Está en la página 1de 18

Imaginarios sobre la comunicación. Algunas certezas y muchas incertidumbres en torno a los estudios de comunicación, hoy

TERCERA PARTE

HABLAN LOS ESTUDIANTES. LOS IMAGINARIOS ENTORNO A LA COMUNICACIÓN: CERTEZAS, DUDAS Y EXPECTATIVAS

49

Marta Rizo García

50

Imaginarios sobre la comunicación. Algunas certezas y muchas incertidumbres en torno a los estudios de comunicación, hoy

“¿Para qué estudiar la comunicación social siendo algo que forma parte de nuestras vidas cotidianas y por eso mismo somos capaces de manejarla diestramente?, ¿Si es algo que forma parte del aire que respiramos?, ¿Si es algo que ya conocemos y que somos capaces de manejar?” (Von Sprecher y Boito, 2010: 13-14).

51

Marta Rizo García

52

Imaginarios sobre la comunicación. Algunas certezas y muchas incertidumbres en torno a los estudios de comunicación, hoy

1. Situando el problema: ¿para qué estudiar comunicación?

La pregunta que encabeza esta tercera parte, como las que hemos formulado a lo largo de esta obra, es una buena justificación de la pertinencia de explorar los imaginarios que sobre la comunicación tienen los estudiantes de licenciaturas en comunicación. La comunicación es parte de nuestra cotidianeidad, y como tal, no la pensamos de forma reflexiva de manera constante. Sin embargo, el que haya carreras de comunicación debe hacernos pensar que existen algunas motivaciones específicas que los estudiantes tuvieron al elegir dicha carrera; motivaciones que pueden derivarse, como veremos, de la propia concepción de comunicación más presente en los imaginarios compartidos por los estudiantes.

Los datos que presentamos en esta tercera parte se obtuvieron a partir de la aplicación de dos técnicas de investigación, encuestas y grupos de discusión 15 . Además, tienen también referentes inmediatos en un sinfín de charlas informales con estudiantes de comunicación de distintas instituciones mexicanas, tanto públicas o privadas, llevadas a cabo a lo largo de la última década.

Es un hecho que ante la pregunta de ¿por qué decidiste estudiar comunicación? hemos obtenido respuestas muy diversas, en algunos casos –muchos más de los que podríamos pensar- contradictorias. Ello lo observamos cotidianamente en el aula quienes nos dedicamos a la labor docente en alguna carrera de comunicación: los estudiantes no saben con total certeza por qué eligieron esta carrera, o si lo saben, establecen como motivaciones aspectos tan dispares como “para aprender a escribir”, “para dedicarme al cine”, “para investigar”, “para resolver los problemas comunicativos de nuestra sociedad”, y un largo etcétera al que regresaremos posteriormente.

Respuestas tan ambiguas como las anteriores no pueden sino ser síntoma de que algo no marcha bien, de que los planes y los programas de estudio (que en principio los aspirantes a la carrera debieran haber revisado antes de tomar una decisión definitiva) no son lo suficientemente claros para quienes los leen, de que los perfiles de egresados son excesivamente amplios y dan la idea de una formación integral que, cotidianamente, muchos llaman “todología”.

Las encuestas se aplicaron a un total de 560 estudiantes de Comunicación de varias universidades de la Ciudad de México. La mayoría fueron jóvenes de entre 18 y 25 años, repartidos casi por igual entre hombres y mujeres, provenientes el 70% de universidades públicas (Universidad Nacional Autónoma de México, Universidad Autónoma Metropolitana y Universidad Autónoma de la Ciudad de México) y el 30% de universidades privadas (Universidad Iberoamericana, Universidad Anáhuac, Universidad de la Comunicación y Universidad del Valle de México). Los encuestados fueron ciudadanos de todas las delegaciones de la Ciudad de México, y más de la mitad de ellos se auto-perciben de clase media- baja. Poco más de la mitad de los estudiantes llevan de 2 a 3 años en la licenciatura, por lo que este porcentaje está cursando actualmente un semestre incluido del 1º al 6º.

Con respecto a los grupos de discusión, se aplicaron un total de siete; cada uno de ellos, con estudiantes de las mismas universidades mencionadas en el párrafo anterior. Cabe mencionar que los grupos cumplieron con el rigor metodológico en términos de número (todos se desarrollaron con cinco o siete estudiantes) y, en gran medida, en términos de homogeneidad en cuanto a edades (en

15 Ver los Anexos 1 y 2, donde se presentan, respectivamente, el cuestionario aplicado en la técnica de encuestas y la guía de tópicos empleada en los grupos de discusión.

53

Marta Rizo García

todos los casos los participantes fueron jóvenes entre 19 y 25 años) y género (se aplicaron tres grupos de mujeres, tres grupos de hombres y, a modo de prueba, un grupo mixto). El único criterio que no se aplicó a cabalidad fue el anonimato necesario para el desarrollo de los grupos, pues cada uno de éstos estuvo conformado por estudiantes de una misma institución, por lo que en algunos casos los participantes se conocían entre ellos. Ello no fue, sin embargo, un impedimento, toda vez que nos permitió verificar si los planes de estudio que proponen las instituciones tienen alguna incidencia en los imaginarios que sobre la comunicación tienen los estudiantes.

