Está en la página 1de 1

Aparato respiratorio

El aparato respiratorio o sistema respiratorio es el encargado de captar el oxígeno (O2) del aire e
introducirlo en la sangre, y expulsar del cuerpo el dióxido de carbono (CO2) ―que es un desecho de la
sangre y subproducto del anabolismo celular―.1 En humanos y otros mamíferos, el sistema respiratorio
consiste en vías respiratorias, pulmones y músculos respiratorios que median en el movimiento del aire
tanto dentro como fuera del cuerpo humano. El aparato respiratorio incluye fosas nasales (usadas para
hacer ingresar el aire al cuerpo), tubos (como la tráquea y los bronquios), los dos pulmones (donde ocurre
el intercambio gaseoso). El intercambio de gases es el intercambio de oxígeno y dióxido de carbono, del ser
vivo con el medio. Dentro del sistema alveolar de los pulmones, las moléculas de oxígeno y dióxido de
carbono se intercambian pasivamente, por difusión, entre el entorno gaseoso y la sangre.

Así, el sistema respiratorio facilita la oxigenación con la remoción contaminante del dióxido de carbono y
otros gases que son desechos del metabolismo y de la circulación. El sistema respiratorio también ayuda a
mantener el balance entre ácidos y bases en el cuerpo a través de la eficiente eliminación de dióxido de
carbono de la sangre. El diafragma, como todo músculo, puede contraerse y relajarse. En la inhalación, el
diafragma se contrae y se allana, y la cavidad torácica se amplía. Esta contracción crea un vacío que
succiona el aire hacia los pulmones (inhalación). En la exhalación, el diafragma se relaja y el aire es
expulsado de los pulmones.

Órganos del Sistema Respiratorio: Anatomía y Función

Nariz:

Posee dos orificios llamados nares. Dentro de los nares, encontramos a los cilios, que sirven para oler.
También están las fosas nasales que están separadas por el tabique. La función de la nariz es humedecer,
calentar y purificar el aire inspirado.

Traquea:

Está situada en las primeras seis vértebras cervicales. Es un órgano común al aparato digestivo y al
respiratorio ya que conduce al alimento desde la boca al esófago, por otro lado conduce el aire procedente
de las fosas nasales a la laringe.

Laringe:

Tiene forma de tubo y sus paredes están reforzadas por cartílago. En el interior se hallan las cuerdas
vocales por lo que se considera a la laringe "el órgano productor de sonido". Además es un órgano móvil ya
que se mueve con la fonación, la voz y la deglución.

Tráquea:

Es un conducto semicircular de 12 centímetros de largo formado por 20 anillos cartilaginosos. Su superficie


está revestida con una película de moco, en el cual se adhieren partículas de polvo que atravesaron las vías
respiratorias superiores. Además, este moco actúa como bactericida.

Bronquios:

Son las diversas ramificaciones del interior del pulmón, terminan en los alvéolos pulmonares que tienen a
su vez unas bolsas más pequeñas o vesículas pulmonares, están rodeadas de una multitud de capilares por
donde pasa la sangre y se purifica y se realiza el intercambio gaseoso.

Alvéolos:

Son pequeños sacos en donde se produce la hematosis, proceso en cual los glóbulos rojos absorben oxígeno
y se liberan del dióxido de carbono.

Pulmones:

Son dos masas esponjosas de color rojizo rodeados del pleura, situadas en el tórax a ambos lados del
corazón, el derecho tiene tres partes o lóbulos; el izquierdo tiene dos partes. Contienen aproximadamente
300 millones de alvéolos.

Diafragma:

Es un músculo que separa la cavidad torácica de la cavidad abdominal, al contraerse permite la entrada de
aire a los pulmones.

También podría gustarte