalariados estuvo acompañada por la
actividad de las corrientes políticas e ideológicas. Fueron grupos socialistas los
primeros en internar la federación de varías sociedades de oficios en una central
obrera. La federación de Trabajadores de la República Argentina, gestada cn enero
de 1891, no pudo resistir la oposición de los anarquistas y la inmovilidad que
sucedió a la crisis del '90. por lo que se disolvió |>ocos años después.
La federación publicó til O b ran , periódico desde donde se intentó el primer
análisis socialista de la realidad argentina, f.n mayo de 1894. comenzó a publicarse
U i Vanguardia, asumiendo la defensa de la clase trabajadora, pasando a constituir­
se. al ano siguiente, cn órgano central del Partido Socialista.

|75| Cf. Hilsm. Enauu»!, La l'OHA y el rao*¡m íenloobrero. 1900'I i) 10, Buenos Alies. 1985.
««'produciendo la pugna ideológica que. desde hacia años, se desarrollaba en
Europa, los anarquistas enfrentaron a los socialistas (>or la dirección del m ovim ien­
to obrero. Su prédica no pudo ser contrarrestada por los socialistas determinando
la prevalencia anarquista en las primeras luchas sociales de la Argentina.
Algunas condiciones particulares de nuestro pais favorecieron la notable
difusión del anarquismo. Maisusmita destacó las siguientes:
El hecho de que los com|K>ncnlcs más numerosos de los sectores
trabajadores eran inmigrantes provenientes de Italia y Esparta, donde ya
liabian recibido la influencia anarquista.
La situación en que se encontraban los obreros inmigrantes no era tan
promisoria como lo prometían las com pañías de inmigración. En especial
después de la crisis de 1890 y el ciclo económ ico recesivo, la condición
de los inmigrantes sufrió un gran deterioro.
Los inmigrantes estaban marginados de la política ya que. si no se
nacionalizaban, no tenían derecho a volar. En consecuencia, el único
recurso al que podían recurrir eia la acción directa propugnada por los
anarquistas. Puede suponerse que. dad oqueestam aigínalidad y la miseria
eran comunes a muchos trabajadores nativos, también éstos fueron
atraídos por el anarquismo.
El desarrollo precario de la industria nacional, caracterizada |>or la
preeminencia del sector artesanal, fav oreció la extensión del anarquismo.
En general, la prédica anarquista atraía mas a los trabajadores artesanales
que a los Industriales
En contraste con los socialistas que propugnaban la acción política por la via
electoral y parlamentaria, losanarquistas, atendiendo a las condiciones dcscriptas,
se orientaron hacia enfrentamientos sociales de envergadura y de suma violencia.
Su preferencia por la acción dilecta ponía énfasis en la huelga general como
método de lucha de los sindicatos.
El periodo que se extendió entre 1900 y 1910 se caracterizó por una fuerte
confiictividad. Lasindicalizaciónse expandió acom pañada por conflictos y huelgas
generales. Sobre la base de la mano de obra concentrada en talleres medianos y
pequeños, con un porcentaje considerable de obreros con cierta calificación y.
fundamentalmente, de los trabajadores del sector del tra n s a rte , surgió un
movimiento obrero activo y dinámico, que se proyectó a nivel nacional. Con esla
característica surgieron dos cenitales obreras: la anarquista Federación Obrera
Argentina — EOA— (creada en 1901. y denom inada EOKA en 19041 y la socialista
Unión General de Traba jadores (IJGT) en 1902. La EORA se transformó en la central
más dinámica y activa del periodo. A su prédica antiestalisia y apoliticisla añadió
el impulso a las prácticas de acción directa que caracterizaron al movimiento
obrero durante buena fiarte de su historia.

t76íCI. Matvvcia, t1i«ox«. Movimiento t)tn i'n } argentino 1 1945. Buenos Aires, I1UÍ.V
Entre 1902 y I y 10 se produjeron ¡»¡etc huelgas generales e importantes
manifestaciones callejeras. El paro de mayor duración tuvo lugar cn mayo de 1909
y su detonante fue el ataque sorpresivo de la policía a una columna obrera que
conm em oraba el I ' de mayo. O cho obreros fallecieron y cuarenta resultaron
heridos. La respuesta de am bas centrales obreras fue un llamado a la huelga
general que se prolongó durante una sem ana (??).
Meses después, un joven obrero anarquista asesinó al Je fe de Policía. Han o i
I- Falcon. Como cn otras oportunidades durante el |>criodo, el gobierno decretó el
estado de silio. Durante dos meses se detuvieron y deportaron numerosos
dirigentes obreros; se clausuraron locales gremiales y se impidió la edición y
circulación de la prensa obrera.
En enero de 1910. se reanudó la agitación sindical. El creciente número de
huelgas amenazó paralizar las obras de preparación de los festejos del Centenario
de la Revolución de Mayo. El movimiento social alcanzó en esos días el máximo
nivel de agitación de toda la década. Antes de ladcdaración de otra huelga general,
el gobierno estableció el estado de silio. Por su paite, grupos parapoliciales,
compuestos por miembros de las clases altas y medias, asaltaron las instituciones
obreias. I,a represión se prolongó durante varios meses, descabezando al m ovi­
miento. A partir de entonces, el anarquismo perdió su papel hcgernónico sobre el
m ovimiento obrero y la organización sindical se. debilitó.
El socialismo fue la otra vertiente ideológica que influyó cn el movimiento
obrero. Más moderado que el anarquismo, desde sus comienzos repudió la huelga
general como estrategia sistemática del anarquismo, dcnunciandosu avenlurerismo
revolucionario. Propuso corno alternativa la constitución de organizaciones óbre­
las fuertes, estables, con un funcionamiento orgánico, mejor pautado y menos
laxo que el típico de los sindicatos anarquistas. En lo político, fomentó la
participación electoral de los argentinos y la naturalización de los extranjeros con
el mismo objetivo. En lo económico, propuso la organización de cooperativas. Y
cn lo social, desarrolló el mutualismo y la educación del adulto y del menor,
transmitiendo su fe en la ciencia y la moral. A través de la UGT, el socialismo logró
su hegemonía sobre una fracción importante del movimiento obrero, compuesta
por una mayoría de trabajadores insertos cn actividades ligadas a los servicios.
Un éxito político provocó un debate en el interior del socialismo. Con motivo
de ser elegido Altreuo I.. P a l a c i o s —cn 190-1— diputado por la Capital federal,
vaiios militantes y un sector de la dirección partidaria subrayaron el valor del
sindicato com o embrión de la sociedad futura y postularon que la actividad
revolucionaría debía desplegarse dentro del mismo, cuestionando la estrategia
parlamcntarísta del ala liderada por Ji- v 15. Ji.sro. lo s críticos fueron expulsados
en 1906. formando una nueva corriente ideológica dentro del movimiento obrero;
el sindicalismo revolucionario. Adhirieron a los métodos de acción directa y a la

177) C X O ui.m . Ju lio . E l m o v im ie n t o o b r e r o a r g e n t in o i I U 7 0 - 1 9 10 ) . B u e n o s A lie s , 1987.


huelga general como m étodo de lucha gremial. A fines de 1906. desplazaron a los
socialistas de la dirección de la UOT. adoptando una actitud neutral líente a los
partidos políticos y aproximándose, cn un principio, a la posición anarquista. Hacia
fines de la década, esta corriente adquirió gran ascendiente entre los trabajadores.
Creó una nueva central obrera en 1909. la Confederación Obrera Regional
Argentina, dentro de la cual se disolvió la UOT. Aun afectada por los sucesos del
Centenario, a diferencia de la FOKA esta central obrcia pudo conservar una
estructura organizada.
Frente a la conflictividad social del periodo 1900-19 10, la política del Estado
fue oscilante. Poi un lado, limitó sus intervenciones a un control del m ovimiento
social y a la represión de sus manifestaciones más extremas; porolro, reviendo su
postura abstencionista, intervino cn los conflictos laborales, reglamentando la
vida de los sindicatos, sus derechos y obligaciones.
La actividad huelguística también fue combatida por el gobierno mediante la
represión legal. Las huelgas en 1902 (estibadores en Rosario, ferroviarios cn llahia
(llanca, tranviarios y portuarios cn liuenos Aires y peones del Mercado Central de
Frutos de Avellaneda) culminaron con una declaración de huelga general que
estuvo a punto de paralizar el comercio de exportación. El gobierno logró,
precipitadamente, que el Senado aprobara la Ley de Residencia el 22 de noviem ­
bre de ese ano. sobre la base de un proyecto del senador Mioiw. C am de 1899. La
ley autorizaba al Poder Ejecutivo a expulsar a lodo extranjero cuya conducta fuera
considerada |>eligrosa para la seguridad nacional o el orden público. Dos dias
después, el gobierno decretó el estado de sitio. La policía expulsó de inmediato
a once italianos y diez españoles, quienes fueron em barcados hacia Genova y
Barcelona, respectivamente. Sin embargo, la ley no logró solucionar la conflictividad
social y debió recurrirsc. a menudo, a la declaración del estado de sitio cuando se
enfrentaron trabajadores y la policía, ya sea durante las huelgas o con motivo de
la celebración del I * de mayo.
La grave tensión social del año del Centenario culminó, el 20 de junio de 1910,
con el estallido de una bomba durante una función de ópera cn el Teatro Colón.
Al día siguiente, la Cámara de Diputados debatió y aprobó la Ley de Defensa Social,
sancionada por el Senado el 28 de junio. La ley prohibía el ingreso al país de
aquellos extranjeros que hubieran cumplido condenas por delitos comunes, délos
anarquistas y de quienes preconizaran el ataque por medios violentos contra los
funcionarios públicos, los gobiernos cn general o las instituciones de la sociedad.
Además prohibía la existencia de toda asociación que tuviera como objeto la
propagación de las doctrinas anarquistas y regulaba el derecho de reunión.
Finalmente, penaba la apología del delito y el uso de explosivos, con penas que
iban desde los seis años de prisión hasta la pena de muerte. A ju icio de Zir.Mr.KMA.Ti.
la ley resultó ser un instrumento efectivo para la represión del anarquismo r").

(781 Cf. Zimmijotvi, Coi <k:k> A., U )s liberales rclom nslas. Z-.I cuestión social cn /a
AnjciUíiM . 1000-1916. Buenos Aires. I!>95.
Ju n to a esta política <lc represión del anarquismo y. en menor medida, del
socialismo, sectores del gobierno impulsaron la creación de una legislación acorde
con las nuevas relaciones cnlre empresarios y asalariados, t i 6 de mayo de 1904,
JoAQtii V. González, ministro del Interior en las postrimerías del segundo mandato
de Roca , presentó al Congreso un proyecto de Código Nacional del Trabajo. tn la
fundamcnlación del mismo, Oomt.cz sostenía que el objetivo del proyecto era
'elim inar, en lo posible, las causas de las agitaciones que se notan cada día más
crecientes en el seno de aquellos gremios, cuyo aumento y organización, paralelos
con el desarrollo de nuestras industrias, del tráfico comercial interior e internacio­
nal y de los grandes centros urbanos, donde se acumulan las fuerzas fabriles y se
producen los fenómenos de la vida colectiva, hacen cada vez más necesario que
el legisladoi les preste una atención más profunda y busque soluciones definitivas
a las cuestiones de Estado que con ella se vinculan* (” ).
MI proyecto contemplaba algunas de las principales demandas del sector
laboral. Instituía el contrato de trabajo, sus formalidades, el salario y las condicio­
nes de pago, las responsabilidades de las partes, su duración y extensión,
restablecía la obligación empresaria de indemnizar los accidentes de trabajo.
Implantaba la jo m a d a laboral de 8 horas tsemana laboral de 48 horas para los
adultos y de 44 horas para los menores de entre IG y 18 anos), fijaba el descanso
dominical; regulaba las condiciones laborales de mujeres y menores, y de
seguridad e higiene en los lugares de trabajo. Disponía la creación de la Jun ta
Nacional del Trabajo, dependiente del Ministerio del In lcrio ry con jurisdicción en
la Capital federal, para asesorar al gobierno en materia laboral, recopilar estadís­
ticas y estudios y con poderes para inspeccionara los establecimientos sometidos
a su jurisdicción. También se creaban los Tribunales de Conciliación y Arbitraje
para dirimir controversias derivadas del contrato de trabajo, inspirados en
instituciones similares establecidas en Australia y los testados Unidos.
Pero las disposiciones referidas a las asociaciones profesionales fueron
rechazadas |>or las organizaciones obreras. El proyecto establecía que la personería
jurídica se otorgaría sólo a aquellas sociedades que no tuvieran fines contrarios a
las leyes o la Constitución y que no negaran a los trabajadores la libertad de
contratar y de trabajar, t i título re s p e tiv o del proyecto facultabaal Poder Ejecutivo
a disolver toda asociación que Incurriera en el delito de rebelión, alzamiento contra
las leyes, alteración de la paz y el orden público. Tanto la fOHA como la IIOT
repudiaron el proyecto. Y. en definitiva, el primer intento serio de legislación
laboral no fue aprobado en el Congreso.
Igualmente, los empresarios industriales objetaron el proyecto. Kn un m emo­
rándum. dirigido a la Cámara de Diputados en 1905. la Unión Industrial Argentina
ptoponia como alternativa la formación de una comisión de industriales y obreros
para estudiar la sanción de proyectos sobre accidentes de trabajo, sobre la
ocupación de m ujeres y niños, seguridad e higiene y reglamentación de las

(791 Citado un rwir.nxn, Jtnr. /.os trnb-tjudarcs. Unenos Aires, I9H2. páfis. 1tiI y 162.
sociedades obreras. U i UIA argumentaba que la industria local no podía afrontar
los costos adicionales que imponía la legislación propuesta y que su sanción
colocaría a dichas industrias cn inferioridad de condiciones (rente a la producción
extranjera.
El fracaso del intento de codificar las relaciones laborales en el país dio paso
al desarrollo, menos ambicioso, de nueva legislación social. En 1905, impulsada
por una propuesta del diputado Airarix» P alacios. se logró la sanción de la ley de
descanso dominical, aunque el beneficio quedaba limitado al ámbito capitalino.
Una vez más. la UIA. si bien no se o|ionia al descanso hebdomadario, cuestionó
la obligación de pagar los jornales el día de descanso.
En junio de 1!)06, P alacios presentó un proyecto de regulación del trabajo de
mujeres y niños, pero recién a mediados de 1907 se inició su tratamiento cn la
Cámara de Diputados. La ley finalmente sancionada, procurando la protección de
la salud, la seguridad, la instrucción y la moralidad de los menores y délas mujeres,
establecía, entre otras disposiciones, que los menores de IG anos no trabajarían
más de 8 horas por día. ni más de -MI horas sem anales; prohibía el trabajo de éstos
cn horarios nocturnos y determinaba que las obreras podrían dejar de concurrir a
sus lugares de trabajo hasta los treinta días después del alumbramiento, debiendo,
entretanto, conservársele el puesto.
Cabe señalar que el cumplimiento de esta ley, como el de otras normas
laborales, dejó mucho que desear. l.os propios organismos oficiales denunciaron
cn repel Idas oport unidades su incumplimiento como, asimismo, la inacción de los
organismos de inspección encargados de vcrilicarlo.
1.a conflictívidad social de la primera década quedó clausurada hacia 19 12. Al
agotarse la coyuntura económica favorable, se generó un excedente de mano de
obra que presionó sobre el movimiento obreroy sus posibilidades reivindicativas.
La crisis económica, iniciada cn 1913. com o consecuencia de la declinación de las
exportaciones y la caída de la construcción provocada (>or el cese de los préstamos
y las inversiones extranjeras, se tradujo cn un abrupto crecim iento de la desocu­
pación. El estallido de la Primera G ucria Mundial acentuó los efectos de la crisis,
lo que llevó al gobierno a publicar dos informes sobre l.i evolución del desem pleo
cn la Argentina.
Elaborados por Au-iviimo B l-hii ., director de Estadísticas de la Dirección
nacional de Trabajo, los informes señalaban el impacto negativo sobre la
ocupación. El princi(>al fue atribuido, fundamentalmente, al descenso de la
actividad en la industria de la construcción. Por otra parte. ISciqc puntualizó la
deficiente estructura de distribución de la m ano de obra, característica del modelo
agroexportador. Existía una oferta excesiva de m ano de obra |>or lo que aconse­
jaba la creación de mecanismos estatales que regularan la distribución de la
misma. Además recomendaba una selección restrictiva de la inmigración t‘ j.

(801 Cf. BL~n,r. A. (19841.


Porcenla¡e de desocupado»
Año Ocupado» Desocupado»
n o li de obrero»

1912 2.123.166 116.000 5.1


1913 2 152.184 156 334 6.7
1914 2009671 321030 13.7
1915 1.963271 33SK0 145

Fuer.te fituiU í ¿i! Peonar..* Argcntrj, K ’ 7, enero do 1919.

Cuadro 1.15. Desocupación obrera en la Argentina.

El gobierno, con critcrio asiste ricial isla. Irató de atender las necesidades de los
desocupados. Mediante dos decretos de agosto de 11) 14. formó una comisión de
socorros que coordinaba la acción de las instituciones de caridad y que seria
dirigida por la presidenta de la Sociedad nacional de Beneficencia. Asimismo, se
ordenó a la Dirección de Inmigración que proveyera transitoriamente de alojamien­
to y m anutención a los desempleados sin medios de subsistencia, certificados ¡>or
la comisión de socorros. Forsu paite, la Municipalidad de Buenos Aires estableció
"cocinas populares", donde se servían 8.500 com idas diarias, con la contribución
de particulares y gremios, no obstante estos cambios de actitud del Estado hacia
los trabajadores, perceptibles desde principios de siglo, la mayoría de las
organizaciones obreras no variaron su posición frente al poder público. El
apoiiticísmo y el a ni ¡estatismo conservaron su vigencia, caracterizando el ascen­
dente discurso del sindicalismo revolucionario, después del Centenario.

1.9. EL SECTOR AGROPECUARIO

1,9,1. La agricultura

En los cuarenta años que transcurren entre mediados de la década de 1870


y la Primera Q uena Mundial el cam po argentino experimentó grandes cambios.
La expansión de la agricultura fue notable. De un país importador de granos
y con sólo 580.000 hectáreas sembradas cn 1872 pasó a decuplicar esa cantidad
en 1900. superando los G.000.000 de hectáreas, y a aumentarla casi cuatro veces
más en 1914, con 22.000.000

Í8 II Comité nacional de GeograJia <1942). pag. 203.


El sector <(<iiu k 1c io . por su parte, tuvo también, aunque de manera más lenta,
transformaciones significativas. En realidad, los cam bios cn la agricultura estuvie­
ron muy relacionados con la evolución de la ganadería; ambos se condicionaron
mutuamente a través de la interacción de los cultivos de alfalfa y la siembra de
cereales.
Cn los años previos a I Otío la producción agrícola era muy escasa y el mercado
interno se abastecía importando trigo y oíros cereales. l-as colonias agrícolas
fundadas después de la caída de Ros*s. especialm ente cn la zona central de Sania
Fe. tuvieron un pequeño boom hacia fines de la década de 1860. gracias a la guerra
con el Paraguay, que creó, por las necesidades de abastecimiento del ejército
aliado, un mercado muy cercano a ellas; pero luego comenzaron a languidecer. 1.a
falta de medios de transporte y su alio costo obligaba a los colonos y agricultores
a mantenerse muy cerca del rio Paraná; la existencia de zonas dominadas por los
indígenas impedía expandir la frontera agrícola-ganadera y creaba una permanente
inestabilidad cn las áreas de producción; y la mano de obra y el capital eran
insuficientes. El insuficiente tamaño de las concesiones agrícolas cn las colonias
y la mala localización geográfica de algunas de ellas eran otros inconvenientes.
Como señala Scosit. las colonias agrícolas de Santa Fe desempeñaron un papel
importante para lograr el autoabastecimiento de trigo (todavía hacia mediados de
la década del '70 se Importaban cereales y harinas), pero fueron otras circunstan­
cias las que permitieron la expansión de la agricultura {“*).
La introducción del ferrocarril, la derrota total del "indio" y la llegada masiva
de inmigrantes resuelven cn parle esos problemas y hacia 1890 el sector agrícola
comenzó a crecer aceleradamente. I’ero. aun ruando las colonias santafesinas
siguieron creciendo en la década de 1880. fueron las necesidades de la actividad
ganadera, sobre todo en la prov incia de Buenos Aires, las que posibilitaron el boom
cerealero.
La expansión de la frontera no sólo solucionó el problema de la escasez de
tierra, sino que permitió también ampliar el tamaño de las parcelas haciéndolas
más rentables, aunque como consecuencia de la interrupción del proceso de
colonización, del aumento del precio de la tierra —que entre 1808 y 1911 se
incrementó un 130r¿>en la provincia de Buenos Aires y casi u n 3 4 0 % e n la de Santa
Fe— y de la introducción de la agricultura en la zona ganadera — sustentada cn la
gran propiedad terrateniente— la explotación agrícola típica tendrá como base el
arrendamiento.
El ferrocarril disminuyó considerablemente el coslo de los fieles, facilitó la
movilización de la mano de obra y difundió a lo largo de las vías el cultivo de
ceicalcs, en especial del trigo. A su vera fueron apareciendo pueblos y ciudades
y obras de infraestructura que facilitaron la comercialización de los granos. El mapa

¡H2| 5 ( « r. .1. (líM ilV . pág. 209


agrícola-ganadero experimentó grandes cam bios ai incorporarse a la agricultura
zonas hasta entonces marginales o dedicadas exclusivamente a la ganadería,
com o el oeste y el sur de Buenos Aires, el sur de Córdoba y parte de La Pampa.
Un factor decisivo en este sentido fue la modificación del perfil de la actividad
ganadera debido a la acción del frigorífico y al incremento de la exportación de
carnes de buena calidad, lo que obligó a mejorar el plantel ganadero y a reemplazar
los pastos duros por blandos. Se introdujo asi el cultivo de la alfalfa y las tierras
comenzaron a dividirse en toles y a arrendarse para dedicar los campos a la
siem bra del trigo y del maíz dejándolos luego con alfalfa para el engorde del ganado
vacuno.
La estructura de tenencia de la tierra en 1914, de acuerdo con los dalos
arrojados por el tercer censo nacional, muestra la importancia riel arrendamiento
en el desarrollo agrícola y su escasa significación ctl el ganadero, y el peso de los
extranjeros en el total de arrendatarios.

Agricultores Ganadería Total


Productores
Miles % miles % miles %

PtVpHUnos 72.4 44 66.5 59 139.0 50


Arger.tnos *3,0 26 51.1 as 94.1 34
E m ir e s 29.4 16 15.5 14 44.9 16
ArrenManos 75.5 ■16 30,4 27 1C5.9 3a
Arpenles <0.9 13 20,1 16 41.0 15
Extraeros 54.5 33 10.3 9 64.9 23
Totales n >53.1 roo 112.3 100 2755 100
Argén! res 70.5 43 83.3 74 153,7 56
Entran,';--os 92.6 57 29.1 16 121.7 44

(■) lndu/e una categoría <fjo C censo denomina "empíados'


Fuente. Tacctcenso nacanil. <914.

Cuadro 1,16. E structura de tenencia de ta tierra en 1914 (según nacionalidad y actividad).

Hasta 1090 el aumento de la producción agrícola sólo sirvió casi exclusiva­


mente para cubrir la demanda interna, pero luego dio lugar a la generación de un
excedente, y en (x x o tiempo la Argentina se transformó en una gran exportadora
de cereales. Esto no se debió, en lo fundamental, a un incremento de la demanda
mundial de alimentos. Incluso, en esa época — mediados de la década del '90—
los precios internacionales de los productos agropecuarios estaban en baja
(subirían hacia fines de siglo! com o consecuencia, entre otros factores, de la
incorporación al m ercado mundial de nuevos paises agrícola-ganaderos. Los bajos
costos de producción, logrados por la disminución de los gastos de transporte, la
amplia disponibilidad de tierras y las formas predominantes de explotación,
basadas en el arrendamiento, hicieron posibles las exportaciones argentinas y las
volvieron competitivas. 1.a crisis agrícola europea y la desvalorización del papel
moneda jugaron también un papel significativo.
t:i incremento de la producción y de las exportaciones de trino y maíz, los dos
cereales más importantes, testimonia la magnitud de la expansión agrícola cn esos
anos.

Trigo Maíz

Rend:ir.ie ri­ R endinten-


Años Area Area
Produccxw te s kg E ip o rta c ili le s kg
Producción t ip c n a c ic -
Sem brada Sem brada
(toneladas) per has no rte a d a s) (loneta ía s ) por I-as (toneladas)
|!w ctarea»| (hactáreas)
sem bradas sem bradas

18 9 5 -1 9 » 3 250 o r a 2 7 6 6 55? e5i 2 002 623 1 .0 0 3 0 » 1 4 2 6 000 1 400 713 248


1900-1901 3.379.749 2 034 435 602 1,006.777 1 255 345 2 510 692 2 ra o i !i2 » :
1901-1902 3.296 066 1 534 405 465 700 679 1.405.756 2.134 165 1 518 1 192 E25
19C2-1903 3.695 343 2 323 653 764 1 784.155 1,001 644 3 783 452 2100 C2 104 364
1933-1904 43 2 0 0 2 1 3 529 100 834 2 458007 2 1000 0 0 4460C C 0 2119 2 469 545
1904-1905 4 903 124 4 1C2600 837 3 075C61 2 787 040 3 574 153 1.553 2 222 269
1905-1906 5 6 7 5 293 3 672 231 647 2 432271 2 787 3C0 4 951 000 1.822 2 693.739
1906-1907 5 692 269 4 245 434 746 2B 62 943 2 551 300 ie 2 3 0 » 639 1.276.732
1907-1903 5.759 M 7 5 233 705 909 3.793 437 2 719 260 3,456 000 1271 1.711.804
1908-1909 6 063 ICO 4.250.066 701 2 6 » 540 2 9 7 3 900 4 K J 1.513 2 273 412
1909-1910 5 636.550 3.565556 611 2.048.461 3 035 0 » 4 450 000 1 431 2 621 234
1910-1911 6.253.ISO 3 9 7 4 5 2 0 636 2 4S5 2 ‘5 3 2 1 5 .2 5 0 703 C00 219 135 6 5 9
1911-1912 6 897 000 4 523 000 656 2 817 025 3 4 2 2 000 7 5 1 5 000 2.196 5 430 617
1912-1913 6 9 1 6 450 5100000 737 29 0 0 .2 1 7 3 830000 4 995 OCO 1304 4 508.595
1913-1914 6 573 540 2 85012 3 434 1 0 7 6 €94 ^ t í.: c ío 6.654 COO 1610 3656713
19I4-1J15 6 261.000 4CO4C00 735 2677299 4 2 0 3 OCO 82» 0» 1965 4.01B 561

Fu e n te C cn.!¿ líaao n al do Gc-OQ-a'^ (19421

Cuadro 1,17. Ares sembrada, producción, rendim ientos y


exportaciones de trig o y maíz (1899-1915).

También es necesario destacar el proceso de mecanización del agro. que.


aunque lento cn un principio, contribuyó a suplantar la falta de brazos y a aumentar
el tamaño de las chacras. Las importaciones de m aquinaria agrícola cubrieron esta
necesidad ante la carencia de una producción nacional. De IB 9 I a 1910 entraron
al país cerca de 200.000 cosechadoras y más de I 1.000 trilladoras.
TO TALES - 1 523
□ 199.447

1906-1910 P " 5 -" — ] 89.030

I 2.529
1910-1905 1 ~

1896-1800 28.063

M J¡8 1
1891-1895

E3 Cosechadoras H Trilladoras

Fuente Scooic. Jawis. Revolución en /js pampas. 1860-1910. Busncs Aires. 1960
Gráfico 1.2. Im portaciones de maquinarias agrícolas (1891-1895/1906-1910).

A pesar de que el sector agropecuario incorporó efectivamente una importante


dotación de maquinarias, su importancia cn los procesos productivos resulta
controvertida en la literatura. I'ara algunos autores, la mecanización fue insuficien­
te. y la tecnología utilizada, obsoleta. Para otros, en cambio, respondía cn forma
adecuada a las necesidades de la producción del pais. Un análisis más detallado
permite afirmar que el marco tecnológico no fue homogéneo.
En primer lugar, la tecnología apuntaba a reemplazar mano de obra, conside­
rada cara y escasa Por lo tanto, desde ese punto de vista, existió una diferencia
cn el grado de mecanización entre las actividades que. sin maquinarías, habrían
dem andado una intensidad de mano de obra mucho mayor y aquellas otras poco
intensivas cn m ano de obra. De allí que los avances cn los equipos de roturación
y rastrillaje o la tecrlificación de la producción pecuaria, por ejemplo, eran más
lentos que los destinados a la cosecha ("*). Cn segundo lugar, existían notables
diferencias en la incorporación de tecnología entre los distintos tipos de explota­
ciones. Las explotaciones familiares. |>or ejemplo. dis|>oiiian de una dotación de
maquinarias notoriamente inferior a la de los medianos y grandes propietarios o
a la de los aiTendatarios de tipo capitalista. Por consiguiente, cn los primeros años

(R3) Riunovsnv. A. y rtxif.-i.MAM, D. (1991), 102


(04) Qakwaiu,. R. ( 1989). pá«i. 340 y 341.
del siglo XX era posible discriminar dieciséis niveles tecnológicos en función de la
combinación de equipos utilizados f ' ) . En tercer lugar, también se apreciaban
diferencias tanto en la cantidad corno en la modernidad de las maquinarias entre
las distintas áreas geográficas. O aiomaro señala que 'cuan do aparece algún material
-moderno-, se lo halla solamente en Buenos Aires, a veces en Córdoba y raramente
en Santa F e ' O . En ese marco, dicho autor evalúa que. tal com o se lo encuentra
en 1914, el equipo agrícola pampeano era. en su conjunto, obsoleto.
Un aspecto interesante es el de las condiciones de acceso del sector agrícola
a los bienes de capital en comparación con otras regiones de características
aparentemente similares, como Canadá. En el caso canadiense, esas condiciones
eran mucho más favorables, por diversas razones. La primera de ellas se
relacionaba con un sistema de créditos de largo plazo en condiciones más
ventajosas que las otorgadas en el sistema crediticio informal que predominaba
en la Argentina. Entre otras cosas, jugaba allí un rol significativo la propiedad de
la tierra. El mayor acceso a la tierra de los productores canadienses, así com o una
distribución más homogénea (contrastante con la polarización en latifundios y
minifundios de la Argentina), facilitaba la garantía de los créditos, disminuyendo
su riesgo y, por lo tanto, su costo. La segunda se debía a que la agricultura
canadiense ocupaba un lugar central en la estrategia de producción rural, mientras
en la Argentina se encontraba subordinada a la ganadería, que generaba un marco
poco propicio para incorporar masivamente bienes de capital. Por último, la
distribución de costos entre terratenientes (que absorbían los costos fijos) y los
arrendatarios (que se hacían cargo de los variables) en la Argentina difería de la de
los tnrm ers canadienses, que se veían afectados simultáneamente |>or am bos
tipos de costos, lo que generaba un contexto y una concepción más favorable a
la incorporación de capital fijo (” ').
Otra diferencia notable con la experiencia canadiense estuvo constituida por
el desarrollo simultáneo de la producción agrícola y de la industria productora de
bienes de capital destinada a dicha actividad en Canadá, frente a la dependencia
casi total de las importaciones en la Argentina. Una explicación de esta divergencia
está dada por el peso diferente de los terratenientes y de los Industriales en ambas
sociedades. Mientras los agricultores canadienses carecían de poder y sólo
tuvieron el derecho de negociar desde posiciones débiles frente a los grupos
industriales, en la Argentina el poder de los terratenientes era suficiente com o |iara
bloquearla producción intenta de bienes de capital que habría elevado los costos
en relación con el valor de los mismos bienes provenientes del exterior (*").

(851 Vuiarritj-, Ji»r. 'Las ventajas competitivas de la pampa' en Ciclos en l.i historia. la
economía y l.i sociedad. M’ 3. Buenos Aires. 1992. págs. 40 y 41.
Iflfi) G aiomahu. K. (1989). pág- 345.
(87) Cf. Autmw. Jr*c*Y, 'nnanclamiento y expansión agrícola en la Argentina y el Canadá.
IB90-19 14‘ en Cirios en la historia, la economía y la sociedad. IV 3. Buenos Aires, i 992.
(88) rniKk. M. 5.. (1983). págs. IC3 y 164.
1,9,2. La ganadería

La evolución de la ganadería en este periodo reconoce tres momentos


fundamentales que. aunque se diferencian por sus modalidades y tiempo de
aparición, coexisten por un largo lapso; la llamada "dcsmcrlnízación" del ganado
lanar, el comienzo del refinamiento del vacuno y la exportación de ganado cn pie
y. finalmente, la exportación de carnes vacunas congeladas y enfriadas. La
aparición del frigorífico fue la causa principal de estos cambios.
Ilacia 1850 la Argentina inició el llamado 'ciclo de la lana" basado en el
paulatino reemplazo de la estancia vacuna tradicional, productora de cuero y
tasajo para la exportación, por la estancia lanar y el predominio de la producción
y exportación de lanas. La industrialización de Inglaterra, Francia. Bélgica y otros
países del continente incrementó la demanda europea de lanas impulsando cn la
Argentina el desarrollo del ovino. El ganado lanar desplazó de las mejores tierras
al vacuno que se trasladó a su vez hacía las regiones de frontera, actuando de paso
com o refinador del duro pasto pam peano y favoreciendo de ese modo la cría del
ovino que exígia pastos más blandos. La em presa lanar producirá modificaciones
cn la estructurado la pioducclón ganadera al dism inuirla extensión de los predios,
introducir el alambrado y aum entar la variedad de las tarcas rurales (").
Las lanas se convirtieron cn el principal producto de exportación, y de 7.G81
toneladas vendidas al exterior en 1850 se llegó a 105.900 toneladas cn 18 8 1, año
cn que la exportación de tasajo sólo fue de 22.400 toneladas.
El éxito que a fines de los años '7 0 tuvieron los primeros intentos para
conservar las carnes cn cám aras frigoríficas y la creación, desde 1885, de
establecim ientos destinados a la preparación de carnes congeladas produjo
electos casi inmediatos sobre la producción ovina, iniciando el llamado proceso
de 'dcsm erinización". Este consistió en el mestizaje del Merino con animales de
m ejor rendimiento cárneo, o en su reemplazo por otras razas con esa cualidad,
como la Lincoln.
En esta etapa, el frigorífico prefiere la carne ovina, más pequeña y refinada, a
la vacuna. Las existencias de ganado lanar aumentaron en forma continua hasta
llegar a un máximo hacia fines de siglo, cuando superaron los 74 millones de
cabezas.

(89) C l. S»baki, l Itu >*, C a p it a lis m o y ¡jar?,»r/cri,i cri B u e n o s A ire s , ü li e b r e d e l la n a r . I I I 5 0 -


11190, Buenos Aires. 1989,
80

60

40

20

0
I I I
1088 1895 1908 1914

I Vacunos H Ovinos

Fuontc Comité Nacional do Geografía (1942)


Gráfico 1,3. Existencia de vacunos y ovinos según los censos (en millones).

t'.ntrctanto. el ganado vacuno encontró una salida gracias al desarrollo de la


exportación de ganado en pie a Europa. para lo cual tenia ventajas sotirc el ovino
al ser de traslado más fácil y de mejor rendimiento. La dism inución de los costos
de transporte, terrestre y marítimo, hizo factible esa exportación a pesar de la
competencia de otros países que, com o los estados Unidos, se hallaban más cei ca
de los mercados del viejo continente. I’ero esto obedeció también al mejoramiento
del plantel ganadero, con la inlioducción del Shorthorn y otros anim ales de calidad
que contribuyeron a adaptar la carne vacuna al gusto europeo O .
Los vacunos criollos, que cn 1880 representaban el 80 % de las existencias,
disminuyeron al 65 i cn i 895 y en la provincia de Buenos Aires la proporción cn
esc año fue menor, ya que sólo llegaban al 50 % del total de las existencias
provinciales; proceso que coincide con el aumento de los alfalfares y del cultivo
de trigo, lino y mai/. Ll principal comprador de ganado cn pie fue Gran Bretaña por
la necesidad de incrementar su abastecimiento de carnes en momento cn que se
desarrollaba la guerra de los Bóers en Sudáfrica.
Cero el progreso de la industria frigorífica, el mayor refinamiento del ganado
y la prohibición de la importación de ganado cn pie establecida por el Keino Unido
cn i 900 con el argumento que el animal argentino estaba afectado por la aftosa
— medida que beneficiaba a los intereses frigoríficos británicos— inauguraron una
nueva etapa, cn la que predomina la elaboración y exportación de carnes vacuna
congeladas y enfriadas.

ií)0) Cí. Ojbcki». c... H istoria económ ica eJc /<)ganucterúi argentina, Buenos Aireas,
líKil
Prometío de Vicuña Vacjr.3 Ovira enfriada Cvne
enfriada congc'oda yccnjclida Tasa,o ccmervídj Oíros Titiles
quinquenios
1B70-t37-í _ — _ 33776 _ _

1675-1879 — — — 33633 — — 33£93


1863-1334 — — — 23.134 — 102 23286
1655-1333 — 155 n .4 « 32 309 284 571 44 725
1B30-1894 — 913 36131 42361 2 789 1.582 63676
1655-1899 — 4 754 50868 35 K ) 1.511 2.053 34920
19X-1904 — 64555 73253 17553 2 642 2.686 ICO391
1935-1909 1.435 165 777 72173 11 774 3 423 11.849 266 491
1910-1914 24 727 304 191 67162 7336 14618 16565 436 799

E Oración propj.
Fuente: Carreó Naaonal esoGoogralu H342)

Cuadro 1,18. Exportaciones de carne (1870-1874 / 1910-1914) (en toneladas).

Una «le las características de la evolución ganadera cn la Pampa Húmeda cn


esos anos es el gran tamaño medio de las explotaciones y la concentración de la
propiedad territorial. El censo de 1908 revela que cn la provincia de Buenos Aires
los predios de m enos de 300 hectáreas, que representaban el 76.5 °,'j del total de
explotaciones, tenían sólo el 12 % del total de cabezas de ganado bovino y el
11% de las del ovino, mientras que. cn el otro extremo, los de 5 .0 0 1 hectáreas
o m ás de superficie — el 15 'Vb del total de explotaciones— disponían del 38.5 ” ó
de cabezas bov inas y el 34 % de las ovinas
El censo de 19 14 mostraba, a su vez. una correlación inversa entre el tamaño
y la distribución de las explotaciones, que va a ser una de las características más
remarcables de la evolución del agro argentino originando intensos debates sobre
la necesidad de diversos ti|xjs de reformas agrarias o impositivas. U i extrema
concentración de la propiedad de la tierra y el predominante sistema de arrenda’
miento, imposibilitarían la existencia de una d ase media rural que. com o cn los
Estados Unidos o en Canadá, había sido 'e l actor central de la democratización
política y de la transformación productiva del pais' (” ).

ts>1) Scqün datos del Censo agropecuario nacional de t'JU ti.


192) Cambo. Uíio. 'Auge y caída de un proyecto de nación. La política exterior argentina.
IB60-I930'. tn C irios cn la historia, la economía y la sociedad. M 17. primer semestre «te
1909, pág. 194.
Tamaño en hectáreas E« plolacior.es E> tensión en hectarcas

Total ñe publica

Meros tío 625 72.5 8,8


626 a 2.500 18 5 22.2
2.501 a 5 OCÚ 4.0 14.4
5 0010 mas 5.0 55.0

Buenos A ir»

Menos de 625 71.5 16.5


626 a 2 500 20.8 27.5
2M1a5COO 4.7 17.0
5 001 0 más 3.0 33.0

Santa Fe

Mencs fe 625 82.3 153


€26 a 2.500 10.6 16.0
2.501 a 5 000 3.3 13.4
5001 ornas 3.3 53.3

Elaboraren popa.
Fuente Censo raciona íe 1914.

Cuadro 1,19. Concentración de la propiedad territorial en 1914 (\).

El desarrollo de la producción agropecuaria en esle periodo se caracterizó asi


por la fuerte concentración de la propiedad de la tierra y la explotación extensiva,
la mejora de los predios gracias al cultivo de granos y alfalfa, el refinamiento del
ganado vacuno y el surgimiento y expansión de la m oderna industria frigorífica.

1.10. EL SECTOR INDUSTRIAL

Antes de 1880. la industria argentina, en el sentido moderno de la palabra, era


muy rudimentaria. Los establecimientos fabriles propiamente dichos casi no
existían. Aquellas industrias ligadas a la explotación pecuaria tradicional, com o los
saladeros o las graserias, se hallaban en una elapa de declinación que se
acentuaría con la aparición del frigorífico y la finalización del 'c ic lo de la lana".
Algunas artcsanias del interior, como las textiles, todavía subsistían, según puede
apreciarse en los datos del censo de 1869. pero eran de carácter dom éstico y el
despegue económico de la década de 1880 las haría desaparecer rápidamente.
A pesar de estas falencias, una naciente conciencia industrial comenzaba a
revelarse. La crisis mundial de 1873. que repercutió enseguida en la Argentina,
puso de manifiesto la fragilidad del proceso de apertura externa impulsado por el
gobierno de M i t r e y basado en el ingreso, modesto todavía, de capitales extranje­
ros. y en el incremento de las exportaciones laneras. 1.a discusión de la Ley de
Aduanas, en 1875 y 1876. dio lugar a que se plantee un agitado debate
parlamentario en el cual, reviviendo la vieja polémica proteccionLsmo-librecam
bio, se puso en discusión el modelo de país que se quería: una mayor integración
a los mercados mundiales sobre la base del desarrollo exclusivo de la economía
agroexportadora o una estructura productiva más equilibrada donde, junto al
sector agro|>ecuario. pudiera existir una industria nacional que hiciera posible la
aceleración del crecim iento económ ico y minimizara la vulnerabilidad externa.
Vici M tf: run í. Lortz, Caki.os t’i u r.oKHi, D a k o o Roí ma y M.oucl C v r defendieron esta
segunda tesis, im plicitam cnle expuesta en el debate. Lonz señalaba, por ejemplo,
que la o|>ción librecambio-proteccionismo dependía del li|>o de países que |x»iian
en práctica una u otra |>olitica. La primera «le ellas correspondía a aquellos que ya
tenían una industria consolidada y no temían la competencia de otias naciones,
mientras que el proteccionismo, ajustado a términos razonables, debería ser la
política de quienes proveían materias primas a los países industrializados.
Agregaba, además, que no era suficiente que un país tenga grandes riquezas
naturales, sino que también se necesitaba estimular el trabajo pioductivo (indus­
trial y manufacturero), único fonnadoi de riqueza, ya que el valor agregado |>orese
trabajo a la materia prima resultaba mucho mayor que el inicial, f’r.i hohiii. por su
parte, alertaba sobre las consecuencias negativas de transformar el pais en una
mera 'granja de las grandes naciones manufactureras" C'’l.
1.a sanción de la Ley de Aduanas de 1877 reflejó en parte, ya que sus
principales objetivos eran fiscales, las proposiciones de aquellos sectores. En ella
se establecen derechos aduaneros de 140 % para diversos artículos de consumo,
como calzado, ropa y confecciones, y del 2.15 1j para muchos productos
alimenticios, m edidas que estimularon, aunque nofucron ac o m u n a d a s [>or oirás
de fomento Industrial, la creación o el desarrollo de algunos importantes estable­
cimientos fabriles en las décadas de 1880 y 1890.
La ley presentaba, de todos modos, muchas incongruencias, com o en el caso
de los motores diesel, que se fabricaban en el país en pequeña escala y pagaban
un arancel veinte veces m enor que el de los motores de combustión interna que
se importaban en su totalidad, o como en el de la hojalata, bronce, zinc y acero,
que abonaban el 25 % . mientras que muchos artefactos fabricados con esos
m etales no pagaban derechos

(1J3) Cámara de Diputados de la Mación. Protección a la Industria Nacional. Debate de


IH7f>. en Revista Estrategia. Serie Documentos rr 2. págs. 124 y siqti's , y 105.
Estos y otros ejemplos han sido invocados, junto con el alto |>orccnlajc de
importaciones libies de derechos (ceica de un 3 0 c j entre l!)0 5 y 1919). com o un
testimonio del denominado 'proteccionism oal reves" que habría regido la («jlilica
aduanera y desalentado el desarrollo industrial. Esta afirmación ha sido discutida
por algunos autores que procuraron demostrar que la tarifa argentina no fue tan
baja como se ha creído, teniendo en cuenta su estructura, los precios internacio­
nales y otras variables. Pero lo cierto es que el sistema arancelario no tuvo
demasiados efectos sobre el sector industrial, en especial sobre las ramas más
dinámicas de la época. Según el censo de 1914. la importación de productos
textiles, por ejemplo, representaba ese año el 77 «,'j del consumo interno, y la de
productos metalúrgicos, el 67 % '
De allí que las discusiones sobre la cuestión arancelaria reaparecieran
esporádica pero insistentemente en el futuro, com o cuando Kxrxra IIhoaidc*
(hermano del autor de M artin Fierro ) publica en 1885 un folleto titulado En barro
in q lcs diez m illones, en el que criticaba en forma ácida la importación de caños de
barro cocido y planteaba cuánto mejoraría el estado de la población si se
transformaran más sistemáticamente las materias primas locales y se incrementara,
por ende, el empleo de los jornaleros del país r.l planteo de II- kiamk / difería
en ese último aspecto de las posiciones defendidas j>or los líderes del principal
partido representante de los trabajadores, el socialismo, que eran fervientes
librecambistas, listos argumentaban que la protección arancelaria encarecía los
artículos de primera necesidad y perjudicaba a los consumidores, pero no
tomaban en cuenta los posibles electos sobre el volum en de. em pleo o el nivel de
los salarios.
Un problema adicional que contribuyó a agravar la desptolcccción fue el que
se generó con la Ley Arancelaria de 1906. que modificó a la de IH77. I.a nueva
norma fijaba un valor de aforo para cada producto que sólo podia ser modificado
por otra ley — y hasta la década de 1930 se produjeron nada más que dos
modificaciones, en i 920 y 1923— . loque provocó, en la medida en que los precios
internacionales comenzaron a distanciarse de los valores de aforo, una seria
reducción, en términos reales, de las tarifas. En 1910, estas representaban en
promedio el 92,7 có de su valor arancelarlo, pero en 1916 habían descendido al
59.4 % . y en 1918. al 33.1 % .

i*J5t 0 i« Alejandro, Owuo*. Ensayos sobre lahhUotLi económ ica.mjt'rl/rrM, Buenos Aires.
1975. pág. 200.
í9Gt Citado por Friuíhki. Ki*,ruo. Síntesis cíe (a historia ín tica de la economía argentina.
Buenos Aires. I1B3. pág. 70.
Raión entre el valor
Porcentaje del total de arancelarlo de las
Porcentaje del total de
derechos de Importación con inportaciones y su valor
Año* derechos de importación con
respecto al valor real de la» real en porcentaje o nivel de
respecto al valor arancelario
importaciones de mercaderías disminución de la
protección O

1&36 i'<¡ 198 _


1907 l ‘d 19.8 —

19C3 i'd 22,0 —

1909 s'd 21.7 —


1910 20.1 21.6 92.7
1911 19.2 21.2 90.6
1912 18.5 21.5 86.1
1913 17.7 20.8 84,9
1914 16.2 19.2 84,3
1915 13 7 18.4 74.3
1916 12.6 21.2 59.4
1917 11.2 23.1 43.5
1918 7.8 23.5 33.1
1919 7.5 21.3 350
1920 7.5 21.6 34.9
1921 9.4 21.0 45.0

(•) La cclunna 3 es presentida en forra tí'érente tíei cuiíro ongmal


Fuente D « A .o«w o . Cwtos, Enstyos sotre la n s w j económcj trgcr&ni Buenos Aires. 1975

Cuadro 1,20. Derechos de importación y nivel de disminución de ta protección (1906-1921).

El segundo y el tercer censo nacional (1895 y 1914. respectivamente)


permiten evaluar la evolución de la industria manufacturera cn el periodo 1880-
1914. De la época anterior a 1895 sólo existen informaciones fragmentarias,
principalmente un censo realizado por la Unión Industrial Argentina, en 1087.
sobre establecim ientos situados cn Buenos Aires. La mayoría de las industrias
existentes entonces no eran verdaderas fábricas, sino talleres basados cn el
trabajo manual, con escasa o nula mecanización. La fábrica de camisas más
importante, por ejemplo, em pleaba sólo un motor de 1 til’, y cn toda la ciudad de
Huerios Aires los cuatrocientos establecimientos industriales más importantes
reunían en conjunto, cn fuer/a motriz. 1.500 MI’. La mayoría de ellos se dedicaba
a la transformación de materias primas producidas cn el país y predominaban en
especial las industrias del cu cro y de la madera. La industria textil era muy precaria,
y la metalúrgica, aunque numerosa, estaba basada en talleres mecánicos, herre­
rías y hojalaterías.
En el interior existían en forma incipiente industrias alimentarias basadas cn
productos locales, com o el azúcar, de cierta envergadura, la harina y diversos
licores. Por otra parte, cn esos años se creaban los primeros frigoríficos.
El censo de 1895 arroja resultados un poco mejores. En [Sueños Aires. |>or
ejemplo, donde pueden hacerse comparaciones respecto de 1887. el número de
empresas se duplica y los capitales aumentan en valores constantes casi cuatro
veces. La situación general, sin embargo, distaba de ser brillante, com o puede
deducirse del análisis de las cifras censales.
El censo de 19 14. que refleja el estado de la industria cn 1913, muestra ya
algunos progresos significativos cn ciertas ramas. El cuadro 1,21 brinda una
comparación de los resultados de ambos censos. Las industrias alimentarias, que
ya predominaban cn 1895. experimentaron un crecimiento significativo entre las
dos mediciones, cn especial en el número de establecimientos (2 8 4 .3 % ), la fuer/a
motriz (3G5.9 "¿I y el personal empleado ( 17 7 .1 % ). El desarrollo de esta rama se
debió a la consolidación de la industria frigorífica y a la aparición de establecim ien­
tos dedicados a la fabricación de lácteos, galletitas. bebidas, etc., que satisfacían
las necesidades del creciente mercado interno. En 1913, esas industrias represen­
taban cerca del 40 % del total de establecimientos, la mitad del capital existente,
el 60 % de la fuerza motriz y más de la mitad del valor de la producción.
En las demás ramas, la evolución fue m ucho más lenta y la estructura del
sector no presentaba grandes cambios. Las industrias m ecánicas progresaron por
el desarrollo de los talleres ferroviarios, que ocupaban numeroso personal y se
distribuían en buena parte del territorio nacional. El avance de la edificación, vías
de comunicación y otras obras de mejoramiento c infraestructura explica los
cambios en el sector de la construcción.
En la industria metalúrgica seguían predominando los pequeños estableci­
mientos y su grado de mecanización era muy bajo, aunque cn 1913 podía notarse
un aumento respecto de las cifras insignificantes de 1095. La industria textil tenía
muy escasa envergadura, al punto de abastecer sólo el 23 % del consum o interno
a diferencia de la rama alimenticia que atendía ya el 9 1 % de la demanda local. El
retraso textil se debía, más que a problemas técnicos o económicos, a la fuerte
competencia de los textiles importados y a la acción de los intereses ligados a esa
Importación (*’ ).

(97) Donmv*. A. (1970). páyv 209) sigtcs.


Establecim ientos Inerte). Capital Incitm

1895 1913 1895 1913


Rubro ralat. reljrt.

N* % K* \ % Mj Ics % Miles N %
m$n mSn

A irreríaacn 4.936 21.3 18 993 38.9 284.9 226 496 47.4 763 773 42.7 237.2
Vestido y tocador 5 713 24.7 7M I 14.5 23.9 45.C37 9.4 100.178 5.6 122.2
Coísst-MCíion 3 9?5 17.3 8 582 17,6 114.8 46 532 9.7 216 182 12,0 364.6
M x K es y rodados 2 259 9.8 4 411 9.1 97.1 23.010 4J 62 639 3.5 172.2
Aftsieoydecm aw 949 4.1 996 2.0 0.5 6 569 1.8 14 546 0.8 69.8
Metates y ansias 3163 13.7 3275 6.7 0.3 26 479 5.6 107.620 6.0 j:6 4
Prod químicos 317 1.4 667 1.2 110.4 12 902 2.7 33 013 2.1 194,6
A.-.PS j'a 'c a s «27 1.8 1439 3.0 137,0 9010 1.9 32 582 1.9 266.1
Fibras hitadas
y te das — — 2458 6.0 — — — 34 423 1.9 —

Varos 1 367 5.9 957 2.0 •33.0 79.727 16.7 417306 23.4 423.4
Tetaos 23.126 100.0 48.779 too.o 110.9 477 812 1GO.O 1TB7 Ü 2 100.0 274.1

F u tría M otril Inerem. Personal inerem

Rubro 1895 1913 r a id 1895 1913 retat

HP S HP % *, N" % N* % %

A!*ncntac&l 35 373 59.5 164 653 24J 365.9 48 656 29.1 134.832 32.9 177.1
Vestdoy t x ¡ l x 1 CÓ6 2.B 5 764 0.9 243.1 32 559 19.5 57.764 14.1 774
Construcción 10 ¿36 17.6 44 570 6.6 325.0 30159 18.3 67 317 21.3 186.1
V u ct'cs y rocatíos 696 1.1 90 » 1.3 1 196.8 12 721 7.6 29 007 7.1 128.0
Artisico y <fc ornato 25 — 442 — 1.663,0 2.560 1.5 4 294 10 67.9
Metales y aneK» 2122 3.6 17 935 2.6 745.2 14 631 8S 29 327 72 100.4
Prod qu-niccs 1 eso 3.1 4915 0.7 165.7 4.712 2.8 9.9Í6 2.4 111.9
Aries g rata s 459 1.0 3 059 0.5 556 2 5 080 3.0 13266 32 161,5
Fibras hiadas
y teirias — — 10 203 1.5 — — — 15.560 3.8 —
Vanos 6.730 11.3 418.033 61 6 6.111,6 15.757 9.4 23 515 7.0 82,9
Testes 59.427 100.0 670757 100.0 1.042.2 167.195 100.0 410 201 ICOjO 145.9

Elascracjon popa. En 1655 el secia Fibras. hiatos y tei<tos so rtíuyo en M usirás vanas Dtrl.-c del scd y
AJmer'jción se han «capera;*: en 1895 indusirát que (juraban pe-’ separado Fngot.licc* y saladcos. Me nos
harneros; Ing^-os arjca'cfcs. Viro, cerveza y des! lenas de afccf.cl Para 1895 no se tienen dales sotre el Val»
tío !a Piodjccisr.
Fuentes: Segur,Jo etnso natxni!. 1855 y Teter censo nazcan. 19 U

Cuadro 1.21. La industria argentina según loa cantos de 1895 y 1914.

hacia 1913 la industria jugaba un papel secundario en el desarrollo económi­


co del pais y su crecimiento era menor que el de las importaciones. Si bien entre
1895 y 1915 se advierte un cierto avance en el personal empleado y la fuerza
motriz utilizada, esto último teniendo en cuenta el grado casi nulo de mecanización
de fines de siqlo. ese progreso se realizó en beneficio de las industrias ligadas a
la exportación (com o los frigorificos). al trans¡>ottc y a la construcción, y al
consum o local de alimentos. El sector manufacturero representaba un escaso
15 % del l’tll cn 1913 y sólo un acontecimiento externo como la Primera Querrá
Mundial, al cernir los mercados europeos, permitiría iniciar un intenso, aunque
breve, proceso de sustitución de Importaciones que cambiaría en parte el perfil
industrial <“*).

1,1 1 . EL COMERCIO EXTERIOR

El comercio exterior es el expórtenle más representativo de la evolución del


modelo agroexportador im plcm cnlado cn la década de 1880. La Argentina se
transformó cn pocos anos cn una importante proveedora de alimentos cn los
mercados mundiales y sus necesidades internas fueron cubiertas cn lo esencial
mediante la importación de bienes y servicios de otros países del mundo.
I’cro esta incorporación a la división internacional del trabajo vicíente cn la
época no se realizó cn forma indiscriminada: desde entonces Oran Bretaña iría
anudando estrechos lazos económicos y comerciales con el pais del Plata,
prolongación de sus inversiones de capital y sus préstamos financieros, aunque los
vínculos con otros países europeos, primero, y con los listados Unidos, más larde,
fueron también importantes.
Si se analiza el valor del total de exportaciones c importaciones y el saldo de
la balanza comercial, puede observarse, como se ve cn el cuadro 1.22, que entre
1888 y 1914, hubo dos quinquenios. 1880-1884 y 1885-1899. que cn realidad
fueron 9 años consecutivos, de 1882 a 1890, con saldos negativos, muy
pronunciados en el segundo de ellos, mientras que los quinquenios posteriores
tienen un superávit comercial que alcanza su máximo valor en el periodo 1905-
1909. En los primeros años de implcmentación del modelo agroexportador existió
un neto predominio de las importaciones como consecuencia del gran llujo de
bienes intermedios y de capital que acom pañó la corriente de inversiones, y del
incremento de los bienes de consumo importados resultante de la inmigración y
la mayor disponibilidad de ingresos.
1.a puesta en producción de la potencial riqueza agropecuaria requirió la
maduración de aquellas Inversiones (extensión de las vias férreas, construcción de
las obras de infraestructura, etc.) y la balanza comercial comenzó a arrojar saldos
giosítivos a principios de la década de 1890. respondiendo al increm ento de la
producción y de las exportaciones. Recién en 1891. debido a la fuerte disminución
de las importaciones, producto de la crisis económ ica que se desató el año
anterior, aparece un superávit cn la balanza comercial. Esta situación se consolidó
a principios del siglo XX cuando las importaciones retomaron su nivel previo a la
crisis y lo superaron rápidamente, pero sin que las exportaciones cedieran cn su

(90) CCPAL. t:i desarrollo económ ico argentino, Santiago de Chtlc. I95H.
marcha ascendente: el litm o de crecimiento del valor de estas últimas será mayor
que el de las primeras, ayudado por una mejoro significativa en los términos del
intercambio que entre I9 0 3 y I909sut>cnsostenidam cntc,dc 109.6a 151,7

Promedio Intercambio Salda del rr.Sn por hatSanle


Exportación Importación
ctelsi comercial ir.1ercarr.bto
(niKane» m iíi) •billones mjfl) Exportación Importación
quinquenio* (millones n.V>) (millón*» rr.So)

taes-iB&9 154 68 66 -16 33 51


1870-1874 220 89 131 -42 45 65
1875-1879 207 105 IC2 3 46 45
IEBO-183-t 291 139 152 -13 52 58
1855-1833 465 195 270 •75 63 63
1830-1834 457 234 223 ti 65 62
1835-1639 539 ?33 241 57 70 57
1S00-1KM 743 448 255 153 92 60
19C5-1M9 1 368 761 607 154 131 104
1910-1914 1.912 960 932 43 136 130

Fuc-níe Coma; Kjciora! de Geografía (1542)

Cuadro 1,22. El comercio exterior argentino por quinquenios (1865-1869/ 1910-1914)


(valores reales en pesos moneda nacional).

Así. en los tres últimos quinquenios del periodo la balanza comercial será
fuertemente positiva. 1.a coin|>osición de las exportaciones por grupo de productos
testimonia el cs|>cctacular incremento de las exportaciones agrícolas que de
representar un 6,7 % del total cn 1880-1884 elevaron su participación hasta cerca
de un 6 0 % en 1905-1909, desplazando de su tradicional primacía a los pioductos
ganaderos. Mientras que la exportación de estos últimos creció a un ritmo regular
desde principios de la década de 1890. las ventas al exterior de productos agrícolas
aumentaron siete veces y media cn el mismo periodo, teniendo cn cuenta los
valores medios anuales.

(99) 1)1 TtiiA. ü liix ) y ZvnrxnMi, M v w , las etapas del desarrollo económico .injrntinn.
Buenos Aires. 1967. págs. 2GU y 269,
Prod. Prod. Oíros
Prom eto de
% agrícolas % producios
Tetil
% (iRl'ore
lasperísdes |->ganaderos
O'K-sdfrr.Sr) l*vonetl> irjn| lu an es de rin |
sde m$n|
1871*1874 92 94.5 _ 0.3 3 5.2 95
1675-1679 101 93.0 3 2.3 2 4.7 106
16K-1E54 124 69.1 9 6.7 6 4.2 139
1E65-1BS9 163 &0.7 35 16.6 6 2.7 209
1B90-1B34 155 66,4 67 288 11 4.6 233
1635-1693 192 W.2 93 31.1 14 4.7 299
1900-1904 219 48.7 2» 46.6 21 4,7 449
1905-1903 298 39.2 434 57.5 25 3.3 761
1910-1914 442 45.1 437 50.8 41 4.1 960

Fuente Con.tí to x n al de G eoyaU (1H2i

Cuadro 1,23. Valor de las exportaciones p o r grupos de productos (1871-1874 / 1910-1914)


(en m illones de pesos moneda nacional).

F.n el caso de las expoliaciones ganaderas predominan netamente las lanares


hasta fines de siglo, pero a partir del quinquenio 1905-1909 las carnes, con un
38.2 íó del total, se convirtieron en el principal producto ganadero de exportación.
En lo que respecta a los productos agrícolas, los cereales representaron —desde
que se inicia el boom agrario— entre el 90 y el 95 % del total de productos
exportados derivados de la agricultura, t'.l trigo y el maíz, alternándose en la
primacía según los años, compartieron por mitades el grueso del m ercado de
exportación, con cerca de 40 millones de toneladas para cada uno de ellos cn el
conjunto del periodo 1880-1914.
El crecimiento de las exportaciones argentinas de granos cn los mercados
mundiales produjo un cam bio en la ubicación relativa del pais dentro de las
principales naciones exportadoras, com o lo ejemplifica el gráfico siguiente.

1568

61 ARGENTINA i 300.000

5) CANADA B 500 000

4) AUSTRALIA ■ 600 000

3) RUMANIA ■ ■ ■ 1.700 000

2) EE UU n * W F - ' 1- 3.900.000


1907

6) AUSTRALIA H H 900 000

5) CANADA W3ÜM-C3 1 400.000

4) RUMANIA H 2 B H H O M 3 2C0.000

Fucnle '.'«aucí-Pnrtreo, Vicmrc, E l caso argentino. 1875-1914. Buenos Aires, 1971


G ráfico 1.4. P rincipales exportadores de granos 1888-1907 (en toneladas).

El com ercio de importación muestra otro aspecto relevante de la estructura


agroexportadora. l a composición por grupo de productos, por ejemplo, indica
que. salvo en el quinquenio I9 I0 - I9 I4 . donde es superada por las malcrías
primas, la importación de bienes de consumo fue proporclonalmente la más
importante en los 35 años del periodo estudiado, aunque decaiga desde principio
de siglo; en tanto que la importación de bienes de capital tuvo una p a r t ic ip a c ió n
irregular, superando en algunos años a las materias primas, pero sin salir del tercer
tugar, si se tiene en cuenta el promedio de todos los quinquenios.

Promedio Bienes de consumo Bienes de eap&jl Materias primas Total


de los
periodos mili. 5 oro % miü. S oro % miü. i oro % (mili. S oro)

1E»-ia34 45.6 68.0 10.7 16.0 10.7 16.0 67.0


1E&5-1839 59.9 49.9 *6.9 22.4 33.3 27.7 120.1
1BM-1394 51.0 52.1 21.2 21.7 25.7 26.2 97.9
1695-1839 63.4 59.9 9.4 8.9 33.0 31.2 105.8
1900-1304 68.9 53.4 15.2 11.5 44.8 34.8 125.9
1505-1Í09 103.8 43.7 53 S 22.0 99.5 37.3 267.1
1910 19:4 151.8 36.0 57.9 13.7 212.2 50.3 421.9

ELlScrjcicn prepa
Fuentes Anwras tü ccmercxi CJíírsy ygc «frj. Vics.!ti-P«uso. Vianu, EtutXitets h .U xa s argentinas.
1875-1314. Bucros Aires. 1971

Cuadro 1.24. C om posición de las im portaciones p o r grupos de productos (1880-1914)


(en m illones de pesos oro).
Dentro del con junio tic los bienes (le consumo, los textiles tuvieron desde 1884
una participación dominante cn todo el periodo; cerca de la mitad del total de
aquéllos. Los bienes de capital dependieron cn gran medida del comportamiento de
las ¡m|X>rt<icloiics de material ferroviario que se desarrollaron en cuatro grandes
oleadas siguiendo el proceso de inversiones: 1882-1885. 1888-1892. 1905-1910
y 191 11914. por lo que el valor promedio de los quinquenios comprendidos entre
1885 y 1894 no se conespondc plenamente con la realidad. Cn el caso de las
materias primas el aumento constante de su participación se debió al fuerte
crecimiento de los materiales para la construcción (obras de infraestructura y
urbanización) y de los combustibles, sobre todo carbón para los ferrocarriles.
La importancia de los bienes comprados al exterior cn el funcionamiento de
la cconom ia de la época está determinada por el hecho de que representaron en
todo el periodo casi la cuart.i parte del valor del producto bruto interno
El último .aspecto de la estructura del com ercio exterior que es necesario
analizar es el de la Importación y exportación de bienes |ior países de origen y
destino. Los mercados compradores y proveedores relativamente diversificados
de los anos iniciales del periodo se concentraron hacia el fin del mismo cn Gran
Bretaña, que se convirtió cn un socio comercial privilegiado completando y
rcíorzando las corrientes de capitales y servicios que venían de ese pais. !‘.l
siguiente cuadro brinda una información detallada de la estructura de las expor­
taciones c importaciones para las principales naciones que com erciaban con la
Argentina entre 1881 y 1912.

Eip.
Gran E.'í Ij .'ií Frard* Alem«n.« EE.UU. Béljíc* Rtfa E$p*rti Otro* pe*
Año crete­
Eip Imp. Irrp. Etp- Imp. E*P Imp. Eip. Imp. Etp knp E«p. kup. E«p. imp. nes

IfíT 69 :so 27.6 18C 6.9 63 6.9 72 224 54 4.3 4.5 1.7 54 233 2 —

i6é2 100 37.9 35 C 193 88 87 58 62 230 3.7 2.5 4.3 2.5 43 159 156 —
•6*3 100 37 9 350 193 88 87 5.6 62 200 37 2.5 43 2.5 43 159 15,6 -

10.3 32.4 3"4 17.6 i: 2 9.0 59 «O 213 7.4 2.9 43 22 4.8 147 16.5 —

■«5 13.1 33 0 152 10-1 76 €5 7.S 179 7.6 3.0 44 24 33 184 16.3 -

1*36 U.3 351 314 178 100 34 50 7.9 153 3.4 36 47 14 37 193 14.1 —
1&37 101 :s 4 •9.1 113 102 7.1 8.9 142 9.4 36 6.0 1.0 4.3 13,3 13.2 —
1M Í 17.5 yí.2 23 3 175 130 12.1 6.5 7.8 165 B.6 25 58 35 3.1 12.5 12.9 —

IBS? 12.2 343 30.3 152 138 9.1 6i 7.0 134 es 38 6.1 29 27 17,5 14 1 -

IE iO iee 43.» 263 13.7 11.4 85 5.9 6.7 119 7.7 3.0 6.C 2.3 26 23.7 165 —

1611 160 41.8 233 11.9 11.2 90 39 44 175 9.0 3.4 6.0 09 22 23.8 15.7 —
te?; 176 333 24 7 11.5 14.5 109 7.4 77 *29 71 3.2 8.7 2.2 22 13.1 136 —

•693 •97 33 3 19.1 12.5 ice 11.5 37 99 il 2 99 37 9.9 27 3.1 23 3 9.9 —

•■VA *97 354 182 ice 113 10 8 4.9 10 8 12J 9.7 3.0 97 2.6 1.6 2S.1 21.1 —

'V A *25 41 1 167 95 108 11.6 7.5 6.3 12 3 7.9 29 105 1.3 2.6 20 4 13.5 15;
15* 12.4 397 197 107 ii 1 12.1 55 9.8 132 7.6 30 •0 3 09 2.7 214 7.1 «53
h i: 12.9 36.6 218 112 •39 11.2 e4 13.1 89 9’ 39 107 1.5 3.0 21 8 9.1
1E>5 14.2 36.3 72.4 9.3 143 15.7 45 13.2 1C.1 ee 4.1 12.6 0,7 23 15.4 99 •2.7
16"? 11,6 37.2 222 9.3 15.7 1C7 4,3 128 13.0 7,1 2.7 11.5 08 26 14.6 ei 15.4

\100) t)iv. Aiejamwo, C. 119751. pig. 2B.


1«C 155 296 12,6 9.3 12.9 142 45 11.5 8.1 7.5 2.9 128 1.3 3.1 20.1 12.4 22.2
1«1 17.9 31.6 17j0 86 12.5 140 54 13.1 7.8 5.3 2.7 12.7 12 3.5 173 6é 17.6
1502 13.6 35.9 161 8.7 12.8 '2-6 56 12.6 73 12 22 11.7 1.1 2.9 20.1 1C.3 146
1903 16.3 M.O 154 9.1 12.0 t ío 36 172 90 44 2.0 11.1 1.0 2.7 18.7 13.7 22.3
1904 139 344 11.6 91 11.0 13.6 3.8 12.8 64 48 1.7 13.1 0.7 24 14.6 12.0 364
1905 138 332 11.5 10.2 113 14.1 48 13.7 63 4.4 20 98 08 34 15.S 112 337
i> :e 14 7 OSO 12.1 9.6 153 14.3 4.6 14.4 8.7 4.4 2.4 68 0.9 2.8 103 107 330
1»7 101 y* i ’ 2.5 8.9 123 15.9 37 13.3 ICO 4.0 1.7 84 0.7 2.5 9.6 129 314
:90í 2'-.3 34.0 76 13.3 9.4 139 36 13,0 9,7 46 2.2 90 0.7 3.1 35 12.1 370
t» 3 22,3 32.7 98 12.1 10.3 145 65 142 13.3 45 3.1 8.7 08 3.1 92 12.4 25.7
191-3 21.6 31.0 99 13.3 12.1 17.3 6S 136 12 5.5 2.7 B.9 03 33 r .2 11.3 26.7
1911 292 29.4 12.0 •03 •33 17.8 7.6 142 íO.9 53 42 7.9 05 30 12.6 12.1 136
15*2 25.7 30.8 7.5 97 11.1 165 6.8 15.3 7.7 53 0.7 8.3 33 30 13.2 11.1 229

E lotera: ce propj
FuctiIc A:w nojdeccníO O í«?fnw j.^enfnci;Várautz-PKC St».Via> r«,Fsüctsícash-sfóncttjrpflrv*nj5 I87S-
19U . Buencs A res. 1971

Cuadro 1,25. Comercio exte rior argentino p o r destino y origen (1881-1912)


(com posición porcentual).

Se destaca, ante tocio, la importancia de Francia y Bélgica com o mercados de


exportación hasta fines del siglo XIX. Grandes compradores de lana para la
fabricación de producios textiles y alfombras, su participación decayó rápidamen­
te cuando el 'c ic lo de la lana" fue reemplazado por el 'c ic lo de las carnes* mientras
creció la de Oran Bretaña.
A partir de 1095. sin embargo, las cifras de exportaciones se vieron sensible­
mente alteradas porque la estadística oficial registra un nuevo rubro: el de las
cx)K>rtaciones "por órdenes", es decir, producios que se embarcaban a determina­
dos pucitos europeos, por lo general británicos, pero sin que se tuviera conocimien­
to de su verdadero destino final. Tomando las cifras de importación de productos
argentinos de las estadísticas de los ocho principales países que comerciaban con
el nuestro, y adaptando su estructura porcentual a las mediciones argentinas, puede
deducirse que del 20 al 30 % de esas exportaciones "por órdenes" tenia como
destino final el Reino Unido y el resto se repartía equitativamente — con lógicas
variaciones anuales— entre los demás países. Este cálculo coincide con la cifra del
25 % que las autoridades oficiales de la época atribuían a Oran Bretaña. La
participación británica se elevaría, entonces, considerablemente (10ll.
En cuanto a las importaciones, desde ia década del '00 el predominio británico
fue muy marcado y su participación representaba cn promedio, entre 1880 y 1914.
más de un tercio del total de los bienes importados.

(1 0 1 1B w > t. A le ja tiw w i, L a e c o n o m í a a r g e n tin a . liu e n o s A ir e s . 1 9 3 0 . p.1g. I 6 I . y V a z q ití-


Pnzsed». V . E s ta d ís tic a s h is tó r ic a s .. .. 119 7 1>. (>.V(v 0 7 y (18,
La trascendencia del com ercio anglo-argentino (cerca dei 30 % del comercio
exterior nacional en esa época) obliga a observar más detalladamente su conteni­
do. t:i cuadro 1.26 ilustra sobre el tipo de bienes que consistían ese com ercio y
sobre su evolución entre 1900 y 1914.

