Está en la página 1de 3

Jueves 29 de Marzo 2012

8:09 a.m.
Llego al colegio, entro, esta la educadora recibiendo a los niños en la puerta,
nos saludamos y me dice que pase a la sala, mientras ella recibe a los niños que
faltan.

Entro a la sala, están los niños sentados en sus puestos con sus cajas en la mesa.
En la parte donde guardan los materiales, esta una señora, la saludo, ella me mira
y me saluda, observo donde me puedo ubicar para observar, tomo una silla y me pongo
al costado de la mesa de la educadora y asistente. La señora saca cosas del estante
de la sala, yo la miro y le pregunto si trabaja acá, ella me responde: "¡Si, si yo
viví todo ese proceso el año pasado!", yo le pregunto: "¿Usted es educadora?", ella
me responde que si, yo le pregunto su nombre y me dice "Carmen". (Ella es la
educadora que estuvo a cargo de los niños y niñas el año pasado en pre- kínder).

Me siento y unas niñas me comienzan a hablar, se acercan a mi, yo saco el iPad,


ellas me dicen: "¡Esa es su computadora!", yo les respondo que si, llega la
educadora, detrás de ella entra la tía asistente con la bandeja de las leches y pan
para cada niño, lo reparte, le pasa la leche a Dirko, y luego a su compañera de
mesa, la tía asistente se da vuelta dándole la espalda a Dirko, él se para, la tía
le dice que porque se paro, él le responde que a dejar la taza de la leche en la
bandeja, a lo que la asistente exclama: "¡Oh tan rápido que te tomaste la leche!",
Dirko la mira, bosteza, y se sienta, pone su mano sosteniendo su cabeza, y dice:
"¡Tía no me dio pan a mi!", la tía asistente no lo escucha y reparte a los demás
pan y leche, Dirko le vuelve a decir que le falto darle el pan, ella no lo escucha,
luego Dirko mira a la educadora y le dice a ella que le falta el pan, ella dice con
tono de ironía: "¡Pucha esta tía María como se le olvidó pasarle el pan!", y se
acerca y le da el pan, él se lo come y exclama que tiene sueño.

Los demás comen, toman la leche, la educadora y asistente conversan. Llega una niña
que faltaba, cuando toca la puerta la educadora abre y le dice: "¡Ella era, por fin
llegó, apuesto que no pasaba la micro! ¿Verdad?" la niña le responde: "¡Si, no
pasaba, y además se estaba llenando!", y se dirige a su asiento, la tía asistente
le pregunta si tomo leche y si quiere tomar de la del colegio, la niña le dice:
"¡Yo tengo de esta tía!" y saca una leche de frutilla y una galleta de su caja, se
sienta y se la toma. A mi lado izquierdo está el grupo de Matías, Rafael, y dos
niñas mas, hablan de los perros y Matías dice: “¡Los perros grandes tienen que usar
correa, pero los chicos no porque son guaguas!”
Las niñas del grupo le dicen: “¡Si, si son guagüitas!”

Los niños y niñas terminan el desayuno y las niñas van al baño con la educadora, la
tía asistente se queda en la sala con los niños, los niños Matías, Rafael y Eduardo
toman la caja de una compañera, entre los tres traman dejarle la caja con la tapa
abierta, o dejarla en otro lugar, los tres se paran y toman la caja, se ríen y
dejan la caja de su compañera Paula destapada y a un lado de la silla, no abajo
como la había dejado ella, se ríen y hablan muy silenciosos, ya que esta la tía
asistente les dice que se sienten pero no se da cuenta que es lo que hacen, Matías
le dice a Eduardo: "¡Oye vigila a ver si viene la paula!"
La tía asistente les dice: "¡A ver porque tiene que vigilar que venga Paula! ¿Ah?"
Matías responde: "¡Es que somos los guardias!", y se ríe, sus compañeros igual se
ríen.
La tía asistente le dice: “¡Ya entonces quédense como los guardias, quitos y
callados!”
Las niñas van entrando a la sala, Matías mira a Paula y le dice: "¡Paula ven,
ven!", Paula se acerca, mira su caja, mira a los niños, ordena su caja y luego se
sienta, los niños la mira. La educadora entra y dice: "¡Los niños al baño!", los
niños se paran, y salen. Luego vuelven.
La educadora comienza la jornada de clases, pregunta el día, fecha, mes y año, los
niños responden, le pide a Daniel que cuente a los niños y luego a Antonella que
cuente a las niñas, niños hay 8 y niñas hay 11. La educadora les dice a los niños:
"¿Recuerdan que el otro día cuando se cortó la luz, estuvimos en el patio toda la
mañana?", los niñ@s responden que si, yo le pregunto a la tía asistente que cuando
fue eso, me dice que el viernes y agrega, “¡No pudimos hacer nada ese día porque
estuvimos todo el día afuera en el patio!”.

