Está en la página 1de 5

INTRODUCCIÓN

OBJETIVOS

OBJETIVOS GENERALES

 Progreso por que el maestro tiene un auditorio silencioso


 El alumno no puede instruirse oyendo solo palabras. El modelo como
condición de originalidad
 El modelo no tiene como objetivo hacer que las disciplinas se asemejen
entre ella, ni que se asemejen a el

OBJETIVOS ESPECIFICOS

 Educar es proponer y escoger modelos confiriéndolos una perfección.


 Colocar al niño sobre el valor esencial.
 Los alumnos permanecen inmóviles

PEDAGOGÍA PROGRESISTA

La pedagogía progresista, también llamada educación progresista, nueva escuela


o escuela activa, es un movimiento pedagógico de carácter progresista, que tiende
a criticar la educación tradicional, y que surgió a finales del siglo XIX.

Aunque por algunos es considerada inacabada o imperfecta, la pedagogía


progresista consta una gran cantidad de rasgos que, en la opinión del autor, la
hacen el mejor método de enseñanza. Pero, antes de listar los rasgos que la
hacen una técnica tan balanceada al momento de enseñar, iniciemos por definir
algunos términos para entender con mayor profundidad este texto.

Comencemos por pedagogía, definida por la Real Academia Española como la


“ciencia que se ocupa de la educación y la enseñanza”. Esta ciencia social tiene
como objeto el estudio de la educación, aunque para algunos suene redundante.
Se ocupa principalmente de evaluar los métodos utilizados para la enseñanza del
conocimiento y, de igual manera, se encarga de analizar los cambios hechos a los
métodos de educación utilizados a través del tiempo.

Hemos de continuar definiendo la palabra progresista que, evidentemente


proviene del verbo progresar, y se define como “avance, adelanto,
perfeccionamiento”. Con esta definición puesta en contexto, la pedagogía
progresista es la ciencia que se ocupa de la educación y la enseñanza que avanza
y se perfecciona, es decir, el método de educación que tiende a mejorar.

Ahora debemos hablar de la educación tradicional, y de por qué está en contra de


los movimientos pedagógicos progresistas. La educación tradicional es un
movimiento que concibe la enseñanza como la transmisión de conocimientos de
una mente a otra. Prácticamente concibe al alumno como un libro en blanco donde
deben ser escritas páginas y páginas de información. Aunque el estudiante es el
centro de atención de este movimiento pedagógico, este método de enseñanza
tiene muchas imperfecciones, una de ellas viene siendo la falta de motivación para
que el alumno genere sus propias ideas y pensamientos. El profesor es un
especialista en la materia que enseña, y es de él mismo de donde deben provenir
todas las ideas. Esto se convierte en una imperfección en cuanto el profesor tiene
una duda en cuanto a su conocimiento de su materia y termina dando una
enseñanza errónea a sus estudiantes, igualmente es malo ya que, en el alumno,
elimina el deseo de buscar los conocimientos por su propia cuenta, haciéndole
simplemente esperar a que su profesor le dé las guías intelectuales. Otra de las
imperfecciones de este método es que no se están educando nuevas personas
con nuevas ideas, sino que el profesor moldea a sus alumnos a su imagen y
semejanza, con las mismas ideas, los mismos conocimientos e incluso en algunas
ocasiones, la misma manera de expresarse.

