Está en la página 1de 16

La Décima

Carmen González Huguet

Puede usar esta presentación con libertad, pero por favor cite mi
nombre completo y avíseme dónde y cuando citó mi trabajo al
correo carmengonzalezh@yahoo.com.
Me ayudará bastante. Muchas gracias
La décima o espinela
La décima es una estrofa constituida por 10 versos octosílabos ,
distribuida en a/b/b/a/a/c/c/d/d/c que significa las estrofas que tienen
que rimar . Actualmente se usa esta palabra con el sentido específico
de décima espinela o espinela.

La espinela toma su nombre del poeta, novelista y vihuelista Vicente


Espinel, de fines del siglo XVI. La contribución de Espinel fue fijar la
estructura de rimas de la décima en abbaaccddc. Además, sólo puede
haber pausas después de los versos pares, particularmente después del
cuarto.

La décima es una de las formas estróficas de mayor arraigo y amplia


distribución en toda Latinoamérica, siendo especialmente significativa
en la poesía popular y rural. Ejemplo de esto es la actual pervivencia de
prácticas como las payas, donde suele usarse que dos o más cantores se
enfrenten en un duelo de décimas improvisadas en el momento, con
acompañamiento musical, generalmente la guitarra.
Primer monólogo de Segismundo – Pedro Calderón de la Barca (España, 1635)
¡Ay mísero de mí, y ay, infelice!
Apurar, cielos, pretendo, Nace el ave, y con las galas
ya que me tratáis así que le dan belleza suma,
qué delito cometí apenas es flor de pluma
contra vosotros naciendo; o ramillete con alas,
aunque si nací, ya entiendo cuando las etéreas salas
qué delito he cometido. corta con velocidad,
Bastante causa ha tenido negándose a la piedad
vuestra justicia y rigor; del nido que deja en calma;
pues el delito mayor ¿y teniendo yo más alma,
del hombre es haber nacido. tengo menos libertad?

Sólo quisiera saber Nace el bruto, y con la piel


para apurar mis desvelos que dibujan manchas bellas,
(dejando a una parte, cielos, apenas signo es de estrellas
el delito de nacer), (gracias al docto pincel),
qué más os pude ofender cuando, atrevida y crüel
para castigarme más. la humana necesidad
¿No nacieron los demás? le enseña a tener crueldad,
Pues si los demás nacieron, monstruo de su laberinto;
¿qué privilegios tuvieron ¿y yo, con mejor instinto,
qué yo no gocé jamás? tengo menos libertad?
Nace el pez, que no respira,
aborto de ovas y lamas, En llegando a esta pasión,
y apenas, bajel de escamas, un volcán, un Etna hecho,
sobre las ondas se mira, quisiera sacar del pecho
cuando a todas partes gira, pedazos del corazón.
midiendo la inmensidad ¿Qué ley, justicia o razón,
de tanta capacidad negar a los hombres sabe
como le da el centro frío; privilegio tan süave,
¿y yo, con más albedrío, excepción tan principal,
tengo menos libertad? que Dios le ha dado a un cristal,
a un pez, a un bruto y a un ave?
Nace el arroyo, culebra
que entre flores se desata,
y apenas, sierpe de plata,
entre las flores se quiebra,
cuando músico celebra
de las flores la piedad
que le dan la majestad
del campo abierto a su huida;
¿y teniendo yo más vida
tengo menos libertad?
Segundo monólogo de Segismundo – Pedro Calderón de la Barca (España, 1635)
Sueña el rey que es rey, y vive Yo sueño que estoy aquí
con este engaño mandando, destas prisiones cargado,
disponiendo y gobernando; y soñé que en otro estado
y este aplauso, que recibe más lisonjero me vi.
prestado, en el viento escribe, ¿Qué es la vida? Un frenesí.
y en cenizas le convierte ¿Qué es la vida? Una ilusión,
la muerte, ¡desdicha fuerte! una sombra, una ficción,
¿Que hay quien intente reinar, y el mayor bien es pequeño:
viendo que ha de despertar que toda la vida es sueño,
en el sueño de la muerte? y los sueños, sueños son

Sueña el rico en su riqueza,


que más cuidados le ofrece;
sueña el pobre que padece
su miseria y su pobreza;
sueña el que a medrar empieza,
sueña el que afana y pretende,
sueña el que agravia y ofende,
y en el mundo, en conclusión,
todos sueñan lo que son,
aunque ninguno lo entiende.
Fábula – La vida es sueño – Pedro Calderón de la Barca (España, 1635)

