Está en la página 1de 28

3.5.1.

Conocimientos científicos, tecnológicos y humanísticos que se


integrarán en el programa para responder a los problemas y ejes de estudios.
En relación a la Revolución Científica, fueron hombres como Descartes, Bacon, Galileo, Newton,
quienes aportaron las ideas básicas de lo que posteriormente se ha transformado en el enfoque científico
que rige hasta la actualidad. Bacon reaccionó contra la lógica aristotélica, específicamente el silogismo,
como instrumento para aprehender la realidad. Según él esa lógica no captaba la cosa y no era posible
esperar de ella un avance del conocimiento. Afirmaba que el escolasticismo había estado detenido
durante siglos mientras que las artes mecánicas fundadas en la naturaleza y a la luz de la experiencia
están continuamente progresando.

Su idea era buscar el conocimiento preguntándole directamente a la naturaleza colocándola en una


situación en que se viera forzada a suministrar respuestas: el experimento. Su célebre noción de "natura
vexata" es la expresión de su perspectiva empirista. Por otra parte, Bacon afirmaba que la tecnología
sería la fuente de una nueva epistemología. La elevación de la tecnología al nivel de la filosofía y la
postulación del concepto de experimento como una situación artificial que arrancara bajo apremio los
secretos de la Naturaleza constituyeron los aportes principales de Bacon a lo que fue la revolución
científica. (Parra María E., 2005)

Los clásicos de la Economía pensaban que, para crecer y producir más, era suficiente con el aumento de
la cantidad de factores disponibles, principalmente del trabajo y del capital. Ahora se sabe que el papel
más importante en el crecimiento económico lo tienen los avances en el conocimiento científico (know-
how) y técnico.

Frente a problemas planetarios y complejos como los del calentamiento global, fundamentar
científicamente la conservación del medio ambiente, el manejo sostenible de los recursos naturales y la
sustentabilidad de la producción agrícola, constituye a mediano y largo plazo, el mayor desafío que
encara la sociedad. Esta situación toma mayor importancia debido a los altos niveles de contaminación
producto de la inadecuada utilización de los agroquímicos, aumento de la erosión por el mal uso del suelo
y agua, pérdida de nuestra biodiversidad, son entre otros los problemas que han creado importantes
desbalances ecológicos, dando como resultado un descenso de los niveles de productividad, atentando
contra la soberanía y seguridad alimentaria.

Ningún segmento de la humanidad depende más directamente de los recursos naturales y servicios
ambientales que la población rural. Sus vidas están entrelazadas con el manejo del suelo, el agua y el
ambiente que los rodea, que los hacen especialmente valiosos tanto como guardianes de los recursos
naturales y ambientales y particularmente vulnerables a la degradación del medio ambiente y su impacto
en la productividad agrícola. Mientras que la demanda de alimentos sigue en aumento (NIERENBERG
D, 2013).
La historia del descubrimiento científico del cambio climático se inició a principios del siglo XIX
cuando se sospechó por primera vez de las épocas glaciares y otros cambios naturales en el paleoclima,
y se identificó el efecto invernadero natural. A finales del siglo XIX, los científicos ya argumentaron que
las emisiones humanas del efecto invernadero podrían cambiar el clima. En los años 60 del siglo XX, el
efecto de calentamiento atmosférico producido por el dióxido de carbono se hizo cada vez más
convincente.

Durante los años 70, la opinión de los científicos estaba cada vez más a favor de los puntos de vista del
calentamiento global. Para los años 90, como resultado de las mejoras de la fidelidad de los modelos
informáticos y del trabajo observacional que confirma la teoría de Milankovitch de las épocas glaciares,
se llegó al consenso de que el efecto invernadero estuvo involucrado en la mayoría de los cambios
climáticos y las emisiones humanas traían serios problemas de calentamiento global. Desde entonces, la
mayoría de los trabajos científicos han sido orientados a la producción de informes del Grupo
Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático. (Reid A. Bryson, 1971).

Ya en el 5to Informe de Evaluación del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático de 2014
se argumenta que la influencia humana en el sistema climático es clara y, las emisiones antropógenas
recientes de gases de efecto invernadero son las más altas de la historia. Por ello afirma que el
calentamiento en el sistema climático es inequívoco, y desde la década de 1950 muchos de los cambios
observados no han tenido precedentes en los últimos decenios a milenios, los cambios del clima han
causado impactos en los sistemas naturales y humanos en todos los continentes y océanos.

Los impactos se deben al cambio climático observado, lo que indica la sensibilidad de los sistemas
naturales y humanos al cambio del clima observados en el derretimiento de glaciares, el aumento en la
frecuencia de eventos hidrometeorológicos extremos como son, la sequía, los ciclones o tormentas de
lluvia, la subida del nivel del mar y los cambios en el crecimiento de las plantas que afectan a la
agricultura y la producción alimentaria. (IPCC, 2014)

La mayoría de la producción está basada en los extensos ecosistemas naturales de la región, y el impacto
de la actual variabilidad del clima sobre los recursos naturales, sugiere que la percusión de los cambios
climáticos previstos podría ser suficientemente importante para ser tenida en cuenta en las iniciativas de
planificación nacionales y regionales. La utilización de las tierras es actualmente una de las causas más
importantes del cambio que están experimentando los ecosistemas, mediante sus complejas interacciones
con el clima.

El cambio climático podría agravar los efectos adversos de la continuada deforestación de los bosques
pluviales de la Amazonia. Este impacto podría agravar la pérdida de diversidad biológica, y reduciría las
lluvias y la escorrentía tanto en el interior como en el exterior de la cuenca del Amazonas, debido al
desbalance entre la precipitación y la evapotranspiración, afectando al ciclo del carbono mundial.
(ANAM, 2000).

Por su parte, la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático, en su Artículo 6, insta
a las Partes a “promover y facilitar en el plano nacional la elaboración y aplicación de programas de
educación y sensibilización sobre el cambio climático y sus efectos, y el libre acceso a esta información,
permitiendo la formación de personal científico, técnico y directivo. Promueve además la preparación y
el intercambio de material y programas de educación y formación, incluido el fortalecimiento de las
Instituciones nacionales, y el intercambio de conocimientos que permita la formación de expertos en la
esfera de cambio climático” (MAE, 2016).

Ecuador está ubicado en la zona tropical del planeta cuyo clima está definido principalmente por las
corrientes marinas del océano Pacífico, la presencia de la cordillera de los Andes y la influencia de la
humedad proveniente de la Amazonía. Estas y otras condiciones han determinado la distribución y
ubicación de los ecosistemas de Ecuador, que tienen mayores interacciones en el ciclo hidrológico y por
ende en los patrones de precipitación. (SERRANO Vicente, Aguilar E, Martínez R, et al. 2017).

Por tanto, es factible inferir que el sistema climático de Ecuador es vulnerable ante diversas dinámicas
que se presentan actualmente, o a futuro, entre las que se cita a las potenciales alteraciones de las
corrientes marinas, y los cambios en los patrones de humedad provenientes de la Amazonía, todo lo cual
podría incrementar la vulnerabilidad de las poblaciones, especialmente de aquellas ubicadas en zonas
con déficit hídrico, como la provincia de Manabí o los valles centrales andinos.(Buytaert W, De Bievre
B, 2012).

La posición geográfica del Ecuador hace que sea un país megadiverso, por lo que el bioconocimiento
posiciona a la biodiversidad como una vasta fuente de información y saberes, con el potencial de
encaminar la relación sociedad-mercado hacia una economía baja en emisiones de carbono, sostenible y
resiliente, basada en el uso de recursos biológicos renovables (Granizo, T. y M. Ríos, 2011). Por tal
razón, el estudio y catalogación de la biodiversidad nacional constituye un acto de soberanía que sustenta
la construcción de la nueva sociedad del bioconocimiento.

La Bioeconomía implica el uso sostenible de recursos biológicos renovables para la producción de


alimentos, energía y bienes industriales, los productos biológicos pueden mejorar el acceso a los
alimentos y, producidos de manera sostenible, ayudar a mejorar la seguridad alimentaria y mitigar
el cambio climático (Semedo M, 2018)

La Bioeconomía puede ser de gran ayuda en los esfuerzos frente a problemas mundiales apremiantes
como el hambre, la pobreza y el cambio climático, su fundamento está en la naturaleza y las personas
que cuidan y producen biomasa o sea los agricultores familiares, poseedores de valiosos conocimientos
ancestrales sobre cómo gestionar los recursos naturales de manera sostenible. Se requiere coordinar
esfuerzos a nivel internacional y garantizar la participación de las múltiples partes interesadas a nivel
local, nacional y mundial; esto requiere el cumplimiento de objetivos cuantificables, aplicación de
tecnologías relevantes como la biotecnología y la tecnología de la información al servicio de los sectores
agrícolas, medios para cumplirlos y formas de medir el progreso que resulten rentables, por lo tanto, la
innovación e investigación agrícola son claves de esta manera se estaría contribuyendo a los esfuerzos
mundiales para abordar al cambio climático. (Semedo M, 2018)

El Ecuador desde su planificación nacional, ha apostado por la construcción de un modelo de desarrollo


que reconoce al ser humano como sujeto y fin; que propende a una relación dinámica y equilibrada entre
la sociedad, el Estado y el mercado, en armonía con la naturaleza. Estos esfuerzos lo identifican al país
como un verdadero ejemplo de cómo se puede aportar efectivamente a las soluciones que el planeta
necesita. La relevancia se vuelve evidente cuando se ponen los resultados en perspectiva, ya que se trata
de un país que en la actualidad aporta con 0.01% de las emisiones de gases de efecto invernadero
globales. En los últimos años el país ha diseñado políticas, e iniciado la implementación de acciones que
promueven la eficiencia energética, fomentan las energías renovables y reducen la deforestación.

Es importante documentar la planificación de largo plazo y los procesos de toma de decisión, a través de
las perspectivas de desarrollo en los principales sectores que son afectados por el cambio climático, en
particular: agricultura, agua, ecosistemas, energía, transporte, salud, entre otros. Algunas de las
cuestiones clave a considerar serían: ¿Qué determina la transferencia y/o desarrollo de tecnología en cada
sector? ¿Cuál tecnología se debería utilizar?, ¿Cuánta energía van a requerir?, ¿Se consideran las
proyecciones del clima futuro? Adicional a esto, se deben generar respuestas que integren ejes
transversales como el económico y social.

Sin políticas nacionales y tecnología adecuada, se prevé una disminución de la producción agrícola y
pecuaria, si las praderas de las regiones templadas se ven afectadas por una disminución sustancial de la
disponibilidad de agua, por la presencia de fenómenos extremos como, inundaciones, crecidas, sequías,
heladas o tormentas. Las formas de vida de las comunidades, resultarían amenazadas si disminuye la
productividad o la superficie de los cultivos tradicionales.

La Academia es a todas luces un actor fundamental en esta discusión, en implementar instrumentos que
permitan intercambiar experiencias, hacer efectiva la transferencia de conocimiento específico, pero más
aún, apoyen en fortalecer la gestión y generación del conocimiento que hagan de Ecuador un país
resiliente ante el cambio climático.

