Está en la página 1de 6

Fletcher contra Peck, 6 Cranch (10 EE.UU.

) 87 (1810)
[Este caso surgió de la tierra Yazoo escándalo. Durante el 1780, Georgia reclamada a 35
millones de acres de tierra que abarcaba la mayor parte de nuestros días Alabama y
Mississippi. En 1789, En Georgia se venden gran parte de esta tierra (conocido como el
Yazoo debido a la presencia de un río con ese nombre en la zona) a los especuladores, pero
el intento de resolver esta tierra no debe, en parte, a la presencia de la gente del Cherokee,
Creek, Choctaw, Chickasaw y tribus. Este fracaso llevó a Chisholm c. Georgia, 2 Dall. 419
(1793), en que una condición previa Marshall Tribunal Supremo sostuvo que un ciudadano
de Carolina del Sur podría demandar a un Estado, Georgia, en el tribunal federal. Esto
asustó a los más asolados por la deuda, que luego ratificó la 11 ª Enmienda a la barra de tal
acción, en febrero de 1795. (Sin embargo, la fecha de entrada en vigor de la enmienda no
era bien entendido en aquel entonces, que el Presidente no declare formalmente parte de la
Constitución hasta el 8 de enero de 1798. Más tarde se acordó que los Presidentes no tienen
ningún poder en relación con las enmiendas constitucionales.

A principios de 1795 (después de un veto por el Gobernador), la legislatura de Georgia,


todos menos uno de los cuales fue sobornado, aprobó una ley que conceda la Yazoo tierras a
los cuatro Yazoo tierra para Empresas de 500.000 dólares, o uno y medio centavos por
Acres. El escándalo, y en tiempos de elecciones el pueblo de Georgia limpiar la casa. La
nueva legislatura derogó la Ley de venta de los terrenos al Yazoo Land Company en 1796.
El mismo día en que la ley fue derogada, 11 millones de acres de la tierra Yazoo fue vendida
a la New England Mississippi Land Company por $ 1.138.000, un 650% de beneficios en 13
meses.

Como resultado de la 11 ª Enmienda, los especuladores no puede demandar ante un tribunal


federal de Georgia. Como resultado de la acción legislativa de revocar la jurisdicción,
también se les impide demandar a los tribunales estatales de Georgia. La única opción era
crear lo que ahora llamamos un "caso de prueba." La competencia de la Corte Suprema se
extiende a "casos y controversias", y no a las opiniones consultivas, y este juicio parece ser
colusorio, como se ha señalado por el juez William Johnson en su anuencia. John Peck de
Massachusetts han comprado tierras de alguien que podría rastrear su título al estado de
Georgia. Luego vendió 15.000 acres a Robert Fletcher de New Hampshire, sobre la base de
una garantía, de hecho, que justifican buen título. Los dos eran, evidentemente, los
ciudadanos de los diferentes estados de Nueva Inglaterra, y en junio de 1803 Fletcher
demandó Peck en el tribunal federal de circuito en Massachusetts en la diversidad motivos,
alegando que el título era malo, y solicitar la devolución de su dinero. El caso se aplaza
hasta octubre de 1806 a instancias de las partes. Aunque a juicio ante un jurado, la sentencia
no se dictó hasta un año después. En la corte de circuito, la Justicia y el Magistrado de
Cushing John Davis, celebrada en favor de Peck, llegando a la conclusión de que la escritura
era una buena garantía. Fletcher apeló a la Suprema Corte, que escuchó el caso en su
reunión de febrero de 1809 Término. La Corte Suprema revocó la decisión de la corte de
circuito en el terreno Peck que había cometido un error en sus escritos. Las partes
modificado los motivos casi de inmediato, y el caso se aplaza para el argumento en la Corte
de febrero de 1810 Término. En el Tribunal Supremo, Peck estuvo representado por Joseph
Story y Robert Goodloe Harper, un congresista de Carolina del Sur que había sido un
inversionista en la Compañía de Carolina del Sur de Mississippi, una de las empresas
implicadas la especulación de tierras en el escándalo. En la corte de circuito, Peck estuvo
representado por John Quincy Adams, un Senador de Massachusetts y el futuro Presidente.
Fletcher estuvo representada por Martín Lutero, un programa contra la Federalista en el
momento de la Convención Constitucional, pero ahora un largo tiempo Federalista. La
congruencia política de un abogado sugiere firmemente que la controversia se fingió. En la
tierra Yazoo fraude, véase C. Peter Magrath, Yazoo (1966).]

