Está en la página 1de 18

www.JouScout.com .

| Novetats | Jocs | Tècniques | Manualitats | Contes i reflexions | Excursions | Consells | Cançoner | Altres |
JouScout.com - Tradicions: mítica "El Llibre de la Selva". Buscar

THE JUNGLE BOOK (“EL LIBRO DE LA SELVA”)


“The Jungle Book”, publicado en español como “El libro de las tierras vírgenes”, nos narra la vida de
Mowgli, un niño que queda huérfano y es criado por la Manada de Lobos de Seeonee, en la India. Allí conoce
a varios animales de los cuales aprende muchas cosas.

El autor del libro es Rudyard Kipling, inglés nacido en Bombay (India) el 30 de diciembre de 1865. Escribió un
centenar de poemas y algunas novelas conocidas mundialmente, entre ellas "The Jungle Book" en 1894 y
“Kim” (de aquí vienen los juegos de Kim) en 1901. Recibió el premio Nobel de Literatura en 1907,
convirtiéndose en el primer escritor inglés en obtenerlo. Fue amigo personal de Baden Powell y realizó su
Promesa Scout en 1927. Murió en Londres, Inglaterra el 18 de enero de 1936 a los 71 años de edad.

Walt Disney llevó la historia al cine en 1967. Su película de dibujos animados, titulada "El Libro de la Selva",
no es del todo fiel a la historia original.

Resumen del argumento:


“The Jungle Book” es, en realidad, una recopilación de cuentos. De cualquier forma, los primeros ocho son, en
realidad, parte de una misma historia. La misma comienza cuando, huyendo del ataque de Shere Khan (el
tigre), dos esposos pierden a su hijo pequeño. Éste aparece en la cueva de unos lobos (papá Lobo y Raksha -
el demonio-) quienes no solo lo salvan de las garras de Shere Khan, sino que a su vez lo acogen como a su
propio hijo. Raksha lo llama Mowgli -la rana, dado que no tiene pelo- y lo hace de su familia.

Mowgli es entonces presentado en el Consejo de Roca, máximo órgano deliberativo de la manada de lobos,
para que sea aceptado como tal. El Consejo es liderado por Akela que dice que, tal como marca la Ley de la
Selva, algo tiene que ser ofrecido para salvar su vida y ser aceptado, por lo que Bagheera (la pantera negra
que enseña a los lobatos a cazar) ofrece a la manada un buey que acababa de matar. Así, Mowgli pasa a
formar parte de la manada de lobos.

Como cualquier otro lobato, es instruido en la Ley de la selva (un conjunto de 6 artículos donde se presentan
los principales valores que debe tener un lobo) por Baloo, un viejo oso pardo. Mowgli vive así diferentes
historias que le hacen entender el verdadero valor de la amistad, de las leyes (especialmente cuando se
enfrenta a los Bandar-Log, el pueblo mono que no tiene ley), y sobre todo del trabajo en equipo.

Sin embargo, a medida que crece (y que sus amigos como Akela se vuelven más viejos) las diferencias entre
Mowgli y los lobos se hacen más evidentes. Es aquí cuando el poder de Shere Khan se hace más fuerte.
Mowgli es así expulsado de la manada, y se va a vivir con su madre biológica a quien ha encontrado en un
pueblo cercano. De cualquier forma, todavía tenía pendiente una tarea dentro de la selva: matar a Shere
Khan, tal como lo había predicho Raksha cuando Mowgli no era más que un niño.

En la aldea, Nathoo (nombre verdadero de Mowgli que Messua, su madre, le había dado al nacer) se
convierte en un pastor de bueyes, aunque no logra adaptarse completamente al estilo de vida, durmiendo en
jaulas, e inventando historias de espíritus de la selva. Sin embargo, es este trabajo el que le provee de la
herramienta adecuada para cumplir su misión. Engañando a Shere Khan, con la ayuda de Akela y Hermano
Gris (lobo hermano de Mowgli) logra que toda el rebaño de bueyes, liderado por Rama el buey, aplaste,
literalmente, al tigre.

Cumplida su tarea, Nathoo se apresta a vivir para siempre entre los humanos, aunque debe huir del pueblo
donde vivía con Messua, porque es considerado un espíritu maligno de la selva por poder hablar con los
animales y, principalmente, por dirigir a los bueyes a su antojo. Así ambos escapan a otro pueblo, liderado por
ingleses, quienes serán los que impongan el orden, las leyes, y sobre todo, la justicia.

En el octavo cuento, termina la historia de Mowgli, y al mismo tiempo, la unicidad de las historias. De aquí en
adelante, si bien todas se relacionan por tener a la Selva de Seonee como elemento locativo, todas son
historias diferentes, con distintos personajes. Aparecerá Hathi, el elefante sabio, o Rikki-Tikki-Tavi, la
mangosta.

