Está en la página 1de 1

LOS CHIPAYAS Conversación con Nathan Wachtel

por René D. Arze Aguirre

Veinte años después de haber pu- taban el 25 por ciento de la población puede ser descubierto en los docu- vando su memoria Uru. Tenemos tam-
blicado su clásico libro La visión de del Altiplano. Un siglo más tarde, a mentos. bién a los Urus que no consiguen terri-
los vencidos. Los indios del Perú fines del siglo XVII (según el censo de Al hacer el trabajo de campo me torio los cuales aunque conservan una
frente a la conquista española. 1530- La Palata) representaban apenas el 4 ó interesó definir el modelo cultural que memoria colectiva son demasiado dé-
1570 (París, Gallimard, 1971). Nathan 5 por ciento de la población. Esta dis- ordena la sociedad Chipaya del pre- biles para construir un grupo social
Wachtel nos entrega ahora otro minución demográfica no se debió a sente etnográfico; un modelo definido autónomo: es el caso de los Uru-Morato.
novedoso resultado de sus investiga- que la mortalidad tocó más a los Urus por la organización dualista: el siste- Quizá ahora los Uro-Morato estén cam-
ma de creencias y de prácticas religio- biando, pero esta ya es otra historia.
sas, de los símbolos que combinan los Para resumir de otra manera qui-
mallcus andinos y los santos cristia- siera insistir que lo que me ha intere-
nos (es decir un sincretismo pagano sado en esta combinación de historia y
cristiano), o el sistema de riego que es antropología era definir un modelo y
ordenado también sobre la base de la hacer la historia de este modelo, el
organización dualista del territorio. Este cual, como hemos visto, tuvo un co-
modelo dualista no es distinto en mienzo.
Chipaya del que tienen los pueblos P. ¿Cuál es la situación actual de
aymaras vecinos. Es por tanto un mo- los Chipayas?
delo que también es aymara. N.W.: En mis últimas estadías en
Pero para una visión más completa Chipaya (1982 y1989) he podido cons-
había que regresar en el tiempo. Por tatar que las costumbres y las observa-
eso mi trabajo es de historia regresiva ciones sobre los ritos que recogí enton-
comenzando por el siglo XX hasta lle- ces en mis cuadernos en los años 70,
gar al siglo XVI. Para estudiar este todo eso ha desaparecido. Este mate-
complejo proceso necesitaba tener esta rial ya ha devenido en material históri-
perspectiva en el tiempo para estable- co.
cer a partir de cuando este modelo de Desde el punto de vista demográfi-
los Chipayas se constituye y se crista- co los Chipayas siguen aumentando.
liza. Por eso hice la historia de los Desde el punto de vista de la identidad
Chipayas en el contexto de la historia cultural la pregunta queda abierta. El
del mundo indígena en general duran- modelo que se ha constituido en la
te la colonia. Era necesario armar todo década del siglo XVIII ha funcionado
el contexto en torno a este modelo que durante dos siglos, dos siglos y medio.
se organiza en el mundo indígena. Pero creo que en la actualidad este
P.: En términos cronológicos, modelo está debilitado desde fines de
¿cuándo se inicia ese modelo los años 70. Queda algo ahora. Las
Chipaya? huellas no han desaparecido totalmen-
N.W.: No podemos dar una fecha te. No digo que el modelo Chipaya
precisa, por supuesto, pero digamos desaparecerá, pero los Chipayas pare-
que este modelo se constituye en el cen estar en una sociedad descom-
Ciones sobre Bolivia. Esta vez se trata que a los aymaras. Los Urus desapare- siglo XVIII, cuando las campañas de puesta y desorganizada, buscando en
de El retorno de los ancestros. Los cieron porque, como dicen los docu- extirpación de idolatrías no tienen tan- todo caso una nueva organización. A
indios Urus de Bolivia. Siglos XX- mentos, se han "fundido" con los de- to efecto en el Altiplano como en otras partir de los años 70 encontramos una
XVI (París. Gallimard, 1990: 689 p.) el más habitantes de la población aymara. regiones del virreinato. Los Chipayas fuerte difusión de los grupos religiosos
Cual en versión francesa ha llegado a Se aymarizaron. De este modo los Urus representan entonces un caso origi- evangelistas, pentecostales o catequis-
nuestras manos por la amabilidad del adoptaron el idioma, las creencias, las nal, único. tas. Esto los está haciendo cada vez
historiador Fréderic Richard. costumbres, el modo de vivir de los P.: ¿Dentro del mundo Uru nos más vulnerables.
