Está en la página 1de 3

Charla radial

Definición, Características, Estructura y Ejemplo

Se conoce como charla radial a cualquier tipo de discurso, conversación, monólogo


o intervención oral que se transmita a través de la radio. Se caracterizan por
conseguir que el oyente se sienta involucrado en el discurso del locutor.

Las charlas deben ser lo suficiente impersonales como para que una gran cantidad
de oyentes se sienta identificada con la información transmitida.

charla radial en un estudio


Los temas de las charlas radiales pueden ser varios. Se pueden presentar
anécdotas con el objeto de desarrollar una reflexión a partir de estas o tratar temas
como política, economía, pedagogía, ecología o deportes, entre otros.
Las charlas radiales parecen ser espontáneas. Sin embargo, se trata de textos que
fueron escritos con antelación y que se leen de manera fluida y natural. Cabe
destacar que el locutor tiene la potestad de improvisar algunas frases, siempre y
cuando se mantenga dentro del tema de la charla.

Estas charlas son textos expositivos, por lo que siguen la estructura de esta tipología
textual. Las charlas radiales deben tener una introducción (que presentan el tema a
tratar), un desarrollo (que explica el tema) y una conclusión (en la que se sintetiza
la información presentada).

Charla radial: ¿Qué es?

La charla radial es un discurso (normalmente monólogo) que se presenta a través


de una emisión de radio.

El objeto no es “bombardear” al oyente con información, sino de crear, a través del


loctuor, un ambiente ameno, de modo que el oyente se sienta incluido en el discurso.

Características de las charlas radiales

Las charlas radiales se caracterizan por parecer espontáneas, por ser breves, por
ser atractivas y por su variedad de temas, entre otros. A continuación, se
profundizará en estas características.

1- Las charlas radiales no son espontáneas

Las charlas radiales son discursos previamente preparados, escritos con antelación.
Dichos textos escritos se leen en medios de radiodifusión.

A pesar de que las charlas radiales no son espontáneas, tienen la particularidad de


parecerlo, puesto que el locutor se encarga de crear un ambiente propicio para tal
propósito. Esto se hace a través de los siguientes elementos:

– Las muletillas, tales como “este” y “mmm” (sin embargo, no se debe exceder con
este recurso).

– Las pausas para reorganizar el hilo de ideas.

– Las repeticiones casuales de información.


– La inclusión de ideas que no estaban originalmente en el texto escrito pero que
son pertinentes.

2- Son breves
Las charlas radiales suelen ser breves, con una duración de no más de 20 minu tos.
Esto se hace para garantizar que la información pueda ser procesada por el oyente
de manera rápida.

3- Son atractivas
Este tipo de charlas tienen la cualidad de ser atractivas, para garantizar que el
receptor escuche el discurso hasta el final.

4- Tratan temas variados


características de un guion de radio

Los temas tratados en las charlas radiales pueden variar de acuerdo con las
necesidades del locutor o de la emisora de radio, de acuerdo con la situación
presente en la sociedad a la que está destinada la charla, entre otros.

Por lo tanto, no existe un factor limitante en cuanto a los temas que se pueden
desarrollar en este tipo de charlas. Antes bien, las charlas radiales son medios para
difundir información sobre cualquier temática.

5- Funciones del lenguaje: referencial y fática


En las charlas radiales se emplean principalmente dos funciones del lenguaje: la
función referencial y la función fática.

La función referencial, también llamada denotativa o cognitiva, es la que se orienta


hacia la explicación del mensaje. En este sentido, lo que se busca es transmitir
información cuando se utiliza esta función.

Por su parte, la función fática es la que se encarga de establecer y mantener el


contacto con el interlocutor. Los enunciados fáticos no tienen una carga semántica
verdadera, sino que buscan reafirmar el acto comunicativo.

Algunos ejemplos de enunciados fáticos son los saludos iniciales (buenos días,
buenas tardes, buenas noches, bienvenidos al programa, entre otros), las frases de
reafirmación (¿me explico?, ¿entienden?), las muletillas (este, mmm, ajá).
6- Son textos expositivos
Las charlas radiales son textos expositivos en su mayoría, lo que quiere decir que
se limitan a presentar una información.
Cabe destacar que en ocasiones se pueden encontrar secuencias narrativas
incrustadas. Esto sucede cuando el locutor incluye anécdotas que sirven de
ejemplificación a la vez que refuerzan la información presentada.

7- Tienen gran alcance


Debido a que las charlas radiales se transmiten en medios de radiodifusión, estas
tienen gran alcance. De este modo, las charlas radiales se han transformado en una
manera de proporcionar información a las masas.

Estructura de las charlas radiales

Las charlas radiales son textos expositivos, por lo que siguen la estructura de dichos
textos. Esto quiere decir que están conformadas por una introducción, un desarrollo
y una conclusión.
Introducción
En la introducción, el locutor presenta el tema a tratar y da una breve explicación
del mismo. Esto se hace con el objeto de que el oyente comprenda el contexto
general del discurso que se desarrollará a continuación.
Asimismo, en la introducción se puede incluir una anécdota a partir de la cual se
puede desarrollar el resto de la charla.
Desarrollo
En el desarrollo, el locutor explica a profundidad el tema a tratar, exponen los
asuntos más importantes relativos a la temática en discusión, tales como origen,
causas y consecuencias, fechas y personalidades relacionadas, entre otros.
Asimismo, el locutor puede explicar el porqué de la selección de dicho tema, cuál
es la importancia del mismo y cómo se relaciona con la situación que viven los
oyentes.
Conclusión
En la conclusión, el locutor cierra la charla. Dicho cierre se puede presentar a través
de un resumen de las ideas más importantes, una anécdota relacionada con el tema,
una reflexión en torno a la problemática o una frase célebre que propicie un
ambiente de reflexión.