La Investigación sobre el impacto y la vulnerabilidad al cambio climático y procesos de adaptación a


modificaciones en el comportamiento del clima y sus repercucioners en el sector agrícola son cada vez
más necesarios. Es por esto que desde el año 2000 se centró una parte de la investigación en la resiliencia
socioecológica, la que es vista como una forma importante de prever y adaptarse a los posibles cambios
(Malaskaedidi y Karami, 2013:1). Este término se refiere a la capacidad de un sistema que resiste
choques, para moderar los daños potenciales de los peligros, todavía teniendo la misma identidad (misma
estructura básica y modos de funcionamiento), y, posiblemente, para mejorar y avanzar en el
autoaprendizaje y adaptación, para hacer frente a un evento, así como la recuperación durante el post-
evento. (González, 2016; Meneses, Téllez, & Velásquez, 2015).
Al considerar este concepto en los sistemas socio-ecológicos (SES), la definición se amplía para incluir
la capacidad del sistema social para organizarse y aumentar su capacidad de adaptación a las condiciones
cambiantes en su entorno socioeconómico y natural. Así, el elemento humano añade como aporte al
concepto de resiliencia ya que los humanos a través de su capacidad de visualizar, prever y planificar,
pueden mejorar la capacidad de recuperación de un sistema. Esto muestra que existe una completa
vinculación entre el ambiente ecológico o natural y la administración del ser humano sobre sus recursos.
Un agroecosistema se puede definir como un ecosistema gestionado con la intención de producir,
distribuir y consumir los alimentos, combustible, y fibras. Sus límites abarcan el espacio físico dedicado
a la producción, así como los recursos, infraestructura, los mercados, las instituciones y las personas.
(González, 2016; Meneses, Téllez, & Velásquez, 2015).

La política nacional de ciencia y tecnología está privilegiando la investigación con la aplicación de la


biotecnología a fin hacer frente al cambio climático que está continuamente amenazando con alargar las
sequías e incrementar sus efectos, por lo que se requiere tener especies más resistentes a las sequias. El
efecto dañino de determinadas enfermedades, como son las causadas por hongos, bacterias, nematodos
y otros patógenos diferentes, puede ocasionar efectos catastróficos en plantaciones enteras, así como los
efectos de las mico toxinas en la salud humana, por lo que es urgente investigar más para obtener especies
más resistentes a las plagas y enfermedades que son las causantes de pérdidas económicas a los
agricultores. Incluso para determinados productos alimenticios, la biotecnología se está utilizando
para mejorar sus propiedades. El gobierno nacional ha establecido como política: Establecer
mecanismos para crear conexiones y adquirir conocimientos en los temas de avanzada y estratégicos de
investigación en torno a la biotecnología, la genómica y la bioinformática, entre otros temas. (MAGAP,
2015a)

Las plantas se defienden de sus patógenos mediante un complejo sistema de mecanismos moleculares en
el que intervienen muchos genes. Es importante conocer cuáles son los genes implicados en defensa y
cómo funcionan, ya que este conocimiento nos va a permitir mejorar la resistencia en plantas de interés
agroalimentario, mediante estrategias biotecnológicas que puedan evitar un uso excesivo de químicos y
pesticidas, contaminantes del medio ambiente. (Caballero, 2017).

El manejo del suelo puede afectar significativamente a la cantidad y calidad de agua disponible en una
cuenca. El balance hidrológico se ve alterado producto de la deforestación, los cambios del uso del suelo
y la cobertura vegetal, la sobre explotación de los acuíferos y el drenaje de cuerpos de aguas naturales.
En esta región, el sector agrícola y, especialmente, la agricultura de riego, utiliza la mayoría del agua,
con un 70% de las extracciones. Le sigue la extracción para el uso doméstico con un 20% y la industria
con un 10%. Vale destacar en esta sección que el suelo es un excelente reservorio de humedad, lo que
reafirma la conveniencia de manejar integralmente suelo y agua. (FAO, 2015)
El cambio climático y la variabilidad climática han alterado los patrones de precipitación en la región, lo
que afecta en general al sector agrícola, pero en mayor medida a la agricultura familiar que es altamente
dependiente de la lluvia. Lo anterior pone en riesgo la seguridad alimentaria de la población rural y hace
necesario la búsqueda de opciones tecnológicas y prácticas que permitan hacer frente a los retos que
impone el cambio climático y la variabilidad climática. (FAO, 2013)

Por tal razón, la difusión de prácticas para la conservación de áreas de recarga o fuentes de agua, de
técnicas para la cosecha de agua de lluvia y de escorrentía; de técnicas para su almacenamiento y
conservación (micro-presas, embalses, albarradas), para el reciclaje o reutilización del agua y el uso
eficiente de riegos y micro riegos, se convierten en acciones fundamentales para contribuir a la seguridad
alimentaria y la adaptación al cambio climático.

Es necesario poner mayor énfasis en los sistemas de acopio de agua, sistemas de riego incluida su
infraestructura primaria para evitar inundaciones, junto con la conservación de las zonas de recarga
hídrica (cordillera occidental), un mejor manejo del suelo, la diversificación de los cultivos y el uso de
enfoques denominados “inteligentes respecto al clima”, podrían contribuir a que los agricultores hagan
más que simplemente eludir el temporal, y mejorar sus niveles de producción y manejo sostenible de las
unidades de producción agropecuaria (UPAs).

La clave es contar con tecnologías que sean aceptadas y que cuenten con un buen nivel de adopción, para
lo cual se requiere demostrar y propagar tecnologías de bajo costo, adaptadas a los contextos locales, de
fácil difusión, implementadas bajo enfoques de agricultura sostenible o de manejo sostenible de suelos y
agua, que parten desde las prácticas de la no quema, la incorporación de rastrojos y sistemas
agroforestales hasta el uso de sistemas de captación de agua y reservorios e introducción de sistemas de
riego por gravedad, aspersión y por goteo.(FAO, 2013)

La definición del tipo de tecnología se debe hacer con base en: las condiciones socioeconómicas del
productor, las características agroecológicas y el conocimiento que se tiene del sistema de producción o
el rubro productivo predominante en la finca o parcela donde se quiere implementar la tecnología. No
obstante, se requerirán mejoras en las infraestructuras, los servicios de extensión, asistencia técnica, la
información climática, el acceso al crédito y la protección social para alentar la adopción de estas
prácticas.

La innovación debe brindar la posibilidad de aplicar nuevas técnicas productivas, que incluya el rescate
y vigencia de las prácticas ancestrales, además de innovaciones institucionales que viabilicen las
transformaciones requeridas en la Agricultura Familiar Campesina. Los procesos de difusión, a través
de transferencia tecnológica, deben replicar experiencias exitosas, en ocasiones desde otros países, e
identificar y difundir experiencias locales, que por lo general son de menor costo y fácil aplicación 1
(SENPLADES, 2017).

La FAO estima que más del 40% de la población rural del mundo vive en cuencas de ríos que carecen
de agua. En algunas de estas zonas, entre el 80 y el 90% del agua se utiliza con fines agrícolas. Unido a
esta escasez de agua, el índice de expansión de tierras de regadío se está ralentizando de manera
significativa. Según proyecciones de la FAO, la superficie global bajo regadío podría aumentar a un
ritmo relativamente reducido del 0,24% anual, principalmente en países de ingresos bajos (FAO, 2017).

En nuestro país la distribución irregular de las lluvias durante todo el año y la falta de tecnología adecuada
para un aprovechamiento eficiente del agua, pone en riesgo la producción agrícola sostenible creando
incertidumbre en la inversión, lo cual es atentatorio contra la seguridad alimentaria, que se agrava a la
creciente presión sobre los recursos naturales y al cambio climático, dos aspectos que amenazan la
sostenibilidad de los sistemas alimentarios en general.

Históricamente, se han logrado aumentos mayores en la producción agrícola en periodos comparables.


Sin embargo, pese a las mejoras generalizadas en la eficiencia agrícola, los aumentos en cuanto a
rendimiento se están ralentizando y puede resultar difícil mantener el ritmo de crecimiento de la
producción. Pero las prácticas de conservación de recursos como la agricultura de conservación y la
agricultura climáticamente inteligente proporcionan nuevos métodos para incrementar la productividad
agrícola. Esto resulta alentador, ya que tras un periodo de estancamiento se está produciendo un
resurgimiento de la investigación y el desarrollo agrícola, con un aumento significativo en las inversiones
privadas. (FAO, 2017)

Como todas las empresas, las explotaciones agrícolas tienen que ser rentables. En los últimos años, los
bajos precios de los productos agrícolas, impiden conseguir una buena rentabilidad. En particular en
zonas poco productivas afectadas por la erosión, baja fertilidad, insuficiente humedad, tecnología no
adecuada al cultivo y topografía del terreno. Por lo tanto, es importante tener registros sobre los costos
de producción, gastos e ingresos de la explotación agrícola. Solo teniendo clara esta información se
pueden evaluar y planificar las diferentes estrategias que permitan incrementar la rentabilidad agrícola.
En base a las consideraciones anteriores es muy importante considerar el Retorno de la Inversión o ROI
(el ROI es el acrónimo inglés de Return of Investment); se trata de un índice financiero muy utilizado
para el cálculo económico en las empresas. Nos informa la ganancia por cada dólar invertido.

El ROI se lo puede calcular tanto para el global de la explotación o para cada cultivo que tenga la
explotación agropecuaria. Toda esta información es difícil de gestionar y mantener ordenada en papel.
El uso de una hoja de cálculo lo simplifica, pero hay que pasar muchas horas delante del ordenador para
introducir los trabajos diarios. este software ayuda a simplificar mucho lo que se hace a diario en el

1
El Plan Nacional de Desarrollo (denominado “Plan Nacional de Desarrollo 2017-2021.Toda una Vida” para este período
de gobierno) fue aprobado en sesión del 22 de septiembre de 2017, mediante Resolución N.º CNP-003-2017.
campo y se sabrá en tiempo real todo lo que pasa en cuanto a rentabilidad (Serrano, 2017). A partir de
esta necesidad la Maestría de agronomía les permitirá la comprensión y utilización de aplicaciones
informáticas de gestión agrícola.

Se ha producido un incremento de plagas y enfermedades transfronterizas en plantas y animales. Estas


ponen en riesgo la seguridad alimentaria en las zonas afectadas y tienen amplias consecuencias
económicas, sociales y ambientales. Por lo que es necesario partir desde las prácticas preventivas, hacia
las prácticas de control, usando diferentes tecnologías que no afecten la salud de las personas, la
inocuidad de los alimentos y la vida de los insectos benéficos.

El manejo de plagas y enfermedades se hace posible a través de muchas acciones que se complementan
entre sí. La mayoría de las prácticas de gestión son de largo plazo y están destinadas a prevenir el ataque
a los cultivos por plagas y enfermedades. Las prácticas de gestión (manejo) se enfocan en mantener una
baja población de plagas y enfermedades. En cambio, el control es una acción a corto plazo que tiene
como objetivo matar y destruir las plagas y enfermedades. El enfoque general en la agricultura orgánica
sobre combatir las causas de un problema preferible a tratar los síntomas, se aplica también al manejo de
plagas y enfermedades. Debido a esto, las prácticas de gestión son de mayor prioridad que las de control.
(FAO, 2015b).

