Está en la página 1de 9

Cómo funciona el oído?

El oído es un órgano muy complejo y transforma todos los sonidos que nos rodean en información. Cuando se produce
un sonido, el aire vibra y crea una onda sonora. Las vibraciones lentas producen sonidos graves mientras que las
vibraciones rápidas producen sonidos agudos.

La onda sonora entra al oído por el canal auditivo y llega al tímpano. Esta membrana comienza a vibrar y hace que se
muevan los huesecillos del oído medio, encargados, a su vez, de hacer llegar esos pequeños movimientos al oído
interno.

Dentro del oído interno, la cóclea juega una función primordial. En la cóclea se encuentran las células celiadas cuya
función es enviar pequeños impulsos eléctricos, a través del nervio auditivo, hasta el cerebro.

Finalmente, el cerebro se encarga de interpretar esos impulsos eléctricos y convertirlos en información. De esta
manera, podemos entender palabras, conversaciones o disfrutar de una buena canción.

Todo este proceso es tan rápido que escuchamos e interpretamos los sonidos de manera instantánea y continua.

Y después de este rápido repaso para conocer mejor el oído y su funcionamiento, ¿no crees que debemos cuidar
nuestros oídos de la mejor manera posible?

Protege tus oídos y revisa su funcionamiento de manera periódica acudiendo a tu centro auditivo más cercano. Es la
mejor manera de que todo siga funcionando tan bien como siempre y de atajar cualquier problema.

Las partes esenciales de la oreja permiten que el cuerpo capture las ondas sonoras del aire, las traduzca en
vibraciones y envíe estas señales al cerebro para que pueda interpretarlas. Si cualquier porción de este sistema es
dañada, puede ser muy difícil poder escuchar, el paciente puede perder la capacidad de escucha en todo ese oído
El oído externo es la porción de la oreja que se sitúa encima
de la cabeza, que está formado de cartílago y carne. Es la parte visible, que sirve para proteger el tímpano. Recoge y
guía las ondas sonoras hacia el oído medio. Está compuesto por dos partes:

 El pabellón de la oreja (auricular)

El pabellón auricular es la parte más externa de la oreja. Es la parte física que puedes ver a ambos lados de tu cabeza.
Se utiliza como una especie de satélite para recoger el sonido y transmitirlo hacia el interior, donde puede ser
traducido.

 Meato (conducto auditivo externo)

Este es el conducto auditivo externo que se extiende hacia dentro de la oreja, desde la parte externa. Estos 2 cm de
canal ayudan a amplificar el sonido a medida que entra en el oído medio, así, puede ser interpretado adecuadamente.
Esta área también contiene células que producen la cera del oído, que ayuda a mantener alejadas del oído interno, a
las partículas de escombros.

El oído medio contiene tejido y hueso, pero no piel. Es el área donde el sonido se traduce en energía mecánica, para
que pueda pasar a través del cuerpo. La mayoría de enfermedades que se producen en el oído, surgen en esta parte,
a pesar de que algunas logran llegar al oído interno.
Se ocupa de traducir las ondas sonoras del oído externo en forma de ondas de presión. Se compone de cuatro partes
principales:

 Tímpano

El tímpano es una pieza tejido delgada que está estirada entre al oído externo y el medio. Se denomina el tambor,
porque las ondas del sonido lo golpean y generan que vibre, lo que hará que el actúe como una onda de energía y
se traduzca en energía mecánica que puede viajar a través del resto de la oreja.

 Martillo

El martillo del oído es uno de los huesos más pequeños del cuerpo. Está conectado al tambor, así que vibra cuando
este es golpeado por las ondas sonoras, pasando el sonido al resto del oído.

 Yunque

El yunque se sitúa en la parte de arriba del martillo, y recoge las vibraciones procedentes del tambor, enviándolas
hacia el estribo.

 Estribo

El estribo se sitúa debajo del yunque, es un hueso final del oído medio, encargado de recoger y pasar el sonido. Estas
ondas sonoras causarán que el estribo se comprima, así que comprimirá las ondas para que puedan pasar al oído
interno.

Oído interno

El oído interno es la parte responsable de traducir los mensajes y enviarlos al cerebro, donde pueden ser
interpretados. Está lleno de fluido que ayuda a equilibrar los órganos del oído y comprime el sonido para que pueda
pasar a los nervios.

 Cóclea

Este es un tubo en espiral que está cubierto por una membrana rígida. Esta membrana está llena de células nerviosas,
comúnmente conocidas como los pelos de los oídos. Estos pelos están diseñados para captar diferentes tipos de
vibración, que golpean en frecuencias distintas.

