Está en la página 1de 7

Documento

Título: La compleja apertura de un concurso preventivo


Autor: Casadío Martínez, Claudio A.
Publicado en: RDCO 289, 23/04/2018, 394
Cita Online: AP/DOC/176/2018

I. Proemio

En el presente comentario analizaremos brevemente los fallos dictados —hasta la fecha— en la causa "Oil
Combustibles s/ concurso preventivo", desde una óptica estrictamente jurídico­concursal.

No   obstante   mencionemos   que   la   deudora,   no   es   cualquier   deudora,   sino   que   conforme   surge   de
publicaciones periodísticas se trata de una sociedad integrante de un holding (Grupo Indalo) del que resulta ser
el activo más importante, con refinerías, parte del puerto de San Lorenzo y más de 360 estaciones de servicio
(1).

Además sus principales directivos se encuentran sometidos a proceso penal (y con prisión preventiva).

II. La senda recorrida

El proceso tuvo su comienzo cuando la sociedad pide su concurso preventivo en la provincia de Santa Cruz
(domicilio social  recientemente mudado), un acreedor (la AFIP) pide luego que tramite en CABA; ante el
conflicto  de   competencia   entre   ambos   magistrados,   la  CS   dirime   la   cuestión   entendiendo   que   corresponde
intervenir al magistrado capitalino.

Al recibir este último la causa (que ya llevaba un buen tiempo de trámite en Santa Cruz) resuelve la nulidad
de la sentencia de apertura y de todo lo actuado; ante apelación de la sociedad, la Sala D de la CNCom. revoca
parcialmente la nulidad mantenido la apertura del concurso.

Ante recurso extraordinario de un acreedor (nuevamente la AFIP) el Máximo Tribunal de la Nación revoca
la sentencia de Cámara manteniendo la nulidad (total) del auto de apertura.

Llegada la causa nuevamente al juez de grado este no hace lugar a la apertura del concurso por diversas
razones (formales y de fondo), apela la sociedad y la CNCom. revoca el decisorio entendiendo que debe abrirse
el concurso preventivo.

Sentado muy someramente el  camino que ha transitado la petición de concurso, analizaremos con más
detalle   (dentro   del   acotado   margen   de   esta   colaboración)   las   razones   por   las   que   se   llegó   a   recorrer   este
intrincado sendero y los fundamentos principales de las decisiones adoptadas.

© Thomson Reuters Información Legal 1


Documento

III. La primera cuestión: el conflicto de competencia

La sociedad deudora originalmente poseía su domicilio social en la Ciudad de Buenos Aires, y se mudó a la
ciudad   de   Comodoro   Rivadavia,   provincia   de   Chubut,   donde,   como   adelantásemos,   peticiona   su   concurso
preventivo, que es abierto.

La AFIP, a la sazón principal acreedora, realiza una presentación ante la Justicia Comercial de CABA para
que declarare su competencia en el proceso. Acotemos que el cambio de domicilio de una persona jurídica en
principio es solo el ejercicio regular de una facultad social, que no requiere justificación, más si sobreviene la
presentación en concurso, debería ser necesariamente explicada en debida forma a fin de evitar suspicacias o
dudas sobre el uso abusivo de esta potestad (2).

Ahora bien, ante el conflicto de competencia suscitado entre ambos Tribunales (el magistrado porteño y el
chubutense) debió dirimir la cuestión, como único superior común, la CS, que interpretó que debía intervenir la
justicia de Ciudad de Buenos Aires.

Recordemos que conforme el art. 3º, LCQ, "en el caso de caso de concurso de personas de existencia ideal
de carácter privado regularmente constituidas... entiende el juez del lugar del domicilio"; además esta y las
demás reglas de competencia consagradas son de orden público y por lo tanto improrrogables  (3), si bien en
diversas oportunidades la jurisprudencia hizo prevalecer a la realidad por sobre el domicilio ficto (4) y también
cuando se procede al cambio de domicilio estando la sociedad ya en cesación de pagos (5).