Eip orU clones al Reino Unido

Artículos Millones de pesos oro Porcentaje del R.U. sobre el letal

1900 1914 1900 1914

Tngo 5.8 7.3 12.0 19,6


Cameros condados 45 4.1 100,0 89.3
Carne bovna ccn jelaía y «m as. 2.5 30.B 100.0 83.5
Maíz 1.9 8,1 15.6 10.4
A m ules bcwios 1.4 — 37,0 —
In o 1,3 5,6 12.6 13,1
Azúcar 1.2 45 99,6 67,2
Cuercs larjres 1.1 — 152 —
Sebo y grasa 1.1 24 40.3 312
Lana suca 0.7 10,5 2.6 22.4

Importaciones del Reino Unido

Artículos Millones de pesos oro Porcentaje del R U, sobre el total

1900 1914 1900 1914

Tcias do a'gadcr 9.2 6.4 « ,0 50.9


Caitxsn 4.6 22.7 99.6 94.7
Telas de lara 3.0 4.3 55,2 62,0
Hierre satanizada 1.5 2.1 77.7 42,2
Mator para 1e:rocarr.les 12 3.2 73.2 78.6
Loconctcras 03 2.9 84.0 72.2
Vagones para ferocantes — 1.8 — 60.7
Huno tratando 0.5 4.7 28,6 79.6

Babcracian (w pía
Fuente E> jt«. A.r j x m >. U economía a-geetna, Buenos Aires, 1930

Cuadro 1,26. Principales artic u lo * exportadoa e im portados hacia y desde e l R eino U nido
en 1900 y 1914 (en m illones de pesos oro).

La ecuación comercial con Gran Bretaña se basaba, pues, en el intercambio


de carnes y. en menor medida, de otros productos agropecuarios, contra tejidos
de algodón y lana, carbón de piedra, material ferroviario y hierro. Este era el
fundamento de la larga relación comercial con aquel pais, que por su importancia
relativa en la estructura del comercio exterior Imprimió a éste algunas de sus
principales características.
U i balanza comercial entre am bas naciones fue deficitaria para la Argentina a
lo largo del siglo XIX. para equilibrarse luego, si se incluyen las exportaciones "por
órdenes", al com enzar el siglo XX. y empezó a arrojar un su|>eráv¡t casi permanente
a partir de 1914. loq ue permitió financiar una parte de la deuda externa y del flujo
de intereses y dividendos de las inversiones británicas cn el país.

1.12. EL SISTEMA FINANCIERO Y BANCARIO

1,1 2 ,1 . El sistem a m onetario y la crisis de 1885

Anlcs de 1880, el sistema monetario argentino —si así podía llamársele— se


caracterizaba por su anarquía. Las provincias usaban m onedas distintas de oro y
plata que tomaban valores diferentes cn cada una de ellas. También existían
m onedas de papel, convertibles o inconvertibles, emitidas por el Ha neo Nacional,
los bancos provinciales o los bancos privados, y solían usarse monedas extranje­
ras. según la importancia de las relaciones económ icas de cada provincia con otros
países o su valor intrínseco.
Cn 1867, se estableció en liuenos Aires una Oficina de Cambios anexa al
[Sanco de la Provincia, cuya función era dar papel por oro y oro por papel al tí|>o
de 25 por 1. El régimen de conversión tuvo éxito hasta la crisis de I0 7 .V I8 7 5 .
Kecibió cn esos arios cerca de 17 millones de pesos oro y emitió billetes por 20
m illones de pesos papel com o contrapartida de esos depósílos. I’ero ello luc un
resultado de los empréstitos obtenidos cn Inglaterra para financiar la guerra con
el Caraguay y de otros financiamíentos externos destinados a la construcción de
ferrocarriles y obras de infraestructura. La corriente de empréstitos del exterior
superó, hasta la m encionada crisis, los compromisos del país con el mundo y la
oferta de cam bios fue mayor que la demanda, produciendo una considerable
importación de oro y valorizando el papel moneda, fisto explica la relativa fortuna
de la Oficina de Cambios, hasta que la detención del flujo de capitales extranjeros
originó un movimiento inverso y redujo las reservas cn fonna tan abrupta que el
gobierno se vio obligado, en 1876. a decretar la inconvertibilidad.
En 1075. a pesar de la crisis, y para terminar con el problema de la falta de una
moneda unilorme, el presidente A v i i i a u m creó una unidad monetaria de oro,
llamada "peso fuerte". Pero la falla de metálico Impidió que esta medida pudiera
concretarse y m enos de un ano más tarde se declaraban de curso legal varias
m onedas extranjeras.
Los intentos por establecer un sistema monetario nacional continuaron,
aunque recién en 1881. una vez consolidado el país politicamente bajo d gobierno
de Koca. se dictó la ley 1.130 que fijó un patrón bimetálico: el peso oro de 24.89
gramos con un fino de 9 /10 y el peso plata de 385.8 gramos con un fino de 9 / 10,
es decir, con una relación entre ambos de 15,5.
La intención de esta ley era proporcionar una moneda nacional que circulara
por todo el pais. y con tal objeto se prohibía la circulación de monedas extranjeras
y se determinaban los alcances de la emisión de monedas de oro y plata. Pero, a
fines de 1883. se estableció definitivamente el patrón oro (abandonándose la
plata) y se aseguró el reempla/o de los billetes papel en circulación por los nuevos
billetes a la pat con el oro. Sin embargo, el sistema no tenia muchas posibilidades
de éxito: su base no eran auténticos'ahorros acumulados*, sino el oro que entraba
al pais, o se pensaba que iba a entrar, por los empréstitos extranjeros C03).
El mantenimiento de la convertibilidad dependía de diversos factores que
estuvieron lejos de concretarse. Un pais cuya econom ía estaba tan estrechamente
ligada al desarrollo del comercio exterior y que no era pr oductor de oro sólo podía
tener una moneda convertible con una balanza de pagos permanentemente
favorable, lo que no ¡ba a ser el caso, i’or otra parte, la ausencia de un marco
institucional sólido cn el terreno financiero y bancario. y la existencia de Intereses
poderosos, como los productores agropecuarios y los exportadores que no veían
con agrado la estabilidad de la lasa de cam bio y preferían un papel moneda
devaluado, contribuía a impedir el éxito de una política monetaria basada cn la
plena vigencia del patrón oro y la libre convertibilidad l IM>.
La emisión monetaria y la inflación interna desencadenada com o resultado de
ella favorecían a esos grupos porque los precios de los producios que vendían al
mundo aumentaban con la devaluación d éla moneda, mientras los salarlos y otros
costos pagados con moneda nacional crecían en menor proporción ('"*).
El ascendente déficit del comercio exterior a partir de 188 1 fue compensado,
hasta 1884. por la amplía corriente de inversiones extranjeras. Pero a finas de ese
ario el sector externo entró cn crisis y dicha corriente se detuvo debido a la pérdida
de confianza que se produjo en el exterior com o consecuencia del mayor signo
negativo de la balanza comercial y del sensible aumento de los pagos de Intereses
y beneficios por los anteriores préstamos, cuyo cumplimiento em pezaba a
ponerse cn duda.
Algunos autores sostienen que una causa de la crisis fue el aumento excesivo
dclcm¡sionismo|>or la expansión del crédito, pero, com o afirma OLAHMji':r.rcr.z, “no
cabe duda de que ello vino a sumarse a los efectos de las transacciones con el
exterior" (,ta).
Ho obstante, el gobierno argentino llegó a un acuerdo con los banqueros
extranjeros y la confianza se restableció, pero la conversión se suspendió ante la
carencia de metálico, el 13 de octubre de 1885, y no volvería a reanudarse por más
de una década.

11021 Cl. Pkuim n. R u t, ' Anotaciones sobre nuestro medio circu lan te', cn Revísta de
Ciencias r.canúinlcM . Buenos Aires, enero de 1022.
1103) Ioku, Aire G.. Cl patrón oro. IIUIO 1‘J I ■). tttg l.ilr.m i y Argentina. Buenos Aires.
I9 ü {j. págs. I5 fl y 159. y 104.
(104) fYKKr.K. Au*>. U t cconom ni argentina. Buenos Alies, pág. 75.
11051 Jm in u . K *r« i. evolución m onetaria argentina. Buenos Aires. 1íJCiU. pág 44.
Las monedas de oro y plata comenzaron a exportarse o fundirse, en tanto se
autorizaba al Banco Nacional, y luego al Banco de la Provincia y a bancos privados,
a emitir billetes de curso legal sin obligación de convertirlos. A partir de 1885 van
a existir en la Argentina dos sistemas monetarios: el pa(>cl moneda nacional que se
usaba internamente, y el oro o libra esterlina, que se aplicaba a las transacciones
internacionales. Se iniciaba un período caracterizado por la ampliación de la
circulación monetaria que, cnlre 1885 y 1890, crecióa una tasa anual del 50 % ( l(yi).
Una de las razones del aumento de la emisión monetaria fue el elevado
increm ento del gasto público, que sostuvo, en buena parte, la expansión econó­
m ica del periodo, a pesar del signo liberal de los distintos gobiernos. Como apunta
KrijAisnr. en 1884 los gastos superaban en un 56 *’,b a los ingresos, lo que generaba
un enorme déficit fiscal. La expansión del gasto público no era 'solam ente un
resultado de una optimista apreciación del crecimiento de la recaudación", sino de
las |x>s¡b¡lidadcs que ofrecía el endeudamiento externo t‘07>.

1 ,1 2 ,2 . La creación de un sistem a bancarío

r.l sistema bancarío en la Argentina tuvo su origen en el Banco de Buenos Aires


(o Banco de Descuentos) fundado eri 1822. lista institución, tras una crisis, se
transformó en el Banco Nacional que, a su vez, dio lugar, en 1836, a la Casa de
Moneda. En 1854, se creó, finalmente, sobre la base de esta última, el Banco de
la Provincia de Buenos Aires (denominado hasta 1863. Banco y Casa de Moneda).
El carácter efímero de los primeros bancos se debió a las vicisitudes de la vida
política y financiera de la región y, en particular, a un emisión de moneda
desenfrenada, sin capitales reales que la sustentaran, y que servia para expandir
el gasto público y para consolidar intereses económicos que se beneficiaban con
el proceso inflacionario.
Desde 1854 el nuevo banco provincial — que, a diferenciado sus antecesores,
instituciones mixtas (privadas y estatales), era un establecimiento exclusivamente
estatal— desplegó una política crediticia heterodoxa que permitió la multiplicación
de los préstamos. Con la difusión de su accionar a través de sucursales en todo el

(IO G i Aunque ct ascenso de la masa monetaria no fue seguido, según señala C o n »


Com*. "por uno sim ilar de los precios", contradiciendo en este punto el análisis de Wiumto.
Contra Coro*. Kotitmo. Dinero. dcu<l.i y crisis, evolución m onetaria y fiscal de la Argentina
( IU U 0 1890). Rueños Aires. I9 B 9 . pácv 210.
(107) Rcuu-mu, AntiKii, 'endeudam iento, finanzas públicas y balanza de pago* en la
Argentina ( IB tK )- l9 l4 i'. en Bovkmíh. S, V.. Bhoot-a. A-, y M.tiwmw. R., ru b iic Dirbl, f'ubtic
fin a lic e . Money an d Balance o f f'ayincnts in D ebtor Countries. 1090-1932/3.5. Sevilla. I9 'J0 .
pág. 167.
interior de la provincia, desempeñaba. Iiacia 1880. un papel central cn la
financiación de las actividades comerciales y agropecuarias, pero la aparición de
oíros bancos fue restándole la exclusividad que habia tenido hasta entonces cn
materia de depósitos y créditos ( " " I.
Los bancos privados comenzaron a crearse desde la década de 1860. y cn
especial en la de 1870, cuando se fueron instalando numerosas entidades de
capitales extranjeros. Entre ellas se destacaban el ISanco de Londres y Kio de la
Plata, fundado en 1864 por comerciantes y banqueros ingleses, cuyos créditos se
dirigieron especialmente al comercio exterior, manteniendo altos niveles de
encaje, y el Bancod e Italia y el Kio de la Piala, que estaría vinculado a la colectividad
italiana.
Numerosas casas mercantiles y de comisión de carácter privado, que luego se
fueron transfonnando en bancos, asumieron también desde un principio la
financiación del sector comercial como el Banco Carabassa. el m ás importante de
todos, que funcionó hasta la crisis de 1890 I '0").
Durante la presidencia de S armiento, cn 1872, fue creado el Banco nacional,
a partir de una asociación de capitales del Estado nacional con otros de origen
privado. Abrió sucursales cn todas las provincias, acluó como agente financiero
del gobierno nacional y contribuyó a la unificación del sistema bancario y
monetario, pero caerá también con la crisis financiera del ’90.
OIra institución que se fundó cn 1872. con características más especificas, fue
el banco Hipotecario de la Provincia de Buenos Aires. Com o la etapa anterior habia
sido de relativa ¡liquidez — se habían expandido la econom ía y los negocios
prácticamente sin emisión desde principios de la década de 1860— un banco de
estas características resultó bienvenido por todos aquellos que tenían acceso al
crédito hipotecario con la tierra por garantía, incluyendo a muchos especuladores.
Con idénticos propósitos que en el orden provincial, cn septiembre de 1885 se
creó el Banco Hipotecario nacional.
Estas nuevas entidades crediticias, la mayor parte de ellas de escasa solidez
económica, originaron una expansión del crédito mayor que la do la circulación
monetaria lo que junto al endeudamiento externo, en crecimiento desde 1867.
condujeron —según P kenscii— al eslallido de la crisis financiera de 1873. cn el
marco de la crisis mundial que detuvo, al mismo tiempo, el flujo de capitales
europeos La inconvertibílidad de 1885, la creación del sistema de los bancos
garantidos, hacia fines de los años '80, y la crisis de 1890 pondrán nuevamente
cn cuestión el sistema bancario.

1 1081 Sob re t.i H istoria d el Ban co de la Pro vin cia «le Buen o s A ires. Dr Km -.a. Ai aturo y

Cj:w iAiBiAfm , N o tn ilco m p s.). Historia d e l Oanco etc la Provincia ú c H um o s Aires. 11122 ■I <19?.
lom o s I y II. Buen o s A ires. 11)98.
1 109) ftebusin. Ammu. "B an ca y cap italism o cn la A rgentina. 1850-1030. Un ensayo

critico ", cn Ciclos en la historia, la econom ía y la sociedad. n- 10. segundo sem estre de 1999.
II 101 P w riv ji. Raía.. "H istoria m onetaria arg en tin a...', en Kworoitr. M. ( 1988>. pá<ss. 140-142.
1 ,1 2 .3 . La crisis de 1890 y U balanza de pagos

Di jimos que a |><irt¡r de 1885 volvió a incrementarse la circulación monetaria,


pero una mayor expansión del circulante se produjo desde 1007 debido a la
sanción. |K>r cl gobierno de JiAKrz C u m u í , de la Ley de Bancos Garantidos. Al nuevo
presidente, que sucedió al general Hoi a. le interesaba más la continuidad y el éxilo
del programa de inversiones extranjeras que la estabilidad monetaria o cambiaría.
La nueva ley establecía que cualquier banco, al estilo de sistema de la frcc
banking norteamericana, estaba autorizado a emitir billetes ron la condición de
realizar un depósito en oro cn las arcas del Tesoro Nacional por el cual recibiría una
cantidad «le bonos públicos que constituirían cl respaldo de su emisión. De esta
lorma se procuraba tener la suficiente cantidad de oro para hacer frente a los pagos
de la creciente deuda externa. Prácticamente todas las provincias argentinas
tuvieron bancos adheridos al sistema, que eran de capital privado y público, y los
billetes que emitían tenían impreso el nombre de cada uno de ellos, lo que
contribuía al desorden financiero.
Pero la medida se reveló, sobre lodo, peligrosa y dio lugar a una gran fiebre
especulativa porque muchos bancos, que no disponían de oro. comenzaron a
vender bonos propios cn el exteiioi [>ara obtenerlo y poder emitir. Es decir que
mientras cl gobierno recibía oro del sistema bancarío para pagar la deuda externa,
los bancos se endeudaban en el exterior provocando un aumento de aquélla: los
prestamos se pagaban con nuevos préstamos.
Por esa razón, entre 1006 y 1890, la Argentina tomó prestado casi 700
m illones de pesos oro; cl total de su pasivo, incluyendo las inversiones de
em presas privadas, alcanzaba cn 1092 más de 900 millones de posos oro. El
desquicio financiero y monetario reinante hizo que 'la posibilidad de un colapso'
— como señala W iuiams— fuera ya evidente cn 1889. Esto se deducía de "los
numerosos y vanos esquem as del gobierno pata mantener el premio del oro, los
proyectos para una reforma del sistema de cam bios y los intentos para negociar
nuevos préstam os' ( '" I .
El ccntio de la actividad especulativa era la bolsa de Comercio, que fuera
descripta en una novela famosa por Jlu a .i Mahtci . Las maniobras financieras
se hicieron tentadoras. La etica comercial se diluía, y se aceptaba lorio género de
0 |K'racÍ0 llcsco m o respetables. Según L ic io Vicrrri Lo rrz, nielo del autor del himno,
'e n la casa de la ISolsa lodo es permitido, como cn la guerra' ("•>.

111 11 IVm m v .Ion-i lt.. Anjcntin .1 InlcrnM iunnl Tr.ulc tiiitle r Inconvenible /'.i/>rr Ploncy.
lfínn-1900. Harvard. 1920, 114.
11 12) Citado cn IUuuivsm . A-aormi I IIIH 0 -I9B 2. H lstari.r de I,is crisis argcnfin.is. Vn
s a c iifíc io im itil, buenos Aires. 1002. pág. 4(i. La novela de J w » M w rn se llama
significativam ente La üolsa
Por otra parte, el crédito bancarío se increm entó espectacularmente, se
multiplicó doce veces entre 1001 y 1889. siendo el que más se expandió el Raneo
Nacional, debido a la cantidad de emisiones que le fueron autorizadas. También
se ampliaron las actividades crediticias de los otros bancos provinciales, de las
instituciones privadas y. especialmente, el crédito hipotecario después de la
creación del (Janeo Hipotecario nacional ( " 5).
Con ello aum entaba también el consumo, com o señalaba Josr. A. T ekkv que
llegó a ser ministro de Hacienda entre 1093 y 1094, "en proporción al derroche
bancarío. El lujo y los gastos improductivos se habían multiplicado. Todavía se
descontaba el porvenir por millones de millones. Se había perdido la noción del
valor del dinero..." (‘ '*). El emisionismo excesivo y la especulación de lodo tipo se
asociaban a un consumo sunluario que agravaba las cosas.
Ciertos autores sostienen, sin embargo, que los bancos garantidos tuvieron un
efcclo estimulante, al menos en un primer tiempo, sobre las econom ías provincia­
les, y que frente a un presidente oriundo del interior del pais. como el cordobés
J i 'a k « CniAM. los intereses porteños incidieron para desestabilizar su gobierno,
incluso ante los prestamistas extranjeros l1*'). Pero puede argumentarse, [rorotro
lado, que el presidente dispuso la privatización de activos estatales, com o los
ferrocarriles Andino y Central norte, para obtener recursos propios, a fin de
mantener el elevado gasto público
En lodo caso, et crecim iento de la deuda pública externa entre 1885 y 1009
fue notable ( " ' I . En ese periodo, la deuda contraída por las provincias superó los
100 millones de pesos oro y la de los municipios los 20 millones de la misma
moneda. IV iuiams es el primero en hacer notar que no existen registros respecto de
la deuda de las empresas privadas —cuestión de la que directa o indirectamente
se hacia caigo el Estado— : sin embargo, un dato que parece corroborarse a través
de otros comentarios de contemporáneos a los hechos, es el que trae Q u -iiih o
lUvnv Según este autor, 'u n a fuente acreditada Ise trataría de Jost Mahia Rosa,
ministro de Haciendal calculó que la deuda privada con el exterior era, en 1090,
de 400 millones de pesos oro y los sen icios anuales de la misma demandaban 24
millones de pesos oro"

(113) C.Í. A. (1999).


(1141 Citado en ISk\;ioy >m . A. E. <I9Í12). pág. 47.
(115) Cf. Mmii, ürmwjo. "El sistem a bancario en vísperas de la crisis de 1090 Una
revisión crítica de su incidencia en la política económ ica de Ju árez Cetman. I IM I7-lUU'i". en
Cicios en la historia. la economía y la sot lcdad. TI 17. prim er sem estre de 1999.
( I lf>) K.m,« am . A. i 19981. pág. 107.
(117) Tomoum. Dct-mh. CJ desarropo económ ico de la República Argentina e/i los
últim os cincuentas años. Buenos Aires. 1920, pág. 134.
11 Ifll QinnFwi R**io>. A. 11950). págs, 73 y 74.
La causa determinante del descontrol monetario y financiero se originaba asi
cn el endeudamiento con el exterior. La deuda externa argentina, hacia 1891.
oslaba constituía |ior la deuda del Estado nacional (205 millones de pesos oro); la
de las provincias ( 153 millones de pesos oro), la de los municipios (26 millones
de pesos oro), diversas obligaciones estatales y garantías ferroviarias (05 millones
de pesos oro), y la deuda privada (400 millones de pesos oro); lo que daba una
deuda externa total de 879 millones de pesos oro ("*). Si le calculam os un interés
anual razonable de un 6 “ o. su monto se elevaría a cerca de 53 millones de pesos
oro. Si agiegamos el 1 % de amortización (habitual en este tipo de compromisos),
la salida de capilal |>or esc concepto llevaría la cantidad de divisas a exportara una
cifra aproximada a los 60 millones de pesos oro.
De acuerdo con los datos que aporta Kim , la inversión de capilal privado
británico alcanzaba en 18U0 unos (15 millones de libras esterlinas, que convertidas
cn pesos oro (utilizando el tipo de cam bio que estableció la Ley de Conversión de
1899) se acercaban a un monto de 429 millones ( ; ). t s difícil cn este caso hacer
un calculo aproximado de cuánto significaron las utilidades que esas empresas, y
las de otro origen, remitieron a sus casas matrices, pero debieron haber sido
cuantiosas. A esto hay que sum ar el 7 "/ó de garantía sobre el capital invertido en
ferrocarriles, que el gobierno se habia comprometido a pagar a las compañías
ferroviarias y que, aunque con algunos atrasos, terminaba haciendo.
Otros ítem, que no eran registrados y significaban una importante salida de
divisas, estaban constituidos por las remesas de inmigrantes y las divisas gastadas
cn el exterior |>or turistas aigcntinos que —según el cálculo aproximado hecho por
P cucokiii para 1890— se hallarían cn torno a los 10 millones de pesos oro.
finalm ente, hay que tener en cuenta el signo negativo del comercio exterior.
En 1890. el intercambio lotal fue de 242 millones de pesos oro. y el saldo dejó un
déficit de 41 millones de pesos oro. el noveno desfavorable cn forma consecutiva
del balance comercial.
E s U j s circunstancias hicieron que en abril de 1890 el premio del oro llegara al
209 " i. mientras que. a pesar del incremento del circulante, existía, según VViuivis.
una gran ¡liquidez. Las exportaciones no lograron expandirse cn la medida
suficiente para hacer frente a los servicios de la deuda y la crisis debía estallar
inevitablemente cn cuanto el flujo de préstamos del exterior se interrumpiera. Lslo
ocurrió cuando la desconfianza sobre la situación argentina empezó a cundir cn
el exterior y la casa Karing Biothers. agente del gobierno argentino, no pudo seguir
vendiendo en Londres los títulos argentinos, sino a costa de grandes pérdidas.
Recordemos que al mismo tiem|>o que se desarrollaba la crisis se produjo una
revolución política, acom pañada por enfrentamientos militares, que contribuye­
ron a tensar la situación económica.

(119) W iu ivu . J . II. (IU2Ü), según un Informe del ministro de Hacienda. Oku»
pág. 100.
( 1 20) Cf. Kim, F r m J . , Rritish Im vstm cnt inLatín American. Minncápolis. 1959.
Debido a ello, luego de intimar ¡il gobierno a que hiciera frenlc a sus
vencimientos para evitar que entrara cn liquidación, la casa Baring debió cerrar
provisoriamente sus puertas y lúe salvada, in CXtrem is, por cl gobierno británico.
En la Argentina, algunos de los principales bancos se declararon cn bancarrota y,
una vez fracasados los intentos pata ayudarlos, entraron cn liquidación, fin alm en­
te. se otorgó una moratoria general mientras que cl premio del oro llegaba a un pico
máximo del 364 % y la cotización de los títulos y acciones de los bancos y em presas
más importantes declinaban en forma csjicctacular: las del Banco nacional
cayeron más de un 90 % entre agosto de 1889 y jun io de 1891, las del Banco
Constructor llegaron prácticamente a careccr de valor y los Ijoiios gubernamenta­
les. así com o las acciones de las principales compañías ferroviarias, tuvieron un
descenso más moderado pero igualmente importante, con caídas que llegaron, en
algún caso, al 80 %
Cn su primer discurso presidencial, cn agosto de 1890. Carlos P cuccnsii. que
reemplazó en cl caigo al renunciante Mig u j -Jijahez C u ma', daba un panorama negro
de la situación: "Necesitamos — decía— de ocho a diez millones de pesos para
iwgar en Londres cl 15 del corriente mes, es decir, de aquí a nueve días, el servicio
de la deuda externa y la garantía de los ferrocarriles: en cl (Sanco Nacional no
tenemos nada, si no payamos, seremos insci iptos cn cl libro negro de las naciones
insolventes. jKeclamo de ustedes esa ayuda cn nombre de la patria!*. III honor de
la patria estaba ligado ahora al de un irresponsable endeudam iento externo ( '" ) .
Pero cl compromiso fue asumido y cl gobierno argentino inició Iratativas que
lo llevarían a un acuerdo con sus acreedores extranjeros, firmado en enero de
18 9 1. y negociado con un comité que los representaba, que había sido nombrado
por cl Banco de Inglaterra y encabezaba cl barón Koniscnii.n. Por este trato, la
Argentina quedaba dispensada de la necesidad de remitir fondos a Europa por tres
artos y se 1c conccdia una empréstito de consolidación garantizado por sus rentas
aduaneras. Además, por igual cantidad de años, las autoridades locales no podían
solicitar nuevos préstamos cn cl exterior. Poslcriom icnte. este acuerdo fue
abandonado y sustituido por cl llamado "Arreglo Komcro* por cl cual se alargaban
los plazos para el pago de la deuda, cuyos servicios com pletos volvieron a
abonarse normalmcnle a partir de 1897.
Sin embargo, desde 1891 la balanza comercial comenzó a hacerse positiva,
cn parte debido a la fuerte disminución de las importaciones, pero también gracias
al aumento de las exportaciones. Las inversiones de los años anteriores estaban

(1 2 1>Wuuxns, Jotin II.. "La crisis y cl naneo Baring. 1UÍK) 1891*. en ftctis la de Ciencias
Económicas, noviembre de 1921, pág. 122.
1122 1 Citado en Bailstiu. J. *1934} Qué pensaría de e-se h o n o r tic la pa tria .lt>>r r>t 5xn
M w iii. cu.meto, sin los barcos necesarios para emprender su expedición libertadora al l'erü,
d ecia :“ f'-l que no tiene más con su madre se acuesta", y agregaba: "Yo marcharé aunque me
lleve el diablo", rilad o en Pxmx.au, PxtiuriA. 5a/i Martin. l a fuerza de la m isión y la soledad de
la gloria. Rueños Aires. 1999. pag. 2fiO
dando ya sus frutos, produciendo una rápida expansión de la producción
agropecuaria. También se creó el liarle o de la nación Argentina, organizado sobre
la base del liquidado Banco Nacional, que, a partir de allí, aunque en condiciones
m ás rigurosas, jugaría un rol central en el financlamiento del gobierno y de las
actividades económ icas y comerciales.
Cuando en 1095 se reanudó la rorriente de préstamos, la situación de la
balan/a de pagos difería radicalmente de la del periodo lili! 1-1090. Ahora, según
IVii liams. el balance de préstamos, debido a la fuerte carga de la deuda externa,
resultaba negativo, mientras que el saldo de la balanza comercial tenia un signo
crecientem ente positivo y compensaba por demás el desnivel financiero. El
resultado de ello fue que. salvo en 1897. en los demás anos, hasta principios del
siglo XX. la balanza de pagos experimentó una notable mejoría. Aunque la
ausencia de algunos registros estadísticos pueden alterar estos resultados en un
sentido menos favorable ('*').
Cabe notar que el incremento de las exportaciones no se debió al aumento de
sus precios, que se encontraban en baja, sino al del volumen exportado debido a
la mayor demanda internacional. De todos modos, el mejoramiento del comercio
exterior provocó, desde 1895. una declinación del premio del oro sin que
disminuyera la cantidad de papel moneda en circulación. Se inició asi un proceso
de apreciación del peso que sólo seria frenado por la l.ey de Conversión de 1899.
En el cuadro siguiente puede apreciarse la evolución de la balanza de pagos
entre 1001 y 1900. y sus relaciones con los movimientos de la circulación
monetaria y del premio del oro.

P ré sta ­ S e r v .d e B c e .d e B a la n z a B aü ru ad e C ir c u í, P r im a d e l
Exp. tm p .
Ano m os la d e u d a C4 PÍ1. com erc. pagos m o n e t. o ro 1 8 8 4
3 4
t 2 1 - 2 3 - 4 S a le s (m ifl, rrvSn| par

1631 57.9 55.7


_
14.1 12.0 21 2,0 4.3 va
I8 S 2 25.3 15.7 9.6 60.4 61.2 -0 . 8 8.7 s .d —

1833 47.4 19.5 27.9 60.2 83.4 -2 0 . 2 7.8 vd _


ie 84 39.7 27.6 12.1 6 3 2 94.0 -2 6 . 0 •1 3 . 9 62 100
1 BE 5 33.7 22.6 15.5 83.9 92.2 -8 , 3 6,1 75 137

1536 67.6 26.8 43.8 69,8 95.4 •2 5 , 6 152 89 139


1887 153.4 37.3 116.1 64.4 117.3 •329 83.2 94 135
ie s s 240 8 49.5 198.3 100.1 128.4 -2 8 . 3 170,0 130 148
165) 153,6 59.8 93.8 90.1 164.6 74.4
■ 19.4 164 191
1850 45.3 60.2 • 14.9 100,8 142.2 -4 1 , 4 •563 245 251
1891 8 2 32.5 ■ 233 103.2 67 2 36.0 12.7 161 387
1892 — 15.9 •15. 9 113.4 91.5 21,9 6.0 282 332
1653 — 20,1 •2 0 . 1 94.1 96.2 •2.1 22.2 307 324

112 3 » W h.ua.M
-s, J . t i. ( 1 9 2 1 í, p á g s . 1 5 2 y 1 5 5 .
1394 _ 20.1 ■30.6 101.7 928 8.9 21.7 299 357
'895 172 30,6 •21.0 120.1 951 25.0 4.0 295 344
1396 37.1 33.2 ■2.7 116,8 1122 4.6 1.9 295 296
1897 33.3 44.0 •5.7 101.2 933 2.9 -2.8 293 291
1S93 46.0 50.5 •4.5 133.8 1074 26.4 21,9 292 253
1339 25.0 54.7 •29.7 164.9 1169 65.0 38,3 291 225
1S00 27.5 53.5 -31.0 154,6 1135 41,1 9.0 235 231

Elatoraoon prcpo.
Nou: Li coÁnru ¿c b iin í 3 ao pagos re!jye. en «l colculod e iu w í. ereoíos rus dc£ tas. Los créditos ugr-.ican
f.'o;:iTcs f « etpzr.iz>zrcs. les Occ-:s. pagos per tos sevetos do la Scjís tass mportasenes L i balanza tío
rogos. t<ilempos cor*jüej no Sebe Car si-ios rx-jitvos r pcvtvcs. perocn c cifcüode Wuuuis no rcluye «ros
Sero. coro as remesas Ce los rrr ¡yantes tos gistos fie ¡unSas y cfcss, p w rc í speoer Se datos sufocntes.
Fuente: WmwS. Jswi H . Arpertn» In’ernjíorj/ ¡,-ndcr Ir.&totKtk' PjporMoney, 1893-(900 Harvard. 1920

Cuadro 1,27. Balanza da pagos, circulación monetaria y prima del oro 1881-1900
(en millones de pesos).

La apreciación del peso papel originaba una transferencia de ingresos a favor


de los que recibían ingresos fijos cn papel moneda y en contra ele los productores
y comerciantes ligados a la exportación, que tenían sus costos cn papel y vendían
sus productos cn oro. quienes, por esa razón, comenzaron a desarrollar una
campana para delener la valorización del peso, lu cien d o valer su considerable
influencia política y económica, asegurando asi su convertibilidad respecto del
oro. Atendiendo a esos reclamos, cn agosto de 1099 el Poder Ejecutivo envió al
Congreso un proyecto de conversión de la moneda, que se transformó cn ley luego
de agitados debates parlamentarios ('•'*). I’or esta ley se creaba la Caja de
Conversión, que tenia por función convertir el papel moneda en oro al cam bio de
2,2727 pesos moneda nacional por peso oro. o sea 0.44 de oro sellado [>or peso
papel. Para servir de garantía a la conversión del papel moneda se formaría una
reserva metálica llamada "fondo de conversión*, integrada por recursos públicos
de diferente origen.

1,12,4. El endeudam iento externo, los ciclo s y las crisis:


un análisis historiográílco

La escascz de estadísticas del sector externo argentino hasta la Primera Querrá


Mundial, la dificultad de construir series confiables que permitan ver su evolución
y la ausencia total de balances de pagos en la Argentina anterior a la ¿p o ca del

(1241 PmtrtKM, Jo ir. "La Ley de Conversión Monetaria de 1099 en el m arco de la


formación de la Argentina moderna*, cn D esarrollo económ ica, IT 82. Jullo-sctieriibrc de
1901. p.vyi. 23H )• sifltes,
conflicto bélico no deben oscurecer un factor, el endeudamiento externo, que ha
de ser clave para explicar la evolución de la economía argentina en las últimas
décadas del siglo X IX y comienzos del siglo XX
A lo largo de la historiografía argentina, el lem a de las condiciones y
características de la economía agroexportadora y de su inserción Internacional ha
concitado la atención de numerosos especialistas. Las corrientes interpretativas
sobre los desequilibrios del sector externo y los mecanismos de ajuste se. ven
plasmadas en los trabajos de algunos autores que. com o es el caso de W iu m m s ,
PiejHscny Ford, visualizan la problemática desde distintas perspectivas basados, sin
embargo, en una visión común que se ha definido como 'estructuralisla o de la
balanza de pagos' ( ,M). Kobkrto C oktts C omdc tiene un enfoque distinto, que
podemos denom inar 'm onctarista*.
J cuim H. WiuiAMs. en la publicación de su tesis doctoral sostenida en la
Universidad de Harvard, centró toda su atención en lo que le pareció el factor
fundamental para explicar los desequilibrios de la economía argentina hacía Tines
del siglo XIX: el estado del balance de pagos. La corroboración empírica de su
teoría fue realizada a partir de la reconstrucción, con los escasos datos con los que
contaba, de la situación de las cuentas externas en aquellos años ( ,I7).
VVimjams observa que sí los déficit comerciales eran demasiado amplios, com o
ocurrió en los arios 'BO, y no llegaban flujos de capital externo, la cuenta com ente
del balance de pagos tenia saldos fuertemente negativos. Esto sucedía cuando la
desconfianza externa o alguna crisis mundial interrumpía ese flujo de capitales:
entonces los servicios de la deuda sumados al drenaje de oro que traían los déficit
comerciales, producían alteraciones adversas originando la depreciación de la
m oneda y las recurrentes crisis externas. Afirma también que el exceso de
emisiones constituía una respuesta a la depreciación previa de la m oneda a raíz
del aum ento de las obligaciones extemas fijadas en oro. descartando así un papel
determinante del factor monetario como causal de esas crisis.
K a u . Pk w .is cii <im), por su parte, estudió las vinculaciones entre los flujos de
capital externo y el nivel «le las exportaciones con la actividad interna y el volumen
del medio circulante, desarrollando una "concepción analítica" de los ciclos
económ icos (m ).

I l25)Cf. Tikrc. Emiijce. La Inserción de la Argentina en la econom ía m undial, ¡Sumos Altes.


2000.
(126) Tmrunciu. M. (1997), pág. 50. La autora señala, sin embargo, que Wuliams
correspondería mas bien ;i una concepción neoclásica (basada en el análisis de los precios)
y Fon» a una kcyncslana-cstruclurallsta. Cf. también. Twrc, E. (1999).
(127) Cf. Wiuum, J. (1920).
(120) Cf. Pkeriscm, K . Obras ... lotno I (1991).
( 129) f'rje-.VHMV Lorr-í. M.vtltí. ’CI ciclo económico argentino: estudios de Raúl Frebiscti",
en C.icios en la historia, la economía y la sociedad. fT 10. primer semestre de 1996. pág. 21.
A Iravcs de su critica al trabajo de Moanrmo Prurito, La m oneda, c l cré d ito y lo s
tanteos cn la A rgentina. desarrollada cn varios artículos publicados por la He.vista
de C ien cias Económ icas a comienzos de los años '20. y haciendo uso tic las
estadísticas de Wiiuams que constituían. |>or entonces, los primeros intentos
empíricos para abordar cl tema. Pnrriscrt señala la existencia de factores cíclicos
originados en el sector externo y analiza sus repercusiones sobre la economía
argentina.
Desde IB 2 4 (especialmente destic cl primer empréstito Uaring tomado ese
año) se venían produciendo cn el pais sucesivas crisis, fácilmente vcriflcables. de
cuyos estallidos se tenían referencias cn los documentos del periodo. Pero, la
peculiaridad del análisis de Pntn:scn radica en cl énfasis que pone cn cl estudio de
los factores de ((estación de las crisis cn los momentos de expansión, y cn su
distinción de los ciclos económicos argentinos con respecto a los mundiales. I.os
[>eriodos previos a la crisis —dice P ku küm — se caracterizan por una excesiva
confianza y prosperidad, por una gran expansión del crédito, del consumo, tic las
transacciones y de la especulación inmobiliaria y financiera, relacionadas con la
llegada de las corrientes de capital externo.
Se agregaba a ello la toma de considerables empréstitos por parte del listado
nacional, lo cual derivaba en la liberalidad con que los bancos oficíales recurrían
al descuento y redescuento y producían una euforia económ ica, que Pkihisch
considera ficticia porque no se hallaba en relación con la econom ía real.
Además, observando la evolución de las fluctuaciones de estos capitales,
Putmscri constata que cl momento cn que se retiraban bruscamente de la plaza
argentina coincidía con un alza de la tasa de interés cn cl lianco de Inglaterra,
originada por los cam bios cíclicos cn cl centro hegemónico de la economía
mundial o cn los mercados internacionales, hecho que precipitaba a la Argentina
cn la fase más profunda de sus crisis (‘*“ 1.
Según P k:jiiscm . cl ciclo cumplía, a grandes rasgos, la siguiente secuencia: la
gran afluencia de capital externo, cn calidad de empréstitos públicos y de
colocaciones privadas, acrecentaba las reservas bancarias; cl clima de bonanza
favorecía el endeudamiento privado y la renovación de los plazos de las colocacio­
nes financieras; incrementándose, a su vez, el volumen de las importaciones
gracias al mayor consumo incentivado (>or la liberalidad del crédito. Pcio la
prosperidad tenía un límite y éste eslaba marcado por la ampliación de los déficit
comerciales argentinos y por la elevación de las tasas de interés cn las plazas
europeas.
Todas estas perturbaciones lo cualquiera de ellas) Interrumpían la afluencia de
capitales, mientras se imponía la necesidad de pagar cn oro el aum ento de las
importaciones y los servicios financieros, que habian crecido durante, cl período

(1301 rntBix M R.. Obras.... tomo I (1 9 9 1 1, pie de página IV 65 en p jg . 126.


de prosperidad previo. Ante la inevitable exportación de oio descendían las
reservas bancadas y sobrevenía, entonces, el colapso, como resultado de una
expansión no necesariamente vinculada al crecimiento real de la economía.
l-as perturbaciones eran, cn definitiva, de origen externo y se reflejaban cn el
balance de pagos que experimentaba continuos desequilibrios. Cn el proceso
intervenían, por un lado, factores ob jetivos como los movimientos internacionales
de capital y. |xn otio. factores subjetivos, com o la confianza o la desconfianza
sobre la evolución de las variables económicas y monetarias.
Anos después, Phik:scii desarrolló una distinción entre equilibrio interno y
externo, y entendió que habia una diferencia radical entre los ciclos que producían
las crisis en Europa y los que determinaban las crisis argentinas. De alguna manera,
estaba anticipando la distinción ccntro pciiferia. que desarrollaría cn la CEPAL.
row>. por su parte, analiza el comportamiento del patrón oro y su capacidad
para m antener la convertibilidad monetaria tanto cn el caso inglés, como pais
hegcm ónico del periodo, como cn el argentino, en su carácter de importante
economía periférica, entre los años 1000 y 1914 ( " ). Trabaja sobre la hipótesis
de que el patrón oro no tenia la capacidad de mantener la convertibilidad de la
moneda si se producían desequilibrios en las transacciones externas cn un marco
de modificación de la estructura de precios. Tanto cn Oran liretaña com o cn la
Argentina, tomados com o modelos, la convertibilidad dependía de las condiciones
|K)lílicas, económ icas y sociales.
Com o los autores anteriores, fonn piensa que los desequilibrios del sector
externo argentino del periodo se debieron, fundamentalmente, a factores exter­
nos, y no a causas monetarias, y centra su atención cn el hecho de que el tipo de
cam bio resultaba determinado por el estado del balance de pagos: aunque no
descarta la incidencia de las (Kiliticas macroeconóinicas. y en especial, la relación
entre circulación monetaria y tipo de cambio.
En su análisis, los desequilibrios del balance de pagos hacían fracasar la
convertibilidad, porque al crecimiento de préstamos externos le sucedía el
aum ento de las importaciones y la depreciación de la moneda, mientras que.
cuando en la fase siguiente se restringían los movimientos de capital externo, los
serv icios de la deuda debían pagarse cn oro.
Lo más importante para Coh ». sin embargo, es que la interrupción cn los
préstamos externos se producía cn momentos cn que todavía no se habían
recogido los frutos de las inversiones productivas y el valor de las expoliaciones
no habia crecido lo suficiente com o para compensar las importaciones y los
servicios de la deuda. Ese nivel de endeudamiento atemorizaba a los acreedores

(131) IVwn, A. <I‘H>6 >; t on:). A. (Ií>77) y Fcmn. A iri, "Com ercio exterior e inversiones
extranjeras. IB f ln t !) 14". cn rriawn. Gummi» y O vn i. E/r-uun. icon ip .l. La A rgentina <ielt10.il
Centenario. liuenos Aires. I9H5. págs. 497-512.
externos y frenaba las corricnlcs <lc capital. La imprudente |>ol¡t¡camacroe<:onóm¡ca
de los años '80 facilitó una expansión desmedida del crédito antes de que
maduraran las inversiones cn cl seclor agroex|>ortador. que no fue sufícicnlc para
cubrir los necesarios pagos externos. I.os términos del intercambio, por la caída
de los precios internacionales de las materias primas agrícolas, se sumaron para
hacer inevitable la crisis.
La originalidad del enfogue de Fohi> estriba cn guc consideraba a las exporta­
ciones como una variable exógena. cn función de la dem anda externa, concentra­
das en |iocos productos primarios y cn mercados con precios internacionales
únicos. Las importaciones, por su parte, dependían de un aum ento de los ingresos
y éstos del de las exportaciones, que eran "función directa del nivel de actividad
curo|)ca'. Por ello, los mecanismos del patrón oro 'a través de los precios" fallaban
en la Argentina <l51l.
La convertibilidad se pudo mantener a partir del momento cn que las
exportaciones dejaron un excedente tal. que permitiera cubrir las ¡m|>orlacioncs
y los servicios de la deuda. A su ve? —sostiene Fono— . en el |ieriodo de mayor
crecimiento de las exportaciones, las presiones de los exportadores y de los
terratenientes influyeron .sobre l.i autoridad económ ica para mantener o abando­
nar la convertibilidad y evitar, de esta manera, una valorización de la m oneda que
perjudicara sus intereses.
Aun cuando en ciertos aspectos no se aleja tanto de lo que plantean W iu iams
y P rerscm, Pokd concluye, más enfáticamente, que la crisis de 1890 fue esencial­
mente una "crisis de desarrollo". Pto advierte, sin embargo, que las crisis del seclor
externo en la Argcnlina son seculares y continuaron desde entonces afectando la
economía del pais. aunque de su análisis puede inferirse que no todas las crisis
responden, desde un punió de vista productivo, a las mismas causas ni llenen las
mismas consecuencias.
Cn un trabajo más reciente. KoBCKioCorursCo-iiir. sostiene una lesís distinta de
la de los otros tres autores, al señalar que las recurrentes crisis del período
agroexportador fueron originadas por problemas monetarios, v no <orno resultado
de los desequilibrios del balance de pagos C " l.
Comí s Cosnr aplica a la cpoca cl modelo de "expectativas racionales", según
cl cual. |>or cl aumento del crédito y la oled a monetaria, cl público compraba oro
ante las ex|>eclativas de devaluación de la moneda, producto de la mayor oferta
monetaria, lo cual conducía al agotamiento de las reservas y a la depreciación del
|>eso (” *).

< I32)T tm :» h w . M. (1907). págs 55-57.


1133i Cl. Contts Com*. K.. ( 19U9).
(1341 Cunes C.vmk. K. 11989». p jg . 217.
Esto es loque provocó el fracasodel patrón oro para mantener la convertibilidad
en I8 7 6 .c n 1885 y en 1890; aunque desde 1885 el régimen fue de flotación sucia.
Es decir que. con el exceso de emisión monetaria que caracterizó la segunda mitad
de esa década del '80 se perdieron, por un lado, reservas como en el sistema de
tipo de cam bio fijo y. por otro, se produjo una depreciación de la moneda, como
en el sistema de cam bio flexible.
El problema se presentaba en esos años porque la oferta monetaria creció más
que el producto. Evitando el deterioro de sus ingresos el gobierno intervenía
vendiendo oro en el mercado de cam bios para que no se depreciara la moneda.
Esto, en vez de fortalecer el |ieso, impulsó al público a comprar activos externos
mediante la utilización del crédito bancarío. Los servicios de la deuda no habrían
afectado mayormente el balance de pagos, sino que la verdadera causa de los
profundos desequilibrios que se produjeron fue esa fuga de de[>ós¡tos. al agotar
las reservas y depreciar la moneda
Cierto es. de lodos modos, que el Estado jugó un rol activo en esta etapa del
modelo agroexportador. A pesar de lo que señalaba R o c a en 1880 en el sentido de
que "el com ercio sabe mejor que el gobierno lo que a él le conviene; la verdadera
política consiste, pues, en dejarle la más amplia libertad", o de las palabras de
Juaku C iiíh i. en su discurso inaugural al abrir las sesiones del Congreso, en mayo
de 1887, en el que decía que el Estado debía jugar un rol subsidiario en la
"construcción y explotación de las obras públicas", porque era "el peor de los
administradores", el desem peño argentino en esos años "es explicable también
— según Lascam.*— en virtud de los gigantescos déficit ordenados a ensanchar la
inversión", loque favoreció el crecim iento económico. La deuda pública total pasó
de 94,57 millones de pesos en 1882 a 544.72 millones en 1913 y, entre 1884 y
1913. el déficit fiscal alcanzó picos del 12.6 % del f’tSI en 1889, el 15.2 % en 1891.
el 9,5 % en 1896, el 13,8 en 1898. el 8 .1 % en 1905. el 6.6 % en 1908 y el
8.9 % en 1914 l l>a). Salvo en 1908. desde 1900 a 1914 hubo en todos los años
un déficit fiscal de magnitud variable, con cifras significativas en 1905. 1910, 191 I
y 1914.

(135) Cf. O witi-s Cnnoc. K. (I9B9).


( 13<il Cf. Cihiibut, O.; Galui. L. y CVCo-^tu. A. (1965); Rvtmwi, M. (199ÍJ); 15AC 119fi2);
Labiado, N w r jo Rvk». Crisis de /a política económ ica argentina. Rueños Aires. 1973, plg,
79; Rtow-sw, a. (I99fl>, pág. 173; Vtoaíuoic». MmuítAtoe y Wnooiwn, C-Afiov Argentina en el
siglo XX: Crónica de un crecim iento anunciado. I',iris. 1997, pág. 222.
Anos Recital Racionales Gasto total Superávit o déficit Déficit/gasto
1900 150.4 159,5 •9.1 5.69
1901 151.1 162.6 -11.5 7.60
1902 155.3 203,2 -47.8 23,54
!3C3 171,4 162,9 -11.5 6,26
1SCJ 183.7 195,0 •6.2 3,19
1905 205.4 322.1 •116.7 36.22
1906 228,9 270,3 -41,4 15,31
1937 243.8 253,2 •9,4 3.70
1906 254.2 252.4 ♦1.8 —
1909 275.2 392,3 -117,1 29.85
1910 302.5 411.2 -106,8 26.44
1911 310.5 4166 -106,1 25,46
1912 336.4 4042 -67,8 16.77
1913 349.3 403,4 -54.1 13,41
19U 250,1 419,6 -169.6 40,40

Fuente Cortadura G c«ril de la N.icon

Cuadro 1.28. Presupuestos federales de la República A rgentina. 1900-1914


(en m illones de pesos moneda nacional).

Por otro lado, los recursos fiscales provenían en su mayor paite de los
derechos aduaneros sobre las importaciones, y estas dependían, a su vez. de las
exportaciones y del endeudamiento externo. Esc crecimiento estaba sustentado,
enlonces. en diversas formas de endeudamiento, sobre todo externo.
Los mecanismos del proceso que describimos, analizados muy sintéticamente,
venían funcionando desde los arlos '20 (recordemos el famoso empréstito Baring
de 1824. primer modelo cn este sentido), pero alcanzaron otra magnitud a partir
de década de i 870. cuando las corrientes de capital externo comenzaron a afluir
cn cantidades importantes y el sistema bancario y financiero adquirió mayor
envergadura C57).
Cn síntesis, la Argentina que caracterizaba al modelo agroexportador era una
economía abierta hacia el exterior, en donde el Estado tenia un papel importante,
pero basada cn mecanismos de endeudamiento externo que estimulaban proce­
sos de expansión y traían graves consecuencias en los periodos depresivos; ciclos
que se hallaban condicionados, además, por el comportam ienlo de los ceñiros de

11371 Sobre el empréstito Bañng de IB24 véase Fcieu, II. (1974); 5c ai*.['k:-.i Oku/. Rali.
ro litica británica cn e l liio ríe la ríala. Buenos Aires. 1957. El empréstito Barlng fue c itado
por varios autores como uno de los primeros hechos de corrupc iún en la Argentina, a lo que
se agregaba que sus fondos no se destinaron a los fines para los cuales hablan sidn
solicitados ien lugar de inversiones de Infraestructura, se utilizaron para financiar la guerra
con el Brasil).
poder económ icos mundiales. Mientras tanto, se consolidaban y se derribaban
fortunas y se iba conformando un sector económ ico y financiero dominante
vinculado al capital extranjero, a la producción agropecuaria y al comercio de
exportación e importación, con raíces cn procesos anteriores al mismo modelo.
La escasez de dalos, los errores en los registros y sobre todo los primitivos
métodos de calculo hacen pensar que nunca se podrá saber cuál fue la magnitud
real del endeudamiento externo argentino y la cantidad de divisas que cl país debía
exportar cada ano. f'ero, de lo que no cabe duda — aun cuando no se pueda medir
la profundidad real del signo negativo cn los balances de pagos— es de que las
cuentas de capital dependieron de la continuidad de las corrientes de capital
externo y de que la moneda, cuyo respaldo crecía con la entrada de oro y se diluía
con la fuga de él, sufría en esas continuas fluctuaciones, que poco tenían que ver
con el crecim iento o no de la economía, sentando las bases de una inestabilidad
económ ica y financiera que se hizo crónica.

1 .1 2 .5 . La Caja de C onversión y la crisis de 1913

Los primeros anos del nuevo siglo se vieron marcados por una fuerte recesión
económ ica, y esto influyó sobre la Caja de Conversión que no tuvo saldo alguno
cn sus arcas. Recién a partir de 1903, cuando se produjo la combinación de
grandes cosechas y precios internacionales favorables y se reanudó la corriente de
préstamos, cl balance de pagos comenzó a arrojar fuertes superávit. El oro afluyó
a la Caja al tipo fijado por la ley y el sistema em|>ezó a funcionar de acuerdo con
cl propósilo de sus inspiradores. Las importaciones netas de oro. resultado de los
balances de pagos superavitarios. determinaron una expansión monetaria que
acom pañó cl crecim iento de la economía Com o la emisión fue, entre 1900
y 1914, inferior a las posibilidades que brindaba cl ingreso neto de oro. el encaje
metálico aum entó cn esos años en forma constante.
Las estadísticas siguientes nos muestran la relación entre las importaciones y
exportaciones de oro, las existencias cn la Caja de Conversión y la emisión de
billetes entre 1900 y 1914.

1 131!I O lw w Jiw nz, H. (I95B). pág. 62.


Importa­ EiporSl- Imperti­ Existencias Emisión
Emisión de En sión real
ciones t* CiOMJ di eran de en la C j;i Garantía Hieles potencia!
Año oro oro oronda de respecto
legal (%)
Conversan
Millones di pesos ero íM 'dedic. Uñones depeses papel potencial
1900 10,2 3,5 6.7 _ _ 295 310 95
1901 2.4 2.3 0,1 — — 295 310 95
19C2 e.9 3,1 5.8 — — 236 317 93
19M 25.7 a 24.5 38.2 23.5 360 379 100
1KH 24,9 1.6 23,3 50,3 28.1 408 423 36
1905 32.5 0.9 31.7 90.1 41.1 498 480 104
190á 13.2 1.6 166 102.7 44.3 527 506 104
1307 23.6 3,1 20,4 105.1 44,9 532 545 98
19C3 23,7 0.1 2S.6 126,7 495 581 598 97
1309 66,9 U 65.7 172.5 37.2 655 740 92
1910 37.0 1.7 35.3 166,0 63.6 716 817 88
1911 12.8 3.0 9.3 189,0 03,9 723 638 67
1912 36.1 0.1 36.0 2229 71.9 eco 920 87
1913 47,9 44,4 3.6 2332 72.7 623 938 88
1914 18,0 31.3 •13.3 224,4 633 603 966 83

E!abora:&i piejo
Fuentes Fono, K s c G. Ei pjj-cn cío 1SS0-19I4. Inglalen y Argentina. Baenos Aire*. 1966 Ccmtá Gocgrár.ca
Arjonlro |1942).

Cuadro 1,29. Im portaciones y exportaciones de oro. existencias en la Cojo de Conversión y


em isión de billetes (1900-1914) (en m illones de pesos oro).

Debe notarse que en la Caja <1e Conversión no hubo reservas prácticamente


desde su apertura hasta 1903. pues se habían interrumpido los flujos de capital
extranjero mientras que lo que entraba por los superávit comerciales no alcanzaba
para pagar los servicios de la deuda externa, por lo cual el gobierno tuvo que
recurrir a las pocas existencias de oro que quedaban.
Las razones por las que no llegaba capital externo fueron variadas: la guerra
de las bócrs en SudAfrica y la rebelión de los bóxer en China, dos acontecimientos
lejanos influían haciendo que las tasas de interés subieran en Europa. También
tuvo que v e rla inminencia de la querrá con Chile y cierta es pe.culación con oro que
los brasileños realizaron en la plaza londinense^-'*1'’).
Según Viwm S aihka. (Mira 1903 las circunstancias externas, sin embargo,
cambiaron y el oro comenzó de nuevo a entrar "a torrentes al pais", com o parecen
confirman los datos estadísticos del cuadro 1.29 (|v‘). listo no impidió que, pese
al nuevo ciclo ascendente, se produjeran dificultades en algunos sectores econó-

i ! 3 8 b i s ) C f. TiHitr. r . i : i r t ( 2 0 0 0 ) . p á g . 1 60 ,
< 13 9 1 C f. S .M rM . Vim.il. C u l u n q c C o n t r o l a n d tltc A r g c n l i n c M a r k e t . n u e v a Y o r h . I*> 40 .
m icos que provocaron quiebras y conflictos sociales. Algunos. como el banquero
E ricsto Toknoi isr. señalan que el oro recién llegó a los bancos unos años más tarde,
situando el nuevo ciclo de auge hacia 1907 ( IM).
En todo caso, a partir de 1904/5 se verifica un aumento continuo del medio
circulante. La entrada de oro por superávit comerciales y por las corrientes de
capital externo condujo a una emisión mayor, contribuyendo a la expansión de los
negocios, pero también al incremento de las actividades especulativas.
i :i nuevo periodo de prosperidad económica, el más prolongado del modelo
agroexportador. locó a su fin. no obstante, hacia 1913. En mayo de dicho año
comenzó a dejarse sentir un proceso recesivo, que fue adquiriendo mayores
proporciones según transcurrían los meses. Durante 1913. los activos de entida­
des cn quiebra se elevaron a una cifra igual al doble de la correspondiente a 1912
y el triple de la que tuvo cn 1911 ( m t.
Ocurrió que, desde 1910. el aum ento del oro fue producto en lo fundamental
de las corrientes de capital externo, pero no del monto de los excedentes del
comercio, pues adem ás de verificarse malas cosechas, que redujeron la produc­
ción de cereales, descendieron también lew precios internacionales. Eslo produ jo,
incluso, cn 1911, un déficit significativo en la balanza comercial t1*-). Por otra
parte, la gran especulación cn bienes raíces que se habia iniciado varios años atrás
y se habia acentuado con motivo del crecimiento de los centros urbanos, encontró
su techo. Algunos terrenos habían alcanzado ya precios irreales y comenzarían a
bajar abruptamente. Aun antes del comienzo de la Primera Guerra Mundial, los
indicadores de la actividad económ ica venían cayendo.
Considerando el período 1911-1912 se verifica un pequeño superávit cn el
comercio, que resultaba insuficiente frente a los pagos exigidos por la deuda
— dice Q um kko Ramos— y fue el capital externo el que permitió controlar la situación
dando un signo positivo a las cuentas de la balanza de pagos. Sin embargo, las
entradas de capital se redujeron radicalmente hacia 1913, mientras subían las
exigencias por los servicios de la deuda. Asi. las exportaciones, sum adas a la
entrada de capitales, resultaron insuficientes frente a las importaciones y los
renglones invisibles, invirtiendo el signo del sector externo ('*').
El cuadro 1,30, que muestra la balanza de pagos en esos años, fue elaborado
por Ka l i P kcbiscm, y permite apreciar con m ás detalle la situación descripta. Tanto
Pkumsui com o Q uktuko Hamos coinciden en que si no comenzó la recesión en el
verano de 1912. fue porque el capilal externo siguió afluyendo al pais. pero ya a
fines de ese año, cuando los flujos de capital se cortaron, y los que habían llegado
por el corto plazo abandonaron la plaza, la crisis estalló produciendo quiebras cn

1140) Cf. Towiotisr. E. (19201.


(141) Qi fnrjio R a m o ». A. (1950). pág. 134.
(142) Memoria Anual tic la liolxade Comercio de Buenos Aires. 1914. correspondiente
■il ejercicio del año 1913.- Anuario ¡Je la Sociedad Ktir.il An¡enUna. 1914.
(143) Q.ttmrxo IHto>. A. (19501. pAgs. 191 y 192.
cadena y. en 1914. cl gobierno decidió suspender la convertibilidad, aunque
todavía las reservas no se habían agotado.
Existe una tendencia cn la historiografía a atribuir las causas de la crisis al
comienzo de la guerra y, en cambio, lo que se observa es que existieron distintas
instancias: una |>or la caída del sector rural, que ya no se recuperó hasta 1917. y
otra por cl despilfarro, la especulación y el gasto desmedido.*típicos de la fase
expansiva del ciclo.

Años fiscales 1911-1912 1913-1914


Créditos
Expc^KicrrfS «8.1 404.3
Err.ptís!tes gubemaner.üles «.5 46,2
Emprestas privaács — 34.3
Cédulas de ero vendas en ti crien; r 362 235
livctsones tocias 156.9 10.0
Vcelaneas — 18.5
Tclal decidios 719,7 536,8
Débilos
Irrpcrtaciones 428,9 332.1
Remesas de mntijrar.les y gastes de !_r:s'-ls en al etlenst 87.0 —
Paj:s poi ranee;!:» dotieoías 167,6 177.3
Tclal de dcb.as 653.5 569.4
Balance: sa'-do«cM cn ero ♦36.2 -32.6

Fuente P u n e o » ,s e t re n je s n o (re d o c irc u ía n le * .e n R í.s u deOencjsEccnomcas.|uniode


1921, páj 297.

Cuadro 1,30. La balanza de pagos y la crisis de 1913 (en m illones de pesos oro).

La Primera Querrá Mundial aceleró, sin duda, los tiempos al provocar cn un


principio la huida rápida del capital, pero la crisis estaba ya instalada y no dependió
exclusivamente del estallido del conflicto. Por otro lado, los cam bios positivos cn
el com ercio internacional que se operaron durante la guerra —especialm ente por
la súbita ampliación de las relaciones financieras y comerciales con los Estados
Unidos (que permitieron repatriar parte de la deuda externa) y por cl crecimiento
de la industria para sustituir importaciones— trajeron un efecto tic bonanza que
hizo olvidar la crisis y relacionarla solamente con los comienzos del conflicto
bélico e****).
En síntesis, cl sistema monetario y financiero presentó, cn la mayor parte del
periodo 1880-1914, com o señala Poro. la "falta de un orden deliberado y de un
control central*, y cl éxito circunstancial de medidas que procuraron regular la
emisión monetaria y cl tipo de cambio, a través de sistemas de convertibilidad de
la moneda en oro, se debieron más que nada a la succsión de saldos favorables

(143bísl Cf. Trtmr.. O ittr (20001. p.i'ls 1fifi y IG7.


cn el com ercio exterior y a la entrada de capitales (“ *). Cuando el sector externo
ingresó cn una etapa de dificultades, el oro salió de la Caja de Conversión (o de
las arcas del Tesoro» y se decretóla inconvertibilidad, com o ocurrió cn 187(5. 1885
y 19 14. Era. como muestra su agitada historia, una medida que dependía de la fase
expansiva de los ciclos económ icos y financieros, y del resultado positivo de las
cuentas externas.

1 .13. EL CRECIMIENTO ECONOMICO Y LA ESTRUCTURA


DEL PRODUCTO BRUTO INTERNO

fio existen estadísticas oficiales sobre el crecimiento y la estructura de la


economía argentina antes de 1900. aunque algunos autores, como Unís, señalan
que "pocos [>aises pueden igualar la experiencia argentina desde 1870 hasta las
vísperas de la Primera Guerra Mundial cn cuanto a las altas tasas de crecimiento
sostenidas durante un periodo relativamente largo ('*'). Día/ Aiijaihko y C o k t c s
C o io t : han realizado cálculos al respecto. Utilizando diversos indicadores económi­
cos. el primero de ellos estima que el PBI creció a una tasa anual media de por lo
menos c! 5 u,b cn los 50 arios anteriores a la Primera Guerra Mundial, mientras que
la población aum entó a una tasa anual del 5.4 '/a f * 6>.

Promedios anuaSes Tasas Ce crecimiento anual


Indicadores (porcentajes) entre
1653-1669 1910-1914 ambos perioCa»
Longlud de las viis forreas It-i) 503 3M04 15.4
Pct'jcün de hatíar.!cs| 1.709 7-271 33
E"K«a:iones (rr.Jones do S ora) 296 431.1 6.1
tnportjconvs (miDanes de-S ere) 33.0 410.0 5,4
Superteie sembráis
(millones do hecU'cas! o.ea 20.62 8.3

Fuente CW Aiunicfo. Cmics. Er.U)^ set.v ü h&yu cccnyncj irjtrtria. Suírc» Ates. 1975

Cuadro 1,31. Indicadores del crecim iento económ ico de la Argentina {1865-1869/ 1910-1914).

tl44) runo. A. O. (19661, pág. 169.


(145) Cf. Ltwiv Cous M., "Del crecimiento al retraso económico: una revisión de los
recientes debates sobre la historia económica y social argentina', en Ciclos cn /a historia, /a
econom ía y tú soüctUKt. N III. segundo semestre de 1999.
(146) lli« AttJAnan). C. (1975). págs. I» y 19.
Coutes Coinc calcula, a su vez. la lasa de crecim iento del f'BI |ier cápila entre
1875 y 1912 en 3.9 c:’- anual, mientras que f h i c c w estima que el l’Bl per cápila
en dólares creció entre 1870y 1913. de 1.31 I a 3.797 ( “ 7).
Pero estas estimaciones deben ser completadas (>oi otras para reflejar
exactamente lo ocurrido, porque la década del '80 significó un punto de inflexión,
y cl crecimiento se aceleró en esos años en comparación con los veinte años
anteriores. Podemos ver así que las tasas de incremento del 1*141. comparadas con
las de otros países «le características similares, mostraron una diferencia a favor
de la Argentina cn el inicio del auge. las dos últimas décadas del siglo XIX. entre
1880 y 1900. En ese periodo la tasa fie crecimiento del producto disponible para
los argentinos duplicó las de Australia y Brasil, y su|ietó cn más de un 50 la de
los Estados Unidos y cn un 16 c la de Canadá, li t a s ventajas irían disminuyendo
hasta eclipsarse cn años posteriores t“ ").
Los indicadores más desagregados utilizados |k>i D iv Ai ijammu) (cuadro 1.31)
tampoco crecen cn forma pareja. 1.a ex|>ans¡ón de las vías férreas se realiza
fundamentalmente en dos períodos. 1882-1892 y 1905-1914. Las importaciones,
a su vez, pegan un salto a partir de 1880. cn tanto que las exportaciones se
desarrollan al comenzar la década siguiente. El increm ento de la población, cn
especial de la |ioblacióñ activa que dependía más que nada de la inmigración,
lam pocosc produjo cn forma homogénea, sino al vaivén de lasolcadas migratorias,
que tuvieron dos picos cn 1885-1890 y 1905-1913. El área sem brada aumentó,
porsu parte, tres veces entre I8 7 0 y 1890 se d u p licó cn los cinco an os posteriores
y luego creció a un ritmo sostenido para llegar a ser tres veces y media mayor en
1914 cn relación con 1895.
Fük!>ha explicado cl décitlngc existente entre la entrada de capital extranjero,
la construcción de vías férreas y el aumento cn la producción y exportación de
cereales, y ha .(tribuido a este hecho parte de la responsabilidad de la crisis de
1890 ( “ •>.
A partir de 1880 cl crecimiento ha sido. pues, intenso, pero también dis­
continuo. Esta discontinuidad estuvo basada en la forma de inserción de la
Argentina cn la economía mundial. El capital básico y la población provinieron
sobre todo del exterior, y la evolución de la producción agropecuaria y de las
exportaciones dependió también del comportamiento de los mercados externos.

11-171 CoKtr** C.o-nr. Kor.tKin, (I994t. pá*|. 19: Mammv*'". v L'ccotu»nlc montUiile.
1t ijíl i 992. A n.il) m' cl stM ¡slii)ues. Parts. 1995. pág. 21.
(148) V'nrxu, tji .i 11 K-to. Los ilt» sifik» de 1.1 Argentina. Ilisto ri.i nuntunica comparada.
Unenos Aires. 1999. (>*kj 121.
1 1491 Pono. A. O.. ( 1977). pág 130.
Esto explica el carácter cíclico del crecimiento, como lo ha señalado B crtoia.
La tasa de crecim iento es muy alta en los inicios, periodo 1877-1088. con 4.8 % ,
luego desciende al 4.4 % en I888-189G y al 2.7 % en 1896-1905. para ascender
levem ente en el periodo 1905-1912 al 3.5 c;'i>
I-a crisis de 1890, que fue denominada por algunos autores "crisis de
crecimiento", y la expansión que se produjo desde principios de este siglo hasta
los años previos a la guerra revelaron los limites del modelo agroexportador. Esc
crecim iento tenia por base el endeudamiento externo y un continuo balance
favorable del com ercio exterior; cualquier alteración en el sector externo o en la
estructura productiva que constituía su fundamento podía producir rápidamente
una interrupción del proceso.
Com o señala C arlos Manchal en su análisis de la historia de la deuda externa
latinoamericana, "los empréstitos inyectaban capital en America Latina, pero, al
mismo tiempo, propiciaban un llujo inverso de fondos en la forma de pagos de
intereses y de amortización... a largo plazo todos los paises deudores se veian
obligados a devolver una suma mucho mayor que la que habían recibido" (•**).
La cuestión estaba en las posibilidades que tenia el pais de mantener su
crecim iento en forma ininterrumpida sobre la base de ese endeudamiento y del
dinamismo de las exportaciones agropecuarias. En realidad, según apuntó en la
época AixJAiwto Benoe. "después de 1908 la Argentina... -era-... un pais estático
desde el punto de vista de su organización económica". La zona pampeana había
llegado a un límite en cuanto a sus posibilidades de expandir la producción
incrementando el área bajo explotación y Oran Bretaña entraba en un cono de
som bras como proveedora de los capitales y las manufacturas que nuestra
econom ía requería. La Primera Querrá Mundial significó un primer toque de alerta
en cuanto a las perspectivas de continuidad del modelo y la crisis de 1930 marcó
su ocaso definitivo" Ciertos autores, como D¡ Tr.UA y Z\m: lma.i , sitúan el retraso
hacia 1913, pero casi todos concuerdan en que el comienzo del fin del auge del
periodo agroexportador se sitúa hacia la primera década del siglo XX.
Por otra parte, los dalos de la evolución de la inversión bruta fija y del producto
bruto interno publicados por la CEPAI. muestran más claramente el ritmo irregular,
con tasas muy altas en algunos anos y muy bajas en otros, del crecimiento o|>erado
entre 1900 y 1914.

(1501 ISr htolv Lu». "fases, tendencias y ciclos en las economías de Argentina. Itrasll y
Uruguay", en Ciclos en (a historia, /a economía y l.i sociedad, PT I o. primer semestre 1996.
Buenos Aires. 1996.
(151) MuucitAL. Cahu», Historia tic /.i deuda externa de América taima. México. 19ttU.
pág. 13.
(152) Ver la discusión sobre las Ideas de tkrwir. al respecto en Llacii. Juai Josr. La
Argentina que no Inc. liucnos Aires, 1985. págs. 29 y 30.
Tata de creclm.
Inversión bruta Inversión bruta anual de la inv PBI a precios de Ta*a de credm.
Año*
fija % del P8I bruta fi|a mercado PBI

1»» 2 393 25 _ 9.425 _


1901 2 491 25 39 10222 8.5
1902 2 460 24 •1.3 10016 •2.1
1903 2695 23 9.6 11.«9 14.3
1901 3 899 31 44,7 12670 88
1905 6029 42 15.5 14.352 13,3
1906 7209 49 19.6 15.074 5,0
1907 8902 53 235 15332 2.1
IMS 7.593 44 -17.2 16900 9.B
1K» 8.557 48 12.6 17.734 4.9
1910 10Í30 53 19,6 19024 7,3
1911 10076 52 •1.5 19336 1.8
1912 8215 39 -22,7 20.948 0.2
1913 8 331 39 1.4 21.166 1.0
1914 5163 27 •61.4 18974 •11.6

Etóoocón profw
Fuenir CEPAL, B ocsimti cconomco a.’pcrtr» Ancto esMüxo. Sigo 4e Chile. 1958

Cuadro 1,32. Crecim iento de l.i inversión bruta y del PBI (1900-19)4).

