Está en la página 1de 66
El 4-5 de octubre DE 2014 E L a ti erra española reci be a

El 4-5 de octubre DE 2014

E

El 4-5 de octubre DE 2014 E

La ti erra española reci be a los invitados y par- tic ipantes del 32.º Congreso Internacional Cátaro-Bogom i lo. En el éter i nterga- lácti co tran sm u n dial se realiza la consagración de la Tierra a la Reina Celestial. ¡El eje mundial gira hacia la bonhomización! (PágS. 16-35)

E l eje mundial gira hacia la bonhomización! (PágS. 16-35) Nº 1, 2015 EL BAR C
E l eje mundial gira hacia la bonhomización! (PágS. 16-35) Nº 1, 2015 EL BAR C
Nº 1, 2015
Nº 1,
2015
EL BAR C O BLANCO
EL
BAR C O
BLANCO

Revi sta Cu lturo lógica del Catarismo del Tercer Milenio

SABI DURÍA AMOR BONDAD PUREZA Paz MISERICORDIA ARMONÍA BELLEZA

sta Cu lturo lógica del Catarismo del Tercer Milenio SABI DURÍA AMOR BONDAD PUREZA Paz MISERICORDIA
sta Cu lturo lógica del Catarismo del Tercer Milenio SABI DURÍA AMOR BONDAD PUREZA Paz MISERICORDIA

|

2

CONTENIDO

Radomira Miloslavskaya

¡No habrá tercera guerra mundial nuclear!

5

Roman Dobrynin

El alarife de la teocivilización: el bienaventurado Juan de San Grial

10

Juan de San Grial

El Carro solar

16

La coliriada: el pan de las divinidades

18

La Salvadora del mundo

22

La cruz pentasolar cátara del teomatrimonio

28

El misterio del matrimonio con la Divinidad

30

¡La fuerza está en el bien! Oración del Panteón

32

Teodosiy Nikíforov

El humanismo de rostro teohumano

36

Oleg Afanasiev

El camino de la divinización. Tres misterios del bogomilismo

38

Mijail Soloviov

La divinización a través de la adoración

41

Leonid Belov

La capital espiritual del mundo

43

Petró Sóroka

Andrei Tutunov:

44

bajo la atenta mirada del Altísimo

Juan de San Grial

León Tolstói. En busca de la bonhomización

Liudmila Dobrosmislova

El evangelio pianístico. La escuela de interpretación musical de Juan de San Grial

Yevgueni Levasheov

Las cuerdas universales de Minné

Victoria Bonmatí

Las ‘buenas mujeres’. La iglesia de las mujeres cátaras

Juan de San Grial

El rey rezador

51

56

60

62

63

De la Redacción:

LOS BOGOMILOS IMPIDEN EL FIN DEL MUNDO

‘¿Quiénes son los bogomilos? ¿De dónde vienen?’

Los bogomilos han existido siempre. El bogomilismo es una espiritualidad que cuenta con millones de años, la espirituali- dad de la buena Divinidad y del buen hombre, del cofre del te- soro y la fuente de los arqueti- pos luminosos, sobre los cuales enseñaron los grandes sabios de la humanidad. En nuestra revista podréis leer sobre los misterios de la ideología de los bogomilos:

cómo puede el hombre contem- poráneo, atormentado y acosa- do, hacerse un millón de veces más bondadoso y convertirse en una divinidad.

Mucho antes de la ‘creación del mundo’ existieron en la Tierra civilizaciones inmacu- ladas. ¡Hoy estamos viviendo en las vísperas de una nueva civilización inmaculada! Nues- tro planeta, a pesar de la evi- dente tiranía del mal, ha sido aceptado en la confraternidad de los mundos bondadosos. A principios de octubre de 2014, cerca de Barcelona, se celebró un congreso internacional e intergaláctico: el Panteón del bogomilismo. Entraron en vigor los estatutos sempiternos del Univérsum divino: de la ecúme- ne intergaláctica del Padre y de la Madre del puro amor. ¡Han llegado al mundo los ancianos blancos, los candiles del amor y de la sabiduría!

El símbolo antiguo de los bo- gomilos es el barco blanco que surca las galaxias inmaculadas rumbo a la Tierra. A su timón está la gran Almirantesa Sofía, Sabiduría Suprema, la Reina Celeste. ¡Bienvenidos a bordo!

|

3

Año 2001. Liturgia en Solovkí en memoria de los mártires del segundo Gólgota Solov- kiano.
Año 2001. Liturgia en Solovkí en memoria de los mártires del segundo Gólgota Solov-
kiano. En el centro se distingue la escalera del monte Sekirnaya, por la cual tiraban a
los presos del Gulag (ahora está demolida por orden de las autoridades locales). A la
izquierda y a la derecha se adivinan los rostros de los ungidos solovkianos: el anciano
Mijaíl Yershov, Iosip Terelya, María Yúdina, el metropolitano-skema Guenadiy Sekach,
el metropolitano Ioann Bodnarchuk, madre Catalina (Z. A. Krajmálnikova), santa ma-
dre Eufrosinia de Pochaev, santo Serafim el Enternecido y santo Inocencio de Balta.

|

4

DE UNA MANERA CONMOVEDORA, LA MADRE DIVINA CUIDA DE SUS HIJOS. NO HABRÁ TERCERA GUERRA MUNDIAL

CUIDA DE SUS HIJOS. NO HABRÁ TERCERA GUERRA MUNDIAL ‘La Solovkiana, la más bondadosa de las

‘La Solovkiana, la más bondadosa de las bondadosas’:

así se reveló la Madre Divina a los mártires de los campos estalinianos. Pintor: A. Tutunov.

|

RADOMIRA M I lOSLAVSKAYA
RADOMIRA M I lOSLAVSKAYA

¡NO HABRÁ TERCERA

GUERRA MUNDIAl!

M I lOSLAVSKAYA ¡NO HABRÁ TERCERA GUERRA MUNDIAl! La imagen de la tecnocracia es ajena al

La imagen de la tecnocracia es ajena al hombrE

L a humanidad tropieza con la ame- naza de la tercera guerra mundial nuclear. Quizás tengamos que

hacer la elección más importante de los últimos milenios: ir hacia un precipicio por el camino del progreso tecnocrático, o bien abrir paso hacia nuevos horizontes desconocidos (o simplemente olvidados); realizar una revolución espiritual. De este modo, la elección no atañería solo a la hu- manidad en su totalidad, sino a cada persona en particular. ¿Qué nos ofrece la tecnocracia? La segmentación de la humanidad en elegidos y excluidos, en señores y

1

Europa colocará un chip en cada bebé a partir del año 2014, según el periódico italiano ‘Corriere di Roma‘.

esclavos, la colocación de chips en

y

los humanistas están sometidos

masa (que está cobrando realidad 1 ), la

al

acoso por parte de los poderosos

esterilización so capa de vacunación contra las enfermedades, la produc- ción de alimentos como herramientas de genocidio, la manipulación de la conciencia de la sociedad, la mentira

de este mundo? ¿Por qué hay tanta sangre, tantos sufrimientos e injus- ticias? Estas cuestiones inquietan a las mentes claras y a veces provocan estrategias desesperadas.

y la violencia totales, el porno-ero- tismo y la propaganda ‘aprovecha tu

vida al máximo’.

Sin duda, vemos y comprendemos

que no se puede vivir así, protesta- mos interiormente, pero chocamos contra un sistema agresivo que protege al orden mundial estableci- do. ¿Qué ha pasado con el mundo

si el hombre no se considera digno

de saber la verdad y su vida se valora menos que un billetillo de un dólar? ¿Por qué los amantes de la verdad

La civilización actual, la 84.ª según la cuenta mística, tiene un muy mani- festado carácter antihumano. Pero creemos que en el futuro próximo

la humanidad elegirá una vida en la

bondad, la igualdad, la fraternidad, la

paz y el amor. ‘¡Abrazaos millones! ¡Humanos, sois hermanos!’, —así suena la oda de Schiller en la Novena Sinfonía de Beethoven, transmundial- mente y en el corazón de centenas de miles de buscadores de la última verdad.

5

|

6

EL CIELO SE EXTIENDE SOBRE LA HUMANIDAD:

YA NO ANHELA AYUDAR A LA HUMAN IDAD, SI NO SALVARLA

S í, estamos bajo amenaza de perdi- ción. Pero ¡el cielo se opone! Ex-

tiende su escudo a los terrestres y les da la oportunidad de ganar en la lucha contra los planificadores de imágenes tecnocráticas, los que se consideran una ‘raza superior’: los humanoides. Ya han sido enviados al mundo los ígneos paladines: la caballería blanca, ante quien los monstruos cósmicos huirán horrorizados a su casita.

En octubre de 2014, se celebró un congreso-Panteón bogomilo como respuesta a la amenaza de la tercera guerra mundial nuclear.

Alrededor de los buenos pastores, se congregó una multitud de almas bon- dadosas y virginales que desean vivir de manera pura, por lo que rechazan el lenguaje del mal y las directrices de este mundo. El Panteón bogomilo reunió a personas con dichas afinida- des provenientes de todos los rinco- nes del planeta, con la finalidad de hacer descender a la Tierra la luz de la empírea bondad y derrotar el reino de la oscuridad, que ha usurpado el espacio mundial. En tierra de cátaros, en Cataluña, el panteón caballeres-

co resplandeció con la fuerza de la espada espiritual de la cual habló ya el Cristo evangélico 2 .

Nos han sido entregadas las llaves de la salvación, de la conversión de megaurbes polvorosas de rascacielos en ciudades-jardín, las teópolis de la teocivilización, donde no habrá espacio para conformistas mentirosos, camu- flados como benefactores de la huma- nidad. El congreso bogomilo proclama el inicio de una nueva época, la nueva cuenta de tiempo profetizada por muchos pueblos antiguos. El 32.º con- greso entregó al mundo una espada de fuego: la espada de la sobriedad y de la última verdad, capaz de cortar la red de la malévola araña que cubrió la Tierra con una alambrada espinosa de miedos, malos pensamientos e hipnosis.

El Panteón tuvo alcance interga- láctico, ya que no solo asistieron los terrestres, sino misteriosamente también invitados de otros mundos, espíritus buenos y reporteros de miles de inmaculados mundos y galaxias.

2

Mt. 10:34.

El arca de salvación

Uno de los principales acontecimien- tos del pasado Panteón fue la celebra- ción del pacto con la Reina Celeste, ya no del Antiguo Testamento ni del Nuevo, sino del pacto salvador, que da la vida. Por desgracia, la humani- dad ha conocido el mal y tiene vigen- tes pactos anteriores con el príncipe de este mundo: las consecuencias son la deshumanización y la justificación del mal con cualquier pretexto. Hoy la Madre Divina nos extiende un per- gamino y desea verlo firmado por la mayor cantidad posible de terrestres, pues quien contrae un pacto eterno con Ella no será sometido a ningún poder del diablo.

Hoy en día la humanidad se halla en un estado lamentable, sufre mucho sin entender la causa de sus dolo- res. La entrada al Reino de la luz se alcanza tras la aceptación de la cruz concedida desde lo alto. Mientras que las gozadas y placeres infinitos del mundo dirigen a una esfera infernal.

|

LA TIERRA HA SIDO ACEPTADA EN EL SÍNCLITO 3 DE LAS CONSTELACIONES Y GALAXIAS BONDADOSAS

Los redentores del mal mundial

La brecha que se abre hoy día desde

la Tierra es el fruto del sufrimiento

de los mártires del Segundo Gólgota, que supera cien mil veces al Gólgota de Jerusalén. El silenciamiento del solar Gólgota Solovkiano ruso es un gran crimen ante el rostro del Padre

de las Luces. En las islas de Solovkí, Cristo se multiplicó como nunca an- tes se había multiplicado. El Cordero estaba dando a luz a sus corderos menores, simples presos, que entre el trabajo penoso de presidio, las ame- nazas de muerte diarias y los dolores

y lágrimas infinitas, se convertían

en ungidos. En aquel Gólgota cupo todo el GULAG, todo el ejército de mártires, toda la flor y nata de la nación, los fieles servidores e intré- pidos guerreros espirituales del Dios

3

El Concilio de los mundos bondadosos une miles de civilizaciones inmaculadas que no conocen el mal, viven como una familia conforme a los estatutos del Universo intergaláctico del Padre y la Madre del puro amor.

Universo intergaláctico del Padre y la Madre del puro amor. En el cielo bogomilo, en lugar

En el cielo bogomilo, en lugar de los animales del Zodiaco, reinan las constelaciones bondadosas, la principal entre las cuales se considera la Osa Blanca, el símbolo de la Diosa Virgen Madre. A la izquier- da y a la derecha se encuentran las hipóstasis antiguas de la Reina Celeste: la diosa cartaginesa Tainit y la helénica Artemisa Urania.

más bondadoso. Y el Padre generoso reforzó a su ejército para el futuro de Rusia.

Ahora se oyen millones de gemidos agónicos de los que están perecien- do en cataclismos y en las guerras desencadenadas artificialmente, de los martirizados en cárceles y mani- comios. Y este ya no es el segundo, sino el tercer Gólgota, en el cual, de redentor del mal cometido por la hu- manidad, sirve el Cristo multiplicado:

200 millones de corderos, los que con la aceptación de la cruz han acumu- lado la fuerza con la que hoy se abre el paso hacia los mundos de la luz. Gracias a su sacrificio, se hizo posible el congreso bogomilo.

D irijamos nuestra mirada a otro Panteón bogomilo, el de octubre de

2013, que no fue menos importante para los terrestres, y cuyo aconteci-

miento principal fue la aceptación de

la

Tierra en el sínclito de los mundos

y

constelaciones bondadosas. Según

la

Revelación de la Madre Divina, las

jerarquías supremas de los mundos bondadosos se sorprendieron por un paso tan audaz: la acogida de una civilización enferma y moribunda en

la confraternidad de los mundos que

no participan del mal ni de la muerte

ni del pecado ni de la tentación y que están bajo el resplandor de la luz de los más bondadosos y amantes Padre

y Madre. Sin embargo, la Diosa Vir-

gen Madre misericordiosa y compasi- va dijo: ‘Deseo que sea así’.

7

|

‘‘

LA HUMANIDAD EN SU ESTADO ACTUAL NO ESTÁ PREPARADA PARA ACEPTAR LA REVELACIÓN DEL DIOS DE AMOR

‘‘

L a Mujer envuelta en Sol 4 del amor hoy está colmada de deseo de

remodelar al hombre hasta convertirlo en un serafita inmaculado. Pero se nos exige una pequeña participación, visto que ni siquiera la luz ni el amor pueden ser otorgados sin el libre consentimiento interior. La Madre Divina y el Padre solar se extenúan ansiando derramar sobre la humanidad —a la que el príncipe de este mundo hirió profundamente— su luz y amor desbordantes e inmensos, que son capaces de quemar todo lo indigno,

8 transitorio y perecedero. Sin embargo,

por desgracia, el hombre en su estado actual es incapaz de aceptarlos en vir- tud del deterioro de sus compuestos espirituales interiores. Necesita una preparación y ayuda para la purifica- ción y curación, igual que la novia se prepara para la noche de bodas con su amado.

4

La imagen de la Reina Celestial del Apocalipsis de Juan Teólogo (capítulo 12).

El buen pastor, venido de la teocivilización

La Diosa Virgen Madre necesita sus herramientas y recipientes terrestres, mediante los que se refleja Su actua- ción en el mundo. El beato Juan de San Grial (Juan el Bogomilo) es uno de ellos. Gracias a sus hazañas espiri- tuales, se han celebrado 32 congresos a cual más admirable. Permaneciendo en una búsqueda espiritual continua, descubrió al mundo los misterios del Segundo Gólgota de Solovkí, así los corderos solovkianos resucitados han podido prestar su ayuda en la transfiguración actual de la Tierra, ya que ¡millares de personas les ruegan! Las fuerzas luminosas necesitan ser invocadas desde la Tierra, a diferen- cia de los capitanes de los ovnis, que irrumpen en el espacio de la Tierra sin invitación.

Juan de San Grial, como maestro espiritual sobreiluminado, descu- brió a la humanidad las esferas del supremo amor, de la bondad, de la

sabiduría y de la pureza. Los ideales que nos presenta conquistan la mente

y el corazón de las almas que buscan,

dispuestas a entregar su vida por el triunfo del amor de nuestro Altísimo —como los cátaros de Montsegur que en el año 1244 entraron en el fuego de la inquisición diciendo ‘Dios es amor’. Ha llegado la hora de entrar en las esferas abiertas por el sufrimiento

de almas hermosas y vivir para que triunfen en la Tierra. Nuestra revista está dedicada al descubrimiento de los misterios de la gnosis auténtica como conocimiento de la superiori- dad del bien sobre el mal. Los nuevos

y admirables horizontes espirituales

están prestos para revelársenos a fin de animarnos a abrirnos paso hacia la nueva realidad, no medio desconoci- da, sino borrada premeditadamente de la memoria humana.

|

| ‘ YO QUISIERA, PARA QUE MIS HIJOS SE PURIFIQUEN, QUE NO SIMPLEMENTE AMEN, SINO QUE
| ‘ YO QUISIERA, PARA QUE MIS HIJOS SE PURIFIQUEN, QUE NO SIMPLEMENTE AMEN, SINO QUE
| ‘ YO QUISIERA, PARA QUE MIS HIJOS SE PURIFIQUEN, QUE NO SIMPLEMENTE AMEN, SINO QUE
| ‘ YO QUISIERA, PARA QUE MIS HIJOS SE PURIFIQUEN, QUE NO SIMPLEMENTE AMEN, SINO QUE

YO QUISIERA, PARA QUE MIS HIJOS SE PURIFIQUEN, QUE NO SIMPLEMENTE AMEN, SINO QUE ADOREN. ADOREN HASTA DESCUBRIR Y ENCENDER EN EL CORAZÓN LAS VELAS INAPAGABLES AL ACEPTAR LA PERLA DE MINNÉ, EL AMOR QUE NO EXISTE EN LOS CIELOS NI EN LA TIERRA

El más joven de entre los partici- pantes del Panteón en los brazos del anciano blanco.

¡La Sabiduría lo ha guiado desde lo alto hasta este en- cuentro, convirtién- dolo en uno de los símbolos de nuestro fórum intergalácti- co! Hacía tan solo dos semanas que esta alma con la marca inmaculada había descendido desde las 16 cons- telaciones bon- dadosas a tierras españolas. Cuando Juan de San Grial acogió al bebé en sus brazos, todavía desconocía que el nombre del niño era Melquisedec. Su madre, proce- dente de Valencia, le había dado este nombre en honor al sacerdocio mel- quisedequiano —la caballería espiritual según el orden de la verdad, de la paz y del amor.

Sobre el rey legendario de Salem, Melquise- dec, decían: ‘Es de origen no terrenal, un teohombre inmortal, descendió desde lo alto y as- ciende a los cielos. Es el sacerdote del Altísimo bondado- so que bendijo, con el cáliz y el pan en las manos, a Abraham’.

¡Hoy en la persona del nuevo Melqui- sedec, la humani- dad ha aceptado la bendición del padre de la rama Juánica bogomila!

9

|

ROMAN DOBRYN I N

EL ALARIFE DE LA TEOCIVILIZACIÓN:

EL Juan de San Grial

10

ALARIFE DE LA TEOCIVILIZACIÓN: EL Juan de San Grial 10 ‘ EL PODER SOBRE EL MUNDO

EL PODER SOBRE EL MUNDO PERTENECE A QUIENES EN

SUS MANOS SOSTIENEN LOS CETROS DE GRADULACIÓN

La Madre Divina a Juan de San Grial, 16.08.2014

E n tiempos antiguos, cuando

Ha venido de otra civilización

JUAN DE SAN GRIAL LLEGÓ A NUESTRO MUNDO DESDE LA TEOCIVI LIZACIÓN TRISOLAR, PARA PODER CONSTRUIR AQUÍ, EN LA TI ERRA, UNA NUEVA ATLÁNTIDA, NUEVA HI PERBÓ- REA, LA CIVI LIZACIÓN DE LA INMACULADEZ ORIGINAL.

Es conocida la expresión ‘no de este mundo’. Es una imagen bastante abs- tracta y borrosa que genera confusión e interrogantes: ¿pero de qué mundo? ¿Del celestial? ¿Dónde está?¿Cómo es?

Padre Juan no es un hombre ‘de este mundo’, sino de otra civilización. Es

llegaba al mundo un ungido (en

griego: ‘cristo’) y le preguntaban:

‘¿Dónde están las evidencias de que has sido elegido desde lo alto?’ Este les respondía: ‘Mi frente exhala mi- rró. Mi frente está ungida con mirró’.