Cuentan de un sabio que un día


tan pobre y mísero estaba
que sólo se sustentaba
de unas yerbas que cogía.
"¿Habrá otro —entre sí decía—
más pobre y triste que yo?"
Y cuando el rostro volvió
halló la respuesta, viendo
que iba otro sabio cogiendo
las hojas que él arrojó
CHILE: Volver a los diecisiete – Violeta Parra
Mi paso ha retrocedido,
Volver a los diecisiete cuando el de ustedes avanza;
después de vivir un siglo el arco de las alianzas
es como descifrar signos ha penetrado en mi nido.
sin ser sabio competente. Con todo su colorido,
Volver a ser de repente se ha paseado por mis venas
tan frágil como un segundo. y hasta las duras cadenas
Volver a sentir profundo con que nos ata el destino
como un niño frente a Dios. es como un diamante fino
Eso es lo que siento yo que alumbra mi alma serena.
en este instante fecundo.
Lo que puede el sentimiento
Se va enredando, enredando, no lo ha podido el saber,
como en el muro la hiedra, ni el más claro proceder
y va brotando, brotando, ni el más ancho pensamiento.
como el musguito en la piedra, Todo lo cambia el momento
ay, sí sí sí. cual mago condescendiente,
nos aleja dulcemente
de rencores y violencia:
solo el amor con su ciencia
nos vuelve tan inocentes.
CHILE: Volver a los diecisiete – Violeta Parra

El amor es torbellino De par en par la ventana


de pureza original; se abrió como por encanto,
hasta el feroz animal entró el amor con su manto
susurra su dulce trino, como una tibia mañana;
detiene a los peregrinos, al son de su bella diana
libera a los prisioneros; hizo brotar el jazmín,
el amor con sus esmeros volando cual serafín,
al viejo lo vuelve niño al cielo le puso aretes
y al malo solo el cariño y mis años en diecisiete
lo vuelve puro y sincero. los convirtió el querubín.
CHILE: La exiliada del sur – Violeta Parra
Un ojo dejé en Los Lagos Se m’enredó en Tranapuente
por un descuido casual, un pie al cruzar una esquina,
el otro quedó en Corral y el otro en la Quiriquina
en un boliche de tragos; se me hunde mares adentro,
recuerdo que mucho estrago mi corazón descontento
de niño vio el alma mía, latió con pena en Temuco
miserias y alevosías y me ha llorado en Calbuco,
anudan mi pensamiento, de frío por una escarcha,
entre las aguas y el viento voy y enderezo mi marcha
me pierdo en la lejanía. por la cuesta ’e Chacabuco.

Mi brazo derecho en Lanco Mis nervios dejó en Collayque,


quedó, señores oyentes, la sangre en San Sebastián,
el otro por San Vicente y en la ciudad de Chillán
cayó, no sé con qué fin; la calma me bajó a cero,
mi pecho en Curacautín mi riñonada en Cabrero
lo veo en un jardincillo, destruye una caminata,
mis manos en Maitencillo y en una calle de Itata
saludan por Pelequén, se me rompió el instrumento,
mi boca en Perquilauquén y paso por Nacimiento
sopla sobre un caramillo una mañana de plata.
CHILE: La exiliada del sur – Violeta Parra

Desembarcando en Riñihue
se vio a la Violeta Parra,
sin cuerdas en la guitarra,
sin hojas en el colihue;
una banda de chirigües
le vino a dar un concierto;
con su hermanito Roberto
y Cochepe forman un trío
que cant’al orilla del río
y en el vaivén de los puertos.
CUBA: Décimas a mi abuelo – Silvio Rodríguez

Así lo sé porque quiero


Yo soy de donde hay un río,
echarme en su misma fosa,
de la punta de una loma,
sin oración y sin losa,
de familia con aroma
hueso con hueso viajero;
a tierra, tabaco y frío;
lo sé como el aguacero
soy de un paraje con brío
sabe que acaba en la orilla;
donde mi infancia surtí,
lo sé como sé su silla,
y cuando después partí
su cuchillo, su mascada,
a la ciudad y la trampa,
y su corona nevada,
me fui sabiendo que en Tampa
cual sé también su rodilla.
mi abuelo habló con Martí.
(1980)
Supo la gran aventura,
supo la estación más triste,
supo el dolor que se viste
de redención la cintura;
supo la traición más dura,
luego el silencio, el rumor,
luego el murmullo, el clamor,
y al fin supo del aullido,
y del último estallido
mi abuelo supo el amor.
COLOMBIA: Décimas de parecido – Carlos Vives