Como resulta lógico, las variaciones de la inversión bruta fija son m ucho más
bruscas que las del producto bruto interno, aunque am bas se hallaban, con el
previsible desfase, estrechamente relacionadas. Las tasas anuales de crecim iento
del producto bruto interno, por su lado, llegaron a ser muy altas en algunos anos,
pero presentan grandes altibajos.
Un indicador más heterodoxo de las características del desarrollo en los anos
de implementaclón y expansión del modelo, que trata de vincularlo a los cam bios
políticos ocurridos en esc lapso, consiste en medir el progreso económ ico del país
por la suma de su comercio exterior para los distintos periodos presidenciales
entre 10G2y 1916.
rio es, por supuesto, un exponento de la bondad de las respectivas adminis­
traciones, sino que sirve para ratificar la ya mencionada evolución a saltos que
surge de los cuadros anteriores, pero en un periodo mucho más extenso.
intercambio Diferencia con el periodo interior
Administración»
comercial ($ oro) AbtckJtJ Relativa (% )

Mira* ¡1362-t&3) 359132272 _ _


S**m vid (1K3-1874| 557.672715 193540 442 55.0
Aitu.»*;* (1874-1830) 559.92S.412 2255 637 0.4
R oe* (1630-1fcB6l 879653 622 319.725210 57.0
JuML! Cc. u m - P tu ic m (1666-1892) 1.3C3 351 2S2 423.697.660 480
t S*ctePs*i -U«K*u(1SK-1&«j 1269.636 833 -33714 444 •27.0
R e c r íe s e - m i 1937 710 125 669 073257 34.0
-F.xtn» AtccflT»(1K4-19101 3.735 769074 1753 053939 93 0
R Sa£ v Prw -De l* Pm (1910-1916) 3 667 855 455 132036 381 3.0
Tctsl 14.170 709.605 - -

Fuente: Terzer c e n o njro.T.11 1914, tono Vill

Cuadro 1,33. El crecim iento del com ercio exterior y los periodos presidenciales (1B62-1916).

l'.l análisis rlc la composición de las existencias de capital permite precisar, por
su parte, aquellos sectores que con su dinamismo sustentaron el desarrollo
económ ico cn el periodo agroexportador.
Mo sorprende encontrar que. además del sector agropecuario, los pilares
básicos fueron la industria de la construcción y los ferrocarriles. En 1900. la
distribución de las existencias de capital era la siguiente: Agricultura, ganadería y
pesca, 28.3 % ; Industria. 8.4 % ; Electricidad, comunicaciones y otros servicios
públicos. 0.9 ferrocarriles. 17.5 % ; Vivienda. Otros medios de
transporte. 0.3 % ; y Servicios del gobierno y otros servicios. I 1,1 % .
Pero es la estructura del producto bruto interno la que ayuda a visualizar mejor
los elementos constituyentes del modelo y su aporte al aparato productivo.

Sectores 1900-1W 1910-1914 Sectores 1900-1904 1904-1914


Ajrcuüjra 19.6 18,8 Comereo 13.9 16.4
Ganadería 18.4 13.6 Transsorte 4.0 6.2
Pesca 0.1 0.1 Conxinicacones 0.4 0.6
Otros serv fjblcos 0.4 Oi
SÜX0UI tfc! secar rural 33.1 32.5 Vivienda 13.1 11.2
"rjnr3S 1.4 1.6
SeiV. ps’scn 9.0 7.5
U «r a 0.3 0.4 Se-".' ccl gobierno 6.7 66
liK) 1•
-<!•iu*JC.üfCui 9.9 11,5
Construcción 2.7 4.6 SuWolal do! seder servóos 49.0 51.0

Sublcti del scctcr BWL-slna 12 9 16.5 Tomes 100.0 1000

Fuente 3c K umobo, C*h.o>.Ensayos scOre la tusona económica ¿•gentna. Buenas Aires, 1975

C uadro 1,3-1. E structura del producto bruto interno en la Argentina (1900-1904 y 1910-1914)
(porcentaje del total a precios de 1937).
Puede percibirse el predominio del sector rural, la débil participación de la
industria manufacturera y la ya notoria hipertrofia del seclor terciario. La Argentina
era, hacia 1914, un pais que miraba hacia afuera; basado en cl desarrollo de sus
supuestam ente inagotables riquezas naturales y cn la continuidad del
endeudamiento externo. Que aprovechaba económicamente su m ejor recurso, la
fértil tierra de la Pampa Húmeda. |x*ro que estaba limitado socialm entc ¡>or la
estructura de propiedad de esc mismo recurso. Que captaba todo aquello que el
exterior podía darle (capitales, m ano de obra y hasta ideologías). pero que no
poseía un modelo político que asimilara adecuadamente las posibilidades de la
inmigración externa. Que se había transformado cn un importante proveedor de
alimentos cn los mercados mundiales, pero que necesitaba comprar, al mismo
tiempo, los bienes manufacturados que cl aparato productivo existente no proveía
y cl consumo de sus habitantes requería, En otros términos: un país dependiente
de las grandes potencias industrializadas, sobre lodo las europeas, y con una base
productiva unilateral y precaria. Como señala Vnrui. "a |>csar del éxito inicial del
modelo*, la Argentina tenía ya, después de 1900, una dilicultad para brindar a su
creciente población 'u n bienestar similar al que comenzaban a lograr los habitan­
tes de Australia. Canadá. Estados Unidos y de los países del norte de Eurojía* i
Sus perspectivas de desarrollo estaban asociadas, por otra parte, a un mundo
que se hallaba cn vísperas de cam bios profundos. 1.a declinación del viejo
esquema de división internacional del trabajo y de la constelación de fuerzas
económicas que lo sostenían contribuyó a reconocer muy pronto los limites de una
experiencia que. por las características dcscriptas, no permitió afianzar luego un
proceso de desarrollo económ ico verdaderamente sostenido, como cn otros
paises que comenzaron su proceso de inserción cn la economía mundial por la
misma época.

11531 Virtixi, G. (19991. pág. I 52.


Economía y socífcÍ ac! tiN los años '2 0
(1914-1 950)

Habiéndose congregado ese movimiento /el mdlcahsmol para


fines generales y comunes, y siendo cada ucz más definitiuoen sus
objetivos. no sólo son compatibles en su seno todas las creencias
en que se diversifican y sintetizan las actividades sociales, sino
que le dan y le imprimen su ivrdadera significación.

H i p o i n o Y r ig o y e n

Lo que hace falla es empacar mucha moneda.


vender el alma, rifar el corazón,
tirar la poca decencia que te queda, .
Plata, plata, plata., plata otra vez...
Asi es posible que mor/es todos los días,
tengas amigos, casa, nombre... y lo que quieras ros
E l verdadero am or se ahogó en la sopa
la panza es reina, y el dinero. Dios

Esítiytjt Santos Disctpot.o, 1 9 2 6

En los años de intensa perturbación posteriores a la guerra,


florecieron abundantemente los profetas económicos. Con
mano fatídica nos señalaban la deccdencia de la Gran Breta­
ña. .. Esc profecía ha tenido el mismo destino que ¡as otras. Los
hechos nos están demostrando cómo la industria británico
tiene un caudal insospechado de vitalidad y empuje, puesto de
relieve en la expansión de sus actividades produettivs después
del desastroso episodio de su huelga minera Seguimos estos
hechos, los agrarios argentinos, con Idéntico interés al de
iK)sotras mismos, pues sabemos que la activa recuperación de
la economía europea, y especialmente la de Gran Bretaña se
reflejará necesariamente en la demanda más intensa de núes
tros productos (Fragmento del discurro pronunciado por el
Presidente de la Sociedad Rural Argentina ante la Cámara de
Comercio Argentino-Británica.)
2 .1 . EL CONTEXTO INTERNACIONAL

La Primera Guerra Mundial, que enfrentó, sobre lodo, a Inglaterra. I rancia,


Kusia y r.E.UU contra Alemania y cl Imperio Austrohúngaro. no sólo produjo la
destrucción de una considerable parte del aparato productivo y de los transportes
europeos, ju n io a una pérdida de vidas humanas sin precedentes, sino que.
además, dio un nuevo impulso al proceso de acum ulación a escala mundial. Al
mismo tiempo, generó un enorm e drenaje de recursos, y comenzó <1 desplazar el
poder económ ico a favor de los países que tenían una industrialización relativa­
m ente nueva, al abrigo de las o|>craciones de querrá y con mayor capacidad de
producción agrícola y de materias primas.
Hasta 1914. cl Keino Unido se había m antenido com o cl centro hcgcm ónko
financiero mundial, secundado por otras potencias europeas. Gran Bretaña
coi»pensaba una balanza comercial fuertemente deficitaria mediante la repatriación
tle los intereses y de otras partidas intangibles, como cl payo de los lletes
m arilimos y las primas de seguros. Pero hacia varios anos que había perdido su
posición de primer país industrial del mundo. Antes de la guerra, los Estados
Unidos se habían convertido en cl princi|>al productor mundial gracias a sus
Inmensas riquezas naturales, a la amplitud de su territorio agrícola y a la
disponibilidad de m ano de obra. De esta manera, la Primera Guerra Mundial
potenció la participación norteamericana en el comercio mundial al tiempo que
declinaba la inglesa. Este fenómeno tenia una explicación. Oran Bretaña cwpoitaba
principalmente textiles, carbón, hierro y acero, productos afectados por la
utilización de bienes sustitutivos. o por cl cierre de algunos de los mercados
tradicionales. I.os Estados Unidos, por cl contrario, exportaban maquinarias o
bienes manufacturados de alia tecnología, cuya demanda estaba en proceso de
expansión. Cn 1918. la participación norteamericana cn las exportaciones m un­
diales era del 13.8 u. cn lanío que la del Reino Unido se elevaba sólo al 10.8 c .
Esle desnivel se apreciaba aun más cn el ritmo de crecimiento industrial. Entre
1913 y 1925. cl producto industrial mundial aumentó cn un 20 j y el de los
Estados Unidos en un 40 "b. mientras que el de Gran Bretaña, cn cambio, sufrió
una dism inución del 1 4 % .
Pero tal vez lo más importante sea señalar que los Estados Unidos, al finalizar
la Primera Guerra Mundial, transformaron su condición de pais deudor en país
acreedor, aum entando sus inversiones en el exterior de 3.300 millones de dólares
en 1914 a 10.720 millones en 1940. Aunque Londres pudo mantener durante
algún tiempo más su lugar preponderante cn las finanzas internacionales, pronto
fue reemplazada por nueva York O .
Una consecuencia fundamental de la guerra fue. sin duda, cl estallido de la
«evolución Kusa. cn 1917. bajo la dirección del partido bolchevique conducido
por L c n s . Con el ensayo de edificación «le una sociedad socialista cn la nueva Unión
Soviética, se inició un experimento económ ico que intento seguir un camino

1 11 Cl. Lcajluc o l M .itlons. The Xclu oik o í Worlü T radr. G in eb ra. 1942; t'xLWirji, ti. V..
An American Cconomlc lllsto iy. rtueva York. 1960.
diferente del capitalismo. La participación del Estado en la vida económ ica, a
través de la propiedad estatal de los medios de producción y de distintos
mecanismos de planificación, se transformó en el eje central del desarrollo
económico y social del pais de' Este. La colectivización forzada y la progresiva
caida en el autoritarismo stalinista marcarían el curso de la economía soviética,
cuyos dirigentes procuraron |X>ncrcomo un ejem plo alternativo para el resto del
mundo y. especialmente, para las naciones periféricas. La Unión Soviética, bajo la
férTca conducción de S tal:m, primero, y luego de sus sucesores, se transformaría
con el correr de los años de foco revolucionario en una superpotencia mundial en
el orden político y militar, aunque sus bases de sustentación económ ica se
revelarían frágiles.
1.a guerra de 1914-1918 también modificó sustancialm cnte el panorama del
resto de Europa con la victoria de Oran Bretaña y sus aliados. La imposición de
cuantiosas sanciones económ icas a los países vencidos, sobre lodo a Alemania,
a través del Tratado de Versailles. de 1918. afectó severam ente a diversas
economías europeas, dando lugar a graves liiperinflaciones. a grandes fluctuacio­
nes económicas y al surgimiento de condiciones críticas en el plano social, que
derivaron en la aparición de movimientos autoritarios, com o el fascismo y el
nazismo (J |. A este panorama contribuyó también, desde un punto de vista político
y estratégico, la desintegración del Imperio Austrohúngaro.
En la posguerra, después de una breve aunque intensa crisis entre 1920 y
1921. motivada por la reconversión de las econom ías orientadas hasta entonces
hacia la guerra, el sistema capitalista entró en una fase de expansión que se
evidenció especialmente en Norteamérica. Allí, las industrias surgidas de la
Segunda Revolución Industrial experimentaron un gran auge, sobre todo en los
sectores de la química, el petróleo, la electricidad, los automotores y la metalurgia,
asi como también en la construcción. Al mismo tiempo, las nuevas técnicas y
estrategias empresariales (concentraciones. holdin<is) y de producción (taylorismo,
fordismo) favorecían este proceso ile expansión. La sociedad estadounidense
pasó a ser un modelo de modernidad y prosperidad, basada en los automóviles y
el consumo de nuevos productos, principalmente electrodomésticos, en general
adquiridos por los consumidores mediante generosos créditos. Y, al tiem po que
las exportaciones aumentaban, la renta nacional crecía, facilitando también la
demanda interna. Además, los Estados Unidos |>oseian. a principios de los años
'20. la mitad de las reservas mundiales de oro.
A nivel internacional, sin embargo, el sistema monetario y financiero era frágil
y existían problemas en numerosos mercados. El mecanismo internacional que
había prevalecido antes de 1914 era el patrón oro, que conectaba a las diferentes
monedas por medio de una relación fija con el valor de dicho metal. Las monedas
eran, entonces, convertibles en oro. I'cro. durante la Primera Guerra Mundial, los
paises involucrados en el conflicto habían gastado gran parte de las reservas de oro
y creado papel m oneda en exceso para financiar las com pras de material bélico.
Este abandono forzado del patrón oro generó un fuerte proceso inflacionario.

(21 Cf. Knnt-v J a n Mwwiin. tos cortoccucncías económ icas de la par. Barcelona. 1907.
l’or esa razón, después <U- l.i guerra, la Conferencia Internacional de Oincbra,
realizada cn 1922. consagró un sistema diferente, el Oold r.xchange Standard, que
se había comenzado a utilizara |wrtir de 19 1H. De esta manera, la moneda de cada
pais ya no estaba vinculada directamente al oro. sino a una m oneda central,
definida y convertible en dicho metal. A partir de entonces, hubo dos monedas
convertibles en oro. la libra esterlina y el dólar, que fueron las que posibilitaron y
ampliaron la base de los intercambios internacionales, til mismo oro dejó de
circulai entre el público, pasando a jugar un papel de reserva nacional al igual que
las divisas
U i vulnerabilidad de este sistema monetario bipolar consagraba el debilita­
miento británico a nivel mundial y el ascenso de los listados Unidos. 1.a regulación
internacional dependía del control y la coordinación de los dos grandes centros
capitalistas y de la contianza que les concedieran los demás países. A ello hay que
sumarle la debilidad de l.ts naciones deudoras sometidas a las disponibilidades del
sistema bancario norteamericano, dado que no existia un organismo financiero
internacional. La situación de los grandes mercados internacionales de materias
primas y de productos agrícolas e industriales era también precaria cn los anos 2 0 .
La posguerra se caracterizo por las rcoricntacioncs comerciales y el relorzamiento
del proteccionismo. Este y la falla de liquidez ocasionada por el restablecimiento
de un tipo de patrón oro a tr avés del Gold Exchange Standard, condujeron a serias
dificultades en los mercados.
Sin embargo, cn los listados Unidos proseguía la euforia, t i sistema bancario
norteam ericano experimentó un notable crecimiento, a excepción de los ámbitos
rurales, que se vieron afectados por la gran superproducción impulsada por la
extensión de las tierras de cultivo y la mecanización, lo que generó una baja en los
precios agrícolas. Con lina mayoría de pequeños bancos independientes y un
reducido número de instituciones que concentraban la mayor parte de los
depósitos internacionales, tanto los empresarios com o los pequeños inversores
comenzaron a invertir cn los circuitos de crédito y cn la especulación bursátil. Se
fue creando asi un ambiente especulativo y la posibilidad de acceder a grandes
fortunas en poco tiempo. Los estadounidenses se lanzaron a la compra de
acciones, favorecidos por el crecim iento de las sociedades por acciones y el pago
a plazos de las mismas sobre la base de los créditos de corto plazo (*!.
Durante los "felices" años ‘20. cn los que aparentemente se vivía una
expansión económ ica generalizada, se mantuvieron, sin embargo, una serie de
problemas que evidenciaban la fragilidad del sistema. Entre estas dificultades se
destacaron las tendencias proteccionistas establecidas al finalizar la guerra, que
obstaculizaron los intercambios internacionales; las deudas y reparaciones de
guerra que afectaron a Alemania, la gran vencida cn el conflicto bélico, y los bajos
precios de los producios agrícolas que generaron una profunda crisis agraria a nivel

( J. fVHttnv-l’rc v .!**"- Historiaecodónrira m untlM Ke/at/oríes económ icasinlcm xio■


nales cíesele 1850. Madrid. 1995.
(•D Cf. Cjti r.KMln. Jons ív T h e O ce .ít C ru s h . Londres, 1955.
mundial. Pero el dato más relévame para com prender la inestabilidad del inundo
capitalista de aquellos anos fue tal vez la debilidad de las dislinlas monedas, Esto
favoreció la existencia de una masa de capitales errantes que se invertían a corto
plazo en los mercados que en un momento determinado se consideraban más
rentables, perturbando la estabilidad de los sistemas de cambios y las balanzas de
payos. En medio de la gran expansión surgía lentamente la amenaza de la crisis
sobre un sistema económ ico acostumbrado a los beneficios inmediatos, sobre
todo en los lita d o s Unidos. I’or otra parte, se estableció una contradicción cnlrc
producción y consumo, dado que este no se cimentaba en los ingresos de los
sectores asalariados, sino en la multiplicación del consum o financiado a través del
crédito. Además, la gran desigualdad en la distribución del ingreso no permitía
absorber el conjunto de la producción, y esto se notaba especialm ente en los
sectores rurales.
La especulación bursátil, estimulada por la abundancia de capitales en busca
de beneficios rápidos, se disparó sobre todo a partir de 1927. El valor de las
acciones se duplicó entre 1927 y 1929 sin que se correspondiera ni con las
expectativas empresariales de beneficios ni con el dinamismo de la producción.
Esta situación, alimentada por los circuitos financieros, hacia que la actividad
bursátil actuara en forma independiente de la actividad económ ica gcneial >Iras
ella arrastraba banqueros, empresarios y también pequeños inversores. El presi­
dente de los Estados Unidos. C alvii Coouixjt. en su último m ensaje al Congreso de
la Unión, en diciembre de 192B, señalaba con orgullo: 'Ninguno de los Congresos
de los EE.UU. hasta ahora reunidos tin o ante si una pers|tectiva más favorable
como las que se nos ofrece en los actuales momentos. I'or lo que respecta a los
asuntos internos hay tranquilidad y satisfacción... y el mas largo peiiodo de
prosperidad". Coounoe no se caracterizaba |>orsu clarividencia, aunque en cierto
sentido tenia motivos que alimentaban ese |>cnsamicnto; com o la depresión
posterior, el auge económico de los años '20 fue de una extensión y magnitud poco
comunes, por lo que hizo creer no sólo a presidentes, sino a algunos de los
economistas y empresarios más destacados de la época, en la sonada era del
"progreso continuo" (').
Razones no faltaban. Durante toda la década la productividad (favorecida por
los cambios en los sistemas de producción, el taylorismo, el fordismo) había
aumentado más rápidamente en los Estados Unidos que en los paises deudores,
acentuando también la ventaja competitiva de las actividades com erciales norte­
americanas y las dificultades de los paises deudores para saldar sus deudas. V. en
la medida en que se amplió la dependencia del sistema mundial de parios en
relación con el dólar norteamericano, los Estados Unidos fueron adquiriendo
activos en moneda extranjera con uiv» rapidez tal. que no tuvo paralelos con
ninguna olra experiencia similar I asta la anualidad.
Hacia fines de la década de 1920. los empréstitos e inversiones directas de los
lita d o s Unidos en el exterior habían acumulado activos líquidos en cuentas
particulares por un valor aproximado a los 80.000 millones de dólares. I’ero. los
crecientes desequilibrios estructurales del sistema financiero Internacional ten­
dían a impedir la continuidad de esc proceso, sobre todo teniendo en cuenta las
tentativas de los gobiernos para restablecer el patrón oro de sus monedas bajo
diversos criterios de convertibilidad.

Exportaciones per capita Convertibilidad


Paií
Ano 1929 Inicio (año) Fin (año)
Inda 3.33 1925 1931
Corea ?.e3 1930 1931
Taii'io 7,80 1923 1932
Argentina 7B.33 1927 1929
Bravl 14.05 19J6 1930
Chite 65,72 1325 1932
Ccíotr-bía 15.85 1923 1933
Mó j<o 16.83 1918 1932
P crj 20.96 1926-1923 1932
Franca 47.66 1923 1-336
Alononia 49.61 1924 1933
Japón 15.32 1933 19 31
G r a n B r e ta ñ a 7 7 .7 3 19 2 5 1931
Eslaíps l>r.<¡cs 4 2 .3 5 19 1» 1933

Elaboración propia
Fuente: Mmmmüw, Agnu". L'éconornio mondialo au 20" sióclc. París. 19 8 9 .

Cuadro 2.1. Exportaciones por habitante y sistemas de convertibilidad


(en dólares corrientes).

El sistema internacional de pagos, ligado nuevamente al oro con el Gold


Exchange Standard y estructurado para regular los cambios entre economías con
tasas de desarrollo más o menos homogéneas y balan/as de pagos relativamente
integradas, terminó, en cambio, por registrar y multiplicar las descompensaciones
debidas a las medidas defensivas de las distintas economías nacionales que ya no
eran simétricas y homogéneas. La libra esterlina se mantuvo constantemente
sobrevaluada. y el franco subvaluado; los lita d o s Unidos y Francia. con superávit
en la balan/a comercial y una situación favorable en la balanza de pagos,
ejercieron un verdadero acaparamiento de oro sustrayéndolo a los países más
débiles, rugas de capí tales y préstamos acorto plazo con movimientos incontrolados
de un país a otro, capaces de hacer caer la paridad de la moneda y el nivel de las
reservas en oro, fueron la respuesta a la misma inestabilidad monetaria y política
que estaban alim entando C I.

(6) Cf. Bvt. M aí nxcy DtMsnnr i>r. ISnt>i>, Qekwd, KcIMions ccononilqucs intcmationalcs.
1’arís, 1907.
Por otro parte, las inversiones de capitales que atravesaban las fronteras
estatales asumieron un carácter cada vez más especulativo y de corto plazo. Al
movilizarse entre las plazas financieras del mundo en busca de una mayor
rentabilidad, los movimientos de capitales especulativos ejercieron una peligrosa
presión sobre las reservas de oro y de divisas de los diferentes países.

Principales países acreedores y deudores (en millones de dólares)

P lis e s acreedores Paises deudores


Años
Gran
Franela Suiza EE.UU. Alemania India Australia Argentina
Bretaña

19 2 7 •504 •92 -335 -629 ■>1 337 .1 » .207 ♦61


192a •236 •34 -569 -1.250 .967 *67 .349 ♦131
19 2 9 ♦20 -es •574 •626 •482 .37 ♦163 •10
19 3 0 .257 -36 -112 •380 .129 .92 .194 •287
Elaboración propia
F u e n te : A id cn o rr, Oi i -ck H . From V e rs a itlc s to W a ll S trc c l. 191 9-1 929. Lon A ngeles. 1977.

Cuadro 2.2. Flujo de capitales netos (1927-1930).

Ante este contexto, cualquier fluctuación brusca y repentina que afectara a los
mercados estadounidenses generaría una suspensión de los empréstitos externos
y el desmoronamiento de toda la compleja estructura en que se basaba el
restablecimiento del com ercio mundial. También jugó un |>apel pre(>ondcrantc en
las transformaciones económicas de la é|>oca la sistemática elevación de los
aranceles estadounidenses quc.com blnadoscon la creciente disociación entre las
exportaciones de capital respecto de las exportaciones de mercancías, crearon un
verdadero cuello de botella difícil de superar.
lis que en los años '20 los capitales fluyeron hacia otras áreas industriales,
como Alemania, y hacia los paises periféricos, pero para financiar la producción
de bienes de escasa importancia en cuanto a la capacidad de e\|>ortar del pais
receptor, Es decir que, a diferencia de las inversiones británicas, que tendían a
incrementar la producción de los países exportadores de materias primas, las
inversiones estadounidenses en otras naciones no incrementaban las exportacio­
nes: se destinaban más bien a satisfacer la demanda de sus m ercados internos.
Este fenómeno fue criticado por economistas de la época: "Las naciones
mercantiles — se decía— han empleado siempre cuantiosos fondos en el com ercio
de ultramar, pero la práctica de la inversión extranjera, tal com o se conoce hoy en
día, es una idea muy moderna, muy inestable y sólo adaptada a circunstancias
particulares. Si los bonos europeos se emiten en América por analogía a los
emitidos en América por Europa en el siglo XIX. la analogía es falsa; lom ado en su
conjunto, no hay Incremento natural... a través del cual puedan ser restituidos* O .

(71 The Koyal Instituto o í International A lfairv Tile p rn h lrm o f ln tr m .ilio n .lt Invcstin cnt.
Lo n d re s. 1937. |>Aqs. 12 y 13.
Es cierto que la industria aloman,], por ejemplo, incrementó notablemente su
productividad como consecuencia de los prestamos norteamericanos de posgue­
rra, |>cro el problema principal lo constituía la devolución de esos fondos y esta
cuestión reflejaba los cam bios que se estaban produciendo cn la división
internacional del trabajo. En el siglo XIX el Reino Unido era un mercado con
ilimitadas |>osibil¡d<ides para adquirir los productos de los países a los que
financiaba, pero éste no era el caso de los Estados Unidos, pues para pagar stis
deudas con este país. Alemania debía vender sus productos en el mercado
mundial, muy restringido, a fin de obtener las divisas necesarias; difícilmente lo
podía hacer cn el mercado estadounidense |>orla política proteccionista adoptada
por las autoridades de Washington. Por otro lado, para que los Estados Unidos
pudieran hacer efectivos sus créditos, debían incrementar sus importaciones o
reducir sus exportaciones. Esta situación demuestra que la exportación de
capitales se co m iitio en un verdadero bumerán al transformarse cn uno de los
principales desencadenantes de la crisis de 1929. El sistema internacional de
pagos de |ios<|iierra fue creando una serie de descompensaciones, sobre lodo
|H>rquc los Estados Unidos se habían transfontiadoal misino tiempo en el principal
exportador de m ercancías y de capitales, mientras que |>oderosos intereses
sectoriales norteamericanos no permitían una apertura del mercado a la importa,
ciót) de productos europeos o de otros países.
Todos estos heclios fueron llevando a la crisis desencadenada el 24 de octubre
de 1929 con la estrepitosa caula de los valores de la Ikilsa neoyorquina. La
es|>eculac¡ón, basada cn una increíble pros|>cridad que parecía no tener fin, había
llevado el valor de los títulos negociados en Wall Street a casi el equivalente del
ingreso nacional norteamericano. Cuando se produjo el pánico. 38 millones de
títulos se ofrecieron a la venta en sólo tres días. Sin embargo, el auge que precedió
a la crisis no fue puramente especulativo y superficial. Coincidió ron cambios
tecnológicos de significación, com o la aparición de nuevas industrias, la m ecani­
zación acelerada, la racionalización del trabajo, la estandarización de la produc­
ción y un fuerte proceso de concentración industrial. Quizá |x>r eso la crisis de
1929 ha sido calificada por algunos economistas, para diferenciarla de las otras,
de crisis de estructura. Lo cierto es que, contrariamente a lo que habia ocurrido
en el pasado, las fuerzas económ icas del mercado |«jr si solas no pudieron
remontar la situación. Sólo la intervención de los distintos gobiernos, primero, y
el estallido de la Segunda Querrá Mundial, después, posibilitaron el nuevo
despegue.
Mientras duró la exportación de capitales a Europa, esta sirvió ríe contrapeso
a la carencia de capitales y a la exigua salida de las exportaciones europeas, e hizo
posible la rápida reconstrucción riel viejo continente. Apenas estos capitales se
retiraron. Europa, sobre lodo Alemania, sufrió una generalizada dcllacíón. que se
agravó posteriormente con la agudización de las barreras proteccionistas. De esle
modo, los movimientos de la econom ía norteamericana y del resto del mundo, en
lugar de compensarse, se deprimieron reciprocamente.
Al estallar la crisis, la confianza cn que el funcionamiento de los mecanismos
de m ercado permitiría lograr un pronto retorno al equilibrio inhibió por cierto
tiempo la ¡m plcm cntación de políticas públicas anlicidicas. Sin embargo, dado
que. cn gran medida. la crisis se relacionaba con las transformaciones de los
procesos productivos cn cl m aico de noim as de consum o y de distribución del
ingreso más acordes a la capacidad productiva del pasado, hubo un increm ento
de stocks "no planeados* de producios, es decir, de bienes que no |>odian
venderse. 1.a respuesta de los empresarios ante este problema consistía cn reducir
su producción, despidiendo una parle de su plantel de obreros y reduciendo los
salarios para ajustar cl costo de producción a los precios declinantes por causa de
la sobreoferta. Este com portam iento, racional desde un punto de vista
microcconómico, no lo era desde la perspectiva m actoeconómica. 1.a desocupa­
ción y la reducción de salarios contraían aún más la demanda, agravando cl
problema egue se pretendía combatir.
la espiral deílacionaría era impulsada, además, [>or las medidas defensivas
aplicadas por la mayoría de los (Mises, vasca mediante tarifas proteccionistas tpaia
defenderse de la caida internacional de los precios!, o a través de devaluaciones
y controles de cambios (para contrarrestar las fugas de capitales y los retiros de
prestamos de corto pla/o). Los efectos, durísimos para la ocupación y cl ingreso,
no fueion sólo consecuencia de las políticas restrictivas de los distintos gobiernos,
basados en conceptos de la ortodoxia financiera, sino que se multiplicaron
rápidamente en un sistema económico internacional desprovisto de organismos
capaces de mediar entre las distintas políticas nacionalistas. La crisis financiera
provocó cl quebranto de muchas empresas industriales y comerciales y la
liquidación de buena parte del sistema bancario. se contrajo cl comercio interna­
cional, la demanda disminuyó y creció cn forma acelerada la desocupación. Se
había llegado a la depresión mundial.
Con patrón cambio oro. estabilidad monetaria, políticas económ icas pasivas
y una amplia libertad cn cl mercado financiero, los m ovimientos de capital en la
década de 1920. en lugar de jugar un papel de equilibrio entre los países deudores
y acreedores, contribuyeron, convergiendo con otros factores — como la caída cn
los precios de los productos primarios y la fuerte declinación cn la capacidad de
importación de los países deudores— . a desestabilizar la situación y desencadenar
la crisis <”).

2 .2 . LA SITUACION POLITICA Y LA LEY SAENZ PEÑA

2 ,2 ,1 . La Ley Sáenz Peña

Los gobiernos oligárquicos, si bien afirmaron cl poder del Estado, no lograron


legitimar sus instituciones. A medida que la sociedad crecía cn tamaño y cn
complejidad, el orden político permanecía, para los que no intervenían cn la
elección de los gobernantes, como un sistema extraño a ellos y poco flexible.
I'nlrc los factores que precipitaron la apertura del sistema polilíco deben
señalarse los conflictos intraolígáiquicos. las revoluciones impulsadas por el

IB )C f. Alt» non. D ic ta II.. From Vcisaélleslo U 'a U S r c f l. 1019-1929. l os Angeles, l ‘J 7 7 .


radicalismo y el movimiento obrero. que a través de las organizaciones sindicales
y las sociedades de resistencia desencadenó un |>criodo de fuerte conflíctívidad
social.
La ruptura de la alianza entre los dos notables del régimen, J lii o A. R oca y
C ahi.o s Pr.u.tOHini. llevó a éste hacia el cam po de la oposición. A partir de 1901, la
resistencia interna se orientará al dcsm antclam icnto de las posiciones roquislas
y abrirá el espacio para la emergencia de una corriente que quería reformar el
sistema político. Por su parte, aun derrotados en su intento revolucionario de
1905. los radicales no decrecieron en sus Iniciativas. Su estrategia abstencionista
com binaba la reivindicación del sufragio libre con la actividad conspirntiva.
Finalmente, la inédita sucesión de huelgas y hechos de violencia de la primera
década del siglo XX contribuyó a que la elite dominante se planteara la necesidad
de ampliar la base social de sustentación del Estado.
Con la elección de R o y i r. S a ;.*i z Ptka como presidente, en 1910. se abrió el
cauce para las expectativas reformistas. Pellegrinista y opositor interno al
hegemomsmo de la fracción oligárquica dominada por R o c a , el presidente electo,
dias antes de asumir el mando, se entrevistó con Ymcovei. quien coincidió en la
necesidad impostergable de la reforma electoral anunciada por S a i n/ Pin* durante
la cam paña electoral. A juicio de B o t a i a , los reformadores 'quizá, definieron una
niela: la conservación del poder y de su posición social, am bas cosas reconcilia­
das. esta vez, con una práctica institucional menos imperfecta o más coherente
con los principios proclamados" (’ ).
La reforma electoral promovida |x>r S a i .i / P i n * planteaba la elaboración del
padrón electoral sobre la base del Registro de Enrolamiento. En consecuencia, el
Ministerio de Querrá pasaba a em padronare imprimir la lista de votantes: el control
se cxtcrnali/aba. quedando fuera de las influencias de los grupos ¡ntraoligárquícos
sobre la maquinaria electoral. Asimismo, la nueva reforma establecía la obligato­
riedad y el secreto del voto, e implementaba el procedimiento de la lista
incompleta, com o medio paia garantizar la representación parlamentaria de las
minorías en la Cámara de Diputados, entre los electores de presidente y vice. y
entre los electores de senadores por la Capital federal.
I-a ley de refonna electoral fue sancionada en 1912. Pero el instaurado voto
secreto y obligatorio conservaba la exclusividad del sufragio para los varones
nativos y naturalizados mayores de 1B años, por lo que la universalidad atribuida
al ejercicio del voto quedaba limitada por la exclusión de la mujer y por la gran
cantidad de extranjeros no nacionalizados. En consecuencia, los ciudadanos
habilitados |iara votar representaban un bajo porcentaje sobre la población total
del pais.
Tanto el oficialismo como la oposición estaban convencidos de que. con el
sistema de lista Incompleta, la mayoría corresjiondcríaa las fuerzasconservadoras
y la minoría al radicalismo. Existía la certidumbre generalizada de que la relación
de fuer/as favorable a los grupos gobernantes no seria modificada. De lodos
modos, los reformadores trataron de asegurar un resguardo Institucional ya gue el
Senado nacional guedaba al margen de la reforma y. salvo en la Capital Federal,
las nuevas oposiciones no podrían — hasta 1916— hacer valer su peso electoral
y desplazar el control tradicional ejercido por los gobiernos oligárguicos de las
provincias.

2 ,2 .2 . L a s e le c c io n e s y e l tr iu n f o d e l r a d ic a lis m o

Las primeras elecciones legislativas, reguladas por la nueva ley, se realizaron


en abril de 1912: en ellas participaron, adem ás de los partidos tradicionales, tres
nuevos partidos: la UCK. el Partido Socialista y la Liga del Sur. El nivel de
participación electoral fue menor al previsto. Los resultados no fueron amenazantes
para los partidos tradicionales, ya que la oposición sólo triunfóen la Capital Federal
y en Santa Te. Sin embargo, el éxito radical en estos distritos clave evidenciaba que
algo había cambiado. La compra de sufragios había perdido su razón de ser y el
voto secreto significaba un resguardo para la autonomía electoral del ciudadano.
El triunfo de los socialistas en las elecciones para legisladores que tuvieron
lugar en la Capital federal, en 1913, acentuó las preocupaciones de los conser­
vadores. En su último m ensaje al Congreso, el presidente S al-v I’iia pareció no
compartir las inquietudes por los triunfos electorales de los que denom inó
■partidos extremos", pero insistió en una recomendación que venia efectuando
desde antes de acceder a la presidencia: las fuerzas tradicionales debían formar
un partido orgánico, impersonal y disciplinado.
Estas circunstancias, más la enfermedad de Sa i.v Pdu, en 1913, que determi­
naron la asunción com o titular del Poder Ejecutivo del vicepresidente Vicronno »c
l a P l a z a , generaron un cambio de enfoque en las filas oficialistas. A medida que se

acortaban los plazos para la elección presidencial los conservadores se plantearon


la necesidad de adecuarse al nuevo cuadro electoral, por lo que intentaron
constituir un partido orgánico capaz de enfrentar al desafio de los radicales.
li por eso que, hacia fines de 1914. se fundó el Partido Demócrata Progresista.
Integrado por ocho partidos provinciales conservadores, estaba liderado por el
político santafesino LiMirmo de la T okhi . Sin embargo, la falla de definición del
fuerte conservadorismo bonaerense frente a la convocatoria del nuevo partido,
que tenia para algunos un |>erfil reformista demasiado evidente, lo llevó al fracaso.
Esa indefinición expresaba desacuerdos en materia programática, en aspectos
organizativos y en el reconocimiento del liderazgo de Di: la T ohkl ( " ') .
Mientras el oficialismo marchaba dividido hacia las elecciones presidenciales de
19 1ti. la Unión Cívica Kadical. proyectada nacionalmente, provocaba la fragmentar ion
de las agrupaciones provinciales. Algunos de los caudillos de estos gru|K>s. presin-
tiendo |«i derrota. se incorporaban a la UCR t1'). I’or otra parte, tras cl fracaso
insurreccional de I DOS, cl radicalismo había comenzado a ensanchar su base de
ixxlcr con la incoi|>otac¡ón de numerosos prosélitos pertenecientes a las clases
medias urbanas y rurales. Los hijos de la inmigración encontraron cu esa fuerza
política la |>osibilídad de proyectarse cn cl quehacer político nacional, t i radicalismo
recibió aportes de todas las clases sociales: peones y estancieros, obreras y
comerciantes, modestos empleados y profesionales. U heterogeneidad de las
fuerzas que lo acompañaban determinó la falta de claras definiciones sobre los
interrogantes del momento histórico y social, con lo cual "sus posturas revelaban un
penetrante sentido político, al tratar de evitar los motivos de discusión entre su'
partidarios cn la gran lucha por la -retiración nacional". En este as|iecto. ci
radicalismo era más un movimiento que un partido (>olítico
A iniciativa de M i n u t o Y k i c i o y o . la UCR había protagonizado la principal
oposición al 'régim en" conservador. Durante casi cuatro lustros de abstención ac­
tiva. que incluyeron el accionar scmiclandcstino, Ykiciovi-s mantuvo a sus partida­
rios cn una actitud intransigente frente a las com|>oncndas entre las facciones
políticas del orden oligárquico. El objetivo declarado de restaurar la vida moral y
política de la Ilación sólo se alcanzaría mediante cl voto libre y garantido y cl
ejercicio de la dem ocracia representativa, f’ara ello era menester abatir los feudos
provinciales cn manos de los conservadores, destruir la inmoralidad política v
administrativa v satisfacer las aspiraciones de mejoramiento social mediante un
moderado patcrnalismo. En definitiva, cl radicalismo se incorporó a la lucha
clcctoral proponiendo un programa que expresaba la necesidad de una renova­
ción institucional basada en cl cumplimiento de la Constitución nacional t1- ’ ).
Recién cn marzo de 19 16 la Convención nacional Radical definió los términos
de su fórmula presidencial. A pesar de la influencia preponderante de Yrkiovi:.i.
dentro del radicalismo existían disidencias internas, las cuales se presentaron
cuando, luego de ser consagrado el caudillo como candidato a la Primera
Magistratura, hubo de elegirse a su compañero de fórmula. El sector denominado
"azul", bautizado los "galeritas" cn alusión a sus tendencias aristocratizantes,
representante de una tendencia más independiente de la conducción del caudillo,
postulaba la aprobación de un programa definido y sostenía la candidatura de
Viciitr. C. Gauo. No obstante la Convención terminó eligiendo |x>r mayoría al
representante riojano P c ia o io B. U w a . imponiendo el criterio de consagrar una
"fórmula solidaria" en la que sus miembros tuviesen un pensamiento y una
trayectoria similares. Los descncucntros políticos internos no cicatrizarían y
provocarían en cl futuro serios inconvenientes a la conducción de YR:oovt.s ('*).

( t i l B o rx iA .1. 119851. pág. 3 26 .

(I2t 5armv, frjow.no I., y EicMtrAKrjiuMM, Ruuam. Cl estado /ibera/ dem ocrático, Rueños
Aires. 1987. pág. 49.
( I 3 i Eirmi-AKtroKUA. K orrm o , Yrigoyen, I. U u e n o s A ltes. 1 98 3. pág s. 9-12.
*IA •Sm.vu, I'. \ £Tni;rAiunOKm. R. I LUÍ71. pácj. 51; l>;i Mvo. Cl*.rk.r.t. Los presidencias
radicales. L.i prim era presidencia de Yrktoycn, Buenos Aires. 1983. pógs. 27 y 2U.
El ciclo electoral iniciado en 1012 desem bocó en las elecciones presidencia­
les del 2 de abril de 1916. Sólo la L’C K y los dos partidos oficialistas (el Demócrata
Progresista, cuyo candidato era !>r l a T o k r c . y el Conservador — adicto a M A K C t u p o
U<4.\mr y sus aliados del interior— que no presentó candidato a la Presidencial
demostraron poseer apoyos en todos los distritos del país. Los radicales triunfaron
en l.is regiones más prósperas: Capital federal, Santa Ce. Córdoba y Entre Ríos.
Aqui los votos radicales se concentraron en las ciudades y en los distritos rurales
dedicados predominantemente al cultivo cerealcro. En las zonas ganaderas, si
bien no obtuvieron la mayoría, logr aron un significativo aporte de sufragios. En las
ciudades, sus votos provinieron de los barrios de clase media, aunque también
captaron volantes en losdisl ritos obreros y en las zonas residenciales. En el interior
del pais, los radicales se impusieron en las dos provincias nías desarrolladas
(Mendoza y Tucumánl, y fueron derrotados, a excepción de Santiago del Estero, en
aquellas regiones de menor crecimiento. En consecuencia, el electorado radical
se localizaba cnlre los sectores intermedios (urbanos y rurales) de las zonas m ás
avanzadas del país. pero con significativos apoyos en todas las regiones y entre
todos los sectores sociales (*'). Las debilidades políticas de los conservadores se
hicieron más evidentes en aquellas zonas más beneficiadas por el desarrollo
económico iniciado hacia los anos '00.
Los partidos oficialistas recogieron los mayores apoyos electorales en las
provincias del interior y en las zonas ganaderas del litoral pampeano. En esta última
región, sólo en la provincia de Dueños Aires la vieja estructura electoral conserva­
dora compitió exitosamente con los radicales.
Entre el oficialismo y los radicales se concentró el 05 V» de los votos. En tercer
lugar, figuraron los socialistas, reducidos prácticamente al ám bito de la ciudad de
Buenos Aires, donde sus votos se concentraron en los barrios obreros, en tenaz
competencia con los radicales, y en distritos de clase media. En el resto del país,
el PS cosechó algunos votos en ciudades donde existían importantes centros
lerroviarios. En las zonas rurales no obtuvieron votos.
Dado que el candidato radical no logró los electores necesarios para su
consagración, la definición quedó reservada a negociaciones en el Colegio
Electoral. El apoyo de los radicales santafesinos. disidentes de la conducción
nacional del partido y la división de las fuerzas oficialistas, que no pudieron
consensuar su apoyo al candidato dcmopiogresista. facilitaron la obtención del
elector que necesitaba Vwcovri para ser elegido presidente
U i clase dirigente tradicional afrontó, entonces, una derrota electoral inespe­
rada. Los desacuerdos entre las fuerzas que enfrentaban al radicalismo y los
cambios socioeconómicos ocurridos en el país abortaron la posibilidad de una
perpetuación del conservadorismo oligárquico en el poder.

IIS l Cf. G«uo. E. t i 9921.


(lü )C f. CttnrrAittcMiiH. Ror-rrao. Yikinycn/2. Buenos Aires. IÍMJJ.
2 . 3 . LAS P R E S ID E N C IA S RADICALES: EVOLUCION POLITICA
Y R ELACIO N ES IN TERN ACIONALES

2 ,3 ,1 . La primera presidencia de Yrjgoyxx

Al principio parecía existir una cierta continuidad entre la nueva adm inistra­
ción radical y el gobierno conservador que la precedió. Su gabinete ministerial
estaba integrado en buena parte por miembros de la elite tradicional, la mayoría
afiliados a la Sociedad Kural Argentina y vinculados a la actividad ganadera.
tai materia de política exterior. Ytooorcn mvttuvo la postura de neutralidad
adoptada por su predecesor. Sin embargo, mientras Vicio r im o r>r. i* Plaza reiteró cn
ocho oportunidades— mediante sucesivos decretos— la declaración de neutrali­
dad. el presidente radical no consideró necesario apelar a dicha formalidad. A .su
juicio, la neutralidad era el estado normal de las naciones y la declaración de guerra
sólo procedía en defensa de la soberanía nacional.
lio obstante, a pocos m eses de la asunción del mando, la determinación
presidencial fue puesta a prueba. El 2 de febrero de 1917. según Di:l M a z o , la
decisión alemana de emprender la guerra submarina 'sin lim ites' colocó al
gobierno argentino ante una situación difícil. 1.a medida germana afectaba al
com ercio exterior argentino y a los estrechos vínculos con Oran Bretaña. Pocos
días después, el canciller PmwEBOM manifestó a la autoridad imperial alemana su
pesar por la medida adoptada y la determinación argentina de ajustar su conducta
"a los principios y normas fundamentales del Derecho Internacional'.
En abril y junio, el hundimiento de dos barcos mercantes argentinos por parte
«le submarinos alemanes volvió a tensar las relaciones entre ambos países. El
gobierno argentino pr otestó enérgicamente ante ta cancillería Imperial c interpretó
ambos hechos com o una ofensa a la soberanía nacional. Asimismo, redam ó
acciones de desagravio y la reparación de los daños materiales sufridos. I.as
alem anes se comprometieron a satisfacer ambas demandas.
En setiembre, la difusión en los EE.UU. de tres telegramas cifrados del
encargado de la legación alemana cn la Argentina, determinó la detención del
funcionario germano. En los telegramas, el conde Von Luxin-no ridiculizaba la
l>ersona del canciller PutvRRcnoít y. con respecto a dos buques argentinos cn viaje
hacia burdeos, aconsejaba dejarlos pasar o 'hundirlos sin dejar rastros'. El
gobierno argentino entregó pasa[>ortes al funcionario alemán y presentó su
protesta al gobierno imperial. Este desautorizó a su enviado y se comprom etió a
respetar los compromisos adquiridos con el gobierno de Y k k ío v c n .
De inmediato, se intensificó la confrontación interna entre los rupturistas o
aliadófilos y los neutralistas. U is primeros, predominantes cn la opinión pública,
cuestionaron la postura gubernamental y reclamaron la ruptura de las relaciones
con las potencias centrales. Entre sus partidarios se encontraban los m anifestan­
tes que apedrearon e intentaron incendiar el Club Alemán, atacaron el diario
gennanófllo U i Unión, la Compañía Transatlántica de Electricidad y otros lugares
de reunión de miembros de la colectividad germana.
I.os órganos de prensa también se alinearon. Expresaron su apoyo hacia la
causa aliadófila /.a nación. I.¿i Prensa. F.I D iario. L i Argentina, C rilicn , Caras y
C aretas y la mayoría de las publicaciones del pais. til m encionado La Unión se
presentaba como neutralista, en tanto que el diario radical La t'p o cu apoyaba la
postura presidencial.
notorios intelectuales adhirieron a los bandos en pugna. Cn la tendencia
aliadólila militaban Lr.oroioo Linones, R ic a r d o R o j a s . Roi>oi.rn R iv a k o i .». Penan IV
P a l a c io s , J u a .i Josc U i w m a y O l id o S p a -i o . Por el contrario. CsTAr-iM-AQ Zr.nAu.os,
adversarlo del gobierno, se refirió a la primera nota de protesta presentada al
gobierno alemán destacando que la República Argentina liabia definido su propia
personalidad internacional, luego de largos años cn que la política interna, la
ignorancia y la frivolidad 'la encuadraban casi sistemáticamente a rem olque de
otras cancillerías*. En ese sentido, la nota argentina "salva y mantiene la digna y
fecunda neutralidad del gobierno y de la nación*. Ju n io a ZrnAiLosy a favor de los
imperios centrales se alinearon, entre otros. C n irsT O Qi e s a d a . B e u s a k io R o l d a n y
S a l v a d o r DeiiC-inoem.

Cntre los neutralistas, M a n u e l U g a k t * constituyó un caso especial. Consideraba


que cn la guerra estaban "intereses imperialistas cn juego", que el continente
hispanoamericano sólo |iodría hacer en la misma un papel subordinado o de
victima, y que no creía que con la victoria de uno de los bandos se acabaría la
injusticia cn el mundo. Durante una estadía cn México, sostuvo ante los estudian­
tes que "las patrias latinoamericanas deben mantener, a toda costa, su actitud
independiente frente al conflicto bélico (...) Debemos resistirnos y gritarles:
¡Nosotros dis|>oncmos de nosotros m ism os!',
l.a situación inlcrnadonal fue debatida cn el parlamento. Cn el Senado, los
representantes conservadores se pronunciaron cn favor de la "suspensión* de las
relaciones con Alemania; contaban con el apoyo del socialista Er-m ait: u e l V a i j j :
lr.cm.LCCA y de los radicales Lrorot no M e l ó y M a kt in T onino . Por su parte, la tá m a ra de
Diputados también votó a favor la ruptura. Entre quienes apoyaron esta definición
se encontraban legisladores del propio oficialismo: T o m a s l e B k í :t o n , E m il io M m t iu .
P e o n o S o i a i e t . VAU'.iTin V e k o a h a y R ic a r d o C a b a l l e r o . Cn igual sentido, votó el bloque
de diputados socialistas. De todos modos. Y k ig o y e n se afirmó cn la decisión de
mantener cn sus manos la gestión de las relaciones exteriores e hizo caso omiso
a la resolución de los parlamentarios.
La actitud rupturista de los parlamentarios socialistas contradi jo la resolución
de un congreso partidario. En esta convocatoria, realizada meses antes de la
decisión parlamentaria, se aprobó |>or mayoría una declaración cn contra de la
participación argentina en la guerra. El desconocimiento de esta declaración por
parte del Comité Ejecutivo partidario y del bloque parlamentario generó conflictos
internos que obligaron a presentar su renuncia a los miembros del bloque. La
renuncia fue rechazada por otro congreso partidario y m uchos afiliados partidarios
del neutralismo, denominados 'intemacionalistas*, abandonaron al socialism o;
de sus filas surgirían varios de los integrantes del futuro Partido Comunista.
Otro intento tratando de modificar la postura neutralista del gobierno radical
provino de los EE.UU. En febrero de 1917. cuando el presidente norteamericano
IViLson rompió relaciones con Alemania, invitó al gobierno argentino a acom pañar
su decisión. A diferencia de Oran Bretaña y sus aliados europeos — que necesita­
dos del abastecimiento de los producios argentinos no ejercieron presiones
significativas sobre el país—. Washington procuraba que la Argentina abandonara
su neutralidad Buenos Aires respondió a la invitación reconociendo el valor
moral de la actitud del presidente estadounidense, pero no adhirió a su propuesta
rupturista.
Pocos meses después, Y riq o vi .i intentó organizar una Conferencia de Países
Americanos Neutrales, excluyendo a los EE.UU. Como compartía la arraigada
desconfianza de los miembros de la oligarquía hacia las iniciativas panamericanistas
de los norteamericanos, el mandatario argentino reafirmó lo que algunos caracte­
rizaron com o 'neutralidad benévola" en favor de los aliados (*"). Ni siquiera el
hundimiento de barcos argentinos por parte de los alem anes o el episodio de los
telegramas del em bajador teutón, interceptados por la inteligencia norteamerica­
na. modificaron la postura neutralista del presidente argentino
Por otra parte, el nuevo gobierno no ratificó el tratado del A BC firmado en 1915
por De la P i a z a , con el fin de mediar en el conflicto entre México y los Estados
Unidos. El tratado, según algunos autores, estaba en línea con la política
panamericanista auspiciada por el mandatario estadounidense Wiison. tendiente
a establecer normas de arbitraje para los conflictos en el interior del continente (J0).
Los signatarios, la Argentina, el brasil y Chile, se comprometían — conforme
a lo propiciado por los EE.UU.— a solucionar pacíficamente los diferendos que
pudieran suscitarse entre los países del hemisferio. Una de las primeras medidas
del ministro de Relaciones Exteriores del nuevo gobierno fue instruir al em bajador
en los EE.UU. a desligarse de la Unión Panamericana en el entendimiento de que
dicha organización estaba dominada por el pais del Norte. Por su parte, YKraovm
evitó la ratificación legislativa del tratado, que ya contaba con la aprobación del
Senado. Consideraba que el acuerdo excluía a otras naciones, colocaba a los tres
países en un plano de superioridad con respecto a otros Estados am ericanos y
expresaba — según comentó al embajador chileno— las intenciones "de alguien
que nos quiere dividir", en evidente alusión a los EE.UU.
Una vez terminada la Primera (Hierra Mundial, la Argentina — en su carácter de
Estado neutral— fue invitada a una reunión privada de consulta, a efectos de
examinar los términos constitutivos de la Liga de las Naciones, proyectada por
VVu.so-1. El 13 de marzo de 19 19. el gobierno aceptó "en principio" la formación de
la Liga, señalando "que no correspondía en un organismo destinado a guardar la
paz futura, el distingo de beligerantes y neutrales*. Se pretendía que la conform a­
ción de la l.iga no quedara supeditada a las conferencias de paz entre los
beligerantes. En consecuencia, la Argentina adhirió al pacto de la Liga cuatro
m eses después, sin asumí ríos derechos y obligaciones que el mismo comportaba.

117 ) C f. V * n m i K a r r . Ja n i;. La Primera (iuerra Mundi¿ily ;,i política económica argentina,


B u e n o s A ire s. 19 7 4 .

( 1 0 ) Cf. Prrr.tsoTt, I I a r o l d F . , Argentina y los lisiados Unidos, II. I'JI4 -I9 00 . Buenos Aires.
IM S .
(191 Cf. W o k a ss. !(.'t ».»:»>. Argentina en 1.1 P rim e ra Guerra Mundial, B u e n o s A ire s , 1994.

(20 * Cf, Solvcra ct EUi/, B ía t r ií R,. " E l A B C c o rn o e n tid a d p o lítica: un in te n to «te


a p ro x im a c ió n e n tre la A rg e n tin a . B ia s íl y C h ile a p rin c ip io s d e sig lo ", e n Ciclos en la historia,
la economía y la sociedad. N- 2, p rim e r s e m e s tr e d e 1992.
1.a primera sesión de la Liga se celebró cn Ginebra, en noviembre de 1920. La
delegación argentina, presidida por Hoiorno P i n w r im —ministro de Relaciones
exteriores— . propuso, com o cuestión previa. <|iie la asam blea se pronunciara en
favor (Je la universalidad de la Liga y de la igualdad absoluta de las naciones
integrantes. Ll planteo argentino su|>onia enmiendas a las pautas de la Liga, por
lo que las grandes potencias decidieron el aplazamiento de su consideración. Cn
consecuencia, la delegación argentina se retiró de la asamblea. Hasta después «leí
derrocamiento del segundo gobierno de Ykioctv1 1 , en i 930. la Argentina no estuvo
representada cn la Liga I11).
Ln cuanto a la |>olítica interna, el ajustado triunfo del radicalismo dejó en manos
de sus adversarios muchos de los antiguos resortes de |K>dcr. L i oligarquía
tradicional siguió controlando gran paite del |iodcr económico y social. Ll radicalis­
mo accedió a la Presidencia, pero quedó como minoría cn el Senado, cn varias
provincias y cn muchos niveles gubernamentales inferiores. I’or lo tanto, la nueva
administración debió iniciar su gestión a partir de una precaria situación política
til gobierno radical decidió consolidar su posición modificando las situaciones
provinciales, en manos de los partidos tradicionales, a fin de asegurar la libre
elección de sus autoridades. Para ello. Ynqorr.i apeló a la intervención federal de
las provincias gobernadas por los conservadores, lo que dio origen a severos
cucstionamientos por parte de la oposición. El gobierno recurrió a veinte interven­
ciones federales, quince de ellas por decreto, sin participación legislativa. Una de
las primeras — abril de 1917— , fue la efectuada a la provincia de Buenos Aires,
cuyo peso electoral era decisivo cn los procesos políticos del país. Pero la mayoría
ríe las interv enciones se efcctivi/aron después de 1918. cuando el enfrentamiento
entre radicales y conservadores se hizo más agudo (*';).
L is intervenciones federales produjeron una sensible mejora de la situación
radical en el Congreso. Diez de ellas afectaron a poderes de origen conservador y
condujeron a reorganizaciones institucionales que llevaron al triunfo de gobiernos
radicales cn ocho provincias. Cn consecuencia, hacia 1918, el oficialismo logró la
mayoría en la Cámara de Diputados, río obstante, el Senado siguió bajo el control
de la oposición
L i relación conflictiva entre el Poder l'jecutlvo y el Legislativo dio lugar, a partir
de las modificaciones del régimen electoral, a una disociación entre la administra­
ción económ ica y el |x>dcr político. La mayoría de los integrantes de la vieja clase
dirigente quedó marginada de las posiciones centrales «leí Poder Ejecutivo, aunque
cn el primer gabinete de Ykkíovw habia varios miembros de la Sociedad Rural
Argentina. Sin embargo, los partidos conservadores mantuvieron su influencia cn
la Legislatura —cn especial, cn el Senado— y cn el Poder Jud icial. t!l resultado fue

(211Cf. t-i.' Ko M \ N. y Sir rr, -jx>. Anjenlina en tUuo/M Yrigoycnyla So cird iu l ríe
/as Naciones i I9 IH 1020!, Buenos Aires. 1097.
(21 bis) Cf. A'5M[x. W a u x ) , ‘ La trunca transición del régimen oligárquico al régimen
dem ocrático*, cn Nueva Historia Argentina. Deinocmcia. conflicto social y renovación de
ideas 11910 1930). tomo (>, Buenos Aires. 2000.
122) r.rritrruKBuMM. Koirino, 'Aspectos políticos de la crisis de 1930". en /.r crisis de
1‘IJO. I 1'ns.lyns. Huenos Aires, 1987. pág 29.
que numerosos proyectos tlel presidente Ymooykd no tuvieron sanción |>or parte del
Congreso nacional.
Los episodios de agitación obrera pusieron de manifiesto la fragilidad de la
autoridad del presidente. I'ero desde mediados de 1919. Intentando recuperar el
a|)oyo popular. Y hioote* apeló a una política de incremento del gasto público. Como
señala R ock, 'repartiendo puestos burocráticos entre sus seguidores y recom pen­
sando a los que tenía cn las provincias. Y w o m recuperó rápidamente su
popularidad personal" (**). También la reforma universitaria de 1918, a la que
luego nos referiremos, benefició politicamente al radicalismo.
La concesión y disposición de fondos públicos fue una de las causas
principales del enfrentamiento entre el gobierno y los conservadores. Como
durante varios años el Congreso no aprobó el presupuesto gubernamental.
YMaoven dispuso el uso de esos fondos mediante sim ples decretos del í'odcr
Ejecutivo.

2 ,3 ,2 . Alveax y el antipersonalism o

Hacía 1922. año de renovación presidencial, el radicalismo parecía sólido y la


amenaza electoral de los conservadores había disminuido. En consecuencia,
volvió a imponerse cn los comicios presidenciales, triunfando cn doce distritos
sobre quince, mientras que en 1916 sólo lo había hecho en seis, l.a fórmula
presidencial, cómodamente elegida, estaba Integrada por Marcelo T. nr A lviah y
Cintilo Goi/Au:/. A lveak, miembro de la elile terrateniente y descendiente del Qral.
C arlos M. m A i .viiak, apoyó, sin embargo, la revolución del ‘90 y militó luego
activamente eu el radicalismo aunque, como señala InAiu.i Ki i, 'era un aristócrata
perfecto y refinado por su temperamento, su familia, su tradición y sus sentim ien­
tos' (J *). Y icooyi.i lo habla elegido su sucesor más por cálculo político que por
afinidad, ya que. a pesar de no ser un líder destacado, tenia buenos vínculos
sociales y cn el exterior. En el momento de su elección era em bajador en París y
había vivido en Europa muchos anos.
Pió obstante, una serie de gestos sim bólicos y de actos concretos marcaron
distintos elementos de discontinuidad de la gestión de Ai .vt.ah con respecto a la del
populíir caudillo que lo había precedido cn el cargo. A diferencia de Y kigoyci. el
nuevo presidente inauguró las sesiones del Congreso, sus ministros respondieron
a las interpelaciones de los parlamentarios, se acudió a la Legislatura para disponer
la primera intervención federal y se atendió a las dem andas de los militares (” ).

(231 Rocr, David, 'Argentina: de la Primera Guerra Mundial a la revolución de 1930', en


Benitu.. Lr_v_jr (eitit.), Historia de Anióftc.l Latina. lomo 10, Barcelona. 1992. pág. 104.
(241 Iía w u k .1. C (1999). pág 370.
(25l Ca-uoi. Darío; MoRt-so. Jo»r. Lus y Oku. Ai rcRiu. U l dem ocracia constitucional y su
crisis. Ituenos Aires. 1980. págs. 101 y 102.
En oíros aspectos, Autak se desvió del cam ino trazado por Ynmon». La
conformación de su gabinete provocó malestar cu la UCK: sólo el ministro de Obras
Públicas. Elihasici Lou. era un incondicional del líder partidario. Kn cuanto a su
vicepresidente, también vinculado a Y n ü o v i s , el nuevo mandatario no disimuló su
recelo, y se negó a delegar el mando en ocasión de sus viajes. En materia
educacional, el PE saboteó la reforma universitaria, disponiendo intervenciones
antirreformistas a las universidades de La Plata y el Litoral, y sancionando estatutos
que la retaceaban en la de Buenos Aires. Algunas obras públicas quedaron
paralizadas com o el ferrocarril a ttuaytiquina. la vía férrea de Patacones a Naliuel
lluapi. las de l'ucito Madryn a Esquel e Ing. Jaco b acci. Tampoco insistió en la
restitución al Estado de las tierras fiscales ocupadas por intrusos (” ).
A diferencia de su an leccsoren la presidencia. Alvtjw trató de evitar el recurso
de la intervención a las provincias. Para alcanzar el viejo objetivo radical de
garantizar los com idos en el interior y democratizar el Senado, presentó a la
Cámara Alia, en 1023. un proycclodc reforma constitucional, |x>r el que se reduela
el mandato de los diputados a tres años, se disponían la renovación total de la
Cámara y la elección directa de los senadores. Con esta última propuesta se trataba
de evitar la presencia en el Senado de hombres designados por las legislaturas
provinciales, elegidas en com icios dudosos. Pero el proyecto no fue tratado en la
comisión corres|)ondicnte.
En 1924. el gobierno impulsó un proyecto para implantar un sistema ¡ubilatorio.
El mismo alcanzaba a los trabajadores industríales, empleados de comercio,
bancarios y otros gremios. Tanto las agrupaciones sindicales cotno las organizacio­
nes patronales lo rechazaron: las primeras organizaron una huelga general ese
mismo año y los patrones coincidieron con la postura de los huelguistas. En
consecuencia, el gobierno decidió abandonar el proyecto.
En cambio, otras normas laborales sí pudieron sancionarse. En 1923. se
aprobó la ley que instituyó el pago de salarios en moneda nacional para reprimir
la práctica de las em presas de yerbatales y obrajes del norte argentino de pagar en
vales a cambiarse en alm acenes o economatos de las mismas empresas. En 1925,
se reglamentó la ley de trabajo de mujeres y menores en la Capital Federal y en los
territorios nacionales y. un año después, la ley de descanso dominical |>ara la
Capital Federal. Por otra parte, la intervención presidencial en un conflicto entre
los cañeros tucumanos y los ingenios azucareros permitió el establecim iento de
un precio promedio de venta de la caña al ingenio e instituyó un organismo
provincial para la resolución de futuros conflictos. El laudo presidencial contó con
el beneplácito de los cañeros.
Las diferencias entre ambos lideres radicales no respondían sólo a una
cuestión de estilo, sino que evidenciaban crecientes discrepancias dentro del
partido. Antes y durante el primer gobierno de Ykjoovls. se perfilaba ya en el
radicalismo un sector, que provenia de las elites tradicionales y tenia, en I»
económ ico, tendencias liberales. Compartían las ideas democratizantes caracte­
rísticas del caudillo. |x;ro no apoyaban el rumbo impreso por Ymum is en materia
social y económica, y planteaban el retorno o políticas similares a las de principios
de siglo t37).
Asi. tempranamente, se perfiló en el seno de la fuerza nuiyoritaria una
profunda división. Alcnlados por In pasividad de A lveah. los radicales se dividieron
entre los "personalistas", partidarios de la conducción de Yiuoorri. y los
"anl ¡personal islas" que. detrás de su o|>oslción al caudillo, expresaban la reacción
de las tradicionales clases dirigentes a su política nacional y popular. El proceso
que llevó a la división atravesó tres etapas.
La primera se desarrolló desde la asunción de Aivcak hasta fines de 1923. Los
enfrentamientos entre ambos sectores tuvieron com o escenario al Senado, cuya
presidencia era ocupada por C u n o Gom/ai t/, vicepresidente de la nación y
estrechamente vinculado a Yieoort-i. Un grupo considerable de legisladores
radicales empezó a enfrentar a Qoizu.cz cn lo que constituía un tiro por elevación
al caudillo. Por otra parte, con el respaldo de los radicales antiyrigoycnislas, desde
el gobierno se protegían situaciones provinciales que recreaban las condiciones
propias del "régimen" impugnado por Yiuoovr.ri.
El presidente debió afrontar las complicaciones que la división de In UCK
creaba cn el Congreso. La presencia mayoritaria de diputados personalistas
obstaculizaba las incialívas del Poder Ejecutivo, impugnándolas o ausentándose
del recinto. Ai vuut solia recriminar cn sus mensajes la inactividad de las Cámaras
que. a su juicio, trababa la gestión gubernamental. Procurando conservar la
iniciativa, el presidente decretó la clausura de las sesiones extraordinarias en
1925. 1926 y 1927. dado que la falla de actividad era absoluta (-A).
Con el nombramiento de Vieran. C. G allo en el Ministerio del Interior comenzó
una nueva etapa de la división partidaria, figura conspicua del grupo "azul", su
gestión en apoyo «le los antipersonalistas aceleró la escisión interna. Por otra parte,
este sector recibió el apoyo de los restantes grupos opositores al radicalismo:
socialistas, demócratas progresistas y conservadores. El propio A lvcar. con su
cam pana contra la corrupción administrativa y los despidos de funcionarios
nombrados |>or el anterior presidente, se malquistó con los yrigoyenistas y se
alineó con los antípersonalistas.
A m ediados de 1924, la división de los radicales se formalizó. Los
•mtipcrsonaiistas se separaron de la UCR. designando sus propias autoridades y
organizandosus estructuras en lodocl pais. En tanto que los diputados yrigoyenistas,
con mayoría en el Congreso, torpedearon el programa legislativo del gobierno, los
antipersonalistas, a través del ministro del Interior presionaron a A ivcak para que
interviniera la provincia de liuenos Aires, baluarte yrigoyenista y clave de la futura
elección nacional. Sin embargo, el presidente resistió y dilató esta decisión
provocando, en junio de 1925, la renuncia de G allo.

(27) Ai f Lamamo. lx:s C... Yrigoycnismo y antipcrsonalism o. buenos Aires. 11)06, págs.
23 y 24.; cf. tam bién. Rock, David, E l radicalism o argentin o ( Ifí9 0 - I9 3 0 l. Rúenos Aires. 1977.
(20) Caiaultia. Au-jtM*n. Marcelo T. de Alvcar. til com prom iso y la distancia. Buenos
Altes. 1997. páfls. 42 y 43.
Con la salida del ministro se abrió la tercera etapa del proceso. Josr Takhorim
se hizo cargo de la cartera del Interior y trató de atenuar el cnlrcntamicnto. I’or su
parte. A lvcak brindó un apoyo más cauto a los antipersonalistas y dejó de lado los
propósitos intervencionistas al distrito bonaerense.
En este marco, los anlipersonalistas se prepararon para concurrir (>or separa­
do a las elecciones presidenciales de 1928. Proclamaron su fórmula, encabezada
por Lr.oroLnn Mno y Viccnr Ci a u o , contando con el respaldo de los conservadores
y de la mayoría de los gobernadores provinciales. A pesar de que los tránsfugas
parecían tener el triunfo asegurado, la derrota electoral los pondría en dis|>onib¡-
lidad hasta que el golpe de listado de 1930 les abrió nuevas perspectivas políti­
cas O .
El socialism o también debió afrontar una división partidaria. La lom a de
posiciones frente al yrigoyenismo generó conflictos internos y en el propio
bloque parlamentario. Las rencillas derivaron en la expulsión de un grupo de
afiliados — entre ellos l'i iwjüco h 'ru o y Aironio ni. T omaso — que formaron el Partido
Socialista Independíente. En las elecciones de 1928. esta nueva fuerza política
acom pañó a la fórmula antipersonalista.
Mo obstante, pese a las adhesiones que recibió dicha fórmula, a medida que
se acercaban las elecciones, el retorno de YnJoovn.i a la presidencia parecía seguro.
Sus seguidores lograron reconstruir rápidamente el partido tras el alejamiento de
los antipersonalistas. Varios comicios provinciales previos confirmaban el crecien­
te apoyo popular al viejo caudillo, mientras el radicalismo basaba su cam paña en
las expectativas de ampliar a lodos los sectores de la población los logros del
primer rjobierno radical.
t i previsible regreso del caudillo incentivó la animosidad de sus opositores,
que comenzaron a perder toda confianza en la Ley Sáenz Peña. Los grupos
conservadores opinaban que los seguidores de YrKiovti eran corruptos. En varias
provincias, las oligarquías que controlaban el poder no olvidaban las numerosas
intervenciones efectuadas durante la anterior administración de Ywoovtxi. A su vez.
los gobiernos (topulistas de Mendoza y San Ju a n expresaban, desde otra |>crspcc-
Uva. su oposición al caudillo. En el ejército, el descontento se manifestaba a través
de crecientes rumores de golpe militar.
El recelo de los militares hacia Yruoovr.i nació en las postrimerías de su primer
mandato. El nombramiento de civiles al frente del Ministerio de Guerra, rompiendo
con la anterior tradición de reservar el cargo a militares, fue sentido por el ejército
com o una falta de consideración. De igual manera fue estimado el desinterés por
promover el ascenso de varios oficiales superiores, la falla de atención a sus
exigencias de mayor presupuesto para armamento y construcciones y, finalmente,
la intención del presidente de reintegrar y restituir sus derechos a una pensión a
los oficiales que acompañaron los intentos revolucionarios radicales en 1890.
1893 y 1905. L l oposición militar a Y kic .o v l .1 comenzó a organizarse en logias cuyos
objetivos indicaban el endurecimiento de los oficiales de grado intermedio. Si bien
señalaban su disconformidad con aspectos profesionales, las sociedades secretas
estaban motivadas |X>r causas políticas, coincídentcs con los planteos de la
oposición conservadora (” ).
El gobierno de A lvear. p o rc l contrario, había recompuesto las relaciones con
las Tuerzas Armadas. El nombramiento del Cncl. Aoisrin P. Justo al frente del
Ministerio de Querrá marcó el comienzo de una política de acercam iento hacia los
militares. 1.a satisfacción de sus demandas profesionales y presupuestarias
aum entó el peso especifico del Ejército dentro del Estado. De esta manera, se
contribuyó al desarrollo del poder militar.
En tanlo, algunos conservadores abogaban claram ente por una dictadura
militar. Sus m odelos políticos c ideológicos eran las dictaduras de B ru to
Mussourn cn Italia y de Miotn. P r im o d c R iv e r a cn lis paña. Pero tlada l a acrecentada
popularidad de Ymoovr.i. si prom ovían un golpe m ilitar para im pedir su regreso
al gobierno, corrían el riesgo dc afrontar una guerra civil cuyo resultado
favorable no tenían garantizado I ' 1).
La compulsa electoral era insoslayable. El triunfo del radicalismo yrigoyenisla.
ante una o|x>slclón desorganizada, fue aplastante. Se Impuso cn todos los distritos
donde se presentó, recogiendo alrededor del GO % de los volos. C.on respecto a
las elecciones presidenciales dc 1916, el caudillo había incrementado sus votos
cn casi un 150 % .
En relación con la política exterior, e l gobierno dc A l v e a r compartía los ideales
de su predecesor acerca de la necesidad dc democratizar la Liga de las naciones.
Para ello solicitó cn reiteradas oportunidades al Congreso, aunque sin éxito, la
ratificación del Pacto. En cambio, logró pagar las cuotas correspondientes como
miembro integrante dc la Liga.
Pero las cuestiones más importantes de jiolilica exterior se manifestaron cn
la esfera continental cn la VI Conferencia Panamericana que se reunió cn La
Habana cn 1920 Ello sed eb ió ala política proteccionista que venían implcmcntando
los Estados Unidos y que afectaba a las e x c ita c io n e s argentinas y dc otros paises
del hemisferio, y al malestar creciente que existía cn toda la región por el
intervencionismo de Washington en América Central y, cn particular, cn nicaragua.
El representante argentino, II omoiuo Pukvrheikjm. se opuso abiertamente a esas
prácticas políticasyeconóm icas. Mientras que. por un lado, planteaba la reducción
de las barreras arancelarlas, por otro, afirmaba que "la soberanía dc los Estados
consiste cn el derecho absoluto a la entera autonomía interior y a la completa
independencia externa. Esc derecho está garantizado— sostenía— en las naciones
fuertes por su fuerza, cn las débiles por el respeto de las fuertes. Si esc derecho
no se consagra y no se practica cn fonna absoluta, la armonía jurídica internacional
no existe. La intervención diplomática o armada pcnnanenle o temporaria atenta
contra la independencia dc los Estados" (3Í).

