Está en la página 1de 2

Principios

Monocultivo y Descanso
Ecl 11:1-6 Echa tu pan sobre las aguas; porque después de muchos días
lo hallarás. (2) Reparte a siete, y aun a ocho; porque no sabes el mal
que vendrá sobre la tierra. (3) Si las nubes fueren llenas de agua, sobre
la tierra la derramarán; y si el árbol cayere al sur, o al norte, en el lugar
que el árbol cayere, allí quedará. (4) El que al viento observa, no
sembrará; y el que mira a las nubes, no segará. (5) Como tú no sabes
cuál es el camino del viento, o cómo crecen los huesos en el vientre de la
mujer encinta, así ignoras la obra de Dios, el cual hace todas las cosas.
(6) Por la mañana siembra tu semilla, y a la tarde no dejes reposar tu
mano; porque no sabes cuál es lo mejor, si esto o aquello, o si lo uno y
lo otro es igualmente bueno.

Hay principios en la Biblia que son inquebrantables y que tienen para


nosotros una gran lección para nuestro diario vivir y para estar saludable
en la vida. La Palabra del Señor nos habla de la ley de la siembra y la
cosecha, y las diferentes tierras, pero de ellas se desprenden enseñanzas
naturales que nos hablan de la Tierra y las consecuencias si se trabaja
mucho solo un tipo de semilla y que también se debe dejar descansar.
I. La tierra.
1. Nosotros somos comparados por el Señor como terrenos.
2. Génesis nos dice que fuimos tomados del polvo de la tierra, y
que sopló vida en nosotros.
3. Que hay distintos tipos de terrenos, pero que en su esencia
son los mismo.
4. Y que el cuidado de él es un deber del hombre y más aún del
creyente porque lo llama templo del Espíritu Santo.
II. El monocultivo.
1. Existe una ley para la tierra que si se siembra un solo tipo de
semilla, la tierra cansará, erosionara, tendrá una dispersión
de enfermedades y aparición de plagas.
2. Si sembramos siempre solo para la carne segaremos solo
corrupción, Dios nos habla en su palabra que debemos
sembrar para el espíritu. Siembra Paz, Siembra alegría,
siembra Dominio Propio, Amor, Paciencia. EL QUE A VIENTO
OBSERVA SEMBRARÁ, … NO SEGARÁ.
3. A veces se retira la planta completa y se vuelve a sembrar y
se pierde el ciclo natural de reciclaje del suelo.
4. Lo mismo pasa con nuestra vida. Reciclamos de la hoja que
cae, de los eventos pasados que fueron sembrados en nuestro
corazón, de la siembra de paciencia que fue nutritivo, estas
son las experiencias de dar las que ahora nos alimentan, el
de pasar en la Palabra del Señor y Que ahora cuando la
necesitamos viene a nosotros. DESPUES DE MUCHOS DIAS
LO HALLARAS.
III. El descanso.
1. El descanso de la tierra también lo dejó Dios destinado para
la tierra y para nosotros. Un día reposar de las obras.
2. Si nos tomamos unos momentos para meditar en el Señor.
3. Podemos descansar en su Justicia, en su Paz, en Su Amor, en
Su Gracia, en su Misericordia, en su Bondad.
4. Hallamos el Descanso para nuestra alma solo en Cristo.
¿Qué Estas sembrando para tu corazón? ¿Para tu vida, tú familia? Vamos
a hallar más adelante lo que sembramos. Amén