Para leer la historia completa original en español descarga su versión PDF en el siguiente enlace (1,34
Mb):

http://www.scoutsmarinos.org/wp-content/documentos/libro.pdf

Aplicación a la Mítica de los Lobatos:


Debido a los valores positivos que emanan de las historias y al ambiente fantástico tan adecuado para los
niños, los cuentos de Rudyard Kipling (principalmente “The Jungle Book”, pero también otros) han sido
usados para la motivación de los Lobatos, siendo usual que se tome el nombre de algunos personajes para
designar a los monitores (Scouters) o a los niños.
El libro “Lobatos”, publicado en los años ‘60 por “Gilcraft” (un equipo de monitores del Grupo No. 1 de Gilwell)
propone los siguientes nombres para el uso de la manada:

1) Nombres "ex-oficio":
Akela (Jefe de Manada)
Baloo
Bagheera (Sub-Jefes de Manada)
Raksha
El Pluma Negra
El Moreno Lanceador
El Hermano Gris (Seiseneros)
El Colmillo Rojo
El Piel Bronceada
El Garra Blanca
El Sahí (puerco espín) (Secretario)
El Capuchón blanco (Encargado de la Intendencia o Almacén)

2) Nombres otorgados por progresos hechos en actividades de los lobatos:


Ahdeek (Reno) - Jugador de equipo
Apukwa (Junco) - Tejedor
Humo Azul - Señalador
Chil (El milano) - Cantor
Flecha Escarlata - Pitcher y catcher
Dahinda (Sapo) - Saltador (en un pie) y el que hace vueltas de rueda
Ferao (El pájaro carpintero rojo) - Carpintero
Pluma de Oro - Artista
Ojo de Halcón - Observador
Hiawatha - Atleta
Lagoo - Relatador de historietas
Jacala (Cocodrilo) - Actor teatral
Kaa (Pitón) - Trepador de árboles
Karela (La vid) - Experto en nudos
Keego (El pez) - Nadador
Keneu (La gran águila guerrera) - El Corredor
Kotick (La foca) - El Luchador
Kwasin (El hombre fuerte) - El Boxeador
Limmerskin (El troglodita) - El Mensajero
Castorcito - El constructor de cubiles
Mysa (El búfalo) - El escucha
Nag (Cobra) - Primeros auxilios
Nushka (Cuidador) - Guía
Oonai (El lobo) - Recitador
Pukeena (Saltamontes) - Saltador de altura
Pluma Escarlata - Encendedor de fogón
Arrecife (La foca) - Buceador
Shaw-Shaw (Golondrina) - Brincador
Singum (El león) - Equilibrista con libros en la cabeza
Rann (El águila) - Que tiene buena vista
Tilji-pho (La alondra) - Músico
Toomai - Danzarín folklórico
Wabeeno (Mago) - Equilibrista sobre tablón
Wawbeck (La roca) - Modelador
Alce Blanco - Saltador de distancias
Won-tolla - Saltador (en un pie)

3) Nombres otorgados por Akela a su discreción


Hathi (El elefante) - Puntualidad y asiduidad
Jeebi (El fantasma) - El lobato más grueso
Kim (El pequeño amigo de todo el mundo) - Servicialidad
Ko (El cuervo) - El lobato más bullicioso
Mang (El murciélago) - Obediencia
Mor (El pavo) - Orden y limpieza
Onaway (Despierto) - Alerta
Shada (El pelícano) - Perseverancia
Rikki-tikki-tavi (Mangosta) - Alegría y valor
Mowgli - Amigo de los animales
Sona (El oso del himalaya) - Buenas maneras

Resumen de los personajes de “The Jungle Book”:

Mowgli
El cachorro de hombre criado por la manada de Lobos de Seeonee

Sus Amigos:

Akela
El viejo lobo solitario, Jefe de la Manada de Seeonee
Raksha
La mamá loba que crió a Mowgli

Papá Lobo
El papá lobo que crió a Mowgli y lo presentó al Consejo de la Roca.

Bagheera
La pantera que enseñaba a los Lobatos a cazar

Baloo
El oso pardo que enseñaba a los Lobatos la Ley de la Selva

Kaa
La serpiente pitón que salvó a Mowgli de los monos Bandar-log

Hathi
El jefe de la manada de elefantes. Verdadero "rey" de la selva.
El Hermano Gris
Lobato hermano de Mowgli, el hijo mayor de Raksha

Rama
El búfalo de agua líder de su rebaño, que ayudó a Mowgli a atacar a Shere Khan

Sus Enemigos:

Shere Khan
El tigre, malvado y cojo. Caza hombres por placer y no por hambre. Es cruel, insaciable y lleno de mañas.

Tabaqui
El chacal, mentiroso y acompañante del tigre, come las sobras que encuentra.

Bandar-logs
El pueblo de los monos, tontos, indisciplinados, revoltosos, quienes nunca hacen nada bien ya que no tienen
ley.

Otros Personajes:

Chil
El milano

Rann
El águila
Pueblo Diminuto
Las abejas

Los Perros Rojos


Perros salvajes de la India

Capucha Blanca
La vieja cobra que cuidaba el tesoro del rey.