MARSHALL, Ch. J.:

La cuestión, si una ley para anular su repugnancy a la constitución, es decir, en todo


momento, una cuestión de gran delicadeza, que debería rara vez, si acaso alguna vez, que se
decidió en la afirmativa, en un caso dudoso. El tribunal, cuando impulsado por el deber de
prestar esa sentencia, sería indigno de su estación, podría ser omiso de las solemnes
obligaciones que impone la estación. Pero no es en ligera implicación y vagas conjeturas de
que el legislador se pronuncia a han trascendido sus competencias, y sus actos deben
considerarse nulas. La oposición entre la Constitución y la ley debe ser tal que el juez
considera una clara y firme convicción de su incompatibilidad con los demás.

En este caso, el tribunal puede percibir ninguna oposición. En la Constitución de Georgia,


adoptada en el año 1789, el tribunal puede percibir ninguna restricción en cuanto al poder
legislativo, el cual inhibe la aprobación de la ley de 1795. El tribunal no se puede decir que,
de paso, ese acto, el legislador ha trascendido sus poderes y violó la constitución.

El 2d contar asigna, en el fondo, como una violación de este pacto, que el original de los
beneficiarios del estado de Georgia prometió y aseguró a los buzos miembros de la
Asamblea Legislativa, entonces sentados en asamblea general, dijo que si el dictamen de los
miembros, y el voto Para la aprobación de la ley, y en caso de que dicha ley debe pasar, por
ejemplo, los miembros deben tener una participación de, y estaría interesado en todos los
terrenos comprados a dicho Estado en virtud de dicha legislación.

Que la corrupción debe encontrar su camino en los gobiernos de nuestras repúblicas


infantil, y contaminar la fuente de la legislación, o que los motivos impuros deben contribuir
a la aprobación de una ley, o la formación de un contrato legislativas, son circunstancias más
que lamentar profundamente . ¿Hasta qué punto un tribunal de justicia, en cualquier caso,
ser competentes, en los procesos incoados por el propio Estado, a abandonar un contrato así
formado, y de anular los derechos necesarios, en virtud de dicho contrato, por terceras
personas que no tienen conocimiento de la innobles medios Por el cual se haya obtenido, es
una cuestión que el tribunal se enfoque con mucha cautela. Asimismo, también puede
ponerse en duda en qué medida la validez de una ley depende de los motivos de sus
redactores, y en qué medida el incentivo, que operan en los miembros del supremo poder
soberano de un Estado, a la formación de un contrato por el que el poder, son Examinables
en un tribunal de justicia. Si se reconoce el principio, que un acto del poder soberano
supremo podría ser declarado nulo por un tribunal, como consecuencia de los medios que se
adquirieron, todavía habría mucha dificultad en decir en qué medida esos medios mucho ser
aplicado a la elaboración de este Efecto. Debe ser directa la corrupción, o de interés o
influencia indebida de ningún tipo sea suficiente? Vicia la causa debe operar sobre una
mayoría, o por lo que el número de miembros? Que el acto sea nulo, sea cual podría ser el
deseo de la nación, o de su obligación o la nulidad dependerá del sentimiento público?

Si la mayoría del poder legislativo se corrompe, que bien puede ponerse en duda, ya sea
dentro de la provincia del poder judicial para controlar su conducta y, si menos de un acto
por mayoría de los motivos impuros, el principio según el cual judiciales injerencia sería
regulado , No es discernir con claridad.