Los datos que presentamos en esta tercera parte no pretenden erigirse como verdades absolutas. Más bien dan cuenta de algunos elementos que permiten una aproximación a cómo los estudiantes perciben la comunicación, como fenómeno social pero también como campo de estudios. El hecho de “dar la voz” a los estudiantes ofrece, por lo tanto, las visiones que ellos mismos tienen acerca del área de formación en la que se están desarrollando, información que nos parece sumamente válida y sugerente para seguir alimentando el debate en torno a la enseñanza de la comunicación. Debate que, al fin y al cabo, está indisolublemente ligado con las reflexiones en torno al campo académico de la comunicación.

2. Las propuestas institucionales: exploración de los perfiles de egreso

Es importante aquí hacer un alto en el camino para exponer con detalle las particularidades de las carreras ofertadas por cada una de las universidades cuyos estudiantes fueron muestra en este estudio exploratorio. Un análisis con mayor profundidad ameritaría exponer con detalle los planes y programas de estudio de todas las universidades a las que hacemos referencia. Sin embargo, y toda vez que lo importante para este estudio es explorar los imaginarios que los estudiantes tienen en torno a su carrera, y en torno a la comunicación como fenómeno y como campo de estudios y profesional, hemos optado por destacar únicamente algunos aspectos de los perfiles de egreso 16 de las distintas instituciones tomadas como muestra, mismos que de algún modo dan cuenta de la cosmovisión general que subyace a cada uno de los planes de estudio.

Una lectura detallada de los perfiles de egreso pone en evidencia la diversidad y disparidad entre las propuestas de cada licenciatura. Existe diversidad desde la propia forma enunciativa de los perfiles, toda vez que algunos son muy detallados y exponen de manera diferenciada los conocimientos, habilidades y actitudes que, en principio, deben adquirir los estudiantes de comunicación de la institución, y otros simplemente enuncian de manera más general la idea o cosmovisión global que subyace al plan de estudios en cuestión.

De igual manera, se aprecian perfiles de egreso de distinto alcance: algunos más enfocados a exponer únicamente las habilidades, conocimientos y actitudes que deben adquirir los estudiantes (como los enunciados por la Universidad Autónoma de la Ciudad de México y la Universidad de la Comunicación), y otros que incluso hacen hincapié en los campos profesionales en los que éstos,

16 La exposición completa de los perfiles de egreso de las Licenciaturas tomadas como muestra se encuentra en el Anexo

3.

54

Imaginarios sobre la comunicación. Algunas certezas y muchas incertidumbres en torno a los estudios de comunicación, hoy

presumiblemente, podrán desarrollarse una vez titulados (como el perfil enunciado por la Universidad Iberoamericana).

La diversidad también es notoria en lo que a las nomenclaturas de los planes de estudio se refiere (Licenciatura en Comunicación, Licenciatura en Comunicación Social, Licenciatura en Ciencias de la Comunicación y Licenciatura en Comunicación y Cultura), asunto que ya mencionamos

anteriormente al hablar de algunas de las principales problemáticas que acarrea el campo educativo de

la comunicación en nuestro país.

En los distintos perfiles de egreso, así como en los planes de estudio de las licenciaturas reportadas, se observan, pese a la diversidad, varias constantes, entre las cuales vale la pena destacar las siguientes:

1) El equilibrio (al menos en el discurso) entre materias de corte teórico-metodológico orientadas a la adquisición de habilidades para la construcción de conocimiento, por un lado,

y materias de corte técnico, que como su nombre indica, se orientan a la capacitación en el manejo técnico de los diferentes dispositivos mediáticos;

2)

Las competencias y actitudes relacionadas con la toma de decisiones y la solución a

problemáticas;

3)

La adquisición de habilidades cognitivas generales como el análisis, la crítica, la interpretación

y

la evaluación; y

4)

Los valores relacionados con la ética profesional y la formación orientada al conocimiento del entorno socio-cultural.

Aunque en casi todos los perfiles se apunta, se aprecia una presencia mayor de enunciados relacionados con la integración de saberes interdisciplinarios, la actitud crítica y la capacidad de

resolver problemáticas sociales en las propuestas de las instituciones públicas; por su parte, en las instituciones privadas se enuncian con mayor énfasis las habilidades técnicas que tienen que ver con

el diseño de mensajes, aunque en ningún caso estas habilidades parecen ser el centro de la formación

que se ofrece en las licenciaturas.

Se observa, entonces, que existe un acuerdo más o menos tácito en torno a que los comunicadores y comunicólogos no sólo deben estar técnicamente capacitados para el diseño y elaboración de mensajes para ser difundidos en distintos soportes tecnológicos o medios, sino que también deben ser profesionales con capacidad para el análisis, la reflexión y la crítica, y con habilidades para la construcción de conocimiento sobre los fenómenos comunicativos.

Habrá que ver si este acuerdo es asumido como tal por los principales actores del proceso de enseñanza-aprendizaje, los estudiantes; dicho de otra forma, para ver hasta qué punto estos perfiles son asumidos como óptimos por los estudiantes, es necesario darles la voz, escuchar sus percepciones

y valoraciones con respecto a lo que les está proporcionando la institución en la que estudian comunicación. A ello dedicamos el próximo apartado.