Quien exhala mirró, aquel es ungido.

el mensajero de los mundos inmacu-

lados y bondadosos, dotado con los dones del alarife, escultor, arquitecto, constructor de teocivilización. Por eso, todo lo que enseña debe ser asig- nado a un orden mundial diferente, que ahora desciende a la Tierra. Todo el camino terrenal del bienaven- turado Juan de San Grial, desde su nacimiento —el interés juvenil por la música y la poesía, la búsqueda de

la última verdad en la literatura, la

filosofía, las doctrinas esotéricas, la astrología y la religión, el encuentro con las grandes ancianas (Eufrosinia

y María de Oriol) a principios de los

años 80, los primeros años del cami- no de hazañas, la primera revelación de la Madre Divina en 1984, la fun- dación del movimiento mariano ruso

Juan de San Grial es el mirrífero anciano del supremo amor. Emanan mirró sus cuerpos espirituales, su corazón; emanan mirró sus fotos,

libros, altares

madre espiritual de padre Juan, santa Eufrosinia. El mirró indica la presen- cia viva de la Madre Divina. Son Sus compuestos solares que se marcan misteriosamente en los compuestos del hombre terrenal; el signo de la autenticidad del camino espiritual por

el cual anda el ungido, el presagio de la importancia exclusiva de su misión.

Era mirrífera la

|

|  Juan de San Grial en el año 1991, la segunda conversión en el año

Juan de San Grial

en el año 1991, la segunda conversión en el año 2006, la revelación de los mundos y galaxias bondadosas en el

año 2010, los dones del sobreilumina-

do poeta, escritor, músico—

absolutamente todo en su vida fue un modelado misterioso que ejerció la Reina Celeste sobre Su instrumento excepcional, Su vaso y portador, el constructor de la teocivilización solar venidera, cuya gran alarife es precisa- mente la Madre Divina.

A Ella y solo a Ella le está encomen- dada la tarea de construir esta civiliza- ción. Ella y solo Ella tiene el don de traer al mundo a los grandes maestros y apóstoles del Aposento Nupcial que pueden —como Juan de San Grial— explicar a los terrestres el altísimo des- tino del hombre: contraer matrimonio con la Divinidad, unirse con Ella en uno e incorporarse en el gran conci-

todo,



‘NARIZ BULBOSA, LABIOS FINOS COMO UN TUBITO’: UNO DE LOS 1.500 ROSTROS DEL PADRE DEL PURO AMOR MAN I FESTADOS EN LA TIERRA.

lio de los habitantes de los mundos bondadosos e inmaculados, entrar en la familia universal de la teohumanidad. Como constructor de la teociviliza- ción, padre Juan está dotado desde lo alto con dones y carismas fenomenales.

Le está revelada la Biblioteca Mística,

la esfera transmundial de la gnosis

divina. Leyendo su pantalla blanca,

el

elegido de la Sabiduría contempla

el

rostro original de la Divinidad, del

hombre, los misterios de las civilizacio- nes inmaculadas, los códices auténticos de la historia, sus sistemas de cifrado

y códigos; observa el cambio de los

eones, recoge los tesoros espirituales de la divinización y los trae a la Tierra.

A través de padre Juan, la Reina Celeste

afirma en la Tierra los pilares de la espi- ritualidad universal de la civilización del futuro: la sabiduría sofiánica (Sofía), el amor sobrecelestial (Minné), la bondad

extralimitada (Bonné), la pureza virgi- nal cristalina (Puré). Revela secretos del Santo Grial, del corazón espiritual, del inicio inmaculado y de la inmaculada concepción, los misterios del teoma- trimonio, el rostro verdadero del Dios original —el Padre del puro amor—, el panteón de las divinidades

El servicio EN LA bilocación

Dotado con el don de la bilocación (del Latín bi ‘dos’ y locatio ‘lugar’, literalmente: ‘permanencia en dos espacios’), Juan de San Grial se aparece a personas en el santo estar (desde otro mundo), toma sobre sí sus sufrimientos, cruces, dolores y, con la fuerza de Minné —el amor extralimitado—, y las transubstancia en habitantes celestiales potenciales, llenándolas desde lo alto con gracia y luz divina.

Hoy, Juan de San Grial se opone acti- vamente a la ‘tercera guerra mundial’ que tratan de inducir tanto los huma- noides como el gobierno mundial se- creto, sometido a los primeros. Con la fuerza del cetro de gradulación (el cetro místico de la administración de todos los procesos mundiales) y de los estados pasionales de biloca- ción que vive, el ungido de la Madre Divina prohíbe a las fuerzas malignas actuar en el mundo. ¡Uno tras otro, fracasan los planes malvados de des- truir la Tierra!

Durante la preparación de este Panteón —que coincidió en el tiem- po con las sangrientas batallas que causaron masivas víctimas humanas en el este de Ucrania—, padre Juan ha experimentado sufrimientos extrali- mitados en sus bilocaciones, viviendo la crucifixión de sus cuerpos de luz. Con su agudizada vista espiritual, ha visto las cenizas que quedaban de los soldados quemados, amalgamadas con neumáticos incinerados y metales de- formados, los cuerpos sutiles hechos polvo —¡no solo los cuerpos físicos, sino también los espirituales!— y las almas en pena que corrían agitadas

11

|

Los tiempos del Tercer Gólgota

12

Desde el bombardeo atómico de Hiroshima

y Nagasaki, comenzaron los tiempos del Tercer Gólgota OMNIHUMANO en el mundo. Los nuevos tipos de armas, ofrecidos por los humanoides

y bendecidos por las iglesias,

INCINERAN los cuerpos físicos y aún más:

LAS FRACCIONES ESPIRITUALES SUTILES del ser humano,

privándolo de perspectivas de recuperación

y RENACIMIENTO.

¡Oh, aguaceros de lágrimas de compasión desde los cielos!

h, aguaceros de lágrimas de compasión desde los cielos ! En julio, agosto y septi embre
En julio, agosto y septi embre del año 2014, padre Juan de San Grial SIRVIÓ
En julio, agosto y septi embre del año 2014,
padre Juan de San Grial
SIRVIÓ JUNTO A LA REINA CELESTIAL,
asumiendo el sufrimiento de los hombres que perecían en
el horno de la guerra. ¡Y los llevaba INCANSABLEMENTE
hacia la Purísima Madre para LAVARLOS
y ENVOLVERLOS en Sus n uevos atu endos luminosos!
A la vez prohibía a miles de OVNIs que, como buitres,
daban vueltas sobre la ti erra ensangrentada.
Fue un gran servicio de nuestro padre y de los ancianos
Del Segundo Gólgota Solovkiano, que extendieron
sobre los campos de batalla sus CORAZONES
PASIONALES MÍRRICOS

|

A l océano de luz derramado durante el Panteón sobre Juan de San Grial, sus discípulos y toda la humanidad, le precedió el sumergimiento del anciano en una oscuridad deprimente

de dos semanas de duración, un ar-

duo desierto con vórtices de ataques enemigos. El gólgota de dos semanas

del ungido de la Madre Divina ha

prevenido una catástrofe que ame-

nazaba con transformar la Tierra en

un desierto radiactivo y una plaza de

armas para bases extraterrestres de los

humanoides. El tupido velo oscuro de

7.000 años se ha rasgado y, a partir de ahora, en el corazón de cada uno se manifestará gradualmente el rostro de la Divinidad. ‘Estoy feliz de compartir la cruz de

mi

Padre bondadoso’, —dice Juan

de

San Grial y como persona con el

corazón abierto, caluroso y amoroso,

no puede retener las lágrimas. Las

lágrimas mírricas del padre-anciano son un don recóndito que la Madre Divina le ha dado a padre Juan y a toda la humanidad. El ungido llora por ‘los soldaditos-teoniños’ que cayeron en los frentes de la primera y segunda guerras mundiales y por los que mueren hoy en día en Irán, en Siria cerca y de Dombás y Lugansk.

Al mismo tiempo, sus lágrimas son

el amor indecible por las personas, lágrimas de alegría porque los malos tiempos se van para siempre. Vienen nuevos tiempos, una nueva civiliza- ción sin guerras, sin violencia, sin enfermedad ni muerte. ¡La Nueva Atlántida desciende al mundo!

La música y poesía que envuelven en la luz

Desde sus raíces, toda la vida de padre Juan ha estado dedicada al ser- vicio desinteresado a la gente.

Su talento creativo es absolutamente

extraordinario. Durante treinta años, Juan de San Grial ha escrito más de 500 libros, entre los cuales, aparte de

40 volúmenes de Revelaciones de la Madre Divina, hay muchos estudios espirituales, biografías, ensayos histó- ricos, colecciones de poesías e incluso cuentos para niños. ¡Es el fuego del Espíritu Clarosanto, una realidad celes- tial diferente que se ha adentrado en el espacio de ‘este mundo’! Otro orden temporal en comparación con el cual la realidad terrenal, el tiempo terrenal, es un sueño letárgico e hipnótico.

De modo particular, se merece des- tacar su don poético. ¡Padre Juan no compone versos en sentido habitual! Los versos le llegan repentinamente, completos, así los apunta. ¡Encon- trándose ininterrumpidamente en el cuerpo de la luz, a veces escribe treinta páginas por día, de modo que en tres días nace un libro nuevo!

Durante los últimos ocho años, Juan de San Grial ha escrito más de diez volúmenes (de 700-900 páginas cada

uno) bajo el título común de La poesía del Grial. ‘Es la traducción de la luz

a la palabra —dice el bienaventurado

Juan sobre su poesía—, es luminover- bo, luminografía. Es algo totalmente nuevo. El sentido de la poesía no es informativo ni alegórico, sino una entrada a la luz. La luz desea ser

impresa en las palabras. Quien lee la poesía de padre Juan, se envuelve en el cuerpo de la luz.

Extraordinaria es la música de piano del ungido. Interpretando a sus compositores predilectos, Mozart, Beethoven, Tchaikovsky, Rachmáni- nov, Haydn, Chopin —en una esfera espiritual, en los cuerpos lumino- sos—, Juan de San Grial hace sonar en la lengua de la música, la Palabra de la Madre Divina, la revelación de las nuevas y más fragantes esferas de la teocivilización, y trae sus vibracio- nes maravillosas y su hermosura.

Del mismo modo, Cristo consolaba

a la Madre Divina —según revelación

de la misma Madre—, visitándola en Sus cuerpos transfigurados en la Montaña del Ruiseñor (donde ella encontró un secreto refugio terrenal durante los últimos 15 años de su vida) y tocando para ella 18 instru-

últimos 15 años de su vida) y tocando para ella 18 instru- mentos musicales: literalmente levan-

mentos musicales: literalmente levan- taba a la Reina de su lecho de muerte.

La música de Juan de San Grial trae la revelación del supremo amor a la humanidad, el amor que él experi- mentó en los desiertos pasionales. Muchos músicos famosos, composi- tores y pedagogos expresan admira- ción por su interpretación, deseando hacerse partícipes de la escuela musical del ungido. Pero la música de padre Juan suele sonar también para un oyente recóndito que está presente invisiblemente durante la interpretación.

Igual que hace 2000 años en la Mon- taña del Ruiseñor, la desconsolada Madre Divina, que sufre dolores por la Tierra, incesantemente encuentra un gran consuelo y paz en el corazón de padre Juan.

13

|

| 14 El Novio del Aposento Nupcial Se descubren muchas facetas maravi- llosas en la personalidad
| 14 El Novio del Aposento Nupcial Se descubren muchas facetas maravi- llosas en la personalidad

14

El Novio del Aposento Nupcial

Se descubren muchas facetas maravi- llosas en la personalidad de Juan de San Grial. Pero para sus hijos fieles, hijos e hijas amadas, con el paso de los años padre Juan se revela más y más desde un lado nuevo, íntimo, misterioso. Ya no solo como un profeta, pastor espiri- tual, sino como un verdadero amigo y padre, que abre el misterio de la unión teogámica entre Dios y el hombre.

Al Cristo del Evangelio le gustaba hablar de sí mismo como del Novio 1 , contaba parábolas sobre vírgenes sa- bias y sobre el banquete nupcial que esperaría a las almas-novias después

1

Mt 9:14-15, Mc 2:19-20.

de su regreso al Reino. El tema del teomatrimonio sigue siendo descono- cido en la actualidad. Falta la pureza virginal para poder comprender qué fue lo que realmente enseñó el Rey de los ungidos. A través de la virgini- dad, las almas son capaces de entrar en las esferas de la teogamia beatísi- ma (teomatrimonio) del Cielo y de la Tierra, de la Divinidad y del hombre.

Padre Juan, desde que fue consagra- do a los misterios de la Montaña del Ruiseñor —donde hace 2000 años, en el lecho de Asunción, la Madre Divina se unió inmaculadamente al Cristo Novio—, lleva hoy el espíritu y los sellos del Tálamo Nupcial a la

humanidad de la Tierra transfigurada. ‘¿Cómo hallar la felicidad? —se pregunta padre Juan—. ¡La felicidad terrenal más alta es contraer matri- monio con la Divinidad!’.

¿Qué significa ‘el pacto con la Madre Divina’? Nos hacemos Sus novios. Nos hacemos novias para nuestro Padre y novios para nuestra Madre.

¿Qué es la teocivilización? ¿Qué es el teo- matrimonio? Toda la humanidad contrae un matrimonio virginal, cuya característi- ca es la unión de los corazones’.

La Sabiduría Divina revela a Juan de San Grial: Cristo es el mismo Padre, pero ¡en la hipóstasis del Novio! Los

|

| 15 ungidos verdaderos descendían al mundo con un único objetivo: revelar en su persona el
| 15 ungidos verdaderos descendían al mundo con un único objetivo: revelar en su persona el

15

ungidos verdaderos descendían al mundo con un único objetivo: revelar en su persona el rostro del Novio Celeste, que llevará a las almas-novias al Aposento Nupcial.

Nuestro congreso (Panteón) es la expresión de la vida celestial en la Tierra, la manifestación y la fragancia del Tálamo Nupcial de la Montaña del Ruiseñor. Precisamente por eso Juan de San Grial organiza foros universales multitudinarios (¡ya ha habido 32 desde el año 1991!), por- que él, como divinidad encarnada del Aposento Nupcial, anhela unir a las novias y novios potenciales del Apo- sento Nupcial, llevarlos a los brazos

dulcísimos del Novio Celeste. En ello consiste el misterio principal de la oikonomía de la teocivilización, en la que el gran Concilio de los lazos y abrazos fraternales unirá a la trans- figurada humanidad de la Tierra con las divinidades y la naturaleza.

En el periodo de transición entre la guerra y la paz, en las fronteras entre épocas y civilizaciones, la humani- dad escucha la llamada del Aposento Nupcial, la llamada de los mundos, planetas y galaxias bondadosos e inmaculados a los cuales lleva el men- sajero solar de la Reina del altísimo amor: nuestro adorado padre y amigo, Juan de San Grial.

EL EXTRAORDINARIO CLARO DEL BOSQUE EN LA MONTAÑA DEL RUISEÑOR EN TURQUÍA DONDE CRISTO ESTUVO 15 AÑOS MANTENIENDO CONVERSACIONES BIENAVENTURADAS CON

LA REINA

CELESTE

DEL RUISEÑOR EN TURQUÍA DONDE CRISTO ESTUVO 15 AÑOS MANTENIENDO CONVERSACIONES BIENAVENTURADAS CON LA REINA CELESTE

|

| L a carroza 16 la apertura de las puertas del Panteón intergaláctico

La carroza

16 la apertura de las puertas del Panteón intergaláctico

| L a carroza 16 la apertura de las puertas del Panteón intergaláctico

|

solarsolar

Las alas de la cruz

T oda mi vida está consagrada a la Madre Divina. Si hay alguna es- calera y algunos caminos inescru-

tables, son solo para su glorificación.

Reina Celestial, ¡el mundo tiene que conocerte! Muchos te veneran, te

glorifican y te invocan

poco te conocen! ¡Mi honor, mi deber, Madre Divina, es revelarte al mundo en una hipósta- sis que aún nadie ha visto! Bendigo a la generación que se propon- drá el objetivo de conocerte y amarte.

Os digo: glorificad a la Madre Divina como Reina Celestial o, según dicen los cátaros y los bogomilos, como Alma Máter Dei et Humani (la Ma- dre que nutre con su leche a los seres humanos y a las divinidades) y, a su hora, ¡Ella os glorificará a vosotros!

*

El llanto es últimamente mi lenguaje principal.

Aún están por cantar las miles de facetas del llanto: desde el enterneci- do hasta el de despedida, desde el de

despedida hasta el alegre facetas del llanto!

Aprendo a llorar de la Madre Divina. Llorar así, es un gran arte, ¡un arte de los ancianos! Menos mal que la Reina me ha abierto el corazón y que las lagrimitas salen del corazón abierto He de beber vasos y vasos de agua, ya que se transubstancia en lágrimas

*

¡pero qué

¡Miles de

Vamos a pasar por muchos desiertos,

tentaciones

cátara en sus círculos concéntricos

está trazada en la frente.

¡La cruz cátara genial de la que no dejo de admirarme!

Igual que en el zoroastrismo Ahura Mazda es el bondadoso toro fogoso de dos alas, en el catarismo, la cruz no es de madera ni inerte ni unívoca ni única, ¡sino alada! Sus alas son los cinco círculos solares de la cruz.

Uno empieza con una crucecita pequeña, personal, la que cada uno lleva, según se dice, desde el útero hasta la tumba

Le sigue la cruz por el prójimo. Aún más alta es la cruz omnihumana. El don de los ungidos es la cruz inter- galáctica. Y la unción suprema es la cruz del teomatrimonio.

Esas son las perspectivas de la cruz.

El kolovorot- carro

La cruz en la comprensión cátaro-bo- gomila es un kolovorot. ¡La rueda-sol que gira simboliza nuestro carro personal!

La cruz es más que una escalera por la que somos guiados. ¿Qué es una

escalera? Un escalón

y uno cae y se rompe la cabeza o Dios sabe qué más

Mientras que el carro

le puede pasar

Así debe ser. La cruz

Juan de San Grial

4.10. 2014

17

es la imagen predilecta de la Reina Celestial. Los coliridianos (del griego collyridia- nos), los primeros adoradores de la Reina Celestial, colocaban un carro en el altar. El carro es una imagen maravillosa de la elevación instan- tánea a las esferas sobrecelestiales. Apolo va en carro, Afrodita está subida a un carro al que van uncidos unos cisnes blancos. Y nuestra Reina Celestial se desplaza volando en un carro solar por el arco iris sobre la Montaña del Ruiseñor, mientras sos- tiene en sus manos el cáliz.

La Eucaristía teomaterna es el ele- mento central de nuestro Congreso. ¡No la liturgia, sino la coliriada!

Coliriada de coliria, ‘torta’ en griego. Tomaremos las tortas misteriosas, el maná celestial.

El rito cristiano de ‘la sangre y el cuerpo’ en forma de pan y vino es una innovación bastante tardía. En la antigüedad, en las civilizaciones inmaculadas, los iniciados preparaban estas tortas especiales. Al parecer, las que comemos cada día se asemejan a las de entonces, excepto por su receta de preparación, que permaneció sien- do misteriosa, celestial.

¡No ha habido nada parecido en los últimos dos mil años! Renovamos el antiquísimo rito de los primeros cris- tianos que se remonta a la Montaña del Ruiseñor, a la Afrodita Urania de los siglos X-V a. C.

|

18

‘‘

La coliriada:

El que ha tomado la coliria con la imagen de la Diosa Virgen Madre se libera de la maldad, la maldición y las enfermedades

‘‘

¿QUÉ ES ESTO? EL PAN MELOSO CAE DEL CIELO. LA REINA CELESTIAL NOS OBSEQUIA CON TORTAS: LOS PANES DEL ÁGAPE NUPCIAL, LOS PANES DEL TEOMATRIMONIO.

La Madre Divina en Chipre

P ara el cristianismo, el misterio de la coliriada es

desconocido. Está borrado, relegado al olvido. Una

tradición maravillosa, una llave dorada que me revela-

ron los cátaros. ¡Os la entrego a vosotros! La Madre Divina va de Jerusalén a la lejana Éfeso, a la Montaña del Ruiseñor. Está absolutamente perpleja. Sabe que la están buscando para torturarla y someterla a

|

19

el pan de las divinidades

la pena capital. Acaba de sufrir la partida de su Hijo, no puede imaginarse sin él. Ya no ama la vida. Pero Cristo le pidió que se quedara en la Tierra La Reina se extenúa. Y Juan el Bogomilo, el discípulo amado (lo llamamos Bogomilo en vez de Teólogo), decide hacer una parada en Chipre. Chipre es la tierra de Afrodita Urania. Afrodita emergió de la espuma del mar en la costa chipriota. Allí estuvo su templo-santuario. Allí también, Afrodita se aparecía a muchos. Consideraba Chipre como su hogar.

¿Y quién es Afrodita Urania si no una hipóstasis de la Reina Celestial? ¡En la persona de Afrodita, la Virgen María reconoció a su hermana hipostática! Las herma-

nas-diosas hipostáticas se entregaban a la Madre Divina. Afrodita es la manifestación del amor Sobrecelestial, Min- né. Artemisa es la nutridora que, con la leche imperecede- ra de la divinización, alimenta a la humanidad. Atenea, la vencedora por la fuerza de la bondad y la sabiduría

Afrodita Urania, el amor celestial personificado, se le apareció a la Santísima Virgen, la besó en la frente y le concedió una coliria: una torta especial de origen celestial, que había preparado personalmente con una receta cono- cida solo por los dioses olímpicos.