(301 Putami. Ko&rm , t:i ejército y I,i política en la Argentina. 1920-1045. Dc Yrigoyen a
f’cron, Buenos Aires. 1981. 53-G6.
(31) Cf. Rock. D. 11992),
(32) Ptnmon. H. f‘. (1985). tomo II. pAg. 96.
El representante estadounidense. C mahixs Huodes, rechazó toda declaración
conjunta que proscribiera cl derecho de intervención de su pais y se opuso a
mencionar el tema arancelario, desarrollando una polémica con n.cviaieuon, que
tuvo repercusiones en cl continente e hizo recordar las discusiones entre los dos
países cn la Conferencia de Washington de I8 B9 . Al fustigar las actitudes
intervencionistas y proteccionistas del pais del (lortc, Finriwnion seguía las
instrucciones de su gobierno, entonces presidido por Alvcak. Pero el tono de su
intransigente cucstionainiento a la política norteamericana no estaba contem pla­
do cn tales instrucciones. 1.a solicitud del canciller argentino para que Pirvimt-oor-
moderara su |>osición y no colocara a la Argentina cn una actitud de aislamiento
dcnlro del hemisferio no luc aceptada por éste, que entonces optó por renunciar.
La actitud de este diplomático, allegado a YniGorcn, ya insinuaba los nuevos
dcscncuentros con la gran potencia.

2,3,3. E l re to m o de Y rigo tk »

Luego de docc anos de su primera elección. Hiroi.no YwGovr.-i llegó nuevamente


a la Presidencia de la nación. Sin embargo, este hecho no significaba una
continuidad política, lio sólo habían cambiado las circunstancias, sino que cl
paitido radical no era cl mismo que en 1916. F.I radicalismo se había decantado
de las fuerzas que entonces lo integraban y ahora se sustentaba cn los scctorcs
populares, disponiéndose a estructurar 'u n a dem ocracia social de carácter
nacionalista' (J5). Esta definición se habia acelerado a partir de la cscisión de los
antipersonalistas en 1924 y comenzaba a manifestarse cn cl objetivo de la
nacionalización del petróleo.
El yrigoyenismo se había comprometido a mantener las reservas petrolíferas
y la explotación de las mismas bajo control del Estado. Consideraba que los
ingresos derivados de esa actividad permitirían la cancelación de la deuda externa
y cl Incremento de los ingresos públicos, colocando en manos del gobierno
nacional un recurso que. cn poder de las provincias, servía para apuntalar a las
oposiciones de conservadores y antipersonalistas. Yiuoorm. para llevar adelante
estos objetivos, se encontró con cl mismo problema con que tropezó cn su primera
presidencia. Si bien contaba con un fuerte respaldo cn la Cám ara de Diputarlos,
el Senado seguía dominado por los representantes de las provincias, encabezados,
cn esta circunstancia, por Salla. La vinculación de la oligarquía salteria con la
empresa norteamericana Standard Olí era blanco de las criticas de los yrigoyenistas.
Para lograr que la Cámara Alta aprobara las leyes de nacionalización del petróleo,
se necesitaba controlar las legislaturas provinciales y. a través de éstas, elegir los
senadores suficientes para obtener la mayoría requerida por el gobierno nacional.
En consecuencia, las elecciones [>endicntcs de senadores por Mendoza y San
Ju a n pasaron a constituirse en objetivos del Poder Ejecutivo nacional. Ambas
provincias, jun to a Salta, eran centros de virulenta oposición al gobierno. La

(33t Cf. r. y Etciutakeüoxda. K. (ILUJ7I.


impugnación de. Lr.it:h a s . C.\it o ->i y Po.uo. senadores electos por aquellos distritos,
donde se habían creado desde la primera presidencia dc Yki(«oyi.i fuerzas políticas
mayoritarias dc origen radical, pero ahora profundamente antiyrigoyenistas. puso
a los partidarios del presidente al borde dc la obtención dc una mayoría en el
Se n a d o !5*). Sin embargo. estas medidas resultaban im|>opulares y aumentaban los
problemas del gobierno cn el interior del país. En San Jua n , por ejemplo, se había
establecido en 1927 una nueva constitución, designo progresista, que. entreoirás
cosas, implantaba el voto femenino y eliminaba contenidos religiosos en las
escu das estatales.
I'or otra paite, los problemas con los listados Unidos no se limitaban
exclusivamente a l lem a del petróleo, sino que s e relacionaban también con los
intereses ganaderos debido a l a prohibición dc compras dc carnes argentinas por
parte del gobierno «le Washington, debido a un embargo sanitario establecido en
192G. Cn consecuencia, la visita «leí presidente electo norteamericano. 111 nr.rki
IIoovtk. a fines de 1928. con el propósito de fomentar el comercio de su país con
Latinoamérica, se encontró con una recepción no totalmente favorable cn
distintos sectores dirigentes, oficialistas y o | X J s i t o r e s . que recordaban también la s
divergencias dc la Conferencia de La Habana. El mismo Ymaovcn planteó: '...la
preocupación del gobierno argentino y dc todos los gobiernos de América del Sur
|x>r el desconocim iento dc la soberanía dc aquellos paises en los que los intereses
de los ciudadanos dc la Unión no fuesen, aju icio d élo s interesados, suficientem en­
te protegidos por leyes y autoridades locales' (3S).
Distinta fue la acogida a la misión comercial británica, durante el año siguiente.
El jefe dc la misión, lord D'A b c k io i , obtuvo dc Vwr.ovi.i el comprom iso dc otorgar
concesiones a em presas y m ercancías británicas cn el mercado argentino. El
acuerdo que selló esta visita sólo logró la ratificación dc la Cámara dc Diputados
y se hallaba a la consideración del Senado en momento de producirse el golpe
militar dc setiembre dc 1930 (■*>).
Durante su segunda presidencia. Yrkjcivi.i estaba físicamente disminuido y
seguía con su estilo de decidir personalmente lodos las asuntos dc gobierno. Los
dirigentes que lo secundaban carecían de la capacidad para afrontar la crisis
económ ica que y a se avecinaba y los efectos políticos y militares que la acom pa­
ñarían. 1.a in cfidcn cia administrativa, el cnsoberbeclm icnto de los líderes radica­
les triunfantes y la inacción parlamentarla comenzaron a ser capitalizados por la
oposición hasta entonces desarmada por la derrota electoral. Com o señala
CiciicrARCBoraM, "el dístanciamícnto entre la masa y los dirigentes no sólo am ena­
zaba los futuros resultados electorales, sino que quebraba la confianza en la
conducción partidaria". Además, varios episodios políticos y dc violencia y la crisis
económ ica precipitaron el deterioro del gobierno. Las intervenciones a las
provincias de Mendoza y San Ju a n , la intervención a los poderes Legislativo y

(34) Cf. Kurtamir/. CrLxi. Lenctnas y Cantonl: e l populism o cuyM Ío cn tiem pos dc
Yrífioyen, Buenos Aires, 1979.
l.VS) D ilicrw m w ». K. <19113). páfj 247.
Cf. Cir-irin, llt r.r, F.l r.itlUallsm o. Nudos gordianos de su economía, Buenos Aires.
Judicial de Sania Pe. el asesinato, en noviembre, del caudillo m cndocino C a h io s
WAvimOTOPi Ixtciias. y un atentado fallido contra V k k .o h - cerraron el año 1929 con
una creciente lensión política ( Por olra parte, las consecuencias de la depresión
que siguió a la crisis de Wall Street alcanzaron a la Argentina, contribuyendo al
enrarecimiento de la situación económica
Un nuevo factor se Iba a apreciar a este panorama: la presencia cada ve/ más
inquietante de las Tuerzas Armadas. Desde 1900, bajo la dirección del Oral. Pa r ió
K í c u i i r i . se produjo un proceso de modernización y profesionalizado!! en el seno
de aquellas con la creación del Servicio Militar Obligatorio, la obligatoriedad de ser
graduado del Colegio Militar para poder pertenecer al cuerpo de oficiales, la
creación de la Kscuela Superior de Querrá y, más tarde, de la Escuela de
Suboficiales. Dos características van a tener esas nuevas fuerzas Armadas: la
influencia prusiana, en la forma de asesores, periodos de entrenamiento en
ultramar y equipamiento de armas en Alemania; y, com o ya señalamos, la
existencia de logias militares, que comenzaron a desarrollarse en la década de
1920. com o la Logia Oral. San Maitin.que tuvo considerable influcnciaen la época.
Ambos hechos favorecieron la carrera de dos oficiales del ejército que luego
tendrían participación destacada en el golpe de Estado tic 1930 y fueron
presidentes del pais; J o s i: F. Umni ki y Aoi s td P. J usto . Ci primero de ellos, que llegó
al cargo de Inspector General del Ejército, tenia gran admiración por el ejército
alemán y tuvo com o asesor por varios años, entre 1921 y 1920. al general
germánico Wnrtrt.i F a v it i . J usto , por su parte, fue nombrado com o ministro de
Querrá de A i vcak debido a la presión de la l.ogia San Martin, con lo cual no sólo
consolidó su carrera militar, sino que también comenzó su carrera política,
vinculada al alvearismo primero y al conservarlo!ismo liberal luego (M). L is
orientaciones politlco-militarcs de ambos se manifestarían plenamente en sus
respectivos gobiernos, como veremos en el próximo capitulo.
Sin embargo, ni el accionar militar, ni la in d ic a d a gubernamental, ni la
menguada capacidad del presidente, ni las consecuencias de la crisis mundial,
fueron las únicas determinantes del derrocamiento de Yhiooh-i. Un condim ento
principal radicó en la poderosa coalición de intereses políticos y económ icos que.
desde la asunción de su primer mandato y. en especial, desde 1926. volcaron sus
esfuerzos en desestabilizar al gobierno y crear un clima que facilitara su derroca­
miento. Los radicales antipersonalistas, los conservadores (dispersos en diversos
partidos provinciales! y los socialistas independientes, el llamado 'contubernio",
apoyados por medios de difusión de gran influencia, como el diario Crítica.
desarrollarían en el último periodode Ynioovcn una campaña política de desprestigio
de la administración radical, que culminaría en setiembre de 1930.
Com o señalaba un informe de la diplomacia británica haciendo un balance de
lo acontecido en esos años, "la experiencia de los gobiernos radicales de la época
había convencido a las -clases privilegiadas- de unirse a fin de evitar el peligro
comunista que esos gobiernos habían dejado desarrollar. Unión que pudo

1371 Cf. Kiiii«K,.rA ( ( 1979}, üroiCrAxusoxDA, K. 1 19031, págs. 231, 250 y 251.
138) Fomvi. K. <1901». cap. I.
concretarse en el golpe militar de 1930' Sin duda los ingleses se referían más
concretamente a los gobiernos yrigoycrtfslas, pero, en todo caso, que dicha
amenaza existiese o no, |>oco importaba; el desafio que significaba para las élites
tradicionales la popularidad del caudillo, el descontrol político y administrativo, la
profunda antipatía que en algunas provincias liabia creado la política intervencionista
de YKioorr.-» y la preocupación por iniciativas que afectaban intereses extranjeros
— como la propuesta de ley de nacionalización del petróleo— fueron los factores
que contribuyeron a decidir la acción de los goipislas.
fin un mitin realizado por los partidos de la oposición el 2 de setiem bre de
1930, pocos dias antes del golpe de Estado, éstos reconocían abiertamente su
actividad por el derrocamiento de Ymooykt!. Según palabras de Ftw-iuco Pinrioo. 'sólo
los muertos" podían dejar de oír la cam paña que venían haciendo los representan-
tesde esos partidos contra el gobierno más 'inep lo" y más "inmoral" que había regida
en el país, mientras que rU n u i Fhtsco sostenía que el remedio de todos los males
estaría en la renuncia del presidente de la República, lino «le los periódicos de mayor
influencia señalaba en su editorial: 'L o s diarios más autorizados comentan con
sorpresa el momento dramático en que ha caido la nación por el desgobierno... La
opinión no puede presenciar esa disolución del ascendente país, sin sentirse
culpable de complicidad si no contribuye con su presión al cambio radical de las
cosas. Y la opinión reclama de modo categórico ese cambio" I,").

2 .4 . SOCIEDAD, POBLACION E INMIGRACION

llacla 1914, com o resultado de las transformaciones económ icas producidas


durante el periodo precedente, se perfiló una nueva estructura social, claramente
diferentede la existente con anterioridad a la vigencia del modelo agroexportador.
De la estructura tradicional, polarizada en dos capas, en la que los sectores
populares tenían una proporción muy alta, se pasó a otra en la que los sectores
medios adquirieron gran significación.
A la vez. dentro de estas capas medias se produjo una diferenciación interna:
surgieron estratos de asalariados urbanos dependientes y creció la importancia de
sectores ligados al comercio y a la industria. Al mismo tiempo, el grupo de los
obreros urbanos aumentó numéricamente a expensas de los trabajadores rurales,
de los artesanos y de los trabajadores sin ocupación definida.

1301 lorelgii Olficc. A3230/173/2. 30/3/1942.


(401 l-.i Noción. I* y 3 ele setiembre lie 1930.
Estratos soeioocupacicnales 1665 IM S 1914
fte p M rto t y pateros 6 ts 17
Eirplotáo*. H roorancs, p cfcsicrtó s 5 8 15
Artesanos y c:ios tiataiadc'es cjenb ptcrslas 15 24 13
Ctrcros urbircs. peones rurai« y S í (v e o fcnvestco 74 SO 50
F u e n te : Gcrm am , G a o , L a a s im ila c ió n d o lo s inm igrantes <?n la A rg e n tin a y o ! fe n ó m e n o d e l
re g re s o c n la in m ig ra c ió n re cie n te . B u en o s A ires, 1964

Cuadro 2.3. Población activa o con recursos propios clasificada en grandes estratos
socioocupacionales (1B69-1914. en %).

Fara OrjtMAW, el periodo que se extiende desde 1800 hasta 1925 fue de una
intensa movilidad social, Entre los miembros de la clase media autónoma, el tipo
humano más frecuente lo constituía el inmigrante o hijo de inmigrante que.
individualmente, a través de la Industria o el comercio, transitaba hacía un nivel
social más alto. Mientras que cn la clase media dependiente, la figura típica
resultaba el "diplomado", nacido cn el país, cuyos estudios eran costeados con
esfuerzo por la familia, ella misma de origen obrero, y probablemente extranjera.
De uno u otro modo, la presencia de los inmigrantes cn los años '20 era
predominante en esa clase media en expansión y en el nuevo sector obrero urbano
Industrial. t)i Ti i ia afirma "que los Inmigrantes europeos en la Argentina ocupaban
una posición relativamente alta en la pirámide social, a pesar de sus modestos
orígenes y aunque m uchos provinieran de zonas bastante atrasadas del sur de
Europa, traían un caudal de cultura cam pesina o artesanal, que les facilitaba saltar
|«>r encim a de las clases populares nativas, y aun de los estratos m edios del
interior' (*■). Esta situación conlraslaba con la de los inmigrantes cn los Estados
Unidos, donde quienes provenían del sur o el este europeos, o de Idanda. tenían
que aceptar una situación de clara marginacíón c Inferioridad respecto de los
pobladores originarios. En consecuencia, en la Argentina, la burguesía empresarial
urbana, pequeños y medianos comerciantes, sectores medios rurales y la clase
obrera más calificada, estaba integrada |ior Inmigrantes o hijos de inmigrantes. Los
argentinos de origen criollo se concentraban cn sectores pudientes (estancieros,
militares, funcionarios públicos), elases medias tradicionales, sobre todo del
interior, y sectores bajos de las ciases trabajadoras, urbanas y rurales.
En su conocido estudio sobre la estructura social de la Argentina, G mimah da
cifras sobre la evolución de las clases sociales cn la Capilal Federal, entre 1895
y 1947. a efectos de destacar el crecimiento de las clases medias entre esos años,
teniendo en cuenta solamente la población activa.

(4 1» Di T r:ia, Tohcuaio. 'E l Im pacto Inm igtaloilo snbrc el sistem a político argentino", cn
R. y Sw tu. Rirm (comps ). Después de Germán!. Exploraciones sobre la estructura
Jü k k a i , J .
s o cial de la Argentina. Dueños Aires, 1992. páflv U7 y Bfi.
Clises sociales 1835 1914 1936 1947
Clise media 35 38 46 43
Palrxos y cuenaprcpisUí 4) ü hAist'j, correrco y servidos 17 14 16 14
flent5tss 3 2 3 2
Prcícsc.-aies aufcconc* y ttpendontts 5 6 9
Errpl-’idís y sffl.laros 10 16 ia 32
Clases populares 65 62 54 52
ToU.'es 100 ICO 100 100
Los dates de 1895.1914 y 19.17 corresponden a censos nacionales de población, m ientas que
los tío 1936 corresponden al censo general de la ciudad de Buenos Aires
Fuente: Glmvav. Gino. Estructura social do la Argentina. Buenos Aires. 1937

Cuadro 2.4. Clases sociales en la Capital Federal (1895-1947) (en %).

En el cuadro anteriorsc advierte que la participación de esas clases medias pasa


del 35 % cn 1895 al 46 % en 1936 y al 48 % cn 1947, mientras que las clases
popularas redujeron correlativamente su presencia del 65 % cn cl primer año
mencionado al 52 % cn el último. Según el cuadro, estas diferencias se deben, sobre
todo, al incremento en la participación de empicados y profesionales. Estas cifras
reflejarían una considerable movilidad social ascendente, peto las conclusiones
deben matizarse debido a que no se distinguen en las clases medias las disparidades
de ingresos, es decir, la incidencia de las clases altas incluidas cn ellas ('-). Riouu>o
O kiiz da una aproximación en su análisis del censo de 1914, cuando afirma que cl
peso de las clases alias (terratenientes, banqueros, grandes industriales) para todo
el pais, representaba un 3 .1 ,:.j del tolal de la población activa (*'). También debemos
tener en cuenta la crisis de los años '30. que puede haber puesto un techo a la
existencia de esa movilidad social antes del censo de 1936.
Otros índices característicos del crecimiento de la clase media, como los de
la escolaridad cn la enseñanza secundaria y universitaria, confirman, sin embargo,
esta h¡|x>tcsis. En 1895. cl Índice de escolaridad de los estudiantes secundarios
era d e 1,6 cada mil habitantes, cifra que se incrementa cn 1910 a 2,86 %o, 3.7 Sí»,
cn l9 l4 ;5 .3 % o . cn 1925, y 7.9°,bo. cn 1936. A su vez, la escolaridad universitaria
creció de 0.8 %o, cn 1907 al 1,1 “ü», cn 1917 y al 3.4 %o. en 1944 (**).
En lo referente al ritmo de aumento de la población, el censo nacional de 1914
mostró un punto de inflexión. De la notable tasa de crecim iento anual registrada
en el periodo intercensal precedente (36,8 %o) se pasó, cn cl período intcrccnsal
que se extendió hasta 1947, a una tasa del 21.5 %o. A este descenso contribuyó
la finalización cn 1930 del periodo de inmigración creciente.

(42|Orx*i*«j. G«i>. Estructuraso ci.iltic l.i Argentina, Buenos Aires. I9B7. pa;;s. 219 y '¿20.
143) Oxru, R.1 .WUIO M., Historia económ ica tic la Argentina. I U5l>' I OJO. Buenos Aires, 2
tomos, 1964. págs. 191 y 192.
(44) riw rrm , J. (1982). pág. 208.
Asimismo, se inició ia reducción de la proporción «te extranjeros en la
población total del país. En I 9 14. de acuerdo con los datos del censo mencionado,
esa proporción alcanzó al 29.9 % de los habitantes. Estim aciones posteriores
efectuadas para 1920 y 1930 arrojaron el 2-1 Ri» y el 23,5 % . respectivamente. De
a poco, la inmigración comenzaba a disminuir su contribución al crecim iento
demográfico del país <*').
La primera interrupción de la corriente inmigratoria de ultramar se produjo con
la Primera Querrá Mundial. Los saldos inmigratorios máximos habían sido alcan­
zados en el periodo 1900-1910. sobre todo en los anos ¡nnicdialám ente anteriores
a la guerra, con un total de 1.120.000 personas provenientes de ultramar. En 1914,
el número de inmigrantes experimentó un abrupto descenso, iniciándose un
•>eriodo con saldos inmigratorios negativos: entre 1914 y 1919 el saldo negativo
alcanzó a 214.175 personas emigradas, finalizada la guerra, el flujo Inmigratorio
recibió un nuevo impulso. Enlre 1921 y 1930. el saldo inmigratorio tic ultramar
alcanzó un lolal de 878.000. lo que dio un promedio anual de R7.800 personas
ingresadas, resultado interior al de la primera década del siglo.
A lo largo del periodo de inmigración masiva, casi la mitad de los inmigrantes
de ultramar eran italianos. Corno excepción, entre 1911 y 1920. la inmigración
española constituyó el 68 % del saldo inmigratorio, superando a la de origen
italiano. Durante la década siguiente, volvieron a predominar los inmigrantes
italianos, y se comenzó a registrar la presencia de inmigrantes de origen polaco.
De esta manera, se Insinuaba lo que sería un fenómeno propio de la década del
'30 donde, dentro de los magros saldos migratorios, predominarían los |>olacos.
El a|>oite inmigratorio siguió siendo importante para el crecim iento urbano.
Tanto la aglomeración de Buenos Aires como la de las grandes ciudades del país
se debieron a dicho aporte. Aunque fue durante el anterior periodo ¡ntcrcensal
cuando se produjo el mayor incremento relativo de la (¡oblación urbana, a partir
de 1914 comienza la fase de la formación de las grandes ciudades. Ya en ese año
se contaban — adem ás del Oran Buenos Aires— dos ciudades de más de 100.000
habitantes. Córdoba y Kosario.
Según los dalos censales, el país había adquirido un definido perfil urbano,
f’oco menos de una lercera parle de los habitantes vivía en ciudades medias o
grandes de 50.000 personas o más. mientras que la ¡«oblación urbana superaba,
l>or primera vez. a la rural. De. esos contingentes urbanos, el 25.4 ” í>de la población
(algo más de 2.000.000 de |>crsonas) estaba radicado dentro del área actualmente
conocida com o el Oran Buenos Aires.
SI bien la presencia de los inmigrantes extranjeros era decisiva en el proceso
de urbanización, sobre tocio en Buenos Aires y en el Litoral, las migraciones
internas comenzaban a adquirir progresiva importancia en el área metropolitana
de Buenos Aires. El censo de 18G9 habla registrado, para dicha área. 3 de
migrantes internos: pero en 1895. esa proporción se había elevado al 8 ‘l'j; y en
1914, alcanzaba ya al 1I % del total de la población respectiva.
2 .5 . LOS CONFLICTOS SOCIALES

lx>s cam bios políticos resultantes de la vigencia de la ley electoral de 1912


|>crm¡llcron la integración de una importante masa de población hasta entonces
excluida de toda participación política. Esta incorporación al sistema |>ol¡tico fue
acom pañada de una integración más profunda en el campo social. Tactores
estructurales com o el asentamiento progresivo de las anteriores Inmigraciones, el
im pacto de decisiones políticas de fines del siglo XIX — como la escuela obligato­
ria— , la posterior instauración del servicio militar y los efectos de la predica
nacionalista contribuyeron a la definitiva integración social de los sectores
populares.
La gestión del presidente Yrooovr-i Intentó transformar el Estado "gendarm e"
del |>criodo oligárquico en un agente activo de democratización, rara ello impulsó
m edidas tendientes a una mayor participación de los sectores discriminados por
el 'rég im en ' en la actividad política. Además, las nuevas políticas públicas
ampliaron el abanico de oportunidades y favorecieron los procesos de movilidad
ocupacional y de ascenso social. A fin de afinnarsc en el (>odcr. el radicalismo
debió asegurarse el voto de los sectores medios, constituidos en nuevos protago­
nistas sociales. I’aracllo facilitó su acceso a los cargos públicos y creó un complejo
sistema clícnteiístico destinado a manejar la distribución de favores.
Un fenómeno que acentuó la participación de las capas medias fue el
movimiento por la reforma universitaria que, iniciada en Córdoba en 1918.
contribuyó a eliminar los criterios elitistas y anacrónicos que imperaban en los
claustros universitarios. La reforma instauró el gobierno democrático en estas
casas de estudios, con la participación activa de los estudiantes y estableció
principios aún vigentes en la universidad pública, com o la designación de
profesores |>or concurso. Estas medidas facilitaron el acceso a la enseñanza, tanto
de estudiantes com o de profesores provenientes de nuevos sectores sociales,
m uchos de ellos afines al radicalismo. Com o señaló el primer presidente de la
federación Universitaria Argentina, O s v a l d o Loiuirr en el Primer Congreso nacional
de Estudiantes, en 19 18: 'n o es de este siglo la universidad cerrada, burocrática,
inmóvil. Es de este siglo la universidad abierta, libre, científica, hum ana'. La
universidad no puede limitarse tampoco 'a su -función profesional-, es decir, a
capacitar los individuos p a ra d desempeño de las diversas profesiones liberales...
ella debe tener una -función científica-, esto es, preparar hombres de ciencia,
formar la generación de espíritus desinteresados que han de ser los genulnos
representantes de la futura ciencia argentina" (*'). El gobierno radical manifestó su
apoyo a los estudiantes de Córdoba e impulsó cam bios reformistas en la
Universidad de Buenos Airea. También nacionalizó las universidades de Santa t'c
y Tucumán (*7).
En el terreno laboral, debió afrontar, a su vez. tres brotes de malestar obrero,
con reacciones distintas. Ocurrió que la fase ascendente del ciclo económ ico.

(40) Cnu\. Amura y S.woutr'rm, IImacki. La reforma universitaria/1. Buenos Aires. 1903.
ivigs. 56 y 57.
entre 19 17 y 1921. fue acom pañada por un alza de los precios que provocó una
marcada redistribución de la renta contra litó clases medias y especialm ente las
bajas. Al mismo tiempo se expandían las ideologías contestatarias o revoluciona­
rias al influjo de la Revolución Kusa. Como consecuencia de ello, las huelgas
crecieron cn número e intensidad
1.200

1.000

800

600
I ■
•500
íl
200

0 r r ll I
Huelgas Huelguistas Jornadas perdidas Salarios perdidos

□ 1917 n 1918 ■ 1919 L 1920

Fuente: Orna. Rcajko M.. ‘El aspecto económico-social do la crisis do 1930',


en La erais de 1930.1 Ensayos. Buenos Aires, 1987.
Orático 2.1. Las huelgas y sus resultados (1917-1920).

A finales de 191G se declaró un paro de los trabajadores del puerto de liuenos


Aires. El mismo fue organizado por la federación Obrera Marítima, que era
conducida por dirigentes de la corriente sindicalista. Pese a su retórica revolucio­
naria. los sindicalistas Impulsaban reivindicaciones salariales concretas. Cn este
caso, el gobierno no recurrió a la tradicional represión |xj|icial. Por el conlrarío.
arbitró el conflicto satislacicndo la mayoría de las demandas de los huelguistas.
Muevas m ediaciones estatales con motivo de las huelgas ferroviarias cn 1917 y
191B culminaron con concesiones que aumentaron el estándar de vida y m ejora­
ron las condiciones de trabajo de los ferroviarios.
La agitación obrera volvió a despertar, con mayor virulencia, a principios de
enero de 1919. El episodio, conocido («osteriormente com o la Sem ana Trágica, se
desencadenó a partir de una huelga de los trabajadores metalúrgicos de los
Talleres Vascna. que reclamaban mejoras salariales y reducción «le las horas de
trabajo. 1.a empresa rechazó esa petición y consideró cn rebelión a sus obreros,
quienes declararon una huelga el 2 de diciembre de 19IB . Como el |>aro se
prolongaba, el 7 de enero de 1919, se pidióla intervención policial, que terminó
cn un enfrentamiento con los huelguistas, el cual arrojó un saldo de cinco muertos.
La masiva concurrencia de trabajadores que acom pañaba a las victimas para su
inhumación conm ovió a la ciudad de buenos Aires con nuevos disturbios y la
muerte de una veintena de obreros, victimas de la represión policial. La situación
derivó en una huelga general que tanto conservadores com o sectores del
radicalismo consideraron el preludio de una revolución bolchevique, dirigida
desde Rusia. Dos elementos contribuyeron para |x>ner fin al conflicto: por un lado,
la intervención del ejército y la Armada cumplió un rol disuasivo, l'or otro, la
mediación gubernamental permitió el reconocimiento de las reivindicaciones de
los trabajadores metalúrgicos, que consiguieron en parte sus objetivos (•").
Uno de los corolarios d é la crisis de enero de 1919 fue la aparición de grupos
parainilitares iLiga Patriótica Argentina) que propiciaron sentimientos \enófol>os.
antiobreros, anticomunistas y, especialmente, antijudios. pues se confundía a los
judíos, muchos de ellos de origen ruso, con gente de ideología revolucionaria. Por
eso. aunque los Talleres Vasena se encontraban en el barrio de Hueva Pompcya.
hubo actos de agresión a la comunidad ruso-judia residente en el barrio de Villa
Crespo.
l a tercera ola de agitación obrera emergió en la Patagonia. en 192 i. impulsada
por una sociedad obrera anarquista fundada en Kio Gallegos, l.os reclamos de
me joras salariales, ocho horas de trabajo y condiciones higiénicas se difundieron
hasta las grandes estancias dedicadas a la cria de ovejas. Estos establecimientos
eran propiedad de tres grandes firmas. Ilraun-Mencndc/ ftehety. Jo s é Montes y
C ia „ y Bridgcs y Reynolds, que sometían a los trabajadores a condiciones laborales
particularmente duras y mal remuneradas. Se declaró, entonces, una huelga que
originó escaramuzas añiladas entre los huelguistas y las fuerzas al servicio de los
estancieros, quienes solicitaron ayuda al gobierno nacional. Y rk ío k ii cedió a estas
dem andas y se enviaron tropas militares, comandadas por el Tic. Cnel. IIix to r IV
V a h ih . Kn enero de 1922 se llegó a un principio de acueido entre las partes, que
pareció terminar el conflicto, pero al no ser respetado el acuerdo por los
estancieros la huelga se reinició. I'.ntonces. los militares retornaron con el objetivo
de reprimir la huelga y se impuso la ley marcial. III número de obreros muertos
com o resultado de la represión, incluyendo el fusilamiento de m uchos de ellos, fue
cuantioso (estimado en más de mil), mientras que las tropas sólo ex|>crimonlaron
dos bajas. fSste episodio se conoció con el nombre de la "Patagonia trágica' <*'').

2 ,6 . MOVIMIENTO ODRERO E IDEOLOGIAS POLITICAS

La agitación obrera, com o vimos arriba, se reavivó a partir de 1917. Puc la


apertura de una etapa que se prolongó hasta 1921. cuando la lenta recuperación
de la crisis económ ica y el ascenso del yrigoyenismo promovieron el aum ento del
número de huelgas y otros movimientos rcivindicativos. Esta ola huelguística
terminó consagrando la hegemonía del sindicalismo revolucionario en el m ovi­
miento obrero.

{481 C f. Bnjm r. E ix ía w k iJ.. Csbom d e l m o vim iento ob rero argentino: d e s d e s u s orkienes


hasta e l ad venim ie nto del peronism o, B u e n o s A ires. 1 9 8 7 ; Ix m o . Kirr,-*>, H istoria de l
m o v im ie n to sindical. II. Buenos Aires. 1973. p ág s 179-189
La Revolución Rusa de octubre dc 1917, dirigida por Lc.iim con e l objetivo
de instaurar la dictadura del proletariado cn Rusia, tuvo cn esa época una
Influencia Indudable, particularm ente entre los obreros dc origen extranjero.
En el X Congreso de la f'ORA. en diciem bre de 1918. por ejem plo, se declaró
la solidaridad con "los trabajadores de Rusia y Alem ania, por los heroicos
esfuerzos que realizan para dar cim a a los anhelos del proletariado universal:
libertar e l trabajo y suprim ir la explotación del hom bre por el hom bre, condición
primordial para la instauración del régimen de productores libres c iguales" ('°).
Cn general, este periodo fue testigo asi de una profunda transformación del
movimiento obrero. Se inició con un nivel dc agitación que parecía revitallzar las
prácticas revolucionarias y dc acción directa características dc la primera década
del siglo y culm inó con un movimiento obrero que asistió impasiblemente al golpe
dc Estado dc 1930 tM).
Los cam bios políticos c institucionales favorecieron dichas transformaciones.
La vigencia dc la Ley Sácnz Peña |>cmiltió que las clases medias y los sectores
populares pudieran expresar su adhesión política a la UCR y al socialismo,
facilitando la integración dc una considerable masa de población hasta entonces
excluida de toda participación política. Por otra parle, los esfuerzos dc los aparatos
culturales para Integrar a los sectores populares lograron que los trabajadores
abandonaran la situación de 'extranjería' cn la que fueran encasillados por las
viejas élites dirigentes.
En el terreno ideológico también se produjeron cambios. Sobre todo en la
década del '20. el "sindicalismo" registró una notable expansión. A medida que fue
abandonando sus posturas revolucionarias, el avance que venía sosteniendo cn
la década anterior se consolidó a expensas del anarquismo. A pesar de que e l
anarquismo permaneció cn algunas comunidades dc trabajadores, su influencia
se fue desvaneciendo cn e l ámbito sindical. Cn lo referente al socialismo, su
presencia se manifestó cn sectores laborales con mayor calificación, entre los
em pleados públicos y municipales dc la Capital federal. Estos cambios contribu­
yeron a que cn reemplazo del sindicalismo de acción apareciera el sindicalismo de
presión. Esta nueva forma, gradualmente, pasó a hegemonizar al greniialismo y a
facilitar la adopción dc instancias pacificas de negociación. El m ovimiento obrero
— cn especial cn Buenos Aires— abandonó las calles y circunscribió sus luchas al
lugar dc trabajo.
Los gobiernos radicales emergentes desarrollaron una estrategia serpenleante
tendiente a disminuir el tono contestatario dc la protesta obrera y a arbitrar los
conflictos sin desdeñar la apelación a los recursos represivos (M). La politíca

(50) M í u o t t t a . S r r A M t w r.l m o lim ie n to sindical argentino, su origen y su desarrollo,


Rueños Aires. IW n . págs. 242 y 243.
(511 B iisky. EnonreM.1. I1ÍW7». pág. 29.
(521 B v-.kv-co», Urau. 'Resistencia y negociación: el m ovim iento obrero argentino desde
sus orígenes hasta 1930’ . en Ma«r*-í>, O h k (rom p.). Desafíos fiara e l sindica lism o en la
Argentina. Buenos Aires. 1993, |>.in 30.
laboral de Yiooovcm propició la expansión de la corriente "sindicalista" del m ovi­
miento obrero. En la medida en que favoreció la negociación entre los obreros y
el gobierno, encontró en el "sindicalismo" un interlocutor más dispuesto a aceptar
ese cam ino para acceder a sus reivindicaciones. En tal sentido, el 'sindicalism o"
pasó a constituirse en una alternativa más atrayente para los trabajadores que el
anarquismo en permanente confrontación con el Estado. Por otra parle, el
gobierno radical promovió el diálogo con los "sindicalistas" para restarle fucr/a al
Partido Socialista dentro del movimiento obrero (5J).
Por un lado, procuró aislar y eliminar la acción de los sectores anarquistas y
desplazar a los socialistas de su ascendiente sobre los sectores obreros de la
Capital Pede ral. Este último objetivo era un aspecto de la rivalidad que radicales
y socialistas mantenían por obtener la mayoría popular en ese distr ito. Por otro
lado, de manera inédita, el gobierno dio curso favorable a las demandas de las
organizaciones representativas de ciertos sectores de la clase obrera, finalm ente,
en determinadas circunstancias, bajo la presión conservadora, apeló a la utiliza­
ción del aparato represivo para terminar con la protesta de los trabajadores.
Otros cam bios en el movimiento obrero tuvieron qite ver con las transforma­
ciones en la estructura de la clase trabajadora. Durante la década del '20. se trizo
evidente la creciente estratificación de los sectores obreros. En el estrato superior
se localizaban los trabajadores de los principales servidos públicos — ferroviarios
y municipales, más tarde tranviarios y telefónicos— . que por sus lazos privilegiados
con el Estarlo y con las empresas monopólicas proveedoras de dichos servicios,
lograron convenios colectivos, escalafonamiento, leyes sociales, com o la jub ila­
ción, sistemas de cobeitura mutual obrera y patronal, etc. Asimismo, el acceso al
crédito, a la casa propia y al consumismo operaron com o m ecanism os económicos
de integración social. Por debajo de este sector se ubicaban los obreros calificados
de la mayoría de las ramas industriales, en un m ercado de trabajo que seguía
caracterizado por la inestabilidad y las fuertes variaciones estacionales. Sin
embargo, sus condiciones de trabajo habían experimentado cleitas mejoras,
com o la reducción de la jornada laboral y el incremento de los salarios. Estas
transformaciones también favorecieron la expansión de la corriente "sindicalista*.
P.n contraste con los anarquistas, que luchaban por la solidaridad con torios tos
obreros sin distinguir el nivel técnico de los mismos, los "sindicalistas* bregaban
por objetivos económicos que reconocieran los distintos niveles de calificación y
que respondieran a las expectativas de reformas sociales de los trabajadores.
Por otra parte, los "sindicalistas" impulsaron la modernización orgánica de los
sindicatos, lo que significó la transformación de la cultura institucional de los
mismos: las organizaciones fueron ocupadas, paulatinamente, por representantes
gremiales rentados, cuyo número fue creciendo de manera significativa. Se fue
desarrollando cierta máquina burocrática donde la rotación de los dirigentes se
lentiricó y se prolongó su permanencia al frente de los sindicatos. Por otra parte,
la vida interna de estos organismos se parificó, desapareciendo las luchas de

(53) M s im - n iiia , t t iK m w . Movimiento obrero arrjcntillo 1930-0)4$. Rueños Aires, I U t i ü .


pág. 34.
fraccioncs, y se desterraron las viejas prácticas de democracia directa. Con este
escenario se estaba anticipando un fenómeno que adquirida relevancia en
periodos posteriores.
Las criticas m.is acerbas al sindicalismo provinieron del Partido Comunista.
Escindido del Partido Socialista, en 1918. con el nombre inicial de Partido
Socialista Internacional, esta agrupación f>olitica afrontó severas crisis durante su
primera década de vida, no pudiendo capitalizar la radicalización obrera que se
prolongó hasta 19 2 1y padeciendo, por el contrario, el posterior reflujo de la acción
de los trabajadores. Los comunistas criticaban el a|>olit¡cismo y el neutralismo de
los sindicalistas, pero, com o señala Congrio:, cn esos primeros años 'la relación de
clases, proletariado contra burguesía, se transformó en una fórmula esquemática
para comprender la realidad nacional", lo que los llevó a confundir el yrigoyenismo
con el "nacional-fascismo* (M).
Los planteos del comunism o y de otras sectores cn torno a los problemas de
las clases trabajadoras y el pro(>ósito de adjudicarle al m ovimiento obrero
objetivos que iban más allá de los meramente reivindicallvos provocaron
enfrentamientos entre tendencias Ideológicas cn el seno del sindicalismo. De esle
modo, la división del movimiento obrero se profundizó. Como consecuencia,
hacia 1929 coexistían cuatro centrales obreras: la PORA (anarquista), la COA
(socialista), la USA (sindicalista) y el CUSC (comunista).

2 ,7 . LAS POLITICAS ECONOMICAS DE LOS GOBIERNOS RADICALES

2 ,7 ,1 . El crecim ien to econ ó m ico en el periodo

Los avalares del crecim iento económico durante los gobiernos radicales
reflejaron la estrecha vinculación de la economía argentina con la coyuntura
internacional, pues, a pesar del cambio político que esos gobiernos representa­
ban. las líneas esenciales del modelo agroexportador no se alteraron (apertura de
la econom ía; endeudam iento externo; comercio exterior basado en el intercambio
de materias primas y alimentos por productos manufacturados; estabilidad de la
m oneda e. incluso, retomo al patrón oro). La crisis mundial, que comenzó a fines
de 1929. coincidió prácticamente con el fin de los gobiernos radicales, que no
tuvieron oportunidad de producir cam bios drásticos cn las políticas económicas.
ICn esta perspectiva es posible analizar la evolución del produelo interno y de
los ciclos económicos en aquellos años. Asi se puede observar que durante la
Primera Guerra Mundial, enlrc 1914 y 1917, se produjo una brusca caída del PBI.
El comercio exterior, como ocurrirá luego en la siguiente guerra, resultó superavitarío.
pero ello fue consecuencia de un descenso de las importaciones (por la falta de
bodegas, el aumento de los fletes y la carencia de productos cx|>orlablcs. como
la que padecían nuestros principales proveedores, los países europeos, debido al

(54J Coukuie, Cuino J.. Orígenes d e l com unism o aigcnUno. Buenos Aires, IU84, pAgs
54 y 65. C.t. tam bién. Rato*. Jm r, E l m o vim iento socialista cn Argentina. Buenos Aires. l ‘J 8 l .
conflicto bélico) y 110 de un incremento sustancial de las exportaciones, aunque
el nivel de éstas se mantuvo gracias a la apertura del mercado norteamericano.
Dicha circunstancia favoreció un incipiente proceso de sustitución de importacio­
nes en el sector manufacturero, pero la disminución de importaciones esenciales
— bienes manufacturados y de capital— repercutió de manera negativa sobre el
producto interno. I.a interrupción «le la corriente de capitales, producto de la crisis
de 1913-191 -1 y luego <1e la propia guerra, obró en el mismo sentido.
A partir tic 1918, la normalización de la economía internacional permitió que
se incrementaran de manera considerable las exportaciones agrícolas para
abastecer a los exhaustos países europeos, en tanto se mantenía un amplio
volumen de e x c ita c io n e s a los EE.UU., loq ue favoreció un repunte del crecim ien­
to económico. Incluso la Argentina prestó a los aliados 250 millones de dólares.
Esto se realizó a través de un convenio firmado con Inglaterra. Italia y Francia,
según el cual el gobierno financiaba la compra de 2 millones y medio de toneladas
de cereales (?5).
Sin embargo, la crisis agrícola-ganadera, que se inició hacia fines de 1920.
como consecuencia de la caída de los precios internacionales de los productos
‘ agrarios, y en particular de las carnes, debido a la recuperación del sector
agropecuario en los países europeos, produjo una nueva disminución de la tasa de
crecimiento del FBI. Cero éste volvió a subir en 1922. alcanzando un pico máximo
del 11 % en 1923 respecto del ano anterior, nuevamente, las circunstancias
externas ayudaron: graciasal aumento, aunque breve, de los precios agropecuarios
internacionales y, sobre todo, al ingreso de capitales extranjeros, tuvo lugar un
nuevo periodo de bonanza hasta 1920. Tras una declinación momentánea de la
activ idad económ ica en 1925 (las exportaciones de algunos productos, com o el
trigo, cayeron en la cosecha 1925-192G con respecto a la anlerior en casi un millón
de toneladas, al tiem|>o que caían también sus precios, asi corno los de otros
cereales), el crecim iento retomó el ritmo ascendente que caracterizó a la mayor
parte de la década de 1920. Debido a la entrada masiva de capitales y al aumento
del volumen de los bienes exportados, que compensó otra caída de los precios
internacionales, se fortaleció el peso, loq ue p cnn ilióal gobierno volver al sistema
de la Caja de Conversión, en 1927 (v,(. U i subida de las tasas de Interés en los
lisiados Unidos a partir de 1928 y, luego, la crisis de 1929 revirtieron de nuevo la
tendencia y causaron ser ias dificultades en la balanza de pagos. El cuadro siguiente
nos ilustra acerca del comportamiento global de la economía en este periodo, que
comprende los gobiernos radicales de Ypjoovrn y Ai.yt.ak.

;55! Cf. IYrr-»<'>. II. V. I l ‘J B5 l t. II


150) Comité nacional de Geografía (19421, págs. 207-210: Pi-.r:r-,. Vtrnon L.. The
International Lconomic rasilion a l Aigcntina. lYiisilv.irua. pág. 48
Tasa d i crecimiento del PBI
Año Exportaciones Im portaciones Saldo
a precies de mercado
1914 •10,4 916 733 183
1915 0.5 1.323 694 629
1916 •2.9 13C2 832 470
1917 •e.i 1-250 864 386
1919 18,3 1.822 1.133 684
1919 3.7 2343 1.49» 853
1923 7.3 2 373 2125 248
1921 2.6 1.525 1.703 -178
1922 8.0 1.536 1.567 -31
1923 11.0 1.753 1974 -221
1924 7.8 1299 1.883 415
1925 -0.4 1973 1993 -20
1926 4,8 1830 1-869 -89
1927 7.1 2294 1.947 347
19:8 62 2 397 1.902 495
1929 4.6 2.168 1959 209
1930 -1.1 1336 1£80 -284
F u e n te s ' C E P A L (1959). Com ito N acio nal do G co g ra tía (1942).

C uadro 2,5. E volución del producto bruto Interno y del com ercio c ite r io r
(en m illones de mSn).

Aunque la Argentina experimentó un crecimiento indudable, puede observar­


se que fue muy vulnerable a las fluctuaciones de la economía mundial. Dependía.
|x>r un lado, de nuevas entradas de capitales todos los anos para evitar serios
problemas cn la balanza de paflos y. por otro, de conservar los mercados para sus
exportaciones. Le resultaba, por cl contrario, muy dificíl reducir sus importaciones
y la carga del servicio de la deuda externa. Oíros elementos más de vulnerabilidad
en los anos "¿0 fueron la triangulación comercial y financiera que se desarrolló con
los Estados Unidos y Oran Bretaña, y el problema causado por el retorno a la
convertibilidad, en 1927. que examinaremos luego.
La política económica, adherida como estaba a los principios liberales del
modelo ayrocxportador. contaba entonces, como señala O 'C 0«mi:ll. con "una muy
limitada autonomía para atacar cl ciclo económ ico' y una alta de dependencia de
las circunstancias externas (, ; ).

2 ,7 ,2 . L ím ites de las p olíticas econ óm icas

Cl radicalism o tuvo, sin embargo, algunas iniciativas parciales de política


económ ica para hacer frente a coyunturas adversas de la econom ía mundial, por
la necesidad de reforzar actividades del listado o para proteger ciertos intereses
sectoriales, l'cro esas m edidas no alteraron significativamente la com posición

<57>O 'O i-ni., Aitn.au, "L j Arycntina cn la Depresión: los problemas de una economía
abicna*. cn l)*sanotlo Económ ico. M 02. enero-marzo de I9B4. pags. 4B4-48G.
del producto bruto Interno, que sólo muestra ligeros cam bios relativos ile los
distintos sectores de producción entre 1919 y 1929. aunque se advierte una leve
caída de la agricultura y la ganadería y un incremento, poco significativo, del
com ercio y del sector manufacturero. Todavía cn el periodo 1925-1929 la
participación del sector agropecuario era de cerca del 25 ''b, un 5 1>menos que
en 1919. mientras que la industria no alcanzaba el 18 lo que representa un
increm ento m enor que el 2 °.'j con respecto a 1919. El rubro que más se
increm entó cn todo el período fue el de la construcción. Los lincam ientos del
m odelo agroexportador continuaban aún vigentes.

1919 1920-1924 1925-1929


Sector
P irt¡cip »:ió n V jr. porcenl. P íflic ip jd c n Ví i . porcenl. P»rt¡cip»cí¿n Var pofcfnl.

AgrieuKun 17,3 35 15.5 4.7 14.9 3.6


Ganadería 13.5 -5.4 12.6 S.t 10.6 -1.1
Pesca 02 2.5 02 1.9 02 4.8
M íw ia 02 ■5.8 0.3 14.6 0.4 10.5
1tv3. rraiufaciurerj 16.0 4.1 16.4 8.4 17.7 5.8
O tusserv p íb eo s 0.7 6.1 0.7 5.5 0.7 4.9
C crs'-x eiK i 1.» 8.6 5.3 36.8 6.5 8.8
Ccrrerco 19.6 10.9 20.5 8.3 21.3 53
Tranjjjcrt» 6.1 02 6.3 93 72 72
Csm urcsaón 0.5 10,3 0.6 12.1 0.7 8.7
Finan/as 2.1 24.5 2,1 7,1 2.0 3.7
VivK-níi 6.2 0.7 5.3 2.1 4.8 3.1
Sorocos d íl gc-cmo 6.5 3.0 5.9 3.9 55 3.6
Sérveos perscni'es 9.2 3.6 8.3 3.9 7.5 3.0
fe ta l P B I 100,0 3,7 100,0 7,3 100.0 4.4

F u e n te . C E P A L (1959).

Cuadro 2.6. Composición del P B I (1919-1929).

Ks cierto que la situación fue diferente cn los distintos gobiernos. Y kiooyui


propuso, durante su primera presidencia, diversas medidas económ icas que
implicaban una intervención más acentuada del l-stado en distintos sectores o
procuraban realizar moderadas reformas en los sistemas productivos vigentes.
Lnlrc otras, se destacaban el estímulo a la colonización agrícola, el establecim ien­
to de bancos oficiales, la creación de la marina mercante, la apertura de nuevas
lineas ferroviarias estatales en zonas atrasadas y la intensificación de la explota­
ción di: los recursos petrolíferos fiscales. Además, se intentó recurrirá la expansión
del crédito bancario. aunque manteniendo una rígida fiscalización por paite del
Tesoro nacional. I’cro la mayor parte de las iniciativas económico-financieras
elaboradas por el primer presidente radical no pudieron concretarse porque
fueron rechazadas cn el Congreso.
MI partido gobernante estuvo lodo el tiempo en minoría cn la Cám ara de
Senadores y debió soportar el bloqueo de m uchas de sus propuestas por parte
de la o|xisición. entre otras, por su im|>ortancia. el Intento de creación de un
Banco de la República, cuya misión habría sido la de regular las em isiones
monetarias, el crédito y las tasas de interés, fiscalizarlos cam bios internacionales
> asegurar cl clcarin g bancario. Cl sistem a de la Caja tic Conversión se conside­
raba insuficiente ya que la circulación dependía de las existencias de oro, y éstas
de los saldos internacionales y. en definitiva, délas cosechas. Había que asegurar
la estabilidad y regularidad de la circulación monetaria: "Todas las naciones
adelantadas — afirmaba Doninoo Salabehot, ministro de Hacienda— cuentan con
una legislación bancaria que les permite m antener una correlación entre la
circulación y las necesidades reales del m ercado' ('").
También se procuró Implementar una serie de medidas a fin de atemperar las
fluctuaciones de la coyuntura y las desigualdades entre distintos sectores econó­
micos. Ante las dificultades de los agricultores, debido a las sequías de años
anteriores, el gobierno envió al Congreso — en diciembre de 1916— un proyecto
de ley que establecía un gravamen provisional del 5 % a las exportaciones. Los
fondos recaudados se asignarían a financiar la compra de semillas y útiles de
labranza. Debido al rechazo del proyecto y a la virtual paralización de la siembra.
Yiuoovn decidió, cn acuerdo de ministros, la adquisición por parte del listado de
la sem illa necesaria. Otro proyecto similar destinado a la construcción y arreglo de
caminos, puentes y was de comunicación naufragó cn cl Senado. Sin embargo, a
partir de 1918 el impuesto a las exportaciones comenzó a aplicarse y pasó a ser
un componente importante del sistema fiscal.
Por otra parte, la escasez de importaciones durante cl conflicto bélico dio lugar
a un intenso aunque breve proceso de industrialización. Si bien cl gobierno
sostenía que en la actividad fabril se encontraba "la independencia económica*
que el país anhelaba conquistar, no se tomaron medidas concretas en defensa ríe
la industria y el fin de la guerra produjo la desaparición de diversos sectores
industriales ahogados por el restablecimiento de la importación de productos
manufacturados. El criterio librecambista predominante cn el Congreso impidió la
protección de la actividad fabril y resultaron vanos los tibios esfuerzos tanto del
Ejecutivo com o de sectores representativos de la industria para revertir esa
situación.
La gestión de Makcclo T. ot. A iv m k se caracterizó por otro tipo de preocupacio­
nes y diferencias cn cl enfoque económico. Una de las principales fue la cuestión
monetaria, especialmente los problemas vinculados a la escasez del circulante y
a las variaciones cn la cotización de la moneda nacional. En lugar de insistir con
la creación de un Ha neo de la República, cn 1924 cl gobierno envió al Congreso
un proyecto de modificación del sistema monetario, sobre la base de la reapertura
de la Caja de Conversión y. aunque cl proyecto fue rechazado, la reapertura se
decidió. |x)r dccrelo. en 1927.
Otro motivo de alam ia fue la disminución de la recaudación fiscal en cl sector
externo, lo que llevó, cn 1923. a una importante modificación de los aforos
aduaneros (precios estimados de los producios importados sobre los que se
aplicaban los aranceles), que estaban desactualizados. La medida, si bien tuvo
principalmente cl propósito de aumentarlas recaudaciones tributarias, benefició por
un tíem|Ki al sector industrial y fue impulsada |>or el ministro de Hacienda Hckhcha

|5B) IjOKMttum. Jo w ir A.. Dinero, po lítica y barreos Historia del flanco Centra/ de l.i
R epública Antcntlna. Buenos Aires. 1996. páq. 30
Vr.GAs. que contaba con el ascsoramicnto dc Au uvw ko (h-nor.. Pero luego el ministro
renunció y fue reemplazado por V ictck M. Motín*, dc ideología liberal, que afirmaba
cn un débale cn el Congreso, cn noviembre dc 1923. que "el proteccionismo
transformado en abolicionista es lo que condena el gobierno del Dr. Ai .vkak" ('•).
Cn el orden agropecuario se produjo un impulso hacia la tccnilicación del
campo, lo que se tradujo en un incremento de las áreas sembradas. Mientras, en
el sector ganadero, se sancionó una serie dc leyes para controlar las transacciones
comerciales y establecer precios máximos y mínimos. También se debatió
extensamente, sin adoptarse medidas concretas, cn torno a la posibilidad de
intervención del Estado cn la cuestión del llamado ¡m ol dc los frigoríficos, hecho
que se analizará más adelante.
En cuanto a los transportes, se siguió extendiendo la red ferroviaria unos
2.500 kilómetros, llegando a alcanzar al término del m andato dc A lviak un total
dc 36.585 km. También se dio un Impulso a las obras dc construcción dc puertos
y cam inos, esto último vinculado a la difusión del automotor. Se establecieron,
asimismo, las primeras lincas aéreas, el servicio postal y un sistem a orgánico dc
transmisiones radiocléctricas.
Con la vuelta dc Y kioovii al poder, el gobierno reunió a los principales
representantes dc los frigoríficos y de los exportadores dc cereales para anunciar­
les una nueva intervención del Estado cn el control dc los precios y calidad del
com ercio exterior de carnes y granos. Se destinaron, por otra parte, fondos para
el desarrollo del sector agropecuario mediante concesiones dc créditos a bajas
tasas de interés y con garantías dc las cosechas y se llevó adelante una serie dc
convenios con las empresas ferroviarias para el m ejoram iento dc los servicios a
fin dc facilitar el transporte de ccrcalcs y ganado.
Una cuestión que tuvo repercusión en esos anos fue la relativa al desarrollo
d c la industria del petróleo, pues en 1927. por una iniciativa dc legisladores
yrigoyenístas se discutió cn la Cámara dc Diputados un proyecto de ley sobre la
nacionalización dc todas las explotaciones petroleras, tema cn el cual también se
manifestaron contrastes cnlre Y kiooybi y Ai vrxx.

2 ,7 ,3 . La p olítica petrolera

U i creciente importancia del petróleo motivada por la expansión del parque


automotor y su utilización com o combustible para el sector industrial lo convirtió
en una fuente dc debates sobre los principios dc la soberanía nacional, a medida
que se descubrían nuevos yacimientos en el pais y se intensificaba su extracción.
El progreso dc la industria petrolera fue lento. En 1907, se descubrió petróleo en
Comodoro Kivadavia. |>or lo que se creó la Dirección General dc Explotación del
Petróleo, y el 17 dc febrero dc 1910, con la primera perforación cn Plaza lluincul.

1591 Crónica histórica jrT|c‘r)f/r).i. (Sueños Aíres. 1960.


comenzó la intervención del Estado en la explotación y el descubrimiento de este
recurso (M).
El 3 de ju lio de 1922. durante el gobierno de YKioorrci. se creó |X>r medio de
un decreto la empresa estatal Yacimientos Petrolíferos riscales (YfTI. cuya
dirección sería ejercida durante m uchos anos por el coronel C m q i t Mo s c o u .
designado bajo el gobierno de Ai vcak. Mosco™, que había sido director del Servicio
Aeronáutico del Ejercito, comentaba que la idea del control de la explotación del
|>elrólco por el Estado le surgió cuando un oscuro gerente de la TEXACO, a quien
se le compraba gasolina, se negó a proveerla pretextando que el organismo estatal
que dirigía se habia excedido de los limites del crédito otorgado. La ixisíbilidad de
que las Tuerzas Armadas pudieran paralizar su actividad por esta circunstancia lo
puso cn alerta y le dio la idea de que. siendo la provisión de combustibles vital para
el país desde un punto de vista estratégico, debía crearse una em presa estatal que
la manejase. Moscou diferenciaba también las políticas petroleras de las em presas
británicas y norteamericanas por una cuestión de métodos; las dos empleaban
cuerdas distintas, una más suave y otra m ás fuerte, pero ambas terminaban
ahogando al pais. Sus ideas tendrán una gran influencia cn la formación de un
nacionalismo económ ico entre los militares I'11).
bajo el impulso de Mosconi se emprendió una serie de iniciativas que colocaron
a la empresa en un nivel competitivo, desarrollando, cn especial, una extensa red
de distribución por todo el país. I'cro, hasta 1925, cuando se inauguró la gran
destilería de La ñata, la producción del petróleo nacional, era todavía precaria. El
proyecto de la destilería era el de mayor envergadura dentro del plan trazado por
Mo s c ó n para la expansión de Y IT- Debido a la oposición del Congreso para aprobar
su financiación, el presidente Autak autorizó con esc fin la utilización de créditos
y de letras de tesorería, mientras se firmaba un contrato con la com pañía
norteamericana tiethlehem Steel Cor|x>ration para su construcción. Al inaugurarse,
la destilería se encontraba entre las diez más grandes del mundo cn términos de
capacidad C;).
Mientras Moscom estuvo al mando de Yl’f. la producción nacional creció
considerablemente y al mismo tiempo se logró la regulación de los precios cn el
mercado local. En los anos '20 la Industria petrolífera nacional aumentó su
producción entre el 20 y el 30 % anual, pero la importación de hidrocarburos
extranjeros continuó siendo el componente de mayor peso de la oferla, com ­
probándose que la demanda del pais crecía más aceleradamente que la produc­
ción de combustibles, lo que originaba una importante de|>cndcnc¡a <li- las
importaciones.

tüOI C.I. t'u'wi. O kpta y Mowsrui. M«r«. Petróleo, tetarlo y noción, Buenos Aires. I 99 I .
(01) Cf. Mosco**!, Cnuwr, E l petróleo argentino (1922-1930). huellos Aires. I9H3.
(021 Soirr.Ku, Caki. Petróleo y nacionalism o cn la Argentina, filíe n o s A ires, 1002. págs,
IA 1-143 .
Producción Importación
Ano Consumo
Total Fiscal Concesieocs (en % )

1016 138 130 a 503 72.6


1917 192 182 10 547 64 9
1316 2U 193 18 400 463
1919 211 íes 23 751 71.9
1SI0 262 227 35 1 057 75.2
1921 326 279 47 1297 74.6
■,322 455 349 105 1495 £9.5
1923 530 437 123 1 720 £3.2
1524 740 554 166 2C31 63.5
1925 952 624 328 1 502 47.2
1916 1.248 744 504 2 343 46.8
1927 1372 822 550 2 772 50.5
192» 1.442 861 581 3142 54.1
1929 1.493 872 621 3393 56,0
19» 1.431 828 eo3 3431 58,3

F u e n te : Ela b o ra ció n propia sobro la b a se de dato s d e S ab ato, A nn.no, P e tró le o : lib e ra c ió n o


d e p e n d e n c ia . B u en o s A iros. 1974, y So nríe-., C w l, P e tró le o y n a c io n a lis m o e n la A rg e n tin a .
B u en o s A ires. 1982.

Cuadro 2,7. P roducción de petróleo (en m iles de m ‘ ).

Cabe acotar que. mientras se ampliaba la capacidad de. refinamiento de las


refinerías de Y IT y se expandía su producción, el gobierno otorgó diversas
concesiones a empresas privadas dc origen extranjero, las que mantuvieron un
ritmo dc crecim iento similar al dc la petrolera estatal. Durante la administración
dc A lvear. sin embargo, se reservaron considerables extensiones dc tierras
públicas para el futuro uso dc YfT. Como las compañías petroleras trabajaban cn
distintas provincias, esta política originaba disputas que se ocultaba a vcces cn la
cuestión centralismo-federalismo, como se vería cn el caso dc Salta Con todo,
los resultados financieros dc Y IT c ra n muy positivos, lo que alentaba su desarrollo.

V enas Gastos Ganancias ".d o


Año
1 2 3 3M
1923 16663 9.653 7000 42,0
1924 18279 10.779 7 5CO 41,0
1925 22.477 12.477 lOCOO 44,5
1926 32.048 23 M 8 9000 28.1
1927 50142 32.142 18 000 35,9
1928 £6 687 41.637 15 eco 26.5
1929 59 523 48 523 10CC0 17.1
1930 65 872 55B72 10 003 15.2
F u e n te : So io m o , C » ;a . P e tro le o y n a c io n a lis m o e n la A rg o rifrn . 1 , Bu en o s
A ires. 1982

Cuadro 2.8. Resultados financieros de YPF (1923-1930) (en m iles dc pesos papel).

(031 Sourcnu, C. (19821. p.i<vs. 152-150.


A pesar de su convicción nacionalista y de sus enfrentamientos con las
compartías extranjeras. Moscou era remiso a aceptar la idea de un m onopolio
petrolero estatal, prefería más bien la formación de com pañías mixtas o.
eventual mente, de un m onopolio m ix t o O . t)e todas formas, coincidía con A lvlak
cn la necesidad de imponer una legislación que atribuyera al Estado la propiedad
de los recursos petrolíferos que se descubrieran, postura que naufragó por la
oposición parlamentaria.
En su regreso al gobierno en 1928, Ywoovt: s intentó avanzar más profundamente
que Ai.vt.Mi sobre este aspecto, tratando de nacionalizar la industria del petróleo y
colocarla bajo el monopolio de YIT. Esta iniciativa se convirtió en el Ic ilrn a ln de la
segunda presidencia del caudillo radical y ocasionó duros debates. Incluso Moscou,
que admitía la necesidad tic avanzar hacia un mono|K>lio fiscal, disentía por
cuestiones económicas en la propuesta de expropiar a las compañías privadas que
se encontraban cn activ idad, lo que se contempló cn la ley, pues, en lugar de ello,
se proponía que las compañías pagasen una regalía del 10 % . Pero, a pesar de la
insistencia de Ykxvoyi:.i y de sus partidarios, cl proyecto de ley de nacionalización del
petróleo no pudo concretarse.
Procurando que YPI' incrementara su |>artic¡pación cn el mercado petrolero
argentino, Mosconi. que continuaba al frente de YPt\ redujo, sorpresivamente, el
precio de los combustibles obligando a las distribuidoras extranjeras a disminuir los
suyos. Pero, para anticiparse a la posible reducción de las importaciones de |>eltóleo
por parte de dichas empresas, como represalia a la decisión de Moscou, cl gobierno
argentino negoció un acuerdo comercial con la Unión Soviética para importar
combustible a través de la empresa de ese origen luyamlorg. que venia expandiendo
sus actividades cn el pais desde 192fi. Aunque las empresas («.'troleras extranjeras
denunciaron com o dum ping las importaciones de combustible soviético, no
tuvieron otra alternativa que plegarse a la reducción de precios dispuesta |>or YPF
o perder cl mercado argentino
Ul conflicto con la Standard Olí en la provincia de Salla, que se había iniciado
bajo la presidencia de A lvmh , fue la gota que rebasó cl vaso. Tanto A i .vt.ak como
Yk k x w íi se enfrentaron cn diversas ocasiones a administraciones provinciales que
favorecían cl desarrollo de las empresas iietrolcras extranjeras en su propio
beneficio; pero cl caso más duro fue el de Salta, donde aquella compañía tenia
importantes concesiones en la región de Oran, que veía amenazadas por las
políticas del gobierno nacional. De ahí que llegó a afirmarse que en los orígenes
del golpe de Estado de setiembre de 1930 hubo "olor a petróleo*. Dicho ríe otra
manera, que se movieron intereses vinculados a empresas petroleras multinacio­
nales. disgustados con la política del gobierno radical. Puede afirmarse, sin
embargo, sobre la base de la documentación existente, que aunque existieron
presiones e influencias cn este sentido, cl golpe de Estado no puede explicarse
sólo |x>r ellas, pues obedeció, como vimos, a causas mucho más com plejas f ' i.

.li-l it;t. M m o . C a r i r v A s :O s v a l d o y ü a k u a M o i r v t r n s v i o o . til diplom acia delpetróleo.


Buenos Aires, t 983: ruo-ww. Aim.no. I’e lió tc a y política. Buenos Alies. 1954.
165) S oleuio . C. <lí>86). págs. 203-20G.
(06) Gakcia Mrw-HA. Ir»-Aftpn y M.no. Caicos A.. ¿7 '¡enera! l 'riburu y c l p e trifico. Buenos
Aires. 1985. páns 36 y 37.
2 ,7 ,4 . La cu estió n dc] gasto público

Se ha observado que cxislc una correspondencia entre el sustrato social del


partido radical y uno dc los rasgos característicos del proceso político que se inicia
con el radicalismo cn 1916. Este consistió cn la extensión del sistema de
patronazgo com o m ecanism o para consolidar la clientela polílica partidaria a
través dc la distribución dc em pleos en la burocracia estatal, lo que benefició,
sobre todo, a los sectores medios.
El análisis dc los recursos y gastos del qobierno nacional nos permite afirmar
que las respuestas elaboradas cn este sentido por las administraciones radicales,
fueron básicamente tres:
a) un incremento relativo del gasto público;
b) la redistribución interna del gasto fiscal a favor de rubros tales com o
salarios, pensiones y administración:
c) la rcorientación dc la política impositiva hacia aquellas gravámenes que,
en fonna directa o Indirecta, afectaban las rentas dc los grupos propieta­
rios y dc sectores económicamente dominantes.
En esta época, se puso cn evidencia la precariedad del sistema rentístico
nacional cuando a consecuencia dc la guerra mundial se produjo, entre 1914 y
1919. un drástico descenso dc las importaciones, y con ello una brusca caída dc
las recaudaciones aduaneras, que eran la principal fuente dc recursos del fisco. Las
medidas tomadas por las administraciones radicales, entre 1916 y 1930, persi­
guieron com o objetivo compensar la disminución dc los recursos tradicionales
mediante la creación de nuevos gravámenes o a través del aumento de las tasas dc
los ya existentes (ello cn un marco cn el que antes que reducir el gasto público se
tendió a expandirlo). También se procuró encarar el creciente déficit fiscal a través
del Incremento de ta deuda pública, aunque la financiación de los gastos del Estado
por medio dc endeudamiento ya venia ensayándose desde muchos años atrás; entre
I9 0 « y 1916, |)or ejemplo, la deuda pública se había incrementado un 94 % .

Recursos nacionales Gastos nacionales Deuda pública


Año
Peso? Indice Pesos Indice Pesos Indice
1900 64.9 100 63,6 1C0 447,2 1C0
1932 65.5 101 85.3 125 435.7 93
1908 115,8 177 111,0 162 393.9 89
1914 124.2 191 134.6 269 657.8 147
1916 112.2 173 1643 241 773.6 173
1918 145.2 224 155.2 270 8912 199
1922 203.8 314 270.7 336 962 5 215
1924 250.4 335 235 7 431 939.0 224
1926 231.7 434 323 6 473 1.100.6 246
1928 319.3 492 385,8 567 1251.3 260
1930 3242 499 481,0 702 1517.7 340
Fuente: P itu ’S, Hmkxc E.. The Foreign Debt d 1he Argentino Hepublic, Sa'tim oro, 1934

C uadro 2,9. Crecim iento de los g is te s , recursos y deuda pública del gobierno n a cio nal
(1900-1930) (cn m illones de pesos oro).
En agosto de 191(1. se elevó al Congreso Nacional un proyecto de ley de
impuesto a los réditos, con lo que se perseguía no sólo aumentar en forma
inmediata los recursos ordinarios del Estado, sino operar también una auténtica
reforma impositiva. El proyecto se fundamentaba en la necesidad de paliar el
desequilibrio crónico cíe las cuentas fiscales y cn los principios de equidad que
aconsejaban solucionar el problema mediante la imposición directa antes que la
indirecta. I’or otra parte, se subrayaban las crecientes funciones del Estado, que
no pcmiitian la reducción del gasto público, y las tendencias contem poráneas en
los países democráticos donde se manifestaba una preferencia creciente por la
imposición directa. Com o esta iniciativa del Poder Ejecutivo resultó inaceptable
para la oposición, el gobierno debió orientar su búsqueda por cam inos más
tradicionales <").
Se implemento finalmente, como señalamos, un impuesto a las exportaciones
agropecuarias, rubro que por otra parte no se vela afectado por la situación creada
por la guerra. En cambio, disminuyeron en forma proporcional los gravámenes al
consumo Inferno. Esto indica las Intenciones de los gobiernos radicales, cn
especial los de YKioorr-i. cn el sentido de disminuir las cargas impositivas sobre los
sectores medios, tratando de aumentar los impuestos directos — a la tierra,
patentes, herencia y otros— y los destinados al comercio exterior.
Asimismo, estos cam bios impositivos procuraban cubrir los mayores gastos
del erario público, que desde 1914 sobrepasaron permanentemente a los recursos
públicos. La solución momentánea a este problema vino, sin embargo, por un
fuerte incremento de la deuda pública, que cn 1908 era 3,5 veces mayor que el
nivel de esos recursos, y cn 1930 llegaba ya a 4.6 veces. En el cuadro 2,9 puede
observarse la proporción entre los recursos y losgastos nacionales y el crecimiento
de la deuda pública cn el periodo 1900-1930. A partir de 1914 los gastos
comenzaron a superar a los recursos, compensándose esa diferencia por el
aumento del endeudamiento público, que se duplicó entre los dos años extremos
del periodo. Este crecim iento contribuyó al (m andam iento de los gastos adm inis­
trativos ordinarios, ya que los gastos en obras públicas habían disminuido. Hacia
1922. los servicios de esa deuda absorbían ya ceica del 40 °.'j de las rentas
públicas, pero es durante el gobierno de Ai-vkar y el segundo de Y k jo o v e m , entre 1926
y 1930, cuando la deuda creció más aceleradamente. Com o señala P u t c k s , "la
década de 1920-1930 no fue feliz en la historia financiera Argentina. El presupues­
to nacional no estuvo balanceado cn ningún año, en dos ocasiones el déficit
excedió los 150 millones de pesos oro, aproximadamente un tercio de los gastos
nacionales”, duplicándose casi la deuda interna ( '“ ).
Especialm ente durante el corto segundo gobierno de Y h i o o y i .i , se observó un
importante incremento del gasto público, que no fue acom pañado por una
recaudación suficiente com o para financiarlo. El creciente déficit fiscal que se
generaba ocasionó fuertes cólicas por parte de la oposición ya que la tcoria

107) M tvnroiifi. Admaka. 'Secto r público y sistem a tributario argentino. 1914 1932". en
Ciclos cn Id historia. 1.1 econom ía y M sociedad. Í1 9. piim er sem estre de 1995.
(681 l’rrmv Masolo K.. VicTon'ifinD t'btofthcAnicntim 'Rcputilic. Haití inore. 1934. pág. 104.
económ ica de la época sugería la necesidad dc un fén co equilibrio dc las cuentas
públicas, ro m o punto de apoyo para el equilibrio económ ico general. Sin embargo,
el déficit coincidía con el comienzo de una fuga dc capitales que preanunclaba la
crisis en ciernes y deprimía el ingreso nacional. En esc contexto, com o lo mostraría
posteriormente el kcyneslanismo. el déficit fiscal contribuía a conlra|>esar la caída
del ingreso y, en cierta medida, a estabilizarlo. Por eso. se ha señalado que esta
política ofreció un ejemplo de una política fiscal compensatoria que anticipaba las
recom endaciones que posteriormente formularía Krrrm:s cn su Teoría g en eral ('•').

