Está en la página 1de 6

NORMAS, PRESIONES DE GRUPO Y DISCONFORMIDAD

Las normas son inherentes a la sociedad, contribuyen a que ésta no sea un caos,
desarrollando su acción mediante un patrón de funcionamiento de las cosas.

Existen normas de diverso tipo: formales, institucionales, legales, pero las que nos
ocupan hoy son las normas que se dan a lo interno de un grupo, aquellas que
hacen que los miembros cumplan o no con lo establecido, aquellas que dependen de
la comunicación y que favorecen la cohesión que luego vaya a tener ese grupo, lo
implicados que estén con el logro de los objetivos.

Las normas grupales

Una norma grupal es un mecanismo de regulación comportamental, y sus principales


funciones son:

• Contribuir a la efectividad de la tarea

• Ejercer presión psicológica sobre los miembros del grupo

• Contribuir a la locomoción del grupo.

Puede ser explícita o implícita, para que el grupo la cumpla debe saber que es
necesaria y cuál es su razón de ser. Puede haber quien la cumpla pero no esté
satisfecho con la misma, por miedo a represión no dice nada en los espacios
adecuados sino a modo de cotilleos con los demás colaboradores, crea rumores,
antipatías y una serie de efectos negativos propiciados por la falta de comunicación.

La principal diferencia entre una norma grupal y una institucional es que la


segunda no tiene discusión. La norma grupal se establece desde la negociación,
desde la aceptación de los miembros del grupo.

Las principales respuestas a las normas grupales son :

• Imitativa y Sugestiva: son las respuestas más primitivas, donde no media la


cognición, son elementales, en la segunda se da por la presencia de alguien
significativo para mí “como él (ella) lo hace yo lo hago”.

• Conformista: se acata la norma desde una lógica externa “me parece una
estupidez pero igual lo haré”, y desde una lógica interna, en un primer momento
no está de acuerdo con la norma, pero la “digiere” y reelabora, encontrando
una razón convincente para acatarla “esto me parece una bobería pero
seguramente es necesario para cumplir con el objetivo X”.

• Colectivista: no se cuestiona la norma en primer lugar, comprende


rápidamente por qué acatarla le hace bien al cumplimiento de la tarea del grupo
o no, pues una respuesta colectivista puede ser no cumplir con la norma.

• Negativista: es el que no cumple la norma, ya sea por defecto o por exceso,


este último pudiera parecer que sobre cumple, pero en realidad no, está
inconforme o en desacuerdo pero no tiene recursos para elaborarlo o
comunicarlo, y entonces lo hace de esa forma.

Qué normas o condiciones son necesarias para el éxito del trabajo

1. Aprender a planificar en grupo. De lo que se trata es de aprender a programar


entre todos la tarea que se quiere trabajar.
¿Qué hemos de hacer? ¿Cuándo lo hemos de hacer? ¿Cómo lo hemos de hacer?
2. Hacer el trabajo. Se decide hacer el trabajo encomendado por el líder y que el
grupo ha acordado. Además, se aceptan las indicaciones de las tareas de cada
miembro del grupo.
3. Respetar a cada miembro del grupo. Es fundamental tomar conciencia de que
hay que respetarse y ayudarse en las dificultades de las tareas encomendadas. Por
tanto, los conflictos deben resolverse entre todos.
4. Participar. Cada miembro del grupo participa de las actividades encomendadas,
poniendo especial hincapié en cuáles son sus tareas y evitando que un miembro del
grupo se cargue con tareas que no le corresponden.

5. Hablar para escuchar y entender. Para hablar, hay que aprender a pedir la
palabra, escuchar con atención a los otros compañeros y no interrumpir.

¿Cuáles son las vías para lograr el cambio de las normas?


• Mediante el contagio, como en el estilo o los patrones de hablar.
• Por medio de la influencias que el ambiente externo ejerce sobre el grupo.
• Mediante los miembros de estatus elevado, quienes han ganado sus créditos
de idiosincrasia.
• Por medio de los grupos que diagnostican y modifican sus propias normas,
para que sean compatibles con las metas y recursos existentes.
• Mediante un asesor externo son científicos de la conducta y expertos,
introducen una perspectiva objetiva; como no son parte de la jerarquía,
pueden influir en el cambio de normas sin temer a las sanciones.
• Por medio del entrenamiento de asesores internos. En esta situación se
designa específicamente miembros para revisar los procedimientos a la luz de
las metas de tal grupo.
• Mediante discusiones de grupo.
• Por medio de aquellos que están dispuestos a arriesgarse y que tienen
autoestima.