¡LA COMUNIÓN CON LA COLIRIA ES LA ACEPTACIÓN DE LOS COMPUESTOS MÍRRICOS DE LAS DIVINIDADES OLÍMPICAS!

|

El mensaje vivo de la Madre Divina

Afrodita visitaba a la Virgen María en la Montaña del Ruiseñor. Ella misma fue quien le mostró las 12 plantas medicinales que incluía en el compuesto de las tortas y que crecían solo allí. De sus manos, alimentó a la Madre Divina con el pan de las divinidades y con los jugos mila- grosos de árboles celestiales, hasta que se curó.

Con la receta de la diosa olímpica, la Madre Divina comenzó a preparar las colirias misteriosas y a convidar a

Cristo, quien la visitaba vestido de blanco

con los panes milagrosos a los apóstoles Juan y Andrés, y a tres mujeres mirróforas, Sus compañeras. Todos ellos estaban en un éxtasis indescriptible: ‘¡Nunca habíamos comido nada semejante! ¡Es pan celestial!’.

Posteriormente, la Reina Celestial entregó la receta y el mis- terio de las colirias a las primeras comunidades de Éfeso.

20 ¡Las tortas tuvieron un éxito increíble! En ellas se imprimía

Alimentaba

milagrosamente la cruz cátara en su círculo y se manifesta- ban los rostros de La de Mil Quinientas Hipóstasis, a cual más bondadoso y hermoso: la señal de SU PRESENCIA VIVA.

A menudo, de las colirias rezumaban gotas fragantes de

mirró. La gente gozaba de beatitud, se curaba, se trans- figuraba, cambiaba hasta no poder ser reconocida: ¡se divinizaba! Algunos viendo el rostro de la Madre en las colirias

decían: ‘Habíamos oído que Ella daba mensajes

¡ esto es un mensaje vivo! Su rostro está grabado y cada

vez es diferente

personas se afligían: ‘Hoy llora. La hemos ofendido con

algo. Ohh

regocija! ¡Bravo!’. Y exclamaban: ‘¡Ave, ave, ave María!’.

¡Oh, coliriada eucarística

de la Montaña del Ruiseñor y su jardín ciudad mística! La tortas melosas derraman mirró en la Noche de Bodas. Afrodita Urania desprende aromas de lavanda ¡Oh, coliriadas!

Y los hacetortas-galopillos se ajetrean alrededor,

a su manera, con gracia y fervor.

Los melindres del Buen Diosito

O bien, se alborozaban: ‘¡Oh! ¡Se alegra, se

Pero

¡Mira! ¡Está hablando!’. A veces las

’.

Los santos de espíritu verdadero, venerados en la ortodo- xia, tenían su propia especie de colirias teomaternas. Los ancianos no se enternecían por la comunión ritual, sino por el antidoron (la partícula de la Madre Divina) que se repartía después: lo que queda del prosforon 1 cuando se

extrae ‘el cordero’ (la partícula de Cristo). Decían que el antidoron es más valioso, que tiene más gracia.

Las madres Eufrosinia y María de Oriol adoraban los prosfora-antidoron: ‘La gracia de la Madre Divina viva’. Eufrosinita llamaba al pan bendito la continuación de la eucaristía. Mijaíl Yershov (nuestro padre, un pilar de la Iglesia bogo- mila, que pasó 83 años en el Gulag), en la celda de hormi- gón de la cárcel especial de Kazán, rezaba: ‘¡Buen Diosito, Buen Diosito, dame un melindre chiquito!’. Y los ángeles le nutrían con las tortitas de la misma Reina Celestial.

En la celda de cemento de 2x2 metros de la cárcel psiquiátrica de Kazán, a la vista aguda del equipo médico punitivo dedicado a espiar, agasájame con una tortita, Dazhdi Buendiosito, con el bondadoso panecillo eucarístico

Serafim el Enternecido pasó 39 años en Solovkí. Las

tortitas, literalmente, le caían del cielo. En el campo de concentración no había con qué prepararlas, de no ser amasadas con las propias lágrimas. Tampoco había de

dónde sacar la harina

jerarquía de fuego de la Ecclesia juánica.

*

La coliriada de la Iglesia celestial se realiza de la siguiente manera: se despliegan los pergaminos y los matices de sus fragancias transmiten más que lo que cualquier len- guaje humano pudiera comunicar a los terrestres.

PAZ

entre los cátaros y sufís, entre los cristianos y budistas, entre los musulmanes y cabalistas. Se presentan los Pergaminos de la Paz no manuscritos.

La Ecclesia juánica respeta las tablas auténticas y las lee con una visión especial. ¡Cada ser humano está dotado de esta visión! Una vez la Madre Divina se nos apareció a p. Paísi y

a mí en la Montaña del Ruiseñor y, junto a Ella, había

no menos de un millar de hermosos jóvenes y vírgenes. Cada uno de ellos sostenía en sus manos pergaminos. Los pergaminos se transfiguraban en vestes blancas. Se aromatizaban y se leían excluyendo el raciocinio: median- te los olores, mediante el corazón, mediante una conjetura interior y la concepción de la escritura jeroglífica del idioma arquetípico universal.

Para no menoscabar esta universalidad con la limitada lengua humana, los pergaminos nos hablan en el idioma de las civilizaciones inmaculadas. La Ecclesia juánica poco

Pero el maná celestial caía sobre la

a

poco se convierte en una ciudad-jardín.

1

Del griego: ‘ofrenda’. En la tradición griega ortodoxa, el pan ofrecido en la liturgia.

|

El cristianismo de la Montaña del Ruiseñor

U n tal Epifanio de Salamina en su tratado ‘Panarion’ men- ciona a los coliridianos, ‘que hacen ofrendas a María’.

Timofei Maatov

Las

mujeres-sacerdotisas se reunían y adornaban un carro.

Sobre el carro colocaban un lienzo blanco y durante varios días partían el pan en nombre de María. Después comulga- ban con estos panes En los días terrenales de la Madre Divina, sus discípulos rea- lizaban la eucaristía de los panes mírricos en la Montaña del Ruiseñor: una torta melosa solar con la efigie de la Santísima Virgen sobre ella.

Una serie de investigadores (Geoffrey Ashe y Stephen Marley entre otros) coinciden en la opinión de que a la par que la

rama romana, existía la del cristianismo de la Monta-

ña del Ruiseñor fundada por la Madre Divina.

Los cristianos que se extendieron por Tracia (el norte de la ac- tual Turquía, partes de Bulgaria y Croacia) creían en que la Virgen María forma parte de la Trinidad y la adoraban como diosa. Elevaban el cáliz —la ofrenda a la Madre Divina—, comulgaban con Sus compuestos. Las huellas de esta adora- ción se encuentran también en la alta Escitia (el territorio de

Rusia actual), s. IV. Y posteriormente los cristianos de la rama

mariana se ubicaron también en

Mahoma estaba convencido de que los cristianos creían en

la Trinidad compuesta por el Padre, el Hijo y

En Arabia adoraban a la Virgen María como a una diosa y le elevaban los panes. A los adoradores de la Virgen los

llamaban coliridianos.

La Septuaginta llama ‘colirias’ a las tortas especiales que los habitantes de Jerusalén elevaban a la Reina Celestial (shejiná ga-sha-maím). Por desgracia, según afirman historiadores de la Universidad de Jaffa, los copistas iban eliminando de la Torá todas las menciones sobre la Reina Celestial.

No obstante, ha quedado un testimonio de ellas:

‘¿Ves que hacen ellos en las calles de Jerusalén? Los hijos recogen leña, los padres encienden el fuego y las mujeres soban masa y hacen colliris 3 para la Reina Celeste’ (Jer 7:18, traducción moderna).

Una cita más:

‘Prometimos hacer ofrendas a la Reina Celeste. Y hacemos como hemos prometido. Le haremos ofrendas y derramare- mos libaciones en su adoración.

2

Esta convicción se preservó y repercute también en la versión actual del

Corán. Por ejemplo: ‘Y cuando dijo Allah: “¡Jesús, hijo de María! ¡Eres tú quien ha dicho a los hombres: ‘¡Tomadnos a mí y a mi madre como a dioses, además de tomar a Allah!”?’. (Corán 5:116).

3

Tortas, pasteles (griego).

Arabia.

la Madre 2 .

Lo hemos hecho antes nosotros y nuestros padres, nuestros reyes y nuestros príncipes en las ciudades de Judá y en las calles de Jerusalén. Entonces adorábamos a la Reina Celes- te y tuvimos mucha comida. Tuvimos éxito en todo y nunca ocurría nada malo con nosotros.

Pero cuando cesamos de hacer ofrendas a la Reina Celeste

y

de derramarle libaciones, llegaron los tiempos difíciles.

Y

ahora nuestra gente muere de la espada y del hambre’

(véase Jer 44:17-19). También merece atención el hecho de que en el siglo V, los coliridianos fueron de Tracia a Arabia, donde aparecería Mahoma 100-150 años después. ¡Cabría la posibilidad de que el profeta naciese entre los bogomilos de la Montaña del Ruiseñor! El misterio de las colirias teomaternas se difundió en el territorio de Tracia (Turquía del Norte, Bulgaria) y en el norte de Escitia. En Rusia se ha mantenido una tradición antigua:

al encuentro de las visitas sale una mujer bondadosa con un pan en un lienzo blanco y dice:

‘¡BIENVENIDOS!’

LA COLIRIA, EL MELINDRE BOGOMILO, ES EL PAN CELESTIAL DE LAS DEIDADES

lienzo blanco y dice: ‘¡ B IENVENIDOS!’  LA COLIRIA, EL MELINDRE BOGOMILO, ES EL PAN

21

|

22

|

ÚNICAMENTE LA REINA CELESTIAL ES CAPAZ DE SALVAR AL MUNDO, QUE ESTÁ AL BORDE DE LA PERDICIÓN

¡

L a batalla de finales de los últimos tiempos! Muchos

definieron nuestros tiempos como los últimos: the last

times. Hoy es la fase final y la batalla, decidida como

nunca.

¡Salvadora del mundo, salva al mundo!

Los humanoides preparan una guerra nuclear

Los poderosos de este mundo han hecho buenas migas con los enemigos del género humano. Sus declaraciones oficiales no tienen precedentes, son monstruosas. Así afirman:

‘Los humanoides, a diferencia de los homo sapiens, no

tienen pecado original

para el encuentro con la razón extraterrestre

de Dios no es una jefa de correos para dar mensajes

Y no dicen: ‘Preparaos para el encuentro con la Santísima Virgen’ ni ‘leed sus mensajes’, ¡no! Esperad el encuentro

’.

‘El mundo tiene que prepararse

’. ‘La Madre

con los humanoides. ¡Mas la Madre Divina viva, hablante, está prohibida para siempre!

Una declaración aún más horripilante: ‘El mundo ya está en pie de la tercera guerra mundial’. Semejante ‘opinión’ la divulgan diputados de parlamentos, ministros y los mass media mundiales

¿Oís? ¡Las instituciones del fundamentalismo mundial y el gobierno mundial secreto abren las puertas para los hu- manoides y bendicen la tercera guerra atómica nuclear!

El Ordenador Intergaláctico y el cetro gradulacional de la Reina Celestial

Los humanoides están seguros de su victoria. No es de asombrar. Como nos revelan las crónicas de los calenda- rios hiperbóreos, ya han conseguido destruir 83 civiliza- ciones.

23

|

24

LUJURIA ¡LA FRUCTUOSA! ES ESTÉRIL, LA VIRGINIDAD ES
LUJURIA
¡LA FRUCTUOSA!
ES
ESTÉRIL,
LA
VIRGINIDAD
ES

|

| El Ordenador Intergaláctico Gigante (OIG) de los mun- dos oscuros, que hace sus cálculos para

El Ordenador Intergaláctico Gigante (OIG) de los mun- dos oscuros, que hace sus cálculos para miles de años y

para miles de planetas (incluida la Tierra), ha indicado la fecha exacta de la aniquilación de la humanidad.

Muchos científicos internacionalmente reconocidos, financieros, canalizadores, ufólogos, la mayoría de los primeros ministros y presidentes, mandos superiores de la guardia de los líderes de estado, etc., han visitado los ovnis y están supeditados a la guía directa de los humanoides (!). ¡Da que pensar!

Los humanoides saben perfectamente que el mal está conde- nado a la degradación y extinción. A pesar de todas las ma- ñas tecnocráticas, profundidades satánicas y astucias serpen- tinas, la civilización del mal acaba en la quiebra y perdición.

Los humanoides son vampiros. Atacan al mundo y buscan la aniquilación de la Tierra para que la vida continúe en otro planeta, oscuro. ¡No será así! EL MUNDO ES DIRIGIDO

POR EL CETRO GRADULACIONAL 1 DE LA REINA CELESTIAL.

¡SALVADORA DEL MUNDO, SALVA AL MUNDO!

¡Es el tiempo de invocar a la Reina Celestial!

Un grito en el desierto radiactivo de la megaciudad: ‘¡Ma- dre Divina, ayúdame! ¡Acude en nuestra ayuda, si no el mundo perecerá!’.

Nuestro Padre bondadoso ha encomendado la salvación del mundo a la Gran Madre-Virgen.

REINA CELESTIAL es su nombre en el Univérsum, cono- cido desde los tiempos de Ashera de Israel, Tainit de Cartago, Isis de Egipto, Ishtar de Babilonia. Es su título en las mil quinientas constelaciones que Ella protege y supervisa.

LA REI NA CELESTIAL RECLUTA AL EJÉRC ITO DE CABALLEROS OSADOS POR TODO SU GRAN REINO, DE MILES DE PLAN ETAS BONDADOSOS, PARA OPON ERSE AL MAL MUNDIAL.

El carro de la Reina Celestial despierta la furia en los humanoides, una mezcla de rabia e impotencia absoluta.

Por acción de Su cruz solar de cinco círculos, se detiene el ordenador gigante.

LOS VIRGINALES SALVARÁN AL MUNDO

L a Reina Celestial es Virgen Eterna. La virginidad es su reino, su mundo, su soberanía. Las 1500 hipóstasis de

la Reina Celestial son 1500 facetas de la virginidad eterna.

La pureza total: de la mente, del corazón, de pensamientos. El universo de la pureza transparente y trasluciente de la gracia cristalina.

La ventaja que da la virginidad es la visión pura del próji- mo. No se puede ‘ver’ a la persona mientras se tiene una visión distorsionada por la lujuria. ¡Cómo insulta la lujuria a una mujer! ¿Por qué te aman sino? Porque portas la vir- ginidad. ¡He aquí la hombría, la caballerosidad verdadera!

El virginal mira al ser humano con los ojos de la Virgen Eterna. Se convierte en un instrumento que la escucha y ve. Tiene la voz como Ella. El rostro cambia al manifes- tarse en él los rasgos de la Teoengendradora

EL CREDO DE LA REINA CELESTIAL: TODO A TRAVÉS DE LA VIRGINIDAD. A TRAVÉS DE LA LUJURIA LLEGA LA CATÁSTRO- FE NUCLEAR Y LA PERDICIÓN DEL PLANETA.

La vida, la cultura, el aliento, la comunicación, la salud todo a través de la pureza. El matrimonio solo virginal, para concebir niños. La vida de la humanidad se prorroga con la virginidad. ¿Cómo explicárselo a los atontados de las megápolis, interesados solo en el porno, en los clubs nocturnos…?

¡EL MUNDO NECESITA A LOS VIRGINALES! Es el único

remedio contra la radiación mundial y la guerra atómica. ¡Acepta la virginidad y prevendrás la tercera guerra mun- dial nuclear! ¡Todo se decide en ti!

miles de ventajas del bien

El arma del príncipe de este mundo 2 es la mentira, la astu- cia, el mammón, la psicotrónica, la hipnosis, el asesinato, la desvergüenza, la carencia de conciencia, el maltrato a la

gente, la usurpación

con él llaman ‘fuerza’: el conocimiento del mal.

¿Cuál es nuestra arma? ¡El conocimiento de miles de ventajas del bien!

Hay una relación directa entre la lujuria y la malevoliza- ción. El mal se deriva de la lujuria, y la derivación del mal es la muerte. La cumbre del camino del conocimiento del mal es hacerse un escorpión que se agazapa en el fondo del pozo mundial

Lo que aquellos que han pactado

25

1

Gradulación es la dirección de los procesos mundiales (según la termino- logía del catarismo-XXI).

2

En la tradición cátara es el Demiurgo, Yaldabaot, Yabulión.

LAS MELQUISEDEQUES BOGOM ILAS, LAS MADRES-I NSTRUCTORAS DE ESPAÑA

LA DERIVACIÓN DE LA VIRGINIDAD ES LA BONDAD. Es la

paz, la fragancia, la unión con la Divinidad camino es la vida eterna.

Y la cima del

LA VIRGINIDAD ES LA BONDAD. Es la paz, la fragancia, la unión con la Divinidad camino

|

¡Si queréis vivir eternamente, aceptad la virginidad eterna!

El pacto con el maligno es una escalera de malevolización:

la sumersión, escalón a escalón, en el infierno de la natu- raleza reptiloide, humanoide, demoníaca.

¡La alternativa, odiada por el demiurgo, es una escalera maravillosa de bonhomización que lleva a las celestiales ciudades luminosas, a las ciudades-jardín!

EL ROSTRO DESHONRADO DEL SER HUMANO TIENE QUE SER REHABILITADO. ¡LA VIRGI NI DAD LO ELEVA AL RANGO DE LAS DIVIN IDADES!

¡Bienvenidos!

Marzo del año 2006. Los inmortales cátaros que se me revelan en la cima de la montaña, me ofrecen, en toda la amplitud del cielo, LAS LLAVES DORADAS PARA LA

SALVACIÓN DE LA HUMANIDAD.

26 La llave del bogomilismo. La llave de la sabiduría de la

Providencia bondadosa. La llave de la virginidad eterna.

La llave de la sobriedad, del discernimiento de espíritus. La llave de la bonhomización contra el conocimiento del

mal 3

que me indicaron a mí como salvadoras para el mundo!

No perdemos el tiempo en vano, con las llaves doradas abrimos una puerta tras otra:

¡Bienvenidos, huéspedes queridos! ¡Entren! ¡Bienvenidos!

Existen miles de civilizaciones bondadosas que feliz- mente han evitado el mal. ¿Creéis que los oscuros no se les acercaban? ¡Y tanto! El armagedón de la luz y de la oscuridad, del bien y del mal, concierne a toda la ecúme- ne intergaláctica. ¡Pero invocaban a la Reina Celestial y vencían!

¡Son solamente algunas de una multitud de llaves

Es el tiempo de hacer el pacto directo con la Madre Divina

E l pacto presupone CAMBIAR EL CORAZÓN. Así como el

corazón físico en la vejez vale para poco, igual nuestro

corazón espiritual está desgastado, agotado. Hay que pedir a la Madre que nos conceda su propio corazón, el

INMACULADO.

¡Nos proponen que nos hagamos mil veces más cercanos a la Reina Celestial!

El Padre y la Madre adorados se dirigen a nosotros. El pacto con Ellos es un lazo que nos une a Ellos y, aún más, es la unión en uno, en un misterioso matrimonio virginal.

Está abierto el éter transmundial y nos están escuchando.

¡DESDE LA TIERRA, HACEMOS LA ELECCIÓN A FAVOR DE LA REINA CELESTIAL!

Realizo el pacto con la Reina Celeste. El camino con la Madre es siempre nuevo y atrayente. Tiene tantas hipóstasis: hasta mil quinientas ¡oh, qué maravilla!, ¡de veras! Huye a la desbandada el ejército enemigo. ¡Pactar con la Reina Celeste quiero y solicito!

Nuestro congreso se desarrolla fuera del tiempo y del es- pacio terrenal. Los cielos descienden y nosotros, a nuestra vez, nos elevamos al cielo; las divinidades se humanizan, los humanos se divinizan. ¡Los celícolas terrenales se encuentran con los terrícolas celestiales!

Existen civilizaciones en las que no hay mal. Sé bondadosa, enséñame la bonhomización, ¡Reina Celestial! Realizo el pacto contigo y abajo pongo mi firma. ¡Soy tu caballero, Generalísima!

La Reina-Generalísima de las huestes celestiales hoy entra en nosotros y nos concede la fuerza de la cruz-espada so- lar. Somos caballeros y nuestra cruz abate a los enemigos.

La Reina se ha acercado y su victoria está cerca. En el centro de Europa será erigido el Templo de la Paz. ¡María, victoria! ¡A la Sabiduría, gloria!

3

NO ABANDONARÉ A LA TI ERRA HASTA QUE LA LI BERE DEFI N ITIVAM ENTE DEL

MAL. VUESTRA MADRE HA VENCI D O YA

I N CON D I C I ONALMENTE

BATALLAS PLAN ETARI AS EN M I LES DE C IVI LIZACION ES M EZCLADAS. ¡VEN CERÁ

TAM BI ÉN EN LA TI ERRA!