La educadora les recuerda que ese día en el patio jugaron con las sílabas, los
niños si las recuerdan, y la tía les pregunta: “¿Qué son las sílabas?”, les
pregunta por palabras cuantas sílabas tienen, la tía asistente se para y se pone
cerca de los niñ@s, una niña la observa por un momento, y le dice: "¿Tía se pintó
los ojos?", ella le dice: "¡Siempre me los pinto!", la niña la mira y se ríe.

La educadora dibuja en la pizarra y elige algunos niños, dice: “¡Los que están
sentados derechos y están callados los voy a elegir para que pongan cuantas sílabas
tiene cada dibujo!”, Eduardo le dice a la tía: "¡Tía a mi no me ha elegido!", la
educadora le dice: "¡Es que yo sé que tu sabes!".

Revisan las sílabas, los niños miran a la educadora, responden lo que ella
pregunta, participan, se mueven de su silla, se estiran, bostezan. Dos niñas me
miran, Antonella me dice mostrando sus orejas: "¡Mira yo tengo aros!", Valentina
que esta a su lado, me dice lo mismo, y luego Antonella me dice: "¡Usted tiene aros
grandes, de hoja, son bonitos!", luego la tía les dice vamos a hacer una tarea,
saquen su lápiz grafito, todos los niños sacan su caja debajo de sus sillas, lo que
provoca un bullicio en la sala.

Les pasan una hoja, con imágenes entre ellas, helicóptero, payaso, caracol, nube,
clavo, etc., y ellos deben poner cuantas sílabas tiene cada palabra, poniendo
rayitas que representan la cantidad. Los niños y niñas, miran las imágenes, y
cuentan extendiendo sus dedos al contar. Eduardo se gira en el puesto hacia la
educadora, le pregunta a la tía por una imagen le dice: "¡Tía! ¿Este es uno de
agua?", la tía le dice: "¡Es un helicóptero!", el niño vuelve hacia el frente y
pone sus ojos hacia arriba, luego cuentea sacando sus dedos, y escribe.

Luego revisan en la pizarra cada imagen que dibujo la tía asistente. Luego van por
puesto revisando las sílabas, los niños quedan hablando cortando las sílabas,
Eduardo le dice a Daniel: "¡Ca-ra-col de ti-e-rra!" se ríen, luego Daniel dice:
"¡Ca-ra-col a-cua-rio!", se ríen juntos.

Luego con la educadora hablamos de Dirko, de su familia, sus hermanos, su contexto


en general.
La tía asistente retira las hojas de la tarea realizada. La educadora les dice a
los niños que verán los números, les pregunta que numero vieron ayer, todos
responden el 6, les dice que hoy verán el numero siete, le pregunta a Marcos que
indique donde esta el siete, el apunta el 3, 2, 1, todos los niños comienzan a
decirle que es otro, le dicen: “¡Mas allá, mas allá, corretee un poco!”, luego la
educadora les dice que harán un tarea del numero 7, habrá una imagen en su cuaderno
de 7 a caracoles, les pregunta que saben de los caracoles, si vuelan ,corren, etc.
Si son grandes o pequeños, una niña dice: “¡Es grande, como un caballo!”
Dirko dice: “¡No porque el caballo no se arrastra!”
Luego, la educadora les pregunta qué tiene el caracol arriba, todos responden: “¡El
caparazón!” Una niña dice: "¡Su carapazón!" las tías se ríen.
Stuart dice: "¡Ademach shu carapachon esh como shu cashita!" (Stuart tiene
dificultades al hablar, está en sesiones con la fonoaudióloga del colegio).
Tía educadora: “¡Si!” y agrega, “¡Si, ellos se van con su casa a todas partes! ¿Se
imaginan que nosotros anduviéramos con la casa en la espalda?"
Los niños se ríen, y uno dice: "¡Nos pesaría mucho!", otro dice: "¡Nos costaría
llevarla!".
Luego les reparten los cuadernos, les dicen que deben picar papel y pegaron en el
numero siete. Los niños comienzan a hacer la tarea, escuchamos de otra sala los
gritos de una profesora del primero básico, la educadora exclama: "¡Uff esa profe
esta estresada y estamos empezando, recién a marzo!".

10:30 a.m. Recreo. Los niños juegan a la pillada, entre niñas y niños. Corren
juntos. Se pillan, y se ríen. Conversamos con la tía Susana y María, de los niños,
de sus hijos, etc.

Esta jugando Stuart con Marco, Stuart le tira una piedra a Marcos, le llega en la
nariz y le sale sangre. La tía llama a Marcos, le limpia la nariz y luego le
pregunta: "¿Que te pasó?", Marcos dice: “¡El Stuart me tiro una piedra!”, la tía
llama a Stuart, le dice: “¡Qué paso!”, él le dice: “¡Le shalió shangre al Marcos,
yo no fui!” luego la tía le pregunta de nuevo, Stuart dice: “¡Es que estábamos
jugando!”.

Entran a la sala de nuevo, y terminan la tarea del número 7 que dejaron inconclusa.

11:00 a.m. Finalizo la observación de hoy.

Intereses relacionados