2 .7 ,5 . El reto m o al patrón oro: la Caja de Conversión y


la evolución dc la balanza de pagos

Un episodio Importante cn la política económica argentina riel periodo fue el


retomo a la conversión del peso, es decir, al sistema d éla Caja dc Conversión. I’ara
explicar este hecho es necesario tener cn cuenta la evolución de la balanza dc
pagos — que refleja la posición económica internacional del pais— y las variacio­
nes dc las reservas dc oro y divisas —que sirven de base para garantizar su solidez
monetaria en un sistema de patrón oro—, l.os principales argumentos por los
cuales se consideraba necesario volverá la Caja de Conversión, y por consiguiente
a la utilización del patrón oro, o más propiamente de un |>atrón cam bio oro. eran
resguardar la economía interna de las fluctuaciones y contingencias exteriores,
que cn distintas circunstancias la habían afectado cn el pasado, y asegurar la
estabilidad monetaria, manteniendo por ley una relación entre la cantidad dc
circulante y el m etálico que se encontraba en el país, com o se había hecho entre
1H99 y 1914 ('•').
El superávit de la balan/a comercial o la entrada dc nuevas inversiones
producían un incremento de los medios de pago que repercutía luego sobre el monto
de las importaciones. El sistema monetario y bancarío argentino era de una
extraordinaria rigidez y muy sensible a las alteraciones dc la balanza de pagos. Un
saldo positivo se [xxlia transformar cn un aumento en la capacidad dc compra. |>cro
uno negativo no implicaba la retirada dc capitales adquiridos cn la cuantía adecuada,
pues la inexistencia dc un Naneo Central |iennitia a las instituciones bancadas
continuar la expansión dc los créditos hasta situaciones intolerables. La capacidad
dc compra argentina se transfería casi integramente a los mercados extranjeros.
Muestro país presentaba una gran propensión a iin|x>rtar y reajustaba su balanza de
pagos aumentando o reduciendo las importaciones, con el problema que eslas
últimas no disminuían cn forma suficiente cn la fase depresiva dc los ciclos.

(60) Bu «.«,01 Ai u .-;>r. Waitt*. E l scn icio del cupU.il extranjero y el control de ca/nb/os,
México. 1954, pág. 104.
(70) Cf. O ia k s a J n r-rj, K. (lílfiO ).
No obstante, debido a la entrada de capitales y al crecim iento de la economía,
el peso se revalorizaba. com o ocurrió entre 1925 y 1927. lo que perjudicaba a los
exportadores y a los productores agropecuarios que dependían de las venias cn
cl exterior y se veian afectados por la caída de los precios de sus productos
valorados cn pesos, aunque beneficiaba a los importadores.
El servicio de la deuda exterior crecía también, lo que preocupaba al gobierno,
mientras se acentuaba el conflicto permanente entre los Intereses de los
exportadores y los de los importadores, aunque los primeros, partidarios de un
retomo a ta convertibilidad, tenían un mayor peso |>olitico y presionaban cn ese
sentido rom o ya habia ocurrido en 1099.
Un elem ento decisivo fue que, cn caso de reabrirse la Caja de Conversión, se
beneficiaría, sobre lodo, a aquellos que necesitaban pagar con oro sus deudas a
los Estados Unidos, pais con cl cual se mantenía un balance crónicamente
negativo. I-a reserva de oro bajaría así cn forma considerable, iniciando una nueva
baja del peso, que favorecería, a su vez. a los ex|x>rladores, productores
agropecuarios e incluso a scctorcs industriales, beneficiados estos últimos por cl
encarecim iento de los productos importados con quienes competían.
Durante 1927 las existencias de oro experimentaron un incremento de más
de Ü5 millones de pesos oro. lo que permitió emitir 5B millones de pesos moneda
nacional, precipitando la decisión del gobierno de volver a la conversión, listo se
hizo cl 25 de agosto de aquel año, a una tasa de 2,2727 pesos moneda nacional
por |>eso oro, vinculando nuevamente la emisión monetaria a las reservas de oro
y divisas en el marco de un aumento de las exportacionesy de entrada de capitales
extranjeros, t i pais se sum aba a un escenario internacional donde la vuelta al
patrón oro pasaba a ser cl denominador común entre las econom ías más
desarrolladas. Sin embargo, economistas com o Pusuca señalaban cn la época
( 19 32 1que después de IA años de inconvcrtibilidad cl pais pudo retornar al patrón
oro, pero que lo habia hecho "a la deriva, arrastrado por las circunstancias
favorables que. cn éste como en otros casos de su historia financiera, solucionaron
espontáneam ente sus problemas, sin hacerle soportar de Inmediato el costo de
sus errores y su imprevisión", l'or eso. la crisis internacional sorprendió luego a la
Argentina "con una organización monetaria cn extremo inadecuada* (’ ').

(71) Pwr.iv 11. K., O b ra s ... tumo II, pjg. 42.


C a jid * Billetes en Importacio­ Exporta­ Tipo de cambio
Año Conversión circulación nes de oro ciones
Mül. $ oro M il rain MUI. S oro Mili. S oro mSroTbra mS.V1C0 USS

1914 224.40 803,30 18,00 31,30 lt.51 236,32


1915 305,60 987,60 4,20 0.00 11,37 233,14
1916 316.30 1013.10 25.30 0.30 1123 235,57
1917 316.30 1013.10 26.80 0,50 10.84 227,82
191$ 379.00 1 154.50 17.90 0.10 10.66 224,00
1919 J89CO 1.177.20 32.40 0.10 10,18 230,05
1920 470.60 1 362,60 14.00 0.00 9.25 254.11
1921 470,20 1 362.60 0,10 0,00 12,04 314,30
1922 470,60 1.362.60 0,00 0,00 12,29 277,45
1923 470.63 1.362,00 0,00 5.60 13.23 230.45
1924 451,60 1.313,60 0.00 22,90 12.85 292.23
1325 451,60 1313.60 6,40 0.00 11.96 248.66
t92G 451,60 1.319,60 2,00 0,00 11.93 246 82
1327 477.60 1.37B.40 66.60 O.CO 11.48 235.16
1328 483.70 1.405.90 93,40 12,30 11.48 235,63
1329 •419,60 1246,70 0,00 174.40 11.61 233,12
1333 425.60 1260.70 0,00 25.20 13.31 273,84
133t 260.90 1 245,10 0.20 171,70 15,43 345,54
1332 236,90 1 338,80 0,10 5.C0 13,71 388,64
1933 246 60 1213 90 0.10 10.10 1337 323.34

N o ta : co stíe et 26 do n sv ie rrb re tío 1931 h3 Sta el 5 d e m arzo d e 1933 rig ó la ta sa de 171 p e so s


oro por 100 d ó lare s, lija d a por la C om isión d e l C ontrol 00 C am b ies L a s co tiz acio n es d e la s
d em ás m onedas o scilab an según su s resp ectiva s rela cio n es co n e! d o lar en el m orcado
Ínter nacionaf.

F u e n te s C om ité N acio n al de G e o g ra fía . A n u a rio g e o g rá fic o a rg e n tin o . 1942. A n u ario s d el


C o m ercio Exterio r de la R ep ú b l.ca A rgentina E n e l total de oro visib 'e cn el p a is s e in clu ye la
ex isten cia de o ro en tas leg acio n e s del exterior

Cuadro 2.10. Existencias de oro y billetes en circula ción (1914-1933).

La convertibilidad luc de todos morios apoyada mientras las cuentas externas


siguieron evolucionando en forma favorable y el superávit llegó n igualar las
obligaciones netas de la cuenta corriente con el exterior, con lo cual se creyó
alcanzado cl ansiado equilibrio. Pero esta situación cam bió rápidamente cn 1929.
Cn realidad, cl régimen de conversión sólo funcionaba cn períodos de
bonanza: al entrar cl metálico permitía cl aumento del circulante a través de la
emisión monetaria y la extensión del crédito: pero cuando el oro volvía a salir,
provocaba alarmas y criticas por la disminución del numerario, lo que obligaba a
suspender la conversión, como pasóen 1914 (para la primera experiencia) y com o
sucedería cn 1929 (para la segunda).
Durante los últimos meses de 1920 la situación habia comenzado a alterarse.
Los precios de los productos exportables empezaron a descender con velocidad,
mientras que los de importados no variaron cn la misma medida. U i consecuencia
fue que los términos del intercambio (relación entre los precios de exportación e
importación) se hicieron muy desfavorables para el pais. Por otra parte, los
capitales externos, cn especial los de corto plazo, comenzaron a emigrar rápida­
mente por el alza de las tasas de interés en los tstados Unidos, lo que iba a
constituir un prolegómeno de la crisis que se avecinaba (’*).
A medida que transcurría 1929, la balanza de pagos iba reflejando el deterioro
de la situación económica. La Caja de Conversión no pudo frenar el drenaje de
divisas provocado por la huida de capitales, acentuada jior el desencadenam iento
de la crisis mundial de octubre de ese año. lo que llevó a la suspensión de la
conversión el 10 de diciembre. 'Considerando —decía el decreto del Poder
Ejecutivo— que el estado de inseguridad en la regularidad y estabilidad de la
moneda porque atraviesan los principales centros financieros del mundo influye
adversam ente cn el nuestro, motivando la salida de metálico sin causas verdade­
ramente justificadas' I” ).
La excesiva rigidez del patrón oro exponía al mecanismo a una fácil rotura de
sus engranajes. Ll sistema estaba basado cn un nexo demasiado automático entre
la entrada o la salida del oro. por una parte, y la circulación monetaria por la otra.
Es asi que los movimientos cn la balanza de pagos originaban un proceso cíclico.
La fase ascendente se caracterizaba por el incremento de las exportaciones y
la entrada de capitales extranjeros. Aumentaban las tenencias de oro. crecían los
efectivos de los bancos y se acrecentaba el jxider de compra de la población, liste
fenóm eno estimulaba correlativamente la demanda, tanto de artículos y servicios
nacionales como de importados. I’or el contrario, la fase descendente se iniciaba
cuando se agotaba el impulso ascendente porque disminuía la demanda mundial
o se debilitaba la corriente de inversiones o am bas cosas simultáneamente,
reflejando las dificultades económicas de las grandes potencias. Se reducía,
entonces, el poder de compra de la población y la dem anda de artículos y servicios
nacionales c importados. Kn este caso, las actividades internas se contraían más
que loq ue disminuía el poder de compra, lo mismo que antes se habia amplificado
su dilatación. Caían las importaciones y. mientras se llegaba a un nuevo punto de
equilibrio en el balance de pagos, seguían saliendo el oro y las divisas de las
reservas monetarias.
I'.n este proceso, los países del centro y de la |>erifcria no sufrían — en opinión
de R * n I ' k j j -.i s o *— las mismas consecuencias. Pues el lia neo de Inglaterra, por
ejemplo, podía, elevando o disminuyendo las tasas de interés, manejar los ciclos
a su favor. Asi cuando "Inglaterra elevaba la tasa de descuento detenía la salida de
capitales y reducía el ritmo de incremento de las importaciones provenientes tic
los países de la periferia", lo que perjudicaba a éstos. "Y como las importaciones
de esos países continuaban altas, se producía un desequilibrio cn sus balances de
pagos y devolvían, asi. parte o lodo el oro entrado cn la fase ascendente" ('*)• Hacia
1929. "los efectos de la elevación de la tasa de interés cn los lisiados Unidos sobre
la Kcpública Argentina..." eran, para P k m s c i i , "la re|>ctic¡ón de un viejo fenóme-

(72) Ct. O'Comni. A, 119841.


(73) Pcrniou. Ju k . l>cviiluM:loncs de lnnum cdat1822-10351. Buenos Aires. 1983. pág,
104.
(74) IVriuMii, R., OÍWíis ... tomo IV. pág. 57.
n o ..,' que caracterizaba el desarrollo del sistema cn su conjunto (” ). Pero la crisis
mundial implicaría la ruptura del patrón oro y del viejo sistema internacional dc
com ercio y pagos. produciendo, esla vez. severas consecuencias en los mismos
paises centrales.

2 . 8 . CO M ERCIO E IN V E R SIO N E S EX T R A N JE R A S: EL TRIANGULO


ANGLO -ARGENTINO-NORTEAM ER1CANO

Para entender m ejor la ubicación de la Argentina en el contexto internacional,


cuando aún su relación más importante seguía siendo con el Reino Unido, es
necesario conocer el rol particular que este último jugaba cn los mecanism os del
com ercio dc la época. El exceso dc importaciones (o déficit del comercio) que
padecía la balanza comercial británica fue casi invariable entre 1 9 l3 y 1929. pero
ese déficit era compensado, totalmente hasta 1922 y luego cn parte, por los
excedentes dc los intereses y dividendos provenientes dc las inversiones británi­
cas cn el extranjero. Sin embargo, esta compensación no provino del com ercio de­
sús paises deudores en proporcional volumen de las remesas que éstos enviaban
a Oran Bretaña. Las principales áreas deudoras del Imperio y Sudam érica — salvo
la Argentina, que es un caso aparte— , que eran paises dc producción predominan­
temente agrícola, mantuvieron durante esos años un amplio excedente dc
exportaciones (o superávit cn su balanza comercial), pero no con el Reino Unido,
sino con las naciones industriales dc P.uropa continental y con los Estados Unidos.
lx>s excedentes dc importaciones británicas, cn cambio, provenían, principalm en­
te. de su comercio con esos países industriales y no del que efectuaba con sus
deudores. Cn verdad, tales paises. como India, Australia. China, Brasil y Japó n,
tenían a menudo un déficit cn su balanza comercial con Gran Bretaña, asi que. no
sólo una parte, sino el conjunlo dc los considerables servicios financieros que
remitían a la metrópoli debían compensarlos mediante sus excedentes dc
exportación con otros paises. Cn términos dc bienes, entonces, el interés y los
beneficios dc las inversiones británicas de ultramar eran pagados con productos
enviados por las naciones deudoras agrícolas a la Europa continental y a los
Estados Unidos y pasaban dc estos últimos, mediante la forma dc exportaciones
de bienes manufacturados, al Reino Unido. Se daba, pues, una situación de
com ercio triangular o hasta, incluso, tetralatcral. donde los países agrícolas
deudores exportaban hacía los Estados Unidos y Europa continental y éslos. a su
vez, lo hacían hacia el Reino Unido (,s). Como veremos, la Argentina tenía una
posición diferente y se hallaba, paradójicamente, más ligada que algunos paises
del Imperio al mercado británico.

(75) lluzacn. R-. O bna.... tomo II. pág. 554.


176) Cf. rile Koyal Instituto of International Affairs 11 037).
•too

300

203

100

0
1913 1922 1923 1924 1927 1929 1933 1935

H do infxxljocnes
í IIngresonetoüi>aversión**(30utram.ir
Fuente: Tho RsyjIInsKute cf Interrjl oral AMarrs, The Prctlem el lr.:em3t¡onal Invaslment. Londres, 1937
Gráfico 2,2. Reino Unido: excedente de im portaciones e ingreso neto de las inversiones en
ultram ar 1913 y 1922-1935 (en m illones de libras esterlinas).

El esquem a dc comercio triangular, al que hacem os referencia, y que


predominó durante toda la década dc 11)20 en los mercados mundiales, fue
también decisivo en la vinculación dc la Argentina con el mundo, aunque en este
caso presentó características peculiares. El análisis del caso argentino es. por
tanto, dc particular relevancia para explicar la inserción internacional del pais entre
l.i Primera Ciucrra Mundial y la crisis dc los años '30 y el |iatrón dc conducía dc sus
clases dirigentes cn este periodo.
También existía aquí una relación triangular, en la que participaban com o
p itrtcn aires principales el Kcino Unido y los listados Unidos, pero esa relación
poseía características diferentes de las dc otros paises. La Argentina tenia un
excedente dc ex|>ortacionc.s con Citan Bretaña y uno de importaciones con su
vecino del Norte, creando así una situación única, muy distinta tic la que
enfrentaban otras naciones sudamericanas o incluso del m ismo Imperio británico.
Esta circunstancia originaba, paralelamente, la existencia dc un triángulo naviero
y dc un triángulo cn los movimientos de capital
P.l naviero se producía porque, como el grueso dc las exportaciones argentinas
(carnes y cereales) se dirigía a Oran Bretaña y Europa, los exportadores británicos
disponían dc una amplia capacidad dc bodegas tic retorno para colocar productos
voluminosos, como el carbón. En cambio, dado el poco monto de las e x c it a c io ­
nes aigentinas a los Estados Unidos, los productos norteamericanos no disponían
de la misma capacidad de embarque dc retorno y debían pagar fletes más altos,
o aprovechar el mayor intercambio comercial con el Brasil para prolongarlos viajes
hacia llucnos Aíres. Esto facilitó, durante m ucho tiempo, la dc|xmocnc¡a de la
Argentina del mercado británico.

t77) FVrtr>. V. L. (I93fl); fojinn. Janee y OCoaim . Aun no. “La Anientlna y la economía
atlántica en la primera mitad del sigluXX. en Desarrollo económico. ¡1 40. abril junio tic 1973.
El triángulo de los movimientos de capital tuvo también una importancia
decisiva. I’or un lado, el Heino Unido cubiia. con los ingresos provenientes de la
Argentina por inversiones y prestación de servicios financieros y comerciales, la
mayor parte de su balance comercial desfavorable. Pero. por otro, una corrienle
neta de capitales norteamericanos financiaba las importaciones argentinas con
prestamos o Inversiones directas, compensando en todo o cn parle tos déficit de
nuestro pais en su comercio con los vecinos del Norte. O sea que cl sistema
funcionaba porque cn la Argentina existían entradas de capital provenientes de los
Estados Unidos, y. a veces un superávit comercial con Oran Bretaña que superaba
las remesas de intereses y dividendos a ese pais. llegando a equilibrarse el
desajuste que podia producirse en cl comercio Irílateral. También se verificaban
corrientes de comercio y capitales compensatorias entre Gran Bretaña y los Estados
Unidos. De este modo se mantenían vigentes, aunque de una manera precaria,
como veremos, los principios del sistema multilateral de comercio y pagos.
El siguiente cuadro muestra las características del comercio triangular cn lo
que refiere a la participación de Oran Bretaña y los EE.UU. cn cl intercam bio
com ercial de la Argentina.

Gran B re ta rj Estadas Unidos


Ario
E ip c daciones Importaciones Exportaciones Importaciones
1914 29.3 34.1 122 13.5
1915 29.6 29.8 16.1 24.8
1916 29.4 28.3 20,9 292
1917 29.4 21.9 29,4 36.3
1916 38.1 24,9 20,6 33.8
1919 23.7 23.6 1B.4 35.5
1920 25 .B 23.4 14.7 33.2
1921 30.6 23.3 6.9 26.9
1922 222 23.5 11.6 22,1
1923 24.5 23.7 11.6 20.9
1924 23.1 23.4 7.1 22,0
1925 23,9 21.8 8.3 23.5
1926 25.1 19,3 9.1 248
1927 23.2 19.4 6.3 25.4
192S 23.6 19.6 6.3 23,2
1923 322 17,6 9.6 26.3
1933 35.5 19.6 9.7 22.1
1931 33.8 21.0 6.0 15,8
1532 36.0 21.6 3.4 13,5
1933 36.6 23.4 7.8 11.9
1934 33.6 26.3 5.5 132
1935 34.4 24.5 12.0 13.6
1936 35,0 23,6 122 14.4
1937 29.0 29,7 12.B 16.0
1938 32.6 20,1 8.5 17.4
1933 35.9 22 2 12.0 16,4

F u e n te A nuario s d a co m ercio exterior do la H epubl ca A rgentina

Cuadro 2,11. E l com ercio argentino con Gran Bretaña y


tos Estados Unidos (1914-1939) (en %).
Como podemos ver. el Keino Unido se mantuvo com o el principal clicn lc del
pais. cn porcentajes que van de un minimo del 22.2 r.b en 1922 a un máximo de
30.8 c.b en 1931.Por el contrario, la participación norteamericana cn las exporta­
ciones sólo crece durante la querrá hasta un 29.7 ch. en 1927. para mantenerse
luego cn un nivel cercano al 9 'lo. Kn cuanto a las importaciones, la situación es
diferente, Entre I 9 l 5 y 1930. sobre un total de dieciséis años, los Estados Unirlos
fueron el principal proveedor de la Argentina cn doce de ellos, aunque luego esta
situación se viera afectada por la crisis del ‘30 y el bilatcralismo practicado
posteriormente.
En el cuadro siguiente puede observarse, cn cambio, la diferente situación de
las balanzas de pagos con los dos países.

1914-1920 1921-1930 1931-1934


Rubros Estados Gran Estados Gran Estados Gran
Unidos Bretaña Unidos Bretaña Unidos Bretaña

Eipcr*.j;or.ss 933 1.733 7£3 30M 131 1t«1


kTícrtjccrís 1077 835 1.826 1613 245 4C3
&SÜ3 -144 .«8 -105? ♦1.391 -115 ♦752
Tuñuño 20 50 20
Intereses y ttvideodos 35 560 221 1021 teo 400
S a lí: tío icrvices -35 ■580 •221 •1071 -163 -420
Sa!±> cmnij c x f f í: -179 .263 •1273 «520 •275 .332
F u e n te : PmCíPS. V ih n o n L . T ho In le m a lic n a l E c o o o n v c P o s ilio n o l A rg e n tin a .P e n i,Iv a m it. 1338

C uadro 2.12. Batanee de pagos con Gran Bretaña y


los Estados Unidos (1914-1934) (en m illones de pesos oro).

Entre 1914 y 1934. el saldo comercial negativo con los Estados Unidos fue de
1.316 m illones de pesos oro. mientras que el saldo positivo con Oran Bretaña
alcanzó los 2.991 millones de pesos oro, mostrando las características del
com ercio triangular. Pero cabria aclarar que cn el periodo de la guerra, entre 19)4
y 1917, los saldos con los EE.UU. fueron positivas. Si tomamos períodos distintos,
como, por ejemplo, entre 1921 y 1930. cuando los saldos con el pais del Norte
resultaron todos negativos, los superávit y los déficit comerciales con Inglaterra y
los Estados Unidos tendían a igualarse.
Empero, este triángulo comercial anglo-argentino-norteamericano no puede
ser bien comprendido si se lo considera solamente como la simple compensación
de los déficit del intercambio comercial con los Estados Unidos con los superávit
resultantes del com ercio con Ciran Bretaña.
En primer lugar, porque, como observamos cn el mismo cuadro, el saldo de
servicios con Oran Bretaña resultó fuertemente negativo, com o consecuencia de
la rem esa de utilidades c intereses de las empresas británicas cn el pais,
com pensando cn pane el su|>crávit comercial de la Argentina. En segundo término.
l>orquc el comercio triangular significaba para la Argentina supeditar su estructura
productiva y en particular su estructura industrial a las manufacturas y bienes de
capital norteamericanos. I.as importaciones de maquinarias norteamericanas en
este periodo, por ejemplo, posibilitaron, de una manera más significativa que lo
que generalmente se crcc. la industrialización de los anos '30. En tercer ténnino.
porque esc com ercio aceleraba el flujo de capitales estadounidenses en la
economía argentina mediante la colocación de lil ulos públicos en cl área del dólar
o de inversiones directos de empresas norteamericanas, permitiendo financiar cl
com ercio de importación y desplazando de esle modo la influencia económ ica
inglesa. Cl comercio triangular estaba señalando, cn realidad, un cam bio de
esleras de influencia (r"),
Pero veamos m is cn concreto cuál era la relación especial que existia con
Inglaterra y cl tipo tic vinculación que comienza a desarrollarse con los Estados tinldos.
tn realidad, desde cl punto de vista comercial, la relación económ ica entre la
Argentina c Inglaterra no era tan unilateral como se piensa. Es cierto que existía
una fuerte dependencia del mercado británico para el sector exportador argentino;
asi, por ejemplo, cn 1929, se exportaba a Oran Bretaña cl 99 % de la carne
enfriada, cl 5-1 % de la congelada, cl 76 ”.'a de todas las exportaciones de carne, cl
34 % de las de trigo y cl 10 % de las de maíz. |>ero al mismo ticm|>o, para Oran
Bretaña esas exportaciones representaban cl 40 % del consumo inglés de carne,
cl 85 % del de lino, cl 24 r/a del de trigo y cl 75 % del de niaiz ('■*>.
Cor otro lado, adem ás de la relación comercial que existía entre las dos
naciones luibia también un vinculo que tenia Igual o mayor ini|K>rtancia y que se
originaba cn las cuantiosas inversiones de capital británico que llegaron a la
Argentina desde fines del siglo pasado. Esas inversiones, que poseían una alta tasa
de rentabilidad y al mismo tiempo complementaban y estimulaban cl comercio
entre ambos países, se radicaron, fundamentalmente, cn cl transporte, ferrocarri­
les. empréstitos al gobierno, frigoríficos, servicios públicos y cl sistema bancario
y financiero, lie esta forma, los ingleses participaban cn la producción de bienes
exportables y podían controlar el comercio exterior.

Gran Bretaña Gran Bretaña EE.UU. Alemania Europa cortincntal


A lia Total
Ferro- Inversiones Invrrewncs Inversiones Inversiones
\ % % % %
c jrrile t v a r i» varias varias varias (*)
19)3 1037 33.07 323 1624 39 124 241 7,£3 996 31,77 3136
1317 1 620 32.85 820 25 36 12 253 265 8,20 1004 31.06 3 233
1923 1 134 35,72 772 25.00 133 6.25 275 8.91 714 23.12 3 Cí-3
1927 1 137 34.16 615 23,47 437 14.02 275 7 92 703 20.41 3 473
1931 1312 35,54 714 •5,5-: 654 17,57 267 7.29 714 19.50 3£«1
1931 1,109 31.75 7C5 £0 23 743 !t.32 s'd — 929 24.66 3485
1940 1055 33 34 £24 19.72 £29 i3.es i'd - 855 27.06 3164
(•) Masía 1931 oxclu-da Alemania
Elaboración propia
F u e n te s : C c P A L . E l d e s a rro llo e c o n ó m ic o a rg e n tin o . 1959 F IE L . L i s in v e rs io n e s o x ira n ¡o ra s
e n L¡ A rg e n tin a . 1973.

Cuadro 2.13. Origen de los capitales extranjeros en la Argentina


entre 1913 y 1940 (en m illones de dólares).

(7*1) IUi-otoht. Mml-o . 'El triángulo argentino Las relaciones económicas con Estados
Unidos y Oran Bretaña. 1914 1943", cn Katonmt. Mamo (romp.). Econom ía e Historia.
Contribuciones a /a historia económ ica argentina, fluenos Aires. 1988. p.igs. 254-200.
(79) Cf. Día? Air.iAiwui. C. (1975).
l.os ferrocarriles eran el punto clave dc todo este sistema, puesto que por su
intermedio se llevaban a los puertos los bienes exportables y se introducían las
manufacturas británicas cn el territorio nacional, constituyendo, además, una
demanda para los productos del Reino Unido. Asi. por ejemplo, el carbón y los
materiales ferroviarios llegaron a representar la cuarta parte de las importaciones
provenientes dc Oran Bretaña entre 1920 y 1930.
D ccstc modo, dc 20 millones dc libras invertidas por capitales británicos hacia
1000. se llegó a 357.7 millones cn 1914. alcanzando un pico dc 453 millones cn
1934. Un índice de la importancia que estas inversiones tenían para el Reino Unido
nos lo brinda el hecho dc que cn 1930 la Argentina ocupaba el cuarto lugar dentro
dc la distribución geográfica dc las inversiones inglesas en el mundo y sólo era
superada por la India. Australia y Canadá, sobrepasando a Europa continental.
Sudáfrica y los Estados Unidos.
Esta relación privilegiada entre la Aigcntina y Gran Bretaña ha sido muchas
veces mal interpretada, ya que su base la constituía sobre todo la dependencia dc
los grandes ganadcios argentinos del mercado británico dc carnes, aunque cn la
década dc 1920 la exportación dc carnes representó sólo entre un 12 y un 15 %
dc las exportaciones totales. Evidentemente, los hacendados eran el grupo social
y político más importante dc la Argentina, y su influencia sobre la política
económica del pais les permitió defender estas relaciones, que para ellos eran
vitales. Para algunos autores 'constituye un tributo del formidable poder político
dc la clase terrateniente que la dependencia de éstos del mercado d c carnes
británico fuese interpretada... com o la dependencia dc la Nación Argentina de la
suerte económica dc Oran Bretaña' (*°).
Al mismo tiempo que las relaciones con Oran Bretaña adquirían estas
características, se iba vislumbrando una participación crccientc dc los Estados
Unidos en la economía argentina. Antes dc la Primera Q uena Mundial, la presencia
del pais del Norte cn la economía argentina era bastante modesta, aunque ya
capitales norteamericanos se habían implantado, com o vimos, cn un punió clave
dc la estru ctu ra p ro d uctiva: la In d u stria frigorífica.
f’ero la verdadera irru p ció n dc lo s cap itales n o rteam erican o s se prod ujo
después dc la Prim era Q uerrá M undial, y particularmente cn la última mitad d c ia
década dc 1920. Corno analizaremos cn d etalle más ad elan te, se tratab a dc
establecimientos dedicados, cn su mayoría, a artículos Industriales, maquinarias,
vehículos, artefactos eléctricos, textiles, refinación del petróleo, alimentos y
bebidas y productos farmacéuticos. También en esos años se radicaron com pa­
ñías dc seguros, bancos y numerosas firmas Importadoras y cornercializadoras.
muchas dc las cuales comenzaron luego a realizar larcas dc armado y manufactu­
ra. Además, capitales norteamericanos compraron firmas ya existentes dc origen
europeo, como la International Tclephonc and Telcgraph Corporation, que se
transfonnaria cn la Unión Telefónica. Asimismo, invirtieron cn otras em presas dc
servicios públicos, como compañías dc electricidad provinciales i"'l.

(80t J. y 0 ‘C.osntu. A. 11973). pág. 13.


181) Kxmronr, M„ ‘ t i triángulo argentino..." ( 1908). pág. 250.
Por otra pane, los Estados Unidos después de la guerra se convirtieron en un
importante m ercado de capitales y. particularmente entre 1914 y 1929. la
Argentina recibió numerosos prestamos a corto y largo plazo, que le ayudaron a
financiar sus importaciones, medíanle la colocación de títulos públicos cn el
m ercado norteamericano. De esle modo, las inversiones estadounidenses, que en
1913 eran de 39 millones de dólares, llegaron cn 1931 a l>54 millones, represen-
lando un 17.0 ".o del total de las inversiones extranjeras cn el pais. como se observa
cn el cuadio 2.13. A manera de ejem plo sobre el alio rendimiento de esos
capitales, |>odcrnos m encionar que en 1929 el promedio del rendimiento de los
establecimientos industríales de origen norteamericano fue del 15 % . mientras
que para l.i misma C|xxa la rentabilidad de las em presas ferroviarias inglesas no
pasaba del 5 o 6 % ('l¡).
La diferencia que habia entre el nuevo tipo de inversiones de los Estados
Unidos y las británicas en su momento de a|x>gco respondía a los cambios que se
estaban produciendo cn la economía internacional. Oran Bretaña, importadora de
materias primas y alimentos y cx|x>rtadora de manufacturas. Iiabia impuesto una
determinada división internacional del trabajo dentro de la cual la Argentina debía
dedicarse, esencialm ente, a producir alimentos para la metrópoli e importar tic
esta productos industríales, excluyendo toda industrialización propia salvo aquella
ligada a la transformación de materias primas destinadas a la exportación. Por su
parte, la economía de los Estados Unidos se autoabastecia de numerosos
productos primarios, particulaimente de aquellos cn los que se especializaba el
país del Pia la — elem ento este que va a explicar luego el deterioro de las relaciones
argentino-norteamericanas— y contaba con una tecnología más avanzada que la
inglesa, a punto tal que esto le da la posibilidad de exportar productos manufac­
turados y bienes de capital y de alta tecnología.
Lo que explica el cam bio producido cu esos años cn la división internacional
del trabajo es la formación de grandes firmas en los Estados Unidos, cuya
expansión las obliga a proyectarse hacia el exterior, respondiendo a la atracción
que ejercían sobre ellas lo menores costos de producción y las materias primas
más baratas, listóse concreta, especialmente, mediante inversiones directas. que
sólo se realizaban cn muy escasa medida antes tic la Primera Guerra Mundial.
Paralelamente a la expansión de est.is inversiones, las exportaciones de los
Estados Unidos hacia la Argentina experimentaron un auge considerable: hierro,
acero, automotores, maquinarias y otros productos de esc origen desplazaron a las
importaciones británicas, dando lugar a ese comercio triangular al que nos liemos
referido. La rivalidad anglonorteam ericana cn el m ercado argentino no era una
competencia limitada al m isino tipo de productos, sino también a bienes diferen-

.821 Cf. IVii-s, t)t )ii>. MigrMkms ul inducir) lo Soul/l Am erita, nueva YorK. 193<>.
les o de (ecnologias distintas. I'or ejemplo, los ingleses siguieron manteniendo en
la década de 1920 su predominio cn cl área de los textiles, que constituían, según
los anuarios de comercio exterior argentino, cn 1913. cl 49.6 de todas las
importaciones argentinas de esos productos y en 1927 todavía representaban cl
43.7 c.b de esas importaciones, En cambio, los norteamericanos participaban
respectivamente con cl I . I y cl 8.9 c.¡>de los textiles para los mismos anos. Pe­
ro, cn oíros productos, com o cn m alcrías primas y manufacturas de hierro, se da
ba un proceso diferente: la participación británica caía de un 35.9 ¡ cn 1913 al
20.1 % en 1927. mientras que las importaciones de los EE.UU. crecían del 17.5 al
35.4 % l” ). 5obrc la base de estadísticas estadounidenses se ha calculado cl
incremento de la participación de los EE.UU. cn metales y maquinarias industriales
entre 191 3 y 1929 del 17 al 52,7 r.b y cn productos químicos del 18,5 al 20.4 c!b.
En 1929. cl 64 °.o de las importaciones de manufacturas del país del Norte se
correspondían a productos cn los cuales sus ventajas tecnológicas eran induda­
bles frente a los europeos mientras que Oran Bretaña seguía exportando textiles,
material ferroviario y productos de consumo diverso ("*).
Por otra parte, corno ya se dijo, los saldos del comercio con los Estados Unidos
eran desfavorables para cl país del Plata, al contrario de lo que oc urna respecto de
Inglaterra. La razón |xir la cual la balan/a comercial con los Estados Unidos fuera
tan desfavorable se debía, evidentemente, a que am bas econom ías no eran
complementarias, sino competitivas, El mercado norteamericano se cerró por
completo, en 1926, a la importación de carnes argentinas, pero ya m ucho antes
cl alto nivel de protección impedía la colocación de nuestros productos y este
problema iba a ser una de las preocupaciones piinci pales de los sectores dirigentes
argentinos cn todo el periodo que estamos analizando.
Como resultado de estos procesos, tal como lo observamos cn siguiente
cuadro, hacia 1930 la Argentina era cl cuaito pais cn importancia dentro del total
de inversiones externas británicas cn cl mundo después de colonias o dominios
como India-Ccilán. Canadá y Australia, lo que revela la vigencia que aún tenía en
esa época la antigua relación anglo-argcnlina. Pero ocupaba también el cuarto
lugar dentro del total de las inversiones de los Estados Unidos en el exterior,
después de Canadá. Alemania y Cuba y antes que México. Chile. Inglaterra y Brasil,
dando también un indicio de la consideración que gozaba la econom ía argentina
para cl país del Morte cn la década de 1920. Aun teniendo cn cuenta sólo las
inversiones directas — pues cl dato anterior incluye las inversiones de portafolio—
la Argentina estaba ubicada en cl sexto lugar, lo que. por cierto, no se hallaba
desprovisto de significación.

(83) Rvnnuir. M. ‘ El triángulo argentino...* (M>8B). págs. Jf iB y 2CS9.


(84) Cvi/W [>r Am íiahrv Svm. ‘La Argentina y la rivalidad com ercial entie los Estados
lu id o s c Inglaterra 1 I899-1929>‘ . en Ih 'M rro llo E conóm ico ÍV 92. cneio-m am i de 198),
págs, 599-003.
Gran Bretaña
Millonea fie %
País
libras esterlinas
I. IndJ-Cc 4n 543 14.5
2. Caruü 525 14.1
3 Australia 434 13.3
4. Arjertrj <53 12.1
5. Eurcw 295 7.9
6. A'rca del Sufl 2«3 7.1
7. EEUU. 201 5.4
8 Bru : 190 5.1
9 llusva Ze-ir.±! 123 33
10. U3!as:a 109 29

Estados Unidos
País Malones de dolares N

1 Carada 3 492 25.2


2. Alemania 1 421 9.1
3 Cuba 1.067 68
4 Ai KOI na ecs 5.2
5. a * 701 4.5
6. Mímco 654 4.4
7. fitr o Unido 641 3.9
8 2fáS:l 557 3.5
9. F tiic ia 4?2 3.1
10 Japón 445 28

F u e r te s : E la b o ra d o sobre dato s proporcionados per T he


R o y a l fcisttute e l im cm atío nal A lla n s y el D epartam ento de
C o m ercio do lo s E E U U

C uadro 2.14. D istribución p o r orden de Importancia


(cuantía de tos capitales) de las inversiones externas
de Gran Bretaña y los Estados Unidos.

2.9. LAS IDEAS ECONOMICAS Y EL DEBATE H1STORIOGRAFICO

2 ,9 ,1 . Un e co n o m ista de la ¿poca: A ik .ia .n d r o Bunok

Mació cuando comenzaba una época (1880) y murió cn momentos cn que se


iniciaba o lr a ( 1943) y. quizás, ése fue su drama. Porque si bien tuvo poco que ver
con aquellos que pusieron cn marcha el modelo económico agroexportador e
incorporaron al pais dentro dc una cierta división internacional del trabajo, se
(orinó en el espíritu dc la é |x x a y pudo observar e n s e g u i d a ios límites del modelo
implantado y la necesidad de un cam bio dc rumbo antes que el mismo agotara sus
posibilidades. Pero com o todos aquellos que tienen la desgracia dc adelantarse a
su tiempo, su vo/ no fue debidam ente escuchada.
Cursó sus estudios superiores cn Alemania, durante los primeros años del
siglo XX. Com o alumno del afamado Instituto Técnico dc Maínichcn (Leipzig)
conoció los establecimientos textiles dc esa ciudad y varias fábricas radicadas cn
pueblos vecinos. Lo entusiasmó el dinamismo de las industrias siderúrgicas,
eléctricas y químicas que proyectaba a Alemania com o la vanguardia del desarrollo
técnico europeo y com o (asegunda potencia industrial del mundo y leyó el Sistem a
n acio n al d c econom ía p o lítica de F h i e ü r i c m L i s t , donde el autor refutaba a Auam Smitii
y sostenía que el éxito de las naciones dependía del proteccionismo a la industria.
En 1004. al finalizar sus estudios dc ingeniero electricista debió hacer un ano dc
práctica antes de recibir el título. Para ello triunfó cn un concurso que le permitió
realizar dicha práctica como jefe en una fábrica dc turbinas catalana.
Al regresar al pais, en 1905. se incor|>oró al reducidísimo grupo dc los
estudiosos interesados en los problemas dc un m odelo económ ico hasta entonces
considerado invulnerable. Designado director nacional de Estadística. Uuicn
realizó cn 1917 la primera medida del ingreso y la riqueza nacional argentina y
construyó un índice de precios minoristas. En 1918. fundó y dirigió la R e vista d c
Econom ía A r¡ien tín a, publicación dc aparición mensual que se editó hasta 1943.
Además, formó y agrupó a su alrededor a un conjunto de deslacados discípulos,
algunos de los cuales — como Rail Cum plí— tuvieron participación cn (unciones
de gobierno en la década de 1930 y otros — com o J o m . F ig l i ; k o i .a — inspiraron
muchas dc las medidas económicas del primer gobierno peronista.
El pensamiento de Ulmoc no encontró entre sus contem poráneas a m uchos
que pudieran o quisieran comprenderlo. En primer lugar, en m edio de la culoria
que motivaba la expansión dc la econom ía argentina. B umoe criticaba el m odelo
agrocx|iortador y señalaba que la teoría dc las ventajas com parativas cn el
comercio internacional, que había llevado al país a dedicarse a producir y exportar
bienes primarios c importar manufacturas, era sum am ente riesgosa. Porque
cuando la capacidad dc consumo dc Europa, nuestro principal mercado, se
reducía o se producía un cambio dc política cn los paises industrializados, la
Aigcntina "se veía amenazada con una larga crisis". I>c esta m anera, anticipaba los
efectos locales d cla crisisd c 1930. Por otra parte, BurtoE reconocía que la Argentina
era "un país dc segundo orden, económicamente tributario dc otras potencias".
Ante esta situación, licnor. proponía cam bios cn la política económica,
Debíamos tener una política contrapuesta a las demás |>orquc. a diferencia dc
todos los países más importantes del mundo, "nosotros (...) seguimos sometidos
a lo que se nos impone". Frente a lo que interpretaba como una política económ ica
dc "dócil sumisión a la de otros países". Iíl.igc planteaba una potilica dc contenido
proteccionista c industrialista aunque no tenía propuestas conctelas del tipo de
industrialización y limitaba ésta a las importaciones dc los bienes que pudieran
producirse en el pais cn condiciones económ icas satisfactorias. Además, denun­
ciaba que "la creencia de que el librecambio abarata la vida", cn realidad, encubría
"la política de aquellos paises que pueden tener un interés particular cn que sus
producios manufacturados se introduzcan con facilidad cn el exterior".
Su nacionalismo no le impidió plantear la necesidad dc atraer capitales
externos. Prefería los capitales norteamericanos porque, a diferencia dc los
británicos, se orientaban hacia el sector manufacturero. Sin embargo, no ignoraba
que los Estados Unidos no podían convertirse en mercado para los producios
argentinas, lo que ocasionaba serios desequilibrios cn la balanza de paitos entre
am bas naciones, siempre desfavorable para la Argentina.
Su espíritu reformista también incurslonó en el terreno social. Así propició
diversas medidas que tendían a beneficiar a las familias más humildes, como las
dirigidas a solucionar el problema de la vivienda modesta — para el. *una
calam idad nacional"— , a ¡mplcmentar un sistema de asignaciones familiares o a
eliminar el analfabetismo mediante una distribución más racional de los gastos
destinados a la educación. Tenía, sin embargo, cn cuanto a los temas vinculados
a la población, concepciones algo racistas (un capitulo de su principal libro se
titulaba "Esplendor y decadencia de la raza blanca"), que provenían sin duda de
su formación elitista. Además, cn cuanto al tenia demográfico, subestimó notoria­
mente, en sus proyecciones, el crecimiento de la |>ot>lación argentina.
Ili.m íi ; también se interesó por la situación del agro, A fin de elevar la
producción, am pliar el m ercado interno y lograr el asentamiento de la población
propuso la implantación de un impuesto al 'latifundio social" — que. a diferencia
del latifundio geográfico, tenia en cuenta la cantidad total de tierras cn manos de
un m ism o propietario independientemente de su ubicación— mediante el cual,
una \cz que resultara anticconómico. las tierras pasarían al Estado que. |Kir su
parte, las redistribuiría entre los agricultores con lo que |H>dia "triplicarse o
cuadruplicarse el número de las familias agricultoras en propiedad".
Igualmente propulsó los estudios regionales. Erente al 'p aís abanico' donde
la región privilegiada con centro cn liuenos Aires miraba hacia ultramar y se
encontraba de espaldas al interior, proponía la mejora progresiva de las comuni­
caciones y el fomento del com ercio con los países vecinos de manera de atenuar
el desequilibrio económ ico del país. Por otra paite, propició la Unión Aduanera del
5ud, integrada por ia Argentina. Chile. Rolivia. Caraguay y Uruguay, a los que podría
sumarse cvenlualm cntc el Brasil. Este espacio económ ico por su continuidad
geográfica y su complcmentariedad climática y productiva haría autosuflcientc a
la región cn m alcría de productos agropecuarios c insumos industriales. De esta
manera. IJi ->or anticipaba la necesidad de concretar organizaciones de comercio
entre los países latinoamericanos.
En definitiva, litio r planteó un proyecto de pais distinto. Sus propuestas
estaban destinadas a convencer a las élites a las cuales él mismo pertenecía. Cara
ello puso en teta de juicio el modelo agrocx|>oitador cn vigencia. Sin embargo, los
beneficios iiiom cnláneos del modelo no permitieron apreciar que llevaba cn sí los
gérmenes de futuros fracasóse impidieron que las formulaciones de Uour en favor
de cam bios de |>olíl¡ca económ ica fueran tomadas en cuenta.

2 .0 .2 . ¿La "gran demora"?

El periodo que transcurre entie 1914 y 1929 ha sido objeto de una áspera
polémica. Según una interpretación, las décadas previas habían creado las
condiciones para un despegue del crecim iento autosostenído de la economía
argentina. No obstante, dicho despegue no se. produjo hasta 1933. l>c allí que esta
etapa habría significado una gran dem ora en la evolución argentina. Sin embargo,
esta hipótesis ha sido seriamente cuestionada, como veremos, por diversos
autores.
La ¡dea de la 'gran demora" es tributaría de los trabajos de A lejakok» ISt'-c,i.
quien, cn numerosos artículos y libros escritos a partir de la segunda década del
siglo, señaló el estancamiento relativo que comenzaban a reflejar los indicadores
de la producción agropecuaria, del comercio exterior, de las inversiones extranje­
ras. de la extensión de las vías férreas y de la tasa de crecim iento de la población.
Para evitar cl progresivo estrechamiento de la base económ ica nacional, fitnor.
proponía una decidida Intervención del listado para fomentar cl crecim iento
industrial. Cn el fondo, Dtnor. apuntaba a mostrar que cl modelo agroexportador se
estaba agotando y que era necesario diseñar alternativas que estimularan un
cam bio estructural profundo.
Cl término de la 'gran demora" fue acuñado \mt Di Teua y Zyímu-man (Mt.
enm arcado cn la teoría de las etapas del desarrollo económico formulada por cl
economista norteamericano I V a l t W. R o s t o w . el trabajo se proponía periodizar la
evolución económ ica argentina de acuerdo con la sucesión de etapas que. según
R o s t o » . señalaban cl cam ino al desarrollo. Cl planteo teórico indicaba que, luego
de la "etapa del prcacondicionamicnto". debía iniciarse la "etapa del despegue*. Para
cl caso de la Argentina. Di Ti :ua y Zvmtjmvi indicaban que cl prcacondicionamicnto
habia concluido cn 1914. cuando se alcanzaron los Índices más elevados de
exportaciones |>er cápila y la mayor [jarte del área cultivable se encontraba cn
producción. A partir de ese momento, cualquier aumento de la producción debia
provenir de los cambios en la relación capital-tierra en la agricultura o de un aumento
de la inversión industrial. Sin embargo, ia baja movilidad de los recursos, las
estructuras político-sociales derivadas de la mala distribución de la tierra y cl carácter
antiindustrialista de la clase terrateniente obstaculizaron el paso de una etapa a la
siguiente hasta 1933. A ese periodo lo denominan "la gran demora", para llamar la
atención sobre un fenómeno de ajuste sectorial dentro del proceso de crecimiento
y sobre ciertos factores no económicos que pueden obstaculizar o acelerar cl
desarrollo. 'L a gran demora se caracteriza por una contracción de la tasa de
crecimiento de la inversión, particularmente de la inversión extranjera, y una
detención en la evolución de la posición relativa entre la agricultura y la industria' I" ).
Com plem entando estas hipótesis se enm arcó la teoría del "bien primario
exportable". Cn un pais que transita su etapa inicial de crecimiento basado en la
exportación, com o la Argentina del modelo agrocx|>ortador. el ritmo de esc
crecim iento se encuentra determinado por la tasa de crecimiento de la producción
exportable. Los bienes primarios exportables ejercen un efecto sobre cl resto de

(U5I Cf. Di T rin . ü lkxi y Zy w jjm s . ( I 9071.


(OG) Di Trnj>, O. y Zv'inwwi. M (1907). pjkjs. 20 y 27.
la economía por medio de la demanda de insumos. de tecnología y de faclores
productivos y de la ofcita de productos que pueden ser transformados por otros
sectores, Por lo tanto, la producción de los bienes primarios exportables determi­
nan el ritmo de crecimiento del sector industrial. Para el caso de la Argentina, el
bajo grado de di versificación de sus exportaciones y la intensidad cn el uso de la
tierra com o factor productivo fundamental (lo que conducía a una baja demanda
de bienes de capital y de mano de obra) condicionóy limitó la expansión industrial,
hecho que se puso de manifiesto cn el momento en que el sector exportador
perdió dinamismo ("'t.
Sin embargo, otros autores sostienen que el basamento em pírico no sustenta
la idea de una demora. Si bien durante la guerra el crecimiento de la producción
y de la lasa de inversión se desacelera por factores coyunturalcs, durante la década
del '20 se retoma el sendero de crecimiento, las exportaciones no exhiben
tendencia al estancamiento y las inversiones muestran un gran dinamismo (” ). Por
otra parte, el crecim iento industrial fue también intenso, superando incluso las
tasas de expansión registradas con posterioridad a 1933. cuando se habría
producido, finalmente, el despegue Por lo tanto, durante la llamada "gran
d em ora' no existiria un estancamiento de la producción en general, ni del sector
industrial cn particular.
Esto podria coincidir con la tesis de J o k q k rcoeiocii S a b a t o cn el sentido de que
la conducta de los grandes terratenientes de la región pampeana tuvo un
comportamiento racional frente a las fluctuaciones de los precios agrícolas
internacionales, al diversificar sus actividades económicas a través del circuito
financiero y del comercio, tiste autor cuestiona aquellas posiciones que sostienen
a la concentración de la tierra com o uno de los factores esenciales que obstacu­
lizaron el crecim iento del sector agropecuario. En ese sentido, la búsqueda de
rentabilidad habría sustentado las pautas de comportamiento de las 'clases
dominantes argentinas", y este criterio habría sido independiente del agotamiento
de las fronteras agropecuarias. Según S a b a t o , los grandes propietarios pampeanos
tenían una clara mentalidad empresarial y. precisamente, su habilidad para
enfrentar los riesgos de un mercado mundial agropecuario fluctuante y su
capacidad de rápida adaptación a los cam bios fueron la base de sustentación de
su poder económico y político (,JO).

(871 Cf- Gruta. U t ki, *EI crecimiento industrial argentino hasta 19 1■


»y la teoría tlrl bien
primario exportable", cn GinsnEz Zahoia, Makcos i 1975).
(Bit) Cf. f> J « A i e j a - d b » , C„ (1970). Los indicadores pertinentes pueden consultarse en los
distintos cuadros de este capitulo.
<()!)) Cf ViuAirrvA. J*vitx. 'El origen de la industrialización argentina*, en Desarrollo
Cconómlco. f*T 47. Buenos Aires, 1972.
(90) Cf. S abato. JoK(,r F.. La clase dominante en la Argentina moderna: formación y
características, filíenos Aires, 1908.
Sin embargo, esta tesis ha sido discutida por L akky S a w iir s , que cuestiona el
énlasis datto al carácter esencialm ente comercial y financiero dc esc grupo social
asi com o el análisis dc S aivato sobre la inestabilidad del precio dc los bienes
exportados y sobre los tactores climáticos que alteraban la producción. Para
S a w c k s . la argumentación dc S a k a t o no tiene el adecuado soporte empírico y carece
dc un análisis comparativo con otros paises. cuyos sectores dirigentes enfrentaron
coyunturas similares a las que tuvo la Argentina aunque con un comportamiento
muy diferente dc los de las élites locales. Sostiene, además, que la desigual
distribución dc la propiedad dc la lierra constituye una parte sustancial dc la
explicación dc la evolución del agro cn esos anos C't.
Pr.ux J . W ui, por su parte, ya había señalado cn la década dc 1940 que los
grandes estancieros pampeanos continuaron acentuando el proceso dc concen­
tración dc la tierra en sus manos después dc la Primera Querrá Mundial, mediante
la conformación dc sociedades anónimas y cn asociación, a veces, con inversores
extranjeros. Para afirmar esto, sostenía que entre 1914 y 1942 los latifundios
bonaerenses se incrementaron cn un 5 % . y tan sólo 300 personas, cn su carácter
dc individuos o sociedades, controlaban la quinta parte dc las tierras dc la
provincia dc Buenos Aires. Y el hecho dc que cn los censos agropecuarios figurara
un mayor número dc propietarios ocultaba, cn realidad, las propiedades geográ­
ficas dispersas dc una misma familia o sociedad, por lo que el latifundio
continuaba siendo el obstáculo que impedía la formación dc una clase media rural
y. a la ve/. Irababa el proceso dc industrialización (” ).
Como apuntan O 'C o iim . y L lacii, el hecho dc que un lúcido analista d c la
realidad del momento com o Ri rtot señalara un conjunto dc problemas que
denotaban cambios significativos cn las condiciones internacionales y locales sin
que hubiera una actitud diferente («ira enfrentarlas por parte de las clases
dirigentes, significa baque "algo ocurrió" para impedir que la Argentina desarrollara
todas sus potencialidades
Por lo pronto, si bien las estadísticas agregadas más generales no reflejan un
estancamiento, pueden co nd ucirá errores dc interpretación si no se las analiza a
la luz dc algunos matices. Tal es el planteo dc autores que. com o Horacio Q ib e r ii ,
descubren algunos cambios importantes con respecto al pasado inmediato. Dicho

(91) SAtttiu, Lam». "Agricultura y estancamiento económico en la Argentina: a propósito


de las tests ilc Jorge f. Sábalo", en Ciclos en la historia. Ia economía y la sociedad. hv 7,
segundo semestre «te 1904. pags. 2 15-231. Ver la réplica <le S w r o en 5 ak .a iu , J. I',. "Sobre
la clase dominante aigentina y el estancamiento económico. Replica a Lany Sawers". en
Ciclos cn la historia, la economía y la sociedad, rt' b. primer .semestre dc 1995.
(921 Wrji. f n « J.. "La lierra del estanciero", cn Ruomn. Mam» tromp.t. Econom ía e
historia. Contribuciones a la historia ec onómica argentina, Buenos Aires. 19üb. págs. 277-299.
(93t Cf. O Owtrttu., Aitnun. "Cree Tiade in One Prlmary Producing Country. the Case of
Argentina in tile I920 s". Instituto Torcuata Di Telia, buenos Aires. I994r I j .a o i. Jn n J.. La
Argentina que no fue. tomo I. buenos Aires, I9H5,
autor, cn particular, sitúa la última etapa de expansión, ligada a la agricultura, y la
aparición de los primeros desequilibrios graves cn cl periodo 1920-1940. tsta
etapa es considerada com o cl último periodo de largo y parejo desenvolvimiento
de una economía esencialm ente agropecuaria c importadora, sólo sacudido cn
forma tem|K>iar ia por la crisis iniciada cn 1929. Las dificultades emergentes de la
plena ocupación de la tierra señaladas por ISescii fueron compensadas, para üirruti,
l>or un desplazamiento de la producción desde las actividades ganaderas hacia la
agricultura, que mostraba una mayor productividad mientras avanzaba hacia
formas menos extensivas, convirtiéndose cn la fuente de la expansión, bin
embargo, esto no pudo evitar la aparición de ciertas tendencias que resultarían
determinantes cn cl futuro |>ara una transformación profunda. Entre ellas, destaca
la debilidad riel sector agropecuario para absorber mano de obra, de modo que cl
crecim iento de la población lúe alimentando las actividades urbanas. Además, se
observaba una limitación de la movilidad social, determinada por la tendencia
recién m encionada y por cl hecho de que ct tránsito hacia la agricultura lo
efectuaban los estancieros sin desprenderse de la tierra, con lo cual la estructura
social se convertía en una de las dimensiones explicativas del agotamiento, r.n
lerccr lugar, el autor destaca que la producción pam pcanacrcciaa un ritmo menor
que la |K>blación. rcducicndo tcndcncialm ente los saldos exportables y la consi­
guiente capacidad ex|>ortadoro. base del método indirecto sobre cl que se había
estructurado el modelo <'**).
Aunque G m iKri sitúa la eclosión de estos problemas recién cn la década de
1940, enm arcados en la reducción de la demanda externa y cl deterioro de los
precios relativos de los bienes agropecuarios, su análisis revela que su aparición
puede rastrearse hasta los arios '20. De su análisis se concluye, además, que si.
cn lugar de tomar variables absolutas se analizan los indicadores [>cr cápita. cl PBI
muestra ya signos de estancamiento.
I’or otra parte, aunque la evolución promedio de las diversas variables
m acrocconóm icas luc positiva, no podía ocultar importantes oscilaciones, que
indicaban fuertes turbulencias en el comportamiento de la economía mundial. Si
bien era difícil predecir la gran depresión de los arios '30. se advertían importantes
cam bios que afectaban a la Argentina, com o lo ponían de manifiesto los mismos
trabajos de lii soti. Y. precisamente, el impacto de esas fluctuaciones, así com o el
de acontecim ientos extraordinarios como la Primera Guerra Mundial descubrían
un rasqo central de la economía argentina, independiente ríe las lasas de
crecimiento: su extrema vulnerabilidad. Aún cuando las luentes que sustentaban
cl crecim iento permanecieran intactas, cl pais dependía cn grado extremo de la
dem anda mundial, de la disponibilidad de fínanciainicnto externo y de condicio­
nes climáticas favorables; más precisamente, de la conjunción de todos esos
factores. Si todos ellos se alineaban de manera favorable, la perspectiva coyuntu-

i94l Cf. Gir.mti. M o k a c io . E l(Jc s .im ilío . K f / Y i D O anjenfuio. Uuenos Aires, l<>54.
ral podía ser excelente. Si. cn cambio, uno o varios se mostraban adversos, se
originaban problemas importantes.
La estabilidad de los sistemas productivos del periodo anterior a la querrá
creaba las condiciones para una expansión sostenida de la producción argentina.
El quiebre de esa estabilidad cn lorno a la Primera Guerra Mundial volvió más
aleatorio el marco externo, y la expansión interna comenzó a transitar por una
cornisa muy delgada.
Desde ese punto de vista, tanto las condiciones internas com o el m arco
internacional que habían permitido el notable dinamismo durante el modelo
agroexpoitador mostraron a partir de la guerra síntomas inequívocos de achola­
miento y transformación, descubriendo simultáneamente las frágiles bases de la
estructura productiva argentina. Kn ese sentido, m ásque una dem ora, los anos '20
denotan el Inicio de una crisis del m odelo de crecim iento vigente desde el último
cuarto del siglo XIX. Pero, si bien las crisis expresan la desestructuración de un
modelo de crecimiento y abren paso a transformaciones que pueden generar un
cam ino alternativo, nada implica que ese camino se encuentre inmediatamente,
y ni siquiera que exista. Por eso, el paso automático de una etapa a la siguiente
implícito cn la perspectiva de la "gran dem ora" no parece describir de manera
adecuada la evolución cíclica del capitalismo.
Un idea de que el problema de londo consistía en que las ventajas com para­
tivas estaban cambiando y de que la Argentina no supo adaptarse de lorma
inmediata es un tanto reduccionista, ya que sólo toma cn cuenta el fenóm eno de
los mercados. El proceso productivo es m ucho más abarcativo que un simple
juego de fuerzas económ icas resultante de la puja de actores individuales, incluye
relaciones materiales de producción, m ecanism os de regulación y relaciones
sociales que no se transforman al ritmo de los procesos de m ercado. Es. por lo
tanto, lodo el sistema el que se ve afectado, y los cam bios cn el m ercado sólo
reflejan transformaciones más profundas. I)c allí que la explicación de que la gran
demora se relaciona con rigideces en las estructuras social y política (consideradas
como factores "cxtraeconóm icos") que impidieron los cam bios económ icos
pertinentes se debilita también al no tomar cn cuenta que dichas estructuras
constituían un elcm cnlo central del modelo agroexportador.
Según nuestra interpretación, la Argentina no padeció en los años 20 una
demora, sino los primeros síntomas de una profunda crisis de la que le costaría
mucho tiempo recuperarse, ya que demandaba transformaciones económicas,
sociales y políticas que no podían concretarse sin aglutinar un conjunto de sectores
sociales capaces de proponer c imponer un nuevo m odelo de pais. 1.a Argentina
no se demoró cn el paso de una etapa a la siguiente, sino que se vio forzada a
abandonar una etapa sin que la siguiente pudiera aun perfilarse.
2 ,1 0 . EL SECTOR AGROPECUARIO

2 ,1 0 .1 . E volución de la agricultura y p o lítica agraria

finalizada la Primera Guerra Mundial, las exportaciones argentinas continua­


ron, en general, su crecim iento, sustentadas esencialm ente cn el sector
agropecuario. Pero los componentes aerícolas fueron desplazando a los ganade­
ros, dada la sostenida dem anda internacional de la producción agraria pampeana
y la crisis mundial de comercialización de carnes que se hizo sentir a comienzos
de la década de 1920. De este modo, el mayor porcentaje de envíos al exterior se
fue concentrando cn el trigo, cl inaiz y el lino, cn esc orden de importancia, que
en conjunto representaron casi dos tercios del valor de las exportaciones
argentinas, til carácter fuertemente concentrado de sus ventas externas hicieron
que la Argentina fuera, cn unos pocos artículos, un pais vendedor con cierto peso
cn los mercados mundiales.
Hacia mediados de la década de 1920 las exportaciones agrícolas argentinas
contribuían con el 72 r:’o dcl comercio mundial de lino, cl 6G % del de. maiz. cl 32 %
del de avena, y el 20 % del de trigo y harina de trigo, dalos que colocaban a la
Argentina en cl primer lugar de las exportaciones mundiales de maiz, lino y avena.
Si bien el crecimiento fue importante, su volumen era menor que cl de décadas
anteriores y estuvo sometido a bruscas fluctuaciones de la demanda externa y al
aumento de la competencia en el mercado mundial, t-ste proceso determinó a lo
largo del periodo dos fases de depresión para los productos agrícolas —cnlrc 1913
y 1917. y entre 1921 y 1924— y dos fases de recuperación y crecimiento — entre
19 18 y 1921. y entre 1923 y 1929— .
Só lo alrededor del 25 % de la producción agrícola era absorbido por cl país y
cl (>orccntajc restante se destinaba a la exportación, cuya comercialización estaba
concentrada cn pocas firmas multinacionales: bunge y Born. Louis Drcyfus. VVeil
linos., Muni t í Worrtiscr y General Mercantil Co.. de capitales principalmente
europeos: franceses, alemanes, holandeses y británicos ( ''), listas empresas
controlaban más del 70 'ío de los embarques de trigo, cl 73 “Va de los de maíz y cl
90 ’ i. de las exportaciones de lino, mientras que el medio centenar de empresas
restantes registradas cn forma oficial se repartía pequeños márgenes del comercio
exterior de granos, listo quiere decir que la prosperidad del agro argentino
dependía esencialm ente de la demanda mundial de granos, y de manera más
especifica, de cereales.
Sin embargo, la com |ietcncia Internacional se hacia cada vez más severa dado
que. a medida que aumentaba cl rendimiento de otras áreas de producción
primaria, los [M ise s europeos Intensificaron la protección agrícola. Por otra liarte,
la tasa de población europea se Incrementó escasamente y la creciente desocupa­
ción hizo dim inuir'cl consum o de los países industrializados de Europa.

(95)CHnii. KoorR. ThcAnglo-AiyciUincConncclkMi. IÍHHb19Xt. Boulder. l9U5.p,Ki. I 14.


Trk)0 Lino Maíz
Anos
Producción Exportación Producción Exportación Producción E i portación
1927 6261 £24 4.255.494 2 052 000 1 594 565 8 150 000 8343 597
1928 7 653 SCO 5295 63. 2 100 000 1 944.402 7.915000 6 372.180
1929 9.499 715 6 613.342 1.900888 1617.467 6411529 5 047 791
1930 4.424.028 2213339 1.270 179 1 169 661 7 128 068 4 670 310
1931 6 321 836 3 633 682 1 990 000 1 680 274 10G60 000 9767.200

F u e n te : Ju m a N a a o n a ! do G ran o s, flo to dú Cereales de Buenos Aires. 1936

Cuadro 2,15. P roducción y exportación argentina de g ra n o i (en toneladas).

Una serie de factores fue alterando el sostenido crecim iento del sector
¿Kirieola c insinuando una situación más critica paro el sector cn el largo plazo.
Entre ellos se destacaron la fluctuación en los precios d c los cereales y su
creciente descenso desde I9 2 6 ; el aum ento cn los costos de producción,
especialm ente transportes, maquinarias, im plem entos agrícolas y alm acenaje;
la insuficiencia del crédito agrícola; el encarecim iento dc los arrendam ientos;
y los límites existentes a la expansión territorial extensiva d c la agricultura
argentina. Pero también influyeron en los problem as agrarios del pais los
rendim ientos decrecientes del sector cercalcro. sobre todo entre 19 14 y 1929,
cuando fueron com parativam ente inferiores a los dc los Estados Unidos.
Francia. Canadá. Alem ania c Italia para el trigo, y a los dc C anadá y Australia para
el maíz. Además, los costos de los fletes ferroviarios argentinos tenían m arca­
das diferencias con lo sd cl Canadá, que cobraban por quintal y por una distancia
dc 500 Kilómetros, el equivalente a $ 1.04, m ientras que los dc los Estados
Unidos ascendían a S 1.87. y los de la Argentina prom ediaban $ 2.22 por la
m isma carga y trayecto. En las operaciones portuarias se advertía una situación
sim ilar por cuanto una em barcación dc G.000 toneladas que abonaba $ 1,22
por toncliula en buenos Aires, $ 1,20 cn bahía Blanca y S 1.05 cn Rosario, cn
el puerto dc Q u cb cc pagaba S 0,52. en Montrcal. S 0 . 19 y cn ttalifax $ 0.14.

Trasporte ferroviario Maquinaria agrícola Arrendamiento*


Trigo 5 7% A-ado 2 reías 109% P ea Bs. As 35%
Lino 7 4% Se miradora 150% Pcia. Sarta Fe 116%
Maíz 5 5*. Rodados 81% P c a .E . Ríos 220%
F uente F oderacion A graria A rgent.no, Inlormc y del,ternerones de Ij subcomisión de producción.
R o sario, octubre do 1930

Cuadro 2.16. Aum entos de los costos de producció n cerealeros (1913-1930).

Un factor que contribuyó al aum ento dc la producción fue la creciente


mecanización dc las tarcas rurales que mejoró la productividad agrícola, aunque
ésta todavía era inferior a la tic los paises europeos. En 1921, se había establecido
en el pais la primera fábric¿i dc cosechadoras, pero el grueso de los equipos y
maquinarias agrícolas se originó cn las importaciones provenientes dc los Estados
Unidos, com o las segadoras trilladoras, cuyo número aum entó dc 1.760 cn 1914
a 52.830 cn 1929. En algunos casos eran accionadas por un motor Independiente
(tractor). aunque otros modelos continuaban siendo tic tracción a sangre, como
el resto de la m aquinarla móvil, y esto permitió que continuara creciendo la cria
del «(añado caballar. Como durante años la mecanización agrícola había estado
limitada a instrumentos simples y a un escaso número de máquinas complejas, el
proceso tecnológico de los años '20 tuvo un considerable impacto renovador. I'ero
comenzó tardíamente com o|iaia podei compensar por completo el atraso anterior
y el retraso puede atribuirse al costo de la ma«|uinaría agrícola. El ejemplo de ello
es «)ue en lí)2 8 un tractor importado costaba aproximadamente 47 toneladas de
cereales, mientras <|uc en 1933 cl valor de la misma máquina era equivalente a
unas 102 toneladas. De esta manera, la consecuencia de la demora consistió cn
reducir las ventajas del avance y hacer considerablemente m ás dificultoso el
proceso de modernización rural.
Mientras tanto, fuera del área cercalcra comenzaron a producirse cambios
menos perceptibles, pero no menos im|x>rtantes. en las actividades agrícolas. Ello
se debió a la creciente participación de ciertos cultivos industríales que se
beneficiaron con la ampliación del m ercado interno. En algunos casos, como el de
la caña de azúcar, que desde Tucumán se extendió hasta Salta y Juju y. fue decisiva
la protección de la producción mediante mecanismos arancelarios. Los cultivos de
algodón cn cl Chaco sustentaron, por su parte, el crecim iento «le la industria textil,
al tiem po que se extendieron los cultivos de tí ntales cn el Alto Valle «leí rio Negro
y cn cl Valle «le Uco m cndocino. y crecieron las producciones de maní, arroz, y
yerba mate en Misiones, estas últimas mediante incentivos fiscales del gobierno
nacional C '\.

Ario Algodón Ciña d« aiúcar Tabico Yerba mate


1915 2 6-tD 2412254 4 354 210
1917 2.460 1.132201 6 447 2 478
1919 10.508 3.777.574 13 725 27CO
1921 19.098 2 357 985 6833 3100
1923 19 « 4 3 756 234 7120 5 ECO
1925 51.105 5 573587 6 744 10000
1927 43193 5 405 199 5 751 ií a »
1923 92.644 4 225 013 10.777 23 TOO
1931 107.324 4 147 724 10811 33 506

Nota p ara t í tab aco , la s cifras corresp ond en al añ o a g n ccla ; 1914-1915.1916-1917, etcétera.

Fuente C om ité N acio n al de G e o g ra fía (1 9-¡2l

Cuadro 2.17. P roducción de cultivos Industriales (1915-1931) (en toneladas).

I9fi> C ih m t i- m w t , P a r lo y Luu n. Lt<w Lt ciclo de la ilusión .* cl desencanto, l'n shilo de


políticas económicas argentina*. Buenos Aires. I*>98. págs 8't > no.
Este complejo panorama agrario indujo a los sectores involucrados a reclamar
la intervención creciente del Estado, en un marco político diferente desde 1910
por el ascenso al |>odcrdel radicalismo. Sin embargo, los cam bios operados a niv el
político no alteraron sustanciahncntc el modelo económico. La producción
agropecuaria destinada a la exportación continuó siendo el eje central de la política
económica radical, pues según conceptos del propio presidente YwoorEn: 'la
riqueza agraria continuará siendo por mucho tiempo la base de la estabilidad
económica". 1.a Sociedad Rural Argentina era aun mucho más enfática: su lem a era
"cultivar el suelo es servir a la patria" (
compleja trama de los intereses rurales, sustentada en el predominio de la
granpropíedad y el sistema de arrendamientos, reflejaba el espectro social del
ámbito cerealcro. Entre los grandes productores, que dedicaban parte de su
actividad económica a la ganadería de alta mestización, se destacaban los grandes
propietarios ausentistas que se dedicaban a una agricultura extensiva. Otros
terratenientes reínvertian parte de sus rentas en mecanización y mejoras técnicas
y agronómicas, al igual que los arrendatarios de grandes extensiones, generalm en­
te también grandes propietarios. Entre los sectores rurales subalternos tenían una
considerable representación los chacareros, pequeños o medianos propietarios
que comercializaban su producción granera a través de las grandes casas
exportadoras. El sector social más identificado con la expansión de la agricultura
cerealera. los pequeños o medianos arrendatarios, estaba obligado a pagar un
canon, generalmente elevado, por trabajar la tierra del propietario o gran arrenda­
tario durante periodos breves, sin (josibilidades de planificar su producción y
mucho menos decidir su comercialización. Existían también ocupantes precarios
de reducidas parcelas, dependientes del trabajo doméstico y acosados por el
endeudamiento que podía transfonnarlos en simples asalariados. I’or último, el
almacenero de ramos generales, generador del crédito agrario informal, operaba
com o eslabón entre el agricultor y las grandes em presas exportadoras de granos
que. a su vez. disponían de sus propios representantes y acopladores zonales ('“ l.
Estas bases sociales y económicas que impulsaron el crecim iento de la
agricultura, transformaron al régimen de tenencia de la tierra en una cuestión de
primordial interés, no sólo pitra los sectores del poder económico, sino para todo
el ámbito político argentino. En ese sentido, con la sanción de la ley de
arrendamientos ( 11.170) de 1921 el gobierno nacional pretendió atender algunos
redarnos de los pequeños y medianos productores rurales agremiados en la
federación Agraria Argentina. Este m ecanism o legal estaba dirigido a quienes
arrendaban parcelas menores a las 300 hectáreas y contem plaba la indemnización
por mejoras. El arrendatario podía prolongar el alquiler cuando el contrato no
excediera los tres años, tenia la posibilidad de negociar la venta de la producción
libremente y se le garantizaba una vivienda confortable. El Estado procuró también

197) Anules de /a Sociedad Hnr.il Argentina, editorial. I d e enero de 1917.