Descripción de los personajes de los cuentos de Rudyard Kipling:

Akela & Raksha

En la espesura de las selvas de la India, donde pocos seres humanos han podido penetrar, habita la manada de Seeonee, pueblo de lobos al que se
conoce como el Pueblo Libre. Su libertad proviene de que tienen y cumplen la ley de la manada, antigua como la selva y savia como la
naturaleza.
Su jefe, un solitario y gran lobo gris de nombre Akela, los guía a la caza y los hace regresar sanos y salvos, apartándolos de los peligros. Todos los
lobos lo escuchan y lo respetan porque saben que quien conduce la manada es testimonio de la ley y sólo el cumplimiento de la ley mantiene su
unidad y preserva su dignidad como Pueblo Libre, admirado por todos por su cohesión, su solidaridad, su justicia y su veracidad.
En un cubil de las colinas de Seeonee vivía hace tiempo una de las familias de la manada, compuesta por papá lobo, Raksha -la mamá loba- y su
camada de cuatro lobatos y lobeznas. A su cueva llegó un atardecer un niño pequeño que caminaba perdido por la selva huyendo de Shere Khan,
el tigre cojo, quien lo perseguía y reclamaba como supresa.
A pesar de ser un "cachorro de hombre", Raksha lo acogió como a uno más de sus hijos y le dio por nombre Mowgli, es decir, la rana, por su falta
de pelo en el cuerpo. En su momento lo llevaría para presentarlo junto a sus otros cachorros ante los demás miembros de la manada.

Baloo
Baloo, el gran oso pardo, es el encargado de enseñar la ley a los cachorros con bondad y firmeza. ¿Quién mejor que él para representar ante los
niños la formación del carácter?, Suficientemente grande y fuerte como para no despertar el apetito de los depredadores y con hábitos alimenticios
que no lo transforman en competidor de otros animales, este oso de la India mantiene con los demás habitantes de la selva una relación de respeto,
caracterizada por la ausencia de miedos y disputas.
Severo y tierno a la vez, lento de movimientos y apreciado por todos por sabio, Baloo enseña a ser fuerte, a vivir en paz con los demás y a orientar
la vida de acuerdo a principios. Como todo buen educador, él no está siempre presente, pero aparece cada vez que hace falta. Salvo circunstancias
especiales, no toma la iniciativa, pero a él se recurre cada vez que hay un problema y se confía en el buen juicio que deriva de su larga
experiencia.
Baloo se angustia, interesa y moviliza por cosas realmente importantes, lo que no le impide ser alegre. Madurez no desprovista de alegría y
frescura. Madurez sonriente, que toma en serio la vida, pero que no se toma muy en serio a sí misma, ya que siempre hay algo sospechoso e
inquietante en el exceso de seriedad. Junto a Baloo, el sabio con humor, y por eso dos veces sabio, niños y niñas conocerán la Ley y la alegría de
vivir conforme a ella.

Bagueera

Nacida en cautiverio, la pantera negra rompe de un zarpazo la cerradura que la aislaba del mundo, y gracias a su fuerza conquista una libertad sin
la cual su vida habría perdido sentido.
Morena y lustrosa, ágil de movimientos y ligera en el andar, fuerte y sagaz, Bagheera le enseñó a Mowgli las destrezas de la caza, la forma de
moverse rápida y silenciosamente en medio de la espesura y la necesidad de estar atento a todos los movimientos y sonidos de la selva.
Andariega y preguntona, ella sabe qué alimentos son buenos y cuáles pueden hacerle daño; y cuando se cansa, sabe irse a dormir en un lugar
seguro. El cuidado de su cuerpo, lejos de ser fruto de la vanidad, está en función de su seguridad, su agilidad y su salud.
Siguiendo y observando a Bagheera -quien conoce los secretos para sobrevivir, es hábil en usar las destrezas de su cuerpo y sabe defenderse de
los males que acechan en lo desconocido- niñas y niños aprenderán a proteger su vida, desarrollar su cuerpo y cuidar su salud, los tres grandes
propósitos que lobatos y lobeznas pueden lograr en esta área de crecimiento.