EN SEMEJA NTES

La Reina Celestial

Una de las llaves cátaras es la comprensión de la situación no unívoca del mundo. Según la doctrina dualista cátara, aceptada también en el zoroas- trismo, en la religión de Mani y en el cristianismo esotérico, el hombre es engendrado como ser teohumano de los bondadosos Padre y Madre en un seno virginal. Pero después se sometió a una corrupción llamada Remodelado de adaptación y entró en crisis. En realidad, su potencial de homo sapiens está agotado. Las fuerzas oscuras quieren convertirlo en un sapiens al cuadrado (sapiens sapiens), mientras los mundos y jerarcas luminosos, que son un millón de veces más que los oscuros, desean devolver al hombre su estatus original de teoántropos.

Icono milagroso de la Madre Divina de la Puerta de Aurora bordado con abalorios. Obra de Nicolina Kravchenko

teoántropos. Icono milagroso de la Madre Divina de la Puerta de Aurora bordado con abalorios. Obra

|

| 27
| 27
| 27
| 27
| 27

27

| 27

||| |

| | | | L a cruz pentaso del Q ué puede contraponer el ué puede

La cruz pentaso del

Q ué puede contraponer el ué puede contraponer el ¿ ¿ mundo mundo a a
Q ué puede contraponer el
ué puede contraponer el
¿ ¿
mundo mundo a a los los planes planes mons- mons-
truosos truosos de de los los humanoides humanoides
que que aseveran aseveran la la perdición perdición
de de la la Tierra Tierra en en una una catás- catás-
trofe trofe nuclear? nuclear? La La gente gente no no
encuentra encuentra remedio. remedio. Los Los rep- rep-
tiles tiles cósmicos cósmicos están están prote- prote-
gidos gidos de de la la radiación radiación ante ante la la
que que los los homo homo sapiens sapiens están están
indefensos indefensos
¡La ¡La humanidad humanidad posee posee un un
arma arma que que supera supera la la misilís- misilís-
tica tica nuclear! nuclear! Pero, Pero, por por des- des-
gracia, gracia, no no sabe sabe utilizarla. utilizarla.
Esta arma es
Esta arma es LA FUERZA
LA FUERZA
DE LA CRUZ REGIA. No
DE LA CRUZ REGIA.
No
venceréis venceréis a a los los humanoides humanoides
con con ninguna ninguna hechicería hechicería
ni ni bomba bomba ni ni misil. misil. Mas Mas la la
cruz cruz les les provoca provoca un un miedo miedo
cerval cerval y y los los pone pone en en fuga. fuga.
LOS Cinco
círculos de la
cruz cátara

2282828288 28

La cruz cátara es imposible La cruz cátara es imposible fuera fuera de de los
La cruz cátara es imposible
La cruz cátara es imposible
fuera fuera de de los los círculos, círculos, por por
lo lo cual cual se se distingue distingue de de la la
romana romana o o bizantina. bizantina. La La cruz cruz
romana romana es es inerte, inerte, sepulcral, sepulcral,
inmóvil. inmóvil. La La cátara, cátara, al al revés, revés,
siempre siempre está está en en movimiento, movimiento,
se se transfigura transfigura en en los los círculos círculos
solares. solares. Se Se convierte convierte en en un un sol. sol.

|

| Juan de San Grial lar cátara teomatrimon io ¡EL HOMBRE NO ES UN HUMANOIDE INCOMPLETO,
Juan de San Grial lar cátara teomatrimon io ¡EL HOMBRE NO ES UN HUMANOIDE INCOMPLETO,
Juan de San Grial
lar cátara
teomatrimon io
¡EL HOMBRE NO ES UN HUMANOIDE INCOMPLETO, SINO UN DIOS PENTASOLAR!
¡EL HOMBRE NO ES UN HUMANOIDE INCOMPLETO, SINO UN DIOS PENTASOLAR!
CINCO CINCO SOLES, SOLES, A A CUAL CUAL MÁS MÁS GRANDE, GRANDE, ESTÁN ESTÁN IMPRESOS IMPRESOS EN EN ÉL ÉL EN EN FORMA FORMA DE DE CRUZ. CRUZ.
La cruz se imprime en el
La cruz se imprime en el
intergaláctico, solar y de
intergaláctico, solar y de
La iniciación en la cruz
corazón, corazón, en en la la mente mente y y en en
carro. carro. Es Es la la cruz cruz llevada llevada por por
la la
misma misma esencia esencia del del ser ser
miles miles de de planetas planetas relaciona- relaciona-
Los cátaros enseñaban: la iniciación en la cruz es la ini-
Los cátaros enseñaban: la iniciación en la cruz es la ini-
humano humano en en forma forma de de cinco cinco
dos dos con con la la Tierra. Tierra.
ciación ciación suprema. suprema. La La cruz cruz otorga otorga la la corona corona de de vencedor. vencedor.
círculos círculos de de luz luz divergentes divergentes
Las Las divinidades divinidades del del panteón panteón
En En la la cruz, cruz, el el hombre hombre vence vence toda toda la la suma suma del del mal mal y y de de los los
concéntricos. concéntricos.
olímpico, olímpico, apolos, apolos, divinos divinos
programas programas fatales. fatales.
1. 1.
El El círculo círculo en en el el centro centro de de
deis deis , , visitan visitan al al mundo mundo en en
EN LA CRUZ EL HOMBRE DEJA DE SUFRIR SIN CONSUELO.
EN LA CRUZ EL HOMBRE DEJA DE SUFRIR SIN CONSUELO.
la la
cruz cruz es es la la cruz cruz personal, personal,
los los carros carros solares solares de de cruz. cruz.
trazada trazada en en el el corazón corazón de de
EL MAYOR MISTERIO DE LA INICIACIÓN EN LA
EL MAYOR MISTERIO DE LA INICIACIÓN EN LA
5. 5.
El El quinto quinto círculo círculo es es
cada cada persona. persona. Es Es la la cruz cruz de de
teogámico, teogámico, que que corona corona el el
CRUZ CRUZ ES: ES: CUANDO CUANDO LA LA CRUZ CRUZ SE SE ENCIENDE ENCIENDE EN EN EL EL
la la
victoria victoria sobre sobre el el mal mal que que
camino camino del del celícola celícola terrenal terrenal
se se encuentra encuentra en en el el interior interior
CORAZÓN, CORAZÓN, COMO COMO UNA UNA VELA, VELA, Y Y YA YA NO NO INFLIGEN INFLIGEN
y y
del del terrestre terrestre celestial. celestial. Es Es
de de uno uno mismo. mismo.
la la
cruz cruz del del teomatrimonio, teomatrimonio,
MIEDO MIEDO NI NI UNA UNA HOGUERA HOGUERA NI NI LA LA PENA PENA CAPITAL CAPITAL
2. 2.
Al Al vencer vencer el el mal mal y y la la
del del Aposento Aposento nupcial, nupcial, que que
inmundicia inmundicia interiores, interiores, uno uno
une une en en uno uno a a la la Divinidad Divinidad y y
NI LA TORTURA NI EL
NI LA TORTURA NI EL GULAG NI LA CÁRCEL NI
GULAG NI LA CÁRCEL NI
aprende aprende a a compartir compartir la la cruz cruz
al al
hombre. hombre.
LA ENFERMEDAD.
LA ENFERMEDAD. EL DOLOR INSOPORTABLE
EL DOLOR INSOPORTABLE
del del prójimo. prójimo. Se Se sacrifica sacrifica por por
amor. amor. La La cruz cruz personal personal se se
¡Por la quinta cruz, la teogámica
¡Por la quinta cruz, la teogámica
DISMINUYE DISMINUYE ANTE ANTE LA LA FUERZA FUERZA DE DE LA LA CRUZ CRUZ REGIA. REGIA.
convierte convierte en en la la redentoria redentoria
de la unión nupcial divina,
de la unión nupcial divina,
por por el el prójimo. prójimo.
los proyectos
los proyectos
de los reptiloides
de los reptiloides
3. 3.
La La cruz cruz se se extiende extiende en en
se se derrumban derrumban
los los círculos, círculos, a a cual cual más más so- so-
definitivamente! definitivamente!
lar lar y y majestuoso, majestuoso, centellea centellea
y y
se se transfigura. transfigura. El El tercer tercer
Cinco Cinco círculos círculos de de la la cruz: cruz:
círculo círculo es es de de los los celícolas celícolas
1 1
personal, personal,
terrenales, terrenales, la la cruz cruz por por toda toda
2 2
redentorio,
redentorio,
la la
humanidad. humanidad.
3 3
de celícola,
de celícola,
4. 4.
Los Los círculos círculos de de la la cruz cruz
4 4
de de carro, carro,
divergen divergen cada cada vez vez más más
5 5
teogámico teogámico – –
lejos lejos y y más más alto. alto. El El cuarto cuarto
ya ya está está por por encima encima de de las las
forman forman el el camino camino de de la la divi- divi-
nubes, nubes, ya ya es es extralimitado, extralimitado,
nidad nidad de de aspecto aspecto humano. humano.
nidad nidad de de aspecto aspecto humano. humano. San Salvador Verdadero El fenómeno de la cruz

San Salvador Verdadero El fenómeno de la cruz pentasolar en el interior un círculo se observa en muchos rincones del mundo

29

|

El misterio

30

| El misterio 30 del matrimonio con la Divinidad UÉ ES ESTO? ¿QUÉ ES? ¿ Q
| El misterio 30 del matrimonio con la Divinidad UÉ ES ESTO? ¿QUÉ ES? ¿ Q
| El misterio 30 del matrimonio con la Divinidad UÉ ES ESTO? ¿QUÉ ES? ¿ Q

del matrimonio con la Divinidad

UÉ ES ESTO? ¿QUÉ ES? ¿ Q ¡La procesión de cien millones de cervantes y
UÉ ES ESTO? ¿QUÉ ES?
¿ Q
¡La procesión de cien millones de cervantes y shakespeares,
cálicas errantes, cómicos, minnesíngeres y juglares!
Del pacto con la Madre Divina,
huye en desbandada el ejército enemigo.
¡Pactar con la Reina Celeste quiero y solicito!
¡Mi pasado vetusto a ojos vistas se va a arruinar!
¡Viva el Teomatrimonio solar!
¿Cómo hallar la felicidad?
MATRIMONIO CON LA DIVINIDAD!
Cetro bogomilo y anillo de oro del teomatrimonio.

¿Qué alma no lo querría? Uno se casa, otro hace carrera, el tercero se compra un coche, el cuarto llena su vida con pasiones mezquinas

¡Mas la felicidad suprema de un terrestre es CONTRAER

¿Qué significa ‘el pacto con la Madre Divina’? Que nos hace- mos sus novios: novias de nuestro Padre y novios de nues- tra Madre. ¡Pero no es un incesto según el orden terrenal, sino el misterio supremo!

El alma llega al estremecimiento más sagrado, incompara- ble con ninguna glosolalia protestante, cuando compren- de el misterio de su descendimiento.

¡No de la encarnación, sino del descendimiento! El alma desciende. ¡Es el cuerpo el que se encarna y el alma la que desciende! Esta es la diferencia.

El misterio del descendimiento divino es ligar más es- trechamente los lazos con la divinidad, hacerse aún más cercanos. Cuando en los cielos las almas llaman a las puertas del Aposento nupcial, no les abren, sino les dicen: ‘¡No tenéis óleos! ¿Dónde están los óleos con que os habéis abastecido?’.

|

Entonces las novias-vírgenes preguntan: ‘¿Pues dónde se consiguen estos óleos?’. Y —¿os imagináis qué contestan?— ¡las mandan a la Tierra! Estos óleos solo se pueden conseguir en la Tierra. La un- ción, que concede la rama Juánica, procede del Monte del Ruiseñor, sobre el cual está el Aposento nupcial.

Cuantas veces subí allí con padre Paísi, tantas veces la Reina nos indicó:

EL APOSENTO NUPCIAL ESTÁ EN LA CIMA DE LA MONTAÑA DEL RUISEÑOR

La unción de la Madre Divina es la unción para el Apo- sento nupcial, para el misterio que la humanidad tiene que comprender.

¡Nuestro adorado Padre, hermoso Padre! ¡Descenderá con el rostro de un anciano de ciento setenta mil años, inmortal!

Y empezarán festines maravillosos, alegramientos. ¡Qué alegría habrá entre sus discípulos cuando el anciano de repente tome el aspecto de Novio, y los discípulos, de novias!

¿Quiénes son el novio y la novia? Son los que contraen matrimonio y se hacen uno.

Los espirituales entienden que el ser humano está des- tinado al matrimonio con la Divinidad, ¡a hacerse UN TODO con la Divinidad!

¿Qué es esto? Son las colirias, el pan celestial que cae con la miel. La Madre Divina obsequia con sus tortas: los panes de la Cena nupcial, del Ágape nupcial, los panes del Teomatrimonio.

Entonces, hijos míos, el alma entiende su VOCACIÓN MÁS

ALTA: LLEVAR LA CRUZ EN LA TIERRA. Primero la personal,

después la cruz por el prójimo, luego por diez prójimos haciéndose un buen pastor. Y después, por toda la huma- nidad, la cruz de celícola; y luego también la intergalác- tica, compartiendo la cruz de sus hermanos. Y, por fin, llega a la cruz del Aposento nupcial.

Cristo descendido de la cruz se reveló a la Madre Divina en la Montaña del Ruiseñor como el Novio. La Teoen- gendradora no quería ni oír hablar de que era su Madre.

Decía: ‘Son cuentos de Jerusalén, están en el pasado, en el

pasado

¡Esto fue el Aposento nupcial, la Cena nupcial de quince años, infinita!

¡La rama Juánica está llamada a continuar triunfalmente esta Cena nupcial!

HOY EN DÍA SOY TU NOVIA’.

EL APOSENTO NUPCIAL ESTÁ EN EL CORAZÓN DEL PRÓJIMO.

Padre Paísiy.

nupcial!  H OY EN DÍA SOY TU N OVIA’ . EL APOSENTO NUPCIAL ESTÁ EN

31

|

32

¡LA FUERZA ESTÁ EN EL

O RAC I Ó N

DEL PANTEÓ N

|

BIEN!

| BIEN! L OS HÉROES SON CÉLEBRES POR SU FUERZA. ¡ P OR LA FUERZA BONDADOSA!

LOS HÉROES SON CÉLEBRES POR SU FUERZA. ¡POR LA FUERZA BONDADOSA! HABITUALMENTE, ES EL MAL QUIEN TIENE LA FUERZA, LA USURPACIÓN. PERO ¡EXISTE LA FUERZA DEL BIEN! HAY QUE EMPEZAR A VER CLARO PARA COMPRENDER QUE SOLO EL BIEN POSEE LA FUERZA, LA VIDA, LA SALUD, LA PAZ. SOLO EL BIEN. ¡EL MAL ES ILUSORIO!

L as divinidades se humanizan, los humanos se divinizan. Desciende la gracia del Aposento nupcial.

33

¡En la cima de la escalera entre el cielo y la Tierra,

ESTÁ LA PROVIDENCIA BONDADOSA DE SOFÍA PRONOIA!

Catarsis

Catarsis. La introspección y la entrada en el interno aposento. Se blanquea el hueso nacarino con lágrimas de arrepentimiento.

Perdóname, Mamita adorada, Amor inmenso, llena de gracia. Purifícame, dame a luz nuevamente, en el seno de la Iglesia juánica benevolente.

Madre Divina, perdóname y purifica. Dígnate concederme la colírica eucaristía.

Nos arrepentimos. Los vetustos pactos y lazos cortamos. Anhelamos la guía de los crisóstomos-ancianos.

Nos arrepentimos de desestimar la égida luminosa que el ungido brinda. ¡Bienaventurados son los caballeros de Minné, los serafitas!

Sí, la Madre Divina no es una ‘jefa de correos’ 1 cualquiera, ¡sino del Padre y de la Madre Amantes, la Mensajera! Sus mensajes son milagrosamente curativos, están llenos de la gracia de la inspiración del Espíritu divino.

1

La prohibición-definición del papa de Roma Francisco: ‘La Madre de Dios no es un jefe de la oficina de correos para enviar mensajes diarios’.

|

| 34 Catarsis. Arrepentim iento Rehúso todo el pasado vergonzoso, descarado y vetusto. Me inclinaba ante

34

Catarsis. Arrepentim iento

Rehúso todo el pasado vergonzoso, descarado y vetusto. Me inclinaba ante las lujurias de este mundo. Las servía de modo manifiesto u oculto.

¡No hay ningún signo de igualdad ni diálogo entre el bien y el mal, como se lo propuso la sinagoga desde el tiempo inmemorial! Padre, purifícame, lava y úngeme con mirró. Del Aposento nupcial, un día hazme merecedor.

¡Por la cruz-espada están paralizados los advenedizos no invitados con sus volantes escuadrillas, por el cetro gradulacional de la Generalísima Virgen María! La cruz en su círculo, azul marengo de aguamarina.

La ‘cruz-espada’ es una imagen magnífica. Viene de los templarios que, tras haber sufrido también persecuciones, se hicieron muy cercanos a los cátaros. Por todo el mundo se difundieron los hermanos bondadosos que llevaban la imagen de la cruz-espada, es decir, ¡los que con la fuerza del Padre Bondadoso, y no con la del Malvado, paralizan a los advenedizos de los OVNI!

|

Por los difuntos

Del tercer Gólgota, el soldadito incinerado en los bracitos de la Divina Madre es sosegado.

PAZ.

Pae

z de la Ree ina de la pae z.

e

h, li e ra de Orfee o, triue nfa, resuee na aún má s!

e

¡O

Sonoriza los logos y las fanfarrias de la teocivilización.

Con un golpe de lanza caballeresca, ¡abate al dragón! Coe ntra las guee rras, atentae dos y catá e strofes, pae z de los odorí e feros Pae dre y Mae dre Amae ntes.

Alégrate, no dogmática ni iconográfica ni estatuaria ni de madera, ¡Oikonomisa, en el Sol Envuelta! ¡Alégrate, Portadora de la Cruz cátara pentasolar! La cruz mirrífera se presenta a los fieles, uno por uno, sin cesar.

El concilio desde los ci elos

Desde los cielos desciende el concilio de los cristos, zoroastros, manis, eufrosinias, serafimes, guillermos belibastes.

La fuerza del mal se empareda en una urna de mármol. ¡Ay de los humanoides: les costará muy caro!

El cielo nuevo y la nueva Tierra, para el hombre nuevo.

¡Por el éter intergaláctico al Congreso bogomilo atendemos!

En vez del desierto radioactivo, los oasis del matrimonio divino. La cruz pentasolar desarma a los humanoides en un guiño.

La Envuelta en el Sol envuelve a los caballeros en veste solar.

e

La procesió n de las noe vias en la Media noe che nupciae l.

A ver, noviecitas, ¿os habéis abastecido

con los óleos de Alma Máter Dei et Humani mírricos?

¿QUÉ ES ESTO?

Las tortas mírricas de Afrodita Urania, las composiciones curativas y sagradas. Están preparadas por la misma Reina Celeste, con miel, hierbas y canela.

35

|

El humanismo

de rostro teohumano

36

E n los países democráticos moder-

nos hay una tendencia evidente:

los ciudadanos se vinculan cada

vez menos con religión cualquie- ra. Europa está viviendo un boom de ventas de templos vacíos, tanto católicos como protestantes; las dió- cesis y comunidades eclesiásticas se ven obligadas a vender sus edificios en subastas debido a la ausencia de parroquianos. La prensa divulga una estadística significativa: en Chequia, en solamente diez años, la cantidad de parroquianos ha disminuido casi en dos veces: desde un 41 % hasta un 27%, y el porcentaje de ateos y agnósticos constituye un 60%. En Francia, por ausencia de creyentes durante las últimas 3 décadas, ha sido cerrada una de cada dos parroquias. En Irlanda, desde 1992, la asistencia a misa ha bajado en un tercio

No obstante, tampoco las ideas huma- nistas del siglo XVIII, que impulsaron anteriormente el desarrollo de la socie- dad y del ser humano, se han reva- lorizado. El ser humano, así como la sociedad, sigue degradándose, y ya ha alcanzado un grado de encarnizamien- to desbordante: inmoralidad, crueldad, mentira, violencia, guerras infinitas

¿Dónde se ubica la raíz del mal? Y, ¿hay una salida de esta situación?

ES TIEMPO DE RECONOCER QUE TANTO EL ATEÍSMO HUMAN IS- TA COMO EL TEÍSMO RELIGIOSO SON DOS EXTREMOS PELIGRO- SOS Y POR ESO DEBEN DEJAR- SE ATRÁS PARA SIEMPRE, EN EL PASADO.

L a filosofía del humanismo surge en la época del Renacimiento como

reacción al oscurantismo religioso

y a la violencia de la inquisición, ambos resultados del postulado

eclesiástico: DIOS LO ES TODO, EL

HOMBRE NO ES NADA. Posteriormen- te, los ilustrados franceses (Voltaire, Diderot, Rousseau, etc.) proclama- ron el principio del nuevo modo de ver el mundo, en cuyo centro se situó al hombre como valor supre- mo. Y hoy, esto se ha reducido a

una fórmula: EL HOMBRE LO ES TODO,

DIOS NO ES NADA. Sin embargo, el ateísmo vulgar, formado sobre esta base, causó un daño aún mayor a la humanidad: sufrimientos y víctimas sangrientas casi en un número diez

veces superior a los que infligieron

la inquisición y las cruzadas en el

pasado.

