Está en la página 1de 4

Capítulo 6

CARACTERISTICAS DE LA PSICOPATOLOGIA Y DE LA ADOLESCENCIA

Introducción

La sicopatología estudia los fenómenos psíquicos y su dinámica como base de sus


perturbaciones. Para el adecuado conocimiento de sus determinantes, evolución y consecuencias.
Utiliza para esto distintos enfoques ( psicoanalítico, conductual, cognitivo y sistémico), aportando
cada una visión parcial del desarrollo.
Que el desarrollo tanto normal como patológico de la psiquis sea multideterminado, implica la
utilización de varios enfoques para una comprensión del problema, además de la utilización de otras
ciencias.
La sicopatología consta de elemento descriptivo: fenómeno; y de elemento dinámico: interacción
de los componentes de la organización de la psiquis. Recurre a estudio longitudinal y transversal
(cambios en el desarrollo).
Utiliza los criterios de a/normalidad establecidos y los del desarrollo, en la cual se incluye la
psicología evolutiva que se encarga de ver si la visión de sí y la imagen de mundo corresponden con
la esperada para su edad.

Características de la sicopatología del desarrollo

Es genética, dialéctica y evolutiva.


Es Genética, busca los orígenes de la alteración del desarrollo, en lo genético-disposicional y/o
ambiental, o en su interacción.
Es Evolutiva, describe cambios de la patología por el desarrollo (ya sea resolución espontánea,
atenuación con tratamiento, persista o se complique).
Es Dialéctica porque ve la interacción reciproca entre el individuo y el ambiente que provoca
modificaciones del desarrollo.
Las manifestaciones clínicas del desarrollo anormal (con áreas de funcionamiento normales y otro
anormal) nos permiten delimitar el trastorno para una plantación correcta de la terapéutica y
evaluación de pronóstico. Así una misma manifestación clínica de acuerdo al contexto expresará
patologías diferentes.

Consideraciones etiopatogenicas. Factores protectores y de riesgo de la salud mental .

La interacción entre factores de riesgo y protectores determinan que haya, salud mental
(predominan los protectores y se mantienen) o psicopatología (predominan los de riesgo y no se
compensa).
Los factores de riesgo pueden ser predisponentes, perpetuantes, agravantes, precipitantes o
determinantes (protagonismo del sujeto al no asumir o no resolver las situaciones perturbadoras).
Las manifestaciones psicopatológicas resultan de la interacción de los factores biológicos
(anomalías genéticas, y trastornos adquiridos de daño cerebral o físico. El temperamento que puede
ser protector o perturbador), psicológicos (el potencial psicogénico de las experiencias de vida,
generalmente favorecido con una familia funcional) y socioculturales.
Estos factores interactúan de manera diferente en las distintas personas, frente a la misma
situación, desarrollan distintas manifestaciones o un mismo síntoma puede corresponder a
diferentes situaciones.

Relevancia del desarrollo psíquico

El desarrollo psíquico consiste en funciones cognitivas, afectivas y sociales las que con en el
transcurso de la infancia y juventud se van complejizando y articulando.

1
Capítulo 6
Cuando no se logra el desarrollo esperado para cada una de las funciones de acuerdo a la etapa
evolutiva del menor aparecen las perturbaciones psicopatológicas de distinta intensidad y
compromiso.
Así por ejemplo patologías en
 El desarrollo del lenguaje afectara la integración y ajuste social y posteriormente confundirse
con dificultades específicas del aprendizaje escolar.
 En el desarrollo cognitivo (permite el logro de habilidades necesarias para el éxito en el
rendimiento académico), Sus perturbaciones se irán expresando en la adaptación general
 Juicio moral es facilitado por la influencia del desarrollo cognitivo. Un desarrollo moral
insuficiente se asocia con perturbaciones en la conducta social .( violación, hurtos, violencia,
etc)

Para evaluar el desarrollo de las funciones psicológicas el criterio cronológico permite distinguir
entre lo normal y lo patológico, así persistencia de ciertos comportamientos mas allá de una
determinada edad indican patología.
Las metas de la socialización varían de acuerdo a la edad por lo que los limites que se impongan
deben ser flexibles y adecuarse para cada periodo. Si esto no ocurre se estimulan conductas sociales
inadecuadas.
Las perturbaciones se presentan en forma diferente en las distintas etapas evolutivas. A lo largo de
su vida un individuo puede presentar diversas manifestaciones psicopatologicas en relación a su
desarrollo personal. Así mismo los sindromes psiquiátricos de larga evolución (ej sd, de déficit
atencional hiperactivo) van sufriendo modificaciones en las distintas etapas evolutivas.

