Está en la página 1de 3

Curso

Curso: Teoría de la
arquitectura

Alumna: Adriana
Galván Malarin

Profesores:
Arq. Zavala
Arq. Jacobs
LA CASA, DEL SÓTANO A LA GUARDILLA

La casa es sin ninguna duda un ser privilegiado, considerándola en su unidad y


complejidad tratando de integrar los valores particulares en uno
fundamental.

A través de los recuerdos la casa nos brinda una esencia íntima y concreta. El
fenomenólogo trata de captar la felicidad central, segura e inmediata, ya que
por definición este se propone el estudio de las cosas tal y como se
manifiestan.

Para el fenomenólogo el matiz de nuestro apego a la casa debe tomarse


como un fenómeno psicológico de primer brote, como nos aferramos a
nuestra casa (“rincón del mundo”). Todo espacio realmente habitado lleva
como esencial la noción de casa.es aquí donde entra la imaginación, que al
encontrar el menor refugio o albergue somos capaces de imaginar muros, o
conformarnos con ilusiones de protección.

Es por ello que cada habitación tiene valores de onirismo, que es una
alucinación visual que tiene la apariencia de un sueño vivido.

La casa nos va a permitir evocar fulgores de ensoñación que iluminan la


síntesis de lo inmemorial y del recuerdo, ambas trabajan mutuamente. Los
recuerdos del mundo exterior no tendrán nunca la misma totalidad que los
recuerdos de la casa.

Comparando de alguna manera los poemas con los recuerdos podemos decir
que los poemas ms que los recuerdos pueden llegar al fondo poética de la
casa. La casa alberga el ensueño, protege al soñador, nos permite soñar en
paz.

Los recuerdos de las antiguas moradas se reviven como ensueños; la casa es


uno de los mayores poderes de integración para los pensamientos, los
recuerdos y los sueños del hombre. En esa integración, el principio unificador
es el ensueño.
La casa en la vida del hombre; es cuerpo y alma, la casa es el primer mundo
del ser humano.

Desde el punto de vista del fenomenólogo que vive de los orígenes, la vida
empieza bien, protegida en el regazo de una casa.

Cuando se sueña en la casa natal, en este ambiente viven los seres


protectores, nuestros ensueños nos devuelven a la maternidad de la casa.
Gracias a la casa un gran número de nuestros recuerdos tienen un albergue, y
en casa esta casa de complique con un sótano y guardilla, o rincones;
nuestros recuerdos hallan refugio cada vez más caracterizados.

El topo análisis es el estudio psicológico sistemático de los parajes de nuestra


vida íntima.

Para el conocimiento de la intimidad, más urgente que la fecha es la


localización de nuestra intimidad en los espacios todos los espacios donde
hemos sufrido de la soledad o gozado de ella, con imborrables, el ser no
quiere borrarlos.

El psicoanálisis pone al ser en movimiento más que en reposo, llama al ser a


vivir en el exterior fuera de los albergues del inconsciente. Todos los espacios
e intimidad se designan por una atracción; el estar es bienestar.