55

Marta Rizo García

3. Hablan los estudiantes: entre la satisfacción y el desconcierto

Como se afirmó anteriormente, un estudio que pretenda analizar los imaginarios que existen en torno a la comunicación (como fenómeno, campo académico y campo educativo), no puede obviar la voz de uno de los principales actores de la enseñanza de la comunicación: los estudiantes. Ya hemos visto que es el campo educativo el que acarrea gran parte de los problemas no resueltos en el espacio académico-científico. La falta de identidad del campo de conocimiento, la dificultad para enunciar con claridad el objeto de estudio de la comunicación, la ausencia de vínculos claros entre academia y sociedad, la poca articulación entre teoría y práctica y la confusión emanada de la triple condición de la comunicación, son algunas de las principales problemáticas que, siendo centrales en el campo académico de la comunicación, aparecen con fuerza en el campo educativo. Los estudiantes parecen identificar, como veremos, algunas de estas problemáticas.

En este apartado, así entonces, damos la voz a los estudiantes, e interpretamos los datos obtenidos de la encuesta y los grupos de discusión a la luz de las ideas y reflexiones de corte teórico-conceptual que hemos vertido hasta el momento.

3.1. La satisfacción de estudiar comunicación

Salta a la vista un dato interesante: un 60% de los estudiantes encuestados afirma estar estudiando en la universidad en la que siempre quiso estudiar, y un 80% está estudiando la carrera que siempre quiso estudiar. Aquí se aprecia que existe satisfacción por parte de los estudiantes, cuando menos por estar estudiando la carrera de su preferencia. No podemos afirmar con total seguridad, ni con datos precisos, que la elección de la comunicación como carrera obedezca a algo así como una “vocación”; tampoco podemos decir, en esta primera aproximación, que esta elección responda únicamente a una moda temporal o a lo atractivo que puedan parecer, a primera vista, los trabajos en los medios de comunicación. Lo que sí podemos afirmar es que en las aulas de las universidades, al menos de las que abordamos en este estudio, los estudiantes están estudiando la carrera que eligieron como primera opción.

Los datos anteriores se confirman con las respuestas obtenidas de la pregunta siguiente: ¿Qué tan satisfecho estás de estudiar comunicación? Al respecto, obtuvimos que un 35% está satisfecho, un 30% está muy satisfecho y un 30% está completamente satisfecho. La casi totalidad de los encuestados, por lo tanto, se sienten satisfechos por el hecho de estar estudiando la carrera de comunicación.

La satisfacción anterior quedó también plasmada en las conversaciones sostenidas con varios grupos de estudiantes. Al respecto, destacamos expresiones 17 como las siguientes:

“Estoy estudiando lo que siempre quise estudiar… desde la Prepa quería estar en Comunicación, porque me gusta el periodismo y todo eso de los medios” (G01-UACM-M-21).

“Pues yo creo que la comunicación es fundamental para que nuestro país sea más democrático, ¿no? Y creo que en las escuelas nos tienen que formar para que ayudemos a esto” (G03-UAM-H-20).

17 En todas las expresiones de los estudiantes que se recuperan a lo largo de las siguientes páginas se indica, entre paréntesis, el número de grupo, la institución, el género y la edad del informante.

56

Imaginarios sobre la comunicación. Algunas certezas y muchas incertidumbres en torno a los estudios de comunicación, hoy

“Desde que entré me gustó la carrera. Siempre tuve este sueño de estudiar comunicación, aunque mis papás no estaban muy convencidos, pero yo sí creo que elegí bien” (G03-UAM-H-22).

“La mera verdad la elegí porque fue la que más me latió cuando vi los papeles de la universidad, pero no sabía muy bien para qué me iba a servir, pero ahora estoy contenta, me gusta lo que aprendo y creo que es un reto muy grande formarnos como comunicadores” (G05-UIA-M-22).

“En la prepa llevé algunos cursos sobre lenguaje y comunicación y se me hicieron interesantes y por eso elegí comunicación como carrera. A veces creo que es muy amplia pero de momento me está gustando” (G04-UA-H-

21).

“Es lo mejor que pude haber hecho. Tengo amigos que están en carreras que no les gustan y debe ser horrible. Yo estoy feliz, voy contenta a la universidad y cada día aprendo cosas, aunque me da un poco de miedo pensar que no encontraré trabajo porque la situación está muy difícil” (G01-UACM-M-23).

La poca claridad en torno a lo que ofrece la carrera de comunicación, por un lado, y la incertidumbre que genera el no saber a qué se dedicarán una vez que obtengan el título, por el otro, son dos elementos que, pese a que pudieran parecer obstáculos, no parecen influir mucho en los estudiantes para que éstos se sientan satisfechos con estar cursando la licenciatura en comunicación.

3.2. Los ‘porqués’ de la elección de la carrera de comunicación: razones, motivaciones y expectativas

En el apartado anterior quedó claro que la gran mayoría de los estudiantes dicen estar satisfechos con haber elegido estudiar comunicación. Ahora bien, ¿por qué estos estudiantes eligieron estudiar la Licenciatura en Comunicación y no otra? En las expresiones de los grupos recuperadas en el apartado anterior ya se da cuenta de algunas de las razones o motivaciones que llevaron a los estudiantes a elegir la carrera de comunicación. En el caso de la encuesta, se solicitó a los encuestados enumerar las tres principales razones que los motivaron a elegir, como primera opción de estudios, la carrera de comunicación.

