Está en la página 1de 7

BATIMETRÍA

Un Batimetría es el levantamiento del relieve de Superficies Subacuáticas, ya


estemos hablando del fondo del mar, como cursos de aguas, lagos, embalses, etc.
es decir, la cartografía de los fondos, como si se tratara de un terreno seco.

Al igual que en los levantamientos convencionales, se hallará las coordenadas (X,


Y, Z), de manera que pueda describirse los fondos y todas aquellas anomalías que
en ellos puedan existir. Desde siempre han destacado las cartas de navegación,
donde se plasmaban las zonas donde era posible navegar y donde era imposible
saberse de otra manera.

Las mediciones batimétricas, tienen sus orígenes en el pueblo egipcio, quien con
el uso de piedras atadas a cuerdas, examinaban la profundidad del fondo y han
ido evolucionando hasta la fecha, donde haciendo uso del sistema de
posicionamiento global (GPS) y técnicas sónicas utilizadas a la vez, se hallan las
coordenadas al instante.

Esta batimetría ha ido evolucionando mucho en Topografía.


Hasta la aparición de GPS, la batimetría se dividía, como todos los trabajos, en la
obtención de la planimetría por una parte y la altimetría por la otra, lo que
podemos denominar, Topografía clásica.
En ésta, primero, se realizaban una serie de trabajo topográficos para poder
representar la línea de costa y en la segunda fase, se realizaba el levantamiento
submarino.

Una vez determinadas las bases desde la costa, se hallará el levantamiento


batimétrico en dos fases:
- Determinación de la posición de la embarcación.
- Determinar la cota submarina o Sondar.
Estos datos, se representarán gráficamente sobre un plano, formando el plano
submarino referido a la costa.

En la actualidad, existen muchas maneras de representar el fondo de un terreno


cubierto por agua, pero la sincronización entre GPS y las sondas, hace que la
precisión aumente y que la capacidad sea mucho mayor.

Además de este tipo de obtención, cabe destacar otros métodos:


- Batimetría fotogramétrica. Limitado a aguas muy poco profundas, donde se
obteniene un error muy pequeño.

- Batimetría por procedimientos fotográficos. Consiste en estudiar la variación


del espectro visible, con fotografias en diversas condiciones desde aeroplanos. Se
limita a aguas poco profundas también.

- Batimetría mediante Láser. Se trata de un sonar que funciona con láser,


permitiendo determinar profundidades entre 2 y 30 metros, con errores de un 1
metro como máximo.

- Batimetría mediante Teledetección. Con el uso de ésta, se han determinados


resultados bastante satisfactorios en mares poco profundos, haciendo uso de
satélites como GEOSAT, LANDSAT MMS, SPOT o RADARSAT.
¿Qué es una batimetría?

Uno de los conceptos más usados en el mundo de la topografía es el de


la batimetría. Por ello hoy vamos a tratar de explicar que es, para que sirve y
como se realizan, de una forma sencilla y con el objetivo de que lo pueda
comprender no sólo una persona que por ejemplo ejerza como topógrafo, sino en
general cualquier persona con un mínimo conocimiento sobre términos o técnicas
topográficas.
Una batimetría es el levantamiento del relieve de superficiales subacuático,
pudiendo ser esta el fondo del mar, de los lagos o de un embalse. Para
complementar esta definición podríamos decir que es la cartografía de los fondos
cubiertos de agua, tal y como si se tratara de una superficie o terreno seco.
A la cuestión de para qué sirve una batimetría prácticamente ya hemos contestado
y es que como hemos dicho anteriormente se usa para conocer la cartografía de la
superficie de un lago o de un mar, que está cubierta de agua por lo que no se
puede proceder con los mismos métodos que usamos en la superficie terrestre.

El proceso de realización ya no es algo tan sencillo como su definición, pero


vamos a tratar de explicarlo de la forma más simple y detallada que podamos.