IV. La nulidad de la apertura del concurso

Ante la decisión del Alto Tribunal, el proceso que estaba en pleno trámite en Santa Cruz, quedó radicado en
CABA y al  recibirlo, el  juez de grado capitalino resolvió decretar de oficio, la nulidad de la apertura del
concurso preventivo y de todas las actuaciones cumplidas en su consecuencia, con excepción de los pedidos de
verificación presentados ante la sindicatura, cuya rectificación o ratificación sería provista, de corresponder, en
la instancia procesal pertinente.

Ante apelación de la sociedad, la Sala D de la CNCom. revoca parcialmente la nulidad al entender que
algunas de las partes de la sentencia de apertura dictada en Santa Cruz resultaban válidas: en lo esencial, la
apertura del concurso en sí y también la calificación como "gran concurso", la orden de anotar la inhibición
general de bienes y la comunicación de la interdicción de salida del país de la concursada y sus administradores.
Además, declaró la validez de ciertos incidentes —por considerar que no se justificaba su nulidad— y, respecto
de   otros,   difirió   el   análisis   hasta   tanto   fueren   sustanciados   los   recursos   de   Oil   Combustibles   SA   con   la
sindicatura concursal.

Respecto de los demás puntos mantuvo la declaración de nulidad, encomendando al magistrado a quo la

© Thomson Reuters Información Legal 2


Documento

"integración"   de   la   sentencia   de   apertura   de   concurso   preventivo   dispuesta   por   el   magistrado   declarado


incompetente.

La Sala entendió que si bien existió una conducta fraudulenta de la concursada al crear un domicilio ficticio
en la Provincia del  Chubut  con el fin de eludir la competencia del juez natural, los jueces tienen amplias
facultades para repararlo, entre ellas la de declarar la nulidad del acto y de todos aquellos que se encuentren
involucrados en el artificio; empero tales atribuciones debían ser ejercidas de forma prudente, en la medida
necesaria para restablecer el derecho de los acreedores que pudo resultar conculcado, pero sin causar un daño
injustificado al sujeto concursado. En el caso concreto se resolvió que la solución no podía pasar por la nulidad
de la demanda de concurso preventivo que ha cumplido con los recaudos del art. 11 LCQ, sino por la nulidad de
la sentencia de apertura dictada por el juez incompetente, pero solo en la medida necesaria para establecer una
adecuada   traslatio   iudicii   de   los  efectos   cumplidos  o   decididos   en   un  único   proceso   debiendo   distinguirse
adecuadamente   los   efectos   conservativos,   los   procesales   y   los   sustanciales   que   derivan   de   la   demanda   de
aquellos resueltos por el juez incompetente, tanto en su sentencia de apertura como por actos jurisdiccionales
ulteriores, que pudieron haber afectado el derecho de los acreedores.

En definitiva con esta sentencia, la sociedad obtiene la apertura de su concurso preventivo rectius: mantiene
el concurso ya decretado.

Esta decisión es recurrida por la AFIP ante al máximo Tribunal de la Nación en cuanto mantiene abierto el
proceso concursal.

V. El segundo fallo de la Corte: la nulidad

En primer lugar la Corte aclara que ingresan al análisis del fallo de la Cámara al entender que esta sentencia
no constituye una derivación razonada del derecho vigente con aplicación a las circunstancias comprobadas de
la causa.

Analizado el mismo añaden que se omitió señalar de qué modo la nulidad del auto de apertura del concurso,
en el caso, podría calificarse como un "daño injustificado", ni individualiza cuál sería el perjuicio concreto que
le provocaría al deudor retrotraer el proceso a fin de que sea el juez natural quien decida respecto de la petición
de la convocatoria.

Postulan que el juez debe apreciar objetivamente si el deudor ha contrariado la finalidad económico­social
del concurso preventivo, que está dada no solo por la conservación de la empresa como fuente de producción y
trabajo sino que también está definida por el logro de una finalidad satisfactiva del derecho de los acreedores.