Kaa

Kaa, la serpiente pitón, por inteligente, experimentada e ingeniosa, es la más indicada para representar la creatividad. De sangre fría, certera, que
se equivoca poco, sin veneno ni agresividad, esta serpiente de aguas semeja antes que todo el conocimiento, que como ella, es preciso y concreto.
Dueña de una experiencia que acumuló durante su larga existencia -más larga que ella misma, que mide cerca de 9 metros- se volvió astuta con la
edad y usa su astucia sin parecer que la tiene, lenta y segura.
No obstante que su fuerza muscular es tremenda y demostró que si es necesario puede engullir víctimas del tamaño de un mono, Kaa, dominando
sus propios instintos, respeta a Mowgli, lo salva varias veces y le transmite su pericia y maestría.
Deslizando por las aguas su cuerpo de color castaño amarillento con grandes manchas oscuras, posee el ingenio de mimetizarse admirablemente
entre las sombras y luces que producen las ramas de los árboles. Ese mismo ingenio le permitió rescatar a Mowgli de las Moradas Frías, usando
primero su cuerpo como una lanza para romper el mármol y luego como escalera para que Mowgli subiera por él desde el fondo de la cúpula
donde lo retenían sus captores.
Y no fue sólo esa vez. En otras ocasiones su cuerpo ha servido de hamaca, colchón, resorte o balsa. Cambiando de piel a intervalos más o menos
regulares, como si buscara una constante adaptación a nuevos tiempos, Kaa, la sugestiva, la curiosa, la memoriosa, con su admirable poder de
fascinación, será nuestra mejor aliada para motivar la creatividad en lobatos y lobeznas.

Rikki Tikki Tavi

Rikki-tikki-tavi, la pequeña mangosta de cuerpo alargado, pelaje lustroso, hocico de color rosa y mirada encendida, es la amiga inquieta y valiente
que motivará a lobatos y lobeznas en el desarrollo de sus emociones y sentimientos.
Un gran torrente de agua producto de las lluvias de verano en la India, arrastró a esta pequeña mangosta fuera de su madriguera, la aturdió y la fue
a tirar al césped del enmarañado jardín de un viejo bungalow indio, donde la encontró Teddy, un niño inglés que vivía solo con sus padres.
A partir de ese momento
Rikki-tikki se convierte en amiga inseparable del niño y su familia. Curiosa y tierna, demuestra con rapidez su alegría y sus afectos, dejándose
acariciaren las rodillas de todos, subiéndose a los hombros de su amigo, metiendo su hocico curioso en su espalda y durmiendo todas las noches
en la almohada de su cama. Pero Rikki-tikki sabe que la gratitud y los afectos no sólo se demuestran por el contacto físico, sino también buscando
el bien de quienes se ama y disponiéndose a ayudarlos en toda circunstancia, incluso asumiendo serios riesgos.
Muy pronto tuvo Rikki-tikki la oportunidad de demostrarlo, liberando a la familia del peligro que representaban Nag y Nagaina, las gruesas
cobras negras de un metro y medio de largo, las venenosas de cabeza erguida y capucha extendida, de helado corazón y sordo silbido, de ojos
malvados que nunca cambian de expresión; y también de Kárait, la minúscula serpiente de color de tierra, mucho más mortífera que las cobras, ya
que por pequeña nadie piensa en ella. Rikki-tikki-tavi, la mansa y valiente mangosta de ojos como ascuas, la que no se está quieta, a la que no le
duran los sustos, la siempre alegre, la que va al combate como bailando, con aquel balanceo misterioso y aquel andar ondulante heredados de su
familia, llenará de emoción a lobatos y lobeznas y representará ante ellos el mundo de los afectos.

Kotick

Kótick, o Cotí, la foca adolescente de alma aventurera, que persigue sin tregua un ideal que parecía imposible, es el símbolo de la solidaridad y de
la justicia. Aunque su piel blanca llama mucho la atención, lo que de veras destaca es su preocupación por los demás.
A pesar de la arrogancia del poderoso lobo marino, de la apatía del viejo elefante de mar, de las burlas de los pájaros toscos que viven a costas de
otro, de la estúpida indiferencia de las morsas, de la sorprendente incredulidad de sus compañeros, de la resignación de sus propios padres, Kótick
enfrenta el peligro y recurre a soluciones audaces que le permitan salvar a su pueblo, víctima dócil de los cazadores de pieles.
Sensible al dolor ajeno, no se resigna a la injusticia que parece inevitable y trata que los demás lo sigan, abandonen lo conocido pero peligroso y
luchen por una tierra segura, aunque desconocida. Auténtico líder, no le importa que lo consideren loco, se burlen de él o le atribuyan oscuras
intenciones.
Con la idea clara y capaz de hacer que las cosas ocurran, Kótick encuentra por fin a los manatíes, las aparentemente torpes vacas marinas, que lo
conducen a las playas salvadoras, donde no podrá llegar la mano exterminadora de los cazadores. Kótick, el gran nadador, el empecinado, el
generoso, el que primero piensa en los demás, será el juvenil compañero de lobatos y lobeznas para ir al encuentro de los otros.
Adheek

El Reno: De cuentos posteriores de Rudyard Kipling. Siempre se destaca la gran velocidad de Adheek, por lo que se le puede dar al Lobato atleta
o veloz. Gilcraft lo recomienda para el Lobato que se destaca como Jugador de Equipo, considerando que no es el mejor de su equipo sino que en
los juegos es participativo con sus compañeros.

Alce Blanco

De cuentos posteriores de Rudyard Kipling. Debe tenérselo en cuenta, según Gilcraft, para el Lobato experto en salto en largo.