Desde el punto de vista de los bogomi- los, la religión es un lavado de cerebro realizado por medio de mitologemas que se hacen pasar por la verdad. La religión es la segunda trampa después del remodelado de adaptación, adonde Elohím trata de llevar a las almas para poder seguir modelándolas ilegítima- mente, preparando al hombre para otra nueva trampa, la de más allá.

Pero también el ateísmo, rechazando

el extremismo religioso misántropo,

devasta el tesoro espiritual de la hu-

manidad, ya bastante empobrecido.

A la gente le aburren argumentos

tales como, por ejemplo, ‘no hay pruebas, testimonios de la presencia

de la Divinidad’, ‘no está aprobado por la ciencia’, etc. ¡La negación

global del orden mundial divino y de

la espiritualidad (por la mala relación

del ateísmo con la Iglesia comprome- tida por sus propios actos y postula- dos)es como si junto con el agua del baño, también se escurriera por el desagüe el teoniño!

Para los ateos es inadmisible que Dios

se eleve en perjuicio del hombre; para

los teólogos, que el hombre se eleve en

perjuicio de Dios

dicciones se pueden resolver al aceptar

la otra opinión —la universal— del

universo, de Dios y del ser humano.

Pero estas contra-

|

TEODOSIY NIKÍFOROV

¡Los h ijos y el Padre son uno!

¡ L a espiritualidad auténtica se diferen- cia cualitativamente de la religión, ya que elimina la distancia entre Dios y el hombre! Sin negar las hermosas ideas humanistas de la Ilustración, sin ofen- der los sentimientos de los creyentes, ofrece una nueva visión: ¡el hombre es un valor absoluto precisamente debido

a que en él habita siempre la Divinidad, el Padre de la ecúmene conciliar!

En los tiempos de Hiperbórea, Dios

y el hombre no se percibían separa-

damente uno del otro. No había tem- plos ni cultos ni casta de sacerdotes, sino el Padre que habitaba evidente y

transparentemente en cada persona. ¡Desde el principio, el hombre ha sido un teoantropoide! Tenía otra composición. Ni siquiera se podía designar como receptáculo de la Di-

vinidad: LOS HIJOS Y EL PADRE ERAN

UNO, lo que posteriormente enseñaba Cristo cuando llegó de Hiperbórea:

‘Que sean ellos uno Contigo como Tú y Yo somos uno’ (Juan 17:21).

El concepto del teoántropos excluye al negociado religioso, que se apropió del papel de intermediador entre el hombre y la Divinidad. El bogomilis- mo niega el culto distante de Aquel- quien-no-existe, basado en la magia

ceremonial y los atributos externos. Al mismo tiempo, también deshace los límites ateos estrechamente mate- riales, extrae las cáscaras quiméricas.

El credo del bogomilismo

L os bogomilos, herederos del tesoro espiritual de la antigua Hiperbórea

sobre el que se asienta la espirituali- dad del siglo XXI, anuncian un nuevo modelo de humanismo: ¡la Divinidad permanece divinamente de modo inde- formable en el hombre!

El credo del bogomilismo: 1) Dios es amor, 2) la Divinidad habita en el hom- bre de modo incondicional, sin restric- ciones, independientemente, escondida en los castillos interiores cordiales. Incondicionalmente, es decir, a pesar de errores cualesquiera. Sin restricciones: por muchos argu- mentos que se pongan. Independientemente del estado contem- poráneo de la Tierra y del hombre. Escondida: nuestro Altísimo se halla en plenitud en los castillos interiores, pero no se manifesta en el orden externo.

¡Es absolutamente otra imagen de la Divinidad, extraconfesional! No es fría e inaccesible, sino que es quien ama infinitamente, la más bondado- sa, desde el principio es una con el hombre, inseparable e incondicional- mente.

Nuestro Padre no ama templos, sino corazones

E l Neohumanismo de rostro teohumano, presentado por los

bogomilos, no proclama como objetivo vital la lucha por tener derecho a establecerse en este mundo, sino la lucha contra Elohím, contra las quimeras causadas por la aceptación de sus inicios oscuros, para conseguir el escalón del ser iluminado (de un cristo, buda, ungido, candil). El nuevo humanismo llena con otro sentido a la misma definición del hombre, reconociendo en él la ple- nitud de la Divinidad, aunque en estado latente. De ese modo, se le da la esperanza, fuerza e inspiración; se le enseña el camino para que abra su máximo potencial.

LA DIVINIDAD DESEA HABITAR Y REINAR EN EL CORAZÓN DEL HOMBRE, Y NO EN LOS TEMPLUCHOS DE PIEDRA RITUALES NI EN LAS CÁSCARAS MENTALES.

Nuestro Padre no ama templos, sino corazones, ama al hombre y se transubstancia en él en Su plenitud. ¡Así, el objetivo del nuevo huma- nismo consiste en ayudar al hombre a manifestar la Divinidad que está impresa en él!

37

|

O LEG AFANASI EV

El Camino de la divinización
El Camino
de la divinización

38

Tres

misterios

del

bogomilismo

El tercer camino

E n la Tierra se ofrecen tres cami-

nos principales de trascendencia.

El primero es el religioso: judaís-

mo, islamismo, cristianismo y otras doctrinas que enseñan sobre la sal- vación a través de la purificación por medio del arrepentimiento y el cum- plimiento de los cánones religiosos.

El segundo camino es el ocultista: la new age, el Tíbet que enseña sobre el autoperfeccionamiento a través de la

apertura de los chakras energéticos o de la canalización (channeling) con los ‘señores sobreiluminados de Shamba- la’. Los abismos del cosmos inferior, el reino de los espejos deformantes y las trampas de los humanoides. El tercer camino es el bogomilismo, el camino de la divinización del hombre.

El mundo desconoce el bogomilismo. ¡Esta gran espiritualidad está vedada, se alberga en las catacumbas, en el retiro lejano! Pero precisamente hoy en día el bogomilismo se erige como

alternativa única y salvadora para la civilización contemporánea, estancada en un callejón sin salida.

Las diablo y teocivilizaciones

H ace siete mil quinientos años, Yalda- baot logró realizar un acto de sabo-

taje: invadir la Tierra desde el cosmos inferior, con sus barcos negros. Los arcontes del cosmos inferior, haciéndo-

se pasar por los guías de la humanidad,

haciéndo- se pasar por los guías de la humanidad, En la foto: adoración sobreiluminada de la

En la foto: adoración sobreiluminada de la Reina Celestial en el XIV Concilio de Toda Rusia, 1996

|

incitaron a la gente a cambiar el orden mundial. Como si el mal pudiera apor- tar muchos más beneficios que el bien. Aporta fuerza, poder, riqueza, éxito…

¡Fue una gran tentación! En resumen: una oscuridad de mu- chos miles de años, la Kali Yuga. La Tierra no solo ha perdido los ideales de la suprema bondad, misericordia, compasión, amor fraternal, pureza, ¡sino que también ha acumulado una inmensa suma de mal capaz de des- truir a la humanidad! El eón oscuro finaliza con una gravísima crisis: la extrema degradación, el ofuscamiento de las mentes, el odio común, las gue- rras sangrientas y la dictadura del mal.

Miles de millones de habitantes de

la Tierra profesan al príncipe de este

mundo, Yaldabaot, como a ‘dios señor’, se arrepienten ante él ¡y es más, ni sospechan sobre este engaño

monstruoso!

Antiguas crónicas y leyendas tratan sobre diablocivilizaciones de bestias con apariencia humana, hombres de rostro animal. Al permitir el cruce con los reptiles, el hombre se convertía en un licántropo perdiendo no solo lo divino, sino también lo humano: con- ciencia, compasión, bondad, amor…

Asimismo, 15 veces en la Tierra se realizó el proyecto de las divinida- des más bondadosas: la humanidad alcanzó el grado de la divinización

y nacieron las teocivilizaciones de la

gente perfecta, pura y bondadosa. El

hombre se divinizaba y las divinida- des se humanizaban.

Existieron 15 civilizaciones inmacula- das (por ejemplo, Arcadia, Hiperbórea, Atlántida) y 15 viciosas, las diablocivi- lizaciones. En otras 53, al igual que en

la

actual, han estado mezclados el bien

y

el mal, la luz y la oscuridad, el amor

y

el odio, dios y el diablo…

Sin un ungido, quien posee el don absoluto de distinguir los espíritus, es imposible detectar con claridad y precisión los límites entre el bien y el mal, la divinidad y el diablo, en el mundo mezclado.

El hombre sigue siendo divinidad a pesar de todo

P reguntad a los ortodoxos: ‘¿Qué es lo que tiene mayor valor?’ Respon-

derán: ‘El santuario, la Iglesia, Dios,

la Escritura, los iconos milagrosos, las reliquias intactas. Y el hombre es creado del polvo terrenal y y en polvo se convertirá’.

¡Mentira! No fue creado del polvo, ¡nació en los cielos, de la última gota de los bondadosísimos Padre y Ma- dre! A pesar de sus defectos e imper- fección, ¡es el santuario más elevado, el valor máximo del universo!

¡Sí, sí, en un hombrecillo pequeño, corriente —astuto, lujurioso, lleno de miedos, complejos, sueños, fanta- sías—, en su interior permanece la divinidad! Por mucho que caiga en el fango, ¡en él se preserva la plenitud de la sabiduría, la bondad y el amor!

Ahora bien, llegados a este punto, es necesario un anciano blanco capaz de ayudar a la persona a liberarse del poder que tiene sobre ella el mal, interior y exterior.

Los candiles del bogomilismo. Los canales místicos de acumulación de la bondad

B uda, Zoroastro, Mani, Mitra, Cristo, Mahoma son los máximos

candiles del bogomilismo. Tuvieron en común el mensaje sobre el Padre del puro amor y la práctica de la bonhomización.

Zoroastro enseñaba cómo oponerse al mal con la acumulación de la bondad: a Ahrimán se le puede vencer exclusi- vamente con la luz de Ahura Mazda.

Mitra enseñaba sobre la taurocto- nía: el combate espiritual contra el minotauro interior. En el interior del hombre permanece la suma del mal mundial en miniatura; así es menester vencer el mal en sí mismo con las llaves de la bondad.

Buda revelaba el noble óctuple sendero:

bondadosas miradas, inteligencia, ha- bla; buenos hechos, vida, aspiraciones; bondadosa memoria, contemplación y meditación en el bien. El objetivo es

la iluminación y la divinización.

Mani, el candil mírrico, el cristo de Oriente, ofrecía la práctica de la victoria sobre el mal por medio de la multiplicación de la bondad a diario.

Mahoma, el ungido de la purísima luz del supremo amor, enseñaba sobre cómo envolverse en la luz. Su hija, Fátima az-Zahrá, es la encorpulación viva de la espléndida Diosa del amor, Minné encorpulada.

LA ESPIRITUALIDAD BOGOMILA SE DIFUNDE POR UNOS CANALES MISTE- RIOSOS Y MÍSTICOS. La rama Juánica,

de modo misterioso, ha perdurado durante toda la historia de la 84.ª

civilización, bien retirándose a las catacumbas —perseguida por la orden de los azores de los inquisido- res-cruzados—, bien elevándose a las cumbres de las rocas y creando co- munidades como Montsegur, Béziers

o San Salvador; o bien, al llegar al

GULAG, derramando la última gota de amor en el pasional de los mártires

y volviendo a la Tierra con la corona dorada del vencedor.

Religión vs. espiritualidad

C onceptos tales como religión, fe, dios, ley y rito son ajenos a los bo-

gomilos. A la pregunta ‘¿en qué dios creéis?’, ingenuamente, como niños

respondían: ‘¿Acaso se puede creer en

el padre y la madre? ¿Acaso son po-

sibles entre los padres y sus hijos los cultos religiosos, los ritos y las leyes?’

La religión es una espiritualidad desvi- talizada con tendencia hacia la fe ritua- lista externa. Se degrada hasta conver- tirse en una ideología, hasta la sinfonía con los ‘príncipes de este mundo’ y tiende hacia la expansión mundial.

Pero la espiritualidad aspira al CAM- BIO INTERNO. Quien ha acumulado en su corazón al menos algunas per-

39

|

40

¡

las del tesoro bogomilo, es verdade- ramente un pequeño rey Salomón y reina de Saba. A dicha persona se le abren los cielos de los cielos, donde al elegido le espera la cena nupcial.

Buscad a Minné

B uscad a Minné, y solo a Minné! No busquéis una dudosa perfec-

ción ‘tibetana’ ni el confort ni un amor cósmico romántico y edulcora- do, sino un nuevo amor que se revela fuera de los límites de lo terrenal y

humano. Este amor no es conocido por los sacerdotes ni por los papas romanos ni por los mahatmas del Tíbet ni por los yoguis hindús. El misterio del cielo: existen los cielos supremos donde reina el puro amor.

El misterio de la Tierra: solo aquí, en condiciones de ‘campo de concentra- ción’ terrenal, es posible acumular un amor que es imposible acumular incluso en los cielos.

El misterio del hombre: no es un ‘pe- cador perdido’ ni tampoco un ‘material

de obra’ para la construcción del Canal Mar Blanco-Mar Báltico, sino una divi- nidad inmortal.

Una vez anunciadas estas verdades solares, las fuerzas del mal pierden irremediablemente su poder en la Tierra. El bogomilismo extinguirá los focos conflictivos de guerras civi- les, internacionales y religiosas. Los bogomilos aportarán nuevos ideales, imágenes y significados, trazando un nuevo camino que se llama la DIVINI-

ZACIÓN DEL HOMBRE.

PANTEÓN INTERGALÁCTICO DEL AÑO 2013: EL TRIUNFO DE MINNÉ

|

MIJAÍL SOLOVIEV
MIJAÍL SOLOVIEV

La divinización

a través de la adoración

Los or í gen es de la h uman i dad. ¿De dón de ven i mos?

¿

D e quién procedo?

¿Cuál es el origen del hombre,

¿cuál es su genealogía?

La cuestión del origen y desarrollo del hombre se estudia en las diferen- tes teorías sobre la antropogénesis.

La humanidad se encuentra en un es- tado de búsqueda existencial, tratando tenazmente de responder a preguntas como: Así que, ¿quiénes son nues- tros padres eternos? ¿Cuál es nuestra procedencia? ¿Cuál es la fuente de nuestras almas? Lamentablemente, son pocos quienes piensan en ellas, y no estaría de más responderlas.

Distintas teorías ofrecen sus servicios para la comprensión de los misterios del origen humano.

1) La creencia creacionista dice que en un tiempo fuimos modelados de polvo y arcilla. El mundo apareció ex nihilo, de la nada, del vacío. Entonces, ¿quiénes son mis padres? —clama el hombre desde la profundidad, desde un vacío desconocido y las tinieblas de la existencia.

El ‘siervo de Dios’ de la biblia no tiene genealogía, tampoco tiene futuro. Se produce un profundo trauma ontológico de orfandad. Es absolutamente incomprensible, ¿de

qué fuiste creado?, ¿de compuestos vacíos, de la arcilla paleozoica, de arena, de una materia cósmica?

El camino terrenal finaliza con la desolación, la muerte y… El pobre hombre se queda petrificado y hela- do en espera del juicio final y de las torturas eternas.

2) Las doctrinas cósmicas y ocultistas

enseñan que nuestro origen es el Absoluto abstracto. ¿Y qué es el Absoluto? ¿Cómo, si sigue siendo impersonal y frío, manifestado en la inanimada eternidad e infinitud de las estrellas y planetas, puede ser un padre amoroso? Y otra vez la mirada huérfana del solitario terrenal clavada en cielo nocturno estrellado con la pregunta silente: ¿de quién procedo?

3) La teoría evolucionista de la antropo- génesis supone que el hombre provie- ne de los primates supremos, pasan- do, por medio de una transformación paulatina a través de la selección natural, su propia evolución como cualquier especie animal. Y de nuevo la pregunta: ¿quiénes son nuestros padres? ¿paramecio-infusorio? ¿una ameba? Un organismo vivo animálcu- lo, ¿es el progenitor del hombre sabio y amoroso? O bien, un primate

antropoide, semimono, ¿es el padre y madre de cada uno de nosotros? La ciencia no es capaz de responder.

Una conclusión de lógica primitiva de la teoría científica de la antropo- génesis que crea aún más preguntas, dudas, puntos oscuros y perspectivas inconsolables.

4) La enseñanza bogomila sobre el ori- gen del hombre.

¡Tanto el racionalismo científico como los mitologemas religiosos, ante todo, menoscaban y ofenden a la divinidad oculta en el hombre! Solo la visión bo- gomila sobreiluminada revela el miste- rio del origen del hombre humanitario, hombre amante, hombre bondadoso, engendrado por el amor abundantísi- mo del Padre y de la Madre.

El hombre no es creado ‘a imagen y semejanza’ por el padrastro mentiro- so, el creador del cielo y de la Tierra, de la mezcla del bien y el mal, de la luz y la oscuridad. ¡Es engendrado en los cielos de una gota ardiente de amor extralimitado del Padre más bondadoso de los bondadosos, en el seno de la amorosa Madre celeste!

¡Qué bienvenido es este nacimiento para el corazón! El alma del hombre se calma, recuerda y con enterneci-

41

|

42

miento exclama: ¡he aquí mis Padres! ¡Ya no soy un huérfano en el espacio vacío! Mis Padres no son bacterias

o virus, monos o humanoides foras-

teros. Mis Padres son ¡el Padre y la Madre del puro amor! Somos engen- drados de su matrimonio misterioso.

Recuperando su memoria de modo mnemónico y recordando a sus Pa-

dres celestes, el hombre obtiene una identidad auténtica. Llega a conocerse

a sí mismo en el arquetipo, encuentra

una salida de los programas fami- liares, de la fatalidad del huérfano eterno y de la soledad cósmica.

El bogomilismo abre la auténtica imagen de la visión humanística y del origen del hombre.

El ‘Teohuman itarismo’ de

Berdiáyev y la ‘divi nización a través de la adoración’ de Juan de San Grial

e l despertar de la autoconcien- cia espiritual abre directamente

interrogantes sobre el sentido de la vida, sobre la misión en la Tierra, el objetivo del nacimiento y el camino de la vida. Cuán importante es tener objetivos e ideales elevados para que la vida no se convierta en una rutina pancista, en años vividos sin finalidad y en una existencia vana y esclava.

El hombre es un ser libre, creativo,

espiritual, que aspira a los lazos frater- nales del amor y el servicio sacrificial

a los prójimos; llegó a la Tierra para

contraer matrimonio con la divinidad personificada en toda la sufriente humanidad.

Nikolái Berdiáyev, el humanista re- ligioso y filósofo ruso, al sublevarse contra el autoritarismo y la esclavi- tud que radicaban en la conciencia religiosa, se compenetró con la idea de elevar al hombre hasta la altura de la divinidad. Y también, después de humanizar a la divinidad, unir a

ambos lo máximo posible, en una teohumanidad conciliar.

La tendencia recíproca del hombre y de Dios, la ‘dialéctica existencial de lo divino y de lo humano’, se hizo el mo- tivo principal de su teoantropología.

La elevación del hombre a la con- dición de Dios no es autoensalza- miento ni autodeificación. Berdiáyev se daba cuenta claramente de que la deificación del inicio humano por el mismo hombre llevaría al surgimiento del ‘superhombre’ (F. Nietzsche y el paradigma transhumanista) o del ‘hombre-dios’ (la tesis de Kirilov en la novela Demonios de F. M. Dostoye- vski). Y, claro está, el filósofo advierte sobre el mal que podría causar un superhombre así, creyéndose dios fuera de los márgenes de la unción y de los estatutos de la sabiduría.

El concepto de teohumanitarismo en las reflexiones antropológicas de Ber- diáyev significa el fin de la época de los ‘siervos de Dios’. El filósofo ruso anuncia el nacimiento de una espiri- tualidad que revelará el tratamiento verdaderamente humano del hombre. La nueva espiritualidad estará encami- nada, absoluta y enteramente, hacia la unión en uno con la Divinidad.

‘El Espíritu reafirma su realidad a través del hombre. El hombre es una manifes- tación del espíritu’ 1 .

‘El hombre por sí mismo es muy poco humano, incluso es inhumano. No es hu- mano el hombre, sino Dios. Es Dios quien exige del hombre el humanitarismo…’ 2

Este humanista ruso recupera tam- bién la visión de otro Padre —el Padre del superante amor, bondad y libertad—, apartándose de las falsi- ficaciones bíblicas, intenta intuitiva- mente liberarse del poder del ídolo distante de las religiones abrahámicas.

1

N.

A. Berdiáyev, El Espíritu y la realidad, cap. I. —Aut.

2

N.

A. Berdiáyev, La dialéctica existencial de lo divino y

de lo humano, cap. VIII. —Aut.

3

En ruso, las dos palabras tienen la misma raíz.