Entonces, debemos hablar más profundamente de lo que es la pedagogía


progresista para poder hacer una comparación mejor definida entre estas dos
conductas. La pedagogía progresista se encarga de generar deseos en el
estudiante por adquirir conocimiento. Utiliza al maestro como una herramienta que
el estudiante puede usar para poder aclarar ciertas ideas, prácticamente
convirtiendo al maestro en un guía, más que un pozo de sabiduría. Fuerza al
estudiante a interesarse en los conocimientos que adquirirá, y le hace intuir las
respuestas, e incluso generar sus propias respuestas a partir de sus
conocimientos previos. La pedagogía progresista expresa un pensamiento similar
a “si alguien se inventó esto antes, los alumnos también pueden pensar en ello
ahora”, y es eso exactamente lo que ha logrado hasta ahora, crear un poder crítico
en el alumno, y hacer del maestro una guía para que el estudiante se convierta en
un ser intelectual que guste del conocimiento.
Habiendo definido un poco más claramente estos dos movimientos pedagógicos,
podemos dar una comparación con facilidad y hacer aún más evidentes sus
diferencias. Notamos inicialmente la diferencia del rol del maestro. Mientras en la
pedagogía tradicional el maestro es un pozo de conocimientos que debe llenar a
sus estudiantes con todo lo que ha aprendido con sus experiencias, vemos que en
la pedagogía progresista tiene un papel mucho más secundario, ya que es tan
solo un guía, alguien a quien los alumnos acuden por ayuda cuando se
encuentran estancados en un mar de ideas. Esta podría ser una de las diferencias
más grandes entre los dos movimientos, puesto que se demuestra con claridad la
manera en que el estudiante adquiere sus conocimientos. Aunque no se deben
sobrepasar las demás diferencias que existen entre estas doctrinas. Es esencial
que el estudiante tenga sus propias ideas, y que haga todo lo posible para
responder a sus dudas con base en sus conocimientos previos. El estudiante
básicamente redescubre absolutamente todo el conocimiento que fue generado
con anterioridad gracias a algunas pequeñas pautas dictadas por el maestro e,
igualmente, se le facilita responder sus propias dudas sin ayuda de su guía.
Siendo esta otra de las grandes diferencias entre las doctrinas mostradas, se
puede empezar a llegar a diferentes conclusiones con la información aquí
ilustrada. Es cierto, difieren por completo la una de la otra, y se critican
fuertemente por las diferencias de sus métodos. Mientras la pedagogía tradicional
dice que utilizando un método progresista se avanza lentamente, y con dificultad
se logra llegar al conocimiento real, además de que el estudiante puede perder
con facilidad el interés por el área de estudio, la pedagogía progresista dice que
utilizando un método tradicional es difícil decir que los estudiantes generaron
conocimiento, y se puede decir, mejor, que simplemente grabaron un
conocimiento en su memoria para ser utilizado en el futuro. La pedagogía
progresista dice que de esta forma, el conocimiento puede perderse con facilidad
sin la práctica adecuada, mientras que si el conocimiento se adquiere por los
métodos de quien lo aprender, es decir, si el estudiante aprende algo por su propia
cuenta, adquiere una memoria que nunca será borrada, sin importar cuanta
práctica falte. Dice que es la técnica más efectiva para que un alumno adquiera los
conocimientos, y aunque en ocasiones no sea tan veloz como otros métodos de
enseñanza, si es un método que enseña con calidad, y garantiza que todos los
conocimientos adquiridos por el estudiante permanecerán allí para poder ser
transmitidos con facilidad y naturalidad.

Se nota con facilidad que existen varios pros y contras en ambas doctrinas
evaluadas en este documento, pero cabe mencionar que fue por la inclinación del
autor que se hicieron más evidentes las fallas de la pedagogía tradicional ante la
pedagogía progresista. Es aún más indicado que el lector llegue a sus propias
conclusiones, no con base en la información mostrada en este texto, sino con
base en la investigación propia que, sería un método de aprendizaje progresista
en sí mismo.

Como conclusión podría decirse que se puede obtener una mayor cantidad de
profesionales obedientes y sumisos con la educación tradicional, ya que no incita
a que se tenga una crítica ante la información recibida. Si se utiliza el método
progresista para educar a los profesionales del futuro, se obtendrá calidad,
eficiencia y desarrollo del pensamiento crítico, así obteniendo mejor calidad
humana. Fácilmente se pueden comparar estas dos doctrinas de modo: cantidad y
calidad; y se puede llevar incluso a ámbitos sociales más amplios como el
gobierno, la industria y la economía, pero, estos serán temas que serán tratados
en otra ocasión.

CONCLUSIÓN

La escuela nueva nace por el deseo de que las escuelas se fueran al pueblo, para
que los niños pudieran tener contacto con la realidad, aprender oficios y no
centrarse solo en materias sino en oficios que te sirvan para la vida real, para
poder ponerlo a la práctica, pero al no poder mover las escuelas se opta por
implementar en las escuelas los oficios y dejar a un lado las diversiones, como la
televisión, el cine, internet, radio, etc. John Dewey dice que el niño aprende
haciendo, realizando las tareas cotidianas y poniéndolos a la práctica. Freinet dice
que el niño aprende en su cultura, interactuando en ella. Cousinet dice que si
dejas que el niño aprenda solo entonces donde queda el papel del maestro. El
maestro debe actuar sobre el medio y contexto pero no sobre el niño y la señora
Montessori es el más claro ejemplo de organizar el medio de tal manera que el
niño pueda progresar en el propio impulso mediante sus experiencias personales,
ella dejaba que el niño escoja libremente la actividad deseada y que la haga solo,
si se equivoca, la maestra no le dará la respuesta ni le ayudara, permitirá que el
solo trate de ver sus errores y lo intente de nuevo, la maestra solo es un lazo de
unión entre el niño y el material para la actividad, su papel consiste en presentar al
niño tal objeto, mostrarle como está compuesto y su uso, después de que hace
esto debe apartarse de la actividad para dejar que el niño empiece a ser
autónomo.

BIBLIOGRAFÍA

1. http://pedagogia.mx/concepto/
2. http://movimientosrenovacionpedagogica.wikispaces.com/La+escuela+progr
esiva+y+la+pedagog%C3%ADa+de+Dewey
3. https://sites.google.com/site/pedagogiaydidacticaesjim/Home/capitulo-iii-la-
formacion-docente-en-educacion-informatica/cjgcjghcj