En tal senda estiman que la decisión de mantener la apertura del concurso decidida por un juez que carecía
de jurisdicción para hacerlo, cuando previamente se había calificado de fraudulenta su conducta para iniciar el

© Thomson Reuters Información Legal 3


Documento

proceso ante ese magistrado, y con la sola mención de considerar cumplidos los recaudos previstos en el art. 11
de la ley concursal, hace que la sentencia resulte sustentada en afirmaciones dogmáticas que dan fundamento
aparente a la decisión sin atender adecuadamente a las constancias de la causa, afectando de modo directo e
inmediato las garantías constitucionales del debido proceso y de defensa en juicio.

Luego de formular una serie de consideraciones axiológicas referentes al concurso preventivo, exponen que
la demanda de convocatoria debe ser resuelta por el juez natural del concurso, único encargado de examinar el
cumplimiento de los recaudos que debe contener dicha presentación, más aun cuando en autos se ha tenido por
consumada   la   constitución   de   un   domicilio   ficticio   —en   violación   del   principio   legal   de   orden   público
establecido en la ley de concursos— y no se han identificado situaciones de extrema excepcionalidad que
pudieran justificar una eventual convalidación de lo actuado.

Asimismo citan el art. 12 Cód. Civ. y Com. que recordemos prevé en su segundo párrafo que "el acto
respecto del cual se invoque el amparo de un texto legal, que persiga un resultado sustancialmente análogo al
prohibido  por   una  norma   imperativa,   se  considera  otorgado   en  fraude   a  la  ley.   En  ese  caso,  el  acto  debe
someterse a la norma imperativa que se trata de eludir" norma esta que establece que al intentar un negocio
fraudulento el corolario no debe ser necesariamente la invalidez sino el sometimiento del negocio a la norma
que se pretendió eludir, con lo cual puede ser válido, adaptado —en su caso— a la aplicación de la norma (6).

VI. El nuevo fallo de primera instancia

Vueltos los autos al juez de grado este se aboca al análisis de la petición de apertura del concurso.

Comienza remarcando que más allá de la nulidad decretada, no puede ignorarse la información que ha sido
colectada y plasmada en los diversos informes mensuales efectuados por la sindicatura, en el informe general y
en la resolución general de verificación de créditos y luego señala que por las particulares circunstancias del
proceso y la manda expresa de la CS debe efectuar tal examen con mayor rigurosidad, dado la conducta asumida
por la deudora al inicio, es decir el intento de tramitar su concurso fuera de la jurisdicción natural.

Analiza que la deudora en su petición inicial señala como causa concreta de su estado de cesación de pagos
a "...la conducta de la Administración Federal de Ingresos Públicos, quien mediante acciones y resoluciones
arbitrarias e ilegales a logrado la asfixia financiera de la compañía..." y que "uno de los objetivos de dicha
presentación   era:   'Determinar   con   exactitud   la   deuda   fiscal   y   abonarla   en   un   100%   bajo   las   propias
reglamentaciones de la AFIP vigentes al momento de la cesación de pagos...'".

En definitiva, estima que "sin dudas" la sociedad se encuentra en cesación de pagos, empero la decisión de
presentarse en concurso preventivo en forma "urgente" lo fue en fraude a la ley.

El fraude consistió básicamente en que desde mayo de 2011 y hasta diciembre de 2015, Oil Combustibles

© Thomson Reuters Información Legal 4


Documento

SA optó por no cancelar el Impuesto a los Combustibles Líquidos y acogerse a las facilidades de pago otorgadas
por AFIP, mientras que, en forma paralela a ello, efectuaba préstamos de dinero —equivalentes a las sumas que
no   ingresó   a   las   arcas   del   Estado—   a   personas   integrantes   del   grupo   al   que   pertenecía   en   condiciones
desfavorables ya que la tasa de interés convenida resulta mucho menor que la del fisco. Esta situación continuó
permanentemente hasta que la AFIP excluyó por RG 3836/16 del plan de facilidades de pago al Impuesto a los
Combustibles. Es decir que impedía continuar con esta forma de financiación encubierta con fondos públicos
retenidos.

Concluye que el proceso concursal no es, en este caso más que el instrumento procesal de un fraude con
cobertura legal; en el caso si bien estrictamente no se trató de falsear la cesación de pagos, si de utilizarla para
eludir la norma prohibitiva de la AFIP.