Qué gran pena que el humanismo ruso e internacional actual, en su alta valoración general de las obras de N. Berdiáyev, desdeñe sus iluminaciones geniales acerca del ‘teohumanitaris- mo’. ¡Su particular patrimonio espiri- tual, junto con las ideas de los eslavó- filos y la visión profética de Vladimir Soloviov (‘Teohumanidad: discursos sobre la filosofía de la religión’), queda reducido únicamente a un ‘fenómeno religioso de la historia rusa’!

El anciano bienaventurado Juan de San Grial, el gran humanista de nues- tra época, no solo profetiza acerca de la teohumanidad, la teocivilización y el teomatrimonio, sino que continúa con la búsqueda filosófica y espiritual (¡filosofía es el amor a la sabiduría!) de la unidad inseparable entre la divi- nidad y el hombre.

Padre Juan, con toda su polifacética vida espiritual, representa la ‘manifes- tación de la divinización’ e instruye prácticamente sobre cómo alcanzar el grado de adoración del hombre. A sus discípulos y seguidores con insistencia

les aconseja: ‘NO OS AVERGONCÉIS DE DECIR: ADORO. ADORO = DIVINIZO 3 . ADORO A PESAR DE TODO. Y TAMBIÉN A ESTE ÚLTIMO DE LOS VAGABUNDOS, UN NECESITADO, INDIGNO, AUNQUE SEA TRES VECES INDECENTE, INCAPAZ DE ENTENDER… ¡LE ADORO!’

Adorar solo puede aquel en cuyo corazón ha empezado a brotar la fuente del sol mínnico.

EL DISCO SOLAR DEL INTERIOR HUMA- NO DIFUNDE LOS RAYOS DE LA ADO- RACIÓN. YO QUISIERA QUE MIS HIJOS SE PURIFICASEN HASTA TAL GRADO QUE NO SOLO PUDIESEN AMAR, SINO ADORAR; PARA LO QUE DEBERÍAN ABRIR EL CORAZÓN Y ENCENDER EN ÉL LAS VELAS INAPAGABLES, ACEPTAN- DO LA PERLA DE MINNÉ, EL AMOR QUE NO EXISTE EN LOS CIELOS NI EN LA TIERRA.

|

la capital espiritual del mundo

E l

c r u c e

d e

c i v i l i z a c i o n e s

e n

l a

E s p a ñ a

c á t a r o - b o g o m i l a :

el

castillo

del

Grial,

el

sagrado

monte

de

las

buenas

deidades.

s an Salvador Verdadero, en la costa mediterránea, es el monte del Padre

del puro amor. Una leyenda cátara cuenta que en el momento de la crea- ción del universo, la última gota de mirró cayó a la Tierra desde el corazón amante del Altísimo, así, en el lugar de su caída, se formó San Salvador.

Un estribo de la montaña, llamado la Montaña de los Milagros, gra- bó en sí para siempre el rostro de Belbog (Dios Blanco), buenísimo de los buenos, en una escultura pétrea natural del tamaño de unas decenas de metros.

Los alrededores de la montaña están llenos de marcas misteriosas de la memoria espiritual intercivilizacio- nal. Hace cerca de 30 mil años, en este lugar, fue erigido un santuario a Afrodita Urania, que se conservó allí durante varios milenios. En los siglos VI-V a. C., los helenos levantaron en su lugar un templo más hermoso, una réplica de menores proporciones del templo de Artemisa de Éfeso (una de las Siete Maravillas del mundo).

Por bendición personal de Artemisa, los sacerdotes del templo efesino tras- ladaron a Iberia los objetos sagrados, recipientes y miles de manuscritos sa- cros: la máxima colección de manus- critos antiguos desde los tiempos de Hiperbórea y Atlántida. En el interior de la montaña, se guardan hasta el día de hoy, las tablas imperecederas de la Biblioteca Mística celestial.

¡El árbol del catarismo se alza hasta las divinidades olímpicas solares y, por medio de ellas, hasta la misma

Atlántida! Las misivas misteriosas, de hace decenas y centenas de miles de años, se comunican de manera supradiscursiva hasta hoy en día a los peregrinos, a través de la intuición del Espíritu Santo.

En el siglo I d. C., María Magdalena visitó la montaña milagrosa. Esta- bleció allí la primera hermandad de caballeros de la Reina Celeste: la fraternidad del teomatrimonio.

José de Arimatea llevó a San Salva- dor el Cáliz con la sangre sagrada de Cristo. ¡El Santo Grial permaneció en la Montaña de los Milagros más de 1200 años!

Tras una investigación escrupulosa de textos medievales, historiadores ac- tuales llegaron a la conclusión de que el castillo del Grial Muntsalvaeche, descrito por Eschenbach en su poema Parsifal, no fue Montsegur ni Montse- rrat, ¡sino San Salvador Verdadero!

Después de la muerte del legendario rey Arturo, fue exactamente a San Sal- vador adonde se desplazó la caballería de la Mesa Redonda, encabezada por Lanzarote del Lago y la reina Ginebra.

En los siglos X-XI, llegaban barcos de Oriente a las costas íberas. Los bogomilos eslavos buscaban refugio de las persecuciones de los poderes ortodoxos de Rusia y Bizancio. Aquí encontraron una acogida cordial y muy pronto se difundieron por toda Europa como gente bondadosa (bons- homes, cátaros).

En los aposentos misteriosos de la montaña, hasta hoy en día permane-

LEONID BELOV

cen ocultas unas centenas de reliquias imperecederas de inmortales cátaros. Los perfectos alcanzaban supremos grados de transfiguración, entran- do aún en vida en el panteón de las divinidades.

En el siglo XIV, el castillo de San Sal- vador se convirtió en una fortaleza de templarios. A los grandes maestros de la orden, los custodios del Grial, les fueron revelados los pergaminos y los textos criptográficos de Atlántida

y de Hiperbórea.

Grandes místicos sufís y cabalistas se instalaron a vivir al pie de la montaña en la Edad Media. Aquí se formó el tesoro de la espiritualidad islámica y judía. San Salvador inspiraba a los poetas sufís del califato de Córdoba y a los tropatores (trovadores), bardos, que sintieron que su misión era ‘abrir nuevos caminos’ hacia el supremo amor todavía desconocido para la humanidad.

¡La poesía europea nació de los me- nestriles y minnesíngeres cátaros, de

la torre del tesoro del Grial!

San Salvador es el cruce intergaláctico de miles de mundos clarísimos. Aquí escuchamos: ‘¡El laurel ha reverdeci- do!’, y la cumbre de San Salvador se llenó de fragancia. Se cumplió la pro- fecía de Guillaume de Belibaste, uno de los últimos perfectos cátaros: ‘Al pasar 700 años, el laurel reverdecerá’. ¡Los cátaros y los bogomilos han vuelto a San Salvador! ¡El sol de las buenas deidades ha salido de nuevo sobre la Tierra!

43

|

44

АNDREI

TUTUNOV:
TUTUNOV:

BAJO LA ATE NTA M I RADA

DEL ALTÍ S I M O

TUTUNOV: BAJO LA ATE NTA M I RADA DEL ALTÍ S I M O 1 H

1

H oy es un Artista del Pueblo de Rusia, miembro de la Academia Rusa de las Artes, académico. Sus obras se exponen en la Galería Estatal Tretiakov, en muchos mu-

seos y galerías de Europa y América. Ya desde hace mucho tiempo es considerado uno de los grandes artistas-pensado- res del siglo XXI. Es un maestro popular y reconocido, una autoridad indiscutible en las artes plásticas. Su palabra es

escuchada, tienen en cuenta su opinión, su criterio influye en los destinos de lienzos y personas. Desde hace tiempo, su obra ha salido de los límites de Rusia y merecidamente es estudiado en el contexto europeo y mundial.

La vida de Andrei Tutunov es un ejemplar claro de cómo la búsqueda espiritual, el anhelo de unión con la Divini- dad, de crecimiento hasta el Absoluto, de acumulación incesante de Espíritu, conducen por una trayectoria ascendente, no permiten detenerse en lo conseguido ni quedarse rezagados, siempre dan un impulso cualitativa- mente nuevo para la creación.

Empezó como un notable realista, así su proceso formativo como pintor se realizó en el ámbito del realismo socialista que predominaba en aquel tiempo. Pero allí se detuvo por poco tiempo. El dictado de su talento, su alma sublime afinada a las vibraciones celestes más altas, su anhelo de

permanecer en Dios, le salvaron de hundirse en el realismo puro, que ya en la época de la posguerra se agotó notable- mente como método capaz de transmitir adecuadamente el espíritu del tiempo. Relativamente tempranas, pero obras ya bastante maduras tales como ‘Primeros pasos’ (1960), ‘Partida de los pescadores’ (1961), ‘Tarde en la calle Pere- yaslav-Zalesskaya’ (1962), ‘Estación de autobuses Boriso- glebskaya’ (1965), dan testimonio del rechazo hacia una in- terpretación centrada en reproducir como un espejo directo la realidad presente, la búsqueda de una nueva estética que se puede considerar como neorrealismo, o bien irrealismo.

Los lienzos del joven pintor atraen por sus formas, su color, su luz. La pintura plasma una capa de aire, o espesa o despejada; y los colores, moderados —negros amarro- nados, pardos, verdes azulados, ocres—, se reflejan en las siluetas forzadas y dinámicas de las personas.

En estas obras todavía es patente un velo romántico, pero no hay una adoración edulcorada del mundo circundante. El pintor tiende hacia la transmisión de la cruda realidad de la época, con todas sus preocupaciones y situaciones desafortunadas. Sobre todo infunde pesadumbre el cuadro ‘La barraca’ (1944), donde el cielo, como una bóveda oscura y den-

|

PETRó SÓROKA

EL MUNDO SE REFLEJA EN CADA UNO DE NOSOTROS DE MODO PARTICULAR. TO DOS LLEVAMOS EN EL CORAZÓN UNA PARTÍ CULA DEL ALMA MUNDIAL, DADO QUE TODOS SOMOS HIJOS DE DI OS LLAMADOS A LA VIDA. PERO NO TODA PERSONA ES CAPAZ DE PASAR CON ÉXI TO LA PRUEBA DEL TALENTO, MULTI PLICARLO Y PONERLO AL SERVICIO DE LA GENTE.

NO ES UNA EXAGERACI ÓN DECIR QUE ANDREI TUTUNOV TUVO LA SUERTE DE CONVERTI RSE EN QUI EN DÍ GNAMENTE HA RESISTIDO, HA DESARROLLADO COMPLETAMENTE EL TALENTO CONCEDIDO POR DIOS Y AL M ISMO TIEMPO, CON MÁXIMA PLEN ITUD, HA EXPRESADO EL ESPÍRITU DE SU ÉPOCA.

MÁXIMA PLEN ITUD, HA EXPRESADO EL ESPÍRITU DE SU ÉPOCA. Terraza sa, aplasta un edificio desproporcionado.

Terraza

sa, aplasta un edificio desproporcionado. Algo místico y fatal, inevitablemente desastroso, se percibe en las som- bras que se arrastran por las paredes, en el patio sucio y el tejado nevado. Como si la oscuridad estuviese a punto de aplastar todo lo vivo que se esconde detrás de las ventanas que arden débilmente. Las obras maduras de A. Tutunov llevan un sello de alta intuición. Al parecer, sin duda alguna ni él mismo habría podido explicar algún que otro cuadro —la cuestión es que deja de tener tanta importancia—. No son tan impor- tantes los niveles semánticos ocultos, sino las sensaciones que produce el lienzo, las posibilidades que deja para in- terpretaciones, el espacio que abre para ideas y sentimien- tos. Una auténtica obra de arte se pone a prueba no solo por el grado de interés que manifiestan los espectadores, sino también por el nivel de cocreación y participación.

Las obras del pintor son metafóricas y exclusivamente poé- ticas. No es casual que los críticos lo llamen ‘el poeta de alma pura’. Lo poético se consigue por medio de colores, más exactamente por medio de variaciones refinadas de sus gamas. El color, aquí, es el portador de la energía curativa.

Otro rasgo distintivo del estilo artístico del pintor es su capacidad de plasmar lo efímero, aquello que sobresale

como si de estigmas peculiares de la historia se tratara. De ahí viene el amor hacia las antiguas catedrales y templos, introducción de capas dentro de imágenes medidas tem- poralmente (‘La vida en todas partes’, 2000).

Se puede, durante mucho tiempo, intentar adivinar cómo

el pintor consigue conquistar a voluntad el espacio y el

tiempo, cómo ha logrado reunir el alma de la naturaleza y del hombre. Pero resolver la adivinanza con certeza abso- luta apenas es posible, dado que el arte auténtico siempre está envuelto de misterio. El lienzo de A. Tutunov es una lente particular a través

de la cual se refracta nuestra visión para poder ver lo que está escondido al otro lado de trazos, líneas y contornos. La pintura no es simple color, sino un elemento peculiar del pasado, capas recargadas de destinos, esperanzas

y deseos humanos. Sobre todo es particular, en este

sentido, el cuadro ‘La espera del vapor’, donde 8 figuras humanas representan la infinidad de la esperanza terrenal.

Los lienzos del maestro estimulan reflexiones y meditaciones filosóficas no triviales, dan un impulso inesperado al pensamiento, evocan profundos sentimientos. Surge el deseo de quedarse con ellos a solas. Exigen una iniciación, silencio absoluto, sosiego y paz.

45

|

46

Algunas veces hacen con el alma algo absolutamente raro, incomprensible, pero bueno. No son de esa clase que sembraría en el espectador un virus destructivo siniestro, capaz de hacerle pedazos para que después se componga de una manera necesaria, sino cuadros que ennoblecen con el espíritu alto y luminoso. En su mundo se siente fuertemente la presencia del Dios Vivo.

El mundo del pintor es asombrosamente armónico. En él no hay nada de casual ni de más. Es el mundo de elevada Música y Belleza, Bondad y Amor, iluminado con el estilo litúrgico supremo y señalado con la influencia profundísi- ma del auténtico inicio ruso.

2

Mención particular merecen los paisajes de A. Tutunov, que transmiten el encanto por el medio ambiente. El autor nunca imita la naturaleza, sino que intenta representarla tal y como es reflejada en su alma poética. Por eso toda su obra vive, respira, canta, se alegra y glorifica al Creador.

Los paisajes de A. Tutunov o son moderados, apacibles

y dulces, o sobriamente bravos y nublados, pero siempre son extraordinarios, particulares, marcados por un talen- to creativo indiscutible. Quien por lo menos una vez los contempla profundamente, llevará en su corazón para mu- cho tiempo su pura y bendita luz, la belleza de sus colores insólitos y líneas fluidas: cielos altos, nubes de espuma

insólitos y líneas fluidas: cielos altos, nubes de espuma Tchaikovskiy y Rachmáninov blanca, cursos pensativos de

Tchaikovskiy y Rachmáninov

blanca, cursos pensativos de ríos, lejanías de Kaluga y Val- dai, aldeas hundidas en espesos bosques y ‘los rinconcitos de oso’, lugares abandonados y despoblados.

Los paisajes vivos y expresivos fascinan por su refina- miento sin precedentes, respiran por el calor y la gene- rosidad de matices, por los tonos y semitonos percibidos por el maestro. No hay nada sobrante ni casual en ellos, todo está unido en una integridad armónica y sabia. Y lo que es más importante: la naturaleza aquí a menudo lleva una ‘carga doble’, así que ante nosotros se presenta un paisaje que no es solo singular o impresionante, sino inspirado por la presencia humana.

El pintor está convencido de que es imposible separar al hombre del ambiente en el cual se encuentra. Porque cada movimiento del aire es un movimiento de la vida. El ser humano está unido a la naturaleza, presenta una parte de ella. Quien no ama y no comprende la naturaleza, no entiende al hombre, a su alma, nunca podrá transmitir emanaciones sublimes del corazón. La mayoría de los cuadros de A. Tutunov están llenos del agudo sentimiento de que el alma humana es parte del alma universal.

‘Ahora percibo a la naturaleza y al Creador como en un todo, —confiesa el maestro en una de sus entrevistas—. Un pintor, en sus obras, no solo debe conocer la realidad, sino glorificar al Creador en toda la diversidad del mundo

y de la naturaleza creados por Él. Cuando estoy trabajan-

do, me inspiro con una cierta alegría panteística. Para mí,

la naturaleza es un altar de Dios. Pintar la naturaleza es

gracia, placer… la satisfacción más grande. Pero sobre qué

sale en el lienzo, a mí me es muy difícil hacer una valo- ración. Quizá porque ahora no están a mi lado mis fieles amigos cuya opinión había estado escuchando: mi esposa Irina, Nikolai Andronov, Viktor Popkov…’.

Las grandes obras artísticas de A. Tutunov no solo tienen su propia aura inconcebible, sino también su aroma perso- nal, como el pan y la hierba, la tierra y el árbol. Y quien no es indiferente a la bravura de las tintas, a su naturaleza misteriosa, seguramente sentirá su olor, vivirá un instante de dulce y alegre embriaguez.

3

Existen pintores para los que es suficiente la riqueza terrenal y la belleza visible del mundo. Se limitan a lo que percibe su vista. Encantados por la mezcla de colores y matices, por la inagotabilidad de la diversidad de estados de la naturaleza y por la variedad de los paisajes, no quie-

ren salir de los límites del mundo material. Su arte encanta

a la vista, ablanda el alma, sobre ellos escriben de buena

gana los críticos de arte, y los coleccionistas compran sus

obras. No quiero decir que esto sea malo o que un camino así no sea más productivo en nuestros días. Sin embargo, este camino es solo para quienes han nacido para aceptar y amar solo un lado del mundo, el visible.

|

La espera del vapor

| La espera del vapor Pero también existen pintores dotados con tan sutil vibra- ción del

Pero también existen pintores dotados con tan sutil vibra- ción del alma que en esta Tierra se ven demasiado limita- dos. Su imaginación abre algo indeciblemente más grande:

los mundos paralelos y cruzados del Cosmos infinito. Allí, el milagro del descubrimiento y conocimiento del misterio va de la mano del riesgo. Allí, hay más dolor que alegría.

Ya a una edad respetable, Andrey Tutunov repentinamen- te cambió su estilo y su vector de intereses creativos. El motivo de este cambio fue el encuentro con Juan de San Grial y la lectura de sus libros. El pintor vivió una ver- dadera conmoción y se entregó al trabajo con los iconos. Así es como él mismo habla sobre esto: ‘Al principio de los años noventa encontré las revelaciones de la Madre Divina transmitidas a través del profeta Juan el bienaven- turado. Leyendo una revelación, mi alma se estremeció y experimentó el éxtasis; así llegó el fin de mis búsquedas y peregrinajes por distintas entidades y santuarios. Así es

como llegué a la Iglesia de la Madre Divina. Aquí todo ha sido diferente, nuevo: el espíritu, las liturgias, las vestes, iconos, música. Esta Iglesia seguía el camino empíreo, no materialista, el de la cristiandad purificada. ¡La misma Madre Divina dirige la Iglesia y da revelaciones! ¡Y qué revelaciones! El alma se regocija, y las preguntas que me atormentaron durante años, encuentran respuesta

Dudando, hice unos bosquejos de un icono y se los mostré al bienaventurado Juan. Recibí su apoyo y aprobación. Así em- pezaron mis primeros pasos en el campo de la iconografía’.

Una tras otra aparecieron las obras: ‘La Soberana del trono’ (1994), ‘Los destinos de Rusia’ (1995), ‘La Sobe- rana de blanco’ (2000), ‘El Cordero del amor crucificado’ (2000), ‘La Madre de todos los dolientes’ (2005) y otras.

Está claro que para todo pintor de iconos tiene gran impor- tancia la técnica, el conocimiento de los cánones rigurosos

47

|

puede encontrar llave mejor que la pintura de iconos de A. Tutunov. No es casual
puede encontrar llave mejor que la pintura de iconos de
A.
Tutunov. No es casual que el catálogo del aniversario
del pintor ‘Tutunov, 2009’ esté acompañado por citas de la
poesía del poeta.
Como en los paisajes, también en la pintura de iconos de
A.
Tutunov el colorismo tiene una función importante.
Cada tinta lleva una carga profunda y simbólica. Pero
no solo esto. La unión armónica de colores, las conden-
saciones inesperadas y bien pensadas de tonos pastel y
de tonos saturados, crean un sonido singular, la música
empírea de los cielos (‘La santa Eufrosinia’, ‘Juan de San
Grial’, ‘El Cáliz de los cátaros’). A mi parecer, precisa-
mente la musicalidad es el rasgo propio más remarcable
del estilo creativo del pintor-académico, que le distingue
ventajosamente de entre los pintores modernos de iconos.
El alto ritmo musical y los efectos pintorescos transmiten
la
impresión de movimiento, de realidad viva, humanizan
la
imagen del icono, pero nunca la ‘terrenalizan’ ni la nive-
lan eliminando la pertenencia al mundo empíreo.
Andrei Tutunov sabe como reforzar, con soltura y sin ex-
ceso, el juego de contrastes, transmitir su espíritu vivo. Los
colores fríos azules-verdes lindan pacíficamente con los to-
nos terracota cálidos, creando el efecto del sosiego divino.
También es destacable la pincelada de A. Tutunov, siempre
profunda y expresiva. Tal pincelada, como un cuadro en
miniatura, transmite el temblor del alma del pintor ante el
rostro de un santo.
de la tradición. Pero hay algo superior a la habilidad fina
La voz de la conciencia del pueblo (León Tolstói)

48

y al mantenimiento irreprochable de la forma. No es gran

cosa dibujar correctamente el icono: es menester inspirar-

le además un alma, alcanzar tal grado que haría sentir al

espectador el aliento de las dimensiones no terrenales. Por eso, en las obras del pintor de iconos, Tutunov no domina

la técnica, sino la inspiración que ilumina y libera la luz

del alma. Escuchando al corazón, entreabre la puerta del mundo celestial y eterno.