Disconformidad

¿Qué implica la conformidad?


Implica la forma en que estamos influidos por los otros, simplemente con base en lo
que hacen: Nuestra suposición implícita es que una conducta similar producirá
aprobación, y una diferente, desaprobación.
¿Qué es acto disconforme?
Al acto que viola una idea compartida acerca de lo que se debe o no hacer en una
ocasión dada (o por una persona particular) se llama acto disconforme.

Conformidad de los individuos en los grupos

Cuando se toman decisiones en grupo se pueden obtener diferentes grados de


acuerdo. Independientemente del asunto sobre el que se decide, los diferentes
grupos muestran distintos grados de acuerdo, asentimiento o consentimiento.

Hay algunos grupos que presentan buena correspondencia, unión y concordia entre
sus miembros, y se adhieren y convienen en opiniones similares con cierta facilidad.

Otros grupos, en cambio, manifiestan abiertamente su disconformidad respecto a los


temas o las decisiones que se desean tomar. En grado de conformidad que
manifiestan los individuos en los grupos se ve afectado por algunas variables, entre
las que podemos destacar las siguientes:

✓ Atracción del grupo: la conformidad o conducta conforme es más probable


cuando el grupo resulta más afín, atractivo e interesante para sus miembros.
✓ Unanimidad: cuando todo el grupo manifiesta su unanimidad, el sujeto que
está en desacuerdo recibe una mayor presión hacia la conformidad.
✓ Apoyos: es más probable revelar el desacuerdo cuando se cuentan con el
apoyo de otro u otros miembros del grupo que puedan respaldar nuestra
postura.
✓ Estatus: el individuo recibe una influencia tanto mayor por parte del grupo
cuanto menor es su estatus, importancia o nivel social dentro del mismo.
✓ Privacidad: la conformidad tiende a ser mayor cuando las opiniones se tienen
que manifestar públicamente; es más fácil expresar desacuerdo cuando el
voto es secreto.
✓ Información disponible: el mayor dominio, conocimiento, experiencia e
información relativos a la decisión que se va a tomar permite salvar la posible
presión del grupo en favor de la conformidad.
✓ Ambigüedad de la tarea: cuando al tarea es ambigua es más fácil que la
persona se someta a la opinión mayoritaria del grupo.
✓ Historia de decisiones: la manifestación inicial o previa de conformidad
relativa a otras decisiones anteriores permite una mayor tolerancia posterior a
la disconformidad que cuando ésta se manifiesta desde el inicio.
✓ Tamaño del grupo: en general, cuanto mayor es el número de de personas
en el grupo mayor es la probabilidad de que se manifieste conformidad con los
juicios de la mayoría; los grupos pequeños facilitan la aparición del
desacuerdo.
✓ Estructura igualitaria: en las redes descentralizadas se muestra mayor
conformidad con las normas.
✓ Participación: la posibilidad misma de participar en la elaboración de las
normas o en la toma de decisiones aumenta la conformidad con las normas y
las decisiones finalmente adoptadas.
✓ Cohesión: un alto grado de cohesión afecta positivamente a la conformidad
con las decisiones, y muy especialmente con las normas.
✓ Inteligencia: los individuos más inteligentes suelen manifestar su desacuerdo
con mayor frecuencia.
✓ Tipo de liderazgo: un estilo de liderazgo más autoritario dentro del grupo
contribuye a la demostración de una conformidad aparente, reduciendo la
probabilidad de revelar públicamente el desacuerdo.

Presión de grupo

Cuando otros intentan influir en tus decisiones, esto se denomina presión de grupo.
Es un tema con el que todas las personas tienen que lidiar - incluso los adultos.

Los compañeros a tu alrededor influyen en tu vida, incluso sin que te des cuenta,
simplemente al compartir tiempo contigo.

