Está en la página 1de 5

Expediente : No.

00370-2015-61
Especialista : Dra. Jenny Laqui.
SUMILLA : Absuelvo Apelación.

SEÑOR PRESIDENTE DE LA SALA PENAL DE


APELACIONES DE LA CORTE SUPERIOR DE JUSTICIA DE
TACNA.-

WILVER WILFREDO JIMÉNEZ ROJAS, identificado con


C.I. Nº 1102296677-S, en la Investigación Preparatoria que se sigue en mi contra y
Otros, por la Comisión del presunto Delito Aduanero en su modalidad de Trafico
Ilícito de Mercancías Restringidas, en agravio del Estado, ante usted
respetuosamente me presento y digo:

PETITORIO:

Que, de conformidad con el artículo 420 inciso 1 del


Código Procesal Penal, PROCEDO A ABSOLVER LA FUNDAMENTACION DEL
RECURSO DE APELACION INTERPUESTA POR EL REPRESENTANTE DEL
MINISTERIO PÚBLICO Y LA SUNAT, no sin antes solicitar se declare INFUNDADO
DICHOS RECURSOS DE APELACIÓN INTERPUESTO POR AMBAS PARTES y
que por el contrario SE CONFIRME LA RESOLUCIO VENIDA EN GRADO, por
encontrarse con arreglo a Ley, a tenor de los siguientes considerandos de defensa
que paso a exponer.

FUNDAMENTOS DE HECHO Y DE DERECHO:

1.- Señores Magistrados, la Resolución materia de


impugnación se encuentra con arreglo a ley, ya que ha tenido en cuenta una de
las garantías de la administración de la justicia, que es la DEBIDA MOTIVACIÓN
DE LAS RESOLUCIONES, prevista en nuestra Constitución Política del Estado, en
su artículo 139 inciso 5, por cuanto la mención expresa de la Ley, debe ser aplicable
a los fundamentos de hecho en que se sustenten de manera obligatoria, en
concordancia con el artículo 21 de la Ley Orgánica del poder Judicial, que exige que
todas las resoluciones, con exclusión de las de mero trámite son motivadas bajo
responsabilidad, con expresión de los fundamentos en que se sustentan, pudiendo
estos reproducirse en todo o en parte, solo en segunda instancia, al absolver el
grado. Y se reconocen como fines de la motivación; a) Que el juzgador ponga de
manifiesto las razones de su decisión, por el legítimo interés del justiciable y
de la comunidad en conocerlas; b) Que se pueda comprobar que la decisión judicial
adoptada responde a una determinada interpretación y aplicación del derecho; c) Que
las partes y aun la comunidad, tengan la información necesaria para recurrir, en su
caso, la decisión; d) Que los Tribunales de revisión tengan la información necesaria
para vigilar la correcta interpretación y aplicación del derecho. En ese orden de ideas
la Resolución exterioriza una decisión jurisdiccional del estado, que consta en un
instrumento público, y es la materialización de la tutela jurisdiccional que llena su
función al consagrar un derecho mediante una declaración afirmada de que la
relación sustancial discutida se encuentra en los presupuestos legales abstractos y
como consecuencias de lo que establece en la resolución, una norma concreta para
las partes de obligatorio cumplimiento, HECHO QUE SE HA TENIDO EN CUENTA
EN LA RESOLUCION APELADA, LO QUE HA MOTIVADO QUE SE EMITA UNA
RESOLUCION - SENTENCIA JUSTA, EN LO QUE SE REFIERE AL SUSCRITO.

2.- Que no es cierto lo señalado en el escrito de


apelación por parte del representante del Ministerio Público al señalar “…que con
relación a la autoría y participación, también con la misma video grabación visualizada en
plenario, hemos demostrado que estamos ante una banda delictiva destinada al tráfico de
mercancías puesto que, cuando el oficial de aduanas Mariela Cano descubrió cajas celulares
lo hizo en el lugar (haciendo posterior) donde se encontraba el ciudadano Wilber Wilfrido
Jiménez Rojas quien además como se ha visualizado en todo momento estuvo con la oficial
de Aduanas, que cuando esta descubrió el orificio con las bolsas plásticas en el chasis del
vehículo que se trataría de celulares, este acusado Wilber Wilfrido Jiménez manifestó que
“eso no prueba nada” incluso la oficial de Aduanas reacciona señalando “ carajo no me doy
por vencida a mí no me hacen la cholita”, todo ello evidencia que tenía pleno conocimiento de
la mercancía que se transportaba en forma de caleta, acondicionados en el vehículo …” de

igual forma tampoco es cierto lo señalado en el escrito de apelación interpuesto por


SUNAT, al indicar: “ …los argumentos esgrimidos por el Ad quo, respecto del imputado
Wilber Wilfrido Jiménez Rojas, no se ha valorado debidamente el acta de registro personal
donde se consigna que no se halló dinero (un comerciante necesariamente luego de realizar
su venta en Chile tendría que tener dinero), contrario a lo señalado por el acusado señalando
que si portaba dinero, además no se ha valorado lo manifestado del propio acusado y en el
momento de la intervención, pues de la visualización de la filmación actuada en juicio, se le
escucha a este decir ante la revisión realizada por el personal de Aduanas “eso no prueba
nada” y todo lo manifestado en juicio por la testigo Mariela Cano respeto a las plumas (
envoltorio de unas mercancías) encontradas en el asiento posterior juntamente donde se
encontraba el ciudadano Wilber Wilfrido Jiménez Roja…” ; que dichos argumentos por
las partes apelantes, no tienes sustento ni asidero legal alguno, se trata de
apreciaciones sesgadas, subjetivas, sugerentes a conveniencia y el derecho no
trata de ello, ante todo debe primar la verdad, la legalidad.

