Está en la página 1de 2

TEORIA INFLACIONARIA

De acuerdo con la teoría de la Gran Explosión o del Big Bang, generalmente aceptada, el Universo surgió de una explosión
inicial que ocasionó la expansión de la materia desde un estado de condensación extrema. Sin embargo, en la formulación
original de la teoría del Big Bang quedaban varios problemas sin resolver. El estado de la materia en la época de la explosión
era tal que no se podían aplicar las leyes físicas normales. El grado de uniformidad observado en el Universo también era
difícil de explicar porque, de acuerdo con esta teoría, el Universo se habría expandido con demasiada rapidez para desarrollar
esta uniformidad.

Según la teoría del Big Bang, la expansión del universo pierde velocidad, mientras que la teoría inflacionaria lo acelera e
induce el distanciamiento, cada vez más rápido, de unos objetos de otros. Esta velocidad de separación llega a ser superior
a la velocidad de la luz, sin violar la teoría de la relatividad, que prohíbe que cualquier cuerpo de masa finita se mueva más
rápido que la luz. Lo que sucede es que el espacio alrededor de los objetos se expande más rápido que la luz, mientras los
cuerpos permanecen en reposo en relación con él. A esta extraordinaria velocidad de expansión inicial se le atribuye la
uniformidad del universo visible, las partes que lo constituían estaban tan cerca unas de otras, que tenían una densidad y
temperatura comunes.

El físico y cosmólogo Alan H Guth, del Instituto Tecnológico de Massachussets (M.I.T.), sugirió en 1981 que el universo
caliente, en un estadio intermedio, podría expandirse de forma exponencial. La idea de Guth postulaba que este proceso de
inflación se desarrollaba mientras el universo primordial se encontraba en el estado de superenfriamiento inestable. Este
estado superenfriado es común en las transiciones de fase; por ejemplo en condiciones adecuadas el agua se mantiene
líquida por debajo de cero grados. Por supuesto, el agua superenfriada termina congelándose; este suceso ocurre al final del
período inflacionario. En 1982 el cosmólogo ruso Andrei Linde introdujo lo que se llamó "nueva hipótesis del universo
inflacionario". Linde se dió cuenta de que la inflación es algo que surge de forma natural en muchas teorías de partículas
elementales, incluidos los modelos más simples de los campos escalares.

Si la mayoría de los físicos han asumido que el universo nació de una sola vez; que en un comienzo éste era muy caliente, y
que el campo escalar en el principio contaba con una energía potencial mínima, entonces la inflación aparece como natural y
necesaria, lejos de un fenómeno exótico apelado por los teóricos para salir de sus problemas. Se trata de una variante que
no requiere de efectos gravitatorios cuánticos, de transiciones de fase, de un superenfriamiento o también de un
supercalentamiento inicial.

Considerando todos los posibles tipos y valores de campos escalares en el universo primordial y tratando de comprobar si
alguno de ellos conduce a la inflación, se encuentra que en los lugares donde no se produce ésta, se mantienen pequeños, y
en los dominios donde acontece terminan siendo exponencialmente grandes y dominan el volumen total del universo.
Considerando que los campos escalares pueden tomar valores arbitrarios en el universo primordial, Andrei Linde llamó a esta
hipótesis "inflación caótica".

La teoría inflacionaria, predice que el universo debe ser esencialmente plano, lo cual puede comprobarse experimentalmente,
ya que la densidad de materia de un universo plano guarda relación directa con su velocidad de expansión.

La otra predicción comprobable de esta teoría tiene que ver con las perturbaciones de densidad producidas durante la
inflación. Se trata de perturbaciones de la distribución de materia en el universo, que incluso podrían venir acompañadas de
ondas gravitacionales. Las perturbaciones dejan su huella en el fondo cósmico de microondas, que llena el cosmos desde
hace casi 13.800 millones de años.

