Está en la página 1de 3

Muchas veces hemos escuchado que algunas personas perciben sueldos

como asimilados a salarios y no como salarios, lo cual puede llegar a


confundir si no conocemos cuáles son las diferencias entre un régimen y
otro. Tanto sueldos y salarios como sueldos asimilados a salarios son
regímenes fiscales para personas físicas.

En el régimen de sueldos y salarios entrantodas las personas que


trabajan de manera subordinada, es decir, que el trabajador se pone a
disposición del empleador de manera física e intelectual para desarrollar
una actividad determinada, mediante el pago de un salario y sometiéndose
a una jornada laboral, legalmente establecida.

Además que cualquier trabajador que se encuentre en este régimen por


salarios deberá contar con las prestaciones mínimas de ley, como
seguridad social, vacaciones, gratificación de fin de año, participación en
las utilidades de la empresa, entre otras, y el único impuesto que deberán
pagar será el ISR por salarios o como era conocido ISPT (Impuesto sobre el
producto del Trabajo) el cual se paga por medio de las retenciones que les
realicen a cuenta del ISR anual por sal

arios.
¿Qué son los sueldos asimilados a salarios?
En el caso de asimilados a salarios, este régimen es para aquellas
personas físicas queprestan servicios profesionales a personas físicas
o morales, pero que optan por tributar en este régimen ya que de esta
manera pagarán un solo impuesto, el ISR, como si fueran trabajadores
asalariados, es decir, mediante las retenciones que les realicen sus
empleadores y en este caso también se ahorrarán la obligación de tener
que entregar recibos por honorarios a las personas que les presten los
servicios, así como tampoco deberán realizar el cálculo del Impuesto al
Valor Agregado (IVA):

“De la prestación de servicios

Artículo 14

No se considera prestación de servicios independientes la que se realiza de


manera subordinada mediante el pago de una remuneración, ni los
servicios por los que se perciban ingresos que la Ley del Impuesto sobre la
Renta asimile a dicha remuneración”.

Esto quiere decir que los que tributen como asimilados a salarios no son
considerados como prestadores de servicios profesionales y por lo
tanto no pagaran este impuesto, y solo serán sujetos del impuesto
sobre la renta, y lo pagaran por medio de retenciones, como se ha
mencionado anteriormente, pero algo muy importante que no debemos
olvidar es que tampoco serán considerados como trabajadores y por lo
tanto los empleadores de estos asimilados no tienen la obligación de
proporcionarles seguridad social ni las prestaciones que establece
la ley.

Se podría pensar que hasta ahí acaban las diferencias, pero si lo vemos de
un modo más específico, tampoco son trabajadores, y por lo tanto no están
obligadas a estar sujetas a un horario, a un lugar y mucho menos a una
subordinación. Aunque esto sucede muy poco, normalmente salen a relucir
estas condiciones cuando las personas de auditoria empiezan a checar
quiénes son trabajadores de planta y quiénes no.

¿A caso tú eres trabajador con sueldo asimilado a salario?