Está en la página 1de 6

PUNTO DE EQUILIBRIO

El equilibrio, del latín aequilibrĭum, es el estado donde dos fuerzas encontradas se compensan y se
destruyen mutuamente. El equilibrio es la armonía entre cosas diversas y la ecuanimidad.

Punto de equilibrio es un concepto de las finanzas que hace referencia al nivel de ventas
donde los costos fijos y variables se encuentran cubiertos. Esto supone que la empresa,
en su punto de equilibrio, tiene un beneficio que es igual a cero (no gana dinero, pero
tampoco pierde).

En el punto de equilibrio, por lo tanto, una empresa logra cubrir sus costos. Al incrementar
sus ventas, logrará ubicarse por encima del punto de equilibrio y obtendrá beneficio
positivo. En cambio, una caída de sus ventas desde el punto de equilibrio generará
pérdidas.

La estimación del punto de equilibrio permitirá que una empresa, aún antes de iniciar sus
operaciones, sepa qué nivel de ventas necesitará para recuperar la inversión. En caso
que no llegue a cubrir los costos, la compañía deberá realizar modificaciones hasta
alcanzar un nuevo punto de equilibrio.

En este caso, si lo que una empresa quiere conocer es la cantidad de unidades de su


producto o productos que debe vender para alcanzar el citado punto de equilibrio, la
operación es muy sencilla. Debe dividir lo que son los costes fijos entre el resultado de
restar el costo variable unitario al precio de venta por unidad.

Si por otra parte lo que se desea es conocer ese punto de equilibrio mediante el cálculo
para ventas la fórmula sería la siguiente: hay que dividir los costos fijos por 1 – el
resultado de dividir el costo variable total por las ventas totales.

Una manera igualmente interesante para calcular y poder ver de manera clara dónde está
el punto de equilibrio de una compañía en cuestión es mediante el uso de un gráfico en
cuestión. De esta forma, en el eje de abscisas X se establecerían las unidades a producir
y a vender mientras que en el eje de coordenadas Y se representarían el valor de los
ingresos (las ventas), los costos y los gastos.

Para hallar su punto de equilibrio, la empresa debe conocer cuáles son sus costos. Este
cálculo debe considerar todos los desembolsos (es decir, toda la salida de dinero de las
arcas de la empresa). Es necesario, además, clasificar los costos en variables (varían de
acuerdo al nivel de actividad) y fijos. El paso siguiente es encontrar el costo variable
unitario, que es el resultado de la división entre el número de unidades fabricadas y las
unidades vendidas. Entonces se podrá aplicar la fórmula del punto de equilibrio,
comprobar los resultados y analizarlos.

En este sentido, es importante, y así lo reconocen los expertos en materia de finanzas,


que dentro de lo que son los costos se preste especial atención a los llamados costos
indirectos de fabricación. ¿Por qué? Porque posiblemente en ellos habrá una serie de
costos variables realmente importantes y fundamentales a la hora de poder encontrar el
punto de equilibrio.
Aquellos citados costos de fabricación así como la mano de obra y la materia prima son
tres de los elementos vitales a tener muy presente para realizar unos cálculos exactos.

En muchas ocasiones hemos escuchado que alguna empresa está trabajando en su


punto de equilibrio o que es necesario vender determinada cantidad de unidades y que el
valor de ventas deberá ser superior al punto de equilibrio; sin embargo creemos que este
término no es lo suficientemente claro o encierra información la cual únicamente los
expertos financieros son capaces de descifrar.

Sin embargo la realidad es otra, el punto de equilibrio es una herramienta financiera que
permite determinar el momento en el cual las ventas cubrirán exactamente los costos,
expresándose en valores, porcentaje y/o unidades, además muestra la magnitud de las
utilidades o perdidas de la empresa cuando las ventas excedan o caen por debajo de este
punto, de tal forma que este viene e ser un punto de referencia a partir del cual un
incremento en los volúmenes de venta generará utilidades, pero también un decremento
ocasionará perdidas, por tal razón se deberán analizar algunos aspectos importantes
como son los costos fijos, costos variables y las ventas generadas.

Para la determinación del punto de equilibrio debemos en primer lugar conocer los costos
fijos y variables de la empresa; entendiendo por costos variables aquellos que cambian en
proporción directa con los volúmenes de producción y ventas, por ejemplo: materias
primas, mano de obra a destajo, comisiones, etc.

Por costos fijos, aquellos que no cambian en proporción directa con las ventas y cuyo
importe y recurrencia es prácticamente constante, como son la renta del local, los
salarios, las depreciaciones, amortizaciones, etc. Además debemos conocer el precio de
venta de él o los productos que fabrique o comercialice la empresa, así como el número
de unidades producidas.

Al obtener el punto de equilibrio en valor, se considera la siguiente fórmula:

PE $ = Costos Fijos / [1 – (Costos Variables / Ventas Totales)]

Consideremos el siguiente ejemplo en donde los costos fijos y variables, así como las
ventas se ubican en la formula con los siguientes resultados:

PE $ = $295.000 / [1 – ($395.000 / $ $815.000)]

PE = $572.440

El resultado obtenido se interpreta como las ventas necesarias para que la empresa opere
sin pérdidas ni ganancias, si las ventas del negocio están por debajo de esta cantidad la
empresa pierde y por arriba de la cifra mencionada son utilidades para la empresa.

Cuando se requiere obtener el punto de equilibrio en porcentaje, se manejan los mismos


conceptos, pero el desarrollo de la formula es diferente:

PE % = [Costos Fijos / (Ventas Totales – Costos Variables)] x 100


Al ser los mismos valores se ubican de acuerdo a como lo pide la fórmula para obtener el
resultado deseado:

El porcentaje que resulta con los datos manejados, indica que de las ventas totales, el
70% es empleado para el pago de los costos fijos y variables y el 30% restante, es la
utilidad neta que obtiene la empresa.