Con respecto a las primeras razones, destacan el obtener un título (40%), obtener trabajo (15%) y trabajar en medios de comunicación (10%); las segundas razones fueron obtener un trabajo (25%), trabajar en medios de comunicación (20%) y obtener un mejor salario (15%); y por último, como tercera razón los encuestados señalaron trabajar en medios de comunicación (25%) y obtener un mejor sueldo (15%). Como se puede observar, estas respuestas apuntan más hacia la expectativa de un mejor nivel de vida y un ascenso social, y no tanto a la voluntad de formación per se. Este punto merecería una interpretación mucho más extensa, que necesariamente debiera vincular las expectativas de los jóvenes por estudiar una carrera (cualquiera que ésta sea) y la necesidad de mejorar las condiciones de vida, tan presente en gran parte de la población juvenil de nuestros tiempos. Cabe mencionar que estas motivaciones más enfocadas a la mejora del nivel de vida y al ascenso social (obtener un mejor sueldo, obtener un título, conseguir trabajo, etc.) se observaron con mayor presencia en los estudiantes de las universidades públicas, aunque la diferencia con respecto a los estudiantes de instituciones privadas no fue tan notoria como podría pensarse.

57

Marta Rizo García

En las respuestas sobre las razones que tuvieron los estudiantes por elegir la carrera de comunicación se aprecia la presencia del campo profesional de los medios, que como decíamos, es el que suele estar más anclado a los imaginarios que los estudiantes tienen acerca de la comunicación. Lo anterior fue también una constante en los grupos de discusión, como queda de manifiesto en las siguientes afirmaciones:

“A mi me gustaría trabajar en televisión, por eso elegí estudiar comunicación, pero veo que a veces nos dan mucha teoría y poca práctica” (G06-UVM-H-24).

“Elegí esta carrera porque siempre me ha gustado el periodismo, me gusta estar informada y creo que tenemos mucho por hacer porque los medios en nuestro país están bastante mal” (G07-UC-M-23).

“Pues como te digo, sobre todo por los medios, ¿no?, pero ahora estoy viendo que hay más cosas en la carrera, que nos dan más materias que no todas tienen que ver con los medios, entonces todavía no me decido bien qué me gusta más, pero entré a comunicación por los medios, sobre todo porque me gusta mucho la radio” (G02-

UNAM-M-21).

Posteriormente, a los estudiantes encuestados se les preguntó acerca de las ventajas e inconvenientes que le encontraban a la carrera de comunicación. Las siguientes gráficas sintetizan las respuestas, en ambos casos divididas en las tres preferencias elegidas por los estudiantes para cara uno de los rubros. Cabe mencionar que únicamente se recuperan las opciones con mayor porcentaje de respuesta entre los encuestados.

Figura 2. Ventajas de la carrera de comunicación

Figura 2. Ventajas de la carrera de comunicación Las ventajas e inconvenientes que los estudiantes observan

Las ventajas e inconvenientes que los estudiantes observan en la carrera de comunicación ponen de manifiesto uno de los problemas básicos del campo de la comunicación que ya hemos apuntado

58

Imaginarios sobre la comunicación. Algunas certezas y muchas incertidumbres en torno a los estudios de comunicación, hoy

anteriormente: la dificultad de delimitar su objeto de estudio, por un lado, y la tensión no resuelta entre la teoría y la práctica, por el otro.

Figura 3. Inconvenientes de la carrera de comunicación

Figura 3. Inconvenientes de la carrera de comunicación Observamos lo anterior en la percepción de que

Observamos lo anterior en la percepción de que la carrera es muy amplia (algo que, paradójicamente, aparece señalado simultáneamente como ventaja y como inconveniente), en que los estudiantes apuntan como principal inconveniente, además de la amplitud de la carrera, el que no son formados para trabajar en los medios y, muy relacionado con ello, en que la carrera está desvinculada del ámbito profesional y es muy ambigua.

Por otra parte, vemos también con asombro que varios estudiantes señalan como ventaja la formación metodológica y teórica, y la percepción de que la carrera los forma para trabajar en varios lugares, algo que podemos vincular, sin duda alguna, con la ambigüedad de la carrera que, como vemos, no tiene bien definidos sus campos de aplicación y desarrollo. O al menos, de ello dan cuenta las percepciones que expresan los estudiantes.

En la misma línea se sitúan los discursos obtenidos de los grupos de discusión en torno a las ventajas e inconvenientes que los estudiantes encuentran en estudiar comunicación. Con respecto a las ventajas, destacamos las siguientes expresiones:

“Pues yo creo que lo bueno de nuestra carrera es que nos da un panorama bastante amplio de lo que es la comunicación y que no solo nos enfoca a los medios (…) podemos hacer más cosas como comunicólogos” (G07-

UC-M-22).

“Lo que más me gusta es que nos dan bastantes herramientas prácticas, ¿no?, pero bueno tampoco lo podemos ver todo, porque nos falta infraestructura, pero yo creo que con lo que nos dan tenemos bastante formación para poder trabajar en varias cosas, en televisión, en tecnologías, en periodismo escrito, y también en otras cosas que no sean medios” (G01-UACM-M-23).