TEORIA DEL BIG BANG La teoría del Big Bang (también llamada Gran explosiónnota 1) es el modelo cosmológico
predominante para los períodos conocidos más antiguos del universo y su posterior evolución a gran escala.234 Afirma que
el universo estaba en un estado de muy alta densidad y luego se expandió.56 Si las leyes conocidas de la física se extrapolan
más allá del punto donde son válidas, encontramos una singularidad. Mediciones modernas datan este momento
aproximadamente 13 800 millones de años atrás, que sería por tanto la edad del universo.7 Después de la expansión inicial,
el universo se enfrió lo suficiente para permitir la formación de las partículas subatómicas y más tarde simples átomos. Nubes
gigantes de estos elementos primordiales se unieron más tarde debido a la gravedad, para formar estrellas y galaxias. A
mediados del siglo XX, tres astrofísicos británicos, Stephen Hawking, George F. R. Ellis y Roger Penrose, prestaron atención
a la teoría de la relatividad y sus implicaciones respecto a nuestras nociones del tiempo. En 1968 y 1979 publicaron artículos
en que extendieron la teoría de la relatividad general de Einstein para incluir las mediciones del tiempo y el espacio.89 De
acuerdo con sus cálculos, el tiempo y el espacio tuvieron un inicio finito que corresponde al origen de la materia y la energía.
Desde que Georges Lemaître observó por primera vez, en 1927, que un universo en permanente expansión debería
remontarse en el tiempo hasta un único punto de origen, los científicos se han basado en su idea de la expansión cósmica.
Si bien la comunidad científica una vez estuvo dividida en partidarios de dos teorías diferentes sobre el universo en expansión,
el Big Bang y la teoría del estado estacionario, la acumulación de evidencia observacional proporciona un fuerte apoyo para
la primera.10
En 1929, a partir del análisis de corrimiento al rojo de las galaxias, Edwin Hubble concluyó que las galaxias se estaban
distanciando, una prueba observacional importante consistente con la hipótesis de un universo en expansión. En 1964 se
descubrió la radiación de fondo cósmico de microondas, lo que es una prueba crucial en favor del modelo del Big Bang, ya
que esta teoría predijo la existencia de la radiación de fondo en todo el universo antes de ser descubierta. Más recientemente,
las mediciones del corrimiento al rojo de las supernovas indican que la expansión del universo se está acelerando, observación
atribuida a la energía oscura.11 Las leyes físicas conocidas de la naturaleza pueden utilizarse para calcular las características
en detalle del universo del pasado en un estado inicial de extrema densidad y temperatura.121314
TEORIA DEL ESTADO ESTACIONARIO
La teoría del estado estacionario es una teoría cosmológica propuesta a mediados del siglo XX, para dar cuenta de ciertos
problemas cosmológicos. De acuerdo con la teoría del estado estacionario, la disminución de la densidad que produce el
universo al expandirse se compensa con una creación continua de materia. Debido a que se necesita poca materia para
mantener constante la densidad del universo mientras este se expande (un protón al año en cada km³ del universo), esta
hipótesis no se ha podido demostrar directamente. La teoría del estado estacionario surge de la aplicación del llamado
principio cosmológico perfecto, el cual sostiene que para cualquier observador el universo debe parecer el mismo en cualquier
lugar del espacio. La versión perfecta de este principio incluye el tiempo como variable por la cual el universo no solamente
presenta el mismo aspecto desde cualquier punto sino también en cualquier instante de tiempo, siendo sus propiedades
generales constantes tanto en el espacio como en el tiempo. El origen del universo estacionario se remonta al infinito hacia
el pasado con un ritmo de expansión exponencial. El ritmo de expansión tiende a cero cuando el tiempo tiende a menos
infinito, y tiende a infinito cuando el tiempo tiende a infinito.
Sir James Jeans, en la década de 1920, fue el primero en conjeturar una cosmología de estado estacionario basada en una