Apukwa

El Junco. De cuentos posteriores de Rudyard Kipling. Gilcraft lo recomienda para el Lobato que se destaca en la tarea de tejer.

Barasing

Ciervo parecido a los conocidos pero con mayor fuerza. Del cuento El Milagro de Purum-Bhagat. Además de ser un buen corredor y mejor
saltador, su principal virtud es ser muy solidario y no tiene recelos con aquel que conoce, brindándose por entero hasta llegar a hacerse su amigo.
Se le podría dar al Lobato ágil y buen amigo pero principalmente al enfermero, ya que si recordamos el cuento es Barasing el que atiende a
Purum-Bhagat hasta último momento.
Brumby

El Caballo Salvaje. Del cuento Los Servidores de su Majestad. Este animal, que destaca por su velocidad, era el ganador de todas las carreras.
Para no ser repetitivos con el tema del “Lobato más veloz” (aunque es la opción más correcta) podríamos pensarlo para aquel Lobato noble y leal,
al igual que lo es el caballo para con su amo.

Capucha Blanca

La Gran Cobra Blanca. Por su responsabilidad ante el pedido que le habían hecho de cuidar los tesoros del Rey se le podría dar al Lobato que
cuida de muy buena manera los materiales de la Manada, o bien al Intendente de esta.

Chikai

El Ratoncillo del Dekkan. Un animalito muy bueno, que era un gran saltador aunque muy pequeño. Era amigable y alegre. Se le puede dar al
pequeño Lobato juguetón que se interesa por conocer y ser amigo de toda la Manada.

Chil

El Milano. Es el gran mensajero de la Selva y un animal muy obediente, ya que al pedido de Mowgli no sólo le pregunta en qué puede ayudar
sino que también avisa a Baloo, Bagheera y Kaa dónde se encuentra el muchacho para que acudan en su ayuda. También era un potente cantor. Se
le puede dar al Lobato que siempre esta dispuesto a ayudar, que es obediente o que le gusta
cantar.

Chua
La Rata. De cuentos posteriores de Rudyard Kipling. A pesar de tratarse de una rata, se le puede dar al pequeño Lobato descuidado y
desarreglado, o a aquel que está siempre despeinado. Estas cosas, que a simple vista parecen defectos, son típicas de la edad en los chicos. Chua
no era sucio, es que era desarreglado simplemente.

Chunchundra

El Ratón. De cuentos posteriores de Rudyard Kipling. Según Gilcraft se le puede dar al pequeño Lobato miedoso, para luego rebautizarlo con
otro Nombre de Caza cuando lo supere. Otra opción es para el Lobato que en los campamentos siempre esta atrás de Akela o los Viejos Lobos
“por las dudas”.

Dahinda

El Sapo. De cuentos posteriores de Rudyard Kipling. Se le puede dar al pequeño Lobato inquieto y saltarín, o a aquel que siempre está llamando
la atención. Otra opción es para aquel Lobato glotón con afición para la cocina, pero muy pequeño como para hacer algo.

Darzee

El Pájaro Tejedor. Del Cuento Rikki-Tikki-Tavi. Aunque es un ave muy habladora, la habilidad que tenía en la construcción de su nido era lo que
le permitía sobrevivir. Se puede tener en cuenta para aquel Lobato que se destaca en las habilidades manuales o que le gusta coser. Otra opción es
para el trabajador incansable de la Manada, que no termina su trabajo hasta que no está listo.

Faona
Era el lobo de campo de Akela. Se lo reconocía como el mejor guía (en lo que a orientación se refiere) que tuvo la Manada. Se puede pensar para
aquel Lobato que se ha preocupado por saber orientación o que le gusta ser Guía.

Ferao

El Pájaro Carpintero de color Escarlata. Era uno de los primeros que marcaban la llegada del Nuevo Lenguaje, y su buena entonación contagiaba
a los otros para comenzar el canto de la primavera. Se le puede dar al Lobato que le gusta la música, o a aquel que toca algún instrumento. Otra
variante sería dárselo al Lobato carpintero, que le gusta trabajar en madera.

Flecha Roja
El Indio. De cuentos posteriores de Rudyard Kipling. Según Gilcraft es ideal para aquel Lobato experto en lanzar y atrapar pelotas. Una variante
sería para el Lobato que le gustan los juegos de pelota o directamente al fanático del fútbol.

Hiawatha
El Indio. De cuentos posteriores de Rudyard Kipling. Gilcraft lo recomienda para el Lobato atleta, bueno en todo tipo de actividades físicas.

Ho-Iggoo
El pequeño Gondo (gente pequeña, lista y muy negra de color; los primeros habitantes humanos de la Selva). Era un hombrecito experto en
encontrar o construir casas. Ideal para el Lobato con facilidad para construir (en especial Cubiles de campamento) o a aquel con facilidad para
encontrar lugares donde esconderse.