190>Cf. Girru nc Bootv Dorm, Estado, chacareros y terratenientes (I9IG-I9MH- Política
adrarla y relaciones d e;¡oder. liu e n o s A ires. 1900.
dar otras respuestas ante las demandas de los agricultores. com o la ley de
coo|>cratlvas «¡tricólas de I í)2fi. el reparto de semillas cn situaciones de emergen­
cia, y la comercialización de bolsas a precios subsidiados.
Sin embargo, las medidas gubernamentales fueron insuficientes para superar
la inestabilidad agrícola y satisfacer los diferentes intereses sectoriales cn juego.
Los intentos en ese sentido se frustraron en medio de una constelación oficial de
m ensajes, resoluciones, declaraciones, estudios y proyectos debatidos en el
Congreso nacional. Es que la administración radical eludió abordar de manera
activa la cuestión déla propiedad de la tierra fuera del ámbito de las tierras fiscales,
resolvió timida e imperfectamente el problema de los arrendamientos y sólo
im plcm entó algunas m edidas para haccr fíenle a las contingencias climáticas y
plagas que afectaban los cultivos y la suerte de los chacareros. La gestión del
ministro de Agricultura de Alvkak, T c *i a s Le Burros, lúe aún menos permeable a las
necesidades de los pequeños y medianos agricultores, aunque resultó compara­
tivamente más orgánica y coherente, con sus iniciativas de colonización y mayor
presupuesto operativo para su repartición, que la im plcm cntada durante los
gobiernos yiigoyenistas. En síntesis, hacia fines de los años '20 se mantenían cn
el sector agrario los m ecanism os de funcionamiento del modelo agroexportador
aunque se procuró introducir m odificaciones a través de medidas que intentaban
responder a las tensiones generadas por el agotamiento de dicho modelo.

2 .1 0 .2 . La industria de las carnes

El análisis de la industria de la carne adquiere particular importancia debido


a su peso decisivo cn el rumbo económ ico del país, vinculada com o estaba a los
mercados externos y financiada cn gran medida por capilal extranjero. Asimismo,
la producción y el consum o de carne involucraban los Intereses de grandes grupos
con incidencia política y económica.
l.os capitales ingleses fueron, como vimos, los primeros en desarrollar la
industria frigorífica en el pais, acompañados en menor medida por capitales
nacionales. Pero en la primera década del siglo XX, se radicaron plantas pertene­
cientes a los principales frigoríficos norteamericanos del llamado "Club de
Chicago* (porque provenían de esa ciudad), cuya finalidad era abaratar las
exportaciones destinadas al mercado británico de carnes, aprovechando la mejor
calidad de nuestra materia prima y los menores coslos de producción locales. Las
condiciones cn la Argentina resultaban altamente favorables, incluso consideran­
do un mayor costo de flete. El primero fue el Swift, cn 1907. a través de la compra
de un frigorífico existente. La Fin ta Coid Sto raq c. destinado, sobre todo, a la
preparación de carne enfriada. En 1909. la N ational l'.K k liu j Co. (Swift, Arm oury
Morris) adquirió el frigorífico U i liU tnca, una planta de propiedad argentina que
funcionaba en Avellaneda; mientras Sulzbcrgcr t< Sons negociaba con el l'iiy o ri-
fíco A rgentino, al que finalmente arrendó en 1013.
De este modo, por el aporte de esos frigoríficos, el volumen de exportaciones
de carnes norteamericanas hacia Crian Bretaña disminuyó cn la misma medida en
que aumentaron las exportaciones argentinas.
o*»» m oí n <m n - r t ó i < p r * * « D O © — <m o
( D a > < n m e i S S > § o S ctj S S S o j o i Oi ^

- Aiiji-nt."J -----Esíailos Uo:í5os

Fuente: Loague of Nabons. The N ctw rkol Wotld Trade. Ginebra, 1942, pág 86
Gráfico 2.3. Los Estados Unidos y I» Argentina: exportaciones de carne congelada y
enfriada, en miles de toneladas métricas.

Pronto, los frigoríficos norteamericanos, que Icnian una tecnología superior a


los ingleses y argentinos, comenzaron a hacer fuertes dem andas a los ganaderos,
con el propósito dc poder em barcar al mercado europeo, principalmente al inglés,
carne enfriada [ch illcd ). muy similar a la carne fresca, cn lugar de carne congelada.
Esto va a definir una sciic dc procesos, tanlo económ icos com o políticos, que
repercutirán fuertemente cn la sociedad argentina.
La primera cuestión es técnica, ligada a la materia prima que necesitaban los
frigoríficos para elaborar nuevos productos y se debe a que la aparición dc la
industria del enfriado provocó una modificación cn el ti|>o dc razas ganaderas y una
nueva delimitación dc la Pampa Húmeda, eliminando ciertas regiones c incorpo­
rando otras. La raza predominante fue la Shorthorn, aunque también se introdu­
jeron la Aberdcen Angus y la Hereford, todas ellas ra/as firuis de origen inglés. La
ampliación de la pampa húmeda implicó incorporar el sur y el sudeste dc la
provincia dc Córdoba, el nordeste dc La Pampa y el extremo sudeste dc San Luis.
Otra cuestión, vinculada también a este problema dc la materia prima,
obedece al hecho dc que la carne 'en friad a' (a diferencia de la "congelada", que
permanece varios meses cn los frigoríficos y pierde gusto y calidad) no permite una
larga conservación isc mantiene entre 30 y 40 dias) y para satisfacer una dem anda
constante era necesario contar con buenos corles todo el ano. Esto determinó la
aparición dc un nuevo tipo dc ganadero, el invernador, que disponiendo de
mejores pasturas estaba en condiciones de asegurar una entrega periódica, lo que
resultaba esencial para la industria del enfriado. En consecuencia, los invernadores,
que poseían los cam pos más cercanos a los frigoríficos, tenían un tratamiento
especial por parle de éstos. Los criadores. |>or el contrario, no disponían de
cam pos de la misma calidad y tenían tres opciones: o comercializaban sus
productos directam ente en los mercados consumidores locales; o los destinaban
a la exportación del 'congelado', o. finalmente, se dedicaban sólo a la cría de
ganado al que alimentaban a lo largo de la edad de destete, hasta los ocho o diez
meses, para luego venderlo a los invernadores. Estos engordaban los animales
hasta que estuvieran listos para la matan/a a los dos o tres años, y los revendían
a los frigoríficos. Los criadores— aunque asumían los m ayoics riesgos— quedaban
excluidos de los beneficios del comercio de exportación de la carne enfriada, el
más rentable, mientras, de hecho, se establecía una alian/a entre invernadores y
frigoríficos.
Pero el entendimiento entre estos últimos no era estable puesto que los
acuerdos a que llegaban los grandes frigoríficos y las em presas navieras a través
de las llamadas "conferencias de fletes', al imponerle precios a la materia prima,
perjudicaban por igual a invernadores y ciiadores.
El negocio de los frigoríficos residía en la compra del ganado listo para la
matanza, su procesamiento y la venta de la carne para ser consumida en el pais
y, sobre lodo, en el exterior. Su interés radicaba principalmente en obtener los
mayores márgenes de ganancia entre los precios de compra y de venta. Cl beneficio
también se vinculaba al volumen de ventas, debido a las elevadas inversiones y
costos, paro lo cual dependían de los constantes suministros.
El transporte era un punto fundamental para la obtención de ganancias. Esto
se de.bia a la duración del viaje a Europa (30 dias aproximadamente) y al carácter
perecedero de la carne enfriada, pues si ésta no se consumía dentro de los
cuarenta dias siguientes a la matanza debía congelarse, liquidándose con pérdida.
La situación se agravaba por la escasa disponibilidad de (««legas para cl envió a
Oran Bretaña, que había que reservar con anticipación. La competencia generada
en este entorno entre los distintos frigoríficos, provocó que se llegara a una serie
de acuerdos para la distribución de las facilidades de transporte, que se denomi­
naban 'conferencias de fletes'. Su propósito era regular los suministros al
m ercado británico, para poder ajustar la cantidad a la posibilidad de absorción del
mercado, listos acuerdos fueron el origen del llamado '/x K tr de los frigoríficos
cuya presencia seria de crucial importancia en la historia de la industria cárnica.
La cuestión de las bodegas implicaba un reparto del ganado que se compraba
para la exportación, por lo que los estancieros estaban limitados en sus posibili­
dades de venta, debido a que ante la insatisfacción con cl precio que ofrecía un
frigorífico, no ¡xxlian acudir a otrosí las Cuotas estaban cubiertas. A los invernadores
no les Importaba tanto el precio absoluto, sino cl margen entre el precio de venta
a los frigoríficos y cl costo. En esto residía su interés en comprar barato a los
criadores y. en definitiva, la base de su alianza con los frigoríficos. Cuando
declinaban los precios del ganado, los frigoríficos y los invernadores podían
proteger los márgenes de ganancia a expensas de los criadores.
La irrupción de los establecimientos frigoríficos de capital norteamericano
originó una fuerte competencia con los de origen inglés, rivalidad que fue
denom inada 'gu errad e carnes'. Esta fue, en realidad, una 'guerra de precios" que
luvo varias etapas. La primera si* extendió hasta poco antes de la Primera Cjuerra
Mundial y durante la misma los envíos de carne refrigerada por los frigoríficos
norteamericanos inundaron el Reino Unido. Muchos estancieros obtuvieron
grandes beneficios de la competencia cn lrc los frigoríficos, pero luego de una gran
caída de los precios en el mercado de Smithfield de Londres las compañías
comenzaron a registrar pérdidas por lo que decidieron formalmente repartirse el
mercado. Con ello comenzaron a regular el precio del ganado en su propio
beneficio, a través de la constitución del m encionado pool por el cual se
distribuyeron los envíos en un 4 1.35 % para los establecim ientos norteamerica­
nos. un 40.15 % para los británicos y un 18,5 ' i para los argentinos C ').
r.l estallido del conflicto bélico mundial interrumpió temporalmente los
suminlst ros de carne a Europa, pero luego el gobierno británico anunció, en agosto
de 1914. la Intención de seguir comprando carne para los consum idores británicos
y para Francia, asegurando así el abastecimiento de las tropas aliadas. En
consecuencia, durante la guerra la dem anda de carne fue muy elevada, especial­
mente la de la envasada y congelada.
Como señala Surn: 'Tentados por los elevados y fáciles beneficios de la guerra
y alentados por préstamos liberales del gobierno, los ganaderos expandieron sus
manadas". Según un recuento oficial, las manadas crecieron de 2G m illones de
cabezas en 1914 a 37 millones en 1922 ( lo'|.

1918 1919 1921 1922 1930

■ Vacunos C Ovinos ■ Porcinos □ Equnos

Fuente Ministerio de Agricultura


Grático 2.4. Evolución de tas eulstenclas ganaderas.

(99i Owu, Rk akxi M-. Historia económica de la Anjenlina, tomo 2. Buenos Aires. 1904.
pág. 23.
Pero al finalizar la guerra. comenzó a dccrccer la demanda de ultramar,
¡nielándose un proceso depresivo en el sector, l a disminución del ¡xxlcr adquisi­
tivo. las acumulaciones de grandes cantidades de carne envasada y congelada |xx
parte de los mismos |>aiscs aliados y la existencia de otios mercados vendedores,
junio con la paulatina recuperación del sector agropecuario curo|ico. originaron
una seria crisis en la ganadería argentina.
l a crisis de los años 1921 1022 reflejó crudamente cl conflicto entre los
invernadores y los criadores. Los primeros, ganaderos acaudalados y dueños de
gran cantidad de animales, podían sobrevivir a la conmoción reteniendo su ganado
hasta que los precios mejoraran o lograran algún beneficio particular |x>r parte de
los frigoríficos. Los criadores, en cambio, debían malvender sus novillos de inferior
calidad a los frigoríficos o entregarlos para su engorde a los invernadores,
sulriendo lorio el impacto de la reccsión. La crisis se reflejó en debates parlamen­
tarios y en la prensa de la época ( l0‘).
Anle cl quiebre del sector, la Sociedad Kural Argentina, presidida por J cmqi :r<
A rc.mokwa, prominente invernador, dcscchó la idea de que la crisis se debía a las
presiones ejercidas por los frigoríficos sobre los ganaderos y desearlo la posibili­
dad de loda intervención estatal. A fines de 1022. las elecciones llevaron a la
dirección de la organización a Peono Pagi.->, prestigioso criador, que modificó la
|x>lítica de la Sociedad, culpando directamente a los frigoríficos de lograr benefi­
cios "m onstruosos' a expensas de los ganaderos. En contraste con el planteo de
AnoroKcnA, proponía la intervención del Estado com o única solución.
Los empresarios de los frigoríficos no lardaron en defenderse. Argumentaban
que los desequilibrios se debían a un cx ccso d c oferta, por loque había que dejar
actuar a las fuerzas del mercado. Una intervención estatal, según ellos, no seria
beneficiosa para cl país dado que desalentaría el crédito extranjero, favorecería
la huida de capitales y perjudicaría la iniciativa privada. Lo que más afectaba a
los frigoríficos era la idea de que se fijara un precio mínimo a pagar a los
ganaderos arguyendo que. de establecerse, encarecería cl nivel de vida de los
consum idores ingleses de menores ingresos, restringiendo el mercado para las
exportaciones argentinas.
En consecuencia, sus propuestas para solucionar cl conflicto eran la reducción
de impuestos, la disminución de los costos de producción y la mejoras de los
rebaños. El rol del Estado debía centrarse en la búsqueda de nuevos mercados.
Luego de meses de tironeo, cl Congreso decidió la aprobación de cuatro leyes:
a) la construcción de un frigorífico administrado por cl Estado en la ciudad
de Buenos Aires:
b) la inspección y supervisión gubernamental del comercio de carnes;
c) la venta del ganado sobre la base del |>cso en vivo;
d> un precio mínimo para la venta de ganarlo de exportación y uno máximo
para la venta local de carne.
Cuando A l vx a h estableció por decreto precios mínimos moderados, los
frigoríficos criticaron estas leyes y. como respuesta, dejaron de comprar novillos
c interrumpieron el comercio de exportación de carnes. De esfa manera, los
empresarios de los frigoríficos trasladaron el conflicto a la esfera económica, dado
el escaso resultado de su presión política. Ante estas medidas de fuerza tomadas
por las empresas, el gobierno debió ceder, suspendiendo la aplicación del decreto,
el 7 de noviembre de 1923. a Ires semanas de su sanción.
En 1025, la "guerra de carnes" entre los frigoríficos se reanudó. Un estableci­
miento británico anunció la modernización y ampliación de su planta y pidió el
incremento de su cuota. I’or su parte, Swilt estaba construyendo una nueva planta
en Rosario y los V tsm (de origen inglés) hacían lo propio cn Dock Sud. Cuando
estos últimos solicitaron un aumento de su participación a expensas de las otras
compañías, se puso en marcha el nuevo conflicto.
finalmente, cn octubre de 1927. los empresarios de los frigoríficos llegaron
a un acuerdo: los norteamericanos nuevamente fueron los m ayores beneficiarios
ya que tomaron ahora una cuota mayor, el 5fJ,5 ■j de los em barques; los
británicos, el 29. G4 r;»y los argentinos, el I 1,8G % . t i com ercio de la carne quedó
totalmente dominado por los intereses extranjeros y. en particular. |>or los
estadounidenses
La Sociedad Kural Argentina, todavía bajo la dirección de P a o c s . argüía que la
competencia entre fr igoríficos alteraba la estabilidad del m ercado y ejercía una
presión bajista sobre los precios. Pero, cn 1920. P a o » fue reemplazado |>oi Liis
Dumau. uno de los invernadores más importantes de la provincia de Rueños Aires
y, por lo tanto, con una orientación diferente, t i conflicto entre criadores e
inver nadores no estaba todavía superado, y un nuevo capitulo se desarrollará en
la década siguiente.
Sin embargo, durante la conducción de Oumal, la 5RA elaboró un informe, " t i
I k >o I de los frigoríficos necesita la intervención del Estado", redactado |>or Ra. t.
Pk: tusen. joven pero ya destacado economista, cn el cual se acusaba de "ganancias
excesivas" a los Irigoríficos y se sugería como única solución (rosible la interven­
ción del Estado. Pero sus recomendaciones se basaban, sobre todo, en la
necesidad de pedir al gobierno la inspección de los libros de las compañías por
parte de una junta independiente, no obstante, si Dmv. y los invernadores
manifestaban ahora resentimiento hacia el /*)<)/, no iban tan lejos com o para
apoyar los pedidos de los criadores de instalación de un frigorífico nacional
Otro acontecimiento tuvo una repercusión mayor sobre el sector ganadero y
la industria de las carnes: el 17 de setiembre de 192G. el Departamento de
Agricultura de los Estados Unidos emitió una disposición por la cual se prohibía la
importación de carnes frescas o refrigeradas, vacunas, ovinas o porcinas, desde
cualquier región donde existiera aftosa. La Argentina — que se hallaba muy
interesada en ampliar sus exportaciones hacia los EE.UU.— resultaba uno de los

i 1021 Onti/. K. M. <l!>64>. |>á<l 27,


1 1031 f’p.r.-iM n, IV . O b ra s .... to m o I 1 19 !)1 í. págs. 4 W I 491».
países más perjudicados, porque se consideraba que. salvo la región patagónica,
cl icsto del territorio estaba afectado por esc mal (,M).
La medida tomada |>or el país del Norte se agregaba a otras de carácter
protcccionisla adoptadas cn años anteriores |>or los gobiernos estadounidenses,
como cl arancel Fordncy-McCumbcr, de 1922. que ya habia afectado a las
exportaciones argentinas no sólo de carnes, sino también de cereales y frutas.
Cl "embargo" norteamericano de carnes — tal como se llamó a la dis|K>sición
del Departamento de Agricultura— lendria consecuencias importantes sobre la
posición económica internacional del pais. Debido a la reacción de diversos
intereses económ icos)' polílícos internos vinculados al negocio ganadero, contri­
buiría a reducir la esfera de influencia de los EE.UU. y volver a estrechar los
tradicionales vínculos con Oran Bretaña.
Durante su período como presidente de la SHA. P l o r o P a g is sc . había pronun­
ciado ya contra la cláusula que los Estados Unidos pretendían implantar cn sus
relaciones comerciales, 'd e la nación más favorecida", proponiendo cambiarla por
otra que el denominaba "de la nación que más nos favorece', es decir que invertía
los términos, señalando que debía comerciarse con las naciones a las que mejor
podíamos ex|>ortar. Ahora, respondiendo al "embargo" norteamericano, y con el
deseo de evilar las consccucnclas negativas de la alarma que había provocado sin
duda entre los productores ganaderos. Di .« a i lanzó una vigorosa campaña con cl
eslogan "comprar a quien nos compra". Cl lema significaba, cn realidad, que la
Argentina debía reforjar sus lazos con los países que compraban sus producios y
dado que el Keino Unido era cl principal ím|>ortador de ellos y. particularmente, de
carnes, debían privilegiarse las compras a ese país, pues los producios manufac­
turados que no se podían producir debían "elegir.se entre los países que son
consumidores de nuestra producción" <"*).
Como consecuencia de éste y otros hechos, cn 1929 el presidente Y hiootc *
inició negociaciones informales con cl Keino Unido para fomentar cl comercio
recíproco, y ese mismo año sc llegó a un acuerdo entre ambos países a través del
Convenio D'Abcrnon. Aunque este acuerdo comercial, que analizaremos más
adelante, nunca sc puso cn vigor, se podía advertir la influencia de la Sociedad
Kural Argentina cn la política local.

<10-»i Cf, O'Conneu. Ahiuot. "La liebre aftosa. cl embaulo sanitario norteamericano y cl
triángulo Argentina-Gran Drctaña-Cstados Unidos", en Desarrollo Económico. N’ 101. atwii-
j u n l o d e 1 DIJO.
( 1051 .Ana/es üc /a Sociedad Rural Argentina. 25 de noviembre de 19 2 6 y I -de enero
de 1927.
2.11. EL DESARROLLO INDUSTRIAL

2 ,1 1 ,1 . Los efectos de la guerra

Hacía mediados dc la década dc 1910 la industria argentina presentaba un


panorama con marcados contrastes. Aunque cn los anos pasados hablan aum en­
tado la producción y cl número dc empresas y mejorado las Instalaciones y los
métodos tecnológicos, cl sector más pujante seguía concentrado principalmente
en torno a las actividades extractivas y manufactureras más indispensables,
vinculadas a la producción agropecuaria o a la satisfacción dc las necesidades más
elementales dc la población. Cn este sentido, no habían ocurrido cambios
importantes y las empresas que superaban nítidamente el límite dc lo artesanal
cían relativamente escasas("'•). Se destacaban entre ellas las industrias alimenti­
cias. especialmente los frigoríficos, las fábricas de extracto dc quebracho, algunas
empresas textiles y metalúrgicas y cl sector dc la construcción. También podían
mencionarse algunas producciones locales específicas del interior, com o los
ingenios azucareros o las bodegas.
Los contrastes tenían un correlato con lo que ocurría a nivel mícrocconómico.
Las industrias dedicadas a la exportación, en general dc capitales extranjeros,
tenían un tamaño comparativamente grande y actuaban enm cicadosoligopólícos.
Ln algunos sectores, como cl textil o cl metalúrgico, también se apreciaba un
fuerte grado dc concentración, caracterizado | h >i un pequeño número dc grandes
empresas y una pléyade dc pequeños establecimientos. La mayoría de las
industrias para cl mercado interno eran de capitales nacionales y muchas dc ellas
producían cn condiciones cuasi artesanales, dedicándose especialmente a la
elaboración dc bienes dc consumo no duraderos y a la fabricación dc materiales
para la construcción y dc implementos para la agricultura y para la reparación dc
material ferroviario.
Salvo cn cl sector de alimentos y bebidas, la industria se encontraba muy lejos
de satisfacer la demanda interna y cn muchas ramas la importación superaba a la
producción local. Incluso cn actividades vinculadas a materias primas que cl país
producía cn cantidad, como la industria textil, que transformaba lana y algodón,
la debilidad era llamativa.
Tomando cl ccnso industrial de 1913 y com parándolo con cl dc 190Ü
pueden analizarse las condiciones cn que se hallaba la industria argentina al
comenzar cl conflicto bélico. Se constata allí que la cantidad dc fábricas había
aumentado, al igual que su potencialidad financiera y técnica, mientras surgían
algunas em presas modernas y bien montadas. La producción fabril habia
crecido, aunque no se utilizaba plenamente la capacidad instalada de num ero­
sos establecim ientos, ya que cl producto aum entó algo m ás del 50 % mientras
que los capitales invertidos se duplicaron. Cl censo dc 1913 indicaba la
existencia dc 35.000 establecim ientos con un capital dc 1.276 m illones dc
pesos; el valor dc la producción ascendía a 1.620 m illones dc pesos, utilizando

(1061 Cf. norrio, A. 119701.


9G0 m illones de pesos de materias prim as: la fuerza motriz utilizada se elevaba
a 265.000 111’ y el núm ero de obreros era de 3 0 1.000 C01),
Entre ese momento y el estallido de la crisis de 1930. la evolución industrial
transitó |x>r dos etapas diferenciadas. La primera cta|>a se originó en las condicio­
nes especiales que generó la Primera Querrá Mundial. La segunda se enmarcó en
el regreso a una aparente normalidad cn la posguerra, que. no obstante, comen­
zaba a descubrir un conjunto de cambios en el funcionamiento de la economía
mundial y de la Argentina.
La Primera G u e tT a Mundial supuso un desafio inédito para la industria local,
ya que las im portaciones de productos m anufacturados dism inuyeron
drásticamente. El tráfico transoceánico se interrumpió, de forma tal que entre
1913 y 1915 el comercio de inifiorlación descendió un 40 Ha (de 1. 128 millones
a 694 millones). La búsqueda de mercados de abastecimiento sustituios, como los
Estados Unidos, tro alcanzaba para compensar los trastornos producidos con los
proveedores europeos tradicionales. Las dificultades en el Ingreso de manufactu­
ras importadas contribuyeron a crear una protección de hecho para l a producción
local, .il obligar al país a vivir de sus propios recursos. Algunas industrias, como
la textil, encontraron en este contexto una fuente de dinamismo que les pentiilió
crecer de manera sostenida a lo largo del conflicto bélico.

Fuenle 3AC. Reicvjm iento e s tJ Ó isK O d e IJ e c a \o m iJ argcnüna. 1900-1980.


Buenos Aíres. 1992.
Gráfico 2.5. Reducción de las im portaciones industriales durante la guerra
(lasa de variación entre 1913 y 1918).

1 1071 Dnxrnm. A. (1970). 2U5.


Sin emhargo, a pesar de las restricciones en el com ercio importador, la guerra
no generaba una situación propicia para cl despegue industrial. De hecho, la
producción del sector no sólo no creció, sino que mostró un pequeño descenso
durante la conflagración, que solamente pudo revertirse cuando ésta concluyó.

-------- Producción Invcriión

Fuente: C EPA L (1958)

Gráfico 2.6. Producción e inversión industriales (en m illones de pesos de 1950).

U evolución general dc los índices de producción industrial escondía dos


realidades diferentes que se relacionaban con las características estructurales del
sector. El descenso cn términos absolutos de la producción estaba determinado
|xir la contracción dc la demanda europea dc manufacturas dc origen agropecuario,
corno la carne enfriada. Otros sectores, en cambio, lograron avanzar un tanto,
aunque no lo suficiente como para compensar la disminución de aquéllas. Las
razones de este comportamiento respondían a dos factores. Cl primero era cl
indudable peso dc la transformación industrial dc productos agropecuarios
destinados a la exportación en la estructura morfológica dc la industria argentina
y su significativa incidencia cn los indicadores cuantitativos. El segundo, en
cambio, debe buscarse cn las dificultades que la guerra creaba para importar los
bienes tic capital y las materias primas necesarias para cl desarrollo dc productos
que hasta esc momento se im|>ortaban. Como vimos cn cl gráfico 2.5. uno de los
rubros más castigados en lo referente a las im|>ortacioncs fue precisamente cl de
maquinarías y equipos industriales. En algunos procesos de producción sencillos,
lindantes con lo aitcsanal. la falla de disponibilidad de bienes de capital no suponía
una traba importante y podía supllise con algo de ingenio; per*» una industrializa­
ción a gran escala no podía prescindir de ellos. Por eso, a pesar dc la falta dc
competencia de las imiwrtaciones. la inversión se contrajo a menos dc la quinta
liarte entre 1913 y 191b.
Por lo tanto, la protección que sujioiiia la guerra para l.i industria local apenas
pudo ser capitalizada. Pero entonces, ¿qué condiciones adicionales hacían falla
para la industrializa* K jn ? ¿ 0 es que tal posibilidad le estaba vedada por naturaleza
a la Argentina?
2 ,1 1 ,2 . P roteccionism o y librecambio

Una vez finalizada la guerra, se reanudó cl comercio con los paises europeos
sin establecerse ninguna política de protección a las industrias instaladas o cn
proceso de desarrollo, la s dificultades para ordenar nuevamente las relaciones
económicas internacionales y la reconversión de las industrias europeas de cara
a un nuevo periodo de paz. ocasionaron una profunda inestabilidad coyuntura! en
cl mundo. Las criticas condiciones que debió enfrentar la Argentina motivaron una
vez más. como cn cada coyuntura adversa, una polémica entre proteccionistas y
librecambistas, aunque en este caso sin la intensidad de otros momentos. Los
scctorcs tradicionales, cn defensa del libie comercio, exponían cl argumento del
"método indirecto", según el cual la Argentina podía proveerse de mayor cantidad
de productos manufacturados y a un menor precio para el consumidor a través de
las importaciones, dado que los costos de la producción de las manufacturas eran
menores cn el exterior que en la Argentina. Esta manera de pensar suponía que las
necesidades de consumo de manufacturas importadas podrían cubrirse indefini­
damente. pues la producción agro|iecuaria generaría saldos exportables suficien­
tes para la obtención de las divisas necesarias para esas importaciones, a lo que
podía agregarse la entrada de capitales extranjeros. Sostenían también que cn
caso de establecerse fuertes impuestos aduaneros, se reducirían las importacio-
nes argentinas, con lo cual los países vendedores, en represalia, disminuirían sus
compras, situación que |>erjudicaría las exportaciones agro|>ccuar¡as.
Los argumentos |>arecian razonables. Sin embargo, reflejaban una lógica de
corto plazo característica de las clases dirigentes de la época, que no consideraba
los graves problemas de largo plazo implícitos cn su postura. Cn efccto, sc pasaba
l>or alto los análisis de economistas como Air-JAumo IV K.r, que señalaban cl
agotamiento de las principales fuentes del crecim iento de la producción
agropecuaria. La ocupación y producción de la Pampa Húmeda habían llegado a
un techo, lo que permitía prever su pronto estancamiento. Simultáneamente, la
creciente urbanización absorbía una fracción cada vez mayor de la producción,
reduciendo los saldos exportables. Dado que la elasticidad-ingreso de la demanda
de bienes industr iales superaba a la de los agropecuarios, era de esperar también
un crecimiento más rápido de las ¡m|K>itnc¡oncs de bienes industriales que de las
exportaciones de productos agropecuarios, lo que, a la larga, desembocaría cn un
déficit crónico de la balanza comercial. La guerra habia mostrado, además, las
dificultades internas que provocaban acontecimientos súbitos c inesperados cn el
extranjero, hecho que sc pondría de manifiesto otra vez con la crisis de 1930 y con
cl estallido de la Segunda Guerra Mundial. Por lo tanto, los argumentos a favor del
librecam bio, vistos desde una perspectiva más am plia, eran altam ente
cuestionables. Sobre lodo, teniendo en cucnt.i que el sector agropecuario
comenzaba a mostrar ya su insuficiencia pata sustentarla dinámica económica de
un pais que habia sufrido iiu|x>itantcs modificaciones desde 1880.
Por otra parte, el argumento de la ineficiencia del sector industrial también
podía ser evaluado de maneta diferente de acuerdo con el horizonte temporal que
se utilizara. Si cn el corto plazo er.t c ieito que algunas importaciones ofrecían una
mayor calidad a un precio más bajo, eso no representaba una fatalidad irreversible.
Como ningún otro sector, la industria es capaz de superar su desempeño
continuamente, cr cando cn forma dinámica ventajas conipaialív.is, a condición de
recibir los estímulos adecuados. A esa altura, las discusiones sobre los beneficios
de proteger a la industria naciente contaban con los formidables ejemplos de los
Estados Unidos y Alemania, que, en medio siglo, se habían transformado «le
economías de segundo orden a potencias industriales.
Sin embargo, ambos ejemplos también permitían ver que una |iolítica aduane­
ra proteccionista era una condición necesaria |>cro no suficiente para el desarrollo
industrial y debía ser complementada con incentivos que estimularan el despliegue,
integral de las fuerzas productivas, la calificación de la m ano de obra, un entorno
más receptivo a las transformaciones tecnológicas, la consolidación de un fuerte
mercado interno corno paso previo a una inserción exportadora y la creación de una
infraestructura de transportes y comunicaciones adecuada para movilizar lodo el
potencial de riquezas que ofrecía el pais. potencial que. por otra parle, no había
sido explorado aún exhaustivamente. L is posiciones industrialistas de los anos '20
rara v ez avanzaban sobre estas cuestiones. Algunos autores señalan, incluso, que
los industriales carecían de criterios definidos de desarrollo y que sólo se sentían
convocados para resistir a los cambios sociales y a las reivindicaciones planteadas
pui las agrupaciones sindicales, pero no esbo/aban ideas claras para sentar las
bases de un proyecto de industrialización poderoso
Con todo, el modesto planteo de protección arancelaria también le parecía
excesivo a las élites dirigentes y el poder de los industriales era demasiado
reducido para forzar un cam bio de |x>lalira. Por lo tanto, en los hechos el debate
no condujo a ningún cambio de londo cn materia arancelaria.

2 .1 1 .3 . La política industrial

A pesar de ello, la década del '20 es un periodo en el que la producción


industrial tuvo un crecimiento relativamente intenso, sustentado en un incremento
progresivo de la tasa de inversión.

i i OH' (_f.. por ejemplo Cirro. I)« w , CnmpoUMnhrnlt) y crisis de /a c U w empresarra.


Huertos Aires. lfW>7. y las manifestaciones üe las organizaciones empresariales alli expuestas.
Año P ro d u cció n In v tfiió n

1320 3 286 785


1921 3 439 692
1922 3.820 667
1923 4.467 1.247
1924 4712 1 369
1925 5.114 1.518
1926 5018 1561
1927 5 331 1536
1923 5951 2CC0
1929 6244 2 104

F u e n l e : C E P A L (1 9 5 8 )

Cuadro 2.18. E volución de la Industria


(en m illones de pesos de 1950).

El desem peño del sector observó un quiebre con respecto al pasado, que
preanunciaba y sentaba las bases de la segunda ruptura acaecida luego dc 1933.
Dada la apuntada pasividad cn malcría arancelaria, cl desempeño de la Industria
debe ser explicado por otros factores. Cn primer lugar, debe señalarse que la
corrípetitividad de un producto dc origen nacional frente a otro Importado, al
m enos en lo atinente a sus precios, depende c el cris p arib u s dc las lasas
arancelarias, del precio que se loma com o base para aplicarlas y del Upo de
cam bio. Indicam os ya que cn los años '20 no hubo modificaciones arancelarias
estructurales. Pero los impuestos aduaneros no se cobraban sobre el precio real
dc las importaciones, sino sobre una lista de precios (ijada por el Cstado. que no
se actualizaba periódicamente. Por eso. con cl tiem po se producían desfases
entre los precios reales y esos "aforos" o "avalúos", com o se llamaba a los valores
fijados para la aplicación de los aranceles. La última lista de aforos databa de
1900 y desde ese momenlo. los precios habían subido progresivamente, de
m anera que la brecha entre am bos alcanzaba en 1920 al 186.4 % . Por eso. los
gravámenes reales sobre las importaciones sujetas a derechos habian caído del
27.6 al 10.1 % , reduciendo la protección Industrial.
La situación también perjudicaba al fisco, porque una valuación deficiente
de las importaciones disminuía la recaudación tributaria. Por eso. en 1920
aumentaron las tarifas dc avalúo en un 20 % y en 1923 se volvieron a Incrementar
en un 60 % , Además, con la normalización dc la economía mundial luego de la
guerra, los precios descendieron, contribuyendo a reducir cl desfase. Hacia 1923
la protección efectiva se encontraba cn un nivel equivalente al dc 1906 ( ,u1).

« IU 9 I Jo w jt. Cm ijukio , Industria y concentración económ ica, B u e n o s Aires. IW 7 I.


patis. 62-65.
[>e más cslá dccir que. como venia ocurriendo desde un siglo atrás, las tarifas
aduaneras tenían cl fin de contribuir a solv entar cl gasto público, y no cl de proteger
a la Industria. Por eso. la recuperación de los niveles impositivos no significó avanzar
en la protección sectorial, yaque las tasas seguían siendo modestas. Simultáneamen­
te. ponían al descubierto una contradicción evidente, que caracterizó gran |>ar1 c de
la historia del país: el Estado intentaba implcmcntar una política librecambista peto
basaba su recaudación en la aduana, con lo cual la expansión de los ingresos
públicos chocaban contra los objetivos de |K)lilica económica y viceversa.
La despiotección a la Industria se amplificaba, además, por la inconsistencia
de la estructura arancelaria, la» muchos casos, los aranceles impuestos a las
materias primas su|>craban a los de los productos terminados. Por eso, incluso
ante condiciones de producción similares a las del exterior, la industria local se
veia perjudicada por esta suerte de "recargo" cn cl costo de sus insumos. De allí
que se ha calificado a esta política como "proteccionismo al revés' l" ° ) .
t:i tipo de cambio siguió un derrotero inverso al de los aforos, compensando
los problemas y las soluciones dadas a éstos. Hasta 1923. cl peso sc desvalorizó,
permitiendo contrarrestar la brecha entre precios reales y aforos. Desde ese año,
en cambio, el peso volvió a revalorizarsc. lo cual significaba un abaratamiento de
las importaciones frente a la producción local. Si se analiza la evolución de estáis
variables cn su conjunto, puede decirse que las iniciativas del gobierno y la
evolución de precios relativos actuaron de manera prácticamente neutral sobre cl
seclor industrial.
Desde cl punto de vista sectorial, la evolución de la producción industrial se
correspondió con las tendencias apuntadas. S c observó, entonces, la aparición de
un conjunto de actividades que hasta ese momento eran inexistentes o poco
significativas, como la producción de vehículos, vinculadas especialmente a las
nuevas Inversiones norteamericanas. Al compás de esta actividad comenzaron a
ganar importancia otras industrias colaterales, como la metalurgia, el caucho y los
derivados del petróleo. También mostraron cierto impulso algunas ramas
transformadoras de recursos naturales que hasta entonces no habían tenido gran
desarrollo, como las industrias del vidrio y de la madera, asi com o las imprentas.
Curiosamente, esta última no generó un crecimiento simultáneo de la producción
de papel, lo cual nos remite al ya analizado "proteccionismo al revés".
La expansión en estos sectores llevó a la pérdida de peso relativo de otras
industrias más tradicionales, que mostraban algunos síntomas de estancam iento
o sc veían afectadas por la normalización del com ercio de importación luego de
concluida la guerra, com o cl sector alimenticio, textiles y confecciones o las
curtiembres.

11 101 El ingenioso término pertenece a IVrii. Ftu*. A ig c n tin v Hiddlc. h ueva Yoih. 1044.
R¿ma !9 tJ 1930
Alimentos y betxdas 33,6 26,2
Tí Sjc o 9.4 4.5
Te o es 9.5 7.6
ConUcoones «0.5 0,7
Madera 6.1 8,6
impcena y pubkacrcne s 42 9.0
Cueros 7.3 4.6
Papel y ca¡13n 2.5 2.4
Prod- gim iera 10 1 8.3
Caucho — 0.1
1.8 5.5
Piedras, vrdro y ce ramea5 4,5 7,4
V c+iic-Jc í y m ag ru ra s 05 5.1
Apara'os eücncos — 0.1
O w adosS¡:tectto¿ec — 1.9
F u e n te : O E C E I. A rg e n tin a ccono m .'ca y finan ciera.
Bu en o s A ires. 196G.

Cuadro 2.19. Estructura de la producción industrial


(en porcentaje sobre e l total).

2 .1 1 .4 . Las Inversiones extranjeras cn cl sector industrial

Tomando cn cuenta cl panorama trazado, no resulla sorprendente que l.i


fuente mas importante de estimulo para el crecimiento industrial haya provenido
del exterior, t i periodo dc entreguerras se caracterizó por un cambio dc estrategia
dc los capitales de las principales potencias, entre las que se destacaron los
Estados Unidos. Diversas empresas comenzaron a 'sustituir exportaciones' por
producción cn el extranjero para poder combinar los diseños de los procesos de
producción mas eficientes con reducciones en el costo de transportes, una mejor
l>enetración cn los mercados externos, la búsqueda dc materias primas más
baratas y un fortalecimiento cn la competencia frente a otras empresas. In algunos
casos, estas condiciones eran complementadas por decisiones del gobierno. Por
ejemplo, por medio de una modificación de la estructura arancelaria las autopartes
comenzaron a pagar menores aranceles que los automóviles completos, lo que
posibilitó un fortalecimiento dc la actividad dc las dos empresas de armado
instaladas en la Argentina it ord y General Notorsi. asi como una mejor posición
frente a firmas im p o rtad o ras("‘I.
Como ya liem os analizado en este mismo capitulo, durante los anos '20 se
produjo una irrupción dc capitales extranjeros, sobre todo de origen norteameri­
cano. uno dc cuyos principales destinos fui' precisamente el sector industrial, que
implicó una serie de transformaciones para el conjunto de la economía argentina.

( I I I ) ScmAtutx. Jixu.r. La industria que supimos conseguir. Buenos Arres. I9!M>.


La más obvia fue la creciente complejidad tic la estructura económica emergente
a partir de una mayor diversificación de la producción, de la dem anda de
importación de nuevos productos y de linculos económicos cada ve/ más
importantes, aunque también más conflictivos, con los EE.UU.
Entre las más im poilantcs empresas de origen norteamericano que llegaron
al pais desde fines del siglo XIX. pero, en particular, luego de la Primera Querrá
Mundial, y cuyo listado completo figura cn el cuadro 2,20, se destacaban, por ser
lideres en sus respectivos ramos. The Kemington Typcwritcr (1911). Mational Casli
Kegister (1913). Kodak (1913). Standard Electric (19191. General Electric (1920).
Standard Oil Co. (1922). lo rd Motors Co. (1922). General Motors (1925). Colgate-
Palmolive ( 1927). Refinerías de Maíz (1928), RCA Víctor y Philco ( 19 3 1). El total de
dichos establecimientos, incluyendo entidades comerciales y financieras, en
1931, era cercano a 150. con un capital de más de 400 millones de dólares.
Si bien proporcionalmenle la cantidad de estas empresas cn algunos rubros
no superaba a las británicas o europeas, su capacidad tecnológica y productiva eia
muy superior al promedio. Además, tenían una gran influencia indirecta cn el
crecimiento del número de firmas, ya que su actividad permitió el establecimiento
de un conjunto de talleres complementarios y empresas subsidiarias, la mayoría
de capitales argentinos.

Nombre <¡e la impresa Fecha de


Tipo de sociedad Ramo
H auloi ilación
PERIODO 1890-1919
1 (Jn.í«J Rivcr P o 'í TeiephCf» Co (Nueva Yorti) (*) 14,411887 S A E ilra- ,oía Corrcnicacones
2 The E í j lit'fl líe Assurance ol Me* Yortc 2361890 S A Eitranjeia Seguí:s
3 A i Apencan Cat'cs 31,*5/1900 S A Entrañara Cafcís siA m aro s
4 1 1, C a lé (W lieoníin) 17/3/19G2 S A Entrar,oía M a q u rjrjs a p io la s
5 Dun i Bradstreel 1SS'19?2 SR l r.lormac corrercies
E USM Arjen’. r j 1&3190S SA Maquilaras
7 Bes Argeriino dt Comercio 1
(Ctase Manhattan Bar*) tu/tíos SA . Ea-"-:o
5 S-'<3er S í» iv j M k J- io Co (Nueva Yoft) HÍ,'13C5 S A E it r ii cra Maduraría
9 Varuifn Oí Co (Hueva Ycrk) 24,SISC O S A Naaoral Pel-oleo
10 la Sü n :a 0 12/1/1909 S A Nacional Ind. fr^otiiea
11 D r5]jcna A-neicana IS/VI909 S A Naconal Prod. químicos y
la-rrjcíu'.cos
12 S*;l: de La Plata 0 *'1C.'1910 SA Naccr-al Ind. Ingon'ca
13 The Re-ninyon T>pc-*-;!«r (Nueva YcrV) 140/1911 SA E»lrar¡»ra Maquinaria tij oficna
14 The Harper Sf-co 1*9'1911 SA Eit-an|C:j S'dalss
15 Fii} Armour de La Plata 14/7/1911 SA Naaenal Ind frigorífica
16 Avary i Sons (Kentudcy) «'1 9 1 1 SA Eitranyra S'dalos
17 Wes! IndJ 0.1 (Njeva Yorkl 30 5-1311 SA Enra-era Pefoteo
18 Fairbafiks Morsa y Co- 20.7/1912 SA Ei?r&.",*ra Maquinaria
19 Naicoal Casti Riglssi (Ohio) 2121913 SA Eilranje-a Maquinara de oforu
10 PuUrnan Standars Caí Eaporls Co (Pitsfcurgh) 1Z-4/1913 SA Extrañara Transporte

Cuadro 2,20. Empresas norteamericanas radicadas en fj Argentina entre 1890-1931


(listado general p o r lecha de constitución de las sociedades).
Fechad*
N Nombre Oe la empresa Tipo de sociedad Ramo
autorización

21 M<Mlctc*n Car Co (PUtstirgh) 15/11/1913 SA Extranjera Transpc-ie


22 Ftjgon'co V/lson 31/101913 S A Naoonal Ind tnyx.Sca
23 NatcnalPapcr ana TypeCo (Nueva York) 1/5/1914 S A Extrar.era S dales
24 The Nalixji C-1yBank cl New Yo* tO/lt/1914 S A Extranjera Banco
25 Kk í-h Arjeritra INuí-va York) 18/12'1915 S A Extranjera Prod fotograbes
26 Tannc-ia Trai r } Co iMassac^setisi 26,4/1916 SA Extranjera Cueros
27 Rrcstorve Tire y Rubber Co 227/1916 SA Maceral Neimatccs
?8 Cía Argentina de Cementa Portlsnd 28,7,1916 S A Reinal Ctihtrta
29 United Sutes Ritti-r Expcrt (Nueva Vc<k| 19/12,1916 S A Extranv-ra Prod deicaucns
30 First Matinal 0ank ol Gestan 20V1917 SA Extranjera Eanco
31 Nal cnal Lend 1512,1917 SA Naranal ktaa'ts
32 The Sljdtóafccr Co ol Amt-ica (Induiiai 47,1916 SA Extranjera AutomcvJ
33 DeaiScm Chen'cal S7/1916 SA Nacsnal Prod quencos y
1amj:e-_tco5
34 Sw* Internacional 26^1918 SA Nacanal ind fiqon‘ca
35 The Au9 y VMbotg Argcntna (Ohio) aia-1918 SA Exlianieia S'íatas
36 Kistler Tradirg Co (Oc-lamarel 3S1919 SA Exfanjcra S ’datas
37 Ur«-d S w Machinc-ry 3.5<1919 SA Naoonal Maquinaras
3.3 Cereal VaS-ne 7/7/1919 SA Naconal Waqura:-.asagnci<js
30 Slandarí Electric Arjentra is.'a 'ig ia SA Nacional Maq yatc‘act05
t'lK fK Q i
40 The Horre lr.surance Co. l5/9f19t9 SA Extranjera Segaros
41 H K VJtadlFilidc.'tiallMerck. Sharpand S/111919 S A Extranjera Piod quirrxcs y
Dohmc) (airjcéuiccs
42 Mjnsco Stcarrstvp (Hueva Ycrki 7/12/1919 SA Extranjera Naviera
43 Interna;«nal Water Co IDela*are( 12/121913 SA. Extraerá Sdatos

PERIOOO 1920- 1923


44 General Elecfí 15.3. >320 SA Naxral Maq yprodjctis
evccncos
45 Men ean PttroKun Co |Nueva York) 21,'51920 SA Extranjera PctrcJco
46 The Arrencan Express (Nueva York) 21/1/1921 S A Extranjera Turismo
47 National F:re Insurarce c‘ Harl'o’d 22-3.1921 S A Extrar.era Seguros
48 Cía Wesinjhcuss Electric Internacional 31'3'1921 S A Extrañara Maq y producid*
INueva York) cíe-cacos
49 Gr-ndy& Co 167/1921 S A Entrañara S ía ta s
50 Fidcvt/ Fhocn-Ji Fire Insi/ance 541921 S A Eitian.-era Seguros
51 Fo* Film &'10-'192l S A Naconal DistrimdDra de f'rres
52 TYCSA 1921 SA Naconal Transjcrto
53 Dea-tom (Sudam irea) 22*2,1922 S A Naconal Prod q-jimías y
tjrrro u tic o s
54 F o rd M o to rs C o iDet.-c.ti 30>10 1922 SA E n trañ a ra A u tc rtc v i
55 G a le n a S ^ n a l O I C o . 3 3 ,1 0 19 2 2 S.A Naconal P t troleo
16 V.'rS L. S ~ .tn ( N i e v a York) 3 3-^ 101922 S A Naconal M í t a 'e s
57 A rg er.i S<3nc-y R o s s Inc. 2 ' 1 1/192 2 S A N acon al P ro d q u i n a o s y
ta im a c c - A c o s
53 5 ta-.d .ird 0.1 C o 6 111/19 2 2 S A N acio n a l Pc-troleo
59 L a m ía n y K c -n p Inc. a i 1 19 2 2 SA £ x l- a n p .'i S d a to s
Fecha de
N Nombre de 1] empresa Tipo d« sociedad Ramo
autorlucion

CO Corporación Argen'r o-Americana 03 Films 7,'5(1923 S A Nacional ¡XstnbuiSora 4 ; 1:m s


SI New York Film E «chango S 10-1923 S A Nackr-a-' Di5t-.bcidota de fin es
62 YV M Jjckson Inc. (Nueva YcA| 19-10.I923 SA . Extranjera Disüfcuidoia de 1bros
63 The Argenlna Hde Co V 1 1.1923 S A Nacional Setales
64 T ito Water O.I Ce 12-'11■'1923 S A Extranjera S'dalcs
65 Menabonal Bu jrcss M a tfw s (IEW| |Deto»arel 31.11211923 S A. Extran.cra Maquinara de oficinas
66 National Ar..:re y Chemical (Nueva York) ; -i 1924 SA . Extrajera Prod. cu mices
PERIODO 1924-1927
67 Les Fabrearíes Unidos Inc. 16-'3.'1324 S A. Exfanjera S dates
a Scoti y Bro*ne Inc. d Argent-na (DcLiwarei 1/9/1924 S A Extrañara Equipes y anclados
electros
63 VtOcr Taíung M achre (Nueva York) 249M924 S A. Ex’iaryc-ra Maquilas d* otcna
70 C a Bcrroughs Se Maqunas L ila iDetrcí) 10/10/1924 S A Extranjera Equpos y a/tetaclcs
electrices
71 Wrikam E. Peck 15.IC. Í924 S A Extranjera S'datas
72 First l«em a¡fflrjl Cor? tv'12/1924 S A Nacional Comisiones, mandatos y
represen
73 Boston Cía A rg trírj de B.enes Ra :es 19121924 S A Nacional Irvnct^Jria
74 Bosicn Cía Se Segur» 14/1.(1925 SA Nocional Seguros
75 General Motors 991925 SA Nacional A^torncwil
76 International Havoster (Oelawaiei 1261925 SA Extranjera M a rra n a agrícola
77 Mtm aKontl Aecpiance c¡ So-tri America 16/7/1925 SA Extranjera T.lutos acciones
(Nueva York) y valores
73 W *am C ncrnol 2 4 B 1925 S A Naooral Prod c j miccs y
laimaotutcos
75 American Optical (Massaohusettsl 9-'1C.'1925 SA Extranjera Productos (¡pocos
£3 Warren Brothers Co iD c ia w e i la/taiazs SA Extranjera S datos
ai The At o irseraionai Co lOfaO) 1a 61526 SA Extranjera M etals
82 Moorc 4 McCoímack 7/7/1926 SA Naconal Naviera
63 Mjrkt y Co. (Nueva York) 227.-1926 SA Extn-,«ra Sitaros
64 General Eltctnc X Ray Co (Nueva Ycrkl 24 a 1926 SA Extr.v jc-a Maquilas y p-oducSos
c-’ectnces
as Productos Royal 69:1926 S A Nacional A w ta a o n
56 Unr.c-rsal Petares (Delaware) 1/m'1926 S A Extranjera OistriSudora de te e s
87 ParkeO avaCo |Dí!a»are) 16-121925 S A Extran.cra Proa quencos y
taima oeuticos
Cr-.-sn 1926 S A. Naciona! Bebidas
ej National Carbón (Mueva York) 2S21927 S A Extranjera S Cates
90 Cc^tePa-m cli-e 2 a i 1927 S A. Nacional Frod quinxos y
ta.-rTjct-i.ticos
91 Coca-Cois 27/41927 S A Naocnal Bebdas
92 Atkr.sai Ltda. 16V1927 S A . Naciorj! Frod químicos y
taraaccutcos
93 Mc-tro G o C *n Ma .tr (Nueva Jersey i 361927 S A Extranjera DisttCídora du l.ines
94 Kc-s Lcx Sales Co (Rochesterl 7/6' 1927 S A. Extranjera S dales
95 C a Scr.síl 20 6>1927 S A Nacional Productos lamacc-.tcos
96 Rado A rjcn 'ra (') 11 & 1927 S A N a ricrjl Sdaios
Fecha de
N Nombre de la empresa Tipo de sociedad Ramo
autor ilación

97 0 :s Elcvatc.- (Mame) 2291927 S A Extra-«ra Man y equocs tara


PERIODO 192S-1931
58 The Srecr.t Co H i t 328 S A Extm .:ra Ai/nc-ntaccn
53 Cía. Itfemacer-al de R a io (ITT| 2111923 S A fóconal Com inearon
100 Internalonal Procxts (Nueva Yak) 2611928 SA . Extranjera Madera
101 D*ig¡¡! P. Roctnsen l Co. iDelanarei 13/4/1928 S.A Ext:an¡era Ingeriría y ccnstucaon
102 Refrenas de Mair 25.4/1928 S A toconal AI-rK-ntaocn
103 Kerrulcy í.'ixsm Acccjtanco (Nueva Yerk| 26.4-'1925 S.A Extrañara Títulos, aseares y
va ores
104 K ' t t t Oo3lcrs Crc-dí Ce 2S1923 S A Exlranyc-'j Fm jrocra
105 La Química Industrial de la Argentina 2261923 S.A Nacarai Prod quinces y
tarracóutccs
1 « Cía Sudamericana de Servidos PcSlcos 256'152 3 S A N a ccrjl Electricidad
•07 Lw ciie Sales Co (Dalawarei 3061328 S A Entrar,era Prod. qt; mees y
tarmact-Lliccs
te a Dales Va><* R ej. (De laware) 67/1928 S A Extranjera Fapel y Ix a
109 RaiUays Eqiaprncnt 247.1928 S A fiaconal Equipas brrovares
110 Warner y Cía 129.1928 S A N atcrul Productos quxroces
111 Commercxat Irwesimert Trust Co iDelaware) 2111925 S A Extranjera Sdatcs
112 S ta jfe r Roussc-lst A'gvrtma 1923 S A Enlran|«ra ProCjCos químicos
113 General T>?-; y R jtfcer (Deiawarc) 2111923 S A. Extran,t:'a Sdaics
114 Cia Br¿ns»Kk S„iarr«ricana |Uane) 23.11929 S A Extrañara Equ-pcs y artefactos
cfc-ctrecs
r s General M olas A ca V .jrco 4,51323 S A Entra-.,era S datos
1!6 United Picss A ssceulcn (N jíV l Ycrki 1 9 6 ! 923 S A Entra-.era A jenca de notcas
117 Cía Argentina Cárter de Rcpa Inle-ior 2311929 S A. Entrañara Productos lext.kis
iMassaehusetts)
iie Pan A m m án Transportation (D¿ J»-are) 1261929 SA Extranjera Transporte
119 Western E íc trc Co (Nueva Jersey | 6121929 SA Extrañara S ’Satss
110 O vcse.is Motor Service (Nueva Y«V| 287/1929 SA Extranjera S 'íjijs
121 Manes ia Cía. internacional de Lamparas de 19ÜT923 SA Extranjera Prod ele cucos
Cua"ZO
122 The Fow iijt.cn Co. iNue/a York) 28101923 S A Extranjera Sdatos
123 Aviación Panamencara Algerina 25’15-1923 S A National Transporte aereo
■ci C ín ra l Ot>Electricidad (•) 6'1l.'l923 S.A. tíaciorjl Elcctrodaí
125 Electricidad *1 Este Argelino f ) 6'11/1929 S A Nacional EiectnadaS
126 EicdrcO ad «1 Ncfle Argentino r ) 6'I1.'1329 S A Nacoral EiflCncidaJ
127 Eednedad de los A-vdes (•) 6 IM 9 2 9 S A Naccnal Electricidad
126 Eectnodad «1 Sud Argcrtno (■) 611/1923 S A Naoonal Electricidad
129 Cía Mnera Agesta» 2S'11í1923 S A toconal Mnena
130 T J Waltcr Thompson Argéntea 1923 SR L Pubiodad
131 T I» Universal Paten: Seatfüdng 214M930 S A Entran^-ra S a lto s
13? Doiothy Gray / Co. (De aw ae) 25611930 S A Ext-anjcra Prod quíneos y
t j Trácemeos
133 Paramount Pctures 0/7/1930 S A Nacional Oistnbudora de frr.os
134 The Tenas Co Pettotera Argentna S'7/1930 S A Naaonal Pctroteo
135 Hf-ic Conpan/ H1H930 S A Nasonil M aqurjrus
Fechad»
N Korr.bte de la empresa Tipo de sociedad Ramo
autorización

136 Turtijh Tobacco 189'1930 S A Naconal Tatuco


137 Brjnsw dt Rudo (Nueva Ycrk) I9 i'1C.'1330 S A Extranjera Eqaposya.tict/cs
ekienccs
138 Hagjct y Rarrsdel l Mueva Ycrt.1 19(101930 S A Extranv-ra Sdatos
139 RcíariSson, Mencli Intemasonal Inc. 1930 S A Naccnal Proc farm aceuta» y
a:mentóos
140 Trtorerías Sanda* ¡O íla*are) 12'K193t S A Extrar./ira Prod. qjiiw cos y
lanracetitcos
141 Inlcm yiDrjl Frc-gWng Co 1&1Í1931 S.A Extranjera S ’ctetcs
142 O las Service Q t Co. ot Arjensna 7.2M931 S A Nacional Pctroéo
143 RCA Víctor I Nueva Jersey 1 &5/I931 S A. Extrañara Equpcs y alelad os
clect-oniccs
1¿4 Warner 3:cs. Petares |0ca*arc-) &S1931 S A Extranjera O stib u d cu oo Urocs
u s ■Jcfinson & .tahnson (Hueva Jersey) s t 'm i S A Extran.íra Prod qu m ees y
lam acéiAccs
•46 Aliis-Chafcners ManutacMxig Co 1931 SA Maquearías
147 Philco Arijo-r-rj 1931 SA Eqjpos y artc'adcs
electrices

( ’ ) Em p resas adquiridas por capital no rteam ericana en le c h a s po sterio res a la s de su e sta b le ­


e n ! en to
L a B la n ca tue ad q un d o cn 1909 por la N atio nal Packin g & C o . luego quedo en m anos del grupo
Arrrcur-M orris
S iv iU de L a P la ta sc creo en 1908 ccn la co rrp ra del fngo riíico L a P la ta C oid Sto rag e por p arle
de Sw ift
U n ilcd R rver Plato T olcptione, do ongen mg-és. lúe adquirida en 1929

R ad io A rgentina tue adquirida cn 1928


L a s co m pañías C entral de Electricid ad . E le ctn cid a d d cl E s te . Ele ctricid ad del N crto. Ele ctricid ad
de lo s A ndes y Ele ctricid ad del Su d se const-tuyoron sobro la b ase de la com pra de so cied ad es
ya existentes.

Fu e n te R ,M .
afofori ario "E l triangulo argentino. L a s relacio n es económ icas con E stad o s
Unidos y G ran G rclañ a, 1914-1943". en R ii- cro n r. Mam o (c o m p ). E c o n c m ia e h is to n s
C o n tn b u cto n cs a U h is to ria e c o n ó m ic a a rg e n tin a . Bu en o s A iros. 1988, pág s 270-270

Cuadro 2.20. Empresas norteamericanas radicadas en la A rgentina entre 1B90-1931 (listado


general p o r lecha de constitución de tas sociedades).

La transformación de las estructuras productivas, com o consecuencia de este


proceso, alteraba cl equilibrio del modelo agroexportador y confluía con los
primeros síntomas de su agotamiento para preanunciar un nuevo perfil interno y
una nueva forma de inserción internacional que escapaba lentamente de los
lincamientos de la división internacional del trabajo clasica. Cabe destacar que las
nuevas firmas apuntaban generalmente a la satisfacción directa de las necesidades
internas, disolviendo paulatinamente cl "método indirecto". Hasta ese momento
la industria se habia orientado hacia una producción complementaría de las
actividades agropecuarias, siendo la excepción algunos cm prendím ienlos
cuasiartesanales y de poco peso cn la estructura económica, r.l crecimiento
industrial cu estos artos se aparta de esa dinámica, de modo que el sector
comienza a abandonar progresivamente su estríela complenientariedad con las
actividades agropecuarias. I’or otra parle, el crecimiento del empleo industrial
implicaba un avance en el proceso de urbanización y contribuía a disminuir el peso
relativo del sector agropecuario. Dado que la población urbana n e c ia a una lasa
mayor que la producción agropecuaria, se incrementaba el número de consumi­
dores de productos alimenticios que. alargo plazo, llegaría a incidir en la reducción
de los saldos exportables de dichos bienes.
Desde el punto de vista microcconómico. se observó en esta é|x>ca una
transformación importante de los métodos de producción, con una profunda
revolución técnica y organizativa que modificó las costumbres, reformó conceptos
y separó a los diversos factores de producción, permitiendo el paso de la
manufactura a la fábrica ("•!.

2 .1 2 . COMERCIO Y CAPITALES EXTERNOS EN LA ARGENTINA


Y CANADA: UN ANALISIS COMPARADO

Suele señalarse que la Argentina se equiparaba en la primera mitad del siglo


XX a países como Canadá, cuya evolución económica y social [>ostcrior fue mucho
más exitosa. Cl análisis com|>arado de la inserción económica internacional de
esos países en los anos '20 y 30 puede ayudar a comprender, como veremos, lo
que aconteció mas tarde.
l os paralelismos entre las historias ec onómicas argentina y canadiense desde
últimas décadas del siglo XIX son vatios: la puesta en producción de extensas
I . ls
estepas herbáceas de baja densidad poblacional |>osibilitó. a través de la incotpo-
ración de capitales y mano de obra euro|>eos y la modernización de los aparatos
productivos, un rápido crecimiento de ambas economías, favoreciendo su vincu­
lación. a través del comercio exterior, a los mercados internacionales. En efecto,
hacia 191-1, la Argentina y Canadá figuraban entre los principales exportadores
mundiales de productos agrícolas y ganaderos, manteniendo su supremacía en
lodo el transcurso de la década de 1920. El análisis de la posición internacional
de am bos países desde lines del siglo XIX y su evolución en las primeras décadas
del siglo XX cobra, en consecuencia, singular relevancia, sobre todo teniendo en
cuenta que las relaciones externas argentinas y canadienses tuvieron dos referen­
tes principales y comunes, y una problemática similar en parte de su historia. Mos
referimos a la importancia que para las dos naciones llegaron a poseer los vínculos
económicos y políticos con Ctran Bretaña y los Estarlos Unidos y al carácter
triangular que los mismos adquirieron en diversas etapas del desarrollo económi­
co de argentinos y canadienses.
Como vimos, hacía 1870 la hegemonía económica y financiera del Kelno
Unido a nivel mundial comenzó a ser cuestionada como consecuencia de la falta

( 1 121 C l. O m i/. K. M. ( 1 9 6 4 ) .
de compctitividad de su sector industrial y la pérdida de mercados y fuentes de
abastecimiento ante la irru|Kión de países competidores, listo obligó a Oran
Krclana a incrementarlos vínculos con su propio mundo colonial y con otros países
periféricos, tn esc sentido, la Argentina y Canadá pasaron a jugar un papel decisivo
cn cl mantenimiento del |>odcreconómico británico. más allá de lo que sus propias
limitaciones productivas lo hacían suponer.
I’l caso canadiense sc destaca |K>rt|ue la .importancia que adquiere para
Londres hacia fines del siglo XIX. coincide con un debilitamiento de los lazos
coloniales y políticos, tn efecto, cn 1867 sc sancionó el Acta de la América del
Morte británica que le otorgaba a los territorios que conformaban el nuevo iwis
mayores márgenes de autonomía, a través de la instauración de un sistema
confederado. Como señala un autor, y a c n esc entonces la presencia inquietante
de los Kf.UU. fue crucial cn esta decisión: 'Estados Unidos sumió de la guerra civil
poderoso, truculento y expansionista" y por una ironía natural "el expansivo
nacionalismo estadounidense" llevó a las discordantes provincias británicas de
América del norte hacia su federación y la creación del Dominio de Canadá
flste cambio |x>líl¡co fue acompañado por parte del gobierno canadiense |xx la
¡mplcmcntación de medirlas que contribuyeron a estimular el crecimiento económi­
co. La llomestead Act de 1872. |ior ejemplo, mediante la cual se otorgaron tierras
gratuitas a los inmigrantes, fue un punto de partida para la notable expansión
productiva de las praderas. También contribuyó a ello la polillca económica del
primer ministro J omm NacIX w a iíi cn la década de 1880, cn cl marco de la llamada
"Política nacional", que se apartó de los principios del librecambio estableciendo
tarifas proteccionistas para las nacientes industrias canadienses; favoreció la
construcción de un ferrocarril entre cl Atlántico y cl Pacifico (cl Canadian Pacific
Kailway) que sirvió para afirmar la idenlidad del pais respecto de su vecino del Sur:
fomentóel incremento de la población: y procuró ampliar lasactividade-s productiv.is
cn las regiones del Centro y del Oeste, transformándolas asi cn centros exportadores
y cn mercados |>ara los productos industriales del Este (“ *).
Cl proceso de modernización de la Argentina, com o tuvimos ocasión de
analizar, se produjo igualmente cn esos años, aunque sc observan, sin embargo,
dos grandes diferencias respecto de la política que impulsaron los gobiernos
canadienses de la época. Por un lado, cn la Argentina la mayor |>artc de la tierra
apta para la agricultura o la ganadería ya era propiedad de un grupo de grandes
estancieros, los cuales tenían un peso decisivo cn las esferas de |>odcr y. por otro,
la política económica externa del pais adhería con firmeza a los principios del
librecambio. tn consecuencia, los inmigrantes debieron conformarse con un
acceso restringido a la tieira, como simples arrendatarios (o debieron radicarse en
las ciudades) al mismo tiempo que sc sacrificó la |>osibilidad de un dcsanollo
industrial frente a la importación de productos extranjeros, n o obstante estas

1 113( liKrrnrn Ju rn IV , ftotlh Atl.m lk Triangle. The Interplay o f Canatía. Ihe United S t.itrx
¿ind Urc.it lirit.iin , Tororlto. lD W i. páris lf>í) y IB7 .
1 1141 C l. S tu u u . Cam , The rm iríes .liu l thc Pampas. Aí/niri-in ro llcy tn C nrtJiLi and
Argentina. IHHO-I9M. California. I ‘JU 7 .
diferencias, la Argentina y Canadá parecían haber logrado a principios del siglo XX
un Inflar destacado cn la economía mundial, teniendo en común su vinculación al
Imperio Británico. Ambas naciones eran productoras dc materias primas y
alimentos requeridos por cl centro imperial y. a la vez. constituían atractivos
mercados para los productos británicos y dc otros [Mises europeos.
Pero la creciente y decisiva presencia dc los Estados Unidos cn las economías
argentina y canadiense, comenzaría a pesar también cn las políticas internas c
internacionales dc ambos paises. Asi como existió una relación triangular entre cl
Reino Unido, la Argentina y los Estados Unidos. c|uc podemos denominar "triángulo
del Atlántico Sur", también se puede hablar dc un "triángulo del Atlántico norte’ y.
si bien este último existía ya en la etapa colonial dc Canadá, cuando cl sistema
lacustre norteamericano permitía la entrada de productos estadounidenses cn los
territorios británicos, adquirió fuerza y dimensión destic mediados del siglo XIX l1 'l.
f.n l.i conformación dc estas |>cculiarcs relaciones triangulares un aspecto
im|K)rtantc fueron las inversiones británicas. Tanto cn Canadá como cn la
Argentina, estos capitales apuntaron no sólo a poner cn producción las enormes
riquezas potenciales de las praderasy las pampas, sino también, como en el caso
canadiense, a explotar los recursos forestales y mineros existentes. Ju n to a esto
era necesario establecer un sistema de transporte y distribución para los mercados
locales y del exterior de estos productos, además dc crear la infraestructura y las
industrias necesarias y facilitar el financiamicnlo de las distintas actividades. Sin
embargo, la naluralc/a de las inversiones británicas fue diferente cn ambos países.
Kn Canadá, la mayor parte dc ellas fueron indirectas, mediante la colocación dc
títulos o acciones dc empresas publicas o privadas canadienses en el mercado de
Londres, Teniendo en cuenta que el 85 % dc todas las inversiones dc esle tipo
existentes cn aquel pais antes de 1914 eran británicas, puede deducirse la
importancia que esa modalidad tuvo en la relación entre cl Reino Unido y su
Dominio. Cn la Argentina, por el contrario, a partir de 1890 las inversiones directas
pasaron a superar ampliamente a las de portafolio.
1.a composición dc esas inversiones también se diferenciaba. Mientras en la
Argentina los ferrocarriles constituían cl mayor porcentaje de las mismas, llegando
en 1913 al 33 % . en Canadá, en cambio, cl sector minero representaba, hacia
1910. más del 30 % . La vinculación política directa dc Canadá como un dominio
británico y las raíces culturales c incluso familiares comunes, elementos que no
jugaban en cl caso argentino, constituyen otra razón que explica las diferentes
modalidades dc inversión cn uno y otro país <"f'l.
Por otra parte, cn tanto Canadá se dedicó fundamentalmente a producir
cereales, la Argén liria se diversificó entre la ganadería y la agricultura, lo cual habría
dc producir efectos perdurables en la conexión con Oran Bretaña. F.n el pais cJel
Plata la ganadería era la actividad esencial del gru|x> económico y político más

il 15) Cl. HKriV't;*, J. 11966).


11 11¡) Cl. Pmtrsoi, DntALD. Ci.. Brilish D lrccl Investm enl in Cariada IB 9 0 - I0 I4, Tnronto,
1900. O jh a u i, K. 11985).
poderoso: los grandes terratenientes de la reglón pampeana. Y aunque cn la suma
total de las exportaciones, las carnes fueron superadas por los cereales, el
principal vínculo angloargentlno se dio en torno a los frigoríficos y a las ventas
externas de carnes enfriadas. Esto explica el predominio del trigo canadiense
sobre los granos argentinos cn el mercado británico y la mayor importancia que
adquirieron los cereales para Canadá en su relación con la mctió|>oli.
Con respecto al destino de las exportaciones, es necesario señalar un factor
que luego, avanzado el siglo XX. seria de trascendencia: la importancia del
mercado estadounidense, cuya significación resultaba ya evidente para Canadá
desde (lnes del siglo XIX. Cn 1870 implicaba el 50 % de las ventas externas; en
1880, el 40.5 % . y cn 1891. el 4 2 .6 % , una participación no muy alejada de la que
representaba al mercado británico cn ese |>cr¡odo. En el caso argentino el
comercio de e.x|>ortac¡ón hacia el Reino Unido tuvo cn las últimas décadas del siglo
XIX menor incidencia que en Canadá, dado que tenían más relevancia las ventas
a otros países europeos, mientras que el intercambio con los Estados Unidos era
poco significativo. Pero hacia la primera década del nuevo siglo Oran Bretaña
constituía ya el principal cliente de la Argentina, con casi un 30 % de las
exportaciones.
El comercio de importación por país reflejaba, cn cambio, en ambos casos,
una destacada presencia británica. |>cro pronto, hacia 1890. comen/ó a decrecer
cn Canadá, cayendo del 47.8 % cn 1800 al 24.3 % cn 191 I. al tiempo que
aumentaba de manera notoria la presencia norteamericana: del 40.0 al 60.8 % cn
el mismo periodo. Por su parte, hacia principios del siglo XX. la participación de
los productos ingleses predominaba claramente cn las importaciones argentinas,
representando más de un 30 'ib de las mismas, situación que habría de cambiar,
como vimos, durante el desarrollo de la Primera Querrá Mundial al incrementarse
el vinculo con el mcrcado norteamericano. La participación de los Estados Unidos
cn el comercio argentino adquiriría asi un peso mayor, conformándose, luego de
linall/adocl conflicto bélico, el denominado triángulo comercial y financiero anglo-
argentino-nortcamericano.
Hacia la década de 1920 el caso canadiense va a asemejarse en varios
aspectos al argentino, dado que los dos países concentraban sus exportaciones en
bienes primarlos y contaban con economías abiertas en las cuales el comercio
exterior jugaba un papel esencial cn el PBI. Al mismo tiempo, am bos tenían como
socios comerciales principales, aunque en distintas proporciones, a los Estados
Unidos y al Reino Unido.
Sin embargo, tanto cn la Argentina como cn Canadá esas relaciones triangu­
lares se fueron modificando a lo largo del periodo de cntreguerras de manera
diferente. Ya hacia esa época los Estados Unidos se habían convertido, favorecidos
por la coyuntura, cn un socio privilegiado de ambos mercados. Pero el comporta­
miento de las exportaciones canadienses fue distinto del de las argentinas, puesto
que el comercio con los Estados Unidos, que ya representaba desde lincs del siglo
XIX un alto porcentaje del total de productos exportados, transformó a esc pais,
después de la Primera Guerra Mundial, cn el principal cliente desplazando al Reino
Unido. Como vemos cn el cuadro 2 .2 1. mientras que las exportaciones argentinas
a los EE.UU. entre 1921 y 1929 oscilan entre un 9 y un 12 % de su comercio
exterior; en esos anos la proporción de las exportaciones canadienses con el
mismo destino varía entre un 30 y un 4 5 % . Los Estados Unidos eran, por otra parte,
en esa década del '20. el principal proveedor de ambos países. pero su peso en
el comercio de importación canadiense más que duplicaba su participación con
respecto al comercio con la Argentina (1,7>.