Los iconos del maestro son una revelación estética y

lírica, la unión de la pintura ingenua con superrealismo,

la tradición de la pintura de iconos con la visión propia

del mundo divino. De modo asombroso consigue unir la yurodividad con la infancia, la incorrección resaltada con la simplificación consciente, abriendo una calidad especial y un profundo sentido arquetípico del mundo divino.

Se advierte bien que la iconografía de A. Tutunov y la lu- minografía del bienaventurado Juan de San Grial confluyen estrechamente. En cuanto que los poemas se alejan de la

poesía clásica y los iconos divergen de la tradición bizan- tina. El rasgo común de los dos es la incorrección notoria,

la falta de lógica del mundo desde el punto de vista del

hombre, la intencionada simplicidad y la rusticidad.

Tengo una convicción: para entrar con más facilidad en el mundo de la poesía de padre Juan, comprenderlo, no se

4

Andrey Tutunov no solo es pintor. Siente perfectamen- te el verbo y hace incursiones en la literatura. Su libro de memorias Notas del pintor yuródivo de iconos es prosa artística de buena calidad, generosamente dotada con

vocabulario poético. El rasgo principal de su estilo en li- teratura, igual que en la pintura, es el laconismo. Se sabe que no es tan fácil comprimir una frase hasta una densi- dad explosiva que impresionaría al lector. Para lograrlo es necesario talento y cierta habilidad. Andrei Andréyevich no solo sabe quitar todo lo excesivo (‘miles de toneladas de mena verbal’), sino también encontrar las imágenes

y medios de expresión que podrían permitir imaginar

visualmente la situación descrita. Con otras palabras, el narrador intenta hacer con la pluma lo que está en poder

de su pincel. ‘Cuando tenía ocho años, me matricularon en un colegio situado lejos, en el bosque —recuerda él. —En un invier- no frío, por la mañana, me arrastraba sin entusiasmo con una gran mochila hacia el colegio. Por fin, de repente, la fortuna se compadeció de mi infancia tan descolorida y gris, y me sumergió en un mundo desconocido y mágico. Este mundo fue la pintura…

No toda persona está predestinada a ver y comprender sus primeros pasos, dibujos infantiles. Ellos, como una

|

brújula, solo indican la dirección hacia sí mismo. Y esto no es poco. Cada pintor realizado sabe cuántos esfuerzos y búsquedas ha emprendido, cuánto tiempo ha inverti- do en revelarse a ‘sí mismo’. Qué lástima que tan pocos pintores conserven sus primeras obras. Durante el largo periodo de años de estudio, parecen no tener importan- cia, se tiran, se pierden… Milagrosamente he preservado algunos dibujos infantiles’.

‘El talentoso pintor siempre surge en la infancia’. No es una simple frase hecha. En ella se encuentra una profunda comprensión de la esencia del arte. Porque sin el asombro infantil ante el mundo, sin la admiración ante la diversi- dad de formas terrenales, es imposible crear algo realmen- te grande y exclusivo.

Y un último acento.

Todo lo que hace este gran maestro en el arte, está alum- brado con la luz de la belleza.

El ideal de la belleza en su concepto creativo es determi- nante. Sin embargo, está increíblemente lejos del canon

tradicional. La belleza, para A. Tutunov, no es solo aque- llo que conmueve, que trae la satisfacción estética, sino también lo que ablanda el alma, lo que hace conocerse a

sí mismo, buscar a Dios, intentar unirse con Él. Ella es el

propósito más alto de todos sus inicios y hechos creati- vos. Y él trabaja con una responsabilidad exclusiva, con el sentimiento de que lo vigila incesantemente el ojo insom- ne de la Suprema Sabiduría.

En la iconografía, como también en otras obras del pintor, no existe un patrón cierto de la belleza. Él encuentra lo hermoso, o en la profundidad del corazón del hombre,

en el sonido de la música perfecta, o en la yurodividad

(extravagancia sagrada), o en la resaltada irregularidad de líneas. La imagen de la belleza es increíblemente variable:

inconstante y flexible. Parece que la búsqueda de esta imagen involucra todos los esfuerzos creativos del maes- tro, toda su energía interior, el ardor inextinguible de

su corazón. Y está la certeza de que la búsqueda seguirá mientras ese corazón lata.

Precisamente eso es lo que ha hecho la vida de Andrei Andréyevich contenida y feliz, la ha reconfortado con la alta luz de la gracia de Dios, cuya partícula se concede a cada persona que se detiene ante sus lienzos.

Andrey Tutunov es de aquellos maestros que constan- temente vuelven a los años infantiles: el
Andrey Tutunov es de aquellos maestros que constan-
temente vuelven a los años infantiles: el tiempo de los
primeros descubrimientos, de admiración pura, intacha-
ble y sincera de las maravillas del mundo. Quizá por esa
razón, siempre con muchas ganas y con afán excesivo,
pintaba cuadros de niños y adolescentes cuyos ojos
atentamente se fijan en el entorno (‘Pescador con su hijo
enfermo’ (1963), ‘Retrato de una chica’ (1960), ‘Una
joven del pueblo’ (1960), ‘La joven con pelo de lino’
(1989), ‘Mis invitados’ (2006), ‘La vida por todas partes’
o
(2008)).
Parece que él puede repetir en pos del célebre Picasso: ‘Ya
con 14 años pinté como Rembrandt, y solo con cuarenta
años he aprendido a pintar como un niño’.
Serie de obras: ‘Los peregrinos bogomilos’
y solo con cuarenta años he aprendido a pintar como un niño’. Serie de obras: ‘Los
y solo con cuarenta años he aprendido a pintar como un niño’. Serie de obras: ‘Los

49

|

LEÓN NIKOLÁYEVICH TOLSTÓI, ¡UN DIOS BOGOMILO! ¿ACASO NO ES un ‘NARIZ BULBOSA, LABIOS COMO UN TUBITO’?

50

|

Juan de San Grial

LEÓN TOLSTÓI

EN BUSCA DE LA BONHOMIZACIÓN

* Versión del artículo ‘León Nikoláyevich Tolstói y la vela en el corazón de la buena gente’ (publicado en el libro ‘La dinastía de los desposines en el trono ruso’, Moscú, 2012)

51

Т olstói vio el inicio arquetípico del pueblo ruso. La

divinidad no se va a ninguna parte, sino que habita

entre los puros y justos. ¡Cuántas perlas fueron depo-

sitadas en nuestro tesoro mnemónico popular!

Un pensamiento simple iluminó al clásico de la literatura rusa: para hallar la paz, hay que buscar la bonhomización. Su origen radica en otra civilización, en Hiperbórea. ¡Hay

que renunciar a las variadas serpientes de bronce y a otras quimeras venenosas que se hacen pasar por el bien cuan- do no traen al ser humano más que depravación, descom-

posición y mal

!

Acerca de la bonhomización, Tolstói recibía cartas del dujobor Peter Verigin, gran anciano blanco hiperbóreo. Este pasó 15 años de destierro en su ‘solovkí siberiano’ del destie- rro. Una persona, pues, que tenía cosas en común con León.

Verigin consideraba a León un amigo y maestro. Siguie- ron manteniendo correspondencia también después de

la emigración de los dujobores a Canadá, donde Verigin

encabezó una comunidad.

A

León Nikoláyevich le ofendía cuando se hablaba sobre

él

como de un gran escritor. Y cuanto más eran ensalza-

das Guerra y paz, Ana Karenina y otras novelas y relatos, tanto más se indignaba:

‘¿Cómo están tan ciegos? ¡No quieren aceptarme en el presente, tal como soy ahora! ¡El Tolstói espiritual surge del literario de forma natural!’.

En la ortodoxia tradicional, León permanece poco tiempo. Allí no encuentra más que el rito que encubre un mal no superado. ‘Alrededor hay encarnizamiento, soledad, distancia. No hay nada más que magia ritual’ —resume en sus diarios. A los amigos verdaderos, los encuentra entre el pueblo como, en la figura del cristo popular, al cristover (dujo- bor) Peter Vasilevich Verigin. Por aquel entonces, muchos querían trabar amistad con León N. Tolstói, se confesaban tolstoianos. Pero entre ellos no había candiles, no había moradores de los aposentos espi- rituales, por eso Tolstói desconfiaba de ellos. Pero a Peter Verigin, lo llamaba tiernamente su querido amigo y hermano.

Peter Verigin, un cristo vivo

Peter Verigin, el predilecto de León Nikoláyevich, era 34 años menor que él. Sin embargo, a pesar de esta diferencia de edad, se instruían el uno al otro. Peter se dirigía a Tolstói como: ‘nuestro buen amigo’. Y para Tolstói, Peter era un cristo vivo. De él escuchaba atentamente los cuentos y leyendas hiperbóreas, donde los cálicas errantes (peregri- nos rusos) eran siempre refinados maestros, en los que se inspirarían las tramas de sus obras. Imprime esta sabi- duría en sus cuentos para el pueblo y en los materiales didácticos para los niños que va escribiendo y editando en gran cantidad.

|

52

| 52 PETER VERIGIN, ES UN UNGIDO DUJOBOR, EL CRISTO DEL PUEBLO, EL MÁS BONDADOSO Esta
| 52 PETER VERIGIN, ES UN UNGIDO DUJOBOR, EL CRISTO DEL PUEBLO, EL MÁS BONDADOSO Esta

PETER VERIGIN, ES UN UNGIDO DUJOBOR,

EL CRISTO DEL PUEBLO, EL MÁS BONDADOSO

Esta . es la reputación de Tolstói entre los popes: el alta- nero, es decir, el que no se arrepiente, el que se considera digno de investigar las escrituras sin autorización, el que

niega la tradición, a los padres santos

León Tolstói aprende de Peter Verigin. Conversa con él en el modo más delicado y modesto, derrama tanta bondad que Peter, llorando lágrimas enternecidas, le escribe:

Pero en realidad

‘Mi más bondadoso León Nikoláyevich, ¿cómo puede Usted considerarme a mí su maestro? Soy yo quien debe postrarse a sus pies. La plenitud de Cristo habita en Us- ted. ¡Usted es el gran ungido perseguido!’.

y está encendida una vela en el corazón espiritual

Las autoridades persiguen a Peter por su condición de

dujobor: es un líder demasiado brillante. Los fariseos se

, adora a la gente. En la frontera de los siglos XIX y XX mi- les de parroquianos, comenzando a ver con claridad, aban-

encarnizan

la gente le adora. También él, por su parte,

donan los templos y acuden a los dujobores: ¡hay otra fe, bondadosa, hay otro Dios, otro sacerdocio, otros pastores!

El ungido dujobor no quedó excluido del Segundo Golgo- ta de Solovkí. A Peter Verigin, por una acusación falsa, lo deportan a la ciudad de Kola, provincia de Arcángel (no lejos de las islas Solovkí). Allí le esperan pájaros solares, halcones celtas, la migración de los hiperbóreos

Peter, encadenado por grilletes y esposas, literalmente bebe del cáliz solar. No le perturban las gélidas tempera- turas ni el hambre feroz ni la celda solitaria.

Cuando en el corazón espiritual está encendida una vela, todo el ser emana fragancia y se alegra.

En el año 1894, Peter Verigin es internado en la Butyrka, prisión de Moscú: con escolta, de un destierro a otro. Lo someten a un contrainterrogatorio, en el que participan un gendarme, un pope y un ejecutor de justicia cualquiera de la plantilla. Premeditan cómo torturarlo (Butyrka tenía entonces la fama de una casa de tortura de alta ‘categoría’)

León Tolstói, en contra de la voluntad de Sofia André- yevna y de los hijos de ambos, viaja a Moscú para visitar a su querido amigo. Durante tres días no se aparta de la prisión. Con ojos espirituales ve a Peter y se comunica con él. Pero la cita física fue denegada. Ni siquiera su fama mundial como escritor le valió. Tolstói llama a las puertas de la prisión, no le dejan entrar. Escribe peticio- nes a la familia real, tampoco obtiene respuesta

Mientras tanto, Peter está preso en una сelda de Bu- tyrka, no lejos de aquella donde posteriormente fueron ‘hospedados’ mi padre Yákov y Serafim, el patriarca de Solovkí.

Butyrka era el lugar destinado para los ungidos herederos. Tiene cámaras oscuras especiales, para la nochecita oscura, la nochecita de bodas, cuando las velas están encendidas en el corazón afligido de la novia y viene el Novio, pasan- do entre las rejas de la cárcel y por las puertas de cerrojos de hierro fundido, adormeciendo a los guardias atentos que controlan al preso por la mirilla

¡El mundo es bondadoso!

León Nikoláyevich se inquieta, se desespera. Siente la

presión de la la familia, le persigue la quimera del ‘gran

escritor’

consigue deshacerse de él.

En esta desesperación, Tolstói escribe a Peter Verigin:

Por mucho que rechaza su pasado literario, no

‘(

)

pues, la vida terrenal es transitoria y no tiene ni sen-

tido ni objetivo’. El joven Peter le responde desde su destierro siberiano:

‘No estoy del todo de acuerdo con Usted, querido León. La Tierra es un don maravilloso de nuestro Altísimo.

|

El mundo es bondadoso. El objetivo de la vida del ser hu- mano en la Tierra es no hacer el mal, guardar al corazón de la maldad. ¡Ese es el gran objetivo, León Nikoláyevich!

СUANDO EL HOMBRE SE HACE BONDADOSO, TAMBIÉN LA TIERRA SE HACE MÁS BONDADOSA Y LE REGALA FRUTOS INTERMINABLES, ASÍ QUE NO HACE FALTA APLICAR ESFUERZOS ESPECIALES PARA ELLO. Y ENTONCES, LA VIDA, RODEADA DE GENTE BONDADOSA, TAMBIÉN SE HACE BUENA’.

¡Así habla un preso que fue torturado más de 10 años en prisiones y destierros!

¡He aquí nuestro bonhomismo 1 eslavo arquetípico! ‘Guarda virginalmente tu corazón del mal y hazte uno con nuestro Padre altísimo y con la purísima Madrecita Doradita’.

Peter Verigin se ha convertido en una fuente del consuelo verdadero para León Tolstói. Tolstói literalmente deifica a Peter y sufre apenado por el acoso al que lo han someti- do. Proyecta una serie entera de novelas sobre él. Quiere envolver los pensamientos del ungido en formas verba- les, exponer detalladamente la misteriosa manera de ver luminosamente que tenía la buena gente. Casi es el único en toda Rusia que intrépidamente defiende al deportado Peter Verigin en sus cartas y artículos:

‘¡Su culpa consiste tan solo en haber vivificado el espíri- tu en sus compañeros de fe —cristianos estancados en sus creencias— y en haber despertado la auténtica vida cristiana! Sus discípulos no beben, no fuman, no comen carne, rechazan la violencia. Su única culpa consiste en ser un cristo vivo. Pero, ¡mirad qué ventajas tiene la vida bondadosa y pura! ¡En sus comunidades la tierra es fértil, la gente no enferma!’.

Tolstói acaba siendo ridiculizado. Y, León Nikoláyevich, comprendiendo que cuanto más sale en defensa de Peter Verigin, más daño le causa, se entrega a las lágrimas de anciano y a la oración.

‘Házte más bondadoso, y miles se salvarán a tu alrededor’

En sus sufrimientos, Peter Vasilevich solo se hace de hora en hora más luminoso y bondadoso. Cuanto más lo quiere enojar y encolerizar el maligno, de mayor bondad se llena, para recibir finalmente la corona del vencedor

Y también se convierte en un llorante. Llora porque prevé: pasarán unos años y los jerarcas eclesiásticos que ahora están preparando los campos de concentración de Siberia para la buena gente, serán presos en sus propias cárceles

2

1

Bonhome (cat.) – el hombre bondadoso. Así se nombraban los cátaros medievales, quienes eran la rama occidental de los bogomilos.

Pronto se materializa su previsión. Después de 1917, los bolcheviques destierran a Obdorsk, la provincia de Tobolsk —al mismo pueblo donde estaban sufriendo los presos— a los jerarcas eclesiásticos, aquellos quienes ante- riormente calumniaban, feroces, a los cristoveres

Peter recibe a sus así llamados enemigos con alegría:

‘Consuélate, hermano abad. Afeita tu barba de pope y hazte más bondadoso. Entonces todo el mal se retirará, y la vida se tornará luminosa. El maligno perderá su poder sobre ti. De balde serán para ti las cadenas y los hierros,

los caminos bajo escolta y el bodrio con escupitajos de los

guardas

Bonhomízate y miles se salvarán a tu alrededor’ 3 .

‘¿Dónde vive tu Dios?’

Han llegado a nuestros tiempos las cartas de Peter Veri- gin dirigidas a diversas personas de todo el mundo, entre ellas también a los grandes maestros. Aquí está lo que escribe Peter Vasilevich a Tolstói:

‘Hace poco tiempo, la misma Santísima Teoengendradora se le apareció a un campesino cuando iba al bosque a por leña. ¿Y en qué piensa Usted que le instruyó Ella? ¿En construir un templo y rezar? ¡No! Le instruyó sobre el servicio desinteresado a la gente, sobre cómo apreciarla, dar el beso de saludo pascual al encuentro, no hacer mal

’.

¡Resulta que la Madre de Dios verdadera es bogomila y dujobora! No es partidaria de los ortodoxos romano-bi- zantinos (dando mensajes de tipo ‘construid templos y rezad’), sino de los simples campesinos y bellas doncellas, con trovadores y menestriles, ¡esas son las personas a quienes acompañaba la Madre Divina! ¡Hubo una gran multitud de apariciones semejantes!

Los cristoveres eran guiados de lo alto. La Madre Divina no los abandonaba ni en el Altái ni en Siberia ni en Solo- vkí ni en el rio Amúr, ni en Ucrania ni en el Cáucaso

Como ejemplo, citaré un fragmento de la disputa que tuvo Peter Verigin con los misioneros ortodoxos. Los últimos inquieren:

—Se dice de vosotros que no adoráis los iconos, ¿acaso no reconocéis los templos? Entonces, ¿en qué consiste vuestra fe?

—¡EL HOMBRE ES UN ICONO VIVO! La Divinidad inunda la existencia desde sus formas más elevadas hasta las inferio- res, vegetales y animales.

2

Melenti Yakimov, el obispo de Riazán, en el III Congreso misionero de la Iglesia Rusa (1897) propuso el proyecto de organizar en Siberia los campos de concentración para mantener en ellos a los bautistas-shtundistas. La ironía trágica consiste en el hecho de que entre los primeros presos del primer campo de concentración soviético estaban los sacerdotes ortodoxos, incluso algunos miembros de aquel congreso misionero.

3

Precepto del anciano Serafim de Sarov.

53

|

—¿Entonces, donde está tu Dios? El nuestro vive en la eucaristía, en los iconos, en la Tradición Apostólica, en la Escritura Sagrada. ¿Y tu Dios, dónde está?

—Nuestro Dios es amor. Y vosotros, hermanos (¡a sus enemigos los llama así, como discípulo verdadero de Cris- to!), sabéis qué es amor. En vuestro corazón entendéis que el amor supera otros idiomas humanos. Pero a vosotros os conviene confundir la cabeza de las personas con iconos, rituales y templos, mantenerlas en la oscuridad y esclavi- zarlas, en esto consiste vuestro objetivo. Me apeno tanto por vosotros. ¡Pero recuperad también vosotros la vista! ¡Convertíos en buenos pastores, sacerdotes del amor!

La gente del siglo XXI

Manteniendo el diálogo con Verigin, Tolstói comienza a comprender: ¡los dujobores son la manifestación de Cristo en el mundo contemporáneo!

Cuanto más orientado hacia el mal está el poder esta- tal, más encarnizadas son las persecuciones a los buenos

54 hombres. Los ahogan en agua, apalean hasta la muer-

mente, los bravos jóvenes y sus bellas mujeres. Y son tan bondadosos que nadie puede pasar por su lado sin detener- se. La gente se queda prendada de ellos, desea imitarlos’.

León Tolstói siente admiración por ellos y por la compren- sión que tienen los dujobores-bogomilos de la libertad,

igualdad y hermandad. La libertad se determina por la con- ciencia espiritual, que afina la lira interior a modo de hacer

el bien. La bondad hace libre a la persona, el mal la apresa.

