Está en la página 1de 2

Diplomado en obesidad

ACADEMIA MEXICANA DE OBESIDAD Y NUTRICIÓN A C

PLAN DE ALIMENTACIÓN PARA EL PACIENTE CON OBESIDAD

En el paciente con obesidad el tratamiento dietético debe elaborarse de tal manera


que se logre el equilibrio energético para un peso adecuado, limite la ingestión
energética de lípidos y cuidar su origen. También se busca la disminución del
consumo de alimentos industrializados y promover el consumo de agua de 750 a
2000 ml, así como limitar el consumo de alcohol.

Sus objetivos son:

1. Como mínimo, evitar un aumento de peso menor.


2. Reducir el peso corporal actual de 5 a 10% en 6 meses o de 0.5 a 1 kg por
semana.
3. Disminuir la circunferencia abdominal a menos de 80 cm en mujeres y
menos de 90 cm en hombre.
4. Mantener un peso corporal menor al actual por periodos prolongados
(mínimo un año) a través de la práctica diaria de nuevos hábitos que
favorezcan un estilo de vida saludable.
5. Promover un perfil metabólico óptimo.

Un tratamiento dietético para la perdida de peso debe realizarse durante 6 meses.


Después de esto se debe proporcionar al paciente un plan de seguimiento y
vigilancia. Está demostrado que después de 6 meses ningún tratamiento dietético
promueve mayor pérdida de peso que otro.

Hay que recordar que las dietas para perder peso pueden presentarse con una
disminución de energía o bien con cambios en la proporción de nutrimentos,
principalmente lípidos o hidratos de carbono.

Además, actualmente se promueven tres tipos de patrones de alimentación, que


ayudan a mejorar el peso, promover un estilo de vida saludable y un perfil
metabólico adecuado:

1. Dieta mediterránea
2. Dieta DASH
Diplomado en obesidad
ACADEMIA MEXICANA DE OBESIDAD Y NUTRICIÓN A C

3. Dieta del ATP III

En general promueven:

 El consumo de carnes blancas el mayor número de veces por semana,


preferentemente pescado.
 El consumo de lácteos descremados y evitar los enteros.
 Moderar el consumo de productos de origen animal.
 Aumentar el consumo de leguminosas, cereales integrales y oleaginosas.
 Limitar la ingestión de azúcares simples.
 Limitar la ingestión de sal.
 Incluir en la dieta fuentes de ácidos grasos monoinsaturados y
poliinsaturados.