Está en la página 1de 5

La Comunicación

Es un proceso de intercambio de información, en el que un emisor transmite a un


receptor algo a través de un canal esperando que, posteriormente, se produzca una
respuesta de dicho receptor, en un contexto determinado.
Así, en el proceso de la comunicación encontramos los siguientes elementos:

– Emisor: es el que emite el mensaje. Ejemplos: un sujeto individual o un grupo de


personas, pero también un mecanismo que nos avisa de que algo falla o un
elemento de la naturaleza que nos alerta de que el tiempo van a cambiar.

– Receptor: es el que recibe el mensaje y lo interpreta. Ejemplos: un sujeto concreto


o un grupo, así como, también, puede serlo un mecanismo que actúa cuando otro
le manda una señal.

– Mensaje: es la información que se quiere transmitir. Ejemplos: puede encontrarse


codificado en uno de los diferentes tipos de código: puede ser un mensaje hablado,
escrito, dibujado, grabado en cd, etc.).
– Canal: es el medio a través del cual se transmite el mensaje. Ejemplos: puede ser
un medio artificial, como las cartas o un cd, o uno natural, como el aire.

– Código: Conjunto de signos y reglas que, formando un lenguaje, ayudan a


codificar el mensaje. Podemos encontrar lenguajes simples, como la luz roja sobre
la puerta de un estudio de revelado, o más complejos como los distintos idiomas del
mundo.

– Contexto: Conjunto de circunstancias (lugar, hora, estado anímico de los


interlocutores, etc.) que existen en el momento de la Comunicación. Es importante
a la hora de interpretar correctamente el mensaje.
Liderazgo
Se denomina de esta forma al conjunto de habilidades que debe poseer
determinada persona para influir en la manera de pensar o de actuar de las
personas, motivándolos para hacer que las tareas que deben llevar a cabo dichas
personas sean realizadas de manera eficiente ayudando de esta forma a la
consecución de los logros, utilizando distintas herramientas como el carisma y la
seguridad al hablar además de la capacidad de socializar con los demás.
El Cheguidi ó blusa: Es de cuello cuadrado, con las mangas fruncidas, borde de
vuelo, botones enfrente y lleva algunos detalles en la parte delantera del gusto de
la persona y vuelvo al entorno.

Gounu o Camisón: Es muy parecido al Cheguidi, con la diferencia de que el gounu


llegas hasta la mitad de la pierna o no lleva vuelo en su entorno porque es fruncido.

El Gudu o Falda: puede ser fruncida o de paletones encontrados y repulga al


entrono. Antiguamente estas faldas se ajustaban a la cintura con un nudo.

El Musie o Pañuelo: Es un cuadro de tela de casi un metro cuadrado. No existe


tela ni color específico para su uso. Es muy importantes que cubra totalmente la
cabeza y las orejas. Su importancia en las ceremonias religiosas, es de respeto
hacia los antepasados. Para los garífunas las enfermedades entran al cuerpo
atreves de la cabeza, es por esa razón que antiguamente el uso del Musie era diario,
y se le exigía a las jóvenes y a las mujeres que acababan de dar a luz, ya que se
les consideraba más susceptibles de adquirir cualquier enfermedad principalmente
las enfermedades mentales.

Nebaj
Las mujeres de Nebaj llevan un corte rojo con rayas amarillas, sostenido por una
faja. Llevan también un huipil profusamente decorado con bordados y diseños
llamativos. En el hombro cargan un tzute y en la cabeza una cinta hábilmente
decorada.

Tzute
El tzute es una prenda multipropósito hecha de tela que viene en varias tallas. Las
mujeres pueden ser vistas usando estas prendas funcionales aptas para trabajo
pesado, que sirven para cargar bebés, cubrir canastas de comida, taparse la cabeza
para entrar a la iglesia, o cubrirse del brillo del sol.