Si el título se deduce claramente de un acto legislativo, que la legislatura podría aprobar la


Constitución, si el acto se vestía con todas las formas necesarias de una ley, un tribunal
actúa como tribunal de derecho, no puede sostener una demanda interpuesta por una persona
Contra otro fundado en la alegación de que el acto es una nulidad, como consecuencia de los
motivos que influyó impuros algunos miembros de la Asamblea Legislativa que aprobó la
ley.

El tercer contar recita la indebida sobre determinados medios practican miembros de la


Asamblea Legislativa, como se señala en el segundo recuento, y, a continuación, alega que,
como consecuencia de estas prácticas, y de otras causas, la legislatura aprobó una ley de
anulación y derogación de la ley en virtud Que la transmisión a la original de los
beneficiarios se hizo, que se declara nulo de transporte, y hacer valer el título del estado de
las tierras que contenía.

Las tierras en controversia recae totalmente en James Gunn y otros, el original de los
beneficiarios, por el transporte de la gobernadora, se efectúen en virtud de un acto de
reunión a la que el legislador es plenamente competente. Por lo tanto, están en plena
posesión de la herencia jurídica, que, por un oneroso, transmitió parte de las tierras a
quienes están dispuestos a comprar. Si la transacción original estaba infectado por el fraude,
los compradores no participar en ella, y no tenía notificación de la misma. Ellos eran
inocentes. Sin embargo, la legislatura de Georgia ha involucrado en el destino de las
primeras partes en la transacción, y, si el acto sea válido, ha aniquilado sus derechos
también.

En este caso, el legislador pudo haber tenido amplias pruebas de que el original de la
concesión fue obtenida por las prácticas que nunca puede ser demasiado reprobated, y que
habría justificado su derogación la medida en que respetan aquellos a quienes el crimen era
imputable. Pero la concesión, cuando se publiquen, transmitió en una finca de pago sencillo
para el concesionario, todos vestidos con la solemnidad que la ley puede otorgar. Esta finca
es transferible; Y aquellos que han comprado partes de ella no fueron manchados por la
culpa que infecta que la transacción original. Su caso no es distinguible de la ordinaria caso
de los compradores de un patrimonio jurídico sin conocimiento de ningún secreto que el
fraude podría haber dado lugar a la emanación de la original de la concesión. Según el
conocido supuesto de la equidad, sus derechos no pueden ser afectados por este tipo de
fraudes. Su situación es la misma, su título es el mismo, con la de todos los demás
miembros de la comunidad que está en posesión de la tierra por regulares de transporte de la
original titular de la patente.

El principio se afirmó, que una legislatura es competente para derogar cualquier ley que una
legislatura anterior fue competente para aprobar; Y que un legislador no puede restringir las
facultades de un legislador venideras.

La corrección de este principio, por lo que se respeta la legislación general, nunca puede ser
controvertida. Pero, si un acto se realiza en virtud de una ley, un legislador no puede
suceder deshacer. El pasado no se puede recordar por la mayoría absoluta de poder. De
transporte se han hecho, los de transporte han conferido jurídico inmuebles, y, si los bienes
pueden ser incautados por la autoridad soberana, todavía, que originalmente creados es un
hecho, y no puede dejar de ser un hecho.

Georgia es miembro de la unión americana; Y que la unión tiene una supremacía de la


Constitución que todos reconocemos, y que impone límites a las legislaturas de los
diferentes estados, que ninguno reivindicar un derecho de paso. La Constitución de los
Estados Unidos declara que ningún Estado podrá aprobar cualquier proyecto de ley de
condenar, leyes ex post facto, o alterar la ley la obligación de los contratos.

¿El caso que ahora se examina esta prohibición entra en la sección de la constitución?

Al considerar esta pregunta muy interesante, que de inmediato preguntarnos qué es un


contrato? Es una subvención de un contrato?