Argentina Canadá
Año Reino Unido Estados Unidos Reino Unido Estado» Unidos
Imp. E«p. Irop. E»p. Imp. Eip. Imp. Eip.
ieso <9.0 6.9 7.2 6.9 47.8 51.2 40.0 40.5
1891 4i.a 16.0 4.4 3.9 37.7 48.8 « ,7 42.6
1901 31.8 17.9 13.1 5.4 24.1 52.3 E0.3 38.3
1911 29.4 23.2 1 *2 7.6 24.3 48.2 60.8 38,0
1921 23.1 35.6 26.8 8.9 17.3 26.3 69.0 45.6
1933 23.4 36.7 11.9 12,8 24.0 39.0 54.0 32.0
1933 22 2 35.9 16.4 12.0 15.2 353 66.1 41.1
F u e n te : FUroronr, Marxj, ' l a inserción internacional de Argentina y C an ad á. U n análisis
histórico com parado", en R*j>cí> crt M apo. G to b a li/a c ió n , in te g ra c ió n e ió c n ttd jc í n o c io n a l,
a n á lis is c o m p a ra d o Argentina y C anadá, 1994.

Cuadro 2.21. Comercio triangular en Ia Argentina y Canadá. Proporción del comercio


exterior total (1880-1939) (en porcentaje).

Las razones de esto, que explican en aran parte la diferente evolución de los
dos triángulos, tienen que ver con el tipo de exportaciones canadienses, el peso
de las inversiones directas estadounidenses y la vecindad geográfica que. entre
otras cosas, reducía los costos de transporte.
Las ex|>ortacionc5 canadienses, concentradas en las cereales, tenían otros
componentes com o los relacionados con la industria maderera y papelera,
minerales no ferrosos, hierro, cobre, níquel y oro. estos últimos destinados, sobre
lodo, al mercado estadounidense. La radicación de empresas del país vecino
activaba el intercambio en am bos sentidos, en especial las importaciones de
bienes de capital, al mismo tiempo que los canales de comunicación directa, como
los Chandes Lagos, el ferrocarril y los automotores obraban poderosamente a favor
de esta interconexión ( lla).

I 117) Debemos tener en cuenta que a partir de lí>33. corno consecuencia del Pacto
Koca-Kunciinan. las int|)ortaciones del p.iis del norte se redujeron notoriamente, lo que rio
(k u it íó ci» Canadá a pesar de su incorporación al sistema de preferencias imperiales
establecido por el Coinmonwcaltlt (comunidad británica de naciones vinculadas al Reino
Unido).
(I lili C".f. Mam. W. M y l’niuisoa, D.. Cañada; art Cconomlc ttistiny. Toronlo. 1900.
f'or otra parte, los grupos de poder económ ico canadienses eran más
diversificados que en la Argentina, dado que cl desarrollo industrial de Canadá lo
hizo menos dependiente de sus productos agropecuarios, permitiendo una
vinculación más madura con los listados Unidos. I’or eso. si bien Canadá sufrió las
consecuencias de las tarifas proteccionistas impuestas por los listados Unidos en
las décadas de 1920 y 1930. que le hicieron contraer, al igual que lo que ocurrió
con la Argentina, amplios déficit comerciales con su vecino del Sur. sus exporta­
ciones hacia cl mercado estadounidense se mantuvieron constantes. En cambio,
la reducción de las ventas al Kcino Unido se compensó, primero, con un
incremento del intercambio con otras regiones europeas y. luego, con el retorno
del sistema de preferencias imperiales, debido al Tiatado de Ottawa de 1932, que
tes otorgó ventajas en los mercados del Commonwcalth.
tn el caso argentino, porcl contrario, las restricciones del mercado norteame­
ricano para sus producios impidieron que éste cobrara mayor importancia,
mientras que las ex|>ortacioncs hacia Oran Bretaña, especialmente las ganaderas,
continuaron determinando su |H>litica comercial hasta la década de 1950.

Estados Unidos Gran Bretaña


Anos
E ip o rt tmport. Saldo Expon Import. Saldo
A/ger.tri. 1920 350 705 •355 636 497 .139
<7.

C.vjda, 1920 464 «01 -337 48? •363


1525 163 469 ■306 472 435 ♦37
C a u la . 1925 417 510 -93 336 til ♦245
Algerina 1929 212 516 -304 697 345 •352
C a rjis . 1923 5C4 868 -364 429 194 •236
A i j i c t r j 1932 44 113 •69 465 160 .285
Carois. 1932 258 352 -94 174 106 *66
Argenbna 1937 295 250 ♦45 672 323 ♦349
C jr u ii. 1937 453 333 *42 403 129 •279
Atgattni 1920-1937 3 079 6 231 •3.152 9 659 6 138 .3 521
Carod.1, 1920-1937 7 033 9 978 -2895 6197 2 633 .3 594

Elaboración propia
F u e n te » Anuarios de Com ercio Exterior Argentino. T he C a ñ a d a YearBook, S tM s t/c s . Ministery
c l tndustry, 1928-1938.

Cuadro 2.22. Los triángulos del A tlántico Sur y del A tlántico Norte. Balanza com ercial con
lo* EE.UU. y Gran Bretaña fen m illonea de pesos moneda nacional para la A rgentina y en
m illones de dólares para Cañada).

la similitud en la triangulación comercial se subraya con las cilras que se


obtienen de sumar, como en cl cuadro anterior, los déficit com erciales con los
Cslados Unidos y los superávit comerciales con tiran Bretaña en cl periodo 1920-
1937 (sin contemplar los movimientos compensatorios de capital), resultando un
total de 3.152 y 3.521 millones de pesos moneda nacional para la Argentina,
mientras que en el caso de Canadá. 2.B95 y 3.594 millones de dólares, respecti­
vamente. Aunque los signos monetarios sean diferentes, es sorprendente la
similitud de las situaciones en ambos paises.
U i posición de conjunto de; la balanza <Jc pagos canadiense fue. sin embargo,
más favorable, Ello se debió a la dinámica y cuantía del comercio con los Estados
Unidos y al hecho de que la mayoría de las inversiones vinieran del país vecino, lo
que facilitó los mecanismos «le com|>cnsaclón entre las tres naciones del Atlántico
Mortc. El flujo comercial norteamericano-canadiense fue así un poco más equili­
brado y llegó a duplicar cl volumen del comercio argentino estadounidense.
La situación en cl intercambio con Inglaterra para los dos países, Argentina y
Canadá, era. por el contrario, muy diferente. Esto sc debia a que cl comercio de
importación canadiense desde las islas británicas tenia mucho menor peso que el
argentino. Es decir, que nuestro pais dependía cn mayor grado del mercado
británico, mientras que Canadá tenia lazos más estrechos con su vecino riel Sur.
hecho que resultó determinante cn la evolución de ambos triángulos.
La economía canadiense estaba basada cn un desequilibrio bilateral dentro de
un balancearlo triángulo del Atlántico Mortc. Canadá nunca llegó a tener las
dificultades de la Argentina cn su sector externo, porque el déficit comercial con
los Estados Unidos tenia características distintas: la mayor parte de las e.xportacio
nes canadienses iba al país vecino y cl flujo de inversiones estadounidenses fue
cuantitativamente más importante que para la Argentina.
El cuadro siguiente ilustra cn forma comparativa cl triángulo de los m ovimien­
tos de capital cn el norte y el sur del continente americano.

Argtntin» Canadi
Año G. 3. g a EE.UU. EE.UU. G. B. G .B . EE.UU. EE.UU.
(USS) <••) (USS) (%> (USS) (%> (USS) <%)
1903 912 81 — — 1050 85 1C3 14
1913 1.860 59 39 1 2 77B 72 881 23
1923 1 751 H 72 2 2 729 60 1630 36
1927 2002 53 «7 14 2637 44 3.155 53
1931 2 026 55 654 IB 2.766 36 4660 61
1940 1 679 53 623 20 2.476 36 4 151 63
1945 1 414 53 565 21 1750 25 4930 70
1955 324 21 466 30 2143 17 9622 77

Fu e n te f.Un-o. "La inserción internacional ríe Arcjenl na yCanadá Un anahsis fuslorico


comparado", on FWcpotu, M»r. o, Globahzación. integración a identidad nacional, análisis
comparado Argentina y Canadá ! 99-i

Cuadro 2.23. Inversiones británicas y estadounidenses en la Argentina y Canadá


(1900-1955) (en millones de dólares y en porcentaje sobre
total inversiones entranjeras).

Este cuadro revela que cl peso de. los capitales británicos lúe muy importante
cn los dos países a comienzos del siglo y sc mantuvo casi constante hasta 1940.
Sin embargo, luego de la Primera Guerra Mundial los intereses británicos dejaron
de crecer por la falta de renovación ríe los equipos y bienes de capital, lo que cn
cl caso argentino afectó especialmente a los ferrocarriles. Otro lactor a señalar es
la gran diferencia cn cl valor de las inversiones estadounidenses en ambas
naciones desde fines del siglo pasado, mucho más relevante en Canadá que cn la
Argentina, y el hecho de que hacia I 'J25 esas inversiones ya superaban en Canadá
a las británicas como produelo del acelerado crecimiento de la economía de los
listados Unidos y del dinamismo de la propia economía canadiense. La pr eem inen­
cia de los capitales estadounidenses en el país del Plata se debió, en cambio, a un
hecho político: el proceso de nacionalizaciones de em presas de servicios públicos
británicas y europeas emprendido por el gobierno del Oral. Prnor> en la segunda
mitad de los años 40 i " ') .
La diferencia entre el desarrollo de los triángulos del Atlántico Sur y del
Atlántico Morte en la primera mitad del siglo XX sirve, entonces, para explicar, entre
otras cosas, cómo sucedió que dos países, que parecían tener condiciones de
crecimiento potcncialmentc similares a partir de una posición internacional
también similar, fueron, luego, divergiendo en sus trayectorias. Ka/oncs estructu­
rales. institucionales y vinculadas a los cambios en la coyuntura internacional y en
la evolución de los principales socios económicos arrojan luz sobre el sentido de
esa divergencia.

1119r( I DoMN,OiwLr.%r.. rontottenPartiH’tsMpst S ( .in.nl. iKeIM tom ftxfcty. Hall ¡inore.


I9B-».
La crísís muncI ía I, Ia ¡nHustríaI ízacíón y Ia
¡NiERvtNciÓN cJfcl Esiado ( I 9?C M 9 4 ? )

Los conservadores manejaron muchos años el país como cosa


propia... Cicatearon la opinión del pueblo, trampearon votado
nes. sin que el pueblo contuviera su voracidad y su fullería Se
enriquecieron y se entremezclaron con los terratenientes anti­
guos y respetados Más. luego, los consentidores ensoberbecidos,
supusieron queelpais les pertenecía y entraron en confabulacio­
nes con los capitales extranjeros Se hicieron abogados de
empresas, directores de /errocarrf/es. accionistas de capital
Inconfesable Y caducaron, lamentablemente
Rai l Scmabkini O rtiz, 1931

La misión Roca respondió a una idea de carácter general,


fundamental, de la que ella era el paso inicial y el más
importante. La nueva orientación política comercial interna­
cional debía comenzar precisamente por buscar un entendi­
miento con la Gran Bretaña, en primer lugar, por ser ella la
secular e Invariable amiga de nuestro país, a cuyo progreso ha
contribuido con capitales considerables aun en horas de gran
incertidumbre

A g u s tín P. J u s to , 1 9 3 3

No le bastó a la Argentina la primera conmoción mundial. no


creyó en las consecuencias económicas de esa guerra, no
advirtió el supernacionalismo de las grandes potencias ni su
hija la valla aduanera, volvió confiada a su política pastoril y
del comercio exterior Pero la segunda, la de 1930. ha
resultado una lección más convincente cuando menos para los
hombres de acción Lasque de 1918a 1930 hablábamos en el
desierto tenemos hoy resonadores y altoparlantes
3 . 1 . D E LA C R IS IS MUNDIAL A LA SEG U N D A GUERRA:
LA COYUNTURA INTERNACIONAL

U i crisis mundial que se inicia en 1929 constituye el comienzo de un período


denom inado “la Gran Depresión', que va a durar, al menos, hasta la década de
1940. tu e la crisis más profunda que padeció cl capitalismo en su historia.
Cste proceso recesivo se caracterizó por una severa deflación en un sentido
amplio, dado que generó restricciones monetarias y financieras, bajas de precios
y salados, y retroceso de las actividades económicas, fenóm enos que sc manifev
laron a través de reacciones cn cadena, puesto que la caida de la produccior
industrial indujo a una contracción de los mercados internacionales y a una
dism inución de la dem anda de m aterias primas, cuyos precios bajaron
acentuadamente. Los paises productores de bienes primarios redujeron las
compras de maquinarias y manufacturas, al tiempo que entraron cn bancarrota o
devaluaron sus monedas, ya que las deudas asumidas con anterioridad no podian
ser canceladas. Del mismo modo, los paises industriales debieron soportar la caida
de los precios de sus productos, aunque protegieron sus m ercados con barreras
arancelarias o de otro Upo.
Todo ello llevó a la quiebra del sistema multilateral de comercio y pagos
incluyendo cl patrón cam bio oro. y dio lugar a un retorno a los sistemas de
preferencia imperial y a los convenios bilaterales. Esos convenios buscaban lograr
un equilibrio entre países que querían mantener su intercambio superando las
dificultades del com ercio mundial, a lo que sc agregaron también acuerdos de
compensación, que tenían la particularidad de aceptar el tradicional principio del
trueque para evilar el uso de oro o divisas, y la modalidad del clearin g . que consistía
en la apertura de cuentas en cada país, mediante las cuales se realizaban lodos los
pagos del intercambio comercial. Cn muchos casos los acuerdos se establecieron
entre [vaises con controtes de cambio, apuntando a resolver los problemas de las
deudas congeladas y de los intereses impagos. La Argentina recurrió a estos
convenios y acuerdos de pagos para enfrentar la crisis externa en los años '30.
Las características más generales de la Gran Depresión fueron: su carácter
mundial; su larga duración: su intensidad, es decir la amplitud del retroceso de la
producción industrial o del PtM, sin equivalente en otras crisis del sistema: la
enorm e contracción del comercio mundial; la espiral deflacionista- y la caída
radical del empleo, que alecto, en mayor o menor medida, a todos los países.

Países 1870-1913 1929-1938 1973-1978


Estados Ifrwdos -16.7 -44.7 -9 3
Alemania •5.7 -408 •8J
Fiancca -10.6 -25.6 ■65
Gran Bretaña -9.7 -11:0 •«.7
F u e n teAsseiaw Jc«n Ctuuws. Htstoire économtque du XX*
siécle. La montóe de lE Iat (1914-1939). París, 1995
Aunque a comienzos de la crisis los economistas liberales seguían creyendo
que ésta seria pasajera y que el mismo juego del mercado restablecería el
equilibrio, por lo que se oponían a cualquier medida de intervención estatal, en los
ámbitos académ icos y gubernamentales comenzaron a plantearse ideas y lineas
de acción tendientes a hacer frente a la situación a través de iniciativas
intervencionistas. Fue amplio el abanico dc medidas que se im plementaion. desde
aquellas destinadas a estimular el poder adquisitivo popular a través de reduccio­
nes de impuestos —com o en los Estados Unidos— hasta la formulación de
programas de relormas que comprendían un control público sobre el crédito —que
tuvo seguidores en Bélgica y Francia, especialmente entre lideres políticos y
sindicales— .
Sin embargo, este tipo de acciones no incidieron, sustancialmente, sobre los
factores que habían producido la crisis y fueron ineficaces. l.a gravedad de la
situación llevó en 1930 al gobierno de Washington, bajo la presidencia del
republicano M o o v e r , a recurrir a soluciones más tradicionales, com o un fuerte
incremento de las tarifas aduaneras, a través del arancel Smoot-Mawley. que elevó
la protección en promedio en un 30-40 % . tratando a la vez de reservar cl mercado
norteamericano a las firmas locales y dc reforzar el superávit del com ercio exterior.
Pero las soluciones dc carácter "mercantilista". que procuraban salvar la situación
económica de un pais cn forma aislada resultaron contraproducentes y produ jeron
un efecto en cascada: las políticas proteccionistas se generalizaron en el mundo
conduciendo a una desorganización completa dc la red dc intercambios mundia­
les. Gran Bretaña abandortósus tradicionales principios librecambistas e imple me ntó
los sistemas de preferencia imperial, que perjudicaban directamente a la Argenti­
na. La crisis mundial habia desem bocado en una severa recesíón agrícola, y los
dominios británicos presionaron a Londres para que los ayudara a enfrentar a su
favor la difícil situación buscando garantizar la colocación de sus productos
mediante una serie dc restricciones a las importaciones procedentes de paises que
no pertenecían al Commonwealth. política que se materializó en la Conferencia de
Ottawa en 1932.
Además, el sistema monetario internacional no actuó con la fluidez esperada
por los especialistas, debido, sobre todo, a la inequitativa distribución del oro. 1.a
creencia dc los antiguos economistas de que ningún país retendría más oro del
necesario para sus necesidades de circulación resultó falsa en la práctica. En 19 3 1,
los Estados Unidos y Francia habían reunido las tres quintas partes del oro mundial,
y ello fue posible porque rehusaron invertir los excedentes dc sus balanzas de
pagos cn los países deudores, según la práctica regular seguida por los acreedores
cn el siglo XIX.
Cuando eslalló la crisis, el sistema monetario mundial recibió un duro golpe
al generarse una rápida huida del oro de Londres, forzando a Oran Bretaña a
abandonar el patrón oro. ejem plo que sería imitado rápidamente por otros (>aises.
Hacia mediados de 1932 sólo ocho naciones mantenían el patrón oro y este
número se redujo a seis cuando los Eslados Unidos y Sudáfrica lo abandonaron cn
los primeros meses de 1933. Anlc esta situación, el mundo capitalista se dividió
en tres grupos de zonas monetarias, cada uno de los cuales prosiguió una política
distinta. El dólar agrupó a los Estados Unidos y a los paises con tendencia a la
inflación,- el bloque del oro estaba encabezado por Francia y tendía a la deflación:
mientras que el bloque de la libra esterlina era encabezado por l'iran Bretaña. Cn
1936 se logró cierta mejora en la situación, cuando los |>aises que aún se
mantenían cn el patrón oro lo abandonaron y franela firmó con los telados Unidos
y el Reino Unido un ac uerdo tripartito para regular en común sus circulaciones
monetarias Sin embargo, en 1939 la situación monetaria continuaba siendo un
serio obstáculo para la expansión del comercio mundial y la devaluación fue la
solución más adecuada que encontraron varias naciones frente a la continuidad
de la crisis. De esta manera se llegó a la desaparición definitiva del patrón oro
aunque las medidas (íroteccionístas continuaron y cada Estado siguió su propio
cam ino para m ejorar su situación: el capitalismo liberal daba paso a un capitalismo
marcadamente nacionalista e intervencionista. Como resultado de ello, el com er­
cio internacional se redujo en un tercio aproximadamente en el quinquenio
posteriora 1929.
Sin embargo, desde los anos '20 habían comenzado a madurar líneas de
pensamiento económ ico que se anticipaban a la crisis y tendrían una influencia
decisiva cn anos posteriores, al proponer soluciones originales para asegurar la
supervivencia del sistema. El ingles Jo n i MxYruxo Ktvrits fue el economista más
influyente a partir de su critica a los fundamentos de la economía neoclásica y de
su aporte a la construcción de los cimientos de un nuevo edificio teórico. Cn su
articulo "CI fin del la is s e z fa ire '. escrito cn 1926, consideraba errados los
supuestos de que los "individuos poseen (...) una •libertad natural- en el ejercicio
de sus actividades económ icas' y de que el mundo está gobernado por ’ la
providencia de forma de hacer coincidir siempre el ínteres particular con el interés
general* (*). De allí la importancia que le otorgaba al papel del Estado, a través de
políticas activas, mediante un incremento de la demanda, para volver a restablecer
los equilibrios perdidos en épocas de crisis y. especialmente, el pleno empleo, y
retomar la senda del crecimiento. Su T eoría gen eral de la o cu ltació n , e l in terés y
e l dinero, publicada cn 1936, constituye la culminación no sólo de otros estudios
teóricos, sino también de una serie de trabajos sobre las políticas económicas
vigentes en su época, que habían comenzado con la crítica del sistema económico
internacional de la primera posguerra en su libro C onsecuencias económ icas de
la pax. Cn la Teoría general. Kcrncs. luego de sostener que el pleno empleo no
estaba asegurado espontáneamente por las fuerzas autónomas del mercado y
afirmar que podía existir un desem pleo no sólo transitorio, sino permanente,
encontró las causas de éste en la insuficiencia de la demanda, cn la progresiva
disminución de la propensión al consum o y en el aumento de la preferencia por
la liquidez. Según su razonamiento, para lograr el pleno empleo era necesaria una
intervención en los m ecanism os económicos, dado que si los mercados se
regulaban por si solos, el equilibrio podría establecerse a niveles más bajos de los
que existían anteriormente. 1.a política económ ica estatal debía corregir esas
deficiencias y ajustar las "propensiones" de productores y consumidores, 'm ulti­
plicando* el empleo. Krrr> t.s rechazó los principios de la economía clásica sobre el

I1) Krvir.s. Jonn HmMiw, Cssays in Persuasión. Londres. 1931.


equilibrio económico natural y la acción de los m ecanism os autorreguladores.
Según él. éstas eran funciones que dependían de costumbres, hábitos, y reaccio­
nes sociales y psicológicas, que denominó 'propensiones*: la "propensión' a
consumir y la 'prop ensión' a ahorrar, que influían sobre la demanda, y la
propensión' a invertir, que influía sobre la oferta. Cn este sentido, la prosperidad
se basaba en la inversión antes que en el ahorro. Al mismo tiempo, la inversión no
dependía sólo de las lasas de interés y del nivel de salarios, sino, y sobre todo, de
la demanda efectiva (■').
Las ideas keynesianas tuvieron una fuerte influencia en la política económ ica
de la mayor parte de los paises de la época y servirían de fundamento al "Estado
de Bienestar" que predominó en las naciones más industrializadas en los treinta
años que siguieron a la Segunda Querrá Mundial.
Pero cn aquellos paises cn los que las estructuras del capitalismo coexistían con
un poder autoritario, como cn Alemania. Italia y Japón, la acción estatal consistió cn
una reglamentación estricta de todas las actividades económicas. En ellos, aunque
con diferentes métodos y circunstancias, cl Estado tuvo un fuerte protagonismo en
la caída de los índices de desocupación, llevando a la práctica una intensa política
de obras públicas, pero también favoreciendo sustancialm cnlcclrcequipam ientode
las fuerzas Armadas. De hecho, en estos países la reactivación del consumo provino
no tanto del aumento de la capacidad adquisitiva com o de la demanda creada por
la nueva industria bélica, especialmente importante desde 19 3 5 . La llegada al poder
de estos gobiernos autoritarios, cl fascismo con M l sso lit m , en 19 2 2 . cn Italia, y el
nazismo con H it l e r . en 19 3 3 , en Alemania, era no sólo una consecuencia de la crisis
de 1 9 2 9 , sino también de la deficiente solución de los problemas económicos,
políticos y sociales creados por la Primera Querrá Mundial y del estallido de la
Revolución Kusa, que provocaron la aparición en Europa de Ideologías nacionalistas,
expansionistas y racistas, cuya expresión extrema fue el nazismo.
El experimento económ ico más importante para resolver la crisis, se realizó,
justamente, cn cl pais más afectado, los Estados Unidos, a partir de la llegada al
poder del presidente demócrata r u v u iu n D. K o o s c v e l t . también en 1933. En ese
pais, la crisis había alcanzado a todas las clases sociales, pero sobre todo a los
trabajadores. 1-os salarios disminuyeron drásticamente, asi com o también la
cantidad de horas de trabajo, mientras aum entaba cn forma dramática el número
de desocupados. El producto bruto interno, que era en 1929 de 81 billones de
dólares, cayó en 1932 a 38 billones, una tercera parte, y todavía en 1938 tenía un
nivel inferior a la época previa a la crisis: 6B billones de dólares. Hacia 1933, había
cerca de 13 millones de personas sin trabajo en una situación deplorable: sin
ningún amparo estatal ni piotección social. La proporción de desocupados con
respecto a la población activa habia {visado del 3 % en 1929 a casi el 25 % en 1933.
manteniéndose hasta 1935 en un 20 % . En el conjunto de países más avanzados
del sistema capitalista la desocupación alcanzaba a cerca de 30 millones de
trabajadores.

|2) Cf. K cm ». Joim , M m m , Teoría general de la ocu ltación, e l Interés y e l dinero,


M cxiio, 1977.
Ano* Desocupados (en m íes) Desocupado* p . poW »clrval

1929 1950 3,21


19» 4 340 8.71
1931 8060 15.90
1932 12060 23.50
1933 12.830 24.86
1934 11.340 22.70
1935 10.610 20.06
’936 9.030 16.89
1937 7.700 14.25
1938 10390 19.02
1939 9480 17,16
1940 8120 14.59
F u e n te Histoncat Statistics ot the United States

Cuadro 3,2. E volución ó»l desempleo en loe Estados Unidos.

En palabras del propio presidente K o o s f .vclt en un m ensaje al Congreso dc su


pais en 1938. las causas del colapso de 1929 obedecían a la "sobreespeculación
y a la sobreproducción de prácticamente cada articulo o instrumento usado por el
hombre (...) millones de personas estaban trabajando, pero los productos que
fabricaban excedían el poder dc compra de sus bolsillos (...) bajo la inexorable ley
de la oferta y la demanda, la oferta superó de tal modo a la demanda que podía
pagarla, que la producción debió detenerse'
Basado cn estos conceptos, el programa económ ico de Roostvm. denomina­
do -New Deal". que se ¡mplementó en distintas etapas luego dc su ascensión al
gobierno, se sustentaba en un fuerte respaldo a la inversión mediante la interven­
ción estatal, facilitando el crédito y realizando obras públicas para estimular la
demanda, al tiempo que se procuraba colaborar con las empresas privadas para
crear nuevos puestos dc trabajo. Para este fin se crearon numerosos organismos
públicos, co in o la Civil Work Administraron, queen 1934 ya empleaba a 4 millones
de trabajadores; o la Tennessee Vallcy Aulhority, que emprendió grandes trabajos
dc construcción de represas hidroeléctricas, ayudando al crecimiento de una
región agrícola del sur dc los Estados Unidos. A través dc otras medidas
intervencionistas, se procuró también salvar el sistema bancario, relanzar cl
crecim iento industrial c impedir la baja de los Ingresos de los agricultores. En el
dominio social se estableció el derecho a la negociación colectiva por parte de los
sindicatos, se instauró un salario mínimo para los asalariados y se creó un sistema
dc seguridad social.
Por otro lado, en el sector externo se devaluó el dólar y se comenzó a
abandonar las políticas proteccionistas, retornando a principios más liberales en
el com ercio internacional: el secretario de Estado. C ordeu Hu u , planteaba como
principal eje del accionar de su gobierno la idea de que "para exportar, debemos

(3) R iH iw r.ii. r'wuwuii D,, "Plans for recovery', en Koetnr F. H m n a n , The Great
líepresslon and American Capltalism . Boston. 1968.
importar", procurando el establecimiento de acuerdos de com ercio recíprocos con
la clausula de 'la nación más favorecida*.
El balance del New Deal en vísperas de la Segunda Guerra Mundial, seis años
después de su lanzamiento, parece moderado. Aunque entre 1933 y 1939 existió
una reactivación indudable (el ingreso nacional se duplicó, lo mismo que el índice
de la producción al tiempo que mejoró la infraestructura productiva! la economía
norteamericana no había alcanzado a recuperar aún. antes del conflicto, los
niveles anteriores a 1929. lo que lograría recién durante la guerra, com o conse­
cuencia de la plena utilización del aparato productivo con fines bélicos. Sin
embargo, más allá de sus resultados inmediatos, el Mcw Deal intentó sentar las
bases de una nueva forma de organización de la economía, con un papel crucial
del tetado y a través de la utilización sistemática de políticas de carácter
Keynesiano. También implementó nuevas políticas sociales que mejoraron el nivel
de vida del conjunto de la población.
En Europa, los países más perjudicados por la crisis fueron Alemania y Austria,
pero también el Reino Unido y Francia sufrieron sus electos. La repatriación de
capitales efectuada por los bancos norteamericanos para afrontar la crisis de
liquidez extendió y agravó la situación del sector industrial y del com ercio
europeos. Los países abastecedores de productos agrícolas, com o Canadá, la
Argentina y los de Europa Central, resultaron particularmente afectados por el
descenso de la demanda.
Ello se debió a que la mayoría de las econom ías nacionales procuraron
defender sus mercados de la competencia extranjera y elevaron sus barreras
arancelarias. Por otra parte, la notable caída cn el valor de la producción agraria
impactó negativamente en aquellos países que, com o la Argentina, se habían
especializado en exportar productos agrícolas.

Año* PBI Vol. « p . Vol. ¡mp. Térm. intcrc.

Países OCOE

1929 100,0 100,0 100.0 100.0


1932 82,3 64.7 76,5 113.7
1938 106.0 79.9 87.0 108.3
América Latina

1929 100,0 100,0 100,0 100.0


1932 90,3 70.6 41.0 71.4
1938 125.9 864 72.5 849
Asia

1929 100,0 100.0 100,0 100.0


1932 103.2 772 78,5 84.2
1938 106.3 90.1 81.0 94.9

F u e n te Maooson. Agnus, The W o rld B c o n o m y in th e 2 ( f C e n lu ry ,


Lond res. 1991
Cl debate en torno a la más grave crisis que debió soportar cl sistema
capitalista continúa viqente. Para los economistas liberales, el crac del 2‘J y la
profunda depresión de los años '30 seria uno de los periodos críticos que
ciclicam cntc sulrecl capitalismo: para los mar xistas. cl rcsultadodc las defunciones
estructurales del sistema. Kevnes situó su origen en el desajuste entre producción
y dem anda efectiva, mientras que los tnonclarislas la alr ibuyeron a la desaparición
del patrón oro.
Los anos de la Oran Depresión habían dejado un sistema de relaciones
internacionales muy debilitado, puesto que las grandes naciones a|>eñas pudieron
superar los efectos de la crisis mientras se fortalecían los regímenes autoritarios
y corporativos. Liderados por Hirun y Mussouni. Alemania c Italia, al igual que Japón,
comenzaron a desplegar una política expansionista y agresiva hacia otras nacio­
nes, en nombre de una mayor disponibilidad de "espacio vital" para su población
y para su sector industrial. Sc estaban incubando las bases del conflicto que mayor
cantidad de vidas humanas (55 millones) sc ha cobrado hasta nuestros días.- la
Segunda Guerra Mundial.
La depresión sc superó finalmente no por las políticas activas, com o el New
Dcal. aplicadas cn los países más desarrollados, sino por el inmenso proceso de
destrucción de recursos y de vidas que significó la guerra, para poder liquidar las
excrecencias del fascismo y del nazismo, tn cl dramático conflicto bélico sc
enfrentaron dos grupos de naciones: por un lado, los aliados, encabezados por los
CC.UU.. Oran Bretaña y la Unión Soviética, es decir, los principales paises
capitalistas del cam po democrático y la nación que había realizado una revolución
anticapitalista.- y por otro, los integrantes del Eje nazi-fascista, conformado por
Alemania. Japón. Italia y otros regímenes satélites. Británicos y soviéticos habían
sido agredidos por la Alemania nazi, y los EE.UU., por el Japón. Sus efectos
repercutirían también en América Latina.
Durante el transcurso del conflicto la producción mundial creció, como
consecuencia del esfuerzo bélico y a pesar de las destrucciones y pérdidas de
recursos, a niveles considerables icasi más de un 20 % ). pero existieron diferen­
cias entre los países. La industria norteamericana alcanzó tasas anuales que
superaron el 1 5 % , mientras que cl Reino Unido registró niveles más moderados.
En este contexto, las ramas vinculadas a alimentar el aparato militar fueron. |K>r
supuesto, las que más se destacaron; en cambio, las de bienes de consumo
decrecieron o se mantuvieron estables. La intervención estatal en la economía se
profundizó mediante el racionamiento de productos esenciales, la distribución de
m aterias primas y la reorientación de la m ano de obra hacia las actividades
relacionadas con la guerra (*).
El com ercio internacional en los años de la guerra revirtió, por otra parte, las
corrientes del intercambio, perjudicando a los países de Europa Occidental al
transformarlos en grandes importadores de lodo tipo de productos y desplazando

14) Cf. para un panorama tic la evolución económica del periodo, t1»XKrtof, Mahh ted.i.
The f'conom ics o í W itrld liar II. Cambridge. I99B.
el control marítimo y comercial dc la época hacia los Estados Unidos. Asimismo,
el conflicto mundial dio un nuevo impulso al desarrollo industrial cn algunos paises
latinoamericanos, continuando cl proceso iniciado en los artos '30. Pero si bien la
guerra permitió la actividad industrial suslitutiva de importaciones, estos paises
debieron soportar la escasez de materias primas y maquinarias esenciales para
producir manufacturas, generando, cn consecuencia, el crecim iento dc aquellos
sectores que requerían una base tecnológica más sencilla.
Cn vísperas de la finalización dc la guerra, los países aliados, prácticamente
vencedores, fueron preparándose para diseñar la construcción de un nuevo orden
económico internacional, para lo cual se reunieron cn 1944 en la conferencia
económica internacional de Bretton Woods. cn los Estados Unidos. Allí se
presentaron dos planes dc reorganización dc la econom ía mundial: el plan Whitc
(nombre del subsecretario dc Tesoro norteamericano, que fue quien lo presentó)
y el plan Kcyncs. Después de discutir las distintas posturas se llegó a un acuerdo
piara crear el rondo Monetario Internacional (FMI), por un lado, y cl Banco
Internacional dc Reconstrucción y Fomento cBIKF), luego ha neo Mundial, por otro.
Esta base institucional jiermitió formular la creación de un sistema monetario
internacional que procuraba lograr un cierto equilibrio entre los ti|xxs dc cambios.
Mediante este esquema, cada país se veía obligado a establecer una paridad fija
de su moneda cn términos dc oro o dc dólares, aunque la misma podía
modificarse. Al mismo tiempo, para afrontar problemas de |>aqosydcfinanciam¡cnto
se creaba un londo dc crédito internacional compuesto por las contribuciones dc
los paises miembro. Esto permitió la existencia de un sistema multilateral dc pagos
basado en la libre convertibilidad dc las monedas y en la eliminación de los
controles dc cambio en las transacciones comerciales, convirtiéndose cl dolaren
la única divisa dc referencia. Aunque hubo dificultades para implementar los
acuerdos de Bretton Woods. éstos terminaron siendo fundamentales en cl
crecimiento dc la economía capitalista mundial cn las décadas siguientes, y en el
afianzamiento del liderazgo económ ico dc los Estados Unidos.
La rendición de Alemania, en mayo de 1945. y la del Jap ó n , cn setiem bre del
mismo ano después del lanzamiento dc las primeras bombas atómicas en
Hiroshima y flagasahi. y la creación dc la Organización dc las ilaciones Unidas, cn
la Conferencia celebrada cn San Francisco el 26 dc Jun io de 1945. anunciarían el
final de una pesadilla y cl comienzo del mundo de posguerra.

3 . 2 . EL GOLPE D E EST A D O D E 1 9 3 0 Y LO S G O B IE R N O S D E
URIBURU Y JU S T O

En cl terreno electoral, cl oficialismo radical experimentó las primeras derrotas


en marzo de 1950. Fue cn ocasión de los com icios para la renovación dc
diputados. El socialismo independiente triunfó en la Capital Federal y los dem ócra­
tas ganaron cn Córdoba. mientras que en Entre Kios se afianzaba el antipersonalismo
y en la provincia de Buenos Aires los conservadores recuperaban posiciones. La
oposición en cl Congreso comenzó, entonces, a coordinar su acción frente al
gobierno mediante declaraciones y protestas. Los partidos opositores, con la
excepción de una (Mirle de los socialistas y los demoprogresistas. colaboraron en
la creación de un clima favorable a una solución de Fuerza, mientras los periódicos
y medios de difusión más importantes, com o el diario C ritica, contribuían con su
prédica al quebrantamiento del orden constitucional.
En realidad, la causa determinante de la caída de Ymoovm radicó, como
señalamos, en la coalición de fuerzas, políticas, militares y económicas, que desde
el comienzo de la segunda presidencia del caudillo radical volcaron lodos sus
esfuerzos a desestabilizar al gobierno. Asi cobra sentido la célebre frase de Etucmco
Pinr-Do: "la revolución no llegó com o un rayo en pleno día de sol*. En definitiva,
algunos aportaron socavando la adhesión de las bases populares del yrigoyenismo
y otros acom pañando la actividad subversiva de los militares; poniendo cn acción
un juego de pinzas que también caracterizará la coyuntura previa de otros golpes
de Estado posteriores en la Argentina (’ ).
La conspiración militar se desarrollaba, mientras tanto, entre las filas del
Ejército. Los oficiales en actividad y retirados. Involucrados en el movimiento,
respondían a dos tendencias. La encabezada por el je fe de la conspiración. Oral.
Josc r. U r i b i k l . tenia tendencias nacionalistas inspiradas en el dictador español
Pumo ue R iv e r a , siendo uno de sus ideólogos Lcorouio L u g o h e s . Se proponía una
reforma sustancial del régimen constitucional, la eliminación del sufragio popular
y su reemplazo por una suerte de corporativismo. La otra tendencia, de corte
liberal y pro británica, estaba inspirada por el ex ministro de Querrá, Oral. Aousrm
P. Justo y respaldada por sectores mayoritarios de la clase política de orientación
conservadora. Coincidían con los nacionalistas en la necesidad de derrocar a
Y r ig o y e í i , pero planteaban el m antenimiento del orden institucional. Este sector
logró im poner a los nacionalistas la participación de los políticos opositores e
introducir m odificaciones en la proclama revolucionaria originalmente redactada
por Lugo-iils (*).
Pese a su desorganización y al público conocimiento de las actividades de los
conjurados, el golpe militar logró derribar al gobierno constitucional e l 6 de
setiembre de 1930. Para ello contó con la pasividad de la población y con el
faccionalismo y la inacción del partido oficialista. A los pocos dias de su instalación
en el poder, el gobierno de facto presidido por Ufum/Ru fue reconocido por la
Suprem a Corte de Justicia. Por primera vez, la máxima instancia judicial legitimaba
el quebrantamiento de la legalidad constitucional <’).

(51 RAroroKT. M. 11998), págs. 38 y 39.


(6) Las dos princ ipales fuentes documentales del periodo pueden encontrarse en Garúa
Moun». P t K ' w i u o y M « o , C a r i o » A., Archivo del general Vriburu/ I y 2, Buenos Aires, 1 9 8 6 ,
(jarcia Moun*. remunuoy M a y o . C a r i a » A., Archivo delgenera! Justo/ I y 2. Buenos Aires. 1 9 8 7 .

|7> Cf . SAfiumnerri. Horacio. La dem ocracia líe la Buenos Aires, 1 9 8 8 .


3 .2 .1 . E l g o b ie rn o d e J osé F . U mburu

Cn el gabinete de U k in jk u reaparecieron los apellidos palricios. estaba integra­


do por varios representantes de la élite conservadora, muchos de los cuales habían
desempeñado funciones antes de 1916 u ocuparon cargos directivos en la SKA:
ganaderos de la Pampa Húmeda, banqueros, jueces, abogados de empresas
extranjeras y dueños dc compañías azucareras. Por otra parte, no resultaba casual
la presencia dc varios colaboradores ligados a em presas extranjeras de hidrocar­
buros. Cl ministro del Interior. M atías S ánchez S o k o k u o . era abogado de la Standard
O lí; los ministros de Agricultura, H oracio B tccar V a r m a , y de Obras Públicas. O ctavio
Pic o , estaban vinculados a empresas privadas de petróleo y el ministro de
Relaciones exteriores. Ckncsto Boscn, había presidido la filial argentina de la
petrolera Anglo-Persian (•).
Cl equipo de asesores de Umsimu rápidamente impulsó el proyecto corporativista
del presidente de íacto. Cl régimen no ocultó su desprecio por el sistema liberal
y los partidos políticos. Dc inmediato, complem entando a la implantación del
estado de sitio, decidida el día anterior al golpe, el 8 de setiembre instauró la ley
marcial. Cl presidente adoptó el título de 'presidente provisional", intervino los
gobiernos de catorce provincias y dispuso la disolución del Congreso por decreto.
Por otra parte, se inició la persecución politica. gremial e ideológica de los
opositores. Cn última instancia, las medidas prologaban la intención de reformar
ia Constitución para darle un contenido corporativo, derogar la Ley Sácnz Peña y
reemplazarla por un sistema de voto calificado.
La clase política reaccionó desfavorablemente frente a las intenciones de la
dictadura. La conformidad de los conservadores con cl golpe que había derrocado
al caudillo radical y expulsado a las fuerzas populares del poder cedió paso a la
presión para acortar cl periodo dc transición, poner fin al intento corporativo y
desembocar en un llamado a elecciones que restaurara plenamente la república
conservadora. Cl general J u s t o se transformó en el intérprete de las aspiraciones
de la mayoría de los conservadores y capitalizó el consenso que. a pasos
acelerados, perdía el gobierno de facto. Por otra parte, la actividad conspirativa de
la oficialidad leal a Y w c o r r n constituyó otro factor que precipitó la decisión
gubernamental dc restaurar los poderes constitucionales.

(8 i C f. G a r ú a N m m . Fern a n d o y M ayo. C a ru p * A.. F.l general Uriburu y el petróleo. Rueños


Aires. 1985, SAmH»*rm. H. (1988).
Cl ministro S a m c ik / íxwcwno procuró que el conservadurismo bonaerense
acom pañara los planes del gobierno Para ello convocó a elecciones para elegir
autoridades en la provincia de Rueños Aires. Su proyecto contemplaba la realiza­
ción gradual de elecciones en el resto de las provincias y finalmente una
convocatoria a elecciones nacionales de las que se esperaba el surgimiento de un
Congreso con apoyos suficientes como para convocar a una asam blea constituyen­
te. De esta manera, el gobierno jugó su destino a los resultados de la compulsa
electoral en Buenos Aires.
Las elecciones se llevaron a cabo en abril de 19 3 1. Cl triunfo de los radicales
puso de manifiesto que la popularidad de los yol pistas era menor que la prevista.
La derrota precipitó la renuncia de S á n c h e z S o r o i w o y la crisis de los proyectos
corporativos de U r i » u «;. e hizo imperioso un llamado a elecciones generales. Por
otra parte, el gobierno vio retaceados los apoyos civicos y de las FT.AA donde la
influencia de J u s t o era decisiva. Los 'antipersonalistas', los socialistas indepen­
dientes y |>artc del conservadorismo encontraban en el ex ministro de Guerra el
candidato ideal para la restauración de las instituciones.
neutralizado el proyecto autoritario de U r ib l u l , la convocatoria a elecciones
generales para noviembre de 1931 abrió cl cam ino al protagonismo político de
Justo. La Concordancia (después de mucho tiempo, la primera coalición nacional
de las fuerzas conservadoras! respaldó al heredero del golpe septembrino. Cn ella
se aglutinaron los conservadores (reunidos en el Partido Demócrata nacional l. los
radicales antipersonalistas y ios socialistas independientes que. de esta manera,
completaron su viraje ideológico hacia la derecha política.
Las elecciones consagraron a J u s t o com o nuevo presidente. La abstención
radical, debido al veto a la candidatura de Aivt-ak y el fraude generalizado, permitió
el triunfo justista frente a la fórmula opositora encabezada por L is a .i d « o dc l x T o k io :
y el socialista CIic o l a s R b t t t o . Mientras el radicalismo pasaba a la abstención
revolucionaria, un gobierno conservador retornaba al poder.

3 . 2 , 2 . E l g o b i e r n o d e A g u s t ín P . J usto

Las elecciones de noviembre de 1931 consagraron el triunfo de la fórmula


presidencial de la Concordancia. Cl Gral. J l s t o se transformó en el primer militar
que ocupaba la presidencia, luego del Gral. R o c a . AdemAs. lo acom pañaba en la
vicepresidcncia el hijo del protagonista de la última cam paña al desierto: Juuo A.
R o c a . J u s t o habia prometido durante la campaña electoral "el retorno a la
normalidad", se había distanciado del gobierno de Uribuku y pretendía erigirse en
un defensor dc las instituciones democráticas. Sin embargo, el triunfo electoral
basado cn el fraude y ia proscripción del radicalismo planteó un problema de
legitimidad al nuevo gobierno (").

(9) Rouout. A . tomo 1(I9S6). págs 251-253


El gabinete estaba integrado por figuras tradicionales representativas de las
clases dominantes y expresaban la restauración política conservadora. C a r l o s
SAAvrim A Lam as se hizo cargo del Ministerio de Relaciones Exteriores, A lb e k to Ñ u t o
asumió el de Hacienda, y Mamum. n t (mondo , el de Justicia e Instrucción Cívica. El
radical antipersonalista L e o p o ld o M e ló se hizo cargo del Ministerio del Interior y el
socialista independiente Amonto r>r Tom aso del de Agricultura. Pese a la notoria
presencia de los conservadores. J u s t o tendría que gobernar tratando de balancear
a los distintos grupos partidarios integrantes de la coalición oficialista
El nuevo gobierno debió afrontar el problema de mantenerse en el poder. Al no
poder obtener apoyo popular, recurrió a medidas autoritarias y represivas, aunque
mantuvo formalmente las instituciones democráticas Para ello se valió de tres
instrumentos políticas: el fraude, las intervenciones federales a las provincias y la
violencia política.
Hasta 1943. las prácticas electorales fraudulentas, cn todas sus variantes,
fueron frecuentes. Si un módico fraude contribuyó a la elección de Justo — sin
objeciones por parte del Ejército— , el levantamiento de abstención electoral del
radicalismo en 1935 complicó el panorama político del gobierno. El fraude,
orientado fundamentalmente a cercenar las posibilidades electorales del radica­
lismo, en particular en la provincia de Buenos Aires, fue considerado una práctica
"patriótica*. Sólo la Capital Federal y Córdoba quedaron relativamente al margen
del fraude, lo que permitió el triunfo de los radicales y los socialistas. Esta viciada
selección de los gobernantes terminaría generando conflictos cn el interior de la
clase dominante acerca de los mecanismos de control político.
La práctica de doblegar a las administraciones provinciales opositoras o allanar
el camino a nuevos gobernantes conservadores mediante las intervenciones federa­
les fue otro mecanismo utilizado para asegurar el control político por parte del
gobierno nacional. En 1934, fueron intervenidas las provincias de San Ju a n y
Tucumán. En 1935, se intervino la provincia de Buenos Aires, lo que dio lugar a la
ulterior elección como gobernador de M a i u e i F r e s c o , notorio defensor del "fraude
patriótico". El mismo año se intervinieron las provincias de Catamarca y Santa Fe.
La violencia política fue el tercer recurso al que apeló el gobierno para asegurar
su predominio político. Los asesinatos del diputado socialista de la provincia de
Córdoba J o s é Q ie v a r a en 1 9 3 3 y del senador demoprogresista Erizo B o r d a b e jie r e en
1 9 3 5 , la utilización de la tortura para los presos políticos a cargo de la Sección
Especial de la Policía Federal (creada bajo el gobierno de U r i b l u l ) y el pretexto del
anticomunismo para perseguir a los opositores políticos fueron algunos de los
aspectos represivos del régimen. En no pocos casos, el ejercicio de la violencia
quedó en manos de matones al servicio de políticos oficialistas (com o el famoso
"Ruggierito") y al amparo de jueces complacientes (“ ).

( 10) De Pmvimuo, UtiAio. Agustín P Ju sto Las armas cn la política. Buenos Aires. 1997,
págs. 50 y 5 1.
( 1 1 ) O r i a . Alkkto. Anfentina / -i dem ocracia constitucional y su crisis. Buenas Aires
1080. págs 164-166.
Una preocupación constante a lo largo del mandato de J u s t o fue la problemá­
tica militar, temiendo que el propio ejem plo del golpe de Cstado del '30 le resultara
contraproducente. Ya durante el gobierno de U r ib u r u , militares simpatizantes del
radicalismo se habían sublevado, en julio de 19 3 1. bajo el mando del Tte. Cnel.
P o m a r , en la provincia de Corrientes. Los objetivos del presidente fueron, en este
sentido, lograrla prescindencia política de los jefes militares y afianzar una actitud
legalista y un mayor profesionalismo entre los uniformados. Para ello conló con la
estrecha colaboración de su ministro de Ouerra. el Oral. M v r u R o d r íg u e z , a cuyo
cargo quedó la tarea de imponer la disciplina dentro de la oficialidad. frente a las
corrientes internas que atravesaban al cuerpo dc oficiales. J i aro trató de apaciguar
a los nacionalistas uribuiistasy a los alectos al presidente depuesto con un manejo
equilibrado de los ascensos. Por otra parte, en un escenario mundial caracterizado
por cl rearme, las hipótesis de conflicto y la vecina Guerra del Chaco, el gobierno
em picó cuantiosos recursos en la compra de equipos y armamentos, fomentó la
capacitación técnica dc los cuadros militares, facilitó los viajes dc perfecciona­
m iento a instituciones militares europeas, creó o reestructuró unidades y organis­
mos administrativos para adecuarlos a las necesidades de la defensa nacional y
construyó, en escala inédita, numerosos edificios militares.
Sin embargo, los resultados de la política militar de J usto no fueron los
esperados. Otros intentos de golpes militares apoyados por sectores dc la
oposición radical, en diciembre dc 1932 y diciembre de 1933. encabezados
respectivamente por el Tte. Cnel. CAnwiEoy el Tte. Cnel. Boscn. aunque no tuvieron
éxito (incluso el primero fue abortado antes de consumarse) resultaron un toque
de alerta (,J). Luego de haber cobijado y fomentado el fraccionalismo político
dentro del ejército, durante los gobiernos de Ywoorrn. J usto intentó desde el
gobierno disciplinar y despolltizar a los oficiales, pero la tendencia castrense a
intervenir en los asuntos públicos no pudo ser revertida y. tras la muerte del
ministro Kooiuuucz. la disciplina y el fraccionalismo político se acentuaron (•*).
Cn este marco, las declaraciones de un jefe de Cstado Mayor adquirieron gran
resonancia. Cl Oral. R a m ó n M o l in a , militar en actividad con mucho prestigio cn el
ejército, repudió en 1936 al golpe de Cstado de 1930 y planteó la necesidad de
"elecciones libres y honestas". Asimismo, reclamó una legislación social dc
avanzada y reformas económ icas entre las que se incluía la nacionalización dc los
servicios públicos, ta s declaraciones del militar le permitieron ganar cierta
popularidad entre la civilidad dentro de la cual se destacaba el apoyo de sectores
de Izquierda. A los ojos de J l s t o . M o u n a aparecía como un peligro para sus propios
planes políticos por lo que dispuso el arresto del militar y obligó a su retiro activo
del servicio ('*).

112) Cf. CAriAnto, Anuo, flan ¡932. El concurrencism o y Ui revolución. Buenos Aires
1959.
1 13) Dt Pwvimjjo. L. (1997), págs. 51-53.
( I Al Cf. Potami. R. (1981), págs 140 142.
Por entonces, Justo buscó otros fundamentos para legitimar su gobierno. Su
preocupación inicial por otorgarle legitimidad al gobierno a través del sistema
electoral y el énfasis en un discurso que postulaba la dem ocracia tropezaban con
el hecho de que toda com pulsa electoral iba a consagrar al opositor radicalismo
como la fuerza mayoritaria. Frente a este dilema, el presidente buscó legitimar su
gobierno ante lo que llamaba 'e l tribunal de la opinión": sc mostró atento a la
imagen que presentaba la prensa de la acción oficial: procuró cl apoyo de las
entidades intermedias y persiguió el respaldo de la opinión “técnica y calificada*.
Por otra parte, buscó otras f uentes de legitimación en la Iglesia y en el Ejército, en
desmedro del Congreso y los partidos políticos. Así. el liberal y no creyente J u s t o
se acercó a la Iglesia apoyando y acom pañando al Congreso Cucaristico Interna­
cional celebrado cn octubre de 1934.
Otro peligro para J l s t o lo constituyó una decisión de la conducción del
radicalismo. En 1935, A l v e a r puso fin a la abstención electoral en la creencia que
el presidente, no contando con apoyo político, recurriría a la UCR. 1.a decisión
concurrencista fue acompañada por varios sectores partidarios en la convicción de
que el gobierno garantizaría, mediante elecciones limpias, su previsible triunfo
electoral. Estas perspectivas movieron a varios dirigentes antipersonalistas a
[egresar al tronco partidario. Sin embargo, el crecim iento de los sectores intran­
sigentes del ala izquierda, cl temor a la formación de un frente de izquierda
nudeado alrededor del radicalismo, el triunfo del radical A n a d e o S a im t t b u com o
gobernador de Córdoba, esgrimiendo un avanzado programa de reformas socia­
les, configuraban un escenario poco propicio para los planes de J u s t o tendientes
a preparar su futura reelección.
Para los comicios presidenciales de 1937, J u s t o eligió com o candidato de la
Concordancia a R o b e r t o M. O k t iz , quien pertenecía a la U C R antipcrsonalista,
mientras que com o candidato a vicepresidente, por imposición de los conserva­
dores. fue nominado el e x ministro del Interior de J u s t o . R a m ó n S . C a s t i u o . Por otra
parte, los mandos del Ejército aún mantenían su lealtad al presidente. Con este
apoyo y con la designación de un político com o O kt i/ , carente de bases propias.
J u s t o procuraba garantizar su reelección en 1943.

3 ,2 .3 . Los n acionalistas

Los orígenes del nacionalismo pueden rastrearse en el período que sc


extiende entre 1912 y 1922. Los resultados del sufragio libre tal com o fue
establecido por la Ley Sáenz Peña y la presencia del “ bolchevism o', percibida
como amenazante por la clite liberal-conservadora, abonaron el terreno para la
emergencia de un pensamiento reaccionario.
Con el triunfo yrigoyenista. sectores sociales, hasta entonces marginados,
ocuparon espacios en las instituciones estatales, Miembros de la clase media,
muchos de ellos hijos de inmigrantes, multiplicaron su presencia en los cuadros
administrativos del Estado y en el Congreso, desplazando a los miembros de las
clases altas. La indignación de los conservadores se manifestó a través de una
cam paña difamatoria contra el presidente y su partido. La 'gente bien" se sintió
excluida por la “ola de demagogia' y sus juicios contra ese estado de cosas
incorporaron elem entos de carácter elitista, prejuicios racistas y reservas sobre el
ejercicio de la dem ocracia que posteriormente se incorporarían al discurso del
nacionalismo reaccionario.
Cl deterioro del clima social de posguerra alarmó a las clases conservadoras
Entre 19 17 y 1922. la actividad huelguística y las manifestar iones obreras fueron
consideradas com o el resultado conspirativo dc 'anarquistas', dc 'extranjeros' e
inclusive, dc "judíos*. Para enfrentar ese problema surgió, como vimos en cl cap
2, la Liga Patriótica Argentina, fundada en febrero dc 1919 por M a h u c i C a r i e s .
antiguo militante radical, bajo cl lema 'O rden y patria". Para C a r i e s , por ejemplo
los episodios de la Patagonia formaban parte de una 'confabulación anarquista >
comunista" encam inada a destruir la religión y a implantar la dictadura del
proletariado cn cl Sur (**).
Durante la década del '20 se multiplicó la actividad orientada a configurar el
ideario del nacionalismo reaccionario. Bajo la dirección de Ck a t c is c o U r ib u r i se
difundió La Fronda, cuna periodística del corporativismo uriburista. Lrorou> o
L i g o n e s fundamentó el nacionalismo militarista, anunció "la hora de la espada" en
1924. jugó un rol significativo cn la preparación del clima revolucionario de 1930
y su ascendiente intelectual sobre los golpistas lo convirtió en el redactor de la
primera versión del "manifiesto" revolucionario. Cn diciembre de 1927 surgió el
periódico La H ueva República, semanario nacionalista dc convicciones antllibcralcs
dirigido por R o n o ir o I r a z u st a con la colaboración dc Cantsro P a l a c io . J u i o I r a z u st a y
T o m a s C a s a r e s , entre otros. Este periódico sc convirtió, hacia 1930, en el núcleo más
doctrinario y dinámico del naciente nacionalismo.
Cn el periodo prerrevolucionario, las organizaciones civiles de los nacionalis­
tas desplegaron una intensa actividad callejera. La Liga Republicana — conducida
por cl equipo de La H ueva R ep ú b lica— , a mediados de 1929 y con la aprobación
del Oral. U r ib u k u , se manifestó contra el gobierno y su 'política demagógica". Cn
tanto fuerza paramilitar, bajo el lema "¡Ralas sí, votos nol", tuvo enfrentamientos
con radicales y fuerzas policiales. Dias antes del golpe, se constituyó la Legión de
Mayo, grupo uriburista y antiyrigoyenista. que aunó esfuerzos para derrocar al
caudillo radical.
Cn estos ideólogos del nacionalismo uriburista predominaban los modelos
europeos. Como M a u r r a s y su A ctlon tran ^ aise y Mussoum y el fascismo, defendían
la 'jerarq u ía' y cl 'orden social*, luchaban contra el liberalismo, la democracia, el
socialismo, el comunism o y el anarquismo, creían en una conspiración dc
extranjeros, protestantes, judíos y grandes financistas y aspiraban a un Cstado
corporativo.

( I5 l BuctiRucxui. C ristiw . N acionalism o y peronism o. La Argentina en la crisis ideológica


m u n d ia l (1927-1955). Buenos Aires. 1987. págs. 32 36.
La evolución del nacionalismo restaurador durante la década del ‘30 reconoce
dos etapas. Durante la primera, las dos grandes organizaciones dc filiación
uriburisla (la Legión Cívica Argentina — creada en 1931 — y la pararnililar Acción
nacionalista Argentina —creada en 1932— i no lograron conquistar cl poder y la
gimnasia revolucionaria contra el gobierno de J u s t o . protagonizada por uno de sus
líderes, el Oral. J l a " B. M o l in a . no dio el resultado esperado.
Una nueva etapa iniciada cn 1936 tuvo com o estímulo la creencia en el
próximo derrumbe de las instituciones liberales. Por entonces, el presbítero J duo
Mh ivielle se convirtió en el principal teórico del nacionalism o restaurador. Su
cosinovisión se basaba cn un tradicionalismo católico estricto: cl realismo tomista
pasó a constituirse en la filosofía oficial del nacionalismo <16).
t i imperio Español y cl periodo colonial aparecieron com o m odelo social y
político de los nacionalistas restauradores. Cn tanto prolongación dc la triad Media
en el suelo americano, las instituciones dc la colonia correspondían a un orden
querido por Dios. Para algunos de los ideólogos de la corriente, la armonía colonial
sobrevivía en el interior del país manifestándose en las 'costum bres puras y vida
austera' y en la 'pobreza noble'. También, en linca con el pensamiento
contrarrevolucionario europeo, algunas corrientes nacionalistas avalaban la tesis
de la conspiración universal. Los judíos, controlando las finanzas mundiales,
constituían un poder oculto que procuraba cl dominio de los gobiernos del mundo.
Otro modelo histórico, consolidado a fines dc la década, fue J t * f Ma-iuci he
R o sas. Del régimen rosista se destacaba su política exterior altiva c independiente
y su política interior fuertemente impregnada por las tradiciones hispano-colonia-
les. La apologética rosista tenía fines políticos precisos: en la guerra ideológica
contra el liberalismo anunciaba un liderazgo restaurador de un pasado idílico.
C a r l o s I b a k g u k e m . M A .iu ri Q a i .v cz y otros autores escribieron sobre la vida de R o s a s .
ejerciendo una fuerte influencia sobre la juventud nacionalista l ” ).
Dc este nacionalismo restaurador surgieron durante la Segunda Guerra
Mundial grupos pro Eje. que editaron diversos periódicos con el apoyo secreto de
la embajada alemana a favor de la política dc neutralidad. Pero, com oseñala M a k y sa
Ma v a k k o G e r a s s i . ‘ los nacionalistas carecieron de una base firme. Los conservadores
y los militares los usaron pero nunca confiaron en ellos. Su fracaso en dicha
coyuntura (los años '30 y principios de los '401 resultaba inevitable”
En la segunda mitad dc los años '30. y sobre todo durante la Segunda Guerra
Mundial, el nacionalismo se enriqueció con dos elem entos que resultaron decisi­
vos, más tarde, cn la extensión de sus bases sociales hacia las clases populares.
Por un lado, maduró un nacionalismo político y económ ico orientado contra las
grandes potencias capitalistas—Gran Bretaña y los F.E.UU.— patrias del liberalismo

(16) ZAMm. L. (19901. páfls 52 y 53


(171 Cf. Buuimxmr. C. 1 19871. Roen, D avid , La Argentina autoritaria. IxM nacionalistas, su
historia y su influencia en la * ida p ú b lita . Buenos Aires. 1993.
1 18) Guavh. M«tsa. Los nacionalistas. Buenos Aires. 1969. pág. 17.
y del protestantismo. Porelotro. el naclonalism odesarrolló la contraposición entre
el liberalismo com o ideología de las elites y el catolicismo como fundamento de
la identidad y de la cultura populares, Estas evoluciones doctrinarias del naciona­
lismo reflejaban la maduración de una vertiente antiimperialista en el seno dél
catolicism o argentino ( ly).
Asi, por ejemplo, al año siguiente del Pacto Roca-Runciman. los hermanos Juuo
y Roooi.ro Irazusta publicaron un libro. A rgentina y e l im perialism o británico , que
tuvo un profundo impacto en la época y en donde se plantea el progresivo
sometimiento de la Argentina a la economía inglesa y los efectos negativos del
imperialismo británico en la historia nacional. Provenientes de una familia
entrerriana. los Iha/usta expresaban el pensamiento nacionalista de sectores de las
élites provinciales (w).
Sin embargo, desde mediados de los años '30. la denominación "nacionalis­
mo* ya no se podia considerar sólo com o sinónimo de 'uriburismo* o "naciona­
lismo oligárquico*. Jó ve n e s de origen radical comenzaron a reinvindicar dicha
denominación sin renunciar a sus raíces políticas. De esta manera, diferenciándo­
se del nacionalismo restaurador, nostágico. tradicionalista y aristocratizante,
surgió un 'nacionalism o de izquierda' o "populista* (J l ).
El núcleo organizado de ese nacionalismo populista tuvo su origen cn un
pequeño grupo de la juventud radical. En disidencia con la conducción alvearista
de la U C R . miembros de la juventud radical fundaron la Fuerza de Orientación
Radical de la Jo v e n Argentina (FO RJA). S u presidente fue Luis D e u o t a k e , hijo del
ministro de Querrá de Ymoovr/t, y entre sus activistas se encontraban Animo
J a u r t t c h c . MAnur.i O ktiz PrurvKA , R a u S c a laih h m i O ht « . J o r g e d í i . R io y H o m m o M a * / i . Cn
su primer manifiesto atacaron a 'la s oligarquías' y *a los imperialismos*, exigieron
la restauración de la soberanía popular y se declararon representantes del
verdadero radicalismo y. a la vez, del auténtico nacionalismo argentino.
Su figura intelectual más destacada lúe Ra l i Scalabwpii O rti/. que publicó dos
libros. £7 hom bre que está so lo y espera <19 3 1) y Po lítica b ritán ica en e l Kio de la
n a ta (19401 que. por distintas razones (el primero porque intentaba definir la
identidad argentina a través de un análisis del hombre porteño, y el segundo
porque examinaba en forma critica, pero más ampliamente que los hermanos
I kazusta, la influencia de Inglaterra en la economía y la sociedad argentinas desde
la época de la independencia), tuvieron considerable repercusión en su época (ls).

(191 Z A í v m A . L. (1906), pág. 379.


(20) Ronun, Jom, l.i;t>(cn F.t desamólo de tas ideas en ta sociedad argentina del siglo XX.
Buenos Aires. 1983. pags. 196-207) nos da un panorama sintético y penetrante de estas ideas.
(21) B uchhuou». C. (1987). pág. 111.
(22) Para un análisis de E l hombre que está solo y espera, cI. Ra iw o k 7. M i 19981.
FO RJA tenia vocación latinoamericanista. Consideraba que la realización del
destino de la región estaba en la cooperación para liberarse de todo tutelaje
político y económico. Fot el contrario, el panamericanismo propiciado por los
EE.UU. era denunciado com o un instrumento del "Imperio del Norte". Por esa
razón, durante la Segunda Querrá Mundial defendió cl neutralismo bajo el lema
"Patria, democracia, neutralidad', en cl convencim ientode que ningún gran interés
argentino estaba cn juego cn la guerra. Destacaba el carácter imperialista del
conflicto bélico y la peligrosidad tanto del imperialismo económ ico británico o
norteamericano como del totalitarismo militar del Eje.
Para los forjistas. el sujeto de la historiaargentinaerael 'p u eb lo ', en contraste
con los restauradores que concebían la historia com o el producto dc la acción de
lideres y cliles. También se diferenciaba dc los nacionalistas corporati vistas en que
no impugnaba el régimen democrático y rechazaba los totalitarismos que hacían
del hombre un instrumento del Estado.
En la óptica forjista. tal como la expresaba JxuHrrciir.. el país albergaba dos
Argentinas. Por un lado, la conservadora, resistente a los cambios, con "una
apariencia poderosa" porque manejaba las estructuras de los partidos políticos,
los medios dc comunicación y los gobiernos. Una Argentina carente de vitalidad,
caduca, que subsistía por inercia, 'porque en ella ya no creen ni los que la forman".
Su contracara era la Argentina subterránea, orientada hacia el futuro, donde las
multitudes argentinas realizarían su programa (**). La prédica dc FO RJA anticipará
la ideología del primer peronismo, en cuyos gobiernos participaron activamente
algunos de sus miembros.

3 ,2 ,4 . La corrupción

Diversos episodios de corrupción también contribuyeron a dcslegitimar el


sistema político. En diciembre de 1936. en el Concejo Deliberante dc la Capital
Federal se trató la prórroga de la concesión otorgada a la Compañía Hispano
Americana de Electricidad (CHADE), empresa filial del holding extranjero SOFINA.
Durante la prestación del servicio eléctrico cn la Capital. Oran Buenos y Rosario,
la empresa concesionaria había violado en numerosas oportunidades las primiti­
vas ordenanzas de concesión hechas en 1907. Entre cl público usuario se

(231 JxuKticur-, Aun «o. f'ORJA y la M e a d a ¡ntame, Buenos Aire». 1974, pág. 144. Cf.
tam bién. Sccm *, Mnaei, A "0r.i, t'ORJA: una aventura argentina, dos volúm enes, Buenos
Aires 1972.
reiteraban las quejas acerca del costo del servicio y de los abusos de la compartía.
Se esperaba que la reciente mayoría radical en el Concejo Deliberante impusiera
la transformación de la prestación del servicio y sancionara un severo sistema
liscali/ador del mismo. Sin embargo, los concejales radicales, con la tácita
aprobación del jefe partidario — el Dr. A l v í a r — aprobaron un proyecto, elaborado
por los técnicos y abogados de la empresa, que legalizaba las transgresiones
criticadas por la opinión pública y prorrogaba la concesión por cuarenta artos.
Posteriormente, el gobierno militar, en 1943. designó una comisión investigadora
presidida por el Cnel. Rodkkjutz Conoe que comprobó que la empresa habia pagado
coim as a los concejales y efectuado aportes a la campana electoral del radicalismo
de 1937 (¡*1.
Otro hecho de corrupción, el más escandaloso de la 'década Infame",
comprometió al oficialismo, En abril de 1939, el gobierno adquirió 222 hectáreas
de tierras en El Palomar destinadas al Colegio Militar. En 1934, las tierras habían
sido ofrecidas por sus propietarios al Ministerio de Querrá a un precio de un peso
el metro cuadrado, pero la oferta fue rechazada por los peritos del Ejército que las
valuaron cn sólo diecinueve centavos el metro cuadrado. Posteriomiente. en
1937, unos testaferros fimiaron un boleto de compra con los propietarios
comprom etiéndose a abonarles las tierras a razón de sesenta y cinco centavos el
metro cuadrado. De inmediato, los testaferros interesaron al ministro de Querrá.
Qral. Rvuno Pttmnr.. para que el Estado las comprara a un peso el metro. Habiendo
alegado Primni la falta de fondos para concretar la operación, los testaferros
lograron que varios legisladores, entre ellos el presidente de la Comisión de
Presupuesto y Hacienda de la Cám ara de Diputados y el propio titular de Cámara.
Incluyeran en el presupuesto para 1938 una partida destinada a la compra. Tras
la asunción del presidente Orto, el ministro de Querrá. Qral. Carlos Makqi.tz. con
sospechosa premura, activó el trámite logrando que el presidente autorizara la
compra a un peso con diez centavos por metro. La operación se formalizó, en el
mismo dia. mediante tres escrituras: cn una se canceló la hipoteca que gravaba las
tierras: por la segunda, los propietarios las vendieron a uno de los testaferros y por
la tercera, el testaferro se las vendió al Estado. Un detalle agravante fue que la
sucesión de escrituras se realizó al revés. El Estado abonó con títulos del Crédito
Argentino Interno y del Empréstito de Repatriación al testaferro, que carecía de los
títulos de propiedad. Este, por su parte, abonó con parte de los títulos a los
propietarios, embolsándose la diferencia ($ 1.000.000). f inalmente, los propieta­
rios cancelaron la hipoteca. La operación fue denunciada por el senador conser­
vador Blujamipi V i i j a t a í i e , adverso al presidente Ounz. La comisión investigadora
nombrada al efecto reveló que varios diputados, conservadores y radicales, habían
recibido distintas sum as producto de su participación en el aflu iré. Uno de ellos se
suicidó y los restantes, junto a los testaferros, fueron condenados definitivamente
en abril de 1945 <2i).

(241 Cf. Luw. r. (1986).


(25) Cf. Tnwrjui. Roaami. A . Del fraude a la soberanía popular. Buenos Aires. 1988.
Por estas razones, un periodista de la época. Josc Luis Tomes. calificó este
periodo, que en otros sentidos marcó el inicio de cam bios importantes en la
estructura económica y social de la Argentina, com o la "década infam e'

3 .3 . LA POLITICA IN TERNACIONAL EN LOS A Ñ O S 3 0

Durante la década de 1930, ante las restricciones del com ercio internacional,
cl gobierno argentino tuvo que abandonar las antiguas tradiciones librecambistas
a favor de acuerdos bilaterales, y el ejemplo más acabado de esta política exterior
fue el Tratado Koca Runciman firmado en mayo de 1933. Si bien por su alcance
económico y significado político el tratado firmado con Oran Brelaña fue cl más
importante, durante esc mismo año y en 1934 se acordaron convenios bilaterales
con Bélgica, los Paises Bajos. Alemania. Suiza. España Brasil y Chile. Cn los años
siguientes se firmaron tratados similares con otros catorce paises europeos y
sudamericanos, y también con los estados Unidos, demostrando una gran
actividad de la diplomacia argentina en cl cam po económico.
Tal vez. cl rasgo más destacable de la política exterior argentina en esos años
fueron las negociaciones y acuerdos comerciales realizados con Chile y Brasil,
encaminados a un mayor entendimiento con los paises vecinos al revalorizar
antiguas iniciativas que apuntaban a una mayor integración de la región. Sin
embargo, durante la Guerra del Chaco, que entre 1932 y 1935 enfrentó al Paraguay
y Bolivia por las pretensiones que am bos paises tenían sobre dicha región, la
Argentina brindó veladamente apoyo logístíco al Paraguay, pais donde varias
empresas radicadas en Buenos Aires tenían importantes Inversiones. A su vez,
Brasil, que com o la Argentina se mantuvo neutral en el conflicto, favoreció
discretamente a Bolivia al permitirle el libre tránsito fluvial y marítimo de
mercancías. De todos modos, a ninguno de los dos países les convenía politica­
mente profundizar sus divergentes intereses en el conflicto chaqueño, tan así es
que durante la visita que el presidente Justo realizó a Kío de Jan eiro en 1933. firmó
varios convenios y un tratado de comercio y navegación con su par, Q e t u i i o V a h o a s .
También, la actividad de la diplomacia argentina alcanzó cn los años '30 un
alto perfil, bajo la conducción del canciller C a i u o s S a a v c d k a L a m a s . Ello se debió a
una serie de hechos, com o cl reingreso dc la Argentina a la Sociedad de las
Naciones y la presidencia de la Asamblea de este organismo ejercida cn 1936; la
activa intcrvenciónen las gestiones para concluirla Guerra del Chaco entre Bolivia
y Paraguay, que incluyó la firma del Protocolo que puso fin al conflicto en Buenos
Aires en julio de 1935; y el otorgamiento a S a a v i -d r a L a m a *, del Premio Mobel de la
Paz por sus iniciativas a lavor de un Pacto Antibélico de No Agresión y Conciliación.
El protagonismo internacional del canciller argentino y el elevado perfil diplomá-

(26) Cf. P u q g * » , RtxxM.ru. L a d e m o c ra c ia fra u d u le n ta , Buenos Aires. 1972.