Postula que el análisis de este fraude no se ve enervado por la interpretación que la mayoría de los autores y
la jurisprudencia otorga a la facultad con que cuenta el juez del concurso para analizar el estado de cesación de
pagos a la luz de lo dispuesto por el art. 1º de la LCQ, en el sentido que el magistrado no "podría" indagar la
causa por la cual se generó tal estado. En este punto remarca que los directivos están siendo investigados
penalmente.

También analiza la conducta de la deudora luego de abierto el concurso de continuar otorgando préstamos
de dinero en las mismas condiciones desventajosas a compañías del grupo por casi mil millones de pesos sin
brindar adecuadas explicaciones.

Expresa que no vale la pena tramitar un proceso hasta el final para decidir una no homologación causada en
hechos que el juez ha conocido mucho antes.

Respecto de los recaudos legales mínimos de la petición de concurso, expone la falta de seriedad con que
pretendió la deudora alcanzar el remedio concursal intentado por cuanto en las la certificación contable del
estado   valorado   del   activo   y   del   pasivo   presentadas,   el   profesional   se   abstuvo   de   brindar   opinión   por   la
inminente presentación concursal y porque no tuvo tiempo de obtener los elementos suficientes para opinar.
Además, remarca que hasta la oportunidad de dictarse la sentencia verificatoria (art. 36 LCQ) no se contó
contado con los legajos previstos por el art. 11, inc. 5º de la LCQ.

En  definitiva   por  estas   omisiones  formales   más  el   abuso  detectado   rechaza  la  petición   de  apertura   del
concurso.

VII. La nueva sentencia de segunda instancia

Apelado el rechazo por la concursada, la Sala D nuevamente debe abordar la cuestión y finalizando el 2017
dictan una nueva sentencia, disponiendo que el juez de grado deberá dictar el auto de apertura del concurso

© Thomson Reuters Información Legal 5


Documento

preventivo de Oil Combustibles SA, prosiguiendo el proceso colectivo según su estado y sin perjuicio de las
precisiones que podrá hacer como director del proceso para encauzar adecuadamente el trámite.

Los magistrados abordan sucintamente el fallo de la Corte que descalificó el anterior dictado por la Sala y en
lo esencial expresan que el  juez de grado no es el "único" encargado de examinar el cumplimiento de los
recaudos que debe contener una presentación solicitando la apertura de un concurso preventivo, ya que los
camaritas también son jueces naturales del caso.

Paralelamente sostienen que la Corte Suprema nada dijo explícitamente sobre si la sociedad estaba o no en
cesación de pagos (incurriendo así en abuso de derecho), cuestión que acotan fuera expresamente postulada por
el acreedor (AFIP) al plantear recurso extraordinario. Además explican que el "daño" al que aludieron en su
anterior   sentencia   —cuya   ausencia   de   individualización   recordemos   fue   criticada   por   el   Alto   Tribunal—
radicaba   en   la   incertidumbre   generada   con   impacto   en   la   tutela   de   los   acreedores   y   con   relación   a   la
conservación de la empresa como fuente de empleo.

Luego ingresan de lleno al análisis de los recaudos previstos por el art. 11 LCQ y respecto de la crítica de
incumplimiento del inc. 3º (estado valorado del activo) remarcan que el juez de grado omitió considerar otro
estado, presentado a posteriori, suscripto por contadores de CABA y agregan que lo atinente a la falta de los
legajos, estiman que ello no es dirimente para entender existente un incumplimiento que deba ser sancionado
con el rechazo de la apertura, toda vez que la omisión correspondiente no impidió la adecuada elaboración de
los informes individuales ni la sentencia verificatoria.

Postulan que al analizar el Informe General del síndico incurrió el magistrado en una indagación causal del
estado de cesación de pagos no admitida por la ley argentina en la etapa preliminar de la apertura concursal y se
valió de un concepto: el merecimiento del remedio concursal, que tampoco es reconocido por la ley 24.522.
Reafirman este concepto recordando que la actual ley concursal desterró incluso en sede de homologación la
consideración de si el deudor es o no por razón de su conducta merecedor de la solución preventiva (y que si
hacía la ley 19.551).