El otro análisis del punto de equilibrio se refiere a las unidades, empleando para este
análisis los costos variables, así como el Punto de Equilibrio obtenido en valores y las
unidades totales producidas, empleando la siguiente fórmula:

PE U = Costos Fijos x Unidades Producidas / Ventas Totales – Costos Variables

Por lo tanto el resultado indicará el monto de unidades a vender:

PE U = $ 295.000 x 2.250 / $815.000 – $ 395.000

Para que la empresa esté en un punto en donde no existan perdidas ni ganancias, se


deberán vender 1,580 unidades, considerando que conforme aumenten las unidades
vendidas, la utilidad se incrementará. El análisis que resulta del punto de equilibrio en sus
modalidades, ayuda al empresario a la toma de decisiones en las tres diferentes
vertientes sobre las que cotidianamente se tiene que resolver y revisar el avance de una
empresa, al vigilar que los gastos no se excedan y las ventas no bajen de acuerdo a los
parámetros establecidos.

Todas las empresas nacen o surgen con un propósito determinado, que puede ser por
ejemplo, el incremento del patrimonio de sus accionistas o la prestación de un servicio a
la comunidad.

Es normal que al plantear sus operaciones, los ejecutivos de una empresa traten de cubrir
el costo total de sus costos y lograr un excedente como rendimiento a los recursos que
han puesto los accionistas al servicio de la organización. El punto en que los ingresos de
la empresa son iguales a sus costos, se llama punto de equilibrio, en el que no hay ni
utilidad ni pérdida.

En la tarea de planear, este punto es una referencia importante, es un límite que influye
para diseñar actividades que conduzcan a estar siempre arriba de él, lo más alejado
posible, en el lugar en donde se obtienen mayor proporción de utilidades.

Quizás en la realidad, el cálculo y el manejo del PE es algo mas complejo pues la gran
mayoría de las empresas manejas un “mix” de productos con diferentes márgenes
haciendo casi inoperante la fórmula del margen de contribución unitaria. Pero,
globalmente y mediante los grandes números de la empresa, podemos calcular el punto
de equilibrio mediante la ecuación siguiente:
Con este tipo de cálculo y la constante variación en el comportamiento de algunos gastos,
no debe perderse de vista que este cálculo representa un momento de la empresa. Es
como una fotografía instantánea y se debe estar revisando en forma regular. Recordemos
que bajo esta modalidad el punto de equilibrio se obtiene como una cifra monetaria de
ventas, no en unidades.

Otra fórmula para calcular el punto de equilibrio se logra cuando los ingresos son iguales
a los costos, y se puede expresar de la siguiente forma

Tanto en los costos variables como en los costos fijos se deben incluir los productivos,
administrativos, de ventas y financieros. Hoy día estos últimos son muy significativos.

El punto de equilibro se determina dividiendo los costos fijos entre el margen de


contribución por unidad.

El margen de contribución es el exceso de los ingresos respecto a los costos variables, es


la parte que contribuye a cubrir los costos fijos y proporciona utilidad.

En el caso concreto del punto de equilibrio, el margen de contribución total de la empresa


es igual a los costos fijos totales, no hay ni utilidad y pérdida.

Supongamos que una empresa vende sus artículos a $2.00 por unidad, cuyo costo
variable es de $1.00 y que tiene costos fijos de $5.000,00
El margen de contribución por unidad sería: $2,00-$1,00 = $1,00
Si esta empresa planea vender 5.000 unidades lograría un margen de contribución total
de
$1,00* 5.000 = $5.000

Esto sería lo necesario para cubrir sus costos fijos totales de $5.000,00 por lo que se
puede afirmar que al vender 5.000 unidades está en su punto de equilibrio.

Si aplicamos la fórmula para el ejemplo anterior, se llegaría a la misma respuesta:


En esta situación fue calculado el punto de equilibrio en unidades, porque se dividió
dólares entre dólares, si se quiere el resultado en dólares, se aplicaría la misma fórmula,
solo que el margen de contribución por unidad, en vez de dólares, se expresaría en
porcentaje de ventas. Continuando con el mismo ejemplo:

1. 1.- Si nosotros tenemos costos fijos por $5000,00 y vendemos $5000,00 estamos
recuperando los costos fijos pero no los costos variables (el costo de la
mercadería), esto es tenemos pérdida.
2. 2.- El punto de equilibrio depende tanto de los costos fijos como del margen de
contribución, que es dado por el precio de venta y el costo de los productos. Si el
margen de contribución baja, esto es vendemos productos con poco margen,
obliga a aumentar el punto de equilibrio. Por ejemplo que baje a un 40%.

Esto implica que dos empresas con un mismo costo fijo, pero con diferentes márgenes,
una puede estar ganando plata y otra perdiendo como es lógico.

Un ejemplo tabular nos puede ilustrar mejor sobre lo que estamos hablando:
Nótese que en todos los casos las ventas cubren los costos fijos, pero eso no es
suficiente.

Empresa 1:

A pesar de que sus ventas están sobre los costos fijos, al reducirle el costo de la
mercadería vendida, el margen de contribución no permite cubrir sus costos fijos por lo
tanto tiene pérdidas.

Empresa 2:

A pesar de que tiene mayores ventas y un menor costo fijo, tiene pérdidas porque el
margen de contribución es menor (38%) no cubre los cosos fijos, esto puede ser
ocasionado porque los productos que vende son de muy poco margen.

Empresa 3:

Vende el doble que la empresa 1, tiene el mismo margen de contribución, 50%, logra
utilidad.