A medida que los nervios comienzan a vibrar ellos convertirán estas frecuencias en un impulso eléctrico que será
enviado hacia el cerebro. Si el oído está expuesto a un sonido que es demasiado alto, pueden llegar a romperse, por
lo que no volverán a regenerarse. Esta es una de las grandes contribuciones a la pérdida de audición

 Nervio auditivo

Estos nervios reciben los impulsos eléctricos generados por el oído y pasa la información hacia el cerebro, con el
objetivo de que pueda ser interpretada.

 Canales semicirculares
Estos están unidos a la cóclea, pero no pasan mucho tiempo interactuando con la parte auditiva de la oreja. En lugar
de eso, estos tubos llenos de fluido se desviarán y balancearán con el movimiento, ayudándote a mantener el
equilibrio.

Por medio del sentido del olfato percibimos los olores que nos ayudan a identificar los cuerpos,
objetos y sustancias a nuestro alrededor. La nariz es el órgano por el cual penetran todos los
olores que sentimos.
CÓMO PERCIBIMOS EL OLOR
Las moléculas de olor entran por las fosas nasales. Luego las células receptoras al final de la
cavidad nasal transmiten impulsos al bulbo olfatorio. Este bulbo es una zona interior del cerebro
que participa en la percepción de olores y manda señales al cerebro.
Las terminaciones nerviosas permiten la percepción de sensaciones que contribuyen a la
experiencia olfativa.

Las moléculas de olor entran por las fosas nasales. Luego las células receptoras al final de la
cavidad nasal transmiten impulsos al bulbo olfatorio. Este bulbo es una zona interior del cerebro
que participa en la percepción de olores y manda señales al cerebro. Las terminaciones
nerviosas permiten la percepción de sensaciones que contribuyen a la experiencia olfativa.

EL DATO

Una persona puede distinguir entre dos mil y cuatro mil olores distintos. Sin embargo, su olfato no
es tan poderoso como el de otras especies de mamíferos.

El olfato es uno de los cinco sentidos del cuerpo, encargado de percibir y procesar los olores, ayudando así
a identificar los objetos, cuerpos y/o sustancias que están cerca. Todos estos olores penetran por la nariz,
específicamente acceden por sus fosas nasales y llegan a la cavidad nasal, donde las células receptoras al detectar
este olor los transmite al bulbo olfatorio como impulsos.

Via: https://www.partesdel.com/olfato.html

El bulbo se trata del área interna del cerebro que también se encarga de la percepción de los olores y de mandar
señales, esta vez lo hace al cerebro. El olfato se encuentra en las fosas nasales, que se muestran como dos orificios
que se encuentran sobre la boca y detrás de la nariz. A través del olfato se llega a dar inicio al proceso de digestión,
esto ocurre porque al llegar el olor percibido al centro olfatorio del cerebro, este órgano lleva una señal que estimula
al estómago para que inicie con la producción el jugo gástrico.

Via: https://www.partesdel.com/olfato.html
Fosas nasales Se trata de las dos cavidades que se encuentran sobre la boca. Nervio olfativo Localizados en el interior
de la cavidad craneana donde cada nervio al ensancharse crea un bulbo olfatorio. Este nervio es totalmente
sensitivo. Se encarga de transmitir los impulsos olfatorios desde la nariz hasta el sistema nervioso central.

Via: https://www.partesdel.com/olfato.html

Pituitaria Se encarga de calentar todo el aire que se respira. En en esta zona donde están las células olfativas, donde
las sustancias odoríferas las impresionan. Esta presentan un tono amarillento y se halla en el cornete superior, o sea,
en el espacio donde las ramas del nervio olfatorio se distribuyen. Cilios olfatorios Se trata de células nerviosas que
contienen pelos muy pequeños y visibles solo con un microscopio, las cuales tienen la función de acumular todos los
olores para que así los envíe el receptor hacia el encéfalo, lo cual lo realiza en forma de impulso nervioso. Bulbo
olfativo También se le conoce como lóbulo olfativo. Se trata de una parte del cerebro donde todas señales
sensoriales son interpretadas. Cavidad nasal Refiere a la parte interior de la nariz, la cual está cubierta por una pared
compuesta de mucosa, encargada de producir el moco. Esta se encarga de mantener la humedad en la cavidad nasal
para así poder impedir la entrada de suciedad, polvo y de ciertas partículas que pueden causar daño si acceden a los
pulmones. Nariz Posee dos compartimientos que se encuentran divididos por el tabique nasal, donde se muestran
dos orificios de salida que se le conoce como narinas. En su otro lado este órgano finaliza en unas aberturas que
tienen conexión directa con la faringe. Cada fosa nasal posee en sus paredes laterales unos huesos esponjosos que
se le conoce como cornetes. Bajo estos existe un espacio que mantiene la conexión de la nariz y los senos para-
nasales, lo cual se conoce como meatos. Receptores olfativos Estos se hallan en la parte superior de las fosas
nasales, aquí es donde el cornete superior es cubierto por la pituitaria amarilla y se crea la conexión con el bulbo
olfatorio. Tienen como función detectar los olores. Narinas Se trata de dos cavidades que se mantienen separadas a
través de un tabique. Se ubican en la cabeza, justo sobre la boca.

