Está en la página 1de 14

Introducción

La definición tradicional de lo que es un líder ha llenado y marcado nuestra


perspectiva eclesiástica acerca de cuáles deberían ser las características de una
persona que se encuentre en esa posición. Anhelamos (por tradición más que por
convicción) a hombres fuertes y valientes, con un marcado temperamento
sanguíneo o colérico (o quizá una combinación) y si somos más flexibles, a mujeres
que con determinación y brío, tracen con aplomo las directrices a seguir. Deseamos
(al menos en la práctica) líderes impetuosos que como Pedro, no tienen miedo de
expresar su explosiva espontaneidad.

Pero, ¿Cuál es el punto de vista que ofrece la Biblia acerca de las personas que Dios
usó para liberar o instruir a Su pueblo? A priori, podemos afirmar que eran siervos
falibles y siempre controversiales, a quienes Dios les reveló Su gracia y Su poder.
Por medio de ellos y de los oficios a los que fueron llamados (sacerdotes, reyes y
profetas), Dios procuró bendecir y juzgar a Sus elegidos.1

Muchos libros y seminarios (que hoy se clasifican bajo la etiqueta de cristianos) han
surgido con el propósito de moldear nuestras concepciones acerca del líder y el
liderazgo. Estos libros y seminarios aplican una eisegesis vinculada más a un
modelo de mercadeo moderno que a una exégesis bíblica, pues suelen establecer
que las causas del caos político, moral y espiritual, es la falta de liderazgo bueno y
fuerte, en lugar de utilizar tal depravación radical como una oportunidad de
apuntar hacia el Evangelio y hacia su protagonista, Jesucristo como Soberano y
Señor.

Es la misión del siguiente escrito, realizar un perfil de liderazgo basado en uno de


los individuos más inconcebibles para tal posición. Por medio de la narrativa de su
historia, Dios se plació en dejarnos un mensaje claro: nuestro llamamiento no
depende de nuestras habilidades, actitudes, aptitudes, ni aun de nuestra voluntad,
sino de Él, de una manera soberanamente incondicional. Su indisposición, frente a
la salvación de todo un pueblo, fue ciertamente agresiva, pero al final, la comisión
a la que fue llamado prevaleció. Este es el perfil de liderazgo del profeta Jonás.

1Este concepto es conocido dentro de la Teología Bautista Reformada como Autoridad Federal:
enseñanza de que aquel que es la cabeza es el que representa a su familia, sus descendientes o
subordinados.

Página | 2
JUSTIFICACIÓN

En algunos momentos más que en otros, todos hemos sido responsables de no


haber respondido a Dios de una manera correcta. A veces, es más fácil creer que
nuestras herramientas y estrategias humanas, son más eficaces que lo que Dios nos
ha revelado.

Para el creyente [término medio], el libro de Jonás es el eslabón más débil de la


revelación divina, pues refleja una de las características más despreciables del ser
humano, el egocentrismo. A aquellos quienes están dando sus primeros pasos en la
cristiandad se les instruye sobre la actitud desobediente de Jonás 2. Tales
perspectivas están basadas en predicaciones y enseñanzas antropocéntricas y
moralistas, que no reparan en someter a un duro escrutinio a Jonás, para
finalmente encontrarlo culpable. Otros creyentes, con mayor conocimiento,
justifican el actuar de Jonás y hasta le atribuyen un corazón lleno de misericordia,
deduciendo del texto, realidades más allá de lo que está en sus renglones.

Sin duda alguna, el refrán3 nicaragüense es solo un reflejo de nuestra cultura: nos
gusta escarnecer severamente a aquellos que no han cumplido con nuestros
estándares moralistas. Nos produce cierto sentimiento de superioridad moral y
espiritual, el sabernos mejor que Sansón, Judas, los fariseos y que Jonás, pero,
¿Cuántos podríamos imaginarnos en las mismas condiciones que ellos y no tratar
de justificar nuestros actos?