59

Marta Rizo García

“A mí me gusta particularmente que nos dan teoría. Cuando entré pensaba que solo habría práctica y la verdad es que muchas cosas prácticas las podemos aprender por nuestra cuenta, pero a mi me gusta que nos enseñan a investigar y a ver cosas de la comunicación que no son tan obvias, ¿no?” (G03-UAM-H-24).

Como se puede observar, los estudiantes detectan con claridad que están estudiando una carrera muy amplia, pero a la vez consideran que están recibiendo una buena formación tanto teórica como práctica. Pese a ello, son también conscientes de los inconvenientes o desventajas que presentan sus estudios. Como botón de muestra, las siguientes expresiones:

“Nos hacen leer muchísimo pero luego no sabemos casi nada de lo que pasa en la realidad, yo creo que nos dan mucha teoría y poca práctica, y siento que no me preparan del todo bien para ser un profesional de los medios, que es lo que me interesa” (G06-UVM-H-19).

“Pues para mi es muy amplia, ¿no? Y a veces es muy difícil conectar todo lo que nos dicen porque hay cosas muy teóricas que ya no aplican y luego nos dan prácticas y bueno, a veces no sé para qué me sirve todo lo teórico y hacer investigaciones y todo eso” (G02-UNAM-M-22).

“A mi me saca un poco de onda que no sé muy bien para qué me sirven algunas materias que nos dan, o sea, las de práctica si queda claro para qué, ¿no? Pero luego tenemos muchos cursos de teoría que no tienen nada que ver, y bueno, a mi me hacen dudar” (G04-UA-H-23).

Las ventajas e inconvenientes de la carrera de comunicación están estrechamente relacionadas con las expectativas que los estudiantes tenían cuando la eligieron como primera opción de estudios, y con las que tienen una vez que ya la están cursando. Con respecto a las expectativas que los estudiantes tenían cuando ingresaron a estudiar comunicación, es relevante destacar que una cuarta parte de los encuestados tenía como principal interés poder dedicarse a los medios audiovisuales, seguido de la voluntad de aprender el oficio de periodista (15%) y el obtener conocimientos prácticos (15%). Las expectativas, como se puede ver, estaban fundamentalmente orientadas a la práctica profesional de la comunicación, sobre todo en los medios audiovisuales, que suelen ser el área más atractiva para los estudiantes, y fueron pocas las voces que expresaron expectativas y motivaciones vinculadas con la construcción de conocimiento y con el trabajo en áreas de la comunicación aplicada tales como la comunicación política, la comunicación educativa o la comunicación organizacional, por citar algunas.

“Yo al principio tenía muy claro que quería hacer algo de radio, pero luego como nos van explicando muchas cosas más y aprendí bastante sobre otras áreas de la comunicación, creo que fue cambiando mi idea y ahora me gustaría estar en alguna oficina de comunicación del gobierno de alguna empresa, para resolver problemas de comunicación”. (G04-UA-H-23).

“Entré sin saber muy bien por qué, a lo mejor porque era como la moda, ¿no? Pero ahora tengo más claro qué me gusta y siento que me están formando bastante bien para la investigación y he ido a algunos congreso y me gusta escuchar lo que otros profesores han investigado, entonces a mí me gustaría dedicarme a eso, pero bueno, todavía me falta bastante para terminar y no sé si al final cambiaré de opción”. (G01-UACM-M-22).

“Pues es que me gusta un poco de todo y no sé seguro a qué me quiero dedicar, pero cuando entré quería algo de periodismo como para ser reportera, ¿no? Pero ahora he visto que está un poco difícil entrar a los medios y a lo mejor me voy a otra rama, me gusta lo de comunicación política” (G05-UIA-M-21).

60

Imaginarios sobre la comunicación. Algunas certezas y muchas incertidumbres en torno a los estudios de comunicación, hoy

Como se puede observar, es una constante en los estudiantes el cambio entre las expectativas que tenían cuando ingresaron a la licenciatura y las que se van conformando a medida que van avanzando en sus estudios. Se aprecia un movimiento que va del interés inicial por los medios a intereses más diversificados que abarcan asuntos de comunicación aplicada, planificación de la comunicación e investigación. A continuación abordamos el asunto de los campos profesionales en los que los estudiantes imaginan que podrán insertarse como futuros comunicadores/comunicólogos.

3.3. Los campos profesionales ‘imaginados’ por los estudiantes

Los datos presentados hasta el momento, tanto los relacionados con las ventajas e inconvenientes como los que hacen referencia a las expectativas de los estudiantes, guardan un estrecho vínculo con los campos profesionales que los estudiantes imaginan para su inserción profesional una vez que hayan obtenido su título. Al respecto, la siguiente gráfica sintetiza las tres primeras opciones marcadas por los encuestados:

Figura 4. Campos profesionales asociados con la comunicación

4. Campos profesionales asociados con la comunicación Llama la atención que, pese a estar viviendo en

Llama la atención que, pese a estar viviendo en la actualidad un auge espectacular en lo que a tecnologías de información y comunicación se refiere, los estudiantes siguen asociando el campo de la comunicación con medios más tradicionales como la televisión y, en menor medida, la prensa, el cine y la radio. Ello se debe, quizás, a que los estudiantes se perciben como usuarios activos de la tecnología, pero no tienen total conocimiento en torno a qué podrían hacer como profesionales de la comunicación en este campo de las comunicaciones digitales.