Via: https://www.partesdel.com/olfato.html

Partes del tacto Uno de los cinco sentidos que posee el ser humano es el tacto. El cual
tiene la facultad de poder sentir texturas, formas, temperaturas y sensaciones por
medio de los corpúsculos de la piel que poseen terminaciones nerviosas; las cuales
envían un estímulo al cerebro que determina las características del objeto (si está
caliente, arrugado, áspero, etc).

Via: https://www.partesdel.com/tacto.html
La capa más superficial de la piel (epidermis) se encarga de ejecutar la acción del tacto. Por medio de ésta, el ser
humano ha podido ser capaz de recibir señales de peligro (dolor), o temperaturas (caliente y frío); que sirven como
un mecanismo de defensa de amenazas externas. Los sentidos somáticos del cerebro permiten informar sobre
ocurrencias externas o internas de nuestro cuerpo. Recoge todas las sensaciones de la piel, articulaciones, músculos
y demás órganos del cuerpo.

Via: https://www.partesdel.com/tacto.html

Partes del tacto Piel Es un músculo extenso, grueso y flexible que protege los órganos y huesos; regula la
temperatura corporal y sirve de receptor de las sensaciones. Se divide en tres capas: epidermis, dermis e
hipodermis. En cada capa se sitúan diversos elementos propios de la piel, como el folículo piloso, glándulas
sudoríparas, glándulas sebáceas, entre otros. Epidermis. Es la capa externa formada por células muertas. Las células
de Merkel que están asociadas a las fibras nerviosas, transmiten las sensaciones del tacto por medio de las palmas o
plantas del pie. Dermis. Constituye la segunda capa y se le conoce como piel verdadera. Está unifica con la epidermis
e hipodermis. Provee nutrientes y minerales a las células cutáneas, elimina desechos con ayuda de las glándulas y
regula la circulación sanguínea. Hipodermis. Es la capa más interna de la piel constituida por adipocitos, que está
enlazada con la dermis. Sirve de almacenamiento de grasas y energías necesarias para el cuerpo, regula la
temperatura, y protege todas las estructuras internas del cuerpo humano (huesos, órganos, glándulas, etc).
Glándulas sudoríparas. Son tubos que secretan el sudor, fluidos y desechos que el cuerpo no necesite. Existen dos
tipos: apocrinas y ecrinas. Nervios sensitivos. Son una agrupación de fibras que envían los impulsos percibidos al
sistema nervioso central. Estos impulsos son esparcidos a diferentes áreas del cuerpo por ondas eléctricas. Glándulas
sebáceas. Secretan grasas que acondicionan el pelo y la piel. Tejido graso. Constituido por las células grasas o
adipocitos. Sirve de reserva de energía para células, y de amortiguadores para los impactos internos. Folículo piloso.
Es un saco compuesto de fibras nerviosas sensoriales que recubren el bulbo que constituye cada hebra de cabello.
Sirve como receptor sensible del tacto, en especial cuando está vinculado a un roce, extracción o movimiento del
pelo.

Via: https://www.partesdel.com/tacto.html

Uno de los principales sentidos del cuerpo humano es la vista, que nos permite percibir la forma,
distancia, posición, tamaño y color de todos los objetos y seres que nos rodean. Aquí te contamos
más sobre este maravilloso sentido que está compuesto por la pupila, iris, retina, córnea y
cristalino. Conoce todo sobre las partes del ojo.

Los ojos son los órganos receptores de la vista, ellos tienen la función de captar los estímulos
luminosos que encontramos en el ambiente. Se localizan en las cavidades orbitarias, que los
protegen de las sacudidas y choques exteriores. La cejas, las pestañas y los párpados
complementan su protección.
VARIAS PARTES PRINCIPALES

1) El iris. Es la parte coloreada del ojo. Regula la entrada de luz aumentando o disminuyendo su
tamaño según la intensidad de la misma.

2) La pupila. Es el orificio central del iris. Se dilata o contrae en función de la cantidad de luz
existente.

3) El cristalino. Es la parte que enfoca el haz de luz en la retina. Tiene forma de lente biconvexa.

4) La córnea. Es una de las partes externas del ojo. Protege al cristalino y al iris permitiendo el
paso de la luz.