La ciencia y la tecnología están evolucionando en la detección temprana de las infestaciones a fin de


tomar las medidas necesarias (liberación de depredadores naturales, aplicación de plaguicidas,
introduciendo agentes microbiológicos) cuando se necesiten y en el lugar adecuado, esto significa: a)
implementar medidas preventivas (barreras físicas, selección de variedades, procedimientos de limpieza,
control de temperatura, etc.), b) Aplicar medidas de control según el caso.

En el primer caso incluye el uso de drones que sirven para monitorear los huertos y los campos y un
sistema de rieles en los invernaderos; el principio fundamental detrás del uso de tecnologías de detección
remota para optimizar y automatizar la detección de infestaciones de plagas se basa en el hecho de que
los cultivos saludables, reflejan la luz de forma distinta a los cultivos que están estresados por la presión
de ácaros e insectos o enfermedades. Esto se logra capturando la reflectancia de los cultivos en un gran
número de bandas espectrales, considerando que los valores de reflectancia en cada banda espectral están
asociados indirectamente con los procesos fisiológicos de la planta. (Agriculturers, 2017)

En el segundo caso, el control es una acción a corto plazo que tiene como objetivo matar y destruir las
plagas y enfermedades. El enfoque general en la agricultura orgánica es combatir las causas de un
problema o enfermedad de manera preventiva, antes que tratar los síntomas. Se abren nuevas opciones
para enfrentar el control de plagas en los cultivos, introduciendo agentes microbiológicos los mismos
que posibilitarán mejorar la calidad de vida de los productores, consumidores y la conservación del medio
ambiente. Desde esta concepción de la agricultura orgánica las prácticas de prevención son de mayor
prioridad que las de control.
La interacción entre los organismos vivos y el medio ambiente es muy importante para la salud de la
planta. La salud de una planta corre más riesgo en caso de monocultivos, y la interacción de especies,
comunidades, hábitats, etc. presentes en una granja permite la interacción equilibrada entre los diferentes
cultivos y plagas / enfermedades. Un ecosistema bien administrado, que consiste en las especies
adecuadas en el momento adecuado, puede ser una forma efectiva de reducir el nivel de plagas o
enfermedades. Por ejemplo, algunas variedades de cultivos tienen mecanismos de defensa más eficaces
que otros debido a su naturaleza adaptativa al medio ambiente, y por lo tanto tienen un riesgo menor
(FAO, 2015b).

Finalmente, la condición de salud de una planta depende en gran parte de la fertilidad del suelo. Cuando
el pH y el contenido de elementos nutritivos están bien equilibrados y corresponden a los requisitos de
la planta, ésta se hace más fuerte, se puede desarrollar plenamente y por lo tanto es menos vulnerable a
las plagas. Las buenas condiciones climáticas, las temperaturas adecuadas y la disponibilidad de agua,
también juegan un papel importante en la salud de los cultivos. Si no se cumple una de estas condiciones,
la planta puede entonces ponerse en tensión. El estrés debilita los mecanismos de defensa de las plantas
que luego se convierten en un blanco fácil para las plagas y enfermedades. Uno de los puntos más
importantes para un agricultor orgánico es, por tanto, cultivar plantas sanas y diversas. Esto evita muchos
problemas de infestación de los cultivos y cosechas. (FIBL, 2011)

Es indudable que el crecimiento de la población hace aumentar la demanda de productos agrícolas y


fomenta las actividades agrarias, en cuanto a alimentos que puedan ser procesados, transportados,
almacenados y distribuidos con facilidad. Por tanto, el procesado y la distribución de los alimentos han
pasado a ser factores clave en la transformación de los sistemas alimentarios, generando oportunidades
de empleo formal.

Las cadenas de valor hacen más difícil la labor de los pequeños agricultores, para quienes las cuestiones
de financiación, acceso al mercado y transporte, así como toda la normativa relacionada con la calidad,
la trazabilidad y la certificación, suponen un obstáculo para su participación en cadenas de valor
integradas.

Estos acontecimientos delimitan el contexto global del trabajo de la FAO en el futuro, bajo el marco
general de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible y los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS),
e incluyen la Agenda de Acción de Addis Abeba, el Acuerdo de París sobre el cambio climático, la
Cumbre Humanitaria Mundial y la Agenda para la Humanidad del Secretario General de Naciones
Unidas. (FAO, 2017).

El mantenimiento del statu quo ya no es opción. Se deberán introducir cambios fundamentales en los
sistemas agrícolas, las economías rurales y el manejo de los recursos naturales si queremos desarrollar el
máximo potencial de la alimentación y la agricultura y garantizar un futuro saludable para todos.
Su dinámica dialógica con la diversidad de actores productivos, sociales y culturales que intervienen, así
como de responsabilidad social, favorece el desarrollo de estrategias descolonizantes y de legitimación
de las IES, en el marco de la producción de un conocimiento abierto, distribuido, solidario, justo,
intercultural y participativo (Larrea, 2013).

La economía ecuatoriana se ha caracterizado por ser proveedora de materias primas al mercado


internacional y al mismo tiempo importadora de bienes y servicios de mayor valor agregado. Los
constantes e imprevistos cambios en los precios internacionales de las materias primas, así como su
creciente diferencia frente a los precios de los productos de mayor valor agregado y alta tecnología, han
colocado a la economía ecuatoriana en una situación de intercambio desigual sujeta a los vaivenes del
mercado mundial (Villena Nadia, 2015). Esto obliga al país a capacitar profesionales que respondan a
los retos del desarrollo, con una visión holística para enfrentar los efectos del cambio climático y procurar
mayor valor agregado para nuestros productos.
La matriz productiva es un patrón importante para la economía de un país, responde a las preguntas:
¿Qué producir? ¿Cómo producir? Y ¿Para quién producir?; es decir la que determina cuantitativamente
cuál es el aporte de cada sector en la tarea de generar y crear: inversión, empleo y producción de bienes
o servicios, en donde está inmerso todo el conjunto de interacciones entre los distintos actores sociales
que utilizan los recursos que tienen a su disposición para llevar adelante las actividades productivas en
el campo agropecuario. A ese conjunto, que incluye los productos, los procesos productivos y las
relaciones sociales resultantes de esos procesos, denominamos matriz productiva.
El Art. 334 de la constitución establece que el Estado promoverá el acceso equitativo a los factores de
producción, para lo cual le corresponderá evitar la concentración o acaparamiento de factores y recursos
productivos, promover su redistribución y eliminar privilegios o desigualdades en el acceso a ellos. El
llamado incluye la mejor distribución de la tierra, pero también se debe garantizar el acceso equitativo a
recursos (material de propagación, insumos agrícolas, enmiendas agrícolas, sistemas de riego, centros de
mecanización), financieros (créditos, medios de pago, inversiones), humanos (talento humano calificado,
personas con saberes, acompañamiento técnico en certificación de procesos), comerciales (acopio,
distribución, mercados, información) y administrativos requeridos en los procesos productivos
(SENPLADES, 2017).

La redistribución de factores de producción y el acceso equitativo a recursos productivos debe estar


acompañada por cambios tecnológicos que consideren investigación, desarrollo e innovación, con
fuertes procesos de difusión, capacitación y transferencia. La investigación y desarrollo se apoyará en
el contingente de las universidades y centros de investigación, los cuales deben responder con
pertinencia y oportunidad a través de la creación de conocimiento- a las necesidades de los habitantes
rurales.

El patrón de especialización primario exportador y extractivista ha sido posiblemente el problema más


grave de la economía ecuatoriana durante toda la época republicana. El modelo actual de la matriz
productiva requiere hacer frente a los significantes cambios en los precios internacionales los mismos
que están relacionados con la trazabilidad del producto, las exigencias generadas por los hábitos de
consumo y el comercio justo, por lo que es necesario diversificar la producción, incorporando tecnologías
que sean amigables con el ambiente.
La incorporación de profesionales con el conocimiento y la capacidad para transformar la matriz
productiva es uno de los retos más ambiciosos del país, el que permitirá al Ecuador superar el actual
modelo de generación de riquezas: concentrador, excluyente y basado en recursos naturales, por un
modelo democrático, incluyente y fundamentado en el conocimiento y las capacidades de las y los
ecuatorianos, que permita al Ecuador generar un valor agregado a su producción bajo el marco de
construcción de una sociedad del conocimiento mediante la aplicación de estrategias para lograr el
Ecuador del Buen Vivir2.(Villena. 2015)

Los esfuerzos de la política pública en ámbitos como infraestructura, creación de capacidades y


financiamiento productivo, están planificados y coordinados alrededor de estos ejes y se ejecutan en el
marco de una estrategia global y coherente que permitirá al país superar definitivamente su patrón de
especialización primario-exportador; es así que en el cuarto eje de la transformación productiva establece
“Fomento a las exportaciones de productos nuevos, provenientes de actores nuevos -particularmente de
la economía popular y solidaria-, o que incluyan mayor valor agregado -alimentos frescos y procesados,
confecciones y calzado, turismo-. Con el fomento a las exportaciones buscamos también diversificar y
ampliar los destinos internacionales de nuestros productos” (SENPLADES, 2012).

Si la agricultura va a ser sustentable, debe de ser capaz de alimentar a una población en aumento. Mayores
rendimientos deben ocurrir y serán el resultado del aporte de la ciencia y la tecnología en el manejo de
nuestros recursos disponibles. Esto significa trabajar en mejorar la eficiencia en el uso de los recursos,
incluyendo nutrición balanceada, dosis de aplicación de nutrientes según las características físico-
químicas del suelo. Protección adecuada de los cultivos, con una mezcla de prácticas culturales eficientes
que minimicen la erosión y pérdida de fertilidad de los suelos, uso razonable de pesticidas. Genética
avanzada, incluyendo el mejoramiento tradicional y los producidos por la biotecnología. Mejoras en la
productividad de los suelos, incluyendo técnicas para la labranza y condiciones para mejorar los
componentes biológicos de éste. Mejor calidad del agua y manejo del riego y drenaje. Las tendencias
que observamos nos dan la esperanza de que la sustentabilidad futura está a nuestro alcance. Y el
mejoramiento en la eficiencia del uso de los nutrientes para las plantas es una importante razón para esto.
(Darts B.C, 2017)

El horizonte humanista implica la convergencia de estos fundamentos de la nueva epistemología que


tiene por base la ruptura epistemológica, la complejidad y el constructivismo como evidencia de que la
finalidad principal de un modelo de formación pertinente y relevante en el marco de la sociedad del
conocimiento, la globalización y las exigencias de desarrollo nacional es la formación integral del

2
Nadia Priscila Villena Izurieta (2015): “El Ecuador y el proceso de cambio de la matriz productiva: consideraciones
para el desarrollo y equilibrio de la balanza comercial”, Revista Observatorio de la Economía Latinoamericana, Ecuador,
(febrero 2015). En línea: http://www.eumed.net/cursecon/ecolat/ec/2015/matriz-productiva.html
hombre, de su condición humana, con un pensamiento flexible que le permita descubrir y solucionar los
problemas de su entorno local, regional y global con propuestas sostenibles desde el punto de vista
económico, social, cultural y ambiental.