3.- Que, en efecto señores magistrados, lo único que se ha


probado es que Wilfrido Jiménez Rojas, se encontraba viajando en el vehículo materia de
intervención en forma circunstancial; de igual forma se ha probado que Wilfrido Jiménez
Rojas, no es propietario del vehículo intervenido, y evidentemente desconocía que el
sentenciado Alejandro Albulu Maurtua , llevaba en su vehículo, bienes acondicionados ,
ni siquiera pudo preveer, conforme se tiene de la declaración del personal de aduanas
interviniente y del peritaje mecánico.

4.- Que así mismo, se ha probado que Wilfrido Jiménez Rojas,


el día 4 de febrero del 2015, no viajo hacia chile, en el vehículo de propiedad de
Alejandro Albulu Maurtua, como erróneamente lo ha venido sosteniendo la Fiscalía, que
por el contrario se tiene y esta probado que mi patrocinado, el día 4 de febrero del 2015,
viajo hacia la ciudad de chile en el vehículo de placa de rodaje FVPJ-91, de propiedad
de la Empresa de Transportes Oviedo Hermanos, conforme se aprecia de la relación
de pasajeros que obra a fojas 94 del Expediente Fiscal; también se ha probado que al
momento de la intervención no se le encontró en su cuerpo ni sus bienes, indicios, ni
medio probatorio alguno que lo pueda relacionar con los hechos materia de juicio,
conforme al Registro Personal que obra a fojas 80 del Expediente Fiscal, y que la
interpretación que hace la SUNAT, de que el hecho que no se consignó dinero en el acta
de Registro Personal, no es creíble que sea comerciante, versión subjetiva por decir lo
menos.

5.- Que durante el juicio oral, no se ha demostrado que exista


ningún elemento de convicción que pueda comprometer al suscrito en el delito de
contrabando, por el contrario se tiene de los Informes emitidos por aduanas que no
hacen mención sobre mi persona, con las Actas de Incautación de la Mercancía y de los
bienes incautados, no figura el nombre del suscrito, en el Rubro N° 2 donde se indica
identificación del intervenido o responsable de los bienes, figurando por el contrario el
nombre de la persona de Arbulo Maurtua, desde el inicio de la intervención el suscrito
ha negado los hechos, de igual forma Alejandro Arbulo Maurtua, reconoció su
responsabilidad, declaraciones que fueron espontaneas por ser fiel reflejo de la verdad,
el hecho que existan algunas coincidencias en los viajes con mis coimputados de
ninguna manera, puede significar que el suscrito, pueda tener alguna responsabilidad.

6.- Que una de las imputaciones de la Fiscalía, fue que estando


en el país de Chile adquirieron los 528 celulares y accesorios, en forma conjunta
embalaron en bolsas de plástico, acondicionaron y ocultaron en el interior del vehículo,
versión subjetiva y antojadiza, ya que no existe ningún elemento de convicción,
declaración de testigo o prueba alguna, tratándose de una mera sospecha, ya que ni
siquiera podemos hablar de indicio, lo que ha motivado que la el Juzgado Colegiado,
emita una sentencia absolutoria a mi favor. No debemos de tener en cuenta que el
principio de imputación necesaria, supone la atribución de un hecho punible fundado en
factum correspondiente, sostenido en la prueba, presupuestos que deben ser
inescrupulosamente verificados por el Órgano Jurisdiccional, quien debe exigir que la
labor fiscal sea cabal, que la presentación de los casos sea puntual y exhaustiva que
permita desarrollar juicios razonables, tal es así que El Tribunal Constitucional en
reiterada jurisprudencia han señalado que la acusación ha de ser cierta, no implícita, sino
precisa, clara y expresa, hecho que no se ha dado en el presente juicio, advirtiéndose
que se trata de una seudocausa carente de fundamento probatorio y jurídico penal, que
solo se ha abocado a señalar en lo que respecta al suscrito, ser Coactor del hecho
criminoso, no teniendo en cuenta que en la coactaría, la accion típica es realizada por
dos o más personas que participan voluntaria y conscientemente de acuerdo a una
división de funciones, tomando parte, cada uno, en la ejecución de los hechos, hecho
que de ninguna manera se ha dado y lógicamente no se ha probado, lo que también ha
tenido en cuenta el Colegiado.

6.- También he probado que el suscrito se dedica a


comercializar artesanías desde Ecuador - Tacna hacia Arica, conforme la declaración
de los testigos Cecilia Sucso Y Elisabeth Nalvarte, las mismas que son uniformes y
coherentes.

5.- Que siendo así los hechos y por los considerandos antes
señalados, SOLICITO QUE SE DECLARE INFUNDADO LOS RECURSOS DE
APELACIÓN INTERPUESTO POR LA FISCALÍA Y SUNAT y que por lo contrario SE
CONFIRME LA RESOLUCION VENIDA EN GRADO POR AJUSTARSE CON
ARREGLO A LEY.

POR LO EXPUESTO:
A Usted pido Señor Presidente tener por
absuelto la fundamentación a la Apelación interpuesta por la Fiscalía y SUNAT.

Tacna 14 de Octubre del 2016.