Está en la página 1de 2

GOBIERNO DE LA POBREZA.

HISTORIA Y
EVOLUCIÓN DE LA POBREZA Y EL PODER DE
LAS POLITICAS PÚBLICAS PARA ELIMINARLA
EN LAS ECONOMIAS DEL TERCER MUNDO –
CASO ESPECÍFICO: NARIÑO

Juan Camilo Mejía

Nariño ha sido una región sumida en la pobreza, la última medición realizada en el año 2015, esta
alcanzó una incidencia de 40,0%, mientras que en 2014 fue 42,9% según cifras del DANE, y se
mide a través del Índice de Pobreza Multidimensional (IPM) el cual permite identificar otros
aspectos que afectan el bienestar de los ciudadanos para poder atenderlos. Esta medición surgió
como una propuesta de Amartya Sen (1998) en Oxford, que resulta la medida oficial desde el año
2010 de la ONU y que fue adoptada para medir esta información en Colombia junto con la pobreza
monetaria que mide en relación a la línea de pobreza la capacidad o no de una familia de atender
sus necesidades básicas.

Los resultados nada esperanzadores han llevado a criticar las políticas públicas impuestas por los
gobiernos de turno que se supone deberían beneficiar a los más necesitados pero que en la realidad
no lo están haciendo. Aunque Nariño se encuentra alejado de la toma de decisiones del gobierno
centralista, los habitantes de este apartado territorio han buscado otras maneras de mejorar en todos
estos aspectos. Estas políticas en ocasiones resultan infructuosas cuando desconocen los contextos
a los cuales se pretenden aplicar y redundan en iniciativas y programas poco efectivas para mejorar
las condiciones de los pobladores.

Estas políticas al no menguar las problemáticas acaecidas en esta región gestan rebeliones y
descontentos por parte de los pobladores, incitando en ocasiones a manifestarse en contra del
mismo gobierno, ahora bien, dichas políticas resultan un entramado de decisiones que implementa
el estado, tendientes a contener los efectos de esa desigualdad rampante y de su compañera la
pobreza que para el gobierno no es hija de una estructura social basada en injustas desigualdades
sino producto de libres decisiones individuales.

Expresiones como “la pobreza genera pobreza” o “la pobreza está en la cabeza” explican el anterior
planteamiento, sin embargo como nadie “decide donde nacer” es de difícil aceptación estas
políticas que no entienden de las necesidades propias de las regiones, por ello es obligación, que el
gobierno empiece a proponer mejores políticas tomando en cuenta variables específicas como los
valores tradicionales y darles sentido a las propuestas que se hagan para mejorar en esos factores
que son medidos por el IPM.

El estado debe abanderar todos aquellos programas que hagan parte de la erradicación de la pobreza

1
o sin ser muy utópicos la disminuyan, para que las capas más vulnerables puedan salir de ese flagelo
en el que se ven sumidos y que por diversas razones no lo han logrado.

Esta propuesta no busca aumentar las ayudas económicas que da el gobierno que deberían ser
pasajeras hasta que la situación mejore sino analizar en primer lugar la razón, historia y evolución
de la pobreza en el departamento de Nariño, revisar las políticas relacionadas con el tema en
cuestión y si bien no se pretende proponer, si al menos identificar si realmente la hipótesis que se
plantea de entrada (políticas descontextualizadas e infructuosas) resulta cierta o, si las políticas
están bien diseñadas por qué razón no están funcionando en esta población.

Variables que analiza el IPM