Algo que deberíamos considerar detenidamente es que la actitud de Jonás, no


difiere de la de Pedro (si él se mostró extremadamente perplejo luego de recibir la
visión de lo puro y lo impuro, ¿Cómo se habrá sentido Jonás al irle a predicar a
una nación entera formada por gentiles?) ni la de nosotros (que quizá por
sobrecogimiento de la misión o por falta de visión, no llevamos a cabo los
designios de la Gran Comisión); las horrorosas condiciones en las que Jonás se
encontraba dentro de la criatura, solamente se diferencia en detalles respecto de
aquellas situaciones en las que nosotros mismos nos situamos cuando tratamos de
huir de la voluntad de Dios.

2 Aunque la mayoría de los cristianos no pueda recordar la revelación soteriológica de Jonás 2: 9,


muchos, sin embargo, pueden cantar el estribillo: porque no lo hizo caso a la Palabra de Dios.
3 Del árbol caído, todo el mundo hace leña

Página | 3
Al igual que Jonás, Dios dirigirá nuestras vidas hacia un lugar en el que la única
elección que nos quede sea detenernos, escuchar y obedecer.

Por su parte, los que tradujeron la Septuaginta cuestionaban lo razonable de la


trama de este libro, convirtiéndola en una alegoría, afirmando que esta historia
realmente nunca tuvo lugar. Algunos críticos han dicho que Jonás era el hijo de la
viuda de Sarepta. Otros han presentado la teoría de que Jonás tuvo un sueño
cuando se encontraba en el barco, mientras dormía, durante la tormenta, y que el
libro de Jonás es el relato de ese sueño. Otros relacionan el libro de Jonás con el
mito fenicio de Hércules y el Monstruo Marino. Otro grupo sostiene que Jonás fue
un personaje real, que verdaderamente tomó un barco que se dirigía a Tarsis y una
tempestad hizo naufragar el barco. Después de la tempestad y el naufragio, fue
rescatado y subió a otro barco en el cual había la figura de un pez en proa, lo cual
explicaría el relato del libro de Jonás. También, hay otros que creen que había un
gran pez muerto flotando en las inmediaciones, y que Jonás se refugió en él
durante la tempestad.

Así que antes de hablar sobre su liderazgo, establezcamos primeramente algunos


datos que arrojen algo de luz sobre la experiencia existencial de aquel hombre cuyo
relato es tanto histórico como didáctico y que sigue resonando hasta el día hoy.

Página | 4
BREVE RESEÑA PERSONAL

Generalmente se sabe que Jonás era el profeta que recibió la orden de ir a predicar
a los implacables pecadores de la ciudad de Nínive, sin embargo, también se sabe
que al recibir la orden, él decidió tomar el camino equivocado.

Jonás corrió en dirección contraria, pero mientras huía, las circunstancias


cambiaban de mal en peor: descendió a Jope, descendió al fondo del barco,
descendió al fondo del mar hasta que finalmente descendió hasta el vientre del
gran pez. Él es un buen reflejo de lo que le sucede a las personas que son llamadas
a liderar, pero que huyen del llamado. Un líder siempre debe caminar en
obediencia a la instrucción de Dios.

La obra de Jonás (del hebreo ‫)יֹונָה‬, no solamente es narrada en el libro homónimo,


sino que también hace breves apariciones en la narración veterotestamentaria4
como neotestamentaria5: en el segundo libro de los reyes, leemos que Jeroboam,
hijo de Joás, rey de Israel, había comenzado a reinar en Samaria, pero fue
identificado por hacer lo malo ante los ojos del Señor pues no se apartó de todos
los pecados con los que Jeroboam, hijo de Nabat, hizo pecar a Israel, fue Jeroboam
el que restableció la frontera de Israel desde la entrada de Hamat hasta el mar de
Arabá, conforme a la palabra que el Señor, Dios de Israel, había hablado por medio
de su siervo el profeta Jonás, hijo de Amitai, que era de Gat-hefer; en los evangelios,
cuando los escribas y los fariseos demandan una señal de parte de Jesús, Él
simplemente se limita a hacer una referencia a la señal del profeta Jonás.