hipotética creación continua de materia en el universo.12 La idea fue luego revisada en 1948 por Fred Hoyle, Thomas Gold,
Hermann Bondi y otros. La teoría del estado estacionario de Bondi y Gold se inspiró en la intriga circular de la película Dead
of Night,3 que habían visto juntos. Los cálculos teóricos mostraban que un universo estático era imposible en la relatividad
general, y de las observaciones de Edwin Hubble habían mostrado que el universo se estaba expandiendo. La teoría del
estado estacionario afirma que aunque el universo se está expandiendo, no obstante, no cambia su apariencia con el tiempo
(el principio cosmológico perfecto); no tiene principio ni fin.
Los problemas con esta teoría comenzaron a surgir a finales de los años de la década de 1960, cuando las evidencias
observacionales empezaron a mostrar que, de hecho, el universo estaba cambiando: se encontraron quásares solo a grandes
distancias, no en las galaxias más cercanas. La prueba definitiva vino con el descubrimiento de la radiación de fondo de
microondas en 1965, pues en un modelo estacionario, el universo ha sido siempre igual y no hay razón para que se produzca
una radiación de fondo con características térmicas. Buscar una explicación requiere la existencia de partículas de longitud
milimétrica en el medio intergaláctico que absorba la radiación producida por fuentes galácticas extremadamente luminosas,
una hipótesis demasiado forzada.
TEORIA DEL UNIVERSO OSCILANTE
El universo oscilante es una hipótesis propuesta por Richard Tolman, según la cual, el universo sufre una serie infinita de
oscilaciones, cada una de ellas iniciándose con un Big Bang y terminando con un Big Crunch. Después del Big Bang, el
universo se expande por un tiempo antes de que la atracción gravitacional de la materia produzca un acercamiento hasta
llegar a un colapso y sufrir seguidamente un Gran Rebote.
Esta teoría fue bastante aceptada durante un tiempo (o tal vez sigue siéndolo) por los cosmólogos que pensaban que alguna
fuerza debería impedir la formación de singularidades gravitacionales y conecta el Big Bang con un anterior Big Crunch: las
singularidades matemáticas que aparecían en los cálculos eran el resultado de sobre idealización matemática y serían
resueltas por un tratamiento más cuidadoso. Sin embargo, en los años 1960, Stephen Hawking, Roger Penrose y George
Ellis mostraron que las singularidades son una característica universal de las cosmologías que incluyen el big bang sin que
puedan ser evitadas con ninguno de los elementos de la relatividad general. Teóricamente, el universo oscilante no se
compagina con la segunda ley de la termodinámica: la entropía aumentaría en cada oscilación de manera que no se regresaría
a las condiciones anteriores. Otras medidas sugieren también que el universo, no es cerrado. Estos argumentos hicieron que
los cosmólogos abandonaran el modelo de universo oscilante.
La teoría ha vuelto a resurgir en la cosmología de branas como un modelo cíclico, que logra evadir todos los argumentos que
hicieron desechar la teoría del universo oscilante en los años 1960. Esta teoría es altamente controvertida debido a la ausencia
de una descripción satisfactoria en este modelo del rebote con la teoría de cuerdas. Con la cual se creó el universo.
Vida en un universo oscilante
Del mismo modo que se ha especulado hipotéticamente con las posibles formas de vida existentes en un universo en
expansión eterna, también se ha hecho lo mismo con formas hipotéticas de vida existentes en los momentos finales de un
universo en contracción (durante los estados iniciales de dicha contracción, así cómo incluso ya avanzada ésta y gracias a la
tecnología que pudieran desarrollar para adaptarse a las condiciones existentes por entonces, dichos seres vivos no serían
muy distintos a nosotros -al menos en el sentido de estar basados en el carbono y basar su metabolismo en reacciones
químicas-), y como en el primer caso, dichas formas de vida serían radicalmente distintas a nosotros.