‘Libérate a ti mismo desde tu interior y te acercarás a tener

la libertad exterior e independencia —escribe León Niko-

láyevich en su diario. —Si el hombre está libre de mal y no

teme la muerte, es imposible convertirlo en un esclavo’.

Tolstói no solo admira los corazones-templos de los dujo-

bores, en los que habita la divinidad de Cristo, sino también sus vestidos y su aspecto. ¡Qué rostros tan particularmente afables, qué apariencia de solemnidad pacífica! El sosiego

y la paz en sus conversaciones, sin signo de pasiones os-

curas, como si fuera un pueblo descendido desde lo alto.

Él reconoce en los bogomilos rusos el arqueti- po nacional. Los dujo-

te con remos, maldicen, queman sus ermitas hasta los cimientos junto con los antiguos libros hiperbóreos Mientras insisten en ser ellos los transmisores del mensaje acerca del Dios bondadoso y afirman que

EL MAL ESTÁ AL SERVICIO DEL BIEN.

¡NUESTRO PADRE BONDADOSO NO CONSIENTE EL MAL PARA HUMILLAR AL HOMBRE, SINO PARA bonhomizarlo, OFRECERLE UNA NUEVA EXPERIENCIA ESPIRITUAL, CORONARLO COMO VENCEDOR DEL MAL MUNDIAL!

Hasta treinta años pasaron los amantes de la bondad en- carcelados en celdas y presidios. En los tiempos de la za- rina Isabel (1741-62), los atravesaban con bayonetas como

a espantapájaros, así que caían sin emitir ningún sonido, y sus almitas se elevaban volando a la Slavi 4 luminosa

Con respecto a los zares, los dujobores hacían una distin- ción. Si el zar era bondadoso y amaba a la gente, entonces era de Dios. Así estimaron a Alejandro I: prohibía persecu- ciones de heterodoxos, concedía exenciones. Nicolás I, quien le sucedió, fue un gendarme e inquisidor. Nada más sostuvo el poder, castigó a los decembristas y, después, se lanzó contra los cristoveres. Los echó de los lugares habitables y los envió a las tierras pobres de Crimea y de Transcaucasia, donde fueron atacados por las incursiones turcas

donde fueron atacados por las incursiones turcas A donde quiera que los desterraran, los dujobores
donde fueron atacados por las incursiones turcas A donde quiera que los desterraran, los dujobores
donde fueron atacados por las incursiones turcas A donde quiera que los desterraran, los dujobores
donde fueron atacados por las incursiones turcas A donde quiera que los desterraran, los dujobores
donde fueron atacados por las incursiones turcas A donde quiera que los desterraran, los dujobores
donde fueron atacados por las incursiones turcas A donde quiera que los desterraran, los dujobores
donde fueron atacados por las incursiones turcas A donde quiera que los desterraran, los dujobores
donde fueron atacados por las incursiones turcas A donde quiera que los desterraran, los dujobores
donde fueron atacados por las incursiones turcas A donde quiera que los desterraran, los dujobores

A donde quiera que los desterraran, los dujobores prosperaban. La

tierra los amaba. Fuese como fuese el desierto al que les confina- ban, literalmente empezaba a dar frutos hermosos al cabo de pocos años. ‘Viven con abundancia, pero su modo de vida es espiritual. No beben, no fuman, no tienen enfermedades. Se visten aseada-

|

bores, resume, representan una raza especial, una nacionali- dad misteriosa. Son los eslavos verdaderos, procedentes de

Slavi

Cuando en el año 1897 se anuncia la institución del Premio Nobel, Tolstói se dirige a los periódicos de Estocolmo con una carta abierta, haciendo una llamada a entregar el Premio Nobel de la paz a los cristoveres —¡a Cristo en persona!

Sí, el primer premio de la paz, con ayuda del buen ancia- no León, se concede a Cristo de Jerusalén

‘¡Es la gente del siglo XXV!’ –dice con admiración.

Y al final de su vida, León, al emprender su última fuga, que terminó en la estación Astápovo, no se precipitó al encuentro de su hermana, la condesa-abadesa María, en el convento de Shamordino, sino al encuentro de la buena gente bogomila. Muchas veces había pedido a su esposa dejarle marchar en paz con sus amigos y hermanos espiri- tuales, pero Sofía estaba en contra.

y hermanos espiri- tuales, pero Sofía estaba en contra. 4 El destino de los divinizados (panteones),
y hermanos espiri- tuales, pero Sofía estaba en contra. 4 El destino de los divinizados (panteones),
y hermanos espiri- tuales, pero Sofía estaba en contra. 4 El destino de los divinizados (panteones),
y hermanos espiri- tuales, pero Sofía estaba en contra. 4 El destino de los divinizados (panteones),
y hermanos espiri- tuales, pero Sofía estaba en contra. 4 El destino de los divinizados (panteones),
y hermanos espiri- tuales, pero Sofía estaba en contra. 4 El destino de los divinizados (panteones),
y hermanos espiri- tuales, pero Sofía estaba en contra. 4 El destino de los divinizados (panteones),
y hermanos espiri- tuales, pero Sofía estaba en contra. 4 El destino de los divinizados (panteones),
y hermanos espiri- tuales, pero Sofía estaba en contra. 4 El destino de los divinizados (panteones),

4

El destino de los divinizados (panteones), glorificados desde lo alto.

Los bogomilos rusos en Canadá

La buena gente tenía gran popularidad entre el pueblo. Pero los fariseos la persiguieron hasta principios del siglo XX.

En el año 1897, el Sínodo toma la resolución malvada de aco- ger a los hijos de los ‘sectarios’ y educarlos en sus orfanatos 45 .

Los destierran a Siberia, separados los hombres de las mujeres. Viven en Yakutia, en un lugar perdido, a donde ni siquiera llegan las cartas Sí, el segundo Gólgota

Peter Verigin se dirige a la emperatriz: si en la patria se prohibe vivir con respeto a la fe, entonces, por Dios, que nos permitan marchar. Y Alejandra Fiódorovna dio su permiso. Siete millares y medio de dujobores se marcharon a Canadá. Tolstói les pagó los billetes cargándolos a su cuenta personal 56 .

Los destierran a Siberia, separados los hombres de las mu- jeres. Viven en Yakutia, a donde ni siquiera llegan las cartas

Los echaron, expulsaron más allá de los límites de Rusia a los amantes de la bondad y, como hace un tiempo a los bogomilos medievales, otra tierra los acogió. Canadá no solo aceptó hospitalariamente a los dujobores: se entusiasmó con el arquetipo hiperbóreo de la buena gente.

Los llamaron ‘otra raza’. ‘Qué honor: ¡la gente bondadosa descendiente de los cielos! Gente así no se encuentra ni por asomo. ¡Bienvenidos!’

Desde el embarcadero saludaba la muchedumbre que los recibía. Pero ¡qué sorpresa se llevaba cuando los que baja- ban desde la cubierta del barco se postraban ante sus pies!

—¿A quién saludáis, gente buena? —¡A la Divinidad saludamos, al Cristo que vive en cada uno de vosotros! Os agradecemos como a nuestros vivos salvadores. ¿Acaso no fue Cristo quien os infundió la idea de darnos un refugio para aliviarnos de las persecuciones? ¿Acaso no sois la Virgen que aceptó a Cristo perseguido?

No imaginéis que en Canadá la vida fue fácil. Hubo quienes fueron a por ellos y los pusieron a prueba. A

veces sucedía así: llegaba un huésped e intencionada- mente hacía gala de las formas americanas: poniendo sus pies sobre la mesa, escupiendo al suelo, fumando,

Los dujobores se mantenían

diciendo obscenidades

firmes, contestando con amor multiplicado. Otros trataban de cabrear a los jóvenes dujobores, pero estos no se dejaban vencer por la provocación.

5

El edicto de quitar niños a los molokanes y educarlos en los orfana- tos se cumplía aun en el reinado de Nicolás II.

6

Desde el año 1881, Tolstói no cobraba dinero por sus obras literarias (sus honorarios estaban a disposición de Sofía Andréyevna), pero a partir de entonces él la apartó de su regla.

55

|

Los canadienses terminaron cediendo ante la evidencia y reconociéndolos como gente buena y santa.

El respeto a la tierra

Los dujobores tenían un respeto particular por la tierra. Al igual que el mar, es la madre que da a luz inmaculadamente.

¡La fe arquetípica! Se trata del matrimonio con la tierra: para el campesino es más importante que el matrimonio humano.

La tierra es un alma viva. Siente delicadamente cómo se la trata. Si amas la tierra, la bendices y rocías con lágrimas

enternecidas, entonces ella devuelve cien veces más frutos,

y, de su parte, ama, guarda y da amparo. La tierra de los malvados no fructifica, por mucho que tengan campe- sinos de servidumbre. Mientras las tierras de la gente

bondadosa son ricas con abundancia.

56

La entrada a la inmortalidad

Es admirable cómo los dujobores comprenden el destino

del alma en la eternidad.

El ser humano debe trascendera la inmortalidad estando todavía en la Tierra a la inmortalidad (liberarse del trauma del miedo a la muerte) para después poder ir a los mun- dos bondadosos donde no hay descomposición ni pecado ni mal. Por eso, la primera labor, importantísima, es LA RENUNCIA DEL MAL y el esfuerzo infinito en dirección del bien. Otra cosa no menos importante es LA ENTRADA A LA

INMORTALIDAD.

Peter Virigin reflexionaba: ‘El conocimiento sobre la in- mortalidad es muy importante, porque con este se supera

el miedo. ES IMPORTANTE VENCER LA MUERTE TRAS LA LA- BOR DE LA INMORTALIDAD EFICAZ Y DEL FORTALECIMIEN- TO DE LA VISIÓN DEL MUNDO PROPIA DE LOS INMORTALES’.

Los sinodales calumniaban a los dujobores: decían que se habían apropiado de la doctrina de los iconoclastas, los ‘judaizantes’, los budistas, etc. Y en realidad, los budistas habían tomado su antigua doctrina sobre la inmortalidad del alma de las mismas fuentes que nuestros cristos dujo- bores: de la sabiduría de los hiperbóreos.

Los hiperbóreos enseñaban: los hombres justos traspasan

a los mundos claros y se hacen divinidades, y después

descienden —como cristos mayores y menores— a los campos de concentración de la Tierra, en su anhelo de afirmar más y más la luz en medio de la oscuridad y la libertad en medio de la esclavitud predominante.

Los acosan sin descanso, pero no pueden hacer contra ellos nada. La gente buena busca que su ser interior se ilumine y que puedan ver a Dios en el prójimo. Una vez alcanza estos nobles objetivos, ¡el ser humano se transfigu- ra, se ilumina y empieza a brillar desde el interior, convir- tiéndose en un ejemplo magnífico para todo su entorno!

La escuela de i nterpretación musical de J uan de San Grial

A ño 1210

Esta fecha está tallada

en una estela erigida en la mon-

taña de Montsegur, en el sur de

Francia. En el siglo trece, año diez. Es una fecha señalada porque indica el comienzo de la intensificación de las cruzadas cruentas y de las hogueras

de la Inquisición contra la pacífica población autóctona de la región:

catalanes, franceses, descendientes de griegos, celtas y otras naciones que desde tiempos inmemorables moraron en este rincón de la Tierra lleno de gracia, llamándolo ‘mi salvación’, es decir Montsegur. Su modo de vida —abierto y hos- pitalario— cultivaba las ideas del bien, del amor y de la libertad. Por su naturaleza, estos hombres fueron conocidos como cátaros (del griego katharos – ‘puro’). Pues, ¿qué ca- racteriza a nuestro siglo XX-XXI?

|

EL Evangelio

pianístico

LUDMILA

DOBROSMYSLOVA

profesora

del Conservatori o

(Rusia)

superior

57

El Grial musical. La interpretación sobreiluminada de las ‘32 variaciones’ de Beethoven

¿Qué nos enseñaron las lecciones de Historia?

Las guerras más crueles, la dis-

cordia entre naciones, las catás-

trofes ecológicas

ha borrado la espiritualidad. Los criterios morales desvirtuados hasta el cinismo y la desvergüenza total. También, las tradiciones cultura- les del pasado, desdeñadas por la llegada de la cultura pop de masas. Cabe destacar también que el nivel actual de educación en las escuelas ha descendido drásticamente con respeto al nivel que era orgullo de la escuela nacional.

‘¡Me lamento por Rusia!’ —como lla- mó su libro, publicado en los años 90, Aleksandr Lebed, el ex-gobernador de Krasnoyarsk, perecido en un acciden- te de helicóptero

El ateísmo que

¿Acaso todo es oscuro, sin salida ni perspectiva? Si, ¡tenemos una élite in- telectual que ha preservado sus raíces genéticas, la juventud esperanzadora y sensata, los niños talentosos de quienes depende el futuro de Rusia! Existe una espiritualidad que se rege- nera, la más antigua y siempre nueva, la de la Ecclesia cátaro-bogomila de padre Juan y sus numerosos seguido- res, herederos, partidarios.

La música es la lengua de las divinidades

El escritor, el poeta, el filósofo que ha conocido con su corazón los sufri- mientos de los mártires del Gólgota

de Solovkí, autor de más que 500 (!) libros —muchos de los cuales están traducidos en otras lenguas—, el bea- to Juan de San Grial, el profeta más misterioso, incansable buscador de Dios, acumulador del Santo Espíritu más allá de los cánones, ungido de la Madre Divina, que formó a una pléyade entera de melquisedeques. El anunciador de la futura nueva civili- zación que llegará en el siglo XXI.

La creación artística literaria de padre Juan es inagotable. Posee una riquísima erudición, una extremada sensibilidad, el don de la profecía que penetra en todos los escondrijos re- cónditos del alma humana. Con solo echar una mirada a su interlocutor, ya sabe todo sobre él.

Así ocurrió en el encuentro con María Yúdina, pianista reconocida

|

58

internacionalmente, en una iglesia de Moscú (Nikola-na-Kuznetsaj). Se cruzaron miradas abrasadoras, y se ataron lazos providenciales que

llevaron, al pasar decenas de años, a un resultado inconcebible, la apari- ción feérica de un libro que p. Juan creó en una semana: El evangelio pianístico de María Veniamínovna

Yúdina. Llamándola teogendradora del piano, califica a su Bechstein como ‘lira cátara’, con ayuda de la cual se descubren sentimientos arquetípicos, universales y sempiter- nos, se desenmascara la mentira y la injusticia, se defienden los justos perseguidos.

No casualmente, incluso Piotr Tchai- kovsky llamó un día a Mozart ‘cristo musical’. De forma analógica, el pia- no de cola no es solo un instrumento

para extraer bellas resonancias, sino que es, según define p. Juan, un altar musical. El lugar sagrado para un he- raldo, defensor y adepto de la cultura musical que es capaz de transfigurar el mundo.

El hecho de que p. Juan recurriera a estudiar el camino pasional de María

Yúdina —quien afirmó la salvación espiritual mediante la música (el libro famoso de la pianista tiene por título:

Usted se salvará a través de la músi-

ca)— y la creación de W. A. Mozart —uno de sus compositores predi- lectos (entre los últimos libros de p. Juan está Mozart, el cristo musical)—, se debe a que la música es el lengua- je de las divinidades. Despierta las raíces arquetípicas profundísimas del hombre, hace vibrar y descubrir su alma, evitando barreras psicolingüís- ticas y racionalistas abrazadas por la palabra.

Por eso fueron desterrados y perse- guidos los minnesíngeres, los rapso- das, los bardos, los menestriles. En Rusia: cálicas andantes, escomoroji, bufones de ferias, tocadores de gusli que hacían llorar o reír, afligirse o alegrarse, indignarse o elevarse. Su creatividad oral, que burlaba el ojo vi- gilante del censor, influía en la esfera emocional-sentimental del hombre,

eliminando ‘los bacilos del mal’, lim- piando y aclarando las esferas espiri- tuales interiores, es decir, realizando una catarsis.

En el Grial musical

La manifestación del catarismo en la creatividad musical profesional está expresada con mayor plenitud, según la opinión de p. Juan, en las com- posiciones de Mozart, Beethoven, Tchaikovsky y Haydn, cuyas obras él mismo interpreta, con un amor insuperable llamado Minné (de esta palabra derivó el término minnesín- ger). Su interpretación es grabada en CD para poder ser escuchada por miles

de oyentes que anhelan oír la voz de una confesión mínnica divinamente revelada, que rompe los estándares

y patrones establecidos de la actual percepción del mundo y abre los

castillos interiores del hombre, extre- madamente sagrados. Si uno recurre

a la música que trae la purificación

del farisaísmo, del mammón, de la fornicación, del acaparamiento, de la usurpación y de otras manifestacio- nes negativas; la música que predica el bien, el amor, la belleza no terre-

nal, la pureza; se vencen las quimeras

y tentaciones.

Cumpliendo su misión de ungido mírrico, p. Juan sigue trabajando en su nuevo libro: El piano como orfeón, con ayuda de la flauta mágica y de la campanilla dorada que tiernamente tintinea en sus manos milagrosas.

Este libro no es un tratado pseudo- científico de una persona sabia, de un historiador de música que revuelve los archivos polvorientos. Es la voz del corazón, cubierto de heridas por

el sufrimiento de la tragedia de la no aceptación y la no comprensión; la voz que emerge sinceramente desde lo más profundo del alma y se envía

a la humanidad en nombre de su

salvación y transfiguración espiritual interior.

Refiriéndose a los músicos y expo- niendo su propia experiencia como intérprete (ha tocado casi toda la bi- blioteca musical de sus compositores predilectos: tanto las sonatas, como las sinfonías y la música de cámara transcritas para cuatro manos), p. Juan dice:

LA MÚSI CA VERDADERA, LA ARQUETÍPICA, EN LA QUE EMPIEZA UNA ORACIÓN MÁS ELEVADA, LA SILENCIOSA, ESTÁ MÁS ALLÁ DE LAS ESFERAS DE CUALQUIER SENSUALISMO. SON LAS ESFERAS DEL HESICASMO DE ATHOS Y DEL CORAZÓN IN MACU LADO DE LA MADRE DIVINA QUE SUENA EN EL GRIAL MUSICAL’.

Afirma que la música de Beethoven, extremadamente humanística, no in- terviene simplemente en defensa del hombre, sino que lo manifiesta como el valor más alto en el universo. La idea de la fraternidad y de la unión en las entonaciones de la oda schilleriana ‘no es una masonería literario-mu- sical, sino el desenlace normal de la búsqueda de las esferas que superan lo humano y, en realidad, son las únicas que le pueden traer beatitud, alegría y paz’.

Entre las interpretaciones más conmovedoras de p. Juan, está el Cuarteto n o 15 de Mozart, una de las obras más trágicas, una música increíblemente pasional. Los Adagio de Mozart son un canto de cisne continuo, la despedida de aquel que se va, no una pérdida personal del prójimo inapreciable, sino el lecho de asunción

No hay razón por la que relatar todo el contenido de este libro. Se ha de leer comprendiendo, siempre más y más, su sentido recóndito. Nadie mejor que su autor para hablar sobre

|

la música que emana del alma del

músico-cantante, músico-poeta, mú- sico-Orfeo que predica en el altar de su amado piano-orfeón.

¿Cómo llegar en la interpretación, al Mozart original y aútentico? ¿Cómo concebir lo que no está escrito en

la partitura? ¿Cómo evitar el mara-

tón de laureados que provoca a los jóvenes interpretes tocar de forma ra- pidísima, virtuosísima, sin adentrarse mucho en el sentido espiritual de las obras y convirtiendo la música en una sección más del programa olímpico?

El intérprete debe tocar —dice padre Juan— de modo transcedente, y no de modo inmanente, incluso para sí mismo. Se han de romper todos los patrones. Olvidar todas las prescrip- ciones de tocar forte, piano, crescendo, diminuendo. Todas estas cualidades, debe tener en su carácter.

Así, el Adagio del 5.º concierto para piano de Beethoven es un reino lumi- noso, en el que no hay mal ni muerte

ni huellas de la diablocivilización ni opresión ni predestinación ni luju-

ria

y el amor superante.

Es absolutamente genial e inaudito

para Beethoven: ¡la escalera de los trinos armónicos ascendentes, exta- siándose de admiración! El primero,

el undécimo,

el duodécimo, el empíreo, el decimo- tercero, la cumbre en la que se halla

No más que el bien dominante

el segundo, más arriba

el reino del Padre del amor.

¡Oh alegría, este reino existe!

Tocar con el corazón

‘La música verdadera toca las viven-

cias y los pensamientos que están ausentes en el orden mundial actual. De una manera u otra, se encuentra inevitablemente con los misterios de

la espiritualidad de la cruz cátara. Es

necesario escuchar la música desde dentro. Entonces, el intérprete podrá sentir tanto ‘más alto’ como ‘más bajo’, surgirá en él de manera involun-

taria, espontánea y supraconsciente. Suena un discurso dulcísimo. Cuando hablo, no pienso en cómo suena la

frase, en voz alta o baja, sino solo en

cómo expresar el pensamiento

Hay que romper el estereotipo: ‘el conservatorio de grado elemental-me-

dio-profesional-superior, de postgra-

do-cátedra

que han terminado los estudios de postgrado, los elegidos’.