61

Marta Rizo García

Por lo tanto, existe una asociación casi automática entre la comunicación y el trabajo en los medios, y contrario a lo que pudiera parecer en el escenario actual de consolidación de la comunicación mediada por computadora y las nuevas formas de interacción digital, los estudiantes siguen asociando la comunicación con los campos profesionales mediáticos más tradicionales.

Los datos anteriores se confirman, en cierto modo, con los trabajos a los que dicen aspirar los estudiantes una vez que obtengan su título. Al respecto, destacan como primera opción el tener su propio medio de comunicación (20%) y trabajar en un medio de comunicación reconocido (15%); como segunda opción, dedicarse al mundo académico (15%) y nuevamente tener su propio medio de comunicación (15%); y como tercera opción, dedicarse al mundo académico (22%), trabajar en una ONG u organización de la sociedad civil (20%) y trabajar en una oficina de gobierno (15%).

Estas aspiraciones abren el panorama de lo que para los estudiantes significa estudiar comunicación, pues no sólo se asocia, en este caso, la comunicación al trabajo en medios (aunque el primer escenario laboral imaginado por los estudiantes tiene que ver con éstos), sino que también aparecen con fuerza el mundo académico y el trabajo aplicado en organizaciones e instituciones. Con respecto a estos datos, cabe destacar que tres cuartas partes de los encuestados se imaginan en un futuro trabajando en algo relacionado con la comunicación: un 25% se imagina trabajando como periodista en un medio audiovisual y un 17% impartiendo clases en alguna universidad. Se percibe, por lo tanto, un optimismo bastante generalizado en torno a que la universidad los está formando para que, efectivamente, trabajen en algo relacionado con lo que estudiaron.

Esto mismo se confirma en las conversaciones sostenidas con los estudiantes, quienes en la mayoría de los casos afirman estar seguros de llegar a trabajar en algo relacionado con la comunicación:

“Pues yo prefiero ser optimista y pensar que sí, que sí que voy a trabajar en algo de comunicación, ¿no? Y aunque las cosas están un poco difíciles para eso estudio y creo que al final sí que hay espacios". (G01-

UACM-M-22).

“Todos me dicen que estoy un poco loco porque no encontraré ninguna chamba de comunicación, pero bueno, yo vengo todos los días a la escuela pensando que sí, ¿no? Bueno a lo mejor no encuentro al principio lo que más me gusta, pero seguro que encuentro algo”. (G06-UVM-H-23).

“Tal y como está el país sé que será complicado y que al principio tendré que hacer trabajos que no me gusten mucho, pero bueno, sé que la carrera me está formando profesionalmente y que encontraré algo sobre mi área, seguro” (G02-UNAM-M-23).

3.4. ¿Qué entienden por comunicación los estudiantes?

Aunque las concepciones de comunicación que tienen los estudiantes ya pueden leerse entre líneas a partir de los datos ofrecidos en los apartados anteriores, nos pareció pertinente formular la pregunta de manera directa. En este caso, las respuestas nuevamente ponen de manifiesto el carácter polisémico del concepto de comunicación, una polisemia que aparece en los imaginarios de los estudiantes no sólo porque, como todas las personas, viven y experimentan diferentes fenómenos comunicativos en su vida cotidiana, sino también porque a lo largo de su formación tienen acceso (de forma teórica y/o práctica) a varias de estas concepciones sobre la comunicación.

62

Imaginarios sobre la comunicación. Algunas certezas y muchas incertidumbres en torno a los estudios de comunicación, hoy

Los encuestados asocian la comunicación principalmente con un proceso de construcción de sentido (32%), con lo que distingue a los seres humanos de otros seres vivos (22%) y con la difusión de información de un medio a varias personas (18%). Cabe destacar que como cuarta opción, con un 15% de respuestas, los estudiantes asociaron la comunicación con el vínculo y la comunicación, la definición que acerca más el concepto a su sentido etimológico originario. Estas percepciones son, sin duda, gratificantes, toda vez que los datos parecen confirmar que, aunque los estudiantes asocian sus expectativas profesionales en mucha medida con el trabajo en los medios, sus concepciones sobre la comunicación no la reducen a éstos y están más relacionadas con los enfoques sociales y culturales de la misma.

Si bien en las encuestas hubo esta presencia de concepciones de la comunicación más asociadas a la interacción interpersonal y a la producción social de sentidos, en las conversaciones sostenidas con los estudiantes se apreció mayor dificultad para definir la comunicación. Las siguientes afirmaciones son prueba de ello:

“La comunicación son muchas cosas a la vez, ¿no? Nos han explicado, por ejemplo, que es cuando dos personas hablan pero también son los medios como la televisión y la radio". (G02-UNAM-M-23).

“Pues yo entiendo que la comunicación es la base de toda nuestra vida, porque sin ella no aprendemos ni nos socializamos, por eso me parece importante estudiarla” (G04-UA-H-24).

“La comunicación son los medios pero también son las relaciones humanas, cuando dos personas se comunican por medio del lenguaje verbal y no verbal, se están relacionando, y también cuando un medio nos difunde información, también hay comunicación, ¿no?” (G05-UIA-M-23).