Sobre esta última cuestión expresan que la meritación que pretende se efectúe en la apertura del concurso es
propia   y   adecuada   para   el   juzgamiento   sobre   la   homologación   de   la   propuesta   de   acuerdo,   pero
descontextualizada respecto de la apertura.

Luego hacen hincapié en la necesidad de separar la empresa del empresario, de allí que el procesamiento y
eventual condena en sede penal no influye en sede comercial, donde los que se busca en última instancia, es de
conservar la empresa, que en el caso, es empleadora de miles de trabajadores y fuente de trabajo indirecto de
muchos más.

En la faz estrictamente procesal señalan que a fin de no afectar la eficacia de las etapas ya cumplidas del

© Thomson Reuters Información Legal 6


Documento

concurso   y   precluidas,   éstas   deben   conservar   eficacia   aunque   fueron   cumplidas   ante   juez   competente,   sin
perjuicio de las medidas ordenatorias que entienda el juez de grado deba disponer a fin de adecuar o reactivar
las etapas procesales cuya concreción se vio afectada por el trámite de los diversos recursos.

VIII. Nuestra opinión

Por nuestra parte estimamos que la apertura del concurso preventivo nunca debió mantenerse ya que deriva
de un acto fraudulento, como se sostuvo en el primer fallo de primera instancia. Además no concordamos que la
omisión de presentar los legajos de los acreedores sea un recaudo que puede obviarse con el argumento que la
verificación de créditos pudo realizarse igualmente; los legajos de cada acreedor deben acompañarse siempre.

Paralelamente resaltamos del último fallo de la Sala D de la CNCom. la diferenciación que formulan entre
empresa y empresario y que no se puede analizar ab initio del proceso la buena o mala fe del peticionante. En
nuestras clases solemos preguntar a los alumnos si el juez efectúa un control de mérito o solo de legalidad de la
presentación concursal y también eso mismo pero al momento de homologar y las respuestas correctas difieren;
en el primer caso solo de legalidad, es decir cumplimiento de los recaudos del art. 11 y en el segundo también
de mérito ("no homologar en abuso o fraude a la ley"). Sin embargo reiteramos no pueden sostenerse actos
frutos   de   un   accionar   ilegítimo,   por   el   caso   la   verificación   realizada   en   Comodoro   Rivadavia   por   el   juez
incompetente.

La solución que en nuestra opinión debió primar es decretar la nulidad de todo lo actuado y dejar en mano
de la sociedad la posibilidad de efectuar una nueva petición de concurso, ya que al ser nulo no rige el plazo del
art. 31 de inhibición, que impide peticionar un nuevo concurso existiendo pedidos de quiebra pendientes, con lo
cual se evitarían algunos efectos no deseados, como por ejemplo que los intereses de los créditos se encuentren
suspendidos desde la petición formulada en Santa Cruz.

Esta es la situación de la causa a enero de 2018. Empero, atento los intereses en juego, no resultaría extraño
que se produzcan nuevas decisiones judiciales y no esté dicha por lo tanto, la última palabra.

 (1) Diario Clarín del 02/01/2018, p. 12.
 (2) CHOMER, Héctor ­ SICOLI, Jorge, "Ley de Concursos y Quiebras", Ed. La Ley, p. 14.
 (3) GRAZIABILE, Darío, "Ley de concursos comentada", Ed. Erreius, 2ª ed., p. 17; GEBHARDT, Marcelo,
"Ley de Concursos y Quiebras", Ed. Astrea, t. 1, p. 18 entre muchos otros.
 (4) GRAZIABILE, Darío, "Régimen concursal", Ed. Abeledo­Perrot, t. I, p. 255.
 (5) FRICK, Pablo, en CHOMER, Osvaldo (dir.) ­ FRICK, Pablo (coord.), "Concursos y quiebras", Ed.
Astrea, t. 1, p. 133.
 (6) ALTERINI, Jorge (dir. gral.), "Código Civil y Comercial comentado", Ed. La Ley, t. 1, p. 100.

© Thomson Reuters Información Legal 7