Diferencias Psicopatologicas según sexo y edad

Hombres:
 Preescolar-escolar: sd déficit atencional con hiperactividad motora, trastornos del lenguaje y
aprendizaje, transtornos de eliminación
 Adolescencia: transtornos de conducta , abuso de alcohol y drogas. Conductas suicidas son
menos que en mujeres pero con métodos más efectivos.
Mujeres:
 Adolescencia. Transtorno dismorfico corporal, anorexia, preocupación por el sobrepeso
obesidad, intentos suicidas son mas frecuentes.

Psicopatologia en la adolescencia
Los transtornos psiquiátricos que se inician en la niñez experimentan modificaciones en el curso de
la adolescencia por efecto del desarrollo.
En la adolescencia es posible que se experimenten plenamente patologías que se inician y terminan
en esta etapa o que iniciándose en este periodo se prolonguen hasta la adultez

Psicopatologia del adolescente en relación al cumplimiento de las tareas evolutivas.

La sicopatología del adolescente puede ser enfocada en relación a las tareas evolutivas, las
perturbaciones psicopatológicas que pueden ocurrir y los trastornos psíquicos resultantes, como se
describe a continuación:

1.- Búsqueda de la independencia emocional de sus padres y otros adultos:


Perturbaciones: dependencia patológica, inmadurez, independencia excesiva.
Patología: ansiedad de separación, trastorno oposicionista desafiante, anorexia nerviosa,
trastorno dependiente de personalidad.
2.- Participación y compromiso social con grupo de pares de ambos sexos:
Perturbaciones: aislamiento, timidez, incorporación a grupos delictivos.

2
Capítulo 6
Patología: trastorno en la identidad psicosexual, fobia social, mutismo selectivo.
3.- Aceptación de sus cambios corporales y del rol psicosexual de acuerdo con las pautas de la
sociedad:
Perturbación: dificultad en asumir la corporalidad e identidad psicosexual.
Patología: trastorno dismórfico corporal, anorexia nerviosa.
4.- Consolidación del concepto de sí mismo:
Perturbaciones: dificultad en asumir una identidad definida.
Patología: trastorno límite de la personalidad, personalidad múltiple, trastorno antisocial.
5.- Desarrollo progresivo de aptitudes, búsqueda de su vocación y de la independencia económica:
Perturbación: crisis de identidad en relación con lo académico-profesional.
Patología: personalidad dependiente, trastorno límite de personalidad, adicción a drogas y
alcohol.
6.- Preparación para la elección de pareja y la vida familiar:
Perturbación: crisis de identidad en relación a la elección de pareja.
Patología: bloqueo en la iniciación de relaciones sentimentales, trastorno narcisista.
7.- Adquisición de pensamiento abstracto o hipotético deductivo:
Perturbación: no sobrepasar el nivel de pensamiento operatorio concreto.
Patología: trastorno de aprendizaje, trastorno de la organización del raciocinio.
8.- Elaboración de escala de valores propios y moral autónoma:
Perturbaciones: dependencia de valores ajenos, juicio moral preconvencional, cogniciones
éticas no asumidas, falta de empatía y culpa.
Patología: trastornos disociales, trastorno dependiente de la personalidad.
9.- Progresiva solución de conflictos y adquisición de seguridad en sí mismo:
Perturbaciones: cronificación y complejización de los conflictos, inseguridad y desconfianza
básica.
Patología: trastornos neuróticos de la personalidad.
10.- Asumir deberes y derechos del adulto:
Perturbaciones: dificultad o fracaso en asumir la adultez.
Patología: quiebre psicótico, adicción a drogas, suicidios consumados.

La distribución de la morbilidad psiquiátrica en la adolescencia temprana (11-14 años)


corresponde, en proporción importante, a la prolongación de perturbaciones infantiles, algunas de
las cuales son modificadas o superadas en esta etapa. En la adolescencia media (15-17 años), por la
tendencia a exteriorizar conflictos, adquieren importancia los trastornos conductuales, el uso y
abuso de psicotrópicos, y las conductas suicidas. En la adolescencia tardía (18-21 años) los
trastornos de la personalidad, la esquizofrenia y las distintas formas de psicosis adquieren
importancia. Sin embargo en todas estas etapas son también motivos frecuentes de consulta los
trastornos de adaptación, trastornos de ansiedad, del ánimo, obsesivo-compulsivo, etc. También en
la adolescencia es posible que se expresen plenamente perturbaciones que permanecieron latentes
durante la niñez.

Conductas límites o comportamiento antisocial del adolescente.