Un contrato es un acuerdo entre dos o más partes, y puede ser ejecutado o ejecutoriada. El
contrato entre Georgia y los compradores fue ejecutado por la subvención. Un contrato
ejecutado, así como de uno que es ejecutoria, contiene obligaciones vinculantes para las
partes. Una subvención, en su propia naturaleza, se eleva a una extinción del derecho del
otorgante, y no implica un contrato de reafirmar ese derecho. Una parte es, por lo tanto,
siempre impedido por su propia concesión.

Si, en virtud de una feria de construcción de la constitución, las subvenciones están


comprendidas en los términos de contratos, es una donación del estado excluidos de la
aplicación de esa disposición? Es la cláusula que se consideró como la inhibición de la
situación de menoscabo de la obligación de los contratos entre dos personas, pero que
excluye de que la inhibición de los contratos celebrados con la propia?

Las palabras mismas no contienen ningún tipo de distinción. Son en general, y son
aplicables a los contratos de todo tipo. En caso de los contratos celebrados con el Estado
han de ser eximido de su funcionamiento, la excepción debe surgir de la naturaleza de la
parte contratante, y no de las palabras que se emplean.

Sea cual sea el respeto tal vez se han sentido en el estado de soberanías, no es que se
encubierta que los redactores de la Constitución visto, con cierto temor, los actos de
violencia que puedan crecer fuera de los sentimientos del momento; Y que el pueblo
norteamericano Estados, en la adopción de este instrumento, han manifestado una voluntad
de proteger a sí mismos y de sus bienes contra los efectos de los bruscos y fuertes pasiones a
los que están expuestos los hombres. Las restricciones sobre el poder legislativo de los
estados son, evidentemente, fundada en este sentimiento; Y la constitución de los Estados
Unidos contiene lo que puede considerarse una declaración de derechos para la población de
cada estado.

Es, entonces, la opinión unánime de la corte, que, en este caso, la masa de haber pasado a
manos de un comprador de un oneroso, sin previo aviso, el estado de Georgia fue
restringida, ya sea por principios generales que son comunes A nuestras instituciones libres,
o por las disposiciones de la Constitución de los Estados Unidos, de aprobar una ley que la
masa de la parte demandante en los locales podría ser comprado de manera constitucional y
legalmente afectada y la declaración de la nulidad.
Sentencia afirmado con los costos.

JOHNSON, J.

En este caso, me entretienen, en dos puntos, una opinión diferente de la que ha sido dictada
por el tribunal.

Yo no dudan en declarar que un Estado no posee la facultad de revocar sus propias


subvenciones. Pero lo hago en un principio general, el motivo y naturaleza de las cosas: un
principio que se imponen incluso las leyes sobre la Deidad.

La seguridad de un pueblo en contra de la mala conducta de sus gobernantes, debe recaer en


la frecuente repetición de los primeros principios, y la imposición de restricciones
constitucionales adecuados.

He tirado a cabo estas ideas que yo pueda tener que entender claramente que mi opinión
sobre este punto no se basa en la disposición de la Constitución de los Estados Unidos,
relativo a las leyes afecte a la obligación de los contratos. Es muy de lamentar que las
palabras de menos equívoca significación, que no se ha adoptado en ese artículo de la
Constitución.

He sido muy renuente a proceder a la decisión de esta causa a todos. Me parece que
soportar una fuerte evidencia, sobre la faz de la misma, de ser una mera fingió caso. Es
nuestro deber de decidir sobre los derechos, pero no en las especulaciones de las partes. Mi
confianza, sin embargo, en los respetables señores que han sido contratados por las partes,
ha inducido a que abandone mi escrúpulos, en la creencia de que nunca su consentimiento
para imponer una mera fingió caso a ese tribunal.