Meses antes de la publicación de vecinos dominantes aymaras, los cua-
esta obra, tuvimos la oportunidad de les representaban los valores de pres-
conversar en París con Nathan Wachtel. agio.
para conocer, en una primera versión, P.: ¿Y por qué específicamente
algunos detalles de esta importante los Chipayas?
contribución científica, que a su autor N.W.: Los Chipayas forman parte
le ha demanddo veinte años de intenso del último grupo de los Urus sobrevi-
trabajo, muchos de ellos invertidos en vientes hoy. Son un grupo social autó-
el propio territorio Chipaya. nomo, con su territorio y su pueblo.
El resultado de la entrevista, que Los otros grupos Urus que sobreviven
gentilmente nos concedió Nathan hoy día, como los Uru-Moratos, no
Wachtel, en la École des Hautes Etudes tienen territorio y están mestizados
en Sciences Sociales de París, es el que con sus vecinos aymaras. Este grupo
aquí publicamos en una versión abre- está siendo estudiado en la actualidad
viada pero esclarecedora para la com- por el antropólogo boliviano Ramiro
prensión de algunos problemas funda- Molina Rivero.
mentales de la compleja evolución his- P.: ¿Sería correcto decir que tu
tórica de Bolivia. investigación va más allá del tradi-
Asentados en una aldea del norte cional enfoque historiográfico?
del lago Coipasa (a unos 40 kilómetros N.W.: El caso de los Chipayadas me
de la frontera con Chile), en un enclave ha dado la oportunidad de realizar un
situado dentro de una extensa zona trabajo etnológico a partir de 1970,
aymara, los Chipayas son los únicos fecha en la que inicié mis estudios. El
Urus que en la actualidad subsisten caso de los Chipayas me permitió com-
como grupo étnico autónomo. "Sus binar las problemáticas y las técnicas
habitantes -nos dice Wachtel en su de la historia y la antropología, dos
libro- se distinguen efectivamente de disciplinas que ofrecen la oportunidad
sus vecinos aymaras por un conjunto para ampliar los conocimientos sobre
diverso de elementos como el idioma / el mundo indígena. Los dos métodos,
puquina/, el vestido, el modo de vida, las dos técnicas, se complementan mu-
las alianzas matrimoniales y sobre todo tuamente.
la viva conciencia de su identidad". En mi estudio he realizado consi-
Según Wachtel los Urus son descen- deraciones amplias a propósito de la encontramos entonces con varios Los Chipayas conservaft todavía
dientes de los chullpas. hombres de cultura aymara en el conjunto de los matices? su idioma, sus vestidos..., pero nos
agua. siglos. Observé que del siglo XVI poco N.W.: Hablando en términos más preguntamos si un idioma y un vesti-
Pregunta: ¿Qué te ha motivado es lo que sabemos de la cultura ajanara complejos, tenemos el caso de los Urus do son suficientes para definir una
estudiar a los Urus? J porque en esta época el aymara es un que se sedentarizan en el siglo XVII, identidad. Otro elemento que tene-
que se aymarizan y adoptan una iden- mos que tener en cuenta es la integra-
tidad aymara. Los descendientes de ción de los Chipayas en la nación
esos Urus hoy día no recuerdan nada, boliviana. Las escuelas trasmiten los
no saben que son descendientes de los modelos aymaras vecinos. Así tene-
Urus. Se consideran aymaras. mos ahora que todos los maestros
Los Chipayas representan, en cam- que trabajan en la zona Chipaya son
bio, el caso único de Urus que se maestros aymaras. No hay un solo
sedentarizan tarde en relación con los maestro Chipaya.
otros Urus: es decir en la segunda P.: A su vez los aymaras están
mitad del siglo XVIII, en el momento viviendo un proceso de aculturación
cuando la coyuntura demográfica es intensa en el último tiempo. ¿Lo
totalmente distinta del siglo anterior, crees así?
pues en el siglo XVIII hay una subida N.W.: Es un proceso general que se
muy rápida de la población y una debe a la fuerte influencia occidental
escasez de la tierra. La sedentarización en todas partes.
de los Chipayas se realizó a través de P.: ¿Todo parece indicar que la
luchas, de conflictos, de peleas contra disolución de los Chipayas es inmi-
sus vecinos aymaras de Huachacalla. nente en un futuro próximo?