Se parece el mar al cielo,


Se parece el mango al jobo,
tu corazón a la tierra,
papayuela y fruta bomba,
se parecen a la sierra
la guama a la cañandonga,
las muchachas de mi pueblo.
tamarindo y algarrobo ,
En la hamaca donde vuelvo
la pitahaya al corombolo,
a mitigar la pesadilla
el melón a la patilla,
pensaba en la maravilla
la uvita a la pimientilla,
que florece en mi jardín,
cohombro y calabacín,
y la ciudad de Niurlín
y la ciudad de Niurlín (New Orléans)
se parece a Barranquilla.
se parece a Barranquilla.
Buenas noches, presidente,
Las tardes a las mañanas,
la provincia lo saluda...
y Juancho Polo a Durán,
y Cartagena a San Juan,
Es un hombre preparado
Santo Domingo y La Habana,
de paciencia y buena fe
los llanos a las sabanas,
que le enseña a los pelaos
a Santa Marta, a Sevilla,
del pueblo de Magangué.
y Taganga a Taganguilla,
Es un hombre preparado,
Corraleja a San Fermín
todo el mundo ha recorrido
y la ciudad de Niurlín
y todo lo que conoce
se parece a Barranquilla.
le resulta parecido.
COLOMBIA: Décimas de parecido – Carlos Vives

Si ustedes prestan atención


y analizan bien
se darán cuenta
que todos somos parecidos :
que un loro
se parece a una guacamaya,
que una iguana
se parece a un dinosaurio,
que esta canción
se parece a mi barrio,
los arahuacos a los mayas,
un caribeño a un canario,
un tabaco a una calilla,
un caimán a una babilla,
mi sueño a Punta Betín...

…y la ciudad de Niurlín
se parece a Barranquilla.
ESPAÑA: Décimas – Pedro Aznar

De nuevo perdí la ruta, La vida es viaje fecundo


navego por los desiertos, si hay puentes hacia los otros.
camino por mares muertos, Volaste el que había en nosotros,
la noche entera se enluta. te fuiste por esos mundos.
El sol se metió en su gruta, El frío cayó rotundo.
los mares se hunden mojados. Tu olvido mostró los dientes.
Yo soy un nervio de atados, No sabes cómo se siente
un llanto largo y profundo. temer este miedo mudo.
No sé por qué me confundo Pasado el sueño a futuro
con tus amores cansados. no sé vivir el presente.

De noche muestra la luna


su rostro alumbrado y triste.
El cielo al fin se desviste,
la muerte mece su cuna.
Que al fin la mala fortuna
se vaya a dormir un rato,
se quite traje y zapatos,
se olvide de mi existencia,
que yo frente a su sentencia
declaro mi desacato.
ESPAÑA: Décimas de quita y pon – Joaquín Sabina, 2 de febrero de 2011
I III
Juventud, fama, belleza, Gadafi, virgen María,
qué ganas de dar la nota, bombardeando a su gente,
puestos a bailar la jota menuda drag queen demente
yo me pido otra cerveza sin pueblo ni dinastía.
y, sin perder la cabeza, La revolución impía
con mi pareja de sotas tal vez peca de inocente,
juro por la sexta flota, cuando, sin uñas ni dientes,
que el corazón manda más; adolescente y pardilla,
empieza la cuenta atrás se enfrenta a la Jamahiriya
del día de la marmota. del crudo para occidente.
II
A la mierda Operación
Triunfo, qué maravilla,
que se vuelva la tortilla
del lado de la razón.
No se acaba la canción,
fracasa la tonadilla
ratonera y amarilla,
aún resiste Gran Hermano,
pero ya vendrá el verano
con su champú antiladillas.
PUERTO RICO: Boricua en la luna (Juan Antonio Corretjer-Ray Brown)

Desde las ondas del mar De una lágrima soy hijo,


que son besos a su orilla, y soy hijo del sudor,
una mujer de Aguadilla y fue mi abuelo el amor
vino a New York a cantar. único en mi regocijo
Pero no solo a llorar del recuerdo siempre fijo
un largo llanto y morir. en aquel cristal del llanto
De ese llanto yo nací como quimera en el canto
como en la lluvia una fiera. de un Puerto Rico de ensueño
Y vivo en la larga espera y yo soy puertorriqueño,
de cobrar lo que perdí. sin ná, pero sin quebranto.

Por un cielo que se hacía Y el "echón" que me desmienta


más feo, más, más volaba que se ande muy derecho,
a Nueva York se acercaba no sea en lo más estrecho
un peón de Las Marías de un zaguán pague la afrenta.
Con la esperanza, decía, Pues según alguien me cuenta:
de un largo día volver. dicen que la luna es una
Pero antes me hizo nacer. sea del mar o sea montuna.
Y de tanto trabajar Y así le grito al villano:
se quedó sin regresar: yo sería borincano
reventó en un taller. aunque naciera en la luna.

También podría gustarte