Los compañeros pueden tener entre sí una influencia positiva. Puede que admires a
un(a) amigo(a) con el que siempre es agradable compartir tu tiempo y quieras
parecerte a ella o a él. Quizás otros compañeros se interesaron en tu nuevo libro
favorito después de haberte escuchado hablar sobre ello. Estos son algunos
ejemplos de cómo los compañeros pueden influenciarse mutuamente cada día de
forma positiva.
Algunas veces los compañeros se influyen mutuamente de forma negativa. Por
ejemplo, algunos niños(as) en la escuela pueden tratar de influenciarte para que te
unas a ellos y no asistas a clase, o que un compañero en tu vecindario puede querer
que cometas robos en las tiendas con él.

¿Por qué algunas personas ceden ante la presión de grupo?

Algunas personas ceden ante la presión de grupo porque quieren caer bien, ser
aceptados o porque se preocupan de que otros se burlen de ellos si no se unen al
grupo. Otros ceden porque tienen curiosidad de probar algo nuevo que estos
compañeros ya están haciendo. La noción de que "todo el mundo lo hace" puede
influenciar a que las personas se olviden de su buen juicio y de su sentido común.

Cómo rechazar la presión de grupo

Es difícil ser el único que rechaza la presión de grupo, pero es lograble. Prestando
atención a tus creencias y a lo que tu consideras que está bien o mal puede
ayudarte a hacer lo correcto. Tu fortaleza interna y la confianza en tí mismo
pueden ayudarte a mantenerte firme, rechazar los intentos de otros para
convencerte, y resistir a hacer algo que tu consideras incorrecto.

Algo que puede ayudarte es tener como mínimo a otro compañero o amigo que
también esté dispuesto a decir "no". Esta medida le quita mucho poder a la presión
de grupo y hace mucho más fácil resistir a sus influencias. Es muy bueno que tengas
amigos con valores similares a los tuyos quienes te respaldarán cuando no quieres
hacer algo determinado.

Intenta ayudar a un amigo que esté atravesando problemas resistiéndose a la


presión de grupo. Puede ser muy beneficioso que un niño(a) se una a otro(a) niño(a)
simplemente diciéndole "Yo estoy contigo - vámonos."

Incluso si enfrentas la presión de grupo cuando estás solo, existen medidas que
puedes tomar. Puedes mantenerte alejado de los compañeros que traten de
presionarte para que hagas cosas que tu sabes que están mal. Puedes decirles
"no" y marcharte. Mejor aún, busca a otros compañeros con quienes hacer grupo.

Si continúas enfrentando la presión de grupo y se te está haciendo difícil


controlarla, habla con alguien en quien puedas confiar. No te sientas culpable si
cometes un par de errores. Hablar con tus padres, tus maestros o tu consejero en la
escuela puede ayudar a que te sientas mucho mejor y a prepararte para la próxima
vez que tengas que enfrentarte a la presión de grupo.

Presión de los compañeros positiva y poderosa

La presión de grupo no siempre es algo negativo. Por ejemplo, la presión positiva


puede utilizarse para influenciar a los niños(as) peleadores para que se comporten
mejor con otros(as) niños(as). Si suficientes niños(as) se unen entre sí, los
compañeros pueden influenciarse mutuamente para hacer lo correcto.

Factores que hacen a las personas más vulnerable a la presión del grupo
Existen factores en los menores que les hacen ser más vulnerables a la presión del
grupo social. Veamos algunos de ellos:
– Falta de habilidades sociales o precariedad de estas, que le den confianza a la
hora de expresar sus opiniones y de hacerse entender delante de los demás, tales
como la asertividad, el hablar en público, la empatía, etc.
– Baja autoestima, por lo que será fácil que se deje influir por otros.
– Baja percepción del riesgo, que es algo generalizado en la etapa adolescente,
con lo que piensan que ellos tienen el control total de lo que les puede ocurrir.
– Falta de comunicación o comunicación inadecuada con los progenitores.
– Establecimiento de límites y de normas inadecuadas desde el hogar.
– Necesidad o tendencia al riesgo, que les lleva a experimentar y a dejarse influir
sin medir las consecuencias de sus actos.