No es una casualidad entonces si el N.W. Yo prefiero ser más prudente.
modelo que he definido a partir del En los años que vienen podemos asis-
estudio del presente se constituye y tir a una revitalización del modelo
consolida para los Chipayas hacia la Chipaya. En 1989 he observado que la
mitad del siglo XVIII, que es cuando evolución del pueblo en los siete años
consiguen territorio (y conseguir un de mi ausencia, es decir desde 1982,
territorio significa que pueden no ha seguido exactamente el curso
aymarizarse). Entonces, se aculturaron que yo imaginé; pensé que las costum-
como los demás Urus, adoptando la bres iban a desaparecer totalmente y
organización social o el tipo de sistema que los grupos religiosos iban a invadir
Nathan Wachtel: Mi interés por los y los grupos sociales son los de religioso, pero con un matiz muy par- todo. Pero la realidad está más matiza-
Urus y particularmente por los chipayas Lupaqa, Pacaje, Carangas... Para mí ticular que distingue a los Chipayas de da, pues algunos grupos protestantes
surgió cuando constaté que con el es- era importante ubicar a estos estudios los demás grupos Urus de los siglos se han debilitado y algunas costum-
tudio de este grupo étnico podía pro- dentro de una perspectiva diacrónica, anteriores que terminaron por bres se han revitalizado, sin regresar
fundizar el tema de La visión de los porque una identidad étnica tiene un aymarizarse. Los Chipayas conservan sin embargo al modelo del cual he
vencidos, es decir el tema de la comienzo, se constituye, vive un cierto la memoria de sus luchas contra los hablado. Pero el sistema de los cargos
aculturación y de la dominación de un tiempo (puede ser siglos), y termina. Es vecinos aymaras. ha desaparecido.
sector social sobre otro sector social. decir una identidad étnica que tiene Para resumir el modelo Chipaya P.: ¿Los cargos?
Con los Urus nos encontramos, en una historia. diremos que se trata de una organiza- N.W.: Me refiero al sistema de las
efecto, ante un caso particular dentro Con el trabajo de campo destaca- ción que ha adoptado la organización fiestas. Pero siguen los ritos para la
del conjunto de los grupos étnicos de mos ritos más o menos clandestinos y social y el sistema religioso aymara, chacra, para el ganado. Esta
los Andes en general. Se trata de un los elementos de una cultura en su pero añadiendo el elemento fundamen- revitalización de costumbres no es sin
grupo étnico marginado y dominado coherencia viva, de una sociedad en la tal de la memoria Uru, memoria colec- embargo suficiente para la identidad
por los aymaras, sus vecinos. Por ello, cual compartimos su vida cotidiana. tiva que los distingue de los demás Chipaya. No sabemos qué sucederá en
en este caso concreto de los Urus esta- Estos elementos, esta totalidad, no la Urus. el futuro: que está amenazado es evi-
mos en lo que llamo "los vencidos de los encontramos de la misma manera en Estamos entonces frente a un cua- dente. Veremos qué pasa en las déca-
vencidos". los documentos de archivo, los cuales dro complejo, con varias posibilidades: das siguientes.
Los Urus han desaparecido en el a su vez nos proporcionan datos de tenemos a los Urus que se aymarizan "Significa para el pueblo Chipaya -
curso de los siglos por un proceso de historia general, de aspectos olvidados temprano, en el siglo XVII, que pierden escribq Wachtel en su libro- el fin de los
aculturación interna (interna al mun- en la cultura de hoy. Lo que está olvi- su identidad, y a los Urus que se tiempos? O están viviendo una nueva e
do indígena). En el siglo XVI represen- dado o escondido en la cultura de hoy sedentarizan en el siglo XVIII conser- imprevisible metamorfosis?"