Como se puede observar, es constante la asociación de la comunicación tanto con los medios como con las relaciones interpersonales. Estas dos grandes concepciones de la comunicación están presentes tanto en términos teóricos como en términos prácticos en los planes de estudio, y los estudiantes parecen no tener clara cuál es la definición más pertinente 18 .

3.5. Percepciones sobre el campo académico

Por otra parte, cuando se preguntó a los estudiantes sobre cuestiones más vinculadas con el estatuto académico del campo, la mayoría, un 65%, consideró que la comunicación es, por igual, un campo de conocimiento y un oficio, aunque un porcentaje considerable (25%) afirmó que la comunicación es más un campo de conocimiento que un oficio. La casi totalidad de los encuestados, 9 de cada 10, afirmaron que la comunicación es, también, un objeto de estudio de las ciencias sociales y, simultáneamente consideraron que la comunicación es una disciplina (85%). Aquí se pone de manifiesto esta dualidad propia de la comunicación, el ser a la vez campo académico particular y objeto de estudio de otras disciplinas. Dualidad que, como hemos visto a lo largo de la primera parte de esta obra, no ha estado exenta de problemas y confusiones.

18 Aquí vale la pena mencionar que en la tradición universitaria de la comunicación en Estados Unidos, se trató de resolver esta cuestión dividiendo la formación en comunicación en la denominada speech communication (donde se trabaja todo lo relacionado con comunicación interpersonal, intergrupal, etc.) y la mass communication (donde se capacita a los estudiantes para el trabajo profesional en medios de comunicación y para la crítica y análisis de éstos).

63

Marta Rizo García

Con respecto a la interdisciplina, la mitad de los estudiantes considera que la comunicación está sobre todo relacionada con la filosofía, mientras que un 34% la vinculan más con la sociología y sólo un 9% con la antropología. Sin embargo, los estudiantes afirman que los objetos de estudio más importantes para la investigación en comunicación son los medios de comunicación (19%) y las redes sociales (17%), por lo que nuevamente tiene lugar la asociación comunicación-medios, y parece, entonces, que la asociación de la comunicación con el pensamiento filosófico y sociológico se da únicamente en el plano del discurso, y no tanto en la capacidad para saber delimitar con claridad qué objetos de estudio comunicativos son también importantes para el campo de la filosofía y la sociología, y viceversa. Cabe destacar, sin embargo, que cerca de estas respuestas que determinan que el campo comunicativo estudia, sobre todo, los medios de comunicación, estuvo la opción de investigar la comunicación interpersonal (15%). Es optimista recuperar que más de la mitad de los estudiantes (58%) afirma que la licenciatura que estudian los ha capacitado para investigar todos los temas enunciados en la pregunta (medios de comunicación, redes sociales, comunicación interpersonal, comunicación política, comunicación educativa, publicidad y propaganda, industria del entretenimiento, procesos culturales e identidades minoritarias), mientras que el 40% restante considera que sólo ha sido capacitado para investigar algunos.

En las conversaciones sostenidas con los estudiantes sucede algo similar con respecto al debate en torno a la comunicación como campo de conocimiento. Si bien la mayoría de estudiantes afirma que, efectivamente, la comunicación es un objeto de estudio de diferentes disciplinas sociales, también son muchas las voces que reclaman una mayor entidad disciplinaria a nuestro campo:

“Me parece que no podemos seguir siendo una ciencia residual, pues además de que la comunicación es un objeto de estudio que puede ser investigado por otras ciencias, creo que debemos estar convencidos de que la comunicación también es una ciencia". (G07-UC-M-20).

“En muchas materias aprendemos a investigar los fenómenos de la comunicación, entonces yo pienso que sí tenemos una historia como disciplina pero también tenemos que dialogar con otras ciencias y ser más interdisciplinarios” (G06-UVM-H-23).

“Es un poco complicado, ¿no? Porque la comunicación está en todos lados y la podemos investigar nosotros pero también es un oficio y además también otras disciplinas pueden investigarla” (G05-UIA-M-21).

“Hace falta profesionalizar nuestro campo para dejar de ser todólogos” (G04-UA-H-25).

La triple condición de la comunicación, como campo académico, como campo científico y como campo profesional (Vassallo, 2002) parece estar muy presente en los imaginarios de los estudiantes. Ahora bien, ¿para qué están capacitados los estudiantes a nivel licenciatura? La falta de articulación óptima entre la teoría y la práctica hace complicado, en muchos casos, que los estudiantes sean capaces de integrar los saberes académicos y los saberes técnicos que reciben a lo largo de su formación. A ello dedicamos el siguiente apartado.

3.6. Entre los saberes académicos y los saberes técnicos

Ya dijimos anteriormente que la gran mayoría de estudiantes encuestados se imagina trabajando en algo relacionado con la comunicación. Si bien son muchos los que tienen la expectativa de estar

64

Imaginarios sobre la comunicación. Algunas certezas y muchas incertidumbres en torno a los estudios de comunicación, hoy

trabajando en un medio de comunicación, sobre todo audiovisual, no son pocos los que asocian su formación con la posibilidad de desarrollarse en el ámbito de lo académico.

“Como que podemos trabajar en varias cosas, pero yo creo que los medios ya están muy saturados y a lo mejor es más probable que acabe dando clases o investigando". (G03-UAM-H-22).