La mirada global de la educación humanista, se integra a la comprensión de la necesidad de una nueva


visión y un nuevo modelo de enseñanza superior, que debe estar centrado en el estudiante, “lo cual exige,
en la mayor parte de los países, reformas en profundidad y una política de ampliación del acceso, para
acoger a categorías de personas cada vez más diversas, así como una renovación de los contenidos,
métodos, prácticas y medios de transmisión del saber, que han de basarse en nuevos tipos de vínculos y
de colaboración con la comunidad y con los más amplios sectores de la sociedad” (UNESCO, 1998, pág.
3). Y ello se expresa en los Cuatro Pilares de la Educación del siglo XXI: aprender a conocer, aprender
a hacer, aprender a vivir juntos y a vivir con los demás y a prender a ser.

Las universidades están afrontando los cambios que demanda la sociedad del conocimiento, en cuanto a
la tendencia de contar con sistemas de enseñanza y aprendizaje más flexibles y que le permitan a un
ciudadano aprender a lo largo de toda la vida. (UNESCO, 1998, pág. 1), demandando de los profesionales
una formación cada vez más integral y global, pues ya no se es habitante de un país sino del planeta. El
cambio tecnológico contribuye decididamente a la conformación a un modelo emergente de la enseñanza
basado en la incorporación de tecnologías y que promueve la virtualización de la educación (Silvio, 1998,
2000). Los equilibrios de enseñanza-aprendizaje están dados sobre la base de óptimos de eficiencia de
tipo paretianos e instruccionales para adquirir las distintas competencias sustituyendo trabajo vivo de
docentes por el trabajo muerto de recursos de aprendizaje, equipamientos informáticos y herramientas
de ayuda al autoaprendizaje, que el programa de maestría ha incorporado.

“La investigación, no solo en educación, implica por parte de los actores docentes el desarrollo de
habilidades que le permitan indagar sistemática y críticamente la realidad”. En otras palabras, se
fundamenta en la curiosidad y deseo de comprender las realidades, respaldándose en estrategias y
técnicas para la recolección de información, persistencia en la búsqueda, paciencia y altas dosis de dudas
sobre las hipótesis y las respuestas que se consideran como “verdaderas”(Acuña luisa, 2014).
Universidad investigación y redes de conocimiento.

https://es.slideshare.net/edgarpin/universidad-investigacin-y-redes-de-conocimiento, recuperado
24/04/2018

“Un valor fundamental de toda acción docente es su interés por el acto investigativo.” El interés se puede
entender desde dos puntos de vista: “sentirse preocupado o afectado respecto de una ventaja o
detrimento” y “sentimiento de preocupación o de curiosidad por una persona o cosa”, lo cual implica
comprender que la investigación es una actitud de vida profesional en donde lo “normal” es susceptible
de cambio y lo absoluto puede convertirse en algo posiblemente relativo. (Arboleda Nestor, 2015) en
tales circunstancias los maestrantes aplicarán las TICs, en cada uno de los módulos programados y para
el desarrollo de los proyectos de investigación (tesis)

Arboleda Nestor, 2015, la educación superior a distancia y virtual en Colombia: nuevas realidades
https://issuu.com/amaliadavila/docs/la_educacion_superior_a_distancia y virtual. recuperado
24/04/2018
En base a las consideraciones anteriores es necesaria la incorporación de profesionales de cuarto nivel
con la capacidad técnica y científica para manejar el suelo, el agua y los problemas fitosanitarios de una
manera sostenible, respetando los derechos de la naturaleza, y garantizando productos que contribuyan a
la seguridad alimentaria y al fortalecimiento de la economía popular y solidaria.

Este Programa de Maestría en Investigación, mención Producción Agrícola sostenible, busca el


desarrollo y generación de tecnologías que eviten en lo posible el uso de agroquímicos, favoreciendo el
empleo de elementos propios de los agroecosistemas, por lo que incluye, el ambiente físico, biótico como
sustento de la producción y es fundamental dentro de la dimensión social. A medida que aumenta la
presión sobre las tierras y los recursos hídricos ya escasos, el sector agroalimentario debe buscar la forma
de reducir su huella ecológica, que abarca las emisiones de gases de efecto invernadero, la utilización de
agua, el desperdicio de alimentos, y sus efectos sobre la salud del suelo, los servicios eco sistémicos y la
biodiversidad.

Para alcanzar un desarrollo social sostenible que acompañe una transformación productiva con equidad,
entre otros aspectos, se necesita tener una articulación entre investigación universitaria y formación de
alto nivel, con los sectores productivos. Uno de los problemas más graves encontrados en este aspecto,
lo constituye la desarticulación y/o desajuste entre la producción y el uso del conocimiento. La
importancia creciente que hoy tiene el conocimiento científico y tecnológico para los procesos
productivos y para el desarrollo de la sociedad, explican el espacio privilegiado que se asigna a la
enseñanza de posgrado, como instrumento básico para el desarrollo de las investigaciones que generan
ese conocimiento (TRIANA, 2012).

RESUMEN
El programa de la maestria de Agronomia mención de agricultura sostenible integra los problemas……

Problemas y terorias

El papel más importante en el crecimiento económico lo tienen los avances en el conocimiento científico
y técnico. Frente a problemas planetarios y complejos como los del calentamiento global, fundamentar
científicamente la conservación del medio ambiente, el manejo sostenible de los recursos naturales y la
sustentabilidad de la producción agrícola, constituye a mediano y largo plazo, el mayor desafío que
encara la sociedad, caso contrario seguiremos experimentando bajas en los niveles de productividad y
atentando contra la soberanía y seguridad alimentaria, razón por la cual el Ecuador desde su planificación
nacional, ha apostado por la construcción de un modelo de desarrollo que reconoce al ser humano como
sujeto y fin; que propende a una relación dinámica y equilibrada entre la sociedad, el Estado y el mercado,
en armonía con la naturaleza, Es por esto que se enfatiza en investigación sobre resiliencia
socioecológica, el desarrollo del bioconocimiento y bioeconomía.

3.5.2. ¿De qué manera estos conocimientos responden a las expectativas y necesidades de la
sociedad y la planificación nacional?

Con el nuevo constitucionalismo, el Ecuador pasa a ser un ―Estado constitucional de derechos y


justicia‖, superando la noción tradicional, presente en la Carta Magna de 1998, en la que se catalogaba
al Estado como ―social de derecho. Este cambio no es solamente semántico, sino que tiene profundas
implicaciones en el rol del Estado, en la concepción y el ejercicio de los derechos tanto humanos como
de respeto a la naturaleza y en la planificación nacional. (SENPLADES, 2017)

La Constitución del Ecuador del 2008, señala que uno de los objetivos de la política económica es la de
asegurar la soberanía alimentaria, lo que implica incentivar, en iguales condiciones, la producción
convencional y la producción agroecológica de la Agricultura Familiar Campesina, a través de la
redistribución de factores de producción (CE, art. 284).
El artículo 276 de la Constitución remarca que el Estado planificará el desarrollo del país para garantizar
el ejercicio de los derechos, la consecución de los Objetivos del Régimen de Desarrollo y los principios
consagrados en la Constitución. El Programa de maestría tiene relación con el objetivo 2 en la
construcción de un sistema económico, justo, democrático, productivo, solidario y sostenible basado en
la distribución igualitaria de los beneficios del desarrollo, de los medios de producción y en la generación
de trabajo digno y estable. Con el objetivo 4 en recuperar y conservar la naturaleza y mantener un
ambiente sano y sustentable que garantice a las personas y colectividades el acceso equitativo,
permanente y de calidad al agua, aire y suelo, y a los beneficios de los recursos del subsuelo y del
patrimonio natural. Con el objetivo 6 que promueve un ordenamiento territorial equilibrado y equitativo
que integre y articule las actividades socioculturales, administrativas, económicas y de gestión, y que
coadyuve a la unidad del Estado (CE, 2008).

La Secretaria Nacional de Planificación y Desarrollo es la Institución pública encargada de realizar la


planificación nacional tiene como Misión: “Administrar y coordinar el Sistema Nacional
Descentralizado de Planificación Participativa para la planificación del desarrollo del país, a través del
ciclo de planificación nacional, fundamentada en una visión de largo plazo y ejercida a través del Plan
Nacional de Desarrollo y la Estrategia Territorial Nacional, con enfoque nacional, sectorial y territorial;
orientando la inversión pública hacia los objetivos y metas establecidos en la planificación, seguida por
los procesos de monitoreo, seguimiento y evaluación de su cumplimiento, todos éstos alimentados por la
información generada por los actores del sistema; y, promoviendo los proceso de consolidación de la
institucionalidad estatal, hacia una gestión pública transparente, eficiente y participativa”.fuente
El Plan Nacional de Desarrollo, Toda una Vida (2017-2021) fue construido en base al Programa de
Gobierno del Presidente Lenin Moreno Garcés, titulado “Un programa para la sociedad, la educación,
la producción y el trabajo digno”, sustentado en 12 revoluciones, (Movimiento Alianza PAIS, 2017) 3.
Con estos fundamentos el Plan Nacional de Desarrollo, para el período 2017-2021, se organiza en tres
Ejes Programáticos y nueve Objetivos Nacionales de Desarrollo, sobre la base de la sustentabilidad
ambiental y del desarrollo territorial.

El primer eje, “Derechos para todos durante toda la vida”, establece la protección de las personas más
vulnerables, afirma la plurinacionalidad e interculturalidad, plantea la erradicación de la pobreza y de
todo tipo de discriminación y violencia, y garantiza los derechos de la naturaleza.

El segundo eje, “Economía al servicio de la sociedad”, plantea consolidar el sistema económico social
y solidario, ampliar la productividad y competitividad, generar empleo digno, defender la dolarización,
y redistribuir equitativamente la riqueza; además busca garantizar la soberanía alimentaria y el desarrollo
rural integral. En este contexto, uno de los proyectos emblemáticos del Gobierno Nacional es la “Gran
Minga Agropecuaria”, que busca garantizar el acceso a los medios de producción, cuidar las fuentes de
agua y la diversidad de productos locales y sus saberes, así como la prestación de servicios básicos en
condiciones de dignidad4(SENPLADES, 2017)5.

Finalmente, el tercer eje, “Más sociedad, mejor Estado”, promueve la participación ciudadana y la
construcción de una nueva ética social basada en la transparencia y la solidaridad, un Estado cercano con
servicios de calidad y calidez, así como la soberanía y la paz, posicionando estratégicamente al Ecuador
en el mundo.

En el Plan Nacional de Desarrollo 2017-2021, “Toda una Vida, la Visión se enmarca en los compromisos
internacionales de desarrollo global, particularmente en la Agenda 2030 y sus Objetivos de Desarrollo
Sostenible, los cuales plantean importantes desafíos al futuro, tales como: “La democratización de
oportunidades para la formación de talento humano calificado y de excelencia que liderará la nueva
estructura productiva, competitiva y redistributiva con responsabilidad social y ambiental, encaminada
a la diversificación productiva, a la consecución de la soberanía alimentaria y al desarrollo rural
integral”. (SENPLADES,2017)6.

