Está en la página 1de 4

INSTITUTO TECNOLÓGICO DE ESTUDIOS

SUPERIORES DE LOS CABOS

“Por una patria con sabiduría y espíritu de progreso”

REFLEXIONES

Conferencia – Plática en clase – Vídeo reflexión

Para obtener evaluación en:


TUTORÍA

Presenta:
Ángeles Claudet Cota Montaño
4IC – 01M

Docente:
Lic. Edrey Ruiz Gastelum
Plática en clase y conferencia

“Los valores”
Los valores están presentes en todo lo que hacemos diariamente, los
hemos visto muchísimas veces a lo largo de nuestra vida sin embargo
aún nos resulta complejo definirlos. Es increíble cómo pensamos que
vivimos los valores y los aplicamos, pero no podemos definirlos…
Sin embargo, considero que no existen definiciones establecidas como
tal pues cada quién define a su manera cada valor de acuerdo con lo
que vive comúnmente, a lo que ha aprendido y crean un concepto
relativo. Todos pensamos diferente, pero llegamos a un mismo punto
con diferentes formas de aplicación.
El vivir los valores no es difícil pues como se mencionó en la conferencia
el hecho de podamos elegir qué desayunar y qué bebida tomar, por
ejemplo, ya estamos viviendo el valor de la libertad.
El vivir los valores establece relaciones óptimas, un mejor desarrollo y
esto con lleva junto con muchos factores a mejores actitudes ante la
vida.
Respecto a mi opinión sobre la conferencia siento que dejó inconcluso
el tema, como si fuera una invitación a querer saber más porque en lo
personal estaba muy interesante y me dejó esperando más información.
Probablemente sólo fue una introducción a las distintas actividades y
conferencias que el expositor presenta.
Reflexión
“La vida va más allá de ganar o perder, de ser relativamente el mejor.
La vida trata de ser auténtico siempre, creer en uno mismo y dar lo mejor
cada día”.
A lo largo de nuestras vidas nos preocupamos demasiado por ciertos
aspectos que no lo valen. Los seres humanos nos hemos vuelto seres
conformistas que siguen una rutina limitándose al mundo, viviendo
siempre en una zona de confort que no nos permite expandirnos,
conocer y crecer.
Las actitudes nos definen y definen nuestro futuro. Nuestras actitudes
nos llevan a desarrollar las actividades cotidianas, nos motivan y son
influencia en nuestras decisiones. El tener una actitud negativa ante
todo es limitante de uno mismo. A veces cumplimos con ciertos
propósitos por solo cumplir, por ejemplo, en el ámbito escolar; los
alumnos estudian por metas a corto, mediano y largo plazo, por pasar
materias, por cumplir con créditos, por simplemente graduarse. Se
limitan a sólo vivir ese pequeño campo, se limitan a aprender más, a
disfrutar la oportunidad de la obtención de conocimientos, a la
interacción con los que los rodean.
Una persona con actitud negativa no disfruta de los pequeños regalos
que obtenemos cada día, por ejemplo, el simple regalo de abrir los ojos,
de lograr observar un amanecer, de poder recorrer caminos, de sentir
el frío en la piel, el regalo de la vida. El día con día nos absorbe de las
grandes maravillas que existen si por un momento salimos de lo que
estamos acostumbrados a hacer.
Una de estas mañanas estaba muy estresada por trabajos, exámenes,
compromisos, entre más cosas que daban vueltas en mi cabeza.
Pensaba que el tiempo que me tomaba caminar a tomar camiones y el
tiempo que hago en ellos a la escuela era tiempo que estaba perdiendo
cuando podía estar estudiando, me quejaba de tener que ir a la escuela,
me quejaba de pasar frío, de tener que despertar tempano. Un día como
tantos otros estaba caminando hacia la parada de camiones
(quejándome), trataba de leer unos apuntes para no perder ni un
segundo y seguir preparándome, llamó mi atención que estaba
amaneciendo precioso, el sol ente nubes se miraba como de película.
Después me topé con un señor mayor que sonriente me dio los buenos
días, esos fueron pequeños destellos a los que no les tomé importancia
hasta más adelante. Mientras esperaba a subir al camión observaba a
una pareja, estaban tan felices, disfrutaban del frío en sus rostros y lo
aprovechaban para abrazarse más, mientras antes yo había pensado
qué molesto era. Cuando ya estaba en el camión observé a una
muchacha que alegre caminaba, tenía audífonos y cantaba sumamente
alto, no le importaba que la miraran pues ella disfrutaba de la música,
disfrutaba el momento. Pensé que probablemente todos ellos tenían
responsabilidades, compromisos, problemas, etc., sin embargo,
estaban disfrutando de sus momentos y yo tenía tanto sin poner
atención al exterior, me quejaba de todo lo que tenía que hacer y eso
apagaba los buenos momentos que tenía, por ejemplo, que cada noche
que me la pasaba haciendo tareas tenía la preciosa compañía de mi
novio animándome, sobándome la espalda, cepillando mi cabello,
mientras yo me quejaba de todos mis deberes él solo sonreía. También
que por comer a prisas no disfrutaba la deliciosa comida que mamá
había preparado con anticipación para mi llegada.
En un modo sumamente personal conecté la reflexión del video con
experiencias propias, comencé a darme cuenta de que al cambiar mi
actitud cambia la vida. Con esto que pasé traté de ver siempre el lado
bueno, de analizar mi alrededor y observar que siempre existe algo
positivo, que en la vida siempre está pasando de todo. Al cambiar mi
actitud por supuesto que no disminuyeron mis deberes, pero si mi
estrés, sabía que estaba dando lo mejor de mí, cambió mi forma de
realizar las actividades y también obtuve mejores resultados porque una
actitud positiva atrae energía positiva.
Pienso que el éxito no es una meta, para mí el éxito es el conjunto de
pequeños sucesos que van haciendo felices a las personas, uno se
siente no se siente exitoso cuando lo tiene todo, si no cuando es feliz y
sabe que da lo mejor de sí.
A veces nuestras actitudes suelen limitarnos a lo que podemos realizar.
Es importante que conozcamos nuestras capacidades, es indispensable
para nuestro desarrollo el conocer que no existen límites cuando se
desea de verdad algo, con trabajo duro, perseverancia y sobre todo
confianza en uno mismo. Somos más increíbles de lo que creemos, pero
debemos reconocer que siempre podemos dar más y más, cada día ser
mejores.
Para empezar, ya somos ganadores por el simple hecho de estar vivos,
está en nosotros mismos el ser exitosos, el disfrutar la vida, los
pequeños momentos, el disfrutar nuestro presente sin descuidar
nuestro futuro. El ser feliz es una decisión que sólo nosotros podemos
tomar y para mí la felicidad es el éxito.

Intereses relacionados