Está en la página 1de 3

Era azoica Teoría e Historia

Era Azoica, Periodo Azoico y Eón Azoico fueron términos usados antes de 1950 para
describir la edad de las rocas formadas antes de la aparición de la vida en la secuencia
geológica. La palabra “Azoico” se deriva del griego a- que significa sin y zoön que significa
animal (o ser viviente), primero se usaba para significar sin vida .

El azoico fue utilizado ya en 1846 por un geólogo llamado Adams, y gradualmente


reemplazó el término anterior Primitivo. Debido a la controversia sobre la evolución, “Azoic”
fue reemplazado, en 1900, en la mayoría de los usos por el término ” Archaean ” o
“Archaeozoic El Archaean fue subdividido más tarde en el Archaean e incluso
el Hadean anterior . las rocas que originalmente se pensó que eran de época Azoica se
reclasificaron como Archaean, pero el período en sí es ahora esencialmente el Hadean.

JD Dana en 1863, dijo que el Azoico “es la primera [edad] en la historia geológica, si la
ciencia puede señalar incuestionablemente las rocas de esa edad o no”. Continuó diciendo
que cuando los fósiles habían sido encontrados en estratos que previamente habían sido
clasificados como Azoicos, el límite simplemente se movía más abajo. “Tales cambios son
parte del progreso de la ciencia

Teoría azoica
El océano profundo rebosa de vida extraña y maravillosa, desde estrellas de mar espinosas
hasta peces que generan su propia luz.
Para muchos biólogos en el siglo XIX, sin embargo, semejante abundancia de vida parecía
absurda. Con la oscuridad perpetua, las bajas temperaturas y la presión aplastante, parecía
imposible que algo pudiera vivir muy por debajo de la superficie del océano.

Esa idea era conocida como la teoría azoica, que significa “sin vida”. Fue propuesta por
Edward Forbes, un talentoso joven científico británico. En la década de 1830, Forbes dragó
el fondo del océano alrededor de las Islas Británicas y catalogó la vida que encontró
allí. Luego, en 1841, navegó a bordo del HMS Beacon, que estaba inspeccionando los
mares Mediterráneo y Egeo.

En el Egeo, descubrió que la abundancia de vida disminuía a medida que aumentaba la


profundidad. A partir de eso, dedujo que debería haber poca o ninguna vida debajo de
aproximadamente 300 brazas, un tercio de milla.

Ya había evidencia de lo contrario, pero no importaba: la mayoría de los científicos


aceptaron la idea. Persistió durante aproximadamente dos décadas. A principios de la
década de 1860, los cables telegráficos levantados desde profundidades de más de una
milla estaban incrustados con corales, almejas y otras formas de vida. Y más tarde en la
misma década, los científicos dragaron la vida desde profundidades de cientos de brazas.

Resulta que el Egeo es relativamente estéril, así que no había mucho que Forbes
capturara. Y su equipo no era muy bueno, así que no estaba capturando la vida que estaba
allí. Pero la idea de Forbes adquirió una vida propia: desmentir la verdad del océano
profundo.

La era Azoica

La era Azoica corresponde a una larga etapa en el desarrollo de nuestro planeta. Durante
toda la historia han surgido múltiples discusiones sobre el origen de la Tierra, que
desembocaron en distintas teorías. Existen profundas discrepancias entre ellas, desde las
que presuponen que la Tierra se formó a partir de masas incandescentes procedentes del
Sol, hasta las que afirman que procede de una estrella que pasó por las proximidades del
astro rey, sin olvidarnos de los que dicen que los planetas se constituyeron a partir de polvo
interestelar.
La era Azoica, una etapa en el desarrollo de la Tierra
En lo que todos los científicos están de acuerdo, salvo raras excepciones, es en que la
Tierra surgió o se originó hace 4.600 millones de años, apareciendo como una masa
incandescente. A partir de ese momento comenzó un continuo proceso de enfriamiento,
que trajo consigo la formación de una superficie sólida, la que conocemos como superficie
terrestre. Desde ese momento hasta que comienzan a detectarse señales de vida
transcurre un enorme periodo de tiempo, lo que se ha dado en llamar era Azoica, es decir,
era sin vida.

Durante la era Azoica nuestro planeta presentaba un aspecto que no tenía nada en común
con el actual. Las temperaturas de la superficie eran muy altas, debido fundamentalmente
a dos causas: el origen incandescente del planeta y la falta de atmósfera que impidiese que
las radiaciones procedentes del Sol llegasen con toda su intensidad. Existía además una
continua actividad volcánica y en la superficie terrestre no había agua.

Con el paso del tiempo las condiciones van cambiando. Las erupciones volcánicas arrojan
vapor de agua que, tras enfriarse, se deposita en estado líquido sobre la superficie,
originando los primeros mares. Del agua proceden las primeras muestras de oxígeno e
hidrógeno, que transforman la atmósfera primitiva, en la que se concentraban el metano y
otros gases raros. La transformación trajo consigo la creación de una atmósfera rica en
nitrógeno, oxígeno y dióxido de carbono, similar a la que hoy tenemos. Este cambio dio
origen a la aparición de la vida sobre nuestro planeta, con el carbono como componente
fundamental de los seres que fueron surgiendo.

Intereses relacionados