Humo Azul
El Indio. De cuentos posteriores de Rudyard Kipling. Según Gilcraft es acorde para aquel Lobato experto en señales o claves. Otra alternativa es
dárselo al Lobato que cuando quiere llamar la atención hace hasta lo imposible para que lo vean.

Iagoo

El cuentista. De cuentos posteriores de Rudyard Kipling. Tal como se lo define, Gilcraft propone este nombre para el Lobato que le gusta leer y
(especialmente) contar cuentos.

Ikki

El lento Puerco Espín. Como se sabe, era el que contaba todo en la Selva, por eso se le puede dar al Lobato que le gusta narrar o contar historias.
Otra alternativa es dárselo al clásico Lobato “buchón” de Akela, aunque puede que no sea lo ideal.

Jacala

El Cocodrilo. Aunque en algún momento luchó contra Mowgli, éste nunca dejo de reconocer las virtudes que tenía: el ser un experto luchador y
nadador. Se le puede dar a aquel Lobato que siempre persiste en lo que quiere. Por su parte, Gilcraft lo propone para el Lobato que le gusta la
actuación.
Jeebi
El Fantasma. De cuentos posteriores de Rudyard Kipling. Gilcraft lo recomienda como un nombre ideal para el Lobato más gordo de la Manada.

Kadlu
El Hombre Esquimal. Del cuento de Quiquern. Es el jefe de una familia que se preocupaba por mantener a todos los suyos, y pone de manifiesto
su gran don de caminante ya que no tenía problemas en hacer muchos kilómetros para conseguir el alimento para los que amaba. Se puede tener
en cuenta para el Lobato entusiasta de las caminatas.

Kalanag
El Gran Elefante. Su nombre significa Serpiente Negra debido a su fuerza y peligrosidad. Aunque su mayor característica es la obediencia que
tenía por sus amos: sabiendo que con su gran poder podía dominar a Toomai, siempre lo respetó. Debe tenerse en cuenta para el Lobato grandote
y fuerte pero muy bueno, incapaz de hacer daño a alguien.

Karela
La Vid. De cuentos posteriores de Rudyard Kipling. Tal como las ramas de la Vid, Gilcraft propone que sea el nombre del Lobato experto en
nudos.

Keego
El Pez. De cuentos posteriores de Rudyard Kipling. La principal característica de Keego era que se distraía muy fácilmente, por lo que se le
puede dar al Lobato fantasioso o distraído pero de buen carácter. Otra posibilidad es dárselo al Lobato que le gusta estar en el agua.

Kenau
La Gran Águila. De cuentos posteriores de Rudyard Kipling. La principal característica de Kenau era ser una veloz cazadora. Según Gilcraft se le
puede dar a aquel Lobato fanático de los juegos físicos, en especial aquellos en los que hay que correr.

Kim
El muchacho servicial. De cuentos posteriores de Rudyard Kipling. Se le puede dar al Lobato servicial, aquel que siempre ayuda a Akela y a los
demás en lo que puede.

Ko
El Cuervo. En más de una oportunidad se hace referencia a los cantos ejecutados por Ko, por eso se puede relacionar con el Lobato que tiene
facilidad, le gusta cantar o es muy bullicioso.

Kotuko
El pequeño Esquimal. Del cuento de Quiquern. Kotuko ha aprendido mucho de su padre, algunas de esas cosas es conseguir el alimento diario.
Siempre demostraba un gran valor para hacer lo que le correspondía. Se puede utilizar para aquel Lobato que no sólo tiene valentía sino es
también aquel que comparte sus cosas, como lo hizo Kotuko con la niña que lo acompaño y luego con todo su grupo de gente.

Kwasin
El Hombre Fuerte. De cuentos posteriores de Rudyard Kipling. Gilcraft lo propone para el Lobato boxeador, aunque como hoy en día es muy
difícil llegar a tener un Lobato que practique boxeo, se le puede dar al Lobato que le gusta cargar cosas pesadas (ya sea el Cajón de Manada,
troncos para la fogata, que ayuda a cargar los bolsos antes de ir de campamento, etc.)

Langur
El Mono del Himalaya. Del cuento El Milagro de Purum-Bhagat. Es súper curioso, aquel que tiene que probar todo para saber de qué se trata. A
diferencia de los Bandarlogs estos monos tenían buenas costumbres, y es el primer amigo de Purum-Bhagat. Se le podría dar a aquel Lobato
curioso, inquieto o desconfiado (entendiendo por esto aquel que cuestiona todo antes de hacerlo por simple curiosidad y no por maldad).

Limmershin
(O Limmerskin, según listado de Gilcraft). Pajarillo de genio bastante raro. Del cuento La Foca Blanca. Aunque presenta un raro carácter, tiene
una gran virtud y es que no sabe mentir. Por eso puede utilizar este nombre el Lobato que además de decir siempre la verdad, es aquel que
siempre hace lo que dice dando cumplimiento a su promesa. También es aquel que narra la historia de Kotick, por lo que puede utilizarse para el
narrador de historias.