Ante lo precedentemente expuesto, podemos decir que Jonás fue un profeta en


Israel a quien la Biblia misma valida tanto en la historicidad de su persona
(aplicando el método histórico) como en la veracidad de su relato (pues fue
afianzado por el Jesucristo mismo), desechando cualquier intento de alegorizar su
bitácora. Del mismo modo, podríamos decir que para Jonás, la labor de ir a
profetizar en el nombre de Dios, no era algo que él no hubiera hecho antes en
Israel.Existen autores que expresan que Dios utilizó las circunstancias que
rodeaban a Jonás (la obstinación idólatra de una nación pecaminosamente
soberbia) para demostrarle a Israel cómo un pueblo Gentil (Nínive) podría mostrar

4 II Reyes 14: 25
5 Mateo 12: 39, Mateo 16: 4, Lucas 11: 29 - 30

Página | 5
sumisión devocional y arrepentimiento genuino, al escuchar la voz de Dios, por
medio del profeta. Jesús utilizó el mensaje en Jonás para hacer una analogía: el
Evangelio sería llevado a los Gentiles y que en efecto, habría frutos dignos de
arrepentimiento, en lugar de ser desplegado ante judíos endurecidos por el
pecado, endurecidos ante el mismo mensaje predicado.

Esta postura resulta interesante pues el énfasis que Jesucristo encauzó respecto a
su resurrección, indicaría que Él, al igual que Jonás, volvería a la vida, después de
tres días y que por medio de su mensaje, los Gentiles se arrepentirían

Sabemos poco de la muerte de Jonás, pero la más reconocida de sus tumbas se


encontraba en la ciudad iraquí de Mosul, en la provincia de Nínive, donde se cree
que el profeta vivió y cumplió su mandato divino. El sitio era un lugar sagrado
para judíos, cristianos y musulmanes, pero lamentablemente sucumbió ante un
ataque ejecutado (con explosiones) por el Estado Islámico el 24 de julio de 2014.

Página | 6
PERFIL DE LIDERAZGO

Con todo lo que hemos dicho, es necesario ajustar el enfoque con el que
deberíamos estudiar el libro de Jonás, porque si cambiamos la forma en que vemos
las cosas, las cosas que miramos también cambiarán. Centremos nuestra
perspectiva en tres áreas importantes del liderazgo: Compromiso, iniciativa y
motivación.

COMPROMISO: Si encontramos a alguien que huya del compromiso,


encontraremos a alguien que no tiene carácter. Jonás nos enseña las consecuencias
de evitar el llamado de Dios a comprometernos
Vino palabra del SEÑOR a
Jonás, hijo de Amitai,
diciendo: Levántate, ve a
Nínive, la gran ciudad, y
proclama contra ella,
porque su maldad ha
subido hasta mí. Pero
Nos perdemos el
Jonás se levantó para huir
1:1 – 3 privilegio de asociarnos
a Tarsis, lejos de la
con Dios.
presencia del SEÑOR. Y
descendiendo a Jope,
encontró un barco que iba
a Tarsis, pagó el pasaje y
entró en él para ir con
ellos a Tarsis, lejos de la
presencia del SEÑOR.
Y el SEÑOR desató sobre
el mar un fuerte viento, y
Nuestra decisión daña
hubo una tempestad tan
1: 4 más personas de las que
grande en el mar que el
creemos.
barco estuvo a punto de
romperse.
Los marineros tuvieron
miedo y cada uno
Nos endurecemos e
clamaba a su dios; y
1: 5 – 8 insensibilizamos ante las
arrojaron al mar la carga
tragedias que causamos.
que estaba en el barco
para aligerarlo. Pero

Página | 7
Jonás había bajado a la
bodega del barco, se
había acostado y dormía
profundamente. El
capitán se le acercó y le
dijo: ¿Cómo es que estás
durmiendo? ¡Levántate,
invoca a tu Dios! Quizás
tu Dios piense en
nosotros y no
pereceremos. Y cada uno
dijo a su compañero:
Venid, echemos suertes
para saber por causa de
quién nos ha venido esta
calamidad. Y echaron
suertes, y cayó la suerte
sobre Jonás. Entonces le
dijeron: Decláranos ahora
por causa de quién nos ha
venido esta calamidad.
¿Qué oficio tienes, y de
dónde vienes? ¿Cuál es tu
tierra, y de qué pueblo
eres?
Y él les respondió: Soy
hebreo, y temo al SEÑOR
Dios del cielo, que hizo el
mar y la tierra. Los
hombres se atemorizaron
Perdemos tanto la
en gran manera y le
1: 9 – 10 integridad como la
dijeron: ¿Qué es esto que
confianza.
has hecho? Porque ellos
sabían que él huía de la
presencia del SEÑOR,
por lo que él les había
declarado.
Iniciativa: Parece más fácil huir de un desafío que aceptar un riesgo y es que
puede haber más de una razón para hacerlo, como por ejemplo nuestra ineptitud,
pereza, fracasos pasados o incluso el rechazo. Sin embargo, Jonás tuvo que