(ico alcanzado por su pais fortalecieron la autoestima de sus sectores dirigentes,
pero fueron preparando, al mismo tiempo, el camino hacia nuevas divergencias
con los Estados Unidos (*').
t.as primeras diferencias entre Buenos Aires y Washington se produjeron en
tom o a las tentativas de paz en la Guerra del Chaco. Tanto la Argentina com o los
Estados Unidos pujaron por mantener la iniciativa en las negociaciones tendientes
a solucionar el diferendo procurando evitar llegar a la declaración formal de guerra,
aunque ya existían enfrentamientos militares en ambos lados de la frontera. Entre
1928 y 1929 se habia reunido en Washington la Conferencia Especial de Arbitraje,
de la cual habia surgido una Comisión de Neutrales cuyo objetivo era solucionar
el conflicto y estaba formada por cinco países: Estados Unidos. Colombia. Cuba.
México y Uruguay. Com o la Argentina quedó excluida de estas negociaciones al no
haber concurrido a la conferencia de Washington, el gobierno organizó una
comisión paralela a la de los Neutrales integrada por los paises limítrofes:
Argentina, Brasil, Chile y Peni, conocida como "ABCP". La Comisión de Neutrales
propuso a Bolivia y Paraguay terminar las hostilidades y som eter sus disputas a un
arbitra je, pero si alguno de los beligerantes violaba cl armisticio, debía considerar­
se com o país agresor, y en consecuencia los demás países del continente debía
retirar todas sus representaciones diplomáticas. De esta manera, cl conflicto
quedaba englobado bajo las posiciones panamericanistas dc Washington y
facultaba a la Comisión dc Neutrales, en la que la Argentina no participaba, a
solucionar el conflicto. El canciller argentino Saavtoim Lamas m aniobró para
contrarrestar la iniciativa norteamericana de búsqueda de la paz en el Chaco
boreal, al no adm itirla Intervención colectiva del continente por falta de instrumen­
tos legales y al plantear como alternativa su solución cn el marco de la Sociedad
dc las Naciones.
En esta lucha de influencias y protagonismos que pretendían solucionar el
conflicto, utilizaba a Europa (Sociedad de la Naciones) para contraponerla a los
Estados Unidos (Comisión de Neutrales) y terminó logrando un importante éxito
diplomático dado que la Comisión de Neutrales se disolvió ante su fracaso y las
interferencias de dos centros simultáneos de negociación. Com o Bolivia recusó a
la Sociedad dc las Naciones com o entidad negociadora, la solución quedó en
manos del ABCP y. en última instancia, de la Argentina, en cuya capital habrían de
realizarse las primeras reuniones del tratado de paz en 1935, cuya concreción se
alcanzaría recién en 1938 (“ ).

(27) Pamdmo. Jost. (1993:. págs 82-85.


(28) Cocol Pv. Awtntoy Fcrraki, Gustavo. Política exterior argentina: 1930-1962 Bunios
Aires, 1904. págs 39-44
Además de contribuir al fracaso norteamericano en la cuestión del Chaco, la
Argentina se apresuró a delinear el Pacto Antibélico Sudam ericano, proyectado a
espaldas de los Estados Unidos y abierto a la adhesión universal de las naciones.
Con motivo de la visita del presidente Jls t o al Brasil, el IO de octubre de 1933, la
Argentina, Brasil. Chile. México. Paraguay y Uruguay formalizaron su adhesión al
proyecto de S a a v u ih a L a m a s . De este modo, con un tratado ratificado por los más
importantes países latinoamericanos, la Argentina podía presentarse a la Confe­
rencia de Montevideo, que debía reunirse a fines de ese año. con la sólida base de
los hechos consumados y con un prestigio internacional crecientem ente ganado.
En la VII Conferencia Interamericana. reunida en Montevideo a Tines de 1933,
las cancillerías de Argentina y los EE.UU. coincidieron, cn cambio, cn diversas
cuestiones hemisféricas, tanto políticas como económicas, lo que permitió
distender mutuamente las históricas divergencias de sus políticas exteriores,
despertando, al mismo tiempo, ciertas inquietudes en el Brasil. En ese cónclave,
el representante norteamericano, Coitneu. Huu. le com unicó al canciller argentino
que su país estaba dispuesto a firmar el Pacto Antibélico, mientras que la Argentina
se comprometió a a|>oyar la resolución económ ica presentada por la delegación
estadounidense y que proponía la reducción de las barreras aduaneras mediante
la negociación de tratados recíprocos bilaterales, la aplicación del principio de
igualdad de tratamiento y la inserción en esos tratados de la cláusula de la nación
más favorecida <” ).
Esta mejor predisposición norteamericana respecto de la Argentina se corres­
pondía con el acceso a la Casa Blanca de Fka-ku* D. Koosrvti r. que inauguró una
nueva etapa en la política exterior de Washington en sus relaciones con América
Latina conocida como "del buen vecino". Esta perseguía tres objetivos esenciales.
En primer lugar, reemplazar la tradicional política intervencionista (política del big
stich o 'gran garrote") en la región —que había producido entre otras cosas la
segregación de Panamá de Colombia y la ocupación de varios países centroamerica­
nos y del Caribe— por otra que obtuviese los mismos resultados sin tener que apelar
a medios tan drásticos. En segundo término, replantear los principios que regían la
política económica de los EE.UU., pues las altas tarifas aduaneras volvían casi
imposible la exportación de bienes hacia ese país, 'ún ico método por el cual podían
obtenerse los dólares necesarios para comprar productos norteamericanos". Final­
mente, adaptar la conducta internacional de los Estados Unidos a las nuevas formas
de expansión adoptadas por el capital estadounidense en el continente, que
suponían la existencia de nuevos mercados y formas de consumo I50).

(29) PtTtuvm, II. r. (1985), t. II., págs 104 106.


130) Itorjiyic*, Dt inmo. Relaciones Internacionales de Am érica Latina. Breve historia.
México, 1982. págs. 2 3 2 y2 3 3 , Oi tww-ir, E i >»arh O., Hoosevelt scjoorfMeighborFoiicy. Nuevo
México. 1950. pág. 90.
Para lograr estos resultarlos era necesario cl compromiso formal de no
intervención de ninguna república en los asuntos de otra y la creación de
mecanism os colectivos permanentes, obtenidos por unanimidad, fiara resolver
los problemas diplomáticos, económicos y militares del hemisferio. Los tres
principios fundam entales para C ok» cli H ull eran: el político (la idea del
panamericanismo), el económ ico (la cooperación económ ica interamericana) y el
militar (la defensa hemisférica) (*').
Contribuyó también a reforzarlos propósitos de Washington el peligroso curso
que iban adquiriendo los acontecim ientos en f.uropa, especialmente después de
la llegada de tirar* al poder cn Alemania. Lsto indujo al presidente Rootrvui a
proponer al gobierno argentino la realización de una Conferencia Intcramcricana
para el Mantenimiento de la Paz. que tuvo lugar cn Buenos Aires, en diciembre de
1936. A ella concurrió el mismo K o o s c y u t . que insistió en su transcurso en la
unidad continental y cn la necesidad de que los paises americanos adoptasen
m ecanism os de consulta para su defensa común contra agresiones provenientes
fuera del hemisferio. Se trataba, en términos de Cokücu H u ll de ‘ una doctrina
Monroc hem isférica' (,2). Pero Justo y S m v u d k a L a m a s fueron reacios a apoyar estas
propuestas, manifestando su desacuerdo con respecto a la creación de bloques
o agrupaciones continentales. La reticencia argentina hacia todo compromiso que
consolidara cl sistema panamericano fue planteada sosteniendo la necesidad de
respetar, por el contrario, los mecanismos dc la Sociedad de las naciones. Si bien
la propuesta local no prosperó, la Conferencia tampoco llegó a acuerdos concretos
sobre una cooperación defensiva en la región.
En la VIII Conferencia Internacional de Estados Americanos, reunida cn Lima
cn diciembre de 1938. los Estados Unidos se esforzaron dc nuevo por conseguir
la adopción de medidas más eficaces para defender al continente contra la
infiltración y posible agresión dc las potencias del Eje. Sin embargo, aquí también
la delegación argentina se opuso a este tipo de compromisos, y pese a la mediación
de otros paises, el acuerdo general al que se llegó no fue aceptado en principio por
la república del Plata. Después de arduos debates y discusiones, los rcpresenlaiv
tes am ericanos firmaron un documento conocido com o "Declaración de Lima*,
que proclamaba la solidaridad continental en el caso de verse amenazadas la paz
y la seguridad continental. Por mediación directa del presidente O ktiz, la Argentina
adhirió, finalmente, a esta declaración, que perfeccionaba sensiblemente el
sistema interamericano ( " ).

(311 Wru/.s, Sonn». Altere are ue tleadlng?. Nueva York. 1946 pág 183.
(32) Cf- Eomlwi), O., Intervención y anquí en Argentina. Buenos Aires, 1965.
133) Coom. Pm. A y fnw*iu, G. 1 1964». págs 60-63.
Paralelamente, y ante las restricciones del comercio internacional, en los años
30 se revalorízaron las ideas y proyectos de una mayor integración económ ica
entre los países del Cono Sur. En 1933 la Argentina firmó con Chile un acuerdo en
Santiago, cn el cual se estipulaba la iniciación de gestiones para la realización dc
una unión aduanera entre todos los países del continente, recom endando la
celebración de un tratado argentino-chileno com o punto de partida para concre­
tarla. También fue importante cl sostenido intercambio de la Argentina con cl
Rrasil, su cuarto socio comercial cn aquellos anos, que impulsado por la
complementaríedad dc sus economías obligó a am bas naciones a fonitalizar e
incrementar ese comercio reciproco mediante un Tratado de Com ercio y navega­
ción ílrmado en octubre dc 1933. complem entado por otros convenios refrenda­
dos cn 1935 ('*). El progresivo acercam iento hacia los países vecinos pasó a
ocupar un lugar importante para la cancillería argentina y ello estuvo respaldado
en el aumento de los flujos comerciales con la región, sobre todo entre 1939 y
1945. cuando las exportaciones alcanzaron casi al 20 % y las importaciones
llegaron al 30 % . cor respondiéndole al Krasil el papel más importante al absorber
el 7 % de las ventas externas argentinas y el 1 6 % de las necesidades locales. Entre
1940 y 1943, la Argentina firmó varios convenios y acuerdos com erciales con
Cuba. Ecuador. Paraguay. Perú, Bolivia y Colombia, adem ás dc un am bicioso
Tratado de Libre Cambio Progresivo con el Brasil en 19 4 1.
En síntesis, entre 1933 y 1938. las cuestiones interamericanas giraron
mayormente cn torno a las diferentes |>os¡cioncs que sustentaron la Argentina y los
Estados Unidos a través de sus representantes, cl canciller S a a v e w ia L a m a s y su
colega norteamericano. Cotuxiu. huu~ Mientras la política de la Argentina quería
reactivar sus vínculos con Europa, a través de la Sociedad de las naciones y la finita
dc tratados bilaterales, y recuperar posiciones en América Latina; los Estados
Unidos, protegiendo sus intereses económ icos y estratégicos y reconociendo la
amcnazantesituaciónmundial. encararon un nuevo tipo dc proyecto panamericano
medíante su política del 'buen vecin o' l ” ). La diplomacia argentina percibía las
maniobras de Washington com o un pretexto para consolidar su hegemonía
continental mediante una versión renovada dc la Doctrina Monroc. pero también
quería un cambio en las reglas económicas vigentes, especialmente una remoción
de los obstáculos proteccionistas que aún existían cn cl país del norte.

<34t "i««m. CiHAKiHi, 'Argentina y Brasil economía y comercio cn los años treinta', en
Ciclos en l.i historia /a economía y la sociedad, año VI, vol. VI. M* I I . segundo semestre de
1996. pAgs 123 148
(351 Prrawv. II f. (1085). tomo II. 1985. pags I0 S I0 7
3 .4 . LOS EFECTOS DE LA CRISIS EN LA ARGENTINA

3 ,4 ,1 . Los problem as del secto r externo

Dada la dependencia de la economía argentina de los flujos comercinles y de


capitales, el primer impacto de la crisis se produjo en el sector externo. I.t balanza
comercial de 1930 lúe ratam ente deficitaria. Entre I9 2 9 y 1930 las exportaciones
disminuyeron un 36 °.'o mientras que litó im|K)itaciones se contrajeron mucho
menos. Esto se debió a la mayor inelasticidad dei coeficiente de importaciones,
que dependía principalmente, en un pais de escasa industrialización, de la
dem anda interna de artículos de consumo. A esto se le sumó la desfavorable
evolución de los precios relativos.
El valor de los productos agropecuarios, en especial del trigo, bajó
drásticamente, lo que agravó la situación. En verdad, com o afirma O 'C o m il u . "la
caída de los precios agrícolas y de otros relacionados directamente con ellos cn
la Argentina, solidaría con tendencias mundiales es |...) previa al ano 1929. que
normalmente se toma com o punto de )>artida de la Depresión*, aunque hasta la
crisis esa caída se com pensó en parte con el aumento de los volúmenes
exportados (“ ).
A Tines de 1931, el valor de los cereales y del lino habia descendido, en
promedio, a cerca de la mitad del que tenía antes de la crisis. Las carnes no
sufrieron tanto, al igual que los productos forestales, pero las lanas experimenta­
ron un gran descenso en sus cotizaciones, a lo que se sum aba el fuerte
proteccionismo agrario en Europa que fue agudizándose con la depresión y resultó
muy perjudicial para la Argentina. Se produjo también una caída cn los términos
de intercambio, por la mayor declinación de las precios agropecuarios con
respecto a los industríales. Debido a la coyuntura internacional adversa, a la gran
propensión a importar y a un poder de compra interno que se m antenía elevado,
no se podía equilibrar la balanza de pagos, lo que presionaba sobre la cotización
del peso. La crisis de pagos recayó principalmente sobre los tenedores de valores
argentinos cn el extranjero, sobre los exportadores y también sobre los consum i­
dores. al disminuir las importaciones. Los bancos no disponían de la organización
ni de los medios técnicos para contribuir con los billetes necesarios, y la solución
hallada fue el redescuento de los papelea cn la Caja de Conversión, que no se habia
certado todavía aunque la conversión estaba suspendida.

(36) O 'Q viim . Annwo, La Argentina en la Depresión: lo* problemas <!<•una economía
abierta*, en Desarroltu económico. N“ 92 (enero-marzo de 1984!. |>ágs 4BU y 489.
Precio Eip o . trigo Término* del
Año Eiportaciones Im porlactoc** Saldo
M trigo V harina intercambio

1925 1 972 567 911 1 992 835 604 •20.267 693 1220 2 237 883 80.3
1926 1 800 405 730 18 69 3 1 0 .2 2 0 -68.904 490 11,31 4.467.851 73.4
1927 2293920652 1 9 4 7 2 8 2 736 346 637.916 10.50 5.537 392 72.0
1926 2 3 9 6 6 0 8 299 1 9 0 1 6 0 8 474 494 999 825 968 6 809030 97.0
1929 2 167 599 813 1 969.084.896 208 5 1 4 9 1 5 8.79 2 362 389 90.4
1930 1 395691 317 1 679 960 782 -284 269 465 5.56 3 761.735 79.1
1931 1 455 814 660 1 173828.311 2 8 1 9 8 6 349 6.40 3 524 666 60.3
1932 1 2 8 7 7B2 498 8 3 6 2 6 4 536 4 5 1 5 1 7 962 528 4 0 1 3 423 58.7
1933 1 120 841.512 8 9 7 1 4 8 929 223662583 6,07 4 951 477 56.9
1934 1 438 433 978 1 109 0 3 2 444 328.501534 7.28 3948595 68.6
1935 1 569.349 057 1.174 981 2 2 3 394 367 834 10.52 1 724.362 70.3
1936 1 655 712.396 1.116 710 994 539 0 0 1 402 13.21 4 0 2 3 .1 8 9 86.7
1937 2 3 1 0 997.802 1 5 5 7 684 380 753 313 4 2 2 885 2 0 6 0 .4 0 9 97.3
1938 1 400.452 807 1 460 887 797 -60 4 3 4 9 9 0 8.71 4 886 970 79,5
1939 1.573.173.273 1.338.332 419 234 840 859 7.64 3 758.362 76,4
1940 1.427637 907 1.498 757 027 ■71 119120 fc'd s/d 715

N o ta : l a s c if r a s d e i m p o r t a c i o n e s e s t á n c a l c u l a d a s e n v a l o r e s r e a t e s t e n i e n d o e n c u e n t a l a s
d i f e r e n c i a s q u e s o b r e lo s v a l o r e s d e ta r i f a a d u a n e r a a c u s a n lo s v a l o r e s r e a l e s d e u n g r u p o
im p o r ta n t e d e a r t í c u l o s
T é r m i n o s d e l in te r c a m b io 1 9 1 3 = 1 0 0
F u e n te C o m ité N a c io n a l d e G e o g r a f í a (1 9 4 2 )

Cuadro 3.4. Comercio exterior y térm inos del Intercam bio (1925-1939) (en mSn).

En un principio, para haccr frente a la crisis, se pusieron en práctica políticas


ortodoxas, que. de acuerdo con la concepción dominante de la época, buscaban
equilibrar el presupuesto como base para estimular a los m ercados a encontrar un
nuevo punto de equilibrio. Conforme a esa orientación, se redujeron los salarios
de los empleados públicos y se practicaron múltiples restricciones presupuesta­
rias. Pero, al mismo tiempo, comenzaron a tomarse m edidas económ icas en las
que el Estado tenia un papel cada vez más importante. Paradójicamente, fueron
las viejas élites liberales las que condujeron este proceso, procurando de ese
modo salvaguardar un sistema económ ico en peligro, en el que se hallaban muy
involucrados sus propios intereses. La participación del Estado en la vida e c o n ó
mica del país comenzó allí un irresistible ascenso aunque, hasta m ediados de
1933. las políticas implementadas apuntaron a atenuar los efectos de la crisis cn
el corto plazo a la espera dc que los m ercados mundiales retornaran a su
funcionamiento "normal*.
La primera medida importante, que se tomó en octubre dc 1931 a fin de
atenuar el desequilibrio del com ercio exterior y la fuga dc divisas, fue la
implantación del control de cambios. El m ecanism o elegido consistió en la
creación dc una Comisión dc Control de Cam bios que tenia por objetivo fijar
periódicamente el valor de las divisas y asegurar el pago de las obligaciones
financieras externas. Esto se garantizaba mediante un sistema dc permisos dc
cambio que distribuía las divisas disponibles en función de una lista de prioridades
donde figuraba, en primer término, el pago dc la deuda externa y luego el de las
importaciones imprescindibles (materias primas para las industrias nacionales,
combustibles, bienes de consum o indispensables). En 1933, a fin de flexibílízar
el sistema sc ajustaron algunas dc sus disposiciones y en especial sc creó un doble
m ercado dc cambios, cuyo funcionamiento se analizará más adelante (” ).
Como consecuencia dc estas medidas la balanza comercial pasó de un déficit
dc 284 millones de pesos cn 1930 a un superávit de 539 millones en 1936, cn
tanto que los m ovimientos dc capital se volvieron también positivos y el nivel dc
reservas experimentó una saludable alza. Es cierto que las mejores condiciones
de la economía argentina entre 1933 y 1937 se debian. además de a las medidas
im plemcntadas. a una mejoría de la coyuntura mundial. La sequía que padeció cl
hemisferio norte en 1937 contribuyó para que el sector externo mostrara una
recuperación, aunque retrocedería nuevamente en 1938, cuando sc produjo una
nueva crisis.
El increm ento del 10 % que se fijó cn los aranceles aduaneros contribuyó a
acentuar cl efecto proteccionista que de hecho tenían las disposiciones cambiarías.
Pero los efectos dc am bas m edidas resultaron amortiguados j>or la firma del Pacto
Koca-Kunciman. que establecía una política discriminatoria en favor dc las
em presas y exportadores ingleses. Con todo, tuviera o no esa finalidad, cl fuerte
proceso de industrialización por sustitución de importaciones que vivió el paisen
aquellos años, sc debió en gran |>arte a la política adoptada por los gobiernos
conservadores dc entonces en el sector externo.

3 ,4 .2 . El P acto Roca-Runcim an y el problema de las carnes

La disminución del dinamismo cn las relaciones económicas dc la Argentina


con Gran Bretaña hacia fines de los años '20 y su importancia para los sectores más
tradicionales del país sudamericano sc manifestaron en un creciente interés por
lograr una solución dc los problemas que afectaban los vínculos bilaterales. Por
eso, en 1929 se realizó cl primer intento dc convenio bilateral con Inglaterra, que
puede tomarse com o el antecedente más importante del futuro Pacto Koca-
Kunciman,
Esc año. en el marco de una visita a varios paises dc Sudamérica. llegó una
misión británica a la Argentina encabezada por Lord DAmanoh, que arribó a un
acuerdo con el gobierno de Y h io o h ü ’ por el cual sc estableció un crédito reciproco
por 100 millones dc pesos oro para la compra de material ferroviario por parte de
nuestro país, a cam bio de carnes y cereales. La misión D'Abemon tenia como
principal objetivo la recuperación dc ciertas industrias británicas que se encontra-

(37) Para un anaiisis detallado <lcl control dc cambios pueden consultarse las tres obras
clásicas sobre cl tema: RtvtMooi Autnoc.. W 1 19541; Pr«>os Awixktt. Jrsis. Cl control ele
cam bias. Rueños Aires. 1944 y Sun». Vmcxi. Cxchartjje Control and thc .Argcntinc J*larhet,
Nueva YorH. 1941.
barí en declinación y no podían resistir ya una com petencia libre frente a las firm as
de otras potencias y a la aparición de bienes suslitutivos. corno el transporte
autom otor y el petróleo.
T.n el inform e presentado para dar cuenta de su m isión a la Argentina. Lord
D'ABamon señalaba que "la Argentina, especialm ente, no puede depender del
m ercado británico abierto y m enos aún de la capacidad y de la buena voluntad
británicas para absorber una cantidad m ayor de sus productos, a no ser que se
asegure ofreciéndonos facilidades para el com ercio reciproco". Pero al m ism o
tiem po reconocía que Oran Bretaña no había sabido aprovechar plenam ente las
ventajas que tuvo en el pasado, y ahora hacía frente a una com petencia m uy
m arcada de otros países, sobre todo de los Estados Unidos, por lo cual tam bién
le era conveniente estim ular las relaciones económ icas y com erciales con la
nación del Plata (M)
No es de extrañar que para el cónsul norteam ericano cn Buenos Aires, el
tratado se hacia con el solo fin de perjudicar a los Estados Unidos, y el m ism o
em bajador británico reconocía que el convenio representaba un regalo de 7 a 8
m illones de libras para las induslrias británicas sin ventajas aparentes para la
Argentina. Porque no significaba un aum ento de las exportaciones argentinas, sino
un com ercio "alado* a la com pra de productos ingleses. Sin em baryo, el Convenio
Oyhanarte-D’Abem on no llegó a ser aprobado por el Congreso (donde Y k i o o y e h veía
generalm ente bloquear sus proyectos por la oposición) antes del golpe de Estado
de setiem bre de 1930, y, por lo tanto, no tuvo vigencia. A pesar de ello, lo que no
se logró concretar a través suyo, se consiguió cn parte, m ás tarde, cn m ayo de
1933, con el Pacto Koca-Runciman (**).
En tanto, la depresión m undial afectaba seriam ente el sector ganadero
argentino. La reducción del poder adquisitivo en el extranjero detem iinó una grave
contracción de la dem anda de carne local. El volum en de exportaciones cárnicas
a ultram ar descendió en m ás del 25 % entre 1929 y 1932, y si bien el consum o
interno aum entó levem ente, las m atanzas anuales de 1931 y 1932 fueron
m enores con respecto a los años anteriores a la crisis. Debe agregarse que. al
tiem po que dism inuía el volum en exportado, tam bién caían los precios.
A m ediados de 1932 se sum ó a este fenóm eno el hecho de que los países del
Com m onwealth se reunieron en la C onferencia de Ottawa solicitando un retom o
al sistem a proteccionista de "preferencias im periales* a fin de defenderse de la
crisis. Esto significaba para el Reino Unido, abandonar los principios del ‘ librecam ­
bio* por los cuales habia bregado desde m ediados del siglo X IX . Se desarrolló así
una serie de convenios destinados a consolidar la unidad económ ica del Im perio,
y Oran Bretaña se com prom etió con Australia y nueva Zelanda a que la im portación

(381 lord D'Auwwrv "Informo sobre las relaciones com erciales anglo-anycntinas*.
Kevísta de Economía Argentina, fl” 141. marzo de 1930. p.ii+s 232-241.
139) C f ron<w, J. y O 'C o w ie u , A. (1973).
de carne enfriada 'extraim periai* seria m antenida al nivel de las im portaciones de
ju n io de 1932, cuando las exportaciones argentinas acusaron uno de sus niveles
m ás bajas dc casi toda la década. Cn relación con el m ism o ano base, las
im portaciones de otras regiones se reducirían en seis etapas trim estrales a sólo el
65 % de su nivel anterior. Se privilegiaba de esc m odo en el com ercio británico a
los paises del Com m onwealth m ientras que la im posición dc cuotas (y la reducción
de las im portaciones) para los productos argentinos constituía una realidad. Los
ganaderos argentinos podían perder a sus clientes m ás valiosos.
Por otro lado, com o consecuencia del control de cam bios argentino, las
ganancias de las com pañías británicas, sin posibilidad de ser rem itidas, com enza­
ron a acum ularse en Buenos Aires, m ientras que cl aum ento de los gravám enes
aduaneros preocupaba a m uchos exportadores británicos cuyos productos habían
gozado de franquicias.
La Sociedad Rural Aigentina com enzó, entonces, a presionar al gobierno de
Justo para que se em prendiera una acción diplom ática a fin de ayudar a los
ganaderos locales a m antener su participación en el m ercado del Reino Unido y
arrebatar cl control del com ercio exterior al pool frigorífico anglo-norteam ericano.
El gobierno conservador, m uy recep<ivo a esta presión, envió a Londres, cn 1933,
una m isión encabezada por Jiu o Anocnnno Roca (h), vicepresidente de la Nación,
para negociar el m antenim iento de la cuota argentina de carne enfriada en el
m ercado británico.
¿C u áles eran los condicionam ientos que se planteaban cuando viajó la m isión
R o ca? Por el lado argentino, la principal preocupación era. evidentem ente, la
am enaza de reducción de la cuota de im portación de carnes para los paises ajenos
al Com m onw ealth, com o la Argentina. Tam bién perjudicaba la im plem entación de
licen cias de im portación, que oficializaban el po o l de los frigoríficos im poniendo
el control del com ercio de carnes por parte de Inglaterra. Pero, al m ism o tiem po,
algunas m edidas del gobierno argentino afectaban los intereses británicos, com o
el control de cam bios y el increm ento de aranceles, asi com o inquietaba la
situación de diversas em presas y com pañías británicas (dc seguros, ferroviarias,
tranviarias) y de los negocios vinculados a la obtención de contratos públicos (**').
Por consiguiente, tanto para la Argentina com o para Inglaterra había elem en­
tos diversos de negociación, cuando viajó la m isión Roca — con el pretexto de
devolver una visita del príncipe de G ales a nuestro pais— a negociar el m anteni­
m iento de la cuota dc carnes para la Argentina. Lo que Oran Bretaña pretendía era
una asignación preferencia! dc las divisas, un desbloqueo de fondos congelados
y una reducción de los aranceles. A cam bio, estaba dispuesta a aceptar la

(40) SnK D i Primo, "Cl deterioro y fin de Id hegemonía británica sobre la economía
argentina. 19 14 1947". en P»rwi». M. y otros Estudios sobre tas orígenes del peronismo 2
Buenos Aires. 1975, pág* 36-43.
suspensión tem poraria del pago del servicio de la deuda externa. La Argentina, por
su parte, pedia que no se redujera la cuota de ch ille d o carne enfriada, y que el
gobierno local m antuviera el control dc esa cuota (“ l.
Los ingleses no se hallaban tan seguros en su posición negociadora. Un
m em orándum del Foreign O ffice dc la época señalaba: '...s c puede hacer
cualquier cosa con una bayoneta m enos sentarse sobre ella, tiernos inducido a los
argentinas a negociar por m iedo (...) no vam os a poder seguir adelante solam ente
con m iedo I...I Sí dejam os pasar esta etapa, hay un peligro real de una reacción
violenta en la Argentina" (*J ).
Sin embargo, la firma del polém ico Pacto Roca-Runciman. el 13de mayo dc 1 9 3 3 ,
no ofreció dem asiadas ventajas |>ara la Argentina, m ientras satisfacía la m ayor parte
de los pedidos del lado británico (*-'). f.n forma resumida, cl Pacto aseguraba una cuota
de carne enfriada cn cl mercado inglés (en un monto un 10 % m enor que la cantidad
importada hasta junio de 19 3 2 , la más baja de los últim os años), e Inglaterra concedía
una participación a los frigoríficos nacionales para la exportación de carne argentina
mediante una cuota del 15 % que tardó varios años en poder hacerse efectiva. A
cambio, Gran Bretaña lograba diversas medidas que favorecían a los intereses
británicos. Así, por ejem plo, se garantizaba, a través del m ecanism o del control dc
cam bios, la cantidad de divisas necesarias para hacer frente a las rem esas corrientes
al Reino Unido en un volum en igual a las ventas de productos argentinos hacia aquel
país (lo que constituía un evidente privilegio respecto de otras naciones); se asumía
el comprom iso de tratar de una manera "benevolente" —o sea, cn forma preferenclal—
las inversiones inglesas; y se aceptaba no increm entar los aranceles sobre algunas
im portaciones británicas, com o cl carbón, e incluso reducir los aranceles para otros
productos de ese origen. La famosa frase de Juuo A. Roca (h), celebrando la firma del
pacto, en el sentido de que la Argentina era "por su interdependencia recíproca, desde
cl punto de vista económ ico, una fiarte integrante del Reino Unido", parecía hacerse
realidad.
Los acuerdos financieros de 1933, que acom pañaron cl Pacto, los llam ados
"em préstitos de desbloqueo", establecieron un plan de em isión dc bonos de largo
plazo y a un interés razonable para poder reestructurar las deudas anteriores,
dinero bloqueado por no haberse logrado la cantidad de cam bio suficiente para
hacer las correspondientes rem esas. Los títulos eran transferidos a los tenedores
dc ese dinero bloqueado, los cuales lo traspasaban al Tesoro argentino para ser
destinado a la am ortización dc la deuda flotante (**). El gobierno m antuvo asi el
servicio íntegro de su deuda externa, a diferencia dc lo que ocurrió con otros países
latinoam ericanos. En años posteriores, sc hicieron nuevas conversiones de la

i41 Cf OmiMmrr. Damci, Cl gobierno de las tacas. Buenos Aires. 1972.


(42) rounci Omct, A7753/I0/2, 18/11/1932.
<43i Ver texto del Pacto en M m usk G. y Aivuua, t i. Cl Cslado y la economía. 1930 1955,
tomo I, Buenos Aires, 1983. pags 46-54.
(44)Pwwmm.R. Obras. ..! II tI9 9 |i, pág 107; Aumocit, Prtt*. "Dependencia, historiografía
y objeciones al Pacto Rota", en Desarrollo económico. fV 99, octubre-diciembre de 1985.
deuda externa alargando plazos y reduciendo cl interés. Esta conducta virtuosa ha
sido elogiada por algunos autores, que señalan que con ello se m antuvo alto cl
crédito nacional (*').
O tros, en cam bio, consideran que la actitud m ás flexible con respecto al pago
de su deuda por parte de paises com o el Brasil, no los perjudicaron m ayorm ente
e incluso se favorecieron utilizando "la suspensión de pagos en form a total o
parcial, com o instrum ento de su diplom acia económ ica", m ientras la Argentina,
que siguió rcs|>etando sus com prom isos internacionales, no obtuvo m ayores
beneficios en sus negociaciones internacionales posteriores Se sostiene
tam bién que, en tanto la dism inución de la actividad económ ica entre 1930 y 1932
fue m enor en Brasil que en la Argentina; el crecim iento económ ico entre 1932 y
1937 fue m ayor (7.5 % anual) para cl prim er país que para el segundo (5 % anual i.
lo que indica que aquellas naciones que renegociaron su deuda tuvieron m ejor
desem peño que las que cum plieron con ella (*’ ).
Cl problem a en la evaluación del Pacto Roca-Runciman consiste en saber, dc
todos m odos, si realm ente el com ercio de carnes era fundam ental para la
Argentina o sólo lo era para un sector económ ico particular y en establecer si no
podia negociarse dc otra m anera, considerando, (>or ejem plo, que el envió de las
rem esas por intereses y dividendos, que preocupaba m ucho a los ingleses, se
hallaba prácticam ente bloqueado por el control de cam bios y que cl m onto anual
de esas rem esas, que se calculaba en cerca dc 15 m illones dc libras esterlinas, era
casi idéntico al de las exportaciones de carne enfriada al Reino Unido, lo que podia
haber constituido un elem ento dc negociación im portante (* * l. Adem ás. Inglaterra
dependía cn gran m edida dc las exportaciones argentinas, y cn particular de la
carne enfriada, debido a las distancias, ya que los barcos frigoríficos no garantiza­
ban que los producios dc oíros países com petidores llegaran en buenas condicio­
nes al m orcado británico. Cn esa cuestión, el Pació de Ottawa era más un fantasm a
que una am enaza real para la Argentina.
Sin em bargo, si cl Pacto Roca-Runcim an evitaba una brusca contracción de las
exportaciones de carnes, no aseguraba la posición de los ganaderos. Cl carácter
oligopólico dc los Irigorificos y la falla de control estatal en el ncgocio les perm itía
a aquéllos ejercer plenam ente su poder de com pra, clasificando la calidad de las
reses y m anejando los precios dc m anera arbitraria. Los ganaderos volvieron,
entonces, a reclam ar la intervención del Cstado en su defensa, aunque la división

(45) O r« m.«wr, P u lo y U « n . Utas. O cic lo tic In Ilusión y e l desencanto Ln siglo de


políticas económ icas argentinas. Buenos Aires, 1998. pág. 134 Aunque estos aurores
senalan que Brasil se comportó distinto por la menor capacidad de presión de Inglaterra.
Dicho de otro modo, porque era mucho menos dependiente dc los mere artos británicos que
la Argentina Aunque los norteameric anos también se comportaron de una manera 'flexible*
con los deudores brasileños
(46) Mahic iial, C. (1982). pags 250 262.
(47) Vt<j\h/uor->. Míwr.-A-t* y WffXKMUD, A rgentina en e l siglo XA: Crónica de un
cre cim ie n to anunciado. Paris, 1997. ñola 28, pág. 25B
(48) Cf. Fono*. J. y O 'G w tu .. A. (1973).
entre criadores e invernadores se hizo m anifiesta en las discusiones sobre el
alcance de la intervención. Los prim eros pretendían una organización de produc­
tores con participación directa cn la industrialización y com ercialización de las
carnes, m ientras que los seq u M o s sólo exigían un m arco regulatorio. pero
rechazaban la idea de que el Astado se inm iscuyera directam ente en la gestión de
las em presas.
finalm ente, el 29 de setiem bre de 1933, se aprobó la ley que creaba la Ju n ta
Macíonal de Carnes. Sin recoger sus planteos en bloque, la ley se Inclinaba a
satisfacer las dem andas de los invernadores. Aun asi. contem plaba la creación del
Frigorífico nacional de la C apilal y de la Corporación Argentina de Productores de
Carne (CAP), organism o que iba a ser dirigido durante largo tiem po por H o r a c io
Prjff-iM. un notorio dirigente criador.
Los frigoríficos continuaban, sin em bargo, ejercien do su dom inio. M ientras los
precios cn el m ercado inglés habían com enzado a subir, ellos pagaban a los
ganaderos un precio cada vez m enor. Por eso, cn 1934. ü s m id r o a t la T o h k i:, senador
por Santa Fe. declaró que los ganaderos aún estaban siendo explotados por los
frigoríficos. Propuso, entonces, que se designara una com isión dedicada a la
investigación de m aniobras perjudiciales para los productores en la industria de
la carne, m oción aprobada e ll de setiem bre de 1934. La investigación llevó seis
m eses, en los que la Com isión Investigadora del Com ercio de Carnes debió luchar
contra los obstáculos que sistem áticam ente le ponian tanto el gobierno nacional
com o los propios frigoríficos.
Un acontecim iento muy conocido perm ite graficar las obstrucciones al trabajo
de la Com isión. I-a em presa Anqlo se había negado a entregar los cálculos de sus
costos de producción, que tenia en Buenos Aires, pero tres estibadores portuarios
denunciaron que las planillas correspondientes estaban siendo enviadas a la casa
m atriz en el vapor 'norm an Star" colocadas cn m ás de veinte cajo nes con el rótulo
de com ed b ccí. cubiertos por bolsas de estiércol (*").
A pesar de las dificultades, tanto el inform e de la m ayoría de la Com isión com o
el presentado por el senador Di l a Tohkí cn m inoría lograban m ostrar flagrantes
irregularidades. Se señalaba. |xx ejem plo, la falta de fiscalización gubernam ental
en las declaraciones del im puesto a los réditos para el caso de los grandes
frigoríficos extranjeros, que contrastaba con el gran celo puesto cn el control de
los frigoríficos de origen nacional, f-sto. sum ado a las am plias evidencias de que
el p ool de frigoríficos estaba evadiendo una parte im portante del tributo perm itía
sospechar de la connivencia de algunos funcionarios en una estafa al E-stado.
Tam bién recibían esos frigoríficos un tratam iento "p referen cial" en la Com isión de
Control de Cam bios a la hora de negociar las divisas obtenidas.

i*9> P*uu h». Airremi. Petróleo, m o nopo lios y Id lilun dio. Bueno» Aires, 1957, pág 138.
Se acusaba, sobre Iodo, a los em presarios de los frigoríficos de dom inai por
com p leto el m ercado de la carne, lo que perm itía m anejar de m anera discrecional
el precio del ganado, independientem ente de las fluctuaciones de los precios en
Sm ith lield (el m ercado de Londres», favoreciendo a un |>equerio núm ero dc
in vernadores y expoliando a la inm ensa m ayoría de los productores. Los frigoríficos
im ponían, adem ás, condiciones inhum anas de trabajo a los obreros, a quienes
pagaban salarios m iserables. Su poder, con el apoyo del aparato burocrático del
Estado, era utilizado tam bién para forzar una descapitalización dc los pequeños
frigoríficos com petidores y para desplazarlos por com pleto del m ercado de
exportación o absorberlos.
Se señalaba, adem ás, que las leyes que creaban la Ju n ta nacio n al dc Carnes
y la C AP eran utilizadas discrecionalm ente en provecho del grupo oligopólico de
frigoríficos extranjeros y del grupo ganadero m ás vinculado a ellos, desvirtuando
los ob jetivo s in iciales que apuntaban a encontrar una solución a los productores
y frigoríficos m enos poderosos.
En especial, el ataque del político santafesino consistió en denunciar no sólo
la acció n d istorsiva del m ono|x>liode los frigoríficos, sino tam bién la com plicidad
del gobierno cn las m aniobras de dichos em presarios, La discusión term inó, luego
de varias sem anas de tratam iento del tem a, con el asesinato, en el m ism o recinto
del Congreso, de otro senador por Santa Fe, Enzo BoM M itetlC N r . am igo de Lisa-oro or
la ToKur. y a quien iban dirigidos aparentem ente los disparos, uno de los crím enes

m ás im pactantes de la historia política argentina iVJl.


Lucg ode estos acontecim ientos, adem ás del repudio del crim en, loq ue quedó
cn evid en cia fue que la conducta de los frigoríficos era c laram ente ilícita. La Prensa.
uno de los d iarios m ás influyentes dc Buenos Aires, expresaba, el 31 de ju lio de
1935. lo que pensaba la opinión pública:
'C re em o s que estam os en presencia de uno de los trabajos parlam entarios
m ás útiles realizados hasta hoy en cl pais. y el hecho de que haya sido
ensom brecido por un crim en que constituye una gran vergüenza no le resta
trascendencia. La investigación del Senado ha adelantado cn varios años la
solución, que no puede ser fácil, del problem a ganadero nacional en todo lo que
se relaciona con el com ercio exterior e interior de carnes.
"D e hoy en adelante, ni la actual adm inistración ni sus continuadores podrán
perm anecer im pasibles ante los procedim ientos m onopolistas, violaciones de
leyes y evasio nes dc im puestos que se han dem ostrado, so pena de incurrir en las
m ás severas san cion es m orales dc la opinión pública. Eso se ha ganado hasta
ahora en la jo rn a d a ."

( 5 0 ) Cl P I k i C M » , K 11 0 3 7 1 : Sniu, P, (1960). Kl asesino, R a m o * V a u i u C o m a , era un


guardaespaldas del ministro de Agricultura, hecho que arrojaba sospechas sobre las
autoridades gubernamentales.
El Acuerdo Roca-Runciman tenia una duración de tres arlos. Al culm inar su
periodo de vigencia en 1936, am bos gobiernos iniciaron una nueva ronda de
negociaciones. 1.a coyuntura presentaba ahora características diferentes de las
existentes cn 1933. El gobierno británico se encontraba bajo una fuerte presión
de los propios ganaderos ingleses, que dem andaban sim ultáneam ente protección
frente a la com petencia extranjera y apoyo financiero oficial. Por eso. en cl nuevo
tratado —conocido com o "M albrán Eden*— las carnes argentinas fueron gravadas
con un arancel del 20 % sobre el precio de venta, que se utilizaría para
subvencionar a los ganaderos británicos. A cam bio de ello, el gobierno argentino
adquiria el derecho dc distribuir los perm isos de exportación entre los frigoríficos,
aunque las críticas de las organizaciones rurales en las que tenían influencia los
criadores apuntaron al hecho de que las cuotas no sufrieron m odificaciones
sustanciales con respecto al periodo previo, en cl que eran m anejadas por el
gobierno inglés. El nuevo tratado ponia dc m anifiesto con m ás claridad que el
anterior la debilidad del gobierno argentino en las negociaciones y la creciente
dificultad para sostener los pilares de la estructura productiva de la Argentina {5I).
Para com pensar las pérdidas que cl nuevo tributo británico podia acarrear a
los ganaderos y a los frigoríficos, el gobierno im plem ento un subsidio y un tipo de
cam bio diferencial para las divisas liquidadas por los frigoríficos. De esa m anera,
el precio final de venta del ch illa d b eef argentino en el m ercado londinense no
sufriría alteraciones a pesar del im puesto y las exportaciones no se verían
alteradas. Asi, el erario público, nutrido por los contribuyentes argentinos se hacia
cargo del subsidio a los ganaderos británicos.

3 .4 .3 . Las relacion es com erciales y otros tratados


Internacionales de la época

La prim era reacción de las autoridades argentinas ante la Depresión fue evitar
que cl im pacto de la crisis golpeara las relaciones con Oran Bretaña, especialm ente
en lo referente al com ercio de carnes. Por eso, hasta la firm a del Pacto Roca-
Runcim an cl principal foco dc interés se centró allí, m ientras se contem plaba casi
pasivam ente él deterioro dc las relaciones con otras potencias.
Una vez logrado el objetivo principal con la firm a del Pacto, la política exterior
recuperó dinam ism o, aunque introduciendo características novedosas con res­
pecto al pasado. En prim er lugar, y probablem ente recogiendo la influencia del
turbulento contexto m undial, se avanzó firm em ente hacia el bilateralism o. que

(511 Cf D rosw m t . D. (19 7 2 ).


quedó plasm ado en un con junto de H alados con diversos países con los que se
deseaba profundizar las relaciones recíprocas, com o Alem ania. Suiza, Brasil,
Bélgica y Holanda.
Cn segundo lugar, y vinculado a lo anterior, pudo observarse un m ayor interés
cn la diversificación de los m ercados de ex|x>rtación e im portación. Esto no
significaba, en principio, cuestionar el papel de Oran Bretaña com o socio
privilegiado, pero com enzaba a señalar los lim ites que la relación con dicha
potencia im ponía al crecim iento argentino, algo que quedaría más claro aún luego
de la firm a del Pacto Malbrán-Eden.
Por otra parte, la desestructuración del orden económ ico m undial provocó una
agudización de la com petencia entre las |>otencias, que pugnaron por conquistar
un lugar de privilegio en territorios donde previam ente no habían tenido un interés
especial. En el caso de Am érica Latina en general y de la Argentina cn particular,
la disputa por increm entar su influencia llevó a Oran Bretaña, los Estados Unidos
y Alem ania a im portantes conflictos y roces, que no pudieron atem perarse hasta
la consolidación de un nuevo orden internacional en la inm ediata posguerra. Esto
le perm itía a los países latinoam ericanos aprovechar las disputas para negociar con
m ayor laxitud, pero los som etía tam bién a un juego de presiones m ás intensas.
Teniendo presente este com plejo contexto, se puede avanzar en el análisis de
las relaciones de la Argentina con algunos países que tuvieron especial im portan­
cia en el rediseño de los lincam ientos principales de la política exterior, uno de
cuyos ejem plos m ás claros lúe Alem ania. En décadas anteriores, especialm ente
antes de la Prim era O uerra Mundial, dicho pais habiasido un proveedor im portante
del m ercado argentino, aunque cn los años '20 se hallaba lejos del nivel de Oran
Bretaña y los Estados Unidos. A su vez la Argentina, era la nación sudam ericana con
m ejores relaciones económ icas con Alem ania. En 1927, las inversiones alem anas
en el |>a¡s sum aban 275 m illones de dólares, lo que representaba un 7.92 % del
total de inversiones extranjeras, m ientras que su participación en el com ercio
exterior argentino era de un 11,2 % de las im portaciones y de un 16.5 % de las
exportaciones para esc año.
La crisis del ‘30 afectó fuertem ente esas relaciones, que se deterioraron hasta
1934. afectando especialm ente al com ercio bilateral, que virtualm cnte se derrum ­
bó. O curre que, al m om ento del advenim iento del nazism o al poder. Alem ania
sufría una severa escasez de divisas. Para superar este inconveniente, la estrategia
germ ana consistió en negociar convenios de com pensación a fin de colocar sus
productos a cam bio de aquellos que necesitaba, procurando tam bién créditos
para la adquisición de m aterias prim as que destinaba para sus industrias sin
necesidad de utilizar divisas.
Bajo estas circunstancias se envió una delegación a Sudam érica encabezada
por O t to K im -, que com enzaría por visitar la Argentina en ju n io de 1934. Inicialm en­
te las negociaciones se toi naron com plicadas debido a que los alem anes plantea­
ron su im posibilidad de com prar carnes. Adem ás, la Argentina se resistía a
convalidai un intercam bio sin divisas. Pero el 28 de noviem bre de 1934 se firm ó
finalm ente un Convenio C om ercial y de Pagos, donde am bos países se com prom e­
tían a que sus Im portadores tuvieran un tipo de cam bio tan favorable com o el de
cualquier otra nación. Se creó tam bién un organism o m ixto para contem plar las
discrepancias que pudieran generarse en la puesta en práctica del acuerdo, con
sede en Buenos Aires <M).
Cl convenio con Alem ania fortalecía la clásica d ivisión internacional del
trabajo, de intercam bio de m aterias prim as por productos m anufacturados,
asem ejándose, cn este sentido, a la relación que existía con cl Reino Unido. Cs asi
com o Alem ania se convirtió, a partir de 1937. en el principal com prador de carne
congelada argentina, absorbiendo alrededor del 50 % dc dichas exportaciones, y
su im portancia com o com prador de cereales y lino tam bién se increm entó
significativam ente. Dado cl fuerte superávit com ercial que la Argentina tenia en cl
intercam bio bilateral, el gobierno argentino triplicó las com pras oficiales prove­
nientes de dicho pais. incluyendo im portaciones dc m aterial ferroviario, hasta
entonces prácticam ente m onopolio de las firm as británicas.
Aun así. cl com ercio no logró retornar a los volúm enes de la década del '20.
dadas las dificultades dc Alem ania para equilibrar el intercam bio, debido a sus
mayores precios en relación con la com petencia, a los plazos de. entrega
excesivam ente largo sya las necesidades de abastecim iento interno para sustentar
la carrera arm am entista, que dejaba poco margen para increm entar los saldos
exportables. A estos problem as se les agregaban cl carácter estacional de las
exportaciones argentinas y los atrasos en los pagos de los im portadores de este
pais. Con cl Inicio de la Segunda Guerra Mundial, finalm ente, el com ercio bilateral
se interrum pió casi en form a total (’ ').
A pesar de las dificultades apuntadas, la im portancia del com ercio cn las
relaciones bilaterales era m ayor que lad e las inversiones alem anas cn la Argentina.
A fines del siglo XIX, los capitales alem anes com enzaron un proceso dc expansión
en el pais del Ptata. Su Ingreso tardío y los vínculos que la Argentina había trabado
ya con Gran Bretaña los confinó a sectores dc im portancia secundaría. No
obstante, allí fueron conquistando una |>osiclón cada vez m ás firm e, m ientras se
transform aban de em presas com erciales en productoras directas. Si bien durante
la Prim era Guerra debieron retirarse del m ercado, en la década del '20 recuperaron
su antigua posición.
Aunque existe cierta controversia en torno a la m agnitud de las inversiones
alem anas en los anos 30. si se tiene cn cuenta el lugar secundario dc la Argentina
para Alem ania, las dificultades del intercam bio y la estrategia económ ica alem ana,
no resulta extraño que éstas no hayan sido muy dinám icas. De alli que. frente a los
capitales británicos y norteam ericanos, ocupaban un lugar secundario y tendían a
perder participación, sobre todo frente a los segundos.

152) Cf, Etin., Ak>mh /).i> Iirltlc K cich u n d Argentinlen. C o lo n ia. 1970.
(5 3 ) obo, Amwis, 'L a A lem ania nazi y la Argentina en los anos 30. crisis eco n óm ica,
b llateralism o y grupos de in te ré s', en C irio s en la historia, la e c o n o m ía y la sociedad. N 2.
prim er sem estre de 1992.
Las inversiones germ anas sc caracterizaban por un fuerte grado de concentra­
ción originado cn la escala de producción que dem andaban los sectores en los
que se situaban, el tam año dc las em presas que se instalaron o el carácter
oligopólico de esos m ercados (construcción, industrias quím icas y otras activid a­
des industriales, com unicaciones, etc.). Adem ás tenían una gran diversificación,
em ergente tanto de la búsqueda dc m ayores ganancias com o de com plem entar la
actividad principal con la integración vertical de la cadena productiva. Su com por­
tam iento m ostraba la constitución de un grupo con firm es vínculos entre em pre­
sas. tanto por la ínten-elación com ercial y productiva, com o por la participación de
m iem bros com unes en m últiples directorios, El capital bancario era un luerte
factor de cohesión. Sin em bargo, esto no im pedia por com pleto la aparición de
com petencia y recelos entre diversas firm as.
F.l estallido dc la guerra significó un duro traspié para las em presas alem anas
en la Argentina. La interrupción del com ercio bilateral las aisló del viejo continente
y las m edidas dc boicot anglo norteam ericanas las confinaron al m ercado interno,
t i aislam iento interrum pió la rem isión de utilidades, lo que perm itió, em pero, una
m ayor capitalización. La presión de los paises aliados im pulsó al gobierno
argentino a ejercer un control creciente de sus actividades hasta que. con la
declaración de la guerra, fueron expropiadas y nacionalizadas (M).
Tam bién con los Estados Unidos se firm ó un tratado com ercial en 194 I . pero
en este caso las negociaciones padecieron de las m últiples dificultades que
atravesaron cn los años '30 las relaciones argentino-norteam ericanas El prim er
m olívo dc conflicto fue sin duda el m ism o Pacto Koca-Runciman, que por sus
cláusulas con respecto al tratam iento diferenciado del control de cam bios, los
aian celcs y las inversiones, beneficiaba al Keino Unido y discrim inaba a terceros
paises y. cn especial, a los Estados Unidas, que eran, com o hem os visto, el
segundo p aite n alrc económ ico m ás im portante de la Argentina. El secretario de
Estado norteam ericano, Cordeu. H u í, advirtió directam ente a los representantes
argentinos en W ashington sobre las consecuencias que podía traer cl tratado sobre
el com ercio «Je su país, "confirm ando que en el Pacto había evidentes elem entos
de discrim inación a favor del Reino Unido" (*5). La cuestión principal que los
norteam ericanos enjuiciaban era el m anejo del control de cam bios (Vl).
Por esa razón, aunque en jun io de 1934 se aprobó en cl Congreso norteam eri­
cano la 'R ed p ro cal Trade Agreem enl Act". que estim ulaba la firma de tratados
com erciales recíprocos con otros países sobre la base de la cláusula de la nación más
favorecida procurando elim inar todo ti|K> de discrim inaciones m utuas y barreras
com erciales, las negociaciones con la Argentina fueron dem orándose F.n 1935. el
gobierno dc Washington trató de dar una solución parcial al problem a del embargo
sanitario de carnes m ediante una Convención Sanitaria que autorizaba la entrada de
productos (wovenlentes de la Patagonia zona que estaba libre de problem as dc

(541 Cf. Musaccmo. Ammrj. "Los capitales alemanes cn la Argentina en la decada del 30",
en Jahrburh lú r Oeschlchle l^tcinam eriluis. Colonia. 2000.
(55) García Mduma. Fewwnuo y Mayo, Cajú». 'Estados Unidos, Gran Bretaña. Argentina y el
Tratado Roca Ruin imán', en Academia Nacional de Ut llislo iia, Buenos Aires. 1999. páq. 6
(56) Cf S au-.ua, V. (1941)
aftosa. pero los intereses del llam ado 'la m í bloch" (ganaderos y agricultores del
m edio oeste y oeste estadounidense, que veían en la Argentina un com petidor fiara
sus propios producios) fueron más fuertes y la Convención no se aprobó.
Recién en agosto de 1939. poco antes de la invasión a Polonia y el inicio de
la guerra, el Departam ento de Estado norteam ericano dec idió in iciar form alm ente
las negociaciones para un acuerdo bilateral. Sin em bargo, a pesar de que el
com ercio entre los dos países había decrecido fuertem ente con respecto a la
década de 1920 el acuerdo se dem oró todavía dos años. En la Argentina eran los
sectores industríales los m ás Interesados en llegar a un arreglo, pues la situación
del abastecim iento de bienes de capital y m aterias prim as había devenido crítica,
en un país que se industrializaba rápidam ente. Algunos m iem bros prom inentes del
gobierno argentino se m ovían en la m ism a dirección y el Plan de Reactivación
Económ ica presentado al Congreso argentino por el m inistro de Hacienda, Frnfjuco
Pi'fDo. que analizarem os m ás adelante proponía regularizar en form a prioritaria
las relaciones con los EE.U U.. al tiem po que un m iem bro del equipo económ ico.
R all PKrniscn. viajaba a Washington para obtener un crédito del Exitnbank.
Finalm ente, el 14 de octubre de 1941 se firm ó el tratado com ercial entre los
dos países, que reem plazaba el firm ado en 1833. Pero si bien am bos se concedían
el tratam iento de la nación m ás favorecida en todas las cuestiones relativas a
derechos aduaneros, que significaba gozar recíprocam ente de las m ism as ventajas
concedidas a terceros |>or cualquiera de ellos, no se incluyó el lem a de la venta de
carnes y no se elim inaron aranceles e im puestos que m uchos productos
agropecuarios tenían de acuerdo con la legislación de los EE.UU. El convenio no
resolvía asi el tem a principal de controversias cn cuanto a la colocación de las
exportaciones argentinas aunque facilitaba el abastecim iento de productos cn el
m ercado norteam ericano.
La solución estaba lejos de llegar, aunque la guerra, si en otro sentido
entorpecería las relaciones políticas y económ icas, favorecería nuevam ente por un
tiem po la venta de productos agro|>ccuarios al |>ais del norte, debido a las m ayores
necesidades originadas por el conflicto bélico.
Otras negociaciones com erciales im portantes cn la época se desarrollaron con
nuestro principal vecino, el brasil. El com ercio arge rttino brasileño representaba
en los años '30 entre un 5 y un 6 % de las im portaciones y las exportaciones
argentinas y los saldos com erciales eran variables en el tiem po. Pero existía por
parte de las autoridades de los dos países el ánim o de increm entarlo, ts asi, que
el 29 de m ayo de 1935. aprovechando la visita a Buenos A ires del presidente del
brasil, G rn u o V akqas . se firm ó un convenio de cooperación y coordinación en el
cual se designaron técnicos a través de los m inisterios de Agricultura, para un
m ejor conocim iento de las condiciones sa n ita ria s!'7).

(57) Cf. Tiimr. Cniur. 'Estados Unidos, la Argentina y la unión aduanera con el Brasil,
19 3 5 1li42‘. en Licios en la historia, la econom ía y la sociedad N 13. Buenos Aires. 1997.
pág 152.
Tam bién se firm ó un tratado de com ercio y navegar ión entre los m inistros dc
Relaciones Exteriores de am bos (Mises, el cual contem plaba para las partes la
entera libertad de com ercio v navegación, y la protección e igualdad reciproca de
sus respectivos ciudadanos cn cl territorio vecino cn cuanto a sus personas y
bienes.
A partir de 1939 se aceleró la preparación dc la unión aduanera con cl Brasil.
El 13 dc abril de 1939 se firm ó cn buenos Aires un protocolo, donde cl gobierno
argentino se com prom etía a asegurar perm isos previos al tipo de cam bio oficial
para las m ercaderías provenientes del pais vecino tratando de no perjudicar a la
industria nacional. l)c igual m odo en el m ercado oficial de cam bios argentino se
exigiría la negociación dc las letras provenientes de la ex|x>rtacion dc productos
argentinos al brasil, m ientras este fiáis aplicaría cn sus liquidaciones las m ejores
condiciones establecidas en su régim en de cam bios.
había, asim ism o, un com prom iso de facilitar el desenvolvim iento del inter­
cam bio com ercial y am bas naciones se concedían reciprocam ente el tratam iento
de nación más favorecida en los derechos de aduana y cn su forma dc percibirlos.
El 6 de octubre dc 1940 fueron firm adas entre los m inistros de Hacienda.
Pw.no y S o ti/A C o s ía una serie de Recom endaciones donde se establecía un régimen
dc intercam bio en form a progresiva, com erciando la producción dc artículos que
no fueran fabricados en ninguno dc ellos m ediante la garantía dc que esc
intercam bio no sería gravado con derechos aduaneros durante un plazo dc 10
años. Por otra parte, la Argentina se com prom etía a otorgar créditos al Brasil por
valor de 50 m illones de pesos m oneda nacional |w a la com pra de productos
argentinos excedentes y no com petitivos con productos brasileños, y se establecía
lo equivalente por parte del brasil. Estas recom endaciones tenían que ver con cl
m ism o Plan económ ico del m inistro Pntoo. que a través del increm ento del
com ercio con el brasil buscaba com pensar los problem as que se habían crearlo
cn cl triángulo económ ico anglo-argcntino-nortcamcrícano.
fin alm en te, cl 2 1 dc noviem bre dc 1941. los cancilleres O s v a l d o A r a m ia , del
Brasil, y Ewuoi r Hit/ Quvumv. de la Argentina, firm aron un tratado argentino
brasileño sobre librecam bio progresivo cuyo profxisito era establecer en el futuro
una unión aduanera abierta a la adhesión dc los países lim ítrofes, lo que se
reconoce com o un antecedente histórico del Mcrcosur. lin a dc las cláusulas más
im portantes se refería a la intención dc prom over la instalación cn am bos paises
dc actividades industriales o agropecuarias no existentes, indicando asi la
voluntad dc establecer políticas com unes activas.
G racias a estos acuerdos, las exportaciones argentinas hacia el brasil aum en­
taron sustancialnientc. El brasil llegó a adquirir un m illón de toneladas de trigo
anualm ente, cerca del 40 % de las exportaciones trigueras argentinas, pero
tam bién bienes no tradicionales c o n » cem ento portland aparatos eléctricos y
productos farm acéuticos y quím icos, entre oirás cosas. Sin embargo, cn los años
'40 cl signo dc la balanza com ercial se volvió desfavorable para la Argentina
revirtiendo lo ocurrido en la década anterior y las ventas argentinas al Brasil se
centraron, sobre todo, cn bienes prim arios, com o exportaciones dc cereales,
frutas secas y sem illas de lino.
Adem ás d c estos I i . i i . k 1o v que lucron los m ás im portantes, sc hicieron
tam bién acuerdos bilaterales con varios |>aiscs europeos, com o Bélgica. Holanda
y Suiza. Lo notorio dc los m ism os lúe la rcoricntación del com ercio dc im|MHtacion
del pais. f.n 1929. cl 3 1 - de las im|>ortacioncs procedían dc t u rn io continental;
el 27 % , dc los Litad o s Unidos, y cl 17 uo. dc Oran Bretaña, f.n 1935, cn cam bio,
cl 25 % venia dc Luropa Continental, el 13 V del |w is del norte y cl 25 %. del Keino
Unido, a quien favoreció sin duda, al m enos cn un principio, cl Pacto Koca-
Kuncim an
f.n cl siguiente cuadro se puede observar la participación que tienen cn cl
intercam bio com ercial cn los anos 30 y '40. los E t.U ll.. Oran Bretaña. Alem ania
> Brasil.

(■portaciones Importaciones
G B EEUU Bí k i I Alemania G B EEUU Brasil Alemania
19» 35 1t 4 11 18 27 4 12
1930 40 11 5 10 20 22 4 12
1931 42 6 3 9 21 16 6 12
1932 39 4 2 9 22 14 C 9
1933 42 9 5 9 23 12 í 10
1934 43 6 5 9 26 13 6 9
1935 38 14 5 8 2S 14 6 9
1936 41 14 7 7 24 14 5 9
1937 34 15 7 8 21 16 5 11
193» 39 10 a 14 20 17 5 10
1939 42 15 5 7 22 16 7 9
Fuente: V x z a i tz Pwtsrtx>, V ic f x tr Crisis y retraso Argentina y la economía internacional
entre las dos güeñas B u e n o s A ire s . 1978

Cuadro 3.5. Exportaciones e importaciones po r país de destino: Gran Bretaña. EE.UU..


B rasil y Alemania (en % sobre las exportaciones totales).

3.5. EL INTERVENCIONISMO DE ESTADO

3 .5 ,1 . Crisis e intervencionism o

M ientras c l gobierno argentino enficntaba los efectos dc la depresión tratando


dc preservar las exportaciones de carne a Oran Bretaña c introduciendo algunas
herram ientas que perm itieran un m ejor m anejo de ta coyuntura aunque sin
a|>artarsc cn lo |>osiblc dc las lincas Iradic ionalcs dc ortodoxia económ ica, la crisis
m undial seguía afectando a la econom ía local. Un observador privilegiado dc la
cpoca. el econom ista Airjxnimo Busut. describe el m om ento; "E l país sc contraía.
Habían resultado cortas las m edidas. Parecía notarse un fuerte descenso del
rendim iento dc los doce m illones de habitantes. Y esa renta, m ejor dicho, esas
entradas, así dism inuidas, debían soportar las m ism as salidas dc antes por
concepto dc los tributos y las deudas.l...| se estaba achicando asi, rápida y
progresivam ente, el volum en y la velocidad de los negocios y desapareciendo las
utilidades. Y. por ende, bajando la capacidad económ ica y contributiva de la
población. (...) la depresión, cuyos síntom as son el descenso de los consum os, de
los precios y de las utilidades, se cura con econom ías, y las econom ías reducen
nuevam ente los consum os y originan la desocupación, y así sucesivam ente (...) La
víbora se devora a sí m ism a por la c o la ' (M).
Pero, en agoslo de 1933, se produciría un im portante golpe de tim ón en la
política económ ica facilitado por el estado critico de la coyuntura y por el principio
de solución de los problem as m ás acuciantes de la elite ganadera que represen­
taba la firm a del pacto Koca-Kunciman. Esto se debió al recam bio del equipo
m inisterial del presidente Ji.sro. que llevaría a Tr unuco Pmr.i>o a reem plazar a A lberto
Muevo al com ando del Palacio de Hacienda. El gobierno de U kim. hi habia intentado
proteger a la econom ía del pais, y. especialm ente, a los sectores económ icos m ás
poderosos, de los efectos m ás Inm ediatos de la crisis. Con la llegada de Pnruo y
de A.*iTor*io i>r T omaso al frente de la cartera de Agricultura, se habia aplicado un
enfoque m ás global y de largo plazo, para lo cual recurrieron a una activa
participación del Estado cn la regulación y la orientación de la econom ía i1").
La historia económ ica de la Argentina nos ofrece algunas sorpresas. No resulta
curioso que la clite ganadera, librecam bista desde la independencia, consintiera
en establecer restricciones diversas al funcionam iento del com ercio exterior,
razonable para la m ejor defensa de sus intereses. Pero puede parecer algo extraño
que Pinato, uno de los m ás fieles exponentes del liberalism o vernáculo, haya sido
tam bién un propulsor decidido de la intervención del Estado en la econom ía, si
bien esta política no se hallaba alejada de lo q ue estaba ocurriendo a nivel m undial,
com o en los Estados Unidos y otros países.
Las m edidas económ icas im plem enladas por el gobierno de J usto a partir de
la llegada de Pitoio al M inisterio de Hacienda y a través de su Plan de Acción
Económ ica de 1933. abarcó sim ultáneam ente cuatro frentes que pueden
individualizarse con fines expositivos, a pesar de que m uchas de ellas estaban
profundam ente entrelazadas.

3 .5 .2 . El m ercado cambiarlo

Dentro del nuevo esquem a jugó un papel fundam ental el control de cam bios.
Su funcionam iento reflejó m ejor que ningún otro instrum ento el cam bio de rumbo
del gobierno, al convertirse en una pieza clave para la regulación de varios
m ercados. Para adaptarlo a los nuevos requerim ientos. P in e d o procedió a realizar
una im pórtam e reform a, luego de renegociar a largo plazo las deudas acum uladas
por las d eficien cias instrum entales de los dos años precedente», dando origen a
los llam adas 'em préstitos de desb lo q u eo '.

1581 Bunoc. A iu w n a 1 10841. págs 276-280.


159)( ju c m Mouim , r. y M a*o, C. i 1987), páft. 18.
La reform a del conlro! dc cam bios consistió, desde el punto de vista técnico,
en el desdoblam iento del m ercado cam biarlo en un m ercado oficial y otro libre.
F.n el prim ero, cuyo tipo de cam bio era fijado por cl gobierno a través de la
Com isión dc C onlrol de Cam bios prim ero, y por c l Raneo Central a partir dc 1936,
debían liquidarse Lis divisas provenientes de las exportaciones regulares. Q uienes
las necesitaran ixxlian obtenerlas |ior interm edio de la Com isión, o com prarlas cn
el m ercado libre a un precio sensiblem ente m ayor, Este ultim o funcionaba a
m anera dc válvula de escape del sistem a, nutriendo su oferta de m oneda
extranjera proveniente de las e x c ita c io n e s no regulares, dc las inversiones
extranjeras directas, dc fondos flotantes externos, dc fletes m arítim os y de
diversas transacciones com erciales y financieras privadas. Ya no se lim itaban las
im(K>rtacioncs. aunque aquellas que no figuraban cn la lista dc prioridades debían
soportar un tipo dc cam bio m ucho m ás elevado que el o ficial ('").
t i m ecanism o dc funcionam iento era muy sim ple lx>s exportadores estaban
obligados a vcndei sus divisas a la Com isión a un tipo o ficial de com pra m ientras
que los im portadores y aquellos que necesitaban efectuar pagos en el exterior
debían para adquirirlas obtener perm isos previos de la Com isión, fijándose
diariam ente cl tipo vendedor por licitación entre los poseedores de perm isos. Sólo
quienes realizaban exportaciones no regulares podían volcar sus d ivisas al
m ercado libre, al cual debían recurrir aquellos im portadores que no hubiesen
l>odido obtenerlas en el m ercado oficial, con lo cual intentaba evitarse la
reaparición de fondos bloqucados.
No ha pasado desapercibida para la literatura económ ica el significado dc este
m ecanism o cn la asignación de divisas por parte del gobierno, que perm itió
reorientar discrecionalm ente el com ercio exterior, fu e tam bién una ini(>oitante
fuente de ingresos fiscales com o resultado dc la diferencia entre los tipos de
cam bio com prador y vendedor, que perm itían financiar las operaciones de la Ju n ta
Reguladora dc Oranos <“'). Sin em bargo m enos atención recib ió c l poderoso
estim ulo que representaba para las inversiones extranjeras, que podían liquidarse
en el m ercado libre a un precio m ás elevado que cn el oficial.
Una sustancial devaluación del peso perm itió m ejorar los ingresos dc los
exportadores com plem entando las m edidas cam biarías y (H a b ilita n d o una pau­
latina recuperación del sector externo. En el plano com ercial se increm entaba la
com pctítívidad dc las exportaciones y la rentabilidad de los exportadores
desestim ulando el ingreso de im portaciones, lo cual dada la estructura del
com ercio exterior, favorecía a los sectores ligados a las actividades tradicionales.
Pero tam bién representó un aliciente para el ingreso de capitales extranjeros.
La devaluación en el m ercado oficial fue del 20 % . guarism o que debe tenerse
cn cuenta para evaluar el im pacto sobre la rentabilidad dc los sectores agio|>ec uarios.
pues allí se liquidaban las divisas provenientes de sus exportaciones. Pero cn el
caso de nuevos flujos dc capital extranjero, debem os considerar la evoluc ión del

160) P*auo* Amarte. J. (1 9 *4 ), p«vv B3-A8.


(61) Cf, O CoT.ru, Akiiimi ¡ l*J84); fV\riwix,i AiLr-í* M'urui 11954)
m ercado libre donde la devaluación fue del 65 % . Si es probable que las
inversiones productivas, cn contraposición con las financieras o especulativas,
pudieran ver parcialm ente neutralizada esta ventaja por la im portación de bienes
de capital o insum os que debían liquidarse tam bién en el m ercado libre, esto no
ocurría con frecuencia: por lo general, ta m ayor parte de esas im portaciones se
encontraba en lrc las prioridades a la hora de distribuir las divisas cn el m ercado
o ficial. Estím ulo que no resultó despreciable. .1 juzgar por los resultados que
presentam os en la sección que se refiere a la evolución del sector industrial.

3 .5 .3 . R egulaciones en los m ercados de b ien es

A fin de evitar una m ayor caid a de la actividad interna, que m anifestaba ya una
seria baja cn sus niveles de ingreso y ocupación, desde 1931 com enzaron a
crearse diversas com isiones asesoras y ju n tas reguladoras, cuya finalidad era
proponer soluciones y encarar m edidas para proteger los Intereses de los distintos
vectores productivos: ccrcalero . cárnico azucarero, vitlvim cola. textil, etc. En
total, entre 1930 y 1940, se crearon veintiún organism os autónom os y veinticinco
sin autonom ía. Entre ello s en un orden m ás general, la Com isión Nacional de
fom ento Industrial y la Ju n ta Nacional para Com batir la D esocupación, m ientras
que. con un carácter sectorial o regional, y m encionadas a m odo de e jem plo, las
Ju n ta Nacional del Algodón, la de la Yerba Mate, la de Carnes y la Ju n ta Reguladora
de G ranos: estas dos últim as, sin duda, las m as im portantes (' •>.
Todas contaban con representantes de las distintas actividades económ icas,
aunque la m ayor parte tenia funciones sim plem ente asesoras, sin gozar de
autonom ía, y m uclias eran transitorias o de em ergencia.
El propósito de estos organism os puede ser ejem plificado |x>r la acción de la
Ju n ta Reguladora de Oranos, que com praba los cereales a los productores a
precios 'b ásico s* —considerados m ínim am ente rentables— . y los vendía luego a
los e.\|xirtadores a los precios de m ercado, deprim idos (>or la crisis. 1.a idea era
proteger a los prim eros de la caída de los precios internacionales, absorbiendo las
posibles pérdidas que pudieran tener, aunque, por las diversas m odificaciones
que sufrió la estructura de com ercialización, sus electo s fueron bastante lim itados.
Sin em bargo, las jun tas reguladoras y otras instituciones que im plicaban una
m ayor intervención del Estado en la econom ía no generaban habitualm ente
condiciones para estim ular la producción, favorecer nuevas experiencias tecn o ló
gicas o m ejorar las condiciones de trabajo: habían sido creadas, sobre lodo, para
defender m ejor a los distintos sectores económ icos en crisis. Se lim itaron así a
organizar el sistem a de m anera de no perjudicar a los grandes productores y
m antener el interés de los pequeños y m edianos cn seguir produciendo. Tam bién
cum plían una doble función: centralizaban en la ciudad de Buenos Aires la

if>2) Cf. Peana*. Mohai 10. "Pin ed o y e l plan eco n ó m ico d e 1940". en Todo e s historia, Pl'
131. ab ril de 1970.
dirección y fiscalización (1c industrias básicas del pais y contribuían a consolidar
los niono|>olios productivos y com erciales existentes. Sc llegaba al extrem o de
volcar vino en las acequias ico n to cn el caso d c Mendoza). |>ara m ejorar los precios
dc las reservas en poder de los bodegueros. Fio sólo sc autorizaba la destrucción
dc m ateria prima, sino que sc perm itía cl establecim iento dc lim ites a la
producción (im puesto dc cuatro pesos por cada nueva planta dc yerba rnalc,