“A veces pienso que me gusta más el ámbito académico, pues creo que es más libre, ¿no? Trabajar en los medios te ata un poco y a mí no me gusta (…) además los medios son muy dominantes y yo soy bastante crítico, y creo que haciendo investigación podemos cambiar las cosas". (G01-UACM-M-22).

“Yo al principio quería ser periodista, pero me he dado cuenta de que también me gusta todo lo de investigación y a lo mejor acabo dando clases en alguna universidad. Me gustaría porque creo que es más creativo, ¿no?”

(G07-UC-H-24).

Si bien existe esta percepción de la posibilidad de desarrollarse en el campo académico, se aprecia que gran parte de los discursos de los estudiantes asocian el campo académico con la práctica docente, con el impartir cursos en una institución educativa, y que son menos las referencias a la investigación y la construcción de conocimientos.

4. Retos en la Enseñanza de la Comunicación en México

En el contexto actual, en el que los fenómenos comunicativos evolucionan a un ritmo mucho más rápido que las investigaciones y estudios que los abordan, es menester repensar la formación de los profesionales de la comunicación que egresan de las facultades y escuelas que albergan dichos estudios. Al respecto, en un estudio sobre los desafíos que presenta la formación universitaria en el contexto de la sociedad de la información, Estela María Zalba plantea que

“a las instituciones formadoras se les exige que desarrollen en sus estudiantes procesos cognitivos que los faculte para la integración de nuevos conocimientos, habilidades heurísticas, destrezas y actitudes que deberán poner en juego para resolver las situaciones problemáticas que, a futuro, se les presentarán en el campo profesional” (Zalba, 2008: 41).

En el caso específico de la formación de comunicadores, la autora plantea varias problemáticas que enfrenta el campo, entre las cuales destaca la falta de identidad profesional, la tensión entre teoría y práctica, la incapacidad para gestionar y ejecutar proyectos y la superposición de incumbencias con otras profesiones (Zalba, 2008: 43).

Ya hemos enunciado anteriormente algunas de estas problemáticas que el campo educativo de la comunicación no ha superado aún. La primera, la ausencia de identidad profesional, parece ser la más preocupante, y se pone de manifiesto en que “los egresados en comunicación no pueden definir con claridad qué son, qué hacen y cuáles son los espacios en los que pueden insertarse” (Zalba, et.al., 2006: 8-9) 19 , algo que se ha podido ver a lo largo de esta tercera parte, en la que hemos recuperado las

19 Citado en Zalba (2008: 44).

65

Marta Rizo García

percepciones que los propios estudiantes tienen acerca de la comunicación como campo de estudios y como campo profesional.

Delia Crovi (2008) complementa la idea anterior afirmando lo siguiente:

“Si la falta de identidad del campo constituye en buena medida un problema endógeno, el reconocimiento de los demás, la mirada en condiciones de igualdad de otras disciplinas y otras áreas del saber, es un reto exógeno. Al restarle validez científica a la comunicación, se subestiman los argumentos de su importancia social, su peso político y económico. Alcanzar la autodeterminación encierra por fuerza el espejo en los demás, el reconocimiento exterior” (Crovi, 2008: 151).

Parte de este reconocimiento se puede realizar en el ámbito de la enseñanza de la comunicación. Ofrecer una formación con criterios más claros y específicos, con mejor articulación de contenidos y con perfiles de egreso menos confusos, sin duda, puede ayudar a que la comunicación se consolide como un campo de estudios. Pero para ello, son muchos los retos que el campo educativo entraña, no sólo en lo que respecta al diseño de los planes y programas de estudio, sino previamente en lo que concierne al diálogo entre el campo educativo y el académico-investigativo, que muchas veces (y pese a que los docentes suelen ser, simultáneamente, académicos-investigadores) coexisten sin establecer un diálogo suficiente que, sin duda, será benéfico para el campo de la comunicación en general, en todas sus vertientes.

No tenemos total claridad en torno a para qué formamos a los profesionales de la comunicación en las universidades. Los perfiles, como ya hemos visto, intentan abarcar mucho pero no están suficientemente claros; los contenidos programáticos, también lo hemos mencionado anteriormente, van de lo generalista a lo muy particular, y no hay articulación clara entre estos dos extremos. Estos aspectos se reflejan en las percepciones e imaginarios que los estudiantes tienen sobre la comunicación y, más específicamente, sobre los estudios de comunicación.

Los anteriores, entre otros, son síntomas de que hoy nos sigue haciendo falta un arduo trabajo de reflexión en torno a la formación en comunicación. Una reflexión que no debe, ni puede, estar separada de las discusiones de corte más teórico-epistemológico-metodológico que se llevan a cabo cada vez con mayor frecuencia en los distintos espacios de encuentro académico a nivel nacional e internacional. Una reflexión que, además, no debe “atarse” exclusivamente a las demandas del mercado laboral, algo que puede ser visto como una tendencia tecnocrática presente en muchas de nuestras instituciones. Lo anterior lo pone de manifiesto Jesús Martín Barbero en la siguiente afirmación:

“El estudio de la comunicación presenta dispersión y amalgama, especialmente visibles en la relación entre ciencias sociales y adiestramientos técnicos. De ahí la tentación tecnocrática de superar esa amalgama fragmentando el estudio y especializando las prácticas y oficios siguiendo los requerimientos del mercado laboral” (Martín Barbero, 2001: 8).

66