Página | 8
aprender a tener iniciativa, comenzando por la sumisión a la voluntad de Dios.
Veamos lo que sucede cuando la iniciativa se suma al compromiso.
Y él les dijo: Tomadme y
lanzadme al mar, y el mar
se calmará en torno
Asumimos una saludable
vuestro, pues yo sé que 1: 12
responsabilidad personal.
por mi causa ha venido
esta gran tempestad
sobre vosotros
Los hombres se pusieron
a remar con afán para
volver a tierra firme, pero
no pudieron, porque el
mar seguía
embraveciéndose contra
ellos. Entonces invocaron
al SEÑOR, y dijeron: Te
rogamos, oh SEÑOR, no
permitas que perezcamos
ahora por causa de la
Probablemente veremos a
vida de este hombre, ni
1: 13 – 16 muchos acudir en fe a
pongas sobre nosotros
Dios.
sangre inocente; porque
tú, SEÑOR, has hecho
como te ha placido.
Tomaron, pues, a Jonás y
lo lanzaron al mar; y el
mar cesó en su furia. Y
aquellos hombres
temieron en gran manera
al SEÑOR; ofrecieron un
sacrificio al SEÑOR y le
hicieron votos
Y el SEÑOR dispuso un
gran pez que se tragara a Recibimos un tiempo y
Jonás; y Jonás estuvo en 1: 17 lugar dados por Dios
el vientre del pez tres para tener perspectiva.
días y tres noches
Entonces oró Jonás al 2: 1 - 9 Profundizamos nuestra

Página | 9
SEÑOR su Dios desde el experiencia de adoración
vientre del pez, Y dijo: En y oración
mi angustia clamé al
SEÑOR, y El me
respondió. Desde el seno
del Seol pedí auxilio,
y tú escuchaste mi voz;
Pues me habías echado a
lo profundo, en el
corazón de los mares, y la
corriente me envolvió;
todas tus encrespadas
olas y tus ondas pasaron
sobre mí. Entonces dije:
“He sido expulsado de
delante de tus ojos;
sin embargo volveré a
mirar hacia tu santo
templo.”. Me rodearon
las aguas hasta el alma,
el gran abismo me
envolvió, las algas se
enredaron a mi cabeza.
Descendí hasta las raíces
de los montes, la tierra
con sus cerrojos me ponía
cerco para siempre;
pero tú sacaste de la fosa
mi vida, oh SEÑOR, Dios
mío. Cuando en mí
desfallecía mi alma,
del SEÑOR me acordé;
y mi oración llegó hasta
ti, hasta tu santo templo.
Los que confían en vanos
ídolos su propia
misericordia abandonan,
mas yo con voz de acción
de gracias te ofreceré
sacrificios. Lo que

Página | 10
prometí, pagaré. La
salvación es del SEÑOR.
Entonces el SEÑOR dio
Avanzamos hacia un
orden al pez, y éste
2: 10 nuevo nivel de libertad
vomitó a Jonás en tierra
personal
firme
Vino palabra del SEÑOR
por segunda vez a Jonás,
diciendo: Levántate, ve a
Nínive, la gran ciudad, y
proclama en ella el
mensaje que yo te diré. Y
Jonás se levantó y fue a
Nínive conforme a la
palabra del SEÑOR. Y
Nínive era una ciudad
sumamente grande, de
un recorrido de tres días.
Jonás comenzó a recorrer
la ciudad camino de un
día, y proclamaba,
diciendo: Dentro de
cuarenta días Nínive será Disfrutamos de una
3: 1 – 9
arrasada. Y los habitantes asociación con Dios
de Nínive creyeron en
Dios, y proclamaron
ayuno y se vistieron de
cilicio desde el mayor
hasta el menor de ellos.
Cuando llegó la noticia al
rey de Nínive, se levantó
de su trono, se despojó de
su manto, se cubrió de
cilicio y se sentó sobre
ceniza. E hizo proclamar
y anunciar en Nínive, por
decreto del rey y de sus
grandes, diciendo: Ni
hombre ni bestia, ni buey
ni oveja prueben cosa