En posición intermedia, entre la crisis de adolescencia que consideramos normal y las


conductas francamente patológicas, algunos adolescentes, principalmente de sexo masculino, ya sea
por un intenso afán exploratorio, o por la influencia nociva de diversos grupos juveniles o por
laxitud de la conducta moral, responden de forma desajustada. Dichas respuestas las
denominaremos conductas límites, ya que de producirse en una persona adulta o de persistir en el
joven serían francamente patológicas; pero aún siendo ocasionales, no pueden ser tampoco
consideradas como normales. Nos referimos a: experiencias de hurto, vandalismo, fuga del hogar,
cimarra, relaciones homosexuales con coito anal, embriaguez alcohólica, y uso de drogas.

3
Capítulo 6
Para diagnosticar una conducta límite, se requiere: que el adolescente haya tenido un
desarrollo psíquico normal, que la experiencia no se repita, que el contexto familiar sea
relativamente sano, y que la conducta origine culpa y deseos de reparación.
Las conductas límites requieren de análisis psicopatológico y de confirmación, además de
controles ocasionales para asegurarse que la situación ha sido resuelta.

7. Relaciones con la psicopatología del adulto.

La psicopatología del niño y del adolescente tiene un carácter de “reactividad” mayor que la
del adulto. Por ejemplo, cuadros depresivos se modifican fácilmente con cambios ambientales.
Determinadas manifestaciones conductuales, que en el adulto son francamente patológicas,
pueden no serlo en la niñez o en la adolescencia (ej. reacciones primitivas de rabia en la niñez,
conductas límites en la adolescencia).
Determinados síndromes psicopatológicos del adulto pueden tener un significado muy
diverso en la edad infanto-juvenil. Por ejemplo, el síndrome conversivo en el adulto, expresión de
un desequilibrio en una personalidad perturbada, en cambio, el síndrome conversivo en el niño
puede ser la expresión de un conflicto reciente, sin perturbación significativa del desarrollo de la
personalidad, lo que representa un tratamiento y pronóstico diferente.

En la psicopatología infanto-juvenil las características del desarrollo psicológico (cognitivos,


afectivos y sociales) ya sean normales o perturbados, y las interacciones interpersonales, son
fundamentales para poder analizar los transtornos psiquiátricos que motivan la consulta. En el niño
y adolescente predominan las formas nosográficas menos diferenciadas (a veces hay superposición
de cuadros), a diferencia de los adultos en que son las más diferenciadas.

8.- relaciones entre la psicopatología infanto-juvenil y la disfunción familiar.


Algunos síntomas pueden ser solo expresión de una patología parental, conyugal o familiar
(debido a la gran dependencia niño-entorno). Por ejemplo hijo como chivo emisario (designado
como el portador de toda la patología familiar), o hijo parental (rol directivo dentro de su familia).
El sistema familiar es el principal campo de expresión emocional en el niño, por lo tanto es
importante en el inicio y mantención de algún transtorno. La familia es importantísima en el
desarrollo de la autonomía y la toma de decisiones, que se ve afectada en psicopatologías graves de
los padres como alcohólicos, depresivos, sobreprotectores (dependencia simbiótica: puede
presentarse con ansiedad de separación, dificultad en las relaciones interpersonales, fobia escolar,
conductas suicidas, etc), permisivos (actitudes rebeldes o delictivas), etc., esta disfunción familiar
puede perturbar el desarrollo psicológico del niño desde la niñez y mantenerse hasta la
adolescencia, o permanecer latente y manifestarse en ella. A su vez los cambios propios de la
adolescencia pueden producir un quiebre dentro de la familia, agravándose si coincide con la crisis
de la edad media de los padres, junto con la ansiedad, la depresión, la idea irreversibilidad de
ciertas decisiones tomadas en ellos, hacen profundizar la crisis en el joven..

9.- Relaciones entre la psicopatología y el sistema escolar.


Se produce una gran interacción entre adultos y pares, además los profesores ejercen un
papel protector y supervisor del rol parental. Las interacciones que se producen entre el niño con
problemas y la comunidad escolar pueden resultar en la mantención, reducción, o acentuación de
sus manifestaciones psicopatológicas. Los transtornos de aprendizaje provocan tensiones, bajo
rendimiento y baja autoestima en el estudiante (importante diagnóstico precoz). La respuesta de los
profesores y compañeros puede facilitar o dificultar la adaptación de un niño con déficit atencional
o hiperactivcidad. El transtorno oposicionista desafiante se ve niños excluidos del sistema escolar
contra por ejemplo el profesor.
Como conclusión, la relación entre la familia y el sistema escolar deben ser consideras en el
proceso de diagnóstico y tratamiento del los transtornos psiquiátricos infanto-juveniles.