Esta Maestría tiene relación con objetivo 3 del primer eje, por cuanto establece las garantías de los
derechos de la naturaleza para las actuales y las futuras generaciones, por lo tanto, en la Maestría en

3
El Plan de Gobierno del Presidente Lenín Moreno se sustenta en 12 revoluciones: Revolución Política, Revolución Ética,
Revolución Económica, Productiva y del Trabajo, Revolución Rural, Revolución Social, Revolución Ecológica, Revolución
del Conocimiento y las Capacidades, Revolución Cultural, Revolución de la Justicia, Seguridad y Convivencia, Revolución
Urbana y de los Territorios, Revolución de la Soberanía y la Integración, y Revolución de la Juventud.
4
Boletín Nro. 692. La FAO acompaña la consolidación del desarrollo rural integral en Ecuador.
5
El Plan Nacional de Desarrollo, denominado para este período de gobierno “Plan Nacional para el Buen Vivir 2017-
2021, Planificamos para toda una vida” fue aprobado en sesión del 13 de julio de 2017, mediante Resolución No. CNP-
002-2017.
6
El Plan Nacional de Desarrollo, denominado para este período de gobierno “Plan Nacional para el Buen Vivir 2017-
2021, Planificamos para toda una vida” fue aprobado en sesión del 13 de julio de 2017, mediante Resolución No. CNP-
002-2017.
Agronomía, al incluir desarrollo sostenible se involucra la interrelación responsable de los aspectos
social, ambiental y económico.

INCLUIR EL OBJETIVO 1 EN LA EXPLICACION


El Objetivo estratégico 3, busca incrementar la calidad del talento humano especializado en áreas
priorizadas de la investigación científica e innovación con criterios de progresividad.

El Objetivo estratégico 4 , se orienta a incrementar la infraestructura y equipamiento de apoyo para el


desarrollo de la investigación científica, innovación y transferencia tecnológica, además de los espacios
para relacionamiento entre la academia, Estado y sector productivo.

Se relaciona con el objetivo 5 del segundo eje, por cuanto busca impulsar la productividad y
competitividad para el crecimiento económico sustentable de manera redistributiva y solidaria, esto
significa que el gobierno nacional está involucrado en impulsar políticas relacionadas con el
fortalecimiento y fomento de la asociatividad, los circuitos alternativos de comercialización, las cadenas
productivas y el comercio justo, priorizando la economía popular y solidaria, para consolidar de manera
redistributiva y solidaria la estructura productiva del país; fomento de la producción nacional con
responsabilidad social y ambiental, promoviendo el manejo eficiente de los recursos naturales y el uso
de tecnologías duraderas y ambientalmente limpias, para garantizar el abastecimiento de bienes y
servicios de calidad.

Además, se relaciona con el objetivo 6 del segundo eje, por cuanto busca desarrollar las capacidades
productivas y del entorno para lograr la soberanía alimentaria y el desarrollo rural integral, esto significa
que el gobierno nacional tiene como políticas: promover la redistribución de tierras, y el acceso
equitativo a los medios de producción para incrementar la productividad, competitividad y calidad de la
producción rural, considerando las ventajas competitivas y comparativas territoriales del Ecuador.
(SENPLADES, 2017). Permite además resaltar la importancia que tiene el sector agrario en la
generación de empleo, lucha contra la pobreza y para mejorar los ingresos del sector agrario.

Para analizar estos casos es conveniente distinguir los cambios en el largo plazo de los procesos que
tienen lugar en plazos menores. Como se comprenderá, el primer caso está estrechamente vinculado con
el proceso productivo y el segundo caso se puede abordar a partir de las características y tendencias del
mercado. Para ello el comercio justo considera las características del empleo rural, y sus implicaciones
en la producción sostenible.

El Estado busca incentivar el incremento progresivo de los niveles de productividad, en particular de la


agricultura campesina de base familiar y sistemas comunitarios, mediante el acceso a créditos en la
banca pública, seguro agrícola, seguro social campesino, semillas e infraestructura, y demás
intervenciones que fortalecerán el acceso a los activos productivos y la distribución eficiente de los
medios de producción, punto clave para la sustitución de importaciones.
La Gran Minga Nacional Agropecuaria es una estrategia solidaria y sustentable de modernización
agropecuaria, social y territorialmente diferenciada, que articula diversas políticas e instrumentos
públicos en función del despliegue del Buen Vivir en la ruralidad ecuatoriana, específicamente de los
productores vinculados a la agricultura familiar campesina, sus organizaciones y comunidades. Lo que
se busca es generar empleos e ingresos dignos, inclusión e innovación social, diversificación productiva
y un incremento sostenido y prudente de la productividad. (CE, 2008). revisar cita

Esta intervención será posible a través de las acciones coordinadas y articuladas entre el Ministerio de
Agricultura y Ganadería, el Instituto de Economía Popular y Solidaria, el Ministerio de Desarrollo
Urbano y Vivienda, BanEcuador, los Gobiernos Autónomos Descentralizados, la Secretaría del Agua,
el Ministerio de Acuacultura y Pesca, el Consejo Sectorial de la Producción y el Consejo Consultivo
Productivo Tributario7.

Desde el punto de vista sectorial en la producción agrícola, si bien en los últimos años se han mantenido
avances, aún existe baja productividad tanto en los productos básicos como aquellos con potencial de
exportación; alta concentración de los medios producción; y vulnerabilidad en la comercialización. Por
ello, queda el desafío de trabajar en la democratización de los medios de producción de las pequeñas y
medianas unidades productivas; el fortalecimiento de programas de asistencia técnica, capacitación e
innovación; el impulso a la promoción y apertura de mercados en condiciones favorables (SENPLADES,
2017).

Los retos se orientan a garantizar los derechos de la naturaleza. Actualmente el mundo atraviesa un
periodo de crisis ambiental, reflejado en amenazas a los recursos naturales, la pérdida de vegetación
natural, la degradación de los ecosistemas, la extinción acelerada de especies, la contaminación
ambiental y el cambio climático. De allí que este tema deba ser incorporado dentro de la planificación
de largo plazo, ya que la garantía de estos derechos exige del manejo sustentable de los recursos por
parte de las generaciones actuales, con el fin de garantizar un ambiente sano, digno y abundante para las
generaciones futuras (SENPLADES, 2017).

El gobierno tiene como política impulsar la producción de alimentos suficientes y saludables, así como
la existencia de mercados alternativos, que permitan satisfacer la demanda nacional con respeto a las
formas de producción local y con pertinencia cultural. Finalmente se busca fortalecer la participación de
la agricultura familiar y campesina en los mercados de provisión de alimentos, a esto hay que agregar
que no existe buen vivir sin desarrollo rural. Es necesario garantizar el acceso a medios de producción;
el mantenimiento del agua; la diversidad de productos locales y sus saberes; y la prestación de servicios
básicos en condiciones de dignidad.

La inversión en investigación en el periodo 2010-2013 es tan reducida que equivale al 0,18% del PIB
agrario, cuando lo mínimo recomendable es el 1%, dedicándose a ella solo 150 científicos, con un aporte

7
http://www.planificacion.gob.ec/wp-content/uploads/downloads/2017/10/PNBV-26-OCT-FINAL_0K.compressed1.pdf.
Consultado el 8 de diciembre del 2017.
de 27 millones, frente a Colombia que asigna 254 millones de dólares, con 1.103 investigadores y Perú
83 millones y 339 técnicos, países competidores con ventajas por sus TLC con la Unión Europea, cuyo
mercado compartimos. (Saltos Guale, 2016). Investigación agrícola marginada. El Universo Jueves, 15
de Septiembre, 2016 - 00h0

La Secretaría de Educación Superior, Ciencia, Tecnología e Innovación (Senescyt) adscrita a


SENPLADES busca impulsar el Fondo Nacional de Financiamiento de Proyectos de Investigación
Responsable y Desarrollo Tecnológico, impulsado por esta Secretaría y administrado por el Programa de
Naciones Unidas (PNUD). Los proyectos de investigación científica que se beneficiarán de este fondo
deben contribuir con la equidad territorial, y a fomentar la innovación productiva, por lo cual se
priorizarán las áreas de Salud y Bienestar; Agricultura y Ganadería; Ambiente, Biodiversidad y Cambio
Climático; Energía y Materiales; Desarrollo Industrial; Territorio y Sociedad Inclusiva; y Tecnologías
de la Información y Comunicación. (SENESCYT, 2018). Boletín de Prensa No. 046, Quito, 01 de marzo de
2018

La SENESCYT le corresponde Ejercer la rectoría de la política pública de educación superior, ciencia,


tecnología y saberes ancestrales y gestionar su aplicación, con enfoque en el desarrollo estratégico del
país. Coordinar las acciones entre el Ejecutivo y las instituciones de educación superior en aras del
fortalecimiento académico, productivo y social. En el campo de la ciencia, tecnología y saberes
ancestrales, promover la formación del talento humano avanzado y el desarrollo de la investigación,
innovación y transferencia tecnológica, a través de la elaboración, ejecución y evaluación de políticas,
programas y proyectos. FUENTE Y MEJORAR REDACCION

Lo expresado anteriormente se resume en la tabla No. 3.