Mang
El Murciélago. En él se marcan varias características, como su orientación y su gusto por saber todas las cosas. Se le podría dar al Lobato que le
gusta el periodismo o es muy curioso. También podría ser el nombre para aquel que como los murciélagos es el ultimo en dormirse. Finalmente
Gilcraft lo recomienda para el Lobato obediente.

Mao
El Pavo Real. No sólo se caracteriza por su alegría y la hermosura de sus plumas, sino también por lo buen bailarín que resultaba cuando quería
mostrarse. También era muy vanidoso y solía hablar con palabras bellas al referirse a la Selva. Se le puede dar a aquel Lobato alegre al que le
gustan las danzas. Otra alternativa es dárselo al Lobato que siempre se mantiene bien peinado o que se preocupa por su imagen, o también al
poeta.

Mysa
El Búfalo. Su nombre significa “el que escucha”. Ideal para aquel Lobato grandote que se caracteriza por ser el que escucha y el que ayuda a su
prójimo, siempre dispuesto a aprender cosas nuevas.

Mor
El Pavo Real. No nos olvidemos del encuentro que tuvo con Mowgli en Correteos Primaverales, donde nuestra ranita no fue muy amigable con
él. Sin embargo Mor nunca perdió la cortesía. Se le puede dar al Lobato educado y correcto, o a aquel que siempre guarda orden y limpieza en
sus cosas (por ejemplo en su bolso durante los campamentos).

Nag
La Cobra Negra. De cuentos posteriores de Rudyard Kipling. A pesar de que era una ladrona de huevos, se le puede dar al Lobato alerta e
ingenioso. Gilcraft lo propone para el Lobato que le gustan los Primeros Auxilios, para el Enfermero o el que se ocupa del Botiquín de Manada.
Otra opción es para el Lobato al que le gusta la cocina, ya que Nag era una experta en encontrar dónde estaba la comida más sabrosa.

Naway
El Indio. De cuentos posteriores de Rudyard Kipling. Su nombre significa “El Despierto”, por lo que Gilcraft lo propone para el Lobato que
siempre está alerta.

Nushka
El Indio. Su nombre significa “¡Mira!”. De cuentos posteriores de Rudyard Kipling. Gilcraft lo propone para el Lobato que le gusta guiar
expediciones o explorar.

Gancho De Mar
La Foca. Del cuento La Foca Blanca. También se lo conoce como “Alcanzador de Mares”, aunque queda algo feo para un Nombre de Caza(su
nombre original en ingles es “Sea Catch”). Es el padre de Kotick, y además de ser un gran luchador era un gran protector de su familia. Una
opción sería dárselo al Lobato que siempre protege a sus amigos, aun cuando estos hayan estado mal(el “abogado” de los Lobatos, digamos).
Otra opción es para el Lobato que le gusta nadar bajo el agua o es bueno en los clavados, según Gilcraft.
Ojo De Halcon
El Indio. De cuentos posteriores de Rudyard Kipling. Según Gilcraft debe llevar este nombre el Lobato observador.

Oo
La Tortuga. De cuentos posteriores de Rudyard Kipling. Gilcraft lo recomienda para el Lobato lento pero bueno, el que siempre hace las cosas
despacio pero bien.

Oonai
El Lobo. De cuentos posteriores de Rudyard Kipling. Oonai era un lobo muy parlanchín, por lo que se le puede dar al Lobato que siempre esta
hablando. Otra alternativa es dárselo al Lobato recitador.

Castorcito
El pequeño Castor. De cuentos posteriores de Rudyard Kipling. Gilcraft lo propone para el Lobato que le gusta construir cubiles, pero es tan
pequeño que siempre termina necesitando ayuda para ello.

Pino Alto
De cuentos posteriores de Rudyard Kipling. Gilcraft lo recomienda para el Lobato más alto de la Manada, para luego cambiarlo cuando se
destaquen en él nuevas virtudes gracias a su progreso en la Manada.

Pluma De Oro
El Indio. De cuentos posteriores de Rudyard Kipling. Según Gilcraft es el nombre que debe llevar el Lobato artista en todos sus medios(dibujo,
tallado, actuación, etc.).

Pluma Escarlata
El Indio. De cuentos posteriores de Rudyard Kipling. Gilcraft lo propone para el Lobato experto en prender fogatas, que conoce sus tipos y cómo
hacerlas.

Pukeena
El Saltamontes. De cuentos posteriores de Rudyard Kipling. Pukeena era un saltamontes muy activo, por lo que Gilcraft lo recomienda para el
Lobato de baja estatura que es muy veloz y saltarín, o al Lobato más inquieto de la Manada.

Purum-Bhagat
El Ermitaño. Del cuento El Milagro de Purum Bhagat. Era amigo de todos: animales, naturaleza y hombres. Es capaz de dar su vida por salvar a
sus hermanos. Es un nombre a tener en cuenta para aquel Lobato que realmente es buen compañero, que tiene predilección por los animales, que
le gusta investigar la naturaleza o todo esto junto.