5) La retina. Es la parte del ojo sensible a la luz. Está compuesta por los conos y los bastones. Su
función es dar información sobre la nitidez, color y brillo.

6) La esclerótica. Es la membrana más externa que protege y da forma al ojo. Es la zona que
conocemos como “lo blanco del ojo”.

7) Nervio óptico. Conduce los impulsos nerviosos de los conos y bastones de la retina hacia el
cerebro. Esto permite la formación de las imágenes en nuestra cabeza.

8) El humor acuoso. Es un líquido incoloro localizado entre la córnea y el cristalino. Su función es


lubricar y alimentar el ojo por medio de las proteínas que contiene.

9) El humor vítreo. Es una sustancia gelatinosa y transparente contenida en el interior del glóbulo
ocular y encargada de ejercer presión sobre él.

Cuida tus ojos leyendo con la luz adecuada y no frotándolos con las manos sucias.

¿CÓMO PERCIBIMOS LAS IMÁGENES?

Somos capaces de identificar y distinguir imágenes gracias a todas sus características que nos
hacen formar una imagen en nuestro cerebro, como si dibujásemos una figura siguiendo unas
instrucciones formadas por muchas partes, como un mosaico. Estas características, son la forma
el tamaño, la cercanía, el volumen, el color, la textura, su posición, el contexto, etc.

El estímulo que necesitamos para empezar ese proceso es la luz que se transmite por ondas
electromagnéticas. El ojo se ajusta y modifica para recibir el estímulo de luz apropiado. La luz
pasa por la córnea, luego la retina donde llega la imagen invertida. A la retina llega también un
'código', transmitiéndose en forma de impulsos químico eléctricos al cerebro, donde la imagen se
interpreta y es 'decodificada'.
Partes del gusto Como su nombre lo indica, el sentido del gusto es el que ayuda a
identificar los diferentes sabores que tienen los alimentos ingeridos. Este sentido se
encuentra en la boca y como órgano principal está la lengua, el cual facilita la
degustación.

Via: https://www.partesdel.com/gusto.html
En el sentido del gusto también están involucrados el paladar, las paredes interiores de
las mejillas y la faringe. Otro sentido que juega un papel muy importante en el justo es
el olfato, ya que por medio de su función puede captar el aroma que sale de dichos
alimentos. Ejemplo de ello es que cuando una comida esta ácida o picante ese
componente brota la nariz lo percibe, también los ojos pueden detectar este sabor, ya
que, en algunas ocasiones, los ojos se pueden poner llorosos, como en el caso de
picar cebolla. El sentido del gusto o papilas gustativas no están localizadas en un solo
lugar, pues, las diferentes partes de la lengua cumplen una función y una de ellas es
identificar en áreas específicas los diferentes sabores. La lengua por medio del sentido
del gusto puede distinguir sabores como dulce, ácido, amargo, alcalino y salado.

Via: https://www.partesdel.com/gusto.html
Partes del gusto La Lengua La lengua está situada dentro de la boca y tiene a su cargo
lo que se llama las papilas gustativas, aquella que se encarga de identificar los
sabores antes mencionados.

Via: https://www.partesdel.com/gusto.html
En la punta de la lengua las personas pueden captar el sabor dulce, en los extremos de la lengua se percibe lo ácido,
lo amargo se distingue al final antes de llegar a las amígdalas y lo salado unos centímetros después de la punta. El
sabor dulce y salado de la lengua se ubica en anterior y lo amargo y ácido y en parte posterior. El Paladar Ubicado en
la parte superior de la boca. El mismo tiene una parte dura y otra blanda. El paladar posee una mucosa húmeda que
junto a los dientes forma la encía. Durante la masticación de los alimentos estos tocan el paladar, el mismo puede
apreciar el sabor de las comidas. Papilas Gustativas Se dividen en tres partes como son fungiformes, caliciformes
y filiformes las cuales están ubicadas en toda la lengua. Ellas son las responsables de saborear y distinguir los sobres
de los alimentos. La Epiglotis Se llama así al inicio del tubo que transporta los alimentos de la boca hacia el estomaga
para luego ser procesados. Cuando la comida pasa por esta vía el sentido del gusto de toda la boca puede aún es
esta parte saber el sabor de dicho alimento. Ejemplo de ello al tomar tequila o en otro caso algo picante el tubo y la
garganta perciben el sabor. Los Labios Los labios cubren los dientes y dan la forma que tiene nuestra boca. Al rosar
los alimentos por esta parte, este sentido puede reconocer los sabores. Úvula La úvula es la cámpanita que esta al
fondo de la boca, antes de llegar a la garganta. Ella puede capturar el sabor aunque en menor proporción. El órgano
que más puede identificar el gusto, es la lengua.

Via: https://www.partesdel.com/gusto.html