Tabla 3. Relación Ejes, Objetivos, Políticas, y metas del Plan Nacional del Buen Vivir 2017-2021
OBJETIVOS
NACIONALES
EJES POLITICAS METAS
DE
DESARROLLO
Garantizar una 1.8.Garantizar el uso equitativo y
vida digna con la gestión sostenible del suelo
Incrementar el porcentaje
Eje 1: iguales fomentando la corresponsabilidad
1 de la población con acceso
Derechos oportunidades de la sociedad y del Estado en
a agua segura.
para para todas las todos sus niveles, en la
todos personas construcción del hábitat.
durante Garantizar los 3.3. Promover buenas prácticas  No disminuir de
toda la derechos de la ambientales que aporten a la 0,35 hectáreas globales
vida. 3 reducción de la contaminación, a
naturaleza per cápita la brecha entre
la conservación, a la mitigación y
para las a la adaptación a los efectos del Huella Ecológica y Bio
actuales y las cambio climático, e impulsar las capacidad.
futuras mismas en el ámbito global.  Reducir la
generaciones.. 3.5. Impulsar la generación de expansión de la frontera
bioconocimiento como alternativa urbana y agrícola.
a la producción primario-  Reducir y remediar
exportadora, así como el la contaminación de
desarrollo de un sistema de fuentes hídricas
bioseguridad que precautele las
condiciones ambientales que
pudieran afectar a las personas y
otros seres vivos.
3.8. Incidir en la agenda ambiental
internacional, liderando una
diplomacia verde y una voz
propositiva por la justicia
ambiental, en defensa de los
derechos de la naturaleza.
5.3. Promover la investigación, la
formación, la capacitación, el
desarrollo y la transferencia
tecnológica, la innovación y el
emprendimiento, en articulación
con las necesidades sociales, para
impulsar el cambio de la matriz
productiva.  Incrementar las
Impulsar la exportaciones
5.4. Fortalecer y fomentar la
productividad agropecuarias y
asociatividad, los circuitos
y alternativos de comercialización, agroindustriales en 33%.
Eje 2:
competitividad las cadenas productivas y el  Aumentar de 98,9 a 112
Economía
para el comercio justo, priorizando la el índice de
al
5 crecimiento Economía Popular y Solidaria, productividad agrícola
servicio para consolidar de manera
económico nacional.
de la redistributiva y solidaria la
sustentable de
sociedad. estructura productiva del país.
manera
redistributiva 5.7. Fomentar la producción  Aumentar el número de
y solidaria. nacional con responsabilidad publicaciones científicas,
social y ambiental, promoviendo en un 28% en la UTEQ
el manejo eficiente de los recursos
naturales y el uso de tecnologías
duraderas y ambientalmente
limpias, para garantizar el
abastecimiento de bienes y
servicios de calidad.
6.1. Promover la redistribución de
tierras, y el acceso equitativo a los
medios de producción para
incrementar la productividad,
competitividad y calidad de la
producción rural, considerando las
ventajas competitivas y
comparativas territoriales.
6.2. Fomentar el trabajo y empleo
digno en zonas rurales,
potenciando las capacidades  Reducir la incidencia de
Desarrollar las productivas, fortaleciendo el la pobreza por ingresos
apoyo focalizado del Estado,
capacidades rural del 38,2% al
impulsando el emprendimiento, el
productivas y acceso a mercados y la 31,9%.
del entorno asociatividad para fomentar  Incrementar del 27,8% al
6 para lograr la organizaciones sociales 28,2% el empleo
soberanía productivas y eficientes, y adecuado en el área rural
alimentaria y garantizando precios justos y  Reducir del 59,9% al
el desarrollo control del contrabando. 43,7% la tasa de pobreza
rural integral. 6.5. Impulsar la producción de multidimensional en el
alimentos suficientes y saludables, área rural.
así como la existencia de
mercados alternativos, que
permitan satisfacer la demanda
nacional con respeto a las formas
de producción local y con
pertinencia cultural.
6.6. Fortalecer la participación de
las agriculturas familiares y
campesinas en los mercados de
provisión de alimentos.
Fuente y elaboración: Secretaría Nacional de Planificación y Desarrollo (Senplades, 2017).
INTRODUCCION
La Estrategia Nacional de Biodiversidad (ENB), es el instrumento oficial del Estado ecuatoriano, a través
del cual se definen las metas, objetivos y líneas de acción que serán priorizadas para fomentar la
investigación científica en el ámbito de la biodiversidad, como un aporte fundamental al desarrollo del
bioconocimiento, la conservación y el cambio de la matriz productiva del país

La ENB definió cuatro objetivos estratégicos y 20 resultados nacionales, uno de los cuales señala: “El
Ecuador, bajo la coordinación del Instituto de Investigaciones de la Biodiversidad, impulsa la
investigación científica aplicada y desarrolla procesos tecnológicos innovadores que sustentan el cambio
de la matriz productiva” (Ministerio del Ambiente, 2016). Para alcanzar este resultado hacia el 2030, la
ENB 2015-2030 propuso seguir cuatro líneas de acción:

a) Implementación de una Agenda Nacional de Investigación sobre la Biodiversidad que identifique,


priorice y desarrolle el bioconocimiento y su aplicación al cambio de la matriz productiva,
erradicación de la pobreza y sustentabilidad patrimonial.

b) Alianzas y redes colaborativas de investigación con universidades, institutos públicos de


investigación, centros de investigación y organizaciones no gubernamentales generadoras de
información biológica.

c) Fortalecimiento de la institucionalidad del INABIO y desarrollo del marco normativo técnico


relacionado con la investigación científica en biodiversidad.

d) Implementación del sistema de monitoreo de los indicadores nacionales de biodiversidad


vinculados al cumplimiento y evaluación de impacto de la Estrategia Nacional de Biodiversidad.

La planificación ha establecido objetivos, políticas, lineamientos, metas e indicadores en función de la


planificación del territorio estableciendo tiempos y plazos. Este sistema busca una articulación de la
planificación desde lo territorial al ciclo presupuestario y la alineación de las prioridades de las
instituciones nacionales con los objetivos de planificación nacional.

El objetivo general relacionado con la sustentabilidad patrimonial natural y cultural en la agenda para el
desarrollo de la zona 5 propone: Manejar el territorio con criterios de sustentabilidad ambiental, de
forma que se incluya la variable riesgo, con énfasis en la conservación de ecosistemas y considerando el
patrimonio cultural, orientado al beneficio de las generaciones futuras8. Además, al tratar del cambio de
la matriz productiva en la agenda para la zona 5, propone: Impulsar la producción y la productividad de
forma sostenible y sustentable, promoviendo la diversificación, la agregación de valor y la sustitución
selectiva de importaciones, fortaleciendo la producción rural organizada, colocando al ser humano como
el centro de todos los esfuerzos en relación armónica con la naturaleza, (SENPLADES, 2012)

En la planificación de la zona 5 la demanda por nuevos conocimientos tiene relación con la construcción
de un nuevo modelo de Estado, que pone énfasis en las estructuras zonales desconcentradas, comprende
cinco grandes desafíos: la territorialización de la política pública para atender necesidades específicas de
los distintos territorios; planificar y ordenar el uso y ocupación del territorio; reconocer y actuar para
fomentar dinámicas territoriales que aporten a la concreción del Plan Nacional para el Buen Vivir
(PNBV); fomentar el desarrollo endógeno; y propiciar una nueva estructura administrativa que articule
la gestión de las intervenciones públicas zonales (Senplades, 2012).

8
Senplades (Secretaría Nacional de Planificación y Desarrollo) – Subsecretaría Zona 5 (2012). Revista Proyectos
Emblemáticos en Guayas, Los Ríos, Santa Elena, Bolívar, Galápagos. Milagro: Senplades – Subsecretaría Zona 5.
La Zona de Planificación 5 se ubica en tres regiones naturales: Costa, Sierra e Insular. Además, forma
parte de las siguientes unidades de síntesis territoriales: corredor agro productivo Santo Domingo-
Quevedo-Guayaquil-Machala (+/-1 432 000 ha); zona de Patrimonio de Áreas Naturales del Estado
(PANE)(+/-836 000 ha); corredor del bosque seco tropical Bahía-Manta Salinas-Puná (+/-415 000 ha);
vertientes externas intervenidas de la Cordillera de los Andes (+/-332 000 ha); corredor montañoso de la
costa centro (+/-167 000 ha); zona de cobertura natural sin estatus de protección (+/-147 000 ha); y la
zona antrópica de Galápagos.(SENPLADES, 2015)

En la planificación del Ministerio de Agricultura 2015-2025 al referirse a la innovación tecnológica


por zonas de planificación, en cuanto a la zona 5. propone:

• Generar investigación y validación de tecnologías que permitan incrementar productividad y


disminuir costos de producción.
• Disponer la tecnología aplicada a los territorios de forma accesible promoviendo el acceso a
información e innovación tecnológica de los pequeños productores rurales.
 Promover innovación tecnológica aplicada a las zonas, revalorizando los conocimientos
ancestrales.
 Capacitar y fomentar la especialización del talento humano en las actividades agropecuarias.
• Adoptar tecnologías alternativas para producción agrícola “verde”.
 Tecnificar los suelos con base a métodos y técnicas amigables con el ambiente para el aumento
de producción y la sostenibilidad de la actividad.
 Promover la instalación de centros de investigación de biotecnología en Milagro y Quevedo para
el desarrollo de bioabonos, semillas certificadas para la biorremediación ambiental. (MAG,
2015)

RESUMEN
La Constitución de la República pone énfasis en la Educación Superior, la Ciencia, la Tecnología y la
Innovación, a fin de mejorar la productividad y la eficiencia del agro, respetando los derechos de la
naturaleza. La preocupación por acrecentar la soberanía económica, cognitiva y seguridad alimentaria,
subyacen y tensionan la articulación del marco de políticas públicas, para hacer frente a los impactos del
cambio climático y productividad. La Gran Minga Nacional Agropecuaria articula diversas estrategias
para el logro del Plan del Buen Vivir en cada una de las zonas de planificación, cuyos actores principales
son los productores vinculados a la agricultura familiar campesina, sus organizaciones y comunidades
buscan mejorar calidad de vida y obtención de productos inocuos según las tendencias mundiales del
desarrollo sostenible y del comercio justo.

SE FUNDAMENTA EN PLANES DE DESARROLLO, ESTRATEGIAS DE BIODIVERSIDAD ……


PASAR A LA PREGUNTA 3

http://www.fao.org/news/story/es/item/1119057/icode/

En América Latina, el potencial de la Bioeconomía es enorme, en cuanto a la disponibilidad de recursos como tierras, agua,
biodiversidad y una probada eficiencia como generadora de alimentos y biomasa. El Ecuador, considerando sus ventajas
competitivas y comparativas, debe incursionar en el comercio justo, como estrategia para avanzar a un modelo de desarrollo
agrícola sostenible.

Las provincias de Esmeraldas (especialmente en su parte norte), Bolívar, Cotopaxi y Chimborazo presentan
valores altos de pobreza multidimensional, superior al promedio nacional para el año 2016
(16,9%) y, adicionalmente, se registran mayores problemas de sobreutilización de suelos, contaminación
del recurso hídrico, deforestación y una producción primaria consolidada, que dificultan el
desarrollo productivo y el mejoramiento de ingresos para la población.

Las provincias de Manabí y Los Ríos presentan niveles de pobreza multidimensional por encima del
promedio nacional, en especial en las zonas de las vertientes de la cordillera y las cordilleras costaneras,
en donde se evidencia también problemas serios de contaminación del recurso hídrico, sobreutilización,
deforestación y déficit hídrico, que pueden ser explicados por el predominio de sistemas de producción
agropecuaria de subsistencia en los que suelos pobres son sobreexigidos generando escasos recursos para los
campesinos.