Como se realiza una batimetría

Al igual que para realizar levantamiento convencional sobre la superficie


terrestre el primer paso para realizar una batimetría será la de hallar las
coordenadas (X,Y,Z) con lo que podremos saber la forma del fondo marina y
plasmarlo sobre un mapa en el que también podríamos ver por ejemplo las
anomalías que pueda tener esta superficie cubierta de agua.

Las batimetrías tienen su origen hace cientos de años cuando los egipcios
arrojaban al fondo piedras atadas a una cuerda para comprobar la
profundidad existente. Hoy en día la topografía es algo muy exacto y este tipo de
levantamientos se realizan mediante el uso del sistema de posicionamiento global
(GPS) y técnicas sónicas que nos ofrecen una precisión muy buena.
Entre las piedras de los egipcios y el GPS han existido muchas formas de llevar a
cabo batimetrías, pero hoy en día salvo casos muy excepcionales no tienen
demasiado sentido. Simplemente para que quede constancia debemos de decir
que existen los siguientes métodos de batimetría; batimetría
fotogramétrica, batimetría por procedimientos fotográficos, batimetría
mediante Láser y batimetría mediante Teledetección.
Una batimetría es un método desconocido para la mayoría de personas que no
tienen ninguna relación con el mundo de la topografía o por ejemplo de la
navegación marítima, pero hoy en día es algo imprescindible para por ejemplo
evitar tragedias en el mar o para determinados procesos que tienen como
protagonistas al mar o a un lago.
la batimetría es el equivalente submarino de la altimetría. El nombre proviene
del griego βαθυς, profundo, y μετρον, medida. En otras palabras, la batimetría es
el estudio de las profundidades marinas, de la tercera dimensión de los
fondos lacustres o marinos. Un mapa o carta batimétricos normalmente muestra el
relieve del fondo o terreno como isogramas, y puede también dar información
adicional de navegación en superficie.

Originalmente, batimetría se refería a la medida de la profundidad oceánica. Las


primeras técnicas usaban segmentos de longitud conocida de cable o cuerda
pesada, descolgadas por el lateral de un barco. La mayor limitación de esta
técnica es que mide la profundidad en un solo punto cada vez, por lo que es muy
ineficiente. También es muy imprecisa, ya que está sujeta a los movimientos del
barco, las mareas, y las corrientes que puedan afectar al cable.

Los datos usados hoy en día para la confección de mapas batimétricos provienen
normalmente de un sonar montado bajo la quilla o en el lateral de un buque,
lanzando una onda de sonido hacia el fondo marino. La cantidad de tiempo que
tarda el sonido en ir a través del agua, rebotar en el fondo y volver, informa al
equipo de la profundidad real. Años atrás, se podía calcular la media de cada uno
de los impulsos individuales de un sonar para confeccionar un mapa continuo en
lugar de una medición de puntos. Hoy día se puede usar un sonar de barrido
ancho, consistente en docenas de ondas simultáneas, muy estrechas y
adyacentes entre sí, formando un abanico de entre 90 y 180 grados.

El abanico de ondas sonoras formado por los sonares de barrido ancho permite
una resolución y precisión muy altas. En general, aunque depende de la
profundidad, permite a un buque cubrir mucha más superficie del fondo marino
que a base de mediciones individuales. Las ondas se actualizan muchas veces
por segundo (normalmente de 1 a 40 Hz, dependiendo de la profundidad), lo que
permite al buque hacer pasadas mucho más rápidas, manteniendo una cobertura
del fondo del 100 %. Sensores adicionales corrigen la señal dependiendo de la
inclinación y el movimiento del buque, y un girocompás proporciona información
exacta de la dirección de la nave. Adicionalmente, un sistema GPS puede
especificar de forma exacta la posición del buque. Se emplean también
mediciones exactas de la velocidad del sonido en el agua para calcular la
refracción de las ondas de sonido al atravesar capas de agua con
distinta temperatura, conductividad y presión. Un sistema informático procesa
todos los datos, corrigiendo según cada uno de los factores, así como por el
ángulo de cada rayo individual. Al final, mediante este conjunto masivo de datos
se consigue generar un mapa de forma casi automática.