Rama
El Gran Toro. Para Mowgli fue de gran ayuda en su caza contra Shere-Khan, debido a que era un gran guía entre los suyos. Se le puede dar al
Lobato (en lo posible de buen tamaño) que tiene don de liderazgo pero que no lo demuestra constantemente, como por ejemplo un buen Sub-
seisenero.

Rann
El Pájaro Mensajero. Lo que más sobresale de este personaje es su muy buena vista, y lo atento que estaba en todo momento.
Salamdhi
El muchacho. De cuentos posteriores de Rudyard Kipling. Él fue quien edificó las Moradas Frías, por lo que se le puede dar al Lobato con aptitud
para construcción de Cubiles, o para no ser repetitivos, al que le gusta la organización del mismo.

Sahi
El Puerco Espín. Tenía la virtud de reconocer la mejor comida en la Selva, por lo que se puede tener en cuenta para aquel Lobato al que le gusta
la cocina. También era aquel que traía mensajes buenos e importantes, por lo que Gilcraft lo recomienda para el Lobato que asume el rol de
Secretario en la Manada, por ejemplo a la hora de redactar el Libro de Caza.

Sambhur
Éste es el nombre del Animal. Si bien es un rumiante y en muchos momentos del LTV lo encontramos como presa de los lobos, no deja de
destacarse su gran velocidad para la carrera. Es otra opción para un Lobato rápido, no sólo en correr, sino también en todas sus tareas.

Shada
El Pelícano. De cuentos posteriores de Rudyard Kipling. Se destaca la perseverancia de Shada, por lo que se le puede dar al Lobato que nunca
desiste en lo que hace.

Shaw Shaw
La Golondrina. De cuentos posteriores de Rudyard Kipling. Shaw Shaw era muy viajera, por lo que se le puede dar al Lobato que le encantan las
excursiones o que le encanta explorar el bosque en los campamentos. Otra alternativa, según Gilcraft, es dárselo al Lobato saltarín.

Singum
El León. De cuentos posteriores de Rudyard Kipling. Singum era un protector de los débiles en la Selva, por lo que debe tenérselo en cuenta para
aquel Lobato preocupado por el bienestar de los demás, bondadoso, fuerte, buen trabajador y defensor de los más chicos. Otra alternativa, según
Gilcraft, es dárselo al Lobato que muestra particular interés por los libros.

Sona
El Oso Negro del Himalaya. Del cuento El Milagro de Purum-Bhagat. Oso de gran tamaño y mal carácter, siendo en general muy gruñón.
Aunque al conocer al ermitaño se entregó con gran respeto dándole todo su amor y compañía. Es muy característico para aquellos Lobatos
solidarios que les cuesta la integración en la Manada, para aquel que es silencioso pero buen amigo, o el que tiene buenas maneras y se porta
bien.

Sugeema
El Mosquito. De cuentos posteriores de Rudyard Kipling. Gilcraft lo recomienda para el Lobato más pequeño de la Manada, para luego cambiarlo
por otro Nombre de Caza cuando crezca.

Tilji-Pho
La Alondra. De cuentos posteriores de Rudyard Kipling. Gilcraft lo recomienda para el Lobato que le gusta cantar o que muestra una particular
alegría en todo momento.

Thuu
La Cobra Blanca. De cuentos posteriores de Rudyard Kipling. Ideal para el Lobato que le gusta treparse a los árboles.

Toomai
El pequeño Hindú cuidador de Elefantes. Del cuento Toomai el de los Elefantes. Por la edad que tenía, llegó a ser un héroe debido a su tenacidad
y valentía, ya que era capaz de pasar los peores peligros para conseguir lo que deseaba. También era un muy buen cuidador, cumpliendo las tareas
que se le pedían. Se le puede tener en cuenta para el Lobato que se esfuerza es aprender y mejorar día a día, o también para el Tesorero. Gilcraft
también lo recomienda para el Lobato que le gustan las danzas folklóricas, aunque es menos probable.

Wabaano
El Mago. De cuentos posteriores de Rudyard Kipling. Se le puede dar al Lobato que muestra inclinación por la magia o que es muy ingenioso.
Gilcraft lo recomienda para el Lobato equilibrista, o para aquel que sale ileso de cada una de sus “peligrosas” aventuras por arte de magia.

Wawbeck
La Roca. De cuentos posteriores de Rudyard Kipling. Según Gilcraft es ideal para el Lobato que le gusta el modelaje en materiales blandos como
arcilla, barro o cerámica.

Won-Tolla
El Lobo Solitario. Como lobo que perdió a su familia en una gran lucha, se le puede dar al luchador de la Manada, entiendo por esto a aquel que
por su fuerza es el mejor en el Escalpo, la Lucha de Cangrejos o cualquier juego de lucha. No se debe recompensar a un niño con este nombre si
sólo es un peleador que se agarra a trompadas con los demás Lobatos.