Comentario sobre Fletcher contra Peck

Como se señala en la introducción, Fletcher contra Peck fue parte de la larga y sórdida
historia de la tierra Yazoo escándalos. Marshall sostiene que la escritura es warrantable,
porque él llega a la conclusión de que la Ley de 1796 se deroga la venta de tierras es
inconstitucional. ¿Por qué? Marshall independiente ofrece dos razones: 1) la legislación, ya
sea naturales violado los derechos de propiedad, que fueron creados (el actual), o 2) la ley
violaba la cláusula de contrato ( "Ningún Estado ... ... pasar cualquier menoscabo de la Ley
de la Obligación Contratos "- Art. I, § 10, cl.1). Si la opción 1) se basa exclusivamente, y
luego Samuel Chase 's idea de la justicia natural como se indica en el Calder c. Bull es
renovado. Si 2), James Iredell 's enfoque positivista es Calder se dominante. Justicia
William Johnson, en cambio, estaba completamente dispuesto a utilizar la ley superior
argumento por sí mismo. Además, Marshall se niega a investigar el motivo de la Ley de
1794, afirmando que era demasiado controvertido (investigaciones motivo de la acción
legislativa, sólo muy rara vez son permitidos en algunas otras áreas del derecho
constitucional).

La reacción en el Congreso a la decisión de Marshall era bastante hostil (Congreso


dominado por los republicanos jeffersoniano, y Marshall, y las partes en el caso fueron
vilipendiados Federalistas), pero el Congreso parecía confusa y dividida acerca de cómo
responder a la decisión del Tribunal. Los beneficios obtenidos por los especuladores entre
1794 y 1814 fueron más de $ 3.5 millones de dólares. En 1814, el Congreso aprobó un
proyecto de ley que 5 millones de dólares para resolver las reclamaciones y la Yazoo cargo a
las tierras. Finalmente, decepcionado por los terratenientes se pagaron 4,2 millones de
dólares, una gran cantidad de dinero, pero la última reclamaciones no resueltas hasta
décadas más tarde. Los Estados Unidos sí ha hecho bien en este caso, por la invención de la
ginebra de algodón de Eli Whitney en 1792 hizo la Yazoo tierra cada vez más valiosa. (Por
ejemplo, la cantidad de algodón cosechado por el aumento de más de 50 toneladas en un
período de treinta años en la de principios del siglo 19.)

En una excelente revisión de la legislación el artículo publicado recientemente, el profesor


Lindsay Robertson ofrece una fascinante historia relativa a las limitaciones de
procedimiento de Fletcher contra Peck. Prof Robertson señala que las controversias
relativas a la titularidad de la tierra se resolvieron por medio de una acción en ejectment.
Uno de ellos declaró una intrusión vi y armis (expulsados violentamente), es decir, una
ficción inquilino de la demandante fue expulsado violentamente de la tierra por un ficticio
inquilino de la parte demandada. En virtud del common law inglés, este derecho escrito fue
juzgar sólo a un jurado de la vicinage, o barrio (vecinos, porque sólo se sabe lo suficiente
para determinar quién es el propietario legítimo de la tierra). Por lo tanto, si un tribunal
carece de jurisdicción sobre los vecinos (como fue el caso en el que la tierra estaba en el
territorio de la Federación de Mississippi, y el caso se presentó en Massachusetts), que
carecía de jurisdicción sobre la materia del caso. Un problema adicional que enfrenta la
Yazoo fue que los propietarios de la tierra, porque la tierra estaba en territorio de
Mississippi, un ejectment acción podrían ser juzgados allí, pero en virtud de la Ley del
poder judicial de 1789, ningún recurso puede ser tomada de una sentencia de un tribunal
territorial. Y el Congreso estaba bajo el control republicano, no Federalista de control, por
lo que se modifica la Ley es muy poco probable que ocurra. Así pues, los abogados de
Fletcher contra Peck convertido el caso de una "locales" caso a caso transitoria. Es por eso
que el caso era un fingió caso, que es un término inglés de la historia, la equidad en los
casos que se convirtieron en ley los casos porque los hechos eran demasiado complicados
para que decida efectivamente basado en la equidad que la ley prohíbe testimonio de viva
voz.

Fletcher contra Peck fue decidido por el Tribunal en su reunión de febrero de 1810
Término. El Tribunal decidió que el plazo de 39 casos, la mayoría de los cuales fueron
unánimes, en homenaje a Marshall persuasión. De hecho, sólo Marshall, pronunció la
disidencia del Término.