Página | 11
alguna; no pasten ni
beban agua, sino
cúbranse de cilicio
hombres y animales, y
clamen a Dios con fuerza,
y vuélvase cada uno de
su mal camino y de la
violencia que hay en sus
manos. ¡Quién sabe!
Quizá Dios se vuelva, se
arrepienta y aparte el
ardor de su ira, y no
perezcamos.
Y vio Dios sus acciones,
que se habían apartado
de su mal camino;
Obtenemos la satisfacción
entonces se arrepintió 3: 10
de ver vidas cambiadas
Dios del mal que había
dicho que les haría, y no
lo hizo
MOTIVACIÓN
La idea de que Dios iba a destruir a los malvados opresores de Israel no resultaba
atractiva para Jonás, porque en realidad, Jonás sabía que si Dios hubiese
determinado destruir Nínive, simplemente lo hubiera hecho. Dios puso frente a
Jonás una revisión de sus motivaciones y a nosotros un recordatorio.
Pero esto desagradó a
Jonás en gran manera, y
se enojó. Y oró al SEÑOR,
y dijo: ¡Ah SEÑOR! ¿No
era esto lo que yo decía
cuando aún estaba en mi Los líderes deben decidir
tierra? Por eso me motivarse con aquello
4: 1 – 2
anticipé a huir a Tarsis, que motiva a Dios, Su
porque sabía yo que tú gloria.
eres un Dios clemente y
compasivo lento para la
ira y rico en misericordia,
y que te arrepientes del
mal con que amenazas.

Página | 12
CONCLUSIÓN

La gratitud no es una de las características de nuestra cultura. Día tras día, nos
convencemos de que todo lo que llega a nuestras vidas ha sido por esfuerzo propio
o por nuestra participación. Sin embargo, si de algo debiéramos estar convencidos,
es de dar gracias a Dios por tener Su Palabra a nuestro alcance y de que en ella,
Dios decidiera incluir a Jonás en el canon de las Escrituras.

Jonás nos da el retrato de un líder reticente en un tiempo de necesidad, pero él no


fue el único a quien la Biblia registra con esa actitud. Recordemos a Moisés
presentando sus excusas delante de la zarza ardiente o en Gedeón negociando la
confirmación de su llamado. Tal vez deberíamos de recordar al rey Saúl, ese
hombre de imponente aspecto, escondido entre el equipaje cuando Samuel llegó
para ungirle como rey o en Jeremías, quien presentó su edad como una buena
eximente.

A diferencia de los demás, la evasiva de Jonás no surgió en forma de debate o


excusa, sino en hechos: salió huyendo en la dirección contraria. No puso su mirada
en su ineptitud, sino en la aparente irracionalidad de llamar a Nínive al
arrepentimiento. Días después descubrió que los líderes no deben de procurar ser
ni más celosos, ni más justos, ni más santos que Dios.

Es importante notar que parte importante de esta historia (la tormenta, los
marineros, el pez, el rey, los ninivitas, la planta, el gusano y el viento del este)
obedecieron a Dios, salvo Jonás, el líder escogido por Dios. En ocasiones, el líder
debe de arrepentirse (primero) antes de poder llamar a otros al arrepentimiento.
Sin embargo, a pesar de la falta de perspectiva, su prejuicio cultural, su justicia
propia y su mala actitud, Dios nunca lo abandonó, dejándonos en Su Palabra uno
de los fundamentos más claros para la doctrina de la perseverancia de los santos6.

6 También conocida como seguridad eterna, es una enseñanza que afirma que una vez que las
personas verdaderamente nacieron de Dios o han sido "regenerados" por el Espíritu Santo, nada en
el cielo o la tierra podrá separarlos del amor de Dios.

Página | 13
BIBLIOGRAFÍA

1. The Lockman Foundation. (2017). La Biblia de las Américas - Biblia de


estudio. La Habra, CA: Zondervan.
2. Rick Warren. (2005). Liderazgo con propósito. Lake Forest, CA: Vida.
3. John Calvin. (2012). Commentary on Jonah. Amazon Digital Services LLC :
Ravenio Books.

Página | 14