Para 3.
Las grandes empresas agrícolas tienen la capacidad de mantener los precios bajos y aún obtener utilidades porque
producen mucho y generalmente obtienen apoyo del gobierno. Sin embargo, los agricultores que cultivan en pequeñas
parcelas de tierra (minifundios) pueden también beneficiarse de programas que promueven el cultivo de productos aplicando
ciertos métodos.
Varios programas de certificación son útiles para que los agricultores obtengan mejores precios por sus productos. Un
programa de certificación permite al comprador saber que los cultivos fueron producidos sin aplicar sustancias químicas, o
que el agricultor obtiene un precio justo. Los 2 programas para la comercialización internacional son la certificación
orgánica y la certificación de comercio justo. Antes de decidirse a solicitar la certificación, considere cómo tendrá que
cambiar la organización de su granja. Piense en cuánto tiempo y dinero se necesitará para hacer los cambios, si hay
mercado para los productos certificados que usted producirá, y qué ganará teniendo esta certificación de sus productos.
¿Por qué necesitamos una agricultura sostenible?
 Porque con el crecimiento de la población se necesitarán más alimentos en el futuro: En la actualidad, casi 1 000
millones de personas pasan hambre. En 2050 habrá que alimentar a 2 000 millones más. En principio, el sector agrícola
puede ofrecer alimentos nutritivos para todos, pero para satisfacer las necesidades futuras tendremos que aumentar la
producción agrícola sostenible, en particular en los países en desarrollo, donde se prevé la mayor parte del crecimiento
demográfico.
 Porque la agricultura es una fuente clave de ingresos que puede ayudar a acabar con la pobreza: Para más de un
tercio de la población mundial, la agricultura es la principal fuente de ingresos. En los países en desarrollo representa el 29
% del PIB y el 65 % del empleo. En muchas zonas de Europa, la agricultura es una parte indispensable de la economía
rural. Para garantizar los medios de subsistencia de las poblaciones rurales, generar ingresos dignos y brindar una base
para un crecimiento integrador y la reducción de la pobreza tendremos que prestar apoyo a sistemas agrícolas que sean
viables a largo plazo.
 Porque la agricultura desempeña un doble papel en la lucha contra el cambio climático: Hoy en día, los sistemas
agrícolas de todo el mundo se enfrentan al cambio climático y otras amenazas, como el aumento del coste de la energía.
Las prácticas agrícolas sostenibles ayudan a los agricultores a adaptarse a los cambios y a reducir sus emisiones de gases
de efecto invernadero. Asimismo, la agricultura sostenible implica abrir la puerta a la innovación para ayudar a que la
agricultura contamine menos, se vea menos expuesta a la volatilidad de los precios de los insumos y resista mejor las
catástrofes.
 Porque la agricultura utiliza recursos naturales cada vez más escasos: La agricultura depende del uso de recursos
naturales, como la tierra, el suelo, el agua y los nutrientes. A medida que
aumenta la demanda de alimentos y el cambio climático y la degradación de los ecosistemas imponen nuevas limitaciones,
la agricultura sostenible tiene que desempeñar un importante papel para conservar los recursos naturales, reducir las
emisiones de gases de efecto invernadero, detener la pérdida de biodiversidad y cuidar los paisajes valiosos.
Fines de la agricultura sostenible
La agricultura sostenible nos plantea logra varios objetivos según lo establecido por la unión Europea:
 Producir alimentos seguros y saludables: Las explotaciones producen alimentos seguros, saludables y de alta calidad.
 Conservar los recursos naturales: Lo que se extrae del medio ambiente se devuelve, a fin de mantener en buen estado
recursos como el agua, el suelo y el aire para las generaciones futuras. Los insumos químicos, como fertilizantes y
plaguicidas, se usan con prudencia. La agricultura sostenible también debe desempeñar un papel en la mitigación del
cambio climático y la adaptación al mismo.
 Garantizar la viabilidad económica: Las explotaciones generan ingresos suficientes para su continuidad. Las
explotaciones sostenibles ayudan a reforzar la economía y contribuyen a un desarrollo territorial equilibrado.
 Prestar servicios a los ecosistemas: Se protege la biodiversidad (hábitats, genes, especies). La agricultura presta
servicios valiosos, como la retención de agua y nutrientes, la conservación del suelo, las zonas recreativas y el secuestro de
carbono.
 Gestionar las zonas rurales: Las explotaciones gestionan la tierra, conservan hábitats valiosos y la biodiversidad y
mantienen paisajes atractivos que no existirían sin ellas.
 Garantizar el bienestar de los animales: Los animales son tratados con respeto y bien cuidados. Viven en un entorno tan
natural como sea posible, reciben una dieta natural adecuada y viven en buena salud.
 Mejorar la calidad de vida en las zonas agrícolas: La agricultura contribuye a la calidad de vida, por ejemplo, al dar
empleo y ofrecer condiciones de trabajo razonables. Las condiciones de vida y estructuras sociales de las zonas rurales
mejoran, creando así un entorno que resulta igualmente atractivo para el turismo.
13. Conclusiones
 Para promover el uso de la agricultura orgánica se debería maximizar el valor del producto obtenido, para que en su gran
mayoría los agricultores obtén por la técnica, de esa manera el mercado controlaría la salud del ecosistema.
 La agricultura sostenible aporta cualidades y beneficios tanto para nosotros como las generaciones futuras lo cual al medio
ambiente le es favorable en todo sentido y eso promueve muy eficazmente a llegar a un desarrollo sostenible, en varios
países y sobretodo hemos recalcado en este informe que nuestro país también hace su aporte para lograr un desarrollo
sostenible con el ejemplo que dimos de casa blanca
 La agricultura sostenible es una alternativa que se planteó en consecuencia de una mala práctica de la agricultura
convencional, debido a una mala eficiencia y mala utilización de los recursos naturales, por ello se plante el uso adecuado y
métodos de alternativas de solución para poder llegar a una agricultura sostenible.

Leer más: http://www.monografias.com/trabajos109/modelo-diseno-regenerativo/modelo-diseno-


regenerativo2.shtml#finesdelaa#ixzz5DQLJaaaY

Principios de la agricultura sostenible


La agricultura sostenible en la actualidad tiene varios principios y metas de los cuales se plantearon a los diversos
problemas que enfrenta la agricultura ambiental, como siguientes veremos los principios que fueron planteados por la
agricultura sostenible:
 Principio de la Salud:
La agricultura orgánica debe sostener y promover la salud de suelo, planta, animal, persona y planeta como una sola e
indivisible.
Este principio sostiene que la salud de los individuos y las comunidades no puede ser separada de la salud de los
ecosistemas, suelos saludables producen cultivos saludables que fomentan la salud de los animales y las personas.
La salud es el todo y la integridad en los sistemas vivos. No es únicamente la ausencia de la enfermedad, sino también el
mantenimiento del bienestar físico, mental, social y ecológico. Características esenciales de la salud son inmunidad,
resiliencia y regeneración.
El rol de la agricultura sostenible, ya sea en la producción, transformación, distribución o consumo, es el de mantener y
mejorar la salud de los ecosistemas y organismos, desde el más pequeño en el suelo, hasta los seres humanos. La
agricultura orgánica en particular, tiene la finalidad de producir alimentos nutritivos de alta calidad que promuevan un
cuidado preventivo de la salud y del bienestar. En correspondencia con lo anterior, la agricultura orgánica debe evitar el uso
de fertilizantes, plaguicidas, productos veterinarios y aditivos en alimentos que puedan ocasionar efectos negativos en la
salud.
 Principio de la Ecología:
La agricultura orgánica debe estar basada en sistemas y ciclos ecológicos vivos, trabajar con ellos, emularlos y ayudar a
sostenerlos.
Este principio enraíza la agricultura sostenible dentro de sistemas ecológicos vivos. Establece que la producción debe estar
basada en procesos ecológicos y el reciclaje. La nutrición y el bienestar se logran a través de la ecología del ambiente
productivo específico y así por ejemplo, en el caso de cultivos, éste es el suelo vivo, en animales, es el ecosistema de la
granja y en peces y organismos marinos es el ambiente acuático.
Los sistemas de agricultura sostenible, pastoreo y aprovechamiento de productos silvestres, deben ajustarse a los ciclos y
equilibrios ecológicos de la naturaleza. Estos ciclos son universales pero su funcionamiento es específico al lugar. El manejo
orgánico debe adaptarse a las condiciones locales, la ecología, cultura y escala.
 Principio de la Equidad:
La agricultura orgánica debe estar basada en relaciones que aseguren equidad con respecto al ambiente común y a las
oportunidades de vida.
La equidad está caracterizada por la igualdad, el respeto, la justicia y la gestión responsable del mundo compartido, tanto
entre humanos, como en sus relaciones con otros seres vivos. Este principio enfatiza que todos aquellos involucrados en la
agricultura orgánica deben conducir las relaciones humanas de tal manera que aseguren justicia a todos los niveles y a
todas las partes, así en como en los que intervienen productores, trabajadores agrícolas, transformadores, distribuidores,
comercializadores y consumidores. La agricultura sostenible debe proporcionar a todos aquellos involucrados, una buena
calidad de vida, contribuir a la soberanía alimentaria y a la reducción de la pobreza. La agricultura orgánica tiene como
objetivo producir alimentos de calidad y otros productos en cantidad suficiente.
 Principio de la Precaución:
La agricultura sostenible debe ser gestionada de una manera responsable y con precaución para proteger la salud y el
bienestar de las generaciones presentes y futuras y el ambiente.
La agricultura sostenible es un sistema vivo y dinámico que responde a demandas y condiciones internas y externas.
Quienes practican la agricultura orgánica pueden incrementar la eficiencia y la productividad siempre que no comprometan
la salud y el bienestar. Por lo tanto, las nuevas tecnologías necesitan ser evaluadas y los métodos existentes revisados.
Debido a que solo existe un conocimiento parcial de los ecosistemas y la agricultura, se debe tomar en cuenta la
precaución.
Este principio establece que la precaución y la responsabilidad son elementos clave en la gestión, desarrollo y elección de
tecnologías para la agricultura orgánica. La ciencia es necesaria para asegurar que la agricultura orgánica sea saludable,
segura y ecológicamente responsable. Sin embargo, el conocimiento científico solo no es suficiente. La experiencia práctica,
la sabiduría acumulada y el conocimiento local y tradicional ofrecen soluciones validas comprobadas por el tiempo. La
agricultura sostenible debe prevenir riesgos importantes adoptando tecnologías apropiadas y rechazando las impredecibles
como lo es la ingeniería genética. Las decisiones deben reflejar los valores y las necesidades de todos los posibles
afectados a través de procesos transparentes y participativos.
Técnicas para la aplicación de una agricultura sostenible
 Abono verde:
Es la utilización de cultivos de vegetación rápida, que se cortan y se entierran en el mismo lugar donde han sido sembrados
y que están destinados especialmente a mejorar las propiedades físicas del suelo, a enriquecerlo con un "humus joven" de
evolución rápida además de otros nutrientes minerales y sustancias fisiológicamente activas, así como a activar la población
microbiana del suelo.
En líneas generales, los efectos favorables del abonado verde no acaban en el aspecto nutricional sobre el vegetal, sino que
alcanzan a todos los componentes relacionados con la fertilidad global del suelo agrícola ya que:
 Estimulan de forma inmediata la actividad biológica y mejoran la estructura del suelo, por la acción mecánica de las raíces,
por los exudados radiculares, por la formación de sustancias prehúmicas al descomponerse y por la acción directa de las
células microbianas y micelios de hongos.
 Protegen al suelo de la erosión y la desecación durante el desarrollo vegetativo, y mejoran la circulación del agua en el
mismo.
 Aseguran la renovación del humus estable, acelerando su mineralización mediante el aporte de un humus más "joven" y
más activo.
 Enriquecen al suelo en nitrógeno, si se trata de leguminosas, e impiden, en gran medida la lixiviación del mismo y de otros
elementos fertilizantes.
 Diversidad en los cultivos (Policultivo):
Conocido como cosechas múltiples en el mismo espacio, imitando la diversidad de ecosistemas naturales, y evitando los
grandes soportes de las cosechas únicas. Incluye la rotación de cosecha y el multicultivo.
Esta técnica del policultivo se utiliza en muchos lugares del mundo, especialmente en los países en desarrollo. Los
agricultores realizan sus siembras en combinaciones (policultivos o cultivos intercalados) más que en cultivos de una sola
especie (monocultivos o cultivos aislados). Los sistemas de siembra en policultivos representan una parte importante del
paisaje agrícola en muchos lugares del mundo, constituyendo alrededor del 80% del área cultivada.
Los policultivos pueden comprender combinaciones anuales con otras especies anuales, anuales con perennes ó perennes
con perennes. Los cereales pueden cultivarse asociados con leguminosas y los cultivos de raíces asociados a frutales.
 Controladores biológicos:
Es la utilización de el fenómeno natural que consiste en la regulación del número de plantas y animales por medio de
enemigos naturales (parásitos, predadores y patógenos); por otro lado, al Control Aplicado de Plagas, técnica que incluye la
manipulación de esos agentes naturales por el hombre para reducir las pérdidas en agricultura, forestación o productos
comerciales.
El Control Biológico Aplicado generalmente se implementa de tres formas diferentes o combinaciones de las mismas:
 Conservativo: Consiste en alterar las prácticas culturales en los cultivos para favorecer el desarrollo de los agentes de
control biológico natural y sus efectos.
 Aumentativo: Los agentes de control biológico se producen en forma masiva en el laboratorio y se aplican en forma
inoculativa o inundativa para destruir las plagas.
 Clásico: Es la fase de aplicación compuesta por el descubrimiento, importación y establecimiento de enemigos naturales
exóticos.
El Control Biológico está libre de los efectos secundarios indeseables asociados a los insecticidas de amplio espectro y es
uno de los métodos de mejor relación entre costo y efectividad.
 Rotación de cultivos:
Es una práctica agrícola bastante usada actualmente, aunque se remonta a muchos años atrás. La rotación de cultivos
consiste en alternar plantas, pero no de cualquier manera, sino que deben ser plantas de diferentes familias, pero además,
deben tener diferentes necesidades energéticas, todo lo cual obviamente requiere un profundo estudio para conocerse, así
que no deben quedar dudas de que la rotación de cultivos es una actividad agrícola muy seria. Esta práctica se realiza para
evitar que el suelo se agote y las plantas se enfermen por ciertas enfermedades que suelen perdurar durante un tiempo.
Como dijimos antes, se evita que el suelo consuma todos sus minerales ya que al tratarse de plantas con diferentes
necesidades energéticas, unas requerirán más de cierto mineral y otras de otro distinto. También se usa como forma de
controlar a las malas hierbas y de disminuir los problemas de plagas y enfermedades.
 Cultivos asociados:
Esta técnica, a pesar de ser poco utilizada por muchos productores, resulta muy beneficiosa para tratar suelos pobres en
materia orgánica. Los cultivos asociados logran buenos resultados, como ocurre con una combinación de tres especies de
época invernal, que son la avena negra, el lupino y el nabo forrajero, sembrados al voleo en el mismo momento y sobre la
misma superficie. La práctica de consorcio de tres cultivos trae aparejado logros interesantes, a la vez que provee al suelo
de mucha materia orgánica. Esto con la posibilidad de una buena aireación de los terrenos agrícolas degradados y
compactados, y el aditivo de poder iniciar una buena práctica de siembra directa. Todo esto es posible sin el pesado laboreo
en la preparación del suelo para la siembra.
 Barreras vivas:
Las barrera vivas son una obra física que el agricultor puede usar para conservar y mejorar la fertilidad del suelo; consisten
en plantas perennes como zacate, flores, arbustos y árboles, que se siembran en hileras siguiendo las curvas a nivel; estas
plantas deben tener crecimiento tupido y ser resistentes a la fuerza de escorrentía (agua lluvia que arranca el suelo de los
terrenos) las barreras vivas se siembran siguiendo una curva a nivel, en los terrenos con pendiente mayores del 3%. Los
distanciamientos de siembra que se recomienda son los siguientes (pueden usar está tabla o la presentada en trazo de una
curva a nivel).
 Cobertura muerta (mantillo)
Se entiende por cobertura muerta cualquier elemento que se utiliza para cubrir las tierras de cultivo. La cobertura muerta, o
mantillo, ayuda a retener el agua, controla las yerbas y evita la erosión. Los desechos de plantas, tales como cañas de maíz,
tallos de frijol o pastos son los más adecuados para producir la cobertura muerta puesto que se pueden sencillamente dejar
pudrir en el lugar y de este modo añaden materia orgánica a la tierra. Las yerbas se pueden usar de la misma manera, pero
deben cortarse antes de que produzcan semillas, para evitar que vuelvan a crecer. La cobertura muerta no debe ser de más
de 10 cm de grosor. Una cobertura muy gruesa puede retener demasiada humedad y ocasionar enfermedades a las plantas.
 Uso adecuado de los recursos hídricos:
Es una técnica en la cual se tratara de administrar adecuadamente el recurso hídrico lo cual se tomara diferentes medidas
de las cuales pueden ser:
 Tener en cuenta la eficiencia en el uso del agua de los distintos cultivos a la hora de seleccionar el cultivo a implantar en la
superficie disponible.
 Elegir el sistema de riego más eficiente y adecuado para satisfacer las necesidades del cultivo. Los sistemas de riego por
goteo o por aspersión, consumen mucha menos agua que el riego de superficie ("a manta") lográndose los mismos
rendimientos.
 Ajustar las dosis de riego a las necesidades reales del cultivo en cada momento, para lo que se requiere un conocimiento
preciso y una atención permanente por parte de los agricultores y técnicos para no dilapidar el agua de riego.
 Ajustar las dosis de riego a las necesidades reales del cultivo en cada momento, para lo que se requiere un conocimiento
preciso y una atención permanente por parte de los agricultores y técnicos para no dilapidar el agua de riego.
 Elegir el momento de efectuar los riegos para evitar la evaporación del agua, sobre todo cuando se utiliza el riego por
aspersión. Es preferible efectuar el riego a primera hora de la mañana o a última de la tarde, o incluso por la noche, antes
que hacerlo al mediodía.
 Evitar las pérdidas de agua por escorrentía e infiltración fuera del alcance de las raíces.
 Ajustar el empleo de fertilizantes a las necesidades reales del cultivo y administrarlos adecuadamente para que no se
produzcan pérdidas por lixiviación.
Prácticas saludables como solución
 Ahorrar para crecer:
Es el modelo que propone la FAO para intensificar la producción agrícola y proteger la base de los recursos naturales sin
depender de los insumos químicos.
El programa incluye un conjunto de técnicas que aprovechan los procesos biológicos y los ecosistemas naturales.
Entre las prácticas claves de su éxito figura la reducción de la labranza y la utilización del mantillo (cobertura muerta), la
rotación de cultivos, sembrar plantas fijadoras para mejorar la salud del suelo y la selección de cultivos con mayor potencial
de rendimiento.
Otra estrategia ha sido cultivar árboles de sombra, los cuales pierden sus hojas cuando los cultivos de maíz adyacentes
necesitan la luz del sol, riego de precisión, que permiten una mayor producción por cada gota de agua, y la "colocación
precisa" de fertilizantes, que puede duplicar la cantidad de nutrientes absorbidos por las plantas.
El manejo integrado de plagas, con técnicas que evitan el desarrollo de plagas y minimizan la necesidad de pesticidas, es ya
otro elemento clave de la iniciativa. Todas estas prácticas se han adoptado con éxito en Centroamérica y Suramérica.
A través de estos métodos se permite que los cultivos se adapten al cambio climático y puedan no solamente producir más
alimentos, sino también reducir la necesidad de agua de los cultivos en un 30 por ciento y los costes de la energía en hasta
un 60 por ciento. En algunos casos es posible incrementar los rendimientos hasta seis veces, según demuestran los
ensayos con maíz realizados recientemente en África meridional. Según un estudio, los rendimientos medios de las
explotaciones que aplicaban este tipo de técnicas en 57 países de bajos ingresos aumentaron en casi un 80 por ciento.
El modelo ahorrar para crecer incorpora un enfoque ecosistémico que aprovecha la contribución de la naturaleza para los
cultivos: materia orgánica del suelo, regulación del flujo del agua, polinización y depredadores naturales de las plagas.
Estudios de la FAO calculan que para aumentar la producción mundial de alimentos en un 60% -la estimada para alimentar
a la población en 2050; las prácticas de "Ahorrar para crecer" deberán implementarse con mayor rigor en todo el mundo y
en el menor tiempo posible.
 Casa blanca
Es una finca de producción, investigación y capacitación en agricultura ecológica y agro ecoturismo. Está ubicada en el valle
de Lurín y abarca una hectárea. Esta, desde inicios de 1980, también es el hogar de los esposos Ulises Moreno y Carmen
Felipe-Morales, ambos ingenieros agrónomos y ex docentes de Universidad Nacional Agraria La Molina. Desde que se
mudaron, se han dedicado a desarrollar una agricultura ecológica, es decir, aplican principios y prácticas agroecológicas
provenientes del conocimiento tradicional, empírico y científico.
En esta chacra se busca demostrar que una agricultura llevada a cabo con un enfoque agroecológico, sin usar pesticidas ni
fertilizantes químicos y tóxicos, es la mejor alternativa posible para la producción de alimentos nutritivos y sanos, frente a
una agricultura convencional contaminante.
Al convertir su finca en un centro de producción, investigación y capacitación, los señores Ulises y Carmen han demostrado
no solo la viabilidad ambiental, técnica, social y económica de la pequeña agricultura sino también la contribución en la
difusión y fortalecimiento de la agricultura ecológica en el Perú.
A través de anécdotas, bromas e incluso cuentos, don Ulises busca introducirnos en el mundo de la agricultura ecológica, la
cual se ha convertido en un estilo de vida para él y su esposa. El señor Ulises describe a su chacra como "un paraíso para
vivir" y manifiesta sentir tal alegría que puede afirmar que es "millonario de calidad de vida". Para él y su esposa Carmen, la
chacra constituye un medio para el desarrollo tanto familiar como comunal.
Él nos explicó acerca de la preparación del abono, el funcionamiento del biodigestor para la obtención del biocombustible y
biogás. Asimismo, nos llevó a conocer el corral de cuyes y nos explicó brevemente cómo es la crianza de estos animales.
Luego, recorrimos los cultivos mientras nos daba una explicación sobre 4 cada planta e incluso pudimos tocar zarzamoras
ya maduras. Finalmente, al terminar el recorrido se nos invitó a adquirir helados de lúcuma y fresa que se prepara con la
fruta cosechada en el lugar.
Se puede concluir que la intención de Casa Blanca como proyecto es, y ha sido a lo largo de los treinta años de su
existencia, una obra de desarrollo ambiental y humano, que intenta acercar al hombre y la naturaleza a través de valores
armónicos, sensibles y que llevan a la reflexión, en donde los individuos tengan mayor conciencia de su lugar en el mundo.

Leer más: http://www.monografias.com/trabajos109/modelo-diseno-regenerativo/modelo-diseno-


regenerativo.shtml#principioa#ixzz5DQMS38ir
Darts B.C ,2017. AGRICULTURA SUSTENTABLE, UNA PERSPECTIVA MODERNA. Potash and Phosphate Institute
(PPI). Norcross, Georgia, E.U.A. E-mail: bdarst@ppi-far.com.
Semedo M Helena, 2018, Cumbre Mundial